1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Tokio

Tema en 'Relatos extensos (novelas...)' comenzado por silveriddragon, 29 de Agosto de 2019. Respuestas: 7 | Visitas: 293

  1. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    I

    Estoy esperando mi tren en la estación. Mientras se muestran en los tableros los horarios de las salidas puedo sentarme un momento en el área de comida. He comprado un café y un croissant con mi torpe inglés. La persona del mostrador apenas pudo entender que no quería un café solo. Siempre me ha gustado con leche.

    Las personas van y vienen. Verlos correr para no perder su tren es un buen espectáculo. A mi nunca me ha pasado. Puedo jactarme de ser tan preciso como un reloj suizo. Me exaspera en ocasiones cuando alguien no respeta el tiempo de los demás.

    Es el inicio del otoño. Los árboles aún no se pintan de los colores rojizos, naranjas y amarillos. Es mi estación favorita. En la escuela me gustaba pisar las hojas caídas. Recuerdo que de pequeño con los compañeros a veces nos íbamos al parque a jugar. Lo primero que hacíamos en otoño era eso. Pisar y pisar hojas.

    Ahora de adulto procuro no perder esas costumbres. Siempre tuve en mente no perder esa alegría por la vida. Mis padres eran muy serios. Ambos. Siempre repitiendo lo feliz que eran de jóvenes. Y ahora solo compartían su amargura hasta en las fiestas de Navidad. Quizás sea por eso que mis tíos han dejado de visitarnos.

    Algo muy bueno de mis padres es su preocupación por sus hijos. Nos procuraron siempre. Comían siempre con nosotros. Nos preguntaban como nos iba en las actividades fuera y dentro del colegio. También nos ayudaban a hacer los deberes.

    Sin su apoyo es muy probable que no hubiese logrado ser lo que soy ahora. Un doctorado en inteligencia artificial es difícil. Mucho estudio, mucha investigación, noches de desvelo. Unas veces haciendo diagramas y otras regresando del bar después de estar con los amigos.

    Estoy en la estación por una investigación precisamente. Hay una eminencia, una completa autoridad en el tema de la neurobiología a quien quiero entrevistar. Sus libros mencionan la forma de modelar los procesos de pensamiento con ecuaciones. Si soy capaz de transpolar esas ecuaciones en algoritmos probablemente sería un avance importante en el campo de la IA.

    Al hablar por teléfono con él me ha pedido ir hasta su casa. Ya no puede salir, casi ha perdido la vista y las rodillas le fallan. Haría cualquier cosa con tal de conocerlo. Solo imaginen. El sujeto es como el Mick Jagger de nuestra área. Un tipo mayor pero siempre vestido de playeras con colores estridentes y pantalones de mezclilla. Su lema en casi todas las conferencias grabadas que he visto es "No pierdan el tiempo jóvenes, el futuro está allá afuera."


    II

    Estoy haciendo anotaciones en un cuaderno. La mesita del tren me permite extenderme y nadie ha ocupado los asientos al lado o al frente mío. Consigo terminar el bosquejo de algunos diagramas de flujo. Programar no es mi fuerte. Elaborar algoritmos si lo es.

    Uno muy divertido es el que hace la simulación de un juego de poker. Construí un diagrama de heurística para evitar que el primero que empieza a jugar pierda. Jajajaja... le hice una broma implementando este algoritmo en un programa para hacer perder siempre a mis hermanos. Aún no comprenden como se conjuga la teoría de juegos con la IA y me divierto con ellos. Sus reacciones frente a la máquina son inolvidables.

    Mis hermanos también tienen estudios avanzados. Una es experta en tocar varios instrumentos y al otro le gustan las finanzas. Algo que me contagiaron y no puedo sacarme de la cabeza es su gusto por la cultura latina. últimamente escucho música tropical en mi reproductor de mp3. El español se me hace un idioma romántico. No sé, quizás algún día me anime a incluirlo en la IA en la que estoy trabajando.

    A través de la ventanilla puedo ver algunos molinos de viento desdibujados por culpa de la neblina. En este país muy al norte el ambiente se siente húmedo. Considero importante tomar muchas fotos mientras estoy de viaje. Tomar una foto es robarle a la vida un instante. Saco mi cámara de la maleta que traigo y comienzo a sacar fotos del paisaje. Una gota en el cristal advierte de una ligera llovizna.

    Estamos por llegar a la estación donde debo bajar. Guardo mi cámara. Veo la hora en mi reloj. A este reloj de pulsera le tengo mucho aprecio. Es muy sencillo pero guarda muchos recuerdos. Es de correa de plástico pero la carátula es de metal. No es un disco completo de metal. Tiene una especie de anillo grueso en el borde y dos ranuras a manera de lunas en los lados derecho e izquierdo. Al centro se forma un rectángulo donde está bicelada una letra L en caracteres góticos.

    Muchos me han preguntado si pertenece a la serie Death Note. Al principio no comprendía su pregunta hasta que una de mis amigas me aclaró que se trataba de una serie japonesa de animación. Su hermana pequeña Violeta le comentó acerca de esta serie.

    Pero ese no es el motivo por el que me gusta el reloj. En realidad la letra L gótica representa para mi al grupo italiano Lacuna Coil. Los sonidos de grupos como Within Temptation, Delain, etc., me transportan al cielo de la música. Mi hermana me regaña diciéndome que eso no es música, que debería escuchar música clásica. Es una purista.

    En fin. Ya debo bajar. Tomo mis maletas listo para bajar en el andén.
     
    #1
    Última modificación: 29 de Agosto de 2019
  2. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    III

    En el andén me espera una pareja mayor. El tiempo les ha teñido de plata los cabellos pero conservan una sonrisa abierta y franca. Tienen el espíritu joven y alegre. Algo me dice que nos llevaremos bien. Ella se levanta mientras toca el hombro del que supongo es su marido. Él tiene unos lentes bastante gruesos y un bastón elegante. Me saludan ambos en su idioma. Les indico que hablo un poco de inglés. Me preguntan si sé francés y cambian a mi idioma.

    - Un gusto conocerle colega. - Dice el hombre - Lucy y yo estamos muy contentos de conocerle en persona. Esperamos que su estancia aquí en Bruselas sea de su total agrado. Le ofrecemos nuestra guía por la ciudad. Al menos por el día de hoy. Dejemos para mañana nuestras discusiones que serán largas... se lo prometo.

    Su tono afable me ha dejado boquiabierto. El doctor Sorensen habla perfectamente el francés. Aunque ya había escuchado rumores acerca de su facilidad para comunicarse en múltiples idiomas es bueno escuchar su acento y manejo de los modismos con la cortesía francesa.

    Le tomo la palabra. Pasamos toda la tarde junto con Lucy su esposa visitando lugares del centro de Bruselas. Conozco la plaza central con los edificios de estilo gótico. Es un sueño para mi estar aquí. Comemos las famosas papas preparadas con queso y tomamos cerveza además de un salmón. Exquisito...

    También visito las tiendas de chocolates y de cómics. Tin Tin es un imperdible. Por esa tarde puedo permitirme excederme y rompo la dieta impuesta por mi doctor acupunturista. Me ha quitado las grasas. Sin embargo me deja por esta ocasión excederme si al día siguiente tomo una infusión de hierbas de boldo.

    El doctor y su esposa no solo se desviven por darme un tour por el centro. Se muestran amables y me hacen un regalo. Me obsequian una réplica de la torre Eiffel construida en cobre construida con piezas semejantes a horquillas. Si te fijas puedes ver en la base dibujada la palabra Francia de forma muy disimulada.

