1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. A los 14 años, Carlitos se debatía entre usar los jeans acampanados y los rectos de hilo. Esteban, su hermano mayor, siempre lucía sus impecables saco y corbata, aún fuera de la oficina. En cambio, Ludmila, vestía onda Pinap, hoy con camisas de colores y apretados Oxford verde agua, mañana con bambula y sandalias. Uno y otro combatían por Carlitos para sumarlo a su bando. Cada uno aportaba sus razones. Esteban, de 24 años, argumentaba que era mejor guardar las formas, que los tiempos eran difíciles, que a los jóvenes rebeldes Onganía, los pondría contra el paredón. Ludmila, de 17 años, en cambio hablaba de un extraño movimiento, Flower Power, nacido en universidades yanquis y expandida al resto del oeste como reguero de pólvora; de la pavorosa guerra de Vietnam, de submarinos amarillos y de un tal Zimmerman.

    Finalmente, en un avance peón 4 dama, Ludmila obra la magia. Le regala un hermoso pañuelo de seda azul eléctrico, para usarlo en el cuello, pasándolo a través de un enorme anillo de biyouterie, el cual, de ningún modo, combinaba con una corbata de la misma tela.

    Muy pronto, Carlitos se independizó de ambos pensamientos.

    Un mes de mayo de 1968, lo sorprendió en tercer año, donde nadie tenía permitido decir nada, pero todos leían todo. Así a sus lecturas habituales agregó Sartre, Althusser, Neruda, si no lo hacía con El Capital era porque su padre no le permitiría entrar con ese libro en la casa y en las bibliotecas no se conseguía.

    La fatalidad de la historia lo acorraló en su habitación, adornada con posters de Led Zeppelin, un Audinac de 50+50, su misa de domingo y la hambruna de Biafra. La gente se moría de hambre y él escuchaba a Deep Purple, a Lumumba lo asesinaban los belgas y él se decía europeo.

    La vergüenza hizo que muchas veces volcara sus lágrimas sobre el pañuelito de raso blanco que la tía Irma le había regalado cundo cumplió los 9.

    Al cumplir los 16, tomó una decisión, tomaría partido, y se fue a vivier al Chaco, a apostar por justicia, ente Wichis y Tobas, entre fe y rebelión. Se puso a la izquierda del Padre Ignacio, que hacía ya 40 años que se había internado en el monte y hacía lo que podía, que de ser por el gobierno y la diócesis hacían muy poco.

    Lograron erradicar el tifus, construyendo una humilde cisterna de agua potable. Aunque la mayoría de los adultos ya tenían Chagas, los convencieron de nuevas construcciones con menos adobe y más madera donde la vinchuca no anidara.

    Fueron los mejores años de su vida, años de paz, lucha, lectura e insomnio. Cierto que no era Francisco, ni el Che, pero al menos se sentía útil.

    Una mañana de agosto de 1976, las gallinas se alborotaron cuando la cisterna volaba en pedazos, un Jeep verde cruzaba, serpenteando sobre el barro de la única calle de la pequeña aldea, disparando su Fap contra las casas, volando techos y las débiles columnas de sauce o pino. Entra una camioneta arrastrando un bulto con una soga que parecía ser el padre Ignacio a no ser por sus horribles quemaduras y la ausencia de sus piernas. De la capilla sale la hermana Claudia con sus 78 años a cuesta, pero la sientan de un culatazo en la cara. Carlitos viene agitado. Un oficial alza su Fal, apunta y dispara contra la anciana monja y hace señas de capturar al muchacho. La tropa obedece y Carlitos, golpeado y amarrado es cargado a la camioneta con chapa civil. Decenas de rostros oscuros se tapan el rostro con higiénicos pañuelos de tela blanca para evitar mojar su digna tierra colorada con lágrimas de rabia e impotencia.

    Luego de más de un año de peregrinar de oficina en oficina, de iglesia tras iglesia, Ludmila se entera de también hay unas mujeres que están en la misma situación. Se acerca a ellas y una le corona la cabeza con un pañuelo blanco y esa misma tarde se suma a la ronda.

    Hace más de veinte años que lo busca. Se pregunta si habrá terminado de leer a Voltaire, a Kant. A Husserl. O sólo se habrá arrancado el dolor de la tortura con Poe, Kafka y Cardenal. Ya no tenía importancia.

    Ya no está mamá.

    Se abrocha el pañuelo blanco bajo su barbilla y se fue a la plaza como todos los jueves.
    A Halcon 0 le gusta esto.
  2. Verano Porteño


    Juan volvió a las 23:00hs, como siempre. Comenzó sus ritos nocturnos. Se arrancó la camisa pegada de sudor al cuerpo. Fin de diciembre en Buenos Aires, el calor surge hasta de las marquesinas de las heladerías. Arrojó las zapatillas, por arriba de la mesa, hasta el montón de ropa sucia. Mañana, sería día de excursión al lavadero autoservicio.

    Buscó desesperadamente el control debajo de libros, ropa, llaves, diarios, revistas, un mate, la pava, una multitud de apuntes, en algún lugar debería de estar. Confirmó su intuición, cuando al cambiar una pila de libros de lugar, la televisión se encendió sola. Finalmente, lo alzó en triunfo como si fuera la antorcha olímpica. Que sería de la humanidad sin el noticiero de las 24. Así, por fin, pudo rendir su adoración. Mientras una señorita agradable le ofrecía un desodorante.

    Sacó una cerveza de la heladera, mientras se aflojaba el cinturón del pantalón. Fue hasta la mesita del teléfono. Pulsó el contestador. Un mensaje. Tiró del anillo de la lata, que le susurró su satisfacción. En el identificador de llamada, el celular de Mariana. Besó a la rubia.

    – Ellos están entrando. Vienen por mí...

    Juan se atragantó con la espuma. El grito, distorsionado por el pequeño parlante, le perforó el oído. No supo que estaba más frío si la lata de aluminio de su mano derecha o la sangre de sus pulmones.

    – ¿Qué clase de broma era esa?

    No, él conocía bien a Mariana, nunca haría algo así. Algo andaba mal. Decidió llamarla. Presionó la memoria 4. Aparato de porquería, pieza de museo. Un día de estos tendría que cambiar todo este cablerío por un aparato integrado. Prendió un cigarrillo. Al cuarto timbre atiende Mariana.

    – Hola.

    – Hola, soy Juan.

    – Ah, sí que tal, tanto tiempo...

    – Hola... soy Juan... Juan Benetti...

    – Sí, ya sé, ya me lo dijiste, ¿necesitabas algo?...

    – No. Nada. Recién llego. Estoy regando las plantas del parque, escuchando a Julio Iglesias... y como siempre, llamando a los amigos.

    – Vos siempre tan romántico... Yo, en cambio, hoy estuve escuchando a Piazzolla... en fin... bueno, dale una buena rociada a Marianita.

    – Huuu... si la vieras está espléndida. Sabés, me acabo de comprar un cuadro, bah, mejor dicho, una reproducción... para tapar la mancha de humedad de la pieza. “El Grito” de Munch.

    – Ay, que cuadro más bonito. Pero a mi me hubiera gustado más, por el color de las cortinas viste, la “Persistencia de la memoria” de Dalí.

    – Bueno, no te molesto más. Cuidate.

    Tiró la lata contra la pared. Se le cayó otro pedazo de revoque. Salió al balcón, para tomar aire, para ver si se le refrescaban las ideas. La gata saltó a sus brazos.

    Estamos jodidos[1] Marianita, le dijo, mientras le acariciaba el lomo.

    Le temblaba la barbilla. Le bajó la presión. Entró disparado al baño. Ni pudo cerrar la puerta. La gata los miraba extrañada, algo presintió, porque arqueó el lomo.

    – Esto, mi amiga, es lo que se llama estar cagado[2] en las patas.

    Se incorporó, arrojó la colilla de su cigarrillo, tiró de la cadena. Demasiado fuerte, se quedo con ella en la mano. Comenzó a revolear la cadena sobre su cabeza.

    – Necesito un curso intensivo de gladiador - Pensó.

    Se miró al espejo, arrojó su imagen hacia el sur. Buscó entre sus frascos salvavidas un Valium, un Lotrial y un Ibuprofeno, dejó el Trapax. Esa noche debería salir de ronda de gato... o de coyote... no estaba seguro...

    Le quedaron las dudas flotando en el aire. Mariana sabía que él odiaba a Julio Iglesias, y aunque sabía de su gusto por Piazzolla. No le pareció otra de sus recaídas. Abrió la ducha. Se quedó con la vista clavada en el dibujo de rush del espejo hasta que la piel se le puso morada.

    Se cambió para salir. Buscó las llaves y su riñonera azul. Le faltaba el aire. Abrió la puerta. Apagó la luz. Se arrepintió y la volvió a encender. Salió al pasillo. Le costó acertar la llave con la ranura del tambor. Abrió la puerta tijera del ascensor. Planta baja. Durante el descenso no pudo dominar la taquicardia, se le secaba la garganta. Salió a la calle pero no sabía donde ir.

    Necesitaba tiempo para pensar antes de hacer nada. Pero por otro lado seguía escuchando, una y otra vez, la voz desesperada de Mariana. Vagó varias cuadras sin rumbo. Trató de recordar la última vez que habían estado juntos. Ella estaba nerviosa, pero eso era lo normal en ella. De pronto recordó un dibujo y un poema que le había pegado en la heladera. Donde ella le describía, como siempre, sus habituales visiones, sus pesadillas. Volvió corriendo al departamento. Nunca le pareció mas lento el vetusto ascensor. Abrió la puerta, encendió la luz. Corrió a la heladera. No estaban. Seguramente los habría tirado, o quizá, Mariana misma, los hubiera guardado ante su indiferencia.

    Sonó el teléfono. Nadie contestó su “hola” desde el otro lado.

    Se quedo con el tubo en la mano con el tu-tu-tu reverberándole en el estómago. Sacó su arma de la riñonera. No tuvo que caminar demasiado para revisar las habitaciones del minúsculo departamento, el placard, el baño, el balcón y debajo de la cama. Volvió a cerrar la puerta puso el cerrojo de seguridad. Trató de cruzar el picaporte vertical del ventanal del balcón, pero tenía demasiado óxido.

    Apeló a su memoria para reconstruir el poema, pero no tenía tanta memoria visual para hacerlo con el dibujo.



    Crucé la calle azul desde donde la ley nace,
    donde los locos ven rodar la lunas
    y usan melones por sombrero.
    Alcé una mirada en la escalera,
    donde los ángeles proyectan nuestras inocencias
    Recorrí las vidrieras sin cristales,
    donde los estantes guardan palabras,
    añejas, sabias, universales, baratas.


    Los fantasmas ciegos se ocultan tras los telones.
    Pero me vi en el rush de tus espejos,
    pequeña ventana al abismo,
    que lleva a una familiar luz titilante.


    Las golondrinas ya no anidan,
    en los viejos balcones,
    los corazones partidos sólo sirven
    para escapar hacia los sarcófagos.



    Le pegó un puñetazo a la mesa. No tenía nada. No entendía nada. Escuchó un ruido en el pasillo, alguien forzaba la puerta. Pronto sintió el característico golpe de un hombro sobre la placa. Los cracks casi simultáneos del picaporte y la cadena. Un extraño olor. Debía escapar.





    F01

    Pero, ¿por dónde?



    ¿La ventana del baño? (Ella entro por la ventana del baño)



    ¿Por el balcón? (Espacios Vacíos)



    ¿Por la puerta de entrada? (Golpeando a las puertas del cielo)








    Espacios Vacíos
    (Empty Spaces)


    Sin dejar su arma saltó hacia el balcón, no tuvo tiempo de pensar en el vidrio que le estalló en la frente. Se asomó hacia la vieja y pequeña puerta que daba a una escalera de incendios, vetusta y deteriorada como el edificio. La sangre que le manaba de la frente le dificultaba la visión. No se detuvo a pensar si lo seguían o no. Las costras y los estiletes del óxido se le clavaban en las manos, pero seguía bajando. Pudo ver como las ventanas se iban encendiendo en los edificios vecinos. En algunas aún se podía ver el titilar azul de los televisores encendidos. En el quinto piso una pareja le cantaba arias a Afrodita. En el cuarto una señora le recordaba sus horas de preparto a su hijo adolescente. Quizá pudiera tratar de alcanzar algún otro balcón, pero no confiaba en nadie. Los tobillos y las pantorrillas se le aflojaban. Ignoraba porque no lo hubieran seguido. En su posición era blanco fácil, pero ni se asomaron.

    Le sobrevino el pánico que lo estuvieran esperando al pie del edificio. Sin embargo, pudo descolgase y caer sobre el pasillo interno de las torres. La rodilla izquierda no le respondía. Comenzó a correr arrastrando la pierna. Se tentó a arrojarse dentro de un viejo contenedor de basura pero el olor nauseabundo le hizo desistir. Vio una pequeña puerta, extrañamente abierta, que conducía al viejo incinerador en desuso de la torre 3. No lo pensó dos veces.

    Su pierna impotente tropezó con un grupo de bicicletas. Comenzó a palparlas con la esperanza de poder usar alguna para escapar. Pudo reconocer que una estaba en condiciones. Pronto, sin darse cuenta como, ya tenía una montaña de cuadros inútiles a sus espalda. Llegó a la que lo sacaría rápidamente de allí. La arrastró hasta la puerta.

    Asomó la cabeza hacia el pasillo y no vio a nadie. Era su oportunidad. Montó y comenzó a pedalear, como pudo, Sólo su pierna derecha, respondía al viejo movimiento reflejo, pero debía, de todos modos, salir de allí. Sintió el dolor característico del esfuerzo en su muslo. Ya estaba lejos a varias cuadras de su casa. Aminoró la velocidad. Se secó la sangre de la cara, el cuello, el torso con la remera.

    Respiró. Se dejó caer a un costado sobre el césped de una vereda, para descansar, con los brazos vencidos por encima de la cabeza. Le comenzó a faltar el aire.

    De pronto comenzó a sentir un agudo dolor en el pecho. No podía respirar. El rostro de Mariana. El grito de Mariana.

    Se le apagaron todas las luces.



    Volver a fin anterior Volver al inicio



    Ella entro por la ventana del baño
    (She came in through the bathroom window)



    Antes que lo pudieran ver, ganó la puerta del baño. Se trepó al ventiluz del baño. Le pareció que su cuerpo podría salir por allí. Que momento ridículo de acordarse de Los Beatles. Amagó romper el vidrio con el palo de una escoba que descansaba plácidamente contra el bidé, pero juzgó que si no lo habían detectado, eso sería llamarlos antes de poder trepar.

    Tomó un toallón, se lo enredó en el puño y antebrazo derecho y lo golpeo de plano. Tenía la esperanza de que el vidrio se rompiera con el menor ruido posible, pero para su sorpresa la ventana salió despedida al vacío como si sólo estuviera apoyada. No era hora de juzgar la mala construcción. Después de todo había durado así 80 años.

    Se agradeció a si mismo las horas de gimnasio. Como una víbora, se trepó primero al grifo de la bañera y luego se empujó con el brazo en la espalda, con la flor de la ducha. Una contorsionista del circo no lo hubiera hecho mejor.

    Asomó su medio cuerpo al vacío, lo atacó un profundo vértigo pero ya le parecía sentir el respirar de los intrusos sobre sus pies. Al alcance de su brazo derecho pasaba el cable de acero del pararrayos, lo tomó firme tiró y sacó su cuerpo que voló en semicírculo hasta pegar contra la pared. Su puño firme y las grampas del cable, que no estaban sujetas como su ventana del baño, lo sostuvieron hasta que se pudo asir también con su mano izquierda.

    Hacia abajo, el duro piso del patio interno entre las torres 2 y 4; hacia arriba sólo el piso 15, y los tanques de agua. Desde chico quiso jugar a los piratas. Trepó con firmeza. Llegó hasta los tanques. Se deslizó hacia la terraza. Una calurosa pero buena noche de cuarto creciente. La torre 3, pensó, esperaba su visita, pero no tenía como llegar. Nadie que hubiera olvidado una tabla, un gancho, una soga o un helicóptero. Patricio, el encargado, tenía ese lugar asquerosamente pulcro y ordenado. Hubiera preferido el caos de la torre 3. Llena de porquerías que se veían a simple vista. ¿Cobrarían lo mismo?

    Subir un piso era mucho más fácil por la escalera. Comenzó a sentir los golpes, y el enérgico batir del picaporte en la puerta de la sala de máquinas del ascensor. Estaban allí. Por suerte, Patricio había puesto llave, como lo indica el reglamento.

    Eso, sin duda, no los demoraría mucho tiempo. No tenía opción, o intentaba saltar los cinco metros hasta la torre vecina o conocería las intenciones de sus perseguidores. Se paró sobre la pared dispuesto al salto. No debía mirar hacia abajo.

    Pero lo hizo. Durante 4 segundos fue suicida o paracaidista. Cuatro segundos, es poco tiempo para soñar un proyecto, pero una eternidad para imaginar de que forma quedarán las tripas esparcidas sobre las lajas de granito.

    Las faltas al reglamento suelen, a veces, ser necesarias. Ese toldo de lona verde, que cubría del sol y la lluvia las asquerosas y negras bolsas de consorcio, no tendría que estar allí. Rebotó tres veces y terminó sobre las bolsas que se acumulaban gracias a la huelga de recolectores. Debería reconsiderar su posición sobre los derechos sindicales.

    El ángel de la guarda lo había acompañado hasta allí. Pero era hora de darle un descanso. No creía que en la próxima salga ileso. Casi se podría presentar a trabajar a no ser por una mancha de mayonesa en el pantalón.

    Miró a ambos costados del pasillo entre las torres y lo esperaban altas rejas, que las nuevas circunstancias de inseguridad ciudadana habían hecho crecer más rápido que las margaritas. Las trepó como un mono. Comenzó a sonar la alarma. Se arrojó a correr por la calle.

    Hasta que acertó a pasar un patrullero de la policía federal. Caras muy conocidas. Se agarró a la puerta del móvil. La oficial Benetti lo miraba, con sus enormes ojos verdes, sin demasiada sorpresa, desde el asiento trasero.

    – ¿En que lío te metiste ahora?. - Le preguntó con una expresión entre seca y cierto extraño cariño.

    – Dejame subir Alejandra, por favor. Guardame, poneme a la sombra[3], pero dejame subir.

    Le franquearon el ascenso. El sargento González puso primera y salieron a la espera de que se calmara. Cuando recuperó el aliento. La oficial lo volvió a interpelar.

    – ¿Y, Juancito, que tenemos ahora?

    – Me persiguen, no sé quienes, ni porqué, pero me persiguen.

    – Bueno, calmate y tratá de contarme.

    Más rápido que relator de fútbol, Juan le expuso lo sucedido.

    – Bueno vamos. - Le comentó la oficial.

    – ¿Adónde vamos? ¿No te dije que están en el edificio?

    – Yo digo que vamos. Si es otra de tus andadas te voy a tener a pan y agua 15 días. Si estás diciendo la verdad te voy a ayudar. ¿Que elegís?

    – Creo que en este momento, prefiero la dieta.

    La oficial no era hueso fácil de roer. Ya habían compartido durante años, larguísimas charlas, las últimas para sacarlo de una celda. Borracheras, alteración de la paz pública, usuales en los adolescentes, pero no en un grandote inmaduro de 30 años.

    El móvil se estacionó frente a la torre dos. Demasiada calma. González le sacó el seguro a la Itaka. Benetti desenfundó la reglamentaria. Juan se escudaba tras el metro ochenta del sargento.

    – Abrí. - Le dijo, la oficial a Juan.

    – No tengo la llave.

    – ¿Cómo no tenés la llave?

    – No te dije que tuve que salir rajando. – respondió Juan

    – Son las doce de la noche. El señor encargado debe de estar mirando una película.. – dijo la oficial.

    – Está abierto. - Interrumpió González.

    – Bien, así no tenemos que pedir orden de allanamiento. ¡Vamos, muñeco!

    – Si, claro... yo te sigo.

    – Pero que tipo más cobarde. Adelantate, porque te pongo una bala en la rodilla.

    – Bueno, si me lo pedís así, tan amablemente.

    – ¿Adónde vas? - Lo volvió a interpelar.

    – Llamo el ascensor...

    – No, bebe, por la escalera...

    – ¿Por la escalera? ¡Son 14 pisos!.

    – A ya veo porque te gusta bajar por las ventanas. Sos vago hasta para subir una escalera. Vamos González. Esperemos que sea otra de las alucinaciones de este tarado.

    – Pedirte ayuda a vos, tiene un costo muy alto. Se supone que están para servir. Para eso pagamos los impuestos.

    – Los otros pagarán. Porque vos, me parece, no pagás ni las flores para la tumba de tu madre. Que calor, carajo. Voy a tener que cambiar de desodorante.

    Los últimos tres pisos, Juan los hizo gateando por sobre los escalones. Pero al fin llegaron al final de pasillo.

    – González, ¡inspeccioná! - Ordenó Alejandra.

    El sargento, se ajusta el chaleco antibalas y se pone de frente a la puerta.

    – Sí, es cierto, oficial. La puerta está rota desde afuera.

    – Entrá con cuidado que te cubro.

    González entró rápidamente y pudo constatar que Juan decía la verdad. La oficial entró detrás.

    – Che, que gente mas perversa. Mirá como te desordenaron el departamento. – comentó Alejandra.

    – Si te pagarán un sobresueldo por ironía, estarías salvada. - Le contestó Juan, algo más aliviado.

    – Fijate si te falta algo. Aunque en este despelote es como buscar oro en Alaska.

    – No. no falta nada. Mirá. Hasta dejaron la billetera con las tarjetas.

    – ¿Tarjetas? ¿Vos?

    – Sí. ¿Porque no puedo tener tarjetas yo?

    – Porque, por lo general, se la dan a la gente que trabaja.

    – Yo no sé que habré hecho en el mundo para aguantarte.- Le dijo con mayor confianza Juan.- Todo el mundo tiene una familia. A mí me tenía que tocar una media hermana cana.

    – Pará de llorar y alcanzame el celular. Que dejamos los handy en el patrullero.

    Tras un largo intento. La atienden.

    – Hola Carlitos, estaba linda la cama parece, dame con el oficial de guardia.

    – Que amable sos con la tropa. - Le comentó Juan.

    – Estos caballitos no le hacen caso ni al comisario. Si no los tengo al trote, por el sólo hecho de ser mujer me pasan por encima... a sí, Lavelli, estoy en el departamento de mi hermano, hubo un ilícito... no, no fue él esta vez... no, no sé en que lío se metió... conseguime una orden... ¿que?... sí, ponele... este... de las cero horas... y mandame un par de pibes para tomar huellas y buscar evidencias... sí, sí, decile al inspector García que firme la... sí, sí... ya sé... no estoy pasando por encima de él... que no se haga el exquisito... cualquier novedad llamame a este número...

    La oficial miró con calma para ver si podía sacar algo en claro.

    – Vos, Juan, alcanzame un cuaderno y una lapicera. González, no bajés la guardia que pueden seguir en el edificio.

    Anotó los últimos 10 números del identificador de llamada. Volvió a escuchar el pedido de auxilio de Mariana.

    – ¿Quién es esta Mariana?

    – Una amiga...

    – Ah... “una amiga”...

    – Que, ¿acaso yo te pido cuentas de con quien andás?

    – No. Pero a mi no me llaman con gritos desesperados y luego me hablan de música y arte abstracto.

    Se fijó en el papel garabateado con el poema reconstruido.

    – ¿Cuándo te escribió esto?

    – No, esa es letra mía.

    – Ya sé que es letra tuya. No conozco una letra más infantil. ¿Cómo sabía ella que te escaparías por la ventana del baño?

    – ¿Que? No entiendo lo que me decís.

    – Decime, alguna vez hiciste un curso de comprensión de texto.

    – No, yo nunca estudié para detective.

    – Vos no estudiaste ni para linyera. ¿No te das cuenta lo que dice?

    – ¿De que me tengo que dar cuenta?

    – Ay, hermanito, si supieras leer sobre un libro como sobre las latas de cerveza. Se supone que la bruta tendría que ser yo. La que siempre tuvo que laburar y la que apenas tuvo tiempo para terminar una secundaria mal llevada.

    – Decimelo vos, por que no entiendo.

    – ¿Cuándo te escribió esto? ¿Y donde está el original?

    – El original hasta el lunes estaba pegado en la heladera junto a un dibujo. Son pesadillas sin sentido que tiene Mariana y las expresa en poemas y dibujos. Tiene una carpeta llena de ellos.

    – Y vos, ¿no tenés mas nada?

    – No. Que sé yo. No sé.

    – Ves. Te das cuenta. A las mujeres hay que atenderlas un poco más. No es cuestión de sólo saber como quitarles el vestido. A ver si ordenás este desastre y encontrás algo más.

    – Ah, pará, pará... creo que en la agenda vieja tengo uno del año pasado, chiquitito como una tarjeta.

    – Ay, por fin cayó el durazno.

    Suena el celular, atiende la oficial.

    – Hola. Si. Deciles que suban. ¿Cómo que está cerrado? Bueno ahora lo mando a González para que abra...

    – Sólo se abre con llave de propietarios. - La interrumpe Juan.

    – Sí claro, se nota, la extrema seguridad de esa puerta... dale la llave para que baje.

    Juan casi no podía sacar la llave debido a que las manos aún le temblaban. Luego buscó en los cajones de su placard. Finalmente trae la pequeña tarjeta. Tenía frases inscritas en letra microscópica.

    – A ver si podés reproducir lo que dice, vos que tenés los ojos 5 años más nuevos. - Le dijo Alejandra.

    Juan escribe en un cuaderno la frase.



    El futuro es una sucesión de reflejos del pasado. Podemos transitar caminos ya andados y el paisaje nos mostrará los mismos colores, pero siempre se verán distintos.



    – ¿A que pesadilla se debió esta frase?

    – Ella dice que vivió varias vidas y que debe pagar el haberse matado a sí misma.

    – Que, ¿se suicidó?

    – No, ella dice que cierta vez tuvo dos vidas simultáneas y que una mató a la otra.

    – Y a vos, ¿qué te parece?

    – Que la pobre esta loca.

    – ¿Porqué?

    – Por esas estupideces de otras vidas y todo ese embrollo.

    – ¿Vos no crees que haya otra vida?

    – No. ¿Que persona en su sano juicio puede creer semejante tontería?

    – Yo, por ejemplo. ¿Y vos?

    – No, no me lo digas. La gente “dice” que cree porque queda lindo. La hace parecer más buena. Lo usa de escudo contra sus mentiras.

    – Bueno, cortala con eso y decime que más dice Mariana.

    – Y, eso; que sueña cosas de vidas pasadas, futuras o cosas que aún no le sucedieron; entonces, dice, para que no la tomen por loca las documenta, para que llegado el caso...

    – Parece que hasta ahora nadie le creyó.

    – Bueno, no es cosa que alguien pueda creer.

    – Si claro, gente que cree en conspiraciones políticas, en invasiones de bolivianos, no puede creer que haya Dios o alguna cosa más allá de lo que dicen los sentidos.

    – Alejandra, no creo que a una aspirante a investigadora le venga bien creer estupideces.

    – Te equivocás, nene. A la hora de estudiar la mente de un criminal, de interpretar sus motivos, nada se deja a un costado. Así que contame como es eso de que se mató a sí misma.

    – Y bien, que cuando se encontraron sus vidas...

    – ¿Como es eso de que se encontraron sus vidas?

    – En algún momento, hubo una alternativa, un tiempo alterno, dice ella, un error en el tiempo y como eso no puede suceder, nunca puede ser que una misma alma en dos cuerpos compartan el mismo tiempo, entonces una mató a la otra. Aquellos que lo saben entonces buscan la otra parte para eliminarla. Y no sé que más, porque cuando me lo estaba contando. me agarró un ataque de risa y ella se fue llorando ofendida.

    – Nene, creo que acabamos de encontrar una pista. Pasame el teléfono y la dirección de tu amiga.

    – Sólo tengo el teléfono, un celular. Ella cambia permanentemente de domicilio porque dice que la vienen a buscar. Sufre delirio de persecución.

    – Siempre hay un roto para un descosido[4]. Así. Y si sólo es delirio de persecución, ¿Porque te asustaste? ¿Porque saliste corriendo? ¿Y quien te rompió la puerta en pedazos?

    – No sé explicarlo. De pronto me agarró miedo.

    – Y ahora, ¿no tenés miedo?

    – No, ahora estás conmigo.

    – A, claro, el nene miedoso, que se cubre debajo de la pollera de su media hermana mayor, eso suena casi incestuoso.

    – No. No me jodas. Vos tenés un arma.

    – Vos también tenés una.

    – Pero la tuya es una 9mm, como para matar elefantes.

    – Pero sabés una cosa, en Buenos Aires, salvo en el circo que vos debieras estar trabajando, no hay elefantes. El señor de las razones, no cree en otras vidas, pero cree en la magia de un arma policial.

    Alejandra lo supo. Esos mensajes irracionales eran la clave. Bien podrían ser percepciones o un complicado armado de escena. Lo que no sabía, pero se proponía averiguar, era que valor de riesgo tenían. Juan era algo loco, pero no lo suficiente como para romper en pedazos su propia puerta y ventana. Con la luz del día tendrían que reconstruir el resto de su relato, pero las coincidencias eran demasiado contundentes.

    Juan se pone pálido.

    – ¿Qué te pasa? - Le dice la hermana.

    – Ese olor...

    – ¿Olor? ¿Que olor? A cigarrillo, a medias sucias. ¿De cual de todos de los que salen de toda esta mugre estás hablando?

    – No. Vos no entendés... y yo menos... pero

    La oficial saca su arma y hace tres disparos en dirección del pasillo.





    F03



    Pero, ¿porque?.



    ¿Un escape de gas? Aprendiendo a Volar



    ¿Intrusos en el pasillo? ¿Hay alguien alli afuera?



    Volver a fin anteriorVolver al inicio




    Golpeando a las puertas del cielo.
    (Knockin' On Heavens Door)



    No tenía por donde escapar. La única oportunidad, si era que existía, era a través de la puerta de entrada. Se sentía acorralado como si estuviera rodeado por las llamas. Axl le recordaba lo que pronto haría. En un acto ingenuo se enredó en la cortina que hacía las veces de división de ambientes. Al menos no les vería la cara antes que le dispararan o algo por el estilo. Aunque no los podía ver, podía escuchar tres pares de pasos, tres cuerpos que lo buscaban. Le pareció muy torpe que no lo encontraran. Asomó un ojo para verlos.

    ¿Que hacían vestidos de esa manera? El calor era agobiante como para estar vestidos de sobretodos, anteojos y guantes negros. Tenían una especie de capucha que impedía que les viera los rostros. Marianita luego del susto inicial ya se había acomodado como siempre sobre la mesa. ¿Porque no les temía?

    Se pararon frente a él. Presintió la calma que les daba el triunfo y la superioridad numérica, como la patota que se ríe antes del ataque. Pero no se reían. Simplemente giraban las cabezas como si siguieran buscando. No soportó más la angustia y se descubrió para entregarse. Allí estaba, frente a ellos.

    Pero no hicieron nada. Juan dió un pequeño paso al frente, uno se hizo hacia un costado y caminó como yendo a buscar algo a la cocina. Entonces Juan dio otro paso hacia la puerta. ¿Que clase de juego era ese? Resolvió jugarlo y caminó despacio hacia la puerta, llegó a ella, salió al pasillo y la entornó. No pudo con la intriga y observó como seguían buscando algo. ¿Acaso no era a él a quien buscaban? ¿Tan pequeña cosa les habrá parecido su presencia? ¿Para que entraron, entonces, de manera tan violenta?

    Se acomodó la ropa. Buscó las llaves. Palpó su arma dentro de la riñonera. Se había olvidado el celular, pero no quiso abusar de su suerte. Buscó y constató que no tenía dinero, pero tenía su tarjeta de cajero automático. Bajó lentamente las escaleras, no quiso llamar la atención con el ruido del ascensor. Ante cada descanso miraba que no hubiera alguien más escondido en las sombras. ¿Porque ningún vecino se asomó ante tanto ruido a la medianoche?

    Sin embargo, pudo llegar sin novedades a la planta baja. Puso la llave, la giró, tiró del manijón de bronce y salió a la calle. Estuvo tentado de correr como la razón lo indicaba, pero eligió el paso lento, como quien camina disfrutando de un helado. Necesitaba la calma. Necesitaba respuestas. Pero, mas que nada, fundamentalmente, necesitaba ayuda.

    Pasó por un teléfono público y la llamó a Mariana. Ni sabía si aún vivía o si fuera una de sus bromas de psicótica.

    – Hola, Mariana.

    – Hola, Juan, ¿estás bien?

    – Yo sí, ¿y vos?... porque...

    – No digas nada, no des ningún dato, que nos están escuchando.

    – ¿Como? Yo te estoy llamando desde un público. Acaso tienen intervenido tu teléfono.

    – No les hace falta intervenir ningún teléfono para escucharnos.

    – Mariana... ¿Qué pasa?

    – Pasa que era hora que me prestaras atención.

    – Mariana, si esto es una broma, no hacía falta que me rompieran la puerta, ni me angustiaras con tus gritos, ni...

    – Juan... sos sordo y necio... yo sé todo lo que puede pasar, pero necesito que me creas, es la única forma de salir de este embrollo... necesitamos vernos...

    – Bien, ¿donde?...

    – ¿Confiás en mí?

    – No. Pero, lo único que te digo es que si me toca morir; si decidiste hacerme desaparecer, que sea sin dolor. Sabés que no le temo a la muerte, pero sí al dolor.

    – Si dejaras de hablar estupideces y pensar que los demás también lo hacen, estaríamos mucho mejor.

    – Bueno. Dale, decime donde.

    – No te puedo decir donde, ya te dije que nos escuchan. Recordá el último poema que te dejé.

    – Ese poema ya no está.

    – Ya lo sé. Yo misma lo saqué ante tu indiferencia, pero quizá lo recuerdes.

    – Sí, que lo recuerdo.

    – Bueno entonces allí te veo.

    – ¿Cómo que allí te veo? El poema no habla de ningún lugar.

    – Allí te veo, adios.

    Juan se quedó sin habla. Volvió a marcar.

    – Hola, Mariana...

    – Allí te veo, Juan...

    – ¿Donde?, Mariana, ¿donde?. - Gritó, Juan, sin respuesta.

    La señora de anacrónicos ruleros y una caniche blanca entre sus brazos, que aprovechaba el bochorno de la noche para llamar a una hija, le sonrió con complicidad. Confundió los gritos con una pelea de enamorados.

    Juan entró a un cajero automático, sacó unos pocos pesos. Buscó un bar abierto; uno de los pocos que perduraban en la vieja costumbre porteña de trabajar las 24 horas. Pidió un café. Volvió a garabatear el poema que cada minuto le parecía más incomprensible. Sin embargo, perdido por perdido, trató de ensayar respuestas.

    ¿Dónde? Sabia por cierto que tenía que ser un lugar conocido por ambos, donde ambos hubieran estado juntos.





    ¿Pero hacia donde?

    F04



    ¿Que ventana lleva a una familiar luz titilante? Cualquier color que te guste

    ¿Dónde los locos juegan con lunas y melones? Balada para un loco



    Volver a pregunta anteriorVolver a inicio




    Cualquier color que te guste
    (Any colour you like)



    Juan, recordó haber estado con Mariana en el shopping de El Abasto. Era como entrar, por una puerta, a una ciudad yanqui. Pasillos, escaleras mecánicas que conducían a los distintos niveles, patios de comidas, ropa de marca para los adolescentes burgueses. Un micropais de espaldas a la realidad de todos los días. Esas noches de fiesta y de compras navideñas permanecía abierto a toda hora.

    En un rincón, frente al gran ventanal de entrada, un gigantesco árbol de navidad con sus luces titilantes. A eso, sin dudas, se debería estar refiriendo el poema. ¿Que otra ventana que lo llevara a una familiar luz titilante?

    Debajo del árbol, una congregación de ancianos hablaban de temas intrascendentes. Estaban allí al amparo del aire acondicionado. Se sentó en un banco con la esperanza de mimetizarse con el grupo. Los guardias de seguridad no dejaban de observarlo. Para ocultar su presencia, aunque más no fuera un poco, simuló compartir la charla. Mariana, pensó, no tardaría en llegar.

    – ¿Se acuerda del juramento de Scarlett O’Hara? - Le preguntó una anciana de furioso teñido pelirrojo.

    Juan no pudo contestar, se le vino una ridícula pregunta a la cabeza ¿Sería así la novia de Roger Rabbit de vieja?

    – Perdón, no le entiendo. - Le contestó Juan como si un turista japonés le hubiera pedido donde quedaba el Museo Quinquela Martín.

    – Scarlett, señor, el personaje que de Vivien Leigh en “Lo que el viento se llevó”...

    – Este,sí, claro, ¿como no me voy a acordar? - Le mintió Juan con su habitual naturalidad.

    – Esto es lo mismo.

    – ¿Porque le parece que es lo mismo? - Le preguntó Juan, en un intento de saber de que estaba hablando la arteroesclerósica mujer, para integrarse al grupo y tratar de seguir pasando desapercibido.

    – Porque ese es un juramento que todos debieran hacer. - Le contestó la mujer, que bebía una gaseosa de un enorme vaso de papel.

    – Sí, sin duda. - Le siguió la corriente, casi en un ataque de caspa aguda.

    – Usted no sabe nada. - Terció otro anciano, que sostenía su mentón con un viejo bastón, casi sin moverse, tal como si estuviera meditando su movida de ajedrez. Articulando apenas su maxilar inferior.

    – ¿Quien yo? - Se defendió Juan, en la certeza de haber sido descubierto.

    – No, usted no. La señora... - Pontificó el anciano.

    – ¿Como que yo? Yo estoy bien segura. Ví mas de 20 veces esa película.

    – Yo no le digo que no haya visto la película. Lo que digo, es que es fácil hacer juramentos así cuando se vive del trabajo ajeno, era una esclavista sureña.

    – No me venga con esas tonterías. Scarlett era una visionaria y tenía un gran amor propio.

    – Bah, visionaria. Visionarios eran Julio Verne, Wells, Orwell y sin ir más lejos, Carlitos Chaplin.

    – ¿Que tiene de visionario ese payaso comunista?

    – ¿A cual ser refiere?, porque más de uno lo era. A usted, joven, no le parece. Escribir la historia después que los hechos pasaron, es fácil, cualquier ignorante lo sabe. Pero describir lo que vendrá, eso sí que es imaginación.

    Juan, por fin, prestó atención. Después de todo estaba allí y Mariana no aparecía.

    – Ah sí, y dígame, ¿Cómo se puede saber el futuro? - Le preguntó Juan, con un poco de malicia.

    – Y vea, joven. No hay una única forma y casi nunca son las mismas personas. Existen por supuesto las que tienen, o dicen que tienen, lo cual no es lo mismo, el don de predecir el futuro. Otros usan herramientas que algún otro les dejó en el pasado. Les tengo un gran respeto. Pero no es de ellos a quienes me refiero. Sino a aquellos que simplemente observan al mundo y lo proyectan.

    – Una fantasía.

    – No, señor, no es fantasía. Fantasía son las cuatro tortugas que sostienen al mundo. Fantasía las serpientes marinas que devoran las naves. Pero, ¿Cuando el hombre pudo estar seguro de que eran fantasías, sino recién cuando Sebastián Elcano llegó nuevamente a España? Los visionarios son distintos. Son esos que observan el presente y saben que algo, tarde o temprano sucederá. ¿Que sabía Verne de propulsión a cohete? Nada. Pero sabía que el hombre viajaría por el espacio.

    – Bueno, eran hombres que conocían los avances científicos de su tiempo y podían sacar las conclusiones de lo que vendría.

    – Pamplinas. ¿Quien en 1880, en plena Belle Epoque, pudo siquiera prever remotamente, la guerra del 14? No es suficiente saber de ciencia. Hay que tener una vibración con el planeta y con el tiempo.

    – Bueno, supongo que sí.

    – A ver, supongamos, usted. ¿Que hace acá?

    – Yo... este... espero a una persona..

    – No, joven. Me refiero a que vino usted a este mundo.

    – La verdad, no lo sé.

    – Vio. Esa es la diferencia de los grandes con nosotros. Nosotros vamos para allá porque nos parece que hay que ir para allá, o lo que es peor, creemos que hacemos el camino. En cambio, esos hombres van hacia donde hay que ir, es decir hacia donde el espacio-tiempo los lleva. Pero es difícil para nosotros comprenderlo, porque estamos ciegos y mudos a esos devenires. Pero, le voy contar algo. Supongo que su padre habrá tenido otras mujeres aparte de la que lo dio a luz, no digo que sea correcto o incorrecto, sino que digo que es lo normal.

    – Sí, mi padre... bah... que mujer no ha tenido mi padre...

    – O sea, que si su padre, esa noche de fertilidad materna, no acaecía en ella, usted no estaría acá. Y quizá yo ahora estuviera hablando con otra persona.

    – Bueno, sí, digo, si no era esa noche sería otra.

    – No, se equivoca, hijo. Por varias razones. O bien porque su madre ya haya desprendido otro óvulo, o porque haya sido otro espermatozoide el que lo haya fecundado, incluso aunque fueran los mismos, cosa harto difícil, el universo mismo ya habría cambiado, entonces usted ya no sería usted.

    – Sí, y no estaría esperando a nadie.

    – Es probable. Sin embargo, el universo es mucho más rico y complicado de lo que el más sabio cree. Posiblemente miles de otros usted estén vagando por realidades alternas.

    – ¿Cómo dijo? - Lo cortó secamente Juan con una cara de sorpresa.

    – Dije, que otros yo de usted, deben de estar pululando el universo en busca de su destino. Quizá en otra realidad usted en este momento ya esté muerto o charlando con un familiar o tomando una copa con una joven más interesante que un viejo.

    – Sí, sin duda. - Interrumpió la anciana pelirroja - Sin duda podría estar escuchando cosas coherentes y no las sandeces suyas.

    – No son sandeces. - Contestó exasperado el viejo, levantando su bastón como un báculo, con la intención de amonestarla.

    – La única realidad es esta que tenemos. Tan única como el beso de Scarlett y Rhett.

    – Esta mujer no sabe nada. Ese beso habrá sido filmado cientos de veces y pudimos haber tenido cientos de películas distintas. Por eso admiro las capacidades de mis bisnietos, que crean millones de alternativas distintas, millones de películas distintas en sus videojuegos y....

    – Bueno chicos, vamos, los han venido a buscar, se terminó el recreo. - Grita uno de los guardias de seguridad desde la puerta.

    – Bueno. - Dice el viejo del bastón mientras se incorpora. – Piénselo, quizá no es lo mismo salir por una puerta que otra aunque sus cristales muestren la misma calle. Parecen iguales pero una abre hacia la izquierda y otra hacia la derecha, una conduce hacia la vida y la otra a la muerte.

    Juan los ve alejar. Mientras el guardia le hace un guiño. Juan se acerca con intriga para saber quienes eran, y así se lo pregunta al hombre.

    – Son del geriátrico. Algunos como el viejo que hablaba con usted, tienen demencia senil. Pero de las veces que lo han traído nunca hemos tenido problemas. En estos días como permanecemos abierto las 24hs los dejan un rato para que se distraigan con la gente.

    – O que la gente se distraiga con ellos, no digo, mejor dicho, la palabra distraer no es la más adecuada.

    Juan se sentó y sorbió el resto de gaseosa que la anciana había dejado. Volvió a mirar el gran árbol. Detrás un gran reloj marcaba las tres de la mañana. Los ojos le lloraban en un bostezo tras otro. Pero la calma se interrumpió abruptamente. Gritos, disparos y vidrios rotos.

    No quiso pensar si era a él a quien buscaban o no. apostó a que sí. Ignoró a los guardias que le hacían señales de que se tirara al suelo. Empujó la puerta izquierda tratando de ganar la calle. De pronto estaba en medio de un gran intercambio de disparos entre dos patrulleros y dos circunstanciales asaltantes del shoping. Una bala perdida le dio en medio del pecho. Los asaltantes fueron rápidamente reducidos pero la dueña del arma, la oficial Benetti, se desesperaba por socorrerlo.

    – González, carajo, ayudame. Nunca le disparé a nadie y justo le vengo a dar a la última persona que hubiera querido dañar en este mundo. Juan, carajo, ¿que hacías aquí?

    – Hola, hermanita. Son las cosas del destino viste. Creo que te tendría que haber encontrado en otro lugar. Vaya uno a saber.

    Las lagrimas de Alejandra, su única familia, contrastaban con el frío titilar del patrullero. Juan le hizo una mueca de sonrisa. Y murió.





    Volver al fin anterior Volver al inicio






    Aprendiendo a volar
    (Learning to fly)



    Alejandra, de pronto también, había percibido el nauseabundo olor del azufre del gas. Le disparó a la alarma, que comenzó a ulular.

    – Abrí las ventanas. Cerrá la llave del gas.

    – Sí, claro. Después de semejantes disparos. Hubiéramos salido volando todos – Contesta Juan.

    – Los disparos son para alertar a los vecinos. ¿Donde se metieron los peritos?

    Los vecinos comienzan a salir, tal como estaban vestidos. Preguntando que pasa.

    – Prevención, sólo prevención. Hay a un escape de gas. Vayan bajando en orden. Vayan alertando. Mejor alterar la paz que lamentar víctimas.

    Los vecinos hacen inmediato caso ante la gorra, corbata, camisa celeste y chapa de Alejandra.

    La intuición no le había fallado. Desde el departamento al fondo del pasillo, se siente una fuerte explosión, que derriba la puerta y hace añicos los vidrios de todo el piso. Si el razonamiento era correcto la alarma, puesta por fuera de las paredes, debería cortar el suministro de gas en forma inmediata. Si estaba errada, tendrían pirotecnia antes de navidad. Algunos moradores entraron en pánico, varios rodaron por las escaleras ante la huída despavorida. Pero dado que el fuego parecía no propagarse, más aún, no veía fuego alguno, se animó a acercarse e ingresar al departamento del siniestro.

    El departamento estaba vacío, buscó las llave de paso del baño y la cocina, cerradas. Vio un termotanque clandestino en el balcón, pero también tenía la llave cerrada. Pero mucho mejor observó que los vidrios del departamento estaban intactos. En el curso de incendios le habían enseñado cosas tan evidentes que si una puerta se hace añicos hacia afuera los vidrios internos también. Buscó todo aquello que pudiera sufrir la onda expansiva de la explosión y no encontró nada. Era como si lo único que hubiera estallado era la puerta, de adentro hacia afuera. Evidentemente, respiró algo aliviada, la locura de su hermano, había sido contagiada al edificio. Se aprestó a salir, para colaborar con la evacuación. Aunque quizá la tuviera que suspender. No mejor dejar eso a los especialistas. Mejor esperar a los bomberos.

    Al salir algo andaba mal. Demasiado silencio, demasiada calma. No había evidencia del desorden lógico de una evacuación. Entró nuevamente al departamento de Juan. Vacío. Llamó al ascensor pero no respondió. El suministro eléctrico aún no había sido interrumpido. Comenzó a bajar las escaleras, cuando advirtió las cintas amarillas de vallado de la policía. No se explicaba porque habrían comenzado a trabajar sin su consentimiento. Aunque, después de todo, no fuera importante, haría sentir su queja, alguien había puenteado su autoridad.

    En el piso 7º una reja con candado le impedía el paso. Volvió a insistir con el ascensor. No tuvo respuesta. Comenzó a gritar.

    – Ascensor, puerta.

    Nadie que le contestara. Decidió volar el candado de un balazo. Gatilló, pero no salió el disparo. No recordaba haber usado más que tres balas de ese cargador. Lo quitó y efectivamente estaba vacío. Llevó su mano al cinturón para buscar un repuesto pero advirtió que ambos también estaban vacíos. El bromista vomitaría tinta en cuanto lo descubriera.

    Necesitaba una barreta. Subiría a los pisos superiores para buscar algo por el estilo. Todas las puertas estaban abiertas. Todos los departamentos estaban vacíos. Volvió al departamento de Juan, también vacío. ¿Cómo vacío? ¿En que momento? Quiso salir al balcón pero la bisagra no cedió. Le pegó un tacazo con su borceguí al centro del vidrio, pero este no cedió. Repitió la operación, nuevo fracaso. Le arrojó el arma con fuerza y tampoco tuvo éxito. Recordó la ventana del baño que Juan le había mostrado. Entró pero la ventana estaba allí.

    Sintió un ruido metálico en el pasillo. Al asomarse vio que alguien bajaba.

    – He, usted, espere.

    No solo no la escuchó. Sino que ponía candado a la reja del piso 14, mientras ella le gritaba. Volvió a gritarle.

    – Oiga, usted.

    El extraño, sin atender a su interpelación, giró lentamente su cuerpo y comenzó a descender despacio los escalones. Por primera vez en su vida, Alejandra, sintió pánico. Algo, que no entendía, estaba sucediendo.

    Retomó la calma. Sin duda ya advertirían su falta y vendrían a rescatarla. Miró su reloj, se había detenido, le dio cuerda, pero el segundero se negaba a marchar. No tenía claro que hora podría ser, pero seguro, pronto amanecería. Volvió al departamento de Juan. Abrió la heladera para buscar algo fresco. Ni una cerveza. Tampoco señal que funcionara. Buscó un vaso, mientras se quitaba la camisa, no soportaba tanto calor, no encontró ninguno. Apoyó la camisa en la única silla que habían dejado. Abrió la canilla de la pileta del baño para refrescarse la cara y beber, pero no salió agua. El único grifo que funcionaba era el de la ducha. Aunque no tuviera toalla para secarse, pensó que no estaría mal un baño. Cerró la puerta del baño. Aunque pensó que si alguien se apersonara sentiría un gran alivio. Se desnudó para disfrutar del baño. Desde pequeña cuando jugaban son papá y mamá, nunca le había parecido más deliciosa el agua.

    Sintió como la puerta se abría. Se secó los ojos y miró hacia ella. Dos mujeres, una rubia y otra morocha, increíblemente bellas, la miraban entreteniéndose en su cuerpo y sonriéndole.

    Tenía mas cosas que preguntar pero sólo se le ocurrió:

    – Ustedes no serán...

    – No, hermosa, vamos que te esperan – Dijo la rubia mientras le alcanzaba una bata hermosamente azul.

    Se sintió aliviada. Por fin saldría de allí.

    Fueron bajando lentamente los escalones. Las mujeres no respondían a ninguno de sus comentario.

    – ¿Cómo está la gente? ¿Llegaron los bomberos? Porque me dejaron encerrada, saben...

    Ellas sólo le sonreían. Al llegar a la planta baja, la que le había alcanzado la bata, le dijo con voz muy suave.

    – No te distraigas en lo que veas. Sólo caminá junto a nosotras.

    Al salir a la calle. Dos patrulleros y una ambulancia. En el piso dos cuerpos cubiertos por una sábana.

    – Esperen – les dijo - ¿que pasó? ¿Quienes son?

    – No te va a gustar saberlo, pero te dejaremos, sólo un momento. - Le dijo la rubia.

    La otra levanta la sábana del primer cuerpo.

    – Juan, hermanito. - Gritó angustiada, sin que nadie se volteara.

    – Se suicidó al ver el otro cuerpo. Sintió culpa. - Le dijo la morocha.

    Luego la rubia levanta la sábana del otro cuerpo.

    – ¡Dios mío!, ¡Dios mío!... soy yo.

    – Moriste asfixiada por el escape de gas. Bueno, vamos, que te esperan.





    Volver a pregunta anteriorVolver al inicio




    Balada para un loco


    Juan comenzó a vagar sin rumbo. Entre el calor y el sueño, las piernas le parecían bolsas de arena.

    De pronto recordó un paseo que había tenido con Mariana, no hacía mucho, donde ella se puso a cantar, bajo la lluvia, en medio de la Avenida Callao, “Balada para un loco”. Eso era.. Allí donde rueda la luna. Allí donde un loco con medio melón en la cabeza, te saluda. Recordar, a la fuerza, el gusto de Mariana por Piazzolla.

    Pero Callao es larga. Comienza, con un cambio de nombre, en el Congreso Nacional y termina en la Avenida Del Libertador, casi mirando a la Facultad de Derecho ¿Donde nace la ley? ¿Donde están los ángeles que proyectan nuestras inocencias?

    ¿“De los angelitos”? No, ¿o sí?. El viejo bar está sobre la Avenida Corrientes, cierto no muy lejos de Callao, pero, ¿que tendría de inocente?. Llegó hasta la Plaza de los Congresos. Se paró casi junto al señalador municipal que marca el cero de la avenida y la comenzó a caminar, sin dejar cartel, marquesina o publicidad sin leer. Encendió otro cigarrillo. Apestaba de sudor. Le dolían los tobillos. Pero siguió caminando. De todos modos no tenía donde volver para dormir... o morir.

    Llegó a la esquina con la Avenida Corrientes. Se paró, buscando la marquesina del café con su elegante dibujo de Carlos Gardel en traje de etiqueta. Varias cuadras. Sabía que, sin embargo, no era lo que finalmente buscaba, sino una librería o algo por el estilo, bien cerca de él, alguna de las decenas de librerías que pululaban a lo largo de las 8 cuadras entre Callao y el Obelisco. Todas, sin excepción, cerradas a esa hora de la madrugada. Pero, hacia allí iba.

    A los pocos metros, sin embargo, alguien le chista. Mariana que lo miraba con cara de furia.

    – ¡Mariana!

    – ¡Juan!... ¿se puede saber adonde vas?

    – Buscaba el café “De los Angelitos”.

    – ¿Para que?

    – Es que el poema habla de ángeles y lo único que me vino a la mente es...

    – Vení; crucemos...

    – ¿Adonde vamos?

    – A la vereda de enfrente...

    – ¿Para que?

    – Vos, vení y no hagas más preguntas estúpidas...

    Se paran en la valla de enfrente, junto al semáforo, que corta el tránsito, a unos 20 metros de la esquina.

    – Mirá para enfrente, - le dice Mariana - ¿que hay a 10 metros a la izquierda de donde estábamos parados?

    – El cine Los An-ge-les... bueno, che, ángeles, angelitos, no hay mucha diferencia...

    – ¿A que se dedica este cine? Digo, porque en una de esas yo estoy equivocada..

    – Exclusivamente a películas de Disney... ha... ya caigo, claro, acá proyectan inocencias... bueno, che... que... ¿tengo que pensar en todo? A ver si alguno se habría avivado.

    – No, Juan, estuvimos aquí hace apenas una semana, bajo la lluvia...

    – ¿Una semana? Me parecía mucho más.

    – Bueno, vámonos de acá.

    – ¿Adonde?

    – A tu departamento.

    – Vos estás loca. ¿Que a mi departamento? Yo no vuelvo a mi departamento ni loco, ni muerto.

    – No te quepa duda que si seguimos discutiendo acá, uno, otro o los dos vamos a quedar con la sangre escurriéndose por la alcantarilla. Y cuando regresemos vas poder poner tu lógica y tu cordura más a prueba. Ya lo vas a ver.

    Mariana tenía una mirada celeste, su pelo rubio siempre atado en cola de caballo, gustaba de las polleras largas que disimulaban su figura, apenas obesa. No dejaba de comerse las uñas, cosa que los últimos tiempos le hacía hasta sangrar los dedos. Según ella era mejor que fumarse los tres atados de cigarrillos diarios de antes. Por eso lo recriminaba a Juan que lo hiciera delante de ella.

    – Apagá ese cigarrillo.

    – Es el último que me queda.

    – El último o el primero, apagalo ya, que me altera.

    – ¿Y que no te altera a vos? - Le refunfuño Juan, mientras lo pisaba con la punta del pié derecho.

    Juan pensó nuevamente en las 40 cuadras que los separaban del departamento.

    – Tomemos un taxi.

    – No. Los taxi tienen radio.

    – ¿Que fobia nueva es esa de la radio?

    – Juan, no me alteres, debemos evitar las radios.

    – ¿Y ahora porqué?

    – Simplemente lo sé.

    – ¿Y por una sabiduría, tuya tengo que seguir sufriendo las ampollas de mi pie?

    – Gracias a mis percepciones y mis sueños vos estás vivo.

    – ¿Cómo puedo estar seguro de que estoy vivo gracias a tus sueños?

    – Juan, cortala[5], no es a mí, es a vos a quien buscan.

    – Así, ¿que delito cometí?

    – Haber nacido.

    – A claro, eso me decía mi vieja cuando le sacaba canas verdes[6].

    – No seas irónico. Por haber nacido vos, ellos están muertos.

    – Claro, mirá vos. A Hitler le decían lo mismo.

    – No, no sos Hitler, no sos asesino, pero sos el responsable de sus muertes.

    – Así que yo, ¿y vos que violín tocás en esta orquesta?. Ya estoy cansado de esta película.

    – Bueno, entonces, voy a hacer silencio y no te voy a hablar más hasta que me lo pidas por favor. Te vas a arrodillar. Eso te lo aseguro.

    Mariana, efectivamente, se callo la boca y caminó junto a Juan que la miraba, un tanto arrepentido. No era que no quisiera saber lo que ella contaba, sino que a cada paso ella le daba cada vez peores versiones de sus pesadillas, en las que siempre estaba él. Por eso comenzó una andanada de comentarios sin respuestas.

    – ¿Porque al departamento? Pueden estar esperándonos... seguro que ya está lleno de policías... los vecinos la tuvieron que haberla llamado... ya habrán descubierto los destrozos... semejante batahola a la medianoche... bien... esta bien... me callo...

    Llegaron al edificio. Juan abrió sin inconvenientes. Llamó al ascensor. Subieron. Al llegar al piso 14, Juan no se atrevía a abrir la puerta del ascensor. Mariana sólo lo miraba. Juan respiró profundo y salió primero, fue hasta la puerta. Volvió hasta el ascensor, donde Mariana lo esperaba, apoyando los codos en la barra del espejo, con una irónica sonrisa de burla. Le saca la lengua como una nena caprichosa y camina pausadamente.

    – ¿Me podrías explicar esto? - Le pregunta Juan mientras observa la puerta intacta.

    Mariana cruzó delante de la mirada atónita de Juan con un hálito de triunfo. Juan cerró la puerta, a la que no dejaba de inspeccionar, pasando repetidamente su palma sobre su superficie. Mariana comenzó a desvestirse pausadamente, mientras caminaba al baño. Juan se mordía los nudillos. Mariana abrió la canilla de la bañera con una calma que lo exasperaba. Se sumergió en el agua fresca. El seguía haciendo preguntas, a las que ella respondía con el gesto de ponerse los índices en los oídos, sin preocuparse por el paso de los minutos. El se paró delante de ella, esperando respuestas, pero ella sin dejar de silbar una melodía, sólo conocida por ambos, comenzó a aflojarle el cinturón. Finalmente, Juan se dio por vencido y se entregó al juego, sin más palabras.

    Despertarse a media mañana, en una bañera no es mala idea, teniendo en cuenta el calor de diciembre, pero Juan no podía incorporarse. Le dolían las rodillas y Mariana mimoseaba, dormida, flotando de espaldas sobre su pecho. Si la memoria no le fallaba, era la primera vez que ella no lo despertaba por una de sus pesadillas. O quizá se hubiera vuelto muda de verdad.

    Por fin, Mariana, se dignó a despertarse. Se desperezó, quizá, supuso Juan, como hacen las sirenas, pegando coletazos y golpeando con su cabello mojado la cara de su amante. No pudo refrenarse el pisarlo maliciosamente, a lo que Juan respondió como cualquier hombre cuando recibe una “agresión” de esa naturaleza. Doblándose sobre mismo.

    Sin secarse, ni vestirse, (salvo claro sus lentes que no dejaba, literalmente, ni para bañarse), dejando espejos de agua por todo el departamento, Mariana acometió la silenciosa tarea de preparar el desayuno, cosa no sencilla dado la montaña de platos sucios y hediondos. Juan quería ayudarla, a lo que ella le respondía con furiosos codazos, que hacían bambolear, casi imperceptiblemente, sus blancos y pequeños pechos.

    Juan fue hasta la habitación buscando algo con que vestirse. Cuando finalmente encontró algo, Mariana, sin mediar palabra, se lo quitó, furiosa, de la mano y lo arrojó contra la pared. Juan pensó que algo comenzaba a ser normal. No recordaba haberse podido vestir, alguna vez, en su presencia. Pero su silencio le aturdía los tímpanos.

    Finalmente no soportó más.

    – Mariana, ¿me podés decir que pasa?

    Ella no le respondió y ensayo un gesto con el hombro de divertido desprecio.

    – Bueno, esta bien... perdoname... - Volvió a decirle Juan.

    Ella lo miró por encima de los marcos de sus lentes, estiró su brazo derecho, interponiendo su mano entre la línea de sus rostros. Primero le dijo que no, moviendo su índice como un limpiaparabrisas y luego alzó su palma como director de orquesta que exige más ímpetu.

    – Mariana...

    Ella le da la espalda, cruza los brazos y comienza a golpear su talón izquierdo como una nena esperando su juguete. Juan cruza aparatosamente sus manos, implorando al cielo para entender que era lo que se proponía, hasta que, mirándoselas, creyó recordar. Se inclina y camina sobre sus rodillas hasta ponerse frente a ella, con sus palmas en ojiva. Para culminar el rito, ella se señala el ombligo. Y Juan le da un sonoro beso.

    – Mariana, ¿podemos hablar?

    – Viste - le responde ella - no hay que menospreciar el poder de una mujer. Muchas veces, decimos más con nuestros silencios que con nuestras palabras. Somos el vehículo de la serpiente, no te olvides.

    – Esta bien, señora, esta bien...

    – Señora, las pelotas... seré 15 años mayor que vos... pero...

    – ¿Pero que; Mariana?

    – Voy a ser la madre de tu hija.

    – Así, no me digas... ¿también soñaste eso?

    – Sí. Por eso es que te necesito vivo. Quiero que al menos la veas nacer.

    – ¿Cómo que al menos la vea nacer? ¿Y desde cuando se supone que estás embarazada?

    – Humm... digamos... desde hace cuatro horas...

    – Así, ¿y ya sabés que será nena? Mariana, no te burles más de mí. ¿De donde sacás todas esas cosas?

    – Tenés razón, no estoy totalmente segura que sea nena.

    – ¿Y de que estás embarazada de cuatro horas?

    – Toda mujer sabe en que momento queda embarazada. Sólo que la mayoría decide ignorarlo. Al menos hasta que los síntomas son evidentes. Yo, en cambio, ya hice que le des su primer beso.

    – Esta bien, Mariana, digo, no quiero, profanar un momento tan sagrado, ¿pero me podrías explicar que es todo esto?, ¿que está pasando?, ¿a que se debió mi delirio?

    – No tuviste ningún delirio. Ni ninguna pesadilla. Lo que fue real...

    – A claro, la puerta se arregló sola.

    – En algún lugar, esa puerta sigue rota.

    – ¿Donde? Esa puerta tiene 80 años. Antes de estar acá, disfrutó de las delicias de un bosque de roble. No te rías, explicame.

    – Sos vos el que interrumpís. Es una lucha permanente hacerle entender las cosas más sencillas a un incrédulo como vos.

    – Ah, claro, cosas sencillas, unos matones disfrazados de marcianos entran a mi casa...

    – No, eran matones ni marcianos, son muertos, o quizá no muertos aún...

    – Ah, si, ¡aleluya hermano!, la hora ha llegado, los muertos salen de sus tumbas... Mariana, estoy al borde de un ataque... explicame, no me vendas cuentos de hadas... ni de vampiros...

    – Si me dejás, te puedo explicar... pero parece que estás muy negado hoy...

    – Esa historia es tan ridícula como esa en la que decís que te mataste a vos misma...

    – No es ninguna historia ridícula... yo estoy pagando por ese hecho... por eso pasé 10 años buscándote, calle por calle, casa por casa, habitación por habitación de esta bendita ciudad... sos mi justificación, y no voy a dejar escaparte a través de tus miedos...

    Juan preso de una furia inexplicable la toma de las axilas y la levanta en vilo, pero lo piensa mejor y decide escuchar.

    – Supongamos – le dice Mariana – que Hitler no hubiera existido, o que Lenin no hubiera sufrido apoplejía o Lee Harvey Oswald no hubiera acertado su primer disparo...

    – Sí. Si Hitler, hubiera muerto en la cárcel; si Lenin hubiera hecho ajusticiar a Stalin; si Oswald, se hubiera escapado con la plata... puras especulaciones, otro lo hubiera hecho, en otro momento, en otras circunstancias... el mundo no hubiera cambiado demasiado...

    – Pero hubiera sido diferente. Ahora suponé. Que por un error, una victima del holocausto lo hubiera presentido mucho antes que las cosas sucedan. ¿Que suponés que hubiera hecho?

    – Salir rajando, hubiera huido... que se yo.

    – Pero el huir no sería suficiente para salvar a toda su familia... entonces debe matarlo antes que tome el poder...

    – ¿Como va a matarlo antes que tome el poder?, si no hubo poder, no hubo holocausto...

    – No entendés, ese alguien sabe lo que “puede llegar a suceder” mucho antes de que suceda... entonces prefiere ser un vil asesino... que una futura víctima...

    – A vos te gusta rescribir la historia... pero la historia ya fue...

    – Tenés razón. Bueno, entonces, supongamos algo menos trascendente. Suponé que vos vas por una ruta, con tu coche, borracho, y de pronto un micro cargado de turistas, por evitar chocar con vos, en la maniobra, cae por un barranco... unos mueren, otros se salvan y otros, ni una cosa ni la otra. Pero vos, como seguís borracho no te das cuenta de nada...

    – Primero. Si yo estuviera borracho, ¿como podría ser culpable? Segundo, ¿que significa no estar ni muerto ni vivo?

    – Lo primero es sólo una escala de valores. En algunas culturas serías abominable por el sólo hecho de tomar alcohol. Lo segundo, puede significar que esos, que aún no estaban destinados a morir, buscarían la forma de evitarlo.

    – Así que yo, que ni siquiera tengo un auto...

    – No, tonto, esa historia es sólo una creación mía. Lo único que sé es que alguien te busca desde hace décadas.

    – Sí, seguro, alguien que atropellé con mi avión en la calesita... pero, entonces, porque suponés que anoche me encontraron y no me hicieron nada.

    – Porque no te vieron..

    – ¿Cómo que no me vieron?

    – Eso es algo que tendremos que respondernos... por el momento creo que lo que harán es tratar modificar el tiempo, el destino, para evitar caer en un universo alterno que no les favorece.

    – Claro todos podemos hacer eso. Podríamos, por ejemplo, romperle la cabeza al futuro amante de nuestras esposas, mientras jugamos a las escondidas... o evitar estar en un edificio que va a incendiarse comprando las tierras donde lo van a construir... Mariana, eso no tiene lógica...

    – La puerta, Juan, la puerta. ¿Cómo lo explica tu lógica?

    – Que yo en lugar de tomarme una cerveza me tomé medio litro de un alucinógeno. Que yo tuve un ataque psicótico, producto de mi enfermizo delirio de persecución.

    – Ajá, o sea, que eso es una explicación lógica.

    – Bueno eso, al menos, haría que me encierren en una cárcel o en un manicomio y asunto terminado.

    – Juan no tientes al destino. No invoques que se te puede convertir en realidad.

    – Como a vos.

    – No. No como yo. Yo prefiero ser tomada por loca sabiendo que no lo estoy. De todos modos no ando por la calle contando mis visiones. El único que las sabe sos vos. Es decir, sólo soy una loca para vos. Para el resto apenas una persona un poco rara. Si no implica peligro no hay encierro. Desde que he vuelto a nacer no he matado ni acometido violencia alguna. Si supieras la cosas que uno hace cuando sabe como son la cosas en realidad.

    – Y bien, ¿que hacemos ahora? – dice Juan, con el control remoto en la mano.

    – Juan, no enciendas el televisor.





    ¿Que hace Juan?

    Juan no enciende el televisor Escalera al cielo

    Juan enciende el televisor ¿Quieres saber un secreto?



    Volver a anterior Volver al inicio

    F07




    ¿Quieres saber un secreto?
    (Do you want to know a secret?)



    – Apagá ese televisor inmediatamente – Grita Mariana

    Juan exasperado por la orden le grita.

    – ¿Porque?

    – Porque te van a detectar, nos van a descubrir... Grita, Mariana, mientras trata de alcanzar el control.

    – Esto es un control, no un teléfono intervenido.

    – Vos no querés entender, entonces yo te lo voy a hacer entender.

    Mariana toma una silla y detroza la pantalla del televisor.

    – Loca de mierda, ¿que hiciste? - Grita Juan mientras se arroja en una silla y se toma la cabeza.

    Mariana recobra la calma. Aprovecha el momento de confusión de Juan, le quita el control de la mano y le saca las pilas.

    – Bien. Esperemos que eso sea suficiente. Pero mejor cambiémonos, no sea cosa que debamos huir de improviso.

    – Sí, mejor, andate... no había terminado de pagar ese aparato.

    – Lo siento, pero vos no podés usar ninguno de estos aparatos. Es como lanzar bengalas para declarar tu posición.

    – ¿Te vas? – Le dijo Juan con enojo, pero sin odio, mientras buscaba una escoba para, al menos, recoger los vidrios.

    – Dejá esa escoba, te dije, tenemos que salir de aquí.

    – ¿Cómo salir de aquí? ¿No era que aquí estaríamos seguros? Contestó Juan, sin dejar de barrer vidrios, puchos, tickets de supermercado, marquillas de cigarillos y cuanta cosa se había juntado en tres días de desorden.

    – Eso era antes de que se te ocurriera encender es maldito televisor.

    – Todos los días está encendido...

    – Eso era antes de que me encontraran...

    – ¿Quienes, Mariana, quienes?

    – Mientras sigas haciendo preguntas sin sentido...

    – Tus palabras son las que no tienen sentido...

    – Mientras vos seguís hablando y haciendo lo que tendrías que haber hecho antes...

    – Mariana, hagamos una cosa... vos ahora te vas... yo me quedo... y mañana, mas tranquilos lo hablamos...

    – No pienso irme de acá, sin el padre de mi hija, para luego volver y no encontrarlo nunca más...

    – Ma sí[7]... esta bien... – Dijo Juan mientras arrojaba la escoba a un costado – vamos.

    – Eso está mejor. Necesitamos dos cosas, primero buscar evidencias de lo que está pasando y segundo buscar ayuda.

    Juan finalmente terminó de vestirse. Por primera vez en varios días parecía una persona. Cerraron el departamento y comenzaron a bajar tranquilamente las escaleras. Mientras él pavoneaba su aparente despreocupación, Mariana, se debatía a si misma, que hacer y donde ir. De pronto decide algo.

    – Vamos al banco.

    – ¿Al banco? No hace falta, podemos pasar por un cajero...

    – No. No podemos pasar por casa. Pero debo ver mis dibujos y poemas. Tengo una copia en una caja de seguridad.

    – Que, ¿te hace falta ir a un banco para recordar tus poemas?

    – Nene burgués, casi nunca un artista recuerda lo que realiza en estado de éxtasis. La mayoría son obras que apenas realicé, hice dos copias y guardé en lugares distintos, sin mayor consecuencia. Pero ahora creo que algo hay. Creí recordar un dibujo mientras barrías los vidrios.

    Mientras Mariana desciende a la bóveda. Juan espera, primero pacientemente, pero luego, para hacer correr los minutos, se acerca al televisor, que distrae, justamente, las esperas del público.

    – En cinco minutos Mariana regresa con una carpeta bajo el brazo. El tiempo justo para que los enormes cristales del banco revienten cayendo como granizo en todas direcciones.

    Mariana, le toma el antebrazo a Juan, para salir del caos. Una cuadra de huída después, lo mira como a una madre que amonesta a su hijo.

    – Vos y tu vicio televisivo...

    – ¿Cómo? ¿Que decís?

    – Tenés suerte que el banco no te vaya a cobrar los ventanales...

    – ¿De que hablás? Le insiste Juan, confundido, pero cada minuto más permeable a los comentarios de Mariana.

    – Ahora es más importante que indaguemos en mis sueños que volver a explicarte por enésima vez que es lo que está pasando. Invitame a un café... lejos de cualquier aparato de ondas...

    Se sientan juntos en una mesa al fondo de un oscuro bar. Mariana comienza a estudiar sus dibujos y se detiene en uno lleno de números.

    – ¿Cuando murió tu madre?

    – Mis viejos[8] murieron junto con dos hermanos en un accidente. Los peritos dijeron que mi padre cruzó con las barreras bajas en el cruce de Nazca y las vías del Sarmiento, justo cuando pasaba el rápido.

    – ¿Cuando fue eso? No. No me lo digas... dame tres posibilidades... el 24 de octubre de 1980...

    – No.. pero Dios, es la fecha de nacimiento de mi hermanito Julián uno de los muertos...

    – Entonces... 12 de agosto de 1958 es la fecha del otro pero que no es hermano del primero...

    – Sí, digamos, que no son hermanos de sangre... mi padre se casó tres veces y mi madre dos... Ernesto era el hijo mayor de su primer esposa, Clelia, cuando ella murió, él se hizo cargo. Luego, tuvo a Alejandra con su segunda esposa, Elisa, pero se separó de esta mujer, mejor dicho, ella se fue con otro. Después vino mi madre, Carmen, nacimos yo y Julián.

    – ¿Alejandra? Nunca me contaste de ella... pero entonces 15 de mayo de 1987... esa fue la fecha del accidente...

    Juan a pesar de su sorpresa le pregunta...

    – ¿Donde está esa fecha? – Dice Juan mientras inspecciona el dibujo - No la encuentro por ningún sitio...

    Entonces Mariana levanta el dibujo y le muestra la parte posterior...

    – Esa es la fecha – le dice Mariana – , la fecha en que lo pinté. La fecha en que comenzaron mis pesadillas y un dato que yo creí era otro.

    – ¿Cómo un dato que creíste que era otro?

    – Claro, yo siempre creí que el 12 de agosto de 1958 era...

    – ¿Era que?

    – Pueda ser que seas tan estúpido...

    – Mariana, era que...

    Entonces Mariana busca y saca del bolso su viejo y deteriorado documento...

    – Si te llegás a reir de la foto, te encajo un sillazo en la espalda.

    Juan se queda perplejo. Pero Mariana sigue indagando en el dibujo.

    – Acá la dibujé a Shera. En realidad nunca he dibujado bien, tenía una imagen. En aquel entonces estaban de moda esa clase de dibujos animados. En la mente tenía una guerrera, una mujer que no le tuviera miedo a nada, por eso la dibujé con dos espadas. Pero por el otro una mujer apasionada, por eso la dibujé más voluptuosa que la del dibujo animado.

    – Pero Shera era rubia y esta es morocha.

    – Si te fijás, acá traté de dibujar un gallo y un ñandú. Eso al menos diría, en primera instancia, que esa guerrera es cercana, la dibujé en nuestra pampa. Sí es un tanto infantil, pero fue la primera visión que tuve.

    – ¿Que es la imagen en sombra? No parece reproducir la sombra de ella.

    – No. No sé. Aún no lo puedo interpretar. La sombra es masculina, pero ligada a ella. Sin embargo no me parece que sea su otro yo, esta guerrera es enteramente femenina. Eso sí, salvo uno, no la ha doblegado ningún hombre.

    – ¿Y que hacemos entonces ahora?

    – Debemos buscar a esta mujer, esa es la guerrera que nos va a sacar de todo esto.

    – ¿Vos estás bien? Tardaste, según decís, veinte años en encontrarme y ahora se te ocurre salir a buscar a una mujer, una guerrera, como si estuviéramos en los bosques de Sherwood o una película de héroes olímpicos.

    – Yo se – insiste Mariana – que esta mujer existe, esta cerca y es nuestra única esperanza. Tengo una vida en el vientre que necesita vivir y no moriré, no dejaré que mueras, sin luchar.

    – ¿No serás vos misma esa guerrera? – Comenta Juan.

    – No, esa guerrera, es morocha, no rubia como yo, algo morena no blanca como yo, algo más joven y no le tiene miedo a nada, no miedosa como yo.

    – Y si te teñís, tomás un poco de sol y...

    – Y si agarro las dos espadas, con una te corto la lengua y con la otra...

    – Esta bien, mejor, me callo.

    – Mas te vale.

    – Mariana, ¿y si nos vamos a otro lado?... a otro país...

    – No es muy buena idea. Ya saben que existís. Al menos en esta ciudad podemos jugar de locales. Sabemos sus códigos, sus esperanzas y sus traiciones. En otra ciudad sería comenzar de nuevo, con la desventaja de no sabríamos en quien confiar.

    – ¿Acaso acá podemos confiar en alguien?

    – No seas tan pesimista. He visto auras espléndidas en esta ciudad...

    – Otra vez con esa idiotez...

    – Ah claro, el señor es de los que se sumergen en el mar y no están seguro de que eso sea agua. ¿Cuantas cosas debo mostrarte?

    – Sí, lo que ya me mostraste... pero ahora, además, me venís con auras...

    – Sí, con auras... además no te dije lo más importante...

    – ¿Que?

    – No podemos salir de Buenos Aires.

    – ¿Cómo que no podemos salir de Buenos Aires?

    – Lo que debemos hacer, lo debemos hacer acá.

    – ¿Cómo lo que debemos?. Lo único que yo quiero deber hacer es sacarme esta historia de encima.

    – Sacarte la historia tiene dos caminos, o la enfrentamos, o te entregás. Con tu muerte termina la historia.

    – ¿Que pasa si nos vamos de Buenos Aires?

    – No sé, pero intuyo que es muy peligroso.

    – ¿Y si nos quedamos acá?

    – Deberemos enfrentarlos tarde o temprano. Sólo trato de ganar tiempo para comprender exactamente que quieren.

    – Bueno, Mariana, te voy a comunicar algo. Dentro de veinte minutos pienso cruzar la Gral. Paz.

    – Yo no te lo aconsejo.

    – ¿Me lo podrías explicar, entonces?

    – No de la forma en que vos pretendés. Aunque sé que alguien lo podría hacer.

    – Bueno – dice Juan – esperame que voy a fumar un cigarrillo.

    – Otra vez. – Lo recrimina Mariana.

    – ¿Que otra vez? Cuando estoy con vos nunca puedo fumar. Ahora pienso salir de este mugroso bar, sentarme en un banco de la plaza de la esquina y fumar... tranquilo.

    – Bien, pero no tardes.

    – No voy a tardar.





    ¿Que hace Juan?



    Juan se va de Buenos Aires Boleto para pasear



    Juan se queda con Mariana Tus posibles pasados



    Volver a fin anterior Volver al inicio

    F08




    ¿Hay alguien allí afuera?
    (Is there anybody out there?)



    Dos hombres, armados y desconocidos, se asoman por la puerta. Uno le dispara a Alejandra, pero ella nuevamente, rápida de reflejos lo esquiva y le responde dándole en medio del rostro. El segundo intenta hacerlo con Juan pero no puede por la herida en la muñeca recibida en el pasillo, cambia la pistola de mano. Juan, desesperado, busca su arma en la riñonera ofreciéndole demasiado blanco. Señuelo demasiado tentador para un asesino. El segundo disparo de Alejandra le da de lleno en el tórax. El fuerte impulso de la 9mm lo arroja, otra vez, hacia el pasillo golpeando su cabeza contra el muro opuesto.

    – Hermanita, que puntería.

    – Y que te creías, ¿que tendría que seguir jugando a la rayuela toda la vida?

    Se acercan al intruso del pasillo.

    – ¿Quien sos? - Le preguntó la oficial.

    – No te importa – le contestó el matón – pero, sólo para disfrutar este último momento, cuidate de Lavelli.

    – ¿Como que me cuide de Lavelli? Respondeme...

    Alejandra zamarreó el cuerpo exánime del matón sin respuesta. Le quitó el arma y se la entregó a Juan.

    – ¿Sabés usarla?

    – No, tengo la mía de adorno.

    – Bueno, dicen que la necesidad tiene cara de hereje. Tenés exactamente 20 segundos para aprender. Es como estar con tu amante, al apretar el gatillo, se terminan todas las fantasías. Eso sí, tené cuidado porque tiene mucho retroceso.

    Los vecinos, espiaban por las mirillas, mientras los hermanos bajaban con extremo cuidado las escaleras.

    – Disparale a todo lo que se mueva. No sabemos cuantos son.- Sentenció Alejandra.

    – Yo en este momento le disparo hasta a las estampitas de la Virgen. – Comentó Juan.

    – Mejor así. Entre tu Mariana y mi superior inmediato, me amargaron la noche.

    Al llegar a la planta baja, González yacía con un tiro en la nuca. Aún le temblaban las piernas, pero no había nada que se pudiera hacer por él. Llegan al móvil. El intercomunicador da anuncios desagradables.

    – Detener al móvil 9563. Si los ocupantes ofrecen resistencia disparar. Son sospechosos de asesinar al sargento González y a la oficial Benetti.

    – Hijo de puta. turro, cabrón...- grita Alejandra - ya me das por muerta.

    – ¿Quien es?- Pregunta Juan.

    – El turro de Lavelli. Supone que los matones nos mataron y ahora los manda a eliminar. Este móvil es un féretro con ruedas, pero no tenemos otra alternativa.

    – Sí, que la tenemos, seguime.- Le dice Juan.

    Bajan rápidamente. Juan le muestra a su hermana una habilidad que ella, de todas formas, suponía. Se alzan con un viejo automóvil estacionado.

    – Y ahora, ¿adonde vamos? - Le pregunta Juan mientras pone primera.

    – Con tu Mariana, por supuesto. Dame tu celular.

    Juan responde e intenta marcar.

    – Dame para acá. ¿Pensás que no se usar uno de estos?

    Rápidamente, repite le último número marcado. Y lo acerca al oído de Juan para participarlo de la conversación.

    – Hola.. sí..

    – Hola, Amelita... el futuro es una sucesión de reflejos del pasado. Podemos transitar caminos ya andados y el paisaje nos mostrará los mismos colores pero siempre se verán distintos. – Dice Alejandra, poniendo la voz más sensual que pudo.

    – Sí, esta bien. Decile a Vabieca que se me acabó la alfalfa. Pero un gallardo caballero puede ganar batallas aún estando muerto. Adiós.

    Juan se queda en ascuas pero Alejandra decodifica el mensaje.

    – Bien, vamos..

    – ¿Adónde?

    – Si no sabés dame el volante.

    Rápidamente cambian de posición.

    – Yo creía que mi hermanito tenía más calle. Estamos a menos de 10 minutos.

    – Estoy rodeado de mujeres con signos de interrogación.

    Buscar un estacionamiento desapercibido fue lo más difícil. Centro geográfico de la ciudad. Monumento al Mio Cid. Allí estaba Mariana leyendo un libro debajo de una luminaria. Aunque Alejandra se quitó la corbata y cambiaron las camisas con Juan se distinguía claramente su oficio.

    Se sentaron sobre el cordón. A pocos metros delante de Mariana. Ella rompe el silencio.

    – Sé porque los quisieron matar. – Le comenta Mariana sin levantar los ojos del libro.

    – Así – contesta Alejandra - ¿Porque?

    – Ellos creen que Juan tiene algo que les pertenece. Pero Juan no lo sabe, pero aún, no lo tiene.

    Juan intenta darse la vuelta, pero Alejandra lo toma de la nuca para evitarlo. Mariana sigue su relato.

    – Vinieron a visitarme, eran tres. Pero les jugué al papel que mejor conozco, de nena loca. Jugaron un rato conmigo. Para aterrorizarme, dijeron que comenzarían por violarme y luego me quebrarían los brazos y las piernas. Pero yo simulé extraviada que eso me gustaría mucho, les pedí que me ataran para hacerlo. Comenzaron a hacerme preguntas que les respondí con la mayor premura e imaginación posible. No sabés lo que pueden hablar las personas delante de alguien a quien piensa callar para siempre. Eso me dio una ventaja sobre ellos, porque acá estoy hablando con ustedes.

    – ¿Que te hicieron? Preguntó Juan.

    – No seas morboso. Eso no importa en lo más mínimo. Lo que importa es lo que hablaban entre ellos, mientras jugaban conmigo. Ellos creen que les robaste un cargamento de blanca. Si me equivoco y ellos tienen razón. Yo misma me encargaré de matarte, lentamente, con mis propias manos.

    – ¿Como es eso? - Preguntó Alejandra – ¿de que forma estoy involucrada? O solo sucede que soy la hermana.

    – No. Fue una triste coincidencia.

    – ¿Cual coincidencia?

    – Juan levantó un auto, como es su costumbre, para salir conmigo. Viajamos hasta Mar del Plata y allí lo dejamos. Ni siquiera intentamos venderlo, simplemente lo dejamos.

    – Sí, me acuerdo. Era un auto viejo, grande y roñoso. No veo que tuviera de particular. – Comento Juan.

    – Ese auto debía viajar a la triple frontera. Quien lo llevaba, el propio Lavelli, lo abandonaría, tal como lo hicimos nosotros, pero a unos 10 kilómetros de Puerto Iguazú. Alguien, se encargaría del resto del viaje.

    – ¿Que se supone que tenía ese auto de particular? Preguntó Alejandra.

    – Cocaína. Ese cargamento haría el recorrido inverso al habitual. Por lo general, las inspecciones de gendarmería controlan lo que entra al país. Pero con la guerra civil en Colombia y la hipócrita presión de los EEUU sobre la zona, los laboratorios narco están cercados y les es difícil la distribución. Por lo tanto, la solución es buscar otra zona de elaboración y refinamiento. Argentina cuenta con muchos laboratorios que han quedado con horas ociosas por la crisis económica. Entonces, ¿Porque no usarlos? ¿Quien controla a los laboratorios norteamericanos en América latina, si ni siquiera pagan los debidos impuestos? Por tanto lo que ingresa es pasta sucia y lo que sale es pasta refinada. Dentro del tanque de nafta llevaba 20 kilos de cocaína altamente refinada y prensada.

    – Eso suena bastante infantil, es un recurso demasiado usado. Hasta suena ridículo. – Dijo Alejandra.

    – Esa era la clave. Cuando la suma de ridiculeces se hace infinita, pierde el efecto. El auto lo toma una agente de la DEA, lo lleva al control, diciendo que lo había descubierto abandonado y que, sospecha, lleva un cargamento. Desde el puesto, donde puede haber ojos indiscretos, lo llevan al desarmadero. Declaran que es posible que la carga estuviera donde efectivamente estaba. Pero alguien, rápidamente, suplanta el tanque de tal forma que cuando los inspectores, ávidos de su parte, llegan con sus perros viciosos, los mecánicos están recién desoldándolo, aduciendo que primero lo tuvieron que vaciar de combustible y llenarlo de detergente para evitar que explote. Para despistar, sólo encuentran un pan debajo del asiento trasero. Suficiente como para que se la repartan y den por concluida la búsqueda. Pero el tanque ya había sido preparado, apenas el auto se para en una fosa falsa, el tanque se desprende por un mecanismo simple como un juguete de bebe. El resto es sólo una escena de teatro.

    – Yo eso lo entiendo – interrumpe Alejandra – los boletines internos están llenos de esos trucos, ese no es el más ingenioso. Vuelvo a preguntar, ¿que tengo que ver yo?

    – Los carteles rearman continuamente sus cuadros y el que hoy es jefe, mañana es muerto. Están llevando a cabo la misma táctica de Estados Unidos. Una vez que la policía es comprada, cosa muy barata en América latina, todos sus ajustes se desarrollan como muertes inexplicables, que llevan meses bajo otra carátula. Lavelli no puede saber si lo están atacando o controlando desde un cuadro superior. Los cuadros se conocen hacia abajo, nunca hacia arriba. El mismo integrante que él hoy ingresa, yéndolo a buscar a las zonas marginales, mañana puede ser el enviado para eliminarlo. Perder 20 kilos de cocaína es mucho dinero, no se puede recuperar por un buen otro trabajo, él debe saber donde fue a parar o matar los que podrían soplarlo. Para arriba no hay excusa, la perdiste, fuiste. Un auto como cualquiera, estacionado en una calle cualquiera, es levantado por el hermano de una subalterna de Lavelli. ¿no te parece sospechoso?.

    – Sí. Si no fuera que yo no sabía nada. Es decir, sabía de las actividades de Lavelli, y de su peligrosidad, por eso siempre traté de mantenerme lejos de él. ¿Entonces?

    – Entonces sucede que si vos no sabías nada, Juan no sabía nada. La que lo sabia era yo, pero a la vez tampoco lo sabía.

    – Explicame como es eso.

    – Mis malditas pesadillas. Yo le comenté a Juan haber soñado con un auto peligroso del color, modelo y “matricula” particular, estacionado en un lugar particular. Juan, para contrariarme, lo encuentra y me lleva de paseo. Cuando lo abandonamos me dice: “Viste que no tenía nada de peligroso, que llegamos hasta acá sin matarnos”. En realidad, yo ignoraba donde estaba el peligro. El resto son sólo suposiciones de Lavelli, que para ser honestos con nosotros mismos, no son para nada disparatadas.

    – O sea que estamos irremediablemente muertos. – Argumentó Juan.

    – No necesariamente. Lavelli también sospecha de sus matones. Cree que lo pudieron mejicanear. Por eso, para sacarse toda duda, los mata a todos. A nosotros y a sus matones. Una necesaria acción de disciplina para salvar su pellejo ante sus superiores del cartel. Pero tiene dos problemas. Que tiene que deshacerse de todos sus cuadros y eso suena a querer quitarse la silla donde uno esta sentado. El segundo que no va a dormir hasta que no vea nuestros cuerpos debidamente muertos.

    – ¿Como a “nosotros”? – pregunta Juan – ¿cuando intentaron matarte a vos?

    – Ellos me inyectaron algo que suponen me tendría que haber matado. Yo me hice la muertita.

    – Mariana – se violenta Juan – vos no sos un perrito que se pueda tirar al piso y fingir morirse, para que los ingenuos se vayan.

    – Características que una tiene. Puedo disminuir mis signos vitales hasta hacerlos imperceptibles. Houdini lo sabía hacer. Ellos, luego de la fiestita, me sumergieron en la bañera, atada con hilo biológico. Observaron como, desde el fondo de la bañera, de mi boca no salía ninguna burbuja y me dejaron. En una autopsia, dias después, simplemente, figuraría sobredosis seguida de asfixia por inmersión.

    – ¿Como es que entonces, estás hablando ahora tan tranquila? - Preguntó Alejandra.

    – Porque el cuerpo de un adicto a cualquier clase de medicamentos genera curiosas defensas. Estoy lúcida, viva, pero me duelen hasta las puntas de los pelos.

    – Bueno – opina Alejandra, confiando a regañadientes – ya hemos robado dos autos, que robemos uno más no aumentará significativamente nuestra condena. Sugiero hacernos de un vehículo más moderno, y desaparecer de aquí para poder pensar en algo. Aún me quedan 24 balas en mi reglamentaria y las que traemos puestas de los matones. Antes de morir pienso usarlas todas.

    Cinco minutos después Juan acercaba un auto mediano. Que daba señales de chapa rota por todos lados.

    – ¿Esto es lo que vos llamás un vehículo moderno? Le dice Alejandra.

    – Señora, usted como policía debería saber, que la mejor forma de esconderse entre los girasoles es disfrazado de girasol. Es un auto del montón, tiene buen sonido, señal que le hicieron el motor hace muy poco, según el panel el tanque lleno.

    – Pero yo no le quería cagar la vida a un laburante.

    – ¿Querés escapar o querés subirte al Mio Cid para hacer un discurso social?. Si todo es como pensamos. Vamos a tener que cambiar uno cada 24 horas. Seamos optimistas. Mañana lo estacionamos y le decimos al dueño donde encontrarlo. ¿queda en paz tu santa conciencia?

    – Esta bien. Sólo pensaba que quien compra un Mercedes 2000, trabajó menos para comprarlo que uno que compra un Fiat 600 del año 65. No es cuestión de precio sino de esfuerzo.

    – Bien, pero ¿adonde vamos?. - Preguntó Juan

    – Yo tengo una idea de donde, ¿vos, Juan? – Comentó Alejandra.







    ¿Adónde van?



    El refugio de Alejandra El oso

    El refugio de Juan...La felicidad es un revolver ardiente



    Volver a pregunta anteriorVolver al inicio



    F09






    Escalera al cielo
    (Stairway to haven)



    Juan arroja el control remoto sobre la mesa, con fastidio. Pide explicaciones.

    – Ellos se mueven en una dimensión distinta a la nuestra, –comienza a explicar Mariana - nos ven de forma distinta a la que nosotros vemos, no tienen cuerpo...

    – ¿Como que no tienen cuerpo? ¿Quien rompió la puerta entonces? – interrumpe Juan.

    – No lo sé exactamente. Quizá una forma de energía. Quizá fue sólo asustarte para que te muestres. Lo cierto es que al estar tu televisión apagada no te vieron – infiere Mariana.

    – Lo que yo vi tenían pies y se sentían los pasos – porfía Juan.

    – ¿Estás seguro?

    – Sí.

    – ¿No me dijiste hace un momento que sufrías delirio de persecución?

    – Mariana, ¿cual es tu propósito?. ¿Demostrar que estoy de la cabeza?, no hace falta, eso ya lo sé.

    – No, Juan, simplemente que, dada la invasión, el resto lo hizo tu sugestión, tu maldita lógica, tu memoria perceptiva.

    – ¿Como mi maldita lógica?

    – Te lo voy a demostrar con una prueba, vieja como el almanaque, que le enseñan hasta a los chicos de la escuela primaria.

    Mariana vuelve con tres bols de plástico. En uno vuelca agua caliente y en otra fría.

    – Mariana – protesta Juan – esa es la última botella de agua mineral que me queda...

    – Pero que tipo miserable. Es la única agua fría que encontré... ahora poné una mano en cada bol... no tengas miedo... no está tan caliente...

    – Sí... no está caliente... está para pelar chanchos...

    Juan recuerda el estúpido experimento pero, le sigue la corriente.

    – Ahora... – dice Mariana, haciendo una pausa adrede.

    – Sí, ahora, vas a mezclar el agua, yo voy a poner ambas manos en ella y la mano derecha que estaba en el agua fría va sentir caliente y la otra que estaba en caliente va a ...

    Pero Mariana, en lugar de mezclar el agua, la arroja por la ventana.

    – Suficiente – dice – uy, parece que llueve en la calle, pero bueno, hace calor.

    – ¿Como suficiente? ¿No vamos a terminar el experimento?

    – Ya lo terminamos.

    – ¿Cuando? Si acabás de arrojar el agua por el balcón.

    – En tu cabeza. Es tu cabeza, que guarda la memoria perceptiva, la que terminó el experimento. De la misma manera que si ves personas caminar, tu cabeza llena los puntos suspensivos con ruido de pasos, como en una fuga de vocales. – termina Mariana.

    – ¿Y eso, no es lo que hemos aprendido desde que hemos nacido? – dice Juan, después de un largo silencio.

    – Sí, es cierto. Pero vamos a tener que volver a aprender a subir escaleras.

    – ¿Como? – pregunta Juan

    – Cortázar, instrucciones para subir una escalera. – le dice Mariana.

    – Sí, claro. – le contesta Juan, que no entendió el comentario.

    – ¿Conocés la lógica de un autista? – pregunta Mariana.

    – Sí, esos capaces de efectuar cuentas extrañas pero no saben atarse los cordones de los zapatos. Pero eso no es lógica, no tienen lógica. – contesta Juan

    – Bien, porque, según vos, si la tuvieran, ya los especialistas la hubieran descubierto. – opina Mariana.

    – Supongo que sí.

    – Hay un viejo chiste. – sigue Mariana - Resulta que un hombre va con su auto por un camino de cornisa. Entonces ve a dos locos, al borde del abismo, tomándose la cabeza y diciendo: “Como quedo el 505”. El hombre, lógicamente, se acerca para ver como habrá quedado el Peugeot. Se asoma y los locos lo empujan. Entonces tomándose la cabeza, se dicen: “Como quedó el 506”.

    – Vas a pasar todo el día repitiendo chistes horribles – le dice Juan, sin dejar, sin embargo, de sonreír.

    – No. Solo hasta que entiendas que acá, la lógica humana no sirve. La lógica humana que dice que los unicornios no existen, sólo porque nunca vieron uno. – dice Mariana.

    – Hay una clara diferencia entre falsas percepciones y los cuentos de hadas – inquiere Juan.

    – Como la multiplicación de los panes – dice Mariana.

    – Otra. ¿Que empezó la hora de catecismo?

    – No, tengo una explicación lógica.

    – No hay explicación lógica, eso nunca pasó.

    – Bueno supongamos, que ese señor raro, al que tanta gente seguía, todos menos los lógicos, los letrados, en realidad dijo algo levemente distinto.

    – ¿Como que?

    – Que en lugar de decir: “Denles de comer ustedes mismos”, hubiera dicho, “Dense de comer ustedes mismos”. Los hace sentar por grupos. Eleva los ojos al cielo. Mira a cada grupo, los mira a los ojos. Digamos, entonces, cada uno saca lo que tiene en su bolsa y lo comparte con el otro. Logrando el verdadero milagro que pretendía. – concluye.

    – Te van a quemar por bruja y hereje

    – Sí, en otro tiempo, sin duda. Pero no es mi propósito debatir con los exegetas, ni inventar ninguna nueva religión. Sólo vine por vos.

    – Los ángeles no tienen sexo, no hacen el amor con los humanos.

    – ¿Quien te dijo?

    – A ver date vuelta que te quiero ver las alas.

    – Tomá, acá tenés las plumas – le contestó Mariana arrojándole una almohada.

    Juan muerde la almohada.

    – Se supone que eso lo tendría que estar haciendo yo – comenta Mariana, guiñando un ojo.

    – Bien, ¿entonces? – pregunta Juan.

    – Esa es una buena pregunta. No sé. –responde Mariana.

    – ¿Como que no sé?

    – Digamos que tendríamos que averiguar que es lo que los tiene tan mal predispuestos con vos. – contesta Mariana.

    – Vos dijiste que no tenía que haber nacido – comenta Juan.

    – Sí, es cierto. Pero también puede ser una falsa percepción mía. Digamos que eso me pasó a mí, te debe pasar a vos.

    – Mariana, yo no voy a quedarme toda la vida encerrado en esta habitación y sin...

    – ¿Sin que? Sin comer, sin llegar a presidente... podemos hacer el amor, hasta que nuestros cuerpos desaparezcan...

    – No. Sin... ver televisión...

    – Ay, que tipo más romántico, ni inventar una buena mentira sabe. Pero bueno, será parte de mi castigo cósmico.

    – Mariana, si finalmente, voy a terminar volando por un balcón, prefiero que sea pronto. Esto parece una muerte blanca.

    – ¿Una muerte blanca? Esa no la conocía.

    – Ves, eso te pasa por leer tanto libro y no ver televisión. Un pedacito de una película de Kirk Douglas. El fulano se había casado con una india y unos blancos se la mataron, sólo por eso. Entonces, imaginate la cara del viejo, otra que “Un día de furia”. Cuando finalmente lo caza al malo de la película, este tenía miedo que lo entregara a la tribu. Donde le arrancarían los ojos, la cabellera y lo castrarían, para luego atarlo en el desierto para que lo coman los buitres. No. No era ese el castigo, no señor. Le iban a hacer un largo juicio, tras el cual lo condenarían a la horca, en exactamente 7 días. Entonces día a día, vería como los carpinteros construían la horca. Alguien procurarían que viera a alguien a quien amase. Y finalmente, la madrugada del día indicado, cuando ya el miedo y las falsas esperanzas de un perdón, lo hubieran consumido. Lo sacan al patíbulo y ñácate.

    – No parece nada impresionante.

    – Ah, ¿no? Vos tenés que ver la cara de sádico del viejo Douglas, enfocado en primer plano, cuando lo cuenta.

    – Bah, me gustó más la cara de Glenn Glose, emergiendo de la bañera.

    – Ma sí. ¿Que se le puede contar para asustar a una mujer que dice que ya estuvo muerta?

    – Las mujeres somos portadoras de la vida – le contesta Mariana, mientras se acaricia el ombligo – no le tenemos tanto miedo a la muerte. Al menos no tanto como los “valientes” de los hombres.

    – ¿ Y a qué le tienen miedo las mujeres?

    – A no ser amadas, ser lastimadas y luego no poder amar.

    – Huuu... mirá como tiemblo...eso sí que asusta... é como la lú mala[9]...

    – ¿Cuando seas mujer lo vas a comprender?

    – Si claro, me voy a hacer travesti.

    – No tarado, en otra vida... pero no sé para que gasto pólvora en chimango...

    – Todos somos amados de una forma u otra, siempre hay lugar para aquel que se baña.

    – No para quien busca el amor de verdad. Aunque ese amor dure apenas lo que dura una vela.

    – No te preocupes, yo te voy a comprar un cirio pascual de esos que venden en San Cayetano[10].

    – ¿Eso es lo que va a durar tu amor por mí? Acepto.

    – No, mi amor va a durar mucho más.

    – Entonces podrías comenzar a amarme.

    – ¿Como que podría comenzar?

    – Sí, Juan, vos aún no me amás y no sé si alguna vez lo harás.

    – ¿Porque decís eso?

    – Vos sos un hombre lógico y por lo tanto sólo sabes del amor físico. Por ahora sólo te gusta la novedad de un amor extraño, exótico. Soy mayor que vos, cuando ese extraño sentimiento se te diluya. Cuando vuelvas a comparar esos cuerpos jóvenes con el mío. Esas tetas firmes, sus pezones duros, sus piernas fuertes, sus vaginas estrechas, con esto que ves acá. Me dirás adiós.

    – No, Mariana, ¿que decís? Yo... yo te amo.

    – Ves, dudaste. Pero no te hagas problemas, yo te quiero así.

    – ¿Como que así?

    – Así – dice Mariana sin poder evitar las lágrimas – Porque soy egoísta, muy egoísta, me basta con apenas tenerte, apenas sentirte vibrar dentro mío. Cuando deje de serlo, veré que quien te tenga te ame y sea correspondida.

    – Que complicada son las mujeres.

    – No sólo las mujeres, a muchos hombres les pasa lo mismo. Hombres que aman a mujeres y al saber que no pueden ser amados por ellas, son felices cuando otro la ama y la hace feliz. Pero para eso deben dejar su egoísmo de lado. Cosa que yo, aún, no he podido

    – Eso no es un hombre, es un padre.

    – No. Hay padres que también son posesivos con sus hijos. Electra mal resuelto, no aceptan sus parejas. Muchas veces, incluso logran apropiarse de sus nietos. Pero, esa opinión demuestra que sos tan egoísta como yo.

    – ¿Vos que harías si te encontraras con un hombre así?

    – ¿Un hombre que me ame, pero que yo no pueda llegar a amar?

    – Sí.

    – Humm... no me ha sucedido nunca. Pero creo que trataría, de alguna forma, de no perderlo. De quererlo de algún modo.

    – Eso suena a triángulo.

    – No. Al menos no un triángulo equilátero. Pero para eso es necesario creer en la amistad entre el hombre y la mujer; cosa que esta sociedad parece rechazar. Al menos la latina. No conozco otras, así que no puedo opinar.

    – ¿Estas segura que nunca te ocurrió?

    – ¿Porque?

    – Porque en una de esas haya un hombre que esté penando por tu boca y vos ni lo sepas.

    – Humm... tenés razón, en ese caso... pobre...

    – Por lo que se pierde...

    – No, pobre de mí, de ser tan ciega... hubiera sido una buena forma de vivir, intentar la vida con un hombre que me ame... o quizá sea que el universo por eso me ata a vos. Al menos los mastines no me persiguen en sueños. En lugar de eso, quizá, seas el alma inocente que libere de sus cadenas al fantasma, un fantasma que no asusta tus razones.

    – Así que soy un alma inocente.

    – No. Mirándote mejor un chico ingenuo y necio, bah, un regio pelotudo.

    – Ah, Lady Marian, su boca transforma las flores, sus besos son una escalera al cielo.

    – No te hagas el poeta caballero que no sabés ni abrir una puerta para dejar pasar a una mujer primero.

    – Pero sé poesía...

    – Así, a ver recitame una...

    – Los zapatitos me aprietan / las medias me dan calor/ y la vecin...

    – ¿Dónde, donde está? – interrumpe Mariana.

    – ¿Donde esta que? – pregunta Juan.

    – Yo creí haber visto un cascote por acá, para arrojarle por la cabeza a mi cascotito – Le dice Mariana, mientras se arroja sobre Juan. La silla sede y ambos van a para al piso.

    Mariana, en lugar de jugar como siempre, se detiene y se lleva los dedos a las sienes.

    – ¿Que te pasa? – le dice Juan.

    – Nada. Pero demos fin a esta charla sin destino, debemos dormir.

    – ¿Como dormir? Son las dos de la tarde.

    – Debemos dormir. Por la noche vendrán por nosotros y es mejor que estemos despiertos y preparados.

    – ¿No es mejor escapar?

    – No hay hacia donde escapar. Vos lo dijiste, es mejor enfrentarlos para bien o para mal. Estemos juntos es mejor así.

    Mariana tiene una virtud para dormirse, apenas acuesta su cabeza sobre la almohada, que Juan envidia. Mientras Mariana duerme, desnuda y a pata ancha sobre la cama de una plaza de Juan. Este camina por todo el departamento. Abre la heladera y ante la falta de agua fresca, destapa una lata de cerveza. Aprovecha que Mariana duerme, para salir al balcón a fumar un cigarrillo. Protesta en silencio por la manía de esta de alejarlo de ambas cosas. Trata de pensar en la noticia de su paternidad. Tendría que buscar un trabajo fijo. Dejarse seducir por mujeres mayores con plata, no es una visión de futuro. Con Mariana le fue bien, demasiado bien, terminó enamorado de ella. Al menos, eso es lo que hasta hace un rato creía. Mariana le derribó la estantería. Si su hermana lo llega a saber a ciencia cierta, sabe que lo pasará muy mal, no cree que podría soportar sus cargadas.

    Lentamente vio desde el balcón, entre cigarrillos y cerveza, como la tormenta de verano se avecinaba. Pronto se hizo de noche a las 7 de la tarde. Como las gallinas, finalmente le vino el sueño, o quizá haya sido la cerveza. Sospechó que la cerveza, cuando tropezó con Marianita que dormía, pancha, sobre un par de pantalones. La gata lo miró con abulia, se reacomodó y siguió su siesta. Era hora de seguir el ejemplo de la hembras de la casa. Sacó una manta del placard, lo arrojó al costado de la cama, sobre la alfombra. Buscó la otra almohada. Se acomodó como pudo debajo de brazo y pierna derecha de Mariana que caían como estalactitas de la cama. Bostezó y se quedó dormido.

    A los cinco minutos, eso parecía, algo lo despertó. La mano de Mariana tirándole del pantalón de baño que se había puesto.

    – ¿Que es esto? – pregunta Mariana.

    – Que yo sepa es un short, o un pantalón corto, o una bermuda... –contesta Juan entredormido.

    – No te había dejado así.

    – ¿Que querías? ¿Que saliera al balcón como Adán? Me tuve que cambiar.

    – Ha, bueno. Perdonado. Hora de brujas, debemos prepararnos. – comenta Mariana.

    – Mariana... dejame dormir un rato, son las siete de la tarde...

    – ¿En que reloj? – le pregunta Mariana.

    Juan levanta la muñeca. Enciende el velador y observa horrorizado que eran las 22:00hs.

    – Pero si hace cinco minutos que me acosté – protesta.

    – Yo le dije al caballero que había que descansar.

    – Si, colgado de la cola o adentro de un féretro... ¿No tengo estirpe de vampiro?.

    – Será por eso que debo usar pañuelos para el cuello en pleno verano. – sonríe Mariana – Dale, vamos, ahora hay que vestirse como corresponde. Trae sábanas blancas.

    – ¿Para que sábanas blancas?

    – Vos no preguntes y buscá.

    – ¿No me digas que otro de tus sueños?

    – Si lo sabés, ¿para que preguntás?

    – Mirá que estamos en Navidad no en carnaval – opina Juan, mientras le alcanza unas sábanas viejas que apestaban a naftalina.

    – Son algo chicas. – le dice Mariana - ¿Tenés más?

    – Sí... tengo más... – le contesta Juan, en tono de resignación.

    Mariana las despliega sobre pecho y espalda de Juan.

    – Hilo y aguja – le pide.

    – ¿Hilo y aguja? ¿Y eso que es? – contesta Juan, irónico.

    – Sí, ya veo...- opina Mariana, mientras busca entre todos los cajones de los muebles.

    – Esto va servir, el que busca encuentra – vuelve a decir Mariana, con una abrochadora de papeles – Quedate firme y quieto.

    – Ah, sí... siempre soñé ser Casper – habla con sorna Juan.

    – Si no te callas... – lo amenaza Mariana con la abrochadora en la mano...

    – Sí, me vas a poner un broche en la boca...

    – Ni te imaginás donde te lo voy a poner, si no te callás.

    Marianita comenzó a remolonear sobre los tobillos de Juan haciéndole cosquillas. Juan trata de alejarla.

    – Dejala – le dice Mariana, mientras realiza una costura de emergencia a lo largo – ella sabe lo que hace. Listo sacátela con cuidado. Antes de que hagas lo mismo conmigo, debemos acomodar un poco los muebles.

    Juan no puede sacarse la túnica. Entonces Mariana lo hace con cuidado.

    – Vamos. Llevemos la mesa y todo este despelote a la pieza. Antes trae la alfombra – ordena Mariana.

    Juan, sin entender nada de lo que Mariana estaba haciendo, sin embargo, obedece. Pronto la habitación de Juan parecía el escenario de un derrumbe, pero el living se mostraba ordenado y limpio. El televisor descansaba en un rincón. Marianita insistía en ocupar el centro del dibujo de la alfombra.

    – Traé velas – pide Mariana.

    – No tengo velas, Mariana. Cuando la luz se corta, se activa el generador de emergencia del edificio.

    Mariana piensa un momento.

    – Traeme aceite de cocina, un vaso chico, algodón y un broche.

    – ¿Qué? – dice Juan abriendo los ojos como dos de oro.

    – Vamos a hacer una lámpara.

    – ¿Sabés, Mariana, que un señor llamado Edison inventó...?

    – No me exasperes Juan – lo cortó en seco Mariana.

    – Esta bien, esta bien... pero el seguro no cubre incendios por impericia irresponsable...

    – El que se va prender fuego sos vos... digo... por el alcohol en sangre que debés tener en este momento. – contesta Mariana, algo molesta – Bien ahora volvé a ponerte tu túnica y ayudame a hacer la mía.

    – ¿De que libro de magia negra sacaste todo esto?

    – De ninguno. Es sólo un sueño. Y yo no lo llamaría magia negra. La magia negra invoca al demonio, en quien ni vos ni yo creemos.

    – No dicen ustedes, los creyentes, que si existe el bien, existe el mal, que si existe Dios, existe el Demonio.

    – Estupideces para engañar ilusos. Yo sólo creo en el bien y el la estupidez de ciertos humanos.

    – ¿De cuales? ¿Los que creen en Dios?.

    – No, de los que le hechan la culpa de sus males y sus malos actos, a un ser maligno o directamente a Dios.

    Luego de un rato. Mariana ya estaba vestida de la misma forma. Le hizo un lugar a Marianita a un costado que esta aceptó, pero no cerró los ojos. Puso el vaso de aceite en el centro de la alfombra. Dos almohadas en línea mirando al balcón. Lo hizo sentar en una a Juan. Ella también hace lo suyo. Sumerge los dedos índice y mayor de la mano derecha en el vaso de aceite y se lo pasa por la frente, brazos y pecho a Juan.

    – ¿Hace lo mismo, Juan, conmigo?

    Juan antes de obedecer le comenta.

    – ¿Te debo hacer la señal de la cruz?

    – No. No. Vos ya fuiste bautizado en tu fe. No es mi intención interferir. De alguna forma cada uno es bautizado o iniciado en la fe de sus padres, a veces como símbolo religioso, en otros casos para reafirmar el contrato tribal o social que los ata al resto del grupo, incluídos los ancestros. Yo prefiero la segunda acepción. Era la señal de protección de los gladiadores, quienes se untaban de grasa y aceite para que el contrincante no lo pudiera atrapar fácilmente.

    Juan accede.

    – Alcanzame tu cenicero.

    – ¿Vas a fumar?

    – No, no tenemos incienso, usaremos esa ceniza. La ceniza es el símbolo del polvo del que todos nuestros cuerpos vienen y al que todos van. Polvo de estrellas, unidad con el universo. Quizá “este universo” uno más de muchos otros.

    Mariana desmenuza la ceniza hasta hacerla impalpable y la esparce sobre la cabeza de Juan. El hace lo mismo con ella.

    – Mariana.

    – ¿Que Juan?

    – ¿No se supone que los gladiadores no usan lentes?

    – Como jodés, carajo.

    – Perdone, hermana, soy un pecador.

    – Vos no tenés ni el más remoto concepto de lo que es el pecado. Casi nadie lo tiene. Sólo los niños lo saben. Pero luego los adultos se encargan de hacérselo olvidar. Listo. Trae el encendedor y el control remoto.

    Juan estira el brazo y los trae desde el modular.

    – Encendé la lámpara. – indica Mariana.

    Juan con mucha dificultad y luego de varios intentos fallidos, lo hace. Mariana respira profundamente. Juan hace lo mismo.

    – ¿Encendé el televisor en un canal muerto?

    Juan, el descreído, duda un momento y lo hace.

    – ¿Que van a proyectar, una de Spielberg?

    – No tengas miedo y dame la mano... Ya están acá, con nosotros – dice Mariana.

    Juan abre los ojos, pero sólo ve la lluvia de ruido blanco sobre la pantalla.

    – Concentrate y deja de temer – le dice Mariana, mientras le aprieta la mano.

    Lentamente, Juan, como si fuera una imagen holográfica, ve tres figuras. Tres figuras blancas, radiantes, pero tristes. A Juan le hicieron acordar el cuadro que había colgado en la tarde de ayer en la pared que daba a su espalda, pero como vistas a través del reflejo del agua.

    – Bien, acá estamos – les dijo Mariana.

    Una de ellas estiró su mano/manto, en forma supina, hacia Juan.

    – ¿Porque? – les rogó llorando Mariana.

    Al fin las imágenes se estabilizaron. La brillantez de sus mantos se apagó y pudieron verse, los cuerpos desnudos y radiantes de un hombre. una mujer y una niña muy bella en su falda.

    A Juan le faltó el aire al reconocerse en ellas a ellos mismos. Marianita se acercó, saltó a los brazos de la niña y se acurrucó en ella.

    La Otra Mariana toma la palabra.

    – En algún otro lugar seremos felices. En algún otro instante podremos fructificarnos.

    – Pero; ¿porque él? – pregunta Mariana – ¿porque no ambos?

    – Sólo queda una oportunidad – le responde el Otro Juan – pero, como bien sabemos, el hombre debe elegir. El hombre no está obligado a obedecer.

    Mariana lo observa a Juan.

    – La decisión es tuya – le dice.





    ¿Que decisión toma Juan?:



    Juan decide ir. Humo sobre el agua

    Juan se niega a ir Mañana nunca se sabe



    F11



    Volver al fin anterior Volver al inicio






    Boleto para pasear
    (Ticket to ride)



    Juan sale al aire. Al maravilloso aire contaminado de Buenos Aires. Contaminado de cuanto colectivo pasa. Pero no busca su paquete de cigarrillos, sino sube a uno de ellos.

    – Que Buenos Aires, ni Buenos Aires – se dice a si mismo – yo me voy de acá.

    El paseo era tranquilo. Juan mientras tanto pensaba donde iría, tenía varios amigos a quien visitar, aún unos pesos en su cuenta, los suficientes para que en unos días toda esta ridícula locura se disipe.

    Por fin, comenzó a salir de la ciudad. El colectivo comenzó a circular por la distribuidora desde la Av. Gral. Paz hacia el Acceso Norte, al lado un camión de cereales vacío. Uno más de una serie de cinco de la misma empresa.

    Al comenzar el descenso del terraplén, desde uno de ellos cae un taco de madera, que suelen usar los camioneros para atascar las ruedas cuando se detienen en zonas de declive. El camión paralelo al colectivo muerde el taco y sufre un pequeña desviación, la suficiente para tocar de costado al colectivo, que lo descontrola, pero es rápidamente contrarrestado por el conductor. Pero Juan que venía distraído en sus planes, sentado el centro del último asiento, salió despedido por la frenada hacia el centro del pasillo y dio con su brazo izquierdo contra la base de un asiento. Fue el único contuso, pero no se podía incorporar por el dolor.

    – Es el golpe – Comento una señora cubierta de bolsas de supermercado, quien por su parte había tenido que juntar todas sus naranjas.

    Lo ayudaron a sentarse. El conductor se acerca con cara de preocupación.

    – ¿Estás bien? – Le dice.

    – Sí... bah... no sé, - contesta Juan, mientras ve sangre en su camisa - creo que me rompí el brazo.

    – Ufff... bueno... vamos, te tengo que llevar al hospital...

    La señora confirma la opinión del conductor. Un muchacho, de blanca camisa, corbata roja y una larga cabellera, sujetada con un moño en juego con la corbata, se ofrece a acompañarlo al hospital. Una elegante señora de trajecito, no era de la misma opinión.

    – Uf, por culpa de esos negros que llevan basura en sus camiones y de un tarado que venía durmiendo, ¿yo voy a llegar tarde al trabajo? Bajalo y que se tome un taxi. – Opinó a los gritos.

    Pero, a pesar de la opinión y de otras que desataron polémica, el chofer aplicó el reglamento. Estacionó en la dársena de la parada siguiente. Hizo bajar a los pasajeros, que pasaron a otro interno, salvo la elegante señora que tuvo que tomarse un taxi. El interno retomó por la colectora rumbo al hospital más cercano. Juan se mordía ante cada vibración producida por los desniveles de la calle.

    El joven, que también llegaría tarde a su trabajo, ya le había improvisado, con su corbata, un cabestrillo cruzado en “V” para inmovilizarle el brazo. Llegaron al hospital. Lo recibe la médica de guardia que le hace los interrogatorios de rigor. Le palpa con delicadeza el brazo. Ordena una placa. Le informan que hay demora.

    – Bueno, mientras esperamos, te voy a dar un calmante. Tranquilo que me parece que no hay fractura, pero mejor vamos a sacar un placa y de momento te vamos a curar las excoriaciones.

