1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]

Nuestras pieles, muy juntas
tan llenas de nosotros,
henchidas de amor sobre la tierra,
donde amarnos es ignorar la lluvia,
es alegría de sentir ese canto tuyo y mío,
como el milagro de estar vivos,
con tus manos y mis manos
sosteniendo nuestro tiempo.

Ana Mercedes Villalobos

Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño

  1. [​IMG]

    Quisiera regalarte un sentimiento

    que llene de colores tus párpados cansados ,
    como la historia de un amor prometido,
    que remontando el vuelo, contenga

    cada beso en la noche de tus labios.


    O el misterio de unos ojos encendidos,

    que despierten tu ilusión y te hagan
    sucumbir al deseo, al frenesí del amor,
    mientras me sumerjo en el vicio

    de habitar tus pensamientos
    sin que despliegues tus alas.

    O regalarte un alba pintada de sol

    que se adueñe de mi vientre,
    y beber la luna de tu piel
    en la difusa realidad

    de un sueño que no nos pertenece.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


    A bristy, Annamb, NUBE ATARDECER y 1 persona más les gusta esto.
  2. [​IMG]

    En la ternura de tus brazos
    se mecen mis anhelos
    haciéndose sol de verano.

    Llega el gozo de tu amor
    mimando la mirada
    tornándose mañana
    en una esquina de mis labios.

    El silencio aprisiona mis pesares,
    que discurren en el tiempo,
    mientras se pinta
    el otoño en mis sienes,
    y una sutil compañía colma mis espacios.

    Transeúnte en el capricho de las horas
    posas la luna en mis nostalgias
    acurrucando de ocasos las palabras.

    Así sostienes mis latidos,
    en los cordeles que me mueven,
    que me permiten transitarte
    hasta que el incansable roce
    rompa sin remedio tus hilos.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
    A claudiorbatisti y bristy les gusta esto.
  3. [​IMG]

    Pintas el sonrojo de mis labios
    con la dulzura de tu dedo,
    es como esa inmensidad
    del océano, por donde vago,
    cuando estamos en silencio.


    Me extravío en tus ojos,
    y te hablo desde un verso,
    más no sé si escribo,
    o las palabras me llegan desde
    la profundidad de tus pupilas,
    tan cerca, tan íntimas.


    Eres tú entre todos,
    tú, mi paisaje y mi destino,
    tú, el amor que me tiembla,
    desde ese rincón donde
    converge nuestro tiempo.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
    A claudiorbatisti y bristy les gusta esto.
  4. [​IMG]

    En silencio, nos tomamos
    de la mano, porque siempre
    hay un silencio entre los versos,
    una pausa, entre nostalgia
    y nostalgia, una risa traviesa
    que nos empapa la cara.


    Estoy contigo,
    atrapada entre tus brazos

    siento tus dedos en los míos,
    tan cálidos, tan tuyos, vas
    a mi lado, sin mirarme
    y mi corazón cuenta sus latidos,
    no importa el tiempo,
    los años, la vida.


    Tu mano es mi fe, mi confianza,
    la voz que me penetra la piel

    con cada roce.

    No hay prisa, contigo no hay noches
    no hay días, solo esa estrella
    que respira en mi oído,
    y me hace saber que estamos vivos,
    en esta inmóvil mañana de Mayo.

    Ana mercedes Villalobos
    [​IMG]
    A bristy le gusta esto.
  5. [​IMG]

    Detengo mi cansancio
    a la espera de un tiempo,
    y es que ya mi alma
    se resiste al cautiverio.

    Es como un juego entre
    mis días y mis hambres,
    mis sueños y mis abandonos,
    nos perseguimos hasta quedarnos
    sin aliento, pero todos perdemos.


    Aquí en este mar
    inmenso los engaño.

    Es en la infinitud del paisaje
    donde saboreo el silencio,
    mis manos frías, inertes,
    yacen vacías, no saben ya
    del calor de tu cuerpo.


    Y hasta mis ojos, perdidos
    en la oscuridad donde reposan su vuelo,
    se declaran inocentes de nosotros.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
    A claudiorbatisti le gusta esto.
  6. [​IMG]

    Desnuda avanza la tarde
    como queriendo abrazarse a tu sombra,
    el mar es un sueño que persiste,
    honda herida que separa nuestros cuerpos
    amantes silenciosos,
    ausentes de sus manos.


    El verano aprieta la sed
    que yace impasible entre la piel,
    como una forma desnuda
    abriéndose paso por la calle.


    Y que sabemos de almas vencidas
    o de esas lágrimas
    que nos lloraban en las tardes,
    subiéndose a la rama de algún árbol?


    Afuera era apenas un esbozo de noche,
    y nosotros nos aferramos a la risa
    como esa luna que alarga su estancia
    con la excusa de esperar al sol cada mañana.


    Ya no hay prisa,
    la vida nos espera en cada esquina.
    Ahora, hablemos de nosotros.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  7. [​IMG]

    Es un cristal resquebrajado

    donde guardo mi desamparo,

    testigo inexorable de mi tiempo
    que se aposenta en la ventana.


    La página en blanco
    en la que me escribo a ratos
    para dejar de existir,
    o la palabra no pronunciada

    de tus labios.