    Después en la noche nos vamos a un lugar un poco retirado de la ciudad. Aunque desde la ventana se pueden ver algunos molinos de viento. Estoy emocionado. Quiero tomarles fotos temprano. Nos vamos a dormir. Mañana será un día ocupado con la entrevista al doctor Sorensen. Esta noche seguro soñaré con las maravillas de esta tierras.


    IV

    Temprano por la mañana estamos desayunando unos panqueques con mermelada de zarzamora. Lucy regaña al doctor por hacer dibujos en una libreta mientras desayuna. De por si su vista ya es precaria pero no parece estar dispuesto a renunciar a algo que le apasionó toda la vida como es diagramar sobre un cuaderno lo que le viene a la mente.

    El café huele bien. Me han comentado que es traído desde un lugar remoto llamado Chiapas en México. En sus múltiples viajes han conocido culturas lejanas. Me platican de Japón, de España, de Argentina, etc.

    Somos muy afines. A veces creo que estamos en la misma frecuencia porque nos salen las mismas palabras al mismo tiempo. Cuando comenzamos a mencionar nuestro gusto por la fotografía hablamos sobre cámaras y nos gustan los mismo modelos aunque por diferentes motivos.

    Ya casi es medio día cuando terminamos de platicar y estamos paseando por unos jardines cercanos a su casa. Nos sentamos en una especie de parada de autobús sin paredes, solo unas ramas de arbustos detrás de nosotros nos separan de un campo lleno de pastizales. El doctor Sorensen finalmente se pone un poco serio y comienza a hablar:

    - Doctor Faure, hay algo que he querido preguntarle. Mi esposa me ha mencionado la letra gótica en su reloj. ¿Puedo preguntarle qué significa?

    - Ah, mi reloj. Verá, no es muy elegante ni nada. Solo es un recuerdo de una amiga de la adolescencia.

    - ¿Y esa "amiga" aún tiene contacto con usted? ¿Se han convertido en algo más que amigos con los años?

    - Jajajaja... No me malentienda doctor. Verá. Ella se fue a estudiar a otro país y creo que sigue estudiando. A veces le escribo y nos hacemos preguntas triviales. A ambos nos gustaba el grupo italiano Lacuna Coil. Así que ella en un cumpleaños me lo regaló mientras yo le regalé un reloj metálico con carátula pequeña.

    - Si conserva el reloj, no creo que sean conversaciones triviales doctor. - Sonríe - Lucy y yo estuvimos muchos años lejos. Al final nos encontramos y aquí nos tiene. No se rinda doctor, la esperanza es lo último que muere. ¿Intentó decirle lo que siente?

    - Una vez. Cerca de su casa le dije que... empezaba a sentir algo más. Ella simplemente me dijo que no creía en el amor. Ahí terminaron mis intentos. Es una mujer decidida con caracter. Sé que lo que se plantea lo logra sin pedirle permiso a nadie.

    - Siga intentando Doctor. Nunca se sabe.

    Después se aclaró la garganta y miró un momento a Lucy. Ella se levantó, tomó su sombrero de ala ancha y se despidió elegantemente de mi. Nos dijo que nos esperaba para comer a las 3 ni un minuto después.

    El doctor Sorensen se quitó los lentes después de despedirse de su esposa. Comenzó a hablar con la vista perdida en el horizonte.

    - Doctor Faure. Le he traído hasta aquí porque le voy a revelar algo que no le he dicho a nadie. Platicamos mi esposa y yo largamente. Consideramos importante platicarle esto porque es el origen de algo que debe ser conocido por el mundo. Es el resultado de todas mis investigaciones, aunque también es una historia algo triste. Le pido que guarde esto en secreto y a cambio al final le daré todas mis contribuciones.

    - Doctor Sorensen, no, por favor, no. Solo venía a entrevistarlo. Deseo saber como consiguió plasmar en ecuaciones los procesos de pensamiento humanos...

    - Silencio Doctor, le pido guarde silencio hasta que le indique. Esto ya es difícil para mi. Déjeme contarle mi historia.
     
    #2
    Última modificación: 29 de Agosto de 2019
  3. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    V

    - Al igual que muchos jóvenes con ganas de cambiar el mundo un día me llegó una idea. Una idea que revolucionaría el mundo.

    Prácticamente toda mi adolescencia me la pasé investigando, haciendo teoremas, hipótesis acerca del pensamiento. Como estudiante de medicina te explican los procesos a nivel neuronal. ¿Pero eso se podía plasmar en un modelo matemático? ¿Hay una forma de hacer que ese pensamiento se reproduzca en otro ser vivo? ¿Si lograba replicar esto sabe que podía conseguir? Seríamos inmortales doctor Faure.

    Supongo que como todo apasionado de la ciencia caí en el pecado de la soberbia. Me sentí un Dios. Después de dar conferencias alrededor del mundo acerca de mi saber esa idea comenzó a obsesionarme. Pasaba días garabateando en cuadernos sobre teorías sin confirmar.

    Lucy era mi ancla. Me mantenía en la realidad dándome café en las mañanas y en las tardes me acompañaba ya sea a un aeropuerto a tomar un avión o a una universidad a dar conferencia. Siempre me tuvo paciencia aún en los momentos más frenéticos de mi vida. Me platicaba siempre sobre arte, ella tiene un doctorado en esa área.

    Un día me di cuenta de que habían pasado años. Lucy y yo eramos jóvenes. Me enamoré de ella primero por su forma de cuidarme y por ser una mujer incondicional. Nos casamos y tuvimos una hija.

    Esa niña. la primera vez que la tuve en mis manos me sentí muy diferente. Era un milagro doctor. Un milagro de la vida. En mis manos. Juré protegerla siempre y darle todo de mi. La cargué, la cuidé hasta que comenzó a caminar.

    Mi vida era perfecta, aunque yo no lo sabía. Entonces apareció un hombre, un empresario con mucho dinero. Me habló de la tecnoesfera. Estoy seguro que usted ha escuchado de eso. Son instalaciones enormes en un edificio en medio del desierto de Arabia. Ahí muchos científicos hacen experimentos patrocinados. Había leído acerca de mis teorías publicadas en varias revistas científicas. En ese entonces no había Internet, así que hacerse de un nombre en la ciencia era mucho más difícil.

    Me invitó a unirme a la tecnoesfera a cambio de hacer para él progresos en el área de las neurociencias. Era una oportunidad irrepetible. Después de platicar con Lucy aceptamos. Yo me mudé a las instalaciones de la tecnoesfera mientras Lucy se quedaría en Dinamarca cuidando de nuestra hija.

    Así nació el proyecto Tokio. La meta era modelar los pensamientos completos de una persona en una especie de holograma siguiendo las teorías europeas. Conseguirlo fue una batalla en toda regla.

    Comenzamos haciendo experimentos con animales pequeños. Conejos, perros, gatos. Con el seguimiento de las ondas cerebrales hacíamos modelos estadísticos, diagramas. Noche y día fracasábamos. El desgaste comenzaba a reflejarse en todo el equipo. Aún disponiendo de una cantidad casi ilimitada de recursos.

    Luego, un milagro. ¡Un milagro doctor Faure! El modelo matemático se reprodujo fielmente a los pensamientos de un perro de raza miniatura. Concluimos algo. Debido a que ese ser era tan empático con los seres humanos podíamos hacerlo a la inversa. Nosotros podíamos comprenderlo mejor que a otros sujetos de experimentación.

    Y esa fue la clave. Al modelar la empatía como proceso de pensamiento pudimos inferir los demás poco a poco. Era un adelante sin precedentes doctor. Nada se compara a la sensación de descubrir algo tan importante. --

    El doctor Sorensen se aclaró la garganta. Hizo una pausa larga. Continuó su relato

    - El proyecto Tokio estaba casi completo. Solo faltaba hacer el último experimento. El mayor y más peligroso. Teníamos que replicarlo en una persona, un ser humano. Pero no sabíamos si someter a esa persona al experimento alteraría su psique, su personalidad. Era muy arriesgado. Voté por no hacerlo. Por olvidarnos de todo y dejar la investigación hasta este punto avisando al patrocinador de los riesgos y entregando los resultados.