    Juan, a pesar del dolor, comenzó a sentirse mejor. Tan bien, que comenzó a fijarse menos en su brazo y más en el escote de la joven médica. Ella le hizo un gesto de simpático y falso fastidio. Pero lo dejó un momento, en busca de otro paciente.

    El joven para tener un tema de conversación mientras dura la espera, le dice.

    – Esta buena la rubia.

    Juan le confirma con un gesto. El conductor, mientras tanto, regresa de la mesa de entrada de llenar los papeles del seguro.

    – Voy a tener problemas. Con el apuro me olvidé de tomar la matrícula del camión, el bollo del costado va a salir unos cuantos pesos. Pero vos, no te hagas problema, que el tuyo va andar bien. Al menos sé el nombre de la empresa transportista que nos tocó.

    Juan no pudo escuchar las últimas palabras. Lo atacó una repentina nausea y no pudo evitar un violento vómito. Llaman a los gritos por un médico. La médica llega corriendo y contrariada.

    – ¿Que te pasa? ¿Que sentís? – Le pregunta.

    Juan no puede contestarle, apenas respira y comienza a ponerse cianótico. Lo toman en vilo y lo llevan hasta el box central de la guardia, le ponen una máscara de oxigeno. Llega el jefe de guardia. La médica le relata los síntomas aparentes, su diagnóstico y el tratamiento.

    – Palpale bien el abdomen, puede tener una lesión interna.- Ordena el viejo médico.

    Sin embargo el resultado era negativo.

    – ¿Que le aplicaste?

    – Una ampolla de diclofenac para el dolor. Estamos esperando rayos.

    – Humm... ¿sos alérgico a algo?... Le pregunta el médico a Juan.

    Juan contesta con un gesto su ignorancia.

    – Hacele, ya mismo, un electro y pedí una eco de abdomen, urgente.

    – Si, doctor.

    Juan siguió con máscara hasta que pareció estabilizarse. Lo llevaron sin bajarlo de la camilla hasta la sala de rayos.

    El radiólogo era de la opinión que para poder ubicar en brazo en posición, dada la inflamación del codo, sería conveniente anestesia. Pero la médica no quería volver a arriesgarse.

    – Ud. – le dijo la médica al joven – ¿es familiar o amigo?

    – No. Un pasajero más, que sólo lo vine a acompañar.

    – Bueno, ya que su solidaridad es espontánea, le pediría, si es que puede, que se quede a acompañarlo por unas horas.

    El joven asintió mientras sacaba su teléfono celular para volver a llamar a su trabajo.

    El electrocardiograma no daba buenas noticias. Una anomalía que Juan ignoraba. Decidieron sacarle la placa del brazo sin anestesia pero informándole que sufriría un gran dolor por unos segundos. Juan asintió. Sin embargo, para suerte de Juan, no hubo tal tremendo dolor, lo cual tranquilizó a la médica. Quien se va en busca de otra instancia del agitado mediodía. Lo vuelven con su camilla a la guardia. Al rato vuelve la médica para informarle.

    – No tenés fractura, sí una fisura de húmero. Mientras esperamos el turno de la eco, te vamos a pasar a internación. Ya te conseguí una habitación doble.

    Juan pensó varias cosas. Pero sólo asintió detrás de la máscara de oxígeno. Lo llevaron. La habitación estaba ocupada por un hombre que daba la apariencia de haber estado allí toda la vida.

    – Hola – Don Pascual – le traigo compañía. Le dice el enfermero que lo traslada.

    El paciente saluda con un dejo de resignación y expectativa. El enfermero, acuesta a Juan, le ajusta la máscara y la reconecta al tubo de oxigeno de la habitación.

    – Supongo – le dice, guiñándole un ojo – que esto es para evitar complicaciones. Seguro que dentro de un rato te la sacan y vas a poder volver a fumar.

    Juan lo mira sorprendido.

    – Ah, sí – le vuelve a decir el enfermero – después te traigo los fasos que llevabas en la camisa. ¿Traías algo más?

    Juan niega con la cabeza, pero luego recuerda y le hace un gesto circular con la mano.

    – ¿Teléfono? No trajiste ningún teléfono... seguro lo perdiste durante el accidente...

    – Yo le presto - le dijo desde el pasillo de espera el joven.

    – Viste, hombre, aún quedan gauchos en esta pampa.

    El muchacho hace gestos de querer ingresar.

    – Sí vení, pasá. – vuelve a decir el enfermero - Pero tenés que retirarte dentro de un rato. Estamos fuera de horario de visita y cuando pasa la supervisora no quiere a nadie.

    – Tomá – le dice el joven – hoy le cargué 20 pesos. Ahora me tengo que ir, pero por la tarde vuelvo. Si te vas o algo te pasa. Marcá el tercer número de la lista, es de una compañera de oficina. Si todo va bien, dejamelo en la mesa de entrada de la guardia. No te hagas problema, este anda solo con a tarjeta, solo los muy rata se los afanan.

    Juan se despide, con los ojos en lágrimas. Nunca había recibido semejante muestra de solidaridad en la vida.

    Tomó el celular. Tenía ganas de llamarla a Mariana; pero aún no se sentía con fuerzas como para enfrentar su enojo. Lo dejó otra vez debajo de la almohada.

    – Bueno – dice su circunstancial compañero – ya es hora de algo de televisión. Le molesta si la enciendo. Tuve que pagar para que me la dejen tener. Esa supervisora que dice este fulano cobra más que la aduana, pero si usted quiere guardar una ametralladora; previo pago, ella lo permite. Jejeje...

    Juan pensó que después de dos días, por fin se encontraba con una persona común. Asintió y le sonrió.

    – Las noticias de las 14, a ver si dicen algo de lo del banco. – Comenta don Pascual.

    – Así, ¿que pasó? – Pregunta Juan con un hilo de voz.

    – ¿Que, no sabe? No sé a que banco le rompieron todos los vidrios. Lo raro es que no se llevaron nada.

    De pronto Juan recordó las recomendaciones de Mariana.

    – El televisor - le dice, con desesperación, a su compañero de pieza.

    Su compañero gira la cabeza, solo para comprobar como Juan luchaba, con su brazo derecho, con las sábanas enredadas a la cabeza. Llamó urgente pero el timbre no funcionaba. Nada ni su monitor cardíaco parecía funcionar. Salió renqueando al pasillo y gritó a viva voz.

    Cuando el enfermero llegó. Juan ya había muerto.





    Volver a fin anterior Volver al inicio




    Tus posibles pasados
    (Your possible pasts)



    Juan se va a la plaza. Se sienta en un banco recien pintado. Saca un cigarrillo y lo fuma con parsimonia. Piensa que es todo esto. Si es sólo una locura más de Mariana, ¿porque todos parecieran ponerse de acuerdo?. Si fuera cierto, por el contrario, que él fuera el responsable, ¿porque Mariana no lo deja librado a su suerte?

    Antes de poder responderse ninguna de las preguntas, ya estaba quemándose las punta de los dedos. Volvió al bar.

    Tuvo que hacer un ruido con la silla para que Mariana lo percibiera, tan inmersa se hallaba en sus dibujos.

    – ¿Y, Mariana? ¿Que hacemos? Sí querés le pedimos al mozo que no deje dormir acá. Esta lindo para hacer el amor sobre las bolsas del café.

    Mariana alza los ojos.

    – Seguro, me encantaría, esto está mas limpio que tu departamento.

    – Bueno, trataba de distraerte.

    – Juan tenés una tan rara habilidad para hablar en el momento menos oportuno, estaba tratando interpretar algo de lo que tenemos.

    – ¿Y que tenemos?

    – No tenemos nada. Lo que sí estoy segura que no podemos pasar la vida en esta mesa de bar. Tenemos que salir a comer, bañarnos, dormir a algún lado, y no podemos volver ni a tu departamento, ni al mío. ¿Se te ocurre algún lugar?

    – Tengo unos amigos en San Justo...

    – No, Juan, ya te lo dije, no podemos salir de Buenos Aires.

    – Salvo que le pidamos alojamiento a mi hermana.

    – ¿Que onda con ella?

    – Bien, bien... bastante bien, teniendo en cuenta...

    – ¿Teniendo en cuenta que?

    – Teniendo en cuenta que me tuvo que sacar tres veces de la cana... sólo en el último año, por escándalo en la vía pública.

    – Bueno, a muchos les pasa...

    – Sí, pero no de la comisaría donde ella trabaja...

    – Ah, bueno... eso cambia las cosas... ¿que hace?...

    – Es Oficial de la Federal, está en homicidios, esta estudiando para no se qué forense, que le permitiría llegar a inspectora, no es nada común...

    – ¿Porque? Ahora hay más oficiales policías mujeres que antes.

    – No, digo que no es común, porque no es fácil cuando tu apellido no es compuesto, no sos la medalla de tu promoción. De todos modos, está por encima de, incluso, sus compañeros de promoción varones. Tiene una buena carrera, pero no me gusta.

    – Bueno a nadie le gusta la cana.

    – Sí, a ella tampoco, pero lo toma con profesionalismo. Pero lo que la disparó para arriba fue algo que pasó al año de egresar de la escuela de oficiales. Uno siempre piensa que usar el uniforme es peligroso sólo cuando tenés que entrar a una zona marginal. Pero estaban disfrutando con una compañera sus primeras vacaciones, en Mar del Plata, a 400 Km. de su lugar de trabajo. Alguien las fue a buscar, llenó el departamento que alquilaban de plomo, a la compañera la mataron, ella se salvó, apenas, con dos disparos en el cuerpo. Todavía tiene un proyectil incrustado en la pierna derecha, por encima de la rodilla.

    – ¿Así? Que carga, ¿no?

    – Hasta ahora nunca supo quienes fueron, ni porque lo hicieron. Tampoco porque nunca salió en ningún diario. Dos compañeras que apenas estaban comenzando en la cana, que no tenían acceso a ninguna información clave. Un misterio. Pero desde ese momento hubo un cambio importante en su vida. Eso la preparó, en cierta medida, a la pérdida que tuvimos luego. Mi viejo era muy cariñoso con todos sus hijos y le enseño a cada uno el valor de la unión familiar. Yo era apenas un adolescente y ella se hizo cargo mío, en una edad en que las mujeres están más para buscar pareja que hacerse cargo de un crío quilombero.

    – ¿Porque crío quilombero?

    – A mi me atacó mal, la muerte de mis viejos y hermanos. Es como que un día estás en el paraíso y al otro te mandan al infierno.

    – Pero vos no crees en cielo o infierno.

    – Cierto, fue una forma de decir...

    – Una metáfora...

    – No sé de que hablas... yo no tengo secundario... salí pronto a ganarme la vida solo... no quería que Alejandra me mantuviera, un poco por rebeldía, para no tener luego que obedecer sus órdenes, pero también porque la veía matarse con extras, algunas de ellas realmente peligrosas. Pero ella, nunca me dijo nada. A los 16 años decidí sentar cabeza...

    – ¿Ah, a los 16?... mirá que tarda tu cabeza en sentarse...

    – No me jodas. Al menos conseguí un trabajo, ¿no?

    – Sí,.claro. Algunos lo llaman trabajo.

    – Pero, bueno, entonces ¿que hacemos?

    – Tengo ganas de conocer a la tía de mi hija.

    – Cuando se lo digas nos va a sacar a los tiros.

    – ¿Porque?

    – No sé, digo nomás... vamos... la llamo...

    – Sí, pero no de tu celular, ni del mío usa un público. Es decir, te lo vuelvo a decir... te lo repito... bis... replay: Nuestros teléfonos no existen más.

    – Bueno compramos otros...

    – No, nene, no es el número, es tu vibración la que detectan, ya la detectaron y llames de donde llamés te identificarán... por eso cortito y conciso... ¿de acuerdo?

    – Esta bien, ya vuelvo.

    Juan se levanta y usa el teléfono, clavado casi, de la escalera que lleva al segundo piso. La llamada es corta.

    – ¿Y? - Pregunta Mariana.

    – Todo bien. Me dice que me espera con los brazos abiertos y...

    – Y... ¿Y que?

    – Y con la reglamentaria cargada. Que en cuanto le salga con otra de las mías, me piensa sacar como rata por tirante. Pero recién deja servicio, si no hay ninguna emergencia, a las seis de la tarde, tiene que pasar por el súper a comprar víveres y llegará a eso de la 8 de la noche.

    – Esta bien, confío que tengamos donde dormir, al menos por esta noche. Pero lo más importante es que necesitamos alguien en quien confiar. Vos, ¿confias en ella?

    – La palabra confianza es una palabra un tanto rara en mi diccionario. Pero si lo debo decir, confío más en ella que en mi mismo.

    – Entonces, ¿porque nunca supe de ella?

    – Mariana...

    – A ya veo, no le podés contar a tu hermana, sobre cada una de tus amantes...

    – No... este...

    – No mientas más...

    – Yo no estoy mintiendo. ¿Cuando te mentí?

    – Lo hombres siempre mienten hasta que logran su objetivo, pero esta vez te equivocaste, te equivocaste conmigo...

    – De que estás hablando...

    – Oh, Mariana – dice Mariana, impostando la voz como la de Juan – la mujeres mayores saben hacer el amor mejor que las adolescentes...

    – Che – le contesta ofuscado Juan – eso no fue una mentira.

    – Entonces, ¿porque seguiste con tus “inútiles” adolescentes?

    – Mariana, nunca me habías celado, ¿a que viene esto?

    – Viene a que ahora tengo un hijo tuyo en las entrañas... pero no te hagas problema... no fuiste vos quien logró el objetivo, sino yo... tardé veinte años pero te encontré...

    – Eso va a ser difícil de contárselo a Alejandra.

    – Más difícil que hacértelo entender a vos, no creo

    – Digo yo – pregunta Juan - ¿vamos a quedarnos acá hasta las ocho de la tarde?

    – Sí, señor, que no te queden dudas... así que relajate... sentate... y comenzá a elegir... nombres de mujercita.



    A la ocho de la tarde, cansados, ojerosos y malolientes, estaban ambos sentados en el tronco que daba al frente del edificio donde vivía Alejandra. Unos chicos que andaban en patineta escuchando Hip Hop, y vestidos como la regla manda, distraían las miradas indiscretas. De pronto Alejandra aparece tan cargada de paquetes que Juan no la había podido identificar.

    – Buenas, Juan. – dice ante la distracción de su hermano.

    – Ho... hola... Alejandra... de civil ni te reconozco... este... te buscábamos porque...

    – Pasé a cambiarme antes de salir a comprar. ¿Quienes me buscaban? – Le dice Alejandra, mirando a Mariana que también se había puesto de pie.

    – Nosotros – responde Juan desconcertado.

    – ¿Quienes son nosotros? - Le vuelve a preguntar.

    Entonces Mariana no puede contener más la risa y le estira la mano para saludarla.

    – Hola, yo soy Mariana.

    – Encantada, Alejandra. Supongamos que sos vos la persona que mi hermano “tendría que haberme presentado”.

    – ¡Ah bueno! – dice Juan – Soportar a una u otra ya es bastante, no quiero saber lo que será a ambas simultáneamente.

    – Pará de llorar que si no, no te doy lo que tengo acá.

    – ¿Que tenés? – le dice Juan, en un dejo de familiaridad olvidada.

    – Humm. No sé. A ver dejame tomar examen... Mariana, ¿que puedo llegar tener aquí?...

    – Y... lemmon pie...

    – Muy bien, está usted aprobada. Vamos subamos que tengo los brazos acalambrados.

    Los pisos fueron apenas pasando con el tiempo transcurrido sin verse. Mariana los miraba y no podía dejar de reírse. Finalmente llegan al pequeño pero hermosos departamento. Alejandra abre con mucha dificultad, pero ya estaba inmersa en una divertida guerra de ojos con Mariana.

    – Llegamos - dice finalmente.

    Mariana entonces aprovecha para comenzar los regaños.

    – Uy, que futuro me espera con vos...

    – ¿Porque? ¿Que hice ahora?

    – Mejor digamos, no hiciste. Primero no nos presentaste. Segundo, dos pisos por escalera y no se te ocurrió agarrar ni un solo paquete de los brazos de tu hermana.

    – Ah, mujer – le dice Alejandra, mientras comienza a distribuir las provisiones – si usted pensaba en un caballero, se equivocó de puente. Ese daba a la pocilga de los herreros... aunque creo que un herrero... me podría estar arrojando un yunque.

    – Bueno, che – grita Juan, un poco más distendido y con ganas de seguir la chanza – la señoras son perfectas.

    – ¡Señoritas! – le contestan a dúo.

    – Sí, señoritas, pero no doncellas...

    – Lo único que nos faltaba, para acrecentar nuestra desgracia de falta de príncipes – le responde Alejandra.

    Se hace un silencio que Alejandra aprovecha para preguntar el motivo de la visita.

    – Supongo que no me habrás llamado con el único propósito de comer Lemmon Pie – le dijo Alejandra a Juan.

    – No. Pero... mirá... este... que mejor te explique todo Mariana.

    – Bueno pasemos al living. A la comida sólo le hace falta un golpe de microondas, hablamos, me cuentan y después cenamos, ¿de acuerdo?

    – Mariana fue despacio, a paso muy lento, exponiéndole la situación. Al menos, esperaba, que la tía de su hija, no la hiciera encerrar en el Moyano. Pero para su sorpresa, Alejandra se encontraba más abierta de lo que en principio Mariana pudiera pensar.

    Como si fuera una guionista que muestra su proyecto a una productora. Mariana con exactitud cronométrica, con hechos, fechas y pesadillas, le cuenta a Alejandra todas sus percepciones. Alejandra la detiene cuando Mariana le dice haberse matado a si misma.

    – ¿Como es eso?

    – Yo, en otro tiempo, no sé si en el pasado o en el futuro, pero seguro no en este tiempo. Me enfrenté a mi misma. Ambas tuvimos miedo y una mató a la otra. Es un error en el tiempo y la mayoría de las personas a quienes les sucede no está preparada para eso. Eso me sucedió a mí. Por eso es que, creo, vuelvo a tener esa conciencia. La única forma de volver a vivir otra vida, con la amnesia de las anteriores es ayudar a otro no sufra lo mismo.

    – Y ese otro... ¿es Juan?

    – Sí, pero él está enfrentado a dos circunstancias. Si una es muy raro que suceda dos es todavía mas difícil. Sin embargo, aparte de prepararlo para encontrarse a si mismo y no entrar en pánico, debo advertirlo sobre quienes lo buscan para eliminarlo.

    – ¿Asesinarlo?

    – No, esa no es la palabra exacta, aunque puede tomar bajo alguna circunstancia esa forma. Pero lo que realmente no entiendo es porque no solo se une él con su familia – le dice mientras le muestra la última de las láminas.

    Alejandra mira con atención la lámina, como si fuera algo que ella en algún punto le dijera algo.

    – Pero bueno, yo tengo hambre – entonces interrumpe abruptamente la charla – que tal, si comemos, y la seguimos luego, con un café en la mano.

    Mariana comenzó a mirar extrañada la forma de desenvolverse de Alejandra. Observaba como los hermanos se movían por el departamento con movimientos sincrónicos y complementarios. Observó los abrazos cariñosos de Juan. Entonces puso a prueba su intuición.

    – ¿Algunas vez hicieron el amor?

    – Uff... no pensarías que me quedaría a plantar jazmines... – le contesta Alejandra.

    – No, no entendieron mi pregunta. Pregunté si alguna vez ustedes hicieron el amor.

    – Mariana – respondió ofuscado Juan – ¿como se te ocurre?

    – Es que veo tanto amor entre ustedes que lo único que falta es que se hayan unido íntimamente.

    – No – contesta Alejandra, con intriga pero sin ningún enojo – ¿que te lo hace pensar? Muchos hermanos se quieren, ¿no es natural?

    – Entonces, esta bien... ustedes en esta vida nacieron hermanos, por eso.

    – ¿Como por eso? – vuelve a preguntar Juan cada vez más confundido.

    – Si ustedes no fueran hermanos, serían amantes. Pero al nacer en una cultura en que el incesto es tabú, algo busca el universo en eso... sé que no me explico bien... pero...

    – Sí usted lo dice. – dice Alejandra con los brazos en jarra, mientras el ventilador le hacía flotar su hermosa cabellera oscura.

    – ¿Sos vos? Me pregunto si sos vos – le dice Mariana a Alejandra como si hubiera descubierto al Mesías.

    – ¿Quien soy? – le dice Alejandra sorprendida.

    – La guerrera de la lámina. Sí, sí, sí, sos vos.

    – ¿Como que yo?. Explicate.

    – En la lámina figuran las fechas de muerte de la familia, del nacimiento de sus hermanos, pero sugestivamente ninguno de ustedes dos. Eso era lo que yo creía. Pero ahora me doy cuenta. La guerrera sos vos, ¿acaso tu oficio no es ese?

    – No, mi oficio no es precisamente ser guerrera. Salvo que se llame así, el levantar cuerpos de chicos con un navajazo en el cuello, al que sólo le faltan sus zapatillas. Pero te sigo, me interesa... al menos una es guerrera para “alguien”.. –dice, mientras le clava un codazo a Juan.

    – La guerrera sos vos y la sombra es Juan.

    – Ah claro, resulta que ahora soy sombra. – Comenta Juan.

    – No, no te ofendas, cuerpo y sombra atados de forma inseparable.

    – Sí, pero si no hay cuerpo no hay sombra – insiste Juan.

    – Es cierto. Sin embargo, la razón de que sea así, la razón de que ellos estén aquí, es por vos. Ellos no pueden destruirte sin pasar a través de ella, y ella es indestructible.

    – A gracias, voy a cancelar el seguro de vida entonces – le dice Alejandra.

    – En cuanto a esta situación, es claro. Ellos necesitan separarlos, por eso nacieron medio hermanos, no nacieron ni extraños, ni hermanos completos, fue una forma de separarlos. Pero a su vez por fuerza de un amor, que pudo no haber existido, ¿acaso no es cierto que muchos hermanos, incluso se odian?, les es tan difícil acceder a Juan... salvo hacerlo en forma violenta... sin embargo...

    – ¿Sin embargo? – vuelve a interrogar Alejandra.

    – Sin embargo, la luz... sin embargo... la luz... sol de frente, sombra... ellos sólo pueden actuar de noche, de noche la unión cuerpo sombra no existe... y esa es la otra razón...

    – ¿Que otra razón?

    – La guerrera, como todo guerrero, tiene un territorio que defender o atacar... por eso es que Juan se encuentra indefenso si cruza los límites de tu territorio... y tu territorio natural es la Ciudad de Buenos Aires...

    – Cortala con el vino tinto – bromea Juan.

    – Una pregunta más – insiste Mariana – Alejandra, ¿sos ambidiestra para disparar?

    – Sí, primero para escribir y también para disparar – responde Alejandra – ambos lo somos, era una veleidad de papá, el que aprendiéramos a ser diestro con ambas manos. Primero que cuando éramos chicos, estaba de moda eso de la habilidad manual y su relación con los hemisferios cerebrales. El decía que quería hijos, inteligentes y con corazón. Pero también había una historia de un antepasado en Florencia, una leyenda absurda, cruel y simpática a la vez. A todos los inmigrantes, el desarraigo, les hizo conservar esas leyendas como parte de su propia sangre.

    – ¿Sí? ¡Que interesante! Contame.

    – Este antepasado era pintor y espadachín, o como se llamara. Un cierto cuadro suyo, al parecer, ofendía el buen nombre de la hija de un importante noble. Para algunos. Porque para otros no era más que el amor concreto de él por la niña. Entonces el noble, mandó a sus soldados a buscarlo para que compareciera ante él. “Con cual mano pintaste el cuadro”. “Por supuesto con la diestra, mi señor” “Córtenle esa mano”. Ordenó, y así lo hicieron. Poco tiempo después, se encontró el noble, en un descampado si sus soldados, frente a frente con su víctima. Sacaron sus espadas hasta que el pintor, puso al noble bajo su filo. “De que lado tienes el corazón” “A la izquierda”, le contestó el noble. “Mientes, si lo tuvieras de ese lado, sabrías que tu hija, será madre de un hijo mío” Y lo atravesó con su filo, empuñado en su mano izquierda.

    – Romántica historia.

    – Sí, pero no muy útil en una ciudad donde hay un delito cada 5 minutos.

    – Es cierto, pero no podemos actuar en la realidad, sino anclamos un poco en las fantasías. – opina Mariana.

    – Sí. Creo que es verdad. – contesta Alejandra.

    – Alejandra quiero hacerte dos preguntas más. Una casi obvia y otra un tanto más difícil. – dice Mariana

    – Dale, hacelas.

    – La primera, la más fácil. ¿Porque elegiste ser policía?

    – Ufff. Respuesta fácil de acomodar luego de tanto tiempo. Primero porque tenía la imagen de la policía de las series de televisión, y nuestra familia siempre fue media maniática con la tele. Una imagen de justicia, poder y protección de los desvalidos. Y yo siempre me sentí una sobreprotectora. Creo que hasta a papá lo llegué a sobreproteger.

    – ¿Cuando te derrotó él?

    – ¿Esa es la otra pregunta? Porque no te terminé de responder.

    – Perdón, no, esa no era. Simplemente que no quiero olvidar de hacértela. Digamos, como tercer pregunta.

    – Bueno, continuando... era la primavera democrática y yo como unos cuantos ilusos, creímos que unas cuantas cosas tendrían que cambiar. Entre ellas la policía. Pero, en fin, eso no sucedió. Ya estaba adentro. Mis padres muertos. Mi única amiga dentro de la fuerza asesinada. Seguí con la esperanza de poder descubrir, algún día a los asesinos. Otra desilusión. Pero con el tiempo, vino la certeza de que al final de cuentas esto es una profesión, trato de alejarme de los chanchullos. Es decir, dar a entender que yo me meto sólo en lo mío. Que hacer lo contrario, sería aparecer en el Rio de la Plata, hecha un colador. Sin embargo, con un poco de tesón. Alejada de las guardias a políticos y banqueros, es decir, fuera del circulo del poder real, he descubierto un espacio donde desarrollar mi profesión. Y, ¿sabés una cosa?

    – No. Decime.

    – Uno aprende que no es tan cierto eso de la profesión, de los famosos test vocacionales. Si ves mi caso podrías concluir que yo no tenía vocación real alguna. Pero con el paso del tiempo sólo te quedan dos caminos, o te adaptás y vivís, o desaparecés. ¿Eso dijo Darwin, no?

    – No exactamente eso, pero es una buena aproximación.

    – ¿La segunda pregunta?

    – ¿Te gustan las mujeres?

    – Hummm... respuesta difícil de responder. Ya veo tu aprehensión. Si de piel se trata, no, definitivamente. Mi relación con los hombres es conflictiva pero los sigo eligiendo... al menos por ahora... en cuanto a una segunda intención de la pregunta... ¿si soy fálica?... creo que sí. Me gusta tomar las decisiones, me gusta imponerlas, no me gusta someterme al arbitrio de ningún hombre, me gustan las armas, me gusta hacerle el amor a los hombres... ¿Como me define eso?

    – Pero sos maternal.

    – Sí, ¿sabés que sí?

    – ¿Te cabe el modelo de guerrera voluptuosa?

    – ¿Que es eso?

    – La imagen metafórica de la mujer guerrera de los comics. En mi tiempo una heroína Heavy Metal.

    – Sí, creo que sí.

    – Entonces, Alejandra, creo que estamos todos – opinó Mariana, mientras le arrojaba un almohadón a Juan, que se había quedado dormido en un sillón a espaldas de las mujeres.

    – Te quedaba una pregunta, según dijiste.

    – A sí... cierto, esa misma que te hice. ¿En que te derrotó tu padre?

    – Mi padre no me derrotó. Nunca entablé contienda contra él.

    – Alejandra, todos tarde o temprano, si tenemos la dicha de contar con ellos, entablamos contienda con los padres, es el ritual de recambio de generación. El tema es saber cuando y en que los superamos.

    – Creo que aún no lo he superado.

    – Yo no creo que una mujer como vos, haya esperado a la adultez para establecer un desafío. Los buenos padres nos incitan a los desafíos, cuando finalmente logramos vencerlos, ellos se alegran, porque consideran que ya estamos preparados para la vida.

    – No, no sé... a menos que...

    – A menos que...

    – A menos que sea al tennis. El me enseño. El me llevó a la escuelita. Pero nunca le pude ganar. Sí, eso... recuerdo sus palabras... “vamos Ale, vamos... tenés que poder ganarme”. Mi padre no es de esos que se dejan ganar.

    – ¿No “es”?

    – No... “era”... creo que murió en la certeza que yo lo lograría. Pero no pudo verlo. Era tan inteligente, tan responsable, tan vivaz y sin embargo...

    – Sin embargo, ¿que?

    – Sin embargo... tuvo su minuto fatal... ese que llevó a la muerte a la familia...

    – ¿Que pensás que pasó?

    – Ay, Mariana, no sé... ¿que lo pudo impulsar a cruzar de esa manera? No, no fue el típico caso de aquel que cruza y entra en pánico. Según los testigos fue como un querer ganarle el cruce al tren. Y un tren tiene pocos oponentes.

    – A ver, te doy tres alternativas. Una, suicidio.

    – No. Papá un tipo jovial que siempre fue para adelante. Siempre con una palabra de superación, de aliento. Un hombre que enseño a quererse entre sí a todos sus hijos. No, seguro que no.

    – Dos. Locura transitoria.

    – Papá era de los que no se guardaba nada. Si tenía que besarte te besaba, si tenía que mandarte al carajo lo hacía. Jamás nos ocultó como hacen tantos, sus momentos de tristeza y sus lágrimas. Cuando mi mamá nos dejó, digo, mi verdadera madre, lo vi llorar. Pero a la vez, me decía: “No te preocupes, hija, ya va a pasar”. Dicen que las lágrimas espantan la locura, bah, otros dicen todo lo contrario.

    – Tres... una alucinación...

    – ¿De que? Papá no estaba loco, papá no bebía, no estaba bajo ningún tratamiento médico... ¿alucinación de que?...

    – ¿Sabés que es una alucinación?

    – Parece que no, creo... me hacés dudar...

    – Según el diccionario “Sensación subjetiva que no obedece a impresión en los sentidos”. Es decir es algo que el sujeto cree sentir pero que no es tal. Supongamos que en realidad tu padre no vio la barrera baja, no escuchó el sonido del tren, sino todo lo contrario, venía de un semáforo en verde, barreras altas, permiso de paso...

    – Sí, supongamos, Mariana...

    – No, no supongamos, Alejandra. Yo estoy segura.

    Afuera comienza a llover.

    – El alerta meteorológico, esta vez, no fue errado – dice Alejandra, tratando de tomarse unos segundos para responder – Mariana... hasta acá, todo romántico. Princesas, caballeros... pero aún no entiendo, entonces, que papel puedo jugar yo, para curar tus pesadillas.

    – Es que no son, en realidad pesadillas, son percepciones que no puedo manejar – contesta Mariana – este... como contarte...

    – Alguna forma debe haber...

    – Una mañana, hace unos treinta años... tuve la primer pesadilla... mis viejos señores burgueses como corresponde me mandaron al psicólogo... eso en lugar de apaciguarlas las acrecentaba... en cada regresión, yo volvía a mi niñez, mis primeros años, a la placenta materna... y pasaba al otro lado.

    – ¿Que otro lado?

    – A una vida anterior, una vida donde me encontré consigo misma.

    – Eso no es posible – le dice Alejandra.

    – Eso mismo decía el terapeuta. – responde Mariana.

    Soy charlas con vos misma. Normales en tu etapa de afirmación de la personalidad”, me decía y otras cosas por el estilo. Yo había tomado sus palabras “algo” en serio, pensé en una culpa, miedos, por mi sexualidad, no bien encaminada. Pero eso no era, pensé, algo que a mis viejos les pudiera importar. Que el primer miedo que enfrentamos. Mi vieja era una hippie de los sesenta que con el paso del tiempo, como siempre pasa, se había aburguesado, pero mantenía la mente abierta para conmigo. Una tarde salí, confundida, muy confundida de una sesión. Era invierno, hacía mucho frío. Me fui a una plaza. Una anciana le daba de comer migas de pan a las palomas. Vestía miserablemente, sin embargo se la veía feliz.

    - ¿Comenzaste a buscar? - Me dice.

    - ¿A quien? - le digo.

    - “A tu justificación, hija, tu justificación” – me dice.

    Yo pensé que me comenzaría a hablar de religión o algo así. Intenté levantarme, pero algo me llamaba la atención de ese rostro viejo, cansado, pero feliz.

    - Ah , al fin se termina este camino – me dice, mientras me palmea la espalda.

    - No le entiendo – le contesto.

    - Mañana, amaneceré muerta – me dice sonriendo.

    - ¿Y eso le parece divertido? – le contesté.

    - No, divertido, necesario – me dice.

    - Si, claro, todos moriremos, es necesario que unos mueran para que otros vengan – traté de razonar yo.

    - No, no es eso. Sí, es cierto que la muerte es inevitable para el cuerpo. Simplemente, que esta vida fue muy larga. – Me dice.

    - Sí, claro, la vida es larga, demasiado larga, cuando se sufre. – le contesto.

    - Puede ser. Pero no me refiero a eso – me dice.

    - Entonces, ¿a que se refiere?

    - Hummm... veamos, ¿que te han dicho sobre tus “pesadillas”?

    - ¿Cómo mis pesadillas? ¿Que sabe usted de mis pesadillas? – le contesté, totalmente atemorizada.

    - Ah... parece que no me equivoqué, entonces...

    No le dije nada, me paré y comencé a caminar.

    - ¡Mariana! – me dice.

    - ¿Cómo sabe mi nombre? – le dije, dándome la vuelta violentamente.

    - Mariana, vení, ayudame a darles de comer – me volvió a decir mientras me miraba con una sonrisa.

    - Volví a sentarme a su lado, esperaba una explicación.

    - ¿Pensás que siempre vestí así? ¿Que siempre pasé las tardes alimentando palomas? No, no siempre fue así.

    - ¿Alguna vez tuvo dinero? – le dije ingenuamente.

    - No. En esta vida nunca – me dice, aumentando mi confusión.

    - ¿Entonces? – le vuelvo a preguntar.

    - Eso no importa ya. Eso se lo dejaré al tiempo para que te lo explique. Ahora, sólo te tengo que contar algo de vos.

    - ¿De mí?, ¿Que sabe usted de mí? – le digo.

    - Anoche, tuve el que será mi último sueño de esta vida. Soñé que una chica se sentaría a mi lado a alimentar las palomas – me dice.

    - Ese no parece un sueño para nada interesante. – le digo.

    - Está atardeciendo. Queda poco tiempo. Ambas estamos atrapadas en un tiempo que no nos pertenece, mi ventaja es que yo he podido cumplir con mi misión y vos recién la comenzás. – me dice.

    - No entiendo, ¿de que tiempo?, ¿que misión?

    - No es común lo que a vos y a mí nos pasa. Ocurre una vez en un millón, quizá menos frecuente aún. Casi todo el mundo muere en paz. Eso no habla que uno muera con la conciencia limpia, ni que tenga una muerte apacible, eso es algo que tampoco yo entiendo. Lo que sí sé, es que en otro tiempo he muerto por error – me dice.

    - ¿Que acaso no era usted quien debía morir?

    - No, no es exactamente eso. No se trata de la justicia de la muerte, ni de la vida. En la guerra mueren millones de inocentes, ocurren millones de asesinatos, gente que desde el punto de vista humano no deberían morir. Y creo que coincidimos en eso.

    - No sé exactamente... perdón no sé nada de lo que me dice – le digo ya ofuscada.

    - Antes de matarte, deberías haberlo pensado – me dice.

    - Como matarme, yo no pienso suicidarme.

    - No me refiero a esa clase de matarse, ni hablo del ahora.

    - Bueno, entonces hábleme sin mas vueltas... su sonrisa me produce más angustia... - le digo.

    - Bien, Mariana, sólo te voy a decir que en otra vida vos te mataste a vos misma, eso es un error que el universo no tolera. Yo también lo he hecho, pero he podido luego de mucho, mucho tiempo, enmendarlo... eso es, apenas un remiendo de vida. Vos también estás en ese camino de costurera, sin embargo, tu misión será distinta a la mía.

    - ¿Porque? – le pregunto.

    - Porque acaba de nacer otro error del tiempo y tu misión será evitar que haga lo que nosotras hicimos.

    - Que, ¿acaba de nacer un Mesías?

    - Oh, no nada de eso, eso sería una muestra de soberbia de nuestra parte. No deberás buscar ni a un Mesías, ni al futuro emperador del mundo, ni siquiera a jefe de la barra de la esquina – me dice.

    - ¿Dónde? ¿Hacia donde debo ir? – le digo.

    - A ninguna parte que una simple combinación de colectivos no te lleve. Es aquí en esta ciudad.

    - ¿Acá... en Buenos Aires?

    - Sí, ¿Que tiene de malo o que tiene de bueno, esta ciudad? Una ciudad tan gloriosa o apestosa como cualquier otra.

    - Pero, ¿quien es?

    - A no sé. Nacen tantos niños en una ciudad tan grande.

    - Si no lo sabe, ¿porque me lo dice?, ¿porque no me dejó seguir viviendo en la ignorancia?

    - Para ahorrarte la mitad de tus pesadillas, esa era mi última misión en esta vida. – me dice, mientras se para y comienza a caminar.

    - ¿Porque la mitad de mis pesadillas? – le digo.

    - Porque esa mitad no son pesadillas, son sueños. Deberás prestarle atención, no olvidarlos, interpretarlos. Cuando aprendas ha hacerlo recién entonces podrá comenzar la búsqueda – me dice, ya a punto de cruzar la calle, esperando la luz verde del semáforo.

    La corrí un poco más para volver ha hacerle una pregunta más.

    - ¿Como la encontraré o lo encontraré? – le grito.

    - Vos lo buscarás, pero él te encontrará... y yo que vos cuidaría mejor mi cuerpo, es importante. El sexo es lindo pero en mejores condiciones. – me dice, guiñándome un ojo.

    Dobló la esquina y no la vi mas. Me miré. No sabía que podría ser de mi cuerpo. Mi madre siempre me había dicho que mi cuerpo estaba bien, que lo importante es el corazón, que tenía unos ojos realmente hermosos.



    Mariana termina su extraño relato.

    Alejandra tiene tres preguntas que hacerle. Eso indicaba el número que marcaban sus dedos, de la mano derecha puestos como la Flor de Lis.

    – Pregunta número uno: ¿Que significado tiene una charla con una desconocida y tus pesadillas? – dice Alejandra.

    – En que todo a partir de allí comenzó a tener sentido. Esos sueños incomprensibles se debían a alguna causa, que yo tendría que saber cual era. – contestó Mariana.

    – Bien, pregunta número dos: Ese que nació, es “eso” que duerme allí, y ronca como un marrano. – Vuelve a preguntar Alejandra.

    – Sí, así es.

    – Carajo, que cargas le impone el universo a uno... tercera que tienen que ver tu cuerpo y tu sexo.

    – Yo era la gordita rubia y tonta del grupo. Tenía 15 años, casi esta misma altura y ya andaba por los 90 Kg. Ningún chico se fijaba en mí. Cosa que me dolía mucho, como le puede pasar a cualquier chico o chica, gordo o flaco, bajo o alto... a los 15 años, el no sentirse deseado por el otro sexo es la cosa más terrible...

    – ¿Y tu sexualidad?

    – Mi sexualidad... ¿Que sexualidad? Tenía tres compañeros de curso, de mi misma edad, que una vez me llevaron a la casa de uno de ellos cuando los viejos no estaban y así conocí de que se trataba...

    ¿Eso fue todo?

    – No, luego me dijeron que si no aceptaba hacerlo de nuevo, se lo contarían a mis viejos, así que acepté una y otra vez...

    – Pero, ¿no me dijiste que tus viejos eran abiertos? Se los contabas vos y listo.

    – ¿Así? Y a mi se me terminaba el jueguito... pero igual se terminó... la abierta de mi madre arruinó todo...

    – ¿Como que lo arruinó?

    – Una noche, los invitó a casa, les dijo que ellos debían salir, que me dejaban sola... que se divirtieran... por supuesto, salieron corriendo.

    – Te enojaste con tu madre.

    – No. Eso me permitió a mí, y le permitió a ella, que pudiéramos volver a hablar de mi cuerpo y mi sexualidad.

    – Te pusiste en régimen.

    – No. Para nada. Charlas con ella.

    – Así. ¿Como es eso?

    – Ella me enseño algo de su filosofía de la vida, respecto del cuerpo, es decir, la salud corporal como un todo. Una de ellas era que el cuerpo es sólo el espejo de lo que uno quiere de él. Me dijo que si quería seguir siendo la gordita del grupo, si me sentía cómoda y feliz en ese rol, eso no era ningún problema. Pero si era todo lo contrario que me situara y me mentalizara.

    – ¿Como?

    – Que cada mañana me mirara al espejo, cerrara los ojos y me viera como quería ser.

    – Y eso, ¿funcionó?

    – Perfectamente, a los 19 años era la chica con el cuerpo que yo quería tener. Este que tengo ahora, una chica apenas rellenita. Conforme con él y conforme con mi sexualidad.

    – ¿Y el amor?

    – No el amor era otra cosa. A partir de esa charla en esa plaza. Supe. Mejor dicho, comencé a saber lentamente, que el amor para mí sería una cosa distinta de lo que es para cualquier otra mujer. Si ocupaba mis días en hallar a mi príncipe, no encontraría a mi “justificación”. Ahora lo encontré y debo terminar de cumplir esa misión. Sólo que la ansiedad me tendió una trampa y me enamoré de él, incluso antes, mucho antes de encontrarlo. A veces pienso que cuando todo esto termine, podré volver a pensar como cualquier otra mujer.

    – ¿Porque? Acaso no es el hombre de tu vida.

    – Sí, Alejandra, es el hombre de mi vida, la justificación de esta existencia. Pero no es el hombre con el que voy a terminar, o al menos continuar mis días. Ese será otro. O quizá ese otro no exista.

    – Bueno tu visión de la eternidad de la vida te hace tener mayor paciencia.

    – No. Eso dejémoslo para los beatos. Hay un mandato del universo, una ley de la especie es que debemos buscar el complemento al que nuestro cuerpo fue llamado y a su vez, no permitir que sea el primero que pasa por la calle, el chico que nos invita la primera pieza, el que nos desflora dentro de un auto, ni el muchacho que le gusta a papá.



    – Bueno... la tormenta arrecia, Mariana... supongamos... bah, no sé como plantearlo... ¿que se supone que deba hacer yo?... levantar una barricada en mi departamento... limpiarle los mocos a Juan... buscar mi disfraz de Rambo que tengo escondido...

    – Nada de eso... no es de armas físicas que estoy hablando... ¿entendiste lo que te quise decir con la figura humana?.

    – Bueno, pareciera que no.

    – Tu imagen exterior es sólo una expresión de tu aura interior... hay una lucha entre la luz y la oscuridad... unos que vienen por Juan, otros que te han destinado en su defensa desde el momento de tu nacimiento...

    – ¿Cuales son los buenos y cuales los malos, Mariana?

    – Eso es algo que se sabrá durante el desarrollo de la batalla.

    – ¿Acaso no sabés de que lado estamos?

    – Honestamente, no. Es como el soldado que va a la guerra convencido de la justicia de sus emblemas. Muchas veces recién allí se da cuenta que el otro, a quien le han dicho, debe matar, es una víctima como él y que los mandaderos de uno y otro bando, solo escoria.

    – Eso más bien parece que estamos en una lucha de oscuridad contra oscuridad.

    – No puedo estar segura del todo, pero creo que hay una fuerza de luz y otra de oscuridad. Mi angustia es no saber quienes lo buscan. Hay una posibilidad que sea la luz.

    – Pero la “luz” no mataría a un hombre.

    – No estoy hablando de matar, estoy hablando de orden del universo, que no tiene nada que ver con el concepto de orden y justicia que tenemos los humanos. Por eso mismo me es tan difícil saberlo.

    – ¿Y cuando sucederá?

    – Esta noche o una de estas noches. Mañana es nochebuena.

    – ¿Que tiene que ver eso? No parecías estar hablando de cristianismo o ...

    – No se trata de una religión en particular, se trata de que durante este tiempo en parte mercantil, en parte superstición, en parte mágico; mucha gente se abre a la reflexión interior, desatando fuerzas ocultas en su alma. Eso actúa como una aguja que se levanta en medio de la tormenta y atrae hacia sí los rayos. Un rayo puede caer en cualquier lado, salvo que aumente la densidad del campo eléctrico en un punto particular. Eso lo supo ya Franklin por eso lo inmortalizaron en algún billete de dólar... que si tuviera alguno te diría en cual... la elección de la noche dependerá del equilibrio de fuerzas entre los unos y los otros...

    Si hay fuerzas blancas ¿porque entonces tanto temor?

    – Por no saber de que lado estamos y porque si se llevan a Juan... se llevarán al padre de mi hija...

    – Ah bueno, en medio de interesante charla me dan la noticia...

    – Si se lo llevan mi hija nacerá sin padre.

    – Bueno, no serías la primera.

    – No, no entendés... no hablo de un padre borrado, de un padre ausente, hablo de un no-padre.

    – No dejaré que se lo lleven... aunque no tenga una clara idea de lo que me acabás de contar... no dejaré que se lo lleven...

    – De eso estoy segura, hay un juramento de sangre entre ustedes.

    – Sí, supongo que muchos hermanos lo tienen.

    – No. No es un juramento de esta vida. Ustedes hicieron un juramento de unidad eterna en algún otro tiempo.

    – ¿Cuando?

    – No sé cuando. No es una broma lo que dije sobre que en otro tiempo fueron amantes, pero no amantes cualquiera, debieron ser amantes que tuvieron que afrontar grandes peligros, por eso hicieron un pacto de sangre.

    – Será por eso que lo aguanto tanto, je je... bué, será cuestión de saber de que lado vienen... – dice Alejandra.

    – Eso, de que lado vienen...





    F13



    ¿De que lado vienen a buscar a Juan?



    Desde la oscuridad. Pintalo de Negro

    Desde la luz. La banda del club de los corazones solitarios

    Volver al fin anterior Volver al principio




    El oso


    Alejandra no quería volver a ningún lugar conocido. Eso sería como jugar al tiro al blanco, disfrazándose de blanco. No quería presentarse ante juez, ni superior alguno. Ignoraba cual era la trama oculta de relaciones. ¿Como saber si el oficial Lavelli, en los cuadros del cartel, no era superior del comisario Jiménez?. Pero recordó alguien que seguramente los ayudaría.

    – Vamos a la casa de Albornoz.- Le ordenó a Juan.

    – ¿Albornoz? Me suena... - Contestó Juan.

    – Fabián Albornoz. Fue compañero de promoción mío. Estuvo en Narcóticos. Durante un allanamiento un pendejito[11] de 14 años le puso una bala que le rozó la columna. Pasó los 9 meses de la rehabilitación, si es que se pude llamar así el quedar con una pata tullida, esperando ver al pendejo para que le contara quien lo había mandado, quien le había puesto en la mano un arma con balas perforantes, que hicieron que su chaleco pareciera de papel. Pero no pudo. Al pendejito lo mataron en un simulacro de motín en el Instituto de Menores. Albornoz necesita saber y nosotros también.

    – Sólo tenemos un problema. – La interrumpe Juan

    – ¿Cual? – pregunta Alejandra

    – Tenemos que parar, Mariana se siente mal. – responde Juan

    Mariana, se retorcía en el asiento trasero. Hacía señales y gestos con todo su cuerpo.

    – No podemos parar. No podemos confiar en nadie. Si necesitás vomitar, hacelo, Mariana. – le dice Alejandra

    – Necesito todo. - Contestó Mariana, apenas gesticulando.

    – Vos tomá el volante que yo la atiendo, vamos a La Paternal, detrás de Warnes. - Le dijo a Juan.

    Mariana comenzó a vomitar. Alejandra la sostenía.

    – Necesito bajar – Le rogó Mariana.

    – No podemos. No estamos en medio de la ruta. No te pueden ver así en una estación de servicio. Yo te voy a ayudar. – dijo Alejandra.

    – No tengo otra ropa, si mi ensucio vamos a estar jodidos.

    – Tranquila yo te voy a desnudar, vos vas a hacer lo que debas. – dice Alejandra

    – Hermana, vos tenés paciencia y estómago. – le dice Juan

    – A vos te voy romper la nuca. Primero. Se nota que nunca pensás en ser padre. Esto es como cambiar un pañal, pero en un bebé más grande. Es tu amante y le tenés asco al producto de su cuerpo, yo que ella lo pensaría, mañana. Segundo esto es mucho mejor que haber tenido que ir dentro de cuatro días a sacar el cuerpo de la bañera.

    Mariana clavaba los dedos en los brazos de Alejandra. Cada bache le provocaba una nueva nausea y un efecto dominó.

    – Conducí con más calma, que igual vamos a llegar. – ordena Alejandra

    Llegan a una calle perdida y a una casa perdida. Alejandra toca el timbre y, por las dudas, le quita el seguro a su arma. Muy rápido, contrariamente a lo que hubiera esperado a esa hora de la madrugada, un hombre joven, pulcro y con lentes, le abre amablemente la puerta. Ese no era el hombre derrotado y amargado que había visto por última vez, hacia dos años.

    – ¡Alejandra!. ¡Que sorpresa!... que te trae... perdón, que estúpido lo mío... quien te corre... se nota, a simple vista, que hay problemas... pero pasá, pasá... ¿a que me interpongo en tu camino? – dice el morador.

    – Somos tres – Le dice Alejandra..

    – Uno, tres o treinta... si vienen con vos, adelante.

    Juan entra a Mariana en brazos. Ella trataba de conservar aún un poco de su humor o seguía en algún delirio, difícil saber la diferencia. Mientras, sus ojos celestes parecían desaparecen detrás del mar oscuro de sus cuencos.

    – Ah, al fin solos... disculpá que no haya traído el vestido de novia... mi diseñadora tuvo un atraso en su vuelo... creo que no me podrás amar esta noche... tengo mucha jaqueca... puedes decirle a los sirvientes que vayan a descansar...

    – Primero – dijo Juan, vencido con el metro sesenta y los sesenta y cinco kilos de Mariana – una ducha o una bañera...

    – No, bañera, no... basta de bañeras en mi vida...

    El dueño de casa, se manejaba perplejo, pero seguro y parecía adivinar por anticipado cada movimiento. Consciente de su limitación, apoyándose en su bastón, le indicaba a Alejandra cada lugar y dispositivo de la casa. Cuando al fin pueden bañar y acostar en la cama a Mariana, ella cansada les dice:

    – Diganmé que puedo dormir. Diganmé que nadie va a sofocarme con la almohada.

    Alejandra la toma de la muñeca para decirle una frase corriente.

    – Me quedo de guardia.

    – A bueno, eso es otra cosa. Hasta luego. – y se cerró suavemnte los ojos.

    – Vos acostate y dormí también.- Le dice Alejandra a Juan.

    – ¿Adonde? – Pregunta Juan.

    – ¿Como adonde? Al lado de ella. – le indica Alejandra.

    – No, hace calor. – contesta Juan.

    – Ah, claro, el caballero... Ay, hombres... cuando andan alzados no siguen hasta el centro de los volcanes, pero cuando ya están hechos... “tengo calor”... Mirá, te doy segundos y guay que te encuentre en otro lado y sacate la camisa que a la gordita le trae alergia.

    – Eso de gordita estuvo de más – dijo Mariana abriendo un ojo, y volviéndose a dormir.

    – Creo que voy a tener que hacer unos cafés y, no se porque, no me va a sorprender tu historia. - Le dice el anfitrión a Alejandra.

    – Sabés que creo que tenés razón. Pero primero, contame vos, que bien se te ve, che. – le comenta Alejandra.

    – Alejandra. Cuando perdés un partida no podés seguir pidiendo cartas y doblando apuestas. Lo único que te queda es mezclar, dar de nuevo y esperar que las próximas sean mejores. ¿Sabés la diferencia entre venganza y perdón?

    – Sí. Creo que es mucha.

    – No, Alejandra, es apenas una línea dibujada con humo en el aire. Depende de que lado de la moneda estés mirando. En un principio basé mi vida en la venganza. Yo tenía que saber que había pasado. Yo le iba a poner las manos a ese pendejo, que me importaba si era menor o no. Yo le iba a poner un cuete[12] en el medio de la barriga a la madre que lo trajo al mundo. Yo. Yo. Yo... pura soberbia... ¿a donde iba a ir yo si apenas podía arrastras una pierna sosteniéndome con mis muletas? Pero, cuando supe de la muerte del chico, para mi sorpresa, sentí pena. Como si un soldado en una trinchera se enterara que murió aquel que le disparaba... pero no fue uno el responsable. La muerte nos mezcla de forma incomprensible, Alejandra.

    – ¿Y entonces?

    – Cuando un día me calmé. Me fui a buscar al espejo y me dije unas cuantas cosas. ¿Quien te mandó a ingresar a la cana? Nadie, me respondía el otro. ¿Acaso no sabías del riesgo del allanamiento? Si, por supuesto. ¿Y porque fuiste? Por disciplina, por miedo a una sanción, por... Mentira, mentira, mentira (así con un cartel rojo que prendía y apagaba, me contestaban del otro lado del espejo)... fuiste porque sos, siempre fuiste, un pelotudo.

    – Pero, no parece ser la imagen de un pelotudo, la que veo ahora. – opina Alejandra.

    – Y, uno aprende, Alejandra. Cuesta, pero al final uno aprende. ¿que iba a hacer? Pegarme un tiro, dejarme morir en una cama. ¡Minga[13]! Para que se ahorren mi pensión... Ja... ¡de acá!

    – Ay, me hacés reír. No te conocía así.

    – Yo soy así, pero sabés como es la fuerza. “Sí señor”. “No señor”. “Por supuesto señor”. “Afirmativo”. “Objetivo sospechoso abatido. Conducía rodado sustraído en la víspera , Miguel Néstor Néstor cuatro-siete-cuatro...” (día siguiente) “Móvil modulando detuvimos a mujer sospechosa, ejerciendo profesión ilegal... no tiene para el peaje... procederemos a su detención... y posterior empalaje..”.

    – Me reiría mucho, Fabián, sino fuera la triste verdad

    – Es cierto que mi vida no será la que soñé cuando era un adolescente. Pero, al menos rescaté una parte de ella. Después te sigo contando. Ahora, decime que los trae.

    – Mi superior, Lavelli, Carlos Ernesto Lavelli, nos quiso masacrar, por un supuesto cargamento de blanca...

    – Lavelli, Lavelli... me suena... Lavelli... esperá... no mejor vení conmigo...

    Fabián la lleva a su computadora.

    – Esta es mi bitácora. Te acordás de Star Trek.. Desde este ventanal ingreso a mundos insospechados. A ver si te puedo sorprender en algo. ¿Te dice algo esta página?

    – Parece una pagina de la DEA...

    – Si. “parece”, es una página trucha...

    – ¿Cómo una página trucha?... ¿como lo sabés?

    – ¿Como lo sé? Y Como se saben muchas cosas, por accidente...

    – ¿Como por accidente?

    – Yo estaba aprendiendo computación con un pendejo. El pibe me daba clases dos veces por semana... ¿y viste como son los pendejos? Siempre te quieren enseñar la última que se saben. Como me pareció divertido seguí con la suya. No era cuestión de convertirme en un Hacker como él, pero esto es como una película, una cosa es lo que se ve y otra lo que hay detrás de las cámaras. Un día viene me instala un programa de contraespías. “¡Paaa!, el agente de Cipol”, le dije. Se cagó de risa y me dijo que era para saber si la página o programa tenía un programa espía.

    – ¿Que es eso? ¿Un virus?

    – No, Alejandra, los virus son juegos de adolescentes... o de las proveedoras de antivirus... esto es totalmente distinto... Suponete, te conectás a un sitio que tiene un programa un programa de esta clase. Sin que vos te des cuenta, detecta, recopila e almacena todos tus datos e informes. Datos sensibles para ella. Que durante o cuando te volvés a conectar le pasa toda la información a la página anzuelo.

    – ¿Página anzuelo?

    – Claro, ejemplo número uno. Mirá el icono indicador en la barra de tareas. Abro una página porno cualquiera... recorro sus demos... sus fotos y videos gratis... el indicador mudo, como si nada... bueno, entremos a la página... me pide registrarme... mi número de tarjeta... yo le paso mi numero de Master Gold, falsa por supuesto... y... mirá el indicador... fácil... mientras el fulano se regodea con el contenido de la página... del otro lado, automáticamente, sin que medie persona alguna, se realiza una transferencia desde su cuenta... por la mañana el tipo presenta una queja al banco y este le responde que fue él quien la realizó, que incluso cuentan con la firma electrónica suya.

    – Increíble. – dice Alejandra

    – Pero, para que mi compañera no piense que demoro mi vida en hábitos adolescentes. Vamos al caso número dos.

    – Esa es otra página porno. Ay, que espanto, niños, Fabián saca eso rápido.

    – Bueno, la saco, pero te cuento. Este es un programa espía inglés oficial, es decir, permitido por ley secreta. Con ella indagan a los paidófilos, y han podido detectar y prevenir varios ataques sexuales a niños. Esta página es solventada por el estado, pero ellos aseguran, cuando los llevan a los tribunales, que sólo son imágenes robadas a la mafia rusa de prostitución infantil. Como ves el mundo es maravilloso, aquí, allá y en todas partes,

    – Pero vos me trajiste para otra cosa.

    – Sí. Ejemplo tres. Truco dos. La pregunta que yo me hacía era como detectar estas páginas anzuelo. Entonces el pibe me dice: “Y, mirando lo que tienen escrito de atrás”. Es decir, todas la páginas comunes son, por así decirlo, lo que se ve. Pero estás tienen código oculto o algo que te hace caer. ¿Como podés detectarlo?. Dos maneras o te instalás un programa para develarlo con lo cual vos también te ponés en posición de fuego, o mas bruto, pero más seguro, investigar milímetro a milímetro la pantalla.

    – Eso es imposible. Son millones de páginas...

    – Exactamente... entonces...

    – ¿Entonces?

    – Entonces, amiga mía, la casualidad, el accidente. Como cuando Goodyear descubrió el secreto de la vulcanización al volcársele azufre sobre el caucho... convirtiendo ese y todos sus otros años en un “buenaño”...

    – Sigo en ascuas...

    – Estaba yo, como un mamerto, creyendo que esta era una página de verdad, cuando el programita del pibe se activa, como yo ya había seguido todos sus consejos y encriptado todos mis archivos, seguí adelante.... entonces, el bendito mouse que se llena de pelusa. Como corresponde a un buen chico procedo a limpiarlo, cuando.... cuando el apuntador se coloca justo sobre el pico del águila del escudo... mi mano torpe presiona el botón secundario... y ocurre.... esto.

    Frente a ellos, se despliega la verdadera pantalla.

    – Esta página – le cuenta Fabián a Alejandra - la usan los carteles para saber de sus informantes y las posibles traiciones. Si alguno pretende entrar a la página de la DEA para pasar información. Pueden ocurrir dos cosas o que desaparezca el contacto que uno creyó haber descubierto, en forma real o virtual, o lo peor, si ni sos lo suficientemente cuidadoso, que te descubran a vos y te pongan con la nariz para arriba, mirando como crecen los rabanitos desde abajo.

    – ¿Pero cuál es el propósito de que tengan una página así?

    – Tiene varios propósitos. El primero sincronizar sus movimientos. Información y contrainformación. De esta forma pueden ordenar movimientos al toque. Pero vamos a ver si lo encontramos a tu querido Lavelli.

    – ¿No pretenderás encontrarlo con su verdadero nombre?

    – Esta es una página seria y muy bien organizada. No sólo podés encontrar a un narco con su verdadero nombre, sino con sus nicks, su posición y su misión actual. Puedo saber quien fue y que hace cada agente.

    – Pero así como vos la estás viendo, no lo puede estar haciendo la DEA verdadera.

    – Seguro. Pero la cuestión es saber manejar la contrainformación. Son códigos como en toda guerra. Ciertos datos se siguen manejando persona a persona. La página logra agilizar los trámites... bueno... ¿este fulano era Carlos Rodolfo Lavelli?

    – Sí.

    – Alias, Cardo Rojo, 42 años, jefe de zona 32, contratraslados...

    – ¿Que es eso?

    – Son los que vuelven la mercancía reelaborada hasta los puertos internos, trabajo ingrato.

    – ¿Porque ingrato?.

    – Porque tienen mucha responsabilidad y poca guita. Apenas cuenta con dos niveles a cargo, marginales y algún jefecito de patota. Para poder moverse groso o bien se lo imponen de arriba o pagarlo de su propio bolsillo. Encima está en amarillo.

    – ¿Amarillo?

    – Sí. Los que están circulando bien, son clave verde. Los que tienen problemas están en clave amarilla. Y los que están muertos en rojo. Tu amigo aún tiene una oportunidad de rehacerse, si dentro de un tiempo, que se determina de arriba, no recupera la mercancía. Pasa a clave roja y es hombre muerto.

    – ¿Y los muertos de verdad?

    – Esos, simplemente, son enterrados, y desaparecen de la base de datos. ¿Que perdió este pobre hombre?

    – 20 kilos de refinada.

    – Humm... mucha guita... la suficiente como para que cualquiera torture hasta a la madre... pero...

    – ¿Pero?

    – En su situación yo no sabría que hacer realmente. Si el tipo masacra a todo lo que se le pone adelante, pierde la única forma de saber donde esta la merca... pero aunque la recupere sabe que igual es hombre muerto...

    – Y si es hombre muerto, ¿porque figura en amarillo?

    – Y, nena, él también accede a la página y ellos de esta forma “le dicen” que se apure.

    – Se puede saber quienes lo están ayudando, quienes están por encima de él.

    – No, en clave amarilla, arremangate y arreglate. Ni él mismo puede saber, si el que supuestamente lo va a auxiliar, no sea el mismo que después le ponga un tiro en la nuca. Lo que los jefes quieren es la merca y rápido.

    – ¿Y que podemos hacer? Yo no conozco el paño de narcóticos. Saliendo de esta casa, no puedo confiar en nadie.

    – Lo primero es ver mi freezer. Tienen que quedarse un tiempo, encanutados acá sin dar ninguna señal de vida. Y eso me incluye a mí. Debemos hacer las cosas de tal manera que nadie, ni el más respetable de los vecinos, ni aquellos que saben que soy cana retirado, observen cambios en mi vida. Después de todo, yo sería uno de tus posibles contactos.

    – Ay Fabián, no queríamos traerte semejante quilombo.

    – Mi querida Alejandra, hace dos años que estaba esperando una oportunidad así. De volver a la acción.

    – Pero podemos crepar todos, vos también.

    – Sí eso pasa, esta vez será distinto. No seré el boludo que va a donde le dicen para cubrir apariencias. Con estos tipos la guerra es personal, cuerpo a cuerpo. Si me toca una bala en la frente, esta vez será en conciencia de combate. Volver a la vocación original, como nos decían en la escuela. Y recordar que no somos simple tropa, somos Oficiales de la Nación.

    – Sí, al paso que vamos, dentro de poco no va a quedar Nación, pueblo, ni cascote en donde sentarse.

    – No seas tan pesimista. El mundo no fue mejor, ni peor antes que ahora. Estos cachetazos son para que uno se despierte y vea, entre tanta alienación, como es el mundo real. Es un mar de mierda, así que nosotros tenemos que sacar el periscopio y buscar donde hay unas lindas palmeras donde tomar sol.

    – Pero no podremos estar toda la vida escondiéndonos. Yo dentro de dos horas, por ejemplo, debería tomar mi puesto.

    – Puesto al que no vas a poder volver jamás.

    – En cuanto le ponga una bala en el culo a Lavelli...

    – Disculpame, Rambo Femenina, esto no es una película; no es que ahora te morís y en la próxima te dan otro papel. Acá cuando te la dan, te la dieron y fuiste. Dejemos la acción para cuando haga falta, tratemos de usar la croqueta. Yo sé que ahora estamos desconcertados como hormigas a quienes le patearon el hormiguero, pero démosle tiempo al tiempo.

    – ¿Tiempo? ¿Cuanto tiempo?

    – Difícil saberlo, pero por ahora, lo que ustedes deben, luego de tanta tensión, es descansar. No desprenderte ni por un momento de tu arma, pero descansar. Yo, por ejemplo, voy a desayunar como siempre, voy a llamar a un remís y no voy dejar de realizar mi ejercicio semanal de tiro.

    – Pero, ¿cuando desayunás, cuando dormís, vos?

    – No te preocupes. Vos sabés que soy goloso como un chico. Es como si me hubieras traído un postre y no me lo puedo comer hasta que no termine mi tarea. Y como todo cana, tengo una pasión por el sadismo. Yo sé que, a pesar de todo, no podés estar segura ni siquiera de mí. Pero son las reglas de juego. Reglas que nosotros no inventamos. Te desafío a que duermas y me dejes a mí montar guardia. Si pienso matarte lo haré sin que sufras, je je.

    – Ah, gracias, eso va ha hacer que sueñe con los angelitos. – le contestó Alejandra, que se dormía en su silla.

    – Yo en cuanto el sol salga y los negocios abran voy ha hacer mi vida. Entonces pueden irse o esperar. Y yo puedo traer la trompeta del 7º de Caballería o hacer sonar las Campanas del Infierno. Mirame a los ojos, si la verdad es lo último, voy a Hollywood a que le saquen el Oscar a De Niro y me lo den a mi. Es de esperar que no nos hayan detectado. Dormí Alejandra, que esta guerra también es mía.





    ¿Que hace Fabián?

    F14



    Fabián sale de excursión. Las chicas sólo quieren divertirse



    Fabián recibe visitas. Resonancias





    Volver a fin anterior Volver al principio






    La felicidad es un revolver ardiente
    (Happiness Is A Warm Gun)



    Juan tomó el volante. Alejandra se sentó en el asiento trasero, haciendo de su falda una almohada para Mariana, que comenzaba a desvariar. Pronto se empezó a internar en calles,.por lo menos dudosas.

    – ¿Dónde nos traes? Mirá que no tengo ganas de quedar embarazada de un padre desconocido – le dice a su hermano.

    – Vos fumá, que papá sabe.

    – Espero que sí porque sino el último acto de mi vida será sacarte el ojo derecho con “esta” uña.

    – Pero, che, que poca confianza. Alguna vez te fallé.

    – No me hagás acordar.

    – A ver, ¿cuando?

    – El turco Simón.

    – Pero eso fue cuando era un pendejo. Yo apenas tenía 18 años y él 25..

    – Sí. Pero si no me meto no sé si la contabas, te estaba recagando a trompadas. Pasé mas vergüenza yo, que vos y él juntos.

    – ¿A que le llamás vergüenza?

    – A tener que revolcarme para sacártelo de encima. No hubo uno que luego no me recordara el color de la bombacha.

    – Je je je..

    – ¿de que te reís?, tarado.

    – Que la única vez que ese infeliz tuvo una mujer encima, fue una que le dejó la cara como un tomate reventado. Nunca vi una mujer cagar tanto a piñas a un hombre.

    – Sí, después nunca se me acercó ninguno, todos me tenían miedo.

    – No te mientas. Los que te tienen miedo son aquellos que tienen la mujer para someterla, humillarla, golpearla y con vos no podrían. Un hombre de verdad no le tiene miedo a ninguna mujer... ni a ningún otro hombre.

    – ¿Que hacés ahora?

    – Que voy a hacer, estaciono el auto.

    – ¿Acá? Esto parece el patio de recreo de la penitenciaría federal.

    – Si dejaras de razonar como policía, te darías cuenta que estás en territorio amigo.

    – Sí, seguro, me siento como misionero dentro de la olla de los caníbales. ¿Donde estamos?

    – En la casa de Nora.

    – ¿Esta es la casa de Nora? Y vos me traes a mí, vos traes a una pareja tuya, a la casa de otra amante.

    – No jodas, lo nuestro con Nora ya fue.

    – Eso espero.

    – ¿Te podés correr un rato del papel de mi madre?

    – No puedo... no quiero... bueno vamos, bajemos, peor no podemos estar.

    Juan baja primero, saluda señal a unos amigos que se peleaban por el último sorbo de una cerveza, tirados en a lo largo de la vereda. Abre la otra puerta del auto y tira el asiento delantero para que las mujeres puedan bajar.

    – Mariana, tratá de bajar los más derecha posible. Que no vean que estás mal. Hagamos que parezca una visita social. – Dice Juan.

    – Sí, Mariana – dice irónicamente Alejandra – al embajador de España le dicen lo mismo cada vez que viene.

    Mariana apela a toda su entereza para ponerse de pie y caminar recto hasta el porch de la casa, iluminado, apenas por una luz pobremente amarilla. Alejandra hace una mirada de inspección hacia los costados de la calle.

    – Eso que están fumando esos tres, no son Benson – le dice Alejandra a Juan, mientras le aplica un pellizco.

    – Auch!... bueno, nadie es perfecto.

    – Si ya veo, pero hay gente que se esmera en no serlo.

    La habitante tarda en responder. Primero se ve un ojo asomar por la mirilla. Luego el sonido de una llave girando.

    – Ah, sos vos – dice Nora, con una cadencia propia de una miss simpatía – y ahora que carajo querés.

    – Viste – le dice Juan a Alejandra – te dije que lo nuestro ya fue.

    – Hola Nora – le dice seguidamente a la dueña de casa – ¿podemos pasar?.

    – Y, si ya pusiste el pie en la puerta para que no te reviente la nariz de un portazo. – Dice Nora.

    – Cuanto amor que hay por acá – le dice Mariana a Alejandra, casi al oído.

    – Y esas, ¿quienes son?

    – Dos amigas mías.

    – Uy, a este lo mato, después de esta firmo el divorcio de fraternidad – le dice entre dientes Alejandra a Mariana, tratando que Nora no se diese cuenta.

    Nora los hace pasar al pequeño living casi en penumbras, situación que modifica encendiendo la luz de una vieja araña de cristal, aún funcionaban tres de sus ocho luces. La casa era grande, los muebles tan viejos como ella. Sobre el modular montones de retratos. A un costado un triciclo plástico, señal que al menos alguien más habitaba la casa. Nora se percata de la mirada inspectora de Alejandra.

    – Es de mi hijo Nicolás – le dice.

    Alejandra sonríe de compromiso. Mariana se sienta en una de las sillas que rodeaban la mesa, sin poder disimular su cara de momia egipcia.

    Nora era una morocha espigada, de pelo corto y lacio. Unos llamativos ojos café que hacían juego con su tez levemente morena.

    Juan intenta entablar una conversación coherente, pero es interrumpido por Nora.

    – Bien, a que se debe tu cordial visita a las tres de la mañana.

    Alejandra pierde la paciencia y contesta.

    – Sí yo también, quisiera que mi amigo nos devele el misterio.

    En ese momento Alejandra advierte un retrato que le pareció familiar. Se para y lo toma entre sus manos. Conocía al hombre del retrato pero no podía recordarlo.

    – Ese era mi viejo – le cuenta Nora, intrigada por la actitud de Alejandra.

    – Este hombre, ¿es policía? – pregunta Alejandra.

    – Y quien no en esta familia.

    – ¿Vos sos policía? – le pregunta Alejandra.

    – Y claro, mi viejo nos metió a todos dentro. Quería que ya que ninguno destacaba en la escuela. Al menos tuviéramos un laburo fijo. ¿Vos no tendrás nada en contra de la cana, no?

    – No, para nada – dice Alejandra, tratando de dar una oportunidad a que Juan explique sus motivos.

    – “Este” también, según me decía, tiene una hermana cana – le comenta Nora – Me decía que le tuviera paciencia, que él me iba a conseguir, por su intermedio, un traslado a un lugar mejor. Así pasaron los meses. El comiendo de mi mesa y durmiendo en mi cama. Pero ni hubo traslado, ni jamás conocí a su famosa hermana.

    – Disculpame – le dice Alejandra a Nora – Nicolás, ¿duerme?

    – No, cuando me toca la guardia del frigorífico, hago extras sabés, lo mando de mi hermana, que vive acá a dos cuadras.

    – ¿Duerme alguien en la casa? – vuelve a preguntar Alejandra.

    – No, ¿porque?

    – Eso solo quería saber – le contesta Alejandra haciendo su ultima sonrisa de princesa sueca y pegando un puñetazo sobre la mesa, que fue amortiguado por los dedos de la mano izquierda de Juan.

    – Ay, Alejandra, loca de mierda – dice Juan mientras pone los dedos debajo de su axila izquierda.

    – ¿Cómo Alejandra? – pregunta Nora.

    – Alejandra Benetti, encantada de conocerte – le dice estirando su mano – Oficial Inspectora Benetti, mucho gusto.

    – ¿Vos sos la famosa hermana? Nunca te hubiera imaginado así. Bah, no sé como te imaginaba, pero no así.

    – ¿Y como entonces? Bueno, es hora que nos saquemos los disfraces. No vengo a proponerte ningún traslado, estamos en graves problemas, ya te vas a enterar en cuanto pongas el noticiero. – le comenta Alejandra.

    – Ah, que agradable. Me sacan de la cama a las tres de la mañana, para traerme problemas – contesta Nora entre seca y asustada.

    Entonces Juan le cuenta cual es la situación.

    – A buen puerto fueron por leña – dice Nora – este es el barrio donde Lavelli recluta sus correos. Mirá que el mundo es chico.

    – ¿Puedo hablar? – dice Juan.

    – Sí – le dice Alejandra enojada – espero que tengas una buena historia.

    – Primero que no tenía ninguna idea de que Lavelli tuviera zona por acá y segundo que, después de todo, por eso mismo él no nos va a venir a buscar acá.

    – Bueno, tranquilos – dice Nora – como dije, el mundo es chico. Lo que me cuentan me asusta mucho, pero puede ser la oportunidad de vengarme de él.

    – ¿Porque te tenés que vengar de él? – pregunta Alejandra.

    – Yo sé que él mando a matar a mi viejo. Nunca lo pude probar. Probarlo, mejor dicho, intentar siquiera probarlo, hubiera sido otro sobretodo de madera para mí. Todavía me duelen sus manos sobre la espalda cuando vino a darme el pésame. Yo estaba tan muerta de miedo, que me abrace a él, haciéndome la que no sabía nada.

    – ¿Como lo sabés?

    – Mi viejo encanó a un pibe que le servía de correo. Esa misma noche me contó que estaba pasando y a la mañana siguiente lo madrugaron en el puesto, desde una moto. Acá todos dicen que fue un amigo del pibe. Puede ser. Pero no se presentó ningún testigo a declarar. Yo puse violín en bolsa y me hice la boluda. Él tampoco se creyó mi cara y me tiene vigilada.

    – Nunca me contaste nada, me contaste de tu viejo, pero nunca de que lo habían matado – le dice Juan.

    – Lo único que quería era un hombre a mi lado. El padre de Nicolás se tuvo que ir cuando yo iba por el tercer mes de embarazo – dice Nora.

    – Típico de los cobardes – dice Alejandra.

    – No, no fue eso. Un día lo pararon y le dijeron que mejor volara, que lo iban a reventar a él, a mi y al hijo.

    – Ah, él sabía de su hijo.

    – No. Se enteró en ese momento. Yo pensaba decírselo esa semana, pero me ganaron de mano.

    – ¿Y como lo sabían los otros?

    – Simple. Yo me hice los análisis en el Churruca y alguno sacó copia.

    – ¿Como sabés que no estaba implicado también él?

    – El era un civil. Un muchacho bueno. Operario del frigorífico. Sólo se que vive por una carta que me mandó, explicándome todo.

    – ¿De donde te la mandó?

    – No sé. La carta vino sin remitente. Disculpen podemos cambiar de tema. ¿Les sirvo un café? ¿La señora, quien es? – dijo Nora mirando a Mariana que seguía con cara de vidrio.

    – Este... sí, para mí cortado – dijo Mariana esperando que se abriera un hueco en el piso.

    Alejandra que no quería seguir manteniendo secretos, luego de tal historia, le cuenta.

    – La señora es Mariana, la actual pareja de Juan.

    – Juan, hombre moderno – dice Nora, sin poder ocultar su molestia – algo vamos a hacer, cuenten conmigo. No es que me muera de alegría de ver a este zángano... op... perdón, a su señor hermano, Oficial, pero dicen que durante la guerra, aliados que no se soportan, igual empujan para el mismo lado.

    Nora desaparece tras una cortina y Alejandra pide explicaciones con la mirada.

    – Se quería casar – contesta Juan.

    Al volver, Nora sirve los cafés.

    – ¿Azúcar? – Le pregunta Nora a Alejandra ignorando olímpicamente al resto del auditorio.

    – Sí, dos, por favor. - Contesta Alejandra.

    Mariana, quien reconocía su circunstancial desventaja física, sólo baja los ojos. Pero Nora, con gracia diplomática, hace lo propio con ella. Juan levanta la mano indicando “tres” con los dedos.

    – Bien, – le dice Nora – una, dos, tres...

    Y le vuelca la azucarera dentro de la taza.

    – Creo que no soy bienvenido – dice Juan, mientras se aleja de la mesa, para evitar el café sobre su pantalón.

    – Dos meses llorando. Creyendo, soñando que volverías...

    Mariana trata de interrumpir la guerra unilateral.

    – Perdoná – le dice a Nora – La culpa es mía. Es largo y complicado de contar, pero es así. Creo que debemos tranquilizarnos y tratar de pensar el próximo paso. Por empezar necesitamos ropa, necesitamos dormir y que vos salgas a trabajar como todos los días. Nosotros, si no podemos actuar, no existimos, y si actuamos también te ponemos en peligro. Creo que fue una mala elección este lugar. Pensándolo bien, creo que es mejor que sigamos viaje...

    Alejandra levanta la vista, busca su arma con velocidad de rata perseguida..

    – Ruidos – dice – alguien viene.

    Alguien comienza a golpear la puerta de calle como para derribarla. Nora apaga la luz. Dos hombres armados de navajas derriban la puerta. Pero se detienen cuando ven entre las sombras la figura recortada de Alejandra, firme y apuntándoles.

    – Al suelo – grita Alejandra.

    Los hombres se comienzan a arrodillar pero no sueltan sus filos.

    – Al suelo, larguen, que les vuelo la cabeza – vuelve a repetir – ustedes, controlen las ventanas y la salida de atrás.

    – No disparés, sólo veníamos por Nora, pensamos que nos estaba buchoneando – contesta uno – sólo queríamos apretarla.

    – Te equivocaste muy mal, si escucho un solo ruido de afuera más, te disparo sin preguntar.

    – No, flaquita, te juro que no hay nadie más. – le contesta, sollozando, el otro.

    – Espero que ningún gato salte por el tejado, porque mi dedo índice se contrae cuando me sobresalto.- le volvió a decir Alejandra.

    Se hizo una calma aparente.

    – Juan, revisá el auto y ponelo en marcha, nos vamos.

    Juan sale disparado hacia la calle, con su arma firme en su puño inexperto. Abre el auto y este arranca sin dificultad.

    – Vamos – grita Juan.

    – Vamos – dice Alejandra – vos también...

    – No. No, mi hijo...

    – Si no venís, tu hijo te va a tener que llevar flores al cementerio. Vamos y trae tu arma– le ordena Alejandra.

    – Esto se complica cada vez peor – dice Mariana, que aún no lograba manejar su cuerpo – porque tarda esa mina, ahora.

    Cuando ya los tres estaban en el auto, Alejandra rodea a los hombres que seguían quietos en el piso, recoge las navajas del piso y de un solo movimiento les hace un corte rápido en los tendones de Aquiles que más a mano tenía.

    – Lo siento. Es para que no se les ocurra seguirnos – les grita, mientras se toman los pies y sube al auto.

    Luego de 20 minutos de vagar sin rumbo. Alejandra se da por vencida y decide que va a entregarse al comisario Jiménez.

    – Nos van a matar a todos – dice Juan.

    – En este camino también – contesta Alejandra – se me acabaron los escondites. Paremos en un teléfono público.

    Alejandra hace bajar consigo a Nora. Marca un número.

    – Te van a atender. Decí que me tenés detenida y esposada. Que me reconociste por la foto del noticiero. Que no permitirás ningún intercambio en límite de jurisdicción. Que no dejarás que te soplen la recompensa. – Le explica Alejandra a Nora.

    Alejandra pone su arma reglamentaria en manos de Nora. Nora, dando a entender la firmeza y nerviosismo que suele en tales casos, dialoga con tres personas, hasta que la atiende el comisario Jiménez, desde su casa, adonde habían transferido la llamada.

    – Puede ser una trampa – le aclara Alejandra a Nora – o puede que no nos me hayan creído. Pero desde este momento soy una detenida tuya, no importa la invasión de jurisdicción, eso será apenas una desprolijidad tuya, de las que suceden todos los días. Sólo quiero dejar a mi hermano y a Mariana en algún lado.

    Juan y Mariana bajan en una plaza. El auto sigue viaje. En la comisaría ya las esperan. Alejandra llega esposada a la espalda. Nora la lleva del brazo derecho con el arma en la mano, apuntando, como indica el reglamento, hacia el piso. El comisario Jiménez con cara de sueño y la chaqueta a medio abrochar la mira, con una sorpresiva cara de comprensión.

    – Sabés que de todas maneras te debo detener – le dice el comisario – Ya sabemos que pasó, el tercer eslabón perdido vino desesperado a entregarse y lo denunció a Lavelli. Lo tengo en una celda a la espera de una orden del juez. Todos sabemos como se manejan estas cosas, lo más probable es que este salga. Pero si hay mas muertes, te aseguro, que yo voy a caer del mismo lado que vos. Acá nadie es trigo limpio, pero la muerte de tu compañero González, acá es delito mayor. Eso lo sabés. No hay nada pero que policía que mata a un policía. A ver, vos, Juárez, acompaña a la Oficial a su celda. Usted puede retirarse.

    – Agente Nora Barrientos, es mi nombre. Bueno, disculpe, yo estoy confundida – dice Nora – traigo a una detenida y de pronto resulta otra cosa. Ni siquiera traigo mi uniforme reglamentario. Acá le entrego el arma de la oficial. Quisiera al menos acompañarla hasta su celda. Y hacer constar la entrega en el libro de guardia.

    – No hace falta, Nora – le dice despacio Alejandra – voy a estar bien.

    – Vos dejame, conozco bien esta comisaría. Mi viejo trabajó dos años acá. Tenía 8 años, y a falta de guardería, me traía acá y jugábamos al poliladron con la hija de un compañero suyo.

    – Bueno, si insistís. Si me hubieras querido matar ya tuviste tu oportunidad.

    Juárez toma del brazo a Alejandra. Nora la sigue a tres pasos. Al llegar frente a la celda de Lavelli. Alejandra lo escupe. Lavelli se sonríe. Y le hace un gesto soez con las manos.

    Nora pone su mano por dentro del pantalón. Allí donde la palpación de armas sólo es para las parejas de los presos, en visita íntima. Saca un arma pequeña y comienza a disparar. Lavelli es sorprendido y no tiene tiempo de guarecerse. Cuando Juárez logra desarmarla ya lo había descargado, con la certeza que otorga la venganza. Lavelli la mira y recién entonces la reconoce.

    – Saludos, Lavelli, de parte del Sargento Ayudante Carlos Alfredo Barrientos.

    A Lavelli se le borró la sonrisa.







    Volver a final anterior Volver al principio




    Resonancias
    (Echoes)



    El sol que entraba por una rendija de la ventana, despertó a Alejandra. Miró su reloj pulsera. Las tres de la tarde. Se toco el pecho, no tenía ningún disparo. Escuchó murmullos que venían de la habitación. Se levantó del sofá. Le dolía el cuello. Se descontracturó con su palmas. El sonido podía ser confundido por un llamado a la puerta. Se asomó a la habitación. La palidez natural de Mariana se acentuaba por el reflejo de una cortina azul.

    – ¿Como está? – Le preguntó a Juan.

    – Según ella mucho mejor, pero no en condiciones de correr los 400mts por postas – Le contestó Fabián, quien tomándose de su bastón los invitó a tratar de almorzar algo.

    – Tuve una pesadilla. – comentó Mariana – necesito papel y lápiz para no olvidarla.

    – ¿Con qué soñaste? – Le pregunta Juan.

    – Colores, números, muchos números... – Responde Mariana – eran como si fueran números y los garabatos que hacen los dibujantes de historietas cómicas para significar los insultos.

    Entre Alejandra y Juan ayudaron a Mariana a que llegara hasta la pequeña mesa de la cocina. Fabián le acercó prontamente, papel y unos simples fibrones multicolores. Mariana, presa de una concentración hipnótica, dibuja casi con furia algo incomprensible sobre el papel.

    – ¿Y eso que es? – Pregunta Fabián.

    – No sabemos, ella tampoco lo sabe. Son visiones según ella dice – Responde Juan mientras Mariana seguía dándole toques y retoques.

    – Para no saber lo que es, es bastante hermoso. Quizá no tenga significado, pero plásticamente es muy hermoso. Yo lo enmarcaría y lo colgaría en mi pared. – Opina Fabián.

    – Te puedo asegurar que esto no es pintura por placer – Le asegura Mariana, levantando la vista.

    – Bueno, todo el mundo a comer. Disculpen lo extenso de la geografía, tendremos que hacerlo por turno. Y debemos apurarnos porque a las cuatro viene mi profe de computación. No puedo suspender mi vida normal. Eso levantaría sospechas. Pero se me ocurrió que después de todo, mi prima de La Plata puede pasar de visita. Y ustedes dos se van a quedar calladitos durante dos horas en mi habitación. Espero que no sufran claustrofobia. Alejandra vas a tener que cambiar tu look.

    – ¿Porque? ¿No estoy presentable?

    – Sí. No es por eso. Tu foto apareció en todos los noticieros. Por ahora, te dan por desaparecida. Y... “por ahora” no te vinculan con los homicidios.

    – Lo que es matar con chapa. – Vuelve a comentar Alejandra

    – Bueno. Eso lo sabés tanto como yo. Hasta que no encuentren tu arma y le hagan prueba de traza, no podrán saber que fue tu arma quien les disparó. Por otro lado, ya los tienen identificados.

    – Ah, si..

    – Son de los muchachos que salen a trabajar medio turno.

    – Ah, bueno...

    – Hablen para que el pueblo entienda – Protesta Juan.

    – Son presos de alta peligrosidad – le explica Fabián - que salen por cuatro o cinco horas para hacer un trabajo. Luego, “como todo el mundo sabe”, si ellos están presos no pueden cometer tal o cual delito. La cosa es fácil, salvo que pase lo que pasó anoche, o sea que los bajen. Parece que hubo mucho testigo, porque lo usual es que los embolsen y asunto terminado. ¿Me entendés?

    – A por eso es que digo que no me gusta salir. ¿Como pudieron haber elegido este trabajo? – Le dice Juan

    – Ah, nene, es largo de contar. Que la cana es un mal nadie tiene duda, pero sin querer ser simplista y caer en frases remanidas, es un mal necesario.

    – ¿Como podés decir eso, si hasta los mismos componentes son sus víctimas de todos los días?

    – Mirá te voy a contestar como un profe mío, es una respuesta cínica, pero válida. Me lo hizo en forma de fábula. Suponete que tenés que cazar una rata de “este” tamaño, ¿que usas un gatito doméstico o un coyote?

    – Nunca vi un coyote en persona, pero supongo sí, un coyote.

    – Pero resulta que los coyotes son desagradables, encima de tener la mala costumbre de perseguir a los correcaminos, atacan a las ovejas y algunos, encima, se hacen amigos de las ratas. Por lo tanto como hicieron los granjeros de Texas, los exterminamos y entonces...

    – Nos llenamos de ratas.... Sí, como fábula, parece que funcionara, pero ¿de donde salieron las ratas? De la injusticia, de la falta de protección de la familia y, en un pequeño número, los peligrosos de verdad, simples enfermos mentales que necesitan atención psiquiátrica.

    – Si, nene, eso parece estar comenzando a funcionar en Europa; pero acá estamos en Aryentine, Sudakalands. Algo he leído.

    – Pero seguro que no en la escuela de policía. Seguro que lo que viste es sobre la construcciones de panópticos. Pero la realidad supera la ficción... 1984, Big Brother, cruce de información, estado de cuenta, antecedentes digitales... Six Millons Man, Robocop, ejércitos de clones...

    – Me parece que exagerás.

    – Puede ser, pero, ¿porque un ratero va en cana y quien lo manda no?. No hace falta crear clones, sólo alcanza con lavarles el cerebro.

    – Este si fuera tan hábil para trabajar como lo es para hablar, estaríamos todos forrados en guita y seguro no estaríamos aquí. – Lo reconviene Alejandra.

    – ¿Como podés saberlo? – le responde Juan - ¿Como saber cuando te vas a chocar con el poder? El poder es un tren que cuando viene a vos te parte, te arrolla, como un tren rápido...

    – Callate – Dice ofuscada Alejandra, mientras le da un cachetazo a su hermano.

    Juan por respuesta. La abraza mientras le dice:

    – Yo también lo sufrí, no te olvides... Viste, Fabián, la impertérrita oficial Benetti, también llora. – dice Juan.

    – Sí, seguro... y se bien porque... lo siento... – Contesta Fabián.

    Timbre.

    – Alguien en la puerta – Observa Mariana.

    – Uy, nos distrajimos, silencio y a la cucha. Vos, Alejandra, andá a arreglarte que yo lo distraigo un momento. Esperemos que no le llame la atención el despelote de la cocina. Una cosa más, no sabe que soy yuta.

    – ¿Porque? – Pregunta Alejandra.

    – Después de esta charla con tu hermano, ¿me preguntás eso? – contesta Fabián.

    Segundo timbre. Fabián se dirige a la puerta. Por ella entra un adolescente típico. Típico en función de la expectativa que tenía Alejandra, que lo observaba desde la puerta entornada del baño. Cabello corto, peinado con gel, teñido de azul. Lentes Ray Ban rigurosos, los ojos negros siempre por encima del marco. Jardinero azul, con varios cortes transversales y asimétricos sobre los muslos, remera naranja. Zapatillas Nike auténticas, debidamente desflecadas. Una carpeta con un enorme adhesivo de “Aguante Linnux, muera Microsoft”. Con Fabián se saludan golpeando sus palmas al estilo Bronx.

    – ¿Que hacés, man[14]? – saluda el pibe[15].

    – Bien, pasá, por favor. Perdoná el desorden pero tengo visitas. – le dice Fabián.

    – Ah, guacho[16], te estás curtiendo[17] una mina.

    – No, Gabriel, ¿como se te ocurre? Es una prima que vino de visita de La Plata.

    – ¿Prima? Habría que ver. Si yo te contara cosas de primas..

    – Bueno, no me cuentes... – lo reta Fabián, no pudiendo evitar la risa.

    – ¿Y?, man. ¿Que tenemos hoy? ¿Tuviste algún problema?

    – No... este... bah... sí... le estuve mostrando unas cosas a mi prima... pero esperame un momento...

    Mientras Fabián va a llamar a Alejandra, que estaba esperando la indicación del apuntador para entrar en escena, el chico observa el dibujo de Mariana.

    – Che[18], que maza... ¿esto es tuyo?... – Le grita Gabriel a Fabián.

    Fabián vuelve con Alejandra, quienes se miran contrariados ante el olvido de esconder el dibujo, que ya estaba en manos de Gabriel.

    – No, se lo compró mi prima a un dibujante de la feria artesanal.

    – ¿Seguro?

    – ¿Seguro que? – Pregunta Alejandra.

    – No parece que tengas onda de curtir[19] Pink Floyd.

    – ¿Y que onda tengo?.- le dice Alejandra con animo de desviar la atención.

    – Humm... ¿soltera?

    – Digamos que sí... – Responde Alejandra.

    – Ese, “digamos que sí”, me suena a “estoy sola, pero de vez en cuando aceito[20]”. – le dice Gabriel.

    – Me parece que estás pidiendo demasiada información. – le dice Alejandra sornriéndole

    – Bué, bué... sí... vestido, peinado... y yo te doy un Arjona o un Sabina... – contesta Gabriel.

    – Muy... bien... podrías dedicarte a la psicosocilogía musical... – opina Alejandra.

    – No, a mi dejame los fierritos... cuando termine esta cagada de secundario, voy a ser Ingeniero de Sistemas... – retruca Gabriel.

    – No, tenés razón, no tengo ninguna onda con Pink Floyd. La verdad es que lo compré porque me gustó nada más. ¿Que te dice? – pregunta Alejandra.

    – Ah, a mi me dice... me dice, que me están cargando... – contesta Gabriel

    – ¿Porque? – le dice Alejandra, sorprendida.

    – Porque la feria artesanal más cercana, donde haya un pintor o dibujante, está como a 20 minutos. Entre compra y llegar hasta acá, digamos en taxi, bien rapidito y cuidándolo del viento de la ventanilla ... no tuvo tiempo de secarse. Y ninguno de los pintores de feria de todas las que yo conozco, que son unas cuantas, pinta a fibrones, como esos que, “casualmente”, tiene Fabián sobre la mesa de la PC. – contesta Gabriel.

    – Bueno, esta bien... pero decinos que te dice el dibujo... ¿sí? – pide Alejandra.

    – Ahí, vamos mejor, honestidad es la palabra. – pontifica Gabriel.

    – Es que a veces la mentira puede salvar una vida. – Inquiere Fabián.

    – Como dice mi viejo, “Te soportaré vago pero nunca mentiroso”. Así que cuidemos la fuente de alimentos y vayamos de frente. – afirma Gabriel.

    – No parece ser de vago presentarse puntualmente a trabajar. – Le comentó Alejandra.

    – ¿Trabajo? No, esto no es trabajo. Sólo digo lo que sé y el señor me paga. – dice Gabriel.

    – Pero volviendo al tema que vos sacaste, ¿Porque Pink Floyd? – pregunta Alejandra.

    – Son dibujos superpuestos de tapas y diseño interior de sus discos. – dice Gabriel.

    – Parece que conocés del tema. – comenta Alejandra.

    – No, un poco nomás. Mi tío, el hermano de mi vieja es refana[21]. Cuando yo era chico él me contaba, me hacía escuchar, me mostraba sus videos. No a mi no, yo estoy en otra, eso es para los dinosaurios. En este momento estoy pasando una crisis. – dice Gabriel.

    – Ah, una crisis. – dice Alejandra, sin poder ocultar que le haya causado gracia.

    – Sí, no sé cual es la onda[22] que me pertenece... – contesta Gabriel.

    – La onda... – repite Alejandra.

    – Claro, todos tenemos una onda. Está el que tiene onda de oficina, rocker, punk, Hip Hop, tangueros, salseros, y así siguiendo... la música es sólo la forma de expresarla, ¿me entendés? – pregunta Gabriel.

    – Sí, creo... bah, trato... – Contestó Alejandra

    – Ustedes dicen ser fieles a una fe, afiliados a un partido, socios de algún club... ven, esa es su onda... la nuestra es transitoria, vital e informal. Ritos, mitos que si llegan a consolidarse, se convierten en leyenda, y si se afirman, son el nuevo dogma de fe, el nuevo paradigma[23]. – redondea Gabriel.

    – ¿Que es lo que te llamó la atención del dibujo? – Dice Alejandra.

    – Los números, no sé que puedan ser los números. – respondió Gabriel.

    – ¿Y si yo te dijera que en realidad es un acertijo que alguien nos hizo y no podemos develar? – le dice Alejandra, como la nena que pone alpiste debajo de una caja de zapatos.[24]

    – ¿Es cierto? – dice Gabriel, como el pajarito[25] ingénuo.

    – Cierto, pero... antes, mientras tu cerebro comienza a activar la inteligencia inconsciente... nos quedó una duda... ¿Como podés estar seguro de que tu programa no puede ser detectado? – Le preguntó Alejandra.

    – Porque es un programa de autorréplica multiforme...

    – Ah, sí, sí, para mi, con un poco de salsa blanca.¿Como es eso? – Le contesta Alejandra.

    – La misma que usaban y aún usan algunos virus, una técnica ya un tanto vieja. Se copia a si mismo pero cambia su forma permanentemente. Es como si vos cambiaras los muebles de lugar todos los días, la casa es la misma, los muebles son los mismos, pero la forma siempre es distinta. Cuando el programa huésped lo sospecha y quiere inspeccionarlo cambia la forma, cambia su forma cada dos segundos. En realidad se reproduce bajo otra forma y se suicida. Ese tiempo para nosotros no es nada, pero es mucho a velocidad de un microprocesador de un hosting. Ese tiempo podría ser suficiente para ser detectado, pero el fin del programa es modesto y muestra poca actividad. Por lo tanto es el tiempo justo entre barridos, para estar allí, y simplemente contrainformar que nos están espiando. – explica Gabriel.

    – ¿Y como puede mandar información sin ser detectado? – pregunta Alejandra.

    – Ya les dije, funciona como un virus, usa los recursos del sistema huésped. Esa es su función. Le ordena al programa huésped, decirnos que nos está mirando. Sólo eso. No nos va a decir de sus intenciones. Si es bueno o malo. Si pertenece a la CIA, al Scotland Yard, Greenpeace o al Vaticano. – dice Gabriel.

    – Brillante. – Opina Alejandra.

    – No tanto. Un conocido mío. Bah, conocido por Internet, asegura que tiene mucho mejor. Le faltan unos toques y me prometió pasármelo en cuanto lo tenga listo. – dice Gabriel.

    – Ni quiero pensar los saques[26] que se dan para tanta creatividad. – Comenta Fabián, pretendiendo confianza.

    – No, para nada. En una etapa se necesita mucha concentración, algunas cosas las tenés que codificar directamente sobre las mismas instrucciones de procesador, y si te desconcentraste, tenés que comenzar la secuencia desde el principio. En lenguaje de máquina, nunca sabés cuales son los datos y cuales las instrucciones. No es dejar un libro en la página tal para después seguirlo, todas las páginas parecen ser la misma... En cuanto a lo otro, bah, sí hay también de esos, pero a la larga terminan quemados. Bah, que se yo, será que... – termina Gabriel, dudando.

    – ¿Será que? – pregunta Fabián.

    – No nada. Dejémoslo aquí y vamos a la clase. – concluye Gabriel poniendose extrañamente serio.

    – No te preocupes yo la clase te la pienso pagar igual. Tu tiempo es tu tiempo. ¿Será que?... – le dice Fabián.

    – Será que mi prima murió de sobredosis... yo apenas tenía 10 años... pero la vi morir... – dice Gabriel.

    – Bueno, disculpá. Creo que debería ser bueno hacer mierda[27] aunque mas no sea un poquito a los que la mataron. – Continuó Fabián.

    – No. No la mataron. Ella se mató sola. – contesta Gabriel.

    – Cierto. Es bueno tener esa conciencia. ¿Pero sabés que difícil era en los tiempos prehistóricos suicidarse, sin todos estos adelantos que nos provee el mundo moderno?. Cierto. Tenías que trepar hasta una montaña o arrojarte con un saco de arena atado a la cintura o esperar que el trozo de cuero, que te cruzabas por el cuello, no se corte por lo podrido. Pobre gente, no tenía quien le vendiese balas o veneno. Pero, por suerte, hay gente que ha hecho, hace y seguirá haciendo mucha tela[28], con la muerte lenta en cuotas. – argumenta Fabián.

    – El cigarrillo, por ejemplo.- Responde hábilmente Gabriel.

    – Sí es cierto, pero es un poco menos frecuente, ver a un enfermo terminal de cáncer de pulmón, salir a robar para comprarse otro paquete. – dice Fabián.

    – Sí, disculpe era una broma. Sí, realmente quisiera reventar a uno, con uno solo me conformo. – Contesta Gabriel.

    – Bueno, dadas las condiciones, algún día lo podrás hacer, pero primero hay que cuidarse. – le dice Fabián.

    – Ah, no tranquilo, para mí, merca[29], adios. – contesta Gabriel.

    – Eso, es necesario pero no suficiente. Es decir, es importante saber decir que no. Y la presión de los medios de comunicación es muy grande. Pero no es suficiente, porque cada uno que dice que sí, es candidato a cortarte el cuello a la vuelta de cualquier esquina. Es como el hambre, si no queremos ver más chicos con hambre, no es suficiente con mudarse de ciudad, sino hacer algo para que eso no suceda. – le dice Fabián.

    – Creo que tenés razón.

    – ¿Sabés una cosa?, no sé que hago acá. Acabo de descubrir mi vocación. Me voy a hacer predicador, ¿que te parece?. – dice Fabián.

    – Sí...maza, pastor Fabián, aleluia... destruie esos demonios... je je . ¿vemos el acertijo? – retoma Gabriel.

    – Dale[30]... – le dice Fabián.

    Fabián ya con la lengua seca de tanto perogrullo le muestra a Gabriel, nuevamente el dibujo.

    – ¿Que consignas les dieron? – pregunta Gabriel.

    – Pocas. – contesta Alejandra – parece ser una pesadilla, una premonición. En este momento no puedo contactarme con la persona que lo dibujó. Que, como bien ya te diste cuenta, no es ningún dibujante de feria. No sé de su gusto o conocimiento sobre Pink Floyd. Creo que no porque no comentó nada, sólo dijo algo de los colores y fundamentalmente números, números... ¿no lo convierte eso en un acertijo?

    – Sí. Vamos a consultar con la página oficial en la Web. – comenta Gabriel.

    – ¿Que tenés que consultar? – pregunta Alejandra.

    – Una intuición. Comencemos por la más boluda[31]. Quizá ella nos lleve a otra pista y esta a otra. En computación le llaman diseño divergente – plano - convergente. Desde una idea simple, tiramos multiples cabos. Si alguno toma mejor forma, vamos afinando el lápiz, hasta quedarnos con la idea final o una colección de ideas solución. – explica Gabriel.

    – Parece razonable. ¿Cual es esa intuición? – pregunta Fabián.

    – Si fueran números largos. Yo podría pensar, como pensé al principio, que es una dirección en la web. La dirección real. No su nombre. Esa manía de que el ordeñador, al final del día, solo ve tetas de vaca. Pero, los números están escritos de una manera particular. Parecen números telefónicos, pero no existen teléfonos, al menos en argentina, cuya característica comience con uno, tampoco parece, en ese caso un prefijo, tampoco coincide con un celular. Hagamos la más idiota, en una de esas no es intención del acertijo, un tema más elevado. – opina Gabriel.

    – Esto me hace recordar al código penal. – Repite Fabián - Bah, no recuerdo si era así. Te hablaban de capítulos, secciones, incisos... parecía la Biblia – comenta Fabián.

    – Eso... – intuye Gabriel – libro, página, línea...o álbum, tema, verso o algo parecido. Las... las características... parecen corresponder a un... un año, 1968, 1977, 1980, etc... pueden corresponderse con los años de edición de las álbumes... supongamos que los siguientes correspondan a un tema y los últimos a una estrofa o un verso; así como un inciso del código penal.

    – Probemos. – dice Fabrián, que se hallaba sentado a su lado.

    – Pará, que baje de la página oficial... esperemos que esté abierta... a ver... las letras ... ha... ¡interesante! – comenta Gabriel.

    – ¿Que? – dice Fabián.

    – Nos están espiando... mirá el ícono... – contesta Gabriel.

    – ¿Quien nos puede estar espiando desde una página de un grupo musical? – pregunta Fabián

    – Suponé que en realidad no sea la página verdadera, o que sí, lo sea, pero esté infectada.- intuye Gabriel.

    – En esto, el especialista sos vos, vos sabrás. – comenta Fabián.

    – Tenemos que tratar de armar los números para que se parezcan a algo. Los símbolos son basura, interferencia... copiá sólo los números... – dice Gabriel.

    – 00197702037... – sopla Fabián.

    – Empecemos, a ver... año 1977, Animals, tema 02, Dogs, línea 037:... esperá que primero cuento... ahora la pinto y te la traigo... acá la tenemos “And you believe at heart, everyone's a killer”. ¿Significará algo? – pregunta Gabriel.

    – “Y tu crees, con el corazón, que cada persona es una asesina”. – repite Alejandra, que se hallaba firme detras de sus espaldas.- ¿A que se refiere?

    – No, tengo la menor idea. – Responde Gabriel.

    – Sí, vos dijiste que tu tío te contaba todo. ¿De que habla el tema? – pregunta Alejandra.

    – Ah, sí. En la cultura inglesa los perros son la cana[32] y de eso habla el tema. Que los canas creen que todos somos asesinos. – contesta Gabriel.

    – Todos, inclusive los canas – dice Fabián.

    – Sí, supongamos que sí – Contesta Gabriel.

    – Sí, supongamos. Vamos a otro. – Le pide Alejandra.

    – 00197101000... – Vuelve a dictar Fabián...

    – 1971... Meedle... uno... One Of These days... pero ese, es un tema intrumental. no tiene letra... pero habla del temor a una guerra nuclear, tan actual en aquellos días. – responde Gabriel.

    – Suficiente con el título: Uno de estos días. – Aclara Alejandra – Dale con otro

    – 00197305006 – dicta Fabián.

    – 1973, Dark side of the moon, tema 5, Money, línea 06, “Think I'll buy me a football team” – responde Gabriel

    – “Creo que me compraré un equipo de fútbol”- Traduce otra vez Alejandra.- ¿de que habla...?

    – Creo que de la locura o el delirio que provoca el dinero o algo así – contesta Gabriel.

    – Ooootro número... ya parezco Riverito[33] – bromea Fabián -... 0001980002001017022... parecen los números de cuenta que te tenés que acordar, para poder sacar guita de tu propia cuenta de un banco...

    – 1980, The Wall... disco 2... tema uno... Hey You.... líneas 17 o 22, o 17 y 22...o...- contesta Gabriel.

    – Tomalas todas - Le indica Alejandra

    – Hey you ! out there on the road / Doing what you're told, can you help me / Hey you ! out there beyond the wall / Breaking bottles in the hall, can you help me / Hey you ! don't tell me there's no hope at all / Together we stand, divided we fall. – Despliega en la pantalla Gabriel.

    – Eh, tú, ahí fuera en la ruta / haciendo lo que dicen, ¿puedes ayudarme? / Eh, tú, mas allá de la pared / Rompiendo botellas en la sala, ¿Puedes ayudarme? / He, tú, no me digas que no hay esperanza / Juntos aguantaremos, divididos caeremos. - Vuelve a traducir Alejandra.

    – Dale vamos al último – le dice Gabriel a Fabián.

    – 000197504012013 – le dicta este.

    – 1975, Wish you were here, tema 3, ídem... “How I wish, how I wish you were here / We're just two lost souls swimming in a fish bowl”

    – “Como deseo, como deseo que estuvieras aquí / no somos mas que dos almas perdidas, nadando en una pecera” – Dice Alejandra - ¿De que habla?

    – Algunos dicen que Waters, el autor, le habla al amigo loco Sid Barret, fundador del grupo, autoenclaustrado en un castillo; otros que son diálogos consigo mismo, a su otro yo.. – responde Fabián.

    – Sí, todo muy loco. – dice Alejandra.

    – Sí. Toda la obra de ellos es una crítica al poder, al dinero, a la locura y la muerte. Todo muy Dark.. – responde Gabriel.

    – Creo que no tenemos más. – le comenta Fabián a Alejandra.

    – Sí, que tenemos – Interrumpe Gabriel.

    – ¿Que tenemos? – le dice Fabián.

    – Tienen que decirme que tiene que ver esto con la DEA.

    – ¿Que DEA? – le contesta Fabián, tratando de despistarlo.

    – Primero me ocultás el origen del dibujo. Después me hacés una perorata en contra de la droga. Un acertijo loco. Y en tu barra de direcciones figura un hipervínculo hacia una página de la DEA. ¿Me podés decir que esta pasando? Fabián... ¿sos narco? - dice Gabriel.

    Fabián la mira a Alejandra. Esta le hace un gesto.

    – Mirá Gabriel – le trata de decir Fabián, con la mayor calma Fabián – estamos en medio de un quilombo[34] muy grande. Estamos bajo un fuego cruzado, del que queremos que vos quedes al margen. Puede que en cualquier momento nos caguen a tiros[35] a todos. Y yo no quisiera que vos en ese momento estés aquí.

    – ¿Quienes son “ustedes”?

    – Somos yutas caídos en desgracia. No tenemos a quien recurrir. Sólo contamos con nuestras manos, nuestras pistolas y las pocas balas que tenemos. No sabemos de que manera nos podemos proteger. Mucho menos, protegerte a vos. ¿Te das cuenta porque te dije que una mentira puede salvar una vida? - le dice Fabián.

    – Si ustedes son canas, ¿porque no van a pedir ayuda a ella? ¿Que son todos asesinos? – dice Gabriel.

    – No, Gabriel, sin duda que no. Pero no se puede disparar cuando no sabés donde está el blanco. Ellos son fantasmas. No sabés donde están, quienes son. Los que vos ves, vendiendo raviolitos[36], son simples pinches[37]. El dinero compra. No sabemos cuales son las mallas de su organización. Ni siquiera somos del escuadrón narcóticos. Yo lo fui, y aquí me ves, con una pata tullida, por una bala, que nadie sabe como llega a la pistola de quien la disparó. Y el pendejo que la disparó... también muerto... y no por mí – le explica Fabián.

    – Quiero uno, sólo uno para dispararle en medio de los ojos. – dice Gabriel.

    – Gabriel, sos muy chico, no sabés que clase de poder oculto es este. Si han podido con Comodoros, diputados, fiscales... el hijo de un presidente en ejercicio... que nos queda a nosotros.– trata de tranquilizarlo Fabián.

    – Sí, el que mató a mi prima. – contesta Fabián.

    – Bien entonces debemos actuar con menos gritos y más cautela. No vamos a parar el huevo de colón. Ellos son más fuertes, tienen más medios y por lo tanto más inteligentes que nosotros. Si no sabemos nada, lo mejor es mantenernos, con vida, al margen, como nada hubiera ocurrido. No tenés idea de la ayuda que nos acabás de dar. No creo que tenga el dinero para pagártelo. – le confiesa Fabián.

    – ¿Porque? ¿Por un enigma aún resuelto? – le pregunta Gabriel.

    – No. Por hacernos ver, que todavía hay por lo que luchar. Que nuestras muertes no serán en vano. Ahora, por favor andate caminando como si nada hubieras sabido o con tu cara de piola[38] usual, como si me hubieras pescado[39] curtiéndome a mi prima. ¿Sí? – le recomienda Fabián.

    – De acuerdo. – contesta Gabriel.

    Gabriel se para, saluda a Fabián de la forma usual. Abre la puerta..

    – Lo voy a buchonear[40] todo – le dice a Fabián.

    – ¿Como?- Le dice Fabián, sorprendido.

    – Sí, le voy a contar a la barra lo que te pesqué[41] haciendo con tu prima de La Plata. – Le dice

    – Bueno, pero no cuentes los detalles escabrosos – Le dice Fabián, moviendo los ojos hacia los cuatro costados, sin movimento perceptible de su cabeza.

    – Lo que voy a hacer, – le dice, gesticulando y simulando estar refiriendose al hermoso y ajustado pantalón de una jóven vecina que paseaba su perro – es llegar a casa, armar mi bolso, saludar a mi vieja y tomar un micro con destino incierto. Tené al Mensajero despierto. Chau... hasta la próxima clase... y Feliz Navidad.

    Fabián lo sigue despidiendo, levantando su bastón repetidamente, poniendo su mas estudiado rostro de Robin Williams... cuando era extraterrestre. Entra, cierra despacio y mira a Alejandra.

    – ¿El mensajero? – le pregunta Alejandra.

    – El mensajero, el Messenger, un programa de Internet que...

    – Sí, ya sé lo que es – lo interrumpe Alejandra.

    – Y entonces, ¿porque me lo preguntás? – dice Fabián.

    – Porque me parece extraño que hable del Mensajero alguien que porta una carpeta, con un etiqueta adhesiva, grande como una casa, que dice “Muera Microsoft”... – opina Alejandra.

    – Bueno, pequeñas contradicciones adolescentes... – contesta Fabián.

    Me parece que ese chico es algo más de lo que vimos. No quisiera tenerlo de enemigo... eso espero... que esté de nuestro lado. – reflexiona Alejandra – Sabe demasiado.

    – Sí. Y espero que sea lo que lo mantenga alejado. – comenta Fabián

    – ¿Confiás en él? – pregunta Alejandra.

    – Lo mismo que vos podés confiar en mí. Pero no podemos hacer otra cosa, por el momento. Abramos la celda número cuatro. – le dice Fabián.

    Juan y Mariana salen de su encierro. Fabián imprime los resultados a que habían llegado con Gabriel.





    F16

    ¿Se volverán a comunicar con Gabriel?



    Si Confortablemente Adormecido

    No Hey, Bulldog

    Volver a final anteriorVolver al principio






    Las chicas sólo quieren divertirse
    (A la correctora: No recuerdo el título original dado mi pésimo inglés. Tema de Sindy Lauper... ¿Se escribirá así?)



    Fabián dejó a sus visitantes durmiendo y salió a su práctica en un Polígono de Tiro Privado. Tuvo que aprender a tirar nuevamente, sin el apoyo de su pierna. Desde su recuperación psicológica se había hecho nuevos amigos, especialmente civiles, algunos de pasado y presente dudoso. Algunos buscaban en ese lugar, personal de fuerzas de seguridad retirados, para sus clientes de la red de agencias de vigilancia. Gente que no haga preguntas.

    Fabián tenía algunas fantasías que quizá halla llegado el momento de realizarlas. Como esperaba saludó a Mariela. Fabián ignoraba porque esa mujer, amante de un importante banquero, se fijaba tanto en él. Creyó que ya era hora de abandonar su estrategia defensiva y abrir un poco más el juego. Sabía lo peligroso que sería acercase a ella, pero esta mañana tenía motivos para iniciar la aventura.

    – Nunca te desprendés de “esa” – le dijo Mariela que tomaba un Gancia en el bar, mientras Fabián armaba su vieja reglamentaria, a dos mesas de distancia.

    – No. Ni de esta, ni de mi pensión.- le contestó Fabián en un intento de ser menos hosco que de costumbre.

    – Dicen que para algunos hombres es su segundo falo – le dijo Mariela, mientras mordía la aceituna.

    – Para muchas mujeres también – le respondió Fabián – intentando establecer contacto a través de la polémica.

    – Es que el mundo está tan inseguro, salís de acá y no sabés si en lugar de querer limpiarte un parabrisas, te quieran robar la cartera.[42]

    – Así es, es muy importante proteger nuestros bienes legalmente robados – comenta Fabián con una sonrisa.

    – Legalmente robados, es una expresión contradictoria.

    – ¿Vos crees?

    – Sí. La ley no está para robar.

    – Que raro, yo pensaba en le despojo de los plazos fijos, por ejemplo.

    – A no, esas son medidas para proteger la salud del Sistema. Son leyes para convertir el despojo en servicio.

    – Sí. Tenés toda la razón. Al Sistema hay que protegerlo.

    – Lástima que las mujeres no tenemos el mismo beneficio.

    – Pero las mujeres tienen otros atributos – le dice Fabián, que se dejaba seducir como un adolescente por sus provocativas piernas abiertas.

    – No te parece que este no es el lugar adecuado para hablar de filosofía barata – dice ella, mientras deja un billete debajo del vaso, una tarjeta debajo del servilletero, se levanta y se va.

    Fabián la ve salir al parque. Usando las herramientas que su oficio le enseño, simula no interesarse. Antes de que el mozo se acerque toma la tarjeta y se la guarda. Deja pasar veinte minutos. La vuelve a leer. Tan sólo una dirección.

    Fabián sabía a que se dedicaba Mariela. Sabía que ella sabía quien era él. Una jugada de riesgo, pero creyó el momento de hacerla. El sol del mediodía caía fuerte sobre el asfalto de Buenos Aires, sólo las avenidas daban la sensación de una tormenta que hace varios días que amenazaba y no llegaba. Llegó a una hermosa y simple casa de Villa del Parque. Era algo mejor que los caros departamentos que suelen pagar los banqueros a su corte de concubinas. Las reglas de juego eran claras y sencillas. Ella era una muñeca para mostrar en las reuniones sociales, un artículo publicitario de lo que el dinero puede comprar, una estrellita más en la solapa de los generales del capitalismo. Fuera de eso, ella disponía de su vida, es decir, lo que el negocio permite, visitas perfectamente declaradas, sexo surtido.

    En ese rol de perfil bajo había llegado Fabián. Pero, él desafiando las cámaras ocultas que abundaban más que las ventanas y los micrófonos que pululaban como tulipanes, jugaría su papel de muchacho torpe. Conocía un defecto de la princesa. Saber jugar ajedrez implicaría establecer quien sería Mata Hari.

    Como ya los servicios invisibles lo habían instalado, sólo se preparó a que Greta Garbo apareciera. Por momentos le daba pena el papel lastimoso que jugaba esa mujer. Pero como bien lo había dicho ella misma, son las reglas del sistema.

    Como Fabián suponía, la actriz apareció en su viejo vestuario de film de los 40, aunque a él le gustaban más las películas de los 70. Se acercó a él con un baño de perfume que intentaba ocultar su aliento a alcohol.

    – ¿Estás segura que no vamos a tener problemas? – le dijo, recordando un diálogo intrascendente de un pobre perdedor actuado por un actor cuyo nombre nunca recordaba, pero que siempre muere en todas los films. Esperaba que ese no fuera su caso.

    – ¿Porque, papi? – le dijo ella, mientras le mostraba todo el esplendor de sus 23 años.

    – No quiero tener problemas con el dueño de la casa, por saborear las frutillas de su postre especial – le dijo, como si estuviera intimidado por la situación.

    – El se va a enterar. Siempre se entera. Yo me encargo de que así sea. Estás acá con su debido permiso. – le contestó ella.

    – Me parece que entonces me voy. No quiero desafiar los celos de un hombre de su poder – le dijo casi temblándole la voz.

    – ¿No me digas que vos le tenés miedo?

    – ¿Quien no? Uno puede desaparecer con la misma facilidad que una cuenta de cualquiera de sus bancos.

    – No seas tonto. El me ama. Y sabe perfectamente a que entran los hombres a esta casa. Cuando él me tiene en sus brazos, él me necesita feliz y vital. Si yo me porto mal con él, me puede reemplazar rápidamente.

    – Eso me suena algo extraño.

    – La vida de los grandes hombres siempre suena extraña para los hombres comunes. – le dijo, cuando ya la impaciencia le había hecho abandonar el vaso de whisky y deslizarse sobre él como una enredadera.

