1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Cuando me vaya... ¡Diré que viví a mi manera!

    Cuando ya no esté…
    conmigo se irá el amor de mi vida,
    el cielo será más azul que nunca.
    Por qué nací en Junio,
    el mes que divide el año,
    cuando los árboles son verdes y hay fruto.
    Cuando me enamoré en el cilicio de mi vida
    se abrió la primavera para mí.
    Cuando corté claveles de amor y junté Rosas;
    llovió en Marzo y me enamoré de él,
    vi sus ojos y no me resistí.
    Norte y sur se juntaron
    para hacernos felices.
    Dirán...murió una mujer con alma de poeta
    y corazón enamorado
    eso… dirán de mí…
    ¡Dirán!... “las flores lloran su ausencia”
    El viaje será breve porque,
    volaré en nubes de algodón,
    mi vuelo será cómo un banquete de bodas,
    no faltara nada,
    mi vestido será el de la novia más bella,
    por qué estará confeccionado de caricias,
    las que el amor supo darme.
    Mis hijos no lloraran,
    serán felices en sus días tristes,
    porqué leerán mis poemas de amor,
    y sentirán latir mi corazón en ellos.
    Me llevaré la poesía que alimentó mi alma,.
    ¡Le diré a Dios cuanto lo amo!
    Le declamaré salmos y salterios,
    cantaré odas, bailaré sueños.
    Seré Ángel sin alas, sin premios,
    ni reconocimientos,
    sólo Ángel de amor…
    Cruzaré el umbral y diré...
    “Llegué enamorada y llena de amor”
    del que di y del que me dieron...
    del perdón que pedí y que me dieron
    del perdón que me di,… Por amar así…
    Sin llanto y sin prisa...
    Sólo un corazón lleno de alegría,
    ¡VIVÍ A MI MANERA!
    porque fui... AMADA
    de la poesía fui su inspiración,
    su musa amada.
    envuelta en sus poemas de amor…
    cuándo me vaya… nos reuniremos ¡Amor!

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    [​IMG]

  2. Abrazo negado...

    ¿De aquí a cuánto me olvidas?
    lo que ya olvidado está.
    Fui camino andado
    y nunca llegué a ti.
    Boca nunca besada,
    y abrazo negado.
    ¿Hace falta decir más?
    A un adiós sentenciado a muerte
    desde siempre me diste
    cadena perpetua, y echaste llave
    a mi prisión...
    Cada barrote me costado lágrimas,
    del amor que a ti me ha encadeno
    ¡Me hubiera ido ese día!...
    pero sola me impuse la prisión,
    nada me debes...
    yo quise quedarme contigo
    aunque tú no estés conmigo,
    hoy lo entendí.
    Yo corro...
    y tú caminas sin prisa,
    porque tú ves para otro lado,
    y yo siempre contando los días,
    los meses y las horas.
    Me aferre a ti...
    Nunca me soltaste...
    Por qué nunca me sostuviste
    era una tonta idea mía,
    que seguía abrazada a ti.
    Me soltaste... mucho antes...​


    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    14446100_620224124806136_4439506690868451265_n.jpg

  3. A veces

    A veces te amo
    y otras veces te olvido.
    A veces te extraño
    y algunas veces te dejo ir.
    A veces te deseo
    y a veces no quiero verte.
    A veces te amo...
    y otras veces dejo de amarte.
    A veces quiero estar contigo
    y a veces quiero irme de ti.
    A veces me caes muy bien
    y otras veces no me agradas.
    A veces te deseo...
    y a veces me eres indiferente.
    A veces eres mi gran amor
    y a veces sólo recuerdo.
    A veces no me quiero ir de tu lado
    y otras veces no quiero volver.
    A veces no puedo vivir sin ti
    y otras veces soy más feliz sin ti.
    A veces eres tan mío y yo tan tuya
    y otras ni tú eres mío, ni yo tuya.
    y a veces prefiero olvidarte.

