1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡OH MI ALMA DE POETA COMPASIVA!!


    Soy poeta y navego a la deriva.
    No todo fue naufragio sin valor,
    no recurro al derecho de estar viva
    y emotiva mi pena con dolor,

    resbala en la tristeza que cautiva,
    y emociona mi triste corazón.
    ¡Oh mi alma de poeta compasiva!
    perdida en un lamento sin razón.

    Será que llora el cielo en la penumbra
    oculta su elocuente desventura,
    el sol de la montaña no me alumbra,
    el camino a seguir, mi noche oscura.

    Hay lágrimas que tejo en mi tristeza
    que esquivo solitaria en mi almohada
    morando con mi pena, mi certeza
    me muestro vulnerable y desolada.

  2. ¡¡EL SUSURRO DEL VIENTO!!
    El susurro del viento
    me trae su consuelo memorable
    es plegaria un lamento
    consuelo inexorable,
    acuna el desconsuelo siendo amable.

    Llega la primavera
    a quedarse enredada en mi ventana,
    trepando la ladera
    mi ladera serrana,
    latiendo mi energía de italiana.

    Comienza un nuevo día
    y los campos me traen su frescura
    Y siento mi alegría
    sintiendo la dulzura
    sabiendo que se aleja la amargura.

    La tarde en este enero,
    donde el viento del norte es atrapante
    tal vez como en febrero,
    el sol sea quemante,
    espejo de mi piel de sol radiante.

    A MASTER LY 22 le gusta esto.
  3. Amarte es dar calor a tus inviernos,
    inviernos que cobijo con mis huellas,
    tus quimeras de rayos y centellas,
    llevarte entre mis cumbres y perdernos.

    Quererte entre la bruma y conocernos
    besarte bajo un cielo con estrellas
    como besan y adoran las doncellas
    amarte entre las sombras y envolvernos.

    Quisiera enamorarte con mi fuego

    perderme con locura en tu mirada
    amarte en la penumbra sin relego.

    Te sueño ardientemente en mi almohada,
    y espero no me niegues el sosiego
    que me brinda tu boca enamorada.
  4. Me quemaste en tu fuego lentamente
    y fue la insensatez, fatal entrega,
    de mi alma enamorada y floreciente,
    buscando entre mis manos de labriega

    tu morada de tierra permanente.
    Creí con inocencia estando ciega,
    que te amaba insensata y locamente
    con mi alma ilusionada que hoy te niega.

    Será que ya no encuentro en tu mirada
    el rocío mojando mis sentidos.
    No quiero tu mirar donde no hay nada.

    Será entonces la tarde deshojada,
    el árbol marchitado y sin latidos,
    final de esta canción desesperada.

  5. ¡¡PECADORA ME SENTECIO!!

    He sido tu pecado y fiel amante
    tu miedo más cobarde en un silencio,
    mi mente te recuerda en el instante
    en donde, pecadora me sentencio.


    Quizás el mundo oculte sus pecados
    sus penas, cicatrices, desventuras.
    Puede que rasguen sórdidos tocados,
    que ocultan sus miserias y locuras.


    Hoy sé que el sol pecó sobre mí cama.
    un rayo de su luz colmó mi lecho.
    y siento que mi vida te reclama
    ¡reclama el corazón desde mi pecho!
  6. ¡¡CUANDO LA TARDE MUERE DESOLADA!!


    Cuando la tarde muere desolada,
    cuando la lluvia moja los rosales,
    mis lágrimas resbalan en cristales,
    de pena muere lágrima salada.

    Desangra dulcemente condenada,
    la mirada perdida en madrigales
    la sombra de mi sombra entre corales
    tristeza moribunda amordazada.

    Sin morada en la tarde yo me muero,
    perdida entre la niebla más profunda
    estoy triste esperando aquél lucero.

    Hoy pienso que la lluvia fue fecunda
    perdiendo aquel amor que prisionero
    se ha quedado en la tarde moribunda.
  7. Despierto en la mañana y ya te has ido.
    Te escondes como el sol en mi almohada
    te busco en el aroma, enamorada
    que dejas en mi lecho florecido.


