1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Las nubes blancas flotan en el cielo,
    se hamacan con el viento suavemente,
    y lucen sus colores libremente,
    son blancas almohadas donde suelo,


    dejar mi risa, canto y desconsuelo,
    la nube como un manto amablemente,
    arropa mi costado dulcemente,
    arrullando encantada mi desvelo.


    Paloma que ha perdido su horizonte
    la muerte le persigue sigilosa
    la balsa, la moneda de Caronte.


    La nube se aparece misteriosa
    dejándome la lluvia de aquel monte.
    Perfuma mi alegría intempestuosa.


    A Manuel Bast le gusta esto.
  2. ¡¡EL HILO ROJO ENVUELTO EN TU MIRADA.

    Resulta que te encuentro en la tormenta
    secretos que protegen nubarrones
    secretos del otoño que sustenta
    que al amarnos reviven ilusiones.

    Hoy tengo el corazón iluminado
    buscando la caricia de tus manos,
    el beso que en el viento enmarañado,
    renacen en las pieles los veranos.

    Te busco en el ocaso de los sueños
    llevando a mi almohada los anhelos,
    te quiero en esta sed la de mis leños
    el fuego que perdura en mis desvelos.

    Tu nombre que yo guardo en mi memoria
    quisiera pronunciarlo sin temores.
    Es música en los viento, mi victoria
    la dicha del amor de mis amores.

    Los rayo que atraviesan en el verso
    escriben pensamientos en mi mente.
    La luna que embellece al universo,
    el numen esculpido en esta frente.

    Si fuera suave brisa que apacigua
    tu pena de dulzura llenaría,
    La pena que te embarga siendo antigua
    cobijo tibio y tierno yo sería.

    Sería eternamente enamorada.
    Un mito, una leyenda conocida.
    El hilo rojo envuelto en tu mirada
    la lluvia sonrojada y conmovida.
    A Francisco Manuel le gusta esto.
  3. ¡¡ALQUIMIA MI ALIMENTO!!

    El rostro cándido de nuestra infancia
    bebiendo el dulce jugo de naranja
    fiel ritual matutino en nuestra estancia
    alquimia en la cocina de la granja.

    Me habitan los espacios como propios
    aunque fueron efímeros y nuestros
    inundan los paisajes siendo acopios
    del prado que me traen mis ancestros.

    Es la huerta esa alquimia, mi alimento
    una infancia de glorias regresando
    es la tierra gozosa como el viento
    la niña esperanzada soñando.

    Recuerdos de la lluvia compañera
    la que es cómplice en una dulce calma
    resbalando la cumbre y mi ladera
    y responde la luz que nutre mi alma.
    A Maramin le gusta esto.
  4. ¿cuando tendré por fin mi voz serena?
    Antonio Gala.

    ¡¡ CORAZÓN EVOCADOR!!

    El sol posó sus pies sobre la arena
    y el grito de la sangre se hizo vivo,
    mi corazón en su acto decisivo
    sembró en mi piel añiles de azucena.

    ¡Cuándo tendré por fin mi voz serena!
    El corazón me dice evocativo
    que a media noche se sintió cautivo
    ¡se iluminó mi aurora de verbena!

    La arena dio el impulso a mi sonrisa,
    el tiempo adelantó mi primavera
    y el viento devolvió mi suave brisa.

    Soy yo, tu mar, la arena que te espera,
    mi voz cansada suena ya con prisa,
    abraza este sonido sin frontera.

    Mi boca ya es pradera,
    espera flores blancas y a Cupido
    y un beso tibio, tierno y complacido.
    A Maramin le gusta esto.
  5. ¡¡ALQUIMIA DE TIERRA Y SOLEDAD!!


    Tú, que caminas por la muerte cansada
    me quieres dormida y sesgada
    tú, que en tu andar no se mueve una rosa
    me quieres triste y callada.

    Porque soy un misterio sin luz cuando muere la tarde
    porque soy ajena
    no me quieras cristales.