    Fabián guardó silencio. Recordó que en el pueblito de donde él venía, era la hora de la siesta. La hora en que los gatos duermen sobre los alfeizares y sólo las moscas se atreven, sacrílegas, de desafiar el rito. Fabián guardó silencio como un cuis que es larga y lentamente devorado por una serpiente. A su serpiente le brotaban gotas de rocío tibio en su larga digestión, pero rápidamente eran sacudidas por sus espasmos y una nueva mordida del vidrio.

    Fabián no guardaba silencio por una actitud contemplativa. Su pasividad, era un esfuerzo suyo para no decir nada que delatara su verdadera presencia. Él suponía lo que se sabe debe ocurrir. A su serpiente el alcohol le hizo que el orgasmo, más que un vuelo de mariposa, fuera un dolor de parto.

    Cuando finalmente lo abandonó, se arrojo a la pileta del jardín. Las líneas verdes en la sien, y su falta de aire, le hicieron temer a Fabián un efecto que él no deseaba. Cuando finalmente se estabilizó, él le estiró el brazo y ensayó una cara de profunda preocupación, para la cámara de atrás de la cascada. La levantó y le dio una serie de consejos estúpidos, sobre las inconveniencias del whisky.

    Cuando finalmente la pudo calmar, sólo se avino a escucharla, que es lo que hacen los amantes con las esposas incomprendidas.

    – ¿Estoy presa?

    – ¿Como presa? Mirá que linda casa que tenés. El te ama, te permite romances...

    – Sí, pero sólo acá. En esta pecera.

    – A mi me parece un hombre muy razonable, deberías hablarlo con él.

    – Vos no lo conocés, no sabés...

    – Si me vas a decir cosas que no me conviene saber. Prefiero salir por esa puerta ahora mismo. Como dijiste los hombres comunes no entendemos a los grandes hombres. No quiero saber nada de sus transacciones comerciales. No quiero enterarme de nada que me haga pasible de una pena de muerte.

    – Entonces, algo sabés... – le dice Mariela, más borracha que un bombón.

    – Sé lo que todo ciudadano, puras fantasías.

    – ¿Sabés de su relación con Cardo Rojo?

    – Si me lo vas a contar en esos términos, puede que te escuche. Hago de cuenta que es una película de Humprey Bogart, que mañana voy a devolver al video. Como si leyera un libro de filosofía, del que todo el mundo saca citas, pero nadie entiende.

    – ¿No te interesa nada, nada, pero nada, saber?

    – Lo que me interesa es seguir mi vida de todos los días. Simplemente anotar en mi agenda que estuve una tarde con una de las mujeres más bonitas de Buenos Aires. Esa será toda mi hazaña.

    – Se avecina una guerra.

    – ¿Así? ¿Donde en medio oriente, en centro américa?

    – No te hagas el tonto. Acá en Argentina. Están abriendo nuevas rutas de exportación.

    – A bueno, eso es bueno para el país, movimientos comerciales, trabajo para todos.

    – Esas rutas están siendo peleadas por unos pocos. Hay empresas yanquis fantasmas interesadas en participar. Pero algunos dicen que sólo uno se puede quedar al mando, que es necesario eliminar la competencia.

    – Sí, llamamos a nuevas elecciones, elegimos a un nuevo presidente que abra todos los puertos hacia afuera.

    – ¿Que clase de producto pensás que van a exportar?

    – Manufactura, turismo...

    – Bueno, sí, digamos que sí... pero antes va correr mucha sangre...

    – Las guerras comerciales siempre terminan en guerras de pólvora, cualquier libro de historia lo cuenta...

    – Pero, no entendés... va a haber secuestros, fusilamientos en las puertas de las propias casas, gente que va aparecer flotando, accidentes inexplicables...

    – Sí, claro, como en El Padrino...

    – Serán tres días terribles, la navidad más sangrienta de Buenos Aires.

    – No te hagas problema. Volvamos a las catacumbas que al tercero resucitó.

    – No, me tomes el pelo... Cardo Rojo, se cortó solo y quiere tomar el mando, es un elefante dentro de un bazar, no conoce las reglas internas y las va a reemplazar por sangre. En puerto Colmillo no se hacen problema, es un problema nuestro. Nadie sabe, ¿sabés que quiere decir eso?, nadie sabe quien lo está manejando.

    – En una de esas nadie, bah, digo yo, que sé yo de operaciones de ultramar... en una de esas tiene buenos contactos con la Comunidad Económica Europea... quien te dice...

    – Tengo mucho miedo.

    – En mi barrio hay un refrán, si no podés evitarlo, relajate y disfrutá.

    – No me tomés el pelo, esto no es una violación, nos van a matar a todos.

    – ¿Ves?, Depende del cristal con que se mire, hay mujeres que prefieren ser muertas y no violadas. Al final de cuentas, ante un cadáver no cuenta mucho la colaboración de la víctima. Eso es sólo negocio para los abogados...

    ... Un amigo mío estuvo en Caracas, creo... bueno, no me acuerdo, en una ciudad donde los sismos son frecuentes... en un momento dado siente que todo se mueve, estaba en un hotel en un noveno piso... cayó al piso como si hubiera patinado con aceite.

    - Ponte debajo del marco de la puerta que viene el segundo – le dice el compañero de cuarto oriundo del lugar

    - Para que carajo, si se nos va a venir el hotel encima.- le contesta él

    - Si tienes una mínima posibilidad, porque no usarla- vuelve a decirle el otro.

    . El segundo sacudón vino pasó, el hotel siguió en pie porque estaba construido para eso. Pero mi amigo nunca se olvidó de eso...

    – Quiero decirte, es probable que pase todo lo que decís, pero también es probable que no, o que no tanto, entonces ponete debajo del marco de la puerta.- termina diciendo Fabián.

    – Vos lo decís porque ahora te vas y si te he visto no me acuerdo.- le dice Mariela.

    – ¿Quien puede estar a salvo de una estampida de elefantes? Si ya fuimos meados por los perros, evitemos a los dinosaurios. – retruca Fabián.

    – Quedate...

    – No. No abusemos de la hospitalidad de la buena gente. Otro día, si el buen señor así lo quiere, nos vemos.

    Fabián sabía que había metido la cabeza dentro de la boca del león. Sabía que nadie se creería su ingenuidad. Pero necesitaba la información de la que ahora estaba seguro.

    Volvió al departamento y explicitó su intuición.

    – Existen sólo dos posibilidades que no nos darán a elegir. O nos vamos a algún lugar a esperar que la tormenta pase, y es probable que nos estén esperando. O esperamos acá y es probable que nos vengan a buscar. – cuenta Fabián

    – ¿De que tormenta hablás? – le preguntó Alejandra.

    – Parece que esta navidad va a traer mucha pirotecnia, que no tiene nada que ver con la circunstancia que nos tiene reunidos acá. Sugiero empacar y rajar[43] lo más lejos posible de la boca del volcán. – concluye Fabián.

    Alejandra pone reparos.

    – Si lo que decís es cierto, ya nos deben de estar buscando. Habrán puesto un buchón[44] en cada salida de Buenos Aires. Medios no les faltan. Creo que te traje un problema al venir hasta aquí – le dice a Fabián.

    – Alejandra, – dice Fabián – una bala más no hará la diferencia.

    – Pero una muerte más, sí – le responde Alejandra.

    – ¿Que tal si lo jugamos a la suerte? – propone Fabián – mientras saca una moneda y le pide a Mariana que elija.

    – Uff... con la suerte que tengo para el juego – dice Mariana – seguro que cae de canto... esta bien... Cara... este... por salir... a buscarlos.

    – ¿A buscarlos? – le dice Fabián – Eso suena a abusar de la suerte.

    – Es que yo, cuando juego, siempre apuesto fuerte – dice Mariana.

    – Ceca... nos quedamos... a que pase la guerra... fría... es decir armados hasta los dientes – dice Alejandra

    – Ahí, va – Dice Fabián.





    F17

    ¿Que cayó?

    Cara. Trufas en el Savoy

    Ceca Muchacha ojos de papel



    Volver a anterior Volver a inicio








    Confortablemente adormecido
    (Comfortably numb)



    El descanso, a Mariana, le había hecho bien. No sabía cuanto tiempo tardaría en recuperarse, sabía que por el momento no podían salir a buscar a ningún médico. Tampoco las secuelas en el tiempo del intento de asesinarla. Sólo sabía que ahora estaba sentada en una mesa, abrigada con una manta, mientras todos sudaban del calor de Buenos Aires. Pero los podía ver, los podía sentir y eso, por el momento, era señal de vida.

    Alejandra antes de exponerle las impresiones que el dibujo había causado en Gabriel le hizo un pregunta.

    – Mariana, ¿te gusta Pink Floyd?

    – Maso, maso[45]...¿por?

    – Lo que dibujaste, ¿que es?

    – No tengo la menor idea, es algo que soñé y que por el momento no interpreto.

    Alejandra le acerca la hoja impresa con las frases sueltas.

    – La primera es la frase en inglés, y la segunda, una simple traducción mía.

    – A que suerte... yo no sé nada de inglés.

    Mariana lee y relee y no puede atar cabos.

    – Es que no sé que relación pueda tener con el dibujo -.le dice a Alejandra.

    – Dale Mariana – se impacienta Juan – un sueño tuyo nos metió en esto, uno nos tiene que sacar.

    – ¿Porque le decís eso? – le contesta Fabián.

    – ¿Porque ella sueña cosas que van a pasar o que están pasando? – le dice Juan.

    – No entiendo que tiene que ver un sueño premonitorio con las actividades de un mafioso. El sueño no provocó las acciones que de alguna manera nos está afectando a todos – le vuelve a decir Fabián.

    – Pero, sin él no estaríamos metidos en este lío – le contesta Juan.

    – Mi hermanito siempre tan egoísta – lo mira con enojo Alejadra.

    – Y mi hermana que se cree Santa Teresa de la Browning – le contesta.

    – Paren de discutir que me desconcentran más – protesta Mariana – me pueden decir como de un dibujo pudieron llegar a estos textos, yo no les encuentro relación alguna.

    Fabián le comienza a explicar como fueron saliendo a la luz.

    – Ah, pero este no es el orden en que los soñé, ni los pinté. Fueron secuencias distintas. Como si fueran distintos personajes los que aparecían en la pesadilla. Primero este...

    Fabián vuelve a su cuaderno y trata de relacionar el dibujo con el texto.

    – Este es el que habla del equipo de fútbol – le dice entonces a Mariana.

    – Hay... hay dos personas... dos personas que están hablando en medio de un estadio de fútbol vacío... una le da dinero, mucho dinero a la otra... y se va. – contesta Mariana, concentrándose en el sueño.

    – Puede que alguien haya comprado un equipo de verdad – opina Juan.

    – O puede que sea el lugar donde hacen sus contactos – dice Fabián.

    – O puede que sea....

    – mentó el pibe – agrega Alejandra.

    – No, no es una guerra nuclear, es algo... algo... algo... dentro de una fiesta.

    – De una guerra nuclear a una fiesta hay una pequeña diferencia – opina Juan.

    – Depende de que lado del botón te encuentres – le dice Fabián – No te olvides que la devastación de unos implica caviar en otros salones.

    – Este no nos dice nada – dice Alejandra – espero que por ahora.

    – Bien, Mariana, por una 4x4, siguiente acertijo – dice Fabián, tratando de licuar el hielo espeso.

    Mariana señala el siguiente dibujo...

    – “Deseo que estuvieras aquí...” – contesta Fabián.

    – Hay alguien que no está, pero está – dice Mariana – alguien que nos quiere ayudar, alguien que flota a dos aguas... como yo en la bañera... alguien que quiere volver pero no puede... alguien que a veces es oscuro y otras luminoso...

    – Ah, sí, claro, ahora nos vamos a enfrentar con fantasmas, zombies y en una de esas con un marciano – opina nervioso Juan.

    – No, jodas Juan, este es el mundo real. Los que nos quieren matar son gente de carne y hueso con armas en la mano – contesta Fabián.

    – Sí, eso es... – vuelve a decir Mariana, levantando los ojos del dibujo.

    – Pero quien puede estar en otro mundo que no sea real, si no es un fantasma – insiste irónicamente Juan.

    – Un loco – opina Alejandra – De eso habló Gabriel.. ¿no?

    – ¿Un loco? – pregunta Juan.

    – Alguien que navega a dos aguas, entre el mundo real y el de sus alucinaciones – responde Alejandra – Alguien que durante sus delirios logra establecer contacto con Mariana.

    – Buen momento para establecer contacto eligió el muchacho – dice Fabián.

    – No existen momentos adecuados dentro de una pesadilla – dice Mariana – la escala de valores de los sueños no es la misma que las urgencias de la vigilia.

    – Pero son dos las almas que nadan perdidas en la pecera – insiste Fabián.

    – La disociación de personalidades del loco – agrega Juan.

    – No. Las personalidades de un loco no pueden limitarse a un número. No lo podemos hacer los “cuerdos” mucho menos un delirante. Tiene que indicar otra cosa. – afirma Alejandra.

    – Es mujer – agrega Mariana.

    – Ah, entonces sos vos. – le dice Juan.

    – No. No soy yo – declara firmemente Mariana, hipnotizada por su propio dibujo.

    – O quizá no sea una loca – vuelve a opinar Alejandra.

    – Ah sí, yo ya había armado mi casita con el Rasti[46] y ahora me decís que lo que querías era un helicóptero. – dice Juan.

    – Como dice el refrán, Juan, “No son todos los que están, ni están todos los que son”.Una mujer que no está loca pero se la mantiene en ese estado. – contesta Alejandra, tratando de elaborar una teoría.

    – Eso es como tratar de encontrar un billete detrás de un azulejo – opina Fabián – si le preguntás a un loco del estado de su locura, ¿que te va a decir?

    – Eso depende – responde Juan – a algunos les gusta, sienten una incomprensible felicidad de su estado, prefieren declarar su locura y no luchar infructuosamente por ser declarado no insano.

    – Esto me recuerda a una película. – cuenta Alejandra – Unos ladrones entran a una lujosa casa en busca de un diamante. Buscan durante horas. Abren la caja fuerte. Destrozan cada mueble, cada pared, buscan dentro de todos los libros. Finalmente se dan por vencidos y se van.

    – ¿Y el diamante? – pregunta Juan.

    – El diamante, enorme como un durazno, estaba a la vista de todos, pero no lo podían ver. – sigue Alejandra, tratando de establecer expectativa.

    – ¿Donde? – pregunta Fabián.

    – Dentro de un vaso, sumergido junto a la dentadura postiza de la vieja sirviente, en la habitación de servicio – concluyó Alejandra.

    – No entiendo que tiene que ver tu comentario con lo que estamos buscando – comenta Juan.

    – Que lo que buscamos está a la vista. Ni en el mundo de los fantasmas, ni debajo de los escombros del Ground Zero. Debemos estar atentos y ver más de lo que nuestros ojos miran. – dijo Alejandra.

    – A nosotros nos van a poner un cuete en cualquier momento y mi hermana nos viene con cuentitos de Sherlock Holmes - protesta Juan.

    – ¿Así? – contesta airada Alejandra – ¿Quien fue el que dijo que teníamos que interpretar una pesadilla?

    – Bien, bien, bien – media Fabián – “los hermanos sean unidos..[47].” sigamos, por favor...

    – El siguiente... es este – señala Mariana.

    – “Y tu crees con el corazón que cada persona es una asesina” – recita Fabián.

    – Me vi en un espejo – dice Mariana – detrás mío la sonrisa amable de quienes me golpeaban y violaban. Nunca dejaron de hacerlo de esa forma.

    – ¿Cuantos eran? – preguntó Alejandra.

    – Tres, dos hombres y una mujer – respondió Mariana.

    – ¿La mujer también te violaba? – pregunta Fabián.

    – En cierta forma... si yo fuera lesbiana me hubiera gustado, pero como no lo soy, simple contingencia, cada caricia de ella me hacía arder la piel – respondió Mariana.

    – ¿Sos homofóbica? – pregunta Alejandra.

    – No. No lo soy. Tengo amigas así, simplemente no me acuesto con ellas. Y aunque lo fuera, la situación no cambiaría.

    – ¿De que forma no cambiaría? – preguntó Alejandra.

    – ¿A vos te gustan los hombres? – repregunta Mariana.

    – Sí, por supuesto.

    – Que harías si uno, cualquiera, te para por la calle y te ordena acostarte, ya mismo, con él

    – Eso depende de como esté el flaquito. Pero, dejando a un lado la broma, ahora entiendo.

    – Bueno. Yo veía a esas personas sonrientes, abandonándome pensando que moriría. Luego salir a la calle y ver cada sonrisa de la gente y pensar: “Mentira, lo que usted quiere es matarme” – dice Mariana llorando.

    – Bueno, si te sirve de consuelo. Nosotros cuando salimos a la calle nos pasa algo parecido. Por el sólo hecho de usar uniforme nos convertimos en blanco móvil. Pensamos que de cualquier lado puede venir el fierrazo que nos parta la cabeza. Pero no podemos vivir de esa manera. Eso significaría pedir la baja inmediatamente. Entonces lo que hacemos es situarnos en expectativa de desconfianza permanente. “Piensa mal y acertarás”. Dejamos el pensar bien para las señoras del supermercado y los abogados. Allí se plantea la diferencia. Algunos terminan mimetizándose, haciéndose como lo que se supone combatimos. Otros, al menos, cuando aún creen en la metáfora de su profesión, miran a los ojos de la gente, como el patólogo forense que mira al muerto que va a inspeccionar, para que le hable después de muerto.

    – ¿Algo más, Mariana? – pregunta Juan.

    – No. Sólo esa imagen, esas sombras que me sonreían a través del espejo – responde Mariana.

    – Bueno, otro – dice Alejandra, mirando el reloj de su muñeca, y urgiendo con un juego de manos.

    – El último, creo yo – dice Juan.

    – Sí y el más complicado, me parece – dice Fabián.

    – Esta es mi pesadilla dentro de la bañera – dice Mariana – Quería que alguien, no me importaba quien, me ayudara. Me viene el diálogo con Juan por teléfono. Ellos apuntándome a la cabeza. Yo desnuda y ella, desnuda también, abrazándome por detrás y poniendo su oído al teléfono, para saber de que hablábamos.

    – Pero el diálogo fue falso e intrascendente – opina Juan.

    – Fue falso, pero no intrascendente, ni para nosotros, no para ellos. Yo sólo quería decirte que el tiempo se me estaba acabando, pero cada segundo de esa situación me era eterno. Sentía sus manos tocarme y era una invasión de hormigas dentro de mi estómago.

    – ¿Eso es todo? – dice Fabián.

    – No. No es todo. Hay alguien que me dice que no rompa esta cadena, - dice Mariana, tomándose la medalla que le cuelga del cuello - pero no sé que pueda querer decir.

    – Nosostros nos vamos terminar de volver locos – dice Juan – Si eso es lo que pretende este tipo ya lo está logrando.

    – Ya lo hizo con la cuñada, lo puede hacer con nosotros – dice Alejandra.

    – ¿Que cuñada? – pregunta Fabián.

    – La cuñada esta internada por haber matado al hermano – contesta Alejandra.

    – ¿Porque estaría internada por un crimen, en lugar de estar presa? – dice Juan

    – No lo sé. Pero así es. – responde Alejandra.

    – ¿Y como lo mató? – pregunta Fabián.

    – Lo fue envenenando de a poco – contesta Alejandra.

    – No sería logico saber un poco del pasado de este tipo. Saber porque un hermano murió de forma tan extraña – pregunta Juan.

    – Si salimos de esta lo podremos averiguar – responde Alejandra.

    – ¿Y si esa es la loca que me está hablando? – pregunta Mariana.

    – Bueno, supongamos, ¿de que nos puede servir? – responde Alejandra.

    Pará[48] un momento – dice Juan - si esa mujer quiere comunicar algo, ¿porque elegiría justamente a Mariana? ¿Porque justamente en este momento?

    Perdido por perdido, – dice Fabián – no vamos a estar menos seguro en un lugar que en otro. ¿Donde está?

    – No tengo la menor idea – responde Alejandra.

    – ¿Tiene familia? – pregunta Fabián.

    – Me parece que no – le dice Alejandra.

    – Si no tiene familia propia. Hay una cosa que no me cierra. Si mató al hermano de Lavelli, ¿porque este, con el poder que tiene, no la hizo desaparecer? Y por otro lado, ¿pagaría él su encierro en una clínica privada? No creo que alguien gaste dinero en una mujer que mató al hermano. Por algo esa mujer sigue viva y encerrada. – dice Fabián.

    – ¿Como se llama? – pregunta Juan.

    – Silvia. Eso es todo lo que sé. No podemos ir a un juzgado a hacer averiguaciones. De un hecho que ni sé cuando fué y de una persona de la que sólo sabemos su nombre de pila – contesta Alejandra. - Que querés, ¿que le preguntemos a Lavelli?.

    – Yo no sé de esas cosas, de los vericuetos legales de los que ustedes hablan. – dice Mariana – Pero no estaría mal hacer una visita de caridad al Moyano. Una loca me habla en sueños, yo puedo hablar con otras en la vigilia.

    – ¿Porque se te ocurre que está en el Moyano? – pregunta Juan.

    – Yo no dije, con seguridad, que estuviera en el Moyano. Pero si el hecho fue en capital y el tipo este la quiere tener bajo su control. No dejaría que pase a la órbita privada o si lo hizo, como hubo un crimen, tuvo en algún momento que pasar por allí. ¿De donde dependen los psiquiatras forenses en última instancia?. Si la tiene en provincia, tiene que usar contactos privados donde sus influencias, digamos, las que lo muestran como un Oficial respetuoso de la ley, se debilitarían. Eso es todo. – Dijo Mariana.

    – Para eso hoy ya es día perdido. No podremos hacerlo hasta la hora de visita al público mañana. – opina Fabián.

    – Salvo forzar la situación – dice Mariana.

    – ¿Cómo forzar la situación? – pregunta Alejandra.

    – Que yo tenga que pasar por guardia – dice Mariana.

    – No creo que eso de resultado. Primero que se van a dar cuenta. Y segundo no creo que podamos hacer contacto con la mujer. – dice Alejandra.

    – Yo no tengo intención de hacer contacto con ella. Al menos no, directamente. Por otro lado, ¿alguna vez te hicieron una entrevista psiquiátrica?. A mi sí. Sé de que se trata. – dice Mariana.

    – Sí. A ver si te dejan adentro de una buena vez – le dice Juan.

    – ¿Que hacemos? – le dice Fabián a Alejandra.





    F18



    ¿Que decisión toman?

    Mariana acude a la guardia. Deseo que estuvieras aquí

    Deciden esperar hasta el otro día Bienvenido a la Máquina





    Volver a fin anteriorVolver al principio






    Humo sobre el agua
    (Smoke on the water)



    Juan observa a Mariana. Ella se había quitado los lentes, para secarse las lágrimas. Estira su mano hacia el Otro Juan, este lo toma de la mano y los cuatro desaparecen.

    Juan y el Otro Juan, caminan sobre un camino que Juan no conoce. Nada de lo que ve le es familiar. Una selva. Se ve las piernas fuertes, los pies desnudos, la piel oscura, a su lado ya no está el Otro Juan. Un tremendo olor a azufre, el humo no le deja respirar. De pronto le cuesta recordar cosas tan sencillas como el gusto a la cerveza, las calles de Buenos Aires. Alguien corre a su lado. Alguien que le habla. Alguien que le habla un idioma extraño que Juan, sin embargo, entiende. Juan ve su lanza en la mano derecha.

    A Xochitepec le enceguece una visión. Un puente. Un puente de sogas. Una angosta pero profunda cañada. Una roca de fuego que cae sobre el puente, él y su compañero caen al abismo. Vuelve a su camino. Les cuesta, a ambos les cuesta ya correr. Corren entre matas de una espesa vegetación. De pronto se hace un claro. Una cañada que deben cruzar. Su compañero señala un puente. Un puente de sogas.

    – No, por ahí, no – grita Xochitepec – bajemos por las piedras.

    – Tardaremos toda una tarde en llegar de esa manera – Le grita su compañero.

    – Por las piedras – ordena Xochitepec.

    Su compañero, no opina más y obedece.

    Comienzan a bajar las piedras. Se les lastiman los pies con los filos de las piedras. Pero ambos pueden ver momentos después como una roca incandescente acierta sobre el puente y lo parte en dos. Su compañero lo saluda con una agradecida reverencia.

    Horas después logran oír el arroyo que serpentea por encima de las grandes rocas. Una piedra naranja descansa entre ellas, aún sedienta, aún ardiente, de la garganta de Popocatépetl. La fresca agua la baña y apacigua. Su compañero lo mira.

    – Aquí hubieran quedado nuestros cuerpos partidos, mi Señor – le dice su compañero – una muerte indigna.

    Se miran, miran hacia arriba, respiran e inician el penoso ascenso. Por la tarde, agotados, pero decididos, llegan hasta el lugar donde aún cuelgan las sogas del partido puente. Se internan por la continuación del camino.

    A Xochitepec le viene una imagen extraña, de una mujer extraña. Esa mujer no es como las de su aldea. Esa mujer tiene el color de piel blanca, aún más blanca que la de los invasores de cabellera en la cara y cabezas doradas, hombres que traer espadas que escupen fuego. No se distrae más, deben llegar hasta los otros guerreros, deben avisarles que la montaña de fuego está enojada, se los dijo el gran sacerdote. Los deben reunir y salir de la ladera de esa colina. Esa colina se partirá, ellos morirán. Necesitaban a los guerreros, a pesar del enojo de la gran montaña. Debían advertir a Cuauhtémoc. El gran sacerdote se los predijo, debían llevarle el mensaje. Los visitantes no son enviados de los dioses, sólo llevarían la traición y el escarnio.

    Llegan al campamento. Xochitepec entrega el mensaje. El campamento rápidamente se pone en camino. El enojo de Popocatépetl ya es visible, rápidamente avanzan con gritos de guerra, la tierra comienza a temblar bajos sus pies, pero los guerreros avanzan a pierna firme. Xochitepec y su compañero se abrazan con la felicidad del deber cumplido. Sólo falta una cosa para entrar en la gloria de los guerreros. Ya no pueden correr más y no pueden ser atrapados.

    Se paran frente a frente, cruzan sus antebrazos izquierdos como sólo pueden hacerlo los guerreros de sangre real. Sacan sus puñales con sus manos derechas, se sonríen amistosamente y se los clavan mutuamente en el pecho.







    Mariana observa a Juan, se quita los lentes para secarse las lágrimas. Mariana ve como Juan estira su mano hacia el Otro Juan, este toma de la mano y los cuatro desaparecen. Mariana se queda dormida sobre la alfombra.

    Por la mañana despierta. Se ducha, advierte como le corre sangre de entre las piernas. Se viste, mientras busca a la gata. No encuentra a Marianita, no encuentra su alimento, ni su plato. Sale del departamento. Cierra la puerta despacio. Baja lentamente las escaleras. Sale a la calle. Va en busca de una persona. Se sienta en un banco de plaza. De pronto alza los ojos, un patrullero se acerca. Lo llama.

    – Oficial Benetti, Alejandra Benetti – Grita Mariana.

    – Sí, esa soy yo... que desea. - Le contesta la oficial bajando el vidrio de la ventanilla.

    – ¿Le puedo hacer una pregunta? – dice Mariana.

    – Sí, por supuesto. – dice la Oficial.

    – ¿Usted tiene un hermano llamado Juan? – pregunta Mariana.

    – ¿Un hermano llamado Juan? – responde extrañada la Oficial – No, tuve dos hermanos que murieron en un accidente, pero ninguno de ellos se llamaba así. ¿Porque me lo pregunta?

    – No, por nada, disculpe, entonces me habré confundido.- responde Mariana.

    – Bueno, mujer, pero trate de no tomar a esta hora de la mañana – contesta la Oficial, mientras vuelve a levantar la ventanilla.

    El móvil se aleja. Mariana lo observa alejarse, pero sufre un desmayo. La despierta el chumbido de un perro.

    – Hola, Ignacio – le dice.

    Se levanta. Se acerca al ventanal. Le pesan los párpados. Mira al reloj de pared. Se tiene que apurar. Es hora del desayuno. Baja los escalones. El resto del grupo la espera.

    – Disculpen la demora – les dice – parece que tuve un sueño muy pesado.

    – Bueno, Lucía, no te preocupes, esta bien – le dice la Hermana Superiora.

    Comienzan las oraciones.



    Volver al fin anterior Volver al inicio




    Mañana nunca se sabe
    (Tomorrow never knows)



    Juan la mira a Mariana. Se levanta de improviso.

    – No, no, no – le grita a Mariana – paremos con esto.

    – Juan, amor, estás destruyendo nuestro verdadero presente. No este, el que estás viendo, el verdadero presente. El presente en el que seremos felices – le dice Mariana, mientras las figuras comienzan a desfigurarse y se diluyen.

    – No. ¿No nos viste felices y radiantes? – le dice nervioso Juan.

    – Pero no este, Juan, no este – le llora Mariana – pero ya es tarde.

    – Mariana, esto es un delirio absurdo de dos personas enfermas – le dice Juan, mientras se arranca la túnica del cuerpo.

    Afuera se desata una tormenta. Marianita comienza a maullar y se eriza. Se abalanza sobre Juan.

    – ¿Y, a vos que te pasa, ahora? – le dice a la gata, mientras trata de contener sus arañazos – Mirá hasta la gata se volvió loca en este departamento. Vámonos de aquí ya mismo.

    Mariana llorando obedece. Se cambian rápido. Salen rápido. Juan llama ascensor.

    – Vamos Mariana – grita Juan mientras abre la puerta.

    Mariana se encuentra confundida, pero ingresa al ascensor. Juan cierra la puerta y pulsa planta baja.

    Un furioso rayo cae sobre el pararrayos del edificio, dejándolos momentáneamente sordos.

    – Mierda – grita Juan – ¿y eso que fue?

    El ascensor tiembla. Los cables se cortan. Juan abraza a Mariana mientras el cubículo cae.





    Volver a fin anterior Volver al principio




    Píntalo de negro
    (Paint it black)



    Alejandra se va hasta la ventana. La furiosa tormenta de verano ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    ¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    ¤.

    – Bien – le dijo a Mariana, que la miraba con expectativa – los invito a descansar en mi cama. Que Juan me ceda el sofá.

    – Mariana, que no sabía si Alejandra había creído nada de lo que le había contado, despertó a Juan para llevarlo a la habitación.

    Alejandra se fue a sentar sola a la mesa de desayuno. Se sirvió un café. Necesitaba pensar. No duró mucho su meditación. El teléfono sonó. Atiende.

    – Hola, si... ha, sí, sí... pero comisario, era mi noche libre... bu... bue... bueno comisario... deme 20 minutos para cambiarme... mándeme un móvil para buscarme...

    Alejandra cuelga y mira a Mariana con el rostro lleno de pánico.

    – No vayas Alejandra- le dice Mariana.

    – No puedo no ir, es mi trabajo... no te preocupes, será rápido. Seguramente debo ir a embolsar a un muerto... levantar evidencia con los peritos y volver... como compensación, mañana estaremos juntos para festejar la Navidad... – le contestó Alejandra.

    – No me parece buena idea... los están separando... – dice Mariana.

    – Mariana, hace años que con Juan, sólo nos vemos una o dos veces por mes, una noche más no hará la diferencia... y acá no se trata de buenas o malas ideas, se trata de órdenes. – contesta Alejandra con la firmeza de una Oficial de Policía.

    – No me entendiste nada ¿Verdad? – le dice Mariana llorando.

    – Sí, que te entendí, Mariana. Pero no podemos estar acá suspendidos de una telaraña, mientras las cosas suceden. Afuera tengo algo que hacer. Algo que asumí como mi trabajo, mi responsabilidad. Ustedes quédense acá. Son mas que bienvenidos en esta casa. Ahora si me disculpan, tengo cosas que hacer. – terminó diciendo Alejandra, mientras terminaba de cambiarse con su segundo uniforme.

    Se ajustó el cinturón. Revisó su arma. Buscó su chapa de la cartera y se la prendió a la camisa. Al pasar por el espejo se ató el pelo, se arregló la corbata y se calzó la gorra. Cerro la puerta. Al bajar ya venía el móvil a levantarla.

    – ¿Que tenemos? – le preguntó a González.

    – En primera instancia, parece un accidente. Lo de siempre chicos en pedo[49], que andan a mil con el coche de papito y terminan estrolados[50] contra una pared. Pero, el cabo de bomberos encontró caminando con vida a uno de los tres amigos. Dice que no iba en el auto. Le hicieron la prueba de alcoholemia y ido negativa. El chico no para de decir boludeces, según dicen. Pero, por las dudas, llaman a homicidios. – la informa González.

    Alejandra llega al lugar del accidente. El Renault 9 estaba parcialmente incrustado en la pared de una vieja casona, que cortaba una callejuela de sólo dos cuadras. Alejandra mira los adoquines mojados de la calle. Observa las gomas gastadas del auto. Lo mira al cabo Cárdenas a cargo del operativo de bomberos.

    – ¿Usted observa lo mismo que yo? – le dice el cabo - ¿como es posible que sobre una calle de sólo dos cuadras, de adoquines viejos, desnivelados y mojados; un auto con las gomas lisas pueda tomar la velocidad necesaria para semejante choque?

    Seguía lloviendo. La grúa tiraba del auto para quitarlo de la pared. De pronto el balcón del segundo piso cede y cae sobre la caja de la grúa y golpea el casco de uno de los bomberos, quien queda aturdido y debe ser retirado a la ambulancia de Same. Le traen al chico sobreviviente.

    El chico, de unos 16 años, venía temblando y hablando sólo.

    – Hola – le dice Alejandra en tono amistoso, tratando de que el uniforme no lo atemorice aún mas - ¿Vos ibas en el auto?

    El chico primero no puede hablar. Pero se calma y trata de hacerlo.

    – Sí... este... no... digo, venía con ellos, me bajé en la otra esquina, para tomar un bondi[51] a casa... y después pasó todo...

    – ¿Que pasó?

    – No, nada... ya me trataron de borracho y drogadicto...

    – ¿Cual es tu nombre?

    – Ricardo.

    – Bien, Ricardo, ves esto es una placa de policía, estas estrellas las insignias que me designan como Oficial. Mi deber es escuchar tu declaración, en este momento informal y sin rango de jurada. El tuyo es decirme que viste que pasó.

    El chico no se anima a mirarla a los ojos.

    – El auto... se cayó – le dice, en voz muy baja.

    – ¿Como que el auto se cayó? ¿De donde se cayó? – dice primero casi enojada, pero luego interesada.

    – Ve, para que hablo. Yo mejor me callo la boca, entierro a mis amigos y acá no pasó mas nada.- dice Ricardo.

    – Ricardo, perdoname – le dice, mientras hace señas de retirarse al bombero que estaba escuchando, quien le hace señales de que el chico esta loco o conmocionado – te ruego disculpas, mi respuesta fue consecuencia de la lógica. Pensá conmigo que si un auto se cae de algún lugar, tendría que estar incrustado en el piso y no en la pared lateral de una casa. Ahora volvé a decirme, sin miedo alguno, ¿De donde se cayó el auto?

    El chico logra levantar los ojos para decirle:

    – De la esquina para acá... vio... este... a ver... alguna vez estuvo en la montaña rusa... alguna vez sintió ese vacío en el estómago... bueno, eso.

    – Vos me estás diciendo, que es como si esta calle se hubiera puesto de cabeza...

    – Sí... sí... venga... venga... vamos hasta la otra esquina... le quiero mostrar...

    Alejandra, pidió una capa amarilla para el chico, que ya llevaba largo tiempo bajo la lluvia y se fue caminando con él, apoyando su brazo en el hombro del chico. No sin darse cuenta de los gestos obscenos, que le hacía uno de sus hombres por tal actitud. Se detiene un momento.

    – Esperame, un segundo nomás – le dice a Ricardo.

    Se acerca al sargento Rimoldi, quien no se percató que Alejandra sí se percató de su gesto. Se pone cara a cara y pecho a pecho con él.

    – No sabés lo tiernitos y rendidores que son . Tu mujer hace rato que no cuenta lo mismo, ¿no es cierto?. Una palabra, un gesto más y vas a pasar navidad y año nuevo engayolado[52].

    – Oficial - le dice desde atrás el sargento González – déjelo a este pelotudo. Que la próxima se las va arreglar conmigo.

    – No te ensucies las manos, no conviene, González.

    – Somos del mismo rango y la misma antigüedad, es sólo sacarse las chapas, para que sea una pelea civil – contesta González, mientras la acompaña de nuevo junto al chico

    – Gracias, tu gesto de compañero me llena de emoción, pero quiero seguir luchando sola – le comenta Alejandra.

    – Por supuesto que lo sé, – le dice González – pero usted se imagina, al pobre Rimoldi llegando a su casa, y en lugar de ponerse en pedo y fajar a su mujer, tenga que pedirle que le cure los moretones que la oficial le dejó... je je je... mejor para él, que lo faje yo.

    Llegaron sonriendo hasta donde estaba, quieto y clavado el chico, que los observaba venir conversando.

    – Bien, Ricardo, continuemos, disculpá que te haya dejado sólo, pero los trapitos sucios los lavamos en casa – le dice, tratando de ganarse la mayor confianza posible.

    – Vea, mire – le dice Ricardo – faltan adoquines, vaya y búsquelos. Los va a encontrar incrustados contra la casa. Yo sentí el vacío y me agarré de esa reja. Fueron apenas cinco segundos. El tiempo que duró el eco de ese gran trueno.

    Alejandra mira los huecos en la calle, lo mira al chico, lo mira a González.

    – Ricardo, sabés una cosa, yo te creo. Con una mano en el corazón que te creo. Pero no podemos poner algo así en un informe, vamos a tener que inventar una mentira que conforme a los peritos – le dijo, tratando de que el chico se convenciera de su convencimiento.

    – Mi padre tenía razón – le dice Ricardo.

    – ¿De que? – le pregunta Alejandra.

    – El cuenta que una vez vio algo igual.

    – ¿Algo igual?

    – Sí, cuando era joven, el vio un auto estrellarse de la misma forma, contra un tren

    – ¿Estrellarse contra un tren?

    – Sí, contra un tren... acá en ...

    – Sí, en el cruce de la avenida Nazca...

    – ¿Como lo sabe? – pregunta Ricardo.

    – Ah... este... porque fue un caso que hemos discutido mucho en la policía – contesta Alejandra, sin poder evitar el rostro de azorada.

    Alejandra observa como finalmente, logran desencajar el auto de la casa, lo transportan hasta la media calle y la casa, de dos pisos, se derrumba. Cuando llega al lugar, los bomberos sacan los cuerpos por el hueco del parabrisas.

    – Que extraño - le dice el cabo Cárdenas – los chicos están muertos, pero no parecen haber recibido golpe alguno. Lo común del caso es que los saquemos de a pedazos.

    – Remuevan los escombros quiero saber si encuentran adoquines – ordena Alejandra – Dándole una palmada a Ricardo.

    – Esta bien – le contesta Cárdenas – si usted lo ordena.

    Se acerca a González.

    – González, yo me hago cargo. Sacame de acá. Llevame urgente a casa. Ricardo, disculpame, si vuelvo a verte, prometo decirte que está pasando – dice Alejandra, absolutamente firme.

    Suben al móvil. González la mira. Pone primera y salen disparados, ante el desconcierto general. A mitad de recorrido González rompe el silencio.

    – Oficial.

    – Sí, González.

    – ¿Sabe lo que es un auriga?

    – La palabra me suena, pero no lo puedo recordar.

    – En la historia antigua, así llamaban al que conducía el carro de los guerreros.

    – Ah, bueno.

    – Déjeme ser su auriga.

    – ¿Que?

    – Lo que escuchó. Sé lo que esta pasando. Usted no podrá sola.

    – ¿Que es lo que sabés?

    – Que hacia donde va, necesitará un auriga.

    – No, González, debo volver a mi departamento, para sacarme una duda.

    – Sí, la duda de que su hermano no desaparezca, junto con su pareja y ...

    – ¿y?

    – Y su sobrina...

    – González, no me asustes más... ¿quien sos?

    – No me pregunte quien soy, eso no tiene importancia. Salvo Sancho Panza, nadie se acuerda de los nombres de los escuderos, ni los aurigas. Sólo necesito saber si me va a ceder las riendas de sus caballos. Bueno, esta bien, no la confundo más, ¿me dejará entrar primero a ese departamento suyo?. ¿Dejará que yo sea su escudo?

    Alejandra no habló mas. Llegaron. El edificio se hallaba en calma. Alejandra abre y empuja la puerta, observa hasta donde puede, con el arma apretada contra su pecho.

    – Desde ahora – le dice González – no use más sus ojos. Nada de lo que ve le será útil.

    González apoya su Itaka en el suelo, se para frente a la puerta y da un paso. Alejandra lo ve desaparecer, observa como todo sigue en orden. Ella también da un paso e ingresa.

    Nada de lo que veía se parecía a su departamento. Hacia su espalda, un acantilado y el sol, que lentamente se hundía en el mar, prolongando largamente sus sombras. A su costado su compañero con una gran espada en una mano. Y con la otra conduciendo firme las riendas de un carro de combate. Su uniforme, lentamente se transformaba en un traje de telas firmes, livianas y blancas, que vuelan al viento. Sus manos comenzaban a sentir un peso. Las mira y pronto siente dos espadas antiguas que descansaban de punta sobre el borde del carro. Alzó la vista. A unos doscientos codos suyo, una hoguera que despedía un humo blanco y denso, señal inequívoca que ya habían sacrificado bueyes. Un grupo danzaba alrededor de dos cuerpos atados a una gran piedra, pintados de negros. Rito de sacrificio. Se lanzan del carro. Llegan corriendo.

    El jefe del grupo alza su máscara hacia ellos.

    – Acaso crees, Hypatía, que una mujer puede combatir contra nosotros – le dice señalando sus guerreros armados.

    – Haz la prueba de detenerme, maldito Cárope – contestó ella – suelta a mis amantes.

    – Este perro de Brústilo y esta perra de Alcíope deben morir. Esa es la pena por unirse a una amazona como tú. Pero antes de hacerlo le haremos beber de tu sangre, nuestros dioses así los demandan. – le gritó Cárope.

    – ¿Olvidas acaso que mis espadas fueron bendecidas por Harmonía? – grita Hipatía.

    – Ah, tu diosa absurda. ¿De quien es hija? ¿Del deforme Hefesto, triste dios de las profundidades, o de Ares, preocupado sólo en asistir asesinos? El vientre de su bastarda madre, mentora de adúlteras y prostitutas, te ha hecho caer bajo la piel de un mortal, traicionando a tus propias hermanas. Ella no puede con el vientre oscuro de Caram. – responde Cárope.

    – Maldito Cárope. Has profanado hasta a tus propios baales, no has rendido tributo a tu Astarté, por eso ella te abandonará a tu suerte, de la misma manera que ya ha hecho huir a las mujeres de tu lado. Sólo has envuelto en conjuros, a tus pobres acólitos envenenados de tus pócimas mágicas. ¿Cómo te atreves a envidiar y blasfemar sobre la suerte de los dioses? – gritó Hypatía.

    – Es hora, mi señora, que demos por terminado el rito de la diatriba y pasemos al brillo de las espadas – le dijo, Diáspolo, su fiel auriga y escudero.

    Hypatia y Diáspolo, avanzando a paso lento, hacían giran sus espadas alrededor de sus cuerpos, sin dejar de observar como el puñal, tomado por ambas manos por Cárope, pendía hacia el pecho de Brústilo.

    Diáspolo se adelanta como era su costumbre para defender a su señora. Es enfrentado por un grupo a quien con hábiles movimientos mantiene en su línea. Hypatía observa la escena, mientras el viento vuela su hermosa cabellera negra. Gracias al oído fino que Artemisa le otorgó, pudo escuchar el silbido de una saeta que venía a sus espaldas, la esquivó con un juego de cintura, pero esta vino a clavarse en el cuello de Diáspolo que mantenía en línea al grupo codos más adelante. Hypatía giró en un vuelo y arrojó su espada derecha que se clavó en el pecho del traicionero arquero. Hypatía supo que esa saeta tenía el doble objetivo, si no la mataba a ella, lo haría con su fiel escudero. Lloró a Apolo por no haberla desviado y cayó vencida por la pena. Cárope separó sus manos y elevó su brazo en señal de triunfo.

    – Oh, Caram, enorme dios de los sueños líquidos. Me has entregado el bello y deseado cuerpo de esa triste mortal, con el que alimentaré la lascivia de mis siervos. – grito Cárope, para arengar a su tropa de ojos perdidos.

    Hypatia, sorpresivamente, se recuperó, tomó una piedra y se la arrojó golpeándolo certeramente su muñeca, haciendo que el puñal cayera varios codos hacia atrás.

    – Ah, maldita – grita Cárope, tomándose la muñeca destrozada por la pedrada.

    – Acaso no sabías que mis piedras son conducidas por Artemisa, absurdo Cárope – gritó Hypatía que ya se encontraba a la distancia de medio vuelo de lanza.

    Cárope hizo una señal para que la docena de acólitos la atacaran. El primero de ellos, quien parecía mayor que el resto, su jefe, arrojó su lanza, pero ella la partió en dos con su espada izquierda, evitando que se hundiera en su pecho. Rápidamente tomó uno de los pedazos y lo arrojó a su contrincante, atravesándole la frente. El resto sorprendido detuvo su carrera.

    – No hare carne trémula de tus imberbes, – gritó Hypatia – es a ti a quien quiero.

    – ¿Como piensas lograrlo? – Le contestó Cárope – Ellos llevan la furia de la espera. Primero tu sangre, ante que las delicias de mis pócimas.

    – Ya lo verás.- Contestó Hypatía.

    Hypatia, encerrada en el torbellino de sus propias espadas, se acercó al grupo, quienes blandían sus armas sin ninguna clase de habilidad. Primero se dejó rodear, y de pronto comenzó a herirlos uno a uno. Ya cortándole los tendones de las piernas, clavándoles en las rodillas, cortando un par de orejas, cruzándoles un tajo sobre pecho, espalda y muslos, hasta que los pobres inexpertos, que apenas habían podido cortajearla, se rindieron y huyeron atemorizados.

    – Ves lo que hacen tus pócimas malditas. Sólo envalentonan por el número, pero no les permiten dominar ni sus propias piernas – grita Hypatía.

    Hypatía de un salto toma la pesada espada de Diásplo, de otro se para sobre la piedra, y golpea a Cárope en el rostro con su rodilla, tomándolo de los cabellos, su ultima sombra de la tarde se expande sobre su amante varón. Ambos despiertan de su letargo de conjuro y su a señal huyen. Pero, mientras trepan la colina y la luna hace su aparición, giran para verla.

    – ¿Te volveremos a encontrar algún día, Hypatía? – Grita Brústilo desde la cima.

    – Quizá... quizá... – le grita Hypatía, antes de que desaparezcan.

    Cárope con la cabeza sobre la piedra, no deja de echar maldiciones.

    – Nos volveremos a encontrar, Hypatía, tu amante será tu ruina – dice.

    – Por el momento, la espada aún caliente del pulso de mi escudero será la tuya. –Le dice Hypatia y deja caer la espada Diáspolo y le corta la cabeza.





    Otro fuerte rayo cae sobre el edificio. Alejandra despierta de un letargo inexplicable. González la mira mientras inspecciona el departamento. Al abrir la puerta de la habitación, encuentran a Juan que trata de reanimar a Mariana de otra de sus pesadillas.

    – ¿Que le pasó, ahora? – pregunta Alejandra.

    – Esta – contesta Juan – que ahora habla en sueños. Que no se quien nos salvó del sacrificio. Ya no sé que hacer con ella.

    – Sí, cierto... tendremos que hacer algo... - Opina Alejandra.

    – Pero primero, Oficial, tendrá que curarse esos rasguños sin importancia – dice González.

    Alejandra no recuerda haber atravesado ningún vidrio. Su uniforme esta hecho jirones y lleno de sangre. Lo mira a González, pero este por toda respuesta, le guiña un ojo





    Volver a fin anterior Volver al Inicio


    Sueño con Serpientes


    Juan eligió la puerta amarilla. Y los tres se vieron impulsados a cruzarla.

    Al cruzar, la puerta desapareció y se volvieron a ver sin cambio alguno. Sin embargo, Mariana observó que nada en el lugar era lo mismo. Se acercó a la mesa que se hallaba vacía, ausente de toda cena. Juan miró el reloj y pareció como que el tiempo seguía su curso.

    – ¿Que pasó? – preguntó Alejandra, que veía el mínimo desorden de la mañana del día anterior - ¿Acaso volvimos a ayer?

    – Creo que no – dijo Mariana, que observaba los fuegos artificiales iluminar la ventana.

    – Nosotros no estamos aquí – dijo Juan, mientras pasaba su mano atravesando la cortina pero sin moverla.

    – Cierto – dijo Mariana – nosotros nunca volvimos aquí. Estamos en otro lugar, somos sólo espectros. Pero nuestros verdaderos yo, están en otro lado. Quizá lejos o quizá muertos.

    – ¿Porque, entonces, hemos cruzado esa puerta? – preguntó Alejandra.

    – Creo que esta era la puerta hacia otro presente. Por alguna razón debemos cambiar ese presente.

    – ¿Como vamos a hacerlo si ni siquiera tenemos cuerpo, ni siquiera podemos tomar un arma? – preguntó Juan.

    – Quizá no necesitemos ni una cosa ni la otra. Solo basta con nuestras imágenes – opinó Mariana.

    – ¿Pero donde estamos en realidad? – preguntó Alejandra, cada vez más confundida.

    – En cuaì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    ¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x



    –¤a la sucesión de imágenes.

    – Yo identifique algunas de esas imágenes, pero no puedo extraerle sentido. – dijo Alejandra.

    – No estamos en un mundo de sentidos. Nada de lo que hemos aprendido sirve aquí, debemos guiarnos sólo por nuestros impulsos primitivos. Como la gata de Juan. – opinó Mariana.

    – Podríamos ir a cada calle que he identificado en las imágenes. Me parecieron imágenes de noticieros o algo parecido – dijo Alejandra.

    – Yo creo que si Mariana tiene razón. Son las imágenes superpuestas de los distintos presentes que pugnan por prevalecer – dijo Juan, recibiendo, por fin, una mirada aprobatoria de las mujeres.

    – Bueno, ¿que esperamos?, vamos – dijo Alejandra con su habitual voz de arenga policial.

    – ¿Por donde empezamos? – dijo Juan.

    – Por donde comenzó todo este quilombo. Tu departamento. – dijo Mariana.

    – Ya estuvimos allí. Ya vimos como una puerta destrozada de pronto fue arreglada y otras cosas que prefiero no recordarte – le dice Juan a Mariana.

    – Estuviste. Estuvimos. Estaremos... son palabras que no tienen sentido donde no existe la materia y por lo tanto el tiempo. – contesta Mariana.

    – ¿Cómo haremos sin cuerpo para llegar hasta allí? – pregunta Juan.

    – ¿Se te ocurre algo? – le devuelve la pregunta Mariana.

    – A mi sí. – dice Alejandra – Tomensé de las manos.

    – ¿Que manos, Alejandra? – inquiere Juan.

    – Las que cuando vuelva a tener te van a apretar el cuello... dale... – ordenó Alejandra.

    – Los tres pudieron constatar que se podían palpar entre sí.

    – Es como siempre – dice Mariana – nos dejamos llevar por las ilusiones de los sentidos en lugar de las intuiciones elementales.

    Se toman de las manos. Entonces Alejandra chispa los dedos.

    Aparecen en el pasillo del departamento de Juan. Una cinta amarilla de la policía impide el paso. Manchas de sangre contra la pared.

    – No es este el presente que quiero – dice Mariana, batiendo palmas, sin saber porque lo hizo.

    Ingresan al departamento donde podían observar el televisor destrozado.

    – En este ya estuvimos – dice Mariana, volviendo a batir palmas.

    La puerta aparece forcejeada, pero cerrada.

    – Tendríamos que volver dos días atrás, digo, para evitar todo lo que nos sucedió. – dice Juan.

    – No. No es posible – dice Mariana – las cosas ya sucedieron, no podemos cambiar el pasado. Al menos no nosotros en este momento. Debemos buscar...

    – Shhh... - dice Alejandra – escuchen...

    – Humm... Marianita, pobre, queriendo salir – opina Mariana.

    Juan hace silencio. Mueve la mano como queriendo recordar algo.

    – Marianita, siempre sale de ronda, no está encerrada... sólo está del otro lado de la puerta... nos percibió y nos busca... démosle un tiempo... – opina Juan.

    Minutos después, la gata se aparece caminando sobre la baranda de la escalera, salta y se conduce escaleras abajo. La siguen. En planta baja la gata se detiene frente a la puerta de entrada.

    – Aquí hubo sangre – dice Mariana – y vos que te quejabas que te destrocé el televisor... pudo haber sido peor... en el estricto significado de la palabra.

    Una familia vuelve temprano de alguna cena. Abren la puerta y la gata gana la calle. Los tres la siguen. Juan advierte que a pesar de ser espectro se agita. Mariana comienza a sentir sus piernas. Alejandra que el pelo que le hace cosquillas sobre la espalda.

    – Si realmente nos llegan a percibir vamos a tener problemas, al menos nos van a llevar presos por atentado al pudor. Movámonos con cuidado. – dice Mariana, que recupera su humor terreno.

    Marianita deja de correr, se trepa a un alfeizar y comienza a maullar. Pronto un ensordecedor coro de gatos se reune rodeándolos. Marianita comienza su marcha a paso moderado. Juan no recordaba haber visto tantos gatos juntos desde su última visita al Jardín Botánico. Al parecer Marianita no tenía apuro alguno, pero las cuadras se dejaban consumir por el paso de los animales y los espectros. Llegados a un viejo edificio en ruinas y aparentemente abandonado, los animales comenzaron a trepar y entrar por cuanta abertura encontraban.

    Los tres se detuvieron delante de la unica puerta de entrada que parecía estar vigilada por tres individuos. La espera no duró demasiado. Mariana se vió venir a si misma, caminando torpemente por la vereda en dirección de los tres sujetos que rápidamente le cortaron el paso. Pronto se descubrió en una de sus habituales actuaciones. Sin embargo, a pesar que no podia palparse, ni palparlos sintió el impulso de interponerse entre su cuerpo y la figura la Alejandra corporal que descendía de una camioneta y se deslizaba agazapada con un arma en la mano.

    Pudo ver como los destellos, que partieron desde el arma de Alejandra, hicieron preciso impacto sobre los tres hombres. Luego, como los perdigones del disparo, de ese hombre que no conocía, pasaron de ella. Eso la convenció de que no sería una ayuda física la que podría proveer. Pudieron ver como luego cuatro personas, ellos mismos más ese conocido sólo por Alejandra entraban al ruinoso edificio. Los siguieron.

    ¿Que haremos aquí, si no podemos actuar físicamente? – pregunto Juan.

    No estoy tan segura de eso – le contestó Mariana, en el preciso momento que la Alejandra corporal volvía a probar su feroz puntería – por alguna razón no escuchamos los diálogos de los otros nosotros.

    Mariana tuvo una intuición, al verse a si misma blanco fácil desde cualquier punto oculto, chistó a un grupo de gatos que se abalanzaron sobre una pila cajones vacíos, que escondían su cuerpo, obligandosé a buscar un refugio más seguro.

    Por eso vinieron – dice Juan, que tenía a Marianita observándolo como todos los días.

    ¿Nosotros vemos a los gatos?. Digo, los otros nosotros – pregunta Alejandra.

    Creo que sí, pero estamos demasiado ocupados – contesta Mariana.

    Juan ve como una sombra se mueve sobre un puente. Se ve asimismo mal parapetado respecto a la visión del tirador. Prueba hacer lo mismo que Mariana.

    Pst... Marianita... allá – le dice Juan.

    Una colección de gatos trepan los paneles que cubrian a Juan haciendo que caigan, junto con Juan, al mismo momento que el hombre dispara, hacia la misma antigua posición de Juan.

    ¡Carajo! – grita Alejandra – los gatos son reales, le dio a uno.

    Pero por algo están aquí para ayudarnos – contesta Mariana, que hace una indicación para que otro grupo ayude a Alejandra.

    Uno se cruza al paso de la Alejandra real, haciendola tropezar y caer del puente, evitando que una andanada de disparos no le den de lleno.

    Juan intentó algo más arriesgado todavía. Se enfrentó y se habló a si mismo.

    Vamos que tenemos la caballería gatuna. Procurá que la próxima no sea Marianita – se dijo

    Se sintió satisfecho cuando su otro reaccionó.

    Sin que nadie le dijera nada, Marianita, se condujo con un grupo hasta el otro extremo del puente, se cruzan con un grupo que venían armas en mano, les enredan los pies, haciendo caer al primero y descolocando al resto. La historia la terminan Alejandra real y su amigo.

    Un gato es encandilado por una luz roja, se eriza y se conduce hacia ella. Se abalanza sobre la luz, haciendo que el disparo, que iba dirigido a la cabeza, caiga sobre el muslo de la Mariana real.

    Alejandra sintió que hasta allí habían llegado. No pudo hacer nada contra su yo real, que por exceso de impulso quedó a merced de su enemigo, que le apuntaba a la cabeza. Salvo soplarse un poco de entereza.

    No sé lo que te está diciendo – se dijo – pero no te dejes abatir.

    Cuando se hizo la luz. Mariana pudo ver como el rostro del enemigo de la Alejandra real quedo estupefacto ante la multitud de gatos que pululaban por el piso.

    Pareció como si el tiempo se hubiera detenido. Cada uno se acercó a sus yo reales. Al tocarlos no sólo tuvieron una sensación de memoria, sino de otras memorias, de otros tiempos.

    Mariana se descubrió victima de un intento de asesinato.

    Juan disparando en lugares distintos, como si fuera un soldado de alguna película.

    Alejandra se vió asesinada por ese mismo hombre, pero a la vez derrotándolo. Se vió con el corazón volcado hacia ese hombre que hacía tanto que no veía.

    Los tres se juntaron en el centro del patio. Los gatos los rodeaban contorsionándose como serpientes en el serpentario.

    ¿Pero es esto lo que queremos? – preguntó Mariana.

    No te entiendo - dijo Juan – estamos en medio de una batalla y un tipo apuntándole a la cabeza. No, no es esto lo que queremos.

    No. Digo si es adecuado que intervengamos – vuelve a decir Mariana.

    Mariana tiene razón. Estamos en medio de dos presentes, pero ¿Cuál es el mejor? Este donde parece que me van a volar la cabeza, pero donde hay, existe un hombre que me ama. O desde el que venimos donde ustedes van a ser padres y yo seguiré mi vida de soledad. ¿Debemos actuar o debemos sólo saberlo? – dice Alejandra.

    Sin embargo, hay algo más que múltiples presentes. Hay, debe haber un punto inicial de todo este embrollo. ¿Porque algo o alguien, me viene diciendo que tuve que buscar a este hombre casi desde el mismo día en que nació? Creo que ninguno de estos presentes es el que nos corresponde. – dice Mariana.

    ¿Y cual es ese punto? – pregunta Juan.

    Creo saberlo – dice Alejandra.

    ¿Cómo? – pregunta Mariana.

    Volvamos – pide Alejandra.

    Pero, no ves que te están por matar, debemos impedirlo – opina Juan.

    Volvamos, tiene que existir otra alternativa. Si esa alternativa existe, todo este baño de sangre nunca sucederá - dice Alejandra.

    Los tres se situan en circulo y apoyan sus palmas. En un instante vuelven al punto de partida, donde las imágenes seguian esperándolos.

    Como ven no todo es, lo que parece ser – les dice – Mundos insospechados se despliegan sin necesidad de viajar hasta otros universos. Cada acción, por pequeña que parezca, es una laja de un largo camino, una laja que es imposible de evitar.

    Pero, si yo soy el culpable, ¿Cómo puedo remediarlo? ¿Cómo puedo cambiarlo? – dice Juan.

    No hay un culpable y no hay forma de cambiar lo que ya se hizo. El que se hayan enterado de otros pasados, presentes o futuros es suficiente para que tomen conciencia de que cada minuto, de cada vida, es lo que verdaderamente cuenta. Muchas veces creemos que es el mundo el que condiciona nuestra vida, pero en realidad, somos nosotros los que condicionamos al mundo. ¿Qué vida queremos vivir? Eso sólo depende de nosotros mismos, de cada pequeña decisión que vayamos tomando. – le contesta.

    Pero, ¿por qué fui elejido? ¿Por qué pesa sobre mi una decisión que no tomé? ¿O sí tomé? – pregunta Juan.

    Tu decisión fue tomada mucho antes de esta vida. ¿Qué desearías que sucediera? – le contesta.

    Es que no sé que es lo mejor – dice Juan.

    No se trata de que sea lo mejor. Se trata de vivir de otra manera. Pues bien, ¿qué tal una amalgama de estos días? – le contesta mientras se diluye.

    Juan, Alejandra y Mariana despiertan nuevamente en el mismo patio rodeado de gatos. Algo había sucedido. Cada uno camina hacia sus otros yo y se confunden con ellos.



    Amalgama Todos tienen algo que ocultar



    Ir a final anteriorIr al inicio

    F22




    Alfa
    (Alpha)

    Juan elige la puerta azul. A Mariana se le enciende el pecho. Alejandra sólo es espectadora.

    Juan y Mariana ingresan en la zona de luz. Mariana siente mucho frío. Juan se descubre en un lugar que no reconoce, estira su mano hacia un panel, toma un pequeño micrófono se lo prende en la solapa y baja una pequeña perilla.

    “Hola, Tierra, aquí el Comandante George Harcher.

    Espero que esta transmisión les llegue como corresponde. He echado a rotar mi linterna sobre su eje longitudinal, como un trompo. Es muy torpe y tiene un gran movimiento de precesión. La tengo frente a mí a 30º de la eclíptica de mi cabeza. Cuando agote sus baterías le diré, supongo, adiós a mi cuerpo. Valsvat esta cansada de reciclar. Ya ha circulado, dicen sus registros, 7234 veces el mismo agua por mi cuerpo, las provisiones se han acabado.

    Mañana arrojaré el cuerpo de Tamara al espacio. Lo haré como ella me lo ha pedido. La sacaré en el cofre de animación suspendida y cuando apenas sea un punto más en el visor, pulsaré Open, desataré los cerrojos. Su cuerpo mórbido saldrá despedido, estallará de presiones internas, y Tamara abarcará todos los radios. Digno funeral de mi compañera de viaje. Yo no tendré la misma suerte, quizá alguna vez encuentren la nave, que seguirá titilando señales, y a mi cuerpo atado a un tubo. ¿Me pareceré a los esqueletos de las mazmorras medievales?

    Según el mapa sideral, estoy a 7 días luz, del jardín que me vio nacer. Distancia ridícula. Sirio sigue impasible en mi ventanilla, tan lejos que cuando salimos. Ya ha alumbrado la máscara de oro de Tutankamon, ahora ilumina el cristal polarizado de mi escafandra. Veo, a través del cristal, el rostro hibernado de Tamara. No podré terminar de aprender su idioma. Creo que ella siempre supo que no volveríamos.

    Hace frío. Valsvat encendió su luz roja, otro panel dejó de funcionar. Debo reelaborar los planes. Tamara deseaba que alcanzáramos la zona del gran eclipse para ser ella la luz. Hacia allí reoriento la nave. Debo dormir. Hasta mañana.”

    “Hola, aquí el Comandante George Harcher. Según el reloj gregoriano convencional, hace 214 años, 7 meses y 8 días que partimos. Según el espacial, para nosotros sólo han transcurrido 6 meses. Debíamos haber dormido durante otros 14 meses, pero una mala jugada del azar, nos ha tocado. Probabilísticamente hablando, nuestro recorrido era seguro. Sólo una en un billón la posibilidad de colisión. Esa bola maldita de la ruleta, ha caído en nuestro paño. Según los cálculos de Valsvat, una roca metálica de dos gramos a 8700 m/s, ha impactado contra el escudo de titanio de estribor, los 75000 Jules, bajo simples cálculos newtonianos, nos han desviado 1 grado del rumbo y comprometido toda la estructura de la “Maya 2”. Al cabo de 4 días, finalmente, Valsvat nos pudo reanimar.

    Lamentablemente, una falla criogénica hizo que el hígado de Tamara no volviese a su función original. No obstante, hemos podido compartir nuestras últimas charlas, que no he registrado por versar de temas pueriles y profanos, la simple condición del ser humano. Al día siguiente murió, tan bella como había abordado la nave. Buena elección de la nueva Eva. Los tres años de entrenamiento y estudio de nuestra compatibilidad sexual, salud reproductora y condición psicológica, no han podido fructificar, pero no creo que hayan sido en vano. No hubo árbol ni manzana, un simple estudio de factibilidad biológica, quizá eso haya hecho enojar a la serpiente. Tampoco han sobrevido los embriones de nuestros clones.

    Pongo el cofre... hey... enciende tu luz... grábame y transmíteme... ahora va mejor... repito 1,2,3...

    Pongo el cofre en la cámara de vacío, cierro las escotillas internas, abro las externas, el espacio está limpio y oscuro como siempre, acciono los rodillos que empujan el cofre/ataúd de mi compañera... allí va flotando de la nada como un ángel...

    Disculpen radio captores... se me anuda la garganta... ahí va ella, en 30 minutos la entregaré a su esencia.

    La linterna sigue girando como boba, asida de la nada, Merlín me envidia, yo la envidio a Tamara. Ya casi no la veo. Ya es la hora. Presiono Open... Puedo ver un hermoso destello naranja. Adiós amiga.

    Ya no tengo nada mas que decir, hacer, ni pensar. Con esto voy terminando mi transmisión y la misión. Rezaré un responso por Tamara. Quizá el universo se apiade de mi soledad y me atraviese de meteoritos.”





    Volver a fin anterior Volver al inicio.




    La banda del club de los corazones solitarios
    (Sgt.Pepper's lonely hearts club band)



    La noche pasó en calma. La tormenta había sido violenta, Defensa Civil tuvo mucho trabajo, pero la mañana amaneció con sol. Mariana sabía que mientras Alejandra estuviese allí, estarían protegidos, al menos un poco más que estando solos. Por eso se levantó de mejor humor que de costumbre. Comenzó a limpiar el departamento como si fuera suyo.

    Alejandra que había tardado en dormirse meditando todo lo que había sucedido el día anterior. Apenas pudo sentarse en el sofá. Se tomo el cuello con las manos, se puso los dedos sobre las sienes, se desperezó y finalmente le dirigió la palabra a Mariana, que iba y venía como un cobayo en su jaula.

    – Mariana, – le dijo – yo me equivoqué y este es el vestuario femenino o vos siempre acostumbrás lavar los platos desnuda.

    – En los vestuarios femeninos no suelen circular mujeres desnudas, eso se lo dejamos a los hombres, que insisten en mostrarse lascivamente los cuerpos. – contesta Mariana.

    – De acuerdo, pero prefiero ver hombres y no mujeres desnudas circulando por mi departamento – le vuelve a decir.

    – Bien, como vos ordenes – le dice con su habitual simpática ironía - ¡Juan!.

    – No, no, no... no de ese hombre, hablaba yo, precisamente – le contesta, temiendo que Juan hiciese su aparición vestido de la misma forma – Honestamente, no me gusta verte desnuda y no quiero verlo tampoco a él.

    – ¿Acaso te provoca algo verme desnuda? – le contesta Mariana.

    – Envidia, creo que tu cuerpo me provoca envidia – contesta Alejandra.

    – ¿Como envidia? ¿Vos envidia de mi? ¿Estás loca? Acaso te viste bien en un espejo? – replica Mariana.

    – Ahora sí. Pero no sé si me animaría dentro de 10 años – contesta Alejandra – No sé si dentro... bah, para que hablo...

    – Lo que decís no tiene sentido. Te voy a contar el secreto que te va a mantener joven. Es el mismo secreto que han sabido Mae West, Brigitte Bardot y Claudia Cardinale, por sólo nombrar a aquellas que han demostrado la eficacia del conjuro: Unas pocas y mágicas palabras.

    – ¿Así? ¿Cuales? – pregunta Alejandra intrigada.

    – Sexo antes del desayuno, sexo al almuerzo y sexo luego de la cena – contesta Mariana sin contener la carcajada.

    – Será por eso que ya tengo arrugas en la frente y no te digo más porque me da vergüenza... pero, así me lo vas a matar. Para eso te lo dejo a vos y nos evitamos todo este despelote. – responde Alejandra tratando de ser original.

    – No hace falta que sea el mismo hombre... sì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤a que Alejandra Benetti, la hiciera moquear.

    – Te equivocaste... hay muchas otras cosas que me hacen llorar... un chico de cuatro años muerto por los golpes de su madre... la chica de 12 años violada por su padre... los ancianos mandados a matar por sus hijos para quedarse con la casa. Pero de estas, una pone cara de profesional, cara de piedra y usa la bronca como catapulta para buscar a los responsables. En cambio cuando la culpa es propia, no hay pantalla que te pueda esconder.

    – Entonces, la soledad te duele...

    – Claro que me duele, ¿Como no me va a doler?... crecí en una casa donde si había algo que no tenía era soledad... después la muerte de la familia. Será el veneno que me dejó mi madre. Yo viéndola partir del brazo de un hombre y diciéndole a mi padre que se hiciera cargo de “esa” – cuenta Alejandra.

    – ¿Aún vive? – pregunta Mariana.

    – Sí. Vive en Córdoba. Enviudó pronto. No tuvo más hijos, porque no los quería. Vive feliz, a su manera, en la casa que le dejó el otario[53]. Hasta dudo si ella misma no haya tenido que ver con su muerte. Pero debe ser la famosa desconfianza de todo policía – Terminó por decir Alejandra.

    – Bien, bien... porque no tocamos temas más alegre. Hoy es nochebuena y mañana es Navidad... que original lo mío – dice Mariana.

    – No. Yo no quiero cambiar de tema. Quiero que me digas que ves en mí. Tu primera impresión. Necesito saber que ahuyenta a los hombres de mi lado. – dijo Alejandra, con su cara más angustiada.

    – ¿De verdad querés saber que pienso? – pregunto Mariana.

    – Sí, por supuesto...

    – A ver, para empezar, ¿Que tipo de hombre crees que puede durar a tu lado? – comenzó a decir Mariana para inquietarla.

    – Pienso que un hombre que me contenga, me proteja... – conesta Alejandra.

    – Ese es tu error. Vos no necesitas un hombre que te proteja, lo que necesitás es un hombre a quien proteger... – dice Mariana.

    – Que querés, ¿que espere a un maricón?

    – Segundo y tercer error – responde Mariana, segura de su afirmación.

    – Cada vez te entiendo menos, Mariana.

    – Un hombre como el que necesitás no tiene porque ser un maricón. Esa palabra es muy de cana. Una palabra que cataloga, discrimina y enceguece. Si eligieras un hombre como me decías al principio, pronto alguno terminaría por romperle un ladrillo por la cabeza al otro. Convertirían la convivencia en una batalla campal. La fuerza y la protección residen en vos. Lo que necesitás es un hombre calmo y dulce que te sepa llevar de las riendas. Suave y sin ahogarte con el freno. – explica Mariana..

    – Bonita forma de llamarme yegua. Voy a ir a una yerra a ver si consigo un buen domador.

    – No. No un domador. Al menos no uno que sólo sepa de látigos y clavar espuelas. En todo caso uno que te sepa hablar al oído, te peine las crines, te dé un terrón de azúcar, te palmee el lomo y controle tus corcoveos.

    – No conozco a nadie así Ningún hombre que me haya abordado, con el que haya entablado relación, fue así.

    – Ese es el otro error. Te anteponés una pared muy alta, una máscara de inabordable. Mi sugerencia es que vos lo vayas a buscar. – opina Mariana.

    – ¿Cómo lo voy a buscar yo, Mariana? ¿Donde queda, entonces, mi orgullo de mujer? – se escandaliza Alejandra.

    – ¿De que orgullo de mujer estás hablando?. Hablás como si Simone de Beauvior o Alicia Moreau de Justo no hubieran vivido nunca. Tenés todo el derecho de salir a buscar al hombre que te haga feliz. Las mujeres ya votamos, nos arruinamos la salud con el cigarrillo, podemos ganar la patriapotestad... ser médicas, juezas, astronautas... oficiales de la policía...

    – No soy feminista, Mariana. – aclara Alejandra.

    – Bien, sí, de acuerdo... no es cuestión de andar repartiendo palos a los barras bravas en la tribuna de Boca. Sí, a veces las mujeres hemos ido demasiado lejos, hemos copiado mal el bosquejo. – dice Mariana.

    – ¿Porque?

    – Porque en el afán de igualarnos con ellos, copiamos más sus defectos que sus virtudes. Nos hacemos iguales a ellos en eso que por siglos.. por milenios... hemos detestado... el abuso de poder. Y en consecuencia nos convertimos en Espartanas, que desprecian al hombre que expresa sentimientos. Eso mismo que soñábamos de ellos cuando nos sometían y nos humillaban. – dice Mariana.

    – Entonces, no sé que busco, Mariana. – dice Alejandra.

    – Humm... orgullo de mujer. Orgullo de mujer debe ser estar con el hombre que te hace feliz, educando juntos a los hijos, elaborando un proyecto de vida consensuado...

    – Bueno. Mariana, gracias por decirme todo lo que no puedo hacer...

    – Mentira. Si podés entrar con un chaleco antibalas buscando un asesino. Te podés sacar esa máscara y dejar que uno te atraviese el alma.

    – Así... no pude a los 25, a los 30... ¿que me queda ahora?

    – Ay, perdón abuelita... Alejandra... ¿alguna vez invitaste a un hombre a tomar un café? – pregunta Mariana.

    – No, Mariana... siempre me invitaron al café, al auto y al...

    – Bien, es hora que dejés de joder con los protocolos sociales y hagas lo que tenés que hacer... que invites a ese hombre a tomar café...

    – Claro encima el café y el telo lo tengo que pagar yo. Ahí si que me voy a parecer a las viejas de las casas de té. – dice Mariana.

    – No. Uno al que le vas a decir: el café te lo invito yo, pero los pocillos los lavás vos.

    – Volvemos al principio, Mariana, me querés casar con un hombre de delantal...

    – No un hombre de delantal. Un hombre que no le haga asco al delantal, en todo caso, lo que no es lo mismo. A ver si me entendés, un hombre cuya parte femenina, te permita ser la fuerte, pero su parte masculina, impida que lo domines. Eso sí que sería desastroso.

    – No creo que exista un hombre así. – opina Alejandra.

    – Yo creo que sí, deben estar los colectivos llenos. Pero los infelices, algunos que ni dejan trabajar a sus mujeres, terminan la vida frustrados. Buscando una amante que los comprenda o mirándola con cariño. El mundo es muy vasto y hay un lobo para cada cordero... ah, por supuesto... la loba sos vos...

    – Alejandra termina de levantarse y comienza a mirar por la ventana.

    – Sí, Alejandra – le dice Mariana – alguno de esos que ves pasar por la vereda... no necesitás hacer una excursión al Himalaya, ni recorrer las capitales europeas...

    – Lo voy a pensar, Mariana... lo voy a pensar – dice Alejandra, sorprendida, casualmente, en ese mismo pensamiento.

    – ¡Juan!, marmota mío, – dice Mariana – el fin del invierno ha llegado, es hora de salir a buscar raíces.

    – Sí, Juan – dice Alejandra, cambiando su cara – pero tené cuidado como te venís, que si venís vestido como Mariana, te los cuelgo junto a los salamines de la alacena.

    Juan primero muestra su mano, como jugando a los títeres, luego con un pañuelo blanco.

    – Haya paz... tregua... tregua.. – dice, sin salir de la habitación.

    – Dale, che, – dice Alejandra – que tenemos que hacer las compras para esta noche.

    Mariana, menea la cabeza. Alejandra la mira intrigada, mientras vuelve su mirada hacia la calle.

    – Si vamos a salir, que sea ahora... que no nos agarre la noche – opina Mariana.

    – Como usted ordene mi sargento – contesta Juan, que venía enfundándose el pantalón, atento a la amenaza de su hermana.

    Cuando Juan la ve a Alejandra, con la mirada perdida, le hace a Mariana la típica seña porteña de “que pasa” con la mano. Evita el sofá, la mesa ratona, la lámpara de pie y se acerca a ella.

    – ¿Que pasa, Ale? – le dice, mientras la abraza por la espalda, tratando de encontrar el punto del infinito que su hermana miraba.

    – Nada, Juan, nada que vos puedas solucionar. – contesta Alejandra, acariciándole la cara y despeinándolo.

    Mariana para cambiar el clima sale con una de las suyas.

    – Si van a empezar otra vez con sus arrumacos incestuosos, yo me voy... es mucho para una señora pacata como yo.

    Alejandra al fin rió con ganas, por primera vez en la mañana.

    Fueron al súper. Alejandra los llevaba de las narices de un lugar a otro. Cada vez que Alejandra adivinaba un deseo de Juan, lo volcaba en el carrito. Mariana se retrasaba unos pasos para observarla. Finalmente se decidió a tomar la palabra.

    – ¿Y todo esto, quien lo va a pagar? – le dice a Alejandra.

    – Y quien va a ser. Yo.- contesta Alejandra.

    – Bien, entonces ¿Me compras aquel osito? – Señalando un enorme y caro oso de peluche.

    – Sí... sí... claro... por supuesto – contesta Alejandra, mientras Mariana acerca el muñeco que no entraba en el carrito.

    Luego Mariana la toma del brazo y la lleva a un aparte.

    – ¿Te das cuenta que ya estás domada? Que la dulzura te puede. Sólo hace falta que encuentres a tu osito. – le dice Mariana acercándose lo más posible a su oído.

    Una señora las mira con extrañeza.

    – ¿No es cierto, señora? – le dice Mariana, interpretando su cara de asco – ella quiere comprar sábanas de raso y yo ya le dije que mi tío Ramón nos la prometió, a usted quien le parece que debe vestir de blanco, ¿ella o yo?

    Juan se agarraba la cabeza. Alejandra hacía competencia con los tomates. La mujer se retira ofendida. Mariana la vuelve a mirar a los ojos, sin interferencias.

    – Vos dejá que de ese malcriado me encargo yo. Vos abrí los ojos, que “él” puede salir de adentro de una heladera o puede caer desde una claraboya. No te distraigas.

    El teléfono celular de Alejandra sonó varias veces, en todos los casos Alejandra respondió lo mismo.

    – Decile que no me rompa las pelotas[54]. Yo voy a tomar mi guardia a las 6 del 25, como corresponde, ni un minuto antes. No soy zumbo[55] para que me ande cambiando los horarios como a él se le canta. – Respondía.

    Mariana le hacía la señal de triunfo con el puño firme y el pulgar levantado que seguidamente lo cambiaba por el dedo mayor.

    En una de las llamadas. Un guardia de seguridad interno, se acercó para decirle que no se podía usar celular en el establecimiento. Alejandra sin dejar de hablar, ni cambiar su tono de voz con su interlocutor, sólo cambió el celular de mano derecha a izquierda, uso índice y pulgar derechos para sacar su chapa e insignias del bolsillo de la camisa. Pedido de disculpas y retirada.

    Al llegar a la caja, Juan pensó que se había excedido en caprichos. Después de todo su hermana vivía sólo de su sobre blanco de la Federal. Mariana dejaba que la cajera pasara y sumara. Cuando dijo el total, Alejandra se puso algo nerviosa, buscó en su cartera.

    – Buscá tranquila – le dice Mariana – la chica está sentada y no se va a ir.

    – Este, disculpá – le dice Alejandra a la cajera – debo hacer una consulta de saldo en caja central y vuelvo.

    Mariana la ve alejarse hasta su objetivo y entonces saca su propia tarjeta de crédito.

    – Cobrate – le dice, a la chica.

    – Y usted, ¿tiene crédito? – le pregunta la cajera.

    ¿Que, no basta con “pertenecer”?, dale cobrate antes que vuelva. – Le dice Mariana.

    La cajera hace lo suyo. Mariana firma lo suyo. Cuando Alejandra, finalmente, puede volver del maremagnum de la caja central. Mariana y Juan la esperan con cara de “yo no fui” con los carritos al otro lado de la caja, en el pasillo de salida.

    – ¿Que... que pasó? – pregunta Alejandra.

    – Que nos olvidamos el helado – contesta Mariana.

    Juan le recuerda la buena cuna de Mariana.

    – Sí, papá, mucho viaje a California, paz en Vietnam, meditación trascendental, mayo francés, “La imaginación al poder”, Katmandú... pero, finalmente aceptó la herencia de la abuela. ¿Viste? – le dice Mariana, hablando como una chica de Barrio Norte.

    – Te odio, Mariana – le dice Alejandra – No sabés lo que tuve que explicar en caja central para...

    – Ah, yo pensé que habías ido a coimear un par de pizzas. – le dice Mariana.

    La tarde se pasó como en todo hogar burgués. Mariana agregó unos adornos al escuálido arbolito de Alejandra. Paró su oso cerca del ventilador, porque era polar y en Buenos Aires esta haciendo mucho calor. Juan abrió los paquetes para ponerse ropa más adecuada que la que hacía día y medio. De vez en cuando, salía al exilio del balcón para fumarse un cigarrillo. Alejandra preparaba la mesa de cena fría que habían comprado. Mariana miró la mesa y abrió sus dos últimos paquetes, dos candelabros de plata y velas rojas, azules y amarillas.

    Con la llegada de la noche, Mariana comenzaba a ponerse ansiosa. Hacía largo rato que no bromeaba. Durante la cena mira a los hermanos.

    – Esta, quizá, sea la última cena que pasemos juntos, será mejor disfrutarla – les dice.

    – Gracias – le dice Juan – ahora la digestión me va a ser de provecho.

    – Vos sabías a que veníamos a esta casa, Juan. Sospecho que dado lo especial de la noche, esta es “la noche”. – contesta Mariana.

    – ¿Que se supone que debamos hacer? – pregunta Alejandra.

    – Dejarnos llevar por nuestros instintos... nuestros instintos espirituales. Ojalá supiera que es lo que debamos hacer – le contestó Mariana, que había perdido toda su soltura habitual.

    La cena trascurrió en el mayor silencio. En un momento Juan mira el reloj de pared.

    – Las doce menos cinco. Preparemosno para brindar – dice.

    Afuera se comenzaban a ver las luces de los fuegos artificiales. En los edificios vecinos, se adivinaban otras cenas, acompañadas por el aleatorio encendido y apagado de los arbolitos, sobre las ventanas.

    Juan destapó una sidra. Sirvió las copas. Los tres se prepararon para el brindis de siempre.

    Mariana sintió entonces un frió que le recorrió la espalda. Se le cayó la copa sobre la mesa.

    Luego de un estruendo que pareció que partiría la ventana, Juan y Alejandra pudieron ver, a las espaldas de Mariana, como tomaban cuerpo tres grupos de figuras luminosas indeterminadas y suspendidas en el espacio. Una figura se adelanta. Señala la copa caída de Mariana. La copa se levanta y se mueve hasta su mano.

    – Brinden – se le escucha decir claramente – no es nuestra intención interferir. Simplemente que hay cosas que es necesario corregir. Sin embargo, sólo una podrá suceder en esta noche.

    – ¿Ustedes son la luz? – pregunta Mariana.

    – Una definición demasiado simplista, Mariana, pero digamos que sí – le responde.

    – ¿Que debemos hacer? – pregunta Alejandra.

    – La respuesta contiene dos partes. Primero Juan debe elegir una de estas tres puertas, la roja, la azul o la amarilla.. Quien lo acompañe y que deba hacer, dependerá de la elección. Eso es algo que nosotros no podemos determinar. – le responde la imagen.

    Juan se persigna y se para delante de las tres puertas .

    – Bueno – dice – alguna vez me tocaba tener que tomar una decisión seria, ¿No?





    ¿Que puerta elegirá Juan?

    F24

    La puerta roja La balsa

    La puerta amarilla Sueño con Serpientes

    La puerta azul. Alfa



    Volver a final anterior Volver a inicio




    La balsa


    Juan elige la puerta roja y la atraviesa.

    Lo invade un llamativo aroma a mar, debe volver buscar al capitán. Hace días que insiste y este no lo ha querido recibir.

    Por fin, en la noche del 14 de abril, se cruza con él en la cubierta.

    – Capitán – le dice O´Connor al capitán (Correctora: nombre del capitán del Titanic que no recuerdo ) – esta nave no es lo que usted cree.

    – Así. No me diga. Usted esta parado sobre la mas grandiosa obra de la ingeniería humana. – le dice, el capitán sin perder la gentileza

    – No es así. Hay fallas de construcción que la compañía ha ocultado. No sé si usted lo sabe, pero es mi deber advertirle. Un simple choque con otra nave partirá las placas del casco, el acero es defectuoso. – insiste O´Connor.

    – Insinúa usted que el acero de Liverpool, el acero inglés, es defectuoso. Vaya, vaya, que osadía escocesa la suya – lo reprende el capitán.

    – No todo el acero. El utilizado en la proa no tiene defectos, pero sí el utilizado en el resto del forro. – advierte O´Connors – Yo lo sé, soy Ingeniero Naval y he participado en la construcción inicial. Cuando traté de advertirlo, fui despedido y amenazado de muerte.

    – Bien. Amigo, cuando lleguemos a New York, presentaré un informe, para indicar una inspección. Por ahora, debo dejarlo, tengo otras cosas que hacer. – le dijo, muy molesto, el capitán.

    O´Connors no se quedó conforme, la nave iba demasiado rápido y un torbellino que pusiera a prueba su resistencia a la torsión, sería suficiente para hacer partir las placas. Sin embargo, después de todo, sólo faltaban pocos días para llegar a puerto. Quizá las autoridades de New York, tomasen en cuenta sus denuncias. Trató de tranquilizarse y se fue a proa a disfrutar el oscuro y monótono paisaje de una noche de mar subártico.

    De pronto sintió un viento helado, el conocía ese viento característico, miró hacia la torreta de los vigías. No se equivocó. Los vigías daban la alarma.

    Corrió hasta el puente de mando, ingresó luego de un rudo pero breve forcejeo.

    El segundo al mando estaba dando la orden de virar la nave.

    – No lo haga. No vire la nave. Aplique reversa a toda máquina, cierre todas las esclusas y deje que choque de frente. – gritó O´Connors.

    – Saquen a este intruso de aquí – Ordenó el contramaestre.

    O´Connors sacó su arma, lo secuestró y le apuntó directamente a la cabeza.

    – Haga lo que le digo – volvió a gritar.

    El contramaestre ordenó lo que O´Connors indicaba. Luego de tres minutos, el perfil del iceberg se veía imponente y claro.

    Sin embargo, O´Connors se distrajo y recibió un furioso golpe en las costillas de puños de un oficial, que le hizo soltar el arma y al contramaestre. Lo redujeron rápidamente. El contramaestre dio la orden de continuar la reversa y virar pero el iceberg ya estaba frente a ellos. El capitán aparece en el puente. La nave sintió el fuerte impacto. Todos, incluido O´Connors, fueron impelidos contra el puesto de mando. El iceberg no pareció conmoverse, mientras la proa se incrustaba en él. Por fin, la nave comenzó a retroceder.

    – Informe de daños – grita el contramaestre por los tubos.

    Al cabo de dos minutos recibe el informe. Los dos primeros compartimentos estancos tenían daños. Todas las señales de socorro fueron activadas. Pero nadie parecía responder.

    La nave pudo, al fin, desencajarse del iceberg y alejarse de él. El capitán ordenó reanudar la marcha lenta hacia su destino. A las tres de la mañana, desde el Californian daban señales de venir al rescate, estaban a dos horas de allí. Sin embargo, la nave parecía soportar el embate, aunque se encontraba levemente ladeado hacia proa.

    – No lo soportará durante mucho tiempo. La nave no llegará a puerto – gritaba desesperadamente O´Connors desde el camarote donde lo habían confinado, mientras se sentían agudos crujires de metal.

    Cuando el Californian llegó. El capitán ordenó evacuar el trasatlántico, ante el pánico general. Ya tenía una inclinación de 8 grados. El trasbordo se realizó en el mayor de los desordenes pero su pudo completar. El capitán optó por liberar a O´Connors y hundirse con la nave. Cinco de sus oficiales siguieron su ejemplo. O´Connors los imitó.

    Luego de una hora, el rescate se dio por terminado. La proa seguía hundiéndose. El Californian comenzó a alejarse del Titanic, que seguía su paulatino hundimiento entre quejidos de acero.

    A las siete de la mañana el buque se partió en dos.





    Volver a fin anteriorVolver al inicio




    Trufas en el Savoy
    (Savoy Truffle)



    – Cara – dice Fabián, observando la moneda que había rodado hasta la silla donde estaba sentada Mariana.

    – ¿Estamos seguros? – dice Alejandra, que tenía una vaga idea de lo que podría pasar.

    – Yo sí – dice Fabián, apretando con fuerza la moneda con el puño.

    – Estamos solos, sin ninguna clase de apoyo – insiste Alejandra.

    – Mejor. – dice Fabián – Quiero que la bala que me mate venga de frente.

    Alejandra la mira a Mariana que asiente con la cabeza. A Juan que se alza de hombros sin sacar sus palmas de los bolsillos traseros del pantalón.

    – ¿Que idea tenés? – le pregunta Alejandra a Fabián.

    – Un huracán – contesta Fabián.

    – Primero tormenta, después guerra, ahora huracán... ¿que sigue? – comenta Mariana – ¿un meteorito?.

    – Mariana – comienza a argumentar Fabián, mientras saca su arma con su mano derecha y le coloca un silenciador – Punto primero. La casualidad no existe. Ustedes vinieron acá. Yo los recibí. Durmieron en mi cama. Comieron en mi mesa. De pronto pude matarlos mientras dormían. No fue así. Punto segundo: Pero, por otro lado. Me trajeron noticias de Lavelli que ya sospechaba. Lo cual confirma que todos estamos bajo su mira... mira telescópica... láser... el creo que sabe de todos nosotros y lo que es peor... lo sabe quien lo maneja... ahora bien... no sé de que la juega una cierta persona que vamos a conocer, pero que piensa disparar a sangre fría, no tengo dudas... entonces...

    – ¿Entonces? – pregunta Mariana con más ansiedad que miedo.

    – ... entonces, nosotros vamos a ser uno de los más minúsculos ejércitos de esa guerra, – continua Fabián – no vamos a esperar que nos cazen... al menos no nos entregaremos mansamente... tenemos un arma...

    – ¿Que arma? – pregunta Juan.

    – Ellos necesitan operar en silencio y nosotros vamos a hacer mucho ruido. ¿O acaso vamos a esperar de mandarlos a juicio? ¿Un juicio a un banquero... un oficial de alto rango... un diputado? Eso no ocurre ni en los países centrales, mucho menos por acá... ¿Nuestro buen nombre y honra? Sí, eso me significó una gamba menos. Nosotros vamos a entrar en escena donde les duela. – concluyó Fabián.

    – ¿Como lo vamos a hacer y cuando? – preguntó Alejandra interesada por la estrategia.

    – Esta misma noche. Así que recen sus responsos y escriban sus epitafios. Vamos a agregar nuestros nombres en el glorioso bronce del monumento a los boludos desconocidos. ¿Están de acuerdo? – pregunta Fabián.

    – Para eso no hacía falta tanto discurso – dice Mariana – con mostrar la cédula suficiente.

    – Logística y estrategia – exige Alejandra.

    – Necesitamos una 4x4 que no nos deje de a pie. Con cúpula. Entendiste Juan – dice Fabián mirándolo.

    – Sí, ya mismo – dice Juan.

    – Juan – le dice Fabián, mientras giraba el picaporte – si en 20 minutos no estás acá, este comando va a asumir tu baja.

    – Vos, fumá[56] – le dice Juan, guiñándole un ojo y desapareciendo por la puerta..

    – Continuemos, señoras, – dice Fabián - tengo algo que mostrarles. Algo que ha ocupado largas horas de mis ratos libres.

    Fabián saca su llavero del cinturón. Abre un baúl que se hallaba escondido debajo de los almohadones del sofá. Saca una pesada caja de madera. La abre con otra llave y muestra su arsenal personal.

    – ¿Tenés registrado todo esto? – pregunta Alejandra.

    – No hace falta. Fabricación casera. Autenticas Albornoz. Estas las portaremos nosotros. Por ser cortas tienen mucho retroceso, pero usan balas de punta de bronce.. balas de FAL.

    – Pero, las balas de FAL, ¿no las tiene sólo el ejercito? – Pregunta Mariana.

    – Todo se consigue – le responde Fabián – ¿alguna vez tiraste?

    – No. en mi vida. Siempre me produjeron pavor – le contesta Mariana.

    – Bien – vas a comenzar esta noche.

    – ¿Como? Si ni sé como se agarra – comienza a dudar Mariana.

    – Bien, acá te presento la Albornoz Light, para la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Ves, este botón enciende el miniláser. Vos seguí la luz y gatillá, el resto lo hace ella. Sólo dos precauciones, es un arma de escaso calibre, no apuntes a una pierna porque no sirve. Llevala siempre con el seguro puesto porque el gatillo es muy celoso y sólo porta seis balas. – le explica Fabián a Mariana – mientras desquebraba el arma y la convertía en algo parecido a un cilindro.

    – ¿Estrategia? – insiste Alejandra.

    – Prostitutas – responde Fabián.

    – ¿Prostitutas? – vuelve a preguntar Alejandra.

    – Sí. Dos – vuelve a responder Fabián.

    – ¿Y de donde vamos a sacar dos prostitutas a esta hora? – pregunta Alejandra.

    – Las estoy viendo – contesta con cinismo Fabián.

    Alejandra se queda muda.

    – ¿Y que papel deben jugar estas prostitutas? – dice Mariana.

    – Bueno. Esta tarde hice una visita. Y me tomé un par de atrevimientos. Primero robar el número de una agencia de colocaciones y el número de identificación secreto de dos de sus profesionales. Este buen señor, tiene ciertas costumbres que no confiesa en sus misas de domingo. Segundo he interferido una de sus llamadas al servicio.

    – ¿Cómo? ¿Donde? – pregunta Alejandra.

    – Desde una de sus propias oficinas. Desde su propio teléfono. Debajo de sus propias cámaras y micrófonos de circuito cerrado. – responde Fabián.

    – Lo tenías todo planeado. – opinó Alejandra.

    – No. Me faltaba el factor humano. ¿Lo tengo? – culmina Fabián.

    – Lo tenés – dice Alejandra – Pero, a mi me van a reconocer.

    – Eso se lo dejo a Mariana – dice Fabián.

    Las mujeres se fueron al baño. Mariana sacó a relucir su creatividad. Mientras tanto llaman a la puerta. Fabián abre y Juan entra.

    – ¿Donde están las chicas? – pregunta Juan.

    – En los camarines – responde Fabián – fumate un pucho y relajate.

    – ¿Tenés una cerveza? – preguntó Juan.

    – Sí, pero sólo una pequeña, – le respondió Fabián – el alcohol disminuye los reflejos y produce alucinaciones.

    Juan comenzó a tomarla con satisfacción. Por su cabeza pasaba la idea de que quizá fuera la última. Pero no la pudo terminar. Se atragantó con un sorbo cuando las vio salir de baño.

    – A... a... Ale... Mariana, ¿que significa esto? – dijo Juan, mitad sorprendido y mitad... mitad cagándose de risa.

    – Te presento nuestras nuevas actrices... de carácter – dice Fabián.

    – Tu pelo, Ale, tu hermoso pelo... morocho... tu... tus... – trataba de articular Juan – ¿Que es esto, Mujercitas?.

    – Juan – le dice Mariana – no se mira así a una hermana.

    – No te hagas la graciosa y cubrila con una manta – le dice Juan.

    – Juan Benetti, – le dice Alejandra – la Oficial Benetti se encuentra en una misión secreta, cualquier interferencia será considerada obstrucción a la justicia.

    – Sí, claro – dice Juan, tomando el último sorbo de cerveza – crecimos viendo el FBI en acción.

    – Faltan algunos detalles – dice Fabián - Tendré que improvisar. Esperenmé un minuto.

    Fabián vuelve con algunos objetos pecaminosos. Pronto en sus manos hábiles el arma de Mariana es ocultada en un enorme vibrador. Unos delicados intercomunicadores son ocultos dentro de las ligas. Le pide a Mariana su exclusivo extracto de perfume, lo vuelca dentro de una pequeña copa de licor, vuelca líquido desconocido dentro de él. Le coloca un plástico a modo de tapón sumergido, lo vuelve a completar con el extracto y lo cierra.

    – Mariana no olvides de que te vean, y huelan, cuando te perfumás. Si te ves en problemas arrojalo contra el piso, una pared o una superficie dura... lejos tuyo. – le indica Fabián.

    – Ya sé – le dice Juan – Mc Giver...

    – No. Odio a ese misógino infeliz. Prefiero el Súper Agente 86 – le dice Fabián sonriendo - ¿No te parece que lucen mejor que Sylvester Stallone?

    – Sí – dice Alejandra – en especial porque en este momento no estamos bajo ninguna bandera.

    Fabián, al fin termina. Levanta la vista para mirarlos.

    – Bien mis futuros compañeros de barca. Caronte nos espera. Sólo recuerden, nadie, pero nadie, de quien vean allí adentro, si es que logramos pasar la puerta, fue invitado allí para un bautismo. – dice Fabián – El dudarlo, significará el último segundo de vida.

    Fabián se apoya en su bastón y se pone de pié, invitándolos a la puerta.

    – Oh, perdonen... debo cambiar de bastón – dice.

    – No hace falta que cuentes nada sobre tu nuevo bastón, Fabián – le dice Juan.



    Juan toma el volante. Y lo mira a Fabián.

    – ¿Adonde vamos? – le pregunta.

    – Al Savoy Hotel – le dice Fabián.

    – ¿Que? ¿Vos pensás ingresar a un Hotel Internacional, desapercibido, a esta hora de la noche? – le dice Juan.

    – Vos... poné primera... siempre soné con conocer la Suite Presidencial – le contesta Fabián, mientras le prende una tarjeta de identificación en la camisa.

    Diez minutos después se detienen a unas quince cuadras.

    – Las chicas deberán tomarse un taxi para llegar – dice Fabián.

    Ellos siguen viaje. Se estacionan frente a la entrada de servicio. Fabián llama. Alguien atiende.

    – Hola. Somos de Cold Air. Venimos a reparar el aire acondicionado del 9º H. Acá está mi credencial – dice Fabián, poniendo su tarjeta frente a la cámara.

    La puerta se abre. Ambos ingresan.

    – ¿Cold Air? – pregunta uno de los encargados de la cocina.

    – Bueno, antes trabajamos para Frigidaire. Pero viste como son las cosas, nos echaron a la mierda y con la indemnización montamos nuestra propia empresita. Pero, por suerte hemos hecho buenos trabajos, nuestros viejos clientes nos han tenido en cuenta... fundamentalmente porque cobramos en pesos. – le responde Fabián – Poniendo su mejor cara de mecánico nacional.

    – Bueno... sí... sí... ¿me esperás un minuto? – le dice el encargado.

    – Claro, man... pero te espero afuera, che... en la camioneta... no quiero comprometerte... – le dice Fabián – y sale a la calle.

    – ¿Y? – le dice Juan.

    – Debemos esperar, no te impacientes... espero que ocurra lo mismo que cuando necesitamos que alguien nos arregle un débito de cuenta erróneo... – le contesta Fabián – Acabo de ver pasar un taxi.



    Frente a la puerta principal dos chicas descienden de un taxi. Mientras van descendiendo, la mayor de ellas, que se nota a la legua, que tiene largo tiempo en el oficio, le hace caritas al botones. Caminan sin dificultad hasta la conserjería. Presentan las tarjetas. El conserje, le hace señas a una de las camareras. La chica se hace seguir hasta los ascensores. No puede evitar su cara de fastidio.

    – Pensar que yo tengo que romperme la espalda un mes, para ganar lo que estas en una sola noche – dice en voz baja, mientras por el espejo observa como la morocha trata de peinarse lo único de pelo cortado casi al ras.

    Cuando llegan al piso, Mariana vuelve a ponerse los lentes.

    – Hay noches y noches. En algunas una no gana ni para disgustos – dice en voz alta, mirando hacia arriba, ante la cara de la camarera, que creyó no haber sido escuchada.

    La camarera las acompaña hasta la entrada de la suite. Un robusto guardia las observa. Mariana saca su tarjeta y la desliza. La puerta se abre lateralmente, ella entra, la puerta se vuelve a cerrar. Alejandra desliza la suya. La puerta no abre. El guardia le toma la tarjeta y la desliza. La puerta se abre. El guardia le devuelve la tarjeta con lentitud.

    – Estas se deslizan en forma vertical y uniforme. No torcidas como las que vos conocés – le dice el guardia, mientras le acaricia el culo.

    – Haceme acordar que te mate – le dice Alejandra.

    – ¿Como? – le pregunta el guardia que detiene el cierre de la puerta.

    – Ay, papi, que cuando te agarre, te voy a dejar muerto. Cuando termine este servicio, me va a encantar hacerme cargo de vos – le contesta Alejandra con voz enigmática.

    – Humm... me va a gustar morir en tus manos – le dice el guardia mientras suelta la puerta.

    Alejandra se junta con Mariana que la esperaba y observaba una segunda entrada sin puerta.

    – ¿Que es eso? – le pregunta Mariana en voz baja.

    – Es un detector de metales. Crucémoslo. Dejame a mí primero. – le responde Alejandra.

    Alejandra cruza la puerta sin dificultad, ante la mirada de un segundo guardia. Cuando Mariana lo hace se enciende una luz roja. Ella vuelve hacia atrás, mirándolo con cara de sorpresa. El guardia le toma la cartera y saca algo de ella.

    – ¿Y esto que es? – le pregunta el guardia.

    – Ay, hombre de mundo, ¿que te parece que sea? ¿Un televisor portátil? – le contesta Mariana.

    – Tomá – le responde el guardia, en tono de burla, devolviéndoselo – No es adecuado manipular las herramientas de trabajo de otras personas.

    En la puerta de servicio la demora se alarga. Pero finalmente el encargado se asoma a la puerta.

    – Este... no ubicamos al gerente... – le dice a Fabián.

    – ¡Pero que pelotudo este Johnson!... me saca de la cama a las dos de la mañana, me hace venir hasta acá, para nada – protesta Fabián.

    – ¿Johnson? – le pregunta el encargado.

    – Sí, Jack Johnson, ¿no se llama así el pelotudo del gerente de mantenimiento? O lo rajaron y me hizo una broma. Estos jonis tienen un pésimo sentido del humor.

    – Este, sí... Johnson sigue siendo gerente... pero no lo ubicamos... – dice contrariado el encargado.

    – Me llamó para decirme que quería arreglar la salida del 9º H, antes de las 9 de la mañana, porque la tenía reservada y no quería pasar papelones con el cónsul de Sierra Leona – le dijo Fabián.

    – Ah, sí, sí... el cónsul... claro el cónsul... estamos preparando platos de su país para recibirlo... bué... bueno... pasen – dice el encargado.

    – No. No pasamos un carajo ahora. Estos se piensan que uno es un títere de ellos. Que cuando atienda su maldito celular se entere que los argentinos no nos bajamos los lienzos por dos moneditas, que se busque a otro... vamos a ver si alguno se va a levantar a esta hora, para sacarle las papas del fuego... – insiste Fabián.

    – Pero no te pongás así... pasá... pasá... a ver si resulta que después tengo problemas... – le dice preocupado el encargado.

    – No, el problema es de él. A él le pagan un sueldo para estar disponible las 24 horas, no para apagar el celular cuando tiene sueño... pero, en fin, ya vinimos hasta acá... pero que no crea ese infeliz que le va a salir barato. “De acá”, que le voy a hacer descuento... ¡ay!... no se para que me hago problemas, me vienen los dolores en la cadera... – dice Fabián, apoyando más su mano en su bastón y con una palma sobre la pared.

    – ¿Que te pasó? – pregunta el encargado, para contemporizar.

    – Una vez... ¡ay, carajo!... una vez me caí por adentro de uno de esos túneles de ventilación... ves, a los yanquis nunca les pasa eso... – cuenta Fabián.

    – Dale, hermano, pasá y ponete a trabajar... que yo también... que otra cosa no queda... – le dice el encargado.

    – Che, Juan, trae las cajas de herramientas... la azul también – le dice a su chofer, que estaba a punto de creer en todo lo que oía.

    – ¿Me prestás una carreta? – le dice Fabián al encargado – son muchas herramientas... y además, como bien lo sabés en una de los pocos apartamentos con aire acondicionado independiente... traigo el gas para la carga.

    – Sí, seguro... pasen... pasen... – dice el encargado, mientras corta en dos a un faisán.

    – Encargado, encargado las pelotas, mirá como te hacen laburar... ni que estuviéramos en sus campos de algodón - le dice Fabián, mientras este le da la razón con un movimiento de cabeza.

    Juan tiene problemas con su cara.

    – Y vos, de que te reís, pelotudo... para que sepas, yo conozco hoteles en Nueva York... y allá, minga que se van manejar así... no hay caso, somos el culo del mundo... y así nos tratan – le dice.

    Cuando finalmente alcanzan el montacargas, Juan no puede evitar hacer preguntas.

    – ¿Como sabías todo eso? – le pregunta.

    – Hice una reservación por Internet. Allí te informan de las habitaciones libres, con vista hacia donde, si externa o interna y toda esa sarta de pelotudeces, y de yapa el Staff del hotel.

    – ¿Y el cónsul?

    – El cónsul va a llegar pero se va a alojar en otra habitación. ¿No esperaras que todo el personal sepa donde se aloja cada huésped en un hotel tan grande? – le contesta Fabián.

    – No dijiste que todos son sospechosos. ¿Que hay del encargado? – le dice Fabián.

    – Esta no era la puerta que debemos trasponer. Todavía estamos lejos de ella – le contesta Fabián – Si nos destripan el encargado se va a dar por hecho, y si llegamos a zafar, cosa harto difícil, yo mismo me voy a encargar de disculparme.

    – ¿Y ahora? ¿Adónde vamos? – pregunta Juan.

    – ¿Vos viste las series yanquis? – le dice Fabián.

    – Sí, claro, vamos a colarnos por los túneles de ventilación – dice Juan.

    – Bien... pero no... nosotros somos gente importante... vamos a entrar por la puerta grande... que es la queda por detrás de la suite, por los pasillos del servicio – le dice Fabián – con acceso a la salida de emergencia. Allí está.

    – Pero está cerrada con candado – le dice Juan, mirando para todos lados.

    – Bueno, tendremos que abrirla lo más silenciosamente posible, no tiene cerradura convencional. Trae las herramientas. – indica Fabián.

    Fabián saca un soplete portátil y comienza su trabajo.

    – ¿No se va a prender fuego la puerta? – interroga Juan.

    Fabián pasa la llama azul del soplete por la puerta.

    – Todo material anticombustión. Para que se prenda fuego tiene que alcanzar una temperatura de 3000º, eso sólo puede pasar en caso de un verdadero incendio de proporciones – le contesta, y sigue calentando el candado a la vez que introduce una llave maestra.

    – Estoy tratando de hacer que el metal se expanda y las muescas de traba dejen de corresponderse... listo... – dice Fabián ante el sonido de la cerradura - entrá la carreta...

    – ¿Y ahora? – dice Juan.

    – Nuestra primera prioridad es controlar al monitoreador, que si los planos y mi intuición no me fallan, están por allí – contesta Fabián.

    Sigilosamente se introducen en la pecera de monitores. Juan, antes que se dé vuelta, le aplica un culatazo sobre la cabeza. El hombre se toma la cabeza, que comienza a sangrar.

    – No, así no... así...– le dice Fabián a Juan, mientras le toma la cabeza, se la gira violentamente, le rompe el cuello y lo mira firme a Juan.

    – Tu primer intento, fallido, si vas a atacar a alguien más, tratá de que no respire más... no son los pibes de la barra, durante una pelea de bar – le dice Fabián enojado.

    Mariana se encontraba divirtiendo a los hombres de la sala central. Ya estaba usando sus conocimientos adquiridos sobre sábanas calientes, pero lejos de los burdeles. Confiaba que no notaran la diferencia. Alejandra había sido llamada por el objetivo primario. Pudieron comprobar que no eran las únicas mujeres en la fiesta. Sin embargo a Alejandra le llamaba la atención una en particular. Esa no estaba de visita. Conocía el lugar y parecía que algunos de los hombres recibían sus órdenes. Estaba ansiosa de hacer contacto con Fabián. Necesitaba tener entre sus manos una 9mm y no lo que las ocupaban en ese momento. Sin embargo, continuó la estrategia de Fabián, como una buena profesional. Trató de usar su persuasión y sacarle información.

    – Ay, papi, que lugar imponente... se nota que sos un hombre importante... de esos que una sueña todos los días... – le dijo, ocultando la cara de asco que le daba el viejo decrépito, quien tendría que haberse tenido que tomar un litro de eso que toman los impotentes y no tener que sentir una babosa muerta entre los dedos.

    – Si te digo quien soy en realidad – le dice el viejo, entre gemidos – no podrás salir de nuevo por esa puerta...

    – Ay, me diste miedo – dice Alejandra con voz de rubia idiota e interrumpiendo su tarea.

    – Eso trato, que las mujeres y los hombres me teman es mi juego favorito... dale... aspirate algo... yo invito... es buena... autentica industria nacional... – le dice, mientras le acerca una bandeja.

    – Ay, disculpá... no puedo... tengo un problema cardíaco... la última vez me tuvieron que internar tres días... – contesta Mariana, pensando en que tendría que tener la mente despierta, al menos mientras conservara la cabeza puesta.

    – Bueno, como parece que esta no es mi noche vamos a hacer algo por vos – le dice haciéndole señas a uno de sus guardaespaldas.

    Alejandra se pone tensa, pero se controla, cuando siente los dedos del guardaespaldas deslizarle la ropa interior y comenzando a hacer lo que le habían ordenado. Por suerte no le habían ordenado estrangularla. Pudo comprobar lo que realmente excitaba a su cliente. Giró los ojos y en un espejo le pareció distinguir una sombra conocida. Una sombra que se sonreía y parecía disfrutar lo que estaba viendo.

    Mariana se hallaba en la misma situación. Bastante más suelta y relajada, lo que le permitía investigar el ambiente, escuchar con su fino oído las distintas conversaciones de la fiesta. Se tranquilizó un poco más, cuando su percepción le indicó que ya no estaban solas. No le duró mucho. También reconoció a alguien a quien no pensó volver a cruzarse jamás. Sabía sin embargo que estaba en el lugar correcto, en el momento correcto, faltaba saber si, además, sobreviría.

    Juan ya había podido hacer su autentico bautismo de fuego, con una mole de 1,90mts.

    – Autentica Albornoz, autentico silenciador Albornoz – le indica con cierto orgullo Fabián.

    – Podríamos poner fin a “eso” – le dice Juan, tratando de no ver lo que se veía a través del falso espejo.

    – Ah, celos de tano – le dice Fabián – no soportan ver que a sus hermanas se las puedan estar cogiendo.

    – No, puedan no... se la están – dice inquieto Juan.

    – Bueno, entonces, es necesario que veas bien hacia donde apuntás. Los dos que están con ella, son presa fácil. El viejo nos puede llegar a distinguir. Tu hermana ya lo hizo. La pelirroja que sale y entra es, en este momento, la más peligrosa, lo que porta en la mano no es un molinito de viento. – le contesta Fabián haciendo gestos con su mano izquierda para un compás de espera – cuando ella salga comienza el festival.

    Juan juntaba sangre en los ojos. La mujer se retira de la habitación. Fabián apunta a través del vidrio y da la orden.

    – Ahora – dice.

    El viejo recibe un tiro en el pecho, al mismo tiempo que el estruendo del cristal despabila a los guardaespaldas. Estos se abalanzan contra la posición del disparo. Juan descarga su arma contra ellos. Fabián aprovecha y le arroja un arma a Alejandra que la toma en vuelo, se incorpora y se parapeta detrás de la pared.

    En la sala todo es confusión. Mariana comienza a los gritos lo más despavorida posible, sumándose al desconcierto. Una docena de hombres ya estaban en posición de tiro. Uno le apunta y ella se arroja al suelo los mismo que todas las mujeres. Todas salvo una que la reconoce. La toma del hombro y le apunta a la cabeza.

    – Gata turra – le dice – ¿no te había dejado muerta?

    – No – le dice Mariana – los delfines me llevaron hasta una playa.

    – Vamos – le dice, mientras la arrastra por el piso – parece que la guerra comenzó. Vos serás mi salvoconducto. ¿Te mando Cardo Rojo, no es así? ¿Fue ese traidor que te salvo? – le dice.

    – No... no... no... – decía Mariana – ¿acaso él no es tu jefe?

    – No. El estaba citado y no vino – le dice - ¿los mandó él no es así?

    – Sí.. sí... hay veinte más afuera – inventa Mariana, ya sentada en una cama de una pequeña habitación de servicio, mientras la mujer vigila desde la puerta entreabierta – no va a dejar que nadie escape.

    – ¿Que hacés putarraca? – le dice la mujer que podía oler el perfume de Mariana.

    – Me perfumo para vos. Me gustó mucho. Lástima esos dos estúpidos que interferían – le dice, mientras se pone una gota de perfume debajo de la oreja.

    – La razón por la que respirás en este momento es que te necesito viva para negociar. Así que no me jodas – le vuelve a decir.

    – Ay, yo que creí que estallabas de pasión por mí. Entonces, ¿este perfume ya no me sirve? Eso me pone triste y despechada – le dice Mariana.

    – Callate te dije.

    – No me hagas callar – le dice, le arroja el frasco contra la puerta. Este explota y arroja a la mujer contra la ventana.

    Mariana corre a tomar el arma. La mujer mal herida pero consciente trata de incorporarse. Al ver que Mariana le apunta levanta con dificultad las manos.

    – Cambié de parecer. No me gusta que me toquen las mujeres – le dice Mariana y apreta el gatillo, haciendo que salga una ráfaga desordenada y cayendo de culo al piso.

    Fabián escuchó la explosión y el posterior tableteo.

    – Mariana se hizo de uno – le dice Fabián a Alejandra.

    – ¿Como lo sabés? – le dice Alejandra por señas.

    – Por que el ruido de la ráfaga indica que los disparos fueron hechos por alguien que no domina el arma. – le contesta Fabián.

    – ¿Y ahora? – pregunta Juan, que se hallaba tendido sobre el piso.

    – Según pudimos contar quedan 8 hombres – explica Fabián - y no sabemos que papel juegan las mujeres que...

    Las palabras de Fabián fueron interrumpidas por disparos que no eran dirigidos hacia ellos.

    – ¿Pensás lo mismo que yo? – le dice Fabián a Alejandra.

    – Sí. Acaban de tirar el lastre – le contesta ella – ahora sabemos que todo lo que se mueva es blanco enemigo... salvo... Mariana. ¿Como llegamos hasta ella?

    – La pregunta no es, como llegamos hasta ella, sino como salimos de acá. – le contesta Fabián.

    – ¿Pero no era que habría reunión de plana mayor? – dice Juan.

    – Sí. Pero equivocamos la hora. Sin embargo hicimos Jaque Mate en una. – contesta Fabián – el primer disparo se lo dimos a la cabeza y el resto está desarticulado. Al no tener a quien responder, sólo disparan por si mismos. Tampoco saben cuantos somos, ni quienes somos. El compás de espera me lo dice.

    – Pero nos deshicimos de un pez grande solo – dice Juan.

    – Eso es más que suficiente, para una guerra sin generales a la vista. Nosotros no vinimos a ganarla, sólo vinimos a debilitarlos, a sabotearlos – dice Fabián – y encima aún estamos con vida.

    De pronto el silencio se corta, el sonido simultáneo de varias armas que se preparaban para disparar. Fabián le indica a Juan que se parapete tras el muerto, encima de la cama. Y a Alejandra que desapareciera detrás de la pecera.

    Una andanada de disparos atraviesan la puerta y algunos la pared. Fabián se incorpora con dificultad saca su bastón y dispara. La puerta vuela hacia el otro lado y la perdigonada le da a tres. Pero una bala de afuera la da en la pierna enferma.

    – Listo – grita alzando las manos– fin de la contienda, me entrego.

    Alejandra no puede entender lo que escucha. Antes de que pueda reaccionar, dos hombres entran a la habitación, pero en lugar de dispararle, lo toman de los pelos y lo arrastran hacia afuera. Juan, escondido entre los muertos, puede ver como lo golpean y surgir una figura desde una puerta, que parece dar órdenes.

    – Fabiancito – le dice, pareciendo conocerlo – tanto tiempo y venirnos a encontrar justo acá. Lástima, me hubiera encantado tomar unas copas con vos.

    – Carlos... o debo decir... Cardo Rojo – le responde Fabián

    – Carlos, Cardo, no hay mucha diferencia... ¿no es así? – le dice Navelli, dueño de la situación - ¿Sabés porque aún estás vivo?

    – Es una buena pregunta para hacer antes de morir de todos modos. Creo yo – le contesta Fabián.

    – Porque me ahorraste un trabajo. El resto de los invitados no vino. Parece que era gente desconfiada. Eso me deja solo en la línea. Te me adelantaste un día. Mirá que desastre. ¿Como le vamos a explicar esto a la gente de la administración?. Que vergüenza, finas alfombras europeas manchada de triste sangre sudaca – le dice Navelli.

    – Gloriosa, gloriosa sangre sudamericana, aún por el mas despreciable de ustedes corre algo de esa gloriosa sangre – contesta Fabián.

    – Sí, tenés razón tantos hombres que han venido a conquistarla, sin mujeres, se las habrán tenido que arreglar con indias sucias, putas, como tu hermana – le contesta Navelli.

    – Te gastás al pedo. No tengo hermana. – contesta Fabián.

    – Claro, en la villa de donde venís, nadie sabe de parentescos y todos van con todos. Nadie sabe quien es padre, hermano o tía - continua Navelli. – por eso les tuvimos que traer la civilización.

    – Vos no trajiste nada. Vos sos hijo de los que rajaron cuando el Duce cayó en desgracia – le dice Fabián.

    – ¿Acaso estás diciendo que todos los hijos de italianos son unos fascistas cobardes? – le dice Navelli.

    – No. No todos, sólo una minoría bastarda y mafiosa, que deshonraron a los tanos laburadores que habían venido primero. – le responde Fabián.