    Me duermo en el paisaje, ya mi nido
    cuidando nuestra hoguera ilusionada,
    me atrapan tus encanto que prendada
    me quedo sobre el pecho enardecido.


    Matándonos a besos y de abrazos,
    ya llega la mañana refrescante.
    Juntamos de este amor los mil pedazos.


    Me cubres las espaldas como amante
    yo busco me sujetes con tus brazos
    sellándome la boca demandante.
    A malco le gusta esto.
  8. ¡¡DESAFINO!!

    Desafino en la copa que homicida
    roba un beso en la urdiembre investidura
    desatino en mi boca que suicida
    me acerca sin el dogma a la aventura.

    La copa mineral del noble vino
    que embriaga mis deseos de mujer
    bebida dominante que devino
    y embriaga lo divino en el placer.


    Desafino en las normas del amor
    traspasa ya mi lecho con la piel.
    Desafino en las formas sin temor
    porque soy del panal la dulce miel.


    Pues sí, yo desafino palpitando
    dominios que ambicionan tu querer,
    el fuerte desatino que ambulando
    el fantasma habitándome el querer.
  9. ¡¡LOS ROSALES!!

    Si el canto de la lluvia mojando los rosales
    me devolvieran la esperanza en mis saudades
    vería mis entrañas las señales de que estoy
    aquí, prendada de ansiedades.

    Si esos rosales salpicaran mi rostro
    cautivos mis ensueños corrompidos
    liberarían mis desconsuelos ensombrecidos.

    Más, ni la lluvia ni las rosas saben
    de sutiles sentimientos
    la lluvia solo moja mi pelo
    y las rosa perfuman mis ensueños.

    Caben más los desaciertos
    desconsuelos yacen muertos
    duelen más los desencuentros
    que el mismo dolor
    hacia los miedos.

    Llévate mi alma ¡oh cielo abierto!
    quiero nubes blancas en este silencio,
    la vida se hace larga y ya no creo
    que la golondrina que me habita
    llegue a ningún puerto.

    Y aunque postrero quien limpia el suelo
    del sendero que recorro
    se aproxime a brindarme su consuelo
    ya habré muerto más de cien vidas
    mil caminos recorridos y desiertos.

  10. ¡¡ LA SUAVE INSENSATEZ DE NUESTRAS PIELES !!

    He vuelto con los vientos de montaña,
    y recorro el rocío de las flores,
    se humedece mi boca que te extraña,
    extraña mi costado tus temblores.

    He vuelto con el pelo enmarañado,
    buscando en mi almohada tu regazo,
    tus besos de marino enamorado,
    la dulce compañía de tu abrazo.

    Soy la lluvia que trae tempestades,
    el viento, la tormenta, el remolino.
    Apaciguas mis aguas, mis saudades
    los temores que anidan mi destino.

    La suave insensatez de nuestras pieles,
    se llenan de pasión y de locura,
    los besos que nos damos dulces mieles,
    arrebatan los labios con dulzura


  11. ¡¡EL TIEMPO!!

    Hay cuatro estaciones en el tiempo
    que transitan en el alma mía
    la dulce tristeza que agoniza
    cuando llega a mi vida tu sonrisa,
    la primavera luciendo sus glicinas.

    La luz del sol que sondea mi amargura,
    moldea y transforma mi agonía
    tus manos que entrelazan nuestros dedos
    y mis manos dejan de estar frías,
    el otoño alfombrando con sus hojas ambarinas.

    El viento del norte que estalla y no se priva
    donde el susurro de una alondra mi abadía
    me acuna y arropa con tu voz y tu dulzura
    albacea de mis versos, centurión de mi locura,
    el verano de las mieles y los besos de ternura.

    El horizonte que prontamente se lleva el día
    el sol vespertino con tu rostro en mi retina
    me abrigo en tus brazos vida mía
    me acuno entre lanas coloridas
    el invierno , entre leños y mejillas encendidas.

