1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Un mundo sin ti

Tema en 'Relatos extensos (novelas...)' comenzado por silveriddragon, 8 de Agosto de 2019. Respuestas: 7 | Visitas: 81

  1. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    Esta historia está dedicada a una persona que me enseñó que jamás debo rendirme. Aún cuando ya no estás siempre te llevo conmigo.


    I

    El comandante Carbajal es un inspector no solo con mucha experiencia en casos sórdidos. También posee una perspicacia notable. Muchos de sus excompañeros de trabajo ahora están en posiciones importantes dentro de la jerarquía. Lo mismo conoce a un jefe de sector como a un teniente. Es afable, cálido en su trato. Pero no te equivoques con él porque no suele perdonar la mentira y la humillación velada.

    Con un rostro duro los niños difícilmente se le aproximan, pero sus ojos en ocasiones se iluminan con un rayo de gentileza. A los policías bajo su mando les sorprendió ver un día al comandante en una fiesta sonreírle a una niña de tres años. En el acto la niña corrió a acariciarlo y darle un beso.

    Como todos los seres humanos tiene sus ratos buenos y sus ratos malos. Y más en el trabajo.

    Aquella mañana había gente extranjera en la comandancia y eso lo ponía realmente nervioso. Jamás pudo entender el inglés y muchas veces su esposa había intentado enseñarle algo, pero la pronunciación no era lo suyo.

    Así pues, el cabo López, un muchacho como de 20 años de mirada inteligente y presteza para atender le ayudó a tener la entrevista con esta gente que le parecía entre europea y asiática. No lograba definir donde había visto esos rasgos antes en las películas de acción que tanto le gustaban.


    - Muy bien cabo López, que diablos le están diciendo estos “pelos de elote”.

    - Comandante, ¿cómo decirlo? … ahhhmm

    - ¡Pues así, como es cabo! No me deje en ascuas y dígame.

    - Bueno, bueno. Es algo complicado. Ellos vienen a solicitar nuestra ayuda para resolver un caso muy raro que ocurre en su país.

    - Ahahahaha, usted me está vacilando cabo López, ¿Si ocurrió en su país porque iban a pedir ayuda a la comandancia de un país muy lejano y cuyo idioma no entienden ni jota?

    - Es que, ocurrió en su país, pero tienen razones para pensar que el culpable reside aquí. O al menos lo ha hecho desde aquí.

    - ¿Desde aquí? A ver, a ver, barajeemela más despacio. Ya me estoy imaginando a un telépata o un niño con una libreta en la que escribes los nombres de los que van a morir como en las series que ven mis hijos.

    - El caso es: han asesinado a cinco mujeres. Todas relacionadas con una red social alternativa de internet. Están seguros de que se trata de el mismo asesino porque hace lo mismo con cada una. Todas atadas de pies y manos con un corte fino en el cuello a la altura de la yugular y ….

    - ¿Y qué López? No haga pausas. De por si ando nervioso porque me ven feo estos gringos.

    - Una marca que dice DH en la pierna izquierda. Bastante clara como puede ver en las fotografías.

    El cabo López extiende un sobre amarillo y encima de él varias ampliaciones de fotografías en blanco y negro. Las imágenes muestran a mujeres entre los 20 y los 30 años con el cabello largo. Atadas de pies y manos, pero colgadas por una especie de arnés a alguna viga del techo. Y efectivamente en la pierna izquierda se ve en tono rojizo como una cicatriz las letras DH. No es tan repulsivo como otros casos que ha visto el comandante Carbajal, mas le llama la atención otro detalle. Están perfectamente maquilladas y en la mano derecha de cada una llevan la misma pulsera puesta.

    - Cabo López. Estas pulseras no son de las víctimas.

    - ¿Cómo? Es decir, ¿usted cómo se dio cuenta comandante?

    - Porque esas pulseras solo las venden en un sitio, que yo conozco. No creo que alguien pudiera comprar tantas porque se hacen bajo pedido. O al menos así era hasta hace tres años. Y lo más raro López es que efectivamente, comienzo a creer que el culpable vive en este país.

    Estas conjeturas son comunicadas a los extranjeros en un perfecto inglés por López. Entonces ellos sonríen y abren la puerta solicitando que entre otra persona a la sala.

    - ¿Y este quién es López? – Dice Carbajal mientras le extiende el saludo con su mano fuerte y ancha.

    - Dice que no puede revelar su nombre. Ya sabe esas personas extravagantes que les gusta ocultar todo. Pero le podemos decir Silver.

    - Silver… jajajaja como el caballo del llanero solitario. Jajaja. Sorry mister Silver.

    - Do you speak english Sir?

    - Noo, noo, Ay am not gud wit Englich

    Después de platicar un rato con el cabo López, éste revela a Carbajal que Silver es un sombrero blanco en la internet que trabaja para la división de ciberseguridad de su país. En toda su carrera jamás había visto un caso como este y agradecería su colaboración en su resolución.

    - Bueno, ¿y que espera que busquemos para empezar? Podríamos ver lo de las pulseras o investigar si ya las hacen en otro país. Ya ve como se las gastan los chinos hoy en día. Ni a la morenita respetan.

    - Quiere que investiguemos a alguien, Bueno más bien que le pongamos una trampa a ella. Hay un sombrero rojo muy conocida en este país y coincide en algunas cosas con lo que podría ser el asesino.

    - Que ahora podría ser asesina.

    - Si comandante. Su nombre no se conoce, pero su seudónimo sí., Es Dot Hacker.

    - ¡Y no le parece demasiado obvio a Silver que DH y esa tal Dot Hacker sean la misma persona! Digo, si yo fuera asesino, podría marcar a mis víctimas con otras letras y números. O hasta con un acertijo. Es una pista muy obvia.

    - Silver me comenta que Dot Hacker ha sido sorprendida deambulando en el mismo sitio donde trabajaban las víctimas. Y lo más extraño. Es que ha platicado con ellas justo antes de que ocurrieran los hechos. Así que es la primera sospechosa.

    - ¿Con que si eh? Una asesina a la que le gusta que la vean y salir bien librada. No, si de esos hay muchos y se vuelven políticos.

    - Haciendo a un lado la referencia me atrevo a opinar que Dot Hacker en este momento podría estar eligiendo a su próxima víctima. Silver la estuvo siguiendo y dice que curiosamente ha platicado o intentado platicar de manera persistente con una pero no la ha asesinado.

    - Hmmm... Eso ya no cuadra López. Si fuera un esquema que encajara en el admirador que no desea más que para si mismo a la persona admirada, ya lo hubiera hecho.

