1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡¡ ME ACARICIASTE EL ALMA !!

    Donde quiera que estés
    te gustará saber

    que te pude olvidar y no he querido,

    y por fría que sea mi noche triste

    no echo al fuego ni uno solo

    de los besos que me diste.

    J.M.Serrat.


    Y yo jamás pude sacarme de la piel
    esos versos enamorados
    que me hicieron florecer
    y he permanecido siempre fiel
    a nuestro epistolar romance.

    Siempre me dejas el beso en mi almohada
    y me acaricias el alma, cuando te pregunto
    cómo es ese beso completo que me manda?
    y veo la dama y el vagabundo
    que se unen en largo tallarín.

    Qué imagen tan tierna
    en tu singular manera
    de arroparme en tu querer.

    Cómo no voy a amarte
    centurión de mis violetas
    si te alojas en mi alma
    una y otra vez.

    Te adentraste a mi mundo
    de romántica empedernida
    llena de fantasías
    y si no me tocaron tus manos
    me acariciaste el alma
    con tu singular manera
    de arroparme en tu querer.

    Cómo no voy a amarte
    paladín de mi ternura
    con toda esa dulzura
    yo me siento más mujer.

    Eres mi música y estás en mi latir
    eres la melodía del alma
    expresándose en todo mi Ser
    y es como quiero vivir.

    Acariciándonos el alma
    una y otra vez
    con tus detalles
    y rompes mis esquemas
    donde yo me fundo
    y Soy lo que quiero Ser.
    Ver adjunto 46351


    A Vicente Fernández-Cortés le gusta esto.
  2. Para Marta.

    Encontré una carta, que hace años te escribí, en un cajón con aroma a vainilla, donde guardo retazos de recuerdos, lienzos y puntillas, agujas, lanas y sobres abiertos, con el áspero color del tiempo.
    En esa carta te digo que la Navidad me sorprendió en tu casa, no estabas allí, o si lo estabas, entre tus innumerables cosas.
    Te encontrabas en tu amada Inglaterra, recorriendo campiñas en tu viajera bicicleta.
    Tu bicicleta con identidad propia, te llevaba y te traía impregnada de neblina y la húmeda caricia del viento en tu mejilla.
    Te cuento en esas líneas, que si no estabas en presencia; yo te veía entre tus artesanías, cada pedazo de madera que moldeaste dándole la forma que querías.
    Te veía con tu aspecto de bohemia, recorriendo el mundo, trayendo un poco de tus largos paseos, relatos y cuentos de encuentros literarios en bares, embriagada en tu fantasía de la misma bohemia entre personas que conocías.
    Hubieron rincones donde te encontré. Pequeños escritos en la pared, con tizne negro y lo hacías con un pincel.
    Tengo esa carta entre mis manos y fotos con tu sonrisa de persona amable; eras buena compañía.
    Tenías una vida improvisada y libre y yo apenas me asomaba a descubrirla.
    Yo te contaba mi niñez solitaria y sombría; y hoy que puedo lee más allá del papel, ella me sirvió para entender que a veces las marcas en el alma, son para aprender con sensibilidad y envolver los recuerdo, los que hoy me hacen mujer.
    Aún con mis veinte años, allá, donde te escribí, veía la vida como un premio, mi corazón siempre abierto y te aprendí a querer.
    Eramos tan diferentes pero convergían nuestras ambigüedades, tú con tus libertades y yo almidonada y recurrente, muy seria para mis 20 años, pero con los ojos deslumbrados y el corazón ardiente.
    Con esta carta en mis manos, te haces presente, tu energía depositada en el recuerdo.
    Te fuiste una tarde para no volver.
    No tengo tristeza solo la dulce nostalgia de no tener nuestras tardes de té con scones y lecturas en voz alta.
    Y esto que escribo ahora, ya lo debes saber, es una necesidad del alma que extraña tu amable compañía bohemia en aquél tiempo en que los años , los tuyos con una vida contemplada y la mía por nacer.
    Aún tengo guardada tu sonrisa , esta carta que te escribí en soledad, en un cajón con aroma a vainilla, retazos de raso colorado , agujas , lanas y
  3. ¡¡TODO LO QUE SOY PARA TI!!

    Soy el Abril que se desparrama en tu boca
    siendo tú aquel que me provoca
    la ternura, la locura y el deseo.


