1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. es.wikipedia.org/wiki/Eos

    Eos


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Eos (desambiguación).
    [​IMG]
    Eos representada en un cuadro titulado La Aurora (1881), del pintor francés William-Adolphe Bouguereau.
    En la mitología griega, Eos (en griego antiguo Ἠώς Ēós o Έως Eos, ‘aurora’) era la diosa titánide1 de la aurora, que salía de su hogar al borde del océano que rodeaba el mundo para anunciar a su hermano Helios, el Sol.

    Se cree que la adoración griega de la aurora como diosa fue heredada de la época indoeuropea. El nombre «Eos» es un cognado del latín Aurora y del sánscrito védico Ushas.

    Índice
    Eos en la literatura griega[editar]
    Como diosa de la aurora, Eos abría las puertas del infierno con «sonrosados dedos»2 para que Helios pudiera conducir su carro por el cielo cada día. En la Ilíada de Homero,3 su toga de color azafrán está bordada o tejida con flores;4 con dedos sonrosados y brazos dorados, era representada en vasijas áticas como una mujer sobrenaturalmente hermosa, coronada con una tiara o diadema y con largas alas con plumas blancas de pájaro:

    Eos, de azafranado velo, se levantaba de la corriente del Océano para llevar la luz a los dioses y a los hombres, cuando Tetis llegó a las naves con la armadura que Hefesto le entregara.5

    cuando por décima vez apuntó Eos, que trae la luz a los mortales, sacaron, con los ojos preñados de lágrimas, el cadáver del audaz Héctor, lo pusieron en lo alto de la pira, y le prendieron fuego.6

    Quinto de Esmirna la representaba exultante en su corazón sobre los resplandecientes caballos (Lampo y Faetonte) que tiraban de su carro, entre las Horas de brillante pelo, subiendo el arco del cielo y esparciendo chispas de fuego.7

    Con frecuencia se la asocia con el epíteto homérico Rododáctila (ῥοδοδάκτυλος: ‘de sonrosados dedos’), si bien Homero también la llama Eos Erigenia:

    La más brillante de las estrellas apareció, Eósforo, que casi siempre anuncia la luz de la Aurora que pronto sale (Eos Erigenia).

    8

    También emplea ese epíteto Hesíodo:

    Y tras estos Erigenia (‘que nace pronto’) engendró la estrella Eósforo (‘que trae la aurora’) y las brillantes estrellas con las que el cielo está coronado.

    9

    Por tanto Eos, precedida por el lucero del alba (Venus), es considerada el origen de todas las estrellas y planetas, siendo sus lágrimas las creadoras del rocío matutino, personificado por Ersa o Herse.

    Genealogía[editar]
    Eos es la hija de Hiperión y Tea (o Palas y Estigia) y hermana de Helios (el Sol) y Selene (la Luna), «que brilla sobre todos los que están en la tierra y sobre los inmortales dioses que viven en el ancho cielo», según Hesíodo.10

    Amores[editar]
    [​IMG]
    Copa ática de figuras rojas con Eos llevando a su hijo Memnón muerto, ca.490 – 480 a. C.: la llamada «Pietà de Memnón». Museo del Louvre.
    Eos era libre con sus favores y tuvo muchos consortes, tanto entre la generación de los titanes como entre los mortales más hermosos. Con Astreo tuvo a todos los vientos y estrellas. Su pasión por el gigante Orión no fue correspondida. Eos secuestró a Céfalo, Clito, Ganimedes y Titono para que fueran sus amantes.

    En el más restrictivo mundo helénico, el poeta Apolodoro afirmaba, en una anécdota más que un mito, que su vergonzosa despreocupación era un tormento para Afrodita, quien la halló en la cama con Ares.11

    Titono[editar]
    Titono fue su consorte más fiel, de cuyo diván la imaginaban levantándose los poetas. Cuando Zeus le robó a Ganimedes para que fuese su copero, Eos le pidió que hiciese inmortal a Titono, pero olvidó pedir la eterna juventud. Titono vivió por tanto para siempre pero se hizo más y más anciano, convirtiéndose finalmente en un grillo.

    Según Hesíodo,12 Titono y Eos tuvieron dos hijos, Memnón y Ematión. Memnón luchó junto a los troyanos en la Guerra de Troya y murió a causa de ello. Su imagen con Memnón muerto sobre sus rodillas, como Tetis con Aquiles e Isis con Osiris, fue el icono que inspiró la Pietà cristiana.