    El tiempo sus estaciones nos brinda
    para amarnos en el seno de la vida
    el Olimpo con su llama , un sol de medio día,
    Delfos presagiando la fuerza de la dicha,
    y en la eternidad de nuestro lado Afrodita.

  12. ¡¡LOS MOLINOS!!

    Y los remolinos que en mi mente circundan
    me seducen y me quitan esta paz
    enloquezco entre las ramas de un rosal
    soy paloma entre tus dedos
    soy almendros, soy la savia de un panal.


    ¿Qué pasa en esta piel de sal?
    te entremezclas en mis renglones
    me seduces y me quitas esta paz
    y yo ya no tengo palabras
    solo los te quieros en mi vendaval.


    Bésame en lo demencial y en lo cuerdo
    abrázame en esta fantasía arrolladora
    recorre mis abismos, alli me encontrarás,
    como un cisne, una alondra , un ave más
    porque contigo yo vuelo a los cielos
    para amarte hasta mitigar mi soledad.-


    Yo existo, sabes?
    en tus grietas que florecen,
    en mis nervaduras de azafrán.


    Mi pelo flotando en el viento
    mis labios para besar,
    te quiero como te gusta
    y mucho más.-


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  13. ¡¡QUISIERA SER LA BRUMA Y LA PALOMA!!


    Mis manos no se enfrían ni congelan
    te esperan con el sol en mi morada
    mis manos se suavizan y te anhelan
    anhelan anidar en tu almohada.

    Quisiera ser la bruma y la paloma
    paloma almidonada que en su vuelo
    se agita con el viento y con su aroma,
    aroma tu velada y mi desvelo.

    Quisiera compartir ese lejano
    paisaje que me brinda tu mirada
    porque yo he sido tu último verano
    por siempre y para siempre enamorada.

    Quisiera transitar por lo que amamos
    cubrirme enteramente en fantasías
    soltar aquello que los dos callamos
    vivir con tus caricias siempre mías.

    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  14. ¡¡TE DIGO MAS CON LA MIRADA!!

    En el silencio oscuro
    te digo mucho más con la mirada
    dos almas que trascienden la tristeza
    que se hablan de manera sosegada
    encontrando en un beso la belleza
    abrazando al amor, amor que es puro
    confiable en la dulzura
    confiable en la ternura
    Quererte en la pradera
    Amar la enredadera.
    Recorriendo tu extraño laberinto
    Y en mi pelo un Jacinto.
    Cantar tu partitura
    vivir en desmesura
    donde muere la tarde anaranjada.
    querer tocar la luna enamorada
    que brilla eternamente desde el cielo,
    ser siempre tu desvelo.
    Te quiero desde un cielo aventurero
    en el aire en la brisa mi aguacero
  15. ¡¡ NO QUIERO MIRAR DOS VECES!!

    Hay cosas que miramos
    dos veces y no las vemos,
    perplejos nos quedamos.

    Hay cosas que perdemos
    sin entender demasiado.

    Las aguas se nos van
    en medio de un torrente
    en los tejidos del alma,
    con las hojas del tiempo,
    y sus ramas de alambre.

    Las flores del cerezo,
    son blancas o rosadas,
    es lo que vemos en los jardines,
    en las tibias madrugadas.

    Hay veces que sentimos
    la lluvia como un salmo,
    caer en nuestros patios,
    mojando los rosales.

    Hay veces que no hay nubes
    Y el cielo azul
    parece transparente,
    es donde me apaciguo
    para poder mirarte.

    Y si te miro me pierdo,
    como una adolescente,
    entonces dormir ya no puedo
    porque he mirado dos veces,
    y sin entender no te veo.

    Hay un cielo que nos mira,
    y una tierra donde vivimos,
    un sol que nos ilumina,
    los vientos nos acarician
    y los besos nos calman.

    No quiero mirar dos veces
    y no quiero perderme nada
    vivir es lo que quiero
    con mi alma enamorada.




  16. ¡¡MI CINTURA DIBUJADA EN LA COLINA!!

    Celeste el agua donde se baña el amor
    celeste el cielo donde los ensueños se besan
    con besos que se abrazan, se encadenan
    con desesperación.

