1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Tuvimos el mismo sueño...

    Volví a soñar contigo,
    tenías tus manos en mis mellizas
    y tus labios en mis labios,
    con tus ojos desvestías,
    el fuego de mi cadera,
    y con tus caricias me pervertías
    y en mis ganas te envolvías.
    Jugábamos a perdernos,
    yo te encontraba
    retozando en mis entrañas,
    amándonos con locura
    sacándome de la cordura,
    sintiéndote con pasión,
    por encima de mis ansias
    sin piedad amándonos,
    en tus labios deleitándome,
    con la locura de amarte,
    en las paredes de mi alma,
    y la desnudez de tu piel,
    pegándose a la mía,
    con tus labios desnudos
    recorrías todo mi cuerpo,
    entregados con pasión y deseo
    de tenernos en un sueño...
    tuyo y mío, tú mío yo tuya,
    toda una noche de pasión.
    ¡Te amo, mi Ángel de Amor!
    Te traje a mis sueños,
    y fuimos pasión, amor y deseo.
    los dos tuvimos el mismo sueño,
    Nos soñamos juntos amándonos.
    ¡Nos juntó la vida, Amor!​


    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    sonamos el mismo sueno.jpg

  2. Nos bebimos la vida


    Bebí de tus antojos,
    de tus ideas, y de tus sueños.
    de tus tantos poemas,
    de tus cantos, prosas y cartas
    te bebí para soportar no tenerte.
    Te bebí para que fueras mío,
    y yo tuya para toda la vida,
    Y aún más allá después de la vida.
    Juntamos los labios, los cuerpos,
    el alma, nos bebimos tantas noches,
    Tantos días, tantos meses, tantos años,
    fuimos luciérnagas brillantes en la piel
    tu piel, mi piel abrazada
    comunicándose con tu alma,
    con la vida, la distancia
    nos juntó en vez de separarnos.
    Un día, el reloj, se detuvo para ti
    Mas el sabor de tu piel, se quedó en mí
    Porque nos bebimos la VIDA
    para amarnos, para tenernos,
    y nunca olvidarnos.
    Te bebí, me bebiste
    cómo copa de vino rioja
    Y hoy tu sangre camina por la mía
    sabor avellana me sabe.
    Más tú VIDA, vida de mi VIDA,
    Sigue siendo mía,
    La abracé, la amé y la disfruté
    cómo disfruto ahora recordarte.
    Recordarte en mis labios,
    en mi piel, en mis entrañas,
    todas las veces que me amaste,
    te amé en mi lecho,
    que hoy vacío está.
    Más me quedé con el sabor de tu piel.
    Porque te bebí de ti, para nunca olvidarte.

    Alicia Pérez Hernández…
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©


    nos bebimos la vida.jpg
  3. Él era el amor de mi vida...

    Él era el amor de mi vida,
    cuando me abrazaba, mi piel,
    respiraba por su piel,
    y era en sus brazos donde siempre
    quería estar, sentir su corazón latir.
    Verme en sus ojos ¡ah sus ojos!
    como me vuelven loca sus ojos,
    no he visto ojos más hermosos,
    que los de él, son mi perdición.
    Puedo morir mañana llevarme
    su imagen grabada,
    esta tan dentro de mí, que lo veo
    aun con los ojos cerrados,
    ... Lo imagino hermoso, todo un caballero,
    inteligente, sabio, varonil, orgulloso,
    de quien es el, si, así es el,
    tan mío y yo tan suya,
    hasta que se dejó enamorar
    de los ojos de la luna.
    y se va en busca de su destino,
    ...Yo en busca del mío,
    aunque adivino que es de soledad,
    de tristeza y de abandono
    no se vivir sin él.
    ¡Él era el amor de mi vida!

    Alicia Pérez Hernández…. México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    14095795_10206936375436450_2650853321089876606_n.jpg



