1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Llegaste como noche a mi morada
    bajando como luces desde el cielo,
    haciendo que esa luz sea el consuelo
    de quien te ama por siempre ilusionada.

    Te sueño a cada instante enamorada,
    te pienso cada noche en mi desvelo,
    quisiera yo poder seguir tu vuelo,
    dejar mi dulce beso en tu alborada.

    Te llevo en mis recuerdos con locura,
    aquello que vivimos no se olvida,
    se queda en nuestro mundo en su envoltura,

    de amantes que atraviesan la espesura,
    devórame que en besos das la vida.
    ¡¡Devórame mi amor en la aventura!!
    A fabiolaselene y Camy les gusta esto.
  2. En un lugar de la Toscana
    era verano y los duraznos
    de sus ramas se caían
    eran duraznos maduros
    muy dulces, aterciopelados
    que mi boca los mordía
    suavemente y ellos
    se deshacían.


    Me bebís su jugo
    dulcemente
    y me embiagué
    ese día
    de algo que se llama
    dicha.


    Si darme cuenta
    el verano fue pasando
    dejando mi piel tostada
    como un durazno, colorada.


    La tarde refrescaba con el rocío
    y sentí que el tiempo se me iba
    por las vertientes de mi vida.


    Hoy tengo el recuerdo
    de las calles en la Toscana
    calles de triunfos logrados
    con aquella arboleda
    que sonreía
    pisando su tierra cálida
    y esas hojas amarillas.

    [​IMG]
    A fabiolaselene le gusta esto.
  3. Tú fuiste mi presente,
    mi monte, mi ilusión mi bien venida,
    la dicha de repente,
    lo bueno de mi vida,
    lo hermoso que el recuerdo nunca olvida.

    Hoy soy tu vil pasado,
    ya no quiero escribir sobre tu arena,
    tu amor ya he sepultado.
    Me convertí en la pena,
    recordar lo vivido hoy me condena.

    Serás mi fantasía.
    Allá donde se mueren las hogueras,
    donde no llega el día,
    porque ya nada esperas,
    perdido sin mirada y sin quimeras.

    Tú fuiste mi locura
    *mi monte, mi ilusión mi mar templado.*
    la dicha sin cordura
    el beso encadenado
    que ha muerto en este amor ya fracasado.
    A fabiolaselene le gusta esto.
  4. Ayer fui el temporal en tu almohada.
    con besos que enamoran de repente
    con sueños que perturban a mi mente
    ayer fui aquél abril, el de tu amada.

    Hoy vengo a ser tu octubre, enamorada
    con flores enredadas en tu frente
    con mieles en mi boca confidente
    quisiera ser canción en tu alborada.

    Quisiera amanecer entre tus brazos
    fundiéndonos los dos con sentimientos,
    prendida yo te llevo en mi cintura.

    Quisiera que juntaras mis pedazos
    señales que hoy te dejo en tu portento.
    queriéndote con ansias y ternura
    A viajero de viento le gusta esto.
  5. Soy poeta y navego a la deriva,
    sin la luz, sin el beso y tu mirada,
    tu mirada de musgo, en mí morada,

    en mi lecho de flores siempre viva.
    Eres mi musa amor quien me motiva.

    ¿No lo sabes? yo sigo enamorada
    sin rumbo, pero siempre ilusionada,

    como antes, de tu mano persuasiva.
    El lento recorrer de nuestro fuego,

    persiste complaciente en mi memoria,
    en mi mente tus manos de labriego.

    Tuvimos un momento y fue la gloria

    la gloria, sí, de amarnos sin sosiego,
    logrando con paciencia nuestra historia.
    [​IMG]
  6. [​IMG]


    Este musgo que florece


    en las paredes del muro

    trepa a la piedra lo puro,

    su esencia se fortalece,

    el musgo suave humedece

    la bruma, como el rocío

    besa a la rosa en el río.

    Florece como vergel

    tímido como un clavel

    vuela esa flor a los cielos.
  7. Hoy tengo el corazón iluminado
    buscando las caricias y tu beso,
    tu beso enamorado en mi embeleso,
    renaciendo en las pieles el verano.

    Hoy tengo el corazón enajenado
    queriendo como siempre tu regreso,
    amor en mi latido con exceso,
    se muere en tu cielo anaranjado.

    La lluvia sonrojada y conmovida
    me ha brindado la luz de tu mirada,
    que ilumina el sendero de mi vida.

    Para luego esperarte en mi morada,
    ¡oh mi amor! De tu cuello así suicida
    morir de amor , de amor en tu almohada.
    A fabiolaselene y gonzaleja les gusta esto.
  8. La lluvia, el cantar de los cerros,
    la magia que lleva impreso un guerrero,
    la dulce aventura de un alma,
    generando un candil en el cielo.

    El cielo se viste de luna
    cuando pasa volando el jilguero.

    Te llevo presente en la lluvia
    que moja mi tierra y sendero
    esa suave llovizna de enero
    en mi alma mojada te llevo.

    A gonzaleja le gusta esto.
  9. Hay un cielo de estrella que nos mira
    y un viento frío que a mis manos congela.

    Hay golondrinas en mi alma
    mariposas azules en mi pelo
    y una dulce tristeza que me agobia.

    Ha pasado el tiempo y ya no somos los mismos
    yo sigo entre calles de tierra,
    como una gitana
    sin saber cuál será mi morada
    porque el mundo se agita
    con su negra mirada.

    También tú has cambiado,
    como una novela
    y navegas tus olas inciertas.

    Para ti hay una sola vida
    y yo creo que es eterna.

    Que tristeza tan grande me duele
    buscando en la niebla a un lucero.

    Deseando una noche cálida
    y esas tardes doradas de enero.

    [​IMG]
    A gonzaleja le gusta esto.
  10. Mis ojos a los lados como ausente
    Revelan del amor lo postergado
    Quitándome mi cielo constelado,
    Sin risa ni pecado es mi presente.


    Peso poco en tu vida de repente,
    Has perdido mi nardo desvelado
    Has perdido me beso enamorado
    El sueño que trisaste lentamente.


    Acaso muera el sol con mi locura
    Acaso fui tu abril sin alborada
    Perdiendo mi emoción y mi cordura.


    hundiéndome en la sed de tu mirada
    Confieso mi pecado y desventura,
    sin mi canción de amor desesperada
    .
    A viajero de viento le gusta esto.
  11. Quisiera ser la brisa que te besa
    conjuros de ésta druida de colinas
    quien bebe de tu boca roja fresa
    sintiendo tus caricias clandestinas.


    Te quiero en el cristal de mi ventana

    te quiero entre mareas y corales
    sintiendo tú latido, en mi almohada
    tus besos que son míos condenables


    Te quiero bajo un cielo despejado,
    un cielo que se viste de ternura
    un campo que cobija lo soñado

    te quiero en mi presente con locura.

    Quisiera recordar enamorada
    los sueños que forjamos dulcemente
    para amarnos de forma apasionada

    cumpliendo mi deseo más ardiente.
  12. Había olvidado lo que se siente
    nadar en las aguas de aquel río,
    envuelto en la niebla de la mañana,
    entre dos impresionaste cerros.

    Se siente la inestabilidad del bambú,
    convertida en una balsa,
    que despliega en esas aguas
    la sensibilidad de mi alma.

    Mi alma vieja amortajada en el remo,
    un solo remo me arropa y dirige mi norte,
    mi bandera que es vivir.

    Mi alma solitaria y silenciosa,
    al otro lado del mundo
    con mis alas quebradas
    intentado la cura para emprender
    nuevos rumbos nuevos vuelos.

    Recuerdo el aroma de los pinos,
    la mudanza de su aroma en el viento;
    es madrugada y soy parte de este amigable
    universo que me consiente
    con un sol mañanero.


    [​IMG]
    A gonzaleja le gusta esto.
  13. Estas en mi corazón en las noches y en los días
    dejaste una huella muy profunda en mi vida
    entraste por mi ventana como el sol
    sin decir nada y te quedaste para siempre.

    Un sentimiento que crece como una semilla
    sobre la tierra de mi alma que estaba dormida.

    No hay momento, ni horas, ni minutos
    en que no te piense,
    porque te anidaste
    como una paloma blanca en mi pecho.

    Eso es lo que me hubiera gustado
    que tú me dijeras.

    Pero callaste en un silencio eterno
    y te fuiste.

