1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: poema general

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Es mi sonrisa es un sol radiante,
    una rosa perfumada;
    el bote salvavidas siempre a punto
    cuando estoy triste;
    las palomas de esperanza que sobrevuelan mi alma cansada.

    Es mi sello personal,
    porque casi siempre sonrío,
    ya que sosiega mi alma
    y quema el estrés galopante de la vida.

    En mi sonrisa un mundo contagioso,
    salpico alegría a todos los que tocan mis bordes,
    ¡Me gusta ver felices a las gentes!

    Río y sonrío
    y los problemas se convierten en pompas de jabón,
    río para que no se apague mi ilusión,
    río para tener la vela de la esperanza prendida.

    Ojalá que al final de mis días,
    pueda esbozar una sonrisa
    agradecida a la señora vida,
    por sus hermosas flores regaladas,
    por sus lecciones ofrecidas
    a mi persona cada día.

    Y hasta el día de mis exequias
    quisiera ver a mis familiares sonriendo
    y que exclamen:
    Alla se va Edith la poeta alegre,
    que siempre le ofrecía mil rosas de sonrisas a la vida,
    aunque ella a veces
    le daba latigazos y espinas.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados







    MY SMILE

    It is my smile, it is a radiant sun,
    a scented rose;
    the lifeboat always ready
    when I am sad;
    the doves of hope that fly over my weary soul.

    It is my personal stamp,
    because I almost always smile,
    since it calms my soul
    and burns the galloping stress of life.

    In my smile a contagious world
    I spread joy to all who touch my edges,
    I like to see people happy!

    I laugh and smile
    And the problems turn into soap bubbles
    I laugh so that my illusion does not go out,
    I laugh to light the candle of hope.

    I hope that at the end of my days,
    I can smile a smile
    grateful to the lady life,
    for the beautiful flowers that she gives away,
    for your lessons offered
    to my person every day.

    And until the day of my funeral
    I would like to see my family smiling
    and what can they say:
    There goes Edith that happy poet,
    the one that always offered a thousand roses of smiles to life,
    although she sometimes
    she gave him whips and thorns.



    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-All rights reserved

  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]


    Una rama oxidada,
    un silencio que no se apaga
    en las sombras olvidadas.

    Palabras mudas escondidas en el tintero del alma,
    un sol que no llega,
    una luna dormida, cansada de alumbrar
    Solo de polvo se alimentan las hojas secas,
    llanto, tez cansada;
    el tornado del virus no se acaba.

    Miles de preguntas flotan, nadan
    en el océano de la mente ya casi insana.
    Espaldas encorvadas
    sumidas en nubes de desesperación,
    gotas de llanto derramándose como charcos.

    Y ahora,
    ¿Qué sol nocturno alumbrará nuestras pupilas?
    ¡Qué paloma esperanzada
    nos visitará del cielo!
    Los pétalos de la esperanza
    se deshojan una a una,
    y cuando creemos que llega la paz
    ramas secas nos aprisionan y nos ahogan.

    ¡Qué sol nuevo alumbrará
    nuestras ciudades!
    ¡Qué ángel iluminado pondrá paz
    en nuestras inquietas almas!

    Necesitamos una mano salvadora
    embadurnada en tecnología
    y con piel de verdadera humanidad.
    Necesitamos un Dios
    que baje de sus ostentosos altares
    y consuele nuestros humanos pesares.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A bristy le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]




    ¡Cuánta lluvia de llanto por este virus malsano!
    ¡Cuántos nudos en la garganta
    desangrándose en nuestros corazones!
    Cuántas familias del mundo llorando,
    un padre un hijo, un hermano, un abuelo...

    Señor, para el ciclo invasivo de la muerte,
    aleja el virus de nuestras calles y ciudades,
    queremos vivir tranquilos
    y no en la feroz incertidumbre:
    ¿Seré quizá mañana uno de los fallecidos estrenado mortaja?

    ¡Cuánto dolor regándose
    por la humanidad cansada!
    ¡Cuántas lágrimas durmiendo en nuestras camas!

    Nos agobia el encierro,
    nos asfixian las mascarillas
    pero debemos seguir las normas
    y cuidar nuestras preciadas orlas.