  4. Eres mi único amor...
    Eres mi amor, mi único poeta,​
    Mi único bello, mas nadie, ​
    desde esa noche de diciembre ​
    sellaste mis labios con tus besos,​
    y en mi corazón escribiste tú nombre, ​
    amo ese hombre encerrado en un ​
    corazón de niño, del que me enamoré, ​
    no quiero amor adulterado,​
    cierra capítulos pasados, abroga ​
    lo que fue antes de mí, ​
    ¡Así como yo te he dado todo mi amor!​
    desde esa noche de nuestro encuentro, ​
    fecha que sólo recuerdo maravillosa, ​
    una noche llena de estrellas, de besos,​
    de canciones, con bromas y un café, ​
    ese es el hombre del que me enamoré, ​
    todo fue bello y eso quiero volver a tener.​
    No te saque del camino los soles y las lunas,​
    no quiero que me lastimes más.​
    Demos comienzo a una historia ​
    perdonando el pasado, llenemos de amor,​
    de mucho amor para sostenernos cuando​
    venga lo adverso y sea probado nuestro amor, ​
    empecemos por amarnos sin mentiras, ni celos.​
    Escribamos nuestra historia con respeto, ​
    y fidelidad sin fecha de caducidad,​
    juntemos nuestros deseos de ser felices, ​
    atemos nuestros sueños para ir en la ​
    misma dirección, juntemos nuestras vidas ​
    y que lo que te duela a ti me duela a mí,​
    ...también sea lo mismo en la felicidad, ​
    Que no sea un amor como él de todos, ​
    que sea un amor único...​
    Mi amor por ti es único...​
    Una promesa de amor nunca se rompe ​
    ni en esta vida, ni en la otra... ​
    ¡Te Amo, Amor! ​

    Alicia Pérez Hernández…. México ​
    No es la pluma la que escribe, es el alma​
    Todos los derechos reservados©
    20729274_1547756115282789_3317386995939924146_n.jpg




  5. Te amo... !Amor!

    Un poema tan simple
    como mi amor...
    desde mi alma para tu alma.
    Tan simplona como soy,
    nada especial, Amor,
    no sé hacer poesía,
    pero sé amarte con todas
    Las fuerzas de mi alma,
    Con mi vida, con mi corazón,
    en el que en el habitas
    y te tengo como mi
    mayor tesoro, como mi dicha
    de haberte encontrado,
    eres mi todo, mi día y mi noche,
    como mis sueños y mis anhelos,
    como mi ventana y puerta,
    porque eres mi entrada a la felicidad
    y mi ventana desde donde te veo,
    todos los días, donde te siento mío,
    donde te beso, donde te toco,
    donde te imagino como estas vestido,
    y donde siento tus manos tocar las mías,
    donde escucho los latidos de tu corazón,
    que se hacen uno con los míos,
    desde ti y para ti, Amor,
    te dedico estas palabras
    que no llegan a poesía,
    ¡Lo único que sé, es Amarte!
    te amo con todas las fuerzas de mi alma,
    y aun con las que no tengo
    no sé de donde las saco.
    ¡Te amo, porque te Amo!

    hasta cuando te digo;
    qué no te amo...¡Te amo!

    En un abrazo y un beso,
    Te doy todo mi amor...
    ¡Te Amo, AMOR!

    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    19146033_862582787227185_3973795006444917710_n.jpg
  6. ¡Así te amo! ¡Amor!
    Así te amo...
    Con mis cinco sentidos
    y a veces con ninguno,
    porque enloquezco
    y sólo repito tu nombre
    para que no se me olvide,
    ¡Que así te amo!
    con la vida, con la piel,
    con pasión y desenfreno,
    deseo y fugo,
    siento arder tu piel, en mi piel.
    ¡Así te amo! ¡Amor!
    Cuando me abrazas,
    soy la mujer más feliz del mundo
    siento el fuego de tus brazos,
    ardo en ganas de poseerte,
    nos asiste el permiso de Dios,
    para amarnos con pasión,
    Con devoción y fervor,
    Con deleite y con ternura,
    ¡Así te amo!...
    Como nunca había amado
    con el alma, cuerpo y espíritu,
    Como lo manda Dios.
    ¡Así te amo! ¡Mi Ángel de Amor!

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    15894274_1265614513506013_5016621751448229936_n.jpg




  7. No soy la madre perfecta, pero los amo

    Gracias por aceptarme como su mamá,
    A Dios le plació que fueran mis hijos,
    Y a mí me plació tenerlos…
    Por ustedes diré que valió la pena vivir,
    Mi huella en esta tierra son sus pasos,
    Su manera de ser, y de vivir.
    no se defrauden y luchen por lo que quieren,
    Los eduqué para ser hombres de bien,
    Con la educación que recibí de mis padres.
    Pero su padre e,p,d, que sin duda él marcó
    sus vidas para que fueran mejores personas,
    sé que se lo agradecen.
    Solo quiero que sepan que ¡los amo!…
    Que ustedes son mi bendición
    Mi regalo del cielo, que Dios no se equivoco
    Al darme tres hermosos hijos Mario, Cecy, Julio.
    Bendigo sus vidas con larga vida en salud y amor.
    no cambio por nada la dicha de ser madre.
    ustedes son una bendición a mi vida.
    ¡DIOS LOS BENDIGA! MIS TRES AMORES
    Mi Mario mi perrito Cecy, mi compañera y apoyo,
    Mi Julio mi peque, mi Neco, regalo de Dios.
    Los amo con el alma, con la vida y con el corazón.
    No soy la madre perfecta, pero si un corazón con patas,
    Que los sigue cuidando desde mi corazón y alma.
    Gracias por que por ustedes, tengo la dicha de ser madre.