    - Si, pero es la única. Quizás está eliminando competencias o algo así.

    En ese momento se escucha el zumbido de una máquina. Silver rápidamente saca una laptop de un portafolio. Él es como cualquier geek. Usa una playera holgada de color gris y pantalones de mezclilla. Solo encima lleva un saco negro para la ocasión. De ojos azules y cabello castaño claro chino parece más un mochilero que llegó al país a recuperarse del estrés.

    Silver observa la pantalla y hace una mueca de disgusto. Teclea por unos segundos de manera frenética y se lleva la mano derecha a la cara en un gesto pensativo. Se dirige a López con voz alta.

    - Comandante Carbajal, me acaba de decir Silver que Dot Hacker entró a un conocido sitio de internet a robar bitcoin.

    - ¡Me recargo en la pared! Ayer hablaba largo y tendido con mi hijo menor sobre bitcoin. Entendí que es valioso como oro hoy en día.

    - Dice que roba para gastarlo en el sitio en cuestión. De manera extraña hace el envío modificando paquetes a un nivel muy bajo, casi de sobre electrónico. Creo que la admira por su velocidad para hacerlo y no ser detectada hasta que es demasiado tarde.

    - ¿Y la alarma esa no le avisó que estaba ejecutando el robo?

    - No, la alarma le indicó que se depositaron fondos hacia la cuenta en la red social.

    Esta reunión se extiende por horas, casi todo el día. Tratar con alguien extranjero e ir traduciendo lo que dicen uno y otro dentro de un equipo de trabajo es agotador. López debe ir por café cada cierto tiempo para aclararse la garganta. Siendo una persona leída e instruida no le resultó difícil ascender como mano derecha del comandante. A veces lo ve como un tío grande que le da consejos y aprende mucho de él. Pero en el fondo desearía poder organizar un destacamento solo. Uno de élite con detectives que hablaran muchos idiomas y versados en tecnología. Solo son sueños se repite a veces.
     
    #1
    Última modificación: 9 de Agosto de 2019
  2. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    II

    El comandante Carbajal se trasladó en patrulla junto con el cabo López hasta una tienda a las afueras de la ciudad en un pueblecito humilde pero bastante visitado por hippies fumahierba y punks asustabobos como él les decía.

    Entró por la puerta principal ya que había dos laterales. En un negocio situado en la esquina de la plaza del pueblo. Afuera hacia algo de calor por lo que llevaba un sombrero que se quitó en cuanto entró.

    - Buenos días. ¿Quién es el encargado?

    Un señor como de 60 años se levantó de una silla y le contestó

    - ¿Quién me busca?

    - Reynaldo Carbajal de la policía de la ciudad. Vengo a hacerles unas preguntas que no tienen que ver con nada malo para ustedes. Les pido cooperación y discreción.

    - Vamos a tomarnos algo aquí a la vuelta. ¿Le gusta el café de estas tierras?

    - Claro señor. De los mejores de la región, del país.

    - Eso mismo. Por favor, pase Sr. Carbajal.

    Afuera el cabo López esperaba al comandante.

    - ¡Vamos cabo López!, me toca invitar los cafés.

    - De ninguna manera señor Carbajal, la tienda La Hoja de Hacha invita.

    - Bueno, bueno, a lo mejor la segunda ronda.

    Llegaron al pequeño restaurante y pidieron los cafés. El cabo López sacó una libreta y pluma.

    - Y dígame Sr. Carbajal, ¿en qué puedo ayudarlo?

    - Pues verá. Hay algo que nos trae vueltos locos por que no cuadra. Yo recuerdo que hace años le compraba unas pulseras que hacen artesanalmente en su tienda y que nadie ha podido copiar por lo enredado de su tejido, la calidad de las cuerdas y el cuero. Son las famosas pulseras para parejas en donde se graban las iniciales de la otra persona y se regalan para la primera cita digamos ya cuando son novios novios pues.

    - Esas pulseras las hacía mi abuelo, mi padre y ahora las hago yo. Muy populares no sólo en este pueblo si no en la capital. Muchos jovenes vienen porque representan una promesa de matrimonio o al menos de un noviazgo largo.

    El cabo López saca el sobre con las fotografías. Entonces agrega en voz baja, acercándose lentamente al dueño de la tienda:

    - Queremos mostrarle algo, pero le pedimos discreción.

    - Por supuesto.

    Se las muestra y en el acto el rostro del encargado se desencaja

    - ¡Ave María Purísima! Si son unas mujeres de la edad de una de mis hijas. ¡Ay señor!, esto es horrible.

    - Así es. Solo queremos su opinión. ¿reconoce las pulseras que traen en la mano izquierda?

    Abriendo grandes los ojos se le arruga lentamente la frente

    - Si.... son hechas aquí. No hay duda. Hasta el entretejido. La calidad de los remates...

    - Le sorprenderá saber que esas pulseras no están en este país.

    - ¡¿Cómo?! ¿O sea que estas pulseras las compraron aquí, pero las grabaron con la inicial en otro lugar? Imposible.

    - ¿No es posible?

    - No, la máquina con la que grabamos la letra no es ni por calor, ni por fricción ni corte. Esto evita que la pulsera se rompa ya que esa parte es delgada y ligera. Es un secreto de mi familia el como se hace.

    - Ya veo. Y recuerdo que hizo la mía y de mi esposa sin que notáramos como las grababa.

    - Lo que si puede ser posible es que pudieran comprar la pulsera y pidieran el grabado sin saber exactamente a quien iba dirigida.

    - ¿Tiene clientes así?

    - No muchos... escasos. Hubo una en particular que me pidió siete pulseras de esas.

    - ¿Ha dicho siete?

    - Si, todas con iniciales diferentes. Dijo que eran para ella y algunas de sus amigas.

    - Comandante han sido cinco hasta el momento. Esto podría indicar que solo faltan dos más por ase…

    - Ni lo diga cabo, ni lo diga. Vamos a impedirlo, aunque tengamos que sacarla debajo de las piedras.

    - Hay también otro detalle de la compradora .... que me pareció particular.

    - Dígame. ¿Era alta, bonita, elegante?

    - No, era mayor. Como de unos 50 o 55 años. Cabello largo y canoso y usaba lentes.

    - Hmmm… no es la figura típica de un hacker. Quizás estamos ante una pista falsa.

    - Ah y llevaba un libro grande y grueso con números de diferentes colores.

    - Eso si cuadra.