    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    [​IMG]

  4. Que lo nuestro se quede nuestro


    Eres el tiempo que no quiero dejar ir,
    eres beso deseado
    en una tarde de abril,
    amor que nace en diciembre
    con la pasión con que se ama.
    Eres muy mío y, yo muy tuya.
    ¡Qué importa el mundo!
    Si tus ojos son dos luceros
    que por mí esperan todas las noches,
    con deseos de poseerme.
    Apagamos las pasiones en la piel
    y la piel se me eriza con tus besos
    donde lo nuestro se queda nuestro.
    Tus manos suaves y dóciles
    invitan tus dedos a tocarme,
    a descansar en mis entrañas
    y tocar mis piernas bien torneadas.
    Tus labios sedientos de los míos,
    desesperados en deseos de besarse,
    es tiempo de refrigerio
    cuando me abrazas.
    El saberte y sentirte siempre mío...
    No sé después de ti,
    el amor tenga algún color,
    que en mis ojos se pueda ver.
    Eres un antes y un después
    has venido a llenar mi vida,
    de deseos de ti y ganas de ti.
    Antes no era fácil reír
    Tú eres mi razón de ser,
    mi dulce despertar
    y mi dulce amanecer,
    si en tus brazos he de despertar...
    ¡Amo todo de ti!... Mi ¡Ángel de Amor!



    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    13178867_871788259614085_2044887318306283344_n.jpg


  5. 15894274_1265614513506013_5016621751448229936_n.jpg

    Seducida por tu poesía

    Quisiera decirte tatas cosas hermosas,

    pero mi capacidad no alcanza para más,
    sólo quiero que sepas que ¡te amo!
    que te amo con toda mi alma, ¡Amor!
    cada poema lo dejas tatuado en mi alma.
    me hace enloquecer, los vivo,
    los siento en el alma. ¡Disfruto tanto!
    sentir tus besos y tu piel arder con la mía,
    las palabras tocan el borde de mis labios
    y se hace poesía, tu piel roza mi piel,
    tus ojos se miran en los míos,
    tus manos se envuelven en las mías,
    tu cuerpo se hace uno con el mío
    en una entrega de amor.
    Tu poesía me abraza, me seduce,
    me convence de tu amor...
    Enloquezco de amor por ti con cada poema,
    tus ojos me desnudan, tus manos me acarician,
    yo me doy a ti voluntariamente.
    Me quedo en ti, en tu mirada, en la sed
    que en la mí apagas al poseerme,
    me tomas y te adueñas de mi vida,
    es tu poesía cautivadora la que me hace
    amarte hasta la locura, tú lo sabes bien,
    siempre busqué encontrar en tus versos,
    seducción, provocación, embarazarme
    con tu poesía en un rico orgasmo de amor,
    beber de tu piel la sabia de la vida, poseídos
    por tu poesía y engendrar un amor que nos una
    hasta la muerte y más allá de la muerte,
    Vivirnos y morirnos por amor.
    Poseídos por tu poesía...
    tan mío y tan tuya en una entrega de amor.


    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©



  6. Amándonos de éste modo...


    Amanece la vida junto a mí,

    porque tú estás conmigo.

    Eres mi motivo y mi razón,

    de despertar a la vida todos los días.

    Me rejuvenece verme en ti,

    saberme y pensarme para ti,

    ser de ti y tú de mí todo el tiempo,

    sin importar tiempo y distancia

    el pensamiento nos acerca,

    tú me piensas y yo te pienso

    y nuestras almas se comunican.

    Corazón con corazón nos sentimos.

    Este amor creciente entre ramojos,

    entre enredaderas que nos atrapan

    entre celos y peleas...

    más nos soltamos de ellas,

    para poder vivirnos y tenernos,

    sentirnos y amarnos.

    Sin castigos y sin perdones,

    porque no hay nada que perdonar

    nuestro amor es así, ardiente, explosivo,

    lo tenemos que poner en calma,

    para no arrebatarnos, y amarnos,

    con la pasión de los dos.

    Dulcemente, tiernamente,

    Sosegadamente para no despertar

    los celos que nos consumen.

