1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡¡ NO QUIERO MIRAR DOS VECES!!

    Hay cosas que miramos
    dos veces y no las vemos,
    perplejos nos quedamos.

    Hay cosas que perdemos
    sin entender demasiado.

    Las aguas se nos van
    en medio de un torrente
    en los tejidos del alma,
    con las hojas del tiempo,
    y sus ramas de alambre.

    Las flores del cerezo,
    son blancas o rosadas,
    es lo que vemos en los jardines,
    en las tibias madrugadas.

    Hay veces que sentimos
    la lluvia como un salmo,
    caer en nuestros patios,
    mojando los rosales.

    Hay veces que no hay nubes
    Y el cielo azul
    parece transparente,
    es donde me apaciguo
    para poder mirarte.

    Y si te miro me pierdo,
    como una adolescente,
    entonces dormir ya no puedo
    porque he mirado dos veces,
    y sin entender no te veo.

    Hay un cielo que nos mira,
    y una tierra donde vivimos,
    un sol que nos ilumina,
    los vientos nos acarician
    y los besos nos calman.

    No quiero mirar dos veces
    y no quiero perderme nada
    vivir es lo que quiero
    con mi alma enamorada.


  2. ¡¡ SEPTIEMBRE EN MI VENTANA!!

    Amanece un septiembre en mi cama
    tengo el sol en mi ventana
    tengo un beso en mi almohada
    y un canto de en mis oídos de Aznavour.

    Tengo tus cartas, las que leo en silencio
    canciones que me mandas
    las que en mi mente se graban
    y así es como me enamoras y me hablas.

    Me detengo en tus ojos de almendras
    no sé por qué lo hago
    tan solo me detengo porque te percibo
    en el aire, en la brisa y en el viento.

    Amanece un septiembre entre mis sábanas
    que lucen desoladas sin tú espalda
    pero llenas mi alma con versiones que no acaban
    llenas mi vida de fantasías románticas.

    Cómo es tu despertar cariño
    si nos separan tus mares y mis cumbres
    cómo es tu despertar sin esta piel
    que te anhela en cada amanecer.

    Soy tu secreto el más prohibido
    soy tú dicha y tú sustento
    y tú eres mi mejor momento
    el que vivo y tú reavivas
    con solo mirarme si te miro.

    Te amo sin condición
    me arropo en una ilusión
    que me sostiene y acompaña
    como lo haces tú, sin que lo pida.-

  3. ¡¡NOVIEMBRE!!


    Noviembre en mi torso de trigo
    yo elijo la luna clara
    rocío en mis labios
    mis manos te abarcan
    en un suave delirio
    de jazmines y rosas


    Noviembre en tus ojos de vidrio
    un canto de alondra en el viento
    perturban mi oído y mi mente
    te atrapa en letal sonido.

    Noviembre de arenas

    y un poema de aromas
    adornan los riscos
    en la esquina de tu boca.-


    ¡Oh! noviembre de nubes con alas
    mi torso de trigo y tus ojos de vidrio
    un canto de alondra en el viento
    te trae y te aleja en suave delirio
    y un poema de aromas
    se queda conmigo.

  4. ¡! NO BUSQUEMOS AFUERA LO QUE ESTA EN NUESTRO INTERIOR!!