    Céfalo[editar]
    El rapto de Céfalo tenía un atractivo especial para el público ateniense debido a que este era un muchacho de la ciudad,13 por lo que este elemento mítico apareció frecuentemente en las vasijas pintadas áticas y fue exportado con ellas. En los mitos literarios, Eos raptó a Céfalo cuando este estaba cazando y lo llevó a Siria.1412 Pausanias fue informado de que la secuestradora de Céfalo fue Hemera, la diosa del día.15 Aunque Céfalo ya estaba casado con Procris, Eos tuvo tres hijos con él, incluidos Faetonte y Héspero. Pero entonces Céfalo empezó a añorar a su esposa, provocando que una contrariada Eos lo devolviese con ella y lo maldijese. En el relato de Higino, se cuenta que Céfalo mató accidentalmente a Procris algún tiempo después al confundirla con un animal mientras cazaba.16 En Las metamorfosis de Ovidio, Procris, celosa, espía a Céfalo, le oye cantar al viento (Aura) y lo interpreta como una serenata para Aurora, que había sido amante de él.17

    Interpretaciones etruscas[editar]
    Entre los etruscos, la diosa generativa de la aurora era Thesan. Las representaciones de la diosa-aurora con un joven amante se hicieron populares en Etruria en el siglo V, probablemente inspiradas por las vasijas pintadas griegas importadas.18 Aunque los etruscos preferían representar a la diosa como una criadora (curótrofa) más que como una abductora de hombres jóvenes, las acroteras escultóricas arcaicas tardías de la Caere etrusca, actualmente en Berlín, muestran a una diosa corriendo en una pose arcaica adaptada de los griegos, y llevando a un muchacho en sus brazos, que ha sido normalmente identificada con Eos y Céfalo.19 En un espejo etrusco Thesan aparece llevándose a un joven, cuyo nombre es inscrito TINTHU[N].20

    Interpretación romana[editar]
    La aurora pasó a ser asociada en la religión romana con Matuta, más tarde conocida como Mater Matuta y también asociada con los puertos marítimos. Tenía un templo en el Foro Boario. El 11 de junio se celebraba la Matralia en ese templo en honor de Mater Matuta, festival éste sólo para mujeres en su primer matrimonio.

    Consortes y descendencia[editar]
    [​IMG]
    Eos en su carro volando sobre el mar, crátera de figuras rojas del sur de Italia, 430–420 a. C., Staatliche Antikensammlungen.
    Véase también[editar]
    Epítetos[editar]
    • La de rosados dedos
    Notas y referencias[editar]
    1. Licofrón la llama por un nombre arcaico: Tito (‘la titánide’). Kerényi observa que Tito comparte un origen lingüístico con Titono (el amante de Eos), que pertenecía a un idioma pregriego más antiguo (Kerényi 1951 p. 199 nota 637).
    2. «Eos acababa de sacudir el ala del despreocupado sueño (Hipnos) y abrió las puertas del amaneces, dejando luminoso diván de Céfalo.» Nono de Panópolis, Dionisíacas, XXVII.
    3. Ilíada, VIII, 1; XXIV, 695.
    4. Odisea, VI, 48.
    5. Ilíada, XIX, 1.
    6. Ilíada, XXIV, 786 (en el texto griego, 785).
    7. Quinto de Esmirna, Posthoméricas, I, 58.
    8. Odisea, XIII, 93.
    9. Hesíodo: Teogonía, 378 – 382 (Hijos de Astreo y Eos).
    10. Teogonía, 371 – 374 (Hijos de Tea e Hiperión).
    11. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica, I, 4, 4.
    12. Saltar a:a b Teogonía, 984 y ss.
    13. Lefkowitz, M. R. (octubre de 2002). «'Predatory' Goddesses». Hesperia 71 (4): 326.
    14. Biblioteca, I, 9, 4; III, 14, 3.
    15. Comentarios de Pausanias en su Descripción de Grecia sobre los temas mostrados en el stoa real de Atenas (I, 3, 1) y en el trono de Apolo en Amiclas (III, 18, 10 y ss.)
    16. Higino: Fábulas (Fabulae).
    17. Ovidio: Las metamorfosis, VII, 661 y ss.
    18. Goldberg, Marilyn Y. (octubre de 1987). «The 'Eos and Kephalos' from Cære: Its Subject and Date». American Journal of Archæology 91 (4): 607.
    19. Goldberg (1987) expone dudas sobre la identificación del muchacho, en el contexto de los motivos de rapto etruscos y griegos.
    20. Señalado por Goldberg (1987), en Mayer-Prokop, I. (1967). Die gravierten etruskischen Griffspiegel archaischen Stils (El estilo arcaico de los espejos de mano etruscos grabados). Heidelberg: F.H. Kerle. fig. 61. OCLC 669952.
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 7 nov 2018 a las 15:02.
  2. es.wikipedia.org/wiki/Selene