    ¿Quién inventó este virus desquiciado?
    ¿Qué descuido originó su propagación?
    La humanidad entera paga los platos rotos:
    Millones son los fallecidos
    sin contar los ocultos.

    El caballo amarillo de la muerte
    pisa fuerte,
    a galope desenfrenado se lleva humanos
    a sus moradas.
    Esto es una era apocalíptica
    las enfermedades proliferan
    ni las grandes potencias pueden frenarlas.

    ¿Será que en verdad se llevará la cuarta parte de la tierra?
    ¿Se acelerará el proceso de vacunación
    antes que esto suceda?

    Lluvia de lágrimas ensombrece el planeta,
    ¡Señor apiádate,
    danos tregua!
    Qué el virus levante sus garras
    de nuestras espaldas,
    muchas lágrimas han rodado ya
    en nuestras veredas.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados





    RAIN OF TEARS

    How much rain of tears for this unhealthy virus!
    How many knots in the throat
    bleeding into our hearts!
    How many families in the world crying,
    a father a son, a brother, a grandfather ...


    Lord, for the invasive cycle of death,
    keep the virus away from our streets and cities,
    we want to live in peace
    and not in fierce uncertainty:
    Maybe tomorrow I will be one of the deceased wearing a black cape?

    How much pain spreading
    for weary humanity!
    How many tears sleeping in our beds!

    We are overwhelmed by the confinement,
    our masks suffocate us
    but we must follow the rules
    and take care of our precious borders.


    Who Invented This Deranged Virus?
    What carelessness caused its spread?
    The whole of humanity pays for the broken dishes:
    Millions are the deceased
    not counting the hidden ones.


    The yellow horse of death
    stomp,
    at a wild gallop he takes humans
    to their abodes.
    This is an apocalyptic age
    diseases proliferate
    not even the great powers can do anything.

    Will it really take a quarter of the earth?
    Will the vaccination process be sped up
    before this happens?

    Rain of tears darkens the planet,
    Lord have mercy
    give us truce!
    Let the virus lift its claws
    from our backs,
    many tears have already rolled
    on our sidewalks.


    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-All rights reserved
    A bristy le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Siempre fui una niña con pájaros en la cabeza.

    Miles de pájaros coloridos rondaban por mi mente,

    algunos volaban a velocidad media y otros eran una ráfaga veloz

    que constantemente me azuzaban a imaginar miles de historias.


    Pájaros de sueños que no me dejaban quieta

    que me impulsaban a encerrarme en mi habitación y escribir miles de aventuras diversas.

    ¡No, yo no había nacido para ser una persona normal!

    Tenía muchas aves que aleteaban en mi cabeza;

    aves, que querían ser auténticas en su vuelo,

    que no querían estar enjauladas.


    Y tanto dejé que estos pájaros vivieran allí

    que hasta yo misma me hice mujer pájaro.


    Ahora soy esa mujer pájaro que nunca puede dejar de volar en la creatividad,

    ¡Allí hallo mi verdadera libertad!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú- Derechos Reservados

    A bristy y Alonso Vicent les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]




    No todo tiene ser perfecto para ser felices.
    La vida se pasa pronto en sus carruseles apurados
    y esperando un futuro almibarado
    no disfrutamos sus hermoso regalos.

    ¡Disfrutad, sentid, vivid!
    Hallad la alegría en los cabellos simples de lo cotidiano.
    Emocionarse ante una puesta de sol,
    una curiosidad infantil,
    un abrazo sincero,
    una canción del recuerdo,
    entonando para el otro la palabra te quiero.
    No perder la capacidad de asombro y entusiasmo.
    Ser generosos con la vida y ella será generosa también,
    ser positivos perseverantes y alegres,
    luchad con tesón por alcanzar las metas.

    No necesitamos tenerlo todo,
    saberlo todo,
    poseerlo todo para comenzar a sonreír
    porque a menudo la gente que lo tiene todo
    se siente muy vacía
    porque todo lo consigue muy fácil y ya nada le asombra o conmueve.

    Que la alegría de la sencillez
    moje los corazones,
    que la luz de la fe nunca se apague en nuestras almas,
    que seamos solidarios y compasivos siempre con nuestros prójimos,
    sean amigos o enemigos.

