1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. La mar, la noche
    nuestro derroche.
    Besos, abrazos,
    último broche
    tus agasajos,
    y mis encantos.

    En la penumbra,
    en lo más alto,
    estamos juntos
    y nos besamos.
    Nos prometemos
    amor eterno,
    y nos juramos
    mutuo respeto.
    Manifestamos,
    aseguramos,
    ratificamos.

    Somos muy jóvenes
    enamorados,
    ilusionados.
    Mis fuertes brazos
    lazan tu cuello,
    los tuyos recios,
    en mi cintura,
    me polarizan
    hacia el cuerpo
    apasionado,
    acalorado
    y completado.

    Gloria de dos,
    el cielo de uno,
    edén del otro.
    Feliz la vida
    canto alborada.
    En este día
    muy descansados
    y por la noche
    amartelados.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    14/12/2017 Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  2. Su vida de colores armoniosos
    mujer plena, feliz y satisfecha
    recibiendo todo porque dio todo.
    Altanera en paseos por la sierra
    acompañada sin tristeza, canta,
    medita, cree ser su propia reina.

    Ve, la brisa matutina refresca,
    aclara el sentimiento de llegada,
    conocen, se percatan, dan la vuelta,
    contemplan, ríen y no dicen nada.

    Su mirada al frente con valentía
    han de saber supera su medida,
    pasó la mujer fría en la desdicha
    a calurosa en abrazos de amiga.
    Muy templada al enfrentar las miradas
    y magnánima con todas las almas.

    Su bandera en colores irisados,
    su lema colores coloreados.
    En su templanza inmensa fortaleza
    da la mano al pobre necesitado,
    escucha amistosa al menesteroso.

    Es la vida en alegres primaveras,
    es el agua de la fuente aclarada,
    es el viento subida en la gran peña,
    es gran amor, olor a madreselva.

    Con el palo del álamo en la mano,
    con lindos ojos negros extasiados
    va alegre, segura, en camino largo
    enfrenta el frío, el calor quemado,
    disfruta tonalidades del campo.

    Es la vida en hermosa melodía
    atrapada en su bella mirada.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    12/12/2017 Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  3. El mar en calma
    y yo, en la playa espero.
    Sentada en la roca,
    la cabeza en mis rodillas,
    la mano izquierda en los pies
    pienso,
    rememoro,
    sueño.

    El agua fría alivia,
    mejora el dolor de su partida
    mas no es suficiente, no basta.
    Deploro.
    Lloro.
    Imploro.

    Nada pasa,
    la soledad dobla mi espalda.
    La melancolía ciega mis ojos,
    lágrimas saladas.
    He perdido,
    no encuentro el otro tiempo
    el nuestro, el tuyo y el mío.

    Adiós, adiós para siempre,
    borró de mi memoria tu recuerdo,
    dejo en olvido todos los besos.
    Hasta nunca añoranza.
    Por siempre, ven, nueva esperanza.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    10/12/2017 Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  4. En penumbra no ves,
    no quieres ver,
    cubres un ojo
    el malo, el amoratado.
    Sigues sin hablar,
    no cuentas el horror de tu vida,
    esas palabras malsanas,
    esas palizas dadas
    una y otra vez
    contra la pared.

    Continúa la negrura del alma,
    el dolor inmenso en el corazón
    y lloras, lloras lágrimas de sangre.
    Una y otra vez
    no calmas su sed
    y lo sabes.
    Nunca saciarás su sed,
    su hambre despreciable,
    su odio inigualable.

    Muda, ciega, inmóvil, paralizada
    escondida en la sombra
    cubierta de silencio.
    Siempre te encuentra,
    repetidas veces te golpea
    todo el cuerpo
    y mantienes el silencio.

    Ya no más, nunca más
    grita fuerte la desdicha,
    solicita ayuda,
    la libertad es tuya,
    también, la dignidad es tuya.
    Te espera una buena vida
    con amigos, con la familia.
    Valiente grita,
    ya no más, nunca más.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    09/12/2017 Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes y saturno50 les gusta esto.
  5. Desde mi ventana cubierta de rosas
    la contemplo sentada, cabizbaja,
    mujer de andanzas nocturnas
    ahogando el recencio del alma.
    Marchó lejos a otra casa, ella le ama,
    lo sé, me lo dicen sus no palabras,
    su triste y melancólica mirada,
    su postura de mujer derrotada.
    No puedo hacer nada por aliviar,
    sanar su dolencia del ánima.

