1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Hermoso retrato de Dios ha muerto, larga vida a Dios.

Tema en 'Prosa: Filosóficos, existencialistas y/o vitales' comenzado por p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0, 23 de Noviembre de 2016. Respuestas: 5 | Visitas: 361

  1. p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0

    p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    16 de Octubre de 2016
    Mensajes:
    138
    Me gusta recibidos:
    89
    EN EL PRINCIPIO DE AQUEL TIEMPO, ERA LA OSCURIDAD y la oscuridad todo lo cubría. Interminable y envolvente, de la negrura surgieron los primeros, los Silentes. Seres sinuosos que sólo tenían tacto. Ese Universo era de sensaciones puras, texturas rugosas o suaves; prominencias, bordes y esquinas de objetos que eran indistinguibles, pues todo era oscuro. Los Silentes habitaban entre las texturas y se alimentaban de sensaciones polvosas que encontraban bajo inmensos muros de sombras sólidas. En esos tiempos no había voces, ni llantos, ni risas. Luego de tres eras, Ella vino y lo vio todo. “Esto está muy oscuro”

    ENTONCES ELLA ENCENDIÓ LA LUZ que iluminó este mundo con su brillante blancura. Tan intensa resultaba que destruyó a casi todos los Silentes, pues eran incapaces de resistir el brillo. Los pocos Silentes que sobrevivieron se refugiaron de los destructores rayos de luminosidad bajo enormes objetos que ahora adquirían formas. Colosales construcciones desérticas de todos los colores imaginables brillando iluminados por la poderosa blancura, ese sol inicial que cubría con su albura interminable. Allá valles blandos, acá estructuras secas, recubiertas con una película pulida; acá macizos cañones pétreos, allá muros que ahora tenían por límite un cielo de unas nubes tan juntamente apretadas, dando pie a innumerables configuraciones. Entre estos muros, enormes espejos negros se elevaban, reflejando la blancura del sol y los destellos de cada superficie pulida, cada muro iluminado. Pero en este mundo luminoso, no había seres que habitaran, pues los Silentes no podían exponerse a la luz y merodeaban en los escasos lugares donde el sol no alcanzaba, lamiendo con tristeza las pocas sensaciones polvosas que aún podían encontrar.

    Y A LA SÉPTIMA ERA ELLA TRAJO A ÉL, su compañero, quien mirando la obra realizada, sonrió complacido y se tendió en toda su enorme extensión sobre el valle blando. Y de sus poros, de sus orificios brotaron las miríadas de seres bullentes, los Bulliciosos, ruidosos y ardientes. Por centenas se lanzaron extendiéndose entre las nuevas montañas del valle blando. Y el calor que de Él manaba era suave y tranquilo dando vida a la luz en todo lo que tocaba. Ella lo vio todo y sonriendo, dijo “Así está mejor”

    ENTONCES ELLA SE TENDIÓ SOBRE ÉL y juntos se abrazaron, se tomaron, se amaron, se perpetuaron por muchas eras y de Ella brotaron otros seres, compañeras a los Bulliciosos; eran pequeñas Frescas, semejantes a Ella, dulces y tranquilas, daban paz y consuelo a los bullentes ardientes. Entre Frescas y Bulliciosos, tomándose, amándose, se multiplicaron y poblaron las estructuras secas y los cañones macizos. Emulando el yacer de Ella y de Él, llevaron la tradición que los había engendrado y dado sentido. Y por Eras fueron felices.

    PERO LOS SILENTES NO OLVIDAN y aguardaron ocultos, esperando su tiempo, lamiendo las últimas sensaciones polvosas, presintiendo que llegaría su momento de volver. Y volver pudieron cuando, en la décima era, Ella dijo “Hay mucha luz” y deshizo el sol brillante, dejando que las sombras se extendieran nuevamente y cubrieran cada esquina, cada borde de las estructuras secas. Y cada cañón era ahora, nuevamente formas sin forma, y las paredes dejaron de tener las nubes apretadas por límite y recuperaron las sombras y todo fue de nuevo textura. Frescas y Bulliciosos, asustados, buscando el calor de sus creadores, regresaron a las montañas del antiguo valle blando y les encontraron inmóviles, sordos a sus plegarias, yaciendo dormidos y complacidos en su obra sin darse cuenta de que sus criaturas sufrían, huyendo de los Silentes que ahora eran terribles configuraciones de sombras frías que les robaban la vida. Pues fue entonces que los Silentes encontraron en el calor de los Bulliciosos y la suavidad de las Frescas, un alimento mucho más nutritivo y sustancioso que las sensaciones polvosas. Esto fue conocido como la Gran Sombra, donde la esperanza parecía perderse con cada segundo de vida.