    La entereza se muestra en las adversidades y trabajos,
    (no los rehuyamos nunca)
    que en el facilismo
    no está
    el manzano frondoso del éxito.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Aquí me tienen, crucificada en las cuerdas de la medicina,
    con algunos perros de miedo y lechuzas de malestar.
    Mi cuerpo está cansado de noches sin dormir y agujas de tedio.

    Me aferro al Dios del cielo y sigo en la lucha.
    ¡Qué noche tan larga me regala el destino!
    Pero mi lámpara de fe Jesucristo está a mi lado y cuida los velones de mi cuerpo.

    Yo sé que su luz no merezco, pero a su misericordia de azúcar apelo y cruzo los dedos para que la medicina amarga, haga su trabajo.
    De la vida ya he gustado sus infinitas dulzuras y quizás sea el justo momento de recibir sus agrias hierbas. Yo solo clamo a su piedad inmensa y espero, en el banco silencioso y mudo de los impávidos.

    ¡Dormiré!, Hay que mantener la paz en días oscuros.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas -Perú-Derechos reservados




    [​IMG]
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Colgada en el aire de la soledad,
    una rama seca se resiste a desprenderse de su árbol,
    no quiere dejar su última esperanza de vida.
    Espera en su cama impávida la lumínica redención.
    Abre sus ventanas pero la luz no llega;
    su garganta está roja y ronca de tanto gritar:
    ¡Clemencia!

    Así, los habitantes de la mundo, se bambolean en la incertidumbre,
    por un virus malsano que sus garras no quiere apartar del globo de la tierra.
    Impotente observa su galope destructor,
    quiere arrancarle los cabellos de sus estragos, pero no puede,
    y se sienta en el banco infame del dolor.
    Sus dientes chirrían de la rabia por no poder hacer nada contra él,
    pero sus brazos de fe no se cansan.

    Enciende un cirio y lo hace arder en cielos despejados,
    pone cabeza fría y las chispas de su fe se encienden.
    Dios no se ha olvidado del hombre,
    aunque él muchas veces lo niegue y le eche la culpa de los males que el mismo se granjeó.
    Al tiempo de una profunda oscuridad viene siempre un tiempo de la clara luz.
    ¡Paz en tu alma mundo!
    Sereno espera el tiempo de tu redención.

    Mientras tanto sujétate a tu verde rama,
    defiende con uñas y dientes los vestidos de tu esperanza,
    ¡Sé valiente, ten fe!

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    [​IMG]

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Tú, que apuntas con el dedo,
    tú, que gustas de fijarte en defecto ajeno;
    mira bien antes de disparar tu veneno,
    ¡Aquí nadie es perfecto!

    La cola larga y la arruga,
    míratelas tú primero,
    ¡No eres de Dios su mensajero!

    Si te gusta hablar del otro
    ¡Muérdete la lengua!
    Si te gusta mirar sus defectos con lupa
    Mejor arráncate los ojos.

    Es mejor quedarse sin lengua y sin ojos
    a destruir la imagen sagrada del prójimo.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    Es la era de los tapabocas,
    era en que la gente por salir se aloca,
    y al engorroso mutismo convoca.

    upload_2020-5-13_23-1-1.jpeg

    Es la era del aislamiento,
    dejar de vernos por un momento.
    Era de poco movimiento.

    La sigo descontento
    pues soy un ser sociable,
    pero sé que es un mal necesario.

    Esta
    época será recordada como la era de
    los cubrebocas.
    Saludamos con señas
    crucificamos los besos,
    le quitamos los brazos a los abrazos.

    Para palear sus efectos las cosen de diversos modelos:
    graciosos, serios y medicados.
    Todos caminamos con ellos a todos lados.
    Esta era de los tapabocas nunca lo hubiéramos imaginado

    Autora: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    .

    THE ERA OF THE TAPABOCAS
    It is the era of the masks
    was when people went crazy for going out
    and the awkward call of silence.

    It is the era of isolation.
    stop seeing us for a moment.
    it was of little movement.