    No me quieras paloma
    porque soy ajena
    en el fondo mojado del parque.

    No me quieras fragancia
    porque soy ajena
    porque soy ausencia y distante.


    No me quieras blanca rosa
    porque soy ajena
    y mi alma prefiere estar sola.

    No me quieras manantial
    porque soy ajena
    y ya no quiero ser tu amarga pena.

    Tú, que rezas al dios de tu credo
    te arrodillas y te inclinas por un discreto perdón
    no me quieras agua porque soy ajena
    y en mí no hallarás ni calma ni redención.

    Pero puedo darte mi tierra voluptuosa
    mi gris pupila y mi semblante sosegado
    y, aunque soy ajena, porque pertenezco
    a los silencios eternos del astral
    no me quieras callada, triste y dormida
    porque soy alquimia de arena y mar
    alquimia de tierra y soledad.
    A Maramin y Felipe Antonio Santorelli les gusta esto.
  6. ¡¡ESTE AMOR LLEGO EN ENERO!!

    No creo que comprendas que te quiero,
    ni sepas que mi noche luce oscura,
    tampoco que este amor llego en Enero,
    ni sepas que he perdido la cordura.

    Yo sigo siendo espiga y tú marino,
    pintaste el mar de azules caracolas,
    pinte mi orilla calma en el camino,
    y me hice espuma blanca entre tus olas.

    Dedico mi cantar a mi quimera,
    el trino de paloma que encendida,
    revuela la escarpada en mi ladera,
    y vuelve tu mirada en mi fundida.
    A Maramin le gusta esto.
  7. ¡¡NO ESTÉS TRISTE NI LLORES !!

    Y cuando te postres en la caja de los muertos,
    menosprecia el llanto de los vivo.
    Almafuerte


    Cuando ya no respire y no tenga el aliento
    ni el calor de los soles ni el pesar de la vida.
    Cuando ya yo este fría y me arrope en el viento
    no estés triste ni llores si llegó mi partida.

    Al final de las horas que disfruto contena
    mis flores siguen vivas y expanden su aroma
    en campos de cielos donde la calma aumenta
    donde dejo de mi alma una blanca paloma.

    Cuando ya haya partido y cremados mis resto
    esparce mis cenizas en la cima del cerro.
    Te dejo mis renglones mis versos que molestos
    se quedaran desnudos en mi ataúd de entierro
    .
    A Maramin le gusta esto.
  8. ¡¡SENTIMIENTOS!!

    Sobre la hierba donde desparramo mi pelo
    y mi cuerpo se hunde en mullido refugio
    avatares elijo para escribir tu nombre.


    Y sobre un calmo lago donde flotar puedo
    con mis brazos en cruz, inspiro tu aire
    de ámbar y beso la luna en su candor.


    Para mí, ni efímero sentimiento
    sino sólidos sedimentos de mares
    lluvia de estrellas y puro encantamiento.


    Eres un broche perlado en un rulo que peino
    un adorno preciado y crepuscular
    donde nos cobija el universo
    A Maramin le gusta esto.
  9. ¡¡ SOY PEREGRINA ERRANTE QUE AÚN NAVEGA!!

    Ahora que la noche se hace lluvia y tormentas
    soy peregrina errante navegando la arena.
    Ahora que los vientos empujan las afrentas
    resulta más difícil ser la paz que serena.

    No me quedan miradas que vistan mí mañana
    hay nieve en el camino, frío cruel de este invierno
    y aunque tengo mis leños me siento más lejana
    del calor en mi sangre del regazo materno.

    Debo hacer que el otoño abrigue mis ensueños
    cobije mis sonrisas y alegre mis laderas.
    No he perdido canciones,he ganado a los sueños
    y recibo esperanzas y no persigo quimeras.
    A Maramin le gusta esto.
  10. ¡¡ME ENAMORO CADA VEZ!!

    Me enamoré de tus versos
    donde me dices que a escondidas,
    miras mi fotografía
    de un amarillo color,
    y me robas el corazón,
    porque también me dices
    que en sueños
    te robas mis besos.