    Entre el amor y el deseo,

    entre tus besos y mis besos

    dejando que salgan los “te quiero”

    con la pasión de los cuerpos

    arden en la devoción de amarnos,

    siendo mis torres gemelas...

    tu pasión y tú delirio,

    siempre escalar las quieres

    para agárrate de ellas al caer

    al precipicio donde bebes de mi fuente,

    porque calmar tu sed que en mí deseas.

    Antes y después somos dos enamorados,

    amándonos de éste modo...

    Tierno y apasionado, como adolescentes,

    Y ardiente y desenfrenado como adultos.


    Alicia Pérez Hernández

    No es la pluma la que escribe, es el alma

    Todos los derechos reservados©

    13692495_1095046667247950_4791298979483373624_n.jpg


  7. 18033307_759521877549760_88471595615697100_n.jpg
    Busco todo de ti...


    Busco en tu boca la sonrisa que me conquistó,
    Busco en tus labios la miel que endulzan los míos.
    Mis labios con fuego se encienden sobre los tuyos y,
    busco en tu boca arder de pasión.


    Busco en tu mirada la osadía con que me desvistes
    y tus ojos ardiendo de pasión por mí.
    Fuego encendido que no fácil se apaga
    y en esa llamarada ardemos los dos.


    Busco tus abrazos donde encuentro la quietud
    donde me refugio de mis miedos y tristezas.
    Busco ese abrazo que no olvido y, me llevó a la calma
    y al olvido del dolor que en duelo sufría mi corazón.


    Busco tu cuerpo sosegado y tibio que me da la paz
    cuando estás a mi lado y siento el calor de tu abrazo.
    Busco la pasión que tu cuerpo me pide a gritos
    al sentir mi cuerpo junto al tuyo en ardiente fuego.


    Busco amarte como ninguna para que de mí nunca te olvides
    si no vuelves a saber de mí, me guardes en tu memoria
    como la mujer qué dio su vida amándote hasta morir.
    Te amo tanto, sólo tú y yo sabemos cuánto te amo... ¡AMOR!


    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©


    Ver adjunto 43621

  8. !Búscame!

    Si quieres encontrarme...
    ¡Búscame!
    En tu Mirada…
    en ella me perdí, y no quiero
    encontrarme nunca.
    !Búscame!
    En tu corazón,
    ya hice morada allí.
    !Búscame!
    En tu alma,
    qué todos los días abrazo,
    para no separarme nunca de ti.
    !Búscame!
    En tus brazos
    porque siempre estoy allí,
    son tus brazos mi refugio
    y no me quiero ir nunca de ti.
    !Búscame!
    En tu cuerpo allí estoy
    desde esa noche
    qué en tus brazos me perdí
    y me quedé atrapada en ti,
    en tu amor, en tus besos,
    en tu pasión, en tus deseos,
    en tus ganas de ser de mí.
    ¡Búscame!
    en tu poesía, en mi poesía
    somos destino... !Amor!
    Siempre estoy junto a ti,
    de donde no me quiero ir.
    El destino nos juntó
    Dios, no me perdonaría
    que de tú vida yo me fuera,
    es una promesa de AMOR.
    Porque te Amo... !AMOR!
    !Búscame!

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    14695425_309331466104965_7208724839119433454_n.jpg

    A Reniel Floyer le gusta esto.
  9. Así te amo...
    Con mis cinco sentidos
    y a veces con ninguno,
    porque enloquezco
    y sólo repito tu nombre,
    para qué no se me olvide
    que así te amo,
    con la vida, con la piel,
    con pasión y desenfreno,
    con deseos y fugo
    que siento arder en la piel.
    !Así te amo! Dulce amor mío
    Cuando me abrazas
    me calcinas entre tus brazos
    y ardo en ganas de poseernos.
    Nos asiste el permiso de Dios,
    para amarnos con pasión,
    por qué él mismo es amor.
    !Así te amo! Dulce amor mío.
    Con devoción y fervor
    Con deleite y ternura
    Para no dejarte ir nunca
    !Así te amo! Dulce Amor mío. .
    Cómo nunca antes habían amado
    Con el alma, cuerpo y espíritu,
    cómo lo manda Dios.
    ¡Así te Amo! ¡Amor!