    Suena el teléfono del cabo López. Habla en inglés durante un rato. Al finalizar dice

    - Silver ha conseguido entrar al sitio sórdido y checar el perfil de la cuenta que Dot Hacker hizo ahí. Hay mensajes en clave, un poema, un video y se dirige en segunda persona a un lector imaginario. Como si supiera que la están observando. También menciona que sus conversaciones tienen tono romántico y aunque se expresa en ocasiones con vulgaridades no sobrepasa el límite. Tampoco cita a nadie para verse en persona o coaccionar u obligar a hacer algo que no quieren.

    - Jajajaja…. Silver está concluyendo que quizás está equivocado. Dot hacker no es la asesina.

    - También dice que podría ser un honey pot.

    - ¿Joni Pote? Hábleme en español cabo López. No le entiendo.

    - Es una pista falsa sembrada por los sombreros blancos en la que pueden caer los sombreros negros. Una pista falsa de donde pudieran extraer información falsa.

    - Solo le entendí que es una trampa, una pista falsa.

    - Si comandante Carbajal. Tal vez Dot Hacker intenta hacer que la sigan en ese perfil mientras contacta a las víctimas por otros medios.

    - Eso si es más inteligente viniendo de alguien versado en tecnología. Pero tampoco lo creo.

    - ¿Por qué comandante Carbajal?

    - A ver. Está haciendo conversaciones románticas en un sitio sórdido. No establece contacto a través de los mensajes de forma directa solicitando datos u información. Entonces siendo una chica como va a solicitar esa información a otras chicas a su vez.

    - ¿Anunciándose como lesbiana?

    - Ah Dio….. Eso si no me la esperaba. Momento, momento, momento. Está diciendo que el poema que escribió, ¿es para otra chica?

    - Una muy popular. Lo bueno es que, según Silver, no le hace mucho caso. Bueno quizá le ha respondido, pero de forma educada y sin interesarse realmente en el mismo sentido.

    - Gracias a Dios. Al menos alguien sensato en este galimatías. De por si tanto peligro y se dejan convencer.

    - Silver ha descifrado parte de los mensajes que dejó. En uno establece el símil entre la red y un río de cristal. Una clara referencia a ..

    - A una droga que se consume como papelitos.

    - No, bueno sí. … Bueno es otra posible interpretación. Pero en este caso lo atribuye a una barrera que separa a una persona y otra. Así que para Silver se trata de un complejo sistema de firewalls y/o VPN’s.

    - Dot Hacker se burla de quien la persigue indicando que está protegida por una barrera que si se rompe no podrá ser localizada.

    - Una vez me enteré de un caso parecido en un ataque a un banco. El infiltrado hizo tantos saltos entre redes de gobierno y universidades que para cuando lograron localizar la terminal desde donde se hizo el ataque, el nodo ya había sido suplantado por otro para una impresora.

    - ¿Pero encontró una pista más que nos lleve a su ubicación?

    - No, pero pudo establecer algo interesante y que confirma que está en este país o al menos que sabe nuestro idioma. En uno de los mensajes se equivocó al escribir una palabra. La letra intercambiada en cuestión es la letra ñ.

    - Y la letra ñ es más española que ninguna otra. Podría ser otro de esos Joni Potes. ¿Qué tal si trabaja para una compañía con sede en un país iberoamericano?

    - Puede ser, pero aquí lo que establece Silver es que al menos sabe o ya ha tenido contacto con nuestro idioma.

    El comandante Cabajal le da un sorbo al café. Piensa un poco. Le pregunta al dueño de la tienda que le gustaría de desayunar y después pide esto y otros platos al mesero.
     
    #2
  3. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    III


    Daniel es un señor de esos que ya casi no ves. A pesar de tener 45 años luce de menor edad y le gusta vestirse acorde con ello. Con camisas algo caras y pantalones de vestir. A veces se permite llevar boina o sombrero. Le gusta bailar y lleva a su esposa a los salones de baile. Bailar y hacer piruetas a su edad es un logro, dirían algunos. Otros no tanto.

    Su esposa es elegante y digna como las que bailan tango. Parece un cisne cuando voltea el rostro sin girar el cuerpo. Sus ojos negros lo mismo pueden invitar que indicar un “no te acerques”. Con un carácter más marcado que el de Daniel al que le gusta más divertirse y hacer chanzas, bromas, chistes, cotorreo o como gusten llamarle.

    No tienen hijos. Mucho les hubiera gustado tenerlos, pero a pesar de sus esfuerzos e ir a clínicas especializadas nunca se logró. Al principio fue tan doloroso que no podían estar juntos. Hasta que ambos una tarde se tropezaron con un perrito de la calle y lo adoptaron. Poco a poco volcaron en él sus frustraciones y después de hablar como en escasas ocasiones, se soltaron a llorar, uno recargado en el otro. Desde aquel día, él se distrae con el baile y ella le acompaña.

    Daniel siempre lleva un sombrero blanco y su esposa un sombrero rojo. Los encontraron en una tienda de artículos antiguos y les gustaron mucho. No son amplios, pero si ocultan un poco el rostro si se inclinan hacia adelante.

    Un día a Daniel le invitaron a jugar ajedrez. Mala decisión. En una tarde no ganó ni uno. Se sintió tan frustrado. Ah, pero su empeño no cesó. E hizo lo que muchos. Se puso a practicar. Un día tras otro, tras otro. Cuando se sintió seguro regresó con sus amigos para jugar. Mala idea. Volvió a perder cada juego. Pero como buena persona cabeza dura que es, volvió a practicar.

    Una noche navegando en la internet encontró un sitio donde podía conectarse para practicar ajedrez con distintos maestros en línea. Eso le pareció la mar de fabuloso. Es decir, no tenía que ver el rostro de la persona que le estaba enseñando, lo cual lo ponía nervioso.

    Eligió un alias muy de su estilo: salsa_y_rumba. El sitio aceptó su seudónimo y en 2 minutos ya estaba la pantalla con el tablero listo y un chat que decía contactando a su maestro… por favor espere“

    Mientras le preguntó a su esposa que había de cenar. Ella le dijo que unos sándwiches de queso panela y espinacas con café recién llegado. A Daniel se le hizo agua la boca. Le preguntó a su esposa que qué hacía. Ella estaba metida en el celular tecleando rápidamente.

    - Estoy chateando en un grupo de amigas que no veo hace mucho. De las de la prepa. ¿Te acuerdas de esos años?, ¿De la Lupis, el Sergio?

    - ¿Cómo no me voy a acordar? Ese Sergio se quería pasar de listo contigo eh!

    - Pero si eso fue hace mucho jajajaja. Te me vas a poner celosito.