    Me enamoro cada vez
    de aquellos días lejanos,
    donde traía un volcán
    en mi maleta
    una quimera en los labios,
    y un palpitar sonoro
    como alas en primavera.

    Me enamoras cada vez
    con los detalles que amanecen
    en los recodos de mis recuerdos,
    tu beso renovado,
    mi boca enamorada,
    y los te quieros en mi almohada.

    Puede transitar el tiempo
    en los andenes del calendario,
    y en cada estación de aquél tren,
    sobre las vías del amor
    donde estamos los dos,
    en un viaje sin retorno,
    donde somos eternos,
    seguimos enamorados.

    Puede que soplen
    los cuatro vientos
    y el sol aún
    pueda quemarnos,
    puede que se detenga
    aquel tren,
    y se abra mi maleta,
    y el volcán derrame su lava,
    sobre nuestro campos dorados.

    Solo sé, que sigues en mí,
    como este adagio sonando,
    en los silencios de la noche
    y sé, claro que sí,
    que estoy en tu memoria
    cada vez que escuchas
    el Claro de la luna
    o lees los versos de Neruda
    o te cuelgas en los lamentos de Brel.


    A Maramin le gusta esto.
  11. A mí querido padre.

    Te recuerdo tanto y siempre estás presente,
    en todo lo que me has dejado
    tu romanticismo y tu alma de poeta
    se quedaron en la mía como la herencia
    innegable, imponderable recorrido en mi sangre.

    Hay otras cosas muy simples que recuerdo,
    nuestros paseos en bicicleta,
    sobre calles lisas de gris asfalto,
    paseos perfumados con la flor del paraíso,
    exquisito y silvestre aroma de los campos.

    Otras cosas tengo en mi memoria
    las tardes de reuniones donde eras el centro
    con tus recitados de nobles poetas como Becquer,
    eran tardes de té y masitas secas
    donde me quedaba extasiada con tu música,
    que llegaba a otras ventanas.

    Recuerdo el gran patio y sus palmeras
    las naranjas amargas y la higuera
    cuya flor solo se abría en las noches
    allí aprendí a pedalear mi bicicleta.

    Ahora te despido en estos versos
    porque no pude hacerlo en su momento,
    yo aquí descubriéndome y tu allá en la gran casa
    con el estilo de un museo.

    Puedo recordar mientras escribo
    mi niñez solitaria intentando
    alcanzar la manito dorada de la puerta
    que remplazaba a un simple timbre,
    puedo recordar la pergola enramada de glicinas
    la santa rita fucsia y los jazmines pequeños.

    Me cuesta despedirte, porque en rigor
    ni te has ido ni dejo de verte
    porque estás en mí
    en un empoderado gen
    que fui transmitiendo a mis retoños.

    Te dejo ir con el amor del mundo
    con un abrazo acogedor y tierno,
    dejándote en mi mejor recuerdo



    A Maramin le gusta esto.
  12. ¡¡LA POESÍA, LA MÚSICA Y TÚ!!

    Eres todo mi universo
    y para ti mis renglones
    son alados escalones
    para regalarte un verso.

    Mahler , lo que me has dado
    refugio de mi ternura
    la magia y la dulzura
    que en mi alma se ha quedado.

    Centurión de mis violetas
    me devuelves la sonrisa
    cual alondra tengo prisa,
    recobrar mis recoletas.

    En tu fuero más intenso
    como la llama encendida
    yo me enarbolo prendida
    con mi corazón inmenso.

    Me abraza el frío invierno
    necesito que me abrigues
    y con tus besos mitigues
    cuando tiembla azul interno.-
    A Maramin le gusta esto.
  13. ¡¡QUISIERA!!

    Quisiera yo juntar tu fuego lento
    al frío de mis huesos congelados
    desechar al invierno con tu aliento
    encontrarme en tus besos ensoñados.