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma

    Todos los derechos reservados©

    14907225_670300273134799_6344587384398506012_n.jpg
    A María Baena y Reniel Floyer les gusta esto.
  10. SABERTE...

    Saberte de mis labios con deseo.

    Saber que tus amores son sólo míos
    saberte que me piensas y me amas
    pensarte que me quieres todavía.
    Saberte que serás ¡siempre mío!
    Dejarte en el altar de mis recuerdos
    llevarte por la senda de mis pasos
    y que sepas que cuanto ¡te amo!
    Dejar las desventuras recargadas
    en cuadros de amores ya vividos.
    Meterte en mis sábanas de besos
    y dejar que me lleve el sentimiento
    a envolverme en tus besos y deseos.
    En tus abrazos tejo fotografías
    donde me miras con tus ojos negros.
    Desde la ventana de tu vida,
    debajo de mis labios hay espacio
    que anhela lo llenes con tu vida.
    Sentidos los latidos que nos llegan
    en mares, que las aguas nos navegan.
    Dejemos que las aguas nos inunden
    y seamos amores encontrados
    después de tantos desencuentros.
    Saberte siempre mío es mi deseo,
    recorrer mis manos por tu espalda,
    saberte en mis mañanas.
    Dejar que tus canciones me acaricien,
    que tu voz entre dentro de mi alma
    y sentir que somos dos que se aman.
    En ganas de sentirse, se quedan en la piel
    los besos y caricias que nos hagan revivir
    aquellos momentos que pasamos.
    Prometimos quedarnos enamorados
    hasta los huesos y la vida…
    La vida de amor que nos debemos.
    ¡¡Amarnos por siempre y para siempre!!


    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma

    Todos los derechos reservados©

    15350678_1805018599749223_7295213687446752854_n.jpg
    A Gustavo Cervantes y Mireidy les gusta esto.
  11. TE PRESIENTO

    Te presiento llegar descalzo…
    y entrar por los ríos de mi sangre
    Y atraparme en el fuego de tu pasión.
    Te presiento meciéndome en tus brazos
    con la pasión desmedida de tus labios
    que morder quieren mis entrañas
    por tus pasiones contenidas
    y en un abrazo estrangular mis sentidos
    para hacerme morir allí por ti.
    Te presiento cuando camino…
    Te veo qué estas al acecho
    de mis bien torneadas piernas
    las alucinas,
    las deseas entre tus piernas.
    Me miras y me denudas
    palpando cada esquina de mi cuerpo
    y me llevas a tu antojo y deseo.
    quieres tenerme y la sangre me hierve
    quieres sustentarte de mis senos
    como alimento de tu pan.
    mojada en penas vivo de no saberte
    cuando presiento que estás… y no estás.
    Cuando te vas… con tus pies descalzos
    Dejándome presa de tu deseo.
    Mis labios se humedecen
    Sólo de saberte mío,
    aunque ahora no estés
    y solo presienta que estas cerca
    me hierve la sangre de deseos
    de tenerte ¡Aquí!… ¡Donde te presiento!


    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    14725702_663052490525257_3169749088759021706_n.jpg
    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.

  12. Los sueños que soñamos

    Tengo un sueño… Tú estás en él...
    Quiero ser tu primera vez…
    y sentir tus manos tibias junto a las mías
    tener la pureza qué me sonroje…
    Y tú la pena y el deseo de la primera noche.
    sentir en mis manos la tuya que me guié…
    A dejar que tu mano camine por mi espalda
    soltando los broches del vestido
    y tener el sudor de tu piel en mi piel
    y juntar en un beso apasionado
    tus labios y mis labios puros
    que nunca antes habías besado,
    y hacer derroche de la pasión
    como dos enamorados…
    soñar que sin pecado nos amamos
    que Dios bendice este amor puro.
    La vida nos juntó para amarnos
    dejando atrás los celos, peleas…
    Porque nos dimos cuenta que nacimos
    para amarnos… con este amor puro
    Santificado en pensamientos de amor
    Llenos del deseo de tenernos…
    Abrazar la piel en cada beso
    Y entregarnos la vida por entero
    en cada encuentro nocturno…
    que nos junta… Cómo se junta la vida…
    para juntar los sueños que soñamos…
    con la pasión de dos enamorados…
    juntar tú vida con la mía…
    y en sueño de pasión entregarnos.
    -Escuchando nuestra canción-
    Sellamos nuestro gran Amor.