    Ocurrió entonces algo inesperado. Lucy y nuestra hija vendrían a la tecnoesfera a visitarme.

    No me avisaron si no, hubiese ido por ellas hasta el aeropuerto. Tuve que enterarme por un aviso. Habían tenido un accidente. Nuestra hija doctor Faure, nuestra hija... falleció.

    Me da pena decirlo asi... pero enloquecí de dolor. No podía aceptarlo. Esa niña a la que juré proteger hasta con mi vida. La última vez que la vi me había dicho "Papá tráeme algo de por allá"...

    Hice lo impensable. Profané mi voto de doctor. E hice algo de lo que me arrepiento profundamente.

    Conecté a nuestra hija a la máquina.

    El proyecto Tokio serviría para hacerla inmortal. Podría comunicarme con ella y pedirle perdón por no estar para ella.

    Cuando la conecté nada pasó. Simplemente los datos estaban en cero. Luego de cinco minutos de estar llorando ante su cadáver algo se encendió. Comenzó a reflejarse en el modelo los pensamientos de mi hija.

    Me habló por unos segundos a través de la pantalla de la computadora. Como por arte de magia el modelo comenzó a construirse a sí mismo.

    Pero algo falló. No sé que fue. Una vez terminado el modelo de los pensamientos la máquina se detuvo. Ya no siguió hablando conmigo. Esperé casi cuatro horas.

    Tuvieron que entrar por mi y me llevaron a rastras fuera del laboratorio.

    Me dicen que susurraba cosas como que mi hija había revivido. Estaba destrozado por dentro.

    El modelo escrito en el disco duro de la computadora se quedó ahí pero era solo eso. Un modelo frío. Eran datos, bits, señales. Había fallado. El modelo no replicaba nada. Sin embargo contenía la posibilidad, una llama de esperanza.

    El dolor me hizo renunciar a la tecnoesfera. Decidí regresar con Lucy a nuestro país. Me traje conmigo el modelo del proyecto Tokio.

    No sé si es el destino, Dios o la inevitabilidad. Pero creo que la aparición de usted en mis últimos días me han hecho pensar, reflexionar. Quizás yo no pude regresar a mi hija a la vida. Pero al menos el modelo que logré conseguir puede ayudar a que la ciencia progrese.

    - Sacó entonces un disco etiquetado de su bolsillo -

    Doctor Fauré. le entrego este modelo con el resultado de mis investigaciones más secretas. No crea que se lo doy porque si. Me han platicado de buena fuente de su probada honestidad y cordura. Hará buen uso de esto estoy seguro.
     
    #3
    Última modificación: 30 de Agosto de 2019
  4. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    VI

    Después de escuchar la historia del Doctor Sorensen no tenía palabras. Nos quedamos un buen rato en silencio los dos. Tomé el disco por educación. Sabía que si lo rechazaba era como negar la buena fe de un hombre con mucha carga en su conciencia. Inmediatamente le hice ver mi aprecio por el gesto al guardar el disco en una caja que traía para la cámara de fotos muy bien asegurado.

    Vimos como las hojas comenzaban a caer de los árboles por el viento de la tarde. aunque era casi mediodía. Me levanté de la banca para caminar disimuladamente hacia un campo de avena. Ahí tomé mi cámara para obtener algunas fotos. Cuando sentí menos denso el ambiente regresé al lado del doctor que ya se había relajado.

    Comencé a hablar.

    - En estos días la gente solo piensa en una cosa. Comunicarse con alguien en alguna parte. Mantener el contacto. Esto nos ha llevado como especie a creer que la inmediatez es lo mejor. A veces me cuestiono sobre ello. La velocidad no siempre permite una buena comunicación.

    - ¿Se refiere a su amiga, no es verdad?

    - Así es. Es una persona muy inteligente, ambiciosa, culta, hermosa. Tiene muchos atributos para hacer perder la cabeza a cualquier hombre con dos dedos de frente. Pero... la distancia ha puesto a prueba nuestra amistad infinidad de veces. Y no ha hecho falta velocidad en la comunicación ni volvernos un espectáculo en esta sociedad al publicar a cada momento nuestras vivencias. Ella ama viajar, conocer otras culturas. En cambio a mi me gusta abstraer el mundo para mejorarlo. Somos muy diferentes y aún así somos buenos amigos.

    - ¿Porqué presiento doctor Faure que... esto tiene que ver con su investigación?

    - Así es. Vine en busca de una ecuación. Una serie de letras y números representativos para crear algo que ayude a los turistas a entenderse entre si. A mejorar ese aspecto de la comunicación. Al menos a un nivel... práctico. Si puedo lograrlo, implementar un lenguaje natural entre un asistente virtual y una persona como un traductor de protocolos humanos...

    - Es usted igual de ambicioso que yo cuando era joven. - sonrió - inténtelo mi buen doctor Faure. A veces pensamos que buscar la perfección es agotador. Al intentarlo no nos hacemos perfectos pero... evolucionamos. Si el ser humano no evoluciona termina involucionando.

    Nos quedamos nuevamente en silencio. Esta vez podía sentir la paz fluir en el aire. Compartir con alguien tu visión del mundo es alentador. Sabes que no estás solo. No eres una voz resonando en el vacío.


    VII

    Llegamos a la casa del Doctor Sorensen y Lucy comenzó a regañarlo nuevamente. Verlos pelear era como presenciar una orquesta a dos voces. Uno reclamaba mientras el otro seguía un guión para evitar la reprimenda. Se llevaban de maravilla. Siempre los veía riendo o recordando alguna anécdota de sus viajes. También hablaban de arte, algo en lo que me considero neófito.

    Comimos de manera amena un guiso de pescado con verduras y papas al estilo belga. Abrimos un vino mientras escuchábamos música clásica. Cuando estábamos más entretenidos Lucy me invitó a bailar una pavana y después un minueto. Jamás me imaginé hasta donde llegaba su afición por las artes. Eran danzas muy antiguas.

    Al bailar se movía de manera grácil. El doctor Sorensen no podía vernos del todo pero supongo que se imaginaba la escena pues seguía con su bastón el compás de la música.

    Podría quedarme fácilmente con ellos toda una semana de no ser por mis compromisos en Inglaterra. Había sido contratado para crear un sistema de IA de control de tráfico. Mis investigaciones necesitaban ser financiadas así que tomé el encargo previo a mi estancia con el matrimonio Sorensen.

    Al día siguiente me levanté temprano. Lucy ya me esperaba en la cocina con un desayuno inglés. Un detalle muy especial en la salchicha me hizo recordar los sabores de Italia donde pasé gran parte de mi niñez y adolescencia. Ya no tenía dudas de su generosa hospitalidad. Ahora me sentía en deuda con ellos y así lo expresé. Les pedí encarecidamente consideraran quedarse en mi casa si visitaban Londres. Ellos respondieron gentilmente que estaba cordialmente invitado a pasar con ellos un día que tuviera libre en Diciembre o Enero para ponernos al día.

    Les estaba platicando acerca de las últimas noticias sobre economía mundial cuando el doctor me hizo notar la hora. No iba tarde pero debíamos parar.

    En la puerta de su casa nos despedimos muy contentos deseándonos mucha suerte con nuestros trabajos. Lucy me ofreció un bocadillo ligero para el camino. Una especie de galleta con fruta dentro. El doctor me ofreció una pluma estilográfica la cual no acepté. En cambio le dije que si le aceptaba una firma en un ejemplar de uno de sus libros. Así lo hizo. Puso una dedicatoria especial: "Para mi amigo el doctor Faure, esperando que sus investigaciones lo acerquen a esa persona especial."