    Pienso en las cosas del amor y el desamor,
    ¡Cómo nos gusta sumergirnos en sufrimiento!
    Damos tanta importancia al sentimiento
    que nos quedamos relegados a un infierno
    donde no vemos luz ni un poquito de cielo.

    Propongo resurgir del opaco padecimiento
    mirando radiantes el espejo.

    Escucha, mujer del desconsuelo,
    levanta el ánimo,
    encamina tus pasos al espejo,
    mira, limpia las lágrimas de tu rostro
    y ensaya la mejor de tus sonrisas,
    logra que penetre la alegría,
    poco a poco, no hay prisa,
    importa la constancia y la esperanza
    duren toda la vida.

    Envío mi mensaje de clarividencia
    a través de mi mente y mi deseo,
    aquí, desde mi ventana cubierta de rosas,
    contemplando a la mujer sentada, cabizbaja,
    mujer de andanzas nocturnas
    ahogando el recencio del alma.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    06/12/2017Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes y Alonso Vicent les gusta esto.
  6. Elisa estoy en el umbral del más allá, las fuerza me desprotegen, la medicación no me cura y las ganas de luchar se esfuman debido a la gran debilidad que me domina.

    Lo siento bella amiga, termina mi andadura, el cuerpo desgastado por el inmenso dolor y el alma apesadumbrada de melancolía se niegan a seguir viviendo esta larga e inútil agonía.

    El sueño Elisa, resulta complicado citarme con él, es escurridizo, caprichoso. Elisa amiga, una eternidad de días y días en la lucha de dormir y no poder hacerlo, Morfeo me huye como se fugaron las ganas de vivir este insomnio perpetuo. Estoy agotada Elisa, anclada a una máquina de aire que me tortura una y cientos de noches, me muevo y se mueve, que quiero estar de lado se vuelve a mover, me despierto, la coloco y nada, otra vez se descoloca y me desvela. La cara se queda gélida con el aire de vida que daña el rostro y no me ofrece el descanso reparador para lo que fue creada por humanos de buen corazón. Querida Elisa, estoy encadenada a esta maldita tortura, he de reconocer que todo no es malo porque gracias a la máquina de aire han desaparecido las migrañas, vamos que a pesar del vivido suplicio tengo que estar agradecida. ¡Pobre consuelo!

    Elisa siempre a mi lado, pañuelo de lágrimas derramadas por estar completamente sola, se han ido los ancestros, no hay familiar vivo que acompañe mi sentir y… ¿Los amigos? Todos parecen muertos, únicamente tú Elisa me ofreces un poco de aliento, como siempre estás en lo recóndito de mi ánima, en la espera de ayudar, escuchas mis lamentos y callas, no puedes asentir, tampoco negar, perenne en mi mente me proteges de mis furias desmedidas ante tanta injusticia, los enojos que al corazón desbordan de frialdad, las manos vacías no dan ni reciben, me abandona la risa y en la penumbra de esta bella habitación blanca e impoluta, por fin, me vence el ansiado y necesitado sueño.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas-
    Derechos de autor reservados.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  7. Me llamo María, estoy casada y tengo dos hijos, niño y niña. Recién hemos venido a vivir al campo a una casa preciosa, de ensueño, rodeada de verde, mucho verde como nos gusta. La Casona, como la llamamos, es muy grande, con tres pisos y en el último un gran desván.

    Hoy he decidido explorar a conciencia todo, subo al desván y encuentro una pequeña puerta cerrada detrás de una antigua cómoda, no puedo abrirla, no encuentro la llave que lo consiga. ¡Uf! ya está, el paso del tiempo hizo que se atascara. ¡Cuánta oscuridad!. Es un pequeño cuarto con una cama, dos sillas y un armario con espejo. Las paredes en gris claro están desnudas. Al irme me parece ver una imagen en el espejo, y no es la mía, asombrada vuelvo a mirar y no veo nada. Comprendo, estoy sola y mi imaginación me juega malas pasadas. Cuando voy a salir escucho voces silenciosas y una fría risa a lo lejos. No puede ser, regreso al centro de la estancia y vuelve el silencio. ¡Qué extraño!, me veo paranoica. Vuelvo a salir y antes de cruzar la puerta veo otras figuras difuminadas en el espejo, oigo más voces , risas y lamentos. Al abrir la puerta está no cede, insisto y nada. Creo que me voy alarmando por momentos.

