1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Betina Edelberg

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por lluvia de enero, 24 de Junio de 2015. Respuestas: 2 | Visitas: 1820

  1. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    526
    .

    Betina Edelberg
    (1921-2010) Escritora argentina nacida en Buenos Aires el 6 de agosto de 1921. Su producción literaria comprende poemas, cuentos, pantomimas y "delirios" (prosa poética breve, onírica pero no surrealista).
    Alternando con su producción poética, Betina Edelberg se desempeñó como profesora de Literatura Francesa en la Universidad de La Plata. En la Universidad de Buenos Aires fue secretaria del Instituto de Historia de la Cultura Española Medieval y Moderna, también de "Los Cuadernos de Historia de España" y más tarde, secretaria del Instituto de Literatura Francesa.
    En 1960 viajó a Europa becada por el Fondo Nacional de las Artes para realizar estudios sobre poesía contemporánea y entrevistar a figuras literarias de renombre internacional.
    De regreso en su país natal realizó trabajos de investigación, dictó cursos y conferencias sobre poesía.
    Recibió numerosas distinciones por su obra (Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y Premio Fondo Nacional de las Artes, entre otros). Integró la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Escritores.
    Amiga de Jorge Luis Borges, compartió con él momentos mágicos, inteligentes conversaciones y tuvo el privilegio de haber escrito en colaboración el ensayo 'Leopoldo Lugones' (1955). También compusieron juntos un original ballet, una parodia hablada de las dictaduras (basada en el caudillismo peronista que Borges aborrecía), obra a la que dieron por título 'La imagen perdida' (1953) y que aún permanece inédita.

    Betina Edelberg ha sido reconocida como una de las más exquisitas poetas y escritoras argentinas. Sus poemas reflejan una intensidad poco frecuente. En sus versos la poeta revela la búsqueda de lo universal a través de lo cotidiano. Esa bien podría ser la clave de su obra.

    Edelberg falleció en Buenos Aires el 28 de enero de 2010.


    Datos biográficos extraídos de: http://betina-edelberg.net/


    **************​

    BUENOS AIRES 1980


    Buenos Aires me canta y ríe
    con su gran colmillo blanco
    mientras camino por los hervideros de Corrientes
    autos y autos
    la calle es un movimiento de largo tren
    y me deja en los andenes
    y el que fuera monótono rebaño fantasmal
    de gentes disecadas
    y su niebla
    humeante cara de invierno somnoliento
    ha invadido con sus cuerpos
    que fueran imaginarios y adormecidos
    ha brotado como soleadas burbujas
    con su violenta plenitud
    con sus ropajes entreabiertos
    con los colores encendidos hacia la cúpula de esta primavera
    la poesía y su lava de presagio
    me invaden esta mañana
    porque imagino
    y no miro el grito de los diarios
    sueño
    quiero estarme indolente
    a la sombra de esta ciudad
    que me he susurrado toda mi vida
    como un interminable poema
    como una ceremonia de repetidos gestos
    y palabras de fuego
    momentos de contemplar insaciable
    que son arenas de resurrección
    cruzarme como un grito de pasión a la otra vereda
    y salir al esplendor de tanto regocijo
    la gran mirada invencible de mi ciudad me desafía
    devuelve el amor de años que le digo
    un idioma necesario desde siempre
    silencio o ruido que contempla mi embriaguez
    y resbala por esta piel arrodillada
    ventanas y cristales vuelan
    flotan a mi alrededor
    tañen y copian luces en mi homenaje
    mientras contemplo impregnados escaparates
    estoy entre gorriones
    y lento vuelo de palomas
    tengo ráfagas de tiempo generoso para dar
    torrentes que regala este suelo del Nuevo Mundo
    esos momentos que añoran los que se han ido
    y caminan apurados
    el paisaje aparece y se apoya en mi hombro
    o me sostiene
    y de pronto una palmera y su mansa araucaria
    largo viaje de plátanos y de color jacarandá
    se me instalan dulcemente
    ninguna ceniza puede apagar esta hoguera inasible
    este latido bienaventurado y minucioso
    con secreto mensaje
    todo esto ocurre
    o es presagio casi tendido sueño o exorcismo
    mientras desde el hambre de las palabras
    estallo en plegarias
    ante la abrasadora fuerza de vida
    que me da esta ciudad que es mía
    un aire antiguo me vuelve
    asoma desde el color madera de mi río en la bajada
    aquí están tus calles de antaño y de siempre y las otras
    aquellas que has ido a encontrar a repasar
    en medio de irresistibles mutaciones
    oleaje de floristas y sus pequeños museos como ráfagas
    centelleantes
    es la estación del jazmín y su olor a fruta insolente
    ya llegaron con su modesta brasa tus cautivas flores de campo
    y su nostalgia de hierba
    ningún lejano país
    te puede dar esta juventud de todo por hacer
    levadura que te nutre de tu suelo
    sedienta mano abierta
    en donde has puesto extrema vida
    necesitaste las estrellas de tu cielo
    volver a reconocerlas
    una dádiva de familiaridad
    barrio lenguaje noticias
    necesitaste un lugar de cálidas personas sobrevivientes
    atravesar la prueba de la mentira y de la traición
    y de tanto sufrimiento
    y locura de tinieblas
    hoy quisiera entregar al mundo nuestra salvación
    camino y camino
    y transporto mi pesada garganta de gozo
    voy por el viento norte
    voy a encontrar el cariño entrelazado y protector
    y sin desavenencias
    de amigos
    voy a encontrar compañía
    aquí todavía tenemos tiempo
    y oficio de alta amistad
    estoy pensando a través del argumento incesante de los días
    hablo una vez más a solas
    con labios de encuentro y saludo
    y mientras camino y camino
    por esta ciudad tan mía
    mientras camino y la miro
    me digo
    palabra a palabra
    no he podido dibujar esta idolatría
    el antiguo fervor
    que me llega con sus licores de hechizo hasta los huesos
    y con sus vínculos
    y con el gran oleaje de sus milagros
    que tantas veces vino a salvarme
    de páginas y páginas malheridas
    durante años
    palabra a palabra he buscado un lenguaje
    que cante la gloria de este lugar que es mi destino
    y que me pertenece
    de este Buenos Aires que nada reemplaza
    de este Buenos Aires que permanece con su calma
    inmortalidad
    invulnerable a todo apocalipsis.


