1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

La soledad de la culpa

Tema en 'Prosa: Obra maestra' comenzado por judiith.fr, 29 de Septiembre de 2018. Respuestas: 6 | Visitas: 344

  1. judiith.fr

    judiith.fr Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    29 de Septiembre de 2018
    Mensajes:
    3
    Me gusta recibidos:
    3
    Género:
    Mujer
    Acostado en la cama, con la cabeza colgando y mis ojos entreabiertos, fui capaz de ver aquello a lo que nadie aspiró conocer.

    Una melódica voz se escuchó desde la rendija de la puerta, el eco resonó oyendose así en todas las celdas que conforman ese largo pasillo.

    -Acomoda tu cabeza, estás dejando que la maldad te carcoma.

    Ingenuo de mí, giré la cabeza a ambos lados levantándome de un bote ,cayendo así al gélido suelo,

    -¿Hay alguien ahí? -pregunté.

    -Lo mismo venía a preguntar, creo que aún no nos conocemos.

    La celda de mi derecha llevaba meses desierta, dejé de contar los días hace mucho y no estaba seguro de seguir cuerdo después de haber vivido sin oír una voz humana en lo que parecía haber sido una eternidad.

    -Hace cuánto estás aquí?

    -Supongo que eso es relativo, pero respondiendo a tu pregunta, llevo apenas cinco minutos.

    -¿Cinco minutos? ¿Acaso alguien más ha entrado aquí? Permítame decirle que hace años que nadie pisa este pasillo, apenas dejan qué comer por el agujero de la pared, es extraño que se siga usando un calabozo tan desolado como éste.

    - Tristemente sigue en pie, he estado en varias prisiones, sin embargo, todas declaran que soy un prisionero bastante difícil de mantener, siempre he sido alguien civilizado,nunca fuí capaz de entenderlo.

    -Sea como sea no sabe cuánto me alegro de volver a oír la voz de alguien en este insólito lugar, mi única compañía estos últimos meses han sido los roedores y cucarachas que corretean de vez en cuando por debajo de mi litera.

    -Tengo que decir que estoy encantado de conocerle, en tiempos de guerra te acabas acostumbrando a vivir entre traidores y bandoleros, es reconfortante ver que aún existen personas como tú.

    -¿A que se refiere con personas como yo? Qué le hace pensar que soy una buena persona?

    -No haga preguntas de las cuales no desearía saber la respuesta, veo un alma bondadosa detrás de esa voz ronca y deprimida, eso es todo.

    -En ese caso, no le haré más preguntas, si eso es lo que desea.

    Después de un largo silencio me decidí a rescatar la conversación.

    -Permítame pedirle algo, podría decirme si acabó la guerra?

    -Las guerras nunca acaban mientras queden combatientes para recordarlas

    -En ese caso, podría decirme al menos en qué año estamos?

    -1948, acaso usted no cuenta los días?

    - Dejé de hacerlo hace años, después de tanto tiempo encerrado se te olvida incluso tu nombre.

    -No lo dudo, llega un punto en el que la vida pierde sentido, pero debo aclarar que la fuerza interior no desaparece por completo.

    -No se lo discutiré, no obstante, después de todo, no creo que merezca estar vivo.

    -Todos lo merecemos, dígame usted quién no ha pecado en esta vida?

    Hay pecados que Dios perdona con su merecida penitencia y arrepentimiento, pero los míos no son comparables, el infierno me espera haga lo que haga, créame que soy digno de un castigo tan severo como el sufrimiento eterno.

    -Entonces, se arrepiente de todo eso, o simplemente se enorgullece de su perversidad?

    -En efecto, desearía no haber hecho todo lo que en un pasado hice, el dolor que causé no es merecedor de ningún tipo de compasión divina.

    -No subestime al Señor, incluso los pecados más infames deben tener su perdón, perdona y serás perdonado, no ha leído usted jamás la Biblia?

    -En sus momentos fuí creyente, una cruz de oro cuelga de mi cuello y en las noches más frías le rogaba a Dios que tuviese piedad sobre mí pero tanto sufrimiento me ha hecho darme cuenta que creer es para débiles, que debo afrontar quien soy y quien he sido siempre.

    -Perdone por la pregunta, pero que ha debido hacer una persona como usted para sentir tal pesar?

    -Deshonre a mi espécie, quité vidas como si de ganado se tratara, no pestañeé ni una sola vez mientras las balas atravesaron miles de corazones inocentes.

    Permítame preguntarle ahora.

    ¿ Perdonaría a alguien cual diversión fue destrozar vidas de mujeres y niños pidiendo piedad?

    - No sería tarea fàcil, pero siempre he creído que quien se arrepiente de sus mayores pecados, tiene derecho a demostrar que existe algo bondadoso en él, aunque usted no piense así, le aseguro que Dios le escucha y le apoya en esas lunas llenas de calvario y tormento.