    – Sí, en eso tenés razón, vengo de sangre noble veneciana, no de la bruta sangre siciliana – le dice Navelli.

    – Vos de noble no tenés ni el culo. ¿Quien de todos estos es el que te monta? – le dice Fabián.

    – Callate negro de mierda – le dice pegándole un tacazo en la herida – Pobres los negritos cabecitas, que sufren por las tanitas blancas. ¿No es así? ¿No se te iban los ojitos chiquitos, feos y oscuros por la putita esa?

    – ¿De que hablas zángano? – le dice Fabián.

    – ¿Como de que hablo? No te hubiera gustado acaso ponerle las manitos encima, tan blanquita, con ese pelito tan morocho, esos ojos tan verdes, ese culito tan firme – le dice Navelli.

    – Esa puta que decís te va a cortar los huevos y arrancar los ojos. Va a terminar con tus andanzas – le contesta Fabián.

    – Ya terminó con mi carrera y yo terminé con la suya. Me alcanzó en el escalafón. ¿A quien se le puede ocurrir poner a una mujer como subcomisaria? Eso está mal. No se pueden saltar dos grados. Parece que alguien conoció esos atributos que vos no pudiste. Pero eso no será así. Tiene un hermano traficante y ella mató a dos hombres de forma dudosa – le dice Navelli.

    – No tiene ningún hermano traficante. Todo fue una trampa tuya. ¿No es así? – dice Fabián.

    – Y viste. Las mujeres no saben jugar ajedrez. Pero por suerte yo pude atrapar a uno de sus secuaces – le responde Navelli.- ¿Como preferís morir? ¿Como Caupolicán o Tupac Amaru? Puedo satisfacer tus deseos reales. ¿Que tal como el Capitán Piluso?

    – Tenés razón. Toda la razón. Yo amo, siempre amé a esa mujer. Yo daría la vida por ella. – Grita Fabián, mientras era arrastrado por los matones, que lo arrojaron por la ventana.

    – Busquen con cuidado, debe haber alguno más – ordena Navelli.

    Alejandra no podía dejar de llorar por todo lo que había escuchado. Pero no se quebró. Sorpresivamente surgió por la puerta, disparando a cuanto se movía. Juan saltó hacia el otro lado, abrió una segunda caja y tomó un arma de mayor porte. El desbande fue general. Pero, Navelli, tuvo la firmeza de acertarle un balazo en el costado derecho del pecho, antes de desaparecer por la puerta que lo vio aparecer. Alejandra se encontraba en inferioridad de condiciones pero, siguió disparando. Uno de tres que quedaban le apuntó a la cabeza.

    – Nadie toca a mi hermana – gritó Juan, disparando de un arma que no podía dominar, matando a dos pero rozándola en un brazo.

    El restante buscó el mismo destino que Navelli.

    La suite era demasiado complicada para la pobre visión estratégica de Juan, que lo siguió, sin fijarse el estado de Alejandra. El matón, cuando se descubrió sin balas, buscó refugio en una habitación.

    – Hola – le dijo Mariana a sus espaldas, que jugaba con un vibrador, por encima de su cabeza, con la mano izquierda.

    – Puta de mierda – le dice el matón, escondiéndose tras la pared – vos, ¿de donde saliste? ¿como te salvaste?.

    – Armas femeninas – le dice, Mariana, mientras seguía jugando.

    – Cuando termine, nos vamos a hacer cargo de vos – le dice el matón.

    – Armas femeninas – le vuelve a decir Mariana, mientras alza su mano derecha, ubica la luz roja en la cabeza del matón y gatilla.

    La bala salió desviada. Le pegó en el hombro. Así que tuvo que volver a gatillar otras cinco veces. Ninguna dio donde ella quería, pero todas en el cuerpo de oponente.

    – Juan, Fabián, Alejandra, ¿Están allí? – grita entonces.

    Mala idea. Navelli la descubrió y antes de que pudiera hacer nada, ya tenía un cuchillo en su garganta.

    – Benetti – grita Navelli – mirá lo que tengo aquí.

    Juan aparece por la puerta apuntando el arma.

    – ¿Como va a hacer el héroe civil, para disparar un arma que no domina, para matarme sin hacer lo mismo con su anciana amante? – le dice Navelli.

    – Juan, – le dice Mariana – no vamos a hacer el amor nunca más.

    Juan la mira mientras va bajando el arma lentamente.

    – Juan – le vuelve a decir Mariana – o bien no podrás hacer el amor con una muerta o bien yo no lo voy a hacer con un cobarde. Dispará ya esa arma, carajo.

    – No, Mariana te voy a poner más balas a vos que a él – le contestó Juan.

    – De todas formas me va a matar – le dice Mariana.

    – Mariana – le dice llorando Juan – pero no seré yo.

    – Inteligente decisión – dice Lavelli - bajá el arma.

    – No – le contesto Juan.

    – Juancito... la voy a matar – le dice Navelli.

    – No matarías a tu escudo, – le dice Juan – solo te queda entregarte.

    – ¡Ja!, se han dado vuelta los papeles – le dice Navelli – el civil que quiere arrestar a un Oficial de la Federal.

    – No, un civil no puede arrestarte, pero otra oficial sí – dice Alejandra que venía arrastrándose y le disparó desde el piso, en medio de la canilla derecha, por entre medio de las piernas de Mariana.

    Navelli largó el puñal por el impacto y comenzó a arrastrarse huyendo de Alejandra.

    – ¿Que se siente tener un balazo en la pierna? – le grita Alejandra – ¿que se siente sentirse rodeado e indefenso?

    Navelli alcanzó el rincón de la habitación y ante cada amague de escape, veía como el arma de Alejandra lo seguía.

    – Benetti – dice Navelli – negociemos, tengo mucho para darte.

    – Eso me interesa mucho – dice Alejandra que se pone dificultosamente de pie.

    – Sabés que hay mucha guita[57] de por medio – le dice Navelli

    – ¿Guita?, no, no me interesa, otra cosa – le dice Alejandra y le dispara en la rodilla de la otra pierna.

    – Ay, turra... pue... pue... puedo arreglar sacarte con vida del país, no saldrás con vida de otra forma – le dice Navelli.

    – ¿Vida? Vos me arruinaste la carrera y la vida. Otra cosa – le dice y le dispara a un codo.

    – ¿Que querés? Por el amor de Dios, ¿que querés? – le ruega Navelli.

    – Yo escuché mal, o este hereje lo invocó al Altísimo – Vuelve a decir Alejandra.

    – Bueno, matame ya, no tengo más que ofrecerte – le dice Navelli.

    – Te equivocás tenés algo que me interesa. Acabas de hacer matar a un hombre que me amaba, y estoy muy resentida por eso. No escuchaste, lo que dijo antes de morir – le dijo con el rostro desencajado.

    – ¿Como lo voy a saber? – dice Navelli.

    – ¿Que dijo que te haría yo? – le repitió Alejandra.

    – No, vos no harías algo así... una mujer no puede... – dice Navellli.

    – Mariana, el puñal con el que quería cortante el cuello. Juan los pantalones del señor que me da pudor – dice Alejandra.

    Ambos actúan son atreverse a desobedecer.

    – Mirá, lo pensé mejor, tenés razón, soy una mujer. Una mujer no puede ser tan cruel. Temo que se me vaya la mano y de verdad te mueras y yo no quiero eso. No es digno de una mujer actuar así con un hombre indefenso... tan indefenso como se encontraba Fabián... – le dice, mientras apoya su pié sobre la rodilla herida.

    – ¿Querés ver o no, como te corto los huevos? Dale, elegí, que se acaba el tiempo – le volvió a decir.

    – No te entiendo... pero claro... no quiero ver que hagas eso... no lo hagas...- dice Navelli, que sentía el filo del puñal sobre sus testículos.

    – Bien, usted es mi superior inmediato y una orden suya se debe cumplir – le dijo.

    Entonces deslizó el puñal sobre su vientre, su pecho, su cuello. Cuando Navelli se dio cuenta, ya su mano izquierda le tenía sujeta la cara y con la derecha, le hundió el puñal en dos rápidos movimientos, uno en cada ojo. Poco profundo, lo suficiente, como había aprendido en el curso elemental de patología forense.





    Volver a anterior Volver al inicio




    Muchacha ojos de papel


    – Ceca – dice Juan, cuando Fabián descubre la moneda en el dorso de su mano.

    – Bueno. – dice Fabián – Si la información que tengo es buena, va a suceder una matanza mutua, una guerra de carteles. Pero no será de exterminio, ni de supremacía, sino de reparto. Será una demostración de fuerza, para indicarles a los inversionistas que pueden hacer la limpieza que ellos necesitan, sin necesidad de comprometer a la superestructura. O sea, simple cáscara.

    – Hablás de inversionistas como si se tratara de un negocio legal – dice Juan.

    – Para los inversionistas, la guita, no importa de donde o como venga, es lo único importante. Pueden invertir en trigo, microprocesadores, petróleo, armas, drogas o tráfico de órganos. Alguien les ofrece un filón dorado y ellos ponen la guita inicial, el dinero para operaciones, luego quieren el retorno. Si el retorno es satisfactorio, también se encargan de lavar el dinero, los cual es tanto o más tortuoso que la obtención – dice Fabián.

    – ¿Pero vos estás diciendo que el tráfico de drogas es por causa de los inversionistas? – dice Juan.

    – No. Eso sería lo mismo que decir que ellos hayan inventado la prostitución. En todo caso, podríamos decir, ellos son los nuevos proxenetas, mucho más sofisticados y mucho más peligrosos. El cafishio[58] antiguo tenía sus mujeres, las protegían, tenían una relación de fuerza distinta, era uno con varias, a veces una sola. En cambio, ahora, el patrón ni las conoce, por lo que no le cuesta nada ordenar un castigo o una muerte. De eso, por supuesto, se encargan los distintos cuadros de tropa, que pueden tomar distintas formas, distintos disfraces: desde simples matones, o asesinos profesionales y si la cosa es de alto nivel, agentes especiales. Tenemos la suerte que en este caso sólo se trate de los primeros. – dice Fabián.

    – Eso es mafia – dice Juan.

    – No o sí, depende de como lo miremos. Las mafias tradicionales tenían una clientela, a quien de alguna forma protegían. Cada familia se movía en forma, relativamente independiente, dentro de una zona definida, particularmente una ciudad que pudieran controlar. Cuando las generaciones siguientes se fueron infiltrando en las organizaciones de poder, se fueron dando cuenta que en realidad eran nenes de pecho. ¿Para que controlar una ciudad cuando se pueden controlar países? Pero para controlar países se necesita controlar sus instituciones, es decir, El Estado. Entonces, dividieron la escena como hacen las hienas en sus ataques. Unas se muestran torpes, pero intimidantes, para que la presa se distraiga y huya... hacia donde está el resto del grupo. – contesta Fabián.

    – Son un cáncer – opina Mariana.

    – Un cáncer no tiene control. Toma el cuerpo, se reproduce y finalmente lo mata. Si eso te parece terrorífico imaginate lo siguiente. Una enfermedad que te toma pero te mantiene, por un lado te da suero y por el otro te roba sangre. Te necesita débil para que no puedas arrancarte los tubos, pero vivo para seguir vampirizándote. Les da drogas a los adictos pero les exige, sin que ellos lo puedan saber, que mantengan a la sociedad ocupada, que ella vea el lastimoso espectáculo.

    – Es de los peores espectáculos – dice Juan bajando la cabeza – especialmente cuando es uno mismo el que se mira al espejo para decirse: como pude hacer esto.

    – Pero hay otros espectáculos que no se ven. Chicos de la calle que desaparecen, sin que nadie pregunte por ellos. Descuartizados por señores cirujanos, para vender sus órganos frescos. – dice Fabián.

    – O los exportan para ser adoptados en Europa – dice Mariana.

    – Sí. Pero es menos frecuente. Eso si el chico tiene suerte y es bonito. ¿Pero, para que vas a sacar un chico por el que te pueden llegar a pagar entre quince y cincuenta mil dólares, cuando dos padres desesperados pueden pagar cien mil por un corazón para su hijo?... Así que, mis amigos, esto que tenemos enfrente no es más que un juego de escondidas, ante la verdadera magnitud del problema. Problema que la gente no asume.

    – ¿Porque no asume? – pregunta Mariana.

    – Porque para eso están los medios, especialistas en esconder la verdad... mostrándola o viceversa, eso no es lo importante. Hace mucho tiempo vi una película de tercera, de argumento pésimo, pero para el género entretenida. Pero lo más interesante estaba en los títulos. El guionista y director, también era un actor de la película... que hacía de guionista, actor y director de una película de tercera, que se estaba filmando. El productor de la verdadera película hacía de un gordito encargado de los efectos especiales, la productora asociada hacía de una prostituta que fue el único desnudo, sin escena erótica, que se vio en la película y así siguiendo. Los únicos actores contratados eran la actriz principal y uno de los malos de la película. Ahora bien, yo dije que el argumento era malo, de esos en que todos, excepto la heroína, mueren. Unos masacrados por los malos, que resultaron ser dos policías corruptos y cuatro matones. Dos de los matones mueren a manos de la resistencia desesperada, uno de un palazo en la cabeza, durante la masacre de todo el equipo de filmación, y los otros tres a manos de la heroína en el final de la verdadera película. ¿No es un verdadero ejemplo de cine negro?

    – Sí, – dice Juan – si yo entendiera a que viene.

    – La película que nosotros vemos, no es la verdadera película, sino la que ello quieren que nosotros veamos. Con actores horribles, que siguen moviendo los ojos debajo de los párpados después que los han matado. Efectos especiales donde al plato volador se le ve el hilito que lo sostiene. Una escena de gladiadores en medio de un campo donde al fondo se ve un auto levantando polvo. La Torre Eifell ambientando un romance de 1830. ¿Que pensaría uno?

    – ¿Pero, que pelotudos? – pregunta Mariana.

    – Claro. La gente necesita acción. Ellos le dan acción. Muestran la detección de un cargamento con 1 Kg. de cocaína. Cuando lo que partió, o llegó, fue media tonelada. Encarcelan a un fulano, que hace rato está fuera del negocio y aparece ahorcado en su celda. Uy, que miedo. Pero lo triste es que la gente, ingenua lo cree.

    – Bueno, Fabián – dice Alejandra – tampoco podemos juzgar la inocencia...

    – No. No juzgo la inocencia, juzgo la ingenuidad que es distinto. No te hace falta poner las manos en el fuego para saber que te vas a quemar. No hace falta ser un violador para saber lo que le pasa a una mujer en esa situación. – dice Fabián.

    – Sí, yo te comprendo. – sigue Alejandra - Sé de lo que estás hablando. Pero entonces, según decís nunca tendremos medios...

    – No medios. Conciencia – dice Fabián -. ¿Para que nos sirven las cárceles? Para una fabulosa y perfectamente distribuida universidad del crimen. ¿Para que sirven los pobres medios informáticos? Para que ellos se informen, a través de los mismos, de nuestros movimientos. ¿Para que nuestras más caras y mejores armas? Para que ellos nos muestren que las de ellos son mejores. No es con medios materiales. Es con conciencia. Pero sospecho que no será esta, nuestra generación, la encargada de hacerlo.

    – ¿Quien entonces? – pregunta Mariana.

    – Sospecho, que quizá, las nuevas generaciones que están adquiriendo información por carriles distintos a los medios oficiales y la televisión. Cada día menos chicos juegan a los videos e ingresan a las páginas porno, de la misma manera que cada vez menos chicos fuman. Cada vez más se preocupan por el ecosistema, el calentamiento global y la responsabilidad de los grandes países y sus respectivos sistemas económicos por todo ello. – dice Fabián.

    – ¿Y eso porqué? – pregunta Juan.

    – Porque se están sacando el chip de control a distancia. Están volteando los decorados y ya se dieron cuenta que los estaban vigilando, cuando besaban a sus novias debajo de un farol roto, comían tranquilamente en su casa o gritaban un gol en una tribuna atestada. Pero, como son más inteligentes que nosotros, dicen que no vieron nada, no escucharon nada. En realidad tienen razón y no confían en nosotros. Nosotros, que no hemos podido preservar instituciones tan antiguas como una pareja aproximadamente estable.

    – ¿Porque? – pregunta Mariana – yo siempre he tenido parejas pasajeras y me sentido bien por ello.

    – Si. De acuerdo, si es que no es el sistema el que te lo ordena, diciendo exactamente lo contrario desde el discurso. Como la iglesia corrupta medieval. – le contesta Fabián.

    – El discurso es totalmente distinto. ¿En que se parecen? – vuelve a preguntar Mariana.

    – Esa iglesia tenía la ventaja de contar con especialistas que a cada paso, modificaban el discurso para que pareciera que nunca era modificado. No estoy hablando de Fe. Estoy hablando de manipulación de conciencias. Hoy en apariencia es al revés. Instituciones que dicen proteger a los trabajadores, pero lo que vemos es cada día más desocupación y ¿de quien es la culpa? De los extranjeros, son esos cien mil extranjeros que ocupan los cuatro millones de puestos de trabajo. ¿Me entienden?

    – Lo que no entiendo, es porque saltaste de la familia para ponerte a hablar de los extranjeros. – comenta Juan.

    – En eso mismo. – replica Fabián - Es tan diverso, tan sofisticado el sistema de desinformación, que uno nunca termina de procesarlo. Cuando creía que sabía lo que había pasado en el crimen de Villa Soldati, ya nos están diciendo que acaban de clonar un gato en un laboratorio de Rosario. Hago zapping porque no me interesa y me están mostrando un olla popular en la Matanza. En otro canal, me muestran un clip que muestra lo infelices que son los adolescentes de las grandes ciudades, bajo techo, sin lepra, bien alimentados, rodeados de posters y mantenidos en animación suspendida, por sus respectivos walkman. Pero por suerte, finalmente, alguien me cuenta que todo fue producto de no haber votado, en la elección pasada por ese candidato tan bueno y sonriente.... O sea.... O te volvés paranoico con temas absolutamente pueriles... o hacés unplugged y te desconectás... y eso están haciendo los chicos de las nuevas generaciones; en Buenos Aires, New York, Beijing o Soweto.

    – ¿No es pesimista tu posición?. – le dice Alejandra - Siempre han surgido grandes hombres en la historia, que en lugar de armas usaron la inteligencia.

    – Hombres que se “desconectaron”. Hombres que pensaron todo desde cero. Hombres y mujeres que se subieron a una colina para ver el incendio. Que se retiraron a una cueva, el desierto, debajo de un manzano. Pero no se fueron solos, llevaron las voces de los anteriores en su interior, en un libro impreso. No se apartaron horrorizados de Sodoma, sino que lucharon con su palabra por rescatarla. Y eso mismo están haciendo los chicos, que se niegan a ser conducidos a los hornos de un nuevo holocausto. Chicos que saben que en este planeta, hay de todo para todos. Chicos que no confunden libertad sexual con prostitución. Chicos que no confunden rebelión con guerra. Chicos que saben separar la tecnología de los sistemas técnicos de dominación.

    – Entonces sentémonos a esperarlos – dice Juan irónicamente.

    – ¿Que es peor cincuenta azotes o la guillotina? – le devuelve Fabián.

    – Y, la guillotina – responde Juan.

    – Bueno. Explicáselo a un esclavo al que están azotando. Lo que quiero decir, es que mientras ese día luminoso llegue, no nos podemos quedar quietitos y contra la pared. Estoy seguro que la violencia no es la mejor de las armas. Pero no puedo quedarme quieto cuando están derribando mi puerta. Como tampoco puedo salir de mi escondite con mis puños a hacer justicia contra una patota. Los samurai conocían... conocen, perfectamente la diferencia, el punto de equilibrio. Amemos la paz, pero pongamos algo entre el arponero y la ballena indefensa. – termina Fabián.

    – ¿Y ahora que? – pregunta Mariana.

    – Ahora. Lamentablemente para nosotros. Es muy probable que hayamos sido descubierto. Para la bruja el cadalso. Para el fotógrafo un auto en llamas. Soy hombre de armas. Tengo el virus de la violencia. Quisiera ser un hombre de paz auténtica. Tener la inteligencia suficiente para defendernos y defender a esta sociedad que me paga la pensión. Pero, lamentablemente, sólo me prepararon para matar y para no dejarme matar. Sólo que me pasé de bando. – dice Fabián.

    – ¿Vamos a comenzar a matar a nuestros compañeros, ahora? – pregunta Alejandra, confundida.

    – No. La gran mayoría de ellos, como la gran mayoría del pueblo de donde provienen, son simples trabajadores que hacen lo que la institución les ordena. Ni siquiera digo que la institución es culpable. Sino ciertos elementos claves. Tan claves que sólo los descubrimos cuando nos pasa lo que a nosotros nos pasa. Estar en una trinchera y ver, de pronto, que nuestros camaradas muertos tienen un tiro en la espalda. No se trata de salir a disparar en medio de la calle Florida. Lo mío es más humilde. Sabemos de un tipo, un sólo tipo, que es parte de toda esa mierda. No quiero arrasar la aldea para matar a un sólo culpable. Lo quiero sólo a él, aunque luego me entere que la aldea sólo tenía un inocente. – dice Fabián.

    – ¿Y ahora que? – vuelve a insistir Mariana.

    – Cazar a nuestro cazador – responde Fabián.

    – ¿Cuando? ¿Donde? – pregunta Mariana.

    – Donde, aún no lo sé, pero tendrá que salir de su madriguera, -Cuando, en una de estas noches, si la información que tengo no es falsa. – responde Fabián.

    – ¿Y como lo pensás detectar en medio de tanto quilombo? – dice Alejandra.

    – Manías de pescador – responde Fabián.

    – ¿Manías de pescador? – pregunta Alejandra.

    – Sí. Me voy a disfrazar de lombriz – dice Fabián.

    – ¿Porque vos? – dice Juan.

    – Porque él no puede estar seguro de que ustedes llegaron hasta acá. Y yo lo voy a traer hasta acá. – contesta Fabián.

    – Lo que va hacer es volar la casa. – comenta Alejandra.

    – Si lo hiciéramos hoy, sí. Pero no durante la guerra interna. – contesta Fabián.

    – No veo la diferencia – dice Juan.

    – La diferencia es que si fuera hoy. Sabría con certeza que estamos fuera. Pero mañana o pasado, no podrá, a pesar de todo su servicio de inteligencia, saber quien está detrás nuestro. Los cuadros inferiores funcionan mediante el método de la célula. Todos reciben órdenes sin saber de quien les llega. Así, cada vez que se atrapa a uno, no se le puede sacar información, por la sencilla razón de que no la conoce. Necesita de esos cuadros inferiores para hacer el trabajo sucio. – responde Juan.

    – ¿Y hasta mañana o pasado, vamos a quedarnos acá y pasearnos como ratas? – preguntó ansioso Juan.

    – Durante dos días, vas a dormir en mi casa, ensuciar mis platos, usar mi inodoro... te vas a quedar a oscuras y con las persianas parcialmente bajas. Vas a brindar mirando la cara de este negro feo. Pensá que Ana Frank lo hizo durante mucho más tiempo... y casi lo logra. El instinto de supervivencia hace cosas que uno ni se puede imaginar. Por empezar, tengo el amargo deber de informarles, que sólo tengo un pollo, medio kilo de pan y una sidra para el día de mañana. La cerveza, yerba, arroz, fideos y el café es el que se puede apreciar en la alacena. Si yo saliera a hacer compras multitudinarias y a varias horas, un ojo las podría detectar. Y eso no es lo que quiero... por el momento. – concluye Fabián.



    Entre una cosa y otra. Sin que nadie se hubiera percatado la noche cayó sobre Buenos Aires. Fabián se colocó, cerca de la ventana, haciendo que el azul de la pantalla de computadora, denunciara su presencia frente a ella, como siempre. De a ratos, salía a la vereda, tomándose la cintura y apoyándose en su bastón, como siempre. Justo acertó pasar Doña Florencia que paseaba su perro, la saludó, como siempre. Se fue a dormir a las cinco de la mañana, como siempre.

    Para el resto, las horas se hacían pesadas agujas de una vieja torre. La noche nada apacible.

    Alejandra se despertó varias veces con la imagen de los hombres del pasillo. Viendo la masa encefálica esparcida de su compañero, por la escalera. Tomando su arma y pretendiendo dispararle al plafón del techo, que lucía apacible y apagado.

    Mariana, con la última imagen, desfigurada por el agua, de una mujer que disfrutaba, mientras ella despedía las últimas burbujas de su boca, con los ojos abiertos.

    Juan, preguntándose porque su vida de viejo adolescente e inmaduro, tuvo que cambiar tan repentinamente. Soñó con un avión, con destino a una isla tropical, que caía en medio de la selva, y se encontraba en medio de las fieras, sólo tratando de sobrevivir.

    Fabián, cuando finalmente conciliaron el sueño, los dejó dormir. Sus extraños ritmos de sueño, cuatro entre las cinco y las nueve de la mañana, y su tradicional, ritual, religiosa siesta de dos a cuatro de la tarde, no serían tan fácilmente saboteados. Hacía mucho tiempo que esperaba esta oportunidad, pero nada le quitaría su paz actual, ni sus hábitos de puma.

    A las seis de la tarde, con toda desconsideración, puso música acorde con la fecha. Desde Internet había bajado abúlicos, bucólicos, angélicos villancicos.

    Alejandra saltó de su sofá y gatillo tres veces, no salió ningún disparo . Fabián la estaba mirando, con la palma supina acunaba las 9 balas.

    – Perdoná – le dice Fabián – no quería que en una de tus despertares de pesadilla, una fuera a parar a mi espalda.

    – Oh, per... per.. perdoná vos – le contestó azorada Alejandra, mirando a Fabián, que parecía que hubiera estado allí, mirándola toda la mañana.

    – Buenas tardes. ¿Durmió bien, la prin... cipal? – dice Fabián.

    – Todavía no llegué a principal... y con esto ya no creo que lo sea – le dice Alejandra, mientras abrocha rápidamente su camisa reglamentaria, que dejaba ver su sutién al tono y las pecas de su pecho blanco.

    – Hay que prepararse para la cena de nochebuena y para los fuegos artificiales. Yo sugiero que comiencen por un buen baño. – opina Fabián, mientras camina hacia la minicocina en busca de un café.

    – Esta ropa apesta – dice Alejandra.

    – ¿Tanto te pesa el uniforme, hoy? – le pregunta Fabián.

    – No el uniforme. Los dos días de trajín y pesadillas – contesta Alejandra.

    – Aún guardo la ropa de Alcira, es de aproximadamente tu talle – le comenta Fabián.

    – No creo que sea adecuado que me vista con la ropa de tu ex mujer – contestó Alejandra.

    – Adecuado o no, creo que te tendrías que cambiar. Si no te sentís cómoda, lavás la que tenés puesta y te la volvés a poner mas tarde– le dijo Fabián.

    – Ay – interrumpió Mariana – pensé que ya estábamos muertos, que nos estaban dando la bienvenida los angelitos.

    – A ver, probemos con Mariana – dice Fabián -. Tengo ropa de mi ex mujer, te va a ir un poco grande, pero está limpia.

    – Humm... ¿ropa de tu ex mujer? – dice Mariana – ¿no me la querrás poner para luego arrojarme sobre el sofá y me la empezás a desgarrar, mientras yo me defiendo valientemente?... ¿No?

    – No, Mariana, eso no lo haría con vos - le dice Fabián riendo– no te podría alcanzar en cuanto corrieras...

    – Eso se puede arreglar, yo tropiezo torpemente... como las doncellas que huyen de sus ardientes enamorados – le contesta Mariana.

    – Juan, – dice Alejandra – yo creo que tendrías que escuchar a estos dos... atrevidos...

    Fabián le hace señas que se calle señalando las ventanas.

    – Op... perdón – dice Alejandra, llevándose la palma a la boca.

    – Viste – le dice Mariana en tono disfónico – ellos siempre terminan haciéndonos callar.

    Juan aparece desde la habitación.

    – Bue, a otro que se le incendió la fábrica. – dice Mariana mirándolo fijamente.

    – ¿Que fábrica? – pregunta Juan.

    – La de peines – le contesta Mariana – Ay, que chico este. Andá a peinarte.

    A pesar de su reticencia, Alejandra se vistió con un hermoso vestido azul. Mariana encontró una pollera corta. Corta para su dueña original, a ella le sobrepasaba las rodillas. Y una remera con un pequeño impreso de Puerto Madryn. A Juan por el contrario el pantalón de Fabián le quedaba algo corto. Fabián por su lado, como parte de su estrategia puso a cada uno a controlar las noticias. Ya sea en el televisor, cada una de las dos radios que tenía y el canal de noticias de Internet. Cenaron con un oído o un ojo en la mesa y el otro en el aparato que le fue asignado.

    Juan levantó la copa.

    – Por que el próximo año podamos estar brindando – dice.

    – Eso sí que es un saludo optimista – dijo Mariana, sinceramente.

    A las tres de la mañana Juan creyó escuchar algo.

    – Mataron a un empresario de la construcción – repite según va oyendo – tres sujetos ingresaron a su casa y sin mediar palabra lo acribillaron y huyeron rápidamente.

    – Señor, señoras, – dice solemnemente Fabián – la guerra de los tres días ha comenzado. Feliz navidad, la casa está en orden.

    – ¿Que hacemos? – preguntó Alejandra.

    – Repetir la rutina de ayer, con unas pequeñas variantes – respondió Fabián – los invito a descansar, mañana puede ser un largo día.

    Como un calco, la rutina de la noche se cumplió. Salvo que Alejandra se quitó una duda. Pudo observar, cosas del oficio, como Fabián, no pasó toda la noche atado al monitor de su computadora. De a ratos giraba su sillón, para observarla largamente mientras dormía.

    A la hora programada Fabián sale de compras. En el súper de su barrio, ya lo conocían. El jefe de la empresa de seguridad sabía que él también era un retirado de la Federal. Lo que habitualmente hacía en escasos 20 minutos, esa mañana se iba demorando. A alguien le llamó la atención.

    A alguien le llamó la atención que un negro grandote y rengo, anduviese llenando su carro de prendas íntimas, vestidos y toallas femeninas. Alguien pudo pensar que pudo haber reconciliación, pero sabía que la supuesta reconciliada ahora vivía en Paraguay. La carne no entra en un freezer común. Demasiados Baguettes, sabiendo lo efímera que es su vida crocante.

    A alguien le llamó la atención que Fabián, siempre de vestimenta sport tradicional, comprase zapatillas deportivas masculinas. Fabián no puede salir a correr por las mañanas. Alguien sabe que Fabián no fuma. Le llamó la atención que comprara dos atados de Jockey Cortos. Pero lo que a alguien le llamó más la atención, es que luego del súper, Fabián se halla detenido en la armería, halla mostrado su credencial habilitante y se halla llevado varias cajas de balas de distintos calibres. Alguien hizo una llamada por su celular.

    Fabián llegó con todas su bolsas y paquetes.

    Mariana comenzó la distribución como ama de casa experta en casas ajenas que era.

    – ¿Que vas a hacer con tanta carne? – le pregunta a Fabián.

    – Si salimos de esta. La voy a donar al comedor infantil con el que colaboro. Espero que algún ángel nos ayude y permita un día de alegría a esos niños – responde Fabián.

    – ¿Que resultados? – pregunta Alejandra, mucho más técnica.

    – Creo que picó un bagre – le responde Fabián.

    – Cayo una avioneta con tres pasajeros en Morón, no hubo sobrevivientes, uno era un concejal – le informa Juan.

    – Bien, están tratando de reducir la pólvora al mínimo posible – opina Fabián.

    A las tres de la tarde llaman a la puerta.

    – ¿Quien es? – pregunta Fabián.

    – Correo. Encomienda de La Pampa – dicen desde afuera.

    – Esperame un momento – dice Fabián, mientras mira por la ventana y hace múltiples gesticulaciones a sus huéspedes.

    – Hola – dice Fabián - ¿De La Pampa?

    – Sí – le dice el mensajero, mientras desenfunda un arma, lo empuja hacia adentro y detrás de él entran otros dos – Te manda saludos un tal Cardo Rojo.

    – ¿Que broma es esta? – dice Fabián, poniendo su mejor cara de boludo.

    – Parece que vos escondés algo. – dice uno de los intrusos, dueño de la situación – Algo así como una mujer.

    – ¿Una mujer? – pregunta Fabián, con vos atemorizada.

    – Sí. ¿Para quien compraste toda esa ropa esta mañana? ¿O la pensión no te alcanza y pensás salir a yirar[59] esta noche? – le vuelve a decir, provocando la burla socarrona de los otros.

    – Mi... mi... miren muchachos, creo que se confunden. No sé de que están hablando – articula Fabián, como el mayor de los cagones[60] – Que les parece, si van, preguntan mejor y vuelven mañana... yo... yo... no tengo donde ir... soy un hombre lisiado...

    – Mirá, negrito, vamos a esperar tranquilitos acá hasta que esa turrita venga. Hace rato que no me monto a una Federal y me prometieron, mi jefe me prometió y mi jefe siempre cumple, que esa hembra es para mí. No sé si te queda claro – le vuelve a decir, ante la risa de sus compañeros, que reían como si hubiera dicho un gran chiste.

    – Bueno, muchachos, tranquilícense, y por favor, no hagan ruido, este es un barrio tranquilo. ¿No quieren un café mientras esperan? – les dice Fabián.

    – Uy, mirá la negrita, resultó una porora[61] – vuelve a decir el intruso parlante, estirado en el sofá, mientras sus acompañantes, de pié se sacan los lentes oscuros. Fabián sabía lo que eso significaba.

    – Mu... mu... muchachos... no pensarán matarme ¿Verdad? – dice Fabián, simulando estar aterrorizado.

    – Mirá, negrito, el presente que te mandó el jefe, hace dos años, vos lo despreciaste. Las puntas de acero perforantes son caras. Así que tenemos que terminar el trabajo – le dice con el mayor tono de sadismo el intruso.

    – Bueno, pero si van a disparar, traten de no hacer ruido, por favor. – repite Fabián.

    Esa frase le pareció extraña a su interlocutor que estaba levantando su arma para apuntarle. Pero no pudo sacarse la duda. Los tres disparos certeros y precisos de Alejandra, con su arma detrás de un almohadón, cambiaron la situación radicalmente. Los acompañantes cayeron de rodillas, como sábanas, casi sin moverse de su sitio. El charlatán, recibió la suya en forma longitudinal en el antebrazo. Tiro difícil, pero muy doloroso. Antes de que pudiera lanzar su grito de dolor, Fabián se abalanzó sobre él, le terminó de quitar el arma y la tapó la boca.

    – Creo que el que va hacer las preguntas, ahora voy a ser yo – dice Fabián - ¿Quien te mandó? ¿Quien es Cardo Rojo?

    – Sí lo sabés, ¿para que me preguntás? – le dice el matón, a quien Fabián le retira la mano de la boca.

    – Sabés bien que no fue un balazo con suerte el que recibiste – le dice Fabián – mi amiga tiene fascinación por hacer sufrir a la gente antes de matarla. Pero como yo tengo un gran sentido del humor, pero un poco atrasado. Quiero comenzar a reírme de los chiste recién ahora, pero me los vas a tener que explicar.

    – No te voy a decir nada. De todas maneras soy hombre muerto. Fallé. Y eso para mi jefe es suicidarme. – le dice, con una particular entereza.

    – Uy... no – le dice Fabián a Alejandra que le sujetaba un pie con la rodilla al intruso – no seas tan cruel... con lo que duele una bala que te atraviesa el talón y te hace estallar el tobillo...

    – Sabés una cosa – le dice al intruso – me parece que no le gustó eso de que la querías para vos... parece que no sos su tipo...

    – No. no me van a hace nada, son federales – trata de argumentar el intruso.

    – Uy, que macana justo nos vinimos a topar con uno que no lee las crónicas policiales y bueno dale, convencelo vos – dice Fabián, mientras lo sujetaba del brazo herido.

    – No... no... esta bien... esta bien... – dice tratando de zafar el pie que Alejandra le tenía sujeto y apuntado.

    – Mirá, por si no te diste cuenta, esta no es una comisaría, acá no corren los derecho, ni el dos por uno, no va a venir ningún abogado caro. Pero, como bien dijiste, somos federales, y a pesar de que viniste a matarme, yo voy a proponerte un trato, que creo no podés rechazar. Vos me decís lo que sabés. Cuanto mejor sea tu información, más posibilidades voy a tener yo de volver a entrar por esa puerta. Si la información es mala, nadie va a poder verte ese brazo y yo calculo que dentro de dos horas las trazas de pólvora te lo van irritar tanto que vas a querer cortártelo. Te vamos a dejar atadito, cuidando a tus amigos, que murieron felices, casi sin dolor. Vos elegí, en una de esas, nosotros que somos un poco más buenos que tu jefe, te salvemos el culo. ¿Que te parece? – termina Fabián.

    – Sí...sí.. – responde el intruso al que se le había borrado la sonrisa sardónica.

    – Pregunta número uno. ¿Que significa la punta de acero? – le dice Fabián.

    – Cardo Rojo...- comienza a decir..

    – No. No...- lo interrumpe Fabián – no empecemos a jugar a los indios... acá no hay ningún piel roja...

    – Sí...sí... el Oficial Lavelli...

    – Ahí va un poco mejor...

    – El Oficial Lavelli, te quiso sacar del medio, porque estabas cerca de un cargamento importante... todos los pibes tenían balas con punta de acero... pero cuando uno te dio... y te pudiste levantar... se asustaron y salieron rajando...

    – Es que los negros somos duros... pregunta número dos... porque te mandaron a matarme... dale que se hace tarde y ya veo este brazo un poco hinchado... – dice Fabián

    – No era a vos... ella era el verdadero objetivo... ella sabe del nuevo cargamento...

    – Lamento informarte que tu jefe se equivocó o te la vendió cambiada o ... me estás mintiendo – le dijo Fabián apretándole el brazo.

    – No...si... si... te estoy mintiendo... perdoname... se la quiere sacar de encima porque tuvo un informe que ella está a punto de saltar un grado de ascenso... por resolver el crimen del cartonero Méndez...

    – ¿Méndez? – pregunta extrañada Alejandra.

    – Sí, esa le salió mal... todas las pistas que encontraste en el caso son falsas. Él las sembró. Pero le salió el tiro por la culata. Como haì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤enizas. Pero un laboratorista, que trabaja para nosotros, lo batió y Lavelli en persona lo mató. – contesta.

    – Cada día me convenzo más que tu jefe es tan inteligente como hijo de puta – le dice Fabián.

    – Ultima pregunta de este programa. Y prestale mucha atención porque de tu respuesta depende mi tardanza en volver y no quisiera que mi hermoso departamento se llene de mas gusanos que los que su exigua superficie pueda soportar. ¿Donde lo encuentro? – dice Fabián.

    – Está en uno de los departamentos de la Colorada, esperando a que nosotros volvamos. – le contesta.

    – ¿Colorada? ¿Que Colorada? – pregunta Fabián, pero no tiene respuesta, porque se desmaya.

    – Puta madre, carajo – dice Fabián.

    – ¿Creo que yo lo sé? – dice Mariana, emergiendo de su escondite – estos dos, son los que la acompañaban cuando me fueron a visitar.

    – Vamos, rápido busquemos en sus ropas a ver si encontramos algo – dice Alejandra.

    Lo único que pudieron encontrar fueron sus celulares.

    Alejandra comenzó a rastrear en las memorias, cinco parecían corresponder a un números de línea.

    – Vamos al Datel - dijo Fabián

    Juan, sin embargo, tuvo otra idea. Tomó el celular y marcó el último número.

    – Papas fritas – dice cuando lo atienden, tratando de impostar la voz lo más parecida al intruso.

    – No llamaste a una pizzería ¿verdad? – le dice Fabián mirándolo en busca de respuesta.

    – Eso es lo creí escuchar antes de que me tiren la puerta abajo - responde Juan.

    – Si eso es verdad, tenemos una remota posibilidad de poder averiguar la dirección. Es nuestra única carta, ahora que este infeliz, se nos desmayó – dice Fabián.

    – No estará fingiendo – dice Mariana.

    Fabián le retuerce el brazo herido.

    – Ah, por eso digo, que se desmayó de verdad – vuelve a decir Mariana.

    – Ustedes dos se quedan acá. Vigilan que los muertos no se escapen y si este les trae el más mínimo problema, no tiren para intimidar, tiren a matar. Conozco muchos muertos asesinados por muertos... y no en una película de Voodo – les explica a Juan y Mariana...

    – Aunque, pensándolo bien, si alguno de ustedes no vuelve... en el día de hoy, también pienso dispararle – comenta Juan.

    Cuando Fabián encuentra la posible dirección que correspondía al teléfono, Alejandra pone reparos.

    – ¿Y si no es? – le pregunta a Fabián.

    – A Bruce Willis le sale. ¿Porque no a nosotros? – dice irónico Fabián.

    – Son las cuatro y media de la tarde – dice Alejandra – ¿como vamos a entrar sin ser vistos?

    – Vamos a entrar por la puerta. Bien visibles – dice Fabián – pongámonos en camino.

    A los veinte metros antes de entrar, Alejandra vuelve a poner reparos. Pero Fabián le pega un codazo. Ya en la puerta de la lujosa casa de Devoto. Alejandra toca el timbre. Una mucama abre la puerta principal.

    – Hoooola... Feliz Navidad... – dice Alejandra con su mejor voz de gallina, mientras una docena de chicos del barrio muy bien vestidos y vigilados por sus padres, rodeaban a Papá Noel y la payasa Popotina – estamos juntando fondos para el Hogar Esperanza... somos colaboradores de una granja de recuperación de chicos con problemas con las drogas... tenemos facturas, pan y dulces elaborados por sus propias manos... todos los vecinos ya han colaborado... estas son las credenciales que nos acreditan... si no pueden colaborar... de todos modos les dejamos la dirección y el teléfono de nuestra institución... para que ustedes mismos acerquen su colaboración...

    La mucama los miraba con extrañeza. Pero de pronto una hermosa mujer pelirroja, con el pelo atado en cola de caballo con un moño rojo y en un vestido negro ajustado, de exclusivo diseño, se aparece a su espalda.

    – No queremos nada. Buenas tardes – dice secamente.

    – Bingo – dice en voz baja Papá Noel, alzando las canastas y caminando hacia la próxima puerta. Repitiendo toda la operación.

    Al llegar a la esquina. Comienzan a regalar los dulces a los chicos.

    – Espero que cuando ustedes sean grandes – dice Popotina – no tengan que estar en esa granja y puedan colaborar un poco mejor que sus papis.

    A dos cuadras. Vuelven a subir al Fiat 600.

    – Hay personas que no saben el servicio que le prestan a la comunidad – dice Fabián – el dueño de este coche, que no parece contar con recuperación satelital, por ejemplo.

    – Bueno, Papá Noel. Ya sabemos cual es la casa. ¿No se irán de allí? – pregunta Alejandra.

    – Si pudieron soportar la sensación de que los payasos no saquen dos ametralladoras como regalo de Navidad es porque se sienten seguros. Eso espero. – contesta Fabián.

    – Ya sabemos la casa. ¿Como vamos a entrar? – pregunta Alejandra.

    – De la forma que estaban esperando, – contesta Fabián – no nos queda otra alternativa.

    Lo payasos se quitan el disfraz y se comienzan a vestir de policías de la Federal. En un momento, Alejandra no puede contenerse más.

    – Fabián, concentrate en tu plan – le dice Alejandra dándole un beso en la mejilla y se coloca la chapa y sus verdaderas insignias sobre el pecho.

    – Eso trato, eso trato – le dice Fabián tomándose la mejilla con la mano derecha – supongo que un amor platónico a esta hora y con esta vestimenta no es lo más indicado.

    Ambos caminan con el paso más resuelto que la pierna de Fabián lo permite. En un momento aprovechan la distracción del chofer del patrullero, que montaba guardia en la esquina de la casa, para apuntarle al cuello.

    – Soy la Oficial Alejandra Benetti, supongo que ya está informado de mi desaparición. Si nos cede el volante, yo haré constar en mi informe, de su colaboración en esta investigación secreta. – le dice Alejandra, al sargento que la mira sorprendido, con un vaso de café y un cigarrillo a punto de caérsele de su boca.

    – Lo primero que me enseñaron en la escuela policial es que con una persona con una nueve milímetros apuntándole no se discute. – dice el suboficial, que baja con las manos en la nuca, puestas espontáneamente.

    Fabián toma nota de la inscripción de la tarjeta del policía que fue subido al asiento trasero. Mientras, Alejandra se calza el chaleco antibalas.

    – ¿Como te identificás? – le pregunta Fabián, con el intercomunicador del móvil en la mano.

    – Cremonesi – le dice el suboficial.

    – Hola... hola... base.... aquí Cremonesi... acabo de observar vehículo, con tres sospechosos de estar fuertemente armados a bordo, estacionarse a 40 metros al norte de mi posición de guardia. Necesito refuerzos inmediatamente.

    – ¿Esta era tu posición, no? – le dice Fabián

    – Sí. – le dice el hombre, cada vez más confundido.

    – Nosotros te vamos a demostrar que somos leales. Espero que vos no nos falles – le vuelve a decir Fabián, devolviéndole el arma – no queremos que intervengas, te puede estar esperando una familia. Sólo hacenos un poco de número.

    Alejandra acelera el móvil a la vez que acciona la sirena. Terminan en la vereda de la casa.

    – Entregate, Colorada, te tenemos rodeada – grita Fabián por el altavoz.

    Por toda respuesta, desde la ventana del primer piso comienzan a disparar.

    – Viste quienes son los malos, ahora nos vemos en la obligación de repeler la agresión – le dice Fabián a su circunstancial compañero, mientras los tres se arrojan al asfalto por la puertas hacia la calle – ¿Tarda mucho la caballería por acá?

    No terminó de hablar cuando tres móviles doblan la esquina.

    Fabián la mira a Alejandra.

    – A la cuenta de tres – le dice.

    Alejandra se incorpora y avanza agachada hasta la puerta, mientras Fabián dispara hacia la ventana, cuidando las balas, como todos ciudadano ahorrativo de los medios del estado. Alejandra dispara contra la puerta que no cede.

    – Puta madre, blindada – grita.

    – Blindada las pelotas, correte. – grita Fabián, que saca la Itaka del patrullero, avanza y dispara.

    La puerta se desprende del marco. Alejandra avanza en tierra desconocida. El resto de los patrulleros, en medio de la desinformación, se limitan a responder el fuego de las ventanas. Fabián ya está adentro con ella.

    – Si en tres minutos no lo cazamos este pájaro se nos vuela para siempre – le dice Fabián a Alejandra.

    Alejandra avanza por la escalera tratándose de orientar hacia la ventana que dispara. Mientras subía, pudo ver a la mucama tirada al piso tomándose la cabeza. Intuyó que nada tenía que ver, porque un charco transparente rodeaba su uniforme. Siguió hacia arriba. El cuidar los blancos civiles siempre es un inconveniente, un disparo pegó en la pared, muy cerca de su cuello. Respondió en la dirección que vino. Fabián fue mas insistente y disparó tres veces, perforando la puerta. Algo parecido a un cuerpo pareció caer. Sin embargo, Fabián le indica “Ojo” mientras la cubre. Alejandra empuja la puerta. Un muerto que no identifica. Una ráfaga le da en el pecho, la tira contra una cama, le hace soltar su ametralladora automática y la deja sin respiración. La Colorada avanza hacia ella para rematarla. Alejandra logra tomar el arma pequeña que llevaba sujeta con el cinturón y descarga una, dos, tres veces. La mujer abre los ojos, cae de rodillas y luego golpea su cara contra el piso.

    – La tela nacional tiene mejor tramado.– le dice Alejandra, tratando de respirar.

    Fabián supuso que en esa habitación no había nadie más. Buscó por el otro ala del escalera. Se aproximó a la mucama. Mientras Alejandra bajaba, con dificultad, por el otro lado de la escalera.

    – Yo no hice nada – dice la mucama, mientras Fabián la ayuda a incorporarse – fueron eios tres.

    Fabián reacciona y la suelta. Siente tres disparos y Alejandra que cae por la escalera. Busca la puerta de donde vino, y no ahorra balas, mientras avanza hacia ella. Golpea la puerta con el hombro, esta se abre más fácil de lo que creía y cae sobre su pierna enferma. Navelli, que pensaba saltar por la ventana, hacia el jardín trasero, gira con su arma y le dispara en la otra pierna. Fabián se retrae del dolor, pero logra dispararle al vientre, cuando Navelli ya le apuntaba en la cabeza. Navelli se toma el vientre y cae primero sobre sus talones y luego hacia su espalda.

    – Perdedor – le dice Navelli a Fabián – pudiste compartir toda esa guita y no quisiste. No tuviste huevos.

    – Vos, ahora tampoco - y le vuelve a disparar con la mayor de las certezas.

    Fabián vuelve arrastrándose hasta donde Alejandra. Esta apenas podía mantener los ojos abiertos. Trata de abrazarla.

    ¿Sabés dos cosas? – le dice Alejandra, con un hilo de voz.

    No, Ale. – le dice Fabián.

    – Una, brindá por mí, la próxima navidad... y dos... odio los amores platónicos – dijo

    Y cerró sus ojos.







    Volver a anterior Volver al inicio






    Deseo que estuvieras aquí
    (Wish you werw here)



    – Tenemos dos alternativas. Bah, digo una sóla. Pero que quizá nos sirvan para desenredar este ovillo – dice Alejandra – Si nos tienen cercados y no lo sabemos. Ni Mariana, ni nadie puede estar seguro, como bien dijiste, en ninguna parte. Por otro lado, como estamos ciegos y sin pistas de como seguir, esta no es una idea menos loca que cualquiera.

    – Sí, una idea loca, en el estricto sentido de la palabra. – dice Fabián.

    – El comando central, ¿ya se ha decidido?. ¿Me calzo o no me calzo el paracaídas para arrojarme detras de las líneas enemigas? – dice Mariana con no poca ironía.

    – No puede ir sola, es muy riesgoso. – dice Fabián.

    – ¿Porque? – dice Mariana – Si estoy loca, me dejan adentro y soy un blanco menos del que te tengas que preocupar. Que me acompañe Juan. Salvo que él también tenga miedo de no poder salir más.

    – No es allí donde internan a los hombres – le dice Juan.

    – Yo no dije que te internen en el Borda, sino que las siquiatras se enamoren de un bombón como vos y no te dejen salir más.– le contesta Mariana.

    – Bueno esta bien – dice Fabián – pero quiero que se comuniquen cada cinco minutos.

    – Bueno les vamos a hablar cada cinco minutos – dice Juan.

    – No. No quiero que hablen. Simplemente hagan un rediscado del número y lo hagan en silencio. Me entendiste, Juan – dice Fabián.

    – Sí. Entendí – responde Juan.

    En vísperas de Navidad, el servicio de guardia siempre es muy visitado. Depresiones. Soledades. Peleas familiares. Una larga lista de espera era controlada por dos enfermeras y dos policías femeninas. Una pareja peculiar abre la puerta de la guardia. Mariana aperece con la boca exageradamente pintada y una vincha verde agua fosforescente en el pelo, que hace que su pelo rubio parezca la de una estrella punk. Juan la lleva del brazo y mirando con vergüenza a todo el mundo, con el número que le dieron en recepción en la mano.

    – ¿Es aquí no? ¿Es aquí donde entregan la caja PAN? – dice Mariana, tratando de convencer a su auditorio de su pertenencia al lugar, lo cual no parece nada difícil.

    – Mar, quedate tranquila – le dice Juan, incrementando la sensación de brote. Mientras juega con sus manos en el bolsillo.

    – ¿Que? Ya te andás masturbando otra vez – dice Mariana y Juan saca rápidamente las manos de ellos.

    Una de las enfermeras llama a un aparte a Juan.

    – ¿Está compensada? – le pregunta.

    – Sí. Pero empezó a acordarse de no se qué le pasó cuando chica. No es peligrosa. Solo le dá por hablar incoherencias. – contesta Juan.

    – Bien. Los doctores están muy ocupados esta noche y acá hace mucho calor. ¿Porque no la lleva al parque y esperan allí? Yo los voy a llamar por su número. – le dice la enfermera a Juan y hace lo propio con todos, exepto los cinco números que figuraban primeros, según el orden.

    Juan y Mariana salen al parque.

    – ¿Que hacemos? – le dice Juan a Mariana.

    – Hummm... según me parece el calor pone mal a mucha gente. Esas dos, por ejemplo, no parecen venir a la guardia. – dice Mariana.

    – ¿Estás segura?. Si fueran internas, comienzan a caminar hacia el portón y si te he visto no me acuerdo. – le dice Juan.

    – Eso es fácil para vos. Que sabés donde ir, donde dormir. Que no te vas a contracturar por la medicación a las cuatro de la mañana. Hace falta mucha decisión para eso. Y no parece lo que se ve en sus expresiones – le dice Mariana.

    Lentamente, Mariana, se acerca a las mujeres que descansan sentadas en un banco. Pasa varias veces delante de ellas, sin que estas parecieran registrarla. Vuelve hasta donde Juan.

    – Hummm... me parece que justo son autistas, pero lo voy a intentar de nuevo. Dame los cigarrillos – le dice a Juan.

    – ¿Para que, si vos no fumás? – le dice Juan

    – Uff... me hacés recordar a una vieja tira del diario, Juan y el Preguntón, sólo que vos sos Juan, el preguntón – le contesta Mariana.

    – Bueno tomá – le dice Juan y le entrega el paquete y el encendedor.

    – Chico desobediente – le dice Mariana.

    – ¿No te dí el paquete, acaso? – pregunta Juan.

    – Sí. Pero, ¿cuantas veces te pedí que dejaras de fumar? No hay caso, ya no me querés como antes – le dijo, dio media vuelta sacó uno y comenzó a chispar sin exito, camino a su objetivo.

    – ¿Como carajo es esto? – dice Mariana, delante de las mujeres.

    – Si, no dejás el dedo apretado no vas a prender un carajo – le dice una de ellas.

    – ¿Como el dedo apretado? Mi padre hacía así y flof... una llama grande como una fogarata de San Juan – le contesta Mariana.

    – Pero esos eran a bencina, pelotuda – le dice la otra mujer, que comenzó a amacarse mientras se reía – vení, vení que te lo enciendo... siempre que convides uno.

    – Uno, dos... – le dice Mariana, cuya llama que no queria prender, había logrado romper el hielo.

    – Mi papa – continua Mariana – tenía uno dorado, que le habían traído de Turquía. Me sentaba en sus rodillas y encendía su pipa... a mi me gustaba el aroma de su pipa...

    – Mi papá nunca fumó.- dice la primera – Siempre se cuidó.

    – Ah, habrá vivido muchos años – le dice Mariana.

    – No. Murió a los 35 de un cáncer de pulmón – le contesta.

    – Ah... ¿como te llamás? – contesta Mariana, mientras por encima de sus marcos, lo vé a Juan que le hace un gesto obseno y le saca la lengua.

    – ¿A que venís? - le dice una.

    – Es que cada vez que se acerca Navidad, me acuerdo de él y me empiezo a poner nerviosa – le responde Mariana – y ustedes ¿porque vinieron?.

    – Yo soy Marga y ella es Josefina. Nosotras no vinimos. Vivimos aquí. A mi de vez en cuando me agarran alucinaciones, bah, eso es lo que dicen estos degenerados... en realidad me tienen acá... para que yo no cuente... – le dice.

    – ¿No cuentes que? – le pregunta Mariana.

    – Que no cuente que me visitó el Arcangel Gabriel y me ordenó algo.- le contesta Marga.

    – ¿Que te ordenó? – pregunta Mariana.

    – Eso no te lo puedo decir, es una misión secreta que él me encomendó, – le responde – los elejidos siempre tenemos misiones así.

    – Ah, entiendo. ¿Y vos? – le dice a Josefina.

    – Yo por haber matado a mi marido. La encontré con otra y le encajé 25 puñaladas – le dijo.

    – Ah, caramba, ¿y a la otra? – le preguntó Mariana.

    – No a la otra no le hice nada. Yo sé que fue ella la que lo sedujo... Pero... ¿Como te parece que voy a matar a mi propia hija? – le contestó Josefina

    – Ah, lo siento. ¿Y que edad tenía tu hija, porque no parecés una mujer mayor? – le preguntó Mariana.

    – Siete años. – le contestó.

    – Oh, que cosa terrible... no me puedo imaginar la situación – le dice Mariana.

    – Ja... yo le había dicho que se mantenga encerrada en su pieza. Que la iba a volver a castigar, si volvia a hablar con el padre... pero la mocosa no me hizo caso... cuando abro la puerta lo encuentro a él de rodillas en el piso y ella abrazándolo y llorando en su cuello... no lo soporté más. A mi me encerraron, pero yo sé que un día la voy ver entrar por esa misma puerta, vistiendo esta misma ropa – termina Josefina.

    – Ah, claro – le dice Mariana, no pudiendo elaborar cuanto de real y de fantasía había en el relato. Pero ella sabía, por si misma, que no existe diferencia alguna.

    – Peor le esta yendo a Silvia. Ella sí que no mató a su marido – le cuenta Marga. – a pesar que se lo tenía merecido.

    – ¿Silvia? ¿Silvia que? – le pregunta Mariana.

    – ¿A que se yo? . Despues de un tiempo una se olvida de su apellido. Ellos siempre te llaman por el nombre para que vos te olvides de tu apellido, y con eso, de tu familia. Cuando uno se olvida de su apellido, se olvida de la familia. Eso me lo dijo el Arcángel. El Nombre de uno es Uno Mismo, me dijo él. – le cuenta Marga.

    – ¿Y que le pasó a Silvia? – pregunta Mariana.

    – A Silvia. El marido la cagaba a palos. Algunos dicen que a ella le ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ras, sí le creemos. Ella no mataría ni a una mosca. La vienen a visitar un vez por mes. Yo ví como le hacen firmar unos papeles – le cuenta.

    – ¿Como firmar papeles?. Los papeles que pueda firmar una interna no tienen ningún valor. – opina Mariana.

    – Así. Digaselo a los que la hacen firmar entonces. Seguro que que es esa pelirroja. – dice.

    – ¿Que pelirroja? – pregunta Mariana.

    – Una que siempre se queda en el auto. Mientras los tipos están adentro – le vuelve a decir.

    – Pero eso es lo que hace, ¿nada más? – pregunta Mariana.

    – Mirá – le dice, tratando de obtener confidencia – a nosotras nos parece que esa va se presenta, y se hace pasar por ella.

    – ¿Como es eso? – dice Mariana, haciéndose partícipe del secreto.

    – Esa mujer es igual a Silvia, o digamos muy parecida pero no es su hermana gemela. Esta gente tiene mucha plata. – le dice.

    – ¿Pero quien la tiene encerrada? – dice Mariana.

    – Un hombre de traje, que alguien me contó que es policía... y ese alguien, también me contó que fué él, quien mató al marido, ese hombre mató a su propio hermano, su propia sangre. Pero Silvia así se libró del hombre que la castigaba. Porque luego nunca más la castigo. Eso me contó alguien – le cuenta.

    – ¿Y ese alguien que te contó? ¿No es la propia Silvia? – le dice Mariana, poniendo cara de cómplice.

    – Shhh... sí, pero que no lo sepan... yo a ella la ví tres veces a solas... y me mostró las heridas de su cuerpo – le dice.

    – Y en esas tres veces que la viste, ¿ella te pudo contar todo esto? – vuelve a pregunar Mariana.

    – No, cuando nos vimos, sólo me dijo su nombre y me mostró las marcas de su cuerpo – le dice.

    – Y entonces, ¿como te cuenta todo el resto? – pregunta Mariana.

    – Ella lo manda al Arcángel y él me lo cuenta en sueños – le dice.

    – ¿Y siempre te habla en sueños? – le pregunta Mariana.

    – No. También tiene un ángel que canta. A veces creo que un demonio. Pero los demonios no tienen la voz tan dulce – le dice.

    – ¿Porque pensás que a veces es un demonio?

    – Porque me canta desde la rejilla del baño. Todas las noches a las doce en punto. El ángel canta y dice cosas. Y nosotras vamos, silenciosas, a escucharlo – le dice.

    – ¿Vos también lo escuchaste? - Le pregunta a Josefina que permanecía en silencio.

    – Sí, pero... dame otro cigarrillo... no... no se lo cuentes a nadie que nos pueden castigar a nosotras también... – le dice con temblor en la voz.

    – ¿Y donde queda el pabellón ese? – pregunta Mariana.

    – Es el que está detras de las rejas vigiladas – le dice.

    – ¿Y no hay manera de llegar hasta allí? Digo, como ustedes viven aquí, en una de esas conocen una forma de llegar. – pregunta Mariana.

    – Sí. Pero para eso hay de descender a los infiernos – le dice – pero, el infierno no funciona en verano.

    – Ah, ya veo – le dice Mariana – Lástima. ¿Con lo que me gustaría conocerla?.

    – ¿Y porque te gustaría conocerla? – le pregunta Marga.

    – Porque ella a mí, también me habla y canta en sueños.- dice Mariana.

    – No te creo – le dice.

    – En serio. Eso si es la misma Silvia que yo digo. – dice Mariana.

    – ¿Y que te dice? – le pregunta Josefina con ganas de pescarla en una mentira.

    – Bueno, ahí va, pero me sale con la voz de Janis Joplin, esperá que pongo el grabador para que me acompañe... esa no es una radio... empieza así... van a tener que ver los subtítulos debajo de la pantalla...

    So, so you think you can tell
    Heaven from hell,
    blue skies from pain
    Can you tell a green field
    From a cold steel rail,
    a smile from a veil
    Do you you think you can tell?

    And did they get you to trade
    Your heroes for ghosts,
    hot ashes for trees,
    Hot air for a cool breeze,
    cold comfort for change
    And did you exchange
    A walk on part in the war
    For a lead role in a cage?

    How I wish, how I wish you were here
    We're just two lost souls
    swimming in a fish bowl
    Year after year
    Running over the same old ground
    What have we found?
    The same old fears
    Wish you were here. [62]

    Marga abrazó llorando a Mariana, mientras Josefina seguía bailando descalza sobre el frío de la piedra del banco. Marga de pronto se llevó a Mariana, de la mano, corriendo agazapadas, evitando las escasas luminarias y el guardia que seguía leyendo una revista. Una vieja puerta, se quejó.

    – Marga, ya es tarde te quiero en la cama en 15 minutos – le dijo una enfermera, con cara de simpatía. Al parecer acostumbrada a las escondidas de la interna.

    – Shhh. Vos vení conmigo. Debemos pasar el puente de los enamorados. – dice Marga.

    – ¿Puente de los enamorados? – pregunta Mariana.

    – Bah, ese baño maloliente, donde algunas consiguen atraer a alguno que otro – contesta Marga.

    – Cuando te diga, pasás por debajo del gomero y entramos al Infierno. – le dice Marga.

    Bajaron las escaleras de la caldera. Marga tenía razón, un agujero casi al ras del piso, permitía ver el interior del pabellon, donde las castigadas recibian comida, chocolates, dulces, cigarrillos, y alguna que otra mercancía prohibida. Se acercaban las doce. Una figura, mimetizada con el piso de uno de los rincones oscuros, de pronto se eleva como fantasma y camina en puntas de pié, con gracia de bailarina.. Primero hace unos pasos de danza, mientras su sábana/capa vuela como una bandera, hasta que se pone ante la luz de la ventana. Una luz de mercurio exterior hacía las veces de luna.

    La mujer parecía, también, una luna.

    Esa luna gemía, lloraba, se extasiaba, volaba y cantaba. La tubería rota de los desagotes pluviales, recibía su aría de “The great gig in the sky” y la llevaba, en música de ángeles, hasta el baño del pabellón de enfrente, donde todas las noches en la sala, supervisada por las enfermeras, un auditorio escuchaba, para luego irse a dormir en paz.

    Cuando Silvia terminó, Mariana la llamó.

    – Silvia, Silvia – chistó Mariana.

    Pero Silvia no escuchó.

    – Silvia, Silvia – volvió a insistir Mariana.

    Tampoco tuvo respuesta.

    – Silvia, Lavelli – dijo Mariana, para quitarse sus dudas.

    Silvia gira hacia donde sabía que la llamaban, sus enormes ojos grises, resaltados por su rasurado pelo rojo, se llenan de odio.

    – ¿Quien se atreve a nombrar ese apellido demoníaco? – dice Silvia.

    – Yo, Mariana, ¿a quien hablas en sueños? – le dijo Mariana.

    – ¿Trajiste tu cadena de acero? – le pregunta Silvia.

    – Sí, sí – le dice Mariana.

    Esperame con ella en el cuello, dentro de 20 minutos en la plaza, dos cuadras a la derecha del portón de entrada. Hasta luego.

    Marga le tira del brazo a Mariana. Mariana no entiende pero se deja llevar por Marga, mientras, un aullido agudo de loba, retumba sobre todo el establecimiento. Marga vuelve a dejar a Mariana en el mismo banco, de donde habian partido. Ambas mujeres le dan un beso en la frente y se despiden para dormir. Juan no comprende. Pero sigue a Mariana que caminaba sonámbula hacia la salida.

    Ambos llegan a la plaza. Mariana le devuelve los cigarrillos a Juan en un acto reflejo. Juan aplaude delante de los ojos de Mariana pero ésta no pestañea. A la hora convenida, la figura de Silvia, en ropa de calle, camina hacia ellos.

    – ¿Que pasaría – pregunta Silvia – si yo tirara de esa cadena? – pregunta Silvia.

    – Es de acero, no se puede romper – contesta Mariana.

    – Bien. Yo te mantuve con vida. Ambas nadamos perdidas en la pecera. Me debés la cadena. – dijo Silvia.

    – Mariana, que sabía bien a que se refería, se la quitó y la puso en su mano.

    – Debemos hacer algo, siganmé – dijo Silvia.

    Silvia los llevó debajo de un pino, cerca de una luminaria. Sacó dos muñecos de su bolsillo, una muneca de pelo rojizo y un muñeco de pelo morocho. Los ató con la cadena.

    – Bien, vamos. Es cerca.- vuelve a decir.

    Llegan hasta un edificio de Barracas. Silvia empuja la puerta principal que pareció estar sin llave. Suben cuatro pisos por escalera. Silvia se para delante de una puerta, la empuja suavemente y esta se abre. Van hacia el dormitorio. Un hombre y una mujer gritan con desesperación. Pero nadie los escucha. Sus gritos sólo eran escuchados en esa misma habitación. Sus cuerpos seguían en un ritmo frenético, como si no respondieran a las suplicas de sus propios dueños. Silvia se sienta en una silla del lado de afuera de la habitación. Juan y Mariana sólo observan. Mariana no puede con la curiosidad y al querer entrar sus oídos se aturden de sus súplicas.

    – ¿Es esa la mujer que estuvo en tu casa? – le pregunta Silvia a Mariana.

    – Sí. Es ella – dice Mariana, que observaba los parecidos de ambas mujeres.

    – Dicen que todos tenémos un gemelo en el mundo. Ella es mi espejo. Sí ella no muere, mi alma no puede recuperar su equilibrio. En 10 días yo volveré a ser la mujer que fuí, hace muchos años, pero mucho mas desesperanzada, y sin la memoria de estós últimos cinco años – decía Silvia, mientras hacia adentro se observaban silenciosos gritos.

    La mujer murió.

    – ¿Que se siente, mi querido cuñado, ver el cuerpo que se desea, muerto?. Será algo parecido a pedir, suplicar, no ser golpeada, una y otra, vez, como vos lo hacías conmigo a espaldas de mi amado esposo. Y yo temiendo su muerte. ¿Eso es lo que llamás domar a una hembra?. ¿Que se siente no poder apearse de la monta de una yegua muerta?. Debo reconocer que tu corazón es muy resistente, cuanto más resista mas placer tendrás.– siguió diciendo Silvia.

    Mariana podía ver como el cuerpo de ese hombre no respondía a sus deseos. La mujer comenzaba a hincharse como si hiciese ya tres días que estuviese muerta. Un profundo hedor inundaba la habitación, pero no el departamento. Su hermosa cara, esa misma cara, que Mariana había visto a traves del agua, comenzaba a deformarse. Juan finalmente supo que el tiempo, en ese departamento, pasaba más rápido que lo que creía, cuando observó que el minutero del reloj de pared giraba vertiginosamente. La mujer comenzaba a deshacerse debajo de ese hombre que no podía desprenderse de ella, pero sus líquidos no caían desde la cama al piso. Sino que él nadaba en ellos. La cara de pavor del hombre aumentó cuando comenzó a ver que sus propias manos y piernas comenzaban a deshacerse, hasta que, finalmente, todo él.

    Silvia se levantó de su silla y caminó hacia la puerta. Juan se preguntaba que sucedería.

    – Han muerto presos de sus bajos instintos – dijo Silvia -. Quienes los perseguían ya no existen.

    Silvia sale del departamento seguidos de Mariana y Juan que se hallaban convencidos de estar en medio de una pesadilla, sin poder despertar.

    En la vereda Silvia, vuelve a quitar los muñecos del bolsillo que se deshacen como polvo en su mano, quedando la cadena colgando de sus dedos. Silvia sopla su mano y le vuelve a colocar la cadena en el cuello a Mariana. Comienza a caminar hacia el loquero.

    Mariana y Juan caminan despacio. De regreso.





    Volver a anterior Volver al inicio...






    Bienvenido a la máquina
    (Welcome to the machine)



    – No. – opina Fabián – Nos hemos movido demasiado ya. Van a terminar de detectarnos. Debe de existir otra forma de contactarnos con ella, que poner la cabeza en el hueco del negro.

    – Pero tampoco si seguimos escondidos como ratas – dice Alejandra.

    – Amanezcamos una vez más con vida. Esperemos. – dice Fabián.

    – Esperemos... amanecer con vida. – le dice Alejandra.

    – Ahhhh... – dice Mariana – ¡que romántico...!

    – ¿Que?...¿Que es lo romántico?... ¿Que nos vengan a dejar como galletitas de agua? – dice Fabián.

    Fabián se sintió más contrariado por el comentario intrascendente de Mariana, que por sus planes de salir de allí y buscar una solución.

    Por algo, que aún no podía explicar, sabía que no era una casualidad, que él se viera involucrado, sospechaba que, de todos modos, él también estaba en la mira. Quizá por sus conocimientos del paño; quizá por haber zafado de lo que no tuvo que haber zafado; quizá porque alguien lo viera recuperado y por lo tanto, peligroso nuevamente. Que Alejandra haya elejido su casa, no es tan casual, teniendo en cuenta su buena amistad desde los viejos años de la Escuela. Y por fin, que eran muchos los que conocían esa amistad.

    Por algo, que sí se sabía explicar, el comentario de Mariana lo turbó. Esperaba que haya pasado desapercibido. Lamentablemente para él, no lo fué para Mariana. Esa mujer, que conocía hacía unas horas, le sacó una placa radiográfica al alma, revelando algo que siempre quiso ocultar.

    – Creo que deberíamos salir a buscar víveres – dice Mariana.

    – Es un poco tarde - le contesta Fabián.

    – Entonces, te vas a tener que cuidar de que yo no te pegue un mordisco. Ya a esta hora cualquier bicho que camina me parece apetitoso – le dice Mariana. – Entre el trajín, los vómitos y la diarrea de anoche, no me ha quedado ni un microbio para alimentar a mi lombríz solitaria.

    – Bueno, mirá para allá. Y pegale uno a tu novio -.le dice Fabián.

    – A él, le voy a pegar otra clase de mordiscos – le contesta.

    – Fijate si queda algo más en la alacena – le dice Fabián.

    – No. Tengo el estómago más revuelto del hambre, que por el café solo que, cordialmente, me invitaste. Nadie me conoce en este barrio. Prefiero correr el riesgo de salir y comprar alimentos que sufrir una lipotimia. – le comenta Mariana, ahora con una extraña firmeza.

    – Esta bien, – dice Fabián, con cierta resignación – pero no sóla, yo te acompaño.

    Mariana y Fabián salieron con las primeras sombras de la noche. Mariana tuvo la suficiente claridad y paciencia de buscar una de las piezas de museo de la gran ciudad: el Mercadito. Fabián sólo trataba de evitar las luces.

    Fabián notó que Mariana se tomaba demasiada calma en su paso pausado.

    – Apurémonos, Mariana – dijo Fabián.

    – ¿Porque? – le dice Mariana.

    – Porque debemos ponernos a cubierto cuanto antes – le responde Fabián.

    – O debemos ponernos a una distancia acorde – le replica Mariana.

    – ¿Acorde de que? – pregunta Fabián, casi al borde de la impaciencia.

    – Acorde a que tus ojos puedan volver a verla. – le dice Mariana.

    – ¿De que estás hablando? – Le dice Fabián.

    De lo cualquiera se puede dar cuenta – dice Mariana.

    – ¿Qué... que es lo que cualquiera se puede dar cuenta? – pregunta Fabián.

    – Que la “suerte” hizo volver a la mujer de tus sueños – dice Mariana.

    – ¿De que hablás? – dice Fabián, cada vez más acorralado.

    – ¿Desde cuando estás enamorado de ella? – le dice Mariana.

    Fabián detiene su marcha y se apoya contra una pared. Mariana lo observa impasible.

    – Desde los 18 años. – dice Fabián, con un nudo en la garganta – Desde el primer día que la ví en la Escuela.

    – Paaaa... ¡Amor a primera vista!...¿Como es eso? ¿Cursos mixtos? – preguta Mariana.

    – Algunos sí. Las clases teórico-prácticas. Los ejercicios de campo. Las presentaciones. Luego, cada cual a su cuadra, con la compañia que le correspondía. A mi me tocó unas de las peores.

    – ¿Peores en que sentido? – pregunta Mariana.

    – Una compañia de comando. Alli iban a parar los que según los test iniciales, tenían pocas chances de terminar la escuela. Vagos, provincianos y villeros. Ellos nos decían que debíamos salir por “esa” puerta y pedir el ingreso a la Escuela de Suboficiales. No necesitaban de nuestra calaña. – dice Fabián.

    – ¿Pero porque los trataban así? Tan... tan odiosamente. – pregunta Mariana.

    – Como en todo, la moneda tiene siempre dos caras, Mariana. En parte porque te quieren formar el carácter. No se necesitan tipos blandos, se necesitan tipos duros. Tipos que no van a salir corriendo y llorando porque alguno te insulta a la madre. Tipos que se convenzan que una de las cosas que te esperan a la salida, es una bala en medio del pecho. Muchos estabamos alli porque no teníamos otro remedio. Los que más mal la pasaban eran los hijos de Policías. Y los peores, los hijos de Suboficiales, que querían a sus hijos un escalón más arriba que ellos.

    – Pero, supongo que la situación no sería distinta que otras Compañias – comenta Mariana.

    – En los papeles no. Pero en los hechos, sí. Algunos entraban a la de Oficiales porque ya tenían un secundario. Eran los primeros en pedir la baja. Los provincianos venían a hacer el curso y lo común era que volvían a sus provincias a tomar un puesto. No había día que no les recordaran su condición de indios mantenidos. Pero los peores éramos los que, vaya a saber porque motivo, veníamos de alguna villa.

    – ¿Vaya a saber que motivo? – pregunta Mariana.

    – Que camino te queda. Vas a pedir un laburo y lo primero que te preguntan es “¿donde vive?”, a la segunda entrevista te dan una tarjeta, y te dicen que te guardan en su base de datos. Salir a chorear de noche, linda salida laboral despues de estudiar trigonometría, podriás evaluar la amplitud el ángulo sólido de los perdigones que te revientan el pecho. Es peligroso, sin duda, pero una vida más descansada. Un chorro, no piensa, ni en la familia, ni en el futuro, ni en si mismo. A los sumo mostrarse para que algún capo o algún político lo tenga en cuenta. Después sólo se trata de pasarla lo mejor posible y que no te agarren.

    – Pero también matan gente. – dice Mariana.

    – Matan, humillan, violan y golpean gente. ¿No es eso acaso lo que aprendieron desde que dieron el primer paso?... Pero quien hace algo... me refiero a un algo concreto... no una razzia o una paliza... no una “ayuda” para mantenerlos vagos por mas tiempo... – contesta Fabián.

    – Bueno, en este país, no hay trabajo para muchísima gente – interrumpe Mariana.

    – Ni siquiera estoy hablando de eso. Sí, el trabajo esta duro para cualquiera, pero mucho más para un villero, porque a él lo quieren muerto.

    – He... ¿Para tanto? – dice Mariana.

    – Cuando hicieron bajar a los inmigrantes de los barcos, cuando trajeron a los cabecitas negras, yo diría, cuando mi abuelo se vino. Los necesitaban. Los apiñaron en las fábricas. Y bueno, tan malo no era, después de todo. Pero cuando el sueño terminó, ¿quien se iba a volver?. Ya no eran los viejos que añoraban a Santiago o Tucumán, eran sus hijos. Los viejos barrios donde Evita suponía iban a tener una dignidad “para empezar”, se convirtieron en guettos. Los que ya no entraban en la misma pieza, a buscarse otro lugar. Más y más villas. Ciudades ocultas sin futuro. Entonces apareció la rebelión disfrazada de muchas cosas. Una identidad que no quería ser la misma que los había desahuciado. Entonces las escuelas de resitencia, de delincuencia, droga y prostitución barata. En esa cuna nacíì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤e ser policía? Ellos son los representantes de la fuerza de quienes los sometieron – dice Mariana.

    – Sí y no. No existe nadie en la cana, que sea consciente de ello. Y no es sólo por el lavado de cabeza que te hacen. Yo, como te dije, no tenía donde ir. Y allí te prometían un futuro mezquino y encima te pagaban los estudios. – dice Fabián

    – Pero, ya no estás más en la villa. Vivís en una casa de clase media. – dice Mariana.

    – Sí, es cierto. Pero los orígenes, por mas deplorables que sean no se olvidan. Preguntale a un tano o un paraguayo, si se olvida de las calles donde jugaba de chico. Mi abuelo hasta el día de su muerte, soño con volver. Todos tienen el sueño utópico de redimir a su tierra. – dice Fabián.

    – ¿Y como pensás que se puede hacer? – pregunta Mariana.

    – No sé. No tengo idea. Pero seguro que alguno la tiene. Me refiero a acercar ideas. Ideas de asociaciones solidarias. Acciones culturales. Autentica identidad de grupo – dice Fabián.

    – ¿Acaso no las hay? – dice Mariana – Movimiento Villero, Cumbia Villera... cada día se escucha con menos vergüenza la palabra villero. – comenta Mariana.

    – Eso es para distraer giles[63]. Para vender verdades cambiadas. Para contenerlos. Y en definitiva, ponerles una estrella amarilla en el pecho. Nunca me gustó la religión, pero son los únicos que he visto que hayan aportado ideas. Lo hizo, en su momento, el padre Mujica, lo hacen muchos grupos evangelístas... pero, como siempre luego vienen los cuervos. – contesta Fabián.

    – ¿Los cuervos? – pregunta Mariana - ¿quienes? ¿Los abogados?

    – No, no precisamente, pero también ellos. Cuervos de todos los colores. Los falsos religiosos que te ponen un quioskito, donde en lugar de caramelos, te venden falsas esperanzas, a cambio, por supuesto de un diezmo. Los políticos que manejan un poder vacío con cuatro cajas de alimentos y alguno que otro plancito o pensiones de hambre. Y por supuesto, los que luego de armar un lindo equipo de futbol, rotan a sus jugadores y en lugar de salir a la cancha, caminan por las tribunas,vendiendo porquerías. – Pontifica Fabián

    – Sos hábil, Fabián – le dice Mariana, retomando la marcha.

    – ¿Porque? – le dice Fabián.

    – Porque me desviaste rápidamente la pregunta – le comenta Mariana – Yo no te pregunté sobre tu vida y tu sueños filosóficos. ¿No?

    – No. cierto. Y no sé si ese día lo detesto o lo bendigo. – dice Fabián.

    – ¿Que día? – dice Mariana.

    – El día en que la conocí. Era la hora del almuerzo. Me dije “¿Que hace una mina[64] como esta acá?”. Era una de esas que veías salir de cualquier facultad, o en la puerta de cualquier casa de clase media, u obligándote a comprar con una sonrisa en cualquier boutique. Se sentó enfrente mío y al lado de ella Elisa, la amiga. Trolas[65], fué lo primero que pensé. Yo sabía, por que alguien me lo había contado que Elisa, caminaba en las dos direcciones, que le daba lo mismo el cerdo que la manteca. Pero yo no le podía sacar los ojos de encima. Hasta que finalmente, me doy cuenta que Elisa la patea por debajo de la mesa. Ella gira la cabeza me sostiene la mirada, con esos enormes y hermosos ojos verdes...

    – Sí, los famosos ojos de un Benetti – interrumpe Benetti.

    – Yo me puse rojo... y mirá que se tiene que poner rojo un negro para que se note... bajé los ojos al plato y no los volví a levantar hasta que terminé mi puré... nunca tragé un puré con tanta indiferencia...

    – ¿Y eso fue todo? – dice Mariana.

    – No...que va... Por la tarde nos volvimos a ver en la pista de entrenamiento... No, me volví a decir, eso no es una mujer... siempre tenía el último movimiento... superaba al más rápido y fornido de los varones... pero no era ninguna idiota...

    – ¿Porque? – pregunta Mariana.

    – Porque al final, cuando lograba su objetivo, siempre se dejaba ganar...- dice Fabián.

    – ¿A que jugaban? – pregunta Mariana.

    – Suponete una carrera de obstáculos. Siempre llegaba hasta el último objetivo con más de un cuerpo de ventaja y en el último, oh causalidad, era superada... nunca supe si lo hacía para sobrar al que venía atrás, o se disfrazaba de la mujer débil que va detrás del hombre... En los ejercicios de tiro, ni que hablar... – dice Fabián.

    – Pero no era una trola – comenta Mariana.

    – Lamentablemente –responde Fabián.

    – ¿Como lamentablemente? – inquiere Mariana.

    – Sí, lamentablemente. En otro almuerzo, Claudia, la consolaba de su fracaso con un chico de un curso superior. Fué la primera vez que la ví llorar. Se me partia el alma. Y de pronto, alza la mirada, me mira, y me dice “Y vos, ¿porque lagrimeas?”... me quedé de una pieza, miré al suboficial encargado. En voz alta, como corresponde, le pedí abandonar la mesa. ¿Porque?,. me dice el guacho, gastándome[66]. Porque me estoy cagando, le digo... Bueno, vaya, me dice, ante la risa de todo el comedor.

    – Excusa convincente – dice Mariana.

    – No. Que excusa. Me estaba cagando enserio. Me agarró tal cosa al estómago, por su actitud, que tuve que salir corriendo en serio. – dice Fabián, en medio de una carcajada.

    – Mal comienzo – dice Mariana.

    – A la tarde, en la clase de física, la siguió. Parecía que se la había agarrado conmigo. Estabamos en el laboratorio de balística. El profesor me hace una pregunta y yo le respondo. ¿Pero que animal? – dice ella. ¿Porque? – le dice el profesor. ¿Porque que? – le dice ella. ¿Porque... según usted esta herrada la respuesta del compañero? – le dice. Porque si una bala, de esa velocidad, entra de esa manera en la madera, no se queda incrustada. La energía cinética hace que, o bien logra traspasarla, o bien se convierte en calor, el cual calienta el agua circundante alrededor del orificio. Como el agua está encerrada en las celdas estancas de la celula vegetal, a alta presión, alcanza su punto de ebullición a mucha más alta temperatura, aumentando la presión interna y haciendo estallar el bloque, o partiendo la madera longitudinalmente, si lo hace en dirección de la veta. – contesta totalmente segura ella.

    – Ah, caramba... ¿y eso es cierto?...- comenta Mariana.

    – ¿Que era animal o que eso pasa en la madera? – pregunta Fabian.

    – Ambas cosas – aclara Mariana.,

    – Sí, ambas cosas. La respuesta era textual del libro que yo, se suponía, había estudiado la noche anterior. – contesta Fabián.

    – O sea, una mina te bajonea[67] dos veces en un mismo día y vos te enamorás de ella. Un tanto masoquista lo suyo – dice Mariana.

    – No. Luego se disculpó. Al día siguiente, antes de la formación de salida, se acerca y mi dice: “Perdoná estaba caliente[68] con todos los hombres. No era a vos a quien debía haber tratado así”. Y se va. La veo alejarse hacia su fila y me levanta la mano para saludarme. – yo en dos días había cambiado de tratar de verle el culo a una mina, a tratar de ver salir su lengua hasta la corbata... extrangularla, se entiende... o preguntarme cual sería su número de teléfono. – dice Fabián.

    – Y al final de cuentas ¿Te dio el teléfono? – pregunta Mariana.

    – Sí y no. – contesta Fabián.

    – O sí o no. No hay dos respuestas. – dice Mariana.

    – Desde ese día, no hizo otra cosa que disculparse conmigo. Me convirtió en su amigo. Siempre tuvo palabras de aliento para conmigo. El teléfono paso a mi agenda, como los de cualquier compañero. Digo, no había compañero que no lo tuviera. Cadenas de comunicación. Eso era lo que no estaban enseñando en un curso de logística. Y... nada más. – contesta Fabián con resignación.

    – ¿Cómo nada mas? – dice Mariana.

    – Sí. Nada más. Que otra cosa con una mina que se quieren levantar hasta los Oficiales superiores. Que tira mejor que vos. Que corre más rápido que vos. Que te supera en todas las materias. Que viene de un hogar de clase media... – dice Fabián.

    – El típico amor imposible. O demasiado hermosa. O demasiado rica. O demasiado inteligente. O demasiado vieja. O demasiado joven...- enumera Mariana.

    – Si. Claro, O una combinación de varias... – dice Fabián.

    – Nunca me pude imaginar que un tipo, que entra arma en mano, derriba puertas, se enfrenta a las balas... pudiera tenerle tanto miedo a una mujer... – le dice Mariana, buscando descolocarlo.

    – No a “una” mujer a “esa” mujer. Tuve varias mujeres... – se excusa Fabián.

    – ¿Y... que pasó con ellas? – pregunta Mariana.

    – Un fracaso con todas... con Alcira pensé que podía funcionar, pero justo estabamos pasando por una crisis, cuando lo de la herida. Cuando le dijeron que quedaría lisiado de por vida, se fue sin siquiera decir adiós... ni sus cosas se llevó... – responde Fabián.

    – ¿Que quería Alcira? – pregunta Mariana.

    – Un tipo que no se meta en problemas y que la mantenga... como la mayoría de las mujeres... – dice Fabián.

    – Gracias por lo que me toca – le dice Mariana.

    – No, la mayoría de las mujeres que conocí... a esas me refiero – aclara Fabián.

    – Y en 17 años. ¿Nunca le dijiste lo que sentís por ella? – le dice, Mariana cuando ya llegaban a la casa.

    – ¿Para que? – dice Fabián.

    – ¿Como para que? – dice Mariana.

    – Sí. ¿Para que?. ¿Para que me diga que no y la pierda también como amiga? ¿Para que nunca más la vea? – le dice Fabián.

    – Y vos, ¿como estás seguro? En una de esas te dice que sí. O te dice que no, pero se mantiene como tu amiga. El que no arriesga no gana. – le dice Mariana.

    – Vos dejame así que como perdedor, tan mal no me va. Mirala durmiendo en mi sofá. – le dice Fabián, mientras abre la puerta.

    – Ambos entran a la casa, en un silencio demasiado explícito. Alejandra termina por romperlo.

    – Parece que quedan lejos los negocios en este barrío. Hora y cuarto. – dice Alejandra, mirando el reloj.

    – Habrán tenido que viajar hasta el próximo condado – dice Juan.

    – Ah, el humor de serie yanqui, de mi querido cascote – contesta rápidamente Mariana. Mientras lo arrincona a Juan contra la heladera.

    Fabián sigue en silencio. Deja el paquete que trae en su brazo izquierdo sobre la mesa. Y trata de ponerse a cocinar.

    – ¿Me dejás? – le dice Alejandra.

    – ¿Me dejás que? – pregunta Fabián.

    – Si me dejas ser la mujer de la casa por un día – le dice Alejandra.

    – Por todos los días... – comenta Mariana.

    – ¿Que todos los días? – pregunta Alejandra.

    – De todos los días que permanezcamos aquí, digo.- dice Mariana, ante la cara de súplica de silencio de Fabián.

    – Bueno, vía, vía...- dice Alejandra – dejen el pasillo libre que hay lugar en el fondo.

    Fabián se escondió en su computadora y guardó un silencio sepulcral. No se repitieron las contiendas verbales de chistes “malintencionados” con Mariana. La mesa estuvo lista.

    – Los hombres primero – dijo Alejandra

    – No coman las mujeres primero. Acá hay una que desfallece de hambre. – indica Fabián.

    – Sí. Mejor – dice Mariana – que después si están satisfechos no nos dan ni la hora. Bah... este cascote... se duerme después del cigarrillo...

    – ¿Que cigarrillo? – dice Juan – que me empezás a pegar culazos para que no fume o me vaya fumar a otra parte.

    – Si claro, por eso. Es más importante un cigarrillo, que un abrazo... hombres... hombressss... – termina Mariana, enfrentando y esquivando los puñales que salían de los ojos de Juan.

    Luego de la cena y tan lamentable incidente, Mariana fue a hacer las pases con su amado. La osita se acurrucaba en los brazos del “injustamente” ofendido caballero. Fabián volvió a su rincón y Alejandra a tomar un café, en la otra punta del pequeño ambiente, apoyada contra la ventana que daba al pasillo. Mariana jugaba al ping-pong con sus ojos.

    A las doce, un perrito que chumba.

    – ¿Que fué eso? – pregunta Juan, que sabía que no había ningún perro.

    – Es el aviso del Messenger. Alguien se quiere contactar conmigo – dice Fabián.

    – Ufff... ¿a esta hora?... – dice Juan.

    – Debe ser algún amigo de Internet – opina Fabían.

    – Amigos virtuales... – dice Alejandra – lo que necesitamos son amigos de verdad.

    – Pues parece que, por el momento, no tenemos amigos de verdad – le responde Fabián, mientras abre el programa – ops, Gabriel.

    – ¿Gabriel? – dice Juan – ¿y que quiere Gabriel a esta hora?

    – Vení y chateemos juntos con él – le responde Fabián

    – Hora de acertijos – escribe Gabriel, bajo su seudónimo habitual de Vikingo.

    – Hora – le responde Fabián, con el suyo de Chester.

    – ¿En que parecen una hormiga a un elefante? – postula Vikingo.

    – En que ninguno puede subirse a un árbol – contesta Chester

    – Correcto. Su hormiga también esta muerta. Otro. ¿Que tienen en común un caballero de justa y el astronauta que da un salto gigante para la humanidad? – escribe Vikingo.

    – No. No sé – contesta Chester.

    – En que ambos tienen un brazo fuerte – responde Vikingo.

    – Sigo sin entender – dice Chester.

    – Piense. - Insiste Vikingo.

    – Porque brazo fuerte es la traducción literal de Armstrong – responde Alejandra, que terminaba su café a las espaldas de Fabián y este transcribe.

    – Correcto. ¿Otro? – escribe Vikingo.

    – Veniás huyendo de los perros, en medio de una terrible tormenta, con una pesada bola de hierro en tu pie derecho y una cadena de cuarenta centímetros ligando a la otra. Caíste a un pozo. El agua comienza a subir, rápidamente. Las paredes son barrosas. Sí gritás los perros te van a escuchar. ¿Cómo salis del pozo? – pregunta Vikingo.

    – Muerto – contesta Chester

    – No. Otra. Un poco más de optimismo. – escribe Vikingo.

    – Porque alguien te tira una cuerda – sugiere Mariana y Fabián transcribe.

    – No. No abundan tus amigos en ese territorio. Mucho más optimismo. – escribe Vikingo.

    – Este te dice que no tenés amigos y quiere optimismo – dice Alejandra – A ver... por una galería que había detrás suyo, había caído en una mina abandonada.

    Fabián transcribe.

    – No. Lo siento, no había minas en ese territorio. Más optimismo – dice Vikingo.

    – Me doy... digo, nos damos por vencido – dice Chester.

    – Pues bien, tirándote de los pelos... ja ja ja Yo pedí mucho optimismo – dice Vikingo.

    – Bueno otro... por acá no causó gracia - escribe Chester.

    – ¿Y como pensamos salir de esta, si no es con mucho,.muchísmo optimismo... tirándonos nosotros mismos de los pelos? – dice Vikingo.

    – Ah, ya entiendo – dice Alejandra – está parafraseando al Barón de Münchausen. Que salía de sus peores entuertos con magia e imaginación. Preguntale si él es amigo. Si tiene una soga que tirarnos.

    Fabían lo transcribe.

    – Una chiquitita, que no sé si pueda soportar tanto peso – escribe Vikingo.

    – Arrojala – escribe Chester.

    – Estuve leyendo las letras de nuevo. Me parece que hay un patrón. ¿Apareció el artista? – escribe Vikingo

    – Sí. La artista esta a mi espalda – responde Chester.

    – Vos dijiste que no sabías nada de Pink Floyd. ¿Es cierto? – escribe Vikingo.

    – No. Lo que dije es que no sabía mucho. No tanto como para hacer dibujos y signos que no sé lo que signifquen. – responde Mariana y Fabián transcribe.

    – O sea. Aunque no lo registres conscientemente, esos dibujos y esas letras están en tu subconsciente. ¿No? – escribe Vikingo.

    – Es posible – responde Mariana.

    – Lo que pasó fué una pesadilla. Un lugar donde se mezclan tensiones y recuerdos. Y tu forma de traducir la realidad fue esa pesadilla. Eso no es más que psicología barata. ¿No? – escribe Vikingo

    – Sí. - Dice Mariana, tengo décadas de terapia.

    – Entonces lo que hiciste no es más que un conocimiento inconsciente. Un conocimiento que no puede aflorar en forma consciente. – escribe Vikingo.

    – Me he acostumbrado a no dejarlos dentro mío, hace mucho tiempo. Pero es probable que así sea – dicta Mariana.

    – La pregunta es que tiene que ver esta pesadilla con lo que hablamos esta tarde. Pero en lugar de decirmelo ustedes, voy a tratar de elaborar una teoría por fuera – escribe Vikingo.

    – Dice Alejandra que reconsideraras tu futuro – escribe Chester

    – A por cierto aquí hay dos personas mas... – escribe Chester,

    – ... su hermano Juan y la pareja de este – escribe Chester

    – Sospecho que esa pareja es mujer... – escribe Vikingo.

    – ...“Pareja”, decís tener años de terapia, ¿conoces la obra de Mark Lukas? – escribe Vikingo.

    – No. Nadie por acá – escribe Chester.

    – Maza[69], nadie lo conoce. Es un marginal de Chicago... – escribe Vikingo.

    – ... quiero decir un artista marginal... nunca quiso que lo llamaran así... ese es sólo un seudónimo... él en realidad es un psiquiatra que se especializó en dibujar y pintar los terrores de sus pacientes... hasta que algo... chan chan, chan chan... ocurrió. – escribe Vikingo.

    – Si. Tratándose de Chicago, 25 muertes seriales dentro de una clínica psiquiática... – escribe Chester.

    – No. Nada de eso. Un paciente ambulatorio tenía visiones de crímenes, que luego ocurrían – escribe Vikingo.

    – Bueno... ¿y la diferencia? – escribe Chester.

    – Vamos por parte, dijo Jack el Destripador... lo primero que la policía pensó es que ese “loco” era el asesino, que contaba lo que había hecho en uno de sus ataques. Por lo tanto lo encanutaron[70]. El tipo negó todo, por supuesto, pero se dejó detenter sin oponer ninguna resistencia. Mientras lo investigaban, se la pasaba tranquilo en su celda, leyendo el diario y escuchando la radio de un detenido contiguo. Pero a las tres horas tuvo un ataque. Pedía a los gritos a su psiquiatra. Este llegó y el loco le contó lo que estaba pasando. El psiquiatra no terminó de registrarlo para urgir a la policía a darle crédito a lo que su paciente relataba. Aunque nadie le creía, fueron al lugar que el loco decía y efectivamente encontraron a una prostituta recién despanzurrada. Los investigadores pasaron entonces de una orilla a otra del río. Uno aseguró estar en presencia de un psíquico. Sin embargo... – escribe Vikingo.

    – Sin embargo... – escribe Chester.

    – Sin embargo no era ni una cosa ni la otra. No era ni un asesino, ni un psíquico, ni tenía conexión alguna con el asesino. – escribe Vikingo.

    – Entonces – escribe Chester.

    – Entonces... sabía leer – escribe Vikingo.

    – ¿??????? – escribe Chester.

    – El “loco” tenía la rara habilidad de atar cabos de cuanta información llegaba a su cerebro. Lo que los investigadores en semanas de investigación no habían podido develar, el “loco” pudo hacerlo. Descubrió el patrón del asesino serial que cometía sus crímenes “fuera” de una clínica, con sólo leer una noticia y escuchar otra por radio. – Escribe Vikingo

    – Tramposo – escribe Chester.

    – Sí. Si no se daban cuenta enseguida. – escribe Vikingo

    – Bien ... ¿y? - Escribe Chester.

    – Bueno... primero, ¿con quien estoy hablando? – escribe Vikingo.

    – Hablamos todos, principalmente Mariana, escribo yo. – escì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ì¥Áq

    ¿

    ç+
    bjbjt+t+

    »ÍAAþKÿÿÿÿÿÿ]ªªªÆp4¤¤¤äˆ
    ˆ
    ˆ
    ˆ
    ð[1]x


    –¤ casa... por cierto... yo les creo – escribe Chester.

    – Bien, entiendo casi todo, menos eso de que “casi” logran matar a Mariana – escribe Vikingo.

    – La tuvieron secuestrada por tres horas, la torturaron... y otras cosas... y la dejaron por muerta... – escribe Chester.

    – Si, de acuerdo, la maldita manía de los asesinos de contar sus planes a sus víctimas – escribe Vikingo.

    – No. dicen por acá. Que nadie contó nada. Que solo la gozaban. – escribe Chester.

    – Ella “dice” que no le contaron nada. Yo le creo. Pero igual les escuchó los planes. – escribe Vikingo.

    – También niega eso – escribe Chester.

    – Mariana, ¿estabas muerta de terror? – escribe Vikingo.

    – Sí. Por supuesto – escribe Chester.

    – Veinte años de terapia te tendrían que haber enseñado que las situaciones límites exacerban nuestros sentidos – escribe Vikingo.

    – Bueno, doctor... – escribe Chester

    – Bien, entonces, Mariana, demos por finalizada esta sesión – escribe Vikingo.

    – No puede ser – dice Fabián.

    – ¿No puede ser que? – pregunta Alejandra.

    – Se fué en serio – dice Fabián.

    – Lo unico que nos faltaba,un genio loco que juega a las escondidas – se encoleriza Alejandra.

    – Bueno – dice Juan – en una de esas tuvo problemas de conexión o ...

    Chumba al perrito. El icono de Vikingo se reactiva.

    – ¿Donde estabas? – escribe Chester.

    – ¿Como donde estaba? Descansando entre sesión y sesión. Son 45 minutos, 5 para el recambio de pacientes y diez para el relax del profesional – escribe Vikingo.

    – Muy gracioso – escribe Chester.

    – Me escuchan... digo atienden mi teoría – escribe Vikingo.

    – Te atendemos – escribe Chester.

    – Punto primero. Mejor dicho punto cero. Supongo que ya, como buen cana, a esta altura no se te vaya a ocurrir usar el teléfono... salvo, por supuesto, que los quieras llamar. – escribe Vikingo.

    – Ya lo habiamos tenido en cuenta – escribe Chester.

    – También recordá que los silencios son importantes en música – escribe Vikingo.

    – También lo sabemos – escribe Chester.

    – Bien. Punto primero. Algo va a ocurrir “Uno de estos días”. Por eso se han querido sacar a una Oficial de Homicidios del medio. El tema es inminente, de otra forma no hubiera sido necesario el uso de violencia desmedida. – escribe Vikingo.

    – Acá te siguen – escribe Chester.

    – Punto segundo. Una operación, sangrienta, será llevado a cabo o esta llevandose a cabo. El responsable es un policía en actividad. Quien cree que todos son asesinos, porque él mismo lo es. “Piensa el ladrón que todos son de su misma condición”, me decía mi abuela cuando me agarraba en falta y me delataba la cara. – escribe Vikingo.

    – ¿Que operación? – escribe Chester.

    – Eso no lo sé. Quizá haya sido la muerte planificada de Alejandra. Quizá otro hecho – escribe Vikingo

    – ¿Pensás que la muerte de Alejandra fue planificada? – escribe Chester.

    – Quizá sí, quizá no. Los yutas[71] son ustedes. – escribe Vikingo.

    – Vamos a otro punto – escribe Chester.

    – Violencia en el futbol – escribe Vikingo.

    – ¿Violencia en el fútbol? – escribe Chester.

    – Falta la última fecha del campeonato. Ya tienen detenidos a 50 barras bravas, dos días antes. “Para tranquilidad de la gran familia argentina, esos inadaptados, que han entrado a la AFA con palos y botellas con cócteles molotov, que si hubieran sido arrojadas (rotas), pudieron haber causado ingentes daños y víctimas “ La noticia es textual, el entreparéntesis mío. Esos tipos. No están guardados. Los tienen listos como ayuda extra para una operación masacre - escribe Vikingo.

    – No tenemos noticias – escribe Chester.

    – Punto tercero. Prefectura Naval detuvo a un pesquero en aguas del Rio de la Plata. Un pesquero de bandera Liberiana. ¿Que hace un pesquero de alta mar en aguas de un río? Según el diario ya ha habido problemas entre autoridades de prefectura por este hecho. Porque, según parece, lo “pescaron” fuera de aguas jurisdiccionales. Por lo tanto, luego de abordarlo, para evitar problemas internacionales, lo van a tener que dejar ir. – escribe Vikingo.

    – Parece que sabés leer los diarios muy bien – escribe Chester.

    – Eso lo dijo Alejandra... y yo lo reafirmo – escribe Chester.

    – Espero que les haya servido mi humilde opinion - escribe Vikingo.

    – Gracias, como se llama eso en tu jerga – escribe Chester.

    – Si fuera un programa se llamaría Módulo Pandora. Programas o datos que son creados para una cosa y terminan siendo útiles para otra. Hay muchos programas que se van desarrollando, pero cuando los tiempos corren. Las estrategias de las compañias no dan tiempo a revisión. Programas elefante, les llama Negroponte. Uno de los próceres del rubro. Ni siquiera están documentados. Ni tienen acceso directo. Hasta que a alguien (como un hacker, por ejemplo) se le ocurre investigar, ese trozo de programa que siempre aparece muerto en los mapeos. – escribe Vikingo.

    – Acá se entendió todo – escribe Chester.

    – Quiero decir que un programador. Adquiere ciertas capacidades lógicas de las cuales no es consciente, hasta que un día se las descubre por casualidad. Pero no le pidas que quiera ganar un partido de ajedrez. Son lógicas distintas. Ustedes usan lógica deductiva. Nosotros lógica concurrente. Eso sería a que varios de ustedes que tienen distintas pistas una tarde café por medio se sentaran a compartir ideas. Eso pasa en un programa. Casi nunca hecho por un sólo programador. Casi una catedral gótica. Y rara vez en un mismo programador. Cuando se dá. Estamos en presencia de un excepcional. Un tipo capaz de dirigir la orquesta y tocar los timbales, o de estar en las dos puntas de un subeybaja, a la vez. – escribe Vikingo.

    – Y vos sos uno de esos – escribe Chester.

    – No. Pero me gustaría. Por eso me gusta explorar el mundo de las lógicas. Lástima que soy un queso para la matemática. Justa y precisamente. Tratar de descubrir que tipo de lógicas estoy llamado a manejar mejor – escribe Vikingo.

    – Tu “información” nos fué muy valiosa – escribe Chester

    – En cuanto “tenga” más datos te los paso. Chau. – escribe Vikingo

    Alejandra se queda pensativa, cruzada de brazos, con la taza vacía de café en la mano.

    – A sea, - dice Alejandra – todo es una cortina de humo. Todo una puesta de escena. Van a distraer con un gran quilombo la atención de la gente, para entrar un enorme contrabando de drogas. Van masacrar a unos cuantos, entre ellos a nosotros, para poder moverse con libertad. Van a usar los propios medios de las fuerzas de seguridad para transportarla de un lado a otro, con la excusa de estar investigando.

    – Y necesitan que gente de homicidios corran de un lado a otro. O se tengan que esconder, como tu caso. O bien para hacerlos partícipes, o tenerlos desactivados. – termina Fabián.

    – ¿Como pudimos ser tan ciegos? – dice Alejandra.

    – Eso prueba que no son ningunos nenes de pecho – dice Fabián.

    – Entonces, Lavelli, solo es un pinche, al que simplemente le encargaron que me saquen del medio y piensa cumplir – dice Alejandra.

    – Son pescados muy grandes. No podremos con ellos. Creo que estamos definitivamente muertos. – dice Fabián.

    – Entonces, sólo nos queda una cosa que hacer – dice Alejandra – Correr por nuestras vidas.

    – Lo que es yo – opina Fabián – Pienso correr hacia adelante.

    – Sí. – dice Alejandra – Podemos hacer una llamada.

    – ¿Y mientras tanto? – pregunta Fabián

    – Dos caminos, a bien vamos al puerto o esperamos visitas – opina Alejandra.

    Fabián no lo duda y toma el teléfono. Marca el número del Comisario Giménez. Mientras piensa una charla idiota.

    – Hola – dice Giménez, con voz de dormido.

    – Hola, comisario, soy Fabián Albornoz. Quizá aún se acuerde de mí. Tengo a la Oficial Benetti refugiada en mi casa. Necesitamos su ayuda – dice Fabián y corta.

    – Bueno con eso ya nos detectaron y saben, positivamente, donde estoy – comenta Alejandra.

    – ¿Pensás que Gimenez, esta metido en el asunto? – pregunta Fabián.

    – No lo sé. Pero siempre me dió la impresión de un tipo recto. Cierto que puede ser sólo una fachada. Pero un tipo que casi pasa tres veces a retiro por pelearse con los de arriba, con lo cual perdería contacto con importantes medios logísticos, este metido en semejante bardo. De todos modos eso ya no importa. Lo único que importa es dar batalla. Ya están decididos a hacernos crepar[72]. Tratemos de que sea al más alto precio posible. – contesta Alejandra.

    – ¿Que hacemos con Juan y Mariana? – pregunta Fabián.

    – Yo ya no puedo decidir por ellos. – comenta Alejandra – Sé que ha sido, en parte, culpa mía que estén metidos en esta. Pero no puedo ya protegerlos.

    – No tenés porque protegernos – dice Mariana, mientras es abrazada por Juan – Donde vayas ustedes, iremos nosotros. si vamos a morir que sea todos juntos.

    – ¿Bien que hacemos? De nuevo la pregunta, ¿Vamos o esperamos? – Pregunta Alejandra.

    – Bueno esperemoslos. No tenemos mucho tiempo. Debemos cargar todas las armas que podamos. Tengo una caja con un pequeño arsenal personal – dice Fabián

    – Si son más que nosotros, este no es buen bunker para resistir – dice Juan.

    – Tenés razón – dice Fabián.

    La espera no duró mucho. A los veinte minutos desde la ventanilla, usando una bazooka lanzagases, disparan perforando la ventana.

    – Nos quieren hacer salir – dice Juan.

    – Vos quedate tranquilo – dice Fabián – Que no es una granada lacrimógena.

    Fabián tenía razón. A los pocos segundo una explosión media y el fuego que sale por todas las aberturas.

    – Con lo que me costó esa casa – dice Fabián, desde el auto donde se hallaban escondidos.

    – ¿Que fué eso? – pregunta Juan.

    – No estoy seguro. Lo que sí es que simuló un estallido de gas. Debemos seguir esa camioneta, antes que la cuadrilla de bomberos venga rescatarnos y se dé cuenta que no hay nadie. Si el cálculo no me falla, teniendo en cuenta que ya están en camino, eso va a demorar unos 20 minutos. Es el tiempo de descuento que nos queda, para usar el factor sorpresa. Vamos – dice Fabián.

    Juan pone primera y hace crirriar las gomas.

    – Vamos a ver si tantas de noches de picadas en la Gaona, me sirvió de algo – dice Juan.

    – Mandaron tropa de base. Se retiran como si nada, seguro que no nos conocen. Tratá de acercarte sin que se den cuenta – dice Fabián.

    – Vos fumá. Parece que toman para el lado de Juan B. Justo. ¿Hacia donde van? – pregunta Juan.

    – Buenos Aires es muy grande... ¿que hacés? Se van a dar cuenta – dice Fabián.

    – Vos dejame a mí – dice Juan.

    Pone su camioneta a la par, por la derecha, una vez entrados por la ancha avenida, acelera y luego los espera.

    – Señal de desafío – le dice Juan.

    – ¿Cómo? – dice Fabián.

    – Que crean que le queremos correr hasta el próximo semáforo – dice Juan.

    El conductor lo mira Y acepta el desafío.

    – Buena señal – dice Fabián – Se sienten seguros. Camino de regreso. Dejá que te alcancen y se pongan a la par.

    La otra camioneta los alcanza. Juan les hace Fuck You, con el puño izquierdo.

    – Correte – grita Fabián.

    – Juan baja la cabeza contra el volante y Fabián le dispara y le dá al conductor, quien pierde el control y se estrella contra una columna. Juan frena su camioneta. Fabián se acerca al otro que salío despedido y cayó contra el asfalto.

    – Dice Lavelli que no quiere testigos – le dice Fabián.

    – ¿Por... porque? – dice, muy mal herido el joven – Nosotros hicimos bien el trabajo.

    – Todo trabajo tiene un final – le dice Fabián – O acá o si te escapabas, cuando volvieras. Yo también tengo que hace el mío, pero debo llevar tu cuerpo a la...

    – No. A la bodega no... – le dice el pibe.

    – ¿Cómo a la bodega? Me habían dicho que... – le dice Fabián.

    – A la bodega de Giol. No vuelvas, que te la van a dar a vos también – le dice antes de morir.

    – Salgamos de aquí – le dice Fabián, mientras sube con dificultad.

    – ¿A donde? – dice Juan.

    – Tanta espera y eran vecinos míos – dice Fabián – dame el teléfono. Vamos a ver si la cadena de comunicación funciona.

    – Hola – atiende Alejandra.

    – No se muevan ligero, esperenos debajo del puente, que ya las recogemos – dice Fabián, y vuelve a cortar.

    Dos minutos después las recogen.

    – Vamos al aguantadero gigante – les dice Fabián.

    – Que, ¿a Fuerte Apache? – dice Alejandra

    – No, un poco mas cerca – dice Fabián.

    – Estaremos en clara desventaja – le dice Alejandra, mientras se acomoda en su asiento.

    – No existe un lugar donde no sea así – le responde Fabián.

    – Bien. Vamos – dice Alejandra.

    La silenciosa maquina se estaciona en una esquina. Juan y Fabián, observan como una mujer es interceptada por tres sujetos, que estaban de guardia apoyados sobre un auto semidesarmado. Pronto la rodean y comienzan a toquetearla.

    – Naturaleza de escorpión. Es mas fuerte que ellos – dice Fabián – Vamos.

    Antes de que los distraídos en la fiesta, se dieran cuenta, Alejandra les acierta desde cuarenta metros, con su larga arma silenciosa. Llegan rápidamente hasta el lugar, con Fabián siempre retrasado.

    – Espero que no tuvieran SIDA – dice Mariana, bañada con la sangre de sus abusadores, que yacían a sus pies.

    Fabián apoya su espalda en el auto desarmado y dispara contra la puerta.

    – ¿Que es eso? – le dice Alejandra que no reconoce la escopeta.

    – Fabricación casera – le contesta Fabián – Adentro.

    Aprovechando la oscuridad, polvo y humo, los cuatro se internan en la mole derruída.

    – Me extraña que otro comité de bienvenida no nos venga a recibir – comenta Alejandra.

    – Dales tiempo – dice Fabián, que ya se encontraba tapado por un montón de cartones y trapos viejos.

    Tres hombres armados y bien vestidos, salieron hasta la calle. Vieron los muertos, uno corrió hasta la esquina y volvió. Deliberaron entre sí. El que parecía comandarlos, guardó su arma en la zobaquera. Esa fue la oportunidad que esperaba Alejandra que, desde atrás de una columna de metal abulonada les comenzó a disparar.

    – Carajo – dijo Alejandra a pesar del rotundo éxito.

    – ¿Que te pasa? – le dice Mariana, en cuclillas, hecha un bollo, detras de los oxidados esqueletos de antiguos cajones de vino.

    – El silenciador siempre desvía las balas. No pegué uno sólo donque apunté. – le contesta Alejandra con sesido de serpiente.

    – A buena hora me lo decís – le replica Mariana.

    – Vamos a tener que comenzar a hacer ruído – dice Fabián desde algún lugar de por ahí.

    La pila que escondía a Mariana se derrumba. Obligándola a buscar otro refugio.

    – Esa no era nuestra idea de ruido– le dice Alejandra.

    – Yo no hice nada, se cayó sola – dice Mariana que salta y se mete dentro de una pileta, levantando un nube espesa de mosquitos.

    – Repelente, mi reino por un repelente. – dice Mariana – Soy alérgica.

    – Te aseguro que las ronchas de una 38 son más grandes – le dice Alejandra.

    – ¿Vamos a quedarnos aquí toda la noche? – dice Juan, que se encuentra pegado contra unos panel de aglomerado y ve elevarse una nube de camikazes.

    Entre las sombras ven deslizarse a Fabián, que se movía más rápido con sus codos que con sus piernas, hasta alcanzar una escalera de metal. Por donde bajaban otros tres. Fabián hace un barrido con su ametralladora y baja a dos. El tercero, vuelve otra vez, con desesperación, hacia arriba y corre a través de un puente con barandas que lleva al único reflejo de luz.

    – Se acabó el efecto sorpresa – grita Fabián.

    Alejandra sube rápidamente la escalera, agazapada y viendo como un encegecedor punto de soldadura revienta en un parante. El sonido la deja con zumbido en el oído izquierdo.

    – ¿Cuantos serán? – pregunta Juan, que tenía un arma, para él desconocida. en la mano.

    – Dos. – le dice Fabián.

    – Mentiroso – le grita Alejandra, que se encontraba arrodillada en posición de tiro frente al reflejo de luz. – Y el que buscamos, es mejor tirador que yo... si es que está allí.

    El panel que escondía a Juan, cae en efecto dominó, obligándolo a tirarse al piso, justo en el mismo momento que alguien dispara en todas direcciones, hacia abajo, desde el rincón opuesto de la baranda.

    – Gracias por espantar los mosquitos – dice Alejandra, quien gira 180 grados, rigida como una veleta de molino, dispara y le hubiera pegado en medio del pecho, de no ser que una oscura barra de metal, que sostenía el puente, no se hubiera interpuesto.

    La cara del matón, primero de sorpresa, se ilumina al ver la figura de Alejandra, que comenzó a huir, tratando de alcanzar algo en que parapetarse. Pero los disparos no le dieron porque cayó tres metros abajo sobre el techo de un viejo tonel de acero. Juan sin pericia disparó una y otra vez, en un intento de cubrirla. No acertó ni un solo disparo y fué descubierto por el francotirador que le apunta y cae alcanzado por un disparo de Fabián en la boca.

    – Así, nene, así – le dice Fabián, mientras Juan observa como cae un hilo de sangre a tres metros de él.

    – Como me revientan los que se las saben todas – dice Juan, a modo de extraño agradecimiento.

    – Me parece que son dos en serio – vuelve a gritarle Fabián a Alejandra.

    – No. Están preparando el postre – opina Alejandra, que vuelve a trepar por una baranda hasta el puente.

    – A ver vos, Mariana, encendé tu computadora de busqueda de objetivos – Bromea Fabián, mientras ella sale de su húmedo escondite.

    – Te lo dije, las bañeras no son para mí – contesta Mariana, sin poder dejar de rascarse.

    – Basta – dice Alejandra, en un ataque de impaciencia. Y avanza hacia la luz.

    – No abuses de tu suerte – le dice Fabián – estos tienen municiones como para bajar hasta a nuestros ángeles de la guarda.

    – Bueno que se pongan a rezar por nosotros – dice Juan, que trepa, corre hasta el muerto que había querido hacerlo fiambre y toma su ametralladora.

    – Y a este – dice Alejandra – de donde le salió tan repentino acto de arrojo y sorpresiva fe.

    – Un angelito negro, con una magnum 44, me lo dijo al oído – le dice Juan, que comenzaba correr entre hueco y hueco hasta la posición de Alejandra.

    – Como es posible que no nos hayam acertado todavía – dice Mariana.

    – Porque está oscuro y están todos dados vuelta – dice Fabián – la cocaína, te da valor, pero dilata las pupilas y te quita todos lo reflejos. Estos le tiran a todo lo que ellos creen que se mueve. Germánico los hubiera sacrificado.

    – ¿Quien mierda es ese? – dice Juan.

    – El padre de Calígula – contesta Fabián.

    – Ah claro, lindo hijo... y la puta madre que me parió... – dice Juan.

    – Che, respeto, si tuvieramos la misma madre ya te hubiera disparado. ¿Que te pasó? – grita Alejandra.

    – Esto a Schwarzenegger no le pasa. Me clavé un clavo en la palma de la mano. – Contesta Juan.

    – Viste – le dice Mariana – yo te decía, que los libros son más confiables. Bueno, entonces sacate la piel falsa y avanzá hacia ellos, mi robotito.

    La charla se ve interrumpida cuando un grupo de cinco corre hasta Alejandra, disparando a mansalva. Pero no pudiendo hacer pie. A causa del ingobernable retroceso el primero tropieza y cae por sobre la baranda, y el fuego cruzado de Fabián y Alejandra se encargan de los otros cuatro.

    Billete de loto premiado, regalo – dice Fabián – con esto estoy hecho. Ni tu amigo, Juan, puede tener tanta fortuna, ya a esta altura de la película...

    – No lo digas – le grita Mariana. Espero que no sean tantos como los mosquitos que me estan dejando sin sangre.

    – Ofreceles la del vestido – le dice Juan.

    – Ya les dije, pero ellos dicen que no, prefieren sangre con Diazepan a que con cocaína. – contesta Mariana – Son más inteligentes que nosotros.