    ***************​


    CONVIVENCIA


    Invoco los contornos de la soledad,
    me vuelvo jarra o vaso o fruta,
    límite de alguna mansa naturaleza muerta,
    caigo como una antigua mirada
    por la modestia de las cosas,
    por lo que invoca las ausencias,
    todo lo que me recuerda días
    o convivencia con una silla o la mesa,
    con las marcas de mi nostalgia,
    caigo por todo lo que me precipita hacia mí,
    por todo lo que me ha dejado ya sin miedo,
    por los rápidos del silencio,
    por todo lo que se vuelve contra mí,
    se vuelve y me golpea
    y me habita y deshabita
    aquí,
    tan lejos de la ansiedad que arrastra el día,
    aquí,
    de regreso,
    muda, muda, enmudecida.


    ***************​


    EPOPEYA DE LA NEGACIÓN


    No quiero murmurar nostalgia,
    repetir desolación,
    lamer el vano sortilegio de un lenguaje.
    No quiero estos fastuosos resúmenes:
    un vacío que llamamos vida
    y que puede ser dificultad o cobardía
    o vergüenza de ser nada,
    la lenta profanación de ser solamente,
    acumular minúsculas traiciones,
    inútil movilidad.
    Alguien canta falsos estíos
    o un mundo sonriente que no existe,
    porque hay que fingir un altísimo solo,
    desconocer una triste marea y su naufragio.
    Alguien cambia mentira por amor
    y todo es la fábula de una puñalada
    o desaparición total.
    La realidad describe sonrientes fotografías:
    un himno infatigable a los jefes de la destrucción.
    No quiero murmurar hojas,
    repetir antiguos paisajes o sentimientos perdidos,
    no quiero aceptar vagas reverencias o sumisiones,
    mezquinas ganancias,
    un mundo aferrado a la vejez, al miedo, al trueque.
    Elijo ser nadie,
    ser pobremente yo,
    disiparme en verdad,
    aunque el precio sea volverme
    y no contemplar un hervor que me mira y me conquista,
    aunque el precio sea esta soledad,
    esta soledad.


    ***************​
     
    #1
    A danie le gusta esto.
  2. danie

    danie solo un pensamiento...

    Se incorporó:
    6 de Mayo de 2013
    Mensajes:
    13.301
    Me gusta recibidos:
    9.723
    Un gran homenaje a la cultura que forma nuestras raíces. Hay poetas muy grandes “algunos más y otros menos conocidos”, pero sin importar ese pequeño rasgo fueron grandes poetas y encima fueron argentinos. Eso es para estar orgulloso de nuestra cultura y nuestra patria.

    Gracias por este gran aporte didáctico, amiga.

    Qué las voces de los poetas se oigan por todo el mundo sin importar tiempo ni espacio!

    Un abrazo.
     
    #2
    A lluvia de enero le gusta esto.
  3. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    526
    DESCRIPCIÓN DE LA REALIDAD


    Algo,
    acaso inesperada una vergüenza
    o el golpe de una puerta lejana.
    Algo,
    algo que no importa
    porque puede llegar a ser olvido,
    reúne tu cuerpo disperso
    y recubre de solemne minucia
    unos tristes huesos finales,
    la fábula de tus vísceras, tu voz, tus gestos,
    ese vago alarde que es vivir,
    como si tal cosa,
    a través de largos mañanas
    que siempre llegan.
    Algo
    destierra mi pesada negación
    y vuelvo,
    olvido las trágicas fotografías de este mundo,
    la muerte y la destrucción en colores,
    me salvo del rojo, amarillo y azul
    jugando al odio, a la mentira,
    me salvo de las palabras carcomidas,
    yo empleada pública, ama de casa, escritora,
    yo población, yo nosotros y
    nada,
    en medio del polvo que habita la luz
    de una ventana entreabierta,
    en medio de mi mediocridad,
    pienso desesperadamente en algo de importancia,
    enumero flor, cielo, viento.
    Me resigno
    y reanudo nuestro falso prestigio.


    Betina Edelberg
     
    #3

Comparte esta página