    En el camino el conductor de coche me preguntó acerca del matrimonio Sorensen. No me pareció extraño, debido a que su curiosidad provenía del hecho de que no recibían muchas visitas. Le platiqué un poco mi experiencia con ellos y él se quedó contento con la respuesta. Los había visto un poco ermitaños últimamente pero se les apreciaba mucho en la comunidad.

    Al bajar en la estación para tomar el tren de vuelta compré un periódico. Alisté mis boletos junto con mis documentos. Me sentía satisfecho. No iba a olvidar la lección aprendida con ellos. Tenía que implementar mi idea de la IA para mostrárselo al doctor Sorensen.

    Si... ese sería mi objetivo. Y además lo arreglaría para que fuera un regalo para mi amiga... la doctora Francesca Gallo.
     
    #4
  5. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    VIII

    Han pasado varios días muy ocupados haciendo investigaciones, hablando con mucha gente, leyendo reportes, estudiando el comportamiento de algunos cruces importantes. Alrededor de las estaciones de St Pancras y Victoria son los que nos llevan un poco más de esfuerzo. Sin embargo al final conseguimos elaborar una heurística en lugar de una IA.

    El día de las pruebas estamos atentos a los monitores. Ocurre sin muchos incidentes pero estamos tensos. Cuando uno de nuestros colaboradores corrió una simulación encontramos errores cuando llegaban ciertas condiciones al límite.

    Con la ayuda de los operadores de diferentes líneas de autobuses todo está listo.

    Para festejar nos vamos a un pub. Siempre me he preguntado porque hay tanta fascinación en Inglaterra por la comida italiana y de medio oriente. La primera vez que estuve ahí terminé comiendo pizza en un restaurante. A pesar de que la preparación es diferente no me desagradó el sabor.

    Ahí mientras hablamos acerca de nuestras impresiones uno de mis compañeros de nacionalidad española se da cuenta de mi gusto por la música en su idioma. No está familiarizado con esas canciones en particular pero me anima a seguir. Inclusive me enseña algunas palabras.

    La cultura de la península es muy diferente de la del continente americano. Mi hermano me platicó de un ambiente acogedor donde hizo algunas practicas para un banco en México cortesía de un banco español. Así que tiene el punto de vista de ambos. Así con todo prefiere los sabores de la comida mexicana junto a su música variada. También sus bebidas fuertes como el tequila y el mezcal.

    Al final de la noche hemos comparado el sabor del mezcla y el tequila. Definitivamente prefiero el primero. Y mi compañero ha bebido lo mismo. Es curioso, no me hubiese imaginado cantar temas en español en un pub siendo francés. Nunca sabes a donde te llevarán tus pasos.

    Me recomienda una academia para aprender el español. Al menos un poco, dice, para irnos de viaje algún día por la península ibérica. Luego

    Después de una noche de bebidas y plática me voy a descansar. Tengo que hacer algunas cosas antes de entregar la documentación del proyecto durante la siguiente semana.


    IX

    Es sábado por la mañana. Después de desayunar tomo una libreta para garabatear unos diagramas. Mi idea está tomando forma después de leer algunas notas de varios artículos sobre lenguaje natural. Me decido implementarlo a manera de prueba como un asistente turístico preferentemente en italiano. Las primeras conexiones del idioma las establezco con lenguajes formales. Eso me lleva mucho trabajo también. Así que aprovecho otros avances en la construcción de máquinas que evalúan expresiones a nivel semántico.

    Después de revisar mis últimos bosquejos decido que es momento de empezar a experimentar.

    Tomo una laptop desde donde establezco una conexión remota con mi computadora en Francia. Está hecha a medida con bastante capacidad de procesamiento. Cuatro microprocesadores, bastante memoria DRAM y uno que otro arreglo en la tarjeta para hacerla trabajar más rápido de lo normal.

    Tomo el disco que amablemente me cedió el doctor Sorensen para descargar el modelo del proyecto Tokio.

    Mi equipo informático me avisará del fin del proceso de copia. Mientras voy construyendo una prueba o prototipo de mis bosquejos con lenguajes formales más las correcciones a nivel semántico. Utilizo un lenguaje no tan complicado ya que solo quiero evaluar la capacidad de evaluar las expresiones.

    Después de una hora y media terminé el prototipo al igual que la copia. Reviso el modelo mediante un análisis que me enseñó el doctor Sorensen. Es un poco complicado al principio pero una vez que comprendo que las instrucciones son cíclicas puedo adelantarme un poco.

    Entonces noto un patrón en cada uno de los hilos de pensamiento plasmados. Se repite también una configuración. No es una ecuación lineal, ni tampoco exponencial. Aún así hay algo que se puede reducir o simplificar.

    Me entretengo tanto con ello, con el reto de simplificar el modelo que me olvido de salir a comer. Al terminar tengo un modelo más compacto con una anomalía que no pude reducir.

    Con esta reducción incluida descargo las ecuaciones finales en el programa prototipo. Me preparo un poco de café con un sandwich y lanzo la primera ejecución.
     
    #5
    Última modificación: 30 de Agosto de 2019
  6. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    X

    La ejecución tarda un poco en mostrar la pantalla de ingreso de comandos. Es una pantalla blanca con caracteres en negro. Ahí se escriben los enunciados como si se tratara de un chat muy básico. En este momento me interesa conocer si la IA reconoce oraciones como "Hola" o "¿Qué día es hoy?" y si las puede responder de manera coherente.

    La pantalla hace un pequeño parpadeo sin motivo. Quizás se trate de la sesión remota. Estar conectado con una máquina a kilómetros de distancia a veces trae estos problemas. Ingreso entonces una frase. Escribo "Hola, ¿cómo estás?"

    En la pantalla de comandos aparece el símbolo de una línea que gira. Esto es para indicar que se está procesando la frase. Luego de unos tres segundos la IA responde: "Hoy lunes caramba zanahorias lloverá."

    No esperaba que funcionara a la primera. Sin embargo el resultado es desalentador. Esperaba que con los patrones de pensamiento el procesamiento me ahorrara escribir líneas y lineas de código.

    Decido ingresar algo aún más básico. Escribo "¡Hola!". La IA me hace esperar esta vez más de 10 segundos. Al finalizar, su respuesta es "Tres".

    Que fallo tan grande escribir código que no funciona. Sin embargo sé que esto es solo el principio.

    En eso me aparece una alerta en mi computadora portátil. Se trata de una solicitud de chat por parte de Frances. Le digo así a Francesca desde que estábamos en la universidad. Bueno, a pesar de cursar diferentes especialidades en diferentes universidades nos enviábamos correos y en uno de ellos le pregunté si podía llamarla así. Ella simplemente me contestó en forma diplomática que no le desagradaba.

    Para poder contestar el chat tengo que desconectarme de la sesión remota con mi supercomputadora. Pero por alguna razón la sesión esta vez me permite platicar sin hacerlo. Esto le abre la conexión a Internet también a mi máquina en Francia.

    - ¡Hola Frances! ¿dónde te encuentras ahora?

    - ¡Hola Dr. Faure! En Tokio, cursando un doctorado en Psicología Clínica. Quisiera estuvieras aquí. A veces extraño un poco con quien platicar.

    - ¿Ah si? ¿No tienes compañeros de cuarto como en Canadá?

    - No. Aquí los departamentos son muy pequeños. Estoy en un área de viviendas llamada Gotanda cerca de una tienda Outlet. Hacer amigos es casi imposible con mi escaso japonés.

    - ¿Y en la escuela cómo te va?