    Soy tu invierno el que convierto en verano
    soy esa piel que se desnuda en tus manos
    la caricia que se resbala en tus dedos
    para morderme los labios.


    Soy el viento que arremolina tu pelo
    soy el sol que amanece en tu ventana
    soy todo aquello que te queda en la retina
    porque jamás olvidas
    que amanecí entre tus brazos.


    Y me … me he quedado en aquél beso
    desenfrenado y loco
    que no murió en mi almohada
    porque sin ti no soy nada
    y porque para ti soy todo.



    Soy el perfil de aquél retrato
    el que guardas a escondidas
    al que no puedes renunciar
    porque soy tu miedo más cobarde.


    Y soy esa tarde de Septiembre
    en que me dijiste te quiero
    y yo abracé todo un cielo
    porque decidí quererte.


    Y hoy somos dos enamorados
    de recuerdos cobijados por la noche
    en tu ancho mar todo un derroche
    porque nos seguimos amando.-


  4. He de beber tu sangre derramada
    del cáliz ancestral tu fiel palabra.

    No ha sido en vano el sacrificio
    que ha hecho un eco en los fieles
    que creyeron y tocaron tu vestidura
    hoy creo sin verte
    y bebo tu sangre derramada-
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  5. Las rosas de noviembre en mis jardines,
    aroman el paisaje y es belleza
    cómo huelen dulcemente los jazmines.
    Me vuelvo prado, en el mirar pureza.

    Son sonoras las flores cual violines
    me calman y armonizan la cabeza
    que apoyo tiernamente en mis cojines.
    Yo quiero proteger tanta rareza.

    ¡Oh! Noviembre me abarca la ternura
    y revuelo en el cielo cual paloma,
    que me vuelvo agua de lluvia y dulzura.

    ¡oh cielos! que eternizan el aroma
    de floridas praderas, su hermosura
    en llanuras, colinas y en la loma.
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  6. ¡¡ MI SER PEREGRINO!!

    Hoy me siento con suficientes motivos
    para dejar que el aroma del oriente
    sublime la grandeza infinita del alma;
    y encuentre al fin su morada.

    Me siento invadida por este adagio
    que me vuelvo del cielo su mirada
    lluvia lejana del sol en la ladera
    y praderas que me amparan.


    El universo se expande en mis latidos
    y extiendo mis manos y mis brazos
    y es lo que soy, un Ser de aire y verbenas
    de sangre italiana en mis venas
    llenas pasiones que me queman.

    Mi Ser peregrino se abre camino
    moviendo mis ardientes sentidos
    para amar con el corazón abierto
    todo lo que está más allá
    de la razón y del entendimiento.







    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  7. ¡...Misterio...!
    sacudes siniestro
    mis tormentosos
    ...olvidos...

    ¡...Misterio...!
    despliegas
    mis vidas
    en un torbellino
    de danzas genuinas.

    ¡...Misterio...!
    corroes los tiempos
    y metes tus manos
    de pintor ardiente.

    ¡...Misterio...!
    y el sello del beso
    sopla las cenizas
    los convierte en fuego.

    !...Misterio...!
    mi pie en tu pecho
    sostengo tu aire
    me aspiro tu aliento.

    ¡...Misterio...!
    lomada fisura
    de un cráter dormido
    derrama su nectar florido.

    ¡¡Misterio...Misterio!!
    derrumbas castillos
    mi danza te engendra
    construyes abismos.

    ¡..Misterio...!
    me callas
    delgados hilos de plata
    acercan distancias.

    ¡...Misterio...!
    despierto
    vientos legendarios
    de liras y tientos.

    !...Misterio...!
    te llevo conmigo
    tatuado el instante
    en que fuimos
    ¡...eternos...!


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  8. ¡¡HAY ALGO AFUERA!!

    Hay un mundo de soles
    que nos espera ahí afuera
    hay un sonido del viento
    que nos arropa como
    en un cuento
    capricho del tiempo
    si empieza a llover.


    Pero qué buena la lluvia
    porque riega las pampas
    y florecen después
    del trigo las espigas
    veo girasoles tan amarillos
    cuyos cuellos buscan a el sol
    veo el musgo en la pared
    veo nubes blancas y almidonadas
    y golondrinas volando.