    - Bah. Nada más de acordarme hasta se me fue el hambre. No me tardo, voy a tomar mi clase de ajedrez por internet.

    - Mira lo que hacen hoy en día los muchachos. Hasta dan clases de ajedrez por internet.

    - Si… es la onda. ¡La onda!

    Daniel se sienta frente a su laptop. En el chat se puede leer.

    “El maestro ha ingresado a la sesión”

    Inmediatamente le escribe.

    - Hola, buenas noches. Soy Daniel. Me gusta el ajedrez, pero no soy muy bueno. ¿Podría enseñarme algunas jugadas para sorprender a mis amigos? Nada complicado por favor.

    El chat muestra el mensaje de que el maestro está tecleando. Un indicador rojo. Cuando se pone verde aparece la respuesta en una letra diferente

    - Mucho gusto Daniel. Me alegra que te guste el ajedrez y puedo ver que eres un entusiasta. Con alumnos como tu me siento cómoda. Claro que s í, me gusta platicar y ayudar a los demás. Por favor fíjate en la pantalla. Iré marcando con color azul mis siguientes movimientos y te explico porque lo hago.


    En una sesión de 10 minutos Daniel aprende una jugada de dificultad media pero ingeniosa donde un caballo es capaz de terminar el juego en solo 9 movimientos.


    - Genial! Genial! Esto es lo que andaba buscando. Gracias señorita por su ayuda. Ahora tengo que irme. Mi esposa me está esperando para cenar.

    - Siempre será un placer encontrarlo en esta sala de entrenamiento. No dude en buscarme Daniel. Estoy conectada aquí desde las 6 de la tarde hasta las 9 de la noche. Un gusto conocerle y disfrute siempre del ajedrez con sus amigos.

    - Usted suena como una señorita muy amable. Pero ¿cómo la busco? Aún no entiendo mucho de este sitio de internet.

    - No se preocupe Daniel. Mire ahora del lado derecho. Está brillando un pequeño botón amarillo que dice Buscar. Ahí puede ingresar mi alias y podrá ver si estoy disponible para que practiquemos juntos.

    - Oh! Muchas gracias de nuevo. Para una persona de fuerzas básicas de la senectud como yo, es de gran ayuda. ¿Y cómo debo buscarla o llamarla?

    - No es mi verdadero nombre Daniel. Es un seudónimo. En internet no es bueno que revele su verdadero nombre. Puedo llamarlo salsa_y_rumba si así lo prefiere. Usted puede buscarme en el sitio como Dot Hacker.

    - Que amable es usted en verdad. Tomaré su consejo. Pero usted puede llamarme Daniel. Su amabilidad me ha dejado atónito. Los jóvenes de hoy en día no respetan ni a su abuela.

    - ¿Los jóvenes de ahora? No poseo contexto sobre el ahora. Pero me han educado para ser amable.

    Esta última respuesta confunde un poco a Daniel. A que se refiere la maestra con “No poseo contexto sobre el ahora” Suena como si no fuera humana, si no un robot. O una respuesta que daría un científico desde su laboratorio. Si, seguramente d
    Dot Hacker estaba en un laboratorio y en sus tiempos libres les enseñaba ajedrez a los chavos y no tan chavos.


    - Y eso es lo que necesita este país. Gente educada que no tire basura, que respete las filas, que visite a su familia y que se despida como se debe. Bueno señorita me voy a cenar. Que pase buena noche y no salga tarde de su trabajo.

    - Muchas gracias Daniel, pero no es un trabajo. Lo hago voluntariamente. Observe del lado derecho y vea el contador de tiempo y al lado una tarifa que corre.

    - ¿queeeeeeeé! ¿O sea que ya me gasté eso en la clase? ¿Cómo lo pago?

    - Es usted una persona aguda pero los detalles los pierde de vista. No se preocupe. En este momento estoy reseteando el contador y no deberá ni un céntimo. Observe.

    Y así en un instante el contador aparece en cero y ya no avanza. El reloj también aparece en cero.

    - Listo. Usted no debe nada. Como le comentaba trabajo como voluntaria, para tener el gusto de platicar con gente entusiasta del ajedrez y con quien pueda aprender cosas de la vida.

    - Gracias en verdad Señorita, no sé que hubiera hecho sin su ayuda. Le buscaré la próxima clase. Un saludo y hasta luego.

    - Hasta luego Daniel. Disfrute su cena.

    Daniel cierra la laptop después de leer que la maestra se ha desconectado. Se sirve un vaso de agua de la jarra en su escritorio. Había algo que le inquietaba de la conversación que acababa de tener. Es decir, eran respuestas muy estudiadas, casi mecanizadas. Les darán guiones a los maestros para responder a sus alumnos. ¿No se soltaban un poco para relajarse y contar una chanza, un chiste, un albur, etc? O era uno de esos nerds de las universidades no tan caras que tienen que quemarse las pestañas para encontrar un buen trabajo y no salen ni a la esquina ni a que les pegue el sol. Odiaba un poco a esa gente porque a veces iban al salón de baile queriendo aprender y parecían tablas tiesas. Una vez intentó enseñarle a una niña de 24 años a bailar, pero estaba tan rígida que terminó pisándola dos veces. Un desastre.

    Fue hasta el comedor donde ya estaba servida la cena y su esposa seguía en el celular.

    - Mira mi vida, también me inscribí en el sitio que dices de clases de ajedrez. A ver si aprendo algo.

    - Cuidado amor, que es de paga. Al menos la maestra que me tocó es voluntaria y no me ha cobrado. La buscaré la próxima vez porque me ha parecido excelente su clase. Hasta sigo repasando en la cabeza los movimientos. Lo explicó tan clarito.

    - ¿Y no te habías dado cuenta de que es de paga? ¡Ay Daniel tu siempre tan distraído! Mejor dime como se llama tu maestra para buscarla. Si es tan buena como dices en un dos por tres te gano.

    - Era algo así como doto o dato hacker. Y lo acabo de leer. Si esta memoria mía

    - La memoria, la atención y todo… jajajaja. Ay viejito

    - Viejitos parecen los elotes y bien que se los comen.

    - Ah mira ya me apareció la lista de voluntarios. Pero….

    - ¿Pasa algo?

    - Pues que no encuentro por ningún lado un maestro con el alias hacker o algo parecido. Se me hace que se te olvidó como siempre.

    - No te enojes amor. A la próxima la busco y te paso el nombre. Vamos a cenar.

    - Oye, pero….

    - ¿Pero?

    - Aquí dice que los voluntarios no te cobran, el sitio sí, es una tarifa fija.