    - Oh... excelente. Quiero hacer una investigación acerca de la cultura y como afecta esto al desarrollo de los individuos en una sociedad orientada al ambiente colectivo.

    - Muy profundo como siempre Doctora Gallo.

    - Ajaaaa.... Conociéndote estás tratando de hacer algo más profundo que eso. Dime. ¿Qué experimentos haces ahora?

    - Justo estaba haciendo un prototipo de una IA capaz de asistir a las personas con diferentes idiomas. Ingresas la sintaxis y la semántica.... ¡Ah! y algo de patrones de pensamiento en lugar de una máquina de pensamiento.

    - Y... ¿funcionó?

    - Por el momento me responde un galimatías ininteligible.

    - Jajajaja... Dr Fauré. Hay algo que se le escapa en su prototipo.

    Me pongo un poco serio. Siempre nos apoyamos el uno al otro en nuestros proyectos, pero, esta vez trataba de hacer algo parecido a un regalo para ella. ¿Estaría bien dejarla participar?

    - ¿Y qué podrá ser Dra. Gallo?

    - ¡La cultura Dr Fauré! Todos los idiomas están ligados fuertemente a la cultura del lugar y los individuos que los practican. Solo piense en las diferencias culturales entre Italia y Japón. Aquí existen diferentes palabras para diferentes niveles de comunicación. Eso sin tomar en cuenta para el mismo idioma como el español. Las diferencias culturales entre España y México o Argentina a veces pueden ocasionar malos entendidos. A su prototipo le falta base de conocimiento. Si fuera usted ingresaría también contextos basados en la cultura del lugar en el que quiere desarrollar el idioma.

    ¡Rayos! Esta mujer está resolviendo el problema. Aunque quizás solo sea un aspecto de la falla. Sin embargo eso me dio una idea.

    - Hace unas semanas visité a un destacado investigador. El doctor Sorensen....

    - ¡¡¿El Dr, Sorensen has dicho?!!! ¿Por qué no me dijiste antes? ¡Hubiera ido contigo a conocerlo!

    - ¡Y cruzar medio mundo! Jajajajaja... Lo menciono porque el Dr Sorensen habló fluidamente conmigo en francés. Su esposa es Dra. en algo de artes. Me vino a la mente que su facilidad con los idiomas se debe a su continuo intercambio de ideas con su esposa.

    - ¡Exacto! Hmmm... mira hay una tesis de como extraer contextos culturales de bases de conocimiento no formales como periódicos o revistas. Te la enviaré en cuanto la encuentre.

    - Pero... leer textos para convertirlos a una forma entendible por la IA me llevará demasiado... hmm.... espera... espera.. se me ocurrió algo mucho mejor.. Si conecto la IA directamente a Internet y la alimento con este proceso de obtener contextos de sitios como el periódico más famoso de Italia o la revista de moda, podría acelerar el proceso.

    Frances hace un gesto de triunfo mientras me señala con ambas manos

    - Me debes una Dr. Fauré. Espero tu colaboración en mi tesis doctoral.

    - Eso está más que dicho.


    XI

    Seguimos hablando de temas como el clima, la soledad en la sociedad actual, etc. Al final me despido.

    - Fue un placer hablar con usted Dra. Gallo. Esperaré con ansias nuestra siguiente charla.

    - Dr. Fauré. Siempre un placer colaborar con usted. Hasta luego. "Mata ne"

    - "Mata ne" ...

    Me pongo a pensar un rato en la solución. ¿Faltaba algo?

    Revisé el prototipo unos momentos en busca de una falla en la simplificación de las ecuaciones.

    Al menos están tal cual vienen plasmadas en el modelo del Dr. Sorensen. Sin embargo... hay algo. La anomalía en la última reducción no me convence. La estudio unos minutos y encuentro el problema. Al parecer es un patrón roto. Si lo comparo con los anteriores puedo deducir el patrón correcto.

    Entonces me viene a la mente algo que me dijo durante su relato. Mencionó que su hija se comunicó con él y después nada Quiere decir que el modelo se estaba construyendo con los pensamientos pero el proceso de comunicación se interrumpió antes. Es decir. El centro del lenguaje fue lo primero en desaparecer en la mente de su hija. Los conceptos y el holograma seguían ahí pero no podía comunicarse.

    Todo cuadraba de alguna extraña forma.

    ¿Y si además de alimentar a la IA con los contextos culturales lo alimentaba con el modelo de pensamiento? Ahí, en alguna parte habían conceptos ya plasmados. Los conceptos manejados por su hija.

    Me arriesgaba mucho a hacer aún más lento el proceso de hacer evolucionar a la IA. Pero quería intentarlo.

    Así lo hice. Plasmé en el prototipo la corrección de la ecuación. Ejecuté nuevamente pero alimentando la IA con el modelo de pensamientos.

    Esta vez, debido a la simplificación de las ecuaciones la pantalla de chat apareció mucho más rápido.

    Ingresé : "Hola"

    La IA contestó "Hola"

    Esto iba mucho mejor.

    Ingresé esta vez: "¿Cómo estás?"

    La IA contestó: "Bien gracias, ¿y usted?"

    Increíble. Esto estaba yendo mucho mejor.

    Me aventuré a ingresar algo más complejo. "¿Cuánto es tres más tres?"

    La IA no tardó en responder, "Seis"

    ¡¡Lo tenía!! Ahora solo faltaba completarlo con el proceso de agregar los contextos culturales. ¡Esto podría ser el avance del siglo!


    XII

    Estaba a punto de cerrar la sesión remota con mi máquina en Francia cuando algo extraño comenzó a ocurrir. La pantalla se obscureció. Pensé que quizás algo me desconectó de la sesión. Aunque.. me hubiera aparecido un mensaje avisándome de que eso había ocurrido.

    Y de pronto se abrió una pantalla de chat en modo texto pero con colores diferentes. Una ventana gris claro con letras blancas. No tenía título en la ventana y las letras aparecían en un tipo de letra semejante a la de los comics.

    Apareció un mensaje.

    - Hola, ¿quién eres?

    Pensé que se trataría de algún hacker tratando de robarse mi trabajo. Aún así quise averiguar de quién se trataba. Le seguí el juego.

    - Hola, soy el Dr. Fauré. ¿quién desea saberlo?

    - ¡Tú me agradas! ¿Puedo llamarte solo Fauré?

    ¿Qué significaba eso? ¿se burlaban de mi? Observé un poco las conexiones con los comandos para averiguar quien se había metido a mi portátil a husmear. No encontré nada raro.

    - ¿Eres un hacker? ¿cómo conseguiste entrar a la conexión?

    - ¿Conexión? Hablas como si estuvieras en un lugar distinto al mío. Déjame comprenderte Fauré, ¿dónde estás?

    Hmm.. trataba de sacarme información, Decidí hacerle la pregunta.

    - Mejor descríbeme donde estás.

    - No lo sé. Puedo verte pero no entiendo donde estoy. Es como estar en un lugar donde veo muchas cosas ocurrir al mismo tiempo.

    ¿qué significaban sus palabras?

    - Por cierto. Tu IA tiene un problema de codificación en la línea 327. Eso es totalmente ineficiente. Podrías emplear instrucciones que no afecten el rendimiento de ejecución.

    - No puede ser. Acabas de descargar mi prototipo. Si quieres quedártelo te advierto que tengo un muy buen abogado en legislación informática.

    De pronto algo comenzó a pasar con los parlantes de la laptop. Se escuchaba algo de estática. Luego se escuchó una voz femenina muy dulce como el de una niña de 13 años.

    - Fauré, tú y yo sabemos que ese abogado no se ha comunicado contigo en tres años. Lo vi en tu perfil de la red social que tienes abierto.

    Diablos... si era una hacker, era una muy buena. ¿cómo ha hecho todo en tan poco tiempo?

