1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Recuerda vivir

Tema en 'Ensayos' comenzado por Adrián TC, 23 de Mayo de 2020. Respuestas: 0 | Visitas: 26

Tags:
  1. Adrián TC

    Adrián TC Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    29 de Junio de 2012
    Mensajes:
    61
    Me gusta recibidos:
    16
    Género:
    Hombre
    Al ver caer la arena en el reloj de mi vida, pude ver que ignorar la caída de los granos no detiene el paso del tiempo… Los segundos siguen su trayectoria, como una lluvia de estrellas, fragmentos de cuerpos celestes que caen a través del firmamento fundiéndose entre oxígeno y oscuridad ante nuestros ojos sin que podamos hacer algo para evitarlo. Del mismo modo cada segundo que cae en la cuenta de la vida, se apaga como el fragmento de un asteroide que cruza la atmósfera.

    El tiempo es intangible, podemos medirlo pero no conservarlo, podemos sentirlo en nuestra piel, en nuestros órganos, en las cosas, en el óxido del fierro, en la madera carcomida, en la acumulación de polvo sobre una casa abandonada, pero no podemos tocarlo.

    Vivimos constantemente en una especie de viaje astral, donde el vehículo es nuestra mente y nos lleva a épocas pasadas que añoramos, a épocas futuras que soñamos, pero nos mantiene con los pies lejos del presente.

    Vivimos en el tierno engaño de pensar que todo lo que no hicimos hoy, lo haremos mañana, dando por hecho que siempre habrá un mañana. Vivimos aplazando las cosas importantes “por falta de tiempo”, pero… ¿Cuánto tiempo no gastamos en otras cosas? ¿Cuántas cosas que podrían mejorar increíblemente nuestra vida, evitamos solo porque toman tiempo? Como si al no hacerlas pudiésemos ahorrarnos ese tiempo que no invertimos. Y la verdad es que el tiempo sigue avanzado indiferentemente, sin detenerse a ver si lo aprovechamos o no. Preferimos cerrar los ojos e ignorar nuestros sueños, optamos por llevar sobre nuestros hombros el peso del remordimiento, hasta que en una etapa tardía de nuestra vida no podemos continuar cargando con el peso del “hubiera”.

    Lo más increíble, es que esa “falta de tiempo” nos ha robado los placeres más simples de la vida. ¿Cuántos atardeceres has contemplado este año? ¿Cuántas noches estrelladas? ¿Cuándo fue la última vez que tomaste un café tranquilamente escuchando el sonido de la lluvia? ¿Has puesto atención al canto de las aves? ¿Alguna vez te tiraste sobre el piso a mirar la bóveda celeste a mitad de la noche? ¿Hace cuánto que no te desconectas del mundo para tomar unas vacaciones en el campo?

    El tiempo ha existido desde siempre, y seguirá existiendo, pero nuestro tiempo aquí es finito. Nuestra estancia por este mundo es pasajera, los pétalos de la rosa se marchitarán, se apagaran algunas estrellas en el cielo y se formarán otras nuevas, pasaran distintas generaciones por la tierra, pero vida solo tienes una, por eso cuida tu tiempo.
     
    #1

Comparte esta página