    Veo el césped crecer
    como crece en mi alma
    a veces la alegría
    a veces la pena
    que me hace doler.


    Me gusta este mundo
    me gusta mi tierra
    mis huertos mis plantas
    mis versos me gusta la vida
    será que me estoy por morir.


    Pero no creo en la muerte
    si me voy, me quedo también
    en lo que voy creando y recreando
    en mi andar peregrino
    con sed de aprender.


    Soy un remolino que se aventura
    a los tiempos, y vivo el presente
    y me quedo con él.


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  9. ¡¡TRISTEZA!!

    Eres un mar profundo,
    ondulado en el paisaje
    eres la madre de mis soledades
    eres tierra fértil y sosegada
    eres la morada de mis tristezas.


    Lluvia despejada y somnolienta
    lluvia que se desliza en mis hombros
    mansa y sin tormentas moja mis hojas
    que parecen marchitarse con pereza.


    Viento del norte en mis espaldas
    empuja mi pluma abandonada
    de un verbo antiguo y silencioso
    que nada me cura y no me calma.


    Eres la primavera desojada y triste
    que llora con mi musa,
    la mojada madreselva que huele
    a rosas y a jazmines,
    la desolada enredadera de mi muro.


    Eres el cielo azul ya sin eternidades,
    eres la angustia que atraviesa con su daga
    mis entrañas y se disuelve con la nada.


    Eres el inmenso mar
    trepando mis añoranzas
    con un disfraz de arenas
    en el desierto de mis esperanzas.


    Eres el horizonte que navega
    las aguas de una rosa blanca
    la pena de mi pena más amarga
    por eso llora la lluvia
    y es por eso que no brilla la luna.

    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  10. ¡¡MI BOCA ENAMORADA SE ESTREMECE!!

    Lo nuestro sigue siendo poesía,
    un cuadro de Renoir donde bailamos,
    los verso de Neruda que guardamos
    tu adagio preferido en tu alegría.

    El viento del verano yo sería
    y tú, radiante sol donde libramos
    la gran batalla porque nos amamos.
    Lo nuestro has sido siempre una osadía.

    La luz de dos estrellas que se encienden
    dos fuerzas que se funden y se amparan
    dos cuerpos que se abrazan y se quieren.

    Son fuertes sentimientos que trascienden,
    fronteras de mareas que separan
    intemporales almas que no mueren.

    Mis labios te requieren.
    El beso que desangra y enloquece
    mi boca enamorada se estremece.



  11. ¡¡SIN SER TU PALOMA!

    La vida es bella en tu “DESEO”
    Y “navega tu poema a ras de ola”
    yo ya no duermo aún con el aroma
    a cloroformo que me induce al coma.


    Yo ya no duermo y es por ti,
    sin ser por ti, cuando dices;
    “que sonetice el mar la caracola”
    o,” te evoque un vals al son de barcarola”
    la muerte viene a mi tan sigilosa
    y muero, claro que sí, sin ser tu paloma.


    Yo ya no duermo y en mi vigilia
    resuena ese vals que me adormece
    irrumpe en mis honduras
    la dulzura de una nana.


    El tiempo prendió en mis mejores horas
    y ese vals que tu mencionas
    fluye en mis oídos y me enamora;
    la melodía hasta el alma

    he de morir, claro que sí, sin ser tu paloma
    pero mi corazón feliz con ese vals de Barcarola.



    A SOTOSOTO y Felipe Antonio Santorelli les gusta esto.
  12. ¡¡TESTIGO FUE LA LUNA!!

    Lo nuestro sigue siendo poesía;
    un cuadro de Renoir donde bailamos
    los verso de Neruda que gozamos
    tu adagio preferido en tu alegría.


    El viento del verano sentiría
    la calle de tu otoño que abrazamos
    perfume de alborada la que amamos
    lo nuestro fue y será lo que quería.


    un fuerte sentimiento que trasciende
    fronteras de mareas que separan
    atemporales almas que no mueren.


    Entrañable ternura nadie entiende
    dos fuerzas que se funden y se amparan
    dos almas anhelantes que se adhieren.


    Dos nombres se requieren
    se atraen fuertemente ante la luna
    se abrazan refrescante en la laguna.
  13. ¡¡ UN PÁRAMO DE FLORES Y DE ENSUEÑOS!!