    - ¿Qué? ¿A ver dónde dice eso?

    - Aquí mira

    Daniel se extraña aún más. La maestra solo le comentó que no debería nada. Y de hecho vio el contador de la tarifa en cero.

    Fue a ver en la laptop y aún estaba su sesión abierta con ambos contadores en cero titilando como si estuvieran avanzando, pero se mantenían en cero.

    Se sobresalta un poco y murmura

    - ¿Quién es usted señorita?
     
    #3
    Última modificación: 9 de Agosto de 2019
  4. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    IV

    El comandante Carbajal toma un sorbo de café. Aspira lentamente para saborear un poco más la sensación de la bebida recorrer su garganta. El sabor es único y aunque ha probado muchos cafés de diferentes lugares, este definitivamente es el mejor que ha probado.

    Con esta sensación se queda meditando unos segundos hasta que le llega una idea, algo que no cuadra. No encaja.

    - Dígame señor.... ¿cómo es posible que se hayan vendido siete pulseras? Son para parejas, así que deben pedirse en pares. ¿hay alguna condición bajo la cual esta condición se pueda saltar?

    - Hasta hace unos años, Comandante, no lo hacíamos. Como bien sabe las pulseras pueden durar años sin gastarse o soltarse. Sin embargo comenzamos a recibir pedidos de renovar una de las pulseras debido a que se gastaban.

    - Ahhhh.... ya veo! Ese fue el caso con esta señora.

    - Ella nos trajo una pulsera gastada con el nombre de Violeta.

    El cabo López se quedó asombrado. No podía creerlo. Casi tira el café sobre su desayuno de huevos con salsa roja y verde.

    - ¿Cómo ha dicho usted? ¿recuerda los nombres del pedido de la señora aunque ha pasado mucho tiempo?

    - Lo recuerdo porque fue algo muy poco común y lo apunté en unas hojas. Luego se me perdieron y tuve que hablarle para reconfirmar los nombres. Se veía gastado el nombre como si hubiera sido raspado durante largo tiempo. Me comentó que se le gastó porque siempre está trabajando con arena y calor en su taller de artesanías.

    - Pues.... pues... no sé si sea coincidencia pero... Comandante Carbajal. El nombre de la chica que Dot Hacker ha tratado de contactar insistentemente es precisamente Violeta.

    - Hmmm.... hmmmm... - El comandante se aclaró la garganta muy fuerte - estas ya son demasiadas coincidencias. Solo falta que ella también se llame Violeta.

    - Así es Comandante. La señora Violeta Rivas. Aquí en el pueblo es muy conocida. Llego a este pueblo apenas hace tres años y se ha dado a conocer por su altivez aunque es muy alegre. Platica con casi medio mundo sobre sus ideas. Siendo artesana ha conseguido muchos clientes de esa forma. Es risueña, de buen trato.

    - Tenemos que vigilarla de cerca Cabo López. Pero sin levantar sospechas. Así que vamos a tener que recurrir a alguien precisamente de aquí... Alguien... que pueda entrar a la tienda, salir, platicar..... Hmmm..

    - Un turista!!! Eso encaja perfecto en el perfil. O alguien que acaba de llegar al pueblo con la necesidad de conocerlo para establecerse.

    - Sólo que.... Cabo... adivine quien encaja en este perfil...

    - Esperen... esperen jóvenes... Ahí viene. Es la mujer con vestido blanco que viene por la calle principal... ¿la ven?

    La señora Violeta Rivas es una mujer de tez blanca con facciones finas. Son de las personas que se destacan por su sonrisa desde muy lejos. Lleva pulseras de diferentes colores y materiales en cada brazo. Su peinado es algo elaborado. Incluye cintas verdes, blancas y rojas para sujetarlo en una especie de trenza alrededor de la cabeza. Su vestido blanco estaba adornado con motivos también en colores vivos rojos y verdes.

    Iba saludando a la gente mientras pasaba por la calle. Coqueta se tocaba el lóbulo de la oreja o tocaba la solapa de la camisa de los caballeros. No tenía reparo en reír en voz alta cuando se le ocurría algo gracioso.

    Sus ojos podían hipnotizarte si se lo permitías. Eran grandes, de color claro almendrado.

    - Con que es ella... A puee..... Si es atractiva y el gesto que hace con la mirada si es algo altivo. En este acertijo podría encajar por las sospechas y las pistas.

    Después de terminar de desayunar se despiden amablemente del dueño de la tienda. Regresan al auto del cabo López donde está Silver tratando de tipear de forma extraña.

    López le pregunta a que se debe su extraño comportamiento. Se lleva constantemente la mano a la boca nervioso.

    - ¿Qué le pasa a este tipo, López? No quiso acompañarnos porque según iba a ver algo importante.

    Silver comienza a hablar atropelladamente mientras con una mano se lleva el cabello hacia atrás.

    - Comandante!!! Hay algo muy raro...

    - ¿Qué pasa? No me dejen en ascuas... ¡Por el señor de Chalma! Tengo que tomar lecciones de Inglés para no estar a obscuras en estos casos.

    - Silver.... encontró a Dot. No está aquí... en México.. Si no en Italia. Está platicando en este momento con Violeta.

    - ¿Con Violeta Rivas? Eso es imposible!!! La tenemos aquí a la vista.

    - No... no.. comandante.. con Violeta. La cosplayer que insistentemente visita en el sitio de internet.

    - A ver... déjeme ver.

    En la computadora de Silver puede verse el chat en vivo con la cosplayer. El usuario Dot Hacker platica acerca de un videojuego nuevo. Entonces pasa algo extraño. Violeta le manda un beso y le dice que ha leído su perfil. Le pide que siga escribiendo poemas para ella por que le gustan.

    - ¿Qué dice ahí López? No entiendo nada... Ahhhhh!!!! Esto me está empezando a rebasar.

    - La cosplayer está aceptando tener contacto con Dot Hacker. Inclusive la invita a seguir escribiendo poemas para ella.

    - Mi.... santo... padre..... ¡¡Esta niña no sabe que está platicando con una asesina!!

    - Silver ha tratado de rastrear la ubicación de Dot. Es como llegó a Italia.

    - Hmmm... comienzo a pensar... que esto está muy bien organizado. Se supone que Silver es de los mejores rastreando gente en la red.

    - Espere.. espere...

    En ese momento Violeta hace un corazón con las manos. Repite el nombre Dot en voz alta tres veces. Ésta escribe en el chat - I love you, Violeta. Finally I can write that.