    Confirmado, no puedo abrir la puerta, me incomoda y me asusta, vuelvo al centro de la estancia, temerosa compruebo que ha cambiado de aspecto, es exagonal, pintada de negro y resbala sangre por las paredes, mis pies poco a poco se van cubriendo de rojo y… dentro de las paredes hay personas muy blancas, cadavéricas que me llaman y con sus brazo extendidos me invitan a seguirlas. Estoy paralizada por el miedo, atemorizada y recelosa. No puede ser verdad lo que me está sucediendo, cierro los ojos, respiro lento y acompasado, me infundo valor y abro de nuevo los ojos. No es posible, ahora a la imagen escalofriante de espectros llamándome, de sangre cubriendo mis pies veo un gran túnel y una figura negra gigantesca que me insta a seguirla. Las paredes exagonales con los espectros descarnados se acercan cada vez más, están a punto de cogerme entre sus brazos macilentos y llevarme a través de la pared quién sabe dónde. La sangre ya sobrepasa mis rodillas, y yo estoy muerta de frío y de miedo, aterrorizada a punto de darme un ataque de pánico y, tampoco puedo gritar.

    No puedo salir, no puedo gritar, me aterrorizan los espectros y el túnel es muy siniestro. La situación me encoge el corazón y me paraliza de miedo.

    Desde el túnel una voz imperiosa e insistente me dice que vaya, se introduce en mi cabeza y me domina, poco a poco comienzo a ir hacia el túnel mientras veo un gran tentáculo negro que se acerca, la sangre cubre la mitad de mi cuerpo y dos espectros tiran de mis brazos con risa estrepitosa y voz gélida , insisten que vaya con ellos, que no me resista porque mi cuerpo es suyo. Se ríen de forma demoníaca y me enseñan sus largos dientes que sobresalen de sus caras descarnadas. Me horroriza y recelo de sus palabras y del túnel.

    No veo el fondo del túnel, ahora el tentáculo sujeta mis piernas, tira con fuerza y caigo en tierra, la sangre me ahoga, los espectros sueltan mis brazos y quedan pegados a la pared esperando. El tentáculo me levanta y me arrastra hacía el túnel sombrío, La sangre está en mi cuello, grito y grito fuera de mi, descompuesta por el terror que me ocasiona ese túnel oscuro sin final y la figura inmensa que me mira y también espera.

    Dios mio ¿Qué locura es esta? Dentro del túnel miro hacía atrás y la habitación exagonal ha desaparecido, sólo queda un muro gris claro sin puertas ni ventanas. Con desasosiego y aprensión sujeta por el tentáculo veo dos ojos luminosos que no dejan de mirarme, al acostumbrarme a la oscuridad percibo una araña gigante. No puedo más, tengo fobia a las arañas, mis manos sudan, mis piernas tiemblan y se paralizan, se resisten a seguir, el tentáculo me aprieta más fuerte y me arrastra hacia la araña gigante. Lloro desvalida, por más que me resisto no sirve de nada ,cada vez estoy más cerca de la viscosa araña. De pronto, la araña se aleja por el túnel y dejo de verla. A mi izquierda oigo unos lamentos de niños que piden ayuda con voz asustada, están de espaldas, quietos y no dejan de llorar, me acerco presurosa y al tocar sus hombros se dan la vuelta y sus caras se asemejan a la de mis hijos, son caras demacradas y ensangrentadas, me llaman y de nuevo me piden ayuda. Los abrazo y noto sus fuertes manos atenazando mi cuerpo, no puedo respirar, sus caras ahora son diabólicas y sonríen irónicos ante mi angustia y sobresalto. Intento soltarme y la niña aprieta mi garganta tan fuerte que no llega aire a mis pulmones, mientras, el niño acerca su horrenda cara para darme un beso, estupefacta y aterrada me quedo sin fuerzas y voy perdiendo el sentido mientras grito socorro despavorida .

