1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. No soy la niña negra
    con la que nadie
    quiere jugar con ella.

    Soy una muñeca rota
    despedasada por el suelo
    soy muda, la más callada
    la que no espera nunca nada
    y así le van las cosas.

    Encontrarás en tu camino
    mil palomas que vuelan
    hacia tus palmas de alpistes
    pero no seré yo la que caiga
    por eres tú el que mentiste.
    A Amadís le gusta esto.
  2. Quisiera ser el sol en tu alborada
    de tu camino, mi peregrinar.
    Amanecer mirando tu mirada,
    quisiera ser el fuego de tu mar.


    Quisiera ser la lluvia, yo quisiera,
    que humedezca tu espalda al despertar.
    que enciendas caracolas a tu vera,
    que iluminen mis ojos al mirar.


    Quisiera hacer camino en tu memoria
    y entender tu manera de pensar
    camino que recorro con tu gloria,
    y me abisma infinita al recordar.

    Nosotros que dormimos enredados,
    con el fuego quemándonos la piel,
    somos lluvia de pájaros trenzados,
    volando como abejas a la miel .




    Te gusta esto.
  3. Llegaste aquella tarde a mi morada
    bajando como el sol en nuestro cielo,
    haciendo que su luz rompiera el hielo,
    me amaste con pasión en la mirada.

    Soñando con tu amor y enamorada,
    te pienso cada noche y me desvelo.
    Quisiera yo poder seguir tu vuelo,
    dejar mi dulce beso en tu almohada.


    Prendada de recuerdos yo te quiero.
    Aquello que vivimos y perdura,
    se queda en nuestro mundo verdadero.


    Lo nuestro ha sido siempre una ventura,
    felices de que sea duradero,
    nos queda nuestro amor en desmesura.
  4. Te gusta esto.
  5. Lo has sido todo en mi vida
    pero de nada ha servido
    mi corazón sigue herido
    mi fe, mi alma confundida.

    Es esta mi despedida,
    dejo aquí lo mal vivido.
    Me empujaste al vil olvido,
    dejando una abierta herida.

    Fuiste mi ardiente quimera
    pero dejé de quererte
    nada en ti me desepera.

    Ya no quiero retenerte
    ni pensarte en mi ladera
    no quiero volver a verte.

    Has sido mi mala suerte
    empujándome a la muerte.
    A Claridad y poetisaescarlata les gusta esto.
  6. Te digo muchos más con la mirada,
    miradas que trascienden la tristeza,
    encontrando en un beso la belleza,
    donde muere la tarde anaranjada.

    Quisiera recordar en mi almohada,
    los sueños que forjamos con pureza,
    dorados y sublimes con grandeza,
    para amarnos de forma apasionada.

    Te quiero bajo un cielo despejado,
    un cielo que se viste de ternura
    y un campo que cobija lo soñado.

    Nadie puede impedirme esta locura
    la de quererte en tu mirar poblado
    de paisajes dormidos en mi cintura.
    Te gusta esto.
  7. Me despierto en la mañana pero no del todo
    mis ojos se fijan en el techo
    pero mi cuerpo aún sigue dormido
    me agrada esa sensación de no sentir nada
    no hay nada que duela en mi cuerpo
    me siento quieta y en silencio
    como si estuviese muerta.

    Sin embargo tú, entras sin pedir permiso
    por las cavernas de mi mente,
    me invades y recorres mis pensamientos
    descubres lo que pienso
    eres como el sol que se filtra en la ventana
    y me dices que despierte.

    Solo quiero seguir así,
    muy quieta y medio dormida
    sin que nada me duela, sin sentir nada
    sin que nada invada mi mente.

    y que mis neuronas se duerman.


  8. Recuerdos del ayer en mi memoria,
    motivo por el cual yo no te olvido
    me oprime el corazón haber vivido
    instancias que no llenan a mi historia.


    Sabiendo que te llevo en mí contento,
    te sufro y muero, muero a cada instante
    perdida en mi razón te siento errante,
    si fuiste mi verano y mi sustento.

    Intensa mi tristeza en lejanía,
    te llevo en esta piel enamorada,
    te añoro con el alma encadenada,
    no sé por qué te quiero todavía.
  9. Tú me sanas y me curas
    como curas mis heridas

    absolutas y dolidas.
    en las noches más oscuras.

    Tú me inspiras y procuras
    evitar mis recaídas
    me arropas y consolidas
    y jamás tu me apresuras.

    Es por eso que te quiero
    de manera permanente
    lo eres todo y te prefiero,

    a mi lado en mi presente,
    como siempre mi viajero
    con tu mar tan camplaciente.
  10. Los recuerdos se amontonan en mi mente
    y no puedo decirte lo que siento.

    Hay un lienzo que hoy trazo en mi memoria
    para borrar las huellas que dejaste.

    Siento en mis espaldas remolinos de aguas
    de un río que se junta con mis lágrimas
    descubro en mi tarde sosegada
    que no hay pájaros en mi ventana.

    Me siento sombría y desnuda
    de un abrazo necesario en la penumbra
    que cobije mi desgano y mi herida.

    Por eso es que callo y anulo mis pecados
    el sol apenas está tibio y el viento
    se aquieta y ya no se mueven las ramas.

