1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Yo mismo

Tema en 'Fantásticos, C. Ficción, terror, aventura, intriga' comenzado por Kwisatz, 16 de Junio de 2019. Respuestas: 0 | Visitas: 163

  1. Kwisatz

    Kwisatz Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    27 de Septiembre de 2007
    Mensajes:
    210
    Me gusta recibidos:
    81
    YO MISMO

    - Creo que tenemos un problema. Paul dice que no le gusta el chocolate.

    -¿Qué no le gusta? Eso es preocupante.

    - Un momento, ¿es una desviación seria?

    - No sé, podría serlo. El gusto es uno de los cinco sentidos. Es algo bastante primario.

    -Sea como sea lo que es preocupante es que esta desviación se haya producido. Debería gustarle el chocolate. Siempre ha sido una constante en él.

    - Ciertamente es una discrepancia que da que pensar. Hemos cuidado todos los detalles. Las condiciones son exactamente las mismas. Mi equipo y yo hemos trabajado mucho para que así sea.

    -Sí, ha surgido de manera demasiado espontánea. Nada sucede porque sí, debe haber algún motivo que no alcanzamos a entender. Alguna variable.

    - Yo creo que son los padres. Deberían haber sido robots. Os lo dije. La decisión de emplear los mismos actores, aunque el guión se respete escrupulosamente, es una fuente de incertidumbre. Las personas cambian, hasta los actores, los robots no.

    - Todos sabemos que los robots no son una opción viable. De acuerdo, son fiables…Pero adulteran las condiciones de socialización estándar del ser humano. Además, no saben improvisar, y eso en algún momento puede suponer un gran riesgo.

    - ¿Y qué más dará que la socialización no sea estándar? Eso es irrelevante para el experimento, lo importante es la fiabilidad, que todo el marco experimental sea exactamente igual para cada iteración. Nada más. Añadir actores humanos es introducir una variable demasiado compleja y difícil de controlar.

    - Puede ser…Pero entonces los resultados que obtendríamos del experimento serían demasiado conservadores. Es como si en vez de secuenciar el ADN humano nos conformáramos con secuenciar el de una mosca de la fruta. Hay que tener ambición, no perdamos la perspectiva.

    -¿Cuántos clones llevamos ya?

    -Este es el tercero. Paul III.

    -Es posible que la edad de los padres haya influido en esta variación. Sus padres ya están bastante mayores a pesar de que hayamos cuidado al máximo su salud y estética para que el impacto de la edad sea el mínimo. Ya van por el tercer ciclo de 18 años. Paul III ya tiene 12 años. Debemos pensar una alternativa a estos actores, no son eternos y el experimento probablemente requiera más iteraciones.

    -Sugiero una digitalización de su memoria y características psicológicas y transferirlos a un cuerpo robótico en modo de simulación.

    -O eso, o lanzamos otro casting de actores para conseguir sujetos lo más parecidos a los padres originales.

    - Ambas opciones entrañan peligros. Pero no son del todo inviables. Habrá que recapacitar seriamente el asunto antes de que acabe esta fase experimental.

    - En el programa Paul todos los sujetos son exactamente idénticos, son clones. Las condiciones de crianza, la educación, el entorno… Todo permanece invariable. Estamos intentando desentrañar los principios de la epigenética y cómo estos influyen en el desarrollo de la personalidad de los seres humanos, en lo que somos. Pero los riesgos son elevados, cualquier suceso imprevisto puede desencadenar un efecto mariposa y hacernos perder el control del experimento. No sé qué habrá sucedido, pero que a Paul III no le guste el chocolate me parece un indicio preocupante. Así que quiero que extremen las cautelas y que los padres intenten averiguar las razones por las que a Paul III no le gusta el chocolate. Y por favor… Que no resulte demasiado evidente nuestro interés en saberlo, no presionen a Paul, eso podría ser aún peor ¿Entendido?

    -Como usted orden supervisor jefe.

    En casa

    - Hola Paul, ya estamos en casa.

    - Hola, ¿Qué tal el cine? ¿Ha sido interesante la película?

    - Bueno, al final hemos visto la comedia romántica que quería ver tu madre.

    - Ah, sí…Menudo muermo.

    - Lo suponíamos, por eso no te invitamos a venir, espero que no te sepa mal.

    - Para nada, me lo he pasado en grande con mi programa de maquetas.

    - Ah sí, claro. Sabemos que te encanta. En cuanto te enfrascas en el diseño de una de tus maquetas…

    - Sí, es que el tiempo se me pasa volando.

    - ¿Cariño, tienes hambre? Hemos comprado la cena de camino a casa. Pizza y helado.

    -¡Guau, ñam, ñam! ¿De qué sabor es el helado?

    - De chocolate.

    - Ah…Bueno, comeré de postre alguna otra cosa de la nevera.

    - Pero cariño ¿No te gusta el chocolate?

    - No, ya sabéis que no. Pero no pasa nada, yo…

    - ¡Pero si a ti el chocolate siempre te ha gustado!

    - Pues ahora no. Tampoco pasa nada… ¿Qué pasa? ¿Por qué me estáis mirando así?

    - ¿Mirando cómo?

    - No sé…Es como…joder…Como si estuvierais esperando algo de mí…

    Al otro lado del cristal, un grupo de científicos observa absorto la escena. El error más clásico de la ciencia. Heisenberg. La observación modifica lo observado.
     
    #1
    A ManuHernández le gusta esto.

Comparte esta página