    – Voy a pensar en no ofenderme – dice Juan, desde las sombras – si me acusan de tener inteligencia de mosquito.

    Una luz roja comienza a recorrer como moscardón todos los espacios.

    – A la gordita – grita una voz.

    Mariana recibe un disparo en el muslo.

    – Tiene mira infrarroja – grita Fabián – fuego a discreción. Ese no es Navelli.

    Una cerrada carga desde tres direcciones, vuela en pedazos la puerta desde donde vino el disparo, pero nadie se quejó.

    – Te voy a ver convulsionar como a González – dice la voz, mientras le ilumina el pecho a Alejandra.

    Alejandra levanta su arma y dispara. La bala entró a través de la mira y atravesó la cabeza de su pretendido fusilador.

    – No te enseñaron que nunca hay que delatar la posición de tiro – dice Alejandra.

    Nuevo silencio.

    – ¿Donde estás maldito? – grita Alejandra impaciente.

    – Perra, te voy a hacer tragar tu propia sangre – grita por fin Navelli, que aparece de improviso, tomando el arma del muerto y apuntando el láser hacia Juan.

    Alejandra apunta y le da en la muñeca derecha.

    – Puta de mierda, tenés más vidas que una gata – grita Navelli, que acusó el disparo.

    – Esta gata te va a cortar la cabeza – grita Alejandra – no voy a salir viva de aquí, pero vos tampoco.

    – Me tuve que haber asegurado que no respiraras, como tu amiga Claudita – le dice Navelli.

    – Vos, vos... tuviste algo que ver... – le grita Alejandra.

    – Por supuesto, fue mi primer trabajo especial – le dice Navelli, para desequilibrarla emocionalmente.

    – ¿Pero, porque? – dice Alejandra.

    – A, no sé. Ordenes son órdenes, yo tampoco nunca lo supe, pero obedecí como buen mercenario – dice Navelli.

    – ¿También te dieron la órden de matar a González? – pregunta Alejandra.

    – No, esa órden la impartí yo. Uno crece. – dice Navelli.

    – Por eso sólo te voy matar – dice Alejandra.

    – ¿Con que poco te conformás? – le contesta Navelli, parapetado en las sombras.

    – Con matarte me será suficiente – dice Alejandra.

    – Si me matás pronto, no te vas a enterar de tus “papis” – contesta Navelli.

    – ¿Que de mis papis? – pregunta Alejandra.

    – Ah, los muertos no pueden hablar, esa verdad será mi rehén – le dice Navelli

    – Esa mentira no te va a salvar – dice Alejandra.

    – Mentira , ja... ¿No sabés que los condenados ya no tienen necesidad de mentir? Yo sé que darías la vida por esa verdad – dice Navelli.

    – Callate, hijo de puta – grita Alejandra, disparando al bulto, sin sentido, hasta clickear en falso.

    – Pero caramba, - dice Navelli, mientras le iluminaba la frente – la señora se quedó sin balas. ¡Que todos tiren sus armas!

    – No – grita Alejandra – No le hagan caso. Me va a matar de todos modos.

    – Sí. Tenés razón, – dice Navelli – voy a reducir mis demandas exageradas. Que sólo dejen de apuntarme. Bah, desde esa distancia, uno sólo es capaz de acertarme. Salí Fabián, piedra libre.

    – Sangre, sangre – le dice Mariana, casi sin voz, que comienza a arrastranse hasta el centro del patio interior.

    Navelli, baja un inerruptor con el codo derecho y la luz de mercurio comienza a mostrar los contornos.

    – Pero, quien diría, esto ya parece el Jardín Botánico, lleno de gatas, mal cogidas y abandonadas – dice Navelli, sin dejar ni por un momento de apuntarle a la frente a Alejandra.

    – Ahora ya ganaste – dice Alejandra – ya me tenés. Dejalos ir.

    – No, no, no, no, mi querida fallida subcomisaria – dice Navelli – ahora sí me vinieron ganas de contar.

    – ¿Contar que? – dice Alejandra.

    – Contarte. No es bueno que uno llegue al infierno engañado. – dice Navelli.

    – No te gastes, no creo en el infierno – dice Alejandra.

    – Ah entonces, yo también me quedo más tranquilo. Pobre Lucifer, deteniendo nuestros tiroteos entre las calderas – le contesta Navelli.

    – Contá y dejá de hacer chistes que nadie festeja – le dice Alejandra.

    – Ah, mira vos, ustedes sí y yo no – le dice Navelli.

    – Al menos nos reímos de nuestros chistes malos entre nosotros. Vos ya no tenés quien te los escuche – le dice Alejandra.

    – Cierto. Pero tropa barata se encuentra enseguida – dice Navelli.

    – Dale que está por amanecer y el cementerio abre a las nueve – dice Alejandra.

    – No fue accidente – dice Navelli.

    Eso siempre lo supe, pero no me lo pude explicar – dice Alejandra.

    – Tu papito era un idealista perdedor – dice Navelli.

    – No conozco a un sólo idealista que sea perdedor, ellos siempre están al tope de sus sueños – dice Alejandra.

    – Como me rompen las pelotas la gentre como vos. Un poco tarde pero: Bienvenida a la Máquina, al mundo real y concreto. – dice Navelli.

    – ¿Cual, el de tus sueños líquidos? – dice Alejandra – Mirá como quedaron tus soldaditos de plástico.

    – Vos sí que no sabés disfrutar la vida, que le hace al mundo un soldadito más o uno menos – dice Navelli.

    – Sí y unos cuantos adolescentes menos en Nueva York, Buenos Aires o San Pablo – dice Alejandra.

    – ¿Sabés lo que les pasa a los salvadores como vos? Terminan crucificados. ¿Sabés porque? Porque el mundo no es de ellos. El mundo es de quienes aprenden, a tiempo, de que el mundo fué y será una porquería. No lo escuchaste a Discépolo – dice Navelli.

    – ¿Porque? Navelli ¿Porque? Mi viejo no estaba metido en nada. – dice Alejandra.

    – Cierto. Pero tu madre, sí – dice Navelli.

    – ¿Mi madre que? – grita Juan, desde el piso.

    – No tu madre, infeliz. Elisa, la madre de esta puta. – grita Navelli gozándolo.

    – Fué tu madre la que pagó para que arreglaramos ese coche – dice Navelli.

    – ¿Cómo mi madre? ¿Porque mi madre? – dice Alejandra – Yo tenía que ir en ese auto.

    – Tu medio hermanito también debería estar, pero te salvó la vida. Este infeliz, que debe estar mirándome sin entender nada. Que no volvía de la plaza. Y vos siempre defendiéndolo, que lo ibas a buscar, no subiste al auto. Para ir al cementerio de Flores, a llevarle flores a la madre de Clelia, como todos los viernes. Que vida complicada la de tu viejo, con las mujeres. Su tercer esposa, acomodándole el florero a la primera. Eso casi no se entiende – dice Navelli.

    – Segui – dice Alejandra.

    – La rutina mata al hombre. Todos los viernes exactamente a la misma hora... – dice Navelli.

    – Era la hora en que Clelia murió – interrumpe Alejandra.

    – Ah, la rutina, hace al hombre previsible y vulnerable. Fue tan simple. El siempre pasaba en cuanto la barrera que daba paso al rápido se levantaba. Fué tan fácil instalar un dispositivo que acelerara a la hora exacta ese auto y bloom – dice Navelli disfrutándolo.

    – ¿Porque mi madre? Puto de mierda. ¿Porque? – gritó Alejandra.

    – Porque tu padre era un perdedor. Pero la madre de Juancito tenía una herencia que tendría que cobrar, en cuanto él fuera mayor. Su abuelo nunca le perdonó haberse juntado con un separado. Tu madrecita lo supo, porque le llegó el informe de un amigo desde un banco. Pensó que, si todos estuvieran muertos, con algunos arreglos y generosa coima en dinero y en especies, pasaría a sus manos. Salvo, por la mala fortuna de que un chico se quedó a jugar un rato de más en una plaza. Pero, cómo él no lo sabía, era sólo cuestión de tiempo. Primero se ocuparía de vos. Y después de él. – le dijo Lavelli.

    – ¿Y? – dijo Alejandra.

    – Y ese momento por fin ha llegado. – dijo Navelli, ahora mirando fijamente la luz de la frente de Alejandra.

    – ¿Donde estás Juan? – gritó Navelli

    Juan cayó de rodillas, casi entregado.

    – Dale. Animo, que el banco abre a las 10 y debo presentar los certificados de defunción. Bueno, primero comencemos con la gata. ¡Juarez!, vamos, a terminar con esto

    El disparo le pegó a Alejandra en el hombro. Navelli largó el arma, para elevar sus manos. Un alambre le cruzaba el cuello. Una sombra comenzó a tirar con más y más fuerza. Antes que los brazos de Navelli pudieran tratar de tomar las manos de quien lo atacaba, el alambre volvió a estirarse y la cabeza de Navelli cayó 6 metros hasta incrustarse contra el piso.

    – Juarez, ¿Que hacés acá? – le dijo Alejandra.

    – Hace dos meses que Gimenez me dijo que me infiltrara.- responde Juarez.

    – ¿Pero porque lo mataste de esa forma? – pregunta Alejandra.

    – Yo, no fuí. ¿Usted me vio? No, fué Juan. Mire como le sangra la mano. – dice Juarez.

    – No. Te entiendo Juarez – dice Alejandra.

    – Dos cosas. Primero ponga un cargador nuevo a su arma. Que yo salga con vida depende de lo que usted haga con ese arma. – dice Juarez.

    – Tranquilo Juarez – dice Alejandra, mientras recarga.

    – ¿Puedo estarlo? – repite Juarez.

    – ¿Derecha o izquierda? – pregunta Alejandra.

    – Izquierda – dice Juarez, cerrando los ojos.

    Alejandra le dispara al muslo izquierdo y corre a ayudarlo.

    – Mierda – grita Mariana - ¿Que... que pasa?

    – No puede salir de acá ileso. Si lo hace es hombre muerto – explica Alejadra – ¿Segundo?, Juarez.

    – González era su compañero de móvil. Pero de mi, era mi mejor amigo. Estabamos acobachados y no me enteré hasta recién que este lo mandó a matar. Mandó a matar a cinco personas sólo por apariencias – dice Juarez.

    – ¿Que vas a hacer? De ahora en más no vas a estar seguro en ningún lado. Ser doble agente es doble de peligroso. – dice Alejandra.

    – ¿Acaso ustedes van a estar mejor? – dice Juarez – Vayan, desaparezcan. “Nosotros” contamos con muy buenos médicos.

    – No. – dice Fabián, levantando el cuello – venite con nosotros.

    – Oficial, ¿Usté cree que este gil gobernaba algo? No. Acá no pasó nada. Dentro de quince minutos, esto se va a llenar de patrulleros y periodistas. Eso es lo que andan buscando. Teatro, mucho teatro. Pero, de todos modos, yo que ustedes, no volvería nunca más a una botonera – dice Juarez.

    – Gracias, te debo una – le dice Alejandra.

    – No. Usted no me debe nada. A la memoria de González. Chau, rajen de una buena vez. – dice Juarez.



    Amalgama
    Todos tienen algo que ocultar

    Ir a fin anteriorIr al inicio

    F29






    Todos tienen algo que ocultar excepto yo y mi mono.


    Alejandra comienza a bajar la escalera con mucha dificultad. Fabián estaba ayudando a Mariana, quien no parecía preocuparse de su herida. Juan corre a ayudar a Alejandra.

    – Debemos salir rápidamente – dice Fabián, cuando observa la extraña tranquilidad de sus compañeros.

    Salen a la calle. Llegan a la camioneta y se van como si nunca hubieran estado.

    – Se puede saber que les pasa a ustedes – dice Fabián.

    – Hemos pasado una situación muy traumática – le contesta Mariana.

    – Sí ya lo veo. El haber recibido tan sólo dos disparos es una clase de milagro. Pero aún no estamos libres. En cualquier momento nos pueden cazar como pájaritos. – dice Fabián

    – Fabián, ¿Vendrás con nosotros? – le pregunta Juan.

    – ¿Acaso nos queda otra alternativa que seguir juntos? Yo no tengo donde volver. Ustedes creo que tampoco – dice Fabián.

    – Bien, entonces... Juan, pará en el próximo teléfono público – dice Alejandra.

    – ¿Qué pensás hacer? – le dice Fabián, intrigado.

    – En principio, aprovechar la confusión para contactarme con Gimenez. Si Juarez no nos mintió, y no creo que haya sido así, Gimenez está afuera. Creo que puedo confiar en él para algunos arreglos. Segundo, como bien decís, no podemos volver a mostrar nuestras caras. Deberemos cambiar de paisaje – dice Alejandra.

    – Si, claro... – intenta decir Fabián

    – Si a Bruce Willis le sale... – dicen a dúo Mariana y Juan, mientras Alejandra corre a una cabina de teléfonos.





    Tres meses después en algún lugar


    (que no pensamos decir, para no informar a algún posible lector, con posibles contactos narcos).



    Ninguno se ha acostumbrado aún a sus nuevos nombres. Alejandra acaba de cometer otro fallido.

    – Sin embargo – dice Angela (Mariana) – debemos tener en cuenta que de hecho hemos tenido otros nombres en el pasado

    – Sí, pero es mucho para mí. He firmado miles de informes con mi viejo nombre y aún lo sigo haciendo. Es como cuando uno cambia de año e insiste en poner el viejo, o la dirección de nuestra anterior casa – contesta Cristina (Alejandra).

    – Bueno, yo no hecho mucho con mi viejo nombre. Es de esperar que este lo use un poco mejor.- dice Roberto (Juan), mientras besa el ombligo de Ángela, que día a día, va quedando más fuera del pantalón.

    Ninguno ha vuelto a trabajar en lo mismo que antes. Cristina pudo emplearse como profesora de inglés. Ángela volvió a sus clases de yoga. Juan pudo comenzar a darle uso a su vieja aficción, y una radio local, le dio empleo como diagramador de un programa de entretenimientos, basado fundamentalmente, en conocimientos de cine y tv.

    Enrique (Fabián) fue quien más reacio y retraído estuvo estos meses. No le ha sido fácil encontrar empleo. Un empleo que no hablara de su buena puntería y su habilidad para el combate cuerpo a cuerpo. Pero, vaya uno a saber porqué, encontró trabajo como acompañante terapéutico, para la recuperación física y anímica de accidentados de columna.

    Todos los sábados, sin embargo. Hacen una rigurosa excursión al bosque, donde se internan casí dos kilómetros hasta la cabaña. Allí en el bucólico solar, Ángela y Roberto son largamene entrenados en el uso de distintos tipos de armas.

    Las armas quedaron en el pasado... pero uno nunca sabe.

    En medio de la tarde. Ángela y Roberto se encontraron solos. Sus instructores habían desaparecido misteriosamente. Roberto tuvo una expresión de angustia. Ángela en cambio lo tomó con más calma. Lo tomó de la mano y caminaron sigilosamente detrás de la cabaña. Ángela espió por una ventana.

    – Están ahí – dijo Ángela.

    – ¿Que están haciendo? – preguntó Roberto.

    – Escribiendo una novela... – contestó Ángela.

    – ¿Cómo, escribiendo una novela? – vuelve a preguntar Roberto.

    – Sí... Lady Godiva...





    Fin fin.



    Volver a fin anterior1 Bienvenido a la máquina

    Volver a fin anterior2 Sueño con Serpientes

    Volver al inicio






    Hey Bulldog


    Gabriel dobló la esquina con un grito de triunfo. No sabía porqué, pero había ingresado al mundo secreto de los adultos por una puerta que nunca hubiera imaginado. Pero saber que saber es peligroso, también lo dejó preocupado.

    Pronto se preparó para hacer todo lo que le había contado a Fabián. Por suerte contaba con una libertad poco común para su edad. No era indiferencia la de su madre.

    Desde el mismo momento que decidió tenerlo, en la soledad del ostracismo familiar. Supo que sería un hijo distinto. Aquella pareja, irresponsable y díscolo, pronto cambió de rumbo y tanto sea por amor, que por porfiarle a la vida, Gabriel creció en un hogar donde la libertad y la verdad eran las palabras más importantes.

    No es lo que vio Gabriel, en la encumbrada familia de su madre, donde todo se escondía en una máscara de sonrisas. Donde si las señoritas te sonreian, era porque te despreciaban. Un movimiento de los músculos de la cara, para no percibir el olor nauseabundo que despedías.

    Era muy chico para rescatar, entre tanto decorado, a su prima Mirta. Otros se encargaron de ello. La llevaron desde el purgatorio hasta un cielo falso. Todavía podía recordarla. Aún permanecía en su memoria su última hora. La última hora de una chica de 16 años.

    Él no sabía que era lo que la estaba haciendo vomitar espuma, ni porque se retorcía por el piso tomándose el pecho. No sabía lo que era un parte de defunción, ni lo que significaba “Complicaciones Cardiorespiratorias”. Claro, él era apenas un chico. Él tuvo que crecer, para interpretar lo que es morir de una sobredosis. Lo que es maquillar a un cuerpo, que contaba con 10 kilos por debajo del peso de un año antes. Que ya la habían prostituido, para poder pagar los sobrecitos.

    Gabriel llegó a su pieza. Preparó el bolso. Cargó su diskman y unos cuantos mp3. No tenía clara idea de donde viajaría esa noche. Lo decidiría, como siempre, en la terminal de omnibus. Salió a la calle, en busca del primer bondi hacia Retiro.

    Sin embargo su alegre periplo se vio interrumpido cuando desde un patrullero de la federal alguien le chista. Como no tenía cola de paja, ni culpa alguna, no se percató de la interpelación. Tuvieron que ser más expresos.

    – Che, vos, maricón de mierda – le gritaron.

    Gabriel intuyó inmediatamente, que se hallaba en tierra enemiga. Al no recibir el trato, falsamente cortés, con el que se dirigen a un simple transeunte o sospechoso. Ignoró el llamado y siguió con su paso firme y despreocupado. Sólo cuando vio a un bulldog de uniforme, abandonar el móvil, apuntarle y cruzarsele en el camino, se dio formalmente por enterado.

    – He, que pasa, man. – dijo Gabriel, quitándose los auriculares.

    – Pasa que nos vas a tener que acompañar – le dijo, el que le apuntaba.

    – ¿Por qué? ¿Qué, me afané algo? – pregunta Gabriel.

    – No te hagas el pelotudo que sabemos donde estuviste esta tarde – le dice sin dejar de apuntarle.

    – ¿Qué? ¿Dónde estuve? Estuve en la casa de un alumno dándole clases como siempre. No sabía que no entregar boleta y no tener CUIT fuera un delito tan grave como para detenerme a los caños. – le responde Grabriel, quien sin embargo sube al patrullero.

    Ya en el interior, se da cuenta que no todos llevaban uniforme. Al civil lo conocía bien, demasiado bien.

    – ¿Que pasa nene? – le dice el civil.

    – Nada. Estoy esperando que por lo menos me expliquen que esta pasando. -–contesta Gabriel.

    – Mirá que el mundo es chico – le contesta con ironía el civil – tantos años de no vernos y encontrarnos en tan mala situación. Ahora medís casi el doble.

    – ¿Y vos? ¿Seguis haciendo enterrar gente inocente? – le repreguntó Gabriel.

    – Buá... ¡pero que rencoroso! Esa fue una mala partida. Sabés, de ves en cuando pasa. Hay que conformar a todos los clientes. Algunos muchachos estiran mal la mercadería. – le responde.

    – Supongo que no me habrás interceptado, sólo para contarme esa idiotez. ¿Ellos también son de mentira como vos? – pregunta Gabriel.

    – Ufff... los tiempos cambian... ya no hace falta usar disfraces... el envase original, ahora es más barato que la imitación. – le contesta.

    – Originales fallados... – replica Gabriel, que ya había hecho sucumbir su miedo en manos del odio.

    – Esta bien, nene. Se hace tarde. Veo que te vas de viaje, quizá, suponemos por acá, estás de paloma mensajera. – le contesta el civil.

    – Mirá... ah... ahora me acuerdo... Lalo... Lalo era tu nombre... estaba haciendo memoria y no podía acordarme... yo no soy paloma de nadie – le dice Gabriel.

    – Entonces, si no sos paloma, sos palomar – le dice Lalo.

    – Digamos...- le dice Gabriel.

    – ¿Tenés algo en el palomar? – le pregunta Lalo.

    – Creo que sí. Pero no soy tan tonto. Sé lo que vale para vos, lo que yo escondo. Aunque sé que no tenés palabra alguna, te lo puedo entregar a cambio de mi propia vida. Salvo, claro, que yo sea más importante para vos de lo que yo creía – propone Gabriel.

    – Yo creo que vos, no tenés nada que ofrecer a cambio. Vos dame lo que yo quiero y después veo. Si la úlcera deja de joderme, puede que tenga ganas de soltarte – le dice Lalo.

    – Esta bien. Trato hecho – le dice Gabriel.

    – Eso se llama ser un tipo inteligente. Ya casi se empezó a calmarseme la acidez – le dice Lalo.

    – Es que sos un tipo convincente para negociar – le dice Gabriel.

    – De esto se trata este negocio. ¿Adónde vamos? – le pregunta Lalo.

    – Adonde vos dijiste – le contesta Gabriel.

    – ¿Cómo adonde dije yo? – le dice Lalo.

    – Ah, pensé que era un juego de palabras, el tuyo. Pensé que ya sabías a donde teníamos que ir. – le dice Gabriel.

    – No te entiendo, pibe – le dice Lalo.

    – ¿Seguro que no me estas cachando[73]? – le dice Gabriel.

    – No. Dale largá el rollo – le dice Lalo, con una calma inaudita.

    – A la casa de mi abuela. Donde murió Mirta. En Ciudad Jardín. – le dice Gabriel, como mostrando 33 de mano.

    – Ah, claro, si – dice Lalo, tratando de disimular su falta de luces – la casa de tu abuela.

    – Bueno – dice Gabriel – vamos con esta unidad o tenemos que realizar un trasbordo.

    – Humm... dejame pensar – dice Lalo.

    – Si los muchachos quieren venir no hay problema, son bienvenidos. Mi abuelo solía tener una gran estima por estos uniformes. Claro, eran los tiempos en que el vigilante tomaba mate con los vecinos, según me contaba. – dice Gabriel.

    – Esta bien acompañemoslo los tres. Cambiémonos a un móvil civil – le ordena Lalo al conductor.

    Una media hora después, el viejo Falcon repintado estacionaba frente a una vieja casona, aparentemente abandonada.

    – ¿Es aquí? – pregunta Lalo.

    – Claro. ¿O ya te olvidaste? – le dice Gabriel - ¿Te acordás de mi tio Lucio? ¿Ese que habia quedado tocado[74] durante la crisis de los misiles cubanos? – le dice Gabriel.

    – Es que en tu familia los tocados son unos cuantos, pibe – le dice Lalo.

    – Bueno, calmate, que vas a ver la sorpresa que nos tiene deparada la locura del tío Lucio. Ni te la podés imaginar. – dice Gabriel, mientras corre la vieja puerta oxidada, ganada por las enredaderas.

    – Lo que más me sorprende es el olor a humedad. pis y mierda de gato – le dice Lalo, que ya estaba desenfundado su pistola, para meterle un tiro en la nuca, si era todo una mentira.

    – Vos, fumá y seguime – le dice Gabriel, que desataba el nudo de una gruesa cadena, atravesada en una puerta sin vidrio.

    Gabriel los conduce hasta una tapa, que conducía a un sótano. Al quitar la tapa de madera podrida, se descubre una gruesa puerta maciza y sólidos burletes, con tres candados de clave numérica. Gabriel los abre sin dificultad. Bajan por una larga escalera de cemento. Gabriel baja un interruptor y se encienden luces de emergencia.

    – Saben – les dice Gabriel – esto esta hecho a prueba de radiación. Esta acondicionado para resistir durante seis meses. A ver... disculpame... he vos... cerrá la puerta... fuerte... eso... no se puede abrir esta, si aquella está abierta. Es para evitar que se infiltren desconocidos.

    Al llegar, Lalo queda sorprendido. Tres camas. Una vieja heladera. Un microondas. Un baño. Radio. Televisión. Una sala para ejercicio físico. Estaba a punto de guardar su pistola cuando Gabriel, recostado con la nuca contra la pared, le guiña un ojo, para que descubra lo que hay detrás de la otra puerta.

    Lalo, abre la puerta, enciende la luz y sólo vé un esqueleto humano, vestido en elegante ropa de calle.

    – ¿Que significa esto? – dice Lalo encolerizado.

    – ¿Cómo que es eso? ¿No te saludó el tío Lucio? – dice Gabriel.

    – ¿De que tío Lucio me hablás? – dice Lalo, ya alterado.

    – Ay, no... no me digas... ¡por Dios!... no me digas que los cálculos del tío Lucio estaban errados... a ver... ¡ay, la puta madre!, la heladera casi vacía... con razón no volvió... se murió de hambre antes de poder volver a abrir el bunker... pobre... si parece el fantasma de Canterville... – dice Gabriel, mientras tres armas lo apuntaban.

    – Decime que significa esto o quedás acá mismo – le dice Lalo, sin atreverse, sin embargo, a dispararle.

    – Significa, que esas puertas estar programadas para abrirse recién es seis meses. Significa que hoy le prometí a un amigo hacerme de uno, aunque más no fuera un solo narco y la suerte me trajo tres. Significa, que si me matás ahora, vas a tener que convivir también con mi cadaver y no estamos en la Cordilera de los Andes, no me puedo conservar para ser tu alimento. Significa que el habitáculo tiene ventilación para una sola persona, para evitar al máximo la entrada de aire irradiado y eso implica que, entre otras cosas, no es conveniente usar las armas, el humo provocará grandes irritaciones respiratorias. Significa que, o bien te calmás y disminuís la capacidad de tus pulmones para tratar de durar más o matarte para no sufrir más. – le dijo Gabriel, tranquilamente.

    Lalo intentó nuevamente dispararle, pero nuevamente lo dudó y se contuvo.

    – A ver, busquen como salir de acá – Ordeno a sus bulldogs.

    Estos comenzaron a buscar, pero no encontraron nada. Uno comenzó a dispararle a la puerta y pronto los tres hicieron lo propio, hasta agotar sus municiones. La puerta blindada no cedió. El humo se estacionó en la habitación, comenzaron a toser y se refugiaron en la sala de ejercicios. Como el humo los seguia, cerraron la puerta para aislarlo.

    Gabriel, mientras tanto, aprovechó la confusión, fue a saludar a su tio y se acostó a su lado. El agujero en el parietal derecho, mostraba por donde habia entrado la bala. Todos en la familia sabían que, tarde o temprano, su depresión culminaría de ese modo. Pero en un acuerdo tácito, dejaron que la vieja casona fuera su cripta personal. Gabriel tomo el arma, que luego de cinco años, estaba mohosa entre los huesos de su mano derecha. Le pidió permiso y corrió el pequeño catre. Se recostó en su sombra y tiró de una palanca que había, escondida a una primera inspección, por el catre. No cedió.

    Pensó, Gabriel, que al fin de cuentas, compartiría la suerte de su tío. Pero de pronto pensó en sus sueños de graduación en sistemas. Volvió a tirar de la palanca con mayor fuerza y esta vez sí cedió. El mecanismo ideado por la paranoia del tío, de encerrarse pero tener un escape desesperado, hizo que Gabriel cayera en un nuevo sótano. Cuando el peso de su cuerpo, que rodó por el piso, dejó de sopesar la tarima, esta se volvió a catapultar hacia arriba. Gabriel estaba a oscuras. Pensó que, al menos, no tendría que compartir la misma tumba que los otros.

    Los otros ya se habian percatado de su ausencia, pero momentaneamente lo habián pasado a segundo plano, seguian en la busqueda frenética de la salida. Comenzaron a sospechar que todo lo que Gabriel les había dicho, era probablemente cierto. La agitación y el humo los estaban haciendo boquear. En una mirada cómplice, los dos bulldogs tomaron una barra de la sala de ejercicios y le partieron el craneo a Lalo. Más oxigeno para dos. Sin embargo, no dejaron de controlarse. No pudieron seguir buscando, ante la desconfianza de darse la espalda el uno al otro.

    Gabriel tanteó todas las paredes. Era un lugar amplio, pero no encontró nada que le pudiera dar una pista de como salir. Pero no perdió la calma, alguna razón de ser tendría esa cámara. Tanteó el piso y lo notó aspero, como si fuera de cemento, y limpio, lo que le indicó que era hermético. De otro modo, estaría adornado de las cáscaras de los cadáveres de insectos. Sabía que ya era de noche. Se puso en posición de meditación y trato de respirar despacio y dormir. El sueño le vino cuando se convenció a si mismo, de lo inutil de cualquier otra decisión.

    Los otros no podían hacer lo mismo. Quien cerrara los ojos primero no los volvería a abrir. Pero la falta de aire fresco hizo que se aletargaran y se durmieran.

    Cuando Gabriel despertó, no pudo consultar como siempre su reloj. Seguía en la más absoluta oscuridad. Le dolían mucho los huesos pero se incorporó, estiró los brazos y trató de volver a ubicar la tarima que ahora hacía las veces de claraboya. El mecanismo era más simple que lo que hubiera pensado. Durante la caída no se percató que era una simple escalera de desván. La bajó con cuidado haciendo el menor ruido posible, aunque los años sin aceite, hacían chiriar los viejos metales.

    Volvió a subir. El aire estaba muy enrarecido. Pero la salida, si es que la había, estaba por allí. No tardó mucho en ver el cuerpo con el craneo destrozado de Lalo y más allá los cuerpos entrecruzados por una pelea de los bulldogs. No se acercó a averiguar de su suerte. Se sentó en una silla a meditar. La luz de emergencia comenzó a titilar demasiado pronto. Estiró la mano hasta el interruptor interno para apagarla. En ese mismo momento el cerrojo electrico de la puerta interior se activó y ésta se abrió. Aunque las piernas le fallaban, comenzó a subir lentamente la escalera y la volvió a cerrar. Sintió el nuevo disparo del cerrojo. No tuvo tiempo de pensar antes de sentir los golpes del otro lado. Los dos perros le chumbaban los pies. Pero siguió hasta la segunda puerta, que se abrió con demasiada facilidad. Otra trampa del tío.

    Salío y volvió a poner los candados. Apenas amanecía. No quiso llamar la atención. Aunque no tenía intención de volver a buscar su bolso, aún tenía su billetera en el bolsillo posterior derecho del jean. Apuró el paso en dirección a la estación de tren. Siempre tuvo razones para odiar la consecionaria del ferrocarril, pero mucho más esa mañana. Esperó los 45 minutos como todo el mundo.

    Retomó sus planes iniciales. Simplemente buscó el servicio que primero saliera. La expendedora le informa que era un servicio lechero[75] y sólo tenía asientos comunes. A Gabriel no le importó demasiado. El catre del tío Lucio le sonó más incómodo.

    Su primer pelea había sido exitosa. Pero sabía que sólo se debía a la estrechez mental de sus oponentes. No creía que la próxima le fuera tan favorable. No sabía que haría de su vida. Sólo sabía que nunca más vería a su familia. Atesoró las palabras de Fabián. Viviría cada momento como el último.

    Para pensar tendría el paisaje que le entraba, como regalo extra, por la ventanilla.





    Volver a fin anterior Volver inicio


    [1] Joder: En el Río de la Plata, molestar, disgustar, fastidiar. En la frase por anonadado, acorralado,

    [2] Cagado en las patas: Tener mucho miedo

    [3] Poner a la sombra: Arrestar, poner preso.

    [4] Un roto para un descosido: Tal para cual

    [5] Cortala: Terminala

    [6] Sacar canas verdes: Hacer enojar

    [7] Ma si: Me doy por vencido.

    [8] Viejos: Forma cariñosa por padres.

    [9] Es como la luz mala: Leyenda de aparecidos comunes en las culturas indígenas, especialmente la zona pampeana. La ciencia dice que se debe a los reflejos fosforescentes que despiden las osamentas de los amimales muertos.

    [10] San Cayetano: Templo católico en el Barrio de Liniers muy popular. El 7 de agosto fecha del santo patrono del trabajo, la peregrinación forma largas colas.

    [11] Pendejo: Adolescente

    [12] Cuete: Cohete. En el sentido de balazo.

    [13] ¡Minga!:; ¡De acá! : ¡De ninguna manera! (Fuck You)

    [14] Man: Hombre, aqui en el sentido de amigo.

    [15] Pibe: Chico, por extensión a jóven.

    [16] Guacho: Huerfano, aquí en el sentido de pícaro.

    [17] Curtiendo: Tener un cita a solas. Puede tener implicancia de simple encuentro juvenil (apretar, franelear) hasta una cita adulta (cogiendo, follando). Para el coito, en general, se prefiere cogiendo.

    [18] Che: Interjección para llamar la atención. (He. Oime). Siempre en forma familiar o amistosa, junto con el vos. Che, fulano. Che, amigo, Che, vos. Nunca con el usted.

    [19] Curtir: Aquí en el sentido de tener gusto por.

    [20] Aceito: Hago el amor

    [21] Refana: Refanático. Costumbre muy difundida de prefijar el “re” para acentuar el sentido y luego cortar la palabra.

    [22] Onda: Estilo.

    [23] Paradigma: En el sentido de nuevo sistema social. Ej. paradigma capitalista, paradigma feudal

    [24] Alpiste debajo de una caja: Juego infantil que consistía en cazar pájaros poniedo alpiste bajo una caja a la cual sostenía un palillo atado a una delgada cuerda. Cuando el pájaro picoteaba se tiraba de la cuerda, la caja caía y se lo atrapaba sin lastimarlo.

    [25] Pajarito: Pajarillo. En el Rio de la Plata, en ciertos diminutivos, se prefiere el uso “ito” en lugar de “illo”. Palito:palillo, Campanita: Campanilla.

    [26] Saque: Hoy, aspirar cocaína. Por extensión a toda forma de consumo de drogas.

    [27] Hacer mierda: Destruir, maltratar, matar.

    [28] Tela: Dinero.

    [29] Merca: Frula: Drogas duras

    [30] Dale: Adelante.

    [31] Boluda: Tonta

    [32] Cana: Policía. Yuta. Tira. Rati. Botón.

    [33] Riverito: Locutor radial que se especializa en informar los resultados de las distintas loterias

    [34] Quilombo: Prostíbulo. Aquí en el sentido de lio, problema.

    [35] Cagar a...: Emprender, atacar, agredir

    [36] Raviol: Droga pesada en sobre.

    [37] Pinche: Dependiente. Sin importancia jerárquica.

    [38] Piola: Pícaro. Vivo. Inteligente.

    [39] Pescado: Aquí en el sentido de sorprendido

    [40] Buchonear: Contar, botonear, batir, delatar

    [41] Pesqué: Sorprendí

    [42] Se refiere a los chicos de la calle, algunos no tan chicos, que se paran en los semáforos y limpian parabrisas a cambio de alguna moneda.

    [43] Rajar: Escapar

    [44] Buchón: Informante. Espía

    [45] Maso: Mas o menos

    [46] Rasti ®: Juego de piezas para armar.

    [47] Alusión a la más famosa estrofa del Martín Fierro, de José Hernández. “Los hermanos sean unidos / esa es la ley primera/ tengán unión verdadera / en cualquier tiempo que sea / porque si entre ellos pelean / los devoran los de ajuera.

    [48] Pará: Espera.

    [49] En pedo: Borrachos

    [50] Estrolados: Accidentados.

    Bondi: Colectivo. Omnibus

    [52] Engayolado: Bajo arresto

    [53] Otario: Tonto. El que paga las cuentas.

    [54] Romper las pelotas: Molestar

    [55] Zumbo: Suboficial.

    [56] Fumá: Quedate tranquilo

    [57] Guita: Dinero

    [58] Cafishio: Proxeneta, tratante de blancas.

    [59] Yirar: Prostituirse

    [60] Cagón: Cobarde

    [61] Porora: Empleada doméstica: Contracción de por horas, tipo de contrato informal en que se cobra por las horas que se trabaja.

    [62] Así, así que crees distinguir / Paraíso de Infierno, / cielo azul de dolor / Un verde campo / de un frio riel de acero, / una sonrisa de un velo / ¿Pensas que poder distinguirlo? // Te hicieron cambiar / tus héroes por fantasmas, / cenizas calientes por árboles / aire caliente por brisa fresca, / frio confort por una vida de cambio / Y cambiaste / una marcha a la par de la guerra / Por el papel principal en una jaula. // Cuanto, cuanto deseo, / como deseo que estuvieras aquí / no somos mas que dos almas perdidas / nadando en una pecera / año tras año / corriendo sobre el mismo viejo terreno // ¿Que hemos encontrado? / Los mismos viejos temores / Como deseo que estuvieras aquí



    [63] Gil: Tonto

    [64] Mina: Antiguamente prostituta, actualmente mujer.

    [65] Trolas: Lesbianas

    [66] Gastándome: Burlándose

    [67] Bajonea: en el sentido de se burla

    [68] Caliente: En el sentido de enojo

    [69] Maza: Bárbaro

    [70] Encanutaron: Pusieron preso

    [71] Yuta: Policía

    [72] Hacer crepar: Matar

    [73] Cachando: Mofando, cargando, burlando

    [74] Tocado: Loco

    [75] Servicio lechero: Servicios de micros de media distancia que, en lugar de pasar por las encrucijadas de los pueblos, entran en cada uno de estos
  3. Mailén

    Capítulo 1: Cosas del pasado


    Como es que una persona como yo, que poco sabía de escritura y menos de haberla leído, se atrevió a una empresa como la de contar una historia es algo difícil de creer, y como dije, he leído muy poco y por eso no conozco a otras personas en mi misma situación. Pero pasemos a la cuestión que nos ocupa.

    1952

    Fue de forma casual. Yo como hijo de inmigrantes y contrariando a mi padre, tenía problemas con mi propio idioma, de modo que no seguí como él quería estudiando, lo cual en ese entonces era el secundario. Así que me dediqué, primero al reparto de mercaderías para un almacén, que no me daba mucho por cierto y luego conseguí un trabajo mejor, como sereno de un gran edificio céntrico. A pocos pasos de allí había un café donde se reunían muchos bohemios a discutir de literatura y otras yerbas. Y yo un joven de 18 años recién cumplidos, sin saber nada de lo que hablaban, me sentaba a escucharlos, en el rato que me quedaba antes de entrar a trabajar.

    Fue cuando se originó una fuerte discusión entre dos parroquianos, uno era un joven estudiante de medicina que solía estudiar allí y otro un hombre de edad que no salía de su ofuscación. Esa discusión cambió mi vida. El motivo versaba sobre si lo que escribía Alfonsina Storni era poesía o palabras chillonas como decía Borges. El joven opinaba que era poesía y el viejo que era basura. Hasta allí la cosa era pausada, pero cuando, como estudiante de medicina el joven le dijo que mirara el ejemplo de Cecilia Griegson, hija de inmigrantes que había logrado no sólo recibirse sino ser la primera mujer en hacerlo en este país, y eso fue lo que desató la furia del anciano, quien opinaba que las mujeres no están para esas cosas, que su lugar es la cocina, sino queríamos terminar siendo los que laven los platos. El chico le dijo que había muchas mujeres valiosas en la historia algunas por sí mismas otras por acompañar a sus compañeros de ruta. Le nombro a Mary Shelley, Ada Lovelace, Constanza Mozart y la desconocida, al menos para mí, Hypatia. Pamplinas, le dice con cierta corrección que rozaba el sarcasmo, el anciano. Yo, le dice, tuve la fortuna de participar siendo muy joven de la heroica campaña del desierto y puedo asegurar que esas indias eran más salvajes que sus hombres. Y por eso el chico le preguntó si había conocido a Mailén, alguien que a juzgar por las caras de los parroquianos que ya se empujaban para parar la oreja, sólo él conocía. El viejo le dijo que eso era un cuento, que esa mujer era un invento de una inglesa, discípula de Darwin, ese que dice algo tan ridículo como que descendemos de los monos. El joven lo recordó, y dijo: “Ah, lady Helen Margaret Peterson Cushing”, y el viejo explotó, “Qué lady ni que ocho cuartos esa era una sirviente de ese despreciable sujeto”.

    Fue allí cuando me enteré que a Mailén pude haberla conocido. Ella, según decían había muerto hacía apenas unos años atrás, en 1940 a la edad de 97 años.

    Por fin dejaron al anciano hablando solo y si eso no fue suficiente tiempo después hubo cosas peores.

    Así, que ahora no en forma casual, el 14 de mayo de 1953, me encontré con un tal Alfredo López, quien volvía a afirmar lo mismo que el anciano, con el agregado de que todo tenía la finalidad de desacreditar tanto a Esteban Echeverría como a Leopoldo Lugones, y de paso, lo que para él fueron dos gestas heroicas, de cara a los nuevos tiempos que vienen, la Guerra del Paraguay y la Conquista del Desierto. Pero como el anciano era un ferviente germanista, admirador del derrotado régimen nazi al que llamaba heroico, era lógico que hablara en forma despectiva del General Mansilla a pesar de haber sido quien fundó y organizó el Colegio Militar de la Nación donde, se supone, el anciano tuvo que haber estudiado, pero que a partir de 1930 los planes de estudio se volvieron, lo que ahora llamamos fascistas. Y agrega que será hora de alguien tome cartas en el asunto para evitar que esas razas inferiores sigan creciendo al amparo de nuestra propia inconciencia. Y así como nosotros pudimos acabar con paraguayos, indios y gauchos, tal como lo había pedido don Domingo Faustino Sarmiento, alguien deberá terminar la obra que Hitler no pudo concluir en Europa y el mundo.

    López conocía la obra de José Hernández, incluso llegó a conocerlo de chico y con él se operaba una contradicción. Por un lado, hablaba de los gauchos como enemigos naturales de los indios y por el otro también a ellos despreciaba. No había quien le hiciera entender que los gauchos ya habían desaparecido, y que de eso, justamente, se trataba el Martín Fierro, y que lo que por allí se veía no eran más que simples boyeros, quienes aunque muy diestros en las duras tareas del campo, a diferencia del gaucho cuyo don más preciado era la libertad, éstos trabajaban bajo los caprichos de sus patrones, quienes llenaban su rastra de monedas extranjeras para montar a sus finos caballos árabes cuando se paseaban en las fechas patrias. Esto es lo que los sociólogos llaman una derrota simbólica. Recordarle que con un caballo y un facón era capaces de sobrevivir en el inhóspito desierto, no significaba nada para él. Claro que en un siglo donde el tren y el camión hacen la parte dura del trabajo, todo aquello cae en el olvido.

    A pesar de todo, luego de casi dos años de búsqueda, por medio de una de sus bisnietas, Laura Jiménez, pude contactarme con Alberto Robles, otro de los casi 40 bisnietos de Mailén, y fue éste quien me contó la mayor parte de la historia que me atrevo a contar, y por su parte, un primo suyo Mariano Flores, hizo una investigación que a pesar de sus resultados pequeños, pequeños en el sentido de que las conclusiones sólo fueron unas pocas decenas de páginas, me echó luz sobre algunos temas, de modo que mi libro es una especie de palimpsesto armado en virtud de los relatos y muy poca imaginación de mi parte.

    Luego de casi 10 años de investigación pude en 1963 terminar la obra que aún descansa mecanografiada en los anaqueles de mi biblioteca que fue creciendo conforme la escribía. Hasta la fecha no tuve la suerte de que alguna editorial quisiera publicarla ya que cosas de indios a nadie le interesa.

    Deberán disculparme si la mayor parte de las veces la historia que les contaré carece de rigor histórico y que algunas fechas fueron puestas por mí, al uso y gusto del lector blanco. A su vez, sólo pocas veces traeré a cuento la melodiosa forma de hablar ranquel, ya que la ignoro.




    Capítulo 2: Recordando aquel día



    Cosas de la vida diaria en la capital del Virreinato del Rio de la Plata.


    Ismael era, como muchos, un criollito típico. Sus ancestros americanos se perdían en el horizonte del tiempo, es decir, él no sabía quién de sus antepasados fue el primer español en pisar los márgenes del Río de la Plata. Así que se lo imaginaba hablando el melodioso dialecto andaluz. Su piel declaraba tener no sólo sangre española, sino bastante de querandí y algo de africana. De hecho, su algo así como novia era una mulatita esclava de una familia adinerada; a la que sólo le permitían salir por las tardes de sábados y domingos, pero ellos, como jóvenes que eran, igual se las ingeniaban para hacer lo suyo.

    Él, como muchos niños y jóvenes, se debía ganar el sustento. Trabajaba con Don Manuel Báez que era uno de los pocos hombres adinerados de la gran aldea, quien se dedicaba a la venta de agua por unos céntimos. Durante la tarde, Ismael remaba hasta unas 20 cuadras de la costa y llenaba dos toneles de 10 galones cada uno con el agua dulce pero turbia del río. Y debía ir tan adentro porque, a esa hora, las negras lavanderas llenaban la costa de la espuma blanca del jabón que le compraban a Don Vieytes. Y si sólo le compraban el jabón a él era porque Don Juan les prometía que pronto serían libres, cosa que a las viejas ya no les interesaba, pero con lo que las jóvenes soñaban. Al volver a la costa, Don Manuel trasvasaba el agua a grandes vasijas de arcilla cocida que, al ser porosa, permitía pasar el agua, pero no los sedimentos. Así luego de unos 20 viajes juntaban los 2000 galones que las negras encargadas de la cocina les compraban.

    Hasta no hacía mucho, antes de las invasiones inglesas, se usaban el azumbre y la pinta pero como variaba como la luz del día según la zona e incluso el Cabildo, cuando los ingleses tomaron transitoriamente la aldea, impusieron el galón que pronto muchos adoptaron por la sencilla razón de que estaba bien regulado por medio de un recipiente de bronce que, según decían ellos, variaba muy poco de volumen con el calor ambiente o el líquido que transportaba. Llevada a términos del sistema métrico decimal que se usa actualmente y que ni los ingleses ni los estadounidenses adoptaron, equivale a unos 4.5 litros.

    Una familia típica, es decir, compuesta por los padres, cuatro hijos y las dos negras, la cocinera y la lavandera, que era lo más común, necesitaba para cocinar 6 galones, es decir para llenar 3 ollas grandes. Solían comprarles 10 galones que la cocinera se encargaba de controlar rigurosamente, era por medio de una lata graduada de 5 galones. Para el resto, es decir, el aseo personal y la de la casa se solía usar el agua de lluvia que almacenaba el aljibe. Esta agua, por ser producto de la lluvia aunque no fuera potable, era muy buena para las prendas delicadas y para el pelo de las damas, en una época en que lucir un buen peinado era de buena reputación social. Para los piojos, inevitables incluso dentro de las grandes familias se usaban una gran cantidad de productos, la mayoría a base de hierbas, sin embargo, tanto las negras como las indias preferían el uso del vinagre y un largo y tedioso buen peinado.

    Con el tiempo y con gran gasto, Don Manuel aumentó la producción. Ahora Ismael viajaba lo mismo, pero sólo una vez. Allí lo esperaba una boya que se elevaba unas tres varas del nivel del agua y él volcaba su tacho de hojalata de dos galones sobre una larga canaleta de cobre remachado que llegaba hasta la playa donde Don Manuel la recogía. Esto le permitió aumentar su producción de 2000 a 4000 galones diarios. Sin embargo, este avance le costó caro. Al no ser el único aguatero, otros tuvieron celos de su progreso y algunas noches mandaban a sus esclavos a que destruyeran la canaleta, lo que le causaba un enorme perjuicio. Pero Don Manuel no era un hombre de amilanarse. Su ingenio pudo más. Aunque era aún más costoso hizo construir una cañería que en lugar de ir por el aire o sumergida en el agua, lo hiciera enterrada en arena. En la boya agregó una bomba de agua de modo que entre los dos muchachos pudieran hacer el trabajo algo más aliviado. Este ingenio tuvo un gran éxito porque sus competidores flojos de sesera, no descubrieron su invento. Y no lo hicieron porque Don Manuel los engañó. Cavó un enorme pozo en su propiedad, a unas 40 cuadras de la costa, de donde, él decía, extraía el agua que afloraba por la cercanía del río. De modo que a nadie se le ocurrió viajar hasta la boya para destruir la bomba. Era bastante corriente que algunas casas tuvieran tal tipo de pozos, sin embargo, las familias acomodadas preferían el agua de don Manuel.

    Ismael tenía dos negritos libertos amigos suyos. El asunto no era tan sencillo. Su patrón los reunió una tarde para decirles cosas que ellos no entendían, tales como monopolio, impuestos, aduana. Pero cuando dijo la palabra “libertad”, palabra poco entendida pues nunca la habían probado, ambos abrieron sus enormes ojos negros. Pues bien, este buen señor les compró un toro y un tropel de 10 vacas para que hicieran su negocio. Así Raúl y Macarena, nombres más andaluces que africanos, por cierto, aceptaron la cuadrilla como regalo de bodas. Para el patrón no era buena esa costumbre negra e india de casarse, o juntarse tan jóvenes, pero Raúl sostenía que él ya tenía 14 años y Macarena 10 por lo que no sólo prosperarían, sino que le llenarían la casa de negritos habladores. Así, los dos debían viajar por más de dos horas de ida y otro tanto de vuelta entre las pasturas tiernas y las calles de la aldea para vender su leche la cual no era mucha. Cada vaca les daba un 1 galón de leche por día. Sin embargo, se las arreglaron. Con el tiempo las vacas fueron pariendo terneros con lo cual el negocio fue creciendo lenta pero sostenidamente. Raúl compró una carreta con un gran tonel de cobre y una canilla, con el cual bien temprano vendía su leche fresca. Aunque, para decir la verdad, la blancas hijas y sus señoras madres, le compraban no tanto porque lo necesitaran sino para ver cómo era ese negrito flaco y esmirriado que les sonreía con unos dientes enormes y blancos y unos hoyuelos difíciles de resistir.

    Otro amigo de Ismael, no era nada joven. Lo llamaban “el hormiguero” otros, con malicia, “hormiga negra”. Este negro, ya canoso, se encargaba de destruir los hormigueros que surgían aquí y allá en una aldea construida sobre el límite mismo de La Pampa. Sus métodos eran varios. Uno consistía en clavar una larga caña de tacuara sobre el montículo. Como la caña era muy resistente él la podía enterrar a más de dos varas de profundidad y luego llenaba el hormiguero de agua. Claro que con este método sólo mataba a un mínimo de insectos, los suficientes como para cobrar su paga. Otro método agregado al anterior era el uso de veneno, que era muy efectivo pero muy caro. Y un tercero, que Ismael sólo lo vio con Hormiga Negra, que aún luego de 5 generaciones se sentía africano, era bastante ingenioso: el incendio del hormiguero. Este método era usado allá para matar hormigas del tamaño de un dedo meñique. En este caso se usaban dos cañas una vertical y otra oblicua. Por la oblicua se hacía descender aceite espeso, al llegar al fondo, por la caña vertical se tiraba una astilla encendida que prendía fuego el aceite, pero como esto duraría lo que la astilla en consumirse por la caña oblicua el negro soplaba con fuerza. Era curioso, al menos para Ismael, ver como desde la otra caña surgía primero humo espeso y luego fuego primero azul y luego rojo. Por supuesto, las cañas pagaban su precio. Para el próximo hormiguero debía buscar otras dos. Y cómo hacía el negro para horadar las uniones internas entre las secciones que él veía a simple vista, es algo que nunca le dijo

    Una madrugada de domingo de enero, el negro lo vino a despertar para llevarlo a 10 leguas. Como eso era mucho y no estaría a la hora del reparto, el negro le prometió al patrón que él mismo lo ayudaría para compensar la pérdida de tiempo. Se trataba, no ya de matar hormigas sino de ver un extraño espectáculo: la explosión de hormigueros. En el campo se podían ver estos curiosos montículos, que formaban una especie de bosque. Algunos llegaban a medir cinco varas. A media mañana ya se podía escuchar el zumbido y apenas unos minutos después el estallido del primer hormiguero de hormigas voladoras. Las hormigas no atacan al hombre, pero debido a que eran miles pronto Ismael y su amigo tuvieron que volver a montar y salir de allí.

    Ismael estuvo pensando durante muchos días como esto podría ser posible, y como él no hallaba la respuesta y el negro tampoco la tenía, se atrevió a ir en patas, como siempre estaba, a verlo al Secretario de Agricultura, Don Manuel Belgrano. Éste le explico lo mejor que pudo el hecho. Con el calor las hormigas sienten que ya es la hora de salir del hormiguero, pero este, por la sabiduría de la naturaleza, está ocluido. Así que al aletear aumentan la presión. Para eso Don Manuel le tuvo que explicar de una manera graciosa, infló sus mejillas como si fuera a soplar. Si se aumenta esta presión llega el momento en que las paredes del hormiguero ceden y se rompen.

    Otra de las cosas de que Ismael entendía poco era la producción de miel y cera. En la aldea sólo los negros gustaban endulzar sus cosas con miel, los blancos preferían el azúcar, blanca, rubia y negra, así que buena parte de ésta quedaba para exportarla a España. La cera, en cambio, muchas veces escaseaba, aunque se vieran a muchos negros vendiendo su producto, mejor dicho, el producto de sus amos en la mayoría de los casos. Aunque no era la única ni la más grande, la más famosa vendedora de vela era la de Don Vieytes, este había comprado una fórmula francesa que escandalizaba por lo simple, a la cera de abejas se le agregaba aceite o grasa animal, lo cual producía una llama más tenue pero mucho más duradera. Dejando las de buena calidad para la aquellos que amaban la lectura nocturna. Éstas no sólo tenían una llama más blanca, sino que no al no crepitar la llama era estable y los ojos no se irritaban por la lectura.

    Hacía no mucho tiempo se había establecido un ciudadano florentino, quien en su tierra se dedicaba al teñido de telas con colores firmes. Este tipo de telas eran a la vez muy apreciadas y de un precio exorbitante. El monopolio español no permitía que éstas se importen de otro lugar que no fuera España. De modo que los comerciantes españoles tanto de Buenos Aires como de Cádiz, uno de los varios puertos de donde salía la mercancía, aunque recibían telas de Francia, Inglaterra, Italia e incluso la India, las enviaban a Buenos Aires como si hubieran sido hechas en España. Así no sólo hacían que el producto fuese caro en América, sino que no daban trabajo a los artesanos españoles. Don Luigi luego de largos y tediosos trámites, donde medió al propio Manuel Belgrano, logró establecer su negocio de telas. Pero eso fue sólo el primer paso.

    Sabía de antemano que le sería difícil obtener materia prima, salvo comprarla a los importadores españoles a precio de usura. Lo que no sabía era la exacta dimensión de su pretendida empresa. La inmensidad de La Pampa excedía su más febril imaginación. Pero finalmente halló la solución de una forma inesperada, a través de un personaje que esperaba no encontrarse nunca a solas: un gaucho. Este hombre, estaba gozando de creciente libertad a causa de las compras que algunos porteños realizaban por su intermedio a lejanas ciudades del interior, como Córdoba o San Luis, y la impensada, para cualquier porteño, de comerciar con los salvajes y perversos indios. Así, éste traía cueros y azúcar y se llevaba productos importados. Claro que lo mismo se podía lograr con los comerciantes itinerantes de las carretas, pero él reducía los dos meses habituales a sólo una semana, aunque, claro, sólo lo que el lomo de su caballo aguantara. Así Luigi le compraba ciertos minerales de San Luis, ciertos líquidos extraídos por los indios de animales tales como el Tatú Carreta o el Zorrino, con la evidente ventaja de no matarlos; y algunas hierbas que, habiendo crecido por siempre en la llanura, nadie sabía que servían para el tinte de telas.

    De allí que su negocio prosperó, si no de manera espectacular por los motivos lógicos que ya se verán, para dejar que sus pies se enterrasen definitivamente en Buenos Aires.

    Luego de este éxito llegó a oídos de un francés, un tal Pierre Venturè, la existencia profusa de zorrinos en La Pampa. Venturè se dedicaba a la fabricación e importación de perfumes y como ya sabemos éstos no podían ser franceses, en ese momento los más apreciados por los perfumistas de todo el mundo, sino a través de la aduana de Moger, España. Conseguir el alcohol ya no era fácil, ya que por razones que él no entendía, luego de la reconquista de Buenos Aires, donde cientos de ingleses fueron quemados con agua caliente y bombas caseras armadas con cañas llenas de alcohol, su fabricación fue prohibida por parte de los criollos. Así que él ya hacía un largo tiempo que se había asociado a un carretero que lo traía de contrabando desde la ciudad de Rosario. A Pierre le sonaba ridículo contrabandear en el interior mismo de un país, pues eso era el Virreinato, pero así estaban hechas las cosas.

    Su socio le traía alcohol de tercera clase, y él, por medio de filtrados, donde no intervenían las altas temperaturas ni la ebullición, lo convertía en alcohol de primera clase. Pero, como todo perfumista sabía, necesitaba un ingrediente para aumentar la persistencia; y eso se hacía en Buenos Aires torturando gatos. Buenos Aires estaba plagado de gatos, así que a nadie le importaba escuchar sus desgarradores aullidos siempre y cuando no fuera durante la noche o en horas de la siesta, que en América era sagrada. Pero Pierre quería el elixir de persistencia máximo, y ese se encontraba en ese animalito que vagaba libre en La Pampa.

    Pero claro, aunque eso era fácil a veces podía resultar asqueroso. No encontró a nadie dispuesto a salir a cazarlos, así que no tuvo más remedio que usar las mañas de un indio. Una mañana el indio Wirinmañke, nombre impronunciable para Pierre, salió para el desierto y al día siguiente volvió con un litro del preciado líquido. Con el cual el fabricante podía hacer más de 300 frascos de finísimo extracto de una onza líquida. Es decir, si lo quisiera podría comprar dos vacas por día.

    Sin embargo, a Pierre le picó la curiosidad por saber cómo hacía el indio para recaudar tanta cantidad del apestoso líquido; así que se lo preguntó y el indio lo invitó a un día de campo, cosa que Pierre aceptó luego de comprarse un trabuco. Llegaron a un cierto lugar a la sombra de unos álamos donde el indio ya había construido un corral para albergar a casi 100 zorrinos. El ardid del indio era colocar a una hembra en celo sobre una especie de alfombra hecha de cuero de vaca y a ésta sobre una especie de tarima abombada hacia abajo, el cuero tenía un agujero justo en el centro de la tarima. Al comenzar el macho a copular, un ingenio del indio hacía muy cerca del oído del animal un ruido muy parecido a un estampido de fusil. El animal, por el susto, expelía orín, heces y el líquido preciado. Mientras las heces quedaban en el lugar, el orín y el líquido pestilente corrían por el cuero hacia una vasija. Pierre se sorprendió que un simple susto, sin necesidad de tortura, entregasen tanto líquido, por lo que se entusiasmó queriendo repetir la acción. El sabio indio le contestó que no, ya que se debía hacer pasar un tiempo para que él animal se olvide del susto y no lo relacione con la cópula. De todas maneras, al cabo de unas 10 experiencias el indio dejaba al animal suelto para que se reencuentre con su naturaleza.

    Alimentar a 100 zorrinos, los cuales son carniceros, no le era fácil al indio. Matar un ternero era demasiado y algunos pollos muy poco. Así que de madrugada recorría el matadero de Buenos Aires en busca de vísceras y otras partes despreciadas por el gusto porteño que le eran dadas en forma gratuita y por algunas pocas monedas una buena cantidad de preparados de morcilla. Así, aunque creía que los animalitos se merecían más, por su imposibilidad se deberían conformar con lo dicho. Pierre concluyó que el trabajo del indio Wirinmañke merecía algo más y le duplicó la paga. De todos modos, el servicio del indio le implicaba mucha ganancia.

    Lo que merece poca explicación era el comercio de carnes. El matadero abastecía sin problemas a la creciente aldea, la carne era barata debido a la cercanía del campo y a que los indios por preferir la carne de yegua rara vez la robaban y si lo hacían era para venderla en otros pueblos.

    Los extranjeros se asombraban al ver a los porteños comer tanta carne, y mucho más aquellos europeos que huían de Europa a causa del hambre. Incluso los franceses que teniendo una buena campiña pasaban hambre a causa, primero de la revolución y luego por las campañas de Napoleón que exigían grandes cuotas para su ejército, y ésta junto a la porcina sólo era consumida cocida para evitar la triquinosis, y otras infestaciones, por lo que no tenía gusto a nada. Muy diferente a la americana que de sólo verla en los ganchos de los carniceros invitaba a darle una mordida. Y en eso estaban de acuerdo la muchas moscas que la rodeaban. Así que Pierre si bien era acorralado por el monopolio con la metrópolis, gozaba la paz de América.




    Capítulo 3: Amanecer de una nueva patria


    Ismael no entendía, de la misma manera que la mayoría de la gente de la gran aldea, lo que estaba pasando, pero fue testigo de un acontecimiento que daría origen a un nuevo país, y con el paso de las décadas una nueva nación, aunque él aún no entendiese lo que eso significara. Así, colgado de una reja, observó por simple curiosidad como unos señores, que se llamaban a sí mismos patriotas, daban el primer empujón a la patria ese 25 de mayo.

    Por supuesto, sólo unos pocos sabían de la trascendencia de tal cosa. Además, eso no le quitó su digna pobreza.

    Aunque ya lo venía notando, especialmente desde la vez de las invasiones de los ingleses, ahora se intensificó el encono entre los que se consideraban americanos y los que eran o se sentían españoles. Ismael sin dudar hizo su elección, por sus venas corría mucha sangre nativa, sin embargo, le entristecía que muchos de los que antes eran sus amigos y clientes ahora le quitaran el saludo. Se preguntaba si ese tiempo de tristeza alguna vez terminaría. Supo de mala manera que eso sería, si alguna vez sucedía, dentro de mucho tiempo, cuando vio a su amigo Don Manuel Belgrano convertirse de abogado en improvisado general y verlo partir con bastante poca gente mal armada hacia donde vaya uno a saber. Sólo esperaba que ese amigo que tantas veces lo había ayudado, y como a él a muchos, no dejase su sangre desparramada por esta querida tierra americana.

    Aunque pequeño y esmirriado, Ismael con sus 20 años, supo que se venían tiempos difíciles, pero por otro lado se enteró qué, por vestir ropas militares, aunque el fusil fuese más pesado que uno, daban algunas monedas. Y como todo joven que sólo ve el futuro y no la muerte, se dejó enrolar en un grupo llamado Regimiento Patricios que un tal Saavedra, próspero comerciante convertido en presidente de la Primera Junta, había creado durante las Invasiones Inglesas. Sin embargo, aunque el entrenamiento era duro, no lo asignaron a batallón alguno. Aunque sus patitas se habían convertido en piernas, aún no era capaz de soportar el peso de una mochila militar.

    Así que luego de casi dos años entrenando y sirviendo de patrulla en la ciudad de Buenos Aires. Vino su oportunidad.

    Hacía ya un tiempo que había desembarcado un curioso personaje, que pronto, mucho antes de entrar en movimiento, dio que hablar. En primer lugar, todos se preguntaban por qué un exitoso militar que tenía un gran futuro en Europa, renunciaba a esos honores para venir a ponerse al servicio de un gobierno por demás endeble. Algunos especulaban que, siendo la revolución americana inevitable, quedarse donde estaba sería para derramar sangre de americanos y finalmente ser recordado, pues para todos, la libertad americana, era un hecho, cosa pensada pero aún muy lejos de realizarse, como represor y no como libertador. Eso que era fácil de decir, sólo en unas pocas cabezas privilegiadas estaba cabalmente diseñado. Ese joven militar nacido en América pero que había hecho su carrera en Europa, con una gran cantidad de batallas a sus espaldas, ya a los frescos 14 años había combatido contra los franceses. Y las damitas porteñas tenían ahora una nueva excusa para suspirar.

    Así que Ismael, sin que nadie lo impulsara, una mañana se cruzó en el camino del coronel San Martín para preguntarle cómo había que hacer para entrar en su ejército. El joven coronel se rio a carcajadas ya que, aunque ya había presentado sus papeles y le habían reconocido su grado aún no contaba ni con un ayudante que le llevase el sable.

    Si lo anterior a Ismael le pareció duro ahora sí que aprendió el verdadero significado de la palabra. Durante los meses de verano de aquel 1812 sus huesos no pararon de sufrir.

    El premio llegó ese aquel 3 de febrero de 1813, donde luchó como soldado de retaguardia, en la batalla que luego sería llamada de San Lorenzo, en la que 250 bien entrenados, aunque bisoños soldados derrotaron a 500 realistas. La razón de porque el coronel lo puso en la retaguardia se explicaba sola. Al volver de permiso a Buenos Aires, con apenas 22 años lo esperaba Alberto, el hijo que tuvo con Alcira de 13.

    Alberto pasó sus primeros años exclusivamente a cargo de su madre, pues Ismael siguió los pasos San Martín en su guerra libertadora, de la cual volvió a los 29 años con el grado de capitán, y con la sorpresa de que Alcira, sin querer casarse, fue madre de dos nenas. Esto, lejos de incomodarlo, lo llenó de alegría, la vida, que había evitado su muerte en Cancha Rayada, cuando un sablazo de un indio sin uniforme pero bravo como cualquier otro llamado Machén, abatió al enemigo que ya lo tenía a punto para atravesarlo con su bayoneta y lo ayudaba a huir a pie firme; lo premiaba con una familia completa.

    Alberto y sus hermanas crecieron leyendo las largas cartas que su padre con letra despareja les enviaba desde los lugares donde estaba. Ismael no se explayaba en horrorosos partes de guerra, sino que detallaba con lujo de detalle las bellezas de una América infinita. El largo desierto verde que cruzó desde Buenos Aires para llegar a la nieve de los macizos andinos, la belleza de los picos, la majestuosidad del vuelo del cóndor, la picardía de los niños chilenos, el azul de las aguas del Pacífico, el sabor del licor peruano, y por supuesto, aunque eso no lo ponía en su carta, las mujeres de cada punto de América. Ismael se negaba a detallar los dolores de la guerra para mostrar los beneficios de una América libre y en paz.

    Alberto mucho antes que su padre y por impulso de su madre, conoció lo rigores de la vida militar. Así con sólo 8 años ya corría en los nuevos destacamentos creados a tal efecto, de aquí para allá, o acampando a cielo abierto. O caminando en marcha forzado bajo las cortinas de un aguacero. Y no les quedaba otra, ya que su instructor era uno de los heridos de San Lorenzo que hacía lo mismo que ellos con una pata de palo. En ese regimiento de infantes, y aquí la palabra mejor usada que nunca, nadie lloraba. Esos hombrecitos con pecho de hierro serían la garantía de esa nación que estaba naciendo.

    A los 10 años Alberto fue sorprendido por Ismael correteando a una amiguita. El padre inflado de orgullo hizo que no vio nada, y dejó que la naturaleza siguiera su curso. Sólo por el hecho de ser considerado un héroe de guerra, Ismael se salvaba de las incontables injurias que el accionar de Alberto ocasionaba, ya que el pícaro jovencito llevaba anotado en una libreta el nombre de todas las damiselas porteñas que le habían entregado con dicha y placer su virtud. Eran unas dos páginas.

    Ciertamente Alberto no participó de ninguna batalla memorable, sin embargo, las cicatrices de su cuerpo testimoniaban un duro pasar, pero las más crueles se las hizo su propio capitán.

    Él había crecido escuchando las gloriosas aventuras de su padre, pero como más tarde sabría, un país no se libera sólo una vez. Es decir, llegaría el tiempo de las guerras internas.

    Alberto entendía cuando algún caudillito armaba su pequeño ejército. Aunque no sabía nada de política entendía que eso que algunos llamaban con distintos nombres tarde o temprano, entera o desmembrada sería un país.

    Lo que no entendía era el porqué de salir a matar indios en lugar de integrarlos, como decían algunos, o dejarlos en sus tierras en paz como otros. Le pesaba que su misión fuera tal trabajo sucio, pagado por algunos terratenientes que deseaban extender sus vacas y pasturas más y más al oeste.

    Pero el colmo se vino a dar una fría mañana de agosto. Supuestamente estaban patrullando lo que para Alberto era tierra de indios y para su capitán tierra del señor Ordoñez. Allí refugiados del frío viento se hallaban tres indiecitas que había salido a juntar leña, pero debido al intenso frío suspendieron la tarea y se acurrucaron con un cuero y encendieron una pequeña fogata de modo que con el crepitar de la leña no oyeron llegar a la cuadrilla compuesta por el capitán Orozco, un sargento y Alberto.

    Cuando Alberto se apeó para indicarles a las niñas, por señas ya que no sabía nada de su lengua, que debían irse, el capitán le ordenó:

    – ¡Desnudalas!

    Alberto creyó haber oído mal y por eso lo miró a los ojos.

    – ¿Qué, no oíste?... ¡desnudalas!

    – Pero… hace mucho frío…

    Fue la ingenua respuesta de Alberto, quien enmudeció cuando el capitán sacó su moderna pistola norteamericana y le apuntó.

    – Pero… ¿Por qué?

    – Porque vestidas es algo incómodo violarlas.

    Alberto miró a las tres chicas de entre, calculaba, 9 y 11 años y si bien él había desflorado a más de una a esa edad lo que el capitán planteaba era una cosa bien distinta y él no estaba dispuesto a hacerlo. Por lo cual hizo algo para todos impensado, tomó un puñado de tierra arenosa y acercándose al capitán como quien quiere preguntar algo se lo arrojó a la cara, con la intención de que mientras se limpiara los ojos las chicas escaparan. Cuando el capitán se rehízo las chicas corrían a campo traviesa a una cuadra y media, pero igual les disparó acertando en plena espalda a la más chica que estaba a menor distancia que las otras dos, quien luego de tres espasmos dejó de moverse.

    Alberto en clara desventaja de armas y grado pensó que el capitán le dispararía a la cabeza como ya lo había visto hacerlo a otro soldado. Sin embargo, lo sorprendió con un golpe que lo desmayó. Al despertar se percató que estaba estaqueado con el capitán caminando a su alrededor con una gran verga de sauce en la mano, con la cara que ponía cuando comenzaba sus largas peroratas que él prefería llamar homilías.

    – Yo luché con Saavedra... (y, cada vez que hacía una pausa, descargaba su verga sobre el cuerpo desnudo y estaqueado de Alberto) Yo fui uno de los que nos encargamos de ese reverendo hijo de perra de Moreno… Yo estuve cuando se encargaron de que ese afeminado de Belgrano estuviera bien lejos de Buenos… Yo maté con mis propias manos a más de 100 indios… Me gusta matar poseyéndolas a nenas indias… Yo soy, por si no te das cuenta… la nueva sangre blanca y bien macha que gobernará esta tierra libre de negros, indios, judíos, gitanos y cualquier otra clase de basura…

    Los golpes cesaron por un instante, Alberto sabía lo que seguía, pero sus manos no estaban libres para taparse los oídos.

    – Primero vamos a terminar con los indios… por que los indios son…

    Alberto sabía lo que tenía que decir, pero su hombría se lo impidió por más que la verga cayera en su pecho, en su abdomen, en su cara, en sus piernas, en sus testículos, hasta que el esfuerzo por tanto dolor lo hizo desmayar, sin darle el gusto a su torturador de escucharle un gemido.

    El capitán calculó con crudeza que el frío lo terminaría de matar así que lo dejó estaqueado y ordenó el regreso.

    Alberto no comprendió como despertó caliente hasta que su obnubilada mente se pudo poner en movimiento. Ya no estaba estaqueado ni perdido en cualquier parte, sino dentro de un toldo indio en los dominios de Painé.

    Dos experimentadas indias le estaban curando los vergazos que tenía por todo el frente de su cuerpo, mientras que las dos niñas sobrevivientes los miraban con… con… bueno, se puede decir que lo miraban con amor.

    Desde el otro lado del toldo lo miraba, con cara seria, un indio que decía saber quién era, quien con duro ranquel le dijo:

    – Nguënëchën nguen apill alün küyen montún Ismael küyen fenté Alberto montún epú koñintu Machén montún Alberto

    Alberto no entendió, pero las indiecitas que había salvado y que conocían algo de castellano se lo tradujeron

    – Dios es caprichoso, hace muchas lunas él salvó a Ismael ahora en esta luna te salvó porque vos nos salvaste.

    Tres semanas después Alberto recuperado dejó el toldo de Machén sin saber si había dejado simiente en sus hijas. Si eso ocurría esperaba que se lo comunicaran, pero sabía del orgullo ranquel al respecto.

    Ismael no tardó en enterarse de la odisea de su hijo y aprovechando la circunstancia de que el capitán Orozco no lo conocía, utilizando una excusa banal lo invitó a salir a cazar… indios. Y así palabra va, palabra viene se ganó su confianza.

    Pronto Orozco se enteró de boca del verborrágico Ismael de su historial, casi 10 años con San Martín, herido gravemente en tres ocasiones. Que habiendo vuelto con el grado de capitán ahora en su retiro provisorio fue ascendido a coronel. Luego de todo un día de marcha Orozco se preguntaba dónde estaban los indios. Ismael lo calmó con un pequeño discurso.

    – Sabe, Orozco, usted y yo, sí somos militares, pero de distinta cepa. Vea yo crecí vendiendo agua y usted vende sangre. Yo a los diez años entraba en patas a la casa de Belgrano, quien luego de contarme que esperaba de este país, me regalaba un chocolate de Italia. Usted, a esa misma edad, según algunos dicen, yo no soy quien para afirmarlo o dudarlo, a bordo de la goleta “Fame”, le llevó un chocolate caliente a Mariano Moreno con el veneno que lo mataría.

    – Y bien merecido se lo tenía…

    – ¿Por? Preguntó Ismael fingiendo ingenuidad

    – Es que así se hace un país. Eliminando a los elementos indeseados. ¿Usted sabe que este Moreno y ese otro Belgrano planeaban darle la ciudadanía del país que surgiera a los negros y a los indios? Es decir, ponerlos en pie de igualdad con nosotros. Así no se hace un país. Un país somos los Patricios, luego la plebe y allá, bien abajo, los negros y los indios, porque, claro, alguien tiene que hacer el trabajo. Es decir, o trabajas o te morís. ¿No querés trabajar?, morite.

    – Y, pregunto, ¿A que llama usted trabajar…? No perdón, mejor lo pongo así: ¿Usted no cree que los indios tienen su propia forma de trabajar? Criando caballos, recolectando frutos, cazando por el desierto, no molestando a nadie.

    Orozco no pudo evitar su cara de fastidio y fue claro.

    – Mire, creo que está totalmente claro. Desde que Colón pisó esta tierra quedó claro sólo una cosa: esta tierra es blanca y todo lo que no tenga ese color es basura que sólo está allí porque se necesita su mano de obra.

    – Eso, vea, Orozco, nos dice una vez más que Usted y yo pertenecemos a dos clases de blancos, ya que el término lo puso Usted, distintos. Usted es, usando las viejas banderas primitivas, un saavedrista y yo un morenista. Ustedes han matado a unos cuantos de nosotros. A Moreno, a Castelli, a Belgrano que se murió de tristeza. Pero como nosotros somos siempre más luego de cada tormenta, léame luego de cada asesinato, surgimos como hongos, ustedes como caracoles.

    Orozco interrumpió secamente.

    – Acá no hay indios, ¿Verdad?

    – Sí, podemos decir que acá hay algo así como un cuarto de indio, un 16avo de negro, como explicar…

    Ismael fue más rápido que la pistola de Orozco y antes de que este gatillara lo desarmó, pegándole un talerazo a la mano derecha.

    Ambos cayeron al piso y aunque Orozco cayó mal, Ismael esperó a que se repusiera. Todo, como lo quería Ismael, se resolvería en un duelo criollo. Si Orozco pensaba en atravesarlo de lado a lado, Ismael esperaba responder de manera peor; es decir, sería tan inhumano como Orozco lo fue con su hijo.

    Ismael sabía el viejo arte, aprendido en los campos de entrenamiento de San Martín, de respirar entrecortado y nunca pestañear mientras el brazo enemigo blande un puñal. De pronto Ismael cae al piso ocasión para que Orozco impulse su brazo en ángulo para atravesarle el pecho, pero su brazo siguió viaje pues el cuerpo ágil del hábil combatiente se esquivó y le hundió el puñal sólo un pulgar entre la coyuntura del brazo y el hombro derecho, rompiendo la articulación. Así, Orozco, aunque seguía teniendo su brazo no podía articularlo. Y como hacen los de su clase, pidió clemencia. Como respuesta Ismael le hizo lo mismo en el brazo izquierdo.

    Aunque aguantando el dolor e intentándolo Orozco no podía mover de modo eficaz ninguno de sus brazos. Ismael le ató una cuerda a la cintura y lo llevó atado a la montura de su caballo hasta una alameda. Allí colgó a Orozco de sus brazos a una alta rama de manera que sus pies estaban a dos varas del suelo. Y partió hacia las tolderías de Painé. Regresó con Machén y sus hijas para que viesen el resultado final. Los brazos descoyuntados no soportaron el peso del hombre y se desprendieron del cuerpo. Sin embargo, su caída no fue hacia el piso sino sobre una gran vara que, en un mal cálculo de Ismael, entró por su abdomen y salió por su espalda. Si bien no era la empaladura que Ismael deseaba, pudo comprobar que el desprendimiento de sus brazos había sido lo suficientemente doloroso como para dejar por consumada su venganza.

    Ismael bautizó a ese bosque de álamos “La empaladura de Orozco”. El cuerpo quedó allí hasta que las alimañas lo consumieron y los huesos se desparramaron. Salvo los de los brazos que quedaron allí durante mucho más tiempo.




    Capítulo 4: Juan Carlos Robles, el patriarca blanco de la familia


    1830


    Cuando contaba con 19 años Alberto se casó con su prima Palmira 6 años menor y de esta unión, un 14 de mayo de 1830, nació Juan Carlos Robles.

    La infancia de Juan Carlos fue distinta a la de su padre. Este pronto se juntó con las huestes de Buenos Aires, no porque fuera porteño, sino porque en la práctica era, con el retiro o muerte de los grandes militares patriotas de los primeros tiempos, el ejército de lo que ya algunos llamaban patria.

    La educación de Juan Carlos fue esmerada y como muchos hijos de familias encumbradas terminaría en el Colegio San Carlos. De modo que Alberto le dio a su hijo más libros que sables.

    Así sin tener mayores tropiezos, Juan Carlos, como sus mayores, seguiría la carrera militar uniéndose, a los 13 años, al ejército de Buenos Aires, cuyo comandante era Lucio Norberto Mansilla, en virtud de ser un amigo pobre de su hijo Lucio Victorio. Éste era un año menor, pero muy ávido por la lectura. Por supuesto Juan Carlos, por ser de cuna popular, a esa edad, poco sabía de política. En cambio, para su amigo, sobrino del mismísimo Don Juan Manuel de Rosas, era casi una obligación.

    Pero suponer que el joven Mansilla era algo así como un monaguillo era caer en el error y Juan Carlos se dejaba llevar por él. Así ocurrió un hecho que nadie rescató pero que hubiera hecho que la patria hubiera caído en las manos de los traidores mucho antes.

    Lucio y Juan Carlos, a los 8 años, andaban correteando por los dominios de su tío, sea este un tambo, un saladero o un matadero fuera de la ciudad. Juan Carlos siempre hacía de huinca y Lucio de indio, cuando le tocó ver como un grupo de hombres azotaban salvajemente a un negro. Lucio algo más instruido que Juan Carlos, le dijo que eso no se podía hacer, que, para eso, si el caso amerita castigo, está la Mazorca. Así que esperaron a la caída del sol para ir a ver al pobre negro azotado en la pobre barraca donde vivía. Aunque Lucio nunca dijo porque no les gustaban los negros, aunque los respetaba como seres humanos, sintió compasión por éste. Cuando el negro Ramón lo vio entrar, aunque con fiebre y las sábanas pegadas por la sangre, se puso inmediatamente de pie, mientras le decía “Hola, patroncito”. Trato que Lucio, aún con 8 años rechazó ya que el patrón era don Juan Manuel y no él. Y sin demora, porque las paredes oyen, se dedicó a interrogar al negro; quien con un enorme miedo le dijo que pensaban matar a don Juan Manuel. Lucio le preguntó cómo y éste le contó largamente:

    – “En el galpón del saladero hay carne envenenada que piensan mandar a la ciudad para los días de octubre en que la lluvia no deja entrar el ganado al matadero de Buenos Aires. “

    Pero Lucio sabía que esa carne, era para exportar, no para la ciudad, así que le pidió una corrección.

    – “Sí, Mamelé (o buen muchacho en el dialecto de sus bisabuelos), pero alguien piensa hacer una fiesta donde va a haber platos de todo el mundo. La cuestión es que algunos van a morir, y don Juan Manuel tendrá que salir a investigar y cuando esté entreverado con su gente, un tal Alfonso Tapia, un matón uruguayo…”

    – “¿Por qué uruguayo?, interrumpió Lucio.

    – “Porque acá nadie lo conoce. Entonces, más rápido que el rayo, saldrá de las sombras y le clavará un puñal para matarlo”

    – “¿Quién ordenó todo esto?” Preguntó Juan Carlos

    – “Un tal Reinaldo Pérez a quien yo sólo conozco de nombre”

    Lucio ni corto ni perezoso, aun sabiendo que su tío lo tiene por bolacero, le dio los detalles de la conversación.

    Don Juan Manuel, para asegurarse salió él mismo a interrogar al negro Ramón, pero al llegar lo habían reventado a palazos. Así, con sólo un par de nombres le ordenó a su mano derecha, es decir al padre de Lucio, que organizara la investigación, la cual sólo demoró tres días con la caída de los cuatro cabecillas quienes ya habían recibido parte del pago. Aunque el Brigadier no quería hacerlo pues eso iba en contra de sus negociaciones con el resto de las provincias, ante quienes quería mostrarse como magnánimo, tuvo que hacer que las ejecuciones fueran públicas. Así el domingo, luego de oír misa, comenzaron las ejecuciones de los responsables, de los que por razones de estado no se dijo el nombre.

    El plan había sido desarmado de tal forma que incluso se sabían los nombres de las victimas programadas. Dos de éstos, descendientes de oficiales del ejército de San Martín, pidieron ser ellos mismos quienes empuñaran el látigo. Pues, las muertes fueron calculadas en su gran crueldad. Debían morir en el patíbulo a causa de los azotes, y por tratarse de hombres de mediana edad y muy fuertes, eso demoró más de una hora por cada reo. A las 6 de la tarde, el propio General Mansilla ordenó descolgar los cadáveres, cargarlos en una carreta y llevarlos hasta un lugar indeterminado para sepultarlos. La carreta llegó a un cierto lugar a las cuatro de la mañana, y allí los cadáveres fueron arrojados en un antiguo pozo de agua, para evitar cualquier intento de rescate.

    En cuanto a Alfonso Tapia, a fin de no entorpecer más las cosas con la Banda Oriental, lo mató un suboficial de la Mazorca, simulando un duelo criollo a causa de una mujer.

    Ese día al irse a dormir don Juan Manuel pensó mucho en su muerte y en su sucesión, y aunque Lucio, sólo tenía 8 años, lo comenzó a ver como un sucesor, hablando mucho con su cuñado acerca de la formación del crío, lo cual se debería complementar con algún viaje por el mundo, mitad para su aprendizaje intelectual y la otra mitad para que supiera lo que era este mundo.

    Fue así que se suscitó aquella anécdota que cuentan los historiadores, cuando su padre a los 15 años lo sorprendió leyendo “El contrato social” de Rosseau

    De allí a embarcarlo rumbo a la India en un barco mercante bajo bandera argentina solo pasaron un par de meses.




    Capítulo 5: Indios, aventureros, refugiados y cautivos


    1842


    Maitén, hija de Machén, era una ranquel que fue madre de una hija a los 12 años. El padre de la niña fue un soldado, hijo de un marino irlandés que vino al Río de la Plata con quien luego sería el Almirante Guillermo Brown. Su nombre fue Guillermo en honor al almirante, ya que su padre había sido un juvenil compañero de armas del almirante, su apellido Mc Clusey. Por qué algunos hombres se internaban en el peligroso desierto para conquistar a alguna india, no se explicaba por la simple razón de los impulsos naturales. Es cierto, según algunos afirmaban, que las indias al no tener esa carga de pacatería insulsa de las citadinas, es decir, quienes llamaban gran ciudad a lo que aún era una aldea; les brindaban a los huincas, que llegaran en paz, gozos que éstos no lograban en las ciudades.

    Es por esta causa que la larga guerra de exterminio se demoraba, no por la evidente bravura de los ranqueles, quienes a decir verdad no querían guerra con nadie, sino que los dejaran vivir en paz, sino por las virtudes de sus indias. Pero, por otra parte, pocos se explicaban el gusto de ellas por lo jóvenes huincas, destinados en un futuro lejano a exterminarlos.

    Más tarde, Guillermo, harto de guerras sin sentido, se refugió en las tolderías donde a los 45 años conoció a una pícara y traviesa Maitén, que entonces contaba con 10 años. Aunque la niña aún no sabía lo que era el amor, por su condición de ranquel sí sabía muy bien lo que era el sexo, por lo que tuvo sexo con el soldado un año después, y así, un 4 de junio, tuvo una niña a la que Guillermo llamó Patricia en honor a sus ancestros irlandeses. Esta niña al crecer fue de piel de un color cruzado entre el cobrizo ranquel y el blanco rojizo del padre, su pelo y ojos totalmente irlandeses, es decir, de pelirrojo ensortijado y verdes esmeralda intensos. O sea, pocos adivinarían que esa niña tuviera algo de ranquel. Maitén le agregó uno ranquel así se llamaría Patricia Manqué Mac Clusey.



    1843



    Sólo 4 meses después del nacimiento de Patricia, y en pleno amamantamiento, Maitén, salió en busca de leña. Pero, por alejarse sola a varias leguas de su toldo, fue sorprendida por un soldado, quien, aunque se llamaba Juan Pedro López sus compañeros lo llamaban Pizarro por su carácter irascible, su odio visceral hacia los indios y su furia asesina. Así secuestrándola, la ató, con un grillete y una larga cadena, a un árbol cerca de su carpa de campaña. Allí la jovencita debía dormir a la intemperie, sólo protegida por la sombra del árbol. Allí mismo la violó y torturó, varias veces por día, durante casi un mes, hasta que agotado y harto, la abandonó a su suerte con una salvedad que mostraba su sadismo. Aunque Maitén estuviera engrillada, la cadena era lo suficientemente larga como para acercarse a un arroyo, que más bien era un delgado canal de donde salía agua subsurgente. Y así ahuecando su mano derecha, ya que el grillete lo tenía colocado en el tobillo izquierdo y ese era su alcance máximo, lograba tomar agua fresca. Y fue por esta causa que no murió de sed a los pocos días, pero sí pasó mucha hambre, lo cual hizo que sus pies perdieran toda su grasa y así luego de mucho intentarlo y soportando un intenso dolor logró hacer deslizar el grillete por su tobillo. Por supuesto juró venganza como hubiera hecho cualquier mujer de cualquier raza. De esta acción, durante el invierno de 1843, nació su segunda hija, Mailén, quien, aunque su embarazo no fue deseado, se la recibió con alegría como solían hacer los ranqueles. Como los ranqueles saben el significado de los nombres, el elegido por Maitén hacía referencia a dos conceptos, por un lado, su hija sería princesa como todo hija o hijo que es querido, y en segundo lugar doncella, hasta que ella misma decidiera entregarse al hombre que quisiera y no como ella a quien violaron estando secuestrada.

    Como toda india ranquel, Mailén se crio en medio de la inmensidad del desierto. Y si bien la sociedad ranquel era tan machista como la cristiana, era capaz de pelearse cara a cara con cualquier varón, siendo el mote que más la enfurecía el de “cristiana”. Zafó de la muerte durante más de una de las habituales epidemias, ya fuera viruela, escarlatina, tuberculosis, sarampión, poliomielitis o cualquier otra cosa traída tanto por el huinca como americana, como la sífilis y el tabaco. A los cuatro años ya montaba a un petiso en pelo y a los 8 tuvo su menarca y por ende su rito de iniciación sexual.

    El rito pasó por varias etapas de transformación, y si al principio era sustituto del sacrificio ritual de una víctima propicia, que debía ser virgen e inocente, según los parámetros de tal cultura; la segunda versión pudo ser rastreada en Oceanía. Consistía en lo siguiente: presidida por un chamán, el adulto varón más cercano en sangre debía, luego de que la nena hubiera tenido su menarca desflorarla, ya que consideraban que acto tan sublime no podía ser efectuado por un extraño. Pero esto también cambió. El siguiente paso era hacerlo con un instrumento filoso de modo que el himen se desgarre con el menor sufrimiento posible. Para los cristianos, teniendo en cuenta de que a los varones no se los sometía a rito equivalente, era equiparado con la circuncisión judía. ¿Qué quedó de todo eso? Una perforación de orejas. A veces a la usanza huinca para los aros, otras dejando un orificio de radio notorio. Debido a que Mailén era hija de un huinca violador, por lo tanto no sólo ausente sino indeseado, el encargado de tan solemne rito fue su abuelo Machén. A pesar de parecerlo, el rito era solemne pero no sagrado, es decir, no era una ofrenda a los dioses. De modo que, a causa de tantos cambios, las chicas terminaban haciéndolo como lo hacían las chicas huincas, con un amigo y sólo entonces se presentaban ante una chamán que las inspeccionaba para saber si no tenía alguna deformidad. Nadie sabe, ya que ella nunca lo dijo, con quien se inició. Aunque conociéndola ese chico sólo fue un instrumento para quitarse la pesada carga de la virginidad.


    Entonces se presentó Huenchuleo López, es decir hijo de india y huinca, para decir que había un grupo de ranquelitos que ya estaban grandes y debían probar su valor saliendo de caza.

    Huenchuleo había nacido durante una tormenta que duró tres días y el agua parecía llevárselo todo. Como el agua crecía, aún en el extenso llano, y de tanto agua no se distinguía el horizonte, su madre creyó necesario buscar un lugar más alto y aunque estaba sola ya que todos salieron a rescatar a los animales que pudieran, como divisó entre la bruma de la lluvia algo que parecía un monte hacia allá se fue, pero cuando le faltaban unas pocas varas cayó en lo que parecía el lecho de un arroyo ahora un río torrentoso, lo cual es raro en la pampa y tras perder pie, su brazo derecho se abrió y el bebé cayó al agua y desapareció tan rápido que su madre no pudo ni siquiera tener donde buscarlo. A ella la encontraron dos días después, tomada del mismo tronco y llorando. Pero cinco días después le trajeron a un bebé que parecía ser el suyo, algo al parecer imposible para un recién nacido, ya que luego de tantos días debía haber muerto de frío y hambre. Pero como la esperanza trae más esperanza quiso verlo, y para ser el mismo debería tener una marca blanca parecida a una flor de cardo en la nalga izquierda lo cual era cierto. Por eso le pusieron Huenchuleo Nilhue López. Por haber sobrevivido a un río bravo, por tener un cardo en su nalga y ser hijo de un tal Carmelo López. Éste era un comerciante gordo, bonachón y poco agraciado de cuerpo y rostro, pero todo lo contrario en su carácter, que por entonces era uno de los pocos que se atrevía a internarse tierra adentro. De modo que pudo, con su gracia, enamorar a muchas indias, siempre que mostraran sus canas, con las que tuvo varios hijos, algunos dicen 10 otros hasta 30 siempre de mujeres diferentes. Como Auka, su madre, brava como era, había decidido permanecer soltera, tener un hijo que no había buscado fue a sus años, algunos decían que demasiados, un buen refugio para sus últimos años. Su padre mucho más joven, y de allí que lo acusaran de pícaro, esto es aprovecharse de la necesidad de amor de las ancianas, lo cual para él no lo eran porque las ancianas, decía, no pueden procrear, toda esta discusión en medio de una borrachera que los fogones alimentaban, hasta que algún capitanejo muerto de risa cortaba de cuajo la discusión antes de que pasara a mayores. Como Carmelo López, iba y venía con su carga de café, azúcar y alcohol para llevarse plumas y cuero, no permanecía mucho en la zona, sólo les traía a sus hijos, como regalo, juguetes huincas y libros. Lo indios se reían, ¿para qué juguetes si aquí los niños se divierten más correteando a las gallinas?, y ¿para qué libros donde nadie sabe leer? Carmelo decía que ya los habrá. Y algo de razón tuvo porque, aunque Huenchuleo nunca fue a una escuela, con las pocas enseñanzas que su padre le daba aprendió a leer, pero recién cuando la necesidad de conquistar a una que otra hualita, cuestión de impresionar que le dicen, aprendió a escribir, pero con una letra horrible. Ya por entonces decían entre el saber popular tan mezclado con la superstición y la magia, decían viviría muchísimos años y que vería como el pueblo ranquel al estilo de los huincas formaría su propio país, algo que el salvajismo asesino de los políticos blancos se encargaron de negar.


    El grupo estaba constituido por 8 varones y 6 mujeres, Patricia y Mailén entre ellas. Porque Patricia no lo hizo luego de su rito de iniciación se debe a que, por ser tan blanca, por ser hija de un irlandés, se puso en duda su identidad ranquel y sólo ahora a los nueve años en que ella lo pedía saldría de caza.

    Patricia, por ser hija de quien era, era bastante baja y delgada, Mailén, en cambio, tenía la piel oscura y era también baja como Maitén pero mucho más robusta, como su padre biológico, Pizarro. Si estaban hechos para la aventura, eso se vería ese mismo día.

    Huenchuleo comenzó su arenga de un modo particular. Saldrían a cazar un jabalí, y como Lepako, hija de un capitanejo nunca había visto a ninguno, Huenchuleo afinó la arenga, preguntándoles si sabían lo que era un cerdo, a lo cual todos respondieron afirmativamente a coro, y Huenchuleo les dijo:

    – Bueno lo mismo, pero más grande y volador.

    Lepako, que no le creyó, le dijo:

    – ¿Cómo que volador si los chanchos, si es que se parecen, no tienen alas?

    Y el hábil y engañoso Huenchuleo le dijo para aterrarlos aún más:

    – Es cierto no tienen alas, pero cuando se arrojan sobre una presa pegan un salto alto como para montar a un caballo y cuando caen, y créanme que pesan como una vaca, aplastan a su presa, dejándola finita como hoja de alerce.

    Es necesario aclarar que todos estaban allí, justo con él, por ser hijos de madre ranquel y padre huinca, algo que no los ponía en la cima, sino en segundo lugar en la jerarquía, pero peor eran los hijos de ranquel con las alfeñiques, temerosas y pusilánimes huincas.

    Y esto es para explicar porque Tiara, que pertenecía a este último grupo, apenas Huenchuleo terminó de decir “finita como hoja de alerce”, se hizo pis encima.

    Eso bastó para que Mailén la tomara fuerte del brazo y la empujara para unirse con el resto del grupo que ya caminaba alegre en busca de esa aventura.

    Cuando Anselmo le preguntó con qué lanzas lo cazarían, Huenchuleo les dijo:

    – Con estas y esas manos suyas, y con lo que está acá y acá y acá. Señalándoles a cada uno su cabeza.

    Pero Anselmo, sólo para sacarse las dudas, le volvió a decir:

    – O sea que, ¿nada de armas?

    – Y eso te parece poco.

    – Claro, ¿cómo vamos a cazar a un jabalí grande como un caballo, sólo con las manos y sin puñales ni lanzas?

    – Ah, muchacho, ¡que poco valorás a tu inteligencia!

    – A mí me parece que hoy no vamos a comer carne de jabalí.

    – Y, ¿quién te dijo que lo mataríamos?

    – ¿Y para que lo vamos a cazar sino lo vamos a matar para comerlo?

    – Eso es pensar como los huincas: cazar, matar, comer. Nosotros haremos algo mejor.

    Y para refrendar las palabras de Huenchuleo, pronto se empezaron a escuchar las quejas de los que, por caminar descalzos, según su orden, sin sus clásicas sandalia de cáñamo.

    – Este nos trajo hasta acá para sacrificarnos como corderitos.

    Fue cuando luego de haberse alejado casi dos leguas de la toldería, divisaron una gran alameda y cuando estuvieron a unas pocas varas de ella, les ordenó encender fuego.

    Si Lepako se sintió aliviada de dejar de caminar, Anselmo se quejó de no tener con que encender el fuego y Huenchuleo con una expresión del rostro extraña les dijo:

    – A mí no me miren, arréglense y enciendan ese fuego.

    Se juntaron de a pares. Mientras que algunos frotaban maderas secas, otros chispaban piedras, sin ningún resultado. Fue Patricia quien haciendo uso de un regalo de su padre intentó lo que para todos fue lo más extraño. Sacó ese gran vidrio que solía usar para estudiar a las hormigas y apuntando a una hoja seca por un lado y al intenso sol por el otro, al cabo de un minuto, la hoja se prendió fuego y luego todos ayudaron con la hojarasca sin haber tenido en cuenta el juntar ramas para mantenerlo. El resultado fue que la llama se apagó. De modo que lo intentaron nuevamente, esta vez con las cosas debidamente preparadas y el fuego prosperó. Pero Anselmo preguntó, ¿para qué encender fuego sino tenían nada que asar y no hacía nada de frio como para tener que calentarse? A Huenchuleo cada vez le costaba más contener su risa.

    Fue entonces que tomando una larga rama le rodeó la punta de la lana de una oveja muerta que había a unas pocas varas, le hizo un nudo y la frotó contra una especie de pino enano que largaba una gran cantidad de resina. La acercó al fuego y ésta se encendió como una antorcha nocturna y con ella entró corriendo al bosque pegando alaridos desgarradores. Si algunos abrieron grandes, los otros se asustaron, al cabo de unos pocos momentos, todos salieron corriendo de donde estaban cuando Huenchuleo volvía corriendo y detrás de él un enorme y colmilludo jabalí grande como un lobo, un caballo, una vaca o una montaña según quien lo viera. Pero el animal apenas los vio y comprobó su miedo, bufó y raspó con su pezuña derecha varias veces, y dándose vuelta regresó al bosque con indiferencia.

    – ¿Eso debemos cazar, sin usar lanzas?

    Preguntó Anselmo con gran preocupación.

    – No, a ese no, a su padre que es mucho más grande.

    – Este está loco.

    – Por si no lo sabés, el mundo es de los locos.

    Acto seguido los puso en círculo alrededor del fuego hacia donde, según su experiencia, nunca se acercarían ni jabalíes, lobos ni águilas, las que le vinieron a la mente cuando vio como una de ellas bajaba en picada para cazar a un enorme cuis.

    De pronto Mailén y Patricia se pusieron de pie se acercaron a la apestosa oveja muerta y comenzaron una tarea que sería larga. Con las largas mechas de sus pelos fueron armando una docena de cuerdas no muy gruesas, pero bastante largas como para unir a dos alerces sobre un camino que, al parecer los jabalíes usaban para salir y entrar del bosque, la tarea fue terminada cuando el sol ya se ponía.

    Lepako preguntó.

    – ¿Vamos a dormir aquí?

    Y Huenchuleo, con calma, le dijo que no, que en cuanto cazaran volverían a la toldería.

    Cuando vio que las cuerdas se volvieron una red que arrancando de la altura de una rodilla no llegaba a una vara, él volvió a encender la antorcha y se internó en el bosque de la misma manera que antes y al cabo de unos instantes, él portando su antorcha pegó un salto y traspasó la red, la cual no fue vista por el jabalí, el cual era como Huenchuleo lo había descrito, quien pegó con su cabeza en ella y por el impulso de la carrera, mientras su cabeza que había pasado a través del entramado quedó allí enganchada, el resto de su cuerpo hizo un voltereta y cayó con todo su peso de espaldas lo cual lo aturdió el suficiente tiempo como para que el grupo lo inmovilizara y tras un momento de reflexión, Huenchuleo rompió en aplausos y como todo discurso dijo:.

    – ¡Tarea cumplida!

    Anselmo lo miró y dijo:

    – ¿Cómo tarea cumplida?

    – Vinimos a cazar un jabalí y eso hicimos.

    – ¿Qué, no lo vamos a llevar para carnear y comer?

    – ¿Para qué si en la toldería criamos cerdos más tiernos y ricos?

    – ¿Y para eso vinimos, para cazar sin matar?

    – De eso, mi amigo, se trata la guerra, que no siempre es matar y matar.

    Como premio los dejó calzarse y volvieron a la toldería muy cerrada la noche y allí los esperaban con un suculento guiso de carne de oveja y papas.

    En medio de la cena Huenchuleo volvió a tomar la voz, que para todos, incluso los tres capitanejos que allí estaban, era voz autorizada, para decir:

    – Mañana saldremos a cazar, asar y comer.

    Anselmo dijo que ni pensarlo, cuando su madre, alzándolo en vilo de las crines le hizo pedir disculpas que Huenchuleo aceptó con una sonrisa.

    La mañana despertó muy distinta, porque una pertinaz llovizna parecía abarcarlo todo y cuando algunos, incluso Mailén, pensaron que quedaría para otra ocasión. Huenchuleo ahora con una lanza corta para cada uno los invitó a ponerse en camino.

    El rumbo era totalmente opuesto. Se dirigían a una zona despejada de montes, bosques, incluso árboles solitarios. Los pies se les hundían en el barro y la lluvia les calaba los huesos. Pero al mediodía, aunque el día seguía espesamente nublado, cesó de llover y a la vera de una pajonal. Huenchuleo volvió a ordenar lo mismo: encender fuego.

    ¿Y ahora qué?

    Le dijo Lepako a Mailén.

    – ¿Y ahora qué, qué?

    Respondió Mailén.

    – Digo que ahora no tenemos sol como para que Patricia use su vidrio, no se ven ramas secas por ningún lado y menos piedras que chispar.

    Pero Mailén, con una sonrisa irónica, le dice:

    – Pero tenemos más experiencia que ayer.

    Y como ninguno, salvo Patricia que participó de la idea cuando vieron cómo se presentaría el día, dijo nada. Mailén le dijo que busquen donde fuera ramas y pasto seco o medio seco y si bosta de vaca también.

    Al rato, largo, cayeron Tiara y Lepako con lo poco, al parecer seco, un poco de tallos de cardo y una bosta de vaca añeja y seca.

    Con la mirada atenta de Huenchuleo, Patricia usando unos cartuchos robados al cacique Paine, según ella dijo, cuando en realidad el cacique se los regaló luego de ver su cara de ruego irlandesa, los abrió y volcó sobre el mejunje. Luego chispó unas piedras muy duras y apenas unas chispas cayeron sobre la pólvora ésta no sólo se encendió, sino que le transmitió su calor al resto y el fuego, primero tímido y luego vivo los calentó a todos. El método de Huenchuleo fue simple, hizo un pozo de casi media vara donde trasladaron el fuego y ordenó salir a cazar. Tiara preguntó:

    – ¿Qué es lo que vamos a cazar?

    Huenchuleo le respondió:

    – Una oveja, un cuervo, dos conejos, dos cuises y un ñandú.

    Anselmo opinó que era mucho, pero Huenchuleo confirmó la caza. Pero, Anselmo tenía sus razones, conejos, cuises, incluso un ñandú, se podía ver por todos lados, pero él no recordaba haber vista a ninguna oveja de camino al lugar. Pero Huenchuleo le dijo:

    – Pues bien, ese es el reto. Pero te voy a dar un dato. Cada vez que una oveja se pierde y se hace montaraz se reproduce con mayor velocidad, pero, además, como es salvaje es más astuta y eso es lo que vamos a usar.

    Las palabras de Huenchuleo encontraron eco en todos. Al rato no sólo 2 sino 8 conejos fueron los cazados y Huenchuleo los aceptó en lugar de los cuises. Nadie sabía, ni siquiera Huenchuleo, que clase de ave era esa cosa tan bella y blanca, pero la aceptaron a cambio del cuervo y como Anselmo era diestro con las boleadoras cazar un ñandú fue cosa fácil. Pero la oveja no se dejaba ver por ninguna parte. Por lo que Huenchuleo sugirió sacrificar a los conejos, asarlos y cenar porque estaba claro que la caza se extendería al menos otro día.

    Por la mañana, luego de que todos fueran al arroyo a lavarse, pero antes de peinarse, Huenchuleo les hizo prestar atención a los olores y aromas que traía el viento. Esa fue la razón de no dejarlos peinar ya que al hacerlo debían unos mojarse el pelo y las otras usar los perfumes que sus madres les habían dado y eso interferiría con el cometido de Huenchuleo. Así les llegaron los aromas de un lejano pinar, un campo de lavanda que crecía mucho más allá del horizonte, el dulce perfume de los tilos. Pero Huenchuleo le pidió que prestaran atención no sólo a los perfumes, sino a los olores menos agradables. Y fue así que a Tiara le pareció percibir, pero sólo cuando la brisa venía del este, ya que era cambiante, un olor como a cuero mojado, que Huenchuleo no tuvo necesidad de explicar, olía a montura y eso era porque ésta estaba hecha de cuero y lana de oveja.

    Se pusieron en marcha con presteza, pero cuidando donde pisaban ya que un ruido a rama quebrada podía alertar a la presa la cual se divisaba en grupo a unas cuantas y largas cuadras. Huenchuleo tuvo que sofrenar a Anselmo quien, lanza en mano, quería salir a cazarlas. La razón era sencilla, estaban aún muy lejos de modo que un grito o un simple sonido de trote las pondrían sobre aviso y comenzarían a correr y, aunque no suelen ser muy ágiles sí les haría más arduo el trabajo. Cuando estaban a unas dos cuadras Huenchuleo ordenó comenzar a acercarse gateando y sólo cuando estuvieron a menos de 8 varas que se abalanzaran sobre una en particular la más gorda y por tanto de tranco más pesado. Pero una vez hecho esto les impidió matarla allí mismo para volver con ella al paso firme.

    Ya en el lugar Huenchuleo les pidió una oración de agradecimiento a Ngüenechen, quien pudiendo haberlas dispersado como la brisa permitió que la mano de los cazadores la hicieran presa. Como los ranqueles pensaban que todo lo vivo tenía algo parecido a un espíritu que pasaba su esencia vital de unos a otros nunca comían algo sin agradecer a los dioses y al bocado mismo por eso.

    Ya acabada la oración, Huenchuleo ofreció el puñal a la única que hasta ese momento nunca lo había hundido en cosa animal, Tiara, quien llorosa de tener que hacerlo, sin embargo, junto valor y lo hizo clavándolo en el lugar que Huenchuleo le indicó. Cuando saltó el chorro de la vital sangre Huenchuleo la juntó entre sus manos y los salpicó a todos a modo de bendición la cual no debía ser lavada hasta llegada la puesta del sol.

    Cuando la oveja dejó de palpitar, Huenchuleo, pidiendo la atención de todos, les mostró como desollarla y así preservar el cuero y lana del deterioro natural. Ofrecieron las vísceras a los buitres que siempre lo limpian todo y asaron la fresca, jugosa y rica carne. Huenchuleo los incitó a demorar el almuerzo, allí a la sombra de los alerces, para que la paz los inunde. Sólo cuando el sol se puso sobre el horizonte les permitió irse a bañar y cuando volvieron, les propuso una empresa difícil para todos: Volver a la toldería en la oscuridad de la espesa noche que otra vez amenazaba con lluvia.

    Como no se veía nada no se conformó con ponerlos en fila india sino que les ató muñeca con muñeca para que nadie se perdiese, lo cual como todos sabían significaba la muerte. Para que el camino no se hiciera más largo Huenchuleo comenzó con sus cantos, algunos rituales, otros alegres e incluso algunos soeces. Durante todo el camino Lepako se quejó que Anselmo se le ponía encima, pero cuando Huenchuleo se acercaba con el fin de separarlos ella ponía cara extraña ya que si bien no le gustaba que Anselmo hiciera lo que hacía, sí le gustaba él. Cosas de pichines decía Huenchuleo viendo que la mayor, Patricia, sólo tenía 9 años.

    Llegaron cuando el sol salía y luego de un desayuno a base de leche y quesos, los mandó a todos a dormir.

    Una nueva ceremonia no se volvería a ver hasta la próxima primavera en que Huenchuleo se llevaría de caza a los mozos más grandes.






    Capítulo 6: La gran danza de las estrellas


    Guillermo ya no se aparecía tanto por la toldería como antes. Su relación con Maitén se había enfriado casi por completo. Es que la pícara niña que lo sedujo hacía ya una década atrás ya no era la misma, pero él que ya era un hombre cuando la conoció era casi el mismo. Sin embargo, cuando llegaba a tierra adentro siempre le traía un regalo a su hija. Decir que nunca tuvo otros hijos con su mujer blanca marca el aprecio que tenía por Patricia y todavía por Maitén.

    Cuando lo hizo un año antes, Patricia le contó entusiasmada una experiencia que Huenchuleo, para contarla, se llevó a todos los más jóvenes lejos de la toldería. Cuando él era muy chico la toldería y todas la que él podía conocer se llenaron de terror durante tres noches. Una estrella, de pronto y sin aviso se hizo tan grande y brillante que parecía otro sol. Algunos se cubrieron de cenizas, otros huyeron pensando que Gualicho los venía a buscar, dos se cortaron las venas, pero Huenchuleo el sabio analfabeto de la aldea sabía que eso era cosa de los dioses y por lo tanto pasaría, lo cual ocurrió dos días después.

    Esa noche sería diferente. Huenchuleo sabía que durante la parte más calurosa del verano, a veces antes, los dioses les mostraban un gran espectáculo, dejaban que las estrellas se desprendan del cielo y caigan a tierra, algo que todos podían ver en cualquier noche clara, pero en esa noche, a veces hasta tres, el espectáculo era tan notorio que algunas estrellas en lugar de apagarse en plena caída, caían al mapu dejando oír su gran estrépito. Eso hubiera bastado para maravillar a cuanto niño anduviera por el lugar.

    Pero al día siguiente, Huenchuleo propuso algo diferente. Salir al encuentro de esas estrellas muertas. Cuando Anselmo, el preguntón de siempre, le dijo que lo muerto no se debe tocar, Huenchuleo le dijo que, si era un regalo del cielo, se podía ver y tocar. De manera que salieron a caminar muy de madrugada ya que según él creía un grupo había caído a unas 10 leguas, lejos para el hombre, pero nada para una estrella.

    Llegaron al atardecer. La caída había incendiado, más bien hecho desaparecer a un pequeño bosque de pinos que para Huenchuleo ocupaban varias cuadras a la redonda. La ceniza era tanta que parecía que caminaban sobre la nieve. Anselmo preguntó porque el bosque estaba tan quemado pero el pasto tan cercano no. Huenchuleo no lo sabía, pero ensayó una respuesta:

    Es como cuando le echamos una manta a un fuego para apagarlo no sé porque lo hace, pero es efectivo.

    Mientras eso pasaba, Patricia, que se había alejado casi dos cuadras, levantó una piedra azul que si le ocupaba la palma de la mano pesaba mucho más que un pedazo de hierro, no tenía forma y era muy porosa.

    Cuando se la mostró a Guillermo, este, para convencerla de hacerlo le tuvo que regalar su objeto más preciado, si un año antes le había regalado una gran lupa, ahora le daría su brújula. Tiempo después volvió para decirle que esa piedra azul era, según le habían dicho, magnetita, pero en razón de lo mucho que le pagaron por ella, él pensaba que era otra cosa. Guillermo no era de los que decían que eran cosas de los dioses, sino que la naturaleza tenía esas cosas.


    Pero el regalo que esta vez le trajo fue motivo de discusiones.

    – ¿No era mejor traerle ropa, o algo de comer, una golosina de esas que hacen los huincas? Pero no, al señor se le ocurrió esa cosa inútil. ¿Para qué quiere una nena ese juguete? Al menos le hubieras traído una linda muñeca.

    Y Guillermo azorado por la incomprensión de Maitén le retruca:

    – Pero si también le traje ropa, alimentos y una muñeca.

    – Sí, pero con lo que habrás gastado en eso que se nota tan caro como inútil, pudiste comprarle el doble de cosas.

    A todo esto, Patricia ya lo había sacado de su gran y larga caja de madera. Y como tampoco ella sabía para que servía, Guillermo tuvo que esperar a la noche para explicárselo. Patricia, que esta roja de lo feliz de ver a su padre, le preguntó:

    – Pero, ¿Por qué hay que esperar a la noche?

    – Ya lo verás. Y si no me apuñala tu madre, podremos cenar, tomar café… ¡que traje!, con azúcar… ¡que traje! y luego un trago de whisky escocés… ¡que también traje!

    Y cada vez que lo afirmaba estiraba el cuello para que la enojada Maitén lo escuchara, aunque el que mejor lo escuchó fue el aún adolescente Epumer, que ya le daba a la bebida, y cuanto más seca mejor. De allí que no podía despreciar a esos indios del norte de Gran Bretaña, como sabía que los ingleses llamaban a los escoceses.

    Guillermo sabía de la avidez del muchacho por el alcohol y no quería ser partícipe de sus futuras borracheras, de modo que hizo trampa. Tenía tres botellas, dos de vidrio común y una, al parecer, de cristal labrado y fue esa, justamente, la que Epumer le arrebató para ir a tomársela solo. Guillermo había cambiado los contenidos, pasando el whisky común a la botella labrada y viceversa.

    Cuando vio que Epumer dio con la cara en la gramilla y no se levantaría de allí en varias horas, juzgó tiempo de tomar a Patricia para enseñarle a usar el nuevo juguete y para eso la llevó caminando varias cuadras donde ni siquiera el resplandor del fogón los alcanzase. Sacó el trípode y allí colocó el largo tubo.

    – Esto, hija, se llama telescopio y sirve para ver las estrellas que no son sólo esos millones de puntitos que allá se ven.

    Como el lucero ya hacía rato que se había puesto en el poniente, eligió una estrella de color amarillo, desenroscó un poco el objetivo, y afinó el ocular y cuando la imagen apareció clara, fue la primera lección:

    – Eso que ves no es una estrella sino un planeta, se llama Júpiter.

    – ¿Cómo que no es una estrella?

    – Bueno, hija, casi todas los son, la mayoría mucho más grande que el sol, pero hay muchísimos planetas, y algunos están tan cerca que los podemos ver con este aparato.

    Patricia entendía poco y nada de lo que su padre le decía, pero estaba fascinada de verlo por el ocular, tanto que lo único que se dedicó a ver fue a ese planeta amarillo en toda la noche. Aprovechó para contarle historias de estrellas nacidas de la imaginación de cientos de marinos que las tienen como fieles compañeras.

    Por la mañana, Guillermo que se lamentaba que Patricia no supiera leer, le mostró unos dibujos de un gran libro y no pudo negarse a regalárselo cuando Patricia se lo pidió.

    Pero al mediodía se montó en su caballo y se volvió a alejar de la toldería y no volvió sino para el cuatro de junio cuando Patricia cumplió 10 años.

    Tuvo dos sorpresas. La primera que su hija ya era señorita y la segunda que Patricia había podido identificar por sí misma a 5 de los planetas a los que señalaba con el dedo en los dibujos. Guillermo le tuvo que decir los nombres: Júpiter, Venus, Saturno, Marte y Neptuno. Aún no había podido hacerlo con Mercurio y Urano.

    Sin embargo, Patricia, que también apuntaba su telescopio hacia la luna, le contó que había podido ver a sus habitantes.

    – ¿Cómo que viste a sus habitantes?

    – Sí, y se la pasan bailando.

    – ¿Cómo es eso?

    – Sí, si mirás los vas a ver bailando de un lugar para otro. Porque, ¿allí también hay gente?, ¿No?

    Guillermo se guardó el “de ninguna manera” o el “no lo sé”, pero además que eso que a ella le parecían movimientos eran producto del titilar propio de las estrellas a causa de los movimientos de la atmósfera. Como sabía que nunca lo comprendería la dejó en su sana ignorancia. Pero Patricia le preguntó:

    – ¿Y cómo se llaman?

    Y ante semejante aprieto Guillermo le dijo:

    – Lunáticos.

    – ¿Cómo lunáticos? ¿Cómo a los locos?

    – Creo que sí.


    Una mañana Guillermo se apareció con un regalo distinto. Había comprado hilo sisal y a la usanza porteña armó algo que él suponía pocos ranqueles hasta entonces conocían. Según el lugar lo llamaban de distintas formas, en España, cometa y los chicos de Buenos Aires barrilete.

    Aunque no era de refulgente colorido como suelen usar los chicos de hoy día, la sola maravilla de que levantara vuelo hizo que se juntaran todos los indiecitos de la aldea. Lo cual le trajo otro problema, cuando todos se peleaban por sostener el frágil hilo. Así que tuvo que cambiar sus planes y en lugar de prepararse para cenar y hacer las paces con Maitén, volvió a ensillar y salió rumbo a San Luis el lugar más cercano para conseguir los materiales, que, en realidad no eran muchos. Como papel de viejos diarios tabloides, la caña abundaba en cualquier lugar y sólo el hilo era difícil de conseguir, ya que contando que los chicos serían varias decenas, no estaba seguro de conseguirlo en un único lugar.

    Cuando una semana después volvió con hilo y papel, todos salieron a buscar cañas y antes de poder comer nada ya estaba armando el primero. Patricia lo observaba con mucha atención y sin reclamar el suyo, salió disparada y en lugar de usar el papel que su padre había traído ella usó un muy delgado cuero de oveja a la que, para adosarlo al armazón, al no poder ponerle engrudo, tuvo que coser.

    A la vista y volando no se distinguía más que los otros, pero bastó que un sorpresivo aguacero se abatiera sobre el gran enjambre de barrilete para que todos vieran a su papel perforado cayendo a tierra. Sólo el de Patricia, hecho por ella misma quedó en el cielo.

    De esa experiencia a Patricia le quedó una espina de duda: ¡Qué cosa maravillosa que era el viento! Y si el hombre había podido dominar al férreo caballo, ¿Podrá, alguna vez, domar al viento?



    1855


    Por ese entonces Patricia de 13 años, a quien no se le conocía pareja fija, fue madre, un 4 de abril, de un varón al que le puso el nombre de Guillermo, como su propio padre. El bebé era aún más blanco que ella por lo que algunos supusieron que el padre del varoncito sería un huinca. Patricia emulando a su madre ya buscaba ese crío desde sus 10 años dos años después de cumplido su rito de iniciación. Ella nunca reveló el nombre del padre de Guillermo. Llenando a las mentes, por este misterio, de grandes fantasías.




    Capítulo 7: De perros fieles y encuentros con blancos


    Es sabido que los ranqueles no tienen ningún aprecio por los perros. Los pobres pasan mucha hambre y no pocas veces los tratan a las patadas.

    Pero no fue ese el destino que Mailén le daría a Curileo (Río Negro). El cachorro era hijo de una perra común con el perro de un refugiado a quien le gustaban los perros muy grandes. Mailén no sabía nada de razas, pero al ver como el cachorro de sólo una luna gruñir, ladrar y morder a cuanta cosa veía, ella se dijo “éste es de los míos” y lo adoptó. Cosa normal para cualquier chica huinca pero no para una ranquelita de 10 años y ahora a los 12, Curileo había crecido y mucho, tanto que salvo a Miguel Juárez, el refugiado, asustaba a todos; y la acompañaba a todos lados.

    No fue una única vez que el noble animal se trenzó en furiosas peleas con otros de sus congéneres, llegando a matar a uno. Mailén tuvo que trabajar mucho para atemperar su genio y ahora, salvo una indicación suya, el rudo cachorro, se mantenía siempre firme a su lado.

    Y como todo ranquel tenía una yegua la cual apenas nacida salió corriendo al campo a husmear flores y comer pasto tierno, por eso le pusieron Kinturray. Y sin tener en cuenta su enorme tamaño, se la dieron a Mailén.

    Una tarde en que Mailén paseaba con Kinturray y a su lado el fiel Curileo, vio, al pie de un ombú, a un hombre al parecer herido y atado. Al acercarse distinguió claramente que se trataba de un soldado huinca. Juan Carlos, había tenido con su partida, un encuentro con indios, quienes, defendiendo su territorio, lo derrotaron, por lo que se resignó a su muerte.

    Mailén se apeó de su yegua, y mientras Juan Carlos la veía, se preguntaba como hacía una nena tan pequeña para subirse a un caballo tan grande, sin apero ni estribos. La chica se acercó al herido quien, habiendo tenido el encuentro hacía ya tres días, estaba torturado por la sed, por lo que le ofreció beber de su odre de agua. El soldado se intrigó que una ranquel en lugar de dejarlo morir le ofreciese agua, pero en virtud de su sed no le preguntó nada. La nena, que apenas hablaba castellano, le preguntó, más por señas que por palabras, qué prefería: acercarse a su toldería o volver a su fortín.

    Aunque estaba en la mitad del desierto el muchacho prefirió volver. Fue cuando vio como la nena sacaba un cuchillo de una pequeña bolsa, ya que, como es costumbre entre las jóvenes ranqueles, estaba, para la forma de ver blanca, casi desnuda. Es decir, vestía con esa especie de doble pañal, debajo una suave tela de algo parecido al algodón, tejido artesanalmente en sus telares y sobre sus espaldas una tela de cuero de oveja de hebras peinadas, abierta y sin botones.

    Juan Carlos, que conocía la destreza de todo indio con las armas blancas, dudaba si lo atacaría o lo usaría para cortar los cueros con los que los ranqueles lo habían atado. No fue ninguna de las dos. Mailén, que no se atrevía a soltarlo, se acercó, le rompió el pantalón y lo dejó desnudo, en este caso, mostrando esa especie de calzón de algodón abotonado por delante que era de uso obligatorio para todo oficial. A la pregunta de si eso era para apurar su muerte, la chica le respondió de una forma particular. Sin soltarlo le pidió tener relaciones. Juan Carlos, al ver su pequeño cuerpo y sin saber de las costumbres ranqueles, se sonrío pensando que eso sería imposible. Y Mailén, mostrándole sus orejas perforadas, con los dedos de sus manos le indica que ya tenía 12 años. Para quitarle toda duda, ella misma se subió sobre él para cumplir su deseo y el huinca, que pensaba, en virtud del pensamiento retrógrado de su pueblo, que las nenas de tal edad no podían tener relaciones, se sorprendió cuando las pudo tener sin dificultad alguna, mientras observaba como el joven la miraba perplejo.

    Luego, dejando su odre de agua, hizo chasquear sus dedos y Curileo se abalanzó como si lo hubiera hecho muchas veces sobre los cueros que ataban sus muñecas y tobillos dejándolo libre de sólo cuatro tarascones, mientras Mailén tomando a Kinturray de la cola pegó un gran salto, montó rápido y desde el caballo le arrojó el cuchillo, que se clavó en el árbol a centímetros del hombro izquierdo del soldado; taconeando a su yegua hasta una tirada de piedra.

    El soldado pensó que su suerte no había cambiado mucho, pues estaba tan lejos del fortín que no podría llegar a él, por lo que hizo lo que la indiecita esperaba, le rogó que no lo dejara allí.

    El ofrecimiento de la indiecita fue simple, lo llevaría hasta un lugar que ella conocía donde poder agenciarse un caballo. Así, ayudándolo, lo hizo montar detrás suyo y galoparon hacia dicho sitio.

    Durante las 18 horas que duró el viaje, esto es un decir, el huinca, desacostumbrado a montar sin silla ni riendas, tuvo que pedir varias veces que el caballo se detenga para no caerse de él.

    Llegados al lugar, había un indio que hacía negocios con quien quisiera comprarle caballos, domados por él mismo con el incomprensible método ranquel. Es decir, ¿qué es eso de hablarle a un caballo?

    Pero como el soldado no tenía dinero, el indio confió en la palabra de Mailén que ya le pagarían.

    Como la noche era tan cerrada que impedía ver más allá de las propias pupilas, el buen indio les ofreció no sólo dormir sino comer un sustancioso asado de dos liebres que había cazado por la tarde y luego un lugar al amparo de los mosquitos.

    Con la claridad del alba, Juan Carlos se puso en pie con la intención de montar y volver a su fortín lo cual no fue impedido.

    Recién entonces ambos se preguntaron los nombres. Mailén lo observó alejarse hasta que desapareció por el horizonte.

    El indio que vio que la indiecita suspiraba, le preguntó el motivo, a lo que la nena frotándose la panza con sus dos manos le respondió que esperaba estar embarazada de un hombre tan hermoso. El buen indio se rio a carcajadas y le explicó que era poco probable que a su edad pudiera tener hijos. Obviamente, el indio ignoraba que Mailén ya había pasado por el rito de iniciación, hacía ya varios otoños.

    El buen indio no le comentó que el soldado bien pudo atacarla para robarle el caballo, por lo que pensó que el huinca era un buen muchacho.

    Si bien tanto Mailén como Juan Carlos pensaron que no se reencontrarían jamás, el destino se encargó de que no fuera así.


    A su regreso Juan Carlos tuvo un percance. Al llegar al fortín le sucedieron dos cosas. Su caballo se empacó a unas dos cuadras de la empalizada, por lo que tuvo que llegar a pie. El caballo como jineteado por un fantasma puso su hocico rumbo a su querencia, y lo segundo fue que apenas cruzó el portal, luego de vomitar, cayó desmayado por el esfuerzo. A los cinco días se despertó de su fiebre y tuvo que explicar a medio mundo quién era la Mailén que mencionaba a cada minuto durante su delirio febril. Todos quedaron conformes cuando él dijo que era una india joven que lo había ayudado, verdad que muy pocos aceptaron. A nadie se le pasaba por la cabeza que un indio fuera de la edad o sexo que fuera ayudara a un hombre civilizado.




    Capítulo 8: El fin de la inocencia


    Las joyas de la corona: Hilary, Emma y Victoria


    Como era usual en aquella época, cientos de europeos de toda clase ya fueran españoles, gitanos, ingleses, alemanes, judíos, etc., se acercaban a la dura condición de las pampas. Algunas de ellas fueron tres jóvenes prostitutas inglesas que huían de su patria a causa de haber tenido que matar a un hombre. En Inglaterra, a una prostituta no se le otorgaba el derecho a defensa propia. Luego de intentar embarcarse rumbo a los Estados Unidos de América, donde serían favorecidas por el idioma, pero rechazadas por su condición de prostitutas, no tuvieron más remedio que hacerlo en un barco, propiedad de un pionero dueño de estancia, que partiría en tres días hacia Buenos Aires. Como no tenían ni un penique, el capitán las aceptó con la condición de acompañarlo como amantes. Claro que las chicas, impetuosas por naturaleza, pronto se entregaron sin pedir nada cambio al resto de los 13 tripulantes. Durante el largo viaje, aprendieron algo de castellano, algunas mañas de la pesca en el mar y fundamentalmente la geografía del país al que se dirigían. En Buenos Aires se encontraron con la novedad de que los porteños poco se acordaban de la ayuda financiera inglesa para poder hacer la guerra y concretar la libertad de América.

    Así que no pudiendo volver a su país, optaron, luego de muchas lágrimas, por asociarse a un proxeneta escocés y salir rumbo a los fortines donde sus pieles blancas, sus pelos rubios, sus ojos profundamente azules y sus 12 años, pudieran darles de comer.

    Hilary, Emma y Victoria, no sólo aprendieron rápido a hablar el idioma, al que sin embargo pronunciaban con un fuerte acento inglés, sino que se enteraron de la existencia cercana de indios, a los cuales los soldados describían como enormes, sucios y despiadados, lo cual su mente romántica convirtió en una especie de monstruos alados a los que ellas debían entregarse con el fin de civilizarlos.

    Y así, en un acto de locura impensado para cualquiera, las chicas se internaron solas y a pie en el vasto desierto. Los soldados apostaban a que volverían al día siguiente, o bien que las encontrarían comidas por las fieras o muertas o prisioneras de los indios. Al segundo día eso era lo que ellas mismas estaban meditando que les pasaría cuando dos indios de a caballo las descubrieron, y sorprendidos, no sólo de su belleza sino por la vestimenta que lucían, refrenando sus deseos de violarlas, pensando en que serían un presente para algún cacique de parte de algún huinca con ganas de negociar sus productos, las condujeron hasta la toldería más cercana, y luego de comer y pasar la noche, donde allí las inglesitas, que ejercían la prostitución desde los 9 años, les agradecieron, con su bello cuerpo, lo que habían hecho con ellas.

    Eso no fue todo. Los indios recibieron orden del capitanejo de la toldería de llevarlas hasta las lejanas tolderías del cacique Painé que estaba organizando un gran fiesta por el regreso sano y salvo de Yanquetruz, a quien Don Juan Manuel, bautizó como Mariano Rosas, hecho aceptado por Painé, teniendo en cuenta el cumplimiento de algunos tratados por parte del Brigadier General. Dos días después, la indiada se sorprendería de la exótica belleza de las inglesitas. Fue entonces cuando conocieron a Mailén y supieron que esa indiecita, que apenas hacía sombra en el suelo, era algo especial y en su mente la imaginaron como una especie de Pocahontas o Malinche del hemisferio sur. Así, aunque inusual para un inglés, a pesar de ser mayores se pusieron a las órdenes de la indiecita.


    1856


    Un año después su produjo un segundo encuentro de Mailén, ahora de 13 años, con Juan Carlos. Esta vez Juan Carlos estaba sano y bien comido, por lo que recordando lo sucedido antes se acercó despacio a Mailén que distraída practicaba con sus boleadoras arrojarlas los más lejos posible entre un grupo de cardos. La acción consistía en quebrar y cortar el tallo seco y flexible del cardo para luego enredarse en el segundo. Este tiro era útil para cazar ñandúes pero inefectivo para liar caballos. Para ellos era necesario liar con boleadoras con piedras más pesadas y tientos de cuero, en lugar de los de cáñamo usadas para las grandes aves. Juan Carlos le tocó el hombro y Mailén que ya lo había olido desde hacía largo rato sólo se dio vuelta para abrazarlo.

    Esa tarde a la sombra de una alameda volvieron a intimar. Al alejarse Juan Carlos, Mailén tuvo los mismos pensamientos que antes.

    Durante el tiempo que Juan Carlos estuvo con Mailén ocurrió un hecho, para muchos, desgraciado. Aprovechando su ausencia, Pizarro, había secuestrado y violado a dos nenas ranqueles una de 7 años, la otra de 9. Juan Carlos, sin embargo, no podía hacer nada ya que estos hechos, aunque prohibidos por el reglamento, ya consumados sucedían con cierta frecuencia, pero nunca con nenas tan jóvenes. Lo común era que, aprovechando los tiempos de paz, los muchachos se acercaran a la zona de tolderías donde se congraciaban con las indias jóvenes, a causa de la falta de mujeres en los fortines.

    Pero cuando Pizarro buscó una tercera víctima, Juan Carlos intervino y lo amenazó con una corte marcial. Pizarro interrumpió la acción, se rio de su superior, montó su caballo y se dio a la fuga sin siquiera hacer galopar a su caballo. Mailén agradeció a Juan Carlos que salvara a la nena.


    A las tres semanas Mailén tuvo sus primeros vómitos síntomas de su embarazo, sin embargo, no dejó de hacer las cosas que cualquier joven mujer ranquel suele hacer: buscar leña, lavar ropa, cocinar.


    La noticia corrió rápido entre las tolderías. Guillermo, el padre de Patricia, hermana de Mailén, murió luego de una agonía de una semana. La razón: ser la pareja de Maitén, madre de Patricia, Mailén y otros cuatro hijos varones de distintos padres. El asesino, Pizarro.

    Aunque Guillermo tenía su puesto en Buenos Aires, luego de la “Batalla de Caseros”, le recomendaron que, por algún tiempo, hasta que se calmaran las cosas tomara distancia de la gran aldea. Le llevó un par de días alquilar un carro mediano y llenarlo de víveres y los enseres esenciales como para vivir varios meses en la soledad del desierto. Allí tendría unas largas, como se las llamaba en Europa, según había leído en varios libros, vacaciones. Y el grado de teniente.

    Luego de un mes de dejarse crecer la barba, haber aprendido por sí mismo a cazar y pescar lo poco que se asomaba por su carro, apareció un compañero con quien compartir la escasa comida y la soledad. Las cosas fueron bien por un par de días, pero dos cosas, independientes entre sí, precipitaron los hechos. El otro, era Pizarro. Este hecho hubiera quedado en el olvido de no ser que Pizarro notó un pequeño tatuaje en el brazo de Guillermo que rezaba Maitén y Patricia. A la pregunta de saber quiénes eran, Guillermo le confirmo sus identidades y fue entonces que se desató la tormenta. Ambos desenvainaron sus puñales y se trenzaron en un duelo criollo, la suerte hubiera estado del lado del joven de no ser que las malas artes del viejo fueron más fuertes. Echándose al suelo, simulando una herida, el viejo pidió piedad, en el joven primó el honor, honor que le sería mortal, apenas se agachó para ayudar a su adversario, este le enterró el puñal en el pulmón derecho, mientras que le informaba ser el padre de Mailén y, como era su costumbre, lo dejó abandonado. Sólo tres días después una partida que se interesó de su ausencia lo encontró en un charco de sangre podrida. Sus ojos ya habían alimentado a los cuervos. Los soldados lo socorrieron rápidamente y aunque recibió pronta ayuda médica, murió al cuarto día. Sus últimas palabras lúcidas fueron para Maitén y Patricia, las malas para su ignorado asesino. Sin embargo, Maitén sabía quién era.


    1856


    Un hermoso día de primavera, 10 de octubre en el calendario huinca, Mailén fue madre de una nena a la que le puso, Jazmín. Pero un refugiado que insistía que tarde o temprano los huincas lo abarcarían todo y por eso los obligarían a censarse, le sugirió un nombre para ella extraño, Marcela, que según el hombre tenía que ver con el dios Marte, dios de la guerra y como era hija de un soldado y además estaban en guerra, le parecía el adecuando. Por lo tanto, le quedó Jazmín Marcela.

    Y fue por eso, el tener que ponerle nombre, que Mailén reflexionó sobre sí misma. Si fue sencillo nombrar a su hija como Jazmín Marcela Robles, aun sabiendo que él aun ignoraba de la existencia de su hija, su caso era diferente ya que Maitén, su madre, se negaba a darle el apellido del huinca que la violó. Así que el único que podía saber sobre los orígenes, no ya sólo de Maitén y toda la parentela era su abuelo, Machén, quien haciendo gala de lo lenguaraz que era, pero sin empezar por el principio. Porque un lenguaraz cuando lo hace comienza relatando la larga teogonía y la consecuente teodicea de los tiempos antiguos. Él fue mucho más simple, como ellos eran Pehuenches, o sea, gente de los pinos, porque allí vivían sus ancestros antes de integrarse a los toldos de Pincén, pero llamarla Pehuendomo, mujer de los pinos, le parecía de sonido muy oscuro, le sugirió Piñemcó, hija de madre del agua, lo cual ameritaba una explicación, como segundo nombre y como apellido Wangülenche, gente de la estrellas.

    Piñemco, era porque como vimos Maitén pudo sobrevivir gracias a ese arroyito de donde podía tomar agua; y Wangülenche porque cuando su abuelo llegó al toldo, había eclipse de sol y se podían ver las estrellas al mediodía. De modo que aunque nunca esperaba usarlo tendría el ostentoso nombre de Mailén Piñemco Wangülenche.

    Patricia quiso algo más sencillo se conformó con el nombre que le dio su padre Patricia Guillermina Mc Clusey.


    Cansados del hambre y las persecuciones raciales, José y Maira, un matrimonio de gitanos, proveniente de España, con 1 hijo y 6 hijas, hicieron lo que muchos europeos, se embarcaron hacia esa nueva tierra prometida que era América, eligiendo a Buenos Aires. Sin embargo, sufrieron una nueva decepción al observar que aunque era una tierra de relativa libertad la situación de gitanos y judíos no era mucho mejor que en Europa. Pero escuchando relatos exóticos sobre el desierto que se abría más allá de los límites de la gran aldea decidieron apuntar su carromato hacia el oeste.

    Luego de varios días viendo que el paisaje no cambiaba, claro, acostumbrados a encontrar alguna zona de montaña como en Europa, instalaron su carpa a la sombra de ese extraño árbol que recién mucho después supieron que se llamaba Ombú.

    Días después recibieron la curiosa visita de una indiecita de unos 14 años que montaba a una yegua en pelo y casi desnuda, junto a una beba de apenas un año y medio que no dejaba la teta de su madre. Era Mailén quien asombrada por la colorida vestimenta de las mujeres se apeó para conocerlos.

    Por supuesto, la invitaron a comer de sus platos típicos de los cuales Mailén pudo comprobar su exquisito sabor y su exagerado picante, el cual según la tradición potenciaba el deseo sexual. El tal deseo se produjo en Mailén en forma de un feroz ataque estomacal, de hígado y una explosiva diarrea que el muchacho, Manuel de 17 años, con algo de picardía se ofreció a aplacar. Los ojos del muchacho no eran extraños para la indiecita así que simulando ignorancia dejó que el chico la condujera a la vera de un arroyo. La primera respuesta de la indiecita fue que su cuerpo era propiedad del padre de su hija, un soldado del fortín de la cual estaba totalmente enamorada.


    Un día de invierno una noticia recorrió el desierto como incendio de pajonales, en un accidente a causa de una granada, murió, Painé, el cacique general de las tribus ranquelinas, lo sucedió, como es ley general entre ellos su hijo Mariano Rosas.


    Y siguiendo esta galería de personajes con alguna incidencia en la vasta pampa. Cierto día apareció por el desierto un tal Roberto Gómez. Al hombre, de pequeño, fue internado en un convento con la idea materna que luego fuese cura. Pero a los 16 años el muchacho pintaba más para las mujeres que para la sotana. Así que por consejo de uno de los hermanos regentes estudió para ser maestro. Y así lo fue por algunos años hasta que el amor intervino. El hombre quedó perdidamente enamorado. Claro que ese amor, si bien correspondido, no fue aceptado por la familia de María, la joven de 13 años, no tanto por la edad de la chica como por la pobreza del muchacho. Preso de dolor el muchacho, con lo poco que tenía, compró una carreta y una noche rumbeó hacia el desierto a fin de poder olvidar y ejercer su oficio. Ya siendo noche cerrada, le llamó la atención un ruido en la carreta, al darse vuelta vio que su amorcito se había escondido para seguirlo. La cara del hombre se iluminó, ya no estaría solo. Esa misma noche consumaron su amor.

    Varios días después, sin saber dónde estaban, estacionaron la carreta bajo la sombra de un ombú cercano a un pequeño arroyito donde, al parecer, había algo de pezca, y allí, aunque lejos de toda persona decidieron comenzar con la construcción de la escuelita, la cual, a falta de otra madera fue hecha con la de la carreta. Es decir, sería escuela y hogar.

    Luego de 2 meses en que habituados ya al entorno que no sólo les daba agua, sombra, peces y la caza de pequeños animales, la naturaleza los premió con el embarazo de la niña. Esto, sin embargo, preocupó al muchacho, no quería que su hijo naciera en la orfandad de otros seres humanos.

    Para su suerte 3 meses después, mientras perseguía a un ñandú con el fin no de cazarlo sino para adiestrarse en el uso de las boleadoras, acertó pasar por allí Mailén quien sorprendida bajó del caballo con la intención de presentarse.

    La pareja se mostraba algo famélica, ya que, si bien obtenían buena caza de animales pequeños tales como cuises, conejos, perdices, no consumían según la costumbre huinca otro tipo de carnes y menos aún verduras.

    Si bien para Mailén todo huinca era un ladrón, la pareja le pareció simpática, más aún por la dulce pancita que lucía María, razón por la cual no sólo le permitiría permanecer en la zona sino que le proporcionaría, vía indios agricultores, es decir los del cacique Ramón, un alimento más variado.

    Sin embargo, 2 meses después María dio señales de tener complicaciones con su embarazo, por lo cual para Roberto se abrían dos panoramas bien distintos o bien volvía a Buenos Aires que contaba con hospitales y una cárcel segura por secuestro, o bien se dejaba conducir hasta una de las tolderías de Painé donde vivía Mailén, pero que no contaba con ninguna clase de asistencia sanitaria. Así cuando ya estaba resignado a la cárcel, María le insistió en quedarse con Mailén, cosa que hicieron en la esperanza de no tener que arrepentirse después.

    Fue entonces cuando a Mailén se le ocurrió la idea de acercarlos a los gitanos que ya llevaban un tiempo en la extensa Pampa.

    Fue durante la estadía de Roberto con los gitanos cuando a Mailén le llamó la atención algo. Si bien conocía la existencia de los libros nunca había visto como eran y escuchado sobre su contenido así que para no oír de boca ajena sobre ellos le pidió a Roberto que le enseñara a leer y escribir pedido este que fue muy bien recibido por el maestro.

    Contrario al prejuicio que le decía que los indios eran “burros”, Roberto pudo comprobar que Mailén aprendía incluso mucho más rápidamente que chicos escolarizados de la ciudad.

    Feliz de poder aprender a leer y escribir, Mailén, no quiso quedarse ella sola con tanto tesoro y a fin de tener alguien con quien compartir el aprendizaje salió en busca de su hermana mayor, Patricia, quien aún penaba por la muerte de su padre, estaba tan sumida en la tristeza que apenas se la veía fuera del toldo que compartía con Maitén, el compañero actual de ésta y sus cuatro hermanos. De modo que no le fue difícil a Mailén encontrarla y proponerle la novedad y a pesar de que Maitén opinaba que los ranqueles no están para esas cosas, partieron rumbo a la escuelita.

    Aunque Roberto, no pedía nada a cambio, las clases no serían gratuitas, él pondría su saber de libros, ellas su saber de caza, de manera de que nunca faltase de comer. Así Roberto pudo comer bichos que ni figuraban en sus libros de naturaleza. Durante las clases María se encargaría de Jazmín.


    Y así, Roberto, cuando su hija Ayelén cumplió dos años, pudo en virtud de su título de maestro, entregarles el título, que hoy se llamaría de primario a Mailén y Patricia. Aunque penaba que mentes tan brillantes no pudieran progresar en medio de la hostilidad del desierto.



    1859


    Un nuevo encuentro entre Mailén y Juan Carlos se produjo cuando la india tenía 16 años. Los ranqueles, como los huincas, son muy machistas de modo que era raro que dejaran a una mujer empuñar una lanza. Mailén, en virtud de su bravura, era una de esas mujeres que el joven cacique Mariano Rosas, permitía en sus dominios, patrullar al mando de uno de sus capitanejos. Como tal lo hacía con un grupo de 10 indios y 3 indias, las otras eran su hermana mayor Patricia y Pacuén quien aun contando con largos años aún quería montar al caballo que su esposo le había dejado como única herencia, en las cercanías de la zona que llamaban “El cuero”. Aunque todos conocían la existencia del arma de fuego, la pobreza les impedía comprarlas, a no ser que las pudiesen robar en algún malón, método introducido por el huinca y adoptado por ellos, es lo que el huinca llama saqueo. De tal modo que cada indio estaba pobremente armado por una lanza de tacuara, un puñal, muy pocas veces de metal, la más de las veces de piedra o madera dura, y dos juegos de boleadoras. Sólo unos pocos contaban con arcos y flechas porque la madera para construirlas, dura y flexible, sólo se conseguía recién al norte de la ciudad de San Luis.

    Fue durante ese crudo invierno. Tanto que la gramilla más que escarchada estaba congelada que fueron atacados por una partida de 6 soldados capitaneados por un capitán que, debido a la portación de armas de fuego, mataron a Pacuén y 6 de los indios e hicieron prisioneros al resto. El capitanejo que sabía que el capitán sabía de su importancia negoció con éxito. Así logró la libertad de 4 de los sobrevivientes, pero no la de Mailén y la suya propia ya que lo degollaron allí mismo. En realidad, al capitán no le importaba la vida de ningún indio, si los dejó libres fue para que Rosas se enterara de lo cerca que se encontraba. Al capitán le llamó la atención la salvaje belleza de Mailén, con su vincha hermosamente tramada que orgullosa vestía en su cabeza, su hermoso poncho y su pollera multicolor salida de un telar ranquel, así que ordenó que la ataran al poste de castigo. Si la mataba se preguntarían porque no lo hizo en el acto mismo junto al capitanejo y hacerla violar no era castigo suficiente. Decidió un castigo largo, por la mañana hacerla azotar y dejarla colgada del poste de los azotes durante todo el día y, para acentuar el castigo hizo que le arrojaran agua, que en virtud del duro invierno estaba casi congelada, pero como eso haría que muriera al primer día, por la noche la encerraba en un calabozo engrillada. Durante la primera semana sólo la alimentaron con un poco de pan y agua. El frio que sentía era tanto que cuando el intérprete preguntaba algo no se le entendía nada. Su boca, manos, rodillas eran un puro temblar. En la segunda, para humillarla aún más, la sacaban desnuda al poste de castigo, esto era un palo de donde pendían altos grilletes de modo que el reo no pudiera apoyar los talones en el piso, lo cual producía grandes dolores musculares en espalda, brazos y piernas. El capitán sabía mucho de torturas tanto las de alto dolor como las de alta humillación y que nada quebrantaba más el espíritu del reo que ser objeto de esas humillaciones. Fue allí que a causa del frío y la mala alimentación tuvo ataques de diarrea con sangre, que provocaba la risa de todos. Fue esa misma tarde que al capitán lo atrajo un gran bullicio. Al llegar, Pizarro, quien no estaba autorizado a castigarla, estaba, manoseándola. El capitán, seguro que luego de tanto castigo y sangre derramada, moriría esa misma noche, ordenó descolgarla y echarla al calabozo. Mailén, hecha un ovillo a causa del frío, hambre y los dolores que sentía pedía que la despenaran allí mismo. Tenía aftas en la boca y una infección que la atormentaría por meses, una especie de muy pequeño gusano que mucho tiempo después sabría que se llamaba herpes, le había tomado los brazos, piernas, vientre, espalda y la zona más delicada de su bello cuerpo. Esa noche alguien encapuchado, de forma de que no supiera si era hombre, mujer, viejo o joven, entró al calabozo, abrió los grilletes, la tomó de las muñecas y la arrastró unas cinco cuadras fuera del fortín. Si para salvarla o para que muriera por la acción de las alimañas no lo pudo saber. Pero eligió pensar, en lo primero.

    Mailén, allí mismo, cuando aún no se podía poner en pie, meditó su venganza. Pero si primero, pensó que debía matar a todos y cada uno, 30 soldados contando al capitán y 5 mujeres que servían dentro, luego cuando por la mañana sintió que las fuerzas la abandonaban para siempre, sólo tuvo pensamientos de puro odio para con el capitán y ese tal Pizzarro.

    Había algo que ella sabía, que todas las mañanas, sigilosamente se acercaba un grupo de indios esperando alguna oportunidad de rescatarla. Y allí supo que alguien, quizá quien la sacó fuera del fortín, entablaba conversación con el grupo.

    No fue su odio, ni algún plan de sofisticada venganza sino la misma naturaleza quien acudió en su ayuda.

    Mailén tardó seis largos meses para reponerse del hambre, infecciones y los castigos, motivo por el cual tenía prohibida toda acción belicosa, obligándola a realizar tareas de mujer. O sea, juntar leña, cocinar, lavar, habida cuenta que los ranqueles también eran duros con sus mujeres. Por eso es que las más duras, como el caso de Pacuén, cuando enviudó, tomaban la lanza.

    Estando en esa especie de cuarentena, es que se enteró que una nutrida partida, de unos 15 hombres andaban de correrías, matando a quien viera solo. Esto no era un acto de guerra, es decir, no se adaptaba a las costumbres de ataque huinca, sino que sólo salían a cazar mariposas. Así llamaban al indio que se hallaba lejos de la toldería y sólo. La orden de Nehuén, el capitanejo cacique de su toldería, no fue salir a guerrear, sino a rescatar a quien anduviera perdido. Y los únicos cinco que faltaban eran Ayíñleo, y sus cuatro esposos, quienes, con grandes vasijas adosadas a su yegua, salieron a recolectar miel de una clase especial, la cual era producida por grandes y muy peligrosas avispas, la cual se acumulaba en algunos troncos que el grupo había construido al pie de un grupo de árboles de tilo, cuyas flores los insectos preferían para libar. Esta miel era muy apreciada cruzando la cordillera y como la recolección era muy peligrosa, la pagaban bien sin chistar. Así que Mailén, salió junto a dos muchachos de monta rápida. Guiados, no por el instinto sino por el zumbido que se oía y pronto llegaron al lugar. Pero también lo hizo la partida, que con sus afilados fusiles comenzaron a dispararles. Mailén no era de creer en Gualicho ni cosas por el estilo, pero la sucesión de hechos, daban para dudar.

    Mientras el grupo huía rumbo a la toldería, con el paso retrasado de la yegua cargada de tanto, preciado y dulce material, uno de los disparos volteó uno de los altos panales que crecía en lo alto de las ramas de los tilos y como si actuaran motivadas por una clase de inteligencia, la colmena en pleno, se dispersó en todas las direcciones. Como Ayïñleo y sus esposos estaban bien protegidos por una prenda parecida a la arpillera que los cubría desde los pies a la cabeza, no dejando ningún resquicio, ya que la picadura era muy irritante, sólo se dedicaron a caminar despacio para no irritarlas más. No pasó lo mismo con el grupo de soldados, que tuvieron que torcer el rumbo y partir al galope. Al llegar al fortín el resultado era el esperado. Picados en muchos sitios uno de ellos sobre un párpado, tuvo una alergia que le hizo perder, días después, ese ojo.

    El capitán tomo el hecho como una artimaña ranquel y salió con un segundo grupo, ahora con toda la intención de matar a quien se le cruzara y su objetivo era la toldería que se hallaba en esa época del año lejos del grupo de tolderías central. Presa fácil.

    El pequeño grupo de recolectores llegó para alertar al resto. Y cuando la partida se hallaba a tiro de fusil, comenzaron con su habitual furia asesina. Fue una de las tantas chispas la que cayó sobre el seco pajonal, que como si de una repentina erupción volcánica se tratara comenzó a arder con intensidad. Quienes no tuvieron la oportunidad de contemplar este tipo de incendios no sabían cuál era el comportamiento que se debía seguir. Mailén, ya lo había observado varias veces, pero la explicación la tuvo sólo varios años después. Primero, el fuego lleva al viento, muy pronunciado, hacia el centro y luego cuando la temperatura se eleva lo expulsa como si fuera un furioso vendaval de fuego. Así que fue el propio grupo de fusileros fue el que tuvo que huir, alcanzándolo sólo la mitad del grupo. El capitán y 6 de los soldados, según dicen lo que saben, respiraron fuego, de los otros 15, sólo 5 llegaron sin quemaduras, el resto lo estaban en varias partes del cuerpo Y aunque no era nada grave, el aislamiento del fortín, el agua contaminada y la falta de medicamentos, hicieron que 5 de ellos murieran a causa de las infecciones. Con lo cual, una semana después, Pizarro, que no era oficial tomó el mando del fortín. Y su objetivo era claro, salir a buscarla. Pero no logró que lo acompañara nadie. El encuentro no fue como a Mailén le hubiera gustado. Ella a pie y su contrincante montado en un fornido semental. El alto soldado se apeó y, sable en mano, la amenazó.

    Aunque el porte asustaba a cualquiera, Mailén se preparó para enfrentarlo. Sin embargo, el soldado en lugar del esperado ataque, usó un arma más devastadora. Le dijo: “¡Hola, hija!”. Mailén se quedó de piedra. No podía ser que ese huinca que ahora la trataba con cariño, fuera el mismo que la había acariciado íntimamente, estando atada del poste, y sumado a eso, eso de “hija”, así que lo tomó por una cruel broma. Y Pizzarro siguió con su tormento. “Que linda estaba Maitén, claro atada, azotada y engrillada”. Mailén, hubiera preferido la sordera. ¿Podría ser cierto que el único soldado de todo el fortín que se dedicó a manosearla fuera su padre? De modo que sin fuerzas para enfrentarlo montó y huyó de allí.

    Mailén galopó varias horas, tanto que su caballo más que aplastado, más que cansado, quedo totalmente exhausto, teniendo que dejarlo a la vera de un arroyo y terminar su camino a pie. Cuando apareció por la toldería sólo era un fantasma que se arrojó al regazo de su madre sólo para llorar, cosa que nadie le había visto hacer jamás. Su hija, que aún no comprendía lo que le había pasado, no lograba consolarla. Patricia luego de toda una noche, y con mucha paciencia le pudo sacar la verdad. A Maitén no le quedó otra alternativa que confirmársela. Maitén le decía “eso no es un hombre es una bestia, un compañero de Gualicho”

    La dura Mailén tardó dos meses en recuperarse del puñal que Pizarro le había enterrado en lo más doloroso de sus entrañas, Patricia y Maitén fueron las que tuvieron que juntar sus pedazos. Ahora había una triple causa para matar a ese hombre: Patricia para vengar la muerte de su padre, Maitén para vengar su violación infantil y Mailén el hecho que Pizarro, sabiendo que era su hija, la manoseó un largo rato.




    Capítulo 9: Las señales de la naturaleza


    Esa madrugada de 24 de junio no sería jamás olvidada. Para Maitén, respetuosa de los signos de los dioses, lo que se avecinaba no era una simple tormenta. Para Mariano Rosas, algo cristianizado y en suma algo escéptico, la obligación de impartir una orden de resguardo. Para el indio más viejo de la toldería que por simple experiencia sabía de tormentas, sequías y otras yerbas, sólo tenían hasta la caída del sol. Cuando este se ocultase por detrás de la cordillera la brisa, trayendo, junto a las espesas nubes, la oscuridad total, la tormenta se desataría. Mariano ordenó algo que para los ranqueles era extraño, que se clavaran una docena de fierros, traídos alguna vez por un malón, alrededor de la toldería. Por supuesto que los ranqueles jamás habían oído sobre la palabra “pararrayos”. Una segunda orden fue que todos, en ese momento unos 200, se juntaran en el medio de la aldea y se acostaran en el suelo, cubiertos de mantas de cuero crudo.

    Y así, como el viejo indio lo había predicho, al caer la noche profunda, la tormenta se abatió sobre aldea y pueblo. Mariano no recordaba haber soportado jamás tanto granizo, algunos de cuyos cristales pesaban como pájaros e incluso algunos como una liebre. Así, por fin, luego de una hora, según el cálculo del cacique, la piedra cesó dando paso a una feroz lluvia que sólo cesó a la medianoche, cálculo del cacique que pudo, con el escampe, ver la Cruz del Sur.

    Aunque la temperatura había bajado mucho, nadie pudo encender un fuego debido a que absolutamente todo estaba mojado. Mariano entonces ordenó fijarse en la salud de los niños, luego de una rápida inspección le informaron que todos ellos estaban bien. Por lo tanto, ordenó el descanso para todos.

    Por la mañana una noticia les heló el alma a todos. Los 4 hijos varones de Maitén se habían arrogado la misión de cuidar la toldería y los pobres muchachos, en su ignorancia, al ver que un rayo había caído sobre uno de los fierros haciéndolo volar varias varas, corrieron hacia él para volverlo a parar, pero pasando al lado de otro, un rayo cayó sobre él matando a dos de ellos: Miguel y Rafael. Sólo quedaron con vida, pero muy aturdidos Nahuel y Lebián. Pocos sabían que casi nadie escapa de la muerte tan cerca de la caída del rayo que calienta el aire como si fuera una gran llamarada. Para las viejas indias significaba que una gran sangre debía ser limpiada con sangre.

    A casi 25 leguas de allí la tormenta tomó otra característica. Un fuerte tornado dejó sin empalizada al fortín, algunos de cuyos gruesos y largos maderos fueron a parar a varias cuadras de distancia. Para el nuevo comandante, un joven teniente pero no por eso de menor odio hacia los indios, era un inconveniente que haría trabajar extra a sus soldados con la consiguiente paga que, por supuesto, Buenos Aires nunca giraría y para los soldados, quizá más supersticiosos que los ranqueles, un mal presagio.

    Una mañana, convencidos de que los dioses ranqueles exigían un sacrificio, Maitén y sus cuatro hijos sobrevivientes, se encaminaban hacia una batalla por su identidad. En un alto Maitén, reflexionó que quizá los dioses ranqueles estuvieran enojados por ponerles nombres cristianos a sus hijos, a lo cual Patricia le retrucó sobre si esperaba que ella también muriese. Maitén contestó, a medias, que ella no le había puesto el nombre sino su padre. Nahuel y Lebián, usualmente silenciosos como una nube blanca que pasa, se atrevieron a decir que los nombres de sus hermanos habían sido elegidos antes que, por ser cristianos, por sonar como ranqueles. Para Mailén que sabía leer y escribir le sonó razonable y por primera vez en más de dos meses se le vieron los dientes detrás de una sonrisa, pero luego dijo: “¿No habré traído yo la desgracia?”.

    Maitén hizo detener los caballos, ordenó apearse, hizo que Patricia se llevara a Jazmín y a Guillermito hasta una cierta distancia y ordenó a Mailén ponerse en posición de castigo, cosa que jamás ordenó a hijo suyo. La tal posición que todo hijo respetuoso debía asumir consistía en arrodillarse y poner la cara contra el suelo junto a ellas. Por primera vez Maitén, le dio una paliza de chirlos, lo que no hizo cuando la indiecita era pequeña, y sólo paró cuando sus palmas estaban doloridas y enrojecidas, y ordenó que el resto de sus hijos hiciera los mismo, pero en vista de ellos no cumplieron su orden, encontró la solución, busco en su caballo una madera plana de unos 10 palmos de largo por uno de ancho y ahora siguió ella misma, dándole la tunda ritual. Y si nadie jamás le había podido pegar, esta vez su madre lo hizo con creces.

    Viendo que la noche caía, Maitén ordenó prender fuego y asar tres liebres que traía. Luego de la cena y cuando aún a Mailén se le saltaban las lágrimas, no por su cuerpo dolorido sino por su mancillado orgullo. Maitén le dijo: “Que sea la última vez que decís que un hijo mío lleva la desgracia a cuestas”. Aprovechando la noche de confesiones Nahuel y Lebián quisieron saber quiénes eran sus padres. “Sus padres son ranqueles”. “¿Mariano? Preguntó tímidamente Lebián. “No. Quise tener un hijo con él, pero los dioses no lo quisieron, y si los dioses no lo quisieron tendrán sus razones”

    Por la mañana, con el enojo de Mailén, reanudaron la marcha. Durante el camino Maitén ordenó que se cazara algo para que a la noche los bichos estuvieran desangrados y, por lo tanto, menos ácidos. Al cabo de una hora los caballos transportaban toda una serie de animales de La Pampa, debidamente muertos según los ritos ranqueles. Jazmín y Guillermo, que estaban creciendo con un pie huinca y el otro ranquel, miraban todo maravillados.

    Luego de un día más de marcha al despuntar el alba, la vista privilegiada de Patricia avistó una fina columna de humo en el horizonte y la experta de Maitén supo que era del fortín. Había llegado la hora de la verdad las tres mujeres tenían razones para matar a Pizarro y Nahuel expresó su odio.

    Nuevamente Maitén los hizo bajar del caballo. Al muchachito se le heló la sangre al suponer que sería castigado y más aún cuando vio la sonrisa sarcástica de Mailén, que movía las manos con energía. Pero Maitén sólo se limitó a decir: “Nada de odio. No quiero que mis hijos vivan con odio. El odio es una pesada roca que te aplasta la espalda y te impide luchar”. Y, para desilusión de Mailén, terminó su perorata.

    Maitén les habló, aunque no hiciera falta, del poder de fuego del huinca y les hizo saber que ella pensaba que algún día la raza ranquel desaparecería como tal y que quizá fuera esclavizada como ya había visto que pasaba en Chile. El poder de Buenos Aires no es mejor, reflexionó. A lo sumo, llegar a formar parte de la nación Argentina, pero no sabía si ésta así lo quería teniendo en cuenta que éstos argentinos vivían matándose entre si. Y si se mataban entre ellos, ¿Qué les quedaba a los ranqueles?

    Aunque ninguno de sus hijos dijo nada, en sus mentes brilló la idea de que jamás los aplastarían.

    Cuando el sol estaba exactamente sobre sus cabezas, Maitén ordenó prender fuego y cuando la fina columna de humo ascendía favorecida por la falta de viento, le hizo agregar pasto seco y húmedo de tal manera que la columna pasaba de blanco a negro y de negro a blanco. Si alguien vive en el fortín tendría que verla.

    El teniente fue pronto informado del hecho. Así que mandó a un espía. Este era un indio que Coliqueo, ahora un sumiso cacique para vergüenza, no sólo para los ranqueles o los pampas, sino para cualquier tribu americana.

    Maitén, mucho antes que el indio se viese en el horizonte, lo olió cuando una leve brisa les llegó.

    – Coliqueo; dijo.

    – ¿Cómo sabés que es un indio de Coliqueo?; preguntó Patricia.

    – Porque este infeliz, seguramente por ser despreciado por ellos como sucio como a todos nosotros, usa jabón perfumado para bañarse

    – ¿Jabón?.

    – Sí, jabón, estos cristianos, en lugar de bañarse como nosotros, lo hacen sólo cuando apestan y usan jabón perfumado. Así ni las ratas se les acercan; contestó Maitén.

    Y luego de un largo silencio.

    – ¡Ahí viene!

    Maitén hizo que todos se colocaran de espaldas al fortín para darle la oportunidad al indio a acercarse. Al hombre le habían encomendado la tarea de fisgonear quien andaba por allí, cosa que Maitén sin necesidad de ningún esfuerzo adivinó. Por lo tanto ya había hecho que Mailén y Patricia se escondieran con sus hijos en un pequeño pajonal, es decir, altos cardales ahora secos, de modo que el informe del indio a su vuelta era:

    – Una mujer y dos indios muy jóvenes.

    – ¿De cuántos años?; preguntó el teniente.

    – La mujer unos 25 a 30 años, los muchachos de unos 12 a 15

    Aunque “la mujer de 25” no cuadraba con Mailén, el teniente de acuerdo a los informes que había tenido que leer al tomar el cargo, asumió que el indio la vio acompañada, quizá con dos amantes como acostumbraba. Así que teniendo en cuenta lo que había tardado el indio en ir y volver, estimó que estaban a una legua. Así que envió cuatro soldados bien armados.

    Cuando estaban a medio camino se les cruzaron dos jóvenes y bellas mujeres, vestidas con ropas de vivos colores, que arrojándose a las patas de los caballos y usando un lenguaje extraño les pedían por señas que las llevaran con ellos. Los cuatro se miraron y faltando a la orden del teniente, supusieron que sería una buena oportunidad de poder intimar con dos espléndidas mujeres, quiéranlo éstas o no. Y así se lo hicieron saber. Pero las mujeres hicieron gestos de no entender. Eso le hizo suponer a uno de ellos y convenció al resto que eran dos gitanas al juzgar por el pelo rojo y ojos verdes de una de ellas, o quizá irlandesas.

    – ¿Hay gitanos en Irlanda?

    – “Y… los gitanos son como los judíos, están en todas partes”

    Así que apuntándolas con sus fusiles las llevaron a la intimidad de un pajonal. A uno se le ocurrió pensar: ¿por qué necesitarían esconderse en un pajonal lleno de cardos espinosos, si allí en medio del desierto no había nadie? Pero los otros tres ya se estaban bajando los pantalones a fin de concretar el asunto, dejándole fusiles, pantalones, cinturones y puñales a su cuidado. Al rato escuchó: “Falta uno” y sin que la excitación lo deje pensar hacia allí fue, dejando la pirámide de fusiles sola.

    La situación era simple. La pelirroja tenía a uno arriba y otro abajo. La morocha estaba debajo simulando horror por la violación mientras el soldado ya gritaba de placer, así que se sumó a la violación. El fin fue rápido. La falta de mujeres atractivas en el fortín hizo que las ganas acumuladas de muchos meses, estallaran en menos de 5 minutos, provocándoles un sopor tan grande que los hizo desvanecer. Al recuperarse, a los pocos minutos, notaron que las muchachas ya no estaban. Y al salir del pajonal tampoco, sus caballos, fusiles, ropas, ni puñales.

    – Como cobro de servicios prestados un poco caro, ¿no?; ironizó amargamente uno.

    La situación no era en nada halagüeña. Volver al fortín era enfrentarse a la furia del teniente y a una futura corte marcial. Por el lado del desierto no se veía a nadie.

    En realidad, todos estaban a sólo una cuadra de ellos. Los mansos caballos escondidos entre los secos y altos pastos del fin del verano. Los fusiles en manos de Nahuel y Lebián, quienes por su edad todavía no sabían usarlos, o apenas lo suficiente como para disparar sin puntería al montón. Los puñales de filoso acero en manos de las mujeres. De pronto a Lebián se le disparó su fusil al aire. El potente sonido provocó que una nube de pájaros de todo tipo levantara vuelo ensombreciendo el cielo hasta donde alcanzaba la vista.

    El teniente, oteando el horizonte supuso que los soldados habían hecho pasar a mejor vida a algún indio, cuando escuchó una segunda detonación, al minuto una tercera y cuarta, y a los cinco minutos cuatro casi seguidas.

    – Con eso, se terminó esa indiada; pensó.

    La realidad era otra. Los cuatro soldados se hallaban sin sus uniformes, es decir, en paños menores, esa especie de calzón-camiseta, atados y al amparo del calor a la orilla de un arroyo algo crecido por la lluvia. Mailén les hizo saber en un castellano cruzado de consonantes ranqueles que no eran ellos sus enemigos sino el teniente y Pizarro. Lo cual a ninguno se le ocurrió refutar teniendo en cuenta que Mailén los apuntaba con un filoso cuchillo.

    Aunque ninguno aún sabía cómo hacer salir de su madriguera a ninguno de los dos, confiaban que, en algún momento, en cuanto notaran la tardanza desmedida del contingente, tendrían que actuar. Y eso sucedió al atardecer. El teniente, suponiendo que los soldados no volvían por algo, le repreguntó al indio de Coliqueo por alguna característica extra del grupo, en especial por la mujer. El indio le contestó que lo único que le pareció raro de la india eran unas cicatrices que ésta tenía en el tobillo derecho. Pizarro, que escuchó, supo que se trataba de Maitén. Pero pensó:

    – Pero, ¿Qué hace esa mujer por acá?, ¿Quiénes la acompañan?

    El capitán salió él mismo con 10 hombres, 4 de los cuales habían sufrido la furia de Mailén y que no dudarían en matarla. La vista privilegiada de Patricia contó a los diez hombres que llegaban con furia asesina. En pleno galope el grupo divisó la inconfundible figura de Patricia que huía hacia el arroyo, el capitán ordenó que cuatro saliesen a cazarla. Y mitad conducidos por el odio y mitad por su apetecible figura la cercaron a la vera del arroyo, cuando vieron como dos cuerpos eran arrastrados por un caballo que galopaba desesperado. Sin duda eran dos de los soldados. Ese pequeño resquicio de duda fue aprovechado por Nahuel y Lebián que con gran puntería le acertaron a los cuellos de los caballos dos pequeñas flechas. Eso que puede provocar una seria herida a un ser humano apenas es una molestia para un caballo, la suficiente para hacerlo corcovear y arrojar a sus jinetes al suelo. Así los cuatro cayeron al piso rodando varias varas, las suficientes como para que Mailén les quitara los fusiles y como ella no sabía usarlos los arrojó hacia el arroyo.

    Un hecho fue un contratiempo para Mailén. Jazmín y Guillermito que ya habían visto como los soldados tratan a los indios, pensaron que la matarían por lo que comenzaron a llorar a los gritos.


    Uno de los hombres, aunque suponía que estaba en la mira de los fusiles escondidos en la pastura, corrió, puñal en mano, a hacerle frente a Mailén, y ya sabía por experiencia que esa india, algo retacona, no sería fácil de vencer.

    Pues bien. El teniente pensó que, si pudieron engañar el olfato del indio de Coliqueo, probablemente hubiera más indios dispuestos a guerrear, por lo que hizo sonar su silbato para reunir su tropa y planear una estrategia de guerra. Estaba pensando a cuantos soldados podría sacrificar, cuando una certera flecha cayó a los pies de su caballo portando, al parecer, un mensaje. Eso lo turbó aún más, ¿Quién podría haber escrito tal mensaje? ¿O sería una estratagema para que se baje del caballo? Así que, alejándose una cuadra de la flecha, le ordenó a uno de los soldados, que se la trajera. Al desplegarla no podía salir de su sorpresa, escrito con una hermosa caligrafía:

    – Teniente: si quiere seguir viviendo entregue a Pizarro. Mailén”

    Como sabía que lo observaban sólo levantó los brazos con intenciones de ordenar el ataque, pero se contuvo al darse cuenta que no sabía dónde estaban los supuestos blancos. Y esto hizo que Pizarro se arrojará de su caballo para matar a Mailén a los gritos de:

    – Yo pensaba hacerte una hija para poderla violar, pero como alguien se me adelantó lo voy a hacer con esa cosa que grita.

    Al capitán le resultó peligroso que sus soldados se dispersaran sin ningún orden, pero antes de dar ninguna orden cuatro de sus soldados caían a tierra de sus caballos con las certeras boleadoras de Nahuel y Lebián que obligaban a los soldados a abandonar a sus caballos. De modo que, al cabo de un minuto, todos los caballos menos uno, estaban liados y los soldados de a pie.

    La intención era simple, con sus ojos a sólo unos palmos del piso ni él ni sus soldados podían saber dónde estaban sus enemigos. Y mientras tanto, Mailén mostrando una osadía rayana a la locura, esperaba que su padre la atacara.

    De pronto una jugada que el teniente no esperaba. Maitén ordenó soltar a los soldados cautivos con la finalidad de confundirlo por su buena voluntad. Los soldados corrieron campo traviesa, pero en lugar de sumarse siguieron hacia el fortín, mientras Pizarro, por cobardes, les disparaba sin lograr acertarles. Luego de tal acción sólo quedaban en la zona el teniente, Pizarro y un soldado herido.

    Enojado y harto por semejante furia irracional el teniente le dijo.

    – Bueno, infeliz, arreglatelás solo

    La respuesta fue inmediata, Pizarro le disparó un tiro que pasó a sólo un palmo de su frente, siendo algo con lo que nadie contaba.

    De pronto el escenario cambió por completo. Quien sostenía un puñal no eran las diestras Mailén o Maitén, o al menos los varones. Sino la frágil Patricia.

    – Y, vos, ¿Quién sos?; gritó Pizarro.

    – ¡Ya te vas a enterar!; le respondió Patricia.

    Pizarro que, a causa de su propia furia asesina, había hecho que casi todos los soldados huyeran, no por cobardía sino por darse cuenta que esta batalla no era la suya, se encontraba en franca minoría, por lo que meditó que debía huir de allí, al mismo tiempo que Nahuel y Lebián subían a un caballo al soldado herido y dándole una palmada este enfiló hacia el fortín. Pizarro reculó sin dejar de observar como esa esmirriada lo seguía sin correr, pero a paso firme. Diez minutos más tarde el soldado llegó al fortín con una noticia que ya todos sabían.

    En cuanto Pizarro llegó al fortín contó su versión: Una veintena de indios armados con fusiles venían al fortín para atacarlo. Lamentablemente sólo quedaban 4 soldados dispuestos a la lucha, los que habían sido castigados por Mailén, el resto optó por observar el espectáculo. De pronto y a causa del repentino pánico, la pequeña turba del fortín echó a Pizarro al desierto.

    A todo esto, los fusileros, firmes en sus puestos, vieron un espectáculo que los turbaba. Una joven mujer, puñal en mano, amenazaba a Pizarro quien trató y convenció al resto sobre el inminente ataque al fortín.

    – Quedate solo, asesino; gritaba un soldado herido.

    Y sin advertirlo Patricia ya estaba a su par.

    – ¿Quién sos? Le gritaba Pizarro a Patricia.

    – Soy la hija del teniente Guillermo Mc Clusey, a quien vos mataste”

    – ¡Ja, ja, ja! ¡Una asquerosa india con nombre irlandés!. Con razón dicen que los irlandeses son los indios del Reino Unido

    Por primera vez Patricia tuvo miedo de morir, pero la memoria de su padre lo ameritaba. Por lo que siguió haciendo que su puñal dibujara en el aire hasta que se abalanzó sobre Pizarro, pero este se esquivó lanzando un puñal que se clavó en el muslo de la muchacha.

    Mailén intervino rápida como una liebre y, antes que Pizarro le pudiera hundir una segunda puñalada a su hermana, ella se arrojó sobre el fuerte brazo derecho del soldado y tomándoselo con ambas manos logró desviárselo haciendo lo que no se proponía, que el puñal se le clavara en el muslo izquierdo, y antes que el grito de Pizarro se acallara Patricia hizo lo propio en el mismo muslo.

    – Hijas de perra. Gritó el soldado quien, con dos puñaladas, dolorosas pero poco profundas, se incorporó buscando más pelea.

    – ¿Intervenimos?; preguntó un soldado, a lo que el capitán luego de haber visto lo que vio contestó:

    – Creo que si lo matan, no sólo se hacen un bien ellos sino a nosotros”

    Mailén retiró a Patricia fuera del alcance del puñal de Pizarro y sólo lo miró y lo escupió.

    Maitén les ordenó con fuerte voz, no sólo para que la escuchen sus hijas sino el fortín.

    – ¡Pelea justa!

    – ¡Pelea justa!; le respondió una voz femenina desde el fortín

    Así, sin rematarlo, Maitén tirándoles de los pelos se llevó a sus hijas del lugar mientras el fortín se negaba a abrirle las puertas al soldado herido, ante la posibilidad, inexistente, de que otros indios estuviesen esperando esa oportunidad.


    Y allí quedó Pizarro, desangrándose lentamente, mientras las cinco mujeres del fortín, también víctimas de sus atroces golpizas, lo observaron hasta que expiró y se lo comenzaron a comer los cuises del desierto.

    Las venganzas de las tres mujeres: Maitén por haber sido violada a los 11 años, Mailén por haber sido violada y Patricia por la muerte de su padre; fueron consumadas.




    Capítulo 10: De polleras multicolor, cartas, runas y un espantapájaros


    Sin poder hacer nada más, debido a la herida en el muslo de Patricia, el grupo ranquel abandono la zona del fortín en busca de alguien que supiera algo de heridas. Mailén ya había visto como una simple herida hacía que el enfermo comenzara con fiebre, incluso que los músculos se le tensaran tanto que los huesos llegaban a quebrarse y a los pocos días muriera.

    Mailén sabía que su amigo, el maestro, podía ayudarlas, pero se encontraba a tres días de caballo de allí, así que luego de mucho pensar se acordó de la familia gitana. Ella vio como los gitanos se ganaban la vida no sólo vendiendo cosas aquí y allá sino distintos frascos a los que les llamaban elixir de la vida. Por supuesto que Mailén sabía que la verdadera magia no existía, pero hacía ellos fueron.

    Llegaron luego de terribles 12 horas de cabalgar, terribles por los dolores que ya tenía Patricia. Al bajarla su vestido de vivos colores quedaba opacado por el de las gitanas. Patricia llegó más parecida a un espantapájaros que a un ser humano.

    Allí estaban todos. Los padres Pedro y Maira, su hijo Manuel y sus seis hijas Dolores, Paloma, Ángela, Magdalena, Lucía y Rocío.

    Maira hizo que acostaran a Patricia dentro del carromato y la desnudaran. Como notó que tenía mucha fiebre le pidió a Manuel que fuera a buscar abundante agua al arroyo para sumergirla en una vasija grande y larga que ellos llamaban bañera y luego de unos minutos la volvieron a sacar para acostarla en un camastro a la sombra de un ombú, que era donde vivían.

    Lo más difícil venía ahora. Maira pidió que la sujetaran porque eso le dolería mucho y no tenía lo que en Europa llamaban éter u opio para adormecerla. Así mientras Maitén le sostenía la cabeza; Mailén la pierna derecha herida y Manuel la otra, y Nahuel y Lebián un brazo cada uno, Maira comenzó a pasarle un cepillo con energía. El dolor era tan intenso que Patricia primero los mandó a todos con Gualicho y todavía faltaba lo peor, Maira le puso sal y luego volcó esa bebida que ellos tomaban que se llamaba whisky, bebida muy rica, aromática y con mucho alcohol. Nahuel preguntó si estaban emborrachando a algún dios de Europa, pero José le respondió que era para matar, de ser posible a los microbios. De todos los ranqueles las únicas que conocían lo que eran los microbios eran Mailén y Patricia, el resto creyó que eran demonios.

    Finalmente, Maira luego de haber cepillado bien la herida y hecho sangrar varias veces para, según decía, arrastras a los microbios, la vendó con trapos muy blancos y muy limpios.


    Manuel, aunque europeo trashumante y por lo tanto conocedor de muchas mujeres hermosas quedó sorprendido de la increíble belleza de Patricia a quien no había visto nunca. Así que cuando ella dormía, él se acercaba con sus dedos largos y huesudos y le acariciaba suavemente el cabello rojo como una tarde húmeda de primavera, hasta que una tarde no lo soportó más y se acercó a ella para darle un beso. Sin embargo, ese movimiento hizo que el catre se moviera y la pierna enferma de Patricia le doliera, por lo que ella se despertó súbitamente. Manuel nunca había besado a una mujer grande, eso le parecía Patricia, de modo que cuando Patricia abrió sus enormes ojos verdes, él se asustó y salió corriendo hacia el arroyo.

    A todo esto, los silenciosos y tímidos, Nahuel y Lebián, a quienes habían mandado a cuidar a Jazmín y Guillermito, pasaban el día con Lucía y Rocío quienes ya andaban por los 8 y 9 años. Los hermanitos veían a las nenas con simpatía, pero no se animaban a nada, por lo que fueron ellas quienes tomaron la iniciativa. Se alejaron unas varas del carromato y acercándoles los labios en forma de trompita les dieron sendos besos, y esa fue la primera vez que Lebián besó a una chica, y Nahuel lo acompañó. Lo que ellos no contaban era que Jazmín de 6 y su primo Guillermito de 9 por imitarlos hicieron lo mismo. Pero eso nunca se lo contaron a sus hermanas.


    Mailén, que estaba de nuevo visitando a la familia gitana, vio como éstos se sorprendían al ver a un personaje que, si bien sabían de su existencia, pensaron que los relatos se quedaban cortos: un gaucho.

    El hombre, solitario por naturaleza, ya que solían juntarse ya mayores, se apeó del caballo y comenzó con paciencia la construcción de un rancho que le llevaría, según él, unos tres meses de trabajo. Sin embargo, Mailén, que ya había visto otros, se sorprendió de que este rancho tuviera su puerta de entrada apuntando al este, ya que la solían orientar hacia el sur y no era posible que un gaucho estuviera desorientado. Luego de interrogarlo la respuesta fue simple, se venía el Pampero con gran cantidad de lluvias.

    Los gitanos quisieron saber si eso era importante y el gaucho sin esperar la intervención de la indiecita les contó que cuando el Pampero viene con lluvias, ya que también puede venir seco y por ende traer incendio de pastos altos, trae consigo inundaciones. Por supuesto que le preguntaron porque construía su casa hecha de adobe si sabía que venían inundaciones. La respuesta era simple. A pesar de que la llanura parecía igual por todas partes en algunas de ellas la tierra formaba lomas de algunas pocas varas de altura por lo que esperaba que el agua discurriera por otros lados, ya que de no hacerlo se llevaría hombres, casas y animales.


    Aunque Mailén ya había escuchado sobre la resurrección de Mamaquilla, es decir la madre Luna, una antigua costumbre inca durante los eclipses, la cual consistía en hacer mucho ruido con los morteros al macerar el maíz, pues creían que la luna los podía escuchar, y así despertarla de su negro sueño, no estaba preparada para lo que esa noche sucedería.

    Desde varias noches atrás se podía ver nítidamente, gracias a la profunda oscuridad de La Pampa cuando hay luna nueva, como una estrella se iba agrandando hasta que finalmente un jueves por la tarde cayó sobre la inmensidad pampeana.

    Como se pudo ver claramente desde todos lados, el meteoro para unos, o pedazo de cielo para la mayoría, cayó causando gran destrucción incendiando incluso el follaje de 1 ombú, muy extraño ya que ni la madera ni las hojas de estos se pueden prender fuego. El resplandor, luego del impacto, se podía apreciar desde varias leguas y hacia allí fueron un nutrido número de curiosos. Mailén, aún no sabe por qué, se quedó a una legua, distancia que no le permitía saber qué fue lo que cayó, pero sí ver la luminiscencia azul que el objeto desprendía.

    Con el correr de los días se pudo observar como la luz del objeto decrecía hasta que finalmente quedó oscuro. El objeto, que tenía la forma de un huevo de ñandú, estaba enterrado en su mayor parte, su altura era la de un niño. Dado que Mailén era una joven de apenas de 16 años no fue escuchada, algo había en ese objeto que a ella no le gustaba y la razón la asistió cuando un par de indios, que lo tocaron aparecieron con extrañas quemaduras por toda la piel. Incluso alguno quiso levantar un pequeño trozo y no pudo de tan pesado que era.

    Muchos años después Mailén supo que el objeto se componía de Uranio. Esa era la razón de su peso y porque un año después de haber caído se hundió en el blando humus pampeano. También supo que el objeto pudo haber estallado de tal forma que hubiera hecho desaparecer a La Pampa. Pero en esos tiempos muy pocos, incluidos los Huincas, conocían el poder destructivo del Uranio.




    Capítulo 11: Breve historia de un asesino


    Si bien la mayoría de los sujetos de a pie que aparecían por La Pampa eran gente pacífica, a veces asomaba la nariz uno que otro asesino. Este fue el caso de John Hilton. Un norteamericano que huía de su país a causa de su sentencia muerte en la horca. Había asesinado, por pura diversión, a una treintena de hombres, mujeres y niños, todos ellos exclusivamente negros, indios o chinos, a los que no consideraba personas. Así, al apearse con sus dos pistolas en medio de La Pampa, esperaba que la suerte, en un país en que la justicia no tenía patíbulo alguno, le diera la oportunidad de encontrarse con algún integrante de esas razas inferiores para poder seguir divirtiéndose.

    Cabalgando a la deriva, como era su costumbre, divisó un pequeño y miserable rancho que disfrutaba de la sombra de un grupo de álamos. Al llegar a él vio a un negro que junto a una niña estaba asando un par de conejos. El negro, un hombre bonachón, lo invitó a comer, cosa que hizo. Pero al terminar la cena y sin ningún aviso, desenfundó una de sus pistolas y le atravesó la frente de un tiro. La nena intentó huir, pero pronto le dio caza pues con ella haría algo especial, la colgó de uno de los álamos y usando su látigo de cuero trenzado la azotó hasta desollarla viva dejando que su hermosa piel negra mostraba el rosa del descarne, la pequeña no soportó más que unos 10 latigazos y decepcionado de que el espectáculo durara tan poco acribilló su cuerpito a balazos y se retiró sin ningún remordimiento. Después de todo sólo era una negra.

    Cambiando la leña del fuego que despedía muy poco humo, usó otra que lo hacía en forma espesa. Esto hizo que media hora después llegara una partida de indios. En este caso, escondido dentro del ranchito, comenzó a disparar siendo su puntería tan certera que con sólo 6 balas mató a los cuatro indios.

    Envalentonado por la suerte, ya que nunca había podido matar a 6 personas en un mismo día, Hilton, luego de un descanso de dos días, salió a buscar una nueva víctima. En esta ocasión, debido a la enorme extensión del desierto, esta se hizo esperar, sin embargo, no fue cualquiera.

    Machén, como era su costumbre, salía a merodear la zona cercana a su toldería, en busca de alguna pieza que cazar. Debido al calor de enero, no era inusual que los pastos se prendiesen fuego. Aunque muy pocas personas lo habían visto, él por su espíritu observador, sí. Se trataba del rayo de sol. Esto, que para un huinca era incomprensible, se trataba de un extraño efecto atmosférico. Aunque en el cielo no existiera ni una sola nube, de pronto caía un rayo que prendía fuego los pastos ya resecos por el sol y, en consecuencia, debido al gran calor, convertir a los pastos en una enorme bola de fuego. Aunque Machén, como indio analfabeto que era, no supiera nada de electricidad electroestática, sí sabía que cuando los pelos de sus brazos se levantaban de su piel, sea bajo una tormenta o, como ahora, bajo una aparente absoluta sequedad, que el rayo estaba por caer bien cerca de él y por lo tanto se debía arrojar furiosamente al suelo.

    Sin embargo, la primera detonación que escuchó fue la de una de las pistolas de Hilton, quien, al verlo solo en la inmensidad, aprovechó la ocasión para matarlo. Machén sintió como que una flecha le atravesara el muslo derecho y se arrojó al suelo, con la leve esperanza de que la cortina provocada por el calor que difuminaba los objetos, mimetizara su cuerpo con el pasto.

    Maitén, que estaba lavando ropa en el jagüel, también escuchó el disparo, así que montó una yegua y salió hacia donde éste había sonado.

    A pesar de los deseos de Machén, Hilton lo encontró pronto, y sin darle ninguna oportunidad le disparó seis veces, y como si del despegar de su alma se tratase, el demorado rayo cayó en la soledad de La Pampa, convirtiendo el pasto seco en una vorágine de fuego, de tal forma que incluso un asesino como Hilton entró en pánico y, perseguido por las llamas, huyera despavorido.

    Maitén pudo escuchar los disparos perfectamente, y a contrapelo de ser la próxima víctima salió en busca de su padre. Una de las cosas que cualquiera sabe en el desierto, es que el pasto se quema muy rápidamente convirtiendo el amarillo pasto en una superficie negra y cenicienta. Por eso Maitén encontró rápidamente el cuerpo exánime y carbonizado de su padre, y allí mismo se juró que no terminaría ese día sin que el asesino pague su crimen. Lo que ella no sabía, cuando salió a buscarlo, era que Hilton también había sido víctima del fuego.

    La búsqueda no duró mucho, no sólo por la sencilla razón de que ambos se buscaban, sino porque el cuerpo de Hilton emanaba un fuerte olor a carne asada. Así cuando un sol de furioso rojo se estaba poniendo en el horizonte, ambos estuvieron frente a frente. Hilton pensó que con su sola presencia Maitén huiría del lugar por lo que ni siquiera pensó en ubicar a su caballo en busca de más municiones. Aunque quemado en buena parte de su cuerpo, sus quemaduras no eran de gravedad, por lo que, estando Maitén a sólo tres metros, sacó su puñal para terminar con ella, a lo cual ella respondió del mismo modo.

    Ambos sabían que sólo uno vería un nuevo día. Sorpresivamente Maitén con la idea de poder saborear mejor su victoria, se acercó aún más a Hilton que hacía figuras en el aire con su puñal. En un salto, Maitén tomó las muñecas de Hilton, con la finalidad de eliminar el peligro de la filosa hoja. Hilton trastabilló y cayó de espaldas al suelo, lo que lo hizo bramar de dolor, como reacción le tiró una puñalada con la intención de atravesarle los intestinos, pero como Maitén dio un salto hacia atrás sólo le rozó la entrepierna haciéndole un corte transversal en ambas piernas. Maitén sabía el principal punto débil de su oponente, sus quemaduras, así que su primera acción de ataque fue clavarle las uñas en la espalda y rasguñársela. Aunque el primer impulso del yanqui fue el grito, lo reprimió para sacar un furioso golpe de puño que dio de lleno en el pómulo de la india. La respuesta fueron dos violentos rodillazos el primero en los testículos, y cuando el hombre reculó, otro en la boca del estómago. Así Hilton, sin respiración, apretó de nuevo la empuñadura de su puñal para volver a intentar apuñalarla, cuando un nuevo rodillazo le partió la nariz haciéndole saltar varios dientes. Esto lo hizo entrar en una furia asesina que lo determinó a acabar de una vez a la india, entonces se abalanzó sobre ella, pero ésta se esquivó por lo que aquel terminó en el suelo. La aparente desventaja de Maitén de no tener puñal no la amilanó en ningún momento así que cuando Hilton se dio vuelta le pegó una patada que dio de lleno en la laringe destrozándosela. Hilton ya no pudo respirar por lo que sólo pudo asistir a como Maitén con un método feroz le iba quebrando una a una todas las costillas a patadas.

    Allí terminó la aventura de John Hilton. Maitén apenas con un corte en sus piernas.




    Capítulo 12: De rezos, ángeles, duendes y hadas ranqueles


    Juan era un joven seminarista que terminó siendo echado por hereje. Así que, como muchos otros, salió al desierto a predicar.

    Su espíritu evangélico duro mucho menos que un cirio pascual, cuando un amanecer en que tocaba su flauta vio acercarse a dos mujeres que en su delirio místico confundió con ángeles. Una era pelirroja de ojos profundamente verdes, la otra de piel cobriza de pelo y ojos oscuros. Por supuesto que de ninguna manera pudo suponer que eran medio hermanas, una vestida con prendas de vivos colores, la otra con simple vestido de tela de sarga, chaqueta y pollera, que había podido comprarle a un tendero trashumante. Claro que se trataba de Patricia y Mailén a quienes muy pocas veces se las veía juntas.

    Mailén, que odiaba a los huincas, pero que no podía negar su media sangre, se acercó al joven para conocerlo, quien seguía tocando su flauta como si con ello pudiera obtener las gracias del cielo, tanto era el miedo que le inspiraba el, para él, bello y recio cuerpo de la india. Los fuertes perfumes de mujer de las hermanas turbaba al muchacho quien al no vestir hábito no podía evitar que se viera por debajo de su pantalón militar, que le habían obsequiado los soldados del fuerte, su enorme excitación.

    Mailén le preguntó si conocía a un tal Juan Carlos Robles. El joven como era la primera vez que estaba en el desierto no entendió las palabras cruzadas de castellano y ranquel, pero la india, acostumbrada, le volvió a repetir la pregunta en forma pausada.

    El joven, aunque no estaba seguro, le respondió que sí. Que lo había visto ayudando a un maestro a construir una pobre escuela a unas diez leguas al norte de donde estaban. Mailén deseosa de volverse a encontrar con el único hombre que amaba, lo dejó con la palabra en la boca.

    Cuando Mailén llegó, Juan Carlos sólo le preguntó si alguna vez pensaba vestirse. Ya que, aunque Mailén no lo supiera le habían vendido sólo ropa interior. Y por primera vez en su vida Mailén, no sólo sintió pudor, sino que se hizo el propósito de conseguir un vestido algo más cristiano. En realidad, Juan Carlos estaba celoso que Mailén hubiera estado, aunque nadie se lo hubiera dicho, con tantos hombres mientras que él apenas con una media docena de mujeres una mulata, dos indias, dos prostitutas, una polaca y la otra china, y la que su familia deseaba que fuera su esposa, una porteña emparentada con la familia de San Martín. Por ese motivo, con algo de ingenuidad, ideó un castigo para Mailén. A tal fin la invitó a ir a un arroyo algo alejado de la escuela. Donde le haría pagar tantos celos que le había hecho pasar.

    Mailén decidió que por primera vez dejaría que Juan Carlos hiciese con ella lo que quisiera. Así Juan Carlos la tomó con suavidad y cuando Mailén daba síntomas de acercarse a un orgasmo le volcó las rodillas hacia la cara comenzó a libarla como una abeja a una flor. Así Mailén que siempre era tomada con energía tuvo un violento orgasmo sólo a causa de la dulzura de Juan Carlos.

    Mailén no comprendía porque al volver a la sombra de la alameda donde estaba funcionando la escuelita todo le daba vueltas, quizá fuera, pensó, porque por primera vez le habían hecho el amor tal como supo años más tarde lo llamaban los ingleses.

    Era el mediodía y Roberto, el maestro, había hecho unas liebres asadas. Allí éste le mostró a Mailén algo que para ella sería un tesoro de por vida. Mailén debido a su vida salvaje en el desierto, desde aquella oportunidad en que el orgulloso maestro le entregó un papel en el cual decía que había cumplido con el ciclo primario, título que en aquellos tiempos constaba de cosas muy distintas de las que luego, bajo el gobierno de Sarmiento, serían enseñadas, Mailén no había tenido la oportunidad de volver a leer. Por lo cual esa docena de libros no sólo le llamaron la atención, sino que le cambiaron la vida. El pequeño catálogo estaba compuesto por El Quijote de Miguel Cervantes de Saavedra, Frankenstein de Mary Shelley, quizá una de las pocas copias en castellano en el país; El Decamerón de Bocaccio; Las Mil y Una Noches, un anónimo árabe; Romeo y Julieta de William Shakespeare; La Ilíada de Homero, Fausto de Göethe, Las Tragedias de Sófocles, Poemas de Catulo, un extraño libro de letra muy pequeña con la obra completa de Sor Juana Inés de la Cruz, La República de Platón y varias comedias de Plauto.

    Mailén, ansiosa, no terminó de comer y se retiró con la bolsa de libros para sentarse en un tronco a la sombra de un ombú y comenzar a leer. Desde la improvisada mesa Roberto le gritó que comenzara por Antígona y Romeo y Julieta, los cuales sabía que los leería en un par de horas al cabo de las cuales volvería con un montón de preguntas. Además, le recomendó que, entre libro y libro, los que ahora serían extensos, dejara pasar unos días para poder meditarlos

    Mailén que no sólo sabía leer con rapidez, sino que tenía una memoria prodigiosa sólo tardó en leer la Ilíada de Homero en un día, trayéndole el problema a Roberto para que le explicara quienes eran todas personas y donde habitaban esos dioses. Roberto tardó en hacerle entender que todos eran producto de la imaginación de Homero. De allí a la iluminación de Mailén pasaron apenas unos minutos. Ahora estaba segura que, si esos dioses sólo eran pura imaginación de alguien, de la misma forma los dioses cristianos y sus propios dioses también lo eran, incluso los dioses ranqueles a quienes les pedía por mejor vida. Sin embargo, logró admirar a esos personajes.

    Desde aquella vez en que se habían tenido que enfrentar con Pizarro, que Patricia no la veía a Mailén y desde entonces estuvo turbada. ¿No merecía, acaso, la muerte ese hombre? Necesitaba hablar con Mailén. Y luego de mucho cabalgar por los sitios donde se la podría encontrar, por fin, la halló en la escuelita. Mailén se hallaba absorta en la lectura de tal manera que parecía que estuviera del otro lado de las amarillas páginas de los gruesos libros. Tal concentración le llamó la atención a Patricia que le preguntó el motivo. Mailén en lugar de alguna respuesta de palabra la llevó directamente a la fuente, Roberto, para que este le enseñase esa nueva forma de leer.

    – Después de todo, no es posible que una pelirroja de ojos verdes no sepa de sus antepasados europeos; le dijo

    Sin que hubiera pasado una hora, Roberto ya estaba enseñándole los mismos libros a Patricia.


    Al mes siguiente Mailén llegó hasta Roberto para confesarle que se hallaba confundida. No había podido entender cabalmente todo lo que había leído.

    Roberto, sonriendo, le dijo: “No te preocupes, muy pocas personas logran hacerlo. Sin embargo, yo que no soy adivino, creo que con el tiempo lo podrás hacer…” y haciendo una larga pausa para que Mailén se intrigue aún más “…Juanita”

    – ¿Por qué Juanita? Preguntó Mailén.

    – Por Sor Juana una de las mujeres más inteligentes que nació en América, sino la más.

    Mailén estuvo de acuerdo, especialmente por eso “solamente lo que toco veo”.


    Luego del incidente del fortín, éste recibió la visita de un personaje a quien Mailén sólo conocía de oídas, el coronel o capitán, no lo sabía bien, Lucio Victorio Mansilla. Quien se preparaba para irse a una guerra contra los guaraníes o los paraguayos, tampoco lo sabía bien. Pero luego de pensarlo un poco se dijo:” No, si no está en guerra con los ranqueles, ¿Por qué habría de estarlo con los guaraníes?”

    Como joven oficial lo habían enviado a recorrer los fortines de la zona de San Luis de donde llegaban alarmantes noticias de gran desorden. A Mansilla, pero no así a sus superiores, no le preocupaba el comercio con los indios, pero sí los hechos de violencia que ponían en riesgo la frágil paz con ellos, previendo que una excusa siempre es bienvenida para la guerra. No hacía mucho que la debacle había hecho que Don Manuel de Rosas se tuviera que exiliar en Londres, poniendo fin a una larga y productiva paz con todas las naciones indígenas. Paz sostenida, claro con el sable y el cañón, que él no había usado. Así que el hecho más relevante era su salvoconducto para que Charles Darwin pudiera visitar algunas tolderías como parte de su viaje a bordo del Beagle.


    Mansilla envió a un soldado hasta las tolderías de Rosas, pero al no hallarla volvió sin más. Sin embargo, alguien le sugirió que quizá estuviese en una escuela a sólo unas diez leguas, y allí el soldado la encontró. Aunque Mailén tenía una gran desconfianza, con él fue.

    El encuentro fue memorable, al menos para ellos. Es cierto que no figura en ningún libro, pero Mansilla se sorprendió de la belleza de Mailén quien ahora vestía algo así como una camisa y una pollera. Y una nena de unos 3 años que era igual a ella.

    La primer pregunta de Mansilla fue a boca de jarro:

    – ¿A cuántos soldados mataste?

    – Por ahora, sólo a uno, mi padre.

    Mansilla pudo escuchar como desde el fortín alguien gritó

    – Se lo tenía merecido.

    Sin embargo, como no se mata a un padre todos los días, Mansilla pidió detalles los que Mailén hizo en pocas palabras.

    Mansilla la invitó a comer dentro del fortín, pero Mailén, teniendo en cuenta lo que había sufrido dentro de uno de ellos, se negó.

    – Te tengo un trabajito. ¿Querés llevar a todos los chicos de la toldería a vacunar a Córdoba?

    Mailén, que había escuchado algo de eso, aceptó, aunque se preguntaba porque habría de ir tan lejos.

    – ¿Y porque no lo hacés vos? Preguntó Mailén no por negarse sino por saberlo.

    Todos sabían que entre Mansilla y el cacique Rosas había una extraña relación, casi familiar. Mansilla era sobrino de Don Juan Manuel y Mariano, merced al haber sido alguna vez capturado por los soldados de Rosas y haber estado algún tiempo, forzado más bien preso, su ahijado. Así que para los cristianos era Mariano Rosas, pero para los ranqueles Panquitruz Gené. Es decir, Mailén y unos cuantos, los nombraban de acuerdo con quien hablaban.

    – Es que por ahora las cosas no están bien, pero quien te dice que algún día, ¿No?

    Mansilla que le vio la mirada le contó:

    – Porque sólo en las grandes ciudades se dan las condiciones para hacer y conservar las vacunas.


    Mansilla de mente abierta, sabiendo que cuando Mailén estaba en las tolderías era una capitaneja respetada, se preguntó si alguna vez ella sería cacique. Sin embargo, recordando, no tenía memoria de que alguna vez en América alguna mujer hubiera tenido tal honor. Ni los Incas cuyos soberanos eran, como también lo acostumbran los egipcios, hermano y hermana, dejaban descansar en ellas el poder. Así mientras que en los viejos mundos había reinas, princesas o emperatrices, en América sólo consortes o confidentes. Estaba claro que, aunque para él sería una buena cosa, por ahora ninguna mujer sería cacique de tribu alguna, o presidente para el caso de los cristianos. Pero vaya a saber lo que el futuro se traiga. ¿Acaso Isabel no tenía más poder que Fernando?

    Así Mailén salió para recoger unos 50 niños de las tolderías de los 500 para los que estaban previstas las vacunas. Es decir, Mailén tuvo que hacer 10 viajes donde pudo, a contrapelo de la buena voluntad de Mansilla, comprobar el desprecio que los cordobeses sentían por los indios. Pero teniendo en cuenta lo importante de la encomienda cerró su boca.

    Durante uno de sus viajes Mailén se cruzó con un soldado que llevaba un regalo, según éste dijo, para algunos capitanejos de Baigorrita, eso teniendo en cuenta el desprecio que había vivido le llamó la atención, pero siguió viaje.

    El resultado fue que una terrible epidemia de viruela negra mató a 200 indios del cacique Baigorrita y si no lo hizo con él fue debido a él mismo había estado al borde de la muerte y ahora estaba inmunizado, palabra que Mailén a pesar de ser una gran lectora aún no conocía.

    Tanta rabia tenía que fue a increparlo al mismo Mansilla. Éste le tuvo que contar que no era la primera vez que eso se usaba como arma de guerra. Le contó, por ejemplo, como Hernán Cortés pudo conquistar México a causa de una epidemia que mató al mismísimo Moctezuma, como en la edad media arrojaban pedazos de muertos de alguna peste a las ciudades sitiadas.


    Un nuevo personaje vino a aparecerse por el desierto y como si, por compensación a la muerte de Pizarro se tratara, era tan siniestro como éste. El individuo que se llamaba Alfonso Hernández era la cuarta generación de prósperos comerciantes porteños. Su bisabuelo había luchado por los realistas durante toda la guerra de la independencia, sin embargo, debido a la necesidad económica este hecho le fue perdonado. Su abuelo había trabajado con Bernardino Rivadavia y se había beneficiado comprando bonos de la famosa enfiteusis a muy bajo precio. Su padre había entablado relaciones comerciales con Rosas quien no le perdonaba el pasado realista a la familia, pero sin embargo por ser muy hábil para los negocios lo puso en la administración de sus saladeros. Hay quienes dicen, pero nadie lo puede confirmar, que tuvo un papel fundamental en la apropiación inglesa de las Islas Malvinas. Así con semejante prosapia, este hombruno, venía a tomar posesión de lo que, según él decía, le pertenecía, casi toda la Pampa.

    El citado hombre no se vino sólo sino con una buena cantidad de personal, entre los que se contaban unos 50 soldados propios. Número importante si se tiene en cuenta que los fortines casi nunca pasaban de unos 25 hombres.

    Y si lo nombramos en este lugar es porque era un experto en las malas artes guerreras. Y como tal su primera acción fue hacerle llegar una carta a los principales caciques que se encontraban, del fortín que estaba haciendo construir, a unas 150 leguas. La carta era sumamente lacónica. Les decía que se fueran de sus propiedades hacia Chile. En verdad, aquí se abriría un debate político mucho más adelante. Por un lado, él tenía en su poder documentos firmados por Rivadavia que efectivamente lo hacían dueño de lo que decía, pero por el otro ni siquiera el hábil negociador que era Rosas nunca lo refrendó. Por lo que se habría una dicotomía jurídica.

    Por supuesto que las cartas, aunque tenían escritas las palabras que él quería, llevaban como si de Caballos de Troya se tratasen, otra cosa que ya conocemos: el terrible virus de la viruela negra, método que no por repetido seguía siendo practicado con éxito. Por suerte en este caso por el simple hecho de que el único que sabía leer era un tal Pérez, un cristiano amancebado con una india que habiendo sido soldado sabía leer y escribir, y por lo tanto leyó la carta y como buen sabedor de las verdaderas intenciones la quemó de inmediato. Y en cuanto al resto de los destinatarios no la recibieron por la simple razón de que nadie sabía leer. Es decir, el atentado de Hernández quedó en la nada.

    Este hecho lo enfureció tomando decisiones más drásticas. La primera de ellas el secuestro. Lo que pretendía era romper la frágil tregua en que el ejército se encontraba. Le sonaba muy mal la actitud ambigua que hallaba entre los soldados de los fortines, aunque entendía sus razones. Los indios la más de las veces comerciaban vendiendo cueros de toda clase a precio vil a cambio de tabaco, alcohol, especias, café o azúcar. Rara vez se les vendía armas.

    Así que Hernández sacó a patrullar a sus irregulares hasta que encontraron a un grupo de 6 indios que pescaban a la orilla de un río. En virtud de la paz que transitoriamente reinaba los indios fueron con ellos. Al llegar al nuevo fortín Hernández ordenó algo que a sus propios soldados les pareció extraño, los hizo trasladar hasta sólo 10 leguas de la toldería de un cacique menor, y allí los hizo atar a sendas cruces a fin de que eso sirviera de escarmiento. Escarmiento que los soldados tampoco lo sabían. La cuestión era que allí los dejaron al desamparo de las fieras donde tras una agonía de 4 días los pobres murieron de sed.

    Y allí hubieran quedado por mucho tiempo a no ser que desde la toldería del cacique Luminel algo así como un sobrino de Painé y por lo tanto pariente del aún joven Mariano Rosas, se podían ver a los buitres volar alrededor de los cuerpos.


    Esto, que era una provocación, produjo un estado de asamblea entre la confederación ranquel, en la que primó la cordura por el informe de algunos de los espías de Baigorrita: Este individuo no era parte o mandadero del ejército. Por lo tanto, se debía tomar venganza de alguna forma que no repercutiera en las relaciones por demás frágiles con el ejército quien contaba con armas que los ranqueles no tenían.

    Bien era sabido que los ranqueles tenían pavor a casi todas las enfermedades, debido no sólo al viejo dicho de no tener defensas para ellas, sino al hecho de no tener ninguna clase de medicamentos, salvo claro, sus remedios ancestrales a base de yuyos, algunos de los cuales eran realmente efectivos para algunas enfermedades.

    Sin embargo, a causa de haberla sufrido durante miles de años había una enfermedad que hacía menos estragos entre los indios que entre los cristianos: la sífilis. Así que Baigorrita contraatacó.


    En una de sus tantas salidas, los irregulares de Hernández cercaron a un grupo de indias jóvenes y hermosas, que estaban lavando ropa en un jagüel cercano al toldo de Baigorrita y tomados por lujuria en lugar de llevarlas cautivas tuvieron sexo con ellas. Aquí vale la aclaración de la palabra “hermosas” ya que para los huincas no todas las ranqueles eran hermosas y por lo tanto atractivas como lo eran estas 12. Así que, como ya se dijo, el grupo de unos 50 soldados salía a frecuentar a las indias en número de 10. Y así lo siguieron haciendo sin preguntarse porque las indias no desaparecían, hasta que la verdad se presentó con su cara de hereje: las indias enviadas por Baigorrita estaban infectadas de sífilis, y lo que para ellas era una larga y crónica enfermedad que las haría morir jóvenes, para los soldados fue una etapa aguda.

    Al principio éstos trataron de ocultar la realidad a fin de que sus contratos con Hernández no fueran rotos, pero cuando los dolores comenzaron a ser agudos no pudieron esconderse. Para colmo, la enfermedad ya había sido propagada al resto del fortín, salvo a tres jóvenes mulatas que Hernández tenía como esclavas sexuales y que nadie se atrevía a tocar.

    Hernández hizo las cuentas. Despedir y contratar un nuevo contingente le costaría una buena cantidad de libras, única moneda que él reconocía, por lo que, atrincherándose con sus forzadas amantes, sólo esperó el final anunciado. De paso podía descontar de los sueldos a pagar una buena cantidad de paliativos, que sólo eran eso, sin ninguna posibilidad de remisión.

    Si la aventura hubiera constado de un intercambio sexual con las indias, Hernández los hubiera, de haber podido, mandado a fusilar. Pero ahora disfrutaba verlos morir de a poco. Esperaba que la afrenta de haberse unido a esa raza inferior fuese conocida por muchos otros fortines. Lo que no se puede saber es si los mismos soldados, antiguos confidentes de Hernández, sabían del regocijo de éste al verlos morir lenta y miserablemente.

    Los que saben en carne propia lo que esta o cualquier enfermedad venérea hace sufrir al enfermo, saben lo que significa estar obligado a montar un caballo. Los otrora fuertes jóvenes ahora devenidos en escuálidos fantasmas estaban obligados por Hernández a la patrulla diaria, de las cuales alguno, de vez en cuando no volvía. No había sido el enfrentamiento con los salvajes, ni el ataque final de la enfermedad, sino el suicidio, 12 de los soldados habían decidido terminar con sus sufrimientos disparándose un tiro de fusil por la boca.

    Los ranqueles, que sabían lo que en el fortín estaba pasando, tomaron cierta distancia para no verse involucrados. Sabían que Hernández no podía aducir que Baigorrita los había mandado a infectar por dos motivos, uno, que las indias no se aparecieron en el fortín en forma directa y la otra que ese mismo método, es decir, por medio de la viruela, era usada por los huincas. De modo que lo que sucedió fue obra del destino.


    Mailén hacía el recorrido entre la escuela y su toldo por un sendero conocido. Tanto que ella lo había bautizado, a la usanza cristiana, camino de los Ángeles. No porque Mailén creyera en ellos sino por los nombres de sus hermanos muertos en aquella desdichada tormenta, quienes, como ya dijimos, tenían nombres de ángeles cristianos pero sonaban a ranquel.

    Cuando cruzaba por ese sendero fue avistada por una partida de 10 de los irregulares de Hernández quienes, sin siquiera dar la voz de alto, comenzaron a disparar contra ella, quien rápida escondió su cuerpo detrás de Bucéfalo, su malacara, nombre de un caballo que ella, en sus recientes lecturas, sabía que se llamaba el de un tal Alejandro Magno. Por desgracia, Bucéfalo, no murió a causa de flechas o lanzas, sino de los 8 disparos de fusil que recibió en su flanco izquierdo, quedando su jinete indefensa y a pie.

    Mailén, luego de pensar en Jazmín y de quien se haría cargo de la nena si ella moría, sabía que si no actuaba rápido la próxima descarga haría blanco en su cuerpo, así que huyó a esconderse en un pajonal que tenía a menos de una cuadra. Si alguna vez pidió que sus pies tuvieran alas como los de Mercurio o Aquiles, esta fue la ocasión, pero, por supuesto, lo único que sus pies desnudos tuvieron fueron las gruesas espinas de espinal que se le cruzó en el camino antes de poder esconderse entre la paja brava.

    El dolor de sus pies sangrantes la invitaban a gritar y llorar, pero su orgullo ranquel le hizo tragarse las lágrimas. Allí esperó para ver que más pasaría. Al rato sintió como las patas de los caballos, quebrando el espinal, se acercaban, lentamente, a ella. De pronto, y sin saber qué otra cosa hacer, se acordó de las piedras que el maestro le había regalado. Así, comenzó a rasparlas bien cerca de una mata seca hasta que, finalmente, las chispas la prendieron fuego. Sin embargo, Mailén estaba aún muy lejos de la salida del laberinto que implica un pajonal de paja brava y cardos, así que no sabiendo si podría salir de él comenzó a caminar, lo más que le permitían las espesas y altas matas en sentido contrario a la leve brisa y a medida que el fuego aumentaba y avanzaba, no siempre en sentido del viento, sus piernas cansadas y sus pies heridos la llevaban hacia algún lado. Era la primera vez que caminaba sin saber si podría salir con vida de un pajonal.

    Los irregulares, aunque ya habían visto las llamas, se lanzaron hacia donde suponían estaba la ranquel. Primaba en ellos más el odio que el instinto de autoconservación. Así, enajenados, se lanzaron a cazarla, confiando que sus caballos los protegieran del fuego. Y, aunque ya parecía imposible, lograron salir del fuego, sus caballos horriblemente quemados y ellos sólo en sus piernas, debido a su pericia que les permitía cabalgar de pie sobre sus monturas.

    Mailén al ver esto, sin embargo, no se permitió entrar en pánico y siguió corriendo, hasta que su paso se vio interrumpido por una laguna pestilente, y aunque la razón le decía que la evitase, sus desesperados deseos de alejarse de la partida la hicieron entrar en ella.

    Los soldados ahora la podían ver claramente, así que, olvidándose del fuego del pajonal, que seguía avanzando cada vez más lentamente, se internaron en ella, para desesperación de la india que ya casi desfalleciente del olor nauseabundo de la laguna, llegaba a la otra orilla con cada vez menos fuerzas cayendo rendida a unas pocas varas; y, cuando ya llegaban al mismo centro de la laguna, una pirita de fuego entró en la laguna convirtiéndola en un infierno.

    Lo que Mailén ni ellos sabían era que el olor nauseabundo era provocado por los que algunos llamaban el gas de la muerte. Si bien el fuego se consumió mucho más rápido de lo que lo hace el pasto seco, la temperatura es mucho más alta, por lo que los soldados y sus caballos perecieron al momento, no sólo las llamas quemaron sus cuerpos, sino que respiraron fuego.

    Una hora o algo así, pensó Mailén, se despertó sin saber qué era lo que había ocurrido. Ignoraba por qué la partida yacía semisumergida y muerta en medio de la laguna. Sólo pensó en buscar con la vista un árbol donde descansar a su sombra.


    Mailén sin casi poder caminar, pero a causa de enorme determinación y fortaleza, se construyó un improvisado refugio a la vera de un arroyo cristalino, muy raros en el humus pampeano y allí comiendo lo poco que podía cazar a causa de sus pies ahora hinchados. Crecían por allí dos plantas que ella conocía, una de hojas grandes y carnosas, la otra de hojas largas en forma de lanza con las que ya antes se había curado heridas menores. La segunda no sólo era buena para las heridas sino eficaz para evitar que la nube de mosquitos que la acechaban la picaran. Así al cabo de tres lunas, aunque algo famélica emprendió el viaje a pie hasta su toldo que se hallaba a unas 100 leguas, y aunque sus pies aún la torturaban pudo llegar hasta los brazos de Patricia y Maitén. Y luego de tantas lunas pudo abrazar a Jazmín a quien ya le habían dicho que su madre quizá estuviese muerta.

    Unas 10 lunas después, ya repuesta y con su nuevo caballo, al que bautizó con el humilde nombre de Azul por la mancha que tenía en su costado derecho, pudo pasar cerca del fortín de Hernández. Allí el olor a muerto emanaba por todos lados, y vio como las matas emergían de él, por lo que se animó a entrar. La recibió una figura moribunda: Hernández. El ahora esquelético hombre había sido abandonado por sus tres esclavas quienes aprovechando su debilidad salieron del fortín montadas en sendos caballos y otros tres de refresco. El hombre estaba tan cerca de su muerte que Mailén ni se atrevió a rematarlo.

    La única forma viva que se veía era una cuarentena de caballos que iban y venían por los alrededores del fortín con absoluta libertad. Mailén pensó que era una pena que tantas provisiones se perdieran, así que luego de atar los caballos cola con hocico comenzó a cargarlas sobre las monturas.

    De pronto su agudo oído escucha el inconfundible sonido del llanto de 1… 2… 3… 4… y, quizá, más niños, que provenía del establo. Caminando con sigilo hacia allí se dirigió. El llanto, ahora ahogado, provenía desde el interior de una parva de heno; así que con cuidado procedió a retirarlo. Tres niñas y dos niños de entre 6 y 10 años quedaron petrificados al verla; tanto el odio que se les había inculcado. Los cinco estaban, a pesar de la abundancia de alimento seco, desnutridos.

    Mailén que era visiblemente rechazada no quiso dejarlos abandonados, así que actuó el papel que ellos buscaban: una india facinerosa que los mataría sino les hacían caso. La actuación surtió efecto porque los niños se entregaron mansamente. Así que los subió a los caballos y emprendió el viaje hacia la toldería, mientras comenzó a elucubrar la forma de ganarse su confianza. Planeó con pura razón un viaje que, de no mediar contratiempos, los haría llegar a Leubucó en dos días.

    Con ingenio armó algo parecido a camitas para los chicos. Aunque sabía que los chicos tendrían hambre no quiso detenerse tan cerca del fortín que los ubicaba aún como blanco de algún fusil huinca.

    Cuando despuntaba el alba puso a descansar a los caballos, apeó a los niños y comenzó a preparar algo de comer.

    Como veía que aún los niños la miraban con odio y temor, volvió a una actuación. Tomando un puñal se lo puso en la mano a uno de los varones.

    – Si me querés matar, vamos, adelante.

    Le dijo con voz inauditamente dulce. Y para que no quedaran dudas se colocó de tal manera de que el niño, de querer hacerlo, podía degollarla.

    Sea que el chico se dio cuenta que matarla era dejarlos en medio del desierto, sea que el chico por fin cayó en la cuenta que Mailén no les haría ningún daño, el chico arrojó el puñal al piso, de modo que Mailén los acomodó para comer.

    Cuando la carne estuvo lista se las acercó sobre una madera al modo del plato, como lo llamaban los cristianos.

    – ¿Qué es esto?

    Preguntó el mismo chico.

    – “Sólo te voy a decir una cosa, ¡comé!”.

    El chico, como si se tratase de comida envenenada, no se animaba a llevársela a la boca, así que Mailén mordió del mismo pedazo, con lo cual el chico, por fin, luego de muchos días, comió y pronto lo siguieron los demás.

    Con el fin de soltarles la lengua les fue preguntando los nombres, su lugar de origen y edad. Así que uno por uno fueron contestando.

    – Mi nombre es Pablo, soy hijo de la cocinera del fortín. Venimos de Buenos Aires y tengo 10 años.

    – Yo me llamo Luis, mi papá era el herrero, también vengo de Buenos Aires y tengo 9 años

    – Graciela, mi mamá, era la costurera, tengo 12 años

    – Julieta, soy hermana de ella, tengo 11

    – Isabel, también soy la hermana, tengo 10

    – Y yo me llamo Mailén, creo que tengo 17… soy hija de Maitén y un huinca que mejor ni hablar, y una hija de 5 años, Jazmín.

    Como Luis puso ojos de plato, Mailén le tuvo que preguntar a qué se debía.

    Luis le preguntó por su nombre, el de su madre y porque eso de “mejor ni hablar”.

    Mailén para salir del paso le preguntó si él sabía lo que significaba “Luis”

    Como el chico no lo sabía ella le dijo que ella tampoco. En realidad, Mailén sabía que su nombre significaba “Doncella”, así como el de su hermano Nahuel, “Tigre”. Quizá, reflexionó Mailén, mi nombre se deba a que mi madre deseaba que yo fuese doncella por algún tiempo más que la simple niñez, debido a que yo soy el producto de la violación de mi madre, Maitén.

    – ¿Qué es violación? Preguntó Luis quien creía saberlo, pero no estaba seguro.

    – Violación es cuando alguien te obliga a tener sexo por medio de la violencia…

    – ¿Qué es violencia? Interrumpió Isabel.

    – Es cuando alguien te pega o algo parecido… ¿ustedes saben lo que es sexo? ¿no?

    – ¡Pero, claro!; contestaron los cinco a coro.

    – Y ustedes, ya lo hicieron ¿no?

    – Sí, y Pablo siempre lo hace con Isabel. Dijo Julieta lo cual causó la risa de todos.

    – Bueno, me quedo más tranquila. Dijo Mailén.

    – ¿Por qué? Preguntó Graciela.

    – Porque ustedes los cristianos lo hacen recién cuando son grandes…”

    – Y hay que ponerse de novios y esas taradeces. Interrumpió Pablo.

    Allí Mailén tuvo la oportunidad de usar una palabra que habían leído en los libros.

    – Las tres ya menstrúan, ¿no?

    – ¿Y eso qué es? Le preguntó Isabel.

    – ¿Les sale sangre por “abajo” cada mes?

    – A mi hace un tiempo que no. Dijo Graciela.

    Mailén se preocupó y trató de ser clara.

    – ¿Lo “hiciste” hace algún tiempo y ahora no te sentís del todo bien?

    – No, hace mucho que no. Desde que mi mamá supo lo de esa enfermedad me pidió que me alejara de los hombres.

    Mailén entre preocupada y aliviada se atrevió a descartar un embarazo y la famosa sífilis, pero al no estar tan segura de lo segundo, tomó un trapo y le pidió a la nena que se lo pasara por “abajo” lo cual fue hecho por la chica.

    La inspección fue, en principio, exitosa. El trapo no tenía el olor característico de la sífilis, así que Mailén pasó a temas más infantiles, tratando de no hablar de la muerte que se había enseñoreado del fortín.

    A media mañana reanudaron la marcha, para detenerse tan sólo un par de horas después debajo de un poco usual ombú. Algo le decía que los chicos tenían que volver a comer tantas veces como fuera posible. Así que preparó algo que a los chicos en principio les daba asco: un ñandú. Y como les vio las caras se atrevió a preguntarles.

    – Alguno comió una gallina, un pollo o algo parecido.

    – Sí, claro; Respondió Julieta

    – Bueno esto es como una gallina grande y le aseguro que lo misma de rica… que ¿no van a comer?... mejor, más para mí.

    Y Graciela que ya estaba comenzando a confiar en Mailén tomó el primer trozo y Mailén nunca supo si por congraciarse o por qué realmente le gustó dijo:

    – ¡Humm… que buena!

    Mailén les aseguró con una cara que todos creyeron:

    – Les puedo asegurar que la mamá de Luis le habrá hecho comer hasta ratas y ustedes felices de la vida.

    Así que lo que en principio era un viaje previsto para dos días le llevó una luna entera. Y tanto fue así que los chicos llegaron a Leubucó sino rozagantes al menos no tan famélicos como a la partida. Por supuesto que Mailén les tuvo que explicar, mucho antes de llegar, que allí nadie los iba a comer.


    En medio de la caminata y viendo que los chicos se aburrían, Mailén ordenó un alto, se acercó a unos grandes alerces que hacían sombra y encendió fuego, aunque no había nada que asar. Así que les pidió a los varones que cazaran algo.

    – Cazar, yo no sé cazar… me da miedo matar a los animales. Dijo Pablo.

    – Entonces, le comentó Mailén con cara de perro, si no cazan no habrá nada que comer y nos moriremos todos de hambre a la sombra de estos lawal.

    – ¿Qué es “lawal”?; preguntó Isabel

    – Es como llamamos al alerce los ranqueles. Dijo Mailén.

    – ¿Y porque le dicen Waka a la vaca y Kawellu al caballo que son tan parecidos? Retrucó Luis.

    – Mirá, no estoy segura, pero creo que es porque acá no había ni vacas ni caballos hasta que llegaron los españoles y los indios copiamos el nombre.

    – ¿Vos sos india india? Preguntó Luis.

    – Mas o menos, madre india, padre huinca, quizá también mestizo ¿Por qué?

    – Porque mi mamá me dijo que los indios te matan y vos nos estás ayudando”

    – Mirá, hay muchas cosas falsas que enseñan los huincas

    Y lo dijo de tal forma que asustó al niño.

    Finalmente, viendo que Mailén no se movía por lo que lo de cazar era cierto, Graciela tomó las boleadoras de ésta y junto con Luis salieron al campo.

    Volvieron a las dos horas con tres enormes cuises a los que tomaron por conejos.

    Mailén no queriendo desanimarlos no les dijo nada y mató a los animales, los desolló, ante la cara de terror de los chicos, les quitó las vísceras, los ensartó en la misma caña y los puso al fuego. Y como eso iba a demorar un largo rato aprovechó para contarles un cuento que había leído de un escritor de Buenos Aires.


    Existen testimonios que hacen suponer que la historia que vamos a relatar es verídica. Pero debido a que sucedió antes de la llegada de aquella forma de vida que se autodenominó hombre, no hay suficientes elementos registrables. Sin embargo, por razones que ignoramos, algunos pocos hombres, en especial aquellos que trepaban los montes, disfrutaban las sombras, veneraban los ríos, recibieron este mensaje y trataron de plasmarlo en mensaje escrito. Tuvimos que realizar una larga investigación, luego de la cual todos los indicios y registros científicos nos arrojaron la imposibilidad de los acontecimientos. En efecto no hay evidencias históricas, arqueológicas, ni geológicas, pero como no es la primera vez que esto pasa, tratamos de armar una cronología de los acontecimientos.

    Empezaremos por el final. Es sabido que desde que el hombre fue hombre sus llanuras cambiaron numerosamente de dueños y nombres, aunque no es justo sólo nombrar a aquella raza extinta que se llamaban a sí mismos especie dominante, sin embargo, fue durante su despliegue en que las antiguas profecías se cumplieron y condujeron a su ruina. No entendemos porque estos antiguos tenían la costumbre de llamar las mismas cosas por distintos nombres, y porque se negaban unos a otros la existencia de sus respectivos dioses. Nosotros para no entrar en conflicto con los exegetas, nombrando lo innombrable u omitiendo lo necesario de invocación. Daremos nombres técnicos y funcionales, a los dioses que intervinieron en esta escaramuza, creemos con sobradas razones que ellos no se enfadaran con nosotros. Conservaremos los nombres académicos de ciertas cosas luego que ya han sido aceptadas, con gusto o no, por todos.

    En primer lugar. Bien es sabido que los dioses le otorgaron al puma una inteligencia superior y fue por largas generaciones quien guardó el secreto, no necesitó en modo alguno ejercer su soberbia, pues bien sabía que al no estar dotado del habla lo que los dioses le revelaban cesaba en el mismo momento de su muerte. Ni siquiera la imponente raza de los saurios pudo, a pesar de saberlo, transmitir a sus hijos la enseñanza y por lo tanto la advertencia. Vanos fueron sus intentos de registrar la advertencia de los dioses, que estaban convencidos eran destinatarios, por ser especie dominante, esa misma luz, esa precisamente y no otra, fue la causa del primer exterminio, los saurios creyéndose invencibles, de dominar las leyes de la naturaleza y ser los artífices del bien y el mal, fueron exterminados por el dios dispensador de la vida en el cosmos, los convertiré en aceite dijo y les envió una piedra desde el confín de la galaxia. Esta piedra chocó en el pecho pletórico de la tierra madre y borbotones de leche caliza saltaron al cielo, ennegrecieron las nubes y ocultaron el sol. Se secaron las hojas y pereció la raza en masa.

    Así durante tanto tiempo, como decíamos, fue el puma quien guardó el secreto y nunca se atrevió a desafiar el poder del tiempo. También el cóndor lo sabe. Ellos fueron los únicos que pudieron escapar del cataclismo. Pero nunca se lo pudieron contar a sus hijos, en cuanto lo hicieran el anillo que llevan en el cuello se cerraría y perecerían. Pero dejemos a un lado las explicaciones científicas y vayamos a los hechos.

    Sabido es por todos que la tierra alumbró a la luna, que su panza fue Pangeia y el ombligo está oculto por las nieves del polo sur. El dios cielo y la luna, a su vez tuvieron dos hijos una niña y un niño, que vivieron durante un tiempo con su madre, pero la niña era aficionada al canto, y como es sabido que la luna es sorda creía que su hija era tonta, por lo que mandó a ambos a vivir con su abuela. La niña con su canto creó la armonía sobre la tierra, cada vez que el dios de la vida lanzaba un destello por el vacío ella levantaba la mano, lo tomaba y lo convertía en vida. Su hermano en cambio era travieso y sólo gozaba haciéndola renegar, a cada especie que su hermana creaba, él le creaba un enemigo, aunque es muy difícil de determinar quien creó una u otra, dado el escaso sentido estético, moral y práctico del hombre. Tal el caso, por ejemplo, de las serpientes que fueron creadas por la niña y los delfines creados por el muchacho.

    A la niña le gustaba jugar con el agua y las llanuras y al muchacho con la tierra escarpada y los vientos. Así una tarde de enojos y pelea ella creó los lagos Michigan y Ontario, y el otro el Himalaya , ella dibujó el Nilo y el Esculpió el Aconcagua. Ella la bahía de Bengala y el los monzones.

    Una mañana en que ella se regocijaba creando vida en la Amazonia, el muchacho cansado de pergeñar montañas hacia el norte, le orinó la falda dando origen al Marañón (y no otro rio, el Orinoco, que queda más al norte y no tiene nada que ver con esta historia). Enojada ella le tiró con lo que tenía en la mano, pero él se agachó y cayó en el mar en forma de pequeñas rocas, dando origen a la micronesia. Esa tarde él, tan solo por travieso, creó el humo. El humo de los volcanes, de los bosque incendiados, de las llanuras arrasadas por la lava y fue lo último que hizo antes que su hermana clamara a su madre. La luna quiso mediar, pero como siempre pasa con los hijos adolescentes, más se encresparon. El se llevó el volcán que recién había creado bloqueando la desembocadura de un río, protestando y gimiendo, prometiendo que el humo y el veneno volverían con una estirpe descendiente de las hormigas. Ella ufana no le contestó y terminó su río, fabricó deltas y otro río ancho muy ancho donde el volcán estaba, soplando aire puro sobre sus valles.

    La madre cansada de caprichos los convirtió en huracanes y maremotos, de modo que cuando más se enojasen menos la verían. El cielo padre condescendiente conservó la vida, la vida de los cataclismos y la vida autoreplicante.

    Así pasó otro día, al decir del padre cielo, sucumbieron las creaciones y mutaron las especies, hasta que la profecía se cumplió. Una estirpe de mirmidones, no contenta de poseerse a sí misma y su colonia, avanzaría sobre otras colonias. Una estirpe guerrera que no conforme con ser especie dominante, conduciría a la destrucción de las castas inferiores y finalmente sometería la naturaleza en su autodestrucción. Una estirpe que traería fuego a sus propios hormigueros. Revocaría la grasa de los dinosaurios, guardaría en huecos de tierra la energía del padre cielo, y a modo de humo, respiraría veneno y caminaría sobre aceite fósil.

    Esto es, amigos, lo que rescatamos de las piedras, el porqué el hombre amigo de guerras como la hormiga, celebra hecatombes a dioses negros, somete generación tras generación a sus hijos, que nacen cada vez más débiles y más ignorantes. Por eso le otorgaron el habla y la escritura, pues es incapaz de retener al sol de la mañana.

    Pero por suerte eso ya no será más. Todas sus murallas yacen bajo las lluvias muriáticas, desatadas por las almas de los saurios.


    Para desilusión de Mailén, al parecer, nadie entendió el cuento. Pero como compensación todos dijeron que “los conejos” estaban ricos.

    Al día siguiente los despertó muy temprano ya que por estar montados en caballos huincas y el camino sería largo. Así en cada anochecer encendieron fuego y Mailén les contó algunas leyendas ranqueles.

    Primera noche.

    Dicen que Ngüenechén, en pleno tiempo de la invasión huinca, decidió que Turumel el dios de las travesuras y maldades humanas, fuera borrado de la memoria de los ranqueles. Así muchas de sus maldades le fueron atribuídas a Gualicho que si las hacía eran de una mayor crueldad. Pero del enorme panteón de dioses, la mayoría buenos, sólo Turumel se comparaba a Gualicho. De allí que sugiriendo maldades a los oídos humanos, ya que nunca tomaba sus cuerpos, realizó muchos desastres. Algunos que aún son recordados por los viejos lenguaraces.


    Achawal no era un joven como los otros. A la edad en que los otros se dedicaban a perseguir a su hualas, confesarles su amor y conseguir sus primicias, él se soslayaba en la tortura de animales. Lo hacía con animales despreciados como el gato a los que arrojaba al fuego para ver como chillaba y se deshacía entre las llamas. Lo hacía con ratas, cuises, perdices, culebras, escarabajos. Todo lo vivo, para él, era digno de tortura.

    Ya casi no tenía amigos y algunos dicen que a la única persona que amaba era su dulce hermanita Pichidewa, llamada así porque recién había cambiado los dientes y lucía dos incisivos grandes como remos.

    Las torturas de Achawal no pasaban desapercibidas por los mayores. Llegó incluso a matar a una yegua sagrada, tres días antes de su sacrificio ritual, dándole gramilla mezclada con una fina piedra en forma de agujas. La pobre yegua murió en medio de enormes hemorragias y relinchos de dolor.

    Si se acercaba a una huala, en virtud de su gran varonil belleza, era para seducirla llevarla a algún arroyo y hundirla largo tiempo bajo el agua y luego mientras la pobre niña toma aire para escupir agua y sangre, la tomaba fieramente en las formas que al dios padre no le gustaban.

    Pero no fue Ngüenechén sino Turumel quien le daría un merecido castigo, ya que para el dios padre, en su bondad, era imposible imaginar un castigo para él.

    Era otoño y los pajonales estaban de un amarillo furioso. Achawal buscaba algún animal al que poder torturar.

    Acertó a pasar una joven loba de piel tenuemente gris, al verla le gritó Hullá, palabra que nadie conocía salvo él. La lobezna que supo de inmediato su cercano destino, le rogó con un lamento y sus ojos tristes que la dejara ir. Nada de eso lo convenció, la persiguió y la cazó en un bosque cercano. Luego de darle patadas, tomarla de las patas para estallarle la cabeza contra un tronco, ideó su tortura, encendió fuego y allí, la asó en cuatro largas horas de suplicio.

    Pero era Turumel quien, en realidad, estaba disfrutando, cuando la lobezna se acercó a sus minutos finales, recuperó su verdadera forma, resultando ser que no era otra que su hermanita Pichidewa, muerta por las manos de quien decía que la amaba.

    Ya era tarde y aunque quiso no pudo sepultarla. No venía la noche, no le venía el sueño y sus ojos, sin poder desviarse observaban como el hermoso cuerpito infantil de Pichidewa se deshacía ante sus ojos. Si estuvo allí dos días, dos lunas o varios inviernos nadie lo sabe, pero sólo cuando hasta los huesos de la niñita fueron polvo, pudo Achawal, levantarse de allí, siendo que se había sido transformado en perro. Perro flaco, sarnoso y con el ladrido más áspero y agudo que hombre alguno haya conocido.

    Lo atacó un hambre feroz, pero le era imposible cazar, ya que la escurridiza perdiz se le escapaba de las manos y por lo tanto trató de acercarse al lugar de los hombres. Apenas aparecía denunciado por el hedor de su piel, los chicos gritaban Trewa Abtao, que era, entonces, la forma de nombrar a los bichos de Gualicho, ya que se suponían venían de otra tierra. Por su flacura, sarna y hedor.

    Sólo se acercaban a él, con un trozo de carne, ardid usado miles de veces por él mismo, para luego molerlo a patadas y palazos. Estaba entre ellos Nahuel, su amigo de la infancia, ahora un rudo ranquel, que si de niño nunca había ni espantado una mosca, ahora lo hacía a fin de mantener la peste lejos del pueblo.

    A veces, para conjurar la peste, lo arrojaban a la llamas de las fogatas, pero aunque estuviera allí por horas, sólo obtenía sufrimiento pero no la muerte.

    Estuvo así dos años por cada animal que torturó y luego se le concedió el beneficio de la muerte, si en la realidad solo contaba con 20 otoños, su cuerpo decía que había tenido una larga agonía de cientos, quizá miles de otoños.


    Segunda noche

    Millaray había nacido con una belleza superior. Si algunos pensaban que tenían como antepasada a una bella cautiva alemana, por su piel rosada, ojos azules y larga trenza rubia, eso era desmentido por su padre Calfuray, que negaba haber intimado con huinca alguna. Calfuray despreciaba a los indios que teniendo hermosas mujeres en sus toldos salieran en malón a cautivar blancas que siempre venían con viruela y a veces con vicios propios del huinca.

    Pero Millaray no sólo despreciaba a las huincas sino a las indias y a toda mujer que, según ella, no fuera lo suficientemente hermosa.

    Pero fue durante su juventud que logró humillarlas como ella quería. No había india, huala o hualita a las que, en virtud de su enorme belleza, no les arrebatara al indio de sus amores.

    Pero al verla Turumel, ideó una, para él claro, divertida travesura.

    Calfuray había pactado con un buen huinca que alimentaría a sus chanchos. Así el huinca le traía unos 40 o 50 animales que él engordaba y como el precio era a razón del peso de engorde, todos salían ganando.

    Millaray que siempre olía a jazmín y rosas, una tarde sintió que ese aroma a estiércol y orina le gustaba y otra vestida de su mejor vestido rosa pisó el corral en busca de un lechoncito a quien abrazar. Rosa como era, la vio el cerdo macho y la confundió, obra de Turumel, con una hembra, algo flaca claro, pero terminó preñándola.

    Cuando al tiempo tuvo tres chanchitas no fue noticia, sino que la agraciada Millaray ahora era una chancha enorme, rosada y gorda, la elegida de todos los sementales. Su cara, antes ovalado, ahora era redondo, con sus ojos antes azules ahora pequeños y oscuros y si su nariz era pequeña y repingada ahora era redonda enorme y con dos agujeros en el medio.

    Las hualitas que sabían quien en realidad era le arrojaban sus marlos pelados como venganza al robo de sus amados.


    Tercera noche

    Pichirume no siempre fue llamado así, antes de joven era un rudo ranquel de pica y lanza firme que si al principio salía a defender el mapu como todo hombre digno de la tierra, con el tiempo, halló más gozo en clavar lanzas no ya en hombres ofensores sino en mujeres y niños.

    Pero una vez ya viejo y con sus largas crines ya blancas, cuando sus brazos ya cansados no tenían fuerzas para alzar una lanza, Turumel le mostró la núbil belleza de la hija de una cautiva que él quiso tomar de inmediato. Pero como Turumel no sólo es malo, sino muy travieso, hizo que si él avanzaba, la niña se alejaba como tomada por un cóndor, en realidad era Turumel que abusando de su invisibilidad la llevaba y traía hacia donde quisiera.

    Largas noches de pesadillas, sopladas en sus oídos por el malvado dios, tuvo Pichirume hasta que al fin halló, o mejor dicho le soplaron la respuesta, él era viejo y ella una niña, es decir, debía volver a ser joven y como los dioses no toman bienes de la tierra, Turumel le ofreció juventud a cambio de dolor y sufrimiento. Pichirume, con la visión de la niña que Turumel le ofrecía no lo pudo pensar. Y así comenzó su voluntario martirio.

    Si un día Turumel, lo convertía en cuis y era cazado, masticado y devorado, ya fuera por el cóndor o el puma, otro día era sumergido en el gran lago azul donde se le congelaban hasta los huesos. Otro era arrojado al mar donde las orcas lo despedazaban. Otro era arrojado desde las nubes contra las rocas más filosas. Y si los hombres que sobrevivían tardaban meses en curar sus fracturas él sólo lo hacía luego de años. Así sus ayes resonaban en la montaña.

    Pero Turumel le cumpliría el deseo, cuando cada hueso viejo roto era cambiado por uno sano y joven. De modo que con un poncho rojo, una larga lanza de seis varas se acercó a la toldería en busca de la rubia cautiva. Que ella se enamoró de inmediato tanto como lo estaba él fue sólo un detalle. Pichirume la tuvo sólo por tres meses, ya que la huala ya no era joven sino una vieja, enferma y desdentada mujer, de raleados y blancos cabellos.

    Poco antes de morir Turumel le contó la verdad. Que no debe desearse lo que no se debe y que para todo hay un tiempo.


    Unas tres leguas antes de llegar, los recibió una pequeña comisión de bienvenida: los tres hermanos de Mailén, con Jazmín. Quienes generaron los más diversos pensamientos en los chicos.

    Si para Pablo, Patricia era la mujer de sus sueños; para Graciela, Lebián era el chico más feo que jamás haya visto. Si la atrevida Julieta le dio un beso a Nahuel; Luis quería saber si había alguna Patricia de su tamaño e Isabel opinaba todo lo contrario que Graciela.

    Para Maitén era todo un escándalo. ¿Cómo se le pudo haber ocurrido a su hija tal cosa? Traerse las provisiones era una cosa, pero secuestrar niños…

    Pronto los gritos entre Maitén y Mailén se podían escuchar a varias cuadras de distancia. Y tanto era así que los pájaros abandonaron presurosos la toldería. Hasta que un viejo desdentado llegó a imponer sus canas y escuchar como Salomón a las mujeres y como el personaje de los cristianos puso un momento de claridad. Si Mailén quería que los niños, ahora huérfanos, se quedasen en la toldería y Maitén, para evitar una incursión del ejército los quería llevar hasta el fortín más cercano; el viejo preguntó si no habría un punto medio.

    – ¿Medio de qué? Preguntó, airada, Maitén.

    – Digo yo, si no hay algún lugar tan lejos de aquí como de los huincas.

    Aunque, en realidad, el viejo estaba totalmente de acuerdo con Maitén pero no quería el enojo de la joven capitaneja.

    – Y, bueno, ¿Qué tal si los llevo hasta la escuela de Roberto?

    Concluyó Mailén, a quien la garganta le quemaba a causa de la discusión.

    Así que el viejo sabio sugirió que, para que los niños dejaran de temerles de una vez por todas, se organizara una fiesta de bienvenida y despedida. Eso hacía que la idea de que los niños, si así alguna vez lo deseaban, pudieran volver a la toldería. Al menos cuando ella venía a Leubucó y no tan lejos como a los pies de los imponentes Andes.

    La fiesta, ya alegre de por sí para los ranqueles, era una maravilla para los chicos, quienes excitados por todo lo acontecido no querían irse a dormir. De modo que cuando la pequeña caravana compuesta por los niños, Mailén y sus hermanos salió, aquellos lo hicieron dormidos sobre las camas ingeniadas por Mailén, ahora mucho más cómodas.

    La primera parada fue al mediodía y por decisión de Patricia, que era bastante más prudente que Mailén, bien larga. Es decir, era más seguro viajar de noche, no sólo por algún encuentro con el huinca, sino por alguna partida del traidor Coliqueo. Así que se organizó la estadía escondidos en un pajonal al amparo de la vista, ya que para comer ya había previsto, antes de salir, carne adobada al modo ranquel. Que los ranqueles duermen a pata ancha con un ojo abierto lo comprobaron los niños cuando Mailén dejó que Lebián se llevara a un aparte a Isabel y Julieta se diera el gusto de retozar con Nahuel.

    Pablo pensó que era injusto que las chicas hayan tenido lo suyo cuando él no tenía ninguna oportunidad con Patricia con quien soñaba tener una infinidad de hijos y para colmo su “novia” Isabel lo estaba engañando con Lebián.

    Luego de dos días llegaron hasta “El Ombú” con “9” nuevos alumnos como Roberto había bautizado a su escuelita por estar debajo de tal hierba gigante.

    Después de un breve interrogatorio Roberto llegó a la conclusión de que, aunque la escolaridad de los huinquitas había sido interrumpida se la podía reanudar sin problemas. La sorpresa era para los cuatro ranquelitos que no querían ni por asomo aprender nada de nada, así que Roberto tuvo que usar el ingenio, ayudado, por supuesto, por cierta información aportada por Patricia. Así que deslizó un comentario calculadamente despectivo, mientras le guiñaba un ojo.

    – Viste, Mailén, porque los huincas son mejores que los ranqueles.

    – Sí, porque van a la escuela. Contestó, rápida, Mailén

    Los ranquelitos no se querían dar por aludidos, así que Patricia les pegó donde más le dolía.

    – ¡Qué increíble que hasta las cristianitas sepan leer!

    Y como tampoco hubo caso, vino en auxilio alguien inesperado.

    – Papá, ¿siempre son así de burros los ranqueles?

    Dijo Ayelén quien traía un mate dentro de una lata para su padre.

    Y como ni así los hermanos aflojaban, las hermanas mayores dieron el último estirón.

    – Vos vas estudiar porque si no… yo te reviento, y se acabó.

    Les dijeron al unísono Patricia a Nahuel y Mailén a Lebián. Luego de tales gritos Jazmín y Guillermito, no queriendo escuchar lo mismo, corrieron a sentarse en la larga mesa que a falta de pupitre había a la sombra del ombú. De modo que por las buenas o por las malas los ranquelitos tuvieron que ceder. Y para que no hubiera ninguna duda las hermanas mayores también se apuntaron.

    Sin embargo, había un problema. Roberto consideraba que las hermanas ya habían llegado hasta el máximo que él les podía enseñar, por los que se abría un dilema negativo. O bien su preparación quedaba trunca o bien tendrían que asistir en alguna escuela huinca donde ya se descontaba que no las aceptarían.




    Capítulo 13: Una inglesita en La Pampa


    Roberto estuvo varios días cavilando hasta que se le ocurrió pedirle consejo, por carta, al coronel Mansilla quien aún estaba por la zona, principalmente tratando de reciclar el fortín dejado por Hernández y, de paso, ayuda financiera.

    La respuesta, ingeniosa, le llegó dos semanas más tarde.

    Mansilla le enviaría a un profesor, pagado de su propio bolsillo, a cambio de enseñarle el lenguaje y la cultura ranquel.

    Ahora bien, Mansilla solía pensar más rápido que los acontecimientos sucedieran. Mandó publicar un aviso en un diario porteño solicitando al mentado profesor. Alguien le contestó y él contrató a último momento antes de irse al Paraguay. Donde mal que les pese a los muchos, los menos le habían declarado la guerra a Paraguay por la nimia excusa de haber pisado el pasto correntino.

    Así, una tarde de otoño, se aparece en una hermosa calesa blanca, una joven profesora, rosada como la piel de un bebé huinca recién nacido. Y la razón de su color era que la profesora era una inglesa que dominaba, aparte de su idioma nativo y el español, el francés, el ruso, el alemán y el portugués. Sólo tenía 23 años.

    Roberto, antes de caer en una especie de soponcio, le pidió los papeles que la acreditaban por todo lo que decía. Por supuesto que todo en la vida tiene una explicación. ¿Por qué motivo una maestra tan joven y tan culta se avendría a enseñar en una escuela llena de pulgas? La respuesta que satisfizo a Roberto fue una. Esta joven había sido discípula de Charles Darwin, de quien traía un libro, y si no lo seguía siendo es por su ansia de ser ella misma ojo predilecto del científico en tierras ranqueles. Sólo unos pocos aún recordaban la visita del tan mentado científico años atrás.

    Así que, con sólo mediar un vaso de agua, pues otra cosa no quería hasta ganársela, la joven que decía llamarse Lady Helen Margaret Peterson Cushing. El título de Lady alarmó un poco más a Roberto.

    Al contrario de muchas personas, que se preguntaban el porqué de una ranquel pelirroja y de ojos verdes, ella, con una exactitud que exasperó a todos, dijo que ella era un octavo irlandesa, es decir nieta por parte de padre, o madre concedía ese error, de irlandeses. En cuanto a Mailén, hija de ranquel y criollo común. En cuanto a sus hijos estaba claro que Jazmín era hija de un hombre blanco lo mismo que Guillermo de quien Patricia no quiso decir el nombre.

    Las clases, que serían tan intensas para las dos alumnas como para la docente, que estarían estructuradas según la costumbre inglesa, versarían sobre materias y años por cursar:

    Matemáticas: 1, 2, 3, 4 y 5, Química: 1, 2 y 3. Física: 1, 2, 3 y 4. Geografía: 1, 2 y 3. Literatura: 1, 2, 3, 4 y 5: Naturalismo: 1, 2, 3, 4. Música: 1, 2, 3, y 4. Dibujo 1 y 2. Pintura 1, 2 y 3. Moral y buenas costumbres 1, 2. Historia: 1, 2 y 3. Filosofía 1, 2. Latín 1 y 2. Inglés 1 y 2. Francés 1 y 2. Y por supuesto siguiendo el modelo inglés: Gimnasia, esgrima, deportes y… artes marciales.

    Las hermanas, donde algún otro pediría socorro, abriendo los ojos, parecían decir más, más, más…

    Por un arreglo especial las clases de idioma castellano, que no significaba conocer la lengua sino su sintaxis, estarían a cargo de Roberto, quien por falta de libros él mismo estaba algo olvidado, así que de pronto la joven profesora pudo agregar, para su contento, un alumno más.

    Roberto estaba feliz. Sólo una mujer de esas características y además exenta de prejuicios, sería el espejo que las hermanas ranqueles necesitaban. O como gustaban decir los naturalistas, una digna orfebre para esos dos diamantes en bruto.

    Cuando ya llevaban tres meses de clases las hermanas recibieron la misteriosa visita de Maitén. ¿Y por qué misteriosa?. Maitén estaba preocupada porque a pesar de que sus hijas, como ella y como toda ranquel, tuvieron relaciones sexuales desde los 8 años, aproximadamente, aún a sus edades sólo habían tenido un primer hijo, cuando las ranqueles a esa edad ya tienen cuatro o cinco. Ella misma ahora estaba embarazada de su séptimo hijo.

    Roberto trató de tranquilizarla con un argumento huinca. Sus hijas se estaban, por decirlo de una manera, huinquizando. Es decir, de acuerdo a los hechos que cualquier ranquel podía ver, a pesar de no querer hacerlo, se estaban preparando para vivir en un mundo donde los ranqueles no existirían. ¿Cuándo sucedería eso? Roberto no lo sabía con seguridad, pero creía que no llegarían al próximo siglo, que en términos históricos era muy poco tiempo.

    Ese argumento desagradó tanto a Maitén que se fue sin siquiera despedirse.


    Debido a que el ejército estaba ocupado en la guerra contra el Paraguay, los fortines sólo se ocuparon de cuidar las fronteras ya establecidas. Si existía alguna expedición agresiva era al mando de oficiales de menor rango. Así que esos fueron 5 años de relativa calma. Durante ese tiempo se intensificó el comercio entre los indios y los fortines. Los huincas obtenían cueros y otros productos indígenas y los indios conseguían tabaco, alcohol, azúcar y otras cosas

    Ya habíamos dicho que unas de las materias del curso eran gimnasia, esgrima y deportes. Esto posibilitó que las hermanas agregaran a su fibroso cuerpo ranquel la ductilidad y elasticidad que provoca un cuerpo entrenado. Aprendieron a jugar deportes ingleses como el tenis como si lo hubieran hecho siempre. La causa no tenía secretos, todo guerrero tiene el cuerpo preparado para ello. Correr tras una pelota, es lo mismo que correr tras una lanza para volver a arrojarla.

    Esta calma fue bien aprovechada no sólo por Patricia y Mailén, sino por todos. En el mismo tiempo que las hermanas terminaron su ansiado secundario al estilo inglés. Aquellos chicos del fortín, junto con Nahuel, Lebián, Jazmín, Guillermito y la esposa e hija de Roberto, María y Ayelén, hicieron el primario al estilo de Buenos Aires.

    Era gracioso, para los poquísimos entendidos, escuchar hablar en inglés y francés a Patricia y Mailén, y viceversa, a Helen en ranquel.

    Por su parte ésta ya había hecho acopio de innumerables notas sobre la fauna, flora, minerales, fósiles que se hallaban en extraordinaria cantidad y fundamentalmente el idioma y la cultura ranqueles. Era la única que sabía hablar las lenguas que se hablaban en el extenso territorio pampeano con sus variantes araucanas, ranquel, tehuelche, comechingón y si no sabía guaraní no era debido a la guerra sino debido a esa línea imaginaria que une a Buenos Aires con Tucumán que hace que el país de los argentinos esté dividido en dos mitades.




    Capítulo 14: La campaña de Juan Carlos en Paraguay.


    1863


    Cuando ya hacía tres años que la Guerra había estallado, es decir, cuando la Triple Alianza, había decidido, por imposición de Inglaterra, que la industria textil paraguaya por ser una competencia muy eficiente que ganaba cada vez más mercados, debía ser anulada y Solano López debía ser aniquilado, sólo faltaba un Catón diciendo Paraguay delenda est, le llegó una carta al teniente Juan Carlos Robles..

    En él simplemente decía que debía presentarse, cuanto antes, en la zona de servicios de Corrientes. Juan Carlos sabía que la guerra no había llegado hasta allí, por lo que tuvo que esperar a llegar a la zona para saber cuáles serían sus tareas en el destino.

    Éste era simple. Aunque Juan Carlos estaba orgulloso de su uniforme, algunos de sus superiores sabían que por sus ancestros filosanmartinianos, él no estaría a gusto en una guerra fratricida, mejor dicho, en el mismo frente. Por eso durante esos tres años lo tuvieron confinado a la zona de fortines. Sin embargo, no descartaron sus servicios en la zona de servicio de combate.

    Allí Juan Carlos debía controlar no sólo la calidad de los alimentos que llegaban al frente, sino sus ropas y los medicamentos. Allí, algo alejado del frente, funcionaba un pequeño hospital, el mismo del pueblo, pero ahora remodelado a causa del conflicto. Desde médicos hasta cocineros e incluso agricultores estaban bajo su mando. Juan Carlos no era un hombre de fría oficina, le gustaba salir a controlar por sí mismo, para luego poder dormir tranquilo.

    Y por supuesto, por orden de la comandancia, debía vigilar que sus soldados fueran hasta el pueblo en grupos para oír misa.

    Pronto supo que las costumbres en ese lugar se hallaban bastante relajadas. La guerra ya era un desastre para los paraguayos, por lo que la cantidad de viudas crecía en forma alarmante. En Paraguay no se permitía que los soldados intimaran con más de una mujer para mantener sus energías y su mente altas y activas. Así que muchas prefirieron, hasta que la guerra terminase, emigrar en busca de varones. Muchas lo hicieron hacia zonas donde o bien la guerra no había llegado o directamente hacia los países no beligerantes como Bolivia y Perú, otras hicieron algo más arriesgado aún a cuenta de ser tomadas por espías y por lo tanto fusiladas se acercaron a los campamentos argentinos donde se arrojaban en llanto a los pies de los soldados. Su intención no era rendirse ni mucho menos, sino sólo obtener lo que la naturaleza les pedía. Incluso algunas trabajaban gratis con tal de tener un soldado por las noches. Tal inversión de las cosas desagradaban a Juan Carlos, quiso ordenar una mujer por hombre pero estas los seguían superando por cinco a uno, y si esa era una estrategia de guerra de Solano López, merecía un aplauso, porque sus soldados de tanto sexo ya ni podía tenerse en pie. En suma, al contrario de cualquier guerra, en esta, mujeres no faltaban.

    Durante unos meses un tema lo tuvo bien ocupado. Se había desatado una virtual epidemia de sífilis, así que hizo revisar a todas las mujeres, pero el dictamen médico indicó que sólo unas pocas estaban enfermas y desde hacía poco tiempo. Solano López que no era ningún ignorante, tenía a toda su población bien vacunada pues no quería sumar un desastre al que ya tenía. De modo que el origen de tal flagelo tenía origen en sus propios soldados, y tuvo que licenciar a unos cuantos, incluso mandó a varios a sus casas para que murieran en la paz de sus familias. Las mujeres, aunque estaban muy necesitadas de hombres se comenzaron a retirar pero no hacia el Paraguay, donde ya eran consideradas traidoras, sino hacia el sur de Corrientes.

    Una mañana un grupo de soldados le trajeron, engrillada, a una joven, de quien decían se dedicaba al pillaje, lo cual dadas las circunstancias estaba penado, sin atenerse a sexo ni edad con el fusilamiento. La chica era una indiecita guaraní de 11 años. Esto motivó a que decidiera que la dejaran libre, pero a su cargo.

    La chica apenas hablaba castellano, por lo que la mayoría de las veces se hacía entender por señas. Pero por necesidad pronto tuvo que aprenderlo. A pesar de su edad la niña se desempeñaba muy bien en las tareas de la casa. Pues bien, ahora Juan Carlos tenía dos posibilidades, o bien dejaba que su destinado guardia hiciera las tareas, y como hombre de armas, dejara las cosas peor que como las encontraba, o bien dejar que la niña las hiciera. Para ella, acostumbrada a las duras tareas del monte, donde a los indios se los trataba peor que a los perros, este trabajo era un paraíso. Sin embargo, los suyos no se sentían ni paraguayos ni argentinos, en este conflicto estaban a favor del Paraguay a quien consideraban el bando agredido más allá de las circunstancias que lo hicieron estallar. Este hecho, confirmado por su media lengua, la ubicaba en el rango de sospechosa. Sin embargo, los días de sus servicios pasaban sin mayores problemas, salvo las travesuras propias de su edad.

    Aquel julio, aunque la zona está ubicada en zona tropical, fue de un invierno riguroso. Cierta noche se abatió una tormenta eléctrica, con viento y granizo que hizo que la barraca donde pernoctaba la guardia y el personal de servicio; enfermeros, cocineros, etc., se viniera abajo. Juan Carlos, en medio de la tormenta, les ordenó que fueran al pueblo en busca de un lugar para dormir, y que por la mañana reconstruirían el lugar.

    Así lo hicieron todos, excepto la chica que, por su condición de india y nacida del otro lado de la frontera, temía ser objeto de alguna agresión. Juan Carlos le arregló un lugar en un catre y por fin, pasada la medianoche, se fue a dormir. Pero un rato después alguien le tiró de las mantas. Luego de desperezarse vio como la indiecita le pedía dormir con él porque tenía miedo. Eso le pareció natural teniendo en cuenta su edad, por lo que abriendo las mantas la invitó al calor del abrigo. Anahí, en realidad ese no era su nombre, pero como nadie entendía lo que decía salvo Juan Carlos un poco, se acurrucó junto al pecho de Juan Carlos y así se quedó dormida.

    Apenas rayó el alba, la indiecita se volvió a mudar a su camastro, de modo que cuando los primeros guardias entraron a la barraca del oficial la encontraron durmiendo allí. Sin embargo, no evitaron los pensamientos suspicaces. Los que aumentaron cuando arregladas las barracas de la suboficialidad y servicio, la chica siguió durmiendo en la del oficial. Para algunos eso ameritaba un sumario por conducta indigna, pero luego de ver las atrocidades que venían del frente eso era una insignificancia.

    Una de esas atrocidades llegó por el mediodía. Un soldado había sido herido no por las armas del enemigo sino por el ataque de una jauría de perros famélicos. Le faltaban tres dedos de la mano izquierda, con la que intentó defenderse, le colgaba el labio inferior, pero lo peor uno de los perros se había comido uno de sus testículos. Si bien, las armas de los hombres solían hacer cosas peores, por ese lado de Corrientes era de lo peor que se podía encontrar. Al menos eso esperaba Juan Carlos, quien por saber las verdaderas causas del conflicto no tenía ningún odio hacia los paraguayos y esperaba que la guerra terminara pronto con la menor cantidad de bajas posibles para ambos bandos. Nunca esperó que la guerra durase tanto y con el resultado atroz que tuvo.

    Pero con lo que no contaba nadie no era producida por el enemigo paraguayo, ni por los uruguayos, ni por los brasileños, sino por una parte del ejército argentino. Los brasileños a esa altura ya tenían el 25 por ciento del territorio del Paraguay y aspiraban a la mitad. Los uruguayos al no tener frontera común, nada. No sólo para provocar pánico entre los paraguayos, muy especialmente en las mujeres estos nefastos personajes, se dedicaban no ya a violar niñas, lo cual ya habían hecho con nula respuesta, sino a algo impensado en cualquier persona que se llame humana. Primero les cortaban la vulva y desligaban la vagina de manera que jamás volvieran a tener sexo, pero como esto les podía llevar hasta 5 minutos terminaron por hundirles los puñales en sus pequeñas vaginas lo cual producía el mismo resultado. Cuando ya llevaban unas 500 de estas operaciones. Intervinieron varios oficiales de rango medio y la detuvieron, pues éstos no pensaban ganar esa guerra por medio del terror. Los carniceros aunque dijeron que respondían a una orden superior no querían revelar de quien, y los otros no tenían rango para obligarlos a confesar. Sin embargo, tal felonía se paró en seco.

    Así las cosas, una mañana de agosto, la guerra se hizo presente en ese mismísimo campamento. Un pelotón paraguayo que había perdido contacto con los suyos, quería escapar a donde fuere con tal de salir con vida, y allí a Juan Carlos le vino a la mente los que puede hacer un ejército o un ínfimo grupo de soldados acorralados como perros hambrientos. Los soldados, sin parque, seguían sosteniendo sus fusiles a causa de poder calar sus bayonetas. El grupo, actuando por sorpresa, pudo copar una de las barracas, donde venderían caras sus vidas. Pero, aún sin saber que se encontraban sin balas, se acercó a una media cuadra del lugar y les gritó que se entreguen, que serían tratados con sentido de humanidad. Los paraguayos que ya habían visto como brasileños y argentinos trataban a los vencidos, es decir, no sólo con la muerte, sino con muerte por tortura, se negaron. Juan Carlos ordenó el ataque. Sus soldados, la mayoría inexpertos, hicieron una cerrada carga de fusiles, que atravesaron las paredes de madera de la barraca, sin obtener ni réplica ni escuchar gritos ni gemidos, por lo cual supusieron que por un lado no hubo heridos y por el otro que estaban guardando el poder de fuego para un enfrentamiento más cercano. Juan Carlos preocupado por lo que eso implicaba en la moral de sus hombres, pero sin poder decidir sobre su propia vida, ya que su vida le pertenecía al ejército y era una orden no escrita que se mantuviera con vida, hizo algo sorprendente. Para que los paraguayos confiaran, arrojó su arma, su sable y se quitó su uniforme, quedando con las prendas interiores y caminó confiado hacia la barraca. Los paraguayos sabían que salvo huir no podían hacer otra cosa, por lo que se entregaron mansamente. Juan Carlos ordenó alimentarlos y ponerlos en una celda caliente, y al día siguiente los envió hacia el sur de Corrientes, donde quedarían prisioneros hasta el final de la contienda.

    Sin embargo, la opinión de los oficiales mitristas fue otra, apenas supieron de la presencia de los 8 soldados, se apersonaron y ordenaron su fusilamiento. Cuando Juan Carlos se enteró, tuvo un gran pesar, pero como los ajusticiadores eran de rango superior, no podía hacer nada.

    No todo era preparativos para la guerra en Corrientes. Por las noches algunos aldeanos se acercaban a confortar a los soldados con unas buenas comidas como carne de jabalí, e incluso el impensado en cualquier otro lugar, carne de cocodrilo que a Juan Carlos no le gustó.


    Así una mañana cayó un grupo de actores trashumantes, que habían venido desde las lejanas tierras de Ucrania de donde tuvieron que huir por gitanos. Primero recorrieron fortines, se internaron en tierra de indios, y al enterarse de la lamentable guerra, creyeron apropiado acercarse, sino al frente mismo al cual no consideraban de su incumbencia, sí a las zonas de abastecimiento. Como no esperaban recibir paga alguna, al menos creían merecer algo de comer. Así luego de dos días para armar su carpa y ensayar algunos números se prepararon. Juan Carlos fue informado por ellos mismos que no debían esperar números espectaculares sino algo más íntimo. Los chistes se anticipaban malos y viejos pero como la vida allí era aburrida serían recibidos como nuevos y muy buenos.


    Acto número uno: Un solo de violín donde el ejecutante, don Igor, recorrió temas desde las populares danzas gitanas hasta algunos opus clásicos de Mozart. Ni el más ignorante de los soldados pudo dejar de lagrimear con el Réquiem. Ninguno sabía que se trataba de una misa para un funeral, pero el violín les tocaba el pecho.

    Acto número dos: Una agraciada jovencita comenzó con las danzas típicas mezcladas con piruetas extraordinarias, si alguno hubiera dicho que estaba atada a un aparejo o que en realidad era un ángel, todos lo hubieran creído.

    Acto número tres: El hermano de Igor, Estevanich, relató pequeñas obras de teatro tan viejas como el mundo, así obras de Plauto como El soldado fanfarrón y La comedia de la olla, se sucedieron por pares, noche a noche.

    Acto número cuatro: Un payaso y una payasa contaron chistes malos pero efectivos.


    – ¡Señor!, su hija le sacó la lengua a mi hijo

    – No le haga caso son cosas de chicos

    – ¡Sí!, pero la lengua no aparece


    – Por favor, ¿me da una mano?

    Y el otro, desenroscando aparatosamente una, se la da.


    – Sepa señor que yo vengo de una familia sagrada: mis padres fueron un cura y una monja.

    – Ah, dejaron los hábitos.

    – No señor, los acomodaron por un rato en una silla.”


    – El entierro de mi suegra fue terrible

    – Eh, no debe de haber sido para tanto.

    – Debiera ver usted el escándalo que hacía esa mujer, dentro del ataúd.


    – Ayer fui a la casa de mi primo Eustaquio que sirvió un guiso exquisito.

    – Ah, dígale que la próxima vez me invite.

    – Imposible, madre hay una sola.


    Llega un murciélago con la boca llena de sangre, y el otro le pregunta:

    – ¿Dónde conseguiste tanta hermosa sangre?

    – ¿Ves ese muro de 5 varas de alto?

    – Sí, claro.

    – Pues yo no lo vi.


    – Querida, acabo de conocer a tu padre.

    – ¿A cuál de ellos?


    – Al comandante le chuparon la caña… no le dejaron ni una gota.

    – ¿Qué? ¿Cómo dice?

    – Lo que oye.

    – No me diga.

    – Sí, sí, sí señor… la tenía guardada en una botella de vino y se la reemplazaron por te.


    – El comandante no puede encontrar su pito.

    – ¡Eh!.. ¡no diga eso!…

    – Lo tenía en la mesa y alguien se lo llevó…


    – El Sr. Mitre se comió a una renga con varios dados…

    – ¡No…, ¿pero que dice…?

    – Ah, no…, perdón…, el señor Mitre encomió en una arenga el valor de sus soldados.


    Y otros perfectamente olvidables.


    Pero lo que fascinaba a los soldados era la representación donde dos personas un hombre y una mujer usaban para relatar los hechos palabras o bien inexistentes o bien desconocidas para el auditorio. Mientras que la tercera los observaba admirado.


    – ¡Ah!… estoy más que consternada estoy encayolada…

    – Pues, mujer, cuente que le pasa por Júpiter Quinto.

    – Me acaban de adronelar el prolo…

    – ¡Eh!, no me diga…

    – Sí, le digo…

    – Le dije que no me dijera… pero bueno cuente…

    – Estaba yo tranquila adocenándome el sismio, cuando aparece un sísmimo con un pelosio, así de grande…

    – Pero, ¡que bárbaro!…

    – Allí mismo me dijo que me entrosería el occipucio.

    – Y, usted, ¿Qué le dijo?

    – Y que quiere que le diga que el occipucio sólo me lo entroserilaba mi marido.

    – Bien dicho.

    – Pero el cínico del sísmimo me dijo que él sabía que mi munca ya había sido no sólo entroserilada sino también cogronbinatada por un mamunsio. Pero, fíjese usted, que desfachatez.

    – Estoy de acuerdo con Usted, eso no se puede aceptar como si tal cosa.

    – Pero al fin lo pude despedir, pero a costa de que mi billfold quedara así de chata.

    – Querrá decir engrosada.

    – No que va, qué más quisiera una…






    Así una de esas noches Igor contó, con el método de la sábana blanca iluminada por detrás por un farol, la inolvidable novela Franskenstein de Mary Shelley. La cual no era ni de terror ni mucho menos cómica, que hizo que todos hasta el más simple de los soldados reflexionaran sobre la condición humana y por supuesto, sobre la guerra sin sentido en la que estaban obligados a participar.

    La compañía en pleno, es decir, Igor, su hermano, Estevanich, la esposa de Igor, Tatiana, la de Estevanich, Ursula, la hija de Igor, Estela y el hijo de Estevanich, Ivan, se presentaron con unos títeres bastante particulares. Igor con una escoba, Tatiana, con una guitarra, Estevanich, con un farol de aceite, Ursula, con una sábana que colgaba de sus brazos, Estela con un fusil descargado e Ivan, con un zapallo de calabaza. Así desarrollaron la obra de Shakespeare, Hamlet. Lo curioso era que lo que Igor tenía en su mano no era una simple escoba, era el propio padre de Hamlet, y los que Ivan tenía no era un zapallo sino la calavera de Yorik. Así con total desparpajo la compañía, hizo que todos pidieran justicia por la muerte del rey.

    Dado el tremendo éxito, el aplauso de una multitud de 25 personas, para el día siguiente, para no seguir con tantas tragedias representaron “Romeo y Julieta” pero en la versión procaz, donde Julieta, siempre cubierta por una sábana (los soldados estaban desesperados por ver el cuerpo desnudo o semidesnudo o al menos sugerente de Úrsula), pasaba de mano en mano mientras Romeo le recitaba amorosos sonetos, mientras que una mano que parecía surgir de la nada, se agitaba delante de la pelvis del joven enamorado. Si para los soldados, que no conocían la obra, fue un enorme reidero para Juan Carlos que sí la conocía un signo de admiración para los artistas. El conocía los teatros de Buenos Aires y en ninguno vio tanto talento.


    Así salieron a escena Igor e Ursula que en dicho caso eran Juan y María. María, aparentemente le dice:


    – No, no con su pito, no, que todavía me duele.

    – Sí, claro, no es para menos

    Dijo Juan, a lo que el público ovacionó con un largo “eehhh”

    Juan mira al público, mira a María y vuelve a mirar al público, vuelve a mirar a María y vuelve a mirar al público con esa señal supina e italiana, de juntar los cinco dedos de una mano en punta, para preguntarles:

    – ¿Qué pasa?

    Uno, desde el fondo, ensaya una respuesta.

    – Ah, no, me temo que han entendido mal. Hablábamos de Conzupito Watabe, un samurái japonés que hemos conocido, que es recordado por María con mucho dolor… ¿quieren saber por qué?

    – Siiiii….

    – Esto ocurrió en Okinawa. Conzupito, era un samurái subordinado del Shogún Ekeyi Sawamoto, y este le encomendó una tarea delicada, espiar detrás de las líneas enemigas, la cantidad de flechas con que éste contaba. Hacia allí salió el joven samurái. Pero al subir a una colina para poder contemplar el paisaje de guerra, fue sorprendido por otro soldado, también samurái como él.

    A partir de aquí los presentes pudieron ver sobre una sábana blanca como dos sombras se movían enarbolando largas armas blancas ágilmente.

    – Ambos desenvainaron sus sables samurái y se trenzaron en una lucha que sabían de antemano que era a muerte. Sus sables en sus hábiles manos, cortaban el viento con su afilado acero. Sus respiraciones les robaban viento a los pájaros. Sus sudores creaban curiosos arco iris de luna. Ambos enemigos, estuvieron así luchando sin descanso por espacio de una media hora, hasta que ambos se cruzaron de tal forma que uno y otro pudieron escucharse hasta los latidos del corazón. Sin embargo, el otro, con un extremo movimiento de ataque, avanzó con su katana furiosamente, pero Conzupito lo esquivó y dando un giro completo con la suya, le cortó la cabeza. Tras lo cual se tiró al pasto a reponer fuerzas y retomar aire. A los 5 minutos, como corresponde a un soldado de su estirpe se dispuso a enterrar el cuerpo de su enemigo, que como ustedes deben saber, primero se debe desnudar y luego rodear de una sábana blanca, símbolo de la paz que el guerrero muerto disfrutará en el cielo. Pero, fue aquí donde el horror lo invadió, al quitarle la máscara ritual a su contendiente pudo ver con sus pobres ojos que era su hermano menor. Conzupito cayó de rodillas y estalló en llanto, él había matado a su propio hermano, o su hermano lo mataría a él.

    – El samurái, entonces, se aprestó a consumar su suicidio ritual, es decir el Harakiri. Y si alguno aquí presume de valiente, lo invitó a que sólo lo piense. El suicidio ritual se realiza así: Luego de tomar el té, arrodillado en posición de loto, sobre una esterilla virgen, esto quiere decir que tal alfombra se lleva únicamente para estos casos, se debe llegar a tal concentración que el samurái sólo ve el cielo que le espera, pues de no hacer las paces con el cielo será rechazado por él. Allí se toma una taza de Sake, única bebida alcohólica permitida antes del ritual. Luego se toma, con ambas manos el puñal, que es enterrado en el costado de la mano más hábil hasta que la mano siente que ha atravesado los intestinos y luego, muy lentamente, pues rápido es considerado cobardía, se lo lleva hacia el otro costado, dando por finalizado el rito cuando los intestinos salen despedidos sobre la esterilla, y allí el samurái sin ningún quejido espera a la muerte que a veces viene rápidamente, pero otras la agonía puede tardar horas. Conzupito se despidió de la vida cuando el sol apareció con un magnífico rayo verde.

    – Esto, mis amigos, es lo que sucede cuando los pueblos hermanos se entablan en una guerra, uno puede llegar a matar a su propio hermano de sangre.

    Los presentes, habitualmente animosos, quedaron absortos y alguno lloroso, y no fue hasta que el capitán Juan Carlos, rompió en aplausos que todos dieron rienda suelta a los suyos, sin escucharse una sola voz de rechazo.


    Las fabulas actuadas no estuvieron ausentes. Pero quizá la más comentada fue aquella en que un viejo padre cansado de las peleas de sus hijos un día se aparece con un haz de varillas y les pide a uno por uno que la quiebre, lo cual ninguno pudo lograr. Pero luego él desatando el haz tomó a una por una las varillas y las quebró con suma facilidad.

    Para algunos sólo fue una enseñanza para la vida, pero para Juan Carlos una reflexión, se preguntaba ¿No será esta guerra un artilugio de Inglaterra para separarnos y luego agarrarnos de a uno?

    La siguiente noche imitando a los voceadores de los grandes periódicos europeos los mismos payasos comunicaron las novedades, y entre los favoritos del grupo de actores era criticar a los personajes políticos mundiales o locales.


    – La reina Victoria es amante de un negro que se la encaja…

    – ¿Cómo?

    – No, perdón, digo que la joven reina Victoria es amante del encaje negro.

    – Ah..

    – No, que Ahhh, está bastante gordita la mujer, y lo usa para que se le note menos…


    – Cuando termine la guerra Sarmiento se va a mudar al Paraguay para reconstruirlo.

    – Pero si está abogando por el absoluto exterminio.

    – Sí, pero ya tiene pensado juntarse con unas treinta pararaguayititas y tener unos 50 hijos


    – Un primo de Mitre comió un chancho en lo de mi tío.

    – Pero, ¿Qué dice?. Lea bien por favor.

    – Un primo Mitre dimitió por un chanchullo



    Igor, declara ante toda la audiencia:

    – Mi prima Anastasia, siempre se enoja cuando le tocan las maracas.

    Y Úrsula le responde:

    – Es lo que corresponde… (y luego de un largo silencio) como si ella no pudiera tocar otros instrumentos que el director le designe, es más, él dice que ella es muy buena tocando la flauta.



    – ¿Saben lo que le pasó a Rigoberto?

    – ¡No!

    Rigoberto, que como ustedes deben suponer no es más que un nombre ficticio para no recordar la vergüenza que pasó: lo matraquearon.

    – ‘¡Uy, no, pobre! Dijo uno.

    Rigoberto que era súbdito de un reino que no nombraremos, fue designado como agregado cultural en otro reino, que tampoco nombraremos.

    Al tercer día de complacientes paseos por la ciudad capital, rodeada de fuentes de aguas danzantes, puentes levadizos y una hermosa vista hacia el castillo, un transeúnte que lo identificó por sus vestimentas le preguntó a boca de jarro:

    – A Usted, ¿ya lo matraquearon?

    Y sin darle más respuestas el transeúnte se alejó.

    Que decir que Rigoberto esa noche no pudo dormír.

    – ¿Matraquearme a mí, héroe de 20 batallas, habrase visto tanta felonía?

    Pero luego reflexionó:

    – ¿Por qué el ministro me eligió si sabe que yo no estoy para esas cosas… habiendo varios que lo harían con sumo gusto?

    Por la mañana le arrojaron un sobre donde lo invitaban “cordialmente” a la ceremonia de encopetado, o sea, matraquearlo… pero, además, nada de cosa privada, sería cosa pública, en medio de la plaza central.

    Dos días sin poder dormir. Pensó en huir, pero, ¿Qué pensarían en su patria?

    Finalmente llegó la hora.

    El anfitrión, (el verdugo, pensaba para sí) le pregunto de como quería ser matraqueado.

    – Con los ojos vendados

    Como si lo fueran a fusilar.

    Pues bien sonó una trompeta y sintió como cuatro huevos se estrellaban sobre su cuerpo, luego algo que olía a harina y por fin, un ensordecedor sonido provocado por cuatro gigantescas matracas de metal que giraban sobre él para felicitarlo por la confirmación de la firma de sus diplomas de embajador.

    Rigoberto sólo se arrodilló para reírse de sí mismo un largo rato.

    Igor volvió a mirar a la multitud, esta vez eran 32, para decirles, algo que sirvió de moraleja:

    – Nunca den por sentado lo que creen conocer de las culturas ajenas”


    Un soldado preguntó

    – Y eso, lo otro, lo que suponíamos, ¿podía llegar a pasar?

    – Pues claro, le respondió Igor, si algo pasaba y el delito era grave, era la muerte: la horca, la decapitación, el empalamiento público. Si el delito era aún más grave, se lo arrojaba al aceite caliente, no hirviendo para que la muerte fuera una larga agonía de dolor. Y no hablemos de la tortura.


    Les voy a contar la historia de Leonardo, no el pintor sino un simple campesino que medía casi tres varas… o al menos dos y media, al que acusado de haber abusado de una muchacha lo condenaron a morir en la horca. Demás está decir que para que la historia fuera interesante el muchacho, que tenía unos 25 años, no había abusado de nadie. Ya que, por su hermosura, todas las damiselas suspiraban, y soñaban con casarse con él.

    En algunos lugares donde yo he estado la muerte no es tomada con el horror de otros tiempos. El campesino estaba acostumbrado a ella, ya fuera por una peste, una guerra o una masacre injustificada. No era que no doliera, sino que ya estaban acostumbrados, mejor dicho, resignados.

    Ahora bien, como al inquisidor la horca le pareció poco, ordenó quemarlo en la hoguera, de modo que se ordenó al pueblo entero presenciar el cadalso.

    Llegó la hora, el reo fue atado al palo, y ramas y leña fueron puestas a sus pies, y luego de leída la sentencia por el vocero, el verdugo encendió la pira, la que, debido a su enorme tamaño, era abundante.

    Pero cuando la pira tomó fuego y sus primeros gritos se comenzaron a oír, ocho jóvenes damiselas, entre ellas la causa de su holocausto, primero intentaron liberarlo y mientras luchaban por hacerlo, el fuego y humo las venció cayendo de bruces sobre la llama viva, y todas, se pudo comprobar luego de retirados sus cuerpos parcialmente calcinados eran doncellas.

    Aunque el inquisidor, quien obtuvo la confesión del joven mediante tortura, quiso hacer un pacto de silencio, con el alcalde ya que la opinión de la chusma no contaba, éste se negó y pidió que se llegara al fondo de la cuestión, la cual fue rápida y expedita. Esa misma tarde el padre de la doncella, que había usado el ardid para quedarse con las magras tierras del joven, al ver el sacrificio de su propia hija a quien él había mancillado en su honor con tal mentira, se ahorcó y fue enterrado fuera del mismo como correspondía a los criminales y suicidas.

    O bien, mis amigos, como dicen en Europa, no escupir al cielo que el escupitajo puede caerte en la cara.


    Durante casi un mes se representaron diferentes escenas la Ilíada y la Odisea, lo cual motivó que la compañía tuviera que explicar quienes eran esos héroes y dioses.


    Así que una tarde Tatiana, Igor y Úrsula contaran que habían estado con algunos de esos personajes.


    – Ayer dormí en los dulces brazos de Afrodita. Contó Igor.

    – Y yo estuve en los brazos del bello Apolo. Agregó Tatiana

    Y Úrsula en estado deplorable, con la ropa ajada y totalmente despeinada, declara:

    – ¡Bah!, eso no es nada, a mí me pasó por encima, Asterión, el minotauro que tiene… Frase censurada por Igor


    Luego del chiste, un soldado, ignorante de la cultura griega, ya que las clases que les habían dado sólo lo sacaba de la oscura noche de la total ignorancia, preguntó:

    – ¿Cómo era posible que Hera, que era madre de Atenea y Afrodita, no sólo compitiera con ellas por ser elegida por Paris como la más bella, sino que luego se enojara con él y de allí con todos los troyanos?


    La respuesta de que los dioses no envejecen no lo satisfizo.


    Como el muchacho seguía absorto, volvió a preguntar:


    – ¿Por qué Apolo luego de darle el poder de la profecía a Casandra, luego hizo que nadie le creyera, sólo porque se negó a yacer con él? ¿Acaso los dioses no son buenos?


    Igor con mucha indulgencia le respondió que los dioses del Olimpo, al ser mucho más humanos, a veces eran tanto buenos como vengativos, y Apolo era el dios más bello y por lo tanto no aceptaba la negativa de una simple mortal.


    Una cerrada noche de primavera cuando los azahares de los naranjales perfumaban el ambiente, cayó en medio de una representación de Antígona de Sófocles, una comisión de oficiales a causa de una la investigación de un hecho grave. Juan Carlos ignoraba que pudiera ser, ya que no había tenido crímenes ni delitos graves en los últimos dos meses, y estos ya habían sido cursados a un juzgado del fuero militar. El saberlo hizo que a Juan Carlos casi se le cayera la quijada.


    – ¿Aquí se ha mancillado la honra de la Santa Madre Iglesia?

    Dijo el capitán encargado de la investigación.

    – No, que yo sepa.

    Respondió Juan Carlos.

    – Pues nosotros tenemos a un malandra, encarcelado como corresponde, que dice haber escuchado un supuesto chiste de pésimo gusto en este lugar.

    – ¿Cómo dijo?

    Respondió Juan Carlos que había visto todas y cada una de las representaciones de los gitanos.

    – Vamos, confiese teniente, que usted está a salvo por ser el jefe de este destacamento, lo cual no implica que una nota figure en su foja de servicios.

    Juan Carlos, por más que se devanaba los sesos no podía recordar cual pudiese ser dicha ofensa. De pronto recordó la representación de Romeo y Julieta y así se lo refirió al capitán investigador.

    – ¿Usted cree que una representación ideada por un ridículo inglés puede mansillar a nuestra Santa Iglesia?

    – Bueno, dijo Juan Carlos, después de todo el drama se desarrolla en una Italia católica y el cura que los casa es obviamente católico.

    – No me diga, no lo sabía, yo pensé que se desarrollaba en Dinamarca.

    – Esa es Hamlet

    Y para sus adentros agregaba, “pedazo de ignorante”.

    – Pues sí, pero no es de eso de lo que estoy hablando. Y dado que usted se niega a reconocerlo, yo delante a todos estos estúpidos testigos (se oyó un ooohhh de desaprobación) le leeré tal pieza sólo digna de alguien poseído por Belcebú.”

    A Juan Carlos semejante declaración le desató la hilaridad y tuvo que hacer un esfuerzo desmedido para no reírse a carcajadas del oficial.

    – Bien, prosigo.

    Dijo el oficial quien antes de leer se persignó.


    – Sepa señor que yo vengo de una familia sagrada: mis padres fueron un cura y una monja.

    – Ah, dejaron los hábitos.

    – No señor, los acomodaron por un rato en una silla.


    Los soldados de Juan Carlos ya no los soportaron más y se rieron, no del inocente chiste, que ya conocían sino de que alguien hubiera viajado más de cien leguas a caballo y en medio de una guerra para semejante ridiculez. Y lo hicieron ostentosamente como para que el oficial supiera lo ridículo que era.

    Pero al montar su caballo el oficial dijo:

    – Yo he cumplido con mi deber. Por ahora esto es sólo una advertencia. La próxima vez será un juicio marcial con posible fusilamiento.

    – Vea, le dijo Juan Carlos tan airado que las venas del cuellos parecían que le iban a explotar, lo que realmente ofende a la Santa Iglesia y a la sangre de Nuestro Señor Jesucristo es esta guerra entre hermanos y Usted interrumpe la paz de este destacamento a causa de una humorada que no le hace nada a nadie.

    Terminando la frase tan desaforado que se quedó sin voz.

    Juan Carlos creyó ver que el oficial llevó la mano derecha hacia su pistola pero se arrepintió y espoleando a su caballo desapareció en la oscuridad de la noche

    El resto del fogón consistió en que los soldados, mientras Igor tomaba furiosa nota, contaron innumerables chistes de muertos, borrachos, locos, curas, monjas y soldados que se duermen en su guardia, algunos no por ingeniosos dejaban de ser reales. Juan Carlos, aunque formalmente profesaba la fe católica, en su interior tenía un gran desprecio por todo lo que significase religión de todo tipo. Y luego recordó haber leído que durante los primeros años de la revolución y hasta que Don Juan Manuel produjo la Restauración, la Iglesia fue una enemiga más.


    Tres semanas después, a causa de haber oído tal acto ridículo por parte de un viejo camarada suyo, quien pidió licencia por tres días en su puesto paraguayo fue el capitán Mansilla, el cual al reencontrase con Juan Carlos lo molió a abrazos.

    Como su tiempo era poco no sólo quiso saber del caso sino interiorizarse de las tareas de Juan Carlos. También disfrutó de una velada de buen teatro en su honor y luego para no perder la costumbre pidió que aumentaran la fogata y contó varios de sus memorables cuentos, algunos cómicos y otros muy tristes, que curiosamente eran los que más querían los soldados quizá para paliar la verdadera tristeza de ser parte obligada en una guerra que ellos no deseaban.

    Mansilla por haber dormido en la primera cama blanda en muchos meses sólo se despertó al mediodía, cuando una indiecita le acercó un mate. El primero fue amargo, pero la nena le preguntó si lo quería dulce o mejor si quería tereré. Mansilla que amaba a los niños, no sólo aceptó el mate, sino que luego de un breve aseo personal salió al patio para escuchar sus cosas, sin dejar de pedirle que cuente sus travesuras. Una de ellas fue esta.


    Un soldado que despreciaba a los paraguayos a quien acusaba por la guerra, sabiéndola protegida de Juan Carlos, cada vez que ella pasaba delante suyo, o bien le ponía el pie para que tropezara, especialmente si llevaba varias cosas, o bien le levantaba la falda, no por lujuria sino para decir que ahí ninguna paraguaya tenía nada. Anahí en lugar de pedir ayuda sólo le llevó un mate. El soldado se ufanó de qué así había que tratar a todas las mujeres para que hagan lo que los hombres les mandan. Pero por la noche, sus tripas pidieron desesperadamente que se acercara a las letrinas, allí luego de despedir hasta el minúsculo cerebro que llevaba puesto y planear la venganza contra la indiecita, se pegó el susto de su vida cuando un yaguareté mostró su cuero y su afónico grito. Tal fue su susto que cayó dentro de la pestilencia mientras se persignaba y prometía a “diosito” no hacerlo más. Las carcajadas de sus compañeros no fueron por verlo llegar lleno de tal pestilencia, sino porque el mentado yaguareté no era otra cosa que la menuda Anahí que se había puesto un cuero del animal por encima de la espalda e imitaba a la perfección sus sonidos.

    Mansilla se rio mucho y le pidió que no le dijera el nombre del soldado porque si no lo encarcelaría por muchos días por deshonrar el uniforme al deshonrar al género femenino.

    Juan Carlos observó con que paciencia Lucio escuchaba a la indiecita, algo poco común en hombres de su importancia.

    Así mientras la charla se desarrollaba a escasas varas de él. Comenzó a reflexionar sobre temas menores pero que a él le intrigaban. Uno de ellos era el color de piel de Anahí.

    Anahí no tenía el color café con leche habitual en los indios americanos sino que sin ser de estirpe europea ella era blanca y así lo eran los guaraníes quienes, incluso, podía ser calvos, mientras esa falencia no existía entre los indios americanos. Así recordando algunas de sus lecturas trajo a su mente esa que indicaba varias de las teorías científicas sobre el origen del indio americano. Todas concuerdan en que el hombre no es originario de América sino del África pero no tan de acuerdo de cómo el hombre llegó a América. Mientras unos decían que habían entrado por Alaska hacía muchos miles de años, otros que habían llegado en endebles balsas desde la polinesia. Estos serían los actuales habitantes andinos, que luego o bien subieron hasta México o cruzaron los Andes. De los otros algunos fueron los esquimales, y bajando los indios del norte de América. Así quedaban por responder dos cuestiones. Una, ¿Por qué lo pieles rojas tienen ese color de piel? La respuesta más aceptada era que los Vikingos llegaron mucho antes que Colón hacia el año 800 y al mezclar su piel rosada con las del indio americano surgió ese curioso color de piel. Y la otra que no tenía registros, pero vendría a ser lo mismo con los guaraníes. Pero mientras los pieles rojas a, veces eran rubios, no así los guaraníes por lo que la teoría de que los Vikingos habían bajado hasta el sur no se sostenía. Otra era que grupos de rebeldes españoles sin querer responder a la corona se había mezclado con los aborígenes del Paraguay. Pero ninguna satisfacía por completo a nadie.

    Ya rayaba el alba cuando Mansilla le entrega a la indiecita para que duerma un rato, y le pidió si fuera posible que el día de mañana comieran carne vacuna. Juan Carlos le dijo que sin ninguna duda.

    A Mansilla le gustaba el buen comer y aunque nadie lo podía creer sacó a relucir para todos. una caja de vinos chilenos de primera categoría la que fue acompañada por un buen asado de ternera. Para esa noche los gitanos tenían preparada “Sueño de una noche de Verano” y para que no los acusasen de anglófilos, “La vida es sueño”.

    Para terminar, Úrsula recitó una gran cantidad de sonetos de Sor Juana, para muchos la más grande poeta americana.

    Por la mañana Lucio volvió al frente, pero dejó a un camarada de ramas y correrías para que lo reemplace por un breve tiempo en sus tareas administrativas, y, claro, como contador de cuentos de fogón. También le entregó una carta que había llegado durante la guardia nocturna desde Buenos Aires y que había sido dirigida por error al frente, Juan Carlos la abrió con gran incógnita.

    En ella se enteró de una de las más amargas noticias: Su abuelo Ismael había muerto. Ya hacía cinco años que Alcira también lo había hecho luego de un furioso cáncer de intestinos, y ahora Ismael a causa de su diabetes. Según la carta enviada por su padre Alberto, Ismael se encontraba bien, pero durante una de sus caminatas nocturnas, rozó su pie derecho con un hierro que sobresalía de una de las pocas calles empedradas de Buenos Aires, produciéndole una herida a la que no le dio importancia por lo pequeña. ¿Qué importancia podría tener una herida de poca monta en un cuerpo que sangró en Maipú y salió con vida de Cancha Rayada? Sin embargo, a los dos días el pie comenzó a necrotizarse y engangrenarse y en tan solo tres días el corazón de Ismael, tan grande en lo físico como lo había sido en lo moral, dejó de latir.

    Juan Carlos se retiró a su barraca para llorar un largo rato.


    Tres cuentos de fogón


    Como decíamos, en esos días que Mansilla estuvo con Juan Carlos no pudieron faltar sus famosos relatos algunos que publicaría en varios de sus libros. Se sabe que muchos son leyendas populares pero algunos son producto de su propia experiencia personal. Que ya tenía fama de buen cuentero ya en esos días lo dice el hecho que apenas él se acercaba al fogón, aunque sólo fuera para calentarse las manos, todos hacían silencio y de pronto le brotaban las palabras como agua de manantial.

    Pero no sólo fueron sus palabras las que se escucharon durante varios días. Si Juan Carlos era su amigo de la infancia, el Capitán Alfonso Toribio Pelayo era su compañero de juergas. Cuando a Mansilla su padre lo subió de una oreja a un barco para que su tío no le pusiera una bota de supositorio de una patada; Pelayo, casi un año después, se subía en la misma embarcación, con el fin de encontrar mercados para los cueros del saladero de su padre quien competía a veces poco amablemente con los de Don Juan Manuel y su destino fue Bangkok. Y fue en esa ciudad que, luego de escuchar que en medio de una batahola alguien pronunciara insultos en el claro dialecto rioplatense, se acercó para a ver qué pasaba. Al parecer se tomaron a golpes de puño entre un grupo de ingleses y uno de hindúes por la consabida libertad de esa tierra y, como a mi juego me llamaron, un centenar de jóvenes de diversas ciudades y naciones se sumaron a la gresca. Pelayo veía como el entonces mozalbete Lucio que había tomado parte por los hindúes, mejor dicho indios, y cuya estatura no lo favorecía, se trenzaba entre los más robustos contendientes, viendo lo bebido que estaba y que la estaba pasando muy mal entró, lo durmió de un derechazo y lo cargó al hombro ya que Pelayo era un tipo no sólo muy fibroso sino enorme. Como al día siguiente, resaca mediante Lucio no se acordaba de nada, se lo tuvo que explicar. Pero dos días más tarde alguien le contó que de no ser por Pelayo lo hubieran apuñalado en ese tumulto y de allí nació una larga amistad. Pelayo siguió con su viaje de negocios y Lucio con su viaje de aprendizaje. Ya que su viaje no era sólo placer, aprendía de culturas, lenguas y comercio, no por el consabido y aconsejable poder de los libros sino en el lugar de los hechos. En lo que ambos coincidían además de su gusto por la política era el sabor que le encontraban a los libros y cuanto más exóticos estos fueran mejor. De ese conocimiento de historias y muy viejas leyendas ambos solían alimentar las tertulias y seducir a muchas muchachas. Que, aunque no fuera cierto, como lo era, que lo había sacado de tal gresca por la forma en que lo contaban, parecía el esforzado Héctor contra todos los griegos juntos, y eso gana perfumes de azahares y caídas de peinetones en todos lados.

    De modo que una tarde noche, el capitán Pelayo, tomando la palabra dijo:

    Ustedes saben que con mi amigo Lucio nos hemos cruzado en diversos puntos del globo. Pero estuviera donde estuviera, si el conocimiento de la lengua me lo permitía ya que por entonces sólo hablaba castellano, obvio, inglés, francés y algo de ruso, de modo que paraba la oreja en cada lugar que podía para poder escuchar historias de tierras tan exóticas como China, India, Australia, Arabia, Islandia o Tailandia que si ahora varios son parte, por obra y gracia del sable, la libra y el cañon, del Imperio Británico durante muchos siglos disfrutaron de una honrosa libertad; y como todos sabemos donde mejor se las escucha es donde una persona decente no debiera estar es que les voy a contar lo siguiente que muchos dicen que es sólo una leyenda y otros la pura verdad.


    Hace muchos años, cuando aún no existía la gran Muralla China, ni las Grandes Pirámides de Egipto, ni mucho menos, Grecia o Roma, pero sí ciertos señores que construían su poder y riqueza con el simple recurso de controlar un curso de agua, existió un pequeño reino enclavado entre China e India que hoy sólo es polvo de la historia.

    Luego de varias generaciones en que una dinastía lo gobernó con cierto éxito llegó al trono un tal Subrahmanyan, a quien para abreviar ya que no sé el significado de tal nombre, llamaremos Subra, porque esa lengua que es madre de lenguas incluso del griego y latín y por lo tanto nuestro castellano, ya no existe salvo en lo sutras que inundan los templos más antiguos.

    Pues bien, cuando el oro aún no se usaba ni como moneda ni como intercambio este muchachito que aún no lucía la barba que enorgullecería a muchos, se hizo cargo de un reino que por lejos era dominado por ricos y poderosos, y por dicha causa, el egoísmo y la ambición, su prosperidad había comenzado a mermar, forma eufemística para decir que los ricos eran más ricos y los pobres cada vez más pobres. El casi infante le había escuchado con amargura a su padre, que amaba a su pueblo que las finanzas del reino dependían de las cosechas y ellas del agua que ellos administraban.

    Cuando el rey murió y el muchacho, se sentó en el trono, que por entonces no era más que un simple lugar, una gran cabaña que apenas se diferenciaba en lujo de las demás, se rodeó de gente totalmente nueva, y si sólo los nobles sabían leer y escribir, él, por el poder que le confería su título, en lugar de estos se rodeó de sus amigos de la infancia, sin importar si sabían o no leer, porque de ellos sólo necesitaba la palabra y estos fueron sus fieles ministros. Así fue que a uno, se le ocurrió una original forma de celebrar los matrimonios de los jóvenes, algo que los nobles nunca habían hecho, regalarles una cría de buey de dos años y una reja de arado que, deben saber, aún eran de madera ya que el metal era muy caro de fundir y trabajar hasta que llegaron los expertos herreros muchas generaciones después, lo cual para jóvenes tan pobres era una fortuna. Semejante idea, si primero causó espanto, por lo costoso a las arcas del reino, a los pocos años, demostró ser lo contrario, porque al haber un buey por familia y no uno cada 10 o 20, hizo que se necesitara más alfalfa, que algunos de esos mismos jóvenes se apuraron a sembrar, pero además como todos pudieron arar a mayor profundidad y no lo que sus brazos pudieran herir a la tierra, las cosechas fueron mucho más abundantes. Y allí, otros dos de sus ministros, uno que era criador de caballos y otro fabricante de carruajes en un acto de suma esperanza le dieron crédito al reino, 10000 caballos y 5000 carros, si el plan tenía éxito ellos sólo cobrarían por los caballos y carros que era mucho dinero, y digo dinero, cuando aún eso no existía, pero si fracasaban quedarían en la total ruina ellos y el reino. Pues bien, si los bueyes que seguían ganando en tamaño y fuerza eran usados en el campo, carros y caballo para transportar el excedente de las cosechas hasta los reinos vecinos, pero decir vecinos era estar a cientos de leguas de distancia. Fuera lo que fuera lo que parecía sobrar en cualquier parte fue muy bien comprado. Lo que en realidad estaba pasando era que dos de esos reinos se hallaban embarcados en una cruel guerra y necesitaban no sólo al alimento para sus ejércitos sino tener más hombres listos para la batalla pero de esa manera lo debían quitar del campo, encontraron en el ofrecimiento de Subra, esto es, alimento barato, ya que Subra que simpatizaba con ambos pero que no podía hacer nada para cesar la guerra, no se abusó de la situación. La guerra duró mucho más de lo previsto y si cesó no fue por el triunfo de ningún bando sino porque el pueblo lentamente fue emigrando hacia donde pensaba, y no se equivocaba, había paz y abundancia, de modo que luego de 20 años sin haberlo pretendido Subra aceptó a los viejos rivales como parte de su reino con los mismos derechos que los antiguos habitantes.

    Pero no crean que esto era un cuento de hadas, porque en su corte había, de parte de los antiguos cortesanos que veían con malos ojos tanta prosperidad del pueblo ya que pensaban que sólo un pueblo pobre era un pueblo dócil, y que los funcionarios que ganaban según esa prosperidad, mientras ellos en esos 20 años sólo habían podido mantener sus bienes. La razón era simple, quien podríamos llamar ahora, su ministro de tesoro había creado impuestos diferenciados que podemos explicar así. Ustedes deben de conocer el relato de la viuda pobre, pues bien si un tanto por ciento, según la matemática es lo mismo, para todos, no lo es lo mismo para el rico que para el pobre, porque uno da, o le cobran, de lo que le sobra y el otro debe dar de lo que le quita a su estómago, de modo que el cobro fue inverso, no se le cobró a nadie por las riquezas nuevas, esto en el caso de los campesinos era no se le cobraba por lo que la tierra diera sino por lo que estuviera sin arar, y cómo los únicos que conocían a los metales nobles eran unos pocos y muy ricos pronto cayeron en la cuenta que la única forma de escapar de tal impuesto era poner a esa riqueza a producir, lo cual no querían. De modo, que los atentados a la vida de Subra eran moneda corriente, que una flecha que le roza su larga cabellera, que unos higos envenenados, que un barcaza que se hunde en medio del lago, que un asesino puñal en mano, pero lo que no tuvo Calígula sí lo tuvo Subra una guardia fiel, que si el reino no tenía guerras, sí tenía ejército, pero más dedicado a cuidar a los campesinos de bestias y ladrones que las lejanísimas fronteras. Y allí, Subra que ya para esto tenía sus cuarenta años tenía a sus dos hijos mellizos, y si no tuvo más fue porque su joven y amadísima esposa murió en el parto y el como acto de eterno recuerdo no volvió a casarse, lo cual no quiere decir que no tuviera amantes, porque por aquellos años sólo se casaba quien quería y muchos muchachos y muchachas elegían la soltería pero jamás la castidad que era muy mal vista por todos.

    Estos muchachos, al contrario de otros nobles, se peleaban porque el futuro soberano fuera el otro, pero por otra parte, por un acuerdo al momento del parto nunca se supo quién tendría la supremacía del primogénito, lo cual sería una sentencia de elección por parte de su padre. Que si se peleaban y lo hacían a menudo no era por las riquezas sino por lo favores de alguna damisela. Ocurrió un hecho que pudo ser grave, cierta vez uno cayó a un frío río de montaña en pleno deshielo y estuvo sumergido durante varios minutos y a causa del agua fría y la falta de aire se puso azul, en cambio su hermano que se arrojó a salvarlo, cuando emergió y llevó hasta la playa estaba rojo del esfuerzo, por eso el pueblo los empezó a llamar Azul y Rojo. La cuestión es que a partir de entonces hacían teñir sus sencillas ropas de rojo o azul, según quien fuera. Sin embargo, el pueblo que sabía de su carácter jocoso nunca sabía, como siempre había sido, quien era quien.

    Sucedió durante el festejo del 30 aniversario de su reinado. Pero, parece que me olvidé de decirle como en aquel reino se medía el tiempo. Lo meses eran 13 de acuerdo al tránsito de la luna, o sea 13 meses de 28 días, siendo el día o dos sobrante pura fiesta. El día comenzaba cuando el sol pasaba por dos ranuras planas horizontales, lo que para nosotros sería el amanecer de modo que aunque nadie lo notara la hora variaba con las estaciones que no eran consideradas como ahora, sino que un 21 de marzo como el de ahora no era el comienzo de una estación sino el cenit de ella.

    Pero, decíamos, cada año en que el reino lograba que la cantidad de niños muertos durante la infancia no superara de cierta cantidad, ya que por entonces eliminarla más que por acciones del reino se debía a cuestiones naturales, es decir, que no haya inundaciones, sequías, olas de frío o plagas, con lo cual quiero decir que ese trabajo por entonces era titánico, de modo que más que festejar logros se alababa a la suerte. Entonces se sumaba una nueva piedra caliza al monumento a la vida, y debo decir que la piedra caliza significaba la pureza de un niño que no muere. De modo que no nos es posible decir a que cantidad de años reales correspondía tal cantidad de piedras, quizá eso mismo, pero quizá el doble, no más porque la gente se moría mucho más joven que ahora, ya que un simple corte de una mano que se infectaba te mandaba al otro mundo.

    Y Subra contento de tal acontecimiento, ordenó que ese año, en lugar de un buey, las jóvenes parejas recibieran dos, lo cual quedó sin efecto no porque no hubiera suficientes bueyes sino porque aquellos matrimonios, ahora viejos matrimonio que habían recibido el suyo una y dos generaciones antes, los rechazaron gentilmente en aras del crecimiento del reino. Pero como el rey algo les quería regalar mandó a sus hijos hasta el lugar donde vivía aquel primer matrimonio a fin de ordenar la construcción de un monumento al trabajo que por entonces no era otra cosa que una escultura hecha en madera de roble, en tamaño natural, de un buey seguido por un hombre tomado de un arado y su amada mujer alcanzándole una bebida fresca. Y con el sello y lo que hoy llamaríamos dinero, Azul y Rojo, para allá fueron.

    Les decía, estaba Subra alegre y bastante, mejor dicho muy bebido cuando alguien se le acerca con el rostro cubierto de ceniza, lo cual no podía significar otra cosa que una noticia terrible y lo fue. Su dos queridos hijos que ya pintaban canas habían sido asesinados en un perdido camino. Y no murieron por la lanza de algún enemigo o su espada de bronce, sino que luego de espantar a sus mansos caballos que los arrojaron de sus lomos, lo golpearon con palos y les destrozaron la cabeza con pesadas rocas.

    ¿Quién podría haber causado semejante felonía siendo que era bien sabido lo mucho que el pueblo quería a los hijos del rey?

    Subra se montó al primer caballo que encontró y su guardia personal, ahora también de duelo por la muerte de sus jefes, lo siguió. Hallaron a los muchachos como el mensajero les había dicho. Sucedió lo que nunca en el largo reinado de Subra, un funeral que duró toda una luna. Hay que decir que era costumbre en ese reino que al comenzar el funeral se colocara al cuerpo desnudo del occiso sobre cuatro maderos a la altura de la copa de un ciprés, y permaneciera allí, mientras los deudos permanecían en vela, hasta que la carne del muerto se desprendiera y cayera hacia la hoguera ya lista desde la segunda semana, y recién entonces se encendía la pira. La costumbre de colocarle dos monedas sobre los ojos para el barquero vino mucho, cientos de años después, lo que sí como los maderos eran de roble o quizá quebracho ardían hasta mucho después que los cuerpos fueran ceniza y sólo cuando estos se apagaban y el viento soplara las cenizas se daba por concluido el funeral. En su caso las cinco provincias pidieron parte de las mismas para dotar de reliquias a los monumentos que harían de ellos.

    Subra se sumergió en la tristeza pero eso no le impidió ordenar una investigación que cinco años después no tenía culpables. Pero sus fieles ministros le recordaron algo que o bien él no quería decir o por negarlo en su interior se había olvidado, nombrar a un nuevo sucesor. El favorecido fue Tarbanesh, un muchacho, nieto de su hermana menor ya que la costumbre sólo permitía soberanos varones y sus otros hermanos sólo tenían mujeres, 50 mujeres. Se hizo el nombramiento mediante un bando que se difundió en la plaza de las principales ciudades que sólo eran 5, las capitales de provincia.

    Al año de esto, luego de una cena con la presencia de los 5 gobernadores de su reino, Subra se sintió indispuesto pero antes de poder levantarse y dirigirse a su habitación cayó muerto con el color violeta propio de quien había sido envenenado. Por expresa orden suya luego del funeral de sus hijos, dejó expresado que su funeral fuera lacónico, de modo que al día siguiente de su cremación el nuevo rey hizo toma de su lugar.

    Ese mismo día ocurrió un hecho que a todos les permitiría saber que los buenos tiempos habían terminado. Un campesino que le había traído un toro blanco, muy raro de encontrar, lo saludó con alegría y simpatía con el nombre de Tarba habida cuenta de que el rey anterior se dejaba acortar el nombre por sus súbditos, la respuesta de Tarbanesh fue inmediata, hacerlo azotar hasta la muerte y como el jefe de su guardia sería el encargado de tal ejecución, cuadrándose con respeto le pidió piedad para el campesino y como resultado los condenados a muerte fueron dos.

    La noticia corrió rápido por todo el reino. El resultado fue que ese año, sorpresivamente, las cosechas en lugar de rendir 100 rindieron 70, no por falta de trabajo pero sí del entusiasmo propio de todos por el trabajo.

    Tarbanesh mandó bandos a todos para comunicarles que él en persona iría a saludar a las nuevas parejas casaderas. Cuando se apersonó ante la primera de ellas y como no había llevado el acostumbrado buey todos se preguntaban que habría llevado. Pero el rey les preguntó cuántas generaciones hace que esa familia había recibido regalos de Subra. Tres le respondieron. Pues bien, les dijo, quiero que me devuelvan los tres bueyes que son míos por derecho real. El atribulado padre de la novia le contestó que eso no era posible ya que dos de ellos ya habían muerto a causa de la edad. El rey entonces decretó que o bien le entregaran la virtud de la muchacha o las manos del ladrón que usurpaba sus bienes. El muchacho no lo pensó y estirando sus manos le dijo con los ojos inyectados de odio, “Mi rey ha muerto pero aquí las tiene” y fue el propio Tarbanesh quien se las cortó de un solo vuelo de espada. Ese mes, temporada de casamientos en todo el reino, el rey cortó 50 pares de manos y sólo tuvo derecho, si así se puede llamar, a una doncella cuyo esposo no pudo ofrecer sus manos, no por cobarde sino por no poderlas alzar ya que por haberse caído del caballo y partido la espina dorsal, era lisiado de la cintura para arriba y cuando le dijo: “Aquí tiene, mi cabeza o mis pies”. El rey lo ignoró y se preparó para cometer su felonía, que por una orden suya se llevaría a cabo delante de todo el mundo reunido en la plaza. Y luego de tan heroica hazaña declararía que, como se podía ver el rey no era nada de lo que se venía diciendo, ya que al parecer algunos ponían en duda su hombría. Lo cual, en realidad no ocurría ya que para ese pueblo lo que cada uno hiciera con su cuerpo era del ámbito personal. Pero cuando tuvo a la doncella delante suyo al quitarle el manto vio como sus muñecas sangraban a borbotones. Muerta antes que suya.

    No llegó a pasar de un año que las cosechas empeoraron ya que el rey le había cortado las manos a uno de cada diez jóvenes y aunque sus amadas esposas no tuvieron reparos en tomar los arados su fuerza, como mujeres que eran, no era la misma.

    En ese mar de situaciones a Tarbanesh se le ocurrió que se debía erigir una estatua en su honor. Cuando uno de sus ministros le preguntó de que madera lo quería, él lo insulto diciéndole que la madera era para las mesas, las camas y los pobres, que él la quería de piedra, como se acostumbraba en ciertos lugares, y tan alta como los cipreses que presenciaron el funeral de sus odiados tíos, algo que recién entonces tomaron en cuenta.

    Estaban los ingenieros planificando la obra para lo cual deberían transportar roca desde las montañas a lomo de 10 mulas cada una, cuando vieron llegar a la base de la obra a un conocido sólo por algunos que pudieron conocer cortes de reinos que si bien no eran enemigos, porque Subra no los tuvo, tampoco eran amigos. Se trataba de dos asesinos a sueldo que algunos gobernantes usaban para deshacerse de sus enemigos políticos que, según podían decir ahora, cinco años después de acaecido, se vanagloriaban sin sonrojarse en lo más mínimo, ser los autores del asesinato de los jóvenes Azul y Rojo y luego, disfrazados de mendigos extranjeros ya que en el reino no los había, con la excusa de pedir algo de comer, se infiltraron en la cocina real, que no era más que una simple barraca, para envenenar la comida de Subra.

    Por la mañana cuando Tarbanesh se levantó, tomó su caballo y llegó a la plaza donde estarían construyendo su monumento, los albañiles le comunican que todos los arquitectos se habían ido sin poderle decir a dónde pero que según les habían dicho no volverían mientras Tarbanesh, a quien consideraban un rey ilícito por haber llegado al trono por medio del asesinado, viviera.

    Tarbanesh se alzó de hombros diciendo que arquitectos como ellos se podían encontrar en cualquier lado, pero luego de tres meses de enviar emisarios, algunos de los cuales llegaron a lugares imposibles de describir volvían con las manos vacías, y de los reinos vecinos sin nada porque la noticia de que era un falso rey se había desperdigado como la mala hierba al viento.

    Llegó la primavera y cuando Tarbanesh pensaba que visitaría a nuevas parejas para saludarlas, ya que luego del castigo ejemplar que les había infligido ahora sí le devolverían los bueyes, unos 2500 según su propio cálculo, pero de sólo 600 según sus ministros. De modo que le comunican que no había ningún matrimonio que celebrar ya que ningún joven quería perder sus manos por el hecho de querer casarse ya que el campo ahora necesitaba sus manos más que tener hijos que nacerían en un reino de injusticia. Sin embargo, luego de ordenar una investigación logró juntar a 100 muchachos que aunque no tuvieran o declararan tener ni bueyes ni novias con quien casarse ordenó la misma sentencia. Pero resultó que los que él llamaba jóvenes casaderos no eran más que imberbes.

    No había llegado el verano cuando supo que las antiguas provincias del norte, aquellas que habían estado en larga guerra y que gracias a Subra encontraron la paz y la prosperidad anunciaron la formación de un nuevo reino donde colocarían a un soberano legítimo.

    Tarbanesh se rio a carcajada limpia, ¿de dónde sacarían un soberano legítimo ellos que hacía 40 años que habían renunciado a ello y entregado el poder y linaje a Subra?. Pero el mensajero, que aún no se atrevía a levantar la cabeza por miedo a que el rey se la cortara, tomó aire como quien se despide de la vida para decirle, “Su prima Safira, mi señor”

    Eso ni le hizo mella pero dos semanas después hicieron lo mismo la provincia del este y del sur, tal como él las denominaba para no otorgar a nadie el crédito de su fundación y existencia. En el del este nombraron a Nair, y en el del sur Lakme. Por lo que él sólo quedaba a cargo del reino del oeste. Disimuló la ira de haber recibido tal noticia burlándose de sus tres primas a quienes menos buenas y bellas las trató con todos los epítetos, lo cual quería decir, y así lo interpretaron sus lacayos, que se los debían repetir en persona a las tres nuevas soberanas. Sin embargo, cuando ellas los recibieron se enojaron con él pero trataron con indulgencia a los emisarios a quienes invitaron a quedarse en sus reinos.

    Cuando tal falta de temor por su persona llegó a sus oídos, Tarbanesh no tardó nada en declararles la guerra y fue tal su decisión que sus consejeros le preguntaron con qué hacerla dado que sus soldados sólo tenían una lanza y una espada, sólo lo necesario para controlar a las fieras y los bandidos. “Pues con lo que sea y mucho más”.

    Era sabido que Subra había acumulado una enorme fortuna en el reino que se medía en ganado, granos y hortalizas pero poco en metales nobles que por entonces nadie valoraba más que para adornar sus cuerpos. Sin embargo, envió emisarios para contratar mercenarios que se conformaran con la paga futura; pero sólo un reino lo suficientemente lejano como para que Tarbanesh le declare la guerra pero no como para reclamar su paga le envió 3 legiones de sus mejores soldados que eran en comparación lobos comparados con polluelos frente a los jóvenes, varones y mujeres, que juraron lealtad a las nuevas reinas.

    La guerra sería, un reino con ejércitos aguerridos y los otros con jóvenes bien dispuestos pero sin ninguna experiencia, entre ellos, 2000 de esos jóvenes a quien Tarbasnesh les había cortado las manos, que si eran inútiles para empuñar lanza o espada, al menos podían proteger a la tropa , cruzando sus muñones sobre los cueros que sostenían sus escudos de madera. La guerra parecía acabada antes de empezar, pero Tarbanesh ignoraba, no por no saberlo sino por despreciarlo, que esos jóvenes le harían frente. Las cuentas era simples un soldado por cada 10 campesinos. Y cuando la guerra parecía que empezaría las tres reinas como actuando con una sola mente decidieron enviarle un mensaje donde decían dejarle todo el reino para él. Mejor dicho su tierra ya que montando los sacos de cereal sobre el ganado, mulas, vacas, caballos, cabras, bueyes y porcinos, cruzaron lo que hoy llamaríamos fronteras para llegar a un lugar inhóspito y selvático donde las tres sentaron sus trono unificado en uno solo que regirían como una sola.

    Cuando Tarbanesh gritó su triunfo, el ejército extranjero, habiendo logrado su objetivo pidió su paga y el rey se las otorgó, que recorrieran el reino para recoger los frutos de la tierra, resultando ser que fueran donde fueran sólo había quemazón y ríos envenenados ya que ni los bosques que antiguo hermoseaban el paisaje se habían salvado del provocado y dolido fuego, de modo que sin pensarlo dos veces, tomaron prisionero a Tarbanesh que encerrado en un carromato de madera recibía los escupitajos y estiercolazos de su sufrido pueblo. Y si hubo un reino total y verdaramente saqueado por las hordas que mandó llamar Tarbanesh fue el palacio del el ilegitimo rey

    Las reinas recién se enteraron del hecho luego de unas 30 lunas y fue por pura casualidad cuando un antiguo rico mercader avenido en pobre comerciante, al cruzar por una inhóspita y selvática región creyó oír su amado y melodioso idioma, por lo que luego de averiguar pidió ser llevado ante las reinas o alguno de sus allegados. Tuvo la suerte de que Nair lo recibiera pero al reconocer en el empobrecido hombre a uno de los ricos y continuos complotados contra su tío Subra, ordenó su desalojo, pero antes de irse, el hombre le dijo: “¿Acaso, mi reina, usted ha visto a un hombre rico con estas encallecidas manos?” y como era evidente que esas manos no se podían disfrazar no siendo con el trabajo honesto, le dio crédito y luego de consultarlo con sus primas ordenaron que aquel que quisiera volver al antiguo reino lo pudiera hacer lo que una parte hizo con gusto pero otra se quedó agregando una sexta provincia al reino.

    Y fue este, aunque igual de digno no tan exitoso como el de su tío Subra que dio origen a una larguísima dinastía de reinas mujeres que luego se convirtió en parejas de hermanos cuyo estilo luego gobernó al, para nosotros, antiguo Egipto.

    Si el reino logró recuperar su antigua gloria sólo fue luego de varias generaciones, ya que los bosques que sustentan en mucha medida la riqueza de un reino tardan varias generaciones en crecer.


    La noche siguiente, Pelayo tocó un tema que a los soldados los inquietó bastante ya que como analfabetos que eran, la mayoría le tenía miedo a cosas inexistentes como la luz mala, la cual asignaban a los espíritus. Pero Pelayo, lejos de hablar de la Pampa les contaría sobre unos duendes que hay en el cráter del Katla, uno de los varios volcanes de Islandia.


    Hace muchísimos años cuando los vikingos pasaron por allí conocieron a una tribu de jóvenes muy vitales, y como el alimento en esa zona escasea a causa del intenso frío, lo asignaron al hecho de que los nativos almacenaban sus provisiones durante el verano. Por entonces la población, apenas una familia, era esquimal debido a que habiendo salido de pesca una tormenta los depositó allí y al no tener mayores conocimientos de navegación que sólo lanzarse a la mar, allí se quedaron. Eso fue algunas generaciones atrás, y como muchos saben, los esquimales son hábiles pescadores. Pero un vikingo se enamoró de una bella esquimal que vivía en esa pequeña aldea al norte de la isla. Cuando, luego de los presentes el padre le ofreció su bien más preciado: el cuerpo de su hija, el vikingo alucinado de tanta suerte y belleza creyó que el padre saldría del diminuto habitáculo para que él consumara dicho amor lo cual no ocurre entre ellos tan acostumbrados que estaban al abrigo del intenso frío, pero de todos modos lo hicieron. Aunque los vikingos acostumbraban mezclarse con las nativas vayan donde vayan no fe el caso de Jelmer, que se quedó tan prendado de la joven que se negó a seguir viaje. Pero a causa de la diferencia de idiomas, la que él creyó era hija era en realidad esposa y por lo tanto salvo durante la presentación no volverían a intimar y eso lo hizo enfurecer porque había dejado partir las naves por nada y fue cuando aprovechándose de su enorme tamaño en comparación con el menudo esquimal lo mató para quedarse con su bella esposa quien al ver lo que pasaba huyó del lugar a través del viento y la nieve. Desesperado, Jelmer la salió a buscar perdiéndose en el laberinto inconmensurable que implica ver blanco sobre blanco hacia todos lados en medio de la penumbra y luego de tres días de andar sin descanso, de modo que bajó su morral y armó un pequeño cobertizo. Y sucedió lo que era poco habitual. El valle sin viento que había elegido no era otra cosa que el lago formado dentro del cráter que comenzó a derretirse a causa de una pronta erupción y antes de que pudiera ponerse a salvo el agua no sólo se licuó sino que comenzó a hervir y con ella su propio cuerpo. Una simple metáfora de lo que el amor de la hermosa nativa ya había hecho con su corazón.



    Tercera noche


    Como ustedes saben son muchos los papanatas habladores que nos dicen que en algún lado, en el Himalaya, en la densa selva del Orinoco, o el candente desierto del Sahara existe una fuente de agua viva. Esa que bebida, según unos, cuando la nieve congela los mantos de piel, otros, en el zénit de un rojo eclipse de luna y por fin, los últimos, cuando el viento trae nubes de inconmensurables arenas, sólo cuando un rosado maná cae suave sobre la copa. Dejémoslos a ellos con sus estúpidas razones, pero debo contarles algo que sino cierto al menos nos deja alguna enseñanza.


    Fue en una zona de la noble tierra creadora del ladrillo de arcilla, en la confluencia misma de los ríos Éufrates y Tigris, a muy pocas leguas de la majestuosa Babilonia, que según esta historia aún no contaba con sus increíbles jardines colgantes.

    Vivía allí un maduro y viril artesano de la madera enamorado de una hermosa doncella que iba a buscar agua con su ánfora de barro a la misma fuente al alba, al mediodía y al atardecer. Tan prendado estaba de su núbil belleza pero tan acongojado de sus primeras canas que dejando su martillo y su cincel salió en busca de esa misma leyenda que según los ancianos del lugar quedaba muy allá, muy lejos, muy inaccesible en las primeras cumbres nevadas que quedaban mucho más allá del horizonte. Y para allá montado en su burro partió.

    Llegó cuando su barba le tocaba el pecho y mucho antes de que lo pensaba encontró una pequeña y muy pobre aldea donde los niños jugaban despreocupados en un gran espacio llano. Y junto a un pozo que juntaba el agua de los deshielos, un anciano de ropas del color de las zanahorias recién cosechadas, que se entretenía mirando a los niños jugar y las niñas bailar. Inseguro, al intuir que el anciano no entendería su idioma, trató de hacerse entender por señas, lo cual no fue necesario porque el hombre más sabio que anciano sabía su idioma aunque lo hablara con un extraño acento, quien, en lugar de conducirlo a los hielos eternos del Himalaya, lanzó un cubo al pozo y al recoger el cordel y antes de darle un poco en un tazón, le hizo varias preguntas, que en realidad era una sola, pero hecha en formas muy diversas. Si sabía lo que era la eternidad. Dijo que sí, a lo cual el anciano le dijo que era curioso ya que él, que se lo había preguntado toda su vida, sólo tenía alguna y muy lejana idea. Pero luego le preguntó 31 veces, al parecer un número mágico para él, si estaba seguro de quererla. Y a todas le respondió que por supuesto, quien no la querría. Y luego otras 31, si sabía lo que significaba no morir, pero luego, ante la cara de extrañeza del hombre, se la reformulo para decirle si sabía lo que significaba no poder morir. De manera que luego de sostener el cuenco de madera durante casi todo el mediodía, el tiempo que duró la extraña conversación le dio de beber, advirtiéndole que ahora no sentiría nada sino sólo con el transcurrir de los días, los meses y los años.

    Darío volvió contento pensando que vida eterna es también eterna juventud, aunque en los meses que duró su regreso, su cabello seguía tan gris como antes. Y ya había pasado un año de su regreso que nada de su cuerpo había regresado en el tiempo. En cambio Adalia ya había cambiado su corona de jazmines por el de cobre trenzado, señal de que ya había sido comprometida por sus padres, algo que lo inquietó pero no lo alarmó, porque seguro de su triunfo, les ofreció llevarlos consigo y así escapar de la pobreza que, en un tiempo de tanta pobreza comer todos los días era considerado riqueza. El padre de la doncella, difícil decir su edad debido a la gran variedad de costumbres como que para algunos lo eran a los 12 y en otros a los 25, le respondió que lo haría cuando su hija le llegase a la altura de los hombros y como Darío era bastante alto supo que debería esperar quizá 5 años, pero a pesar de su ansiedad al saberse dueño de la eternidad respondió estar de acuerdo.

    Por fin luego de casi 10 años de aquella vez en que la vio por primera vez, la espera llegó a su fin y se realizó la boda. Adalia y su familia nunca volvieron a pasar hambre.

    Si, según se dice, y hay dos versiones distintas o dos formas de verlo. Darío tenía 50 años y su amada 20 cuando fue la boda, y como para él el tiempo no pasaba, no pudo notar que en realidad Adalia envejecía con suma rapidez de modo que a los 25 ella que parecía una vieja murió por ello, o bien, según el otro punto de vista, que vivió muchísimos años. Y para los que se preguntan como esto es posible hay que decirles que cuando el tiempo no pasa suceden cosas contradictorias como estas. Allí fue cuando notó que estando tan enamorado de Adalia, sin embargo nunca fue feliz, y Adalia que no sólo no había tomado del mismo agua sino que se negaba a viajar para hacerlo, como vimos se hizo vieja y murió pero sin dejarle descendencia, y aun que se sentía joven, nunca se pudo volver a enamorar, volviendo a su gris vida de artesano. Pasaron los tiempos de la gloria de Babilonia, la tierra conoció tanto nuevas glorias como la devastación y llegó el inexorable día en que Darío notó lo que en su lejana madurez no había pensado: que se aburriría de vivir y decidió algo que contradecía su seguridad delante de aquel pozo, darle fin a su larga vida arrojándose de un altísimo acantilado sobre puntiagudas rocas. Cayó y mientras algunos filos lo atravesaron de lado a lado, también se rompió cuanto hueso tenía sin poder gritar por tener el pecho tan hundido. Pero no murió, pero tampoco con su cuerpo confundido con los huecos y cadáveres de gaviotas no su pudo levantar. Como el lugar era inhóspito quedó allí tirado sufriendo el inasible dolor de un cuerpo que no se sana, la tortura de no poder morir que era lo que el anciano lo había dicho hacia casi mil años atrás. Sólo luego de varios años de estar allí, tiempo en que las mareas lo cubrían y los peces, insectos y alimañas lo mordieran, picaran e intentaran comérselo, pudo levantarse y con el cuerpo deforme por los huesos mal soldados se apareció en la aldea donde nadie lo reconoció no sólo porque los que había visto ya no vivían sino a causa de su piel pegada a los huesos y horadada por los mordiscos y picaduras y lacerada por el sol, de modo que, confundido por una especie de monstruo y sin poder correr lo sacaron del mismo a los palazos, patadas y arrastrado por un caballo.

    Con el cuerpo deforme y pudiendo apenas caminar, buscó una solución tardando mucho más que la primera, volvió a aquella aldea donde volvió a ver al mismo viejo, quien luego de las 31 veces le volvió a decir lo mismo que su viejo antepasado. Y cuando Darío, por fin supo que no era el mismo anciano, le preguntó porque teniendo la fuente de la juventud eterna no la había probado llegando a morir, a lo que el anciano le respondió que había que ser muy tonto como para pedir la vida eterna en un mundo lleno de tanta violencia.

    Darío, resignado a no poder morir, se retiró a vivir a una cueva donde lo visitan lo que desean saber lo que él les decía, que la verdadera vida eterna no reside en la longevidad del cuerpo sino en quedar en la memoria, al menos por un momento, de los que alguna vez lo amaron.




    Dos meses después, agotado todo su repertorio y con varias libras de más, de peso claro, la familia desarmó la carpa, se subió a su carromato y se dirigió con rumbo oeste.

    Durante año y medio el campamento casi no tuvo novedad apreciable, salvo las propias de la guerra. Los heridos del frente iban disminuyendo en la medida que el desastre aumentaba para los paraguayos. No sólo Juan Carlos sino muchos oficiales se preguntaban si eso seguía siendo una guerra o ya era una deleznable masacre. Los informes declaraban que ya no había hombres para combatir y que por la simple causa de una supervivencia desesperada se habían sumado las mujeres y los niños.

    Así tres meses después, apareció con una improvisada bandera blanca un grupo de soldados que no superaban los 14 años, armados y con parque. Los chicos, que venían huyendo de la masacre que las tropas argentinas estaban realizando en el Chaco paraguayo, se entregaron directamente a Juan Carlos, quien, en vistas de lo sucedido anteriormente, los puso en una barraca a su cargo.

    Días después se enteró que Anahí, ahora de 13 años, visitaba al grupo y no sólo alternaba con ellos, sino que mantenía relaciones con ellos. A los suboficiales tal buen trato les pareció excesivo, así que Juan Carlos le preguntó a la piba porque lo hacía, ¿Acaso porque se sentía más paraguaya?. La chica simplemente contestó que lo hacía porque eran los únicos jóvenes a los que se les podía acercar sin que un arma la obligara a hacer cosas que ella no quería. Así que Juan Carlos la destinó al servicio de los prisioneros.

    Pero, por una infidencia anónima, llegó un tal Ibáñez, un coronel rabiosamente mitrista, quien no sólo ordenó el fusilamiento de los imberbes sino de la indiecita. A unos por ser parte del enemigo y a la gurisita por ser una asquerosa india.

    La protesta airada que no sólo implicó, gritos sino golpes de puño de Juan Carlos sobre una mesa, implicó que Ibáñez protegido por la mayoría a su favor lo retara a duelo, lo cual Juan Carlos aceptó, con la condición de perdonarle la vida a los pibes y a Anahí.

    El duelo sería con sable y a tres cortes. El combate se desarrolló de forma despareja, el coronel mostraba su estilo depurado aprendido en finos salones y Juan Carlos su tosquedad y su ágil cintura. El combate terminó pronto, Juan Calos lo gano por tres cortes a uno. Pero, cuando se dirigía a su barraca vio una sombra abalanzarse sobre él y sin tiempo para las preguntas la esquivó cayendo ésta al piso. Juan Carlos, aunque lo consideraba una mala persona, nunca pensó que fuera capaz de semejante ataque por la espalda. Las fuerzas visitantes, aunque mayoría en grado, eran minoría frente a la pequeña compañía, más bien un simple pelotón, de Juan Carlos. Pero éste tomó una decisión inaudita: Al saber que la guerra se hallaba ya en sus últimos días, un mes a más tardar, quebró su sable y sin siquiera tomar un vaso de agua, se alejó del lugar con rumbo incierto. No sospechaba que un grupo de gurises agradecidos lo seguirían a donde fueran.

    Juan Carlos sabía que lo buscarían, no por haberse batido en duelo con un superior, sino por deserción. Y los primeros tres lugares fueron Buenos Aires, San Luis y algunos de los fortines de La Pampa. Pero él no quería comprometer a nadie, mucho menos a Mailén que lo esperaba con angustia en Leubucó. Sin embargo, la ayuda vino con un correo que lo ubicó en la ciudad de Catamarca. Eso primero lo intranquilizó ya que no era un soldado tan anónimo como pensaba y por lo tanto cualquiera lo podía pasar a degüello para cobrar una recompensa, pero luego al ver el remitente respiró algo más aliviado. El autor de la carta, la cual venía desde el frente paraguayo, primero lo trató de todas las cosas que se le pueden decir a un camarada en desgracia, es decir, primero lo insultó y luego lo confortó. Además, le comunicaba que luego de investigar personalmente el asunto, su caso no ameritaba, ni destitución ni degradación, sino una licencia sin paga por tiempo indeterminado. Obviamente la carta estaba firmada por su amigo de toda la vida el capitán Lucio Victorio Mansilla.

    Así, ahora tranquilo de que ninguna partida del ejército lo pasaría a degüello, se dirigió hacia Leubucó para el reencuentro con Mailén.


    1865 Fin de la guerra del Paraguay


    Pero la guerra terminó siendo un desastre para los paraguayos y llenando de miedo y preocupación a las naciones indígenas del lado oeste de esa misma línea imaginaria que hablábamos más arriba. Porque los indios se preguntaban: si los huincas habían hecho lo que hicieron con el Paraguay que también era huinca, ¿Qué no harían con ellos?


    Mansilla había vuelto de la nefasta Guerra del Paraguay, para él y algunos otros más genocidio, palabra nueva agregada al diccionario por los pensadores europeos, que guerra que duró 5 largos años con el resultado de que el 90 por ciento de sus hombres y el 50 de sus mujeres habían muerto. Es por eso que se preveía o bien que la nación devastada se uniera a Brasil o Argentina, o peor se dividiera, o bien sus pocos hombres se dedicaran exclusivamente a procrear, y así, pensaban los oficiales argentinos, cada hombre se debía conchabar con 10 o más mujeres, con la estricta orden de no trabajar para embarazar a la mayor cantidad de mujeres.


    Mailén que había pasado más tiempo en “El Ombú” que en Leubucó, se enteró que ya no era más capitaneja y su lugar era ahora ocupado por Nahuel y Lebián. Mailén sabía que detrás de esa decisión estaba Maitén quien ya no consideraba a sus hijas como ranqueles y ahora tenía una nueva hija de 4 años, Belén, con quien desafiaría a los dioses ranqueles que tantos hijos le había quitado. En realidad, el nombre lo había sugerido uno de los habituales misioneros que visitaban las tolderías, el motivo era que la nena había nacido un 25 de diciembre.

    El hecho de que no sólo Maitén sino el propio Rosas ya no la considerara una ranquel entristeció tanto a Mailén que le propuso a Patricia algo por demás extraño, o quizá no tanto: viajar a la tierra de Helen. El problema era que como las ranqueles que sí eran no tenían dinero para el pasaje. Sin embargo, Mailén de acordó de aquellas inglesitas, las que ahora tendrían, si no se equivocaba, un par de años más que ella. Pero luego de tanto tiempo ¿Dónde andarían?

    Aunque el desierto era grande y por lo tanto, pocos sus habitantes, Mailén no tenían idea por dónde empezar a buscarlas. ¿Córdoba, San Luis, Buenos Aires?.

    Un ranquel que iba y venía por todos esos lugares le contó que en una estancia inglesa del sur de San Luis había tres hermanas inglesas de unos 30 años, y para allí fue.

    Al llegar, debido a los años transcurridos, ni las inglesas se acordaban de ella, ni ellas las reconocía. ¿Éstas serían otras? Pero, ¿Cuántas inglesas podían haber? Así que antes de retirarse dijo ¿Hilary, Emma, Victoria? A lo cual una de ellas, que se identificó como Emma, respondió, ¿Mailén?

    Las tres amigas saltaron de alegría al reconocer a aquella vieja amiga que las había protegido cuando eran niñas.

    Las “aquellas niñas” eran ahora dueñas de una estancia. Victoria, a los 20 años, se había casado con un rico comerciante inglés, a quien le había ocultado su pasado de prostituta infantil, pero el hombre con sólo 40 años murió de un infarto. Por eso, de inmediato llamó a vivir con ella a sus viejas amigas.

    Fue entonces cuando Mailén les hizo un pedido, como acostumbraban entre los ranqueles, sin vuelta. Los ranqueles tenían la costumbre de pedir prestado sin vuelta, salvo que el beneficiado por algún golpe de suerte pudiese devolver el préstamo, lo cual raramente sucedía.

    Victoria, quien no pensaba negarse, sin embargo, preguntó el motivo. Cuando Mailén les dijo que querían, con Patricia, viajar a Inglaterra, ellas se preocuparon. Sin embargo, Victoria le dio una bolsa llena de monedas de oro la mejor forma para hacerlo. Sin embargo, le recomendó que guardara para el pasaje de regreso, ya que aunque Mailén pensaba irse para siempre, ellas pensaban que con toda seguridad volvería.




    Capítulo 15: Dos ranqueles en Londres


    Una calurosa mañana de enero, las hermanas, tomando a sus hijos de la mano, estaban vistiendo ropa al estilo inglés, es decir, una cogolla blanca, un corset, un alambrado que ocultaba sus glúteos formando una especie de medio globo, el vestido arrastrándose por el barro y unos zapatos de unos tacos de medio palmo y por supuesto dos sombrillas blancas. Sólo quien viera sus ojos marrones y su nariz levemente ganchuda podría saber que Mailén era ranquel. Así que, con las protestas de Guillermito, no por el viaje, sino por la ridícula vestimenta que le habían puesto, subieron al “Tiburón”, un barco inglés que viajaba con bandera alemana.

    Los primeros días fueron de vómito puro. Nadie podía comer sin que al rato su cabeza se asomara a la baranda del barco para expulsar lo que había comido. Pero a los 10 días ya todos estaban acostumbrados al bamboleo natural del barco. Todo iba como estaba planeado.

    Una mañana, Patricia escuchó como dos chicos cuchicheaban en ranquel y no podían ser otros que Guillermito y Jazmín. Al abrir la puerta los encontró en plena faena. Si bien eso no era grave para ningún ranquel, merecía una explicación. Mailén les habló y la cosa fue entendida.

    Dos días después y en el mismo lugar, Patricia volvió a escuchar ruidos. Al abrir la puerta el panorama era bien distinto. Un hombre muy corpulento estaba sometiendo a una chica de unos 14 años. Y allí no cabía explicación alguna, así que Patricia, aprovechando que el hombre sorprendido seguía inmóvil, dando por concluido el diálogo salió al pasillo y llamó a un guardiamarina. En ese momento sí, el hombre reaccionó y tomándola de las axilas, y por ser la única testigo, quiso arrojarla al mar. Pero no contaba con la fuerza ranquel de ésta, quien con una llave de yudo lo inmovilizó.

    – Bueno, las clases de artes marciales de Helen sí que sirvieron ¿No? Dijo.

    Lo que Patricia no sabía eran dos cosas, la nena era sordomuda y el hombre un sirviente de sus padres, y segundo que, al viajar bajo bandera alemana, el mero intento de violación de una menor era castigado con pena de muerte, por lo que el hombre fue encarcelado hasta llegar a puerto y ser extraditado a Alemania.

    Al mes la nave cruzó la línea del ecuador y por ser un barco de turistas se realizó una gran fiesta de máscaras donde todos incluso los pasajeros de tercera clase serían invitados. Mailén y familia tenían uno de segunda.

    Durante la fiesta muy pocos de los pasajeros podían saber que esas dos damas que bailaban tan bien danzas europeas habían pasado su infancia en una toldería pampeana. Mailén y Patricia no tenían cabal conciencia de que eran quizá las primeras ranqueles con un provisorio título secundario al estilo inglés y, además, tampoco muchas huincas tenían ese honor.

    A las 10 de la noche, como lo marca el protocolo de fiestas y buenas costumbres, aparecieron los pasajeros de primera clase de los cuales aún detrás de la máscara se podía saber su origen o profesión. Ese cincuentón gordo un gran comerciante, ese joven estilizado, un militar, esa agraciada señorita una dama de compañía pagada para alegrarle el viaje a algún señor adinerado.

    El joven militar con un simple ademán invitó a Mailén a bailar el vals, que ésta aceptó. Al estar cerca de él y a pesar del perfume francés masculino supo de quien se trataba, el padre de su hija. Mailén repasó cuentas: Patricia ya tenía 24 años, ella 23, Guillermito 11 y Jazmín 9, y ese elegante caballero 36. El baile era totalmente propicio, Juan Carlos dijo las palabras mágicas:

    – ¿Te querés casar conmigo?

    Mailén se turbo. Ese hombre, el hombre de su vida, a quien tanto amaba y que tanto la amaba, no era para ella. Él estaba destinado a alguna dama porteña de las muchas que, seguramente, suspiraban a su paso. Ellos eran de mundos distintos. ¿Acaso él pensaría que ella se olvidaría del aroma a cardo que a ella tanto le gustaba?

    Mailén volvió en sí de sus pensamientos sólo para decirle:

    – Juan Carlos… no bromees.

    Y tomándolo de la mano lo llevó para presentarle a alguien que él sabía que existía pero que nunca había visto.

    – Juan Carlos, te presento a Jazmín, tu hija… hija te presento a Juan Carlos Robles, tu padre

    Juan Carlos no pudo evitar su llanto de emoción, pero Jazmín propinándole un puntapié en la canilla le espetó:

    – ¿Dónde estuviste durante estos 9 años?

    Sin embargo, padre e hija, como queriendo recuperar cierto tiempo perdido se fueron a cubierta a contarse innumerables anécdotas.

    Mailén se preguntó, de acuerdo a lo aprendido con Helen, si ahora no era una vulgar burguesa, pero luego reflexionó:

    – ¿Una ranquel burguesa?, ¡bah!

    El resto del viaje fue simple. Roberto se la pasó hablando con su hija. Mailén lo visitaba todas las noches. Patricia, quizá por soledad, intimó con uno de los contramaestres.

    En sólo un mes habían tenido que cambiar su vestimenta. Por primera vez muchos de los pasajeros conocerían la capital del Imperio Británico.

    En principio, y gracias al préstamo de Victoria, las hermanas se alojaron en un pobre hotel donde los empleados se sorprendían del manejo del idioma inglés por parte de ellas.


    Si hubo algo que sorprendió a las hermanas fue el enorme espejo que había en su habitación. Ellas ya conocían lo que era un espejo, pero por lo enormemente caro sólo unos pocos tenían uno. Los ranqueles sólo se veían reflejados en el agua de los estanques, o una chapa de cobre pulida. Así que no hubo un momento en que, a pesar de las bajas temperaturas de Londres, las hermanas estuvieran vestidas por el mero hecho de contemplarse desnudas en el espejo. Allí comprendieron algunas leyendas mágicas de Europa y Arabia, tanto que a veces, a pesar de su clara inteligencia, temían apoyar las manos para no ser absorbidas por las otras ranqueles que bailaban dentro. Así que hasta que Patricia no estornudó estrepitosamente por el frío no se vistieron, cuando le estaba comentando a su hermana que bueno estaría hacer “eso”, mirándose en el cristal.

    – Si estás pensando hacerlo conmigo, no me cuentes.

    – No, boba, con tu Juan Carlos.

    – Más te vale.


    Al cuarto día, las hermanas, con un certificado firmado por Lady Helen Margaret Cushing Peterson, subían las escalinatas de la Universidad de Oxford con la finalidad de certificar oficialmente sus estudios secundarios.

    Allí se enteraron que Helen, su primera y hasta ahora única profesora, era una prestigiosa docente versada en diversos temas, pero doctorada, gracias a las intensas investigaciones realizadas en la Pampa y norte de la Patagonia, en paleontología. Y que, por añadidura, era descendiente directa del legendario Guillermo el conquistador.

    Así que, aunque no eran tiempos de exámenes, las autoridades de la universidad, a un examen por día, fueron corroborando los conocimientos de las hermanas quienes los pasaron airosas. Muchos de los examinadores se sorprendieron al saber todo lo que habían aprendido bajo la sombra de un añoso ombú, en una mísera escuela que en su momento más glorioso contó con apenas 10 alumnos, iniciadas por un maestro que prefirió la dureza y soledad de La Pampa a la tranquilidad de Buenos Aires, simplemente por amor.


    Una cosa que tenían que hacer, de acuerdo al plan de Juan Carlos, era visitar uno de los famosos pubs londinenses. Así una noche se aparecieron en uno de ellos vestidas con ropas sencillas. Lo que no sabían era que las únicas mujeres que entraban a tales lugares eran las prostitutas, así que fueron tomadas por dos de ellas, por lo que Mailén se sorprendió cuando uno de los parroquianos le puso una mano firme entre las piernas y ella un puñetazo en la mandíbula. De allí a la batahola sólo un minuto. Trompadas, patadas, botellazos, sillazos se sucedieron sin interrupción durante 10 minutos al cabo de los cuales la policía se llevó presos a todos menos al cantinero quien acostumbrado hacía cuentas para cobrar el seguro.

    El juez quiso saber la causa de tamaña gresca, pero cuando se le explicó, se preguntó que hacían dos damas argentinas en semejante tugurio. La respuesta los satisfizo: turismo. El pub, sólo era la primera parada de una serie de lugares que Juan Carlos les había recomendado.

    Esa misma noche, por primera vez en sus vidas, fueron a una función de ópera. Aída de Giussepe Verdi. Luego siguieron conciertos como el Réquiem de Mozart, la novena sinfonía de Beethoven, tocata en fuga de Johan Sebastian Bach, Las cuatro estaciones de Vivaldi, etc. Sin embargo, les gustaba más el violín de Helen que sonaba solitario en el desierto, de modo que cada nota se percibía como ejecutado por algún ángel, aunque ninguna creyera en ellos. De hecho, en las noches pampeanas, podían llorar de emoción a gusto, lo que no les permitía la rígida etiqueta londinense.

    Un martes conocieron el Real Jardín Botánico. Aunque sabían que era imposible, se suponía que allí encontrarían todas las especies vegetales del mundo. Allí estaba el sauce, pero no el ombú. Era más propio decir que allí se encontraban todas las especies del Imperio.

    Al día siguiente conocieron el Real Jardín Zoológico. Por primera vez supieron lo que era un mono, un león, una jirafa, un elefante, un hipopótamo, y otras cosas que nunca habían visto.

    Conocieron un observatorio astronómico particular donde pudieron observar lo que habían ya leído en los libros. Allí estaba Saturno con sus anillos y Júpiter con su gran mancha central. El dueño, un aficionado no sólo a la astronomía sino a la óptica, no sólo construía aparatos ópticos para distintos usos: lentes, binoculares, catalejos, telescopios, microscopios, sino que los vendía y alquilaba. Allí pudieron ver, por primera vez, una serie de anteojos, que, si bien ellas aún no necesitaban, suponían que sí muchos en Argentina. Porque mientras en Londres dos de cada cinco personas los debían usar, ella recordaba que muy pocas personas lo hacían allá y mucho menos en su tierra. En su amplia mansión, el hombre tenía un cuarto especial donde el público podía ver a través de un microscopio de gran tamaño, la realidad sobre los microbios, había muestras vivas de amebas y paramecios. Hacía sólo un siglo que Pasteur había demostrado al mundo de su existencia. Lamentablemente, las hermanas no pudieron ver al maldito virus que hacía estragos en las tolderías. El hombre, sin embargo, sabía que en algún momento del futuro eso se podría hacer.

    Al ver el vivo interés de las hermanas, el hombre un tal Richard Glassman, las invitó a que volvieran al día siguiente, y eso fue lo que hicieron.

    El viejo concepto de telescopio ya había sido estudiado por Galileo, gracias a uno construido por Cristian Huygens. El nuevo tenía una base distinta, el espejo reflector. Un tal espejo ya había sido usado por Arquímedes para proteger a Siracusa del ataque de los romanos. Pero este estaba hecho de metal pulido y por el que no se podría ver nada. Es decir, bueno para concentrar los rayos solares sobre las velas del enemigo, pero no tanto como para crear imágenes.

    Estas eran algunas de las cosas que les decía, mientras caminaban hacia el fondo del laboratorio. Allí les esperaba una serie de aparatos que las hermanas nunca habían visto, y quizá nadie en América.

    En el medio había algo así como un gran frasco de vidrio, es decir, un gran cilindro que terminaba en forma esférica. El vidrio era tal grueso que se podía notar el ámbar del cristal de que estaba hecho. Este vidrio era rebatible por lo que el hombre pudo colocar sobre un bastidor un gran trozo de vidrio de unas 10 pulgadas de diámetro trabajado para que tuviera forma cóncava, con un agujero de dos pulgadas en el centro. Lo de forma cóncava requirió una explicación ya que a simple vista sólo parecía un espejo corriente. Por encima de él un trozo de plata atornillado a sendos bornes. Luego de haberlo cerrado, ajustando con fuerza la base del vidrio a un gran anillo de goma, se comenzó a usar la bomba de vacío. Era un émbolo excéntrico que giraba accionado por una máquina de vapor. Que a pesar de parecer sencillo demoró en vaciar el frasco unas 5 horas. Eso les dio tiempo para tomar el té y ver las lunas de Júpiter.

    Aunque, según Richard, el paso siguiente se podría hacer con facilidad, por el momento la única forma era por medio de baterías de cadmio y ácido sulfúrico. Al accionar una palanca, pronto la corriente puso al metal naranja, luego rojo, luego blanco, desapareciendo a la vista en un destello. Aunque la mayor parte del metal se perdía dentro del aparato, lo importante era que una fina capa se había depositado en el vidrio, terminando el proceso, conformando un gran y hermoso espejo no esférico, que tiene grandes aberraciones, sino parabólico.

    Richard toma el espejo con cuidado y lo coloca en el fondo de un gran cilindro de madera. A pesar de que la mayoría usa cilindros o simples estructuras de metal, él prefiere la madera. Ésta permite que el espejo y la lente se mantengan a temperatura uniforme evitando que, como ya había pasado, el delicado cristal se raje por diferencia de temperatura.

    Luego de dos días de trabajo el telescopio “casero” ya estaba listo para ser usado. Y lo primero fue observar a “Selene”. Sin embargo, la vista no era perfecta, a Mailén le parecía como si viera un pajonal en verano, como si el pajonal bailara. En efecto, la explicación de Richard era la misma que le había dado su padre años atrás, debido a las fluctuaciones del aire y el vapor atmosféricos que se interponían entre la tierra y la luna, no era posible observarla con toda precisión. Convencidas de ser una de las pocas personas en ver tal espectáculo quedaron satisfechas. Para el día siguiente Richard les prometió una nueva observación.

    A las 9 en punto de la mañana, las hermanas observaron como, dentro del frasco de vidrio, había una rana muerta, atada al bastidor. Esta vez el frasco estaba unido a otro al cual Richard había vaciado durante la noche. La vista fue impactante, al abrir la válvula comunicante, además de un potente silbido, pudieron ver como la rana primero se inflaba para luego reventar. Aunque tenían una leve idea prefirieron la explicación. La rana reventó por efecto de las presiones internas que todo cuerpo tiene. Un cuerpo, habituado al peso de la atmósfera, estalla al ser privado de ella.

    – ¿Iremos, alguna vez, a la luna? Preguntó Mailén

    – Sí, sin ninguna duda. No sé cuándo, pero no pueden pasar más que unos pocos siglos. Respondió Richard.

    – ¿Así de fácil?

    – Bueno primero tendremos que construir algo que nos lleve, que no puede ser un globo, quizá, creo, algo parecido a los fuegos de artificio, que arrastre un tanque o algo parecido. Luego tendremos que construir algo con que vestirnos para no terminar como la rana. Y finalmente, que eso nos sirva para regresar.

    – ¿Qué es un autómata? Eso, ¿existe? Preguntó Patricia.

    – Primero la segunda. En cierta manera sí. Un dispositivo que funcione solo y que cambie su comportamiento ante un acontecimiento no humano. Aquí, por ejemplo, los grandes telares textiles. En cuanto a algo más específico, tal como lo imaginó Carlo Collodi en Pinocho, es mucho más difícil. De hecho, Collodi, hizo que interviniera un hada.

    – ¿Y Franskenstein?

    – Resucitar, resucitar, por el momento creo que no. Pero mantener con vida por un tiempo discreto creo que lo verán nuestros nietos. Una cosa es clara el cerebro, sede de nuestros pensamientos es intransferible. Observen que Viktor Franskenstein, es decir Mary Shelley, no usó el cerebro del asesino sino el del sabio.


    La noche del viernes fueron a algo que tampoco conocían y que sabían que no encontrarían en Buenos Aires, una Kermesse. Allí probaron suerte en todo tipo de juegos. Con la rueda de la fortuna no tuvieron suerte. En la vuelta al mundo una especie de rueda gigante vertical de casi una cuadra de altura, por primera vez tuvieron vértigo y miedo de caerse. Cuando los asientos llegaban hasta la parte más alta se podía ver el Palacio Buckingham, el Big Ben y la desembocadura del Támesis. Donde sí tuvieron suerte fue en un juego que consistía en arrojar un puñal a un blanco, por supuesto su habilidad les hizo llevarse algunos muñequitos. Lo mismo sucedió con el tiro al blanco con dardos. Y la prueba final era un juego al que muy pocos ganaban. El tiro al blanco con arco y flechas. Cuando el hombre que atendía el puesto les entregó el arco observó como Mailén corregía la tensión de la cuerda de piano con la que estaba hecho. Luego ambas fanfarronearon un rato, arrojando certeras flechas desde distintos ángulos y posiciones, incluso una prueba que atrajo a cientos de concurrentes. Mientras Patricia se colocaba delante del blanco, Mailén le dispararía. Esto hizo que el puestero se negara debido a la posibilidad de que Patricia saliese herida o peor, muerta. Sin embargo, abucheado por la gente, aceptó. Nadie sabía, en realidad, en qué consistía la prueba, así que se dedicaron a ver. Mailén disparó, la flecha viajó y Patricia la atrapó antes que ésta tocara su cara.

    Alguien dijo que lo hicieran con un arma de fuego. Mailén les explicó que lo que habían hecho no era magia y que con las armas de fuego no hay magia posible. Por eso era que su pueblo estaba siendo acorralado contra la cordillera de los Andes. Recién entonces el público se enteró que esas dos hermosas jóvenes eran auténticas indias de las Pampas.

    El común de la gente sabía que algunas regiones y países se habían libertado de España y ahora luchaban por establecer, en la mayoría de los casos, repúblicas; pero también creían que de la misma manera que el Imperio Británico, varias colonias que eran gobernadas por su tutela por reyes y príncipes, que estas dos jóvenes indias eran princesas de alguna nación extraña. Incluso algunos creían que algunas naciones indias formaban países diferentes de Argentina.


    Aunque Juan Carlos les recomendó que no fueran, Patricia y Mailén fueron al famoso Casino Royal a jugar póker, que ya él les había enseñado. Aunque el lugar era legal, el ambiente era sórdido. La corona inglesa sabía desde hacía siglos que la forma más fácil de quedarse con el dinero de sus súbditos era a través del juego.

    Mailén y Patricia, se presentaron así: Mientras Patricia era una dama Porteña de familia patricia, Mailén era su doméstica, pero en vistas del viaje su dama de compañía. Para aumentar la incógnita, sabiendo que podría haber alguien que supiera español, Mailén lo hablaba interponiendo muchas consonantes araucanas.

    Al contrario de un torneo donde sólo los ganadores siguen jugando. Aquí los perdedores lo seguían haciendo hasta que sus bolsillos dijeran basta y algunos aún más. La zona se distinguía por los locales de prestamistas usureros que engordaban sus arcas con el dinero y las hipotecas de los jugadores compulsivos. No pocos de estos viles comerciantes habían comenzado prestando modestas sumas y ahora gozaban de inmensas fortunas. Tal era el gusto por el juego en las apiñadas ciudades inglesas.

    De modo que Mailén y Patricia, arriesgando las monedas de oro que Victoria les había dado, las que equivalían a unas 15.000 libras, fueron perdiendo repetidamente toda la noche. Incluso un jeque árabe cuya barriga desbordaba de cerveza, aunque “El Corán” lo prohibiese, no sólo le propuso matrimonio a Patricia, sino que seguiría apostando a su favor pasase lo que pasase.

    Al contrario de los jugadores profesionales que basaban su juego en las matemáticas, las hermanas sólo respondían a su intuición. Eso les permitía obviar el juego de los oponentes y centrar sus ojos en la fauna que las rodeaba.

    Allá, subiendo las escaleras dos pisos, “The Shields”, tres guardias armados que no escondían sus escopetas, rifles y fusiles, lo cual indicaba la escalada en que estos debían operar en caso de emergencia.

    Bajando los ojos y a unos 15 metros “The barman”, un empleado de mostrador encargado de preparar mezclas alcohólicas o “cocktails” propias o bajo pedido. Mailén que había aprendido el inglés de doble forma, la inicial con Helen, la segunda escarbando en el diccionario, se preguntaba que tendría que ver el alcohol con una “cola de gallo”. Alguien le sugirió, sin certeza, que en la edad media se servían los tragos con un palillo hueco hecho con las plumas de un gallo u otra ave y de allí el nombre. Aunque Mailén no lo creyó, le pareció una explicación simpática. Estos brebajes alcohólicos eran servidos por “The Waitress”, camareras cuya principal función, al parecer de Mailén, era dejar que las manos masculinas se deslizaran por debajo de sus vestidos y de sus encajes a cambio de dejar algún billete en sus ligas.

    En cambio, las comidas, que circulaban con gran intensidad, eran servidas por “The Servants”, hombres que usaban unos guantes blancos cuyos dedos pulgar e índice de la mano hábil estaban sucios y gastados por la costumbre de frotarlos para indicar el pedido de propina. Con lo cual quedaban en claro dos cosas, una, que nadie hurgaba sus partes y, dos que, por lo tanto, debían urgir al cliente por un dinero extra, el cual siempre era mucho menos que el de sus compañeras. Sin embargo, mientras que la vida útil de éstas estaba ligada a sus encantos femeninos y difícilmente pasaban de los 30 años, ellos, en cambio llegaban a jubilarse sin problemas.

    “The Inspectors”, los inspectores eran los encargados de vigilar a jugadores y talladores. No sólo velaban por la seguridad física de éstos, aunque no portaban armas, sino que, en algunos juegos en que se apostaba contra una banca las cifras no superaran a aquellas que el casino estaba dispuesto a pagar, las que figuraban claramente en una vitrina.

    Y por supuesto “The whore”, las prostitutas o también llamadas “bitchs”, perras, que hacían su negocio, prohibido en las calles, pero admitido en los salones. La mayoría habían sido camareras. Pero una se destacaba por su belleza, con sólo 15 años no sólo era la más solicitada sino la más cara. Esto también marcaba una diferencia de estilo. Mientras que, a las maduras, algunos las llamaban “The Surviving”, las sobrevivientes, eran hábiles en evitar todo tipo de enfermedades. Las jóvenes inexpertas caían enfermas no sólo de alguna enfermedad venérea, sino que el opio, el láudano y el hachís hacían estragos no permitiendo que muchas llegaran a los 20 años, cuando no en manos de algún cliente despechado.