    A veces creo que puedo con todo
    y otras siento que mi vida se acaba,
    porque tu no entiendes nada
    no puedes ver que me arrojo a ti
    ¡despojada!
    A Manuel Bast le gusta esto.
  11. Quiero enraizarme en tu tierra
    en las calladas tardes donde muero,
    porque tu boca tiene orgásmicos venenos,
    porque tus ojos miran alquimias insondables,
    quiero la llaga negra de tu pelo.

    Quiero librar tu imagen de la erosión del tiempo,
    y guardar tu tacto inmune en mi memoria
    quiero, cuando las venas se adormezcan
    llevarme tu latido de musgo en este encuentro
    en este verano que soy cuando te invento.

    Quiero que tu presencia me ilumine
    y de tus pupilas su paisaje quiero
    por las cavernas hondas de mi cuerpo.
  12. [​IMG]


    Me condeno al recuerdo permanente,
    con miradas pobladas de ternura.
    Me condeno al quererte intensamente,
    con tus brazos que buscan la aventura.


    Este sueño dorado sin mesura
    con tu mar de un celeste intermitente,
    me condena a la triste desventura,
    de vivir en la sombra de tu mente.


    Yo siento tu mirada indiferente.
    Perdida y vulnerable en la tristeza
    me quedo desolada de repente
    sin cielos que me brinden su belleza.

    A Amadís le gusta esto.
  13. Soy el dorado crepúsculo que surge de la penumbra,
    donde se durmieron mis sueños y vagaron en nubes,
    para llegar a iluminar tus ruinas, con el sol.

    Soy una de tus sombras, muda,
    como queriendo huir de las nostalgias,
    en medio de astros y palomas blancas,
    viajera hasta tu puerto de besos y caricias,
    destellos de mi alma sin amarras.

    El mar y tú, unidos en las olas hasta mi puerta,
    no seré yo quien detenga a esta ave que navega
    entre el cielo y el espejo que vislumbra nuestras alas.

    Voy al vuelo azul del aire y mi ternura
    cuando duermes tus sueños de esperanzas.

    Afuera, el viento gozoso, no sé, me empuja
    a ser mariposa sobre tu engreído pecho,
    revoloteando en tu pluma de poeta,
    y entonces tus letras me aprisionan con sus garras.

    ¡OH glorioso sol! que irrumpe en la marina alborada.
  14. Hoy también te amo aquí, en mi pleamar
    teniendo en mis oídos la insensatez de Jobim,
    melodía que me lleva hasta tu ventana
    donde miras las estrellas.

    Hoy también te amo, en mi marea
    desparramada y tierna,
    sigues estando entre mis versos,
    con todos tus berrinches y silencios,
    enamorada de tu poesía que sacude
    que enfurece y enamora.

    Y sigues estando en mi mente
    recorriendo tus misterios
    con todos los colores de la aurora.

    Los besos de almohada me esperan,
    en el silencio de la noche con su sombra,
    están siempre allí en mi enamorada boca.

    Sé de tus manos y tus dedos sensuales
    alargados, abrazando tu guitarra.

    Hoy también te amo en este duelo
    de música y azucenas que claman
    abiertas para el beso enamorado.

    Puede que en esta fantasía algo sea real,
    ese hilo que en el espacio nos aproxima
    como un imán de energía renovada,,
    para hospedarse en nuestras pieles.

    Emerge de este cuerpo de verano
    tu recuerdo enraizado en mi tierra
    de caricias silvestres y salvajes.

    Emerge de esta alma mía

    que vaga entre los cerros deseosa
    de encontrarte, en esta ráfaga de viento
    sacudiendo verdades y certezas .

    Hay un mar de olas que nos separa
    pero esta sensación azul entre mis dedos
    nos aproxima en un beso relegado
    para volar como gaviota.

    [​IMG]
  15. Rompen mi corazón las injusticias
    quiebran mis alas, y mi risa
    pero no habrá nadie
    que pueda doblegar mi inspiración.

    Mi voz entrecortada, emocionada
    tantas veces enamorada del amor
    de la vida y los milagros.

    Suelo bañarme en las aguas de montañas
    bajo las estrellas y la luz de la luna,
    y me siento bendecida y doy gracias
    porque esos son los milagros en los que creo.-

    Esa es mi canción, en ella crecen flores
    amaneceres que cobijan los sueños
    se vuelven realidad a cada momento
    es cuando mi corazón está contento.

    Suelo ser intensa y es por eso que lloro
    mojando el suelo y mis rosales.

    Suelo estar contenta y me vuelvo campana,
    un lucero en la mañana
    porque me siento peregrina en este mundo
    y todos o casi todos sabemos
    que somos golondrinas volando
    como aves, como ave de paso.

    A Mel. le gusta esto.
  16. ¡¡ BESOS!!

    Mil besos escondidos que yo guardo
    besos amanecidos en mi boca
    labios humedecidos con furores
    besos detenidos en mi memoria.

    Tu beso desafiante el que yo aguardo
    mi desvelo revuelo me provoca
    sin esperar la calma en mis temblores
    pulsiones en mi sangre con euforia.

    Se anidan mis pasiones y los besos
    se funden con la piel en madrugada
    y abrazan mi costado enmudecido.

    Acaso el beso estalla con excesos
    refugio de mis labios mi almohada,
    dejando sin aliento a mi latido.

    Tu beso perseguido.
    Porque así son los besos que yo invento
    sin fallar si me apagas. ¡Yo lo intento!.

    [​IMG]