    Un páramos de flores y de ensueños
    fue un canto de celeste lejanía
    memoria recurrente poesía
    con otro viento y otro mar inmenso.

    Mi puerta sin cerrojo, tu desdeño
    ventanas enredadas de alegría
    confusa la esperanza es fantasía
    mi voz de tu latir el sol intenso.

    Yo busco caminando entre verbenas
    las flores que engalanan a los vientos
    los prados que te nombran cual sirenas .

    La luz intermitente de los cuentos
    candil iluminando tus arenas
    tallando en la memoria los momentos.
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  14. ¡¡NO ME OLVIDAS NI TE OLVIDO!!

    Que hay cuando creo que te olvido
    en mi tiempo que no es el tuyo
    y regresas y yo creo que me iluminas
    pero tú bien sabes que algo se ha perdido.

    A veces no entiendo
    cuando se adormecen mis sueños
    cuando creo que mis aguas se aquietan
    regresas y yo creo que me iluminas
    y tú haces de mi vida un remolino.

    Entonces imagino
    que eres en verdad mi perdición
    que no tengo redención
    y de verdad haces que yo muera,
    en la instancia de aquél besos
    de adolescente enamorada
    quien sucumbe en tu mirada
    perdida en mi propio laberinto.

    Que hay entonces
    cuando creo que todo se ha perdido
    y tu regresas porque siempre lo haces
    con tus labios de cianuro
    a envenenar los míos.

    Si esto es recurrente
    estas en el pasado y en el presente
    lleno de fantasías que tu me provocas
    las que a mí me vuelven loca
    porque eres un irreverente.

    Entonces no entiendo nada
    te recato de tus fríos inviernos
    y me recatas de mis veranos encendidos
    para bailar bajo la luz de la luna
    mientras suenan las canciones
    de Charles Aznavour o de Serrat


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  15. ¡¡DEJA DE QUEBRAR MI SONRISA!!

    Tú llegas.

    Apareces de improviso quebrándome la risa,
    para decir lo que no eres y lo que eres para mí.


    No sé cómo decirte que donde tú me habitas,
    no puedes intervenir. Solo vives en mis sueños,
    en una burbuja almidonada solo en mi mente,
    eres mi creación.


    Hago mal en mostrarte mis poemas,
    porque te crees el ombligo del universo.


    Mis versos no son para ti,
    son para el ser que habita en mi alma y mente ,
    donde yo creo las formas en que te beso,
    las formas que hacemos el amor.


    ¿ Por qué golpeas mi ventana?
    Si es que nada sientes,
    cierra con llave tus persianas,
    con candado tu portón.


    No sabrás de mí y yo seguiré creyendo,
    que estás llenándote de lunas solitarias,
    la mirada de paisajes, tomando el aire fresco
    de algún mar que te refresque el corazón.


    Asegúrate de cerrar bien tu ventanal,
    duerme en paz;
    que yo en mi vigilia solo tengo alma para amar.


    Nada sabrás de mí, pero ya no golpees mi puerta.

    Jamás me paro en tu vereda,
    jamás espío tu jardín,
    me dejo llevar por ilusiones,
    que engrandecen mis renglones de inspiración.-


    Jamás sabré si es verdad lo que me has contado,
    poco importa porque se abre mi alma y no me alcanza la mentira.


    Siempre estoy,
    es con lo que cuentas,
    pero si has de quebrarme la risa;
    suelda tu candado y date prisa
    porque todo lo que das vuelve
    y no quiero saber si estas triste.


    Pensarás que ingenua soy, pero no es así.

    Tú como cualquier ser humano,
    necesita ser tocado, abrazado
    sentir la piel en otra piel y lo creo necesario.


    Yo soy una mujer romántica
    que vive en una burbuja almidonada,
    siempre conectada con las fases de la luna,
    el sol me maravilla la brisa me sondea
    y te tengo a ti donde me habitas.


    También necesito ser tocada, piel con piel;
    es mi batalla y donde vivo no tengo pérdidas
    porque vivo enamorada del amor y la vida,
    de los vientos que me llevan,
    de la lluvia que me toca, y del sol que me entibia.


    Deja de tocar mi puerta,
    ¡Deja de quebrar mi sonrisa!.

    Te gusta esto.