    “The Glueys” eran los pegajosos, considerada una plaga por los inspectores, se dedicaban al descuido de los jugadores o concurrentes. Su lugar favorito era la ruleta. Así simulando apostar con cara de ingenuos, en realidad, se quedaban con fichas ajenas. Los métodos eran diversos. El más simple, pero fácilmente detectable, era una banda blanca alrededor de los puños de sus camisas impregnada de algún pegamento, de allí su nombre, siendo el más común, grasa de carro debido a la casi falta de olor. Al apoyar su muñeca la ficha, simplemente, quedaba adherida y rápidamente pasaba al bolsillo del ladrón. Un segundo método de “The Magicians”, menos detectable, era apoyar el dedo mayor sobre la ficha y dispararla hacia interior de la manga del saco del traje, que contaba con un bolsillo donde con un suave movimiento del brazo la ficha entraba. Y finalmente, para este recuento, pero no para el ingenio, “The biters”, los mordedores, simulando apostar, pero arrepintiéndose, simplemente atrapaban la ficha ajena entre dos o más propias del mismo valor y color.

    Una segunda variante de “Los Magos”, “The Stinger” o picadores, no eran más que simples ladrones. En América, y eso le demostraba a Mailén que el idioma es uno solo, se los conoce como punguista o el que punga, de pungir es decir picar. Mailén los veía con total desparpajo meter sus dedos en cuanto bolsillo tenían a mano. Si no los denunciaba era debido a que según su cultura estos eran trabajadores como cualquier otro. Y allí recordó aquella anécdota que Helen les enseñó sobre el niño espartano quien habiendo robado un gato montés dejó que este le abriera la piel y mordiera las tripas, antes que admitir su robo. Para los espartanos la vergüenza no era robar sino ser descubierto. Las lecciones de urbanidad y respeto por la propiedad ajena no tenían aplicación, según Mailén, en un lugar donde todos se robaban a todos. ¿Qué sino eran los juegos por dinero que allí se practicaban?

    Detrás de los ventanales, bajo la pertinaz y fría neblina, se podían ver una enorme cantidad de indigentes, la mayoría niños huérfanos que peleaban por un penique, si es que alguno de los señores burgueses se atrevía a desprenderse de alguno.


    Siendo las cinco de la mañana, se daría el juego final de los grandes perdedores. El público quería ver como esa dama argentina perdía todo su dinero.

    Patricia se sentó frente a Mailén, entre ellas un inglés y un francés.

    Primera mano. El tallador repartió las cartas. Las cartas de Patricia no eran buenas y las de Mailén malas, el inglés no decía nada y el francés, aunque tampoco, parecía tener cartas buenas. Todos pidieron dos cartas. El inglés abrió con 50, Patricia y Mailén subieron a cien y el francés apostó 500, haciendo que el salón pronunciara todo tipo de interjecciones. Al bajar las cartas, se confirmó lo previsto, el francés se quedó con las fichas de sus oponentes. En eso una falsa camarera pretendió servirle un trago al inglés, y éste le comunicó con un inglés que podían entender hasta los chinos que si no dejaba la ficha que tenía pegada debajo del vaso el apretaría el gatillo del arma que apuntaba directamente a su bella anatomía trasera; eso no la mataría, pero los siguientes dos meses tendría que evacuar por medio de un tubo. Ante las risotadas generales la joven dejó el vaso donde estaba para irse con la clara vergüenza en la cara que en los seres humanos de piel tan blanca como la británica es un tono de intenso rosado. Tanto que al final el inglés se apiadó de su compatriota y le arrojó la ficha que esta pretendía robarle. No era demasiado. El whisky gastado por ella valía lo mismo.

    Segunda mano. Por un acto de gracia, y en vista de lo visto y oído recientemente, Mailén y Patricia se arrancaron las mangas de sus camisas, para dejar totalmente en claro que ellas no escondían cartas. Sus oponentes sólo las miraron. Una camarera, esta vez de verdad, le sirvió otra medida whisky al jugador inglés mientras le ofrecía el incomparable panorama de sus pechos al francés. Mailén sólo recordaba haber visto beber así a Caiupán, un capitanejo de Rosas quien podía gritar “Yapaí”, una y otra vez, sin inmutarse, hasta que las leyes biológicas lo declaraban desmayado. Aunque calculaba que el aguardiente de maíz tendría más alcohol, todavía le gustaría probar el famoso Vodka de los rusos.

    Por alguna razón, que sólo los jugadores podrían explicar, el inglés le leyó el pensamiento y la invitó a una copa. Mailén aceptó. Ciertos epítetos poco decentes bajaban de las escaleras pronunciadas en castellano por Juan Carlos que preveía lo que podría pasar. El francés sólo aceptó un “Sherry”, francés por supuesto.

    – ¡Health! Dijo el inglés.

    – ¡Yapaí! Dijo Mailén.

    – ¡C´est la vie! El francés.

    Patricia se quedó como lo que en medicina llamaban grupo de control. No bebió, aunque de las comisuras le brotaba la baba.

    El tallador repartió. Ahora las cartas de Mailén mejoraron y por eso puso, de primera mano, una ficha de 1000 sobre la mesa. La pregunta lógica era, ¿De dónde podrían sacar tanto dinero, esas pobres mujeres? Y aunque Patricia tenía cartas inmejorables, ambas se fueron al mazo, perdiendo sus apuestas. Simultáneamente, Juan Carlos, pese a su gusto, ya había apostado en contra en el circuito de apuestas ilegales que se daban fuera del casino, el resultado les permitió nivelar pérdidas con ganancias.

    – ¡Yapaí!. Dijo Mailén

    En las siguientes 10 manos. Vuelta a lo mismo. Los ojos del inglés habían cambiado de un celeste profundo a azul vidrioso por los blancos inyectados en sangre. Los de Mailén quedaban disimulados por sus iris profundamente caobas.

    Mano decimotercera. Mailén se levantó, dio una vuelta a su silla y se sentó. Los concurrentes, pensando que eso era alguna clase de rito o maleficio, hicieron lo propio, pero girando en sentido inverso. En realidad, lo hizo para evitar que la náusea que la había atacado terminara en un vómito o un desmayo.

    El tallador repartió. Las cartas de las hermanas eran mediocres. Las de sus oponentes, que ya llevaban ganados 2000 libras cada uno, buenas. Mailén quien dijo no tener más dinero en efectivo para fichas puso 50 monedas de oro mejicano cuyo valor de respaldo eran unas 10.000 libras, las suficientes como para que dos familias vivieran cómodas durante el resto de sus vidas. El circuito exterior entro en crisis permitiendo que sólo los apostadores ricos pudieran quedar en pie. Pero los pobres rápidamente armaron un circuito paralelo con sus pobres chelines. Afuera las apuestas eran 20 a 1 en contra de Mailén y 50 a 1 en contra de Patricia. El francés, aunque tenía buenas cartas, se retiró de la mano. El inglés presionado por el bullicio que llegaba de la calle, siguió por un simple motivo: Las argentinas eran demasiado ingenuas para este juego y delataban su juego con las expresiones de sus rostros. Aceptó la apuesta.

    – “¡Yapaí”, dijo Mailén.

    El inglés le contestó alzando su copa y bajándola de forma tan torpe que el vaso rodó por la mesa y cayó al piso haciéndose añicos.

    Los tres pidieron dos cartas. Mailén acomodó y rotó. Patricia tomó una y descartó la otra. El inglés rechazó las suyas. Otras dos, igual resultado. El inglés pidió bajar. Mailén aceptó, sólo tenía seis cartas sin ningún orden. El inglés un full y Patricia póker de ases.

    La calle estalló, algunos pobres podrían, esa dura noche de invierno, pagar sus alojamientos. De los ricos sólo uno había apostado por Patricia, es decir, un supuesto rico, Juan Carlos. Y las hermanas entre la mesa y el exterior se llevaron la impensada cifra de 10.000 libras esterlinas. El francés se retiró con sus 2000 libras.

    El inglés perdió su flema y las acusó a viva vos de estafa. Mientras uno lo emborrachaba, la otra lo timaba. Sin embargo, para el inspector de la mesa, estaba claro quien había estado invitando las copas.

    Ambas pensaron, ¿Cómo era posible que en Inglaterra gracias a un simple juego de cartas alguien se hiciera rico de la noche a la mañana? Es decir, aunque habían previsto ganar, no supusieron que recibirían tanto dinero. Y mucho menos en su primera experiencia de juego apostando algo más que los simples porotos con los que Juan Carlos les enseñó las mañas del juego.

    La realidad era otra. Sólo jugadores profesionales con décadas de experiencia lograban ganar sus partidas, y nunca se arriesgaban a tanto.

    En el casino no sólo se le cobra a quien gana, cada ficha lleva de por sí un impuesto. De modo que la tercera parte de lo ganado quedó para la Corona. Cosa que no incomodó a las hermanas.

    La noche de Mailén la tuvo que soportar Patricia. Dado que no es cierto que cualquier ranquel, hombre o mujer, soporta la resaca sin inmutarse, Mailén se la pasó toda la noche quejándose de la terrible jaqueca.

    Sin embargo, debido a la cultura machista, toda ranquel sabe que nunca una mujer debe beber en público. Esto tiene una explicación, existe una leyenda sin ninguna base en lo real, que es usada para desalentar la bebida entre las mujeres. Se trata de una india que, ufanándose de poder beber como los hombres, fue la primera en caer desmayada y la última en despertarse. Por varios días, al ver las sonrisas de toda la aldea, supuso que era debido al percance del desmayo, pero al cabo de tres semanas vino a darse cuenta de su embarazo. Fue al encuentro de sus circunstanciales contendientes para saber quién era el padre. La respuesta fue una carcajada, durante su desmayo de casi 15 horas la habían usado hasta los chicos de 10 años por lo que era difícil de saber qué hombre de los que estuvieron con ella, todos los de la aldea, era el padre. Cumplido el tiempo nació Choyin Kawíñ, es decir, hijo de una borrachera.


    Al día siguiente, alguien golpeó la puerta de la pobre habitación que ocupaban en “The Stable”. Éste era un pequeño hotel que hasta hacía poco tiempo había sido una serie de pobres establos, pero debido al vertiginoso crecimiento de la ciudad, los caballos debieron buscar otros “cowshed”, palabra que las chicas no conocían, y así los súbditos pobres se fueron apiñando en estos barrios pobres pero dignos.

    Al abrir la puerta se les aparecieron un oficial y un agente de policía, quienes de forma brusca pero forzadamente amable les pidieron que por favor los acompañaran. Mailén y Patricia era la primera vez en su vida que veían a un policía, y si bien sabían de su existencia, no se los imaginaban vestidos con un uniforme tan elegante.

    Al llegar al precinto les hicieron saber el motivo. El francés que había sido uno de los pocos ganadores, junto con ellas, de la noche, había aparecido muerto en la lujosa mansión de su propiedad, por un puntazo en el corazón.

    La incógnita era, ¿Por qué matar a un hombre por el dinero ganado, si el mismo ganaba por día mucho más que eso en sus negocios?

    Para Mailén ese no podía ser el móvil. De modo que con Patricia debieron reconstruir toda la noche antes de presentarse como testigos y, obviamente, sospechosas.

    Patricia recordaba sólo dos incidentes, y en ambos el protagonista fue el inglés, el primero con la falsa camarera y el segundo con ellas. En el primero estaba sobrio y en el segundo completamente ebrio. Por el lado del francés, éste no había bebido más que unas cuantas copas de jerez y abundante café; desbordó de simpatía contando chistes en francés que sólo las hermanas entendían.

    Los investigadores les pidieron a ambas hermanas que empuñaran una daga y apuñalaran a una serie de muñecos rellenos de paja húmeda y revestidos de una gruesa lona. La finalidad era reproducir la contextura del occiso. Por tratarse de extranjeras no usaron el método habitual, reses de cerdos. Era obvio que Mailén y Patricia, de acuerdo al papel que estaban interpretando, podían haber excusado no saber nada de armas blancas, pero como el francés les cayó simpático, colaboraron ampliamente.

    Mailén lo atacó de seis formas posibles. Con el puño derecho con la daga hacia arriba, entrándola por debajo de las costillas, tal como haría un ranquel que quiere evitar que su puñal quede clavado en una costilla. Con el mismo puño y posición clavando desde el costado. Con el puño derecho con la daga hacia abajo entrando por encima de la clavícula y finalmente, cosa que sorprendió a los inspectores, desde atrás, pero cayendo en forma oblicua sobre la tetilla izquierda. Con la mano izquierda, mucho menos hábil, atacando de forma horizontal, tanto con la daga hacia arriba como hacia abajo.

    Patricia repitió como un calco, con la diferencia que ella era casi 4 pulgadas más alta que Mailén y bastante menos fuerte de brazos. De hecho, las puñaladas con su mano izquierda apenas atravesaron la lona.

    Luego de debatir entre sí, los investigadores, concluyeron, aunque en forma provisoria, que ninguna pudo haber sido. El puñal había entrado en forma horizontal, tal como correspondería a la altura de Patricia, pero tan profundamente que el cadáver tenía la marca de la empuñadura.

    Por la tarde el procedimiento se repitió con el inglés que, recuperando la sobriedad y por lo tanto la cordura, colaboró, con los mismos resultados.

    Desde ese momento y por el espacio de dos días desfilaron más de 20 personas entre personal del casino, prostitutas y pillos de distintas categorías.

    Como nadie sabía las características del apuñalamiento nadie podía ocultarla ni imitarla. Y el asesino se cuidaría en no repetirla.

    Al tercer día, cansadas de tanto trajín que les hacía perder las bondades de una ciudad casi dos veces milenaria; al menos eso creían, de acuerdo a las enseñanzas de Helen, quien se las había citado en latín; pidieron visitar el lugar del crimen.

    Usualmente eso no se le permite a alguien que aún figura entre los sospechosos. Pero, ya sea por curiosidad o por hacerles “pisar el palito” o “to hunt the bird” como decían ellos, las citaron para el día siguiente.

    El caso tomó tal estado público que Lady Helen Peterson, ahora a cargo de una cátedra de la carrera de paleontología en la Universidad de Oxford, se enteró por lo diarios, no sólo del crimen sino, gracias a tres diarios amarillistas, que “The jackal”, era una asquerosa india americana. Esto la alarmó tanto que corrió en su búsqueda.

    Helen estaba segura del inglés que manejaban las hermanas, pero no el inglés de los bajos fondos tan comunes a la policía y ciertos periodistas. Y para que no fuera a ocurrir un malentendido idiomático las asesoró. En primer lugar, las instruyó con el latiguillo, “con el mayor de los respetos” que de ahora en más sería pronunciado en castellano y traducido por ella misma. Y por supuesto haría valer su título nobiliario de Lady.

    En la inspección ocular, Mailén notó una cosa menor. Si, salvo que el cadáver ya había sido removido, el resto de la escena estaba tan igual que los propios investigadores se calzaban de unas especies de galochas de tela para no dañar el cuadro; ¿Por qué había una enorme y pestilente mancha de sangre, y no, por ejemplo, pisadas con estiércol de caballo?

    Eso que al oficial tampoco se le pasó por alto, le permitió reinquirirla con un ingenuo ¿Por qué?

    – Si algo ameritaba perfume, era el salón de juego. Dijo Mailén.

    – ¿Acaso los franceses no dicen “Merde” para festejar el triunfo de un espectáculo? Aquí el frío, la neblina y la bosta de caballo enmarcaban “este” espectáculo

    – Pero - preguntó el oficial - ¿Acaso la misma víctima no habría llegado con los pies…?

    – Sí - lo interrumpió Mailén- pero a esa hora la docena de sirvientes ya le tenían el agua caliente para el baño, su habano cubano y su periódico francés; o al menos yo me lo imagino así.

    – ¿Cómo sabe Ud. que el occiso fumaba habanos?

    – Y… según creo… porque sus dientes estaban manchados y no fumó los simples cigarrillos que se repartían gratuitamente en el salón.

    Con estos dichos, el cuidadoso oficial Harrison, cerró, pero como siempre, no definitivamente, una pista para ir en busca de otra. La suspicacia de Mailén le había permitido confirmar su más lejana sospecha: El asesino no era de afuera sino de adentro. Pero, ¿Quién?

    Era fama, entre los hombres de negocios, que Jaques Dupont tenía especial estima por su personal en Inglaterra. Sin embargo, estaban obligados a interrogarlos.

    El mayordomo fue tajante. Si el asesino estaba entre los empleados, él mismo era el asesino. Tal era el celo y el control que se ejercían unos a otros en responsabilidad y hermandad. El empleado más nuevo hacía ya cinco años que trabajaba con ellos.

    – ¿Cuál era la forma de trabajar? Preguntó el oficial.

    El mayordomo la dividió en dos. En ausencia y en presencia. En ausencia se realizaban las compras, se aseaba la mansión, se cocinaba, es decir, todas las tareas propias de servidumbre, quedando incluso tiempo para solazarse, debido a que el personal era mayor que el necesario. Tal era, según la cocinera, la magnanimidad del occiso a quien seguirían llorando por el resto de sus vidas. ¿Dónde, sino, encontrarían a un patrón así?

    Aunque su oficio se lo impedía, el oficial concluyó que el relato era convincente. Un dato más vino a colaborar con el descarte de sus empleados. Ellos ya disfrutaban de una cláusula especial por el uso de la mansión en ausencia. Es decir, vivo o muerto, Jaques les permitía disfrutar de su propia fortuna. ¿Para qué, entonces, asesinarlo?

    A Mailén, que seguía estando presente, se le ocurrió una especie de inversión del razonamiento. ¿Y si la causa del homicidio fue justamente la buena relación entre patrón y empleados?

    La revisión del testamento no arrojaba ninguna luz. Dupont si bien estaba tanto en Francia como en Inglaterra tenía con sus empleados en Francia el mismo trato. Además, no se le conocía familia.

    Mailén le preguntó al Oficial Harrison:

    – ¿Por qué los europeos usan tantos relojes? ¿Acaso no les alcanzan uno o dos?

    El oficial, tomando uno de los varios relojes que descansaban sobre la chimenea, le respondió:

    – No es un simple, saber la hora, el reloj es un símbolo de la revolución industrial.

    Aún no había terminado de hablar cuando el mayordomo le hizo saber que ese reloj no era de Dupont.

    – ¿De quién entonces?, preguntó el oficial.

    – No lo sé. Sólo sé que no es del patrón

    Para el oficial el caso se complicaba más a cada momento. Y ahora un reloj. Pero no cualquier reloj. Un reloj no enchapado en oro, sino todo de oro, con pequeños rubís que los orfebres le agregan para aumentar el precio y en el reverso de la tapa una inscripción que él no podía interpretar.

    Acudió al mayordomo. Este, como siempre en buen francés, le dijo que la frase era muy antigua, de la época de Juana de Arco. Que algún día los ingleses y los franceses dejarían de luchar entre sí para unirse contra un enemigo en común.

    ¿Cuál podría ser ese enemigo? Y, ante todo, ¿tendría algo que ver con la muerte de Dupont?

    Mailén le comentó que entre los ranqueles las palabras siempre se afirmaban sobre algún símbolo. Así, aunque los ranqueles no tienen escritura propia, si no han sufrido las heridas del huinca, los caciques marcan en su propio cuerpo su primacía. Pero claro eso es porque los ranqueles aunque aman profundamente la tierra no tienen un símbolo físico más grande que una lanza o una toldería.

    Harrison de pronto tuvo una idea que lo tomó con fuerza, Invitó al grupo de testigos y sospechosos a escalar los peldaños del Big Ben, la mayor altura de todo el Reino Unido.

    Si bien Mailén y Patricia por su juventud ascendían con vigor, al llegar al cuarto del reloj tuvieron un temor particular. El temor propio de quien nunca subió más allá de las ramas de un álamo. Desde las ventanas podían ver como los barcos del estuario del Támesis se volvían cáscaras de nuez. Mailén tuvo un mareo, y aunque ya estaba lejos de la ventana sentía como si esta la estuviera tomando para arrojarla por los aires.

    Y si eso no fuera suficiente el Big Ben dio las 11 de la mañana. Mailén sintió como el bronce le hacía reverberar las tripas, las orejas, le volaba el pelo y la dejaba sorda. Era como si miles de relojes llamaran a un incierto futuro.

    Y Patricia que tanto amaba el silencio como su padre el ruido del cañón, pensó si desde esas extrañas tierras, alguna vez, no fueran los hombres armados, sino los artistas los que saludaran a la niebla londinense. Acaso ¿Ya no lo había hecho Shakespeare?

    Harrison sólo era una carcajada al ver a las dos indias revolcarse por el piso no repuestas aún del potente sonido del reloj.

    Mailén tuvo que apoyarse para poder levantarse, pero su intento quedó interrumpido por la rotura de un viejo cofre de madera que, según decía en una placa de bronce, guardaba los restos de uno de los primeros guardianes del reloj, el cual no era inglés sino francés.

    Ese accidente contrarió al Oficial que corrió presuroso para ver si Mailén se hallaba bien y poder observar el contenido del cofre.

    Lo que vio fue en una primera ojeada normal, un esqueleto enmohecido por el tiempo y la humedad, pero luego algo que lo sorprendió. El cadáver, entre sus manos, sostenía un objeto de hierro. Al retirarlo Harrison comprobó que se trataba de una réplica de las agujas del Big Ben, pero aún peor entre las canaladuras se podían ver restos de sangre seca pero no añosa.

    Harrison sin haberlo buscado había encontrado el arma usada por el asesino.

    Pero, ¿Por qué usar como arma esa réplica? Eso era una complicación extra para el asesino. Pero de todos modos logró su objetivo.

    Volviendo al lugar del crimen, Harrison tuvo una interesante charla con el mayordomo quien conocía la historia del francés que custodiaba la torre. Eran los extraños tiempos de paz entre ingleses y franceses. El hombre de la torre venía de una familia que había guerreado por Francia, es decir por el catolicismo desde los tiempos de Juana de Arco y fue ésta quien, personalmente, le entregó un puñal con una cruz marcada a su antepasado, en ese momento sólo un jovencito enamorado de la guerrera, quien en sus alucinaciones paranoides creía que el mismo Cristo le había encomendado liberar Francia.

    Pues bien, resultó ser que esa cruz marcada en aquel puñal es la misma que se puede ver en la réplica de las agujas del reloj.

    ¿Tendría algún significado? Al parecer sí.

    Bastaba con recordar las aventuras imaginadas por diversos autores franceses en torno a los Tres Mosqueteros, donde los mismos franceses se hallaban divididos en cuanto a la actitud a tomar con Inglaterra. Esa división continúa en los finales de este siglo. De allí la pregunta final. ¿Sería posible que la muerte de Dupont se debiera a una disputa entre estos franceses? La limpieza e impunidad del asesino parecían dar crédito a tal teoría.

    En este punto, Harrison tuvo, por primera vez en muchos días una pista firme. Sin embargo, no podía resolver el caso sin la ayuda del propio gobierno de Francia, o al menos, dejar sentado ante éste que el crimen, al parecer, fue obra de franceses.

    Así que, Harrison, habiendo entregado todos los informes policiales al gobierno de Francia, dio por concluida su misión en el caso y liberando definitivamente de sospecha a la veintena de sospechosos. Salvo que Francia ahora a cargo de la investigación los requiriera.

    Patricia y Mailén, por fin, luego de tres semanas de vigilia y hostigamiento, pudieron salir a las calles de Londres para continuar su visita.

    El caso Dupont estuvo largos años oscurecido por la niebla, hasta que, por necesidades estrictamente políticas, debido a una guerra que parecía avecinarse y que los tendría de aliados, Francia declaró formalmente ante Inglaterra que el asesino había sido el coronel Le Clerk, entonces sólo un teniente, actuando por órdenes del ministerio de guerra.

    Pero, ¿y la causa?. Dupont, dueño de una inmensa fortuna, amasada por la fabricación de armas, se negaba por un rotundo cambio de la opinión familiar a la fabricación de armas de cualquier tipo y de cualquier país, pues él creía que eso arrasaría a Europa. De modo que su muerte fue una disputa entre guerreros y pacifistas. El hecho de haber sido ejecutado por un connacional sólo implicaba un evitar males mayores.




    Capítulo 16: Londres desde el aire


    Con el objeto de hacerles olvidar el trago amargo, Juan Carlos les tramitó un viaje particular. A decir verdad, se enteró de lo acontecido en la torre del reloj, no en cuanto a sus tripas reverberantes sino en cuanto a su visceral miedo por las alturas. En efecto, una visita a Londres no era visita sin un viaje turístico en globo. Pero teniendo en cuenta ese dato, Juan Carlos las tenía que llevar engañadas al amarradero de globos. La excusa era banal, pasar una tarde en un auténtico picnic inglés. Las diferencias con el francés, les decía mientras las conducía al cadalso, es que mientras que los franceses hacen gala de sus quesos y vinos, los ingleses, en cambio, más ásperos, lo hacen de sus pasteles dulces y semiamargos que acompañan con whisky. Y así, sin que las incautas se dieran cuenta ya habían llegado a destino. No fue poca su sorpresa cuando sus intuiciones femeninas y ranqueles se sumaron. Es decir, las palabras recibidas por Juan Carlos no pueden ser reproducidas aquí.

    Patricia quiso dar media vuelta cuando Juan Carlos la amenazó con contarle a todo Leubucó que era una “Llükanten”.

    A un ranquel se le puede decir cualquier cosa: ignorante, borracho, asesino tonto, feo, deforme… menos que se es cobarde, así que Patricia, arrojando la canasta se trepó a la canastilla del primer globo que encontró.

    Y Mailén, luego de que las piernas le dejaron de temblar, hizo lo mismo; igual Juan Carlos, de un salto.

    Como ninguno de los tres tenía idea de cómo se conducen estos globos aerostáticos era necesario que subiera un cuarto tripulante, el navegante, quien, impasible, les comunicó que la capacidad era sólo para tres personas. Al unísono las hermanas se excusaron para bajarse, lo cual fue invalidado por Juan Carlos quien rápidamente alquiló un segundo globo, de mayor capacidad, para todos.

    El globo despegó con su lentitud característica. Juan Carlos se acodó en la barandilla. Patricia y Mailén se agacharon para no ver el suelo. Hasta que el navegante, un tal Charles, con un guiño de Juan Carlos comenzó a emitir “Tuak tuak, corococó, tuak

    Lo primero que sintieron era como la canastilla se balanceaba, y algo en el cuerpo les decía que estaban en movimiento. Como ninguna de las dos jamás había estado allí no sabía que eso que sentían era la reacción del cuerpo al movimiento ascendente. A los 10 minutos cuando del globo se hallaba a unos 1500 pies, según Charles, unas 5 cuadras según dijo Juan Carlos, comenzaron a escuchar el silbido del viento. Allí Juan Carlos le preguntó si pensaban estar allí acurrucadas y temerosas o se atreverían a ver la belleza de la campiña que se desplegaba al norte de Londres.

    El movimiento fue así. Primero apoyaron los dedos de las manos sobre el mimbre de la canastilla, luego asomaron los ojos al mismo nivel del borde, luego apoyaron la nariz, viendo hacia abajo con el rabillo de los ojos y aquí una pequeña hecatombe: a ambas les vino un irrefrenable deseo de vomitar y así lo hicieron, pero para suerte de Charles hacia el exterior, lo que las obligó a ponerse de pie agarrarse firmemente de las cuerdas y así luego de una media hora, ambas estaban como si nada hubiera pasado.

    Mientras observaban los dibujos agrícolas del paisaje que se extendía allá abajo, a Mailén se le ocurrió preguntar hasta que altura llegaban estos ingenios, a lo que el Capitán del globo respondió que, hasta unos 5000 pies, y los que allí llegaron sintieron malestares a causa del aire enrarecido, pues a más altura menos oxígeno. Todo eso que Charles decía por libreto de la guía turística, era bien comprendido por las hermanas.

    De pronto algo inquietó a Charles, observó cómo rápidamente se formaban nubes de lluvia y eso para ellos era muy peligroso. Sin embargo, no pudo apagar el fuego que mantenía al globo estable, pues el viento pronto provocaría un descenso de la temperatura y un brusco descenso. Eso mismo ocurrió a los 5 minutos, de modo que, si habían tenido miedo, ahora mientras el globo caía, para ellas, como una piedra, se convirtió en pánico, y esa era la primera vez que lo sentían. Pero a medida que se acercaban al nivel del piso, el globo comenzó a estabilizarse y si bien no fue nada suave, aterrizaron sin problemas.

    No pasaron 10 minutos para que las hermanas se pavonearan de la aventura.

    La tormenta tan rápido como amenazó se disipó y todos tuvieron el placer de observar algo nuevo para todos. Aprovechando la disipación de la tormenta un grupo de temerarios se subieron a varios globos se tomaron su tiempo para ascender a 15.000 pies y desde allí, de a uno en tiempo, se arrojaron. Al ver al primero, Mailén preguntó porque subir hasta allí para matarse, pero Juan Carlos le dijo que esperase unos instantes y allí se vio como se desplegaba algo así como un paraguas que lo sostenía, cayendo a tierra suavemente.

    Pero el segundo, fue mucho más interesante- Este sin necesidad, de ascender tantos pies, se arrojó con un aparato extraño que le permitía planear como las aves. Así mientras que, con un paracaídas, que así se llamaba, se tocaba tierra a los pocos minutos, con este, que aún no tenía nombre, pero algunos ensayaban “alas de gavilán” o la extraña palabra “parapente”, se podía demorarla a varias horas.

    Las hermanas se la hicieron la promesa de vencer el miedo para ser, algún día, las primeras ranqueles en volar con esos ingenios.


    El teatro no estuvo ausente en la agenda de las hermanas, según el itinerario que les preparó Juan Carlos. Pudieron asistir a obras de Shakespeare en “The Globe” el mismísimo teatro fundado por el dramaturgo, y varias veces reformado; Al día siguiente a una función de Fausto de Goethe el mismo que ya habían leído, pero ahora con toda la parafernalia propia de un teatro inglés.

    Las hermanas se sintieron felices, por fin los huincas les devolvían algo de lo que tanto les habían robado, por la módica suma de media libra.

    Jazmín las sorprendió una mañana, con un mapa en la mano, indicándoles donde quedaban las Islas Malvinas. La razón era que su padre se hallara en Londres era, justamente, para una ronda de negociaciones para que los ingleses las devolviesen, al cumplirse en esos días los 33 años de ocupación. Jazmín no tenía dudas que eso sería antes de que ellas volviesen.

    Llegado el momento de partir, Patricia los sorprendió con una novedad: ella no volvería. Había aceptado la invitación de un joven industrial y comerciante irlandés para trabajar con él como traductora. No sabía si también por amor, el que por el momento no sentía, pero quizá en el ambiente de Irlanda era posible que eso sucediera. El conocimiento de las costumbres inglesas por parte de Patricia le jugaría a favor. El muchacho la paseaba orgulloso como una posesión invaluable, no todos los días se podía mostrar a una princesa americana de pelo rojo y ojos verdes. Sin embargo, Patricia le impuso una cláusula: Ella se mostraría todo lo que él quisiera, pero ella tendría el derecho de alternar con el hombre que ella quisiese.

    La partida, entonces, estuvo cargada de lágrimas. Mailén no sabía si la volvería a ver.


    Así tan sólo tres meses después de haber desembarcado Mailén emprendió el regreso, con la promesa de responder a la invitación de la Universidad de continuar sus estudios en un futuro no lejano.

    El regreso fue algo más simple. Los boletos fueron mucho más baratos por tratarse de un barco carguero que habiendo llegado a Londres cargados de fardos de lana, volvía a la Patagonia cargado de hermosas telas inglesas. El negocio textil inglés se había vuelto a poner en su lugar luego de la orden inglesa de aniquilar al Paraguay, orden que fue muy bien ejecutada por la Triple Alianza.

    El hecho de ser un barco carguero le daba la oportunidad de hablar con la tripulación de temas que eran imposible en el elegante “Tiburón”. Mailén que volvía con Jazmín fue el centro de las miradas de la tripulación unos 12 hombres. Una noche, un marinero al preguntarle la edad y la de Jazmín, se sorprendió que con sólo 23 años tuviera una nena de 9. Mailén, primero incómoda con la pregunta, le respondió con el contenido de un libro que había leído, para ella extraño, pero que le abrió el entendimiento para comprender la mentalidad huinca.


    – ¿Decime - le dijo forzando el acento y forma de hablar porteñas-, a qué edad las familias patricias romanas casaban a sus hijas?

    – ¡Ah! No sé, no sé nada de historia y mucho menos de Roma.

    – Yo tampoco, pero leí un libro de un tal Plinio y unos cuantos poemas de Catulo. Mientras que los muchachos se convertían en hombres al recibir la Toga Viril entre los 16 y 19 años y por lo tanto habilitados para poder casarse, mejor dicho, hacerlos casar ya que su opinión si bien era escuchada la decisión era del Pater Familiae; la niñas ya eran mujeres luego de la menarca, la primera menstruación, lo cual podía suceder según lo dictaba la naturaleza a los 14, a los 18 o a los 10.

    – ¿Quién puede hacer casar a una nena de 10 años?

    – Es que en Roma la esperanza de vida era de menos de 25 años y más de la mitad de las chicas morían durante el parto. De modo que era urgente para la sociedad que las chicas tuvieran hijos pronto, de los cuales la mitad morían antes de los tres años.

    – Si ahora, se embaraza a una nena de 12 años, se va preso. Comentó uno de los hombres.

    – ¿Y por qué? Preguntó Mailén.

    – Y porque hay que esperar a que madure, hay que esperar a los 20.

    – ¿Y eso donde está escrito? Volvió a preguntar Mailén con sarcasmo.

    – Este…

    – Yo creo que si la madre naturaleza permite que una nena se embarace a los 10 años no es obra de Gualicho, por lo que no debe verse al hombre como abusador y a la nena como prostituta.

    – ¿Y ustedes a qué edad…?

    – Nosotros, en general a los 12, pero bien puede suceder a los 9 como a los 15, a los 20 e incluso a los 30.

    Habiendo aclarado el tema de la edad y como el auditorio al parecer quería saber más, Mailén pasó al tema del parentesco y otros temas de pareja.


    – Nosotros hasta la llegada del huinca teníamos un “matrimonio”, y hago comillas porque eso no existía en la forma que el huinca entiende, diferente. Un indio podía tener las esposas que quisiera…

    – Como los árabes. La interrumpió otro muchacho.

    – Sí, pero nosotros no tenemos títulos de nobleza. El indio que puede, las tiene.

    – O sea, hay que tener dinero…

    – No, nosotros casi no lo conocemos, en realidad se trata de aguante.

    – ¿Qué aguante?

    – Digo, si el indio podía satisfacer a más de una mujer, bien; sino las propias mujeres, si podían, se mudaban de toldo.

    – ¿cómo si podían?

    – En el toldo como en todas partes, si sos pobre, es decir, si no tenés una familia que te aguante, estás perdido.

    – Nosotros tampoco tenemos problemas si la pareja es pariente, puede ser tío y sobrina, primo y prima, hermano y hermana…

    – Pero, eso ¿no es pecado?

    – Que palabra rara la que tienen ustedes. No, no es pecado, simplemente que no es lo corriente… aparte ¿no eran hermanos los reyes egipcios, o más cerca los consortes incas? Y la civilización egipcia no se volvió tarada por eso. Por el contrario, eso les permitía mantener la estirpe pura.

    – ¿Cómo hacen el sexo? (En realidad la frase del joven, acompañada por gestos, era algo más prosaica).

    – Eso no se los voy a decir. Pero no distinto a como lo hacen ustedes


    Esta vez sin demorarse más que para los trámites de migración con las reglamentarias vacunas, Mailén viajó inmediatamente a San Luis para agradecerle a Victoria por el préstamo concedido. Victoria se sorprendió al ver que no sólo no habían gastado lo que les había prestado, sino que le dejaron la tercera parte de lo ganado en el casino. Esta vez sí que hubo vuelta. Victoria se entristeció al saber que nunca más vería a Patricia.




    Capítulo 17: Primera incursión de Patricia en Oxford.


    Finalmente, Patricia se terminó juntando con Robert O´Connors su jefe, y este, debido a que estaba sorprendido por la inteligencia de su pareja, la envió a Londres para que ella elija una carrera universitaria. Patricia, debido al alto costo de matrícula y cuotas, intentó disuadirlo, pero Robert, por el amor que sentía, le insistió.

    El problema es que, a Patricia, ya desde aquellas primeras clases a la sombra de aquel ombú, no se podía decidir por ninguna en especial, pero Robert, como industrial que era le recomendó las que ella menos tenía pensadas, física, matemática o, quizá, antropología. Sin estar segura, Patricia, eligió física, por cuestiones más románticas que prácticas: las imágenes ya sepias de hombres como Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Copérnico, Kepler o Newton, que Helen les había obsequiado, actuaron en la decisión.

    Así un primero de setiembre de 1866, una bella pelirroja, estaba sentada en su pupitre. Al verla, los odiosos alumnos ingleses, que la confundían con una irlandesa, comenzaron a rumorear sobre sus posibilidades y lo hacían con gestos obscenos. Pero Patricia acostumbrada, como ranquel que era, al desprecio, los ignoró.

    Pero el rumor se incrementó cuando al pasar lista su acento no correspondía exactamente al de una irlandesa, fundamentalmente en esa forma extraña de pronunciar las “ye” inglesas como “ch” españolas, más bien “sh”. En realidad, Patricia sabía la fonética correcta, pero estaba decidida a enfrentarlos y eso era mucho, era la única mujer en un curso de 150 hombres.

    El escándalo se desató cuando algunos se enteraron que esa mujer no era irlandesa sino una auténtica india americana. El imaginario inglés decía que estos indios eran analfabetos y se adornaban con las cabezas reducidas de sus enemigos muertos, pero otros opinaban que no duraría ni una semana, y que vaya a saber cómo había conseguido su título secundario, en un “Indian Raid”, dijo uno con sarcasmo. Lo cual no es otra cosa que un malón, pero dicho en inglés El hecho era que no sólo era mujer y ya por eso despreciable, sino, además, india. A decir verdad, en Oxford no se vieron mujeres de la plebe hasta que la reina Victoria las animó a inscribirse, anteriormente sólo lo habían hecho las nobles.

    La primera semana pasó sin novedad. El sábado Patricia comenzó a tener nostalgia por Robert y de allí de todo su pasado. No supo cómo, pero estaba llorando por su madre Maitén. Para consolarse comenzó a acercarse a alguna de las pocas mujeres que había en la universidad, cada una tenía una historia.

    Si era escándalo que una india estudiase en Oxford, lo era más que lo hiciera la hija de una conocida prostituta londinense. Marlene ya había tenido problemas antes de inscribirse. Una noche sacó a patadas de su casa a su pareja a quien acusaba de quererla tomarla “por atrás”, y eso en la Inglaterra Victoriana, no sólo era pecado nefando, era delito. Pero una cosa es decirlo y otra verlo, el hombre que medía unas 10 pulgadas más que ella, sólo veía que los puñetazos en la cara y las patadas en sus partes sin poder atinar a defenderse, caían como la neblina londinense para colmo la batalla se estaba desarrollando en medio de la calle, con sus adoquines congelados y lo peor sus cuerpos totalmente desnudos. Es decir, desnudos para un inglés, ropa de abrigo de lana, medias de lana, una gruesa enagua de satén para la dama, y lo mismo para el hombre que sólo se diferenciaba por el corte masculino. De modo que no tuvo más remedio que huir.

    Patricia le preguntó a Marlene porque tanto escándalo, siendo que era prostituta, por ser tomada de esa manera. Y Marlene, luego de sosegarse, le dijo tratando de controlar las carcajadas, que ella no era una prostituta, aunque sí su madre. Eso bastó para que las ventanas indiscretas se cerraran de un violento portazo.

    Otra compañera era Ingrid, que decía estar allí por ser muy fea. Patricia, que objetivamente no veía tal fealdad, no le dijo nada, pero se acercó a ella. ¿Cómo era eso de estar en una universidad por ser fea?

    Otro extraño personaje, era Alan. Alan no entendía el lenguaje metafórico, mucho menos la ironía y el sarcasmo. No era una posición filosófica, sino una falencia innata. Así si alguien decía “el arco iris de tus ojos” él buscaba en ellos el reflejo del arco iris del cielo para demostrar su inexistencia, o que alguien dijera, “te regalo mi corazón”, él contestaba que era imposible regalar un corazón sin antes morirse, los que al principio lo tomaban como una humorada, luego se anonadaban al saber que lo decía de verdad.

    En contrapartida, Robin, era un poeta consumado, o al menos así quería que lo consideraran. Para él, todo era poesía. No sólo lo que habitualmente una persona común entiende, sino todo. No sólo, las flores, las mariposas, sino también, la muerte, la guerra, es estado de agregación de la materia. Así que nadie se sorprendería de uno de sus actos: Conquistar a Ingrid.

    Algunos al verlos juntos, se preguntaban: “¿Qué hace ese joven tan apuesto con una joven tan fea?”, pues a contrapelo de la opinión de Patricia, la joven sí que lo era.

    No era opinión de los elitistas. Aunque para Patricia que había superado a las bellas londinenses y acaparado todas las miradas de los varones, Ingrid era una hermosa mujer la realidad indicaba lo contrario. Se pelo no crecía normalmente, sino que le salían penachos aquí y allá, como si hubiera padecido una quemadura. Sus ojos, aunque intensamente azules, eran pequeños, no tenía cejas ni pestañas, sus dientes afloraban hacia adelante lo cual le dificultaba pronunciar las “t” y las “d”, su cuerpo era pequeño, su espalda algo corva, sus piernas chuecas. Es decir, eso que ningún hombre en el campus miraba era la pasión de Robin, y no sólo una pasión amorosa sino profundamente física. Y eso a Ingrid le traería problemas.

    En realidad, esos era lo que algunos opinaban, lo que Robin buscaba era sexo rápido y gratis, apostando sobre cuantos días duraría el fraguado romance, por supuesto, como siempre, quien apostaba en contra de esta opinión era Patricia. Así tan sólo una semana después, invitando a todos a un pub a beber café y cerveza, Robin le pidió casamiento a Ingrid. Ingrid, se quedó de piedra, pues, aunque su familia le estaba costeando el estudio, no tenían dinero, sino a costa de grandes sacrificios. Por eso, porqué un noble y acaudalado joven, dueño de su propia fortuna, querría casarse con ella.

    Como todos miraban, como él, arrodillado a sus pies, como la etiqueta galante lo impone, la miraba sin que ella se atreviese a contestar. Él se abalanzó sobre ella, y le dijo cosas al oído, de las cuales todos adivinaron su tenor cuando Ingrid, cubrió su blanca piel de rojos brillantes, o como dicen los españoles, se pudo colorada como un tomate. Pero seguía sin responder.

    Patricia salió al ruedo con una doble invectiva, a Robin, que no se atreviese a estar mintiendo pues ella se encargaría, aunque la deportasen, de romperle todos y cada uno de los huesos, no sin antes cortarle sus partes para arrojárselas a los perros y a ella, que se diera prisa que un hombre la esperaba. Y otra vez, nadando contra la corriente, y él nunca tendrá a una mujer como vos.

    Sea lo que fuera la joven dijo que sí y la boda se realizaría en dos templos, ya que él era anglicano y la joven católica, ninguno le pidió al otro la conversión, en dos semanas. Patricia se preguntaba como hacían los ingleses para casarse sin haber pasado al menos tres meses de convivencia. Como ranquel, consideraba que el sexo no era algo importante, sino lo más importante.

    Patricia se hallaba inscripta en cuatro cursos para ese cuatrimestre. Análisis matemático, álgebra, geometría y física del punto. Aunque quiso anotarse en más, no se le era permitido a nadie, al menos durante los dos primeros años. La carga horaria era en total de 40 horas semanales, el trajín intenso, los exámenes semanales.

    Pero si el curso iba, para Patricia, viento en popa, no eran sus relaciones personales con el resto de sus compañeros en cada curso, que estalló cuando ella, la mujer, la india americana, fue la única que aprobó el cuatrimestre con buenas notas. Allí supo que el resto de su carrera la tendría que cursar sola, pues, incluso, su compañera de cuarto, una escocesa, que estudiaba leyes, tuvo que volver a su patria por cuestiones de inestabilidad política.

    Con las vacaciones de verano, antes de volver a estar con su amado Robert y Guillermito, se fue a despedir de Ingrid y Robin. Allí descubrió dos cosas, una era que ambos, sin saberlo antes, ni aún en ese largo pedido de mano, eran el uno para el otro. Y esto es delicado decirlo, sus relaciones maritales fueron denunciada por los otros integrantes del campus no como ruidosas, sino escandalosas. Al decir, de esos vecinos, ellos no se amaban, se gastaban uno al otro. Incluso alguien se preguntaba, con jocosa sorna, si la matricula contemplaba la rotura de muebles de dormitorio.

    Patricia, volvió a los brazos de Robert y su hijo con una novedad, hacía ya cuatro meses que sabía que estaba embarazada, lo más probable producto de la ardiente despedida anterior y tenía la intención de llamarlos con su primer nombre ranquel. Ailén (Brasas) si era nena y Waikilef (lanza veloz) si era varón. Robert, aunque sonara cacofónico le agregaría los suyos: Ailén Marian, como la heroína que la cultura inglesa, prima o novia de Robin Hood. Para Patricia sería Ailén Mariana en honor al cacique Mariano, y Waikilef Isaac, Waikilef como un antiguo cacique ranquel e Isaac como Newton.

    Patricia le contó sobre las anécdotas y vicisitudes que vivió. Robert le dijo que eso era ser extranjero en Inglaterra y ella le respondió que ella ya era extranjera en su propia tierra, por lo que sabría serlo en tierra extraña.

    Las vacaciones pasaron rápido. Guillermito como ranquel se despidió de su madre, revoleando un poncho sobre un acantilado desde donde se veía alejarse la calesa. Robert se hallaba preocupado con el embarazo a tanta distancia.


    Patricia se reencontró con Robin e Ingrid cuyo matrimonio pese a la opinión general marchaba viento en popa. Más aún, Robin, el poeta del campus, la había convertido en su musa.

    Uno de los pubs internos del campus se había convertido, de acuerdo al día de la semana, en un foro donde los estudiantes podían debatir sus distintas aficiones, ya fueran las relacionadas con sus respectivas carreras o con sus hobbies. Así los lunes, ciencias duras donde se discutía bien y fuerte sobre los nuevos paradigmas y donde no faltaban los nóveles autores de esa literatura siempre presente de ciencia ficción. Las madrinas del foro eran Mary Shelley y Ada Lovelace, una por ser la autora de Franskenstein y la otra por ser no sólo la esposa de Charles Babbage sino por ser ella misma una renombrada matemática que incursionaba en un nuevo tipo de ésta que permitía a la máquina inventada por su marido realizar engorrosos cálculos en pocos minutos. Los martes entre las ciencias elegidas estaba la meteorología que tenía por padrino al dios Eolo, que se destacaba por su caprichosa presencia. Los miércoles, se discutía de leyes y otros temas jurídicos bajo la atenta mirada de espías enviados por el parlamento y la corte victoriana, su madrina era una alegoría de la balanza de la justicia. Los Jueves, era el turno de los estudiantes de medicina quienes siempre seguían debatiendo la posibilidad de la vida después de la muerte y lo que para algunos era lo mismo, la posibilidad de realizar, en el futuro, trasplantes de órganos. No faltaba el gracioso que decía que Harry Lepton, presidente de una de las cofradías más encumbradas, encumbradas por pertenecer a la nobleza, tendría el honor de recibir el primer trasplante de cerebro. El padrino, como hacía tantos años era Edward Jenner descubridor de la vacuna antivariólica. Los viernes le tocaba a los elegantes arquitectos y los serios ingenieros, quienes se vanagloriaban de haber construido la primera cloaca mecánica del mundo lo cual le permitía al Támesis dejar de apestar como lo hacía desde hacía siglos. Y los sábados era el turno de los escritores y poetas quienes se dividían, de acuerdo a su origen, ya algo forzadamente, en europeos y americanos, los primeros tenían por padrino a Lord Byron y los segundos a Sor Juana Inés de la Cruz.

    Era a este foro que asistían Ingrid y Robin, donde él pretendía inmortalizarla a través de sus poemas y donde para no sentirse sola Patricia presentó aquí dos cosas. Algunas traducciones al castellano, francés y ranquel de poemas de Robin, uno suyo y otro de Mailén. Los de Robin casi siempre eran poemas de amor y los de las hermanas sobre el genocidio ranquel en particular, de otras naciones argentinas y de los indios americanos en general.


    Llegó noviembre y con él las contracciones de Patricia, quien tenía que rendir sus cuatro finales durante esa misma semana, los dos primeros el mismo martes, es decir, en cuatro días, pero estaba decidida a no demorarlos.

    Así fue que durante el final de Análisis Matemático tuvo una contracción tan fuerte que la mesa examinadora le ofreció cambiar el examen para otro día, pero ella se negó. Así estuvo toda la semana, como pidiéndole a su bebé que esperara un poco más.

    Pasaron los exámenes que provocaron cólera y envidia en sus compañeros varones. Cómo era posible que esa india que aprendió a leer bajo un ombú, árbol desconocido para ellos y seguramente desnuda, pudiera obtener tan buenas notas y, encima, que ella dijera que sólo cursaba por placer, para aumentar sus conocimientos. Mientras que la mayoría de ellos, pasaban largas noches sin dormir para comprender lo que ese compatriota suyo, ese maldito de Isaac Newton, había puesto por escrito. Alguno llegó a maldecirla porque era la única que entendía que era eso de gravitación universal, lo cual era mucho más que un árbol y una manzana.

    Así el 26 de noviembre de 1867, ese mismo viernes, Patricia con la complicidad de los pocos amigos que tenía se preparó para parir. Había roto aguas. Y lo haría de la forma más particular. Había luna llena, y en medio de uno de los parques, su amigo Robin clavó un poste que tenía dos correas de cuero, al costado de este una alfombra tejida por alguna vieja ranquel en Leubucó. Ella vestida con una enagua que a los ojos de los hombres sonaba a una triste arpillera, lo apropiado para una india; y para no quedar totalmente expuesta a las miradas unas cuatro sábanas que partiendo de la cúspide del poste se clavaban en la tierra. Claro, una carpa indígena, opinaron algunos, cuando en realidad eso sería una carpa de indios de Norteamérica, no sabían que los toldos ranqueles, en general, tenía forma de domo.

    Para colmo algunos estudiantes habían hecho un círculo de sal de un palmo de ancho que media una cuadra de diámetro.

    Las apuestas estaban hechas. La apuesta era que Patricia a mitad de la puja, comenzaría a gritar y a pedir auxilio para que la llevasen a un hospital, es decir, Robin y compañía estaban 1 a 90.

    Patricia se hallaba de pie, sus muñecas enredadas por los cueros, eso haría que aunque sus rodillas se aflojasen, el bebé no sufriría las consecuencias. Patricia pujó y apareció un bracito que sólo pudo ver Ingrid, única testigo. La cosa venía mal, el bebé venía de hombro, Patricia que había participado de varios nacimientos sabía lo que eso significaba. Volvió a pujar, el hombro asomó, pero volvió a entrar, Patricia que sabía que si el bebé no salía pronto se asfixiaría volvió a pujar y el bebé salió cayendo en la alfombra. La bebé lloró inmediatamente, mostrando la potencia de sus pulmones. Patricia se desprendió de los cueros, se agachó tomó el largo cordón umbilical y mordiéndolo lo cortó. Tomó a la bebe, es decir a Ailén Mariana, volvió a pujar y se deshizo del resto de la bolsa. Viktor Frankenstein hubiera pagado por ese líquido.

    Ahora ensangrentada, con su beba apenas cubierta, salió de la carpa, y elevando sus ojos a la luna le ofreció a su hija.

    Y allí se oyó, primero el grito de alegría de sus pocos amigos, pero luego de varios de los que habían apostado en su contra. Patricia comenzó a caminar en patas, hacia el dispensario de la universidad, pues ella, según decía era loca pero no comía vidrio, frase de la cual ignoraba el origen. Al traspasar el circulo de sal, un rencoroso le puso el pié para hacerla caer, pero otro, no sólo la atajó, sino que le propinó un certero puñetazo en la mandíbula, iniciando una de esas bataholas que tanto les gusta a los jóvenes ingleses, mientras Patricia que ya se hallaba en condiciones de sumarse a las trompadas, sólo pensó en su beba y llegó al dispensario a fin de que un médico inglés revisara a su hijita.




    Capítulo 18: Una capitaneja universitaria


    1867


    En esos años Mailén observó cómo, luego de acabada la guerra con Paraguay, las líneas de fortines huincas avanzaban, implacables, hacia la cordillera hallándose a sólo 50 leguas de Leubucó. También como a pesar de haber hecho vacunar a los niños contra la viruela, está seguía matando indios adultos. Y lo peor, como Maitén que seguía enojada con sus hijas, hizo que Mariano, para evitar males mayores, les negara la entrada en sus tolderías, pues ahora tenía a un tal Jorge Macías para que le lea los diarios de Buenos Aires.

    Fue entonces como reflexionó y pensando en su mecenas, Victoria, le volvió a pedir prestado para un nuevo viaje a Inglaterra. Estaba, ahora sí, decidida a aceptar aquella invitación de Helen de ingresar a la universidad de Oxford.

    Tuvo algunos enfrentamientos con Juan Carlos quien no estaba de acuerdo que se alejara durante tanto tiempo, así al cabo de muchas y agrias discusiones arreglaron que Jazmín se quedaría con él.

    El viaje de ida fue algo amargo, no sólo por viajar en un barco de bandera alemana donde nadie hablaba castellano, sino porque allí Mailén se percató que estaba embarazada. Un contratiempo inesperado para alguien que viaja con el firme y único propósito de estudiar. Pero a su edad eso era lo más normal que le pudiese ocurrir. Le preocupaba la edad que Jazmín le llevaría. Claro, luego reflexionó, ella no era una ranquel normal, sus congéneres a su edad ya tenían hasta una docena de hijos y ella sólo una.

    Había algo que ninguno de los dos sabía. Jazmín como cualquier hija de vecino noviaba con un muchacho de 16 años y quedó embarazada. Al saberlo, Juan Carlos tomó las medidas necesarias, por un lado, le negó la entrada a su casa al muchacho. Quizá estuviera actuando como un Capuleto, pero no quería que el padre de su nieto fuera un pariente de Bartolomé Mitre por más dinero y futuro que tuviera, además, pensó, cuando esa familia lo supiera lo desheredaría. Fuera como fuera Jazmín, alejada de su madre tuvo, un 12 de mayo de 1867, una hija a quien, sólo para contrariar a su padre le puso Julieta Mercedes, el primer nombre, claro, por la heroína de Shakespeare, y el segundo por el nombre por dos mujeres que su padre le había presentado ya fuera viajando a Southhampton como cruzando el Canal de la Mancha, en Boulogne Sur Mer, ésta la hija de San Martín, entonces sólo recordado por algunos, y la otra hija de don Juan Manuel de Rosas.


    Llegada nuevamente a Londres, que le parecía conocerla de siempre, y de hecho la conocía mejor que a Buenos Aires, fue directamente al despacho de Helen quien ya le tenía todo arreglado para su ingreso.

    Había algo que Mailén no sabía y que Helen se encargó de ocultarle, la Universidad de Oxford, no sólo era paga sino la más cara del mundo. Lo que Helen no le había dicho era que su hermana Patricia luego de dos años de súplicas había aceptado casarse con su enamorado, el dueño de una importante industria y exportadora irlandesa y por lo tanto gozaba de un gran desahogo económico. Y además era madre de una nena a la que le puso Ailén Mariana en honor al cacique Rosas.

    Por alguna causa, que Helen ignoraba, Mailén tendría que dar una serie de exámenes. A alguien entre perverso y buena gente, se le ocurrió que si Mailén podía pasar el exigente examen que tenía en mente, el dinero que se invertiría en ella estaría bien gastado. Sucedió que los incidentes que acaecieron en el nacimiento de Ailén llamaron la atención de varios funcionarios del rectorado. Así que catalogaron a este examen de la siguiente manera: Si Mailén llegaba a los 7 puntos, se le admitiría. Si llegaba a 7 u 8, se le otorgaría media beca; y si llegaba a 9 o 10, beca completa. Helen le dio a Mailén una semana. La razón era que si se demoraba no podría cursar ese mismo cuatrimestre.

    Los exámenes pasaron sin contratiempo. Logrando una beca completa. Es decir, en la forma que los ingleses la entienden: La universidad le facilitaría todo para que ella pueda estudiar, a condición de devolver el préstamo con el ejercicio de la profesión. Con eso pretendían que el alumno se esforzara un poco más, pues devolver dinero sin haberse diplomado se estaba convirtiendo en una norma. Y era la excusa de ciertos nobles para impedir el ingreso a las clases más bajas. En Inglaterra ningún hijo de obrero concurría a los claustros. Y una semana después Mailén estaba sentada en un pupitre, el primero si se descarta la mesa de sauce que había usado en “El ombú”. Como ya le había sucedido a su hermana todas las miradas fueron para ella. Aunque ahora en lugar de ser la única mujer, el curso se hallaba más repartido, 30 mujeres y 120 varones; y la currícula no era tan exigente como la que le tocaba a Patricia.

    Como Mailén había optado por estudios literarios, ese cuatrimestre pudo elegir 4 materias del plan de estudios, gramática, latín I, literatura inglesa y literatura del siglo de oro español. Su curso se redondeaba como su panza. Mailén estimaba que el parto sería a mediados del siguiente cuatrimestre, por lo cual tendría tiempo no sólo de estudiar sino de divertirse. Su compañera de cuarto sería Patricia, quien además se haría cargo de los gastos privados pues Londres no era lo mismo que La Pampa.

    Así, una noche se atrevieron a concurrir al mismo pub que hacía algo más de dos años había quedado destrozado a causa de su presencia, motivo por el cual ya antes de entrar advirtieron al cantinero y a los parroquianos presentes que ellas no eran prostitutas. La aclaración fue acompañada por un “¡buuuhhh!”

    Lo que anteriormente, debido a la trifulca, no pudieron apreciar es que el bar era concurrido por muchos marineros extranjeros de modo que, a lo largo de los sábados, ellas pudieron observar sus fisonomías. Así pudieron ver que los islandeses, cuyo país era llamado Iceland, o sea algo así como Hielolandia y no Islandia como le decían los españoles, eran muy parecidos a los esquimales, que no notaban diferencia entre los distintos habitantes de la Conchichina como vietnamitas, camboyanos y laosianos. De hecho, notaban más diferencias entre los guaraníes y los ranqueles.

    Finalizado el primer semestre sin novedades. Patricia se llevó a Mailén para que conociera a su esposo.

    Allí Mailén pudo comprobar que Irlanda no era tan parecida a la Pampa como su nombre lo hacía suponer. En Irlanda existían montañas superpobladas de bosques, en La Pampa sería imposible observar el verde que se extendía y se perdía en la neblina. Los arroyos caían rápidos, existían numerosas cascadas que en La Pampa no había.


    Por su parte Guillermito, ahora de 13 años, como buen hijo de ranquel e irlandés, ya había embarazado a una nívea huinca irlandesa. Y cuando se lo reprocharon, él sin tener conciencia que era una amarga conclusión, dijo que cuando los ranqueles ya no existieran habría mucha gente con su estirpe. Esa niña fue llamada Jennifer Hypatia. Clara señal que ya leía a los clásicos que su padrastro tenía en su biblioteca. Y como prueba de ello estaban los segundos nombres de las siguientes diez hijas que pensaba tener: Claudia Mnemosyne, Drusila Clío, Julia Thalia, Alexandra Erato, Augusta Euterpe, Elizabeth Polymia, Victoria Calliope, Gloria Terpsichore, Casandra Urania y Helen Melponeme. Y aunque sólo despertó sonrisas, él lo decía seguro de sí mismo.


    Un lunes algo los llenó de preocupación. Mailén amaneció con inusuales vómitos. Como ya cursaba el 5º mes era posible que su cuerpo se estuviera preparando para abortar. Esa fue la primera vez que Mailén visitó un hospital inglés. En su mente, hubiera preferido escaparse a una cueva. Las enfermeras usaban una vestimenta tan larga y blanca que le lastimaban los ojos. Vio por primera vez, lo que era el acero quirúrgico. Sin embargo, no hizo falta usar acero ninguno. Lo que le sucedía si bien no era común era previsible. Un cólico renal, que no era producto del embarazo sino por la ingesta del agua potable en América que contiene un alto contenido de sedimentos. Sólo era cuestión que el cálculo bajara, muy doloroso por cierto, pero para lo cual no había nada para minimizarlo, pues lo usual era el opio, el láudano o una máscara de éter muy peligrosos para su estado.

    El viernes el cálculo maldito finalmente cayó. Mailén pedía a gritos que alguien la azotase en lugar de eso.

    Las cortas vacaciones llegaron a su fin y cada una se preparó para enfrentar el nuevo semestre. Patricia siguió con la currícula obligatoria: Análisis Matemático II, Física II y Latín II. Mailén eligió Literatura Inglesa, sintaxis inglesa y Latín I. Ambas en un aparte, como autodidáctas, seguían perfeccionando su inglés ya que, aunque Helen se lo haya enseñado muy bien, para el caso no era suficiente. A veces confundían True con Through, y otras que para ellas eran iguales, pero no para el oído inglés.

    Las clases, para Mailén al principio se tornaron aburridas, hasta que un pájaro cayó en la lanza. Para cursar historia se podía optar entre antigua, medieval o americana la cual comprendía sólo la parte de América del Norte. Allí se enteró que casi un siglo después los ingleses aún guardaban encono con sus antiguas colonias. Con latín no tenía problemas. Un catedrático opinaba que al tener que aprender desde tan chica a hablar castellano conservando el ranquel su cabeza tenía algo así como un diccionario especial que hacía que pudiese aprender idiomas rápidamente.


    1868


    El problema se suscitó durante el curso de Literatura Americana. Allí pudo saber de la existencia de un tal Hernán Cortez, conquistador de México, de sus Cartas de Relación y los relatos de uno de sus lugartenientes un tal Bernal del Castillo. La palabra conquistador le sonaba muy mal, ella prefería la de arrasador o algo por el estilo, pero como estaba en tierra ajena la dejó pasar. Con Sor Juana no tuvo problemas, pues adoraba sus poemas. Mailén opinaba que la religiosidad de Juana estaba motivada a fin de poder seguir escribiendo en su celda. Pero con quien se halló en conflicto fue con un huinca que si bien no conocía personalmente, sabía que luchaba por exterminarlos y justamente el libro que tenía adelante lo atestiguaba: “Facundo”. Ya eso hizo que se tuviera que morder la lengua.

    Sin embargo, a un inglés se le ocurrió atar cabos para relacionar las actitudes de Moctezuma, Huáscar. Los enconos entre Aztecas y Toltecas que inconscientemente o no colaboraron con la caída de América. Cuando Mailén escuchó que un inglés se reía y los llamó “Dumbs” y por extensión a ella misma, se levantó de su pupitre y le gritó “Trewa” (perro), pero como para los oídos ingleses pareció que dijera la palabra castellana “Tregua”, es decir, nada de nada, Mailén volvió a gritar “Faraku” (cerdo). Mister Alfred Duncan, no entendiendo la palabra, pero sí la expresión, le pidió calma. Mailén volvió a sentarse, cuando Duncan reconvino al estudiante quien, aunque, según él, sólo quiso opinar. Mailén no le creyó, pero al sentarse hizo una seña usual entre los ingleses, señaló el cielo con sus índices, mirando al profesor. De modo que cuando el mismo estudiante opinó, pero ahora en perfecto castellano: “Eso demuestra que son una raza inferior”. Mailén al darse cuenta que el agresor verbal era español y por tanto tan extranjero como ella, le gritó sin ningún tapujo, en perfecto castellano: “cerdo de mierda”.

    La situación se hubiera tornado cómica pues la mayoría de los ingleses, aunque sí bien consideraban a los indios una raza inferior, simpatizaban con Mailén. Sin embargo, Duncan tuvo que tomar medidas y los citó a ambos al rectorado. Situación en la que Mailén esperaba no tener que pasar nunca. Allí un funcionario se encargó de propinarles los famosos palmetazos ingleses, por causar disturbios en clase. Mailén pensó retrucar, pero luego sólo se inclinó. Sin embargo, como vestía a la inglesa, es decir, con ropa interior abultada, el funcionario le pidió que se levantara la pollera la cual le llegaba hasta los pies. Mailén optó por quitársela completamente y allí se evidenció su avanzado estado de embarazo. Por lo que el funcionario trató de desistir. Mailén en lugar de agradecerlo, insistió en recibir el castigo siempre y cuando su compañero recibiera lo mismo, que a una ranquel una simple madera no le hacía entrar en pánico. Lo cual no era cierto si se tiene en cuenta aquella tunda ritual que le propinó su madre. El funcionario luego de pensarlo y viendo las caras de odio entre los estudiantes, es decir, ni en ese lugar deponían sus actitudes. Llamó a un subalterno para que ambos recibieran el castigo de rigor en las mismas condiciones. Allí los palmetazos comenzaron y ante cada uno que era recibido con mayor humillación por el español, ella la aumentaba con frases como “Que suerte que no te pegan del otro lado porque allí no debe haber nada” Pero de tal forma que el otro no sabía si se refería a sus partes o a su cabeza. Al cabo de los 24 palmetazos, ambos recibieron orden de enderezarse. Y el español se fue caminando con dificultad. Mailén luego de vestirse se fue caminando con gallardía. Pero a medio camino el funcionario le dijo, con un dejo de paternalismo, “Si te veo otra vez por acá, lo haré a la antigua, es decir, sin prenda alguna que amortigüe el dolor” Mailén aceptó el reto.


    1869


    Al año siguiente volvió a suceder algo parecido en una clase de Literatura Francesa ya que de Voltaire pasaron a Juana de Arco, tema histórico y poco literario y de allí a la Juana Americana que si no murió en la hoguera sí durante una epidemia socorriendo a sus hermanas de vocación. El docente era un francés Claude Lefóng. El aula se hallaba claramente dividida en hombre y mujeres. Y aunque eso era lo usual, los hombres a la derecha y las mujeres a la izquierda. Ellas se hallaban abroqueladas a favor de Mailén, olvidando sus prejuicios iniciales. La causa fue que el mismo grupo de estudiantes que habían expresado sus despectivas opiniones respecto de los indios americanos, también lo hicieron con Sor Juana a quien consideraban el sumun de todas las calamidades, por ser mestiza española, mujer, bastarda y católica. Como Lefóng no podía tomar más medidas que las ya descritas, Mailén desafió al líder del grupo un inglés de prosapia, el conde Albert Stich, demasiado joven para tal título, a un duelo público y civilizado, una batalla de sexos, y como esa mezcla no se entendía, la tuvo que explicitar. Así ese mismo sábado, la taberna se decoró de forma especial. Mientras todo el alrededor funcionó de platea, el centro fue ocupado por una mesa desnuda. Los invitados estaban restringidos a los alumnos del citado curso. Mailén conocía los deportes ingleses del boxeo y el tenis y así quiso presentar el desafío.

    Las reglas no fueron elaboradas ni por ella ni por su contrincante sino por el grupo que se presentaba como neutral. Estos estaban decididos a que las cosas no pasasen a mayores, por lo que elaboraron una especie de decatlón, algunos claramente masculinos y otros no tanto. El primer encuentro fue una pulseada. Mailén tuvo que ser asesorada pues no la conocía. Se sentaron, en una mesa diseñada para eso. Ambos cruzaron las palmas, comenzaron a forzar, pero algo de orden natural jugó en contra de Mailén, durante la puja sintió una contracción tan fuerte que le hizo aflojar el brazo permitiendo que el conde triunfara. Hombres 1, Mujeres 0. Para el segundo tanto, en cuanto que ella había perdido, se le permitió elegir. Ella pidió una pulseada al estilo ranquel, una loncoteada. Todos tuvieron que ser asesorados. Patricia, que se encontraba allí sólo en virtud de ser su hermana, pidió reemplazarla, pero Mailén se negó. Como el condesito no tenía el pelo demasiado largo, Mailén le dijo si prefería ofrecer sus orejas, el joven, espantado, pues interpretó que ella se las quería cortar, acomodó su pelo lo mejor que pudo. A contrapelo, y ninguna palabra mejor que esta, Mailén le ofreció sus “crines” sin intentar tomar la de él. De modo que se la vio volar desde las manos del muchacho. Algunos que pensaban que el joven se quedaría con los pelos en las manos vieron que la abundante, larga y gruesa cabellera de Mailén soportó el vuelo. Ahora le tocaba a él, Mailén lo tomó, buscó el impulso de su cintura y lo hizo volar, los cuatro segundos que duró la vuelta fue un grito de Albert, quien al saber que se debía seguir hasta que hubiera un vencedor, usó el método corriente en boxeo, tiró la toalla.

    Como premio a los presentes Mailén y Patricia demostraron que eso que hacían los ranqueles no era para enfrentarse sino un acto de amistad. Se tomaron de los pelos y comenzaron a volar, al estilo fideo fino según dicen los españoles, en medio de los sorprendidos presentes. “Hijas de Absalón”, gritó uno, en voz de victoria. Uno a uno.


    Para la tercera contienda Albert, muy temerario, teniendo en cuenta que el deporte que elegía era sólo exclusivo de varones, y por lo tanto pensó que Mailén desistiría, eligió boxeo. Mailén sólo lo había visto practicar en ruedas callejeras, donde hombres muy corpulentos se vendaban las manos y la pelea sólo terminaba cuando o bien el otro desistía o caía dormido sobre los duros y mojados adoquines. Pero aceptó, aun pensando que perdería. De todos modos, la negativa sería un punto para el adversario. Un juez neutral decidió que serían tres asaltos de dos minutos y otros dos de descanso en virtud de su embarazo. Cuando Albert protestó le dijeron que así se compensaba la elección de un deporte masculino.

    Mientras que Albert peleaba al estilo inglés con la guardia bien alta y los puños siempre revoloteándose, Mailén por su parte usaba las defensas que Helen les había enseñado, de artes marciales, por lo que debía reprimir sus impulsos de pegarle con el empeine en la nuca. De modo que entre una cosa y otra al promediar el tercer asalto casi no se habían tocado. Pero Albert decidido a terminar el pleito, le tiró un gancho de izquierda que Mailén pudo esquivar y cuando le quiso bajar un puñetazo derecho con todo el peso de su cuerpo, ella también se esquivó, haciendo que el mentón de Albert chocara con su frente. Ambos cayeron al piso, pero mientras que Mailén solo se tocaba el lugar del impacto, por su cara, muy doloroso, Albert quedó dormido por tres minutos. Mujeres 2, Hombres 1.


    Volvió a elegir Albert. Carrera. Se pactó sobre una recta de 500 yardas, iluminada por múltiples antorchas. Se oyó el disparo. A las 100 yardas Albert le llevaba casi 8 de distancia, a las 200 seguían ganando por 6, a las 300 por 3, a las 400 estaban a la par y sobre la meta, Mailén lo superó por sólo 2 yardas. Para muchos, ya antes del disparo, era claro que Albert se había equivocado, su cuerpo robusto, pero de baja estatura, era más apropiado para una carrera corta, pero su deseo de humillarla pudo mucho más. 3 a 1.


    Albert eligió cestería, porque, aunque pensó que esta india debe conocer de arco y flecha, él la aventajaría por su práctica como noble que era. Los círculos se ubicarían a 50 yardas y en caso de empates sucesivos se irían alejando 10 yardas por turno. Se consideraba empate el no superar al contrincante por más de 10 puntos. El círculo constaba de un centro negro de una pulgada de diámetro, 100 puntos. Una corona circular roja de 7 pulgadas de diámetro, 50 puntos. Otra de 14 azul, 40 puntos. Otra de 28 amarilla, 20 y por fin otra de 56 verde, 10 puntos. Las tandas eran de 5 tiros en forma alternada.

    La primera tanda resultó de 140 puntos cada uno, La segunda, aventajó Albert en 10 puntos, la tercera nuevo empate, la cuarta fue para Mailén y en la quinta Albert con dos tiros errados sumó 100 puntos mientras que Mailén sin haber errado sólo sumó 70 puntos. Triunfo de Albert. Varones 2. Mujeres 3.


    Cuando ya se veían las luces de un nuevo y neblinoso día londinense. Llegó una misiva del rector donde los conminaba a retirarse por no haber pedido la autorización correspondiente. Así todos volvieron al único lugar autorizado, la taberna, con lo cual las mujeres quedarían como ganadoras.

    Pero Albert la desafió a un último juego donde no primarían las habilidades sino la suerte. Un tiro de dados. Por doble puntaje, si él ganaba, ganaban los varones, en caso contrario ellas. Como Mailén sólo sabía que se debían tirar los dados pidió asesoramiento. Para este caso sólo se sumarían los puntos que marcan los dados, sin contar lo puntos por juegos mayores, tal como Póker o Escalera. Albert protestó, pero se impuso el criterio de los jueces neutrales. Por caballero le cedió el tiro. Pero los jugadores avezados sabían que el segundo siempre juega sabiendo el resultado del adversario. Mailén tomó el cubilete, lo batió y arrojó los dados, la suma daba 26. Cuando los arrojó Albert resultó un póker servido de 5+5+5+5+4. Volvió a protestar porque en caso de sumar el valor del póker él ganaba. Le volvieron a negar la protesta, pero le otorgaron un nuevo tiro. Al arrojar obtuvo 5+5+4+3+2. Cuando le tocó a Mailén, suerte de principiante, dijeron, durmió un 5+5+5+5+5. Con lo cual quedó zanjada la competencia. Y cuando todos pensaban que Albert volvería a apelar, sólo estiró su mano de caballero y se la estrechó sinceramente, diciendo en un tono nada irónico “con Doña suerte no se puede competir”


    Luego de este conato de enfrentamiento, las partes hicieron las paces y al promediar el semestre Mailén entró en contracciones y como ya había sucedido con Patricia, para ellos la más europea, esperaban que pariera bajo el mismo árbol del campus. Pero no fue lo que ocurrió, porque Mailén ya había tenido varios episodios de aborto espontáneo, de modo que como ya lo había hecho meses atrás con su cálculo renal, se internó en un hospital y al cabo de cuatro días, el 23 de septiembre de 1869, nació una beba a la que llamó Mary Jane para los ingleses o María Juana para los americanos. Un nombre tan extraño ya que no tenía componentes ranqueles, no era sólo a causa de la hospitalidad inglesa sino debido a dos de sus heroínas literarias, Mary Shelley y Juana Inés de la Cruz, porque si bien no esperaba que la beba siguiera sus pasos, más bien que la superara, que es lo que todo padre sueña, ellas que tuvieron que luchar contra un mundo de hombres, debían ser su guía.

    Al día siguiente, con Mary Jane en brazos, y luego de cursar una carta expreso hacia Buenos Aires que con suerte llegaría en cinco semanas con la nueva noticia. Mailén ya estaba sentada en su pupitre con la intención de tomar la clase del uso del verbo auxiliar en la sintaxis inglesa y así continuar con su curricula.

    En medio de la clase, donde Mailén tuvo que pedir un permiso especial ya que no era lo corriente, Mary Jane mostró toda la potencia de sus pulmones y un tal Garrido, estudiante argentino que sólo cursaba esa materia, dijo “¡Que buen sapucai!” Y Mailén, teniendo en cuenta los episodios anteriores, sólo le dijo: “Eso sería si fuera guaraní, pero tu halago lo vale”. Una inglesa, Elisabeth Portman, le prometió tomar nota por ella, mientras saliera a darle a la beba lo que reclamaba.

    Recién entonces Mailén notó que en esa clase las únicas mujeres que no la saludaban eran dos argentinas Mercedes Ángeles Lòpez Auzaga y su hermana Camila Soledad. La causa era obvia, eran hijas del capitán Ramiro Ángel López Auzaga, oficial de intendencia de un fortín ignoto en la zona de San Luis, empecinado en su lucha asesina contra el indio, al que llamaba bárbaro o salvaje. Claro que don Lucio también lo hacía, pero con un tono totalmente diferente. “A ver, vos, salvajón – le decía a Nahuel – tráeme un vaso de agua”. O a ella “Che, bárbara, ponete algo más decente”. Pero el odio de las López, llegó a su apogeo cuando se aparecieron en la taberna, cosa que nunca hacían, donde se realizaba, una exposición sobre Catón, el mismo que pronunció la famosa frase “Cártago debe ser destruida” a propósito del armamentismo que se estaba realizando en todo el viejo continente y que para algunos traería muchísima sangre. Así que cuando el orador dijo la frase, las hermanas a dúo, replicaron “y cada indio de américa lo mismo”. La sala hizo silencio, por una razón muy simple, no sólo los ingleses estaban masacrando a pueblos de la India o China, sino que los americanos avanzaban a sangre y fuego hacia el oeste, y los derrotados rebeldes se empleaban como mano de obra para asesinar negros a los que aun luego de haber perdido la guerra se negaban a aceptar su igualdad jurídica. No se dijo más nada y todos los que no deseaban una nueva guerra en Europa o cualquier otro sitio del mundo, se retiraron de la taberna, lamentablemente sólo eran un pequeño grupo.


    1872


    Una mañana dos personas, tres en realidad, les golpearon la puerta. Al abrirla era el flamante Capitán Juan Carlos Robles, a quien enviaban como agregado militar, en realidad una forma de sacarse de encima a los militares que no aprobaban el exterminio en su propia tierra, en las nuevas negociaciones por la recuperación de las Islas Malvinas. Traía a una Jazmín casi 4 pulgadas más alta que cuando la había dejado y con una beba de 2 años en sus brazos. Sucedió lo que Juan Carlos había previsto. La familia del padre de su nieta, al enterarse de Jazmín era una cuarterona, le impusieron al muchacho una condición o su nueva familia aún no afianzada, según sus creencias, por el sagrado lazo del matrimonio o un futuro venturoso con una herencia como todos sus hermanos. El muchacho de quien ni se merece decir su nombre optó por lo segundo y Jazmín no tuvo problemas en quedarse con Julieta que para vergüenza de la familia del muchacho tenía sangre ranquel.

    Mientras Juan Carlos se aburría en las infructuosas negociaciones con los tercos de la Foreing Office, que llevaban a cabo tres nada vehementes negociadores argentinos, más preocupados por conseguir nuevos Royalties para sus propios negocios que la soberanía nacional, Mailén seguía más despierta que nunca sus clases.

    Durante este semestre estaba cursando un tercer nivel de latín, un primer nivel de crítica literaria y dado que ya dominaba el castellano, mal llamado por los ingleses Spanish, porque el catalán también lo sería, sumó a su colección de idiomas el francés ya que la currícula le exigía 4 idiomas extranjeros. Preocupada por Mary Jane nadie la vio más que en las clases. Y así mientras que un 16 de julio de 1872, a los 29 años, rendía su último final, tres meses después le entregaban el deseado rollo de su diploma de Licenciada en Letras. Un año antes Patricia tuvo el suyo en Fisicomatemáticas con una orientación en astronomía.

    Así mientras que Patricia volvió con su esposo, Guillermito y Ailén a Irlanda, tierra de la mitad de sus antepasados, luego de grandes abrazos y largos llantos Mailén volvería a su tierra natal, donde su título poca cabida tenía ya que sabía de antemano que, como ranquel que era, nadie le daría trabajo en escuela alguna. Pero el saber ya no se lo quitaría nadie.


    Pero antes de partir de Londres, con Juan Carlos acordaron hacer una nueva visita al casino, sólo para despedirse rápidamente, y eso era porque ella gastaría muy poco, comparado con el dinero que tenía guardado y no gastado que Victoria le había prestado. Así que cambió una de esas monedas de oro por una ficha de 50 libras; y luego de vagabundear entre las concurridas mesas observó que en una había un número donde nadie apostaba, el 19, y allí depositó lo que sería su despedida de Londres, pero Gualicho le tenía una sorpresa, mejor dicho, su superstición, porque a él se le asigna la suerte en el juego. “19 negro” gritó el jefe de mesa y Mailén se alzó con 1750 libras. Y cuando ya los estaba guardando en su pequeño bolso, ya que nunca había tenido tanto dinero junto, es decir, suyo, no prestado; Juan Carlos le susurró al oído “suerte de principiante” y como ella seguía acomodando las fichas, le volvió a decir: “Amarreta, llegamos sin nada sólo para despedirnos”. Mailén turbada lo miró a los ojos y tragando saliva seca, volvió a recorrer las mesas hasta que encontró una donde estaba libre el 11 negro, pero luego pensó que no volvería a salir negro, y movió sus fichas hacia el 2 rojo. El croupier dijo la famosa frase y ella para no mirar la enorme cantidad de dinero en fichas que había apostado, se dio vuelta para no mirar e irse con la cola entre las patas, y fue cuando se escuchó un “¡Hoooo…!” generalizado. Ella no escuchó lo que el croupier dijo, pero se lo imaginó, alguien había ganado mucho dinero, pero cuando observo que la bola giraba lentamente descansando sobre su número, se le enfriaron las tripas, le bajó la presión, se orinó encima y se desmayó. Cuando 10 minutos después se despertó, Juan Carlos sólo le dijo con mucho cariño: “Aparte de india y algo tacaña, sos rica”. Palabra extraña para una ranquel. La cuenta era sencilla: 61250 libras ya que por costumbre lo apostado se dona a los crupieres, y contando con el 30 por ciento que la corona cobra por las ganancias en juegos de azar cuando superan las 1000 libras, le quedaron 42875 libras. De modo que no sólo le devolvería todo lo adeudado a su amiga, sino que pensaba darle mucho más. En esos tiempos era para vivir sin trabajar durante toda la vida.

    Por primera vez viajarían en primera clase. Y fue durante el viaje que acusó los característicos síntomas de un nuevo embarazo. El médico de a bordo dictaminó 5 meses. Y allí Juan Carlos cayó en la cuenta de que su desmayo en el casino, no había sido tanto a causa de la emoción como de su nuevo estado.


    Juan Carlos creyó que ya había visto todas las clases de hombres ambiciosos y sin escrúpulos, pero se equivocaba.

    Al llegar a puerto, la Oficina de Migración, como parte de sus atributos exigía que Mary Jane fuese anotada en los registros pertinentes, pero eso no podría suceder por su calidad de bastarda. Juan Carlos se exasperó con dicho mote ya que él era el padre. Pero el empleado, sin dejar de mirar el tono oscuro de la piel de Mailén le dijo:

    – Usted podrá ser el padre, e incluso haberse casado, pero un hijo de tales salvajes siempre será un bastardo.

    De allí a la trompada sólo pasó un segundo. Corrieron los agentes policiales que custodiaban el lugar y lo apresaron. Y ya se lo llevaban detenido cuando Mailén dijo que era un capitán del ejército. La respuesta fue instantánea. Aunque no era su gusto, Juan Carlos mostró las credenciales que así lo demostraban y lo dejaron libre. No pudo refrenar su ira y les dijo:

    – ¡Cerdos!, si yo hubiera sido un civil de a pie me hubieran apaleado y encerrado, ¿No?

    Y con eso cerro el incidente, le sellaron los papeles y se fueron del lugar.

    De allí fueron directamente a un registro civil donde poder anotar a Mary Jane, ahora de tres años, como marca la ley y allí nuevamente tuvieron problemas. Al responder a las preguntas del empleado, lo primero que éste preguntó fue:

    – ¿Nombre del padre?

    – Juan Carlos Robles.

    – ¿Fecha de nacimiento?

    – 14 de mayo de 1830.

    – ¿Lugar?

    – Buenos Aires

    – ¿Estudios?

    – Egresado del Colegio San Carlos.

    – ¿Profesión?

    – Capitán del ejército.

    – ¿Nombre de la madre?

    – Mailén Piñemco Wangülenche

    Respondió con naturalidad Mailén.

    El empleado la miró por sobre el marco de los anteojos y le volvió a preguntar:

    – ¿Nombre de la madre?, en castellano por favor.

    Y eso hizo Mailén con todas las letras.

    – Doncella hija del agua del pueblo de las estrellas.

    El empleado la miró y le dijo:

    – ¿Usted pretende tomarme el pelo? Cuando digo en castellano, quiero decir en cristiano, ¿Qué nombre cristiano tiene? ¿O no es cristiana Usted?

    Y a todo esto Juan Carlos ya estaba furioso por lo que mirándolo fijo le dijo:

    – Ni es cristiana ni su nombre lo es. Su nombre, tal como quedó asentado en la Universidad de Oxford donde obtuvo un título es como ella dijo, ¿acaso necesita que se lo deletreen?

    Y como los ánimos ya estaban notoriamente exaltadas, se aproximó un superior que antes sólo los observaba y le preguntó al empleado que era lo que pasaba.

    La señora quien dice no ser cristiana, pero tiene un título universitario de una universidad extranjera, pretende anotar a su hija usando un nombre indígena.

    Su jefe le dice:

    – Anótela como ella dice.

    De modo que Mailén se lo tuvo que volver a decir letra por letra.

    – ¿Fecha de nacimiento?

    – Julio de 1843.

    – Sí, pero ¿qué día?, ¡Señora!

    – Y no sé, ponga 16 de julio

    – ¿Qué? ¿Acaso no sabe en qué día nació?

    – No señor en donde yo nací no se marcan los días, sólo las estaciones y apenas los meses.

    – ¿Lugar de nacimiento?

    – Leubucó

    – ¿Y eso dónde queda?

    – En las tolderías de Mariano Rosas, territorio de la nación ranquel.

    – Señora, aquí hay una sola nación, la nación Argentina o acaso Ud. es chilena.

    Tuvo que volver a mediar Juan Carlos:

    – Según el tratado de paz firmado por el Coronel Lucio Victorio Mansilla y el Cacique Mariano Rosas, es como Ud. dice. Pero según se deja leer en las apostillas que él publicó, él habla de Acuerdo Internacional y como con los únicos que estaba hablando era con los indios ranqueles y desde allí con todos los indios argentinos, se desprende que él piensa que este es un país plurinacional, aunque la constitución así no lo exprese.

    – Bueno, ya que me habla de alguien quien nadie conoce, ¿que ponemos?

    – Ponga Provincia de Buenos Aires o San Luis, la que a Ud. más le guste, porque todavía no sabemos si se les reconocerá a los ranqueles ser parte de nación o provincia alguna. Estuve unos meses en el extranjero y quizá no me haya enterado que ahora formamos parte del Imperio Británico o de los Estados Unidos de Norteamérica. ¿A Ud. que le parece, firmamos la inmediata anexión o nos resistimos como el general Santa Ana?

    – Mire si con eso vamos a estar mejor, para mí no habría problemas que fuéramos parte del Imperio de la China o del Principado de Mónaco.

    – Eso mismo es lo que pensaron los terratenientes mexicanos que traicionaron a su nación y lucharon con los agresores en El Álamo.

    – La verdad, no tengo ni la más mínima idea de lo que me habla. ¿Estudios?

    – Licenciada en Letras, por ahora sin trabajo.

    – O sea, que pongo, ama de casa.

    Mailén lo mira a Juan Carlos y le pregunta:

    – Y con eso, ¿qué quiso decir?

    Pero Juan Carlos en lugar de responderle a ella le dijo al empleado:

    – Licenciada, ¿Me escuchó?

    – ¿Nombre de la niña?

    – Mary Jane Robles.

    – ¿Cómo Mary Jane? ¿Primero me dice un nombre impronunciable para usted, ya ahora pretende nombras a su hija con un nombre extranjero?

    Y Juan Carlos le responde que es extranjera, de hecho, nació en Londres, el 23 de septiembre de 1869. Y cuando el empleado le dijo que no se aceptaban nombres extranjeros a menos que sean castellanizados, Juan Carlos casi lo aprueba, pero luego le dijo:

    – No, no, no… mi hija se llama Mary Jane, pese a quien le pese.

    Y fue cuando el gordo jefe del empleado le sugirió con un gesto elocuente que eso se podía dejar pasar si a cambio se deslizaban, como al pasar, algunos billetitos. Juan Carlos estaba entre la espada y la pared, si pagaba se mancillaba el uniforme que usualmente vestía y si no lo hacía su hija no sería anotada y por lo tanto debería abandonar sino el país al menos la zona como una indocumentada. Eligió pagar e irse de ese lugar infesto con el papel sellado.

    Un mes después cuando Mailén ya cursaba su 7º mes de embarazo se hizo necesario volver a mover algunos papeles, debido a que el bebé se hallaba incrustado contra el hueso pelviano, lo cual sólo era posible palpar, siendo que además el hospital no contaba con los medios para solucionarlo por lo que debieron concurrir a un hospital privado, muy caro, por cierto. Juan Carlos notó que mientras que en otro lado miraban a Mailén con desprecio, allí gracias al Dios Dinero no. Allí, ella pasó los 6 días que pasaron hasta el parto. El 13 de marzo de 1872, nació una beba sietemesina, a la que llamaron Rocío Pichi Mawün Robles, porque había nacido tan pequeña como una gota de lluvia. Eso fue lo que motivaba atenciones especiales. Al salir, 15 días después, Juan Carlos pagó la abultada cuenta.

    No se quejaba por ellos, sino por el resto de la gente que en casos similares no podían pagar esas cuentas y así les esperaba el dolor, sufrimiento o la muerte. ¿Acaso alguna vez eso se acabaría?

    No era frecuente que Mailén y Juan Carlos pasaran tanto tiempo juntos, pero como a Juan Carlos le habían dado una larga licencia por negarse a pelear en los fortines y sólo por la intervención del entonces coronel Mansilla no fue dado de baja, decidieron viajar hasta Leubucó para juntarse con la familia. Sea como fuera el viaje que usualmente era de 15 días en carreta tirada por bueyes o 6 a caballo de trote corto. Ellos lo hicieron en tres meses parando varios días en cada lugar que les parecía hermoso. El resultado fue evidente cuando llegaron y Mailén abrazó a su madre su panza evidenciaba un notorio embarazo. Maitén en lugar de alegrarse le recriminó que no hubiera tenido más hijos y mirando con un cierto desprecio a Juan Carlos opinó que allí había muchos otros hombres para ser padres de sus hijos y culminó su diatriba diciendo “Tres hijas, que miseria”

    Se quedaron y según Juan Carlos no se irían hasta ablandar al duro corazón de Maitén. Así fue que, durante un caluroso día de enero, el 5 de enero de 1973, nació un varón al que llamaron Lucio Mariano Llufken Robles, Lucio por Mansilla, Mariano por Panquitruz y Moreno, Llufken, relámpago porque cuando nació, aunque no hubiera ninguna nube se desató una lluvia de relámpagos. Mailén apenas cortado el cordón, lo elevó al cielo, ya fuera a Inti, Apolo o Febo. Pero cuando Maitén lo vio, gordo y rosado, esperó que no fuera vago y borracho como Epümer, quien la miraba con sorna.




    Capítulo 19: De locos y molinos

    1873


    Allí, nuevamente a la sombra de unos álamos, Mailén comenzó a reflexionar sobre algunos temas que había leído y aprendido durante el curso de su Licenciatura en Oxford. Ya por entonces algunos autores y poetas estaban causando cierta revolución, revulsión para los conservadores. Si desde Estados Unidos los eran el ya fallecido Edgar Allan Poe, principalmente con su larga lista de cuentos, o el aún joven y poco conocido Walt Whitman que ya había publicado su primer “Hojas de Hierba”. Y que, desde Francia, Julio Verne cultivaba un nuevo tipo de literatura que a ella le pareció ya leer en los antiguos, llamados por algunos visión del futuro y por otros ciencia ficción; o bien Charles Boudelaire con sus “Flores del Mal”, o Gustav Flaubert con su “Madame Bovary”, que se sumaban a sus ya conocidos Mary Shelley con Frankenstein, Sor Juana con “Primero Sueño” o don Cervantes de Saavedra con su genial, para Mailén, Don Quijote de la Mancha.

    Su pregunta fundamental era frente a tantos próceres de la pluma, ¿Valía la pena seguir escribiendo? ¿No sería que por su causa muchos de sus viejos compañeros al inicio vehementes poetas, se redujeron a críticos y muchos lo hacían muy bien?

    Como fuere, Mailén, que, desde aquellos años juveniles, los cuales no se hallaban muy lejos, en que leyó allí debajo de un ombú en la escuelita de Roberto, cuando apenas sabía leer y escribir, ya quería ser escritora.

    Pero de donde le venía eso. No del asesino de su padre, huinca analfabeto, sin duda. Tampoco Maitén se destacaba por eso, aunque sí sabía leer los signos de la naturaleza, de hecho, si Maitén hubiera elegido una carrera en Oxford sería algo relacionado con lo que ellos llamaban meteorología.

    Pero sí había alguien que sin saber leer ni escribir, sabía inventar historias. El Indio Weke Mawida, quien por supuesto, no se llamaba así, Tío de la Montaña. Mailén no sabía su verdadero nombre, pero le decían así por ser el hermano de una chamán y estar recluido en la montaña. Weke, estaba loco, pero como en la toldería no le hacía daño a nadie, pero por otro lado era incapaz de encarar tarea alguna, ya fuera portar una lanza o juntar leña, se lo tenía entre cuidado y exiliado en esa pequeña loma por donde discurría un arroyo, donde los niños acudían para escuchar sus curiosas y disparatadas historias, donde aparecían los aparecidos y morían los mandados por Gualicho

    Su locura estaba originada en el terror y pánico que le produjo la incursión de una partida del ejército en su toldería, un grupo de 6 toldos donde vivía con su familia, cuando tenía 6 años. Al alba cuando todos dormían un grupo de 12 soldados los atacó sable en mano. Los primeros en caer fueron los hombres, 18 en total, luego las mujeres que podían empuñar lanza, 26. Después los ancianos 6 mujeres y 5 hombres. Cuando Weke vio que degollaban a los niños se escondió adentro de una cesta de mimbre, el objetivo era claro, mientras que 10 se encargaban de las indias jóvenes, 12 en total, esto es mujeres de 12 a 18 años, violándolas y degollándolas, 2 de ellos la emprendieron con una de 8 años, Luna de Oriente, hermana de Weke, con ella se demoraron durante largas 4 horas y luego le tocó lo mismo que a todos, el degüello.

    Sólo luego de tres días atraídos por el olor de la muerte, acudió un grupo de guerreros y aún así Weke, que si comer ni beber seguía en la cesta, se negaba a salir de ella. Su otra hermana, mayor de edad se hizo cargo de él, pero Weke ya había perdido la cordura.

    Con el tiempo, sin recuperar la alegría, a Weke, sin embargo se lo veía contento y fue cuando se comenzó a refugiar en el arroyo donde acudían otros niños a escucharlo.

    Sólo muchos años después, Mailén, cuando leyó las obras maestras de occidente, se pudo sorprender de las similitudes de sus historias con aquellas que leía.

    Si Weke no sabía leer ni escribir, ¿de donde provenían sus historias tan parecidas, a veces idénticas a las de esos libros?

    Pero una de ellas la protagonizó él mismo.

    Una mañana de primavera luego de una gran tormenta, montó la yegua del capitanejo menor, Manké, ya que los únicos que tenían yeguas era ellos y salió disparado con una lanza de tacuara de 9 yardas decidido a acabar con la partida. El capitanejo más preocupado por Manké que por su yegua Quitralieu, Fuego Blanco, ordenó que lo siguieran. Lo que él llamaba partida era un grupo de grandes y añosos álamos de casi media cuadra de alto que él atacaba con su lanza, pero ya fuera por su impericia en el manejo de la lanza o por no saber montar a la yegua acabó varias veces en el suelo. En una de ellas aprovechando la gran velocidad de Quitralieu, encaró hacia uno de ellos y como la lanza, comparada con su raquítico cuerpo era muy pesada se le clavó en el blando humus y él, sin poder soltarla, viajó en una desastrosa parábola unas 50 yardas y cayó, para su suerte, de espaldas en la crecida gramilla y aunque el golpe fue muy doloroso y como no se rompió ningún hueso volvió a montar y lo volvió a intentar una docena de veces. En otro de sus ataques se internó con su espada de madera y una rama lateral le dio en medio del cuello y lo volvió a derribar. Los cuatro indios enviados para cuidarlo, estaban impedidos de hacerlo a causa de las hilarantes carcajadas. Pero notaron algo asombroso, al menos para ellos. Weke, creyendo su deber cumplido, pegó la vuelta en el mismo momento que el viento dejó de soplar y por ende el bosque dejó de silbar.




    Capítulo 20: Tertulias universitarias


    Cuando Patricia llegó al foro de Matemáticas todavía se escuchaban los apasionados debates del foro anterior.

    Los habían provocado una serie de noticias periodísticas. En la misma semana habían ocurrido cuatro accidentes uno habitual pero muy distanciado en el tiempo: el naufragio de un barco mercante rumbo a América, como los ingleses llamaban a los Estados Unidos de América, provocado por una carga peligrosa. El segundo un choque de los puntillosos trenes ingleses al sur de Glasgow. Y los dos restantes no sólo poco habituales sino la primera vez. En uno de ellos dos carruajes accionados por sendas máquinas de vapor que peleaban por ver cuál de los diseños de transmisión era mejor, si el sistema a rotor o el sistema a cadena, se hallaba a punto de encontrar un ganador cuando al volver uno, y así le sacaba unas 100 yardas de ventaja, chocó de frente con el otro, ocasionando no sólo que ambos vuelquen, sino que estallaran sus respectivas calderas, arrojando a sus tripulantes a varias yardas de distancia y con algunas quemaduras de vapor, pero dejándolos con vida. Y el último y más extraño, en una feria de atracciones dos globos aerostáticos uno impulsado por aire caliente y el segundo por hidrógeno fueron alcanzados por un rayo, el mismo rayo, pero con ramas distintas. Mientras que al primero le causó una rajadura en su polo superior debiendo su tripulante accionar su tobera de llamas, para evitar que la caída no fuera tan estrepitosa, al segundo le provocó una violenta explosión y en la caída murieron su tripulante y los dos pasajeros no ya por la caída sino por el fuego a una altísima temperatura, de hecho, los cuerpos fueron calcinados, según los testigos, en apenas 5 segundos. Si hubo dolor debió ser de muy escasa duración.

    Las consecuencias de tales noticias se dispararon en varias direcciones. Para algunos su incidencia en algo vital para los ingleses: el comercio mundial, del que eran la parte dominante. Para otros la influencia sobre futuros desarrollos e inventos. Y para unos pocos una efervescente nueva motivación para novelas de aventuras.

    Ya en los 50 Stevenson había sorprendido al mundo con sus aventuras en mundos exóticos, llenos de islas paradisíacas y piratas, algunos de sus seguidores habían logrado vender novelas donde una que otra prostituta dejaba la segura, pero aburrida, tierra firme para encaramarse a las velas de un palo mayor y convertirse en capitana, ya fuera para defender la bandera inglesa o bien, las más de las veces para abordar sus barcos y hacer correr por la plancha a sus capitanes y contramaestres. Pero el que por entonces más interés suscitaba era, Julio Verne, un francés que ya llevaba varios libros escritos con historias inverosímiles y al parecer lo seguiría haciendo. Sus personajes, atentos al gusto de la época, podía viajar a lugares profundos y encontrarse con animales que según Darwin se habían extinguido hacía varias decenas de millones de años, o luchar con monstruos marinos en los lechos abisales, dar la vuelta al mundo en todos los medios conocidos entonces: globo, ferrocarril, barco, caballo o mula, y según algunos, aunque aún no la hubiera publicado un extraño viaje sin retorno a la mismísima luna.

    La semana siguiente algunos dejaron de considerar a Stevenson y Verne como simples novelistas para considerarlos adelantados en el tiempo. Otros recordaban que ya Homero y Hesíodo contaban que Hefestos, en su fragua, fabricaba objetos que tenían movimiento propio o que Mary Shelley había dado vida a un muerto. Pero eso era lo mismo que la invulnerabilidad de Aquiles o las visiones de Casandra, sólo literatura. Faltaba saber cuándo esos sueños se convertirían en realidad. Los más optimistas opinaban que antes de terminar el siglo, otros le sumaban otros 100 años y los menos optimistas opinaban que no bastaba con tocar un objeto celeste, había que habitarlo por lo que estimaban que eso llevaría varios cientos o miles de años. Y por fin estaba la opinión de Patricia que terciando dijo que, si la humanidad dejaba de gastar tanto dinero en guerras, la mayor parte sólo para el exterminio, muy pronto no sólo habitaríamos otros mundos, sino que derrotaríamos todas las enfermedades, salvo, según ella, la vejez y posterior muerte.

    Fue un tal Albert Rosekind, un estudiante de matemáticas especializado en geometría quien, basándose en Euclides y los suyos, propuso una idea tan delirante como interesante. El hecho de que eso mismo había sido estudiado por los antiguos no le quitaba mérito a sus investigaciones.

    Su preocupación no era teórica sino práctica: ¿Cómo evitar accidentes? O mejor expresado: ¿Cómo evitar que dos móviles, llámese barco, globo, tren o carruaje choquen, sin tener en cuenta la impericia de sus navegantes?

    Lo primero que expuso fue su extraña teoría de las rectas y para ello se valió del dibujo de un cubo, al que llamó cubo orientado, en el que marcó sus 6 vértices como parte de dos cuadrados, en sentido dextrógiro 1, 2, 3, 4, luego en el cuadrado opuesto 5, 6, 7, 8. Primero marcó todos los segmentos posibles, a partir del vértice 1, 1-2, horizontal, 1-3, vertical y 1-4 en diagonal descendente. Luego 1-5 horizontal pero perpendicular al 1-2, 1-6 en diagonal por sobre el cubo, 1-7 diagonal por la cara izquierda y 1-8 a través del cubo. Cuando le tocó al vértice opuesto, lo mismo pero tachando el 2-1 siendo 6 segmentos en lugar de 7, de la misma forma eran 5 desde el vértice 3, 4 desde el 4, 3 desde el 5, 2 desde el 6. 1 desde el 7 y ninguno nuevo desde el 8. Sumándolos 7+6+5+4+3+2+1, 28 segmentos posibles. Luego si se tomaba al segmento 1-2, este tenía a 5-6, 7-8 y 3-4 como paralelos, a 1-3, 1-5 perpendiculares por el vértice 1 y 2-6 y 2-4 perpendiculares por el vértice 2; 1-7, 1-4, 1-6 y 1-8 diagonales por el vértice 1. Otros 4 por el vértice 2 y recién allí llegó al punto que quería, cuando expuso que, de los 28 segmentos, el 5-7, 6-8, 8-4, 7-3, 5-8, 6-7, 8-3, 5-4, 8-3, 7.4, 5.3; 11 eran segmentos alabeados. Lo cual traducido a rutas en el plano y el espacio significaba que eran más las rutas sin posibilidades de choque que las contrarias y cuando quiso hacer lo mismo con un cubo con 27 puntos le pidieron que por favor no los aburriera más. Pero dijo que conforme los puntos aumentaban la cantidad de segmentos alabeados lo hacían en forma geométrica, mientras el resto sólo lo hacía en forma aritmética. Aunque lo abuchearon su teoría fue aplicada cuando una empresa la registró como patente para sus viajes en globo y posibles futuros viajes en cualquier otro mecanismo más liviano que el aire. Albert tuvo que esperar a graduarse para poder cobrar sus derechos.

    Animado por el éxito de Albert, John Clark, otro estudiante, esta vez de ingeniería, expuso su loca teoría de un Parque de Viento, Eolos Park, según sus planos. Según él había calculado, usando una máquina, el viento del oeste que azota las costas de Irlanda y el sur de Gales e Inglaterra por el hecho de transportar esas pequeñas gotas de neblina que pronto se transforman en garúa, la fuerza de empuje lateral pasa de 0.01 Btu a 0.02 Btu por yarda cuadrada. Con eso se puede impulsar a un molino de viento que, en lugar de moler trigo, impulse a una gran bobina, que ya habían llamado turbina, para que transforme esa energía mecánica en electricidad, para su uso en la industria. Le preguntaron quien querría usar un molino de viento cuando el carbón venía de Escocia cargado en trenes de hasta 50 vagones. Y John le dijo que carbón algún día se acabaría y si se lo reemplazaba por madera eso provocaría un desastre natural, eso ya desató una larga carcajada general la cual aumentó cuando el mismo estudiante le propuso obtener energía del sol como hacen las hojas en la fotosíntesis y John, imperturbable, le respondió que eso ya se podrá hacer en un futuro no muy lejano para bien de la humanidad.

    Años después John se dedicó a construir un proyecto para llevar agua hasta el centro mismo del desierto del Sahara apoyado por un magnate inglés, el proyecto era muy simple, usando la gran energía del sol se convertía su calor en vapor y así una máquina tomaba agua del mar y la transportaba casi 1000 millas, usando 100 subestaciones. Así se podría regar y obtener enormes cantidades de vegetales. Lamentablemente durante su construcción estallo la Gran Guerra y como los hombres estaban más dedicados a matarse entre sí que a proyectos de vida, todo quedó en la nada y John murió de tristeza en medio de la pobreza.

    Los fines de semana Patricia volvía a su casa donde su amado esposo le había instalado un potente telescopio, claro no cómo los que un gobierno podía pagar, donde por las noches, mientras él tomaba el té a deshora, realizaba bosquejos en su libreta.

    Aunque potente el telescopio no le permitía distinguir algunas cosas. Entre ellas, porque esa estrella a quien habían bautizado con el nombre de su descubridor, un astrónomo austríaco, Lp1, parecía girar alrededor de la nada. Eso ya lo había observado LePetit, curioso, según Patricia que lo conocía por dibujos de una revista científica, Jean Claude Le Petit, era un oso de más de dos yardas de altura y además la tal estrella era, se suponía, mucho mayor que nuestro sol. Según Kepler, que lo formuló para los planetas, un planeta se traslada en una trayectoria elíptica con el sol en uno de sus focos. Y eso le ocurre a todo objeto celeste, y el por qué fue formulado por Isaac Newton en su teoría de la gravitación universal. Entonces, ¿Por qué esa estrella se empecinaba en girar de esa manera? Al principio ella abonó la idea de muchos, gira alrededor de una estrella mayor que se encuentra apagada. Pero, luego, durante el mes de diciembre cuando Júpiter, en apariencia se retira de la visión, varios astrónomos, entre ellos Patricia, observaron que no sucedía lo que debía, que se oculte detrás de la supuesta estrella apagada. Su período de traslación, además, era vertiginoso, ya que, aunque estuviera apenas fuera de nuestro sistema solar o miles de millones de millas más alejada, la distancia al centro era mayor que la distancia que media entre Neptuno y el sol, sin embargo lo hacía en sólo una semana- ¿Cómo era que no salía despedida como le pasa a un niño que jugando a la calesita con otro se suelta de manos? Los cálculos de su velocidad orbital eran muy diferentes, según quien los hiciera, mejor dicho, bajo que hipótesis de distancia, desde el acá nomás detrás de Neptuno al más allá en una constelación vecina, pero nadie le asignaba menos de 190 millones de millas por hora y eso, según decían otros, dedicados a medir la velocidad de la luz, era imposible.

    Muchos, como se solía decir, rompieron el tintero. Se necesitaban otros medios de medición y observación que aún la técnica no había inventado. Otros, menos rígidos y más espirituales, decían que quizá no en todas partes, la naturaleza de comporte de la misma manera. Y, por último, los unicistas, una variante del pensamiento positivista en las ramas de las ciencias duras, opinaban que las leyes eran las mismas, “acá, en marte y en la china”.

    Esa discusión, llenaba un apartado especial de algunas publicaciones y duró años, sin inclinarse hacia ninguno de los platillos de la balanza, que por cierto no tenía sólo dos bandejas.

    De pronto, entre tanta discusión, Patricia, mientras leía una de estas revistas, comenzó a reírse a carcajadas. Robert la miró con expectación y ella le respondió en perfecto inglés, claro, “que esa estrella estaba loncoteando con un grandote”. Él conocía el término no sólo porque estaba casado con una mitad irlandesa, mitad ranquel, sino porque ella le había enseñado el idioma y él, como industrial, y gran comerciante que era, los asimiló rápidamente como a los 35 idiomas que hablaba, incluso los incomprensibles para Patricia, chino y árabe. Lo cual lamentaba ya que ambos pueblos tenían una larga tradición como astrónomos. Pero para eso estaban las revistas.

    Esa semana, al volver a su aceptado puesto de la universidad, menor por ser mujer y extranjera, aunque otros opinaban que sólo por ser irlandesa era suficiente, tuvo el honor y la dicha de conocer a una de sus heroínas intelectuales: Ada Lovelace. Otra ya había fallecido Mary Shelley y a la tercera aún no la había conocido porque en ese momento era una niña de 6 años la futura Madame Curie.

    Ada, según algunos, hija bastarda de Lord Byron y por eso no llevaba su apellido, había heredado su prodigiosa inteligencia, cosa que esos algunos dicen que se salta una generación, según el reverendo Mendel, era una brillante matemática que entre otras cosas se dedicaba a dar conferencias a la que concurrían unos pocos hombres, pero plagada de mujeres. Lo cual si se tiene en cuenta que eran una a diez y sólo podían estudiar las que se costeaban la matrícula, o sea, nobles o hijas de prósperos industriales o comerciantes, burgueses de clase alta, era mucho, ya que su auditorio no bajaba de 200 personas. Sus exposiciones abarcaban todo tipo de temas. Desde cómo calculó Erastóstenes el diámetro de la tierra hace unos 2500 años, a porque mataron y de la forma en que lo hicieron a Hypatia, la mente más brillante de la antigüedad si se incluye a Aristóteles, lo cual le traía graves problemas con los varones y llegando hasta los últimos teoremas sobre matemática analítica vectorial, entre ellos el teorema del rotor, probado por un hombre que ni siquiera conocía las escalinatas de una universidad, que había desvelado a miles de ingenieros durante décadas. Fácil de decirlo, pero difícil probarlo.

    Pero muchos estaban allí debido a una nueva clase de teoría del cálculo, al menos así lo llamaban algunos. La revolución industrial había planteado nuevos desafíos a la matemática en especial, la matemática aplicada. Y ya se hablaba de nuevas geometrías No euclidianas, afín, geometría lineal y no lineal. Un extrañísimo método simplex que permitía encontrar el menor costo a un determinado producto que insumía muchos insumos, y asimismo el menor costo para un viaje. Etc. Eso era fácil decirlo y plantearlo con tres, cuatro y hasta, si alguno se atrevía a hacerlo sobre un pizarrón, 10 variables. Pero, ¿Cómo hacerlo para 15, 30 o 100 variables? ¿Cómo pronosticar si llovería en Glasgow si había neblina en Dublín? Eso que hizo reír a muchos era los que los meteorólogos de entonces lanzando globos y estudiando su trayectoria a causa del viento hacían. Pero, ¿Qué hay de la humedad y electricidad del ambiente, que sólo se podía medir en tierra? Eso, Ada, se lo dejaba a los ingenieros y fisicomatemáticos.

    De pronto, durante una de tales conferencias, que muchas de sus alumnas tomaban como verdaderas clases o lecciones. surgió el tema de la máquina, largamente soñada pero llevada a cabo por su esposo Charles Babbage, la máquina diferencial e integral, la cual lo llevó hasta el mismísimo presidente de los Estados Unidos de América para que construyera una que permitiera calcular el engorroso censo que se estaba planeando llevar a cabo. No era cosa sencilla. Porque no se trataba sólo de procesar una serie de datos, sino que se le debía preguntar a la gente en temas tan diversos como salud, industria, educación o guerra, sin tener a cada censista horas y horas con cada encuestado. Ada, luego de hablarlo le propuso una encuesta de 100 preguntas de sí o no.

    Eso provocó una gruesa y descortés risotada de un grupo de alumnos y no pocas de sus más fieles acólitas. De modo que se propuso hacer una demostración. Invitó a uno de sus detractores a que, bajando al estrado, no sólo pensara algo sino que la escribiera en un papel sin mostrárselo y ella le propuso que no sólo ella sino cualquiera podría saber, no usó la palabra adivinar o vaticinar en su lugar una más matemática o científica, predecir. ¿Podemos, preguntó, predecir que le ocurrirá a este vaso si lo suelto de mi mano? La respuesta fue general por lo obvia. ¿De la misma manera todo lo conocido? Si conocemos lo suficiente podemos llegar lejos. Es lo que Descartes llamaba conocimiento “claro y distinto”. Por lo mismo, no se puede avanzar si no podemos dar ese paso. No puedo predecir lo que hay dentro de una caja oscura, o en el fondo del Mar del Norte, si no puedo realizar una prospección, un acercamiento. Arquímedes decía denme una palanca y moveré el mundo. Yo, mucho menos inteligente, les digo. Hagan la pregunta adecuada y obtendrá el mayor de los conocimientos.

    Eso no era una frase al azar. El ambiente académico estaba agitado como abejas de un panal al que le acertaron una piedra a causa de la teoría de Darwin, expresada en su libro. Muchos se negaban a ser considerados hijos de un mono, pero ella fue más precisa, no hijos de los monos, de rata, de los trilobites, de una forma de vida inicial, hace muchos millones de años. Esta vez no fueron los mismos muchachones sino un hombre mayor que sin vestir su habitual traje no podía ocultar su oficio. ¿Es que acaso, señora Babbage, usted está de acuerdo con esa herejía que postula que no fuimos creados por la amorosa mano de Dios? Ada, supo salir del atolladero hacia donde querían llevarla, más que atolladero, atropelladero, cuando dijo el hecho de provenir de una especie “inferior”, y realizó una marca con sus dedos, no invalida que seamos una creación, porque, digo, ¿quién creó al hombre no pudo haber creado en su lugar a esa primera forma de vida y luego dejar qué la naturaleza, siguiendo sus leyes, se exprese? La respuesta no conformó a nadie, pero la dejaron continuar.

    Ya estaba el muchacho sentado en una banqueta. Ya había escrito algo en un papel y para que no haya trampa de ninguno de los lados, la pusieron en un cuenco de cristal para que estuviera siempre a la vista de todos sin posibilidad de ser cambiado.

    Como Ada no quería que la consideraran que tomaba ventaja a causa de su probada inteligencia por encima de la media, dejó que las preguntas vinieran del auditorio. La pregunta debía ser respondida sólo por un sí o un no. La primera muy obvia para unos pero oscura para otros:

    – ¿Es real?

    El muchacho no comenzó con un ¿qué es lo real? Sino que dijo que sí. La segunda fue:

    – ¿Vive?

    – No.

    Pero, Patricia, repreguntó:

    – ¿Vivió?

    – Sí.

    – ¿Es vegetal?

    – No.

    – ¿Es un hombre?

    – No.

    – ¿Una mujer?

    Preguntó, gritando, alguien del fondo.

    – No.

    – Bueno, ¿Es de sexo masculino?

    Dijo, aclarando la voz, un amigo del preguntado:

    Pero la respuesta fue un extraño Si con algo de dudas y lo mismo con la pregunta de si era de sexo femenino. Alguien protestó, porque Hermafrodito era un personaje imaginario. Otro aclaró que la mayoría de las flores lo son. Pero el muchacho dijo que no había mentido.

    – ¿Hay uno acá adentro?

    – Noooooo.

    Pero, Patricia, volvió a preguntar en forma de afirmación.

    – Pero sí en la universidad.

    – Sí.

    – ¿En el zoológico?

    Dudó, pero dijo:

    – No.

    – ¿En el real jardín botánico?

    Pregunta invalidada, porque eso quedaba fuera de esa universidad, que ni tenía zoológico ni jardín botánico. Pero alguien volvió a realizar la misma pregunta, pero de otra forma.

    – ¿Allí, en el jardín?

    La pregunta fue un claro sí que despejó toda duda entre los que tenían una mínima cultura biológica.

    – ¿Es un caracol muerto?

    – Síii.


    Risotada general. Sacaron el papel para confirmar la respuesta. Ada que no conocía a Patricia, más que de esas conferencias le preguntó si quería ser la siguiente.

    – La mía como esta será fácil. Así que además de escribir hizo un dibujo.

    Volvieron las primeras mismas preguntas. Es real, vive, pero no es animal. Lo cual trajo algunas preguntas algo más finas.

    – ¿Es un microbio?

    – No.

    – ¿Es vegetal?

    – Sí.

    – ¿Es una flor?

    Invalidada por la preguntada. Lo cual trajo una polémica. Si es flor se debe hablar de rosal y no de rosa, o de rosa en un rosal, pero no de una rosa suelta porque ya se dijo que vive y como todos saben una rosa como una mano, muere fuera del cuerpo. Todos la abuchearon por tanta precisión y ella lo aceptó.

    – ¿Es un árbol?

    – No.

    – ¿Una gramínea?

    – No.

    – ¿Es un arbusto?

    – Sí.

    – ¿Es una enredadera?

    Planta muy popular entre los ingleses que adornan con ella sus grandes muros.

    – No.

    – ¿Es pasto?

    – No.

    – ¿Es musgo?

    – No.

    – ¿Hay en Europa?

    – Creo que no, digo, no.

    – ¿En América?

    – Sí.

    – ¿En américa del norte?

    – No.

    – ¿O sea en América del Sur?

    Preguntó alguien que parecía olvidarse de la existencia de una américa central.

    – Sí.

    – ¿De selva?

    – No.

    – ¿De montaña?

    – No.

    – ¿Se reproduce por rizoma?

    – No.

    – ¿Es una caña?

    Pregunta invalidada ya que se había dicho que no tenía rizoma.

    – ¿Tiene flores?

    – Sí.

    – ¿Es pequeña?

    Dijo alguien como lo más obvio. Pero Patricia dijo:

    – No.

    Desconcierto general. Desde el fondo alguien no se decantó sólo, por lo contrario

    – ¿Es muy grande?

    – Sí.

    – Pero, no es árbol.

    – Nop.

    – ¿Hace sombra?

    – Sí, mucha.

    – ¿Una glisina?

    – No.

    – ¿Más grande?

    – Sí.

    – ¿Un tilo?

    – No, no es árbol, insistió Patricia.

    – ¿Sólo crece en Argentina?

    Preguntó un muchacho que sabía de donde venía Patricia.

    – No.

    – ¿Es de llanura?

    – Sí.

    – Entonces, también hay en la Banda Oriental.

    P