    No puedo precisar el tiempo que estuve inconsciente, me desperté en la habitación pequeña del desván, me encontraba recostada en la cama y todo había vuelto a la normalidad, vi las dos sillas, el armario con espejo y las paredes desnudas. Incrédula y sobresaltada me bajé de la cama y corrí a la puerta para salir cuantos antes de esa habitación de pesadilla. La puerta se abrió y marché sin mirar atrás, aunque me pareció ver una nueva imagen en el espejo y oír voces lejanas. Corrí y bajé las escaleras presurosa y con el firme propósito de incluir la pequeña habitación al desván y deshacerme de la cama, las dos sillas y el armario con espejo.

    Ya más calmada y pensando en lo sucedido no estoy segura si fue un sueño o una vivencia real y sobrenatural que no puedo explicar ni precisar. Tengo la sensación que La Casona tiene vida propia y no es tan acogedora como en un principio parecía. Por hoy todo está en su sitio y tranquilo. Llegan mis hijos y nada digo de mi experiencia en espera de confirmar si era sueño o realidad. El tiempo dirá.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
    Derechos de autor reservados.
    22/10/2017 Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes y saturno50 les gusta esto.
  8. Todos los días eras feliz,
    reías, le veías sonreír.
    Mas una mañana lluviosa
    te vi sola y muy triste
    deambulando por el jardín.

    Te ofrecí mi hombro,
    la ternura, la comprensión
    y el amor de una hermana.

    Lloraste largo rato
    por la impotencia,
    el dolor de verte rechazada,
    tirada, abandonada
    por un adiós sin palabras.

    María Cruz Pérez Moreno -acnamalaS-
    Derechos de autor reservados.
    06/07/2016 Madrid. España.
  9. Al paso de los años las imágenes de los recuerdos se difuminan y me queda la duda si lo que permanece del ayer fue real o bien un deseo actual de realidad.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
  10. Regato por recorrer
    el barquito de papel
    le pinto de intenso rojo,
    le dispongo a navegar
    y con un palito corto
    le insto y ayudo a bogar.

    Soy un chiquillo de sueños
    junto al mar azul y el cielo
    y las piedras en el centro.
    Papá ayúdame a moverlo
    él no navega está quieto.
    Mamá ¿Hacemos uno nuevo?

    Mi barquito detenido
    no quiere surcar el mar
    desea estar en la orilla
    varado feliz y en paz.
    Pequeño, frágil y bello
    es del chico de papá
    y del niño de mamá.

    María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
    Derechos de autor reservados.
    20/10/2016 Madrid. España.
    A Manuel Bast y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  11. Tu querer es como el viento
    por donde quiere se va,
    el mío es como la piedra
    donde la dejas se está.

    Si sabes que alguien te quiere
    no juegues con su cariño,
    no tengas otro querer,
    no hagas sufrir por capricho.


    María Cruz Pérez Moreno - acnamalas.
    Derechos reservados.
    Madrid. España.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  12. Dicen que lo último que se pierde es la esperanza,
    yo pienso que nos aferramos a ella cuando la verdad duele tanto
    que nos puede llevar a la locura o a la tristeza más absoluta.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
  13. Serena vas
    bella luna
    y mis reflejos.
    Excelso
    vía cruces
    del sosiego.
    No pierdas
    compás
    con y sin tempo,
    atemporal.
    Brunos ojos,
    insondables
    y misteriosos.
    Simetría
    en palabras
    declamadas.
    Prosa y verso,
    embeleso
    mis adentros.
    Fuera miedos,
    azul fuerza,
    verde esperanza.

    La luz
    embarga
    las escapadas.
    Campo mío,
    alborada
    turgente.
    En la plaza
    las ánimas
    y las ganas.
    En la calle
    un té quiero
    y el amor.
    Adiós de olvido
    con sueño
    ensoñado.
    Tu camino
    relegado
    al no existo.
    Me voy,
    te despido.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
    Derechos de autor reservados.
    15/09/2017 Madrid. España.
  14. Amistad verdadera es saber que estás en mis aciagos y hermosos días.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
  15. Para el cobarde, desprecio.
    Para el valiente, reconocimiento.

    Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -