1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]

Nuestras pieles, muy juntas
tan llenas de nosotros,
henchidas de amor sobre la tierra,
donde amarnos es ignorar la lluvia,
es alegría de sentir ese canto tuyo y mío,
como el milagro de estar vivos,
con tus manos y mis manos
sosteniendo nuestro tiempo.

Ana Mercedes Villalobos

Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    No siempre se enredan las tristezas en las piernas
    a veces se hacen ovillo
    y se acomodan en los huecos de los brazos.


    También la soledad se desnuda
    en el misterio de las bocas,
    tus ojos me retratan,
    pero ya no te veo.


    He sentido las grietas de tus manos
    abrirse en la inmensa oquedad,
    donde solo se percibe ese aroma a olvido
    que acompaña tu huella.

    El vacío es ahora compañero de mi piel.


    Detrás de la ventana quedaron mis gestos,
    esos que odiaste sin verlos, a la distancia,
    quería recogerlos todos, dejarlos en palabras,
    regando el camino eterno como presagio
    de golondrinas.


    No importa donde dejaste esa huella,
    a quien prestaste tus manos,
    o quien llora sin tregua tu ausencia.


    En el brevísimo instante de tu sonrisa nació la luz.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  2. lineas49.gif

    Flecha de mi corazón

    esos ojos bellos.


    Los que más quiero…
    que miro y no quiero olvidar.


    Enciende mis labios

    de letras perdidas.

    Mi claridad…

    luz de mi cielo.

    Dibujas caricias
    en tiempos de estío
    recojo en el duelo
    la luz de tu altar.


    Puliré tu belleza
    desde mi vieja
    orilla..


    Y entre sueños de encajes
    contaremos estrellas
    bordando el camino
    navegaré hasta tu mar.


    ©Aniuski y José Luis®
    Venezuela y España



    A Inoxtransa y Guadalupe Cisneros-Villa les gusta esto.
  3. [​IMG]

    Se hacía necesario huir
    del velado tacto de tus manos
    desnudas y lejanas,
    como tenerte y dejarte
    explorar la nostalgia,
    en la memoria de los tiempos,
    del amor que se escapa y que quema la piel.


    ¿Cuál es el momento perfecto para amarte?

    Yo buscaba ese momento para dejar
    mi ausencia a tus pies,
    para aprender de tus brazos
    de nuestras pieles desnudas,
    de nuestro aliento jadeante
    de nuestros besos exhaustos de entregarse.


    Andamos y desandamos los caminos
    desde el silencio de tus labios quietos,
    como corazones acompasados
    queriendo escapar al horizonte.


    Afuera la ventana se pinta de gris
    los ojos se llenan de quimeras.


    No insisto, ahora lo necesario
    es deshacerme de tu sombra
    para que habite de nuevo mis sueños.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
    A Mauro y Guadalupe Cisneros-Villa les gusta esto.
  4. [​IMG]


    La rosa que sostienes en tu mano
    pintada con sus pétalos de noche,
    será de nuestro amor el dulce broche
    hallazgo de una tarde de verano.


    La luna nos sonríe, es muy temprano

    apenas ha pasado medianoche
    el brillo de su cielo es un derroche
    tu presencia, mi goce cotidiano.


    Es magia lo que inspira mi poema,

    conjuro que trasciende el Universo
    y en las manos se vuelve poesía.


    Como única y sutil estratagema,

    recita de uno en uno cada verso,
    tu boca que se encuentra con la mía.


    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
  5. [​IMG]

    En medio de la noche traicionera
    la daga de mi ausencia te sorprende
    y una tristeza se adueña de tu alma
    te late el pulso fuerte de repente.


    Y te invade el deseo de besarme
    un deseo egoísta de tenerme
    y tus ojos se vuelven uterinos
    y hasta ese aire parece detenerse.


    Y una alegría estalla entre tus manos
    (que juegan a ser yo, cuando te exploro)
    y un dulce cosquilleo te somete
    al digital recuerdo de tu asombro.


    En tu instante de morbo adormecido
    tu pasión solitaria te comprende
    recostada en ti misma es que te elevas
    sobre el cuerpo elevada, te retuerces.


    Me creas en tu piel, pero a tu antojo
    inflamada la savia de tu vientre
    como un sol resplandece en pleno agosto
    como una luz que quema incandescente.


    Experta de tu cuerpo y de tus ansias
    frenética, volcánica y tan bella
    tú te hundes, te consagras, te penetras.

    Y me das tu sabor imaginario
    de jazmines, de rosa y madreselva
    tu miel, de flores blancas, que derrochas
    lamentas tú que no es sobre mi boca
    sumida en transparente desahogo
    fascinada infinita, mujer, lloras.


    Dulcemente y sin querer me condenas
    a ser mejor que todas mis memorias
    a cobijarte, tierno, con mis brazos
    a reescribir en tu piel la historia.


    A lamer las heridas de tu cuerpo
    y escalarte, mañana, con el alma
    para besar la cima de tus pechos
    y regalarte, amor, toda la gloria.


    Sembrarte en tus entrañas, mi tibieza
    y fundir el metal de aquellas horas
    en las que fui tan sólo mi recuerdo
    borrar así, una a una, tus tristezas
    gritar hasta el cansancio mis te quiero


    ¡Y sospechando apenitas mis te amo
    llevarte, de mi mano, hasta los cielos!


    Daniel Cáseres


    [​IMG]
  6. [​IMG]

    Se cruza con la tuya mi mirada
    que se enreda en tus pétalos tan rojos
    y me miro en el fondo de tus ojos
    sintiendo que tu pecho es mi morada.


    Tu dulce aroma inunda la alborada
    mientras tu boca calma mis antojos,
    abriendo con ternura tus cerrojos

    te aprietas a mi piel enamorada.

    Es suave de tu vientre la textura
    que mis labios saborean codiciosos
    fresca fruta que enciende las pasiones
    un amor que nació sin atadura
    con las rosas testigos silenciosos
    y la noche bordada de ilusiones.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]



  7. [​IMG]


    El beso que me diste en el andén
    desvistió sin pudor los corazones,
    tus manos en mi espalda dos razones,
    mi asidero, tu boca, mi sostén.


    Ahora que en tus brazos soy rehén,
    anido en mis pupilas tus facciones,
    mis sueños se bordaron de ilusiones
    de tu risa, turista en ese tren.


    Esa luz que presiento en tu mirada,
    mirada que se ofrece como vino,
    se roba de mis labios la inocencia.


    Me convoca a vivir enamorada,
    encontrar de tu mano ese camino
    que me devuelva, amor, a tu presencia.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
  8. [​IMG]

    Tumbada sobre tu vientre
    se prendió la luz a mis ojos,

    y supe del amor y de la vida.
    No bastó un ombligo
    para declararme
    ausente de tu seno.

    Me albergaron tus brazos,
    más yo añoraba
    el abrigo de otro tiempo.

    Lloré en tu pecho
    presagiando el camino
    - que sin orillas -
    habría de conducirme
    hacia mi propio destino.

    Hoy me cobijo en tu abrazo,
    y como antes, como siempre,

    reconozco tu olor y te respiro.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  9. [​IMG]

    Si pudiera,
    me enredaría
    como un susurro
    entre tus labios,
    para decirme
    que me amas.
    Volvería siempre
    a tus silencios
    como una
    sola palabra
    sorbiendo tus misterios.

    Sería sólo un beso
    cruzando mi ilusión
    hasta tu orilla.

    Rozaría tu boca

    con mi boca,
    y sería tu amor,
    eternamente tu.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


  10. [​IMG]

    Hoy,
    inauguramos el amor
    en una noche sin horas,
    rompiendo el silencio
    de las sombras,
    en el fulgor que nos delata.


    Como un torbellino
    te haces palpable en la línea
    de mi cuello,
    tus manos cabalgan piel adentro
    en veraniego diluvio,

    sobre mis pechos desnudos.

