1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. El esplín declamador
    sucumbe al nido enigmático
    flébil corazón lunático,
    asoma en ruinas su amor
    sin ser yo el benefactor,
    desnuda belleza humilla
    como fascinante astilla
    desvanezco en tierra firme
    declinas ya no seguirme,
    dejas solo tu semilla.
  2. Cierro los ojos impaciente
    como la costumbre inmensa
    caen los ojos por las paredes
    cual bala de fusil en un túnel
    que hace huir a los pájaros,
    a la imaginación esquelética
    una voz sola y lenta
    recorre los cabellos de una libélula
    ese eterno silencio en su oído ,
    el cobarde ruido
    tiene sangre enferma y
    a través del ceño de una bestia,
    acaricia el dolor que afila mi boca y
    entrego medio siglo de vida,
    le advierto al mundo
    mi abantamiento, mi pena briaga
    lenguaje sufrible, cauteloso enigma
    la inconformidad del hecho,
    que ya domina todo el cuerpo.
  3. Odio el sol cuando reposa sobre tu piel
    los labios expuestos llenos de apetito
    se acercan a los latidos de vergüenza
    cuando la piel persigue el contacto.

    El ansia del cuerpo vuelta invisible
    desplega y onda los brazos, pieles
    solo pieles reposan en la cama
    empañada del respiro de un te amo.
  4. En un cálido amanecer
    conocí la sublime risa
    niño amuleto, cariñoso
    a tus abuelos cautivaste.

    Esperarte, tenerte ya
    recostadito en el cunero
    reposando sobre el regazo
    que cuida tu corazón tierno.
  5. A mi perro Chilorio
    pasear se le antoja
    ya tiene entumecidas
    las patas y la cola.

    A veces no comprendo
    casi nunca se cansa
    pues corre demasiado
    y se rasca la panza.

    Llega a casa buscando
    beber del agua fresca
    sin saber que le espera
    un baño con manguera.
  6. Eres…
    los gajitos de corazón, las cuerdas
    los amores enredados danzando,
    las canciones cómplices, el destino pálido
    los remolinos muertos, la decadencia
    las flores tejidas en el piso,
    la fortaleza de una pared,
    los cómplices amargos de un café
    las plazas y sus multitudes
    las virtudes de los aromas
    los silencios de la piel,
    eres, las infecciones de mi cuerpo
    las ataduras con la lengua
    las palpitaciones de la esperanza.
  7. Una noche mire llover mis esperanzas
    eran tantas , sentía aún más pena
    estoy de píe, esa fue la única voluntad
    que deje entre mis labios y alma
    puedo ser la persona que nunca fui
    rendirme es lo más sincero del mundo
    puedo aceptar la derrota como un ganador.
  8. No puedo controlarlo
    cepillo los dientes y el café es amargo
    crecí en una zona rural , dónde los jinetes ,
    aparecían entre las ramas de algun chaparral
    y también había hombres
    jugando con otros a los toros.
    No puedo dejar de pensar,
    a mitad de noche , lo efímero de la vida
    las raíces de mi vergüenza se animan
    hacen a un lado la existencia,
    sobrevive el niño astronauta,
    que siempre desee ser...
    A veces me asomo y pienso;
    la luna que hará toda la noche
    para no aburrirse , si tiene como vista
    una playa, contaminada pero sobrevive,
    unos árboles talados responden con tristeza
    tienes mejor suerte,
    nunca el hombre a llegado a ti.
  9. Cóctel de píldoras
    sofocación inmediata
    saliva y náuseas
    recorren el pecho.

    Transmitiendo
    esa furia por dentro
    del estómago desecho.
    A Gustavo Cervantes y bristy les gusta esto.
  10. En el monte húmedo
    aflora un manantial
    entre las rocas.
  11. En primavera
    hay calurosa lluvia.
    Surge un espectro
  12. Llano nuboso
    caen gotas al charco,
    caballo huye
  13. Fría montaña ,
    acurrucado nido
    mirlos en vela.
  14. El viento sopla
    con lluvia de ramajes
    hormigas corren.
    A Guadalupe D. Lopez y bristy les gusta esto.
  15. La carne mía
    demente primavera,
    arde brillante.