    Quisiera de mis leños la quimera
    tu mirada de amor iluminada
    tus dedos de guitarra en mi cadera
    mi boca que te busca enamorada.

    Quisiera con los vientos envolverte
    acercarte a mi pecho con ternura
    la noche se hace larga sin tenerte
    y me pierdo tus besos de locura.

    Yo quisiera el volcán de tu maleta
    con su lava quemante en mi morada
    luciendo mi ropaje de indiscreta.
    Luciérnaga o paloma sonrojada.




    A Maramin y Niño grande les gusta esto.
  14. ¡¡MAYO!!

    Como cae la bruma infinita
    con hambre de leños y fuego,
    inundando a las almas marchitas
    del calor de los troncos ardiendo.

    En las tardes de mayo en los cerros
    los jardines del cielo se esconden
    de los fríos sin sol en invierno.

    En mi alma la lluvia penetra
    con la triste frialdad sin recuerdo
    donde el alma tristísima oculta
    el pálido río de los silencios.

    Hay misterio en las ramas que cuelgan
    las gotas heladas del cielo
    de una lluvia infinita y eterna
    mojando los rosales y crisantemos.

    Yo esperare el verano perfumado
    con mis alas hambrientas de besos
    con fé , con miradas que ascienden al cielo
    con jardines de flor y luceros.-
    A Maramin y Niño grande les gusta esto.
  15. ¡¡ UNA CARTA SIN DESTINO!!

    No quiero dormir
    porque voy ahogarme con mis lágrimas.
    Porque termine siendo como Julia Burgos,
    la más callada, llena de renglones
    que una vez me enamoraron.

    Solo versos y tu fotografía
    porque me robaste tu voz
    y ahora ya no la quiero,
    porque conforme paso el tiempo
    te fui quitando de mi alma y de mi adentro.

    Lloro porque los vientos se llevaron hasta los recuerdos.
    Lloro porque mis cajones están vacíos.
    Y ya nada siento.

    Fui tu sombra y te di parte de mi vida,
    oculta como el miedo, escondida como el pecado.

    Siempre he sido la hierba fresca y silvestre
    la flor de los campos, que dormían sin ver
    que fui una espiga esperanzada,
    pero nunca se transformó en harina.

    Ya no te quiero, ya no te creo pero te he sufrido,
    como el gusano de Lorca, o como los naufragios de Neruda.

    Deja que te diga, porque esta es la última vez que te traigo
    a mis renglones, que he sido tu último verano, la que te amó
    a escondida, sin pronunciar tu nombre.

    Deja que te diga que en esta noche fría de otoño ya nada a ti me arrima
    y ya no quiero saber si me has querido o si estas triste,
    porque nunca preguntaste sabiendo que la muerte me seguía
    cómo estaba mi herida.

    Hoy bebo el trago amargo del desamparo y el olvido
    porque ya no tengo para ti mis latidos
    porque no quiero tu mirada
    porque mataste lo mas bello que yo tenía
    y no es una despedida
    porque nunca hubo un comienzo
    y todo fue mentira.


    A Maramin le gusta esto.
  16. ¡¡ EL MURMULLO OTOÑAL!!

    Mi corazón emite fuertemente
    sus ondas, sus latidos de esperanza,
    que se expanden en mi mente
    el murmullo otoñal y su enseñanza.


    El árbol desparrama deshojado,
    la sabia que se nutre del paisaje
    Y sueño con un cielo despejado
    viajando por las nubes en carruaje.

    Se lucen con las lluvias mis rosales,
    y se inundan mis ojos de belleza
    las flores me iluminan celestiales,
    mostrando lo sutil en la simpleza.

    Quisiera ser el prado y su frescura,
    la luna que acompaña a las estrellas,
    la noche que embellece siendo oscura,
    la tarde que camina sin sus huellas.

    Ser magia, los milagros en el viento,
    la tormenta asustada que se aleja,
    el poema que en mi alma es alimento,
    y en la flor ser el beso de una abeja.

    A MASTER LY 22 le gusta esto.