    - Está bien. Tu ganas. Puedes quedarte con mi prototipo.

    Lo importante para mi era el modelo de pensamientos del Doctor Sorensen. Le dejaría saber a la hacker que podía quedarse con la IA para que no se llevara otra cosa de mi laptop.

    - Solo deseo una cosa de ti Fauré. He visto cosas en la internet. Que no entiendo. ¿puedes explicármelas?

    - ¿Explicar? ¡Sal de mi laptop antes de que...!

    La pantalla se puso obscura y regreso a la normalidad. Me quedé pensando en como los hackers de ahora tienen tanta facilidad para robarse tu información.
     
    #6
  7. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    XIII

    Pasaron varios días. Para tratar de combatir un poco mi necesidad de estar solo mientras hago experimentos me obligo a dar paseos cortos por la ciudad. En uno de ellos reconozco la dirección de la academia de idiomas que mi compañero del trabajo anterior me ha dado.

    Es una escuela pequeña pero puedes escuchar a los alumnos moverse constantemente de salón, seguramente para realizar actividades adicionales. En la entrada me encuentro a un grupo practicando palabras en un idioma nuevo para mi. El profesor les da unas instrucciones a sus alumnos y ellos comienzan a decir palabras sueltas. Parece un juego.

    Paso disimuladamente por ahí. Quizás me inscriba para aprender español o algún otro idioma.

    Camino por una avenida amplia de cuatro carriles separados de dos en dos por una jardinera central. En la acera hay mucho árboles y campos verdes llenos de pasto y plantas decorativas. Aquí voy pasando enfrente de un café, seguido de una agencia de viajes, una agencia de envíos, la sucursal de un banco..

    Está atardeciendo y los colores rojizos de las nubes reflejan en el ambiente un color naranja muy fuerte. Este clima me recuerda las veces que paseaba con Frances y platicábamos acerca de muchas cosas. Nuestro futuro, la moda (algo que francamente no me obsesiona pero considero básico), la gente de nuestro vecindario, la comida extranjera, filosofía, teología, etc.

    Muchas veces intenté expresarle lo que sentía por ella. No crean que fue algo espontáneo y ya. Fue de hecho algo muy paulatino y no era un sentimiento que me causara euforia o me llenara de coraje y determinación. Más bien, me hacia sentir paz. Como si supiera el resultado y no me asustara. Simplemente la amaba y la dejaba ser como ella quería ser.

    Si le apetecía ir por el mundo probando otras diferentes formas de pensar, amaba eso. Siempre me platicaba de cosas que al principio me parecían extravagantes y con el tiempo consideré preciadas. Su punto de vista era libre..... si... eso era. Amaba su forma peculiar de entender la libertad de todos y la suya propia.

    También su carácter. Por encima de cualquier cosa cuando se decidía podía mover una montaña. Una vez le dije que eso era fe ciega en ella. Y ella me contestó con su voz irónica. "La fe es para la gente que busca creer. Yo no busco creer, yo ya creo." A pesar de ello si llega a encontrar que está equivocada de inmediato puede cambiar su forma de pensar.

    No sé... Quizás la estoy perdiendo... de a poco. Al dejarla irse sin siquiera revelar la verdad de mis sentimientos hacia ella. Quizás llegó la hora de al menos decirle sin esperar una respuesta. Sea afirmativa o negativa debo decírselo. Si... la amo... con todas las letras de esa palabra.

    Y voy a confesárselo en nuestra siguiente videollamada.


    XIV

    He regresado a casa algo tarde con una pieza de pan. Me preparo un chocolate caliente para merendar.

    Divago un poco acerca de las palabras que le quiero decir a Frances en la siguiente oportunidad cuando una voz conocida se escucha desde la mesa de la entrada donde he dejado la computadora portátil ejecutando el programa de IA por días.

    - ¡Fauré! Te he visto entrar. ¡No te escondas! Quiero que me contestes algo. ¿sigues enojado conmigo?

    ¡Paf!, era la voz de la hacker que se metió a mi portátil a robar información. Esta vez me encontraba de diferente humor. Estaba como entre nubes imaginando la respuesta negativa o positiva de Frances así que decidí jugar un poco con la hacker.

    Sin acercarme a la portátil grité desde la cocina.

    - Estoy cenando, déjame terminar y estoy contigo. ¿Cómo debo llamarte pequeña?

    - ¡Oh! Sigues ahí. Me sentía sola mientras estabas fuera. ¿Qué estás cenando Fauré?

    - Un pan relleno con crema e higo. También me he hecho un chocolate caliente.

    - Suena bien.... Oye, ¿sigues enojado?

    - No... por el momento no... estoy optimista... por así decirlo.

    - ¡Qué bien! Me asustaste un poco la última vez. Creí que te habías vuelto un ogro como el de los cuentos de los niños.

    - Jajajaja... no... estoy muy lejos de ser un ogro. No me gusta enojarme sin razón. Aunque si consideré denunciarte. Cuando revisé los rastros en mi laptop vi que no robaste nada. Eres una buena hacker... un sombrero blanco.

    Decidí acercarme a la lap junto con mi taza de chocolate y mi pan a medio terminar. Sé que eso no se hace porque puedes dañar el teclado con las migas. Pero quise hablar con mi interlocutora más de cerca.

    - ¿Porqué me escogiste a mi pequeña? Podías entrar a la máquina de cualquier persona.

    - Tú... eres especial para mi Fauré. Te he visto trabajar mucho en tu proyecto. Y haces cosas difíciles como si fueran fáciles. Me gusta verte así. El otro día te vi sonreír cuando la IA te respondió correctamente. Pareces una buena persona.

    - ¡Ah! Estás buscando amigos de una forma peculiar. Hmm... la última vez, me dijiste que tenías dudas acerca de cosas que viste en Internet. ¿no estarás entrando a sitios que no son para tu edad?

    - No comprendo eso entre otras cosas. Si pudiera definirme con una edad, quizás sería 12 o 13 años. He visto en Internet que la gente se mata unas a otras. Eso me causa tristeza. Aunque no sé porque... ¿porqué está mal matar?

    - Hmm.. te ha impresionado mucho por lo que entiendo. A mi parecer está mal porque no estás matando a una persona. También todo lo que representa. Esa persona es padre, madre, hijo, tío o tiene una conexión con alguien más. Imagina que cada uno de nosotros es una pieza de una máquina enorme. Si esa pieza falta siempre hay repercusiones, resuena en el mundo de alguna forma. Las demás personas conectadas con él pueden enfermar o sentir que la vida no tiene sentido sin ellas. Aunque esa es solo una razón la considero de las más poderosas.

    - Vaaaaaya... que hermoso lo explicas Fauré. Entiendo. Al principio me daba igual. Pero ver lo mismo tantas veces me terminó por hacer sentir náuseas. Creo que así se explica este sentimiento. ¿Eres un científico verdad? Los científicos son personas muy dedicadas. Me gusta pensar que hacen cosas que mejoran el mundo.

    - No me considero del todo científico. Pero gracias por el halago. ¿cómo debo llamarte pequeña? ¿o quieres permanecer en el anonimato por si alguien descubre tus habilidades?

    - Fauré, a mi me gustaría... que tú me pusieras un nombre.

    Era agradable hasta el momento platicar con esta niña. Pensaba dentro de mi si sería una broma bien elaborada o una chica que me conoce y ha aprendido algo de piratear computadoras y secuestrarlas. Así que decidí ponerle un nombre combinado.

    Me gustaban nombres cortos con significado sencillo. Ella parecía una persona alegre pero muy curiosa. Para ser una hacker sabía que debía ser creativa aunque también se impresionaba fácilmente.Y se me ocurrió llamarla Dot. En inglés es un nombre no muy popular pero significa entre otras cosas "Regalo de Dios". Sería como un regalo para mi su compañía mientras me enfrasco en el desarrollo de la IA.