    Alicia Pérez Hernández.
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    12404094_1053395574707077_1321159061_n (1).jpg
  8. Los zapatos de mi mamá me quedan grandes
    RECORDANDO A MI MADRE, UNA MARAVILLOSA MUJER

    La verdad que en estas fechas del ‘Día de la madre’
    Muchos suelen decir;
    “Mi mamá es la mejor mamá del mundo”
    Yo solo diré que sus zapatos me quedan grandes
    Ella quedó viuda joven y no se volvió a casar.
    -Tubo pretendientes, elle se enfocó en nosotros-
    Mis dos hermanos mayores ya estaban casados,
    Éramos cinco hijos dos mujeres y tres varones,
    y cuatro nietos, dos varones y dos mujeres,
    hasta ahora ellos son como nuestros hermanos.
    Desde que tengo uso de razón,
    nunca nos faltó que comer.
    Estábamos en colegio,
    para estar más cerca de la casa.
    Mi mamá se levantaba de madrugada…
    A partir leña, a hacer tortillas,
    y a despachar a la gente que llegaba a la tiendita.
    ¿A qué hora dormía mi mamá?
    Dormía cinco o seis horas diarias.
    No hay un día qué no recuerde a mi madre.
    Fuerte, valiente, servicial, y con principios morales,
    Nos enseñó a trabajar, ser honestos, leales, fieles,
    Nos inculco la fe en Dios, en nosotros mismos.
    Recordándola veo qué sus zapatos me quedan grandes.
    Yo nunca me he levantado
    a las 5:00 de la mañana, a partir leña,
    No he tenido que amasar veinte kilos de masa,
    para hacer tortillas y vender,
    no he tenido que madrugar a atender una tiendita.
    Mi mamá es única…
    Soy lo que soy gracias a una mujer
    hermosa, que dio su vida con trabajo y amor por mí.
    Vivió noventa años, lúcida, amando a sus hijos,
    nietos y bisnietos, sus pasos siempre a la iglesia,
    mujer de fe en Dios, amistosa, compasiva y generosa.
    Su recomendación número uno, que cómo hermanos
    Siempre nos apoyáramos y viéramos uno por otro.
    solo quedamos tres de sus hijos,
    de trece hijos que tuvo.
    Así era mi madre, digno ejemplo a seguir.
    Ahora veo qué sus zapatos me quedan grandes.

    Alicia Pérez Hernández
    -No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    11220084_10202799200381679_1562138414184559610_n.jpg
  9. Provocativo encuentro

    Tú me provocas a amarte...
    Me provocas al mirarte
    la más grande pasión,
    Me provocas que me a quede,
    en cada espacio de tu cuerpo
    me provocas que desnude
    mis miedos y temores,
    y sin pudores me deslicé
    en el vientre de tus ganas,
    y al calor del vino…
    levantemos nuestras copas
    con mil promesas de amor.
    Dejemos que la vida nos lleve
    a no dejar espacios vacíos,
    donde se gozan dos cuerpos,
    por placer y por amor.
    Dejemos pasar el tiempo
    envueltos en mucho amor
    dejemos que el vino del placer
    nos emborrache suavemente
    para sentir la piel en la piel
    de dos almas que se aman.
    De dos cuerpos con sed,
    de apagar sus ansias,
    de su amor estremecer,
    entre cantos de alegría,
    demostrando su querer
    con ardiente pasión.
    Dejemos el tiempo corra
    abrazándonos al placer,
    que nos provoca querernos.
    Tus labios en mis labios
    inquietantes y apasionados
    quieren apagar la sed
    en la piel de mis deseos.
    Tú me provocas a amarte
    con tu voz dulce y suave
    tú mirada penetrante
    desnudándome las ganas
    de abrazarme a tu cuerpo
    en provocativo encuentro
    sintiendo el latir de dos cuerpos,
    enredados en un sólo deseo
    provocado por amor.​