    Alicia Pérez Hernández…
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    14291673_1756640251254373_5637933825868576374_n.jpg

    A Mireidy le gusta esto.
  13. Deseos sin límites

    En el límite del deseo
    Hierve la sangre…
    y tú nombre aclama…
    las yemas de los dedos
    respiran tu piel…
    Encendiendo la brasa
    del rescoldo,

    que en tú en mi enciendes.
    Llevando entré las uñas
    la fuerza que al amar se ama.
    Tu piel, mi piel…
    Con tus ojos de mirada penetrante
    obsesivo de mis senos
    presos en tus manos
    con la pasión y el deseo que arde
    como fuego que no se apaga…
    como hoguera encendida
    que sus llamas enciende…
    Entre dientes...
    que muerden las entrañas
    como nodriza en tu boca
    el fuego crece…
    La piel se estremece…
    al contacto de tus besos
    y el fluido se junta
    bajo el vuelo de un suspiro
    se deja sentir en el aire
    y en el viento.
    Los cuerpos se juntan
    en uno sólo…
    sin límites de deseos.

    Alicia Pérez Hernández.
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    14183918_1134134120013512_5017615655276839476_n.jpg




    A Mireidy le gusta esto.
  14. SIN TU AMOR

    No estuve...
    Nunca estuve a tu vera
    Te deje ir...
    Cómo se va la tarde
    te dije adiós.
    Sin palabras
    sólo con un beso olvidado
    que no te atreviste a llevar,
    pesó más tu orgullo.
    Sin un beso
    sin un abrazo
    te deje ir...
    Sólo ésa triste canción
    que escucho todavía
    que tiene como titulo
    sin tu AMOR...
    Por que así me quedé
    sin tu Amor.
    Veo mi ocaso
    sin un beso tuyo
    sin el abrazo
    que una vez me diste
    que por ironía de la vida
    perdí.
    Mi llorar no te conmueve
    lo sé muy bien,
    eres juez implacable
    de mis errores...
    Me provocas
    y luego no sabes
    por qué son mis enojos.
    Muy sola estoy...
    Sin tu Amor

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

  15. Fiesta de amores

    No hay campos floridos
    se secaron en el otoño de mis oquedades.
    No hay almas que abracen versos cansados
    No hay sentencias de amarse eternamente
    Por qué no existieron…
    Quedó huérfano el labio,
    nadie vino a calmar su hambre.
    Llovieron amapolas en mi vientre
    la noche de tu adiós
    sólo quedó un pensamiento olvidado
    en una noche de invierno,
    sin luna llena.
    Brindo con champán
    por los buenos tiempos,
    lloramos soles y abrazamos lunas,
    que nos bañaron de amor.
    Había amanecido y tú me abrazabas,
    como se abraza el día,
    día de regocijo, día de fiesta
    para nosotros
    Que siempre teníamos ganas de tenernos.
    Juntábamos las ganas
    de amarnos sin condición,
    Soñamos vivirnos, bebernos con besos.
    fue siempre así, tú para mí, y yo, para ti…
    Tú eras pasión y me envolvías en ella,
    Había fiesta de amores en noches de sol.
    Días de lluvias de tanto querernos,
    de tanto amarnos, de día y de noche,
    juramos tenernos mil vidas.
    Juramos amarnos en está vida y en la otra.

    Alicia Pérez Hernández… México
    -No es la pluma la que escribe, es el alma-
    Todos los derechos reservados©

    12743854_10201329426193347_5482479005679705678_n.jpg