1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

La puerca guasona

Tema en 'Prosa: Surrealistas' comenzado por Victoria M., 10 de Febrero de 2019. Respuestas: 0 | Visitas: 18

  1. Victoria M.

    Victoria M. Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    10 de Febrero de 2019
    Mensajes:
    34
    Me gusta recibidos:
    41
    Género:
    Mujer
    Que no era la mujer más grácil no era ningún secreto, porque ni su dorada cabellera, ni su palidez, ni su elegancia podían igualarse de manera ecuánime a su amplitud, ni a su enanismo. Era una persona patosa que gozaba de un humor espontáneo y poco ocurrente que nadie entendía. Pero repito, también era gorda y baja, siendo su anchura mayor que su altura; estos apuntes son de vital importancia para entender el apodo que ostentaba: la puerca guasona. Lejos de permanecer excluida por los caballeros, éstos gozaban de su barriguda compañía, y aplaudían sus chistes incongruentes, porque la puerca guasona atesoraba una cosa que todo hombre bienhechor veneraba: la mejor receta de faisán relleno de caviar y paté bañado con una suculenta salsa de hongos, acompañado de unas sabrosas patatas asadas procedentes del huerto del camposanto. Delicatessen.

    Las damas rivalizaban contra ella, desde las más desagradables hasta las más bellas, y algunas eran gordas y enanas también. Murieron muchos faisanes porque todas anhelaban cocinar la receta como la puerca guasona. Por otro lado, el huerto del camposanto no cesaba de producir patatas, que dicen que la tierra se secó y perdió sus peculiaridades. Y fueron muchos los cuerpos exhumados de sus tumbas para nuevamente volver a ser enterrados en el cultivo de patatas con la intención de que éste pudiera recuperar sus propiedades vitamínicas y culinarias.

    Finalmente, la escasez de salubridad por culpa de los hechos mencionados con anterioridad, desencadenó la enfermedad y la muerte de un alto porcentaje de personas de ese lugar, sobretodo hombres que perecieron tras intensos dolores estomacales. La puerca guasona se quedó con su gordura, su enanismo y sus chistes que ya nunca más nadie le aplaudió, ni siquiera la gran cantidad de mujeres que enviudaron. Los faisanes emigraron y las patatas se pudrieron, solamente quedaron el caviar y el paté de importación y en la estación apropiada los champiñones.
     
    #1

Comparte esta página