    En mi anterior escrito, CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR.
    Frase de un poema de Machado, hice un breve resumen de la novela El alquimista.
    En ese pasaje donde el pastor va a buscar su tesoro desde España a Egipto, él descubre que su tesoro estaba detrás de la capilla donde pastoreaban sus ovejas.
    Yo que vivo aquí en Capilla del Monte, dónde el lugar es mágico y místico, mi inspiración fluye como las aguas de un río y quería darle una vuelta de rosca a ese pasaje.
    Lo que quiero decir es que buscamos en otro sitio, lo que está allí tan cerca que no lo vemos.
    Me ha pasado que no encuentro mis anteojos y me desespero, y los busco y resulta que lo tengo puesto como vincha, o las llaves, no las veo no las encuentro, y están en mis manos.
    Pasa que no vemos o buscamos en el lugar equivocado porque estamos distraídos.
    Buscamos afuera lo que está dentro de nosotros.
    Buscamos la felicidad afuera, necesitamos un contexto para ser felices.
    O dependemos de alguien para sentirnos bien.
    Y esa es mi reflexión, la vuelta de tuerca.
    A veces no podemos estar solos, porque aparecen los miedos, y ese miedo me parece a mí tiene que ver con ¿ Qué me voy a encontrar, qué hay dentro de mí?
    Anthony de Mello decía: El hombre es mucho más de lo que cree que es.
    Tuvieron que pasar algunos cuantos años para entender esa frase.
    Yo me hice muchas veces las mismas preguntas, quién Soy, de dónde vengo, a qué vine y a dónde me dirijo.
    Ya tengo mis respuestas, y seguramente el que me lee tenga las suyas, y sería bueno que las comparta.
    Lo importante es comprender, me parece a mí, que somos más de lo que creemos.
    Que todo está dentro de nosotros
    El amor, la felicidad.
    Y que dónde quiera que estemos, sea el lugar que sea, y allí sentimos que es nuestro lugar
    aunque suene redundante, allí es el lugar.
    Siento que Capilla del Monte es especial, porque todo Córdoba esta sobre cuarzo.
    Lo he leído en algún lugar, el cuarzo contiene la memoria del universo, y eso se percibe,
    sobre todo en aquellos que estamos en la búsqueda de respuestas.
    Les diré algo que es mío y muy personal, me encanta el mar, y nadar en el, me gusta el clima cálido, mi hija vive en Brasil y allí no hace frío nunca.
    Pero por alguna razón, que la razón no entiende empiezo a disfrutar de la variedad del clima
    En este mágico y místico lugar.
    Le dejo estas palabras que son de Anthony de Mello.
    «¿Y por qué canta el pájaro?», respondió el Maestro. El pájaro no canta porque tenga una afirmación que hacer. Canta porque tiene un canto que expresar. Las palabras del alumno tienen que ser entendidas. Las del Maestro no tienen que serlo. Tan sólo tienen que ser escuchadas, del mismo modo que uno escucha el viento en los árboles y el rumor del río y el canto del pájaro, que despiertan en quien lo escucha algo que está más allá de todo conocimiento.
    Espero que esto les sirva como a mí y podamos compartir nuestras inquietudes.

  5. ¡¡ NO SE BEBE DOS VECES ESTE VINO!!


    Me quisiste entre muros y entre nieblas
    entre nubes oscuras y tormentas
    que importa si te quise en la penumbra
    porque ha de importarme si te quiero igual


    Yo siento de esa tormenta la calma
    que después llega y reposo y me anido
    como un ave en su nido
    y siento la lluvia de esa nube
    que me cobija y alberga.


    Me quisiste en la sombra aquel día
    y no se pierde en la nada el recuerdo

    no te busco ni te sigo pero te quiero
    callada, tal vez sombría
    y pienso en ti casi todo el tiempo


    No hay muros ni sombras
    ni nada es oscuro
    es solo amor, amor del sueño
    tal vez en este mundo de prohibidos
    existe mi mundo donde somos libres.


    Donde no existe el olvido
    No se bebe dos veces este vino
    Y esto no pasa dos veces.


  6. ¡¡ EN MEDIO DE ESTE ADAGIO ENAMORADA!!

    Jamás podré olvidar la primavera
    aquella en tu mirar de enamorado
    el cielo de un celeste despejado
    mostrándome el camino a mi quimera.

    Recuerdo que me hiciste a tu manera
    abrazando este amor afortunado
    con mi pelo que al viento es ondulado
    te quise más que a nadie por entera.

    Yo sé que toma tiempo ser morada
    anidarme en tus brazos sin olvido
    guardar mis sueños junto a tu almohada.