    LLEGARON ENTONCES PROFETAS, extraños Videntes que aseguraban venir de tierras lejanas, de más allá de los cañones macizos, parecidos a Frescas y Bulliciosos, pero distintos, viejos y de voz profunda. Auguraron un nuevo amanecer provisto de un Sol amarillo y cálido, más poderoso que aquel blanco, frío y brillante que Ella creara. Hablaban de un Creador de Creadores, de un Dios de Dioses. Uno que daría nueva vida y se llevaría a los Silentes a arrastrarse de regreso a sus oquedades, pues, decían, esto ya había pasado antes y seguiría pasando mientras el Mundo fuera mundo. Alimentados con esta esperanza, unos y otras aprendieron a combatir a los Silentes con las enseñanzas de los Videntes, supieron concentrar el calor de los Bulliciosos para hacerles retroceder y congelarles con la suave calma de las Frescas.

    LUEGO DE TRES ERAS, largas y duras, fue que, pálidamente primero, con fuerza después, vinieron los rayos calientes amarillos por aquellos enormes espejos negros, ahora cristales transparentes por donde se filtraba este calor luminoso que invadía todo el mundo, todos los cañones, todas las estructuras secas y que resultó mucho más agresivo contra los Silentes, haciéndoles retroceder, buscando de nuevo los refugios que usaran eras atrás. Mas ahora ya no eran los mismos que entonces y habían olvidado cómo vivir de las sensaciones polvosas, acostumbrados a combatir y robarles la vida a Frescas y Bulliciosos mientras que éstos, fascinados por el cumplimiento de la profecía, celebraron con bailes que asustaban más a los Silentes. Retrocediendo, muriendo, desapareciendo, los Silentes se extinguieron y la alegría volvió en el comienzo de una nueva era

    ENTONCES CON LENTITUD ELLA SE IRGUIÓ, aspirando profundamente con pulmones inmensos, agitando el aire, recreando las montañas del antiguo valle blando. Él sintió el despertar de su compañera y comenzó a erguirse también. El espectáculo de ver a los dos titanes despiertos luego de tantas eras fue motivo de una gran alegría para Bulliciosos y Frescas por igual. La vida era hermosa, perfecta, viva.

    ELLA HABLÓ, por vez primera en eras y dijo “Ya es hora, hay que irse”. Y con paso firme salieron ambos, hacia la luz amarilla y caliente. Los Videntes les confirmaron a todos que, igual que a ellos, sus Creadores eran llamados por El Gran Creador a dar vida y labor. Y se regocijaron por ellos y se perpetuaron, bailando y llenándolo todo, desde las estructuras secas y los cañones pétreos, desde los enormes cristales donde entraba la luz amarilla y cálida hasta los rincones olvidados donde antes habitaron los Silentes.

    SATISFECHOS, SALIERON AMBOS, se tomaron de la mano y cerraron la puerta de su habitación, con la sonrisa en los labios de la noche vivida, del amor compartido, sintiendo que más que una noche, un universo completo había sido creado en ese lecho, bajo ese techo, en una noche de pasión sincera y secreta. Su mundo, su vida, su amor.

    Dedicado a God Is Dead, Long Live God. Escultura de Damien Hirst.
    [​IMG]
     
    #1
    A Uqbar le gusta esto.
  2. Uqbar

    Uqbar Moderadora de Filosóficos. Miembro del Equipo Moderadores

    Se incorporó:
    21 de Febrero de 2013
    Mensajes:
    7.342
    Me gusta recibidos:
    3.406
    Género:
    Mujer

    Muy interesante este relato. Original y cautivador. Larga vida...

    Saludos,

    Palmira
     
    #2
    A p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 le gusta esto.
  3. p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0

    p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    16 de Octubre de 2016
    Mensajes:
    138
    Me gusta recibidos:
    89
    Gracias, compañera Palmira, por su lectura y comentario. Un placer haberle podido serle grato. Un abrazo.
     
    #3
    A Uqbar le gusta esto.
  4. Sinedie

    Sinedie Sinediè

    Se incorporó:
    27 de Abril de 2020
    Mensajes:
    912
    Me gusta recibidos:
    784
    envolventes


    Demasiada luz

     
    #4
    Última modificación: 8 de Junio de 2020
    A p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 le gusta esto.
  5. p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0

    p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    16 de Octubre de 2016
    Mensajes:
    138
    Me gusta recibidos:
    89
    Secreto,
    Sinuoso,
    Pétreo.

    Era oscuridad.

    Gracias por la lectura, y su sutil comentario, compañera Sinedie. Un respetuoso abrazo.
     
    #5
    A Sinedie le gusta esto.
  6. Sinedie

    Sinedie Sinediè

    Se incorporó:
    27 de Abril de 2020
    Mensajes:
    912
    Me gusta recibidos:
    784
    Sigue habiéndola

    lo inunda todo

    a plena luz del día
     
    #6
    A p03t4sTr0_d3_4l4b4sTr0 le gusta esto.

Comparte esta página