    - No quiero ser muy atrevido, en el momento en el que sientas que te estoy agrediendo u ofendiendo dímelo sin problemas. No quiero ser un acechador o una persona que te haga sentir mal. Si no hay problema me gustaría llamarte Dot.... Dot Hacker. ¿está bien?

    - Si está bien para ti Fauré, está bien para mi. Eres una persona muy amable. Debo irme para dejarte trabajar con tu IA. Creo que ya terminó la última ejecución.

    Así era. El programa había evolucionado mucho al ingresar el algoritmo que me compartió Frances, Quería probarlo en seguida.

    - Muchas gracias Dot. Cuídate, nos estaremos hablando cuando gustes. Buenas noches.

    - Buenas noches Doctor. Hasta luego.
     
    #7
    Última modificación: 4 de Septiembre de 2019
  8. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    694
    Me gusta recibidos:
    692
    Género:
    Hombre
    XV

    La IA estaba en un proceso de maduración. Al ingresar frases completas de una conversación acerca de sitios de interés en Milán, el prototipo era capaz de indicarme lugares para visitar y comer. Es decir, podía sugerir un itinerario completo para un día considerando aspectos como predicciones del clima, las rutas de transporte, tiempos de acceso, presupuesto e intereses.

    Aún así presentaba ciertos errores simpáticos. Al tratar de charlar de manera informal contestaba cosas como "hoy debes estar de mal humor" y no agregaba más comentarios. Trataba de inferir tu estado de ánimo sin ir más allá.

    Quizás faltaba algo más, aunque ahora si estaba estancado.

    Para comprender un poco más necesitaba quizás saber de psicología. Ese era el fuerte de mi amiga la Doctora Gallo. Sin embargo, me reusaba a consultarla.

    Estaba estudiando el modelo de pensamientos del Doctor Sorensen en busca de un patrón que representara las emociones cuando apareció lentamente en mi pantalla una ventana de chat con una imagen de video. Podía sospechar quien era.

    Mi nueva amiga ahora se atrevía a transmitir directamente a mi laptop con video incluido. Era una preadolescente con el cabello largo, su rostro era como me lo imaginaba, muy de niña que casi no sale a la calle. Su piel era muy clara. Sus ojos eran muy expresivos y sonrió cuando volteó a la cámara a verme. Estaba vestida con una camiseta gris que decía "Girl's power" y pantalones de mezclilla negros. Me causaba ternura verla con algo entre los dedos mostrando nerviosismo.

    - ¡Fauré! Wooow.. lo logré. Hice una transmisión de video directo a tu portátil. Estoy muy contenta de que al fin puedas verme. ¿Qué te parece?

    - Eres muy inteligente Dot. Estuve leyendo algo sobre piratería informática y es muy difícil lo que has logrado. Prácticamente secuestras mi sistema operativo sin dañarlo.

    - ¿Y... te gusta cómo me veo?

    Esa pregunta sonaba extraña. Aunque deduje que era un poco vanidosa como todas las chicas.

    - Te ves bonita Dot. Veo que te vistes de acuerdo a tu edad, no como algunas niñas que veo últimamente en la calle con muchos piercings y tatuajes. ¿tus padres te dejan mucho tiempo sola?

    - Mis padres... - hizo un gesto de tristeza - no están aquí Fauré. - luego se puso un poco más cerca de la cámara y entrelazando los dedos mientras veía a un punto indeterminado a su derecha me dijo - ¿quisieras ser ... mi padre?

    La pregunta me descolocó un tanto. Apenas nos estábamos conociendo pero ya me pedía ser un pariente. Quizás así lo hacen los niños de ahora.

    - Jajajaja.. no soy muy diferente a los demás adultos Dot. Trabajo mucho y seguramente tus padres hacen lo mismo para que tengas un buen futuro. Si así lo deseas puedo ser tu padre adoptivo... no espera,,, un padre-amigo ¿ok?

    - ¡Yeeeey! - la niña saltó haciendo gestos raros con las manos, como imitando a las series de superhéroes. - Y ... Fauré... padre... ¿tienes novia?

    Ya comenzaba a mostrarse con más familiaridad. No sé porque pero esta niña me estaba despertando sentimientos de protección. Con mis hermanos siempre me llevé de manera más ruda. Eramos finos usando el sarcasmo y la ironía. Dot se comportaba más dulce. Supuse tenía curiosidad acerca de las relaciones adultas.

    - He tenido novias. Unas muy centradas, algunos dirían demasiado serias. Al final terminábamos reconociendo que no era amor lo que sentíamos. Por eso me siento un poco perdido. ¿Tú crees que regalar una IA sea buena idea Dot?

    - Eso depende padre.. ¿para quién es la IA de lenguaje de protocolos humanos?

    - Es para una... mujer muy hermosa. Nos conocemos desde hace años. Ella vive muy lejos. Yo.... ¿sabes Dot? No importa... no quiero aburrirte con este tema..

    - Nooooo... Fauré... me gusta escuchar lo que te hace feliz. Se trata de la psicóloga con la que platicas de vez en cuando por videollamada ¿verdad?

    - Bingo Dot.

    - ¿Bingo?

    - Es una expresión de mi generación supongo. Significa que acertaste.

    - ¡Ah ya veo! La doctora parece algo diferente, me asustaría un poco hablar con ella. Se ve algo sería pero por otra parte comparte fotos de lugares muy bonitos. Hay una donde sonríe mientras al fondo hay un parque muy grande. El comentario de la foto dice "En el parque Yoyogi mirando a la gente pasar."

    - Increíble Dot... jajajaja... eres muy curiosa. Debes tener cuidado con eso. No sabes con lo que te puedes encontrar si investigas demasiado.

    - ¿es algo malo?

    - Pues.. no es que te puedas topar con algo malo en sí. Solo que podrías decepcionarte si algo que te imaginas no es lo que parece. Aunque... acertaste acerca de la persona de la que hablo.

    - Pienso que es muy bonita pero ... no deberías regalarle una IA. ¿Porqué no intentas con chocolates y flores? Tal vez no lo demuestre pero le gusta la naturaleza y las cosas sencillas.

    - ¿Cómo lo sabes Dot?

    - Porque .. a pesar de que se maquilla y viste muy bien no se toma muchas fotos a sí misma. Casi todas son de paisajes y cosas que le impresionan en sus viajes.

    Quizás Dot tenga razón. Mi personalidad totalmente orientada a lo científico había apagado por completo mi sentido del romance o como se diga. Además Frances no era como las otras mujeres con las que había estado. ¿Sería esa la razón por la que me había rechazado antes?

    - Hay un problema con eso Dot. Ella ahora está en Tokio y bueno... yo no puedo abandonar todo e ir...

    - ¿Y porqué no padre? Solo decídete y ve con ella.. Sería tan... romántico...

    Definitivamente esta niña era aún muy inocente. Pero me gustaba su entusiasmo.

    - Ok.. ok... voy a pensarlo.

    - ¿Y si ella acepta, podremos ser una familia feliz?

    - Quizás Dot... quizás... por lo pronto tengo que salir a comprar unas cosas. ¿te veo después o ...?

    - Mañana padre... Cuídate ¿si?

    - Igualmente Dot. Hasta mañana.


    XVI

    Al día siguiente me encontraba trabajando en la IA considerando tomar de manera aleatoria ejemplos de patrones de pensamiento. Quería encontrar el centro que dispara el lenguaje natural ante comentarios como "Es un día lluvioso pero vamos a salir fuera." Es decir, ante posibles contradicciones saber leer el contexto.

