1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Recolectando letras...
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño

  1. El espacio sin luz
    con su malévola sonrisa
    de sol a sol transita las callejas.
    Empoderado viene con su daga.
    Disecciona las idas horas.
    Muestra sus vísceras.
    Cose un pespunte suave
    hasta la próxima jugada.
    retazos online
    abril 30, 2022​
    A Sasha. le gusta esto.
  2. Tienes los dones más maravillosos
    que una criatura pueda presumir:
    Tinta, pluma y el verbo que lucir.
    En papiros: poemas muy virtuosos

    reflejan tu alma y corazón airosos,
    que más parecen soles al abrir.
    Del don de la enseñanza, sos emir.
    ¡Tus alumnos estamos orgullosos!

    Es tu glosa abnegada y con cariño
    dejas tu rastro, cántaro de amor,
    vertido desde el corazón de un niño.

    Cumples con excelencia profesor.
    Entre tus materiales escudriño
    para escribir mis versos al tenor.

    Costa Rica, 16 de agosto, 2009​
    A Rigel Amenofis y ANTHUA62 les gusta esto.
  3. Tú, noche de luciérnagas ardientes
    con el verso te luces pretencioso
    y a la luna deslumbras como brioso
    amante de quimeras tan fervientes.

    Son los abecedarios las vertientes
    de donde brota el himno laborioso
    que a tu musa le cantas tan airoso
    al son de tu alma y corazón latientes.

    Transformas la palabra desconsuelo
    en febriles antónimos que a veces
    más semejan alondras en su vuelo.

    Te miro enamorado y te pareces
    al ruiseñor que canta en el ciruelo
    cuando a tu ruiseñora perteneces.

    26 de noviembre, 2009​
    A Rigel Amenofis y malco les gusta esto.
  4. Tu voz, quietud en cántaros,
    eco blanco de los silencios;
    ulular del mar cómplice del aura.

    Tu mirar es la rima de la noche,
    la métrica del segundero
    y una metáfora sin tregua.

    Tus manos, las que escriben versos
    cuando vuelan los pájaros de otoño
    a la espera de nuevas primaveras.

    Tu boca, el vaso rebosante
    de vinos añejados;
    de la uva, su mejor cosecha.

    Tu voz, eco de los silencios
    y tu mirar, noctámbulas luciérnagas;
    tus manos, mariposas cándidas;
    tu boca, el vaso que la sed abreva.

    10 de noviembre, 2010​
    A malco le gusta esto.
  5. A ti que siempre miras
    con la magia del alma
    y llevas en las venas
    la veta inagotable de palabras.


    A ti que siempre llenas
    de colores la diana
    y al ocaso le pones
    tu varonil sonrisa de alborada.

    A ti que con tu voz
    a la noche le cantas
    y enciendes sus luceros
    cuando apenas si corre sus persianas.

    A ti con humildad
    hoy mis letras te alcanzan
    por ser tu cumpleaños
    mis mejores deseos desde el alma.


    30 de noviembre, 2012​
  6. Retazo

    El frío de enero
    trastoca los vidrios
    y me alcanza el alma
    mientras el sol duerme
    su plácida siesta.

    El fresco suspiro
    del viento se vuelve
    caótico soplo
    dentro de mi estancia.

    Entonces caducan
    mis horas al frente
    del tiempo sin voz
    suplicando un verso...


    Solo trato de extirpar
    la tinta caduca de una pluma
    que me prestaron ya olvidé cuándo,
    y temo que se seque sin uso.
    enero 29, 2012​
  7. Tanta nostalgia pasa por la calle
    como un puñado de abejones ruidosos
    que arrastra viejas máquinas heridas
    de lluvia y sol.

    Detengo mi mirada más allá
    del horizonte imaginario y mustio
    donde nacen océanos turquesa
    con viejos barcos

    anclados como garzas con sus picos
    clavados en la tierra solitaria
    con la esperanza urgente en sus espaldas
    por un mejor mañana...

    noviembre 22, 2013
  8. Mi confidente, mi especial amigo
    cuando acercas tu bálsamo mi sombra
    tórnase luz al tiempo que te nombra
    sol que a su desnudez le presta abrigo.
    En cada noche sin reparos vienes
    con los vaivenes
    del día a día
    que de alegría
    llenan mi estancia
    y en la distancia
    tras el cristal enciendes la penumbra;
    eres el faro que mi noche alumbra.

    29 de noviembre, 2012​
  9. Busco afanada verbos sustanciales
    para homenajearte amigo Eduardo,
    pues sabes del cariño que te guardo.
    Yo te deseo fiestas colosales
    y a tu salud mi copa se levanta.
    Festeja y canta,
    con gran certeza
    se despereza
    ágil la musa
    que sin excusa
    muy afanada se acerca a celebrarte
    el cumpleaños con su humilde arte.