    Celeste la lluvia que moja la mirada
    y se enamoran los ojos desde la tierra al sol.
    Tengo el alma enamorada y soy la azucena
    blanca cuando la mañana me canta
    que vivo en el amor.

    Tengo mis huesos en la cárcel de mi cuerpo
    y mi sangre corre como un torrente
    dejando en su cauce las flores enlazada
    como corolas del tiempo,
    mientras mi cuerpo de mujer,
    dibuja su cintura en las colinas
    y naufraga silenciosa.
  17. ¡¡ENTRE CORTINAS MOVIDAS!!

    Me siento como una golondrina
    que revolotea en tu alma
    y te siento un pájaro viajero
    revoloteando en la mía.

    A veces me siento a pensar
    bajo la sombra peregrina
    de una nube que me besa
    y eres tú, pasajero de mi vida.

    A veces no pienso
    me pierdo en la nostalgia y la alegría.
    Para qué pensar? Si mi barca sin olvido
    tiene un timón de alas marinas.

    A veces no pienso
    para qué si arde la llama del amor
    como una espina que atraviesa
    y sangra gota a gota
    los rubíes de tu boca.

    Soy esa barca de alas marinas
    navegando los mares de tu pecho
    una rosa sin espina que se cuelga
    en tu ventana entre cortinas movidas.
  18. ¡¡ LA SUAVE INSENSATEZ DE NUESTRAS PIELES !!

    He vuelto con los vientos de montaña,
    y recorro el rocío de las flores,
    se humedece mi boca que te extraña,
    extraña mi costado tus temblores.

    He vuelto con el pelo enmarañado,
    buscando en mi almohada tu regazo,
    tus besos de marino enamorado,
    la dulce compañía de tu abrazo.

    Soy la lluvia que trae tempestades,
    el viento, la tormenta, el remolino.
    Apaciguas mis aguas, mis saudades
    los temores que anidan mi destino.

    La suave insensatez de nuestras pieles,
    se llenan de pasión y de locura,
    los besos que nos damos dulces mieles,
    arrebatan los labios con dulzura.
    A Chema Ysmer le gusta esto.
  19. ¡ OTRA PIEL!!

    Quisiera acariciar tus hombros
    abrirme camino entre tus ropas
    sentir mis manos en tu piel
    y tu boca alquimia entre mi boca.


    Tal vez son estos sueños que me alocan
    desatando mis deseos de mujer
    pero sé que tus manos se aferraron
    a otras manos que te arrancan de mi piel.


    Hoy te llevo en mi memoria persistente
    como un sueño que adormece
    mis entrañas y el placer
    y no quiere despertar.


    Para qué?
    si tus manos ya no buscan mis manos
    y tu piel se estremece en otra piel.


    Esa piel que en ti no queda
    como se quedó la mía
    arraigada, atrapada en el querer.


    Hoy solo soy un recuerdo en tu memoria,
    como todos los amores que por ti pasaron,
    pero nadie se ha quedado
    para arroparte en tu tristeza
    porque yo fui la más callada
    la que supo de tus silencios,
    y quien te enseñó a querer.

  20. ¡¡DESNUDO DE FRANQUEZAS!!


    Te he esperado en la esquina de tu vereda
    te he mirado con tu copa y un cigarro en la terraza
    te he esperado entre el humo el que exhalas
    y las cortinas inquietas en tu ventana.


    Sé que vives tu verano y andas denudo de certezas
    y si desaparezco y dejo de ser el árbol con sus ramas
    donde apoyas tus miedos y tristezas
    que harás así, todo desnudo de franquezas
    frente a mí, la hierba verde y siempre fresca.

    Yo estaré siempre mirando tu ventana
    y seguiré siendo esa hierba verde y fresca
    o seré la hiedra que por tu costado se trepa
    asumiendo que soy esa boca que te besa..

    A Felipe Antonio Santorelli y Anamer les gusta esto.
  21. ¡¡ÁRBOL SOY, FLORECIDO ENTRE TUS RAMAS!!

