1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡¡TRISTEZA!!

    Eres un mar profundo,
    ondulado en el paisaje
    eres la madre de mis soledades
    eres tierra fértil y sosegada
    eres la morada de mis tristezas.


    Lluvia despejada y somnolienta
    lluvia que se desliza en mis hombros
    mansa y sin tormentas moja mis hojas
    que parecen marchitarse con pereza.


    Viento del norte en mis espaldas
    empuja mi pluma abandonada
    de un verbo antiguo y silencioso
    que nada me cura y no me calma.


    Eres la primavera desojada y triste
    que llora con mi musa,
    la mojada madreselva que huele
    a rosas y a jazmines,
    la desolada enredadera de mi muro.


    Eres el cielo azul ya sin eternidades,
    eres la angustia que atraviesa con su daga
    mis entrañas y se disuelve con la nada.


    Eres el inmenso mar
    trepando mis añoranzas
    con un disfraz de arenas
    en el desierto de mis esperanzas.


    Eres el horizonte que navega
    las aguas de una rosa blanca
    la pena de mi pena más amarga
    por eso llora la lluvia
    y es por eso que no brilla la luna.

    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  2. ¡¡MI BOCA ENAMORADA SE ESTREMECE!!

    Lo nuestro sigue siendo poesía,
    un cuadro de Renoir donde bailamos,
    los verso de Neruda que guardamos
    tu adagio preferido en tu alegría.

    El viento del verano yo sería
    y tú, radiante sol donde libramos
    la gran batalla porque nos amamos.
    Lo nuestro has sido siempre una osadía.

    La luz de dos estrellas que se encienden
    dos fuerzas que se funden y se amparan
    dos cuerpos que se abrazan y se quieren.

    Son fuertes sentimientos que trascienden,
    fronteras de mareas que separan
    intemporales almas que no mueren.

    Mis labios te requieren.
    El beso que desangra y enloquece
    mi boca enamorada se estremece.



  3. ¡¡SIN SER TU PALOMA!

    La vida es bella en tu “DESEO”
    Y “navega tu poema a ras de ola”
    yo ya no duermo aún con el aroma
    a cloroformo que me induce al coma.


    Yo ya no duermo y es por ti,
    sin ser por ti, cuando dices;
    “que sonetice el mar la caracola”
    o,” te evoque un vals al son de barcarola”
    la muerte viene a mi tan sigilosa
    y muero, claro que sí, sin ser tu paloma.


    Yo ya no duermo y en mi vigilia
    resuena ese vals que me adormece
    irrumpe en mis honduras
    la dulzura de una nana.


    El tiempo prendió en mis mejores horas
    y ese vals que tu mencionas
    fluye en mis oídos y me enamora;
    la melodía hasta el alma

    he de morir, claro que sí, sin ser tu paloma
    pero mi corazón feliz con ese vals de Barcarola.



    A SOTOSOTO y Felipe Antonio Santorelli les gusta esto.
  4. ¡¡TESTIGO FUE LA LUNA!!

    Lo nuestro sigue siendo poesía;
    un cuadro de Renoir donde bailamos
    los verso de Neruda que gozamos
    tu adagio preferido en tu alegría.


    El viento del verano sentiría
    la calle de tu otoño que abrazamos
    perfume de alborada la que amamos
    lo nuestro fue y será lo que quería.


    un fuerte sentimiento que trasciende
    fronteras de mareas que separan
    atemporales almas que no mueren.


    Entrañable ternura nadie entiende
    dos fuerzas que se funden y se amparan
    dos almas anhelantes que se adhieren.


    Dos nombres se requieren
    se atraen fuertemente ante la luna
    se abrazan refrescante en la laguna.
  5. ¡¡ UN PÁRAMO DE FLORES Y DE ENSUEÑOS!!

    Un páramos de flores y de ensueños
    fue un canto de celeste lejanía
    memoria recurrente poesía
    con otro viento y otro mar inmenso.

    Mi puerta sin cerrojo, tu desdeño
    ventanas enredadas de alegría
    confusa la esperanza es fantasía
    mi voz de tu latir el sol intenso.