    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    15380590_1508375312512476_1919199302368874284_n.jpg

  10. Cuando me vaya... ¡Diré que viví a mi manera!

    Cuando ya no esté…
    conmigo se irá el amor de mi vida,
    el cielo será más azul que nunca.
    Por qué nací en Junio,
    el mes que divide el año,
    cuando los árboles son verdes y hay fruto.
    Cuando me enamoré en el cilicio de mi vida
    se abrió la primavera para mí.
    Cuando corté claveles de amor y junté Rosas;
    llovió en Marzo y me enamoré de él,
    vi sus ojos y no me resistí.
    Norte y sur se juntaron
    para hacernos felices.
    Dirán...murió una mujer con alma de poeta
    y corazón enamorado
    eso… dirán de mí…
    ¡Dirán!... “las flores lloran su ausencia”
    El viaje será breve porque,
    volaré en nubes de algodón,
    mi vuelo será cómo un banquete de bodas,
    no faltara nada,
    mi vestido será el de la novia más bella,
    por qué estará confeccionado de caricias,
    las que el amor supo darme.
    Mis hijos no lloraran,
    serán felices en sus días tristes,
    porqué leerán mis poemas de amor,
    y sentirán latir mi corazón en ellos.
    Me llevaré la poesía que alimentó mi alma,.
    ¡Le diré a Dios cuanto lo amo!
    Le declamaré salmos y salterios,
    cantaré odas, bailaré sueños.
    Seré Ángel sin alas, sin premios,
    ni reconocimientos,
    sólo Ángel de amor…
    Cruzaré el umbral y diré...
    “Llegué enamorada y llena de amor”
    del que di y del que me dieron...
    del perdón que pedí y que me dieron
    del perdón que me di,… Por amar así…
    Sin llanto y sin prisa...
    Sólo un corazón lleno de alegría,
    ¡VIVÍ A MI MANERA!
    porque fui... AMADA
    de la poesía fui su inspiración,
    su musa amada.
    envuelta en sus poemas de amor…
    cuándo me vaya… nos reuniremos ¡Amor!

    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    [​IMG]

  11. Abrazo negado...

    ¿De aquí a cuánto me olvidas?
    lo que ya olvidado está.
    Fui camino andado
    y nunca llegué a ti.
    Boca nunca besada,
    y abrazo negado.
    ¿Hace falta decir más?
    A un adiós sentenciado a muerte
    desde siempre me diste
    cadena perpetua, y echaste llave
    a mi prisión...
    Cada barrote me costado lágrimas,
    del amor que a ti me ha encadeno
    ¡Me hubiera ido ese día!...
    pero sola me impuse la prisión,
    nada me debes...
    yo quise quedarme contigo
    aunque tú no estés conmigo,
    hoy lo entendí.
    Yo corro...
    y tú caminas sin prisa,
    porque tú ves para otro lado,
    y yo siempre contando los días,
    los meses y las horas.
    Me aferre a ti...
    Nunca me soltaste...
    Por qué nunca me sostuviste
    era una tonta idea mía,
    que seguía abrazada a ti.
    Me soltaste... mucho antes...​


    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    14446100_620224124806136_4439506690868451265_n.jpg

  12. A veces

    A veces te amo
    y otras veces te olvido.
    A veces te extraño
    y algunas veces te dejo ir.
    A veces te deseo
    y a veces no quiero verte.
    A veces te amo...
    y otras veces dejo de amarte.
    A veces quiero estar contigo
    y a veces quiero irme de ti.
    A veces me caes muy bien
    y otras veces no me agradas.
    A veces te deseo...
    y a veces me eres indiferente.
    A veces eres mi gran amor
    y a veces sólo recuerdo.
    A veces no me quiero ir de tu lado
    y otras veces no quiero volver.
    A veces no puedo vivir sin ti
    y otras veces soy más feliz sin ti.
    A veces eres tan mío y yo tan tuya
    y otras ni tú eres mío, ni yo tuya.
    y a veces prefiero olvidarte.