    I don't follow her so unhappy
    because I am a sociable being,
    But I know it is a necessary evil.

    This
    the era will be remembered as the era of
    The masks.
    We salute with signs
    we crucify kisses,
    We take the arms away from the hugs.

    To shovel its effects, they are sewn in different models:
    Funny, serious and medicated.
    We all walk with them everywhere.
    This was the masks that we never imagined

    Author: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Rights reserved

    .
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    [​IMG]


    No sé si soy pluma de oro
    de cobre u hojalata,
    solo sé que escribo versos
    que mi alma delatan.

    No sé si habré llegado siquiera a la punta
    de los pies de Calderón o de Garcilaso,
    o habré tocado, algún hilo de la orla de las vestiduras de Dante,
    solo sé que disfruto haciendo mis garabatos.

    No sé si mis metáforas tienen alcurnia
    garbo o agudeza,
    solo sé que cuando termino de elaborarlas
    hay sismos y terremotos en mi cabeza.

    No sé si mi poesía valdrá un penique o un sol en el mercado,
    solo sé que disfruto ejerciendo el don que Dios me ha dado.

    No sé si la crítica los apruebe o desapruebe,
    solo sé que me llena el ama de manzanas de satisfacción
    porque los hago con máxima dedicación.

    No sé si al lector
    le interese o guste mi mundo de letras,
    solo sé que los hago amor e intensión recta.

    No sé si mis letras vivirán
    o se las tragará el pozo largo del olvido
    si dormirán desnudos, huérfanos en anaqueles solitarios
    sin luz y sin sustento.

    No sé si este arte u oficio de escribir
    sea una profesión, algo real,
    para ayudar a mi nación
    o solo sea una quimera
    de un Quijote iluso
    que un día quiso vencer los molinos de vientos
    de los males del mundo
    con su espada inspirada de letras
    y salió expectorado,
    volando por los aires,
    entre sueños de gran poeta.

    No sé si soy poeta
    o una ilusa anacoreta,
    solo sé
    que cuando escribo,
    sueño con los ojos abiertos
    ¡Y les juro! (Dios sabe que no miento)
    que a veces he llegado a tocar el cielo.
    con mi pluma sencilla de letras.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]

    Llegan los geranios y las rosas

    a teñir de amor el universo,

    a cubrir las penas sangrantes,

    con sus tapabocas de colores.

    Llegan mis flores favoritas,

    con su circo de alegría,

    con sus volteretas de esperanza

    y sus trompetas festivas.

    Para decirte:

    sí se puede,

    ¡Ánimo,

    sigue adelante!

    Mariposa triste, no claudiques.


    Limpiarán esas lágrimas

    de hospitales fúnebres,

    con latidos de ritmo agónico,

    y esos ecos pesimistas, colgados en ramas de desánimo,

    de los que en la batalla desfallecen.


    ¡Venid, vedlas relucir en los floreros del mundo!

    Cómo brillan en las pupilas esperanzadas,

    cómo cantan sus pétalos animosos.


    Vienen mis flores, a renovarlo todo,

    con su perfume de blanca paz y resignación.


    ¡Vengan mis rosas y margaritas!

    Regalad al mundo sus mágicas aquiescencias.

    Decidle suave al oído:

    el alma no muere,

    aunque el cuerpo contagiado perezca.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    De la noche a la mañana cambió nuestra historia,
    los que nos creíamos seres libres,
    estamos como perros enjaulados ladrando desolados.
    Como monjes budistas recluidos,
    como aves sin aire,
    respirando miedo.


    La vida social para nosotros se ha apagado
    y solo con una sonrisa o con señas saludamos.
    Nuestro círculo social se ha reducido a la familia
    es bueno conversar, pasar con ellos las horas,
    pero el encierro, hace que veces perdamos la paciencia.
    Son las consecuencias del maligno virus
    que nos sigue con sus pisadas de muerte.


    Las calles están vacías y mudas
    las playas ya no ríen con el sol.
    Nos alejamos de todos
    ¡Cómo apestados!


    De la noche a la mañana cambió nuestra rutina, nuestro feliz estado.
    Ahora valoramos la vida, ahora sabemos que no hay don más preciado
    que la libertad.


