1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Leopoldo Alas Mínguez

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por Francisco Lechuga Mejia, 25 de Octubre de 2013. Respuestas: 1 | Visitas: 4277

  1. Francisco Lechuga Mejia

    Francisco Lechuga Mejia Poeta que no puede vivir sin el portal

    Se incorporó:
    11 de Septiembre de 2007
    Mensajes:
    33.594
    Me gusta recibidos:
    2.563
    Leopoldo Alas Mínguez

    Reseña biográfica


    Poeta, ensayista y novelista español nacido en Arnedo, La Rioja, en 1962.

    Sobrino nieto de Leopoldo Alas Clarín, se licenció en Filología italiana y cultivó diversos géneros, incluyendo la dramaturgia y los libretos operáticos.

    Desde muy joven fue incluido en antologías importantes por los poetas Vicente Molina Fox y Luis Antonio de Villena.

    Entre 1987 y 1992 dirigió la revista de poesía "Signos" y colaboró hasta su muerte con diferentes revistas y periódicos,

    especialmente con la Radio Nacional de España y el periódico "El Mundo".

    Su obra poética está contenida en las siguientes publicaciones: "Los Palcos" en 1988, "La condición y el tiempo" en 1992,

    "La posesión del miedo" en 1996 y "El triunfo del vacío" en 2004. Del resto de su obra merecen destacarse las novelas

    "Bochorno" en 1991 y "El extraño caso de Gaspar Ganijosa" en 2001; los ensayos "La orgía de los cultos" en 1998,

    "Los amores periféricos" en 1997 y "Ojo de loca no se equivoca" en 2002, y las obras de teatro "Última toma" en 1985

    y "La pasión de madame Artú" en 1992.

    Falleció en julio de 2008.



    Mi olor a ti

    Toda mi ropa huele a cuando estabas.

    Sería al abrazarte -no lo entiendo-

    o que estuviste cerca y se quedó prendido.

    Si arrimo mi nariz al hombro o a la manga, te respiro.

    Al ponerme la chaqueta, en la solapa,

    y en el cuello de un jersey que no abriga.

    Aroma de placer, de feromonas,

    de recostarme en ti mientras dormías.

    Por mucho que la lave, mi ropa lo conserva:

    es un perfume dulce que me alivia

    como vestir mi carne con tu piel.

    Y está durando más que mi recuerdo.

    Tu rostro en mi memoria se disipa,

    casi puedo decir que he olvidado tu cuerpo

    y sigo respirándote en las prendas

    que, al tiempo que me visten, te desnudan.

    Pero la ropa es mía.

    De tanto olerte en mí, tu olor es mío.

    Tu olor era mi olor desde el principio,

    fue siempre de mi cuerpo, no del tuyo,

    de un cuerpo que lo tengo a todas horas

    para quererlo entero como jamás te quise

    y olerlo de los pies a la cabeza.

    Es el olor de todas mis edades,

    del niño absorto y puro,

    del claro adolescente eléctrico y espeso,

    de un joven con insomnio que soñaba

    fantasmas del amor, y es también el olor

    que al transpirar mis sueños dejaron en las sábanas.


    Quién sabe tú a qué aspiras sin este efluvio mío,

    sin mi esencial fragancia.

    Estando en compañía, serás siempre la ausente

    igual que si te fueras o no hubieras llegado.

    Pues no olerás a nada, no dejarás recuerdo

    ni podrás despertar auténtico deseo

    ni embalsamar las yemas de los dedos

    que un día te acaricien

    con un perfume físico y concreto.

    Serás para el olfato de los otros

    como un espejo para los vampiros.

    Y yo atesoraré con más fe que codicia

    este perfume dulce de mi cuerpo

    que descubrí contigo.

    Si quieres existir, respíralo de nuevo.




    El ángel desde dentro

    Desangelados, sin alas, sin brillo,

    en las brasas de los últimos fuegos.

    Así hemos llegado a creernos,

    avanzando entre el lodo como vehículos

    sin ruta y sin pasajeros.

    Pero el ángel está en nuestros silencios,

    guiando nuestros desvaríos, amansándonos la fiera.

    Y el ángel no tiene alas:

    se ha plegado a la vida con nosotros,

    se ha rendido a las cosas

    (sus formas, su número y su precio),

    tiene sólo una oportunidad y un cuerpo que es el nuestro.

    Y casi nunca nos abandona.

    Como sueña, pesa más.

    Como piensa, nos confunde y nos eleva.

    Como siente, nos hiere.

    El ángel que no nos salvará

    tiene a ratos nuestros cabellos

    y muy de vez en cuando mira con nuestros ojos.

    Si toma prestadas nuestras manos, acaricia, crea, limpia.

    Cuando está en nuestros labios, sonríe y besa con ellos.

    Y si camina con nuestros pies, se detiene.

    Hay un vértigo en el ángel que no es nuestro,

    una curiosidad hambrienta que nos implica.

    El ángel miente en el espejo,

    ama por nosotros y ve por lo que vemos.


    Cuando el tiempo, que es un mísero contable,

    nos doblegue con la suma de los días que ha perdido,

    el ángel se preguntará una vez más

    a quién sirve sin alas si su señor termina,

    por qué es traslúcido en un cuerpo que se apaga,

    por qué ubicuo en un viajero que no regresa.

    ¡Todo lo que quiso amar el ángel,

    la que pudo alcanzar, la que alcanzó a pensar!

    ¡Todos los ángeles que conoció,

    hablándole cautivos de otros cuerpos

    como se habla desde dentro, para salir hacia afuera!

    ¡Todas las cosas que te ayudó a imaginar

    cuando no había nadie contigo,

    la que quiso interpretar

    y la que estaba dispuesto a construir!


    Pero entre tanto, el ángel no puede dejarte.

    Y al pensar en esto con sus pensamientos,

    el agua sacia tu sed y el pan te alimenta.

    Las nubes dibujan mensajes

    para que el ángel, que eres tú, los lea

    como se lee lo que nada significa y puede significarlo todo.

    Y en la pasión del ángel, te rindes a ti mismo.


     
    #1
  2. MARIANNE

    MARIANNE MARIAN GONZALES - CORAZÓN DE LOBA

    Se incorporó:
    29 de Julio de 2009
    Mensajes:
    43.941
    Me gusta recibidos:
    20.106
    [FONT=times new roman][FONT=Times New Roman][FONT=times new roman][FONT=Times New Roman][FONT=times new roman][FONT=Times New Roman][FONT=times new roman][FONT=Times New Roman][FONT=Georgia][FONT=times new roman][FONT=Times New Roman][FONT=Georgia]
    excelente obra, gracias por compartirla para conocer más a los poetas[/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font]
     
    #2

Comparte esta página