    Árbol soy, florecido entre tus ramas,
    que arrullan por completo la memoria.
    Soy la flor peregrina migratoria,
    volando el cielo azul que tú proclamas.

    Soy viento, remolino que reclamas
    con voz de orilla, clama nuestra historia,
    sin pronunciar tu nombre, esa ilusoria
    y romántica escena donde me amas.

    Soy sol naranja y rojo en el poniente,
    la luz, candil que late en tu morada
    el aire, el beso que se da de frente.

    Es que busco tu Abril en la mirada
    con ansias en mi corazón ardiente,
    un beso de mi boca enamorada.


    A Vicente Fernández-Cortés le gusta esto.
  22. ¡¡DEVUELVE MI PECADO QUE ES SECRETO!!

    Si profano tu beso en mi pecado,
    si demoro en tus labios y profano,
    devuelve mi pecado se mi amado,
    amante de la luna, sevillano.


    La luna desvelada aquí en mi boca
    deja mi beso al cándido Cupido.
    Cupido con su flecha me provoca
    al pecado de un beso corrompido.


    Es locura el amarnos sin sosiego,
    es belleza que ampara mi cordura,
    la eterna fantasía que sin ego
    procura despertar mi desmesura.


    Devuelve mi pecado que es secreto
    secreto que pronuncio al ocultarte
    ostenta nuestro amor y te prometo
    pasar la vida entera sin nombrarte.

  23. ¡¡TE QUIERO CON LA SANGRE EN MI LATIDO!!

    A veces sigo siendo impredecible
    vulnerable, apacible tu hechicera.
    La magia sin caldero es mi quimera,
    el embrujo de un canto indescriptible.

    Reprocharme mi amor si no te nombro,
    no sé que puedo hacer con esta suerte,
    la suerte de tenerte y no tenerte
    es muerte consagrada y sin asombro.

    Te quiero con la sangre en mi latido
    un palpitar sonoro que no entiendo,
    un reinventar sincero que es teniendo
    el corazón abierto en mi sentido.

    Tan leve para ti por la marea
    besando de tu mar la caracola
    cantando nuestro amor en la farola
    y ese sol matutino que broncea.
  24. ¡¡EN MI MEMORIA!!

    Siempre estás en mi mente
    en mis versos, la sombra en mi morada,
    tu orilla es solo un puente,
    de luz en mi alborada,
    y veo tu mirar en mi mirada.

    Son tuyas mis canciones,
    son mis versos que quieren complacerte,
    con estas emociones,
    tan solo por tenerte,
    mis palabras no saben detenerte.

    De recuerdo yo vivo,
    los que guardo muy dentro, en mi memoria,
    y de ellos no me privo,
    porque ellos son mi gloria,
    son sueños que reviven nuestra historia.
    A yuliana andrea le gusta esto.
  25. Acerca del autor:

    A los 18 años decidí que quería dedicar mi vida al servicio.

    A empoderar a las personas para que cuenten con herramientas para sanar su cuerpo

    físico, mente y emociones.

    A conectar con la divinidad que nos habita, con el amor y la consciencia que somos.

    Todo esto es una elección de vida a partir de la cual uno prioriza todo aquello que le

    permita anclarse cada vez en forma más profunda y permanente en esa plenitud, en

    ese amor y en esa consciencia que todos somos en esencia.

    Uno que sabía dijo: “yo soy el camino, la verdad y la vida”...”yo soy amor”...

    El amor es el camino, la verdad y la vida.

    Todo camino genuino de salud y crecimiento personal nos acerca al amor y a las

    otras personas.

    El amor verdadero es el que te saca de la comodidad y te invita a crecer.

    En tercer año de Medicina sufrí una profunda crisis.

    Como Médico quería ayudar a través de mi profesión

    No sentía salud ni entusiasmo en los médicos que me formaban (salvo contadas

    excepciones).

    Tampoco veía que los pacientes del hospital estuvieran obteniendo herramientas

    para generar salud ni resolviendo sus enfermedades crónicas.

    Hacía años que meditaba, entrenaba mi cuerpo y comía en forma consciente.