    Yo busco caminando entre verbenas
    las flores que engalanan a los vientos
    los prados que te nombran cual sirenas .

    La luz intermitente de los cuentos
    candil iluminando tus arenas
    tallando en la memoria los momentos.
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  6. ¡¡NO ME OLVIDAS NI TE OLVIDO!!

    Que hay cuando creo que te olvido
    en mi tiempo que no es el tuyo
    y regresas y yo creo que me iluminas
    pero tú bien sabes que algo se ha perdido.

    A veces no entiendo
    cuando se adormecen mis sueños
    cuando creo que mis aguas se aquietan
    regresas y yo creo que me iluminas
    y tú haces de mi vida un remolino.

    Entonces imagino
    que eres en verdad mi perdición
    que no tengo redención
    y de verdad haces que yo muera,
    en la instancia de aquél besos
    de adolescente enamorada
    quien sucumbe en tu mirada
    perdida en mi propio laberinto.

    Que hay entonces
    cuando creo que todo se ha perdido
    y tu regresas porque siempre lo haces
    con tus labios de cianuro
    a envenenar los míos.

    Si esto es recurrente
    estas en el pasado y en el presente
    lleno de fantasías que tu me provocas
    las que a mí me vuelven loca
    porque eres un irreverente.

    Entonces no entiendo nada
    te recato de tus fríos inviernos
    y me recatas de mis veranos encendidos
    para bailar bajo la luz de la luna
    mientras suenan las canciones
    de Charles Aznavour o de Serrat


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  7. ¡¡DEJA DE QUEBRAR MI SONRISA!!

    Tú llegas.

    Apareces de improviso quebrándome la risa,
    para decir lo que no eres y lo que eres para mí.


    No sé cómo decirte que donde tú me habitas,
    no puedes intervenir. Solo vives en mis sueños,
    en una burbuja almidonada solo en mi mente,
    eres mi creación.


    Hago mal en mostrarte mis poemas,
    porque te crees el ombligo del universo.


    Mis versos no son para ti,
    son para el ser que habita en mi alma y mente ,
    donde yo creo las formas en que te beso,
    las formas que hacemos el amor.


    ¿ Por qué golpeas mi ventana?
    Si es que nada sientes,
    cierra con llave tus persianas,
    con candado tu portón.


    No sabrás de mí y yo seguiré creyendo,
    que estás llenándote de lunas solitarias,
    la mirada de paisajes, tomando el aire fresco
    de algún mar que te refresque el corazón.


    Asegúrate de cerrar bien tu ventanal,
    duerme en paz;
    que yo en mi vigilia solo tengo alma para amar.


    Nada sabrás de mí, pero ya no golpees mi puerta.

    Jamás me paro en tu vereda,
    jamás espío tu jardín,
    me dejo llevar por ilusiones,
    que engrandecen mis renglones de inspiración.-


    Jamás sabré si es verdad lo que me has contado,
    poco importa porque se abre mi alma y no me alcanza la mentira.


    Siempre estoy,
    es con lo que cuentas,
    pero si has de quebrarme la risa;
    suelda tu candado y date prisa
    porque todo lo que das vuelve
    y no quiero saber si estas triste.


    Pensarás que ingenua soy, pero no es así.

    Tú como cualquier ser humano,
    necesita ser tocado, abrazado
    sentir la piel en otra piel y lo creo necesario.


    Yo soy una mujer romántica
    que vive en una burbuja almidonada,
    siempre conectada con las fases de la luna,
    el sol me maravilla la brisa me sondea
    y te tengo a ti donde me habitas.


    También necesito ser tocada, piel con piel;
    es mi batalla y donde vivo no tengo pérdidas
    porque vivo enamorada del amor y la vida,
    de los vientos que me llevan,
    de la lluvia que me toca, y del sol que me entibia.


    Deja de tocar mi puerta,
    ¡Deja de quebrar mi sonrisa!.

    Te gusta esto.
  8. ¡¡ PEQUEÑAS CARTAS DE AMOR!!

