1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [FONT=&amp]
    I

    Aliento que resides en el cielo,
    segado de la tierra por el hado
    del suplicio, resuello de su mielo
    que perturba la luz de mi pasado.
    Sueños que escapan para ser cautivos
    en las llamas eternas del dilema
    de la muerte y sus rasgos fugitivos;
    me somete la Parca con su emblema,
    lacerando mi credo y mi prudencia
    en los brazos inertes de mi amada.
    Ya, no tengo perdón en mi demencia,
    espero el buido golpe de la espada.
    Muerte, yo te labré con estas manos,
    trasládame a los límites arcanos.


    II

    En una confusión de borrachera
    le quité la existencia a mi muchacha,
    emparedé su cuerpo en la baulera
    y me escondí, igual que cucaracha;
    la maldita ebriedad es la escritora
    de mi vida, creando un ruin destino;
    ella siempre se viste de traidora,
    mostrándome un corrupto desatino.
    Ahora, la inquietud de un vil tormento
    se aloja en esta frágil entidad,
    el odio de mi cuerpo y su lamento
    me sofoca con toda indignidad,
    me tortura la cuita de un penoso
    sufrimiento con su óbito pomposo. [/FONT]

  2. En la ilustre cabeza del bovino
    colisiona el pitón con los claveles,
    de las gradas se escuchan los laureles
    con clamor y amplitud por el taurino.
    El rumiante combate con obstino,
    intimida a la plaza y sus vergeles
    con honor y grandeza en los tropeles,
    con su sangre vertida como el vino.
    No es al toro que loan, si al torero,
    elegante el adonis con su espada
    que se da de glorioso caballero.
    Se avasalla a la bestia y su quijada
    se desangra dolosa sobre el cuero,
    agoniza y fenece por la estriada
    en la piel humillada…
    ¿Pienso cuál de los dos es animal?
    ¿El torero? ¿El bovino? ¡Cuánto mal!


  3. Por las rutas abruptas de la vida
    circulan los humildes peregrinos,
    marchan con paso raudo en los caminos,
    por la vaga esperanza desvalida.
    Son la raza y la sobra ya extinguida,
    no vistos con andares clandestinos,
    sencillos sin alberge, son genuinos
    trastos de la ciudad enloquecida.
    Hombres faltos de rostros y frontera,
    infantes con hambruna y sed que acoja;
    ellos no ven con odio a la severa
    sociedad que margina con congoja,
    ella aísla y repudia en su manera
    sin fundamento, solo se le antoja.

  4. Plañidos en la noche.


    Las sombras y su céfiro enconoso
    me cubren con sus fuertes alaridos,
    me oculto en sus retratos abatidos
    marcados por un ámbito penoso.
    La noche y su destino tenebroso
    es donde se resguardan mis latidos,
    en donde el ramalazo y sus bullidos
    me espían con fulgor indecoroso.
    Te fuiste y mi universo se ennegrece,
    con pena mi resuello se congoja
    y el cuerpo con dolencia se enloquece.
    La alegre e ilustre vida se despoja
    del manto terrenal y así fenece,
    marchita la vidorria se deshoja.


  5. [FONT=&amp][FONT=&amp]Ofelia[/FONT]
    [/FONT]
    [FONT=&amp]Agónico y terrible es mi tormento…[/FONT]​
    [FONT=&amp]Ofelia emerge de entre los que moran[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]por siempre en el infierno y su lamento;[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]es cuando mis temores me devoran.[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]Macabra es la tiniebla que me acecha,[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]la cara del espectro y su gemido[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]agudo y penetrante con su estrecha[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]espera de su anémico plañido.[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]Del húmedo y profundo frío naces,[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]del piélago que ahogo tu existencia…[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]Oh, noche que me traes sus fugaces[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]recuerdos, me estrangulas con demencia.[/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]Bastantes son los años que difunta [/FONT][FONT=&amp]
    [/FONT][FONT=&amp]caminas esperando por mi junta.[/FONT]​
  6. [FONT=&amp]Un Dios titiritero – Soneto-[/FONT]

    [FONT=&amp]Ellos desfilan dentro de un criadero,[/FONT]
    [FONT=&amp]hecho por un criador que los profana,
    arrojando al azar la vida vana,
    solo con un propósito postrero;[/FONT]
    [FONT=&amp]los guiñoles de un Dios titiritero,[/FONT]
    [FONT=&amp]la gloria y su corona de nirvana,
    frente a las intenciones que él, hilvana
    con juicio del recado de un austero.[/FONT]
    [FONT=&amp]Más allá del ombligo que fecunda[/FONT]
    [FONT=&amp]la dicha seriedad y sus quijotes,
    se hallan a la presente de la inmunda, [/FONT]
    [FONT=&amp]jalando de las cuerdas y chicotes,[/FONT]
    [FONT=&amp]los ilusos se mueven con profunda
    alarma al viable fallo y los azotes.[/FONT]