1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Isaac Felipe Azofeifa Bolaños

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por lluvia de enero, 15 de Mayo de 2015. Respuestas: 0 | Visitas: 3098

  1. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    526
    .

    Isaac Felipe Azofeifa Bolaños (1909- 1997). Poeta, ensayista, político y educador costarricense.
    Autor de una de las obras poéticas más claras y bellas de nuestras letras, Isaac Felipe Azofeifa ha sido considerado el poeta costarricense más importante del siglo XX y un hombre de trayectoria vital, diáfana y ejemplarizante.
    De hidalga estirpe campesina -nacido en Santo Domingo de Heredia en 1909-, su obra refleja una fina sensibilidad contemplativa pero apasionada, que alterna el vuelo lírico con su conciencia social. Estilísticamente evolucionó desde el modernismo, sorbiendo de las vanguardias y del postmodernismo hasta conformar su propio verbo.
    Tres fueron sus rutas a lo largo de activos y prolíficos 87 años: la educación, la poesía y la política, entendidas las tres como acciones para mejorar la vida de todas las personas.
    En los tres campos brilló, supo ser innovador, fiel a su ideario humanista hasta el fin, y un hombre jovial y generoso con visión penetrante de la realidad, sus bellezas y sus injusticias.
    Mentor de generaciones de estudiantes desde las aulas del Liceo de Costa Rica hasta su cátedra en la Universidad de Costa Rica, donde llegó a dirigir Estudios Generales, Isaac Felipe Azofeifa les infundió amor por la literatura y por la vida de la cultura.
    Fundador del Centro para los Estudios Nacionales, y más tarde del grupo Soberanía, incluso precandidato presidencial del Partido Socialista, quedan de él sus valientes ensayos sobre la realidad del país pero más que nada la belleza de sus poemas, actos amorosos hacia el prójimo: “la soledad fue su único don desde su nacimiento de hombre/ como acontece a los dioses/perdido, se buscó en sí mismo y se halló en los demás/ y dijo:/Hombre soy y este es mi hermano”.
    Gracias a una beca, muy joven, en 1929, Isaac Felipe viajó a Chile donde permaneció hasta 1934, formándose en la pedagogía moderna y cultivando su vocación poética, lo que lo hizo acreedor en este ámbito del legado de la vanguardia sudamericana y del postmodernismo.

    Su trayectoria poética dibuja un arco perfecto: desde Trunca unidad (su primer libro publicado en 1958), aunque en 1928 ya había ganado un premio en un concurso del Diario de Costa Rica con el poema La voz de las cumbres patrias. Viene Vigilia en pie de muerte (1961), Primer Premio en un concurso centroamericano en El Salvador; luego Canción (1964), Premio Nacional de Poesía; Estaciones (1967); Días y territorios (1969), también Premio Nacional; Cima del gozo (1974), Premio Nacional, así como Cruce de vía (1982); Poesía reunida (antología de 1995).
    Además de los poéticos -cuatro premios Aquileo J. Echeverría-, este ser humano vigilante recibió a lo largo de su vida otros importantes galardones: el Magón en 1980; el Premio de Periodismo Cultural García Monge en 1972; el título de Profesor Emérito de la Universidad de Costa Rica, y el Premio Omar Dengo otorgado por la Universidad Nacional por su trayectoria humanística.

    En abril de 1996, y cuando revisaba su último poemario Orbita, sufrió un derrame cerebral que lo mantuvo en coma por un año. Falleció en abril de 1997.

    Biografía extraída de: https://www.facebook.com/notes/isaac-felipe-azofeifa-bolaños/biografía/175226819161723


    **************​


    SE OYE VENIR LA LLUVIA


    La casa de mi infancia es de barro del suelo a la teja,
    y de maderas apenas descuajadas, que en otro tiempo obedecieron
    hachas y azuelas en los cercanos bosques.
    El gran filtro de piedra vierte en ella, tan grande,
    su agua de fresca sombra.
    Yo amo su silencio, que el fiel reloj del comedor vigila.
    Me escondo en los muebles inmensos.
    Abro la despensa para asustarme un poco
    del tragaluz, que hace oscuros los rincones.
    Corro aventuras inauditas cuando entro
    en el huerto cerrado que me está prohibido.
    En la penumbra de la tarde, que va cayendo lenta
    sobre el mundo, el grillo del hogar canta de pronto,
    y su estribillo triste riega en el aire quieto,
    paz y sueño sabrosos.
    Cuando venían las lluvias miraba los largos aguaceros
    desde el ancho cajón de las ventanas.
    Nunca huele a tierra tanto como esa tarde.
    Se oye la lluvia primero en el aire venir como un gigante
    que se demora, lento, se detiene y no llega,
    y luego, están ahí sus pies sobre las hojas, tamborileando,
    rápidos, mojando,
    y lavando sus manos de prisa, tan de prisa, los árboles,
    el césped, los arroyos,
    los alambres, los techos, las canoas.
    Pero también su llanto desolado,
    su sinrazón de ser triste, su acabarse de pronto,
    sin objeto ni adiós,
    para siempre en mi infancia, para siempre.
    Llueve en mi alma ahora, como entonces.


    ***************​


    ITINERARIO SIMPLE DE SU AUSENCIA


    b


    Hoy no has venido al parque.
    Podría ponerme a recoger del suelo
    la luz desorientada y sin objeto
    que ha caído en tu banco.
    Para qué voy a hablar
    si no está tu silencio.
    Para qué he de mirar sin tu mirada.
    Y este reloj del corazón que espera
    golpeando y doliendo.


    c

    Esta noche de luna y tú lejana.
    Necesito a mi lado tus preguntas.
    Y encontrarte en aire vuelta brasa,
    vuelta una llama dulce,
    vuelta silencio y regazo,
    vuelta noche y reposo, como cuando
    guiábamos la luna nuestra hasta la casa.


    ch

    Qué manojo de rosas olvidadas.
    Qué tibia pluma y mansa luz
    tu cuerpo como un árbol,
    como un árbol gritando,
    con tanto poro abierto, con tanta sangre
    en olas dulces elevándose.
    Oh, sagrado torrente del naufragio.
    Cómo amaría perderme

    y encontrarte.


    ***************​
     
    #1

Comparte esta página