1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Sobre el esteticismo

Tema en 'Salón de Escritores' comenzado por anaximandro, 29 de Septiembre de 2014. Respuestas: 0 | Visitas: 1544

  1. anaximandro

    anaximandro Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    3 de Septiembre de 2014
    Mensajes:
    67
    Me gusta recibidos:
    20
    [FONT=&quot]En nuestra época hay una ausencia palpable. Las magnas y profundas preocupaciones trascendentales no forman parte del imaginario con el que se manufacturan los poemas. Quizá sea ésta la razón por la cual la forma ha venido cada vez a menos, porque, como bien establece el postulado del formalismo estético: la forma es fondo, y en el contexto de la postmodernidad neoliberal, con las más ruines pasiones egóticas inmersas en el infierno de una desconstrucción generalizada de lo humano, hablamos de un desfondamiento del contenido. En el mejor de los casos la vuelta, el retorno de las formas consagradas del pasado, traducen la nostalgia en la que la sensibilidad de la imaginación creativa ha sido atrapada por la presencia dinámica de esa ausencia, más que por la forma o por la ausencia misma del sentido de lo trascendente, por las condiciones objetivas que empoderaron el sentido de lo trascendente. En nuestra época la dimensión antropológica del ser social ha sido reducido a una cosa, pero no a cualquier cosa, porque esto ya había venido ocurriendo desde la antigüedad más remota, sino a una cosa concreta y específica: una cosa totalmente inútil, absolutamente inaprovechable. ¿Qué de trascendente puede entonces tener una cosa totalmente inútil, absolutamente inaprovechable? La única respuesta coherente, internamente congruente en la objetividad psíquica frente a esta enajenación absoluta es la alienación absoluta, el vacío, la nada, la desesperación, la dispersión de la conciencia en la superficialidad y la frivolidad, en el aturdimiento ruidoso de la negación, en la impotencia creativa que se traduce en la intrascendencia de la forma. La cuestión no es entonces que no haya buenos poetas, o que los poetas tengan que ir a la academia a aprender el abc de la arquitectura monumental. La cuestión es que la realidad misma está formada por un montón de pedruscos ennegrecidos que al ser tomados por las manos creadoras evidencian su condición de escoria. Los más afortunados, o los más audaces, los que tienen la osadía de cavar en lo profundo de esa masa inerte e indiferenciada, logran a veces un hallazgo inesperado: el aureo resplandor de una pepita o la cristalina irradiación de un diamante, pero sólo para aportar las evidencias que confirman la excepción de la regla. [FONT=&quot]Sin embargo, la cuestión, la única y verdadera cuestión no está en la búsqueda desesperada y alienadora de la forma, ni en la capacitación técnica del artesano en el virtuosismo alienante de la forma, sino en la transformación de lo real objetivo en que se materializa e idealiza la dimensión antropológica del ser social. Mientras no avancemos un ápice en esta dirección, no daremos ni un solo paso adelante para solventar el problema actual de la formalidad estética.
     
    #1
    A jessia le gusta esto.

Comparte esta página