    [​IMG]


  14. Sigue estando en mi mente

    el beso enamorado el del pecado,

    el beso más ardiente,

    por siempre enamorado

    aquellos que me diste, ensoñado.


    Seré la tibia arena,

    amor entre las sombras, condenable.

    Seré quien te encadena,

    un beso irremediable,

    un beso tibio, tierno , inmejorable.

    [​IMG]
    A Maria Jose Tello y BEN. les gusta esto.
  15. Aquí te dejo entre mis flores
    millones de besos
    que jamás nos dimos

    Los abrazos enamorados
    que jamás me diste
    y me quedé esperando
    como nardo desvelado
    que se muere en un vaso.

    Me quedé a la otra orilla
    de tus ojos oceánicos
    con tu mirada perdida,
    volando en el espacio.

    Aquí te dejo el sol del otoño
    que tejí sin medir el horario
    buscando un nuevo sol
    que llegará en septiembre
    con sus brazos de alambre.

    Será la primavera que agiganta
    mi esperanza desojada y marchita
    en el huerto de mi llanto.-

    [​IMG]

  16. ¡¡ LA VERDADERA NAVIDAD!!


    Mirando lo que hay en las vidrieras
    sin duda es la época navideña,
    el colorado , el verde olivo y el dorado,
    el pre aviso de la noche buena.

    Un muérdago en cada puerta
    en medio un moño de raso corazón
    y es como que en el aire flotara,
    una rara inspiración.

    Es el espíritu de la natividad
    de un nazareno descalzo,
    merodeando sin castillos,
    las ideas de pescadores,
    carpinteros y alfareros.

    El árbol no hace a la navidad
    ni los regalos hacen la paz
    ni las copas espumantes
    saciaran tanta sed
    en nuestra humanidad.

    Por qué entonces
    en nuestras casas
    se festeja como un carnaval
    una gran mesa con grandes manjares
    sin detenerse a pensar
    que hay otros hogares
    de mucha pobreza y soledad.

    ¿Podrá la humanidad me pregunto?
    mirar su propio corazón.
    Si aún resta la dulzura de una madre,
    la ternura de un niño,
    y cobijar al desvalido, tan solo con pensar?

    Tal vez, si todos pensamos
    que nada se ha perdido
    que podemos acariciar con el alma
    al afligido, al pobre peregrino
    y cambie así su realidad.

    Yo creo en la fuerza de la palabra
    el verbo que dejó Jesús
    un ser iluminado
    que jamás quiso un altar.

    El se dejó bautizar
    bajo un cielo con sol
    y en los lechos de un río
    y aquellos que lo siguieron
    no ostentaron la riqueza.

    Lo que sí hicieron
    fue predicar sin entender del todo,
    la humildad, la gentileza
    la bondad, la sencillez
    y la palabra amar.
  17. Cuando la tarde muere desolada,
    cuando la lluvia moja los rosales,
    mis lágrimas son frágiles cristales,
    que mojan tristemente mi almohada.


    Desangra displicente y condenada,
    la mirada perdida en madrigales,
    la sombra de mi sombra entre corales,
    tristeza que circunda acobardada.

    Sin morada en la tarde yo me muero,
    perdida entre la niebla más profunda.
    Estoy triste esperando aquél te quiero.

    Hoy pienso que la lluvia fue fecunda
    perdiendo aquel amor, el más sincero,
    que ha quedado en la tarde moribunda.
  18. Fue en un mayo de invierno congelado,
    quedándose en los huesos de la infancia,
    una infancia de muerte y desolado,
    cobra vida el dolor en la distancia.

    ¡OH! dolor que recorre tus ausencias.
    ¡Oh madre! no he podido conocerte,
    dejaste tus recuerdos y vivencias
    en mi triste mirada al no tenerte.

    Yo te llevo prendida en mi memoria,
    y es profunda la herida que dejaste,
    tu ausencia sigue siendo transitoria.
    Fuiste mi madre y sé que me acunaste.

    Hoy que he crecido, tengo tu firmeza,
    tu fuego y fortaleza, tu dulzura,
    llevo conmigo toda la grandeza
    de ti ¡ Oh madre! tu sangre y tu frescura.