    -
    Eso no necesita traducción López. Creo que la siguiente víctima de Dot está servida. Dígale a Silver que contacte a sus superiores para que protejan a esa niña al menos como medida precautoria.

    Violeta hace una expresión de sorpresa primero y después escribe en el chat. - I couldn't wait for that words.

    López se lleva las manos a la boca al igual que Silver.

    - Eso si me lo tienen que traducir López.

    - Violeta acaba de aceptar que le gusta Dot.... Comandante, se me acaba de ocurrir algo. Todas las víctimas tuvieron contacto con Dot pero... no establecieron una relación directa con ella.

    - ¿Qué trata de decir López? ¿Cree que por eso...?

    - Si.. estaba buscando a alguien que le correspondiera..... al menos de manera platónica. Mi intuición me dice que no la va asesinar.

    - ¿Entonces el móvil es venganza por rechazo? Ahahahaha. le falta mucho López.... Eso no existe. Cuando un asesino serial mata, está matando no solo a la persona si no todo lo que representa. Además está estableciendo algo... como si fuera un berrinche de parte de Dot. Los asesinos seriales son fríos y metódicos.

    - ¿Y si Dot no fuera el asesino?

    - La asesina López.... Hmmm... ¡ESO ES!... Es alguien que también ve las conversaciones de Dot. Y entonces trata de .... ocultarse tras de ella...

    - Esa será nuestra segunda línea de investigación Comandante.

    López platica rápidamente con Silver comunicando esta teoría.

    - Silver me dice que va a hablar con sus superiores. Pedirá protección para Violeta ya que de cualquier forma está en peligro.... Ahora bien.. Hay que visitar a Violeta Rivas.

    - Pensaba ser más sutil obteniendo la información de a poco. No hay tiempo. La cosplayer podría ser la siguiente víctima. - el comandante se quita la gabardina que traía pues el sol comienza a subir - ¡Vamos López! Hay alguien a quien debemos hacerle una visita....
     
    #4
  5. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    V

    El Comandante Carbajal va caminando por la plaza principal directamente hacia Violeta Rivas. El Cabo López en cambio hace un giro amplio yendo hasta el kiosco principal desde podrá ver a ambos platicando. Mientras hace el gesto de estar comprando una artesanía local a alguna de las vendedoras que ahí se encuentran

    Violeta Rivas está caminando muy elegante, con una bolsa de mano muy sencilla también de color blanco con motivos de colores vivos. En cuanto ve al comandante se detiene.

    - Buenos Días señor. ¿Le gustaría visitar mi tienda donde tenemos artesanías de la mejor calidad. Desde platos, vasos, tazas, catrinas, figuras, cochinitos de alcancía? De todas las formas, tamaños y colores que gustes. Estamos ubicados dos calles arriba y vuelta a la izquierda. No hay pierde. Si nos compra más de 20 piezas le regalamos un portalibros para su biblia. Anímese caballero.

    - Muchas gracias por el ofrecimiento señora mía. Pero lamento decir que el asunto que me trae hasta usted no es la compra de artesanías. Soy agente de la policía de la ciudad y estamos investigando un asunto. ¿puedo contar con su colaboración?

    - ¡Santo Dios! Pero si aquí en el pueblo no ha pasado nada. Es decir, aquí no pasa nada. ¿Cómo podría ayudarle muy señor mío?

    - Verá..... ¿Cómo le digo? Estamos investigando la pista de alguien que compró pulseras de promesa de noviazgo. Esto nos trajo hasta aquí y en particular... Nos comentaron que compró 7 de ellas hace un tiempo. La cuestión es... y no queremos ofenderla.... es que al parecer estas pulseras salieron del país o algo así. Solo queremos corroborar esta información.

    Violeta Rivas se queda pensando un momento. Luego dice.

    - Bueno. Seis de ellas han salido al extranjero. La mía la llevo conmigo. - Le muestra la pulsera al comandante.

    - Y si no es indiscreción señora. ¿dónde están las otras seis?

    - Realmente no lo sé. Mi hijo que estudia y trabaja en Italia me las pidió para sus amigos. Querían un souvenir para regalarles a sus novias. él me dijo que se le ocurrió la idea de que fueran de este pueblo por su calidad y belleza. ¿no le parecen de lo mejor?

    - ¿Su hijo... tiene mucho tiempo viviendo allá?

    - Se fué desde los 15 años a vivir allá con ... su padre - al decir esto hizo un gesto como si algo oliera mal - Mi hijo siempre ha sido muy inteligente. Muy guapo... no hay quien lo supere. Mire, aquí tengo una foto de él.

    Violeta le muestra la foto de un muchacho como de 22 años. Con cara resuelta y buenas facciones. Su tez bronceada en conjunto con unos ojos vivos le daban un aúrea de galán. Seguramente no necesitaba esforzarse mucho para invitar a las muchachas a un café, una cerveza o una copa.

    - Hmmm... ya veo. De casualidad, ¿podría indicarnos algún modo de localizar a su hijo?

    - ¿Pero acaso piensa que mi hijo tuvo que ver con algo turbio inspector?

    - No, no digo eso señora. Solo queremos saber si sus amigos aún tienen las pulseras.

    - Bueno, quizás exista una forma de hablar con él, pero... es que estudia tanto que casi no hablo con él. Pobrecito. Hasta lo veo muy flaco.

    - ¿Cuándo fue la última vez que lo vio señora? Mejor dicho. ¿cuándo fue la última vez que estuvo con él?

    - Hace como 6 meses. de hecho mañana salgo hacia Italia. Lo voy a ver en Milán. - Saca su celular de la bolsa de mano. - ¿tiene con qué apuntar?

    Le proporciona el número del lugar donde se hospeda su hijo.

    - ¿Cómo se llama?

    - Aurelio Miranda Rivas... preferiría llamarlo de otra forma.

    - Muchas gracias señora. Usted nos ha ayudado mucho.

    - Cualquier cosa coméntemela por favor inspector. Me ha dejado un poco preocupada. - ella le extiende la mano con una tarjeta de su negocio con el número del local y el celular personal.

    - No hay problema señora. Le avisamos si hay algo. Buenos días.
     
    #5
  6. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    VI

    Son cerca de las cinco de la tarde. A esa hora está a medio llenar el salón de baile.

    Daniel Hernández está dando clase a una niña para su fiesta de quince años. Le da una coreografía algo elaborada sobre salsa y cumbia. Una vez trata de cambiar la posición de los chambelanes en una figura diferente. No le agrada. Sigue haciendo ajustes aquí y allá.

    En eso es interrumpido por la policía. Van dos agentes vestidos de chaleco azul con camisa blanca. Le piden discreción. Para no ser molestados van a sentarse a una mesa mientras toman unas cervezas.

