1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

¿Vistes vestirse a los desnudos planetas?

Tema en 'Poesía Surrealista' comenzado por tronk, 19 de Noviembre de 2010. Respuestas: 0 | Visitas: 512

  1. tronk

    tronk Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    22 de Octubre de 2010
    Mensajes:
    645
    Me gusta recibidos:
    123


    Desde la decena galaxia,
    aquella anticualla de astro
    de iridiscencia esquemática,
    (artífice de multitud de sistemas)
    orbitaba cazando rastros.


    Su recorrido, absorvía las propiedades
    de los anexos elementos contiguos;
    los integraba en su física,
    carecía para ello
    de excepción y de salvedades.
    Su solvencia no era
    ni ruín ni siniestra.
    Era, de una pureza expeditiva,
    según (por supuesto)
    evolutivamente conviniese.
    Excluía, acumulaba,
    o aspiraba microorganismos gaseosos,
    líquidos fluidos,
    ambivalentes iones,
    que oportunamente, usaba
    (estipulado por bases prioritarias)
    por necesidad, para incidiesen.
    (lo hacía con su ágil
    y sobría caña de pescar)


    Era el asombro del espacio,
    en su continuo viajar
    pasaba por angostos barrancos,
    entraba en diminutas cavidades
    plenas de vida,
    se atrevia a sumergirse
    bajando a captar
    celulas y esencias profundas.
    (hasta las entrañas de lo insospechable)


    Vuelta armónica
    tras vuelta ciclópea,
    sus figuras geométricas
    rotaban,
    avanzaban cambiantes.
    Los esféricos
    de difuminada densidad y colorido
    alternaban con cúbicos pluriformes
    de esbeltas y resueltas formas.
    Mientras...aguardando entre bastidores,
    se acoplaban las triangulaciones
    hasta ensartarse en unos aspectos,
    repletos de intermitencias
    constantes y romboídes.


    Se podía elucubrar al respecto del astro,
    entender sus posesiones
    como hurtos planetarios
    (con semblante de bandido
    y de nombre; ladrón)
    pero cabía desmenuzar
    el impulso, la razón,
    la influencia de esa maestría,
    con la que al resto
    y en su pasar sazonaba.


    Mutaba con sus caracteísticas miméticas,
    evidenciando su realidad
    más cabal, letal, infinita.
    Él, entrañaba pedazos de todo,
    era igual en alguna de sus porciones al resto.
    Ésto motivaba dependiendo del lugar,
    el vestir de su apariencia.
    (cuestión de pasar sin llamar la atención,
    de imprevisto y desapercibido; con camuflaje)


    Suyos los ambientes
    (fueran cuales fueran)
    se rendían ofreciéndose a él:
    los electrones cortocircuitaban,
    dislexicos neutrones
    asumian al verle
    la belleza de las vidas
    (erraban a posta sus combinaciones
    siendo incapaces de dañar y estallar)
    y decididos; los átomos nucleares,
    estiraban sus toallas
    abandonando sus nefastos poderes,
    cerca de una palmera,
    en la ribera de un río
    o en la cima de una montaña.
    (como núcleos descompuestos)


    Astro eres tú,
    planeta soy yo.
    Planeta estacionado,
    que mira,
    que si hace falta
    invierte los sentidos;
    para poder girar
    en un horizonte
    a tu alrededor
    y contemplándote gustoso
    regalarte, aquello te falta.


    Si mi oído te busca....
    eres silbido;
    correspondes a la nota que pertoque.
    Como gruñido, alarido,
    melodía profunda, tosca
    o volcada en alinear zumbidos.
    Sopesas justamente y decides
    aumentar tu tamaño,
    o retener a tu visibilidad
    en una fuente de invisibilidad
    alicatada, con la conclusión
    de la valía de todo,
    con una mención:
    nada debe ni puede ser
    existencialmente excluido.


    318-omu G.S.


     
    #1
    Última modificación: 7 de Mayo de 2011

Comparte esta página