    Te quiero como nadie te ha querido
    en medio de este adagio enamorada
    feliz y complacida en mi latido.

  7. ¡¡ADAGIO!!
    Es música de alondras en los vientos,
    melódica y suprema me estremece,
    me apacigua, me calma y entristece
    despertando profundos sentimientos.

    Sonidos que cobijan mis advientos,
    adagio memorable que embellece,
    romántico violín que se enaltece
    llegándome sutiles pensamientos.

    Quisiera ser el viento y sus sonidos,
    quisiera ser el prado y su belleza,
    aroma de la tierra en mis sentidos,

    la música que gime su grandeza,
    el rostro de los tiempos florecidos,
    el pueblo del adagio y su simpleza .

  8. ¡¡HAZLO!!

    Bello es cuando te apasionas
    por el aroma de las flores
    cuando te enamoras
    de la vida y su esplendor.

    Bello es tener como amante
    el crepúsculo, los albores
    los remolinos de tu mente
    que alborotan tu Ser.

    Bello es bañarte en los espejos de la luna,
    con la complicidad del mar, tu confidente
    y bello es atesorar las nubes rosas
    que cobijan el cielo en su peregrinar.

    Y más que bello es navegar
    en tus propias líneas
    que fluyen como torrentes
    longevas letras del alma.

    Entonces apasiónate por las fresias
    enamórate y se la amante de los tiempos,
    báñate con el brillo de la luna
    y escribe tu propia historia.

    Pero hazlo creando tu propia realidad
    impresa en los laberintos de tu mente,
    verás que la generosidad de las flores
    la benevolencia de los horizontes
    crepuscular de las pasiones
    te harán tan grande como el universo
    y tan pequeña tal la microscópica célula.


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  9. ¡¡DULZURA!!

    Eres esa bebida que sabe a frutillas
    a jengibre y a manzanas
    y sientes que la bebes y te sanas
    sientes que de verdad te cura.


    Sientes como recorre
    tu sistema como la miel
    que todo lo suaviza
    que todo lo endulza.


    Te refresca el aliento
    la percibes y te alivia
    eres esa sensación
    que solo lo perciben los sentidos.


    Eres como una roja sandía
    con la que tus ojos
    quedan absortos
    porque todo es color
    dulzura y alegría.


    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  10. ¡¡ GOLONDRINA!!


    Legendaria en la tormenta
    veo en los ojos del cielo
    el ave en su propio vuelo
    que en su camino se orienta.


    De los vientos transgresora
    de las lluvias en inviernos
    las líneas de mis cuadernos
    trazan al ave que implora.


    Con su graznido que es llanto
    en la tormenta abatido
    el ave tiene un gemido
    que me llega como un canto.


    Soy ese ave revoloteando
    en medio del horizonte
    soy ese latido del monte
    un ave que va encantando.


    Soy la oscura golondrina
    del poeta con sus voces
    con sus alas en sus roces
    que al volver en mi germina,


    la imagen de los balcones
    que esperaron el regreso
    como un estallido el beso
    despertando sus pasiones.


    Soy la alondra con su trino
    vespertino de alborada
    soy la alquimia consumada
    rito de alondra y su sino.

  11. ¡¡ADAGIO!!​

    Es música de alondras en los vientos
    melódica y suprema me estremece
    me apacigua, me calma y entristece
    despertando profundos sentimientos.

    Sonidos que cobijas mis advientos
    adagio memorable que embellece
    romántico violín que se enaltece
    llegándome sutiles pensamientos.

    Quisiera ser el viento y sus sonidos
    quisiera ser el prado y su belleza
    aromas de la tierra en mis sentidos

    la música que gime su grandeza
    el rostro de los tiempos florecidos
    el pueblo del adagio y su simpleza.

  12. ¡¡SU CARITA DE ARROZ!!

