1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Aurelio Arturo

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por lluvia de enero, 14 de Mayo de 2015. Respuestas: 0 | Visitas: 1056

  1. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    526
    .

    Aurelio Arturo


    El poeta colombiano Aurelio Arturo Martínez nació el 22 de febrero de 1906, en el cálido y cordillerano municipio de La Unión, en el norte del departamento de Nariño y al sur del país.
    Fueron sus padres, Raquel Martínez Caycedo y Heriberto Arturo Belalcázar. En la capital del departamento de Nariño, San Juan de Pasto, de donde era oriundo su padre, cursó sus estudios secundarios, en el Colegio San Francisco Javier
    Se recibió de abogado, en el Externado de Colombia, y ocupó cargos como funcionario público y embajador. Fue adjunto cultural de la embajada colombiana en Estados Unidos. Fue traductor en Estados Unidos y Jefe de la Sección de Traducciones de la Embajada de Estados Unidos en la capital colombiana.
    Como periodista, se destacó fundando y dirigiendo una radio revista literaria llamadas “Voces del Mundo”. Publicó sus producciones en el diario “El Tiempo” y en la Revista de la Universidad Nacional de Colombia, desde sus épocas de estudiante de Derecho, y donde apareció en 1945, “Morada al Sur”.
    En 1963, publicó el que sería su único libro con el nombre también de “Morada al sur”, una colección de poesías por las que fue galardonado con el premio “Guillermo Valencia, de la Academia Colombiana de la Lengua.
    //Arturo, debido a su época, parece coincidir con los escritores de Piedra y Cielo, grupo que se caracterizó por su afinidad inicial con la literatura española de la llamada “Generación del 27” y su desdén frente al modernismo. Pero Morada al Sur muestra que su estilo no comparte ese romanticismo grandilocuente de Eduardo Carranza, Jorge Rojas y Gerardo Valencia. De hecho, es un artista que no logra encajar en ningún movimiento específico, es único dentro de las letras en Colombia.
    Sus poesías son paisajes de niebla, de los ríos, las montañas y del verde del suroccidente colombiano en el que transcurrió la primera parte de su vida; son un diálogo del hombre con la naturaleza, en el que Aurelio evoca su origen: la fragilidad, los lugares inocentes de la infancia, del primer amor. El poeta muestra su añoranza por la tierra que dejó atrás, cuando en 1925 viajó a la gris ciudad de Bogotá para convertirse en abogado.//

    La Universidad de Nariño, donde ejerció la docencia, lo condecoró con el doctorado Honoris Causa en Filosofía y Letras. Falleció meses después, en la capital colombiana, el 24 de noviembre de 1974. El premio fue recibido en su nombre post mortem.

    Datos biográficos extraídos de: http://www.poesia-castellana.com/poetas/aurelio-arturo


    ***************​


    PALABRA


    nos rodea la palabra
    la oímos
    la tocamos
    su aroma nos circunda
    palabra que decimos
    y modelamos con la mano
    fina y tosca
    y que
    forjamos
    con el fuego de la sangre
    y la suavidad de la piel de nuestras amadas
    palabra omnipresente
    con nosotros desde el alba
    y aun antes
    en el agua oscura del sueño
    o en la edad de la que apenas salvamos
    retazos de recuerdos
    de espantos
    de terribles ternuras
    que va con nosotros
    monólogo mudo
    diálogo
    la que ofrecemos a nuestros amigos
    la que acuñamos
    para el amor la queja
    la lisonja
    moneda de sol
    o de plata
    o moneda falsa
    en ella nos miramos
    para saber quiénes somos
    nuestro oficio
    y raza
    refleja
    nuestro yo
    nuestra tribu
    profundo espejo
    y cuando es alegría y angustia
    y los vastos cielos y el verde follaje
    y la tierra que canta
    entonces ese vuelo de palabras
    es la poesía
    puede ser la poesía


    ***************​


    CANCIÓN DE LA NOCHE CALLADA



    En la noche balsámica, en la noche,
    cuando suben las hojas hasta ser las estrellas,
    oigo crecer las mujeres en la penumbra malva
    y caer de sus párpados la sombra gota a gota.

    Oigo engrosar sus brazos en las hondas penumbras
    y podría oír el quebrarse de una espiga en el campo.

    Una palabra canta en mi corazón, susurrante
    hoja verde sin fin cayendo. En la noche balsámica,
    cuando la sombra es el crecer desmesurado de los árboles,
    me besa un largo sueño de viajes prodigiosos
    y hay en mi corazón una gran luz de sol y maravilla.

    En medio de una noche con rumor de floresta
    como el ruido levísimo del caer de una estrella,
    yo desperté en un sueño de espigas de oro trémulo
    junto del cuerpo núbil de una mujer morena
    y dulce, como a la orilla de un valle dormido.

    Y en la noche de hojas y estrellas murmurantes
    yo amé un país y es de su limo oscuro
    parva porción el corazón acerbo;
    yo amé un país que me es una doncella,
    un rumor hondo, un fluir sin fin, un árbol suave.

    Yo amé un país y de él traje una estrella
    que me es herida en el costado, y traje
    un grito de mujer entre mi carne.

    En la noche balsámica, noche joven y suave,
    cuando las altas hojas ya son de luz, eternas...

    Mas si tu cuerpo es tierra donde la sombra crece,
    si ya en tus ojos caen sin fin estrellas grandes,
    ¿qué encontraré en los valles que rizan alas breves?,
    ¿qué lumbre buscaré sin días y sin noches?


    ***************​


    INTERLUDIO


    Desde el lecho por la mañana soñando despierto,
    a través de las horas del día, oro o niebla,
    errante por la ciudad o ante la mesa de trabajo,
    ¿a dónde mis pensamientos en reverente curva?

    Oyéndote desde lejos, aun de extremo a extremo,
    oyéndote como una lluvia invisible, un rocío.
    Sintiéndote en tus últimas palabras, alta,
    siempre al fondo de mis actos, de mis signos cordiales,
    de mis gestos, mis silencios, mis palabras y pausas.

    A través de las horas del día, de la noche
    -la noche avara pagando el día moneda a moneda-
    en los días que uno tras otro son la vida, la vida
    con tus palabras, alta, tus palabras, llenas de rocío,
    oh tú que recoges en tu mano la pradera de mariposas.

    Desde el lecho por la mañana, a través de las horas,
    melodía, casi una luz que nunca es súbita,
    con tu ademán gentil, con tu gracia amorosa,
    oh tú que recoges en tus hombros un cielo de palomas.


    ***************

     
    #1

Comparte esta página