    Experimentaba con claridad lo que era una salud integral.

    Sabía que la única forma de transmitir salud era desde la salud y por ello no

    podía estar entre 24 y 72 horas seguidas trabajando dentro del hospital (como

    exigen la mayoría de las residencias de formación (o deformación ) de “agentes de

    salud”.

    Una persona que se quema las pestañas durante 8 años para ingresar a una residencia y

    que al hacerlo pasa dos o más días por semana trabajando más de 24 horas seguidas es

    probable que pierda la noción de la integralidad del ser y de la salud.

    Por simple agotamiento físico y psicoemocional.

    Una persona agotada y estresada es fácilmente manipulable.

    Así nos forman como médicos, como agentes de salud.

    ¿Será necesario?

    ¿Quién se beneficia?

    Los médicos seguro que no, y sus pacientes tampoco.

    Los médicos somos de las personas que mayor tendencia tenemos a enfermar.

    Y supuestamente los que más sabemos de salud.

    Qué paradoja…

    En la actualidad contamos con recursos para que la mayor parte de las personas pueda

    llegar a los 80 años con una salud digna.

    No se trata de cuánto vivimos sino de cómo vivimos.

    Un fármaco con un costo de producción de $25 se vende en más de $1000.

    ¿Es eso ético?

    ¿Respeta el derecho a la salud?

    ¿Será que esto perjudica a millones y beneficia a unos pocos?

    Tenemos el potencial de crear el cielo en la tierra.

    Solo tenemos que empezar a cooperar en lugar de competir por nuestra prosperidad

    individual.

    ¿En medicina nos estarán enseñando verdaderamente formas de conservar la salud y

    robustecerla?

    La salud es simple.

    La felicidad es simple.

    Pero la vida simple,

    es un muy mal negocio.

    Un médico sobreexigido y mal pago durante su formación contará con escasa energía y

    entusiasmo para estudiar que hay algo más en relación a la salud que lo que nos enseñan

    en el hospital.

    Una vez recibidos, alrededor de los 30 años, los médicos solemos practicar lo aprendido

    con cierto apuro para formar nuestras familias, tener una casa propia, etc.

    Las consultas de 15 minutos (encuadre hospitalario) contribuyen aún más a esta pérdida de

    un abordaje integral.

    Los médicos vamos a recuperar la dignidad de nuestra profesión cuando nos formen

    como agentes de salud primero y a tratar la enfermedad en segundo lugar.

    Cuando nuestras jornadas de trabajo y formación duren 9 horas o menos.

    Cuando el ritmo de vida del médico le permita estar sano a nivel físico y psicoemocional.

    Cuando nos eduquen primero en obtener una salud plena, y desde ese lugar poder

    transmitir salud.

    Solo podemos brindar lo que tenemos.

    Solo podemos dar lo que tenemos integrado en nuestra vida.

    Este panorama me llevó a buscar una forma diferente de ejercer la medicina.

    Desde la salud y para la salud.

    Desde la vida, en sintonía con la vida y respetando la vida.

    Una medicina que recupere la confianza en la inteligencia del cuerpo , en su

    capacidad de regeneración.

    Evitando reprimir síntomas de depuración corporal tales como el cansancio, dolor

    de cabeza, la fiebre, la diarrea, los estados gripales, mucosidades, urticaria,

    erupciones, etc.

    La medicina académica es maravillosa para muchas cosas: infecciones que no

    remiten por medios naturales, accidentes automovilísticos (politraumatismos), y para

    muchas otras cosas.

    Para las dolencias crónico degenerativas, el cáncer, enfermedades

    autoinmunes y enfermedades cardiovasculares, entre otras, debemos

    empoderarnos y hacernos cargo de cambiar todos aquellos hábitos y patrones

    conductuales que nos llevaron a la enfermedad.

    Integrar

    Es el desafío de la actualidad.

    La medicina académica muestra sus limitaciones convirtiéndose el tratamiento médico

    tradicional en la tercera causa de muerte en Estados Unidos detrás de la enfermedad

    cardiovascular y el cáncer.