    -Ingenuo... debería ver la vida con mis ojos, el optimismo con el que habla se diluiría si hubiese sufrido y hecho lo que yo.

    -Que le hace pensar que yo no he visto lo que usted ha vivido. Todos hemos sufrido, buen hombre, y quien cumpla la penitencia merecida será acreedor de una eternidad en el paraíso. La pregunta es, quien quiere ser?

    - No puedo responderle a esa pregunta porque ni siquiera yo mismo lo podría hacer y créame que me la he hecho miles de veces.

    Me gustaría ser digno de una segunda oportunidad, ser aquél que nunca fuí, aquél que mi família hubiese querido que fuese.

    Desearía no tener que cargar con la culpa que arrastro hoy en día, que las almas en pena que me persiguen en mis sueños fueran liberadas de una vez por todas, deseo dejar esta vida tal y como lo haría un hombre de provecho, aquel cual pecados fueron perdonados una vez.

    -Lo que acaba de decir es la muestra de que su alma y su corazón siguen presentes detrás de esa malicia una vez vista en su persona, no es quien cree ser, y su castigo en vida ha sido suficiente como para ver en su alma un verdadero arrepentimiento. Me alegro de haberle ayudado, hacía tiempo que quería tener una conversación que no acabase con muerte y destrucción.

    Gracias por su compañía, es realmente una buena persona.

    -Lo mismo le digo a usted, a pesar de no saber nada de su persona, me ha hecho sentir mucho mejor, su compañía en estos minutos ha sido bien agradecida.

    Tal vez sí merecía un poco de charla, por muy insignificante que parezca.

    - Me alegra oír eso, sin embargo, debo marcharme.

    -¿A dónde, acaso hay algún tipo de salida en este pozo sin fin?

    -En efecto, he hecho lo que debía hacer, mi trabajo aquí ha concluído perfectamente, y el suyo también.

    -A que se refiere con eso?

    Pero no recibí respuesta alguna.





    Días después, el soldado alemán Adler Fischer pereció de un ataque al corazón en su celda después de pasar sus últimos cuatro años en ella.

    Cuando los guardias soviéticos acudieron a retirar el cadáver del único preso del pabellón C, encontraron junto a él esta carta, en la que aseguraba haber hablado con un Ángel.



    “¿No son todos ellos espíritus ministradores, enviados para servir por causa de los que heredarán la salvación?”


    -Hebreos 1:14.
     
    #1
    A El Sultán de la Poesía y Jon les gusta esto.
  2. Jon

    Jon Bloguero

    Se incorporó:
    3 de Septiembre de 2013
    Mensajes:
    2.591
    Me gusta recibidos:
    798
    Género:
    Hombre
    Me he gozado leyendo lo que nos compartes, muy hermoso, gracias por compartirlo, saludos. Apesar de todo siempre puede haber una segunda oportunidad.
     
    #2
  3. Maramin

    Maramin Moderador Global Miembro del Equipo Moderador Global Corrector/a

    Se incorporó:
    19 de Febrero de 2008
    Mensajes:
    49.227
    Me gusta recibidos:
    16.866
    Género:
    Hombre
    Bienvenida, Judith, buen inicio en el portal compartiendo esta buena redacción que nos ofreces como primicia y muestra de tu obra literaria.

    [​IMG]
     
    #3
  4. judiith.fr

    judiith.fr Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    29 de Septiembre de 2018
    Mensajes:
    3
    Me gusta recibidos:
    3
    Género:
    Mujer
    Muchas gracias a ti por leerlo
     
    #4
  5. judiith.fr

    judiith.fr Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    29 de Septiembre de 2018
    Mensajes:
    3
    Me gusta recibidos:
    3
    Género:
    Mujer
    ¡muchisimas gracias! Voy a seguir escribiendo en esta plataforma
     
    #5
    A Maramin le gusta esto.
  6. Guadalupe D. Lopez

    Guadalupe D. Lopez Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    8 de Marzo de 2018
    Mensajes:
    3.729
    Me gusta recibidos:
    2.650
    Género:
    Mujer
    Bienvenida poetisa. Un placer leer su hermosa narración.
     
    #6
  7. Maramin

    Maramin Moderador Global Miembro del Equipo Moderador Global Corrector/a

    Se incorporó:
    19 de Febrero de 2008
    Mensajes:
    49.227
    Me gusta recibidos:
    16.866
    Género:
    Hombre
    De acuerdo, Judith, pero debes tener en cuenta que en este foro de obra maestra no puedes presentar más obras, solo se admite una en obra maestra. Puedes verlo al principio del foro.
     
    #7

Comparte esta página