    Noviembre 30, 2013​
  10. Mientras viene Morfeo
    —quien es un despreocupado
    o quizá vela tu sueño—
    invado tu recinto
    para no pasarle más pinceles
    a la bendita mancha
    que pronto invadirá
    todo el cielo raso
    y bajará por las paredes
    luego como un reptil
    se arrastrará por el piso
    y cuando no tenga espacio
    invadirá el vecindario
    luego la ciudad
    la nación será una sola mancha
    y pasará las fronteras
    y entonces la escucharás
    tocar a tu puerta
    y créeme
    no se detendrá
    alcanzará todos los rincones...
    febrero 5, 2014​
  11. Se va noviembre con su piano azul
    y en sus adioses trinas “jilguerillo”
    y luce el sol, detrás de tu visillo,
    jubiloso aunque espese el negro tul.

    Se regocija en tu mirar sereno
    la luz y el heno,
    son tus farolas
    bravías olas
    cuando la mar
    quiere sanar
    con su inquieto oleaje tus heridas
    y entonces vuelven esas horas idas.

    noviembre 29, 2015​
  12. Convoco al verbo en esta noche triste
    y rememoro el árbol que sembraste
    —cuando cayera el roble de tu parque—
    donde el céfiro afina sus violines.
    Tantos noviembres llenos de misterio.
    Tantos deslices del silencio roto
    por la efímera hoja del otoño
    que danza solitaria con su ingenio
    y trae a mi memoria desvaríos
    de aquellas noches frente a la ventana
    con tu candil vestido de palabras.
    De mi ceguera fuiste lazarillo.
    Con tus alforjas llenas de poemas
    hacías florecer hasta las sombras.
    La luz la proveían tres señoras,
    cada cual, en tu vida, una gema.
    Siete renuevos del rosal ponían
    en tu pecho el tictac de los relojes,
    alas a tu paleta de colores
    y un brillo singular a tu pupila.

    Heredia, Costa Rica
    Noviembre 30, 2020​
  13. Vientre azabache, guardas sus memorias
    como guardas del grillo
    su onírico canturreo.
    Como otrora, en silencio, escucho el paso
    del trémulo reloj que al trotecillo de mayo
    reseña su tercer aniversario.

    mayo 17, 2020​
  14. Dime mayo si ensayan en tus tules
    los arreboles
    como otrora en su lienzo los pinceles.
    Si tiene tu estribillo en sus memorias
    el eco de su rima y su metáfora.
    Dime mayo si brotan como entonces
    jacintos
    en sus jardines;
    si tienen sus verdones ruiseñores
    y musas como tuvo en Argentina...

    Mayo 21, 2019​
  15. Luciérnaga de azules alas, ola
    y espuma se alborozan en tu orilla;
    hoy a tus pies la luna se arrodilla
    y en tu homenaje esplende su corola.

    Llevan tus sienes fina laureola,
    presea por tu arte que se ovilla
    en el verdón que acuña tu semilla
    y en su matriz germina y se abemola.

    Ondean en el orbe tus jacintos,
    y del alma se agitan los corceles,
    mi caro amigo, vibran sus requintos

    y del rapsoda brotan sus joyeles
    que al unísono inundan tus recintos
    y en tu honor reverdecen los laureles.

    junio 11, 2018​
  16. Amigo, adónde fue tu gallardía,
    adónde, el verbo, adónde, tus poemas;
    adónde, la quietud de tu semblante
    que retrataba el rostro de Argentina.

    Adónde el roble fija sus raíces
    por mayo como otrora en Buenos Aires.
    Adónde sus miradas, tus fanales,
    hospedan como entonces sobre el Plata.

    Adónde el estribillo de tu risa
    conjugas con las tres airosas gemas
    y siete luceritos de tu cielo.

    Adónde hallamos esa mano ilustre
    que fuera bálsamo de nuestras cuitas
    y siempre estaba presta a levantarnos.

    Adónde fue el maestro
    a reclinar su alba cabellera
    y el cáliz que resguarda su prestancia.
    mayo 17, 2018​
    A ANTHUA62 le gusta esto.
  17. Hace falta, maestro, en estos días
    la mirada serena de tus ojos
    para vestir de seda los despojos
    como cuando mis fallas tú reñías.

    A los manuales, tú, me referías
    y de pronto cesaban mis enojos
    y rompía cadenas y cerrojos
    y los vocablos fueron poesías.

    No busco de poeta gloria, entonces,
    si los verbos tuviesen compostura
    con suerte pueda alzarme con los bronces.

    Si llegase al azur mi conjetura,
    maestro, me dirías, "no te azonces"
    y me contagiarías tu grandura.

    febrero 6, 2018​
    A ANTHUA62 y malco les gusta esto.