    Me esperarás eterna en esos cielos
    esos cielos que albergan a los muertos.
    Descansaran mis huesos con tus velos,
    al amparo de jardines y de huertos.
    A Francisco Manuel le gusta esto.
  19. Me rindo ante el verdor de tu paisaje,
    caminos recorridos en tu mundo,
    dejaste del recuerdo lo fecundo,
    y fue mentira cruel en tu linaje.

    Hoy tengo entre mis manos tu mensaje,
    llenando este mirar ya moribundo,
    como muere la tarde en lo profundo,
    del cerro donde habita lo salvaje,

    mensaje que quebró toda dulzura,
    volviéndome paloma desarmada,
    volviendose mi noche, noche oscura.

    Me falta una canción desesperada,
    un verso que apacigüe mi amargura,
    y un rosal que perfume mi velada
  20. ¡¡EN LA PENUMBRA

    A veces pienso que me ves vencida,

    y siento que el recuerdo es solo mío,
    sabiendo que se muere en el hastío
    la flor que perfumó toda mi vida.

    A veces yo te pienso aquí en mi herida,
    que sangra cual dolor en mi extravío.
    A veces yo te pienso en mi vacío
    que muere con tristeza consumida.

    Yo tengo para ti solo ternura,
    ternura que se queda en la montaña,
    bañada en soledades y amargura.

    Es mi alma desolada quien te extraña
    Mil momentos volviedome insegura
    De no verte en la penumbra que me engaña


  21. ¡OH MI ALMA DE POETA COMPASIVA!!


    Soy poeta y navego a la deriva.
    No todo fue naufragio sin valor,
    no recurro al derecho de estar viva
    y emotiva mi pena con dolor,

    resbala en la tristeza que cautiva,
    y emociona mi triste corazón.
    ¡Oh mi alma de poeta compasiva!
    perdida en un lamento sin razón.

    Será que llora el cielo en la penumbra
    oculta su elocuente desventura,
    el sol de la montaña no me alumbra,
    el camino a seguir, mi noche oscura.

    Hay lágrimas que tejo en mi tristeza
    que esquivo solitaria en mi almohada
    morando con mi pena, mi certeza
    me muestro vulnerable y desolada.

  22. ¡¡EL SUSURRO DEL VIENTO!!
    El susurro del viento
    me trae su consuelo memorable
    es plegaria un lamento
    consuelo inexorable,
    acuna el desconsuelo siendo amable.

    Llega la primavera
    a quedarse enredada en mi ventana,
    trepando la ladera
    mi ladera serrana,
    latiendo mi energía de italiana.

    Comienza un nuevo día
    y los campos me traen su frescura
    Y siento mi alegría
    sintiendo la dulzura
    sabiendo que se aleja la amargura.

    La tarde en este enero,
    donde el viento del norte es atrapante
    tal vez como en febrero,
    el sol sea quemante,
    espejo de mi piel de sol radiante.

    A MASTER LY 22 le gusta esto.
  23. Amarte es dar calor a tus inviernos,
    inviernos que cobijo con mis huellas,
    tus quimeras de rayos y centellas,
    llevarte entre mis cumbres y perdernos.

    Quererte entre la bruma y conocernos
    besarte bajo un cielo con estrellas
    como besan y adoran las doncellas
    amarte entre las sombras y envolvernos.

    Quisiera enamorarte con mi fuego

    perderme con locura en tu mirada
    amarte en la penumbra sin relego.

    Te sueño ardientemente en mi almohada,
    y espero no me niegues el sosiego
    que me brinda tu boca enamorada.
  24. Me quemaste en tu fuego lentamente
    y fue la insensatez, fatal entrega,
    de mi alma enamorada y floreciente,
    buscando entre mis manos de labriega

    tu morada de tierra permanente.
    Creí con inocencia estando ciega,
    que te amaba insensata y locamente
    con mi alma ilusionada que hoy te niega.

    Será que ya no encuentro en tu mirada
    el rocío mojando mis sentidos.
    No quiero tu mirar donde no hay nada.

    Será entonces la tarde deshojada,
    el árbol marchitado y sin latidos,
    final de esta canción desesperada.

  25. ¡¡PECADORA ME SENTECIO!!

    He sido tu pecado y fiel amante
    tu miedo más cobarde en un silencio,
    mi mente te recuerda en el instante
    en donde, pecadora me sentencio.


