1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

GABAergicos y la creación literaria

Tema en 'Prosa: Filosóficos, existencialistas y/o vitales' comenzado por Mr.Hellmet, 28 de Diciembre de 2017. Respuestas: 0 | Visitas: 180

  1. Mr.Hellmet

    Mr.Hellmet Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Mayo de 2016
    Mensajes:
    232
    Me gusta recibidos:
    156
    Género:
    Hombre
    Velada por aquello de lo que dice hablar, surge esta pequeña reflexión, sobre drogas y sobre escritura, pero sobre todo, sobre la naturaleza de la creación artística, que no es otra cosa, que la naturaleza del propio artista.

    ¿Qué tendrán los GABAergicos, como el alcohol o las benzodeacepinas, que ayudan tanto en el proceso de creación artística, especialmente en la literaria, tanto prosa como poesía? Con ellos, la pluma se vuelve ligera y baila con una soltura que antes no parecía poseer. No resulta extraño que la droga más empleada por los escritores de los últimos tiempos haya sido el alcohol: Hemingway, Scott fitzgerald, Bokowski, Oskar Wilde, Dylan Thomas, Truman Capote y una larga lista de escritores que, en definitiva, creían fielmente que In vino veritas.
    Esto nos lleva a pensar que, de alguna forma, los efectos GABAedricos del etanol contribuyen, o pueden contribuir, a la producción literaria. Resulta curioso que un depresor del SNC ayude en algún proceso creativo, la función del GABA es, al fin y al cabo, inhibir, y quizá esa sea la razón de su efecto sobre la escritura. La desinhibición causada por el efecto de estas sustancias, perdida de inseguridades, perdida de vergüenza, en definitiva, perdida de todo aquello que refrenaba nuestros impulsos y deseos internos, dejando lo que queremos ser. Podríamos decir, tomando prestada la terminología Freudiana, que los libramos del superyo.
    Es en este nuevo estado de libertad, donde las ataduras de los convencionalismos y los complejos han desaparecido, que el escritor da rienda suelta a su capacidad expresiva en la máxima potencia, pudiendo plasmar no solo lo que piensa, y siente, sino lo que es, pues habiendo eliminado aquello que acotaba nuestra forma de actuar, actuamos tal como somos.
    Como todo depresor del SNC no aumenta, sino ralentizan la actividad cerebral, parece que la forma en que podría contribuir a la creación literaria no seria que mejorase o aumentase la capacidad creativa directamente, sino indirectamente mediante la reducción de ciertas trabas o limites psicológicos que afectan negativamente al proceso. La ansiedad, pensar si a otros les gustara, querer que nuestra obra llegue a unas expectativas determinadas, que no nos parezca demasiado buena o que nos pueda traer problemas lo que decimos, que no nos guste lo que esta saliendo...
    Pareciera que todo pudiese reducirse a un punto: la autocritica. Consciente o inconscientemente tenemos interiorizados ciertos canones o criterios que creemos deber cumplir para que la obra sea digna, cuando esto esta interiorizado, especialmente en escritores profesionales estas expectativas interiorizadas pueden intensificarse e ir desarrollándose, debido a la situación de estrés en que se encuentran. Estas nuevas expectativas pueden sobreponerse al autor, siendo ellas las que dirijan las obra ya que este piensa que lo verdaderamente suyo no vale. Querer escribir, pero no escribir de cualquier manera, escribir bien, y ver que no consigues o no te ves capaz de hacerlo, de llegar a esas expectativas, es algo que sin duda provoca una situación de tensión en la psique de uno. Se debe decir que estas "expectativas" que generan la autocrítica pueden ser tanto conscientes como inconscientes. Algunos elementos de estas expectativas, como las responsabilidades externas (editores, agradar al publico) o nuestro propio criterio (Querer que algo suene mejor, creer que esa palabra no queda bien, no es lo suficientemente bueno, no queda bien etc) son conscientes, pero las expectativas pueden presentarse también a nivel subconsciente, reforzándose por el uso y la presión y acaben volviéndose en contra del autor
    Este conflicto expectativas o autocritica, frente a lo que el artista verdaderamente quiere hacer, provoca una situación de bloqueo, haciendo que las ideas no lleguen y si lo hacen lleguen mustias, sin estar a la altura de "nuestras expectativas"(Si es que podemos llamarlas nuestras) ¿Y que mejor para librarse de las expectativas y de las autocriticas que mediante una desinhibición? librarse de las exigencias sociales y personales, ofrece una plenitud creativa, donde no habita ningún "pero.." todo fluye, a veces se dan un par de vueltas, pero uno no esta perdido, solo disfruta del camino; y finalmente se llega, se llega a la obra.
    Evidentemente los GABAergicos no son la panacea, los riesgos y daños asociados a su consumo son bien sabidos. No solo eso, como dijo Hemingwey "quien escribe ebrio, corrige sobrio" no te garantizan que vayas a escribir bien, sobretodo en dosis altas, ay, ¡El don de la medida! que pocos lo tienen y que importante es, ya lo dijo Paracelso: La dosis hace el veneno, como hemos dicho, estas sustancias tienen un efecto depresor en el SNC por lo que tomar demasiado es contraproducente, ya que reducirá las capacidades cognitivas y por tanto la capacidad de hacer una obra coherente y estructurada, no se busca nublar la razón, sino al contrario, librarla de los nubarrones que no le permitían brillar como debería.
    Por ello considero que seria interesante, no solo ver los efectos a nivel cerebral de como el GABA interacciona con el proceso de escritura, también ver hasta que punto esa idea de la autorepresión del artista mediante unas expectativas interiorizadas que impiden el desarrollo normal del proceso creativo.
    Y por ultimo, la que yo considero la más importante: Ver si, como hemos dicho, es en la plenitud, libre de toda coacción, tanto social como personal, donde el artista se vuelve más artista, de hecho, donde se vuelve realmente SU artista.
     
    #1
    Última modificación: 29 de Diciembre de 2017

Comparte esta página