    Tenía diez y ocho años y trabajaba
    en una oficina que daba a una calle arbolada
    donde los niños en la vereda jugaban,
    me dejaban en hojas de cuadernos
    pequeñas cartas de amor.

    No recuerdo mucho,
    pero se enamoraron de mi pelo,
    siempre lo he llevado largo y lacio
    o de mis zapatos lustrosos
    negros y con cordones
    o de mis medias que hacían juego
    con mis faldas y mi sweaters
    eran de color bordó.

    No sé bien lo que sentía,
    niños de siete u ocho años
    me escribían y yo aún era una niña.

    En un verano trabajé en una colonia de vacaciones
    para niños, con padres que trabajaban
    allí otros niños me trenzaban el pelo
    dibujaban las trenzas ,
    se armaban teatros
    y yo siempre era Julieta.

    Pero un día me lo corté.
    Nunca olvidaré esa desilusión
    en el rostro de eso niños
    me sentí fatal,
    porque no solo me lo corté
    me hice rulos permanente cocrión.

    Jamás olvidaré esa hermosa sensación
    de ser amada por lo niños
    cuando yo solo era una flacucha enfermiza
    o solo una niña con mucho corazón.
    A ti y a azucenasblancas les gusta esto.
  9. ¡¡COLGADA DE TU ABRIL MIRADA!!


    Relojes que pronuncian tu llegada
    agujas de metal en mis latidos
    procuran y alborotan mis sentidos
    de luces en mis ojos la alborada.


    Espero de tus brazos ser morada
    del viento su murmullo y sus gemidos
    de mis prados sus hombros florecidos
    y yo colgada de tu Abril mirada.


    Será mi piel tormenta y vendavales
    primavera y veranos en mi Enero
    son vientos aflorando temporales.


    Son cielos dibujando cuando espero
    tus besos de febriles minerales
    cobijo mi alimento y desespero.



  10. ¡¡ LO QUE FUI, LO QUE SOY Y LO QUE SERÉ!!


    Hace tiempo que mi alma estremecida
    se funde con la alborada
    con los cielos que me inundan la mirada.

    Hace tiempo que me siento con las alas
    de mariposas azules y de ave solitaria.

    Mi corazón y mi alma flamean con el viento
    soy el águila que se posa
    en las más alta cornisa de una montaña.

    Soy la madera de un Cristo que reclama
    su guirnalda
    soy la primavera que me sana y salva
    soy el aire y soy el sol
    soy la madrugada
    que ilumina entregada.

    Soy la golondrina, la alondra, la gaviota
    soy el mar, los ríos las montañas.

    Hace tiempo que vuelo entre nubes blancas
    y sé en mi corazón que soy más que eso.

    Soy el néctar de las flores
    soy panal, la dulce miel
    soy vergel
    la madreselva de mi muro
    asoleada en la mañana.


    Hace tiempo que hay música en mis oídos
    campanas que se oyen desde lejos
    soy ese remolino de nubes mareadas
    y ese hermoso canto de lluvias en mi ventana.

    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  11. ¡¡LA LLUVIA!!

    Me gusta cuando llueve y se mojan mis rosales
    me siento segura y escucho ese silencio
    donde el mundo es un velo inmenso y transparente
    y el viento me trae los latidos del universo.

    Y por siempre es primavera en este corazón
    de flores y guirnaldas, madera la de Oriente
    aromando el aire de este mundo emocionante
    que como un canto se queda en mis vertientes.

    La lluvia suave y mansa baña mi alma
    silenciosa besa la tierra renegrida
    y me vuelvo infinita tristeza de agua.

    Infinita la sed de los cielos
    se bebe el rocío de mis rosas
    ¡Bendito celeste de lluvias y escarcha!


  12. ¡¡ MILAGROS DE LA VIDA!!

    He tenido tres frutos de mi árbol
    y entregada yo les di cobijo
    arropando su sentir fui su nido
    su morada, su niñez he contenido.

    Volaron como pájaros a sus cielos
    cada cual eligió su vuelo
    y son libres sinceros y agradecidos
    siguiendo sus impulsos sosegados.