    Tan solo en Estados Unidos mueren más de 200.000 personas al año, más de 500 muertes

    diarias a causa del tratamiento médico tradicional.

    Si una persona decide abordar su enfermedad con fármacos o quimioterapia siempre se

    beneficiará de acompañar su tratamiento con una alimentación rica en antioxidantes,

    fitoquímicos y hierbas medicinales que ayudarán a contrarrestar los efectos adversos de la

    medicación.

    Al recibirnos como médicos realizamos el juramento Hipocrático.

    Allí el sistema muestra su fisura.

    ¿Cómo puede ser que en la facultad nos enseñen que más del 70% de las enfermedades

    se previenen con nutrición adecuada y estilo de vida saludable y que en 8 años de

    formación (o deformación) nos enseñen tan solo 2 semanas de nutrición y nada sobre el

    valor terapéutico de los alimentos siendo el postulado principal de Hipócrates: “que tu

    alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento” ?

    Ni hablar del manejo saludable del estrés. Ni una clase en 8 años de formación.

    Luego se postula que el estrés es causa directa o indirecta de la mayoría de las

    enfermedades.

    Tampoco una clase de actividad física preventiva.

    ¿Qué somos los médicos entonces?

    ¿Empleados de la industria de insumos médicos y farmacológicos?

    Y luego el sistema de formación de las especialidades médicas la mayoría con varias

    guardias semanales de más de 24 horas.

    ¿Qué salud mental, psicoemocional y física tiene una persona luego de trabajar más de 20

    horas seguidas?

    ¿Tendrá esto que ver con qué los médicos son la profesión con el Burn Out (agotamiento y

    falta de entusiasmo) más precoz?

    Nos enseñan el funcionamiento del organismo, de sus partes, a identificar síntomas, luego a

    encuadrar cuadros sindromáticos en nombres de enfermedades para las cuales indicamos

    fármacos muchas veces de por vida.

    Este abordaje es muy limitado y no deja nada en manos de la persona, olvida su rol

    en la enfermedad y en la curación, su capacidad de cambio, de retomar las riendas de

    su vida y de su salud.

    Muchas veces es necesario utilizar fármacos o cirugía en el abordaje inicial de un

    traumatismo, una infección, un desorden hormonal u otros trastornos.

    La cuestión es cómo además de ese tratamiento comenzamos a modificar nuestra

    forma de vivir para ir trabajando las causas profundas del desorden.

    Cada uno a su ritmo, de a poco, incorporando lo que pueda.

    Por más que inicialmente podamos realizarlo unos días a la semana y otros no.

    La vida atrae la vida y los pequeños cambios siempre generan un impacto inicial a

    partir del cual cada uno decide cómo continuar profundizando.

    Las enfermedades y medicaciones de por vida son en su mayoría relativas a la capacidad

    de la persona de modificar aquellos hábitos que generaron la enfermedad.

    He visto pacientes hipertensos estabilizar su tensión arterial luego de tan solo 3 días de

    depuración corporal.

    Podemos aceptar el diagnóstico y luego el pronóstico está en nuestras manos.

    Nadie desde afuera puede decretar cuánto vamos a vivir o cuánto vamos a depender

    de una medicación.

    Eso depende de nosotros.

    Siempre con responsabilidad y con los controles periódicos que sean necesarios.

    Patologías consideradas incurables o de por vida como la hipertensión, tiroidismos,

    trastornos autoinmunes, diabetes tipo 2 y otros están siendo remitidos en porcentajes

    considerables.

    No todos logran revertir, muchos sí lo hacen y todos se benefician de mejorar sus

    hábitos.

    La gran mayoría disminuye sus dosis medicamentosas, disminuyendo a su vez los posibles

    efectos adversos (a menor dosis, menos efectos adversos, y menos ingresos para la

    industria farmacéutica).

    Muchos logran estabilizar su fisiología aún abandonando los fármacos (luego de un proceso

    gradual y controlado) y sosteniendo los hábitos que les permitieron abandonarlos.

    Recuperemos nuestro poder.
    Te gusta esto.