1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Una puerta azul

Tema en 'Fantásticos, C. Ficción, terror, aventura, intriga' comenzado por tyngui, 11 de Abril de 2020. Respuestas: 0 | Visitas: 519

  1. tyngui

    tyngui Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    24 de Febrero de 2013
    Mensajes:
    2.618
    Me gusta recibidos:
    1.179
    Género:
    Hombre
    Con la mirada entreabierta, sugestionado por un punto azul frente a mi cama, orbitando en el aire de mi cuarto, provocado por un viento frío antártico, que agudiza el dolor de mis huesos, y ese olor pestilencial que lo inunda todo, me lanzan de lleno a este infierno gótica.
    El punto ha evolucionado, parece ser una imagen real, o un metamensaje siniestro que se dio cita en mi vida.
    Se ha convertido en una gran puerta azul, que parece estar levitando, posiblemente sea un portal interdimensional… no se que pensar.
    De un impulso inmanejable intenté abrir la truculenta puerta azul, sin éxito.
    Y una voz interior que me ordenó romperla y salir hacia el bosque diabolizado.
    Hacia donde nunca debí salir…

    La atmósfera pesada, y un rotundo silencio, me disparan pensamientos de pánico.
    Allí se escucharan sonidos que jamás escucharía despierto.
    Mi velocidad inconsciente lo sugiere.
    Lejos de todo lo conocido, vería mi horripilado lado oscuro deslizarse taciturno por mi adversidad.
    Con dirección desordenada me dirijo a una incomprensión segura de entidades amorfas, indefinidas sin explicación.
    Dialogo con mi espasmo que excepcionalmente se modifica.
    Dosificarían este impulso, un sinuoso entusiasmo y un jolgorio celebérrimo y repentino, que no entiendo, pero que en cada paso abstracto y huraño que doy, está conmigo.
    Encuentro una aleatoria alegría e inexplicablemente quiebro en sollozo.
    Este clima mórbido va desintegrar el escaso valor que me queda.
    El aire tomará mil caracteres disonantes, convirtiendo cada sonido en bulla agreste y esotérica para mí estado catatónico.
    La cara de la tierra agitará su morbo violento y penetrará por mis poros ensortijándolos, hasta hacerlos mutar.
    Cada partícula de un todo anidará entre las urbes ocasionales que puedan emitir mis trémulas palabras, hasta quedar sin aliento.
    Los bravos sueños hormonales sopesarán el espejismo finalmente inmortal, que estallará rotundamente en mi cabeza.
    Las ramas de los árboles taparán cada tramo de luz sobre el camino, y aún sus voces murmurarán las direcciones que deba tomar.
    Es hora de viajar con la mente, no sirve escapar de mi corporalidad, no existo sin pensar, y aunque mi esencia se vuelva en contra mía, debería pensar en continuar sintiendo todo el estupor necesario para sobrevivir.
    Los recuerdos revuelven la memoria y me acercan figuras inconclusas de tiempos extraños, y de lugares en que no creo haber visitado…eso ya no importa, solo hallar algo que me retrotraiga hasta el principio, si alguna vez he estado aquí, y si así fuera, debiera encontrarlo en un fragmento de mi perenne cerebro.
    Es preciso orbitar en la imagen más lejana, donde no encuentre respuesta aparente, pues nada tiene sentido común aquí, de acuerdo a mis refutaciones reflexivas.
    Nada es nada y a la vez quizás sea todo, o al menos un poco de una parte. No lo sé…
    Creo estar delirando, pero siento que es éste el atajo más certero; es ahuyentar los fantasmas.
    Todo mi cuerpo se hace líquido y se embulle en derredor de un círculo mágico que va disparando gotas de imágenes en distintas trayectorias, metódicamente vuelan las partezuelas de mi inmergida materialidad.
    Los ojos desmembrados de mi rostro, han quedado estampados frente al muro, emulando un efecto surrealista.
    Un sutil exterminio de emociones arrojadas al éter, estimulan la actitud dominante de la corteza cerebral, que envía hipótesis siniestras. Interceptando todo grado mínimo de cordura.
    Llegué con prisa exagera hasta un muro violáceo formado por fósiles de extremidades humanas.
    De una manera absurda he logrado la restitución genética por generación espontánea.
    Y me redescubro colapsado merodeando escenarios que intentan ocultar las cerrazones sarcásticas, imbuidas, por alguna razón óptica, en bizarros pensamientos cínicos.
    Filtrando desde quien sabe que frecuencia o paradigma, esta sensación ha secuenciado mi vuelta.
    Así que hasta donde puedo imaginar, estoy una vez mas en mi habitación, desde donde nunca debería haber salido, y ni siquiera haber inventado una puerta azul con la imaginación.
     
    #1

Comparte esta página