1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

No contar con migo

Tema en 'Prosa: Obra maestra' comenzado por dagio21, 3 de Noviembre de 2018. Respuestas: 0 | Visitas: 242

  1. dagio21

    dagio21 Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    8 de Octubre de 2018
    Mensajes:
    12
    Me gusta recibidos:
    8
    Género:
    Hombre
    Diríase alguna vez:

    “Compañera,
    usted sabe
    que puede contar conmigo,
    no hasta dos o hasta diez
    sino contar conmigo.”

    Mario Benedetti, <<poema, hagamos un trato.>>

    Pienso en él porfiado en mis argumentos desdeñando los suyos, se han convertido estos etéreos versos en la tralla que me ve languidecer hora tras hora, atormentado por los mil reflejos de pasiones extintas en mi ser desde el nacimiento, y ahora siendo consciente de su pueril existencia me veo obligado a desear tenerlas y no conforme con ello quiero verlas arrebatadas de las manos de quien pudiese tenerlas.

    Exacerbado por el acertijo servil de usted puede contar con migo, inicio su elucubrada contra parte, para ello busco en un antigua quimera familiar, la forma más exacta de retratar lo que el desamor logra en la progenie del espíritu, en perpetuo malestar; pregunto entonces:

    ¿Cada vez o cada cuanto, cuentan con migo?

    Y nace así una visión escabrosa en la simpleza de una tarea común tanto ordinaria y carente de esfuerzo alguno más que el de poder contar con migo, al ver aquella insidiosa perturbación penetrando el pequeño receptor de ondas, quien a “esta” vibración abría de traducirme, maldije yo el momento que hasta mi llego esa ruptura del silencio por el aliento de aquel mendrugo ser.

    Absorto en la embriaguez infinita de mis divagaciones, me convertí en la polichinela del sentir que más desprecio, ese, llega con la sonoridad de un malestar mudo , con un móvil paralitico, y una reflexión sorda , derredor mío los buitres salivan sus ansias por ver la fulgurosa explosión que viene tras fustigar de tal manera mi alma.

    Principalmente, al inicio se hace renuente de mi entendimiento toda textura, sabor, aroma, sonido e imagen; y le reconviene asazmente con palabras tan ásperas como viles, reclamando la eterna insolencia de contar con migo veces nunca y veces siempre, el ímpetu volátil del momento aquel me llevo hasta el punto de derrengar sus más hermosos sentires, propios de cualquier ser que frágilmente deje insuflar sus amores por los odios ajenos a si mismo.

    De tal embestida surgió una lágrima, ella logra ensartar mi ser gentil y traerlo a flote y este intemperante, pone fin a la algarabía hecha en su ausencia, fue este momento de debilidad vil mente aprovechado por aquel corazón loable, arengo dentro de sí la más tumultuosas masas con miles de personalidades individuales todas puestas en fila hacia una sola causa, la de abastecer de ignominia todo su corazón y verterla en el mío, para refrenar de una vez cualquier acto de rebeldía o desacato.


    Blandí entonces como respuesta aquel símbolo de la más ruin servidumbre, que me era exigida, al acallar el bullicio con mi rendición le dije:

    Señora o señor repuse, disculpe que mi decisión deshonrosa no sea de su afecto, más siendo sincero y creyéndolo cierto, renunció al placer que su alma ofrece a la mía de aceptar el redentor castigo por usted propuesto, a guisa suya acarreare en mi frente alma y espíritu el karma del que seré dueño, y bien seré mi verdugo, poblare de silencios, extensas amarguras y hondas soledades el espacio abandonado por su cariñosa servidumbre, la cual no era para mí servicio sino para el suyo.

    Así que podrá usted amable individuo estar muy seguro de que no puede contar conmigo, podrá contar con dos , con cinco, con diez , con miles, pero no con migo , también la certeza habrá de acompañarle, que diariamente pingare a mi semblante una martirizante locura a causa de no servir a usted ni a nadie.

    Esto fue lo ocurrido, en menos tiempo del que es posible imaginar, pero todo es cierto y me conmueve entristecidamente pensar, en que alguien algún día pueda decirme, “usted puede contar con migo”.
     
    #1

Comparte esta página