    Es esa luna que acompaña mis lamentos

    intrusa en las llanuras de mis noches
    que se escapa entre mis dedos,
    como soplo de viento,
    donde se extravía mi voz,
    o un desahogo oportuno
    que transita mis abismos
    vulnerando la tristeza
    arraigada a los rincones del alma.


    Hoy se vierte en la piel
    tormenta silenciosa,
    regando de recuerdos
    el gris resplandor
    de esta nueva soledad.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


    A claudiorbatisti le gusta esto.
  8. [​IMG]

    Extrañamente tomé tus manos

    y en la tiniebla de mis sueños

    recorrimos juntos el riachuelo,
    su cantarín sonido aún se
    escucha en mis oídos,
    en un olor inconfundible a humedad
    que se pegaba a mi blusa.


    Y luego ya no estabas,
    huyendo silente se desvaneció tu risa,
    abrazada a mi tristeza
    me senté en el pasto
    a sorber de a una mis lágrimas.
    Se quedó tu nombre sostenido en mis labios,
    entre los azules y los blancos
    se debatía nuestro cielo
    y yo, incapaz de asomarme a tu partida
    cerré los ojos para no contemplar tu ausencia.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
  9. [​IMG]

    Perdida en tus pupilas
    me pasaría la vida,
    tus manos en mis manos
    volaría a la inmensidad,
    tocaría las estrellas
    en mi deseo de amarte,
    cada día, cada instante
    de ti a la eternidad.


    Perdida en tus pupilas
    soñaría con tocarte,
    en notas de colores
    tu piel contra mi piel,
    hundiría mi mejilla
    en tu pecho palpitante,
    y allí me quedaría
    sumiéndome en tu miel.


    Perdida en tus pupilas
    me pasaría la vida,
    añorando en un suspiro
    el almíbar de tu ser,
    el aleteo breve
    de tu alma que no es mía,
    rozando con mi aliento
    un amor que nunca fue.
    las estrellas

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]

    A Jasiel Morales Castro le gusta esto.
  10. [​IMG]

    Mi hogar son tus ojos, esa mirada
    traviesa que invita al deseo,
    a la súbita emoción de rasgarnos
    la piel a besos para matizar el eco
    que pronuncia nuestros nombres.

    Mi hogar es la suavidad de tu cuerpo
    que brilla junto al mío, ese deambular
    de tus manos por mi vientre,
    de mi sangre por tu sangre, como
    un trueno que estremece al universo.

    Mi hogar es el punto exacto de tu pecho
    en que recuesto mi cabeza, para escuchar
    tu corazón en su alocado galopar,
    o el momento justo en que todo deja
    de existir, para volverse infinita madrugada.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]

  11. [​IMG]

    No te rindas mujer, la lucha es larga
    pero esta vez peleas por tu vida
    por librarte de aquél que te intimida
    con la rabia que en ti siempre descarga.


    Recuerda que el maltrato te aletarga
    orada el corazón, mortal herida,
    y si decides darte por vencida
    sucumbirás al peso de tu carga.


    Impide que el insulto sea el rito
    que utilice con arte y con empeño
    y pon con tu denuncia el finiquito.


    No dejes que te roben cada sueño
    la ilusión de ese amor puro y bonito
    que no entiende de esclavo ni de dueño.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


    A bristy y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  12. [​IMG]

    Breve fue tu estancia
    en el lado izquierdo
    de mi pecho,
    como un rostro
    que oculta
    su mirada en el vacío
    de una página en blanco.


    No hay besos
    en una madrugada,
    que ha hecho
    esquiva tu boca


    El amor nos desmerece
    con su implacable ausencia.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


  13. [​IMG]

    Se abre como un pétalo
    con los ojos al sol,

    implorando ese último
    rayo que resbala hacia
    el costado.


    Húmeda la tarde se
    bate en retirada,
    desde la cima se oye
    el canto del ave
    que regresa.

    Y fue la luz la que
    finalmente nos condujo.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]

    A bristy le gusta esto.
  14. [​IMG]

    Aún me muevo entre penumbras,
    ausente del tiempo que me ahoga,
    de este extrañar la luz
    que se ha perdido en la memoria.


    Quizás si se aclarara la mañana,
    si atisbara un rayito de sol
    en las tinieblas.


    Muchos sentimientos
    se abren paso en mi piel,
    y como unas fauces
    que se cierran vacías,
    me quedo en el anhelo,
    en la promesa.


    Ilusiones efímeras que
    llegan cogidas de mi mano
    antes de sembrar
    mis letras en el cieno
    donde se quedarán para siempre.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]

    A bristy le gusta esto.
  15. [​IMG]

    Tanta noche, tanta luna
    tantos motivos rondando las miradas
    purpúrea orquídea deshojada, tan lejana.


    Vasto océano dormido acuñando esperanzas.
    Tantas horas alojadas en un viento
    que sopla desde el norte,
    árida distancia soportando soledades.

    Tanta lluvia cayendo en la ventana
    caudal inmenso rozando tempestades.


    Tanto por querer desbocando quietudes
    alboreando sueños de gitana.
    Tanta indiferencia llorando labios desgastados
    hijos del mañana, manos arrugadas abrazando.


    Tantos tu, tantos yo
    tantas palabras.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]