    Alicia Pérez Hernández… México
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©

    [​IMG]

  13. Que lo nuestro se quede nuestro


    Eres el tiempo que no quiero dejar ir,
    eres beso deseado
    en una tarde de abril,
    amor que nace en diciembre
    con la pasión con que se ama.
    Eres muy mío y, yo muy tuya.
    ¡Qué importa el mundo!
    Si tus ojos son dos luceros
    que por mí esperan todas las noches,
    con deseos de poseerme.
    Apagamos las pasiones en la piel
    y la piel se me eriza con tus besos
    donde lo nuestro se queda nuestro.
    Tus manos suaves y dóciles
    invitan tus dedos a tocarme,
    a descansar en mis entrañas
    y tocar mis piernas bien torneadas.
    Tus labios sedientos de los míos,
    desesperados en deseos de besarse,
    es tiempo de refrigerio
    cuando me abrazas.
    El saberte y sentirte siempre mío...
    No sé después de ti,
    el amor tenga algún color,
    que en mis ojos se pueda ver.
    Eres un antes y un después
    has venido a llenar mi vida,
    de deseos de ti y ganas de ti.
    Antes no era fácil reír
    Tú eres mi razón de ser,
    mi dulce despertar
    y mi dulce amanecer,
    si en tus brazos he de despertar...
    ¡Amo todo de ti!... Mi ¡Ángel de Amor!



    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©
    13178867_871788259614085_2044887318306283344_n.jpg


  14. 15894274_1265614513506013_5016621751448229936_n.jpg

    Seducida por tu poesía

    Quisiera decirte tatas cosas hermosas,

    pero mi capacidad no alcanza para más,
    sólo quiero que sepas que ¡te amo!
    que te amo con toda mi alma, ¡Amor!
    cada poema lo dejas tatuado en mi alma.
    me hace enloquecer, los vivo,
    los siento en el alma. ¡Disfruto tanto!
    sentir tus besos y tu piel arder con la mía,
    las palabras tocan el borde de mis labios
    y se hace poesía, tu piel roza mi piel,
    tus ojos se miran en los míos,
    tus manos se envuelven en las mías,
    tu cuerpo se hace uno con el mío
    en una entrega de amor.
    Tu poesía me abraza, me seduce,
    me convence de tu amor...
    Enloquezco de amor por ti con cada poema,
    tus ojos me desnudan, tus manos me acarician,
    yo me doy a ti voluntariamente.
    Me quedo en ti, en tu mirada, en la sed
    que en la mí apagas al poseerme,
    me tomas y te adueñas de mi vida,
    es tu poesía cautivadora la que me hace
    amarte hasta la locura, tú lo sabes bien,
    siempre busqué encontrar en tus versos,
    seducción, provocación, embarazarme
    con tu poesía en un rico orgasmo de amor,
    beber de tu piel la sabia de la vida, poseídos
    por tu poesía y engendrar un amor que nos una
    hasta la muerte y más allá de la muerte,
    Vivirnos y morirnos por amor.
    Poseídos por tu poesía...
    tan mío y tan tuya en una entrega de amor.


    Alicia Pérez Hernández
    No es la pluma la que escribe, es el alma
    Todos los derechos reservados©



  15. Amándonos de éste modo...


    Amanece la vida junto a mí,

    porque tú estás conmigo.

    Eres mi motivo y mi razón,

    de despertar a la vida todos los días.

    Me rejuvenece verme en ti,

    saberme y pensarme para ti,

    ser de ti y tú de mí todo el tiempo,

    sin importar tiempo y distancia

    el pensamiento nos acerca,

    tú me piensas y yo te pienso

    y nuestras almas se comunican.

    Corazón con corazón nos sentimos.

    Este amor creciente entre ramojos,

    entre enredaderas que nos atrapan

    entre celos y peleas...

    más nos soltamos de ellas,

    para poder vivirnos y tenernos,

    sentirnos y amarnos.

    Sin castigos y sin perdones,

    porque no hay nada que perdonar

    nuestro amor es así, ardiente, explosivo,

    lo tenemos que poner en calma,

    para no arrebatarnos, y amarnos,

    con la pasión de los dos.

    Dulcemente, tiernamente,

    Sosegadamente para no despertar

    los celos que nos consumen.

    Entre el amor y el deseo,

    entre tus besos y mis besos

    dejando que salgan los “te quiero”

    con la pasión de los cuerpos

    arden en la devoción de amarnos,

    siendo mis torres gemelas...

    tu pasión y tú delirio,

    siempre escalar las quieres

    para agárrate de ellas al caer

    al precipicio donde bebes de mi fuente,

    porque calmar tu sed que en mí deseas.

    Antes y después somos dos enamorados,

    amándonos de éste modo...

    Tierno y apasionado, como adolescentes,

    Y ardiente y desenfrenado como adultos.


    Alicia Pérez Hernández

    No es la pluma la que escribe, es el alma

    Todos los derechos reservados©

    13692495_1095046667247950_4791298979483373624_n.jpg