    - Díganme señores. ¿para que soy bueno? Digo aparte de para bailar las lentas. Jajajaja

    - Nos ha enviado nuestro jefe a hacerle unas preguntas Señor Hernández. Nos comenta que ha tenido contacto con cierta persona en internet cuyo seudónimo es Dot Hacker.

    - No me suena.. no me suena... Ahhhh yaa... yaaaaa... Es la amable señorita que me enseñó unos movimientos de ajedrez con el que al fin le gané a mi compadre. Salud por eso señores... Ni siquiera dijo pío.. jajajaja

    - ¿Dot Hacker le dijo algo sospechoso o que nos diga donde está?

    - Para nada. Fue muy amable todo el tiempo. Bueeeeno... quizás si pasó algo raro.

    - ¿Qué fue, díganos?

    - Al finalizar la clase no me cobró un centavo e inclusive quitó la tarifa fija por el servicio. Si la ven díganme donde está. Le debo al menos unas bien frías. O unas clases de salsa gratis.

    - Lo amenazó de alguna forma.

    - No agente...!!! Ya les dije... fue no solo muy amable si no muy paciente conmigo. - Le dio un sorbo a la cerveza - ¿está metida en algo chueco?

    - En algo chueco no. Es sospechosa de asesinato. - Extiende entonces una tarjeta con datos de la jefatura - Por favor. si la vuelve a contactar comuníquese con nosotros.

    - Ah caray! Eso no me lo esperaba. A lo mejor andan confundidos. No lo creo.

    - Uno no sabe con quien platica en la internet. Tenga cuidado señor Hernández.

    - ¿Y cómo supieron que me contactó?

    - Rastrean a Dot Hacker, un equipo de la policía cibernética desde hace unos días. En este momento nuestro comandante está muy interesado en el caso. Por lo pronto lo dejamos.

    Los policías se retiran discretamente dejando con muchas dudas a Daniel. Sin embargo, no deja de pensar en que están equivocados.


    VII

    Silver está asombrado.


    Ha seguido el rastro de Dot nuevamente. Está en Milán pero tiene una consulta de terapia por internet... con una reconocida terapeuta.

    Lo que es más. La doctora está viendo una sesión de chat entre Dot y Violeta.

    Esto no encajaba en lo absoluto. La sospechosa le estaba pidiendo consejos a la doctora para saber que hacer con Violeta.

    En la sesión de chat puede verse como entra Dot a platicar nuevamente. Ha cambiado su perfil en donde ahora el poema es muy claro. Quiere estar con Violeta pero establece que le es difícil lograrlo.

    Eso es sospechoso. Pero lo es más dejando que una testigo vigile su comunicación. Y no cualquier testigo. Una terapeuta.

    Conforme la plática entre Dot y Violeta avanza no detecta amenazas. Tampoco ironías o sarcasmos. Era una conversación bastante plana y normal.

    ¿Se habían equivocado de sospechoso?

    En eso recibe la llamada de uno de sus superiores,

    - Bueno... ¿Silver?

    - Si señor dígame.

    - ¿Cómo va la investigación?

    - El comandante Carbajal ha encontrado que las pulseras si salieron del país. Se enviaron a alguien que reside en Italia. Todo empieza a encajar.

    - ¿Esa persona en Italia es Dot Hacker?

    - No lo sé señor. Bueno.. necesito más pruebas. Sé que Dot está allá. Pero no se como llegaron las pulseras hasta ella y lo más raro. La rastreé por dos días. En el espacio de casi 4 horas cambió su ubicación entre México e Italia.

    - Tonterías Silver. Eso es imposible. Simplemente en avión son casi ocho horas.

    - Ignoro como lo hizo. Aunque... podrían ser... dos o más personas coordinadas.

    - Hmmm.. en cuanto a su pedido de proteger a Violeta aquí. Tenemos dos agentes vigilando en su calle. Si se acerca un sospechoso le echarán el guante en el acto.

    De pronto, algo parecido a estática interrumpe la llamada.

    - Hola ... ¿Holaa? ¿Sigue ahí? ...

    De pronto se escucha la voz de una muchacha a través del auricular.

    - Hola....

    - ¿Qué? ... ¿Quién ?--- ¿Quién habla?

    - No me gusta que me vigiles, ¿sabes?

    - ¿Dddd Dot Hacker?

    Silver se pone un tanto nervioso. Recuerda los motivos de los asesinos y trata de hacerle exasperar.

    - ¡Te atrapamos Dot! Estamos muy cerca. No puedes acercarte a Violeta. ¿cómo se siente eso?

    - ¿Quién eres? ¿Porqué te interesa Violeta?

    - No juegues conmigo Dot Hacker. Sabemos que quieres asesinarla.

    - ¿Yo? Jamás le haría daño. Ella es como mi musa. ¿Quieres decir... ella está en peligro?

    - Por supuesto.... La quieres asesinar Dot ...

    - ..... Escúchame bien zoquete. Amo a Violeta. En todo caso yo la protegeré. No me vuelvas a espiar o si no....

    - ¿O si no me vas a matar como mataste a las otras cinco víctimas?

    - ¡¿Cinco has dicho?! ...

    Se interrumpe la comunicación. Solo se escucha estática y después el tono de fin de llamada.
     
    #6
    Última modificación: 12 de Agosto de 2019 a las 7:26 PM
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  7. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    VIII

    El caso ha sido cerrado.

    Todos se sienten frustrados. Ampliamente frustrados.

    Dot Hacker no ha dado señales de comunicación. Lo peor es que en tan solo el lapso de una semana ha borrado su perfil de la página de internet. No hay pistas.

    Silver no puede rastrearla. Es como si ahora hubiese encriptado u ocultado también su rastro a través de todos los nodos de las redes que frecuentaba.

    El comandante Carbajal consiguió apenas el teléfono de contacto. Se lo proporcionó a los superiores de Silver. Eso fue todo. No han recibido respuesta del hijo de Violeta Rivas.

    El cabo López ha recibido la recomendación de Silver para ir a trabajar en la policía cibernética de Italia. Está muy contento. Contempla hacer exámenes de ingreso e ir a trabajar para fines de este año.

    Los agentes apostados en la calle donde vive Violeta no han visto a nadie sospechoso. Menos a una mujer. Tratan de pasar el día sin exasperarse.

    Al parecer Dot Hacker fue descubierta y ahora está ocultándose. Y por eso se detuvieron los asesinatos.

    Un asesino en serie muy inteligente. Uno más sin castigo.