    Tengo en el corazón
    la flecha de Cupido
    es que me enamoré de un crío
    que hizo en mi alma un lío
    y me llene de amor.

    El tiene algo muy mío
    el color de sus ojos
    el dorado de su pelo
    que se le enrula en la nuca,
    me enamoré como nunca
    de su carita de arroz.

    Me enamoré de su sonrisa
    de su manos pequeñitas
    de sus pequeños deditos
    de sus pies de empanaditas.

    Me enamoré de un pequeñín
    que me lleno de ternura
    me colmo de dulzura
    es por lo que vale la pena vivir.

    ¿ qué es lo que le pasa a mi alma?
    que se conmueve al recordar
    sus mejillas rosada
    y su aroma a jabón.

    Es que ese trocito de arroz
    me robó el corazón
    y estos versos son para él.-

  13. ¡¡NADA HA QUEDADO!!

    No fueron ni tu risa ni tu canto
    porque jamás tu voz me ha alcanzado
    tampoco tus versos acentuados
    en los cuerpos humedecidos.

    Fue tu asedio de lobo en celo
    que persiguieron mis aguas blancas
    y cientos de miles de veces quise alejarte
    pero eras persistente, eras tenas.

    No fueron, ni tu risa ni tu voz
    ni tu perfil ni tu candor,
    jamás llegaste a mí para quedarte.

    No sé qué te has llevado de mí
    tampoco importa lo que dejaste
    porque siento mi corazón abierto
    y mis brazos se abren como pájaros

    Porque hoy he comprendido
    que las almas se entrecruzan y se aman
    y las que no, lavan sus manos como Pilatos
    y dan vuelta la cara.-


  14. ¡¡MÍRAME EL ALMA!!

    Si miras mis manos veras mis dedos
    manchados de tinta de mi pluma presta
    si miras mis ropas aburguesadas,
    es lo que queda de ella.

    Pero si me miras a los ojos
    tan solo si me miras,
    verás por fin en la mirada
    el suspiro evocador
    que hay en mi alma.

    Como dijo Modigliani
    a su amada
    en los finales de su drama
    pintaré tus ojos mujer
    cuando pueda verte el alma.

    Entonces paladín de mis fresias
    mírame los ojos y encontrarás mi alma
    y un poco más,
    en la pupila que brilla como el sol
    cuando tú en ellos te reflejas.

    Mira como estoy liada a ti
    que giro como carrusel
    a mi nube rosa
    con la mariposa azul .

    Tan liada , tan liada como estoy
    doy vueltas al mundo
    en un parpadeo
    para verte y que me veas
    en este lío de mareas
    remolino es lo que soy
    en tu mar y tus arenas.

    Entonces paladín, mírame de cerca
    que mi beso siempre espera
    como la flor espera
    la lluvia en primavera.

  15. !! MISTERIO SIN LUZ EN LA TARDE!!

    Tú, que caminas por la muerte cansada
    me quieres dormida y sesgada
    tú, que en tu andar no se mueve una rosa
    me quieres triste y callada.

    Porque soy un misterio sin luz cuando muere la tarde
    porque soy ajena
    no me quieras cristales.


    No me quieras paloma
    porque soy ajena
    en el fondo mojado del parque.


    No me quieras fragancia
    porque soy ajena
    porque soy ausencia y distante.


    No me quieras blanca rosa
    porque soy ajena
    y mi alma prefiere estar sola.

    No me quieras manantial
    porque soy ajena
    y ya no quiero ser tu amarga pena.


    Tú, que rezas al dios de tu credo
    te arrodillas y te inclinas por un discreto perdón
    no me quieras agua porque soy ajena
    y en mí no hallarás ni calma ni redención.


    Pero puedo darte mi tierra voluptuosa
    mi gris pupila y mi semblante sosegado
    y, aunque soy ajena, porque pertenezco
    a los silencios eternos del astral
    no me quieras callada, triste y dormida
    porque soy alquimia de arena y mar
    alquimia de tierra y soledad.