    Hoy doy gracias al universo
    porque lograron volar
    porque se llevaron de mi
    los permisos y su libre albedrío.

    Esos son los milagros de la vida
    poder mirar los amaneceres
    percibir el aroma a tierra mojada
    el gemir en las noches al viento
    y en las mañanas de la escarpada el rocío.

    Millones de milagros veo día a día
    el canto de los pájaros en la mañana
    el agua cristalina de un río
    el cielo que parece lejano y está allí
    tan cerca que puedes tocarlo
    como las estrellas que te miran
    y se esconden en un parpadeo.

    Amo la generosidad de la naturaleza
    el paisaje del otoño que se brinda
    con sus hojas de cobre, ambarinas
    asombrando nuestros ojos y la mirada.

    Esos son los milagros y cuantos más
    nos regala la vida.-

    Te gusta esto.
  13. ¡¡LA LLUVIA!!

    Me gusta cuando llueve y se mojan mis rosales
    me siento segura y escucho ese silencio
    donde el mundo es un velo inmenso y transparente
    y el viento me trae los latidos del universo.

    Y por siempre es primavera en este corazón
    de flores y guirnaldas, madera la de Oriente
    aromando el aire de este mundo emocionante
    que como un canto se queda en mis vertientes.

    La lluvia suave y mansa baña mi alma
    silenciosa besa la tierra renegrida
    y me vuelvo infinita tristeza de agua.

    Infinita la sed de los cielos
    se bebe el rocío de mis rosas
    ¡Bendito celeste de lluvias y escarcha!
  14. ¡¡TE QUIERO TODAVÍA!!

    Hay nieve en mi canto
    y mis rosas están tristes,
    mis manos se enfrían,
    y no percibo su aroma
    ni su bello color.

    Extraño en mi alma ese temblor,
    el que se agita en mi pecho,
    con su eterno resplandor,
    en todo mi rostro
    con todo su calor.

    Mi caminar se hace lento
    y no hay manera alguna
    de arrancarme este amor,
    más..., no quiero hacerlo,
    porque es donde siento la vida,
    palpitar en mi venas.

    Te quiero todavía
    y siempre lo haré,
    aunque navegue perdida
    entre la sombría niebla
    entre lágrimas y penas
    ante un cielo azul que me mira.

    Y si este cielo se tornara gris,
    y si en el mar me perdiera,
    abrazaría como lo hago
    tus versos enamorados,
    los que tú me escribieras,
    los que atesoro con el alma,
    los que guardo en mi memoria.

    No se apaga esta llama,
    aunque quisiera,
    nada detiene este sentimiento
    que me acompaña en el camino
    porque jamás olvido
    que te entregué todas mis rosas,
    que aunque hoy estén tristes
    siempre, siempre te esperan.


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  15. ¡¡ MILAGROS DE LA VIDA!!

    He tenido tres frutos de mi árbol
    y entregada yo les di cobijo
    arropando su sentir fui su nido
    su morada, su niñez he contenido.

    Volaron como pájaros a sus cielos
    cada cual eligió su vuelo
    y son libres sinceros y agradecidos
    siguiendo sus impulsos sosegados.

    Hoy doy gracias al universo
    porque lograron volar
    porque se llevaron de mi
    los permisos y su libre albedrío.

    Esos son los milagros de la vida
    poder mirar los amaneceres
    percibir el aroma a tierra mojada
    el gemir en las noches al viento
    y en las mañanas de la escarpada el rocío.

    Millones de milagros veo día a día
    el canto de los pájaros en la mañana
    el agua cristalina de un río
    el cielo que parece lejano y está allí
    tan cerca que puedes tocarlo
    como las estrellas que te miran
    y se esconden en un parpadeo.

    Amo la generosidad de la naturaleza
    el paisaje del otoño que se brinda
    con sus hojas de cobre, ambarinas
    asombrando nuestros ojos y la mirada.

    Esos son los milagros y cuantos más
    nos regala la vida.-



    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.