    En el hemisferio sur nos sancochamos con el calor y el tedio.
    Las gentes desesperadas como ratas buscan como protegerse y alimentarse.


    La gente vive con psicosis
    pues todos piensan tener el virus.


    Rogamos al Dios del cielo:
    que pronto acabe este encierro,
    que volvamos a ser y vivir como antes.
    Que se acabe esta peste,
    que la gente converse,
    que los niños pobres no se aburran,
    ¡Qué no se muera la gente como moscas!


    De la noche a la mañana
    debemos adaptarnos,
    hasta que tengamos la vacuna ansiada.
    Hay que tener paciencia,
    hay que enfriar un poco nuestros impulsos,
    hay que aceptar el cambio de buena gana,
    aunque nos cueste.


    Nuestros ruegos el Dios del cielo oiga,
    que los estados adopten las mejores medidas,
    y pronto regresemos a nuestra vida cotidiana.


    Mantengamos la paz;
    sino el miedo y el desasosiego nos matarán antes que el virus.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    imagen de la red
    A Anamer le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Nacer en ti madre mía,
    es sentir
    que tengo casa,
    que tengo abrigo,
    una bóveda que me cuida y alimenta;
    un pañuelo que seca y limpia mis lágrimas eternas.

    En ti madre,
    me siento seguro,
    siento que el mundo no puede hacerme daño.

    Tus latidos me acompañan,
    tus suspiros me besan,
    y tus desvelos me dicen que en verdad me quieres,
    ¡Madre primavera de entrega sincera!

    No me dejes madre mía,
    sin ti viajo solo en este mundo oscuro perdido,
    soy una frágil fruto desvalido,
    ¿Quién si no tú me dará los aliños de su cariño?
    Alma, que de madrigueras de amor ha salido.

    No hagas caso de las voces de los halcones madre mía,
    ellos quieren desgarrar mis carnes,
    quebrar mi vida en sus criminales vasos;
    ¡Sálvame de sus tenazas!

    Sangre de tu sangre soy,
    madre mía,
    pepa inocente de tu fruto.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Fuga el silencio de su aureola translúcida e incolora
    y se sienta en la banca de los sabios.

    Extiende sus manos largas
    en los ocasos,
    habla holgadamente en sus puertas,
    dejando su rocío de nostalgia como escarcha.

    Roza las mejillas de los hombres;
    le hace ver que solo es polvo y nada.

    El caótico universo
    se hace paz en sus tendederos,
    el sol se hace hielo
    en sus disertaciones.

    Aquieta las ansias en sus veleros;
    el hombre descansa
    en sus lechos floridos olorosos.

    Las respuestas del silencio
    no mienten;
    sus auras son místicas.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados







  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    ¡Feliz año amigos, feliz año!
    Recibamos al nuevo calendario
    con ojos esperanzados y aliento renovado.

    Quememos en la hoguera de la catarsis
    los ropajes de lo negativo
    de las penas y fracasos con todos sus lazos.

    Brindemos en copas doradas
    por un nuevo año que se avecina regocijado.

    El Champán espumante de las buenas vibras
    entren en tu casa
    Fuegos artificiales de buenos deseos
    te dedico en este nuevo año:
    ¡La consigan debe ser trabajar y no hacer daño!


    Feliz año amigos interconectados en la red,
    feliz año amigos reales de mi ciudad.
    ¡Qué reine en el mundo entero la alegría y la hermandad!
    ¡Que se acaben los odios y egoísmos y triunfe la bondad!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    HAPPY NEW YEAR!


    Happy new year friends, happy new year!

    Let's receive the new calendar

    with hopeful eyes and renewed breath.


    Let's burn at the stake of catharsis

    the clothes of the negative

    of sorrows and failures with all their ties.



    Toast in golden cups
    for a new year that rejoices rejoiced.






    The sparkling champagne of good vibes

    enter your house

    Fireworks of good wishes

    I dedicate you in this new year:

    Get it must be work and not hurt!



    Happy new year friends interconnected in the network,

    Happy new year real friends of my city.

    Let joy and brotherhood reign throughout the world

    Let hate and selfishness end and goodness triumph!




    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-Rights Reserved
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.