    IX

    Violeta Rivas ya va a regresar a México. Estuvo de vacaciones visitando Roma, Florencia, Venecia. Por supuesto también Milán.

    Su hijo se la va a llevar desde su hotel en Milán hacia el aeropuerto de Malpensa.

    De ahí piensa tomar un vuelo a México con escala en Madrid.

    Se la ha pasado sensacional. Con mucho que recorrer y conocer. Está maravillada.

    - ¡Me encantó Italia hijo! Es... es.. increíble. Tengo que regresar.

    - Te dije que te iba a gustar mamá. Estas semanas viajando por Italia me hicieron descansar de la escuela y el trabajo.

    - Que bueno hijo .. que bueno... te tienes que cuidar mucho. Y haber si ya te consigues una italiana ¿eh? Quiero nietos sanos y guapos como tú.

    - O ya verás que si mamá.

    Van saliendo en el auto. Toman el camino hacia el aeropuerto. Su vuelo sale a las ocho de la mañana así que tienen que llegar muy temprano.

    En algún punto de camino Aurelio Miranda se pone unos lentes obscuros. En las manos lleva guantes de piel fina. Se agacha un poco. Le toma la mano a su mamá. Habla en un tono neutro

    - Mamá, ¿sabes lo que sintió mi papá cuando supo que lo engañaste con ese empresario ganadero del pueblo donde crecieron?

    - ¿Qué? ¿Porqué lo mencionas ahora?

    En ese momento le toma la mano fuertemente y con unas esposas la fija a una manija en la parte superior de la puerta del pasajero.

    - Dolorum humanitas!!!!

    - ¿Qué dices Aurelio? No sé italiano!!! ¿Porqué me encadenas? ¿Qué te pasa?

    - Latín mamá.... es latín.... Significa el sufrimiento humano. Por lo que me platicaste ya nos están buscando.

    - ¿Nos están buscando ?--- ¿a quienes?

    - Mamá no lo entenderías.... Mira... en la escuela hicimos un grupo de amigos. Luego de platicar mucho sobre filosofía llegamos a una conclusión. Dolorum humanitas... el sufrimiento humano. Hay que acabar con él. - Después hace una mueca de desprecio y le grita -Túuuu... tu le hiciste sufrir mucho a mi padre. Pero también a mi. Nunca supe de ti hasta ahora. Preferiste dejarnos a mis hermanos y a mi con nuestro padre. Eres ... eres... una... perdida..

    - Aurelio.. no te permito...

    - ¿No me permites qué, madre? Mis amigos.. ya han hecho su iniciación. En el grupo nos juramos iniciarnos matando a alguien... quien fuera. Así sabiendo que todos somos cómplices no nos arriesgamos a acusarnos unos a otros.

    - ¿Pero qué....? ¿matar? Aurelio que has hecho...

    - No mamá ... yo aún no. Las pulseras efectivamente eran otra prueba de que lo habíamos hecho, un aviso entre uno a otros. Solo nos faltaba encontrar a las víctimas. - Sacó un cigarro y lo prendió -Cuando nos topamos con un sitio de internet donde varias niñas se exhibían por unos cuantos billetes, vimos la oportunidad. No estaban conectadas con nosotros. También seguimos a un usuario admirador bastante insistente. Así fuimos cubriendo el rastro.. Solo fuimos pacientes..

    - Aurelio.. estás jugando.. eso es.. quieres espantar a tu madre.. ¿verdad?

    - ¿Acaso espantaste así a mi padre? Una carta... solo una carta ... tus hijos ni siquiera recibieron eso..

    - Aurelio... me estás asustando ahora si. - comenzó a llorar

    - Solo que.. lo arruinaste mamá.. Le dijiste a la policía que yo recibí las pulseras.. Ahora me buscan. Pensaba usar la pulsera con la conquista de Dot Hacker. Ahora el plan se arruinó por tu culpa.

    - Aurelio.. podemos arreglar lo que sea.. detén el auto..

    - No te preocupes mamá... Voy a cumplir mi promesa. Si va a morir una Violeta. Y el grupo Dolorum Humanitas sabrá que cumplí con mi pacto.... porque tienes la pulsera puesta -......... ¡¡¡¡hasta la muerte!!!!

    En ese momento un carro con material de construcción iba detrás de ellos.

    Aurelio gira el volante violentamente.. Se le atraviesa al carro que trata de esquivarlo haciendo lo mismo.

    Ambos chocan estando atravesados..


    Desde detrás otros autos vienen a una velocidad moderada pero se encuentran con lo inesperado.

    El auto es aplastado por el carro que por la velocidad y el impacto de los carros que vienen detrás se vuelca dando volteretas en el aire.

    Aurelio y Violeta están muertos.
     
    #7
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  8. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    561
    Me gusta recibidos:
    521
    X

    La doctora Francesca Gallo está leyendo el relato de uno de sus pacientes. Al parecer un policía recién salido de la academia con un shock nervioso. La hoja entre sus manos la hace temblar...

    Dice así.

    Jamás pensé no volverla a ver.

    Si lo hubiera sabido. Me hubiera despedido con más ánimo de ella.

    No le hubiera gritado que era mi deber ir a México a investigar un caso que me asignaron. Necesitaba hacerlo. La investigación sobre el asesino era muy intrincada. Allá podía hacerlo con más calma y ayuda.

    Pero ahora, cómo se lo explico.

    Ya no puedo... no puedo.. y lo lamento.. lo lamento tanto

    A veces sueño que sigue junto a mi.... que acaricio su pelo mientras me deja abrazarla.

    Llego a casa. No hay nadie. Solo unos dibujos que tanto le gustaba hacer, ahora arrumbados en su mesa.

    No lo soporto más.

    Si no me hubiera ido. Si le hubiera dicho que mejor renunciaba y abríamos una panadería como ella quería.

    Pero mi maldita obsesión con los acertijos.

    Iba de camino de regreso de México cuando ocurrió el accidente. Ella venía a recogerme al aeropuerto de Malpensa.

    En el noticiero dicen que fue horrible.

    Por Dios.. Nadie sabe lo que es horrible si no lo vive en carne propia.

    No sé que hacer doctora... pero esto es lo que siento.. No puedo seguir.. no puedo seguir en un mundo sin ella...

    ¿Qué le digo al gato que tanto le gustaba estar en su regazo?

    Un mundo sin ti... Alma..

    No es mundo... es un vacío donde ahora soy un fantasma....
     
    #8
    Última modificación: 12 de Agosto de 2019 a las 7:38 PM
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.

Comparte esta página