    Tus dedos - brisa fresca -
    fluyen con premura,
    atendiendo los acordes de mi vientre
    que gira y se eleva,
    sólo tu nombre, mi nombre
    y tus besos.


    Un bostezo apaga las estrellas
    alargando los instantes,
    en revuelo de miradas
    nos roza un viento cálido
    que sopla sin detenerse.

    Ahora el sol se instala en tu boca,
    como oleaje perenne
    en el que nos atrapa el tiempo,
    mientras tú,
    navegas por mi piel.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  11. [​IMG]
    No dejes de buscarme amor,
    no te canses, deja que de cuando
    en cuando el viento me traiga tu grito.


    Yo estoy al otro lado del azul,
    nunca me he ido,
    sigo en este lugar común,
    donde las caracolas me susurran al oído,
    los cantos de alba que he guardado
    como trofeos para mis letras.


    Esas letras que se entrelazan
    entre papeles y teclados
    y te llevan las golondrinas
    como notas de amor,
    desde el lugar de los poetas,
    de los soñadores,
    de los que guardan
    las ilusiones en sus plumas
    esperando ese abrazo

    que siempre está en deuda.

    Cuando el sueño rinda tus pestañas,
    solo llámame y dejaré mi aliento
    en tu boca y mi beso cariñoso
    sobre tus mejillas.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  12. [​IMG]

    La vida con su canto nos invita,
    a nacer como sueño que ilusiona
    y luego con carita respingona,
    te recuerda que el tiempo nos limita


    Revuelve los rincones, nos agita,
    buscando sin parar a la persona
    que en sus ojos y manos colecciona
    la alegría, que al alma resucita.


    No es que siempre la vida sea risa
    a veces es muy triste y es muy dura,
    por eso hay que tomarla entre los brazos,
    acunarla con mimos y sin prisa,
    para unir con cariño sus pedazos,
    hacer de ella, la más grata aventura.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]


  13. [​IMG]

    Que orgullo ésta, mi lengua castellana
    dulce don que seduce y me enamora,
    en su luz he nacido cada aurora,
    es cordón que nos une y nos hermana.


    Se teje su riqueza en filigrana
    de amor y de ternura es creadora,
    su música nos mece a toda hora
    desde España a mi tierra americana.


    Celebro eternamente este regalo
    que permite expresar mi sentimiento
    y elevarlo hasta Dios en la distancia.


    Sin tener que cumplir el intervalo,
    entre mi corazón y el pensamiento,
    aprovecho su garbo y su elegancia.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]


  14. [​IMG]

    Aterrada me asomo a los sonetos

    hoy comienzan mis letras bien rimadas

    pero quiero tener muy aclaradas
    las dudas que me ponen en aprietos.


    Difícil recorrer los vericuetos
    al sentir mis ideas desbocadas
    incomoda dejarlas amarradas
    cuando apenas vislumbro los bocetos.

    Y es que vale la pena el sacrificio.
    Por lograr ver mi sueño realizado,
    someto las palabras a mi juicio.

    En este arduo decir tan refinado
    he logrado ajustar el artificio
    alcanzando este anhelo postergado.

    El sueño desvelado
    que me importa, si versos tan ufanos,
    se desprenden airosos de mis manos.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]


  15. [​IMG]

    Fue esa noche plateada
    que se pegaba a la piel,
    la dulzura del verso,
    que pronunciaba
    un te quiero
    escapado de tus labios.


    Tu boca susurrando en mi oído
    palabras tontas,
    esas que se dicen los amantes
    - creímos amarnos
    como se aman dos
    en una noche de luna –


    Bailamos una danza de vida,
    el amor conjugaba cielos rosas
    con orquídeas azuladas,
    florecer de alboradas en el pecho.


    El sabor de tu beso perduró por siempre,
    se tatuó en mis labios,
    río desierto en medio de un oasis de sol.

    Lo saboreo en mis noches radiantes,
    en las que no cabe el sueño,
    entre sábanas arrugadas
    y otra noche plateada
    pero ahora sin ti.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]