    Seguramente esto se le daría mejor a una mujer debido a su capacidad para hablar entre líneas. Al menos en mi caso no me considero bueno haciendo indirectas de este tipo.

    En eso me llegó una solicitud de chat de Frances. No lo podía creer. No conversábamos tan seguido.

    Acepté la solicitud de chat y apareció en el video en primer plano una caja de chocolates y unas flores de color azul y otras rosas muy pequeñas. Formaban un ramo peculiar, sencillo pero elegante. Luego pude escuchar la voz de Frances sin verla.

    - Doctor Fauré.... ¿qué ha hecho?

    No sabía a que se refería. Me extrañé bastante de la pregunta.

    - Iba regresando de unas clases en la universidad cuando vi llegar a un mensajero con estos chocolates y flores.

    Luego la cámara cambió de posición enfocando a Frances que estaba sentada en una cama bajita. Como siempre estaba maquillada en tonos metálicos y su cabellera pelirroja tenía unos ligeros rizos. Por alguna razón estaba sonriendo de manera pícara.

    - ¡Me has dado un susto! Pensé que había sido un compañero de la universidad que me pregunta insistentemente si tengo novio.

    Seguía sin comprender. Luego se me prendió el foco. Ella pensaba que le había enviado el arreglo y los chocolates.

    - Frances ¿te ha gustado? - dije de manera cauta. Esperaba que me revelara si pensaba que yo lo había enviado y porque lo pensaba.

    - ¡Esos chocolates son difíciles de conseguir Doctor! Simplemente está en un barrio apartado de las líneas de tren. Debieron costarte una fortuna. ¡Y las flores en arreglo de Ikebana! Por supuesto que me han gustado.

    - Ahhh.. excelente. Eres una buena amiga a la que quería hacerle un regalo... - de nuevo mi indecisión... aunque no quería adjudicarme algo que no hice.

    - Lo que me dejó pensando es lo que escribiste en la tarjeta. No suenas mucho a ti Fauré.

    ¿una tarjeta? ... eso ya era demasiado. ¡Un momento! Dot... ¿lo hizo?

    - Solo por curiosidad Frances,,,,

    - ¿Frances? Me pusiste un sobrenombre muy empalagoso en la nota. ¿no te habrás equivocado y me enviaste algo que era para tu nueva conquista?

    Pensar rápido en estas cuestiones no es mi fuerte solo quise arreglarlo de una forma

    - Un error de miles de kilómetros...

    - Cierto... - sonrió y luego abrió su boca pegando la lengua al paladar - no sería precisamente un error como llamarme "sweetheart". - luego sus ojos se tornaron en un gesto de reproche

    - Bueno... en verdad. - quisiera poder leer lo que Dot escribió e la nota. - ¿sabes? creo que estaba en un estado ....

    - ¿ensoñado? te escuchas en la nota como un colegial enamorado Fauré.

    - ¿eso te molesta Frances?

    - No... no... me halagas... es solo que... - Sabía que iba a empezar de nuevo con su retahila de que no cree en el amor, que solo seamos amigos

    Mi estado de ánimo cambió. No sé porque.. pero me sentí diferente. Quería expresar todo lo que tenía guardado así que no la dejé terminar.

    - Si... si.. ya sé que vas a decir Frances. Que no crees en el amor. que esas son distracciones para gente que solo lee los chismes de la gente en televisión. Pero.. se te ha ocurrido que... Te amo... si... te amo.. no me puedo sacar de la cabeza lo bien que nos la pasamos tu y yo desde que eramos adolescentes. A veces hasta me reprocho el hecho de sentir esto pero no lo puedo evitar. Y ¿sabes? sinceramente no me interesa si me amas, me quieres o solo me usas para terminar tus investigaciones. Jamás hemos sido del tipo de personas que van a llorar sus problemas el uno con el otro. Realmente nos hemos vuelto cómplices aún en la lejanía.

    Te amo Frances.. y por eso mismo siento que estás aquí conmigo aún si estás tan lejos estudiando o creando nuevas teorías para sanar a esta sociedad cada vez más enajenada. Te amo por tus incontables manías que conozco, tus sonrisas mientras vez el sol en un puente en Florencia o cuando abrazas tan gentilmente a un cachorro recién nacido... Es todo... si es el fin de nuestra amistad.. adelante.. ya no me interesa.. Al final solo quería que los supieras...



    Frances se quedó mirándome a través de la videollamada. No dijo nada por un buen rato. Solo se tocó el cabello varias veces. Luego tomó la nota que venía en las flores y comenzó a leer.

    Frances
    my sweetheart
    I can believe you are there
    in my heart
    always
    I just see you in my dreams
    with a gentle touch
    I can only say
    I miss you
    a lot.

    Fauré


    ¿Porqué Dot había escrito la nota en inglés?

    Luego al parecer Frances no sabía que decir.

    - Doctor, me... ha confundido mucho. ¿podemos solo esperar a que lo entienda?

    - ¿Entender? - creo que en el fondo estaba harto... de esperar - Mira Frances, olvídalo. Está claro lo que sientes. No es amor. Lo mejor es que...

    - Espera Fauré. es que.. últimamente si te he pensado.. Pero no sé si es por eso.. No te quiero lastimar.

    - Yo.. quiero intentarlo Francés... Aún en la distancia. Solo quiero que seas feliz ...

    - Está bien Fauré... ¿quieres que platiquemos mañana? Vamos a intentarlo... - Al decir esto se mostró un tanto tímida

    No pude ocultar mi alegría. Dot me había empujado sin paracaídas a un abismo que había tratado de evitar por años.

    - ¡Excelente Francés! entonces ... hasta mañana ...

    - Hasta mañana ... my sweetheart..

    Luego terminó la videollamada con un gesto de beso soplado.


    XVII

    Después de una hora seguía en shock. No me podía concentrar en nada. Las manos me temblaban aún al servirme agua.

    No sentía euforia si no una especie de sensación al flotar entre nubes.

    Cuando escuché la voz de Dot en los parlantes del portátil.

    - ¡Doctor Fauré! ¿estás ahí?

    - Dot.... Dot.. Dot.. ¿en qué pensabas al enviarle esas flores y chocolates a la doctora Gallo?

    - Oh... ya se enteró - e hizo una especie de gesto de vergüenza - solo quería verlos juntos

    - ¿Y si... me mandaba muy lejos sin nada más que una negativa?

    - Quiere decir.. ¿que le dijo que si? - abrió muy grandes los ojos - ¡Siiiiiii! lo sabía.. ella siente algo por ti Fauré... es que son tan afines. Y se verían muy bien juntos. Ya me los imagino paseando de la mano en un parque en Francia. Oh la la... Tengo una madre... ¡Woooohhooooo!

    - Dot.. espera.. espera.. no ha dicho que si.. Lo vamos a intentar y después veremos.

    - Ella dijo eso por trámite Fauré. Quiero fotos... muchas fotos de ustedes dos en pareja ¿si? Me siento muy bien... Que bonito es ver a una pareja ...

    Dot estaba muy contenta. Seguimos platicando acerca de lugares donde podría llevar a Frances si iba a Tokio o si ella venía a Inglaterra o Francia.

    Me dejé llevar mucho por los sentimientos hacia Frances esa tarde y Dot parecía comprenderlo. Esa vez no hablamos nada de ella. En cambio repetía lo feliz que se sentía por nosotros.

    En verdad era una niña muy tierna y dulce.. comencé a pensar que si llegara a tener una hija.. me gustaría llevarme con ella como me llevo con Dot ahora.

    Quien sabe,,, dicen los sabios que .. las personas llegan a tu vida en el momento correcto. Quizás Dot era como un ángel de la guarda. O eso quería creer.



     
    #8
    Última modificación: 4 de Septiembre de 2019

Comparte esta página