    Quizás el mundo oculte sus pecados
    sus penas, cicatrices, desventuras.
    Puede que rasguen sórdidos tocados,
    que ocultan sus miserias y locuras.


    Hoy sé que el sol pecó sobre mí cama.
    un rayo de su luz colmó mi lecho.
    y siento que mi vida te reclama
    ¡reclama el corazón desde mi pecho!
  26. ¡¡CUANDO LA TARDE MUERE DESOLADA!!


    Cuando la tarde muere desolada,
    cuando la lluvia moja los rosales,
    mis lágrimas resbalan en cristales,
    de pena muere lágrima salada.

    Desangra dulcemente condenada,
    la mirada perdida en madrigales
    la sombra de mi sombra entre corales
    tristeza moribunda amordazada.

    Sin morada en la tarde yo me muero,
    perdida entre la niebla más profunda
    estoy triste esperando aquél lucero.

    Hoy pienso que la lluvia fue fecunda
    perdiendo aquel amor que prisionero
    se ha quedado en la tarde moribunda.
  27. Despierto en la mañana y ya te has ido.
    Te escondes como el sol en mi almohada
    te busco en el aroma, enamorada
    que dejas en mi lecho florecido.


    Me duermo en el paisaje, ya mi nido
    cuidando nuestra hoguera ilusionada,
    me atrapan tus encanto que prendada
    me quedo sobre el pecho enardecido.


    Matándonos a besos y de abrazos,
    ya llega la mañana refrescante.
    Juntamos de este amor los mil pedazos.


    Me cubres las espaldas como amante
    yo busco me sujetes con tus brazos
    sellándome la boca demandante.
    A malco le gusta esto.
  28. ¡¡DESAFINO!!

    Desafino en la copa que homicida
    roba un beso en la urdiembre investidura
    desatino en mi boca que suicida
    me acerca sin el dogma a la aventura.

    La copa mineral del noble vino
    que embriaga mis deseos de mujer
    bebida dominante que devino
    y embriaga lo divino en el placer.


    Desafino en las normas del amor
    traspasa ya mi lecho con la piel.
    Desafino en las formas sin temor
    porque soy del panal la dulce miel.


    Pues sí, yo desafino palpitando
    dominios que ambicionan tu querer,
    el fuerte desatino que ambulando
    el fantasma habitándome el querer.
  29. ¡¡LOS ROSALES!!

    Si el canto de la lluvia mojando los rosales
    me devolvieran la esperanza en mis saudades
    vería mis entrañas las señales de que estoy
    aquí, prendada de ansiedades.

    Si esos rosales salpicaran mi rostro
    cautivos mis ensueños corrompidos
    liberarían mis desconsuelos ensombrecidos.

    Más, ni la lluvia ni las rosas saben
    de sutiles sentimientos
    la lluvia solo moja mi pelo
    y las rosa perfuman mis ensueños.

    Caben más los desaciertos
    desconsuelos yacen muertos
    duelen más los desencuentros
    que el mismo dolor
    hacia los miedos.

    Llévate mi alma ¡oh cielo abierto!
    quiero nubes blancas en este silencio,
    la vida se hace larga y ya no creo
    que la golondrina que me habita
    llegue a ningún puerto.

    Y aunque postrero quien limpia el suelo
    del sendero que recorro
    se aproxime a brindarme su consuelo
    ya habré muerto más de cien vidas
    mil caminos recorridos y desiertos.

  30. ¡¡ LA SUAVE INSENSATEZ DE NUESTRAS PIELES !!

    He vuelto con los vientos de montaña,
    y recorro el rocío de las flores,
    se humedece mi boca que te extraña,
    extraña mi costado tus temblores.

    He vuelto con el pelo enmarañado,
    buscando en mi almohada tu regazo,
    tus besos de marino enamorado,
    la dulce compañía de tu abrazo.

    Soy la lluvia que trae tempestades,
    el viento, la tormenta, el remolino.
    Apaciguas mis aguas, mis saudades
    los temores que anidan mi destino.

    La suave insensatez de nuestras pieles,
    se llenan de pasión y de locura,
    los besos que nos damos dulces mieles,
    arrebatan los labios con dulzura