    Selene


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Selene (desambiguación).
    [​IMG]
    Selene y Endimión.
    En la mitología griega, Selene (en griego antiguo, Σελήνη Selếnê) era una antigua diosa lunar como el nombre de su astro puesto por los griegos que también se llama selene, hija de los titanes Hiperión y Tea. Su equivalente en la mitología romanaera la diosa Luna. Pero también lo usan como nombre que significa “diosa de la luna".

    El de diosa lunar es invariablemente un papel principal. Si su nombre es griego, está conectado con selas, «luz».1 Selene terminó siendo la misma Artemisa, de forma que los escritores posteriores la describían como una hija de Zeus o de Palas. En el himno homérico a Helios, su hermano gemelo y dios griego del sol característicamente insistente en donde helios era el mismo apolo hermano gemelo de artemisa lo cual hace a selene artemisa y helios apolo , es la «brillante Selene, hija de Palas, hijo de Megamedes».

    En la genealogía divina tradicional, Helios, el sol, es su hermano: después de que éste termine su viaje a través del cielo, Selene comienza el suyo cuando la noche cae sobre la tierra. Su hermana Eos es la diosa de la aurora, quien también tuvo un amante humano, Céfalo.2

    Índice
    Representaciones[editar]
    [​IMG]
    Estatua romana de la diosa Luna/Selene.
    En el arte, Selene era representada como una mujer hermosa de rostro pálido, conduciendo un carro de plata tirado por un yugo de bueyes blancos o un par de caballos. A menudo era retratada montando un caballo o un toro, vistiendo túnicas, llevando una media luna sobre su cabeza y portando una antorcha.

    Consortes[editar]
    El pastor Endimión estaba enamorado de Selene y le pidió al dios Hipnos el poder de dormir con los ojos abiertos para poder admirarla cuando esta cruzaba el cielo nocturno. Hipnos, quien estaba enamorado del pastor, le otorgó el don para poder contemplar a Selene durante la noche.

    Referencias modernas[editar]
    • Su nombre es la raíz de selenología, el estudio de la geología de la luna.
    • El Selenismo es una forma de culto a la Luna basado en un Teísmo Agnóstico. Helioselenismo es el mismo culto pero con la dualidad Luna (Mujer) y Sol (Hombre).
    • El elemento químico selenio fue bautizado en honor de la diosa.
    • El nombre de Luna tiene su onomástica el 30 de junio y el 15 de agosto, Selene es Luna en español.
    Fuentes[editar]
    Bibliografía[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Kerényi, p. 197.
    2. Volver arriba↑ Burkert, p. 176.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 20 nov 2018 a las 20:43.
  3. wow
    es.wikipedia.org/wiki/Helios

    Helios


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Helios (desambiguación).
    Para las ardillas sol, véase Heliosciurus.
    [​IMG]
    Relieve troyano que representa a Helios en un triglifo con metopadel Templo de Atenea. Se conserva hoy en el Museo de Pérgamo(Berlín).
    En la mitología griega, Helio1 o Helios2 (en griego antiguo Ἥλιος Hếlios, ‘sol’) es la personificación del Sol.3 Es el hijo de los titanes Hiperión y Tea (de acuerdo con Hesíodo) también conocida como Eurifaesa(en el himno homérico 31) y hermano de las diosas Selene, la luna, y Eos, la aurora. Sin embargo, Homero lo llama a menudo simplemente Titán o Hiperión.

    Helios era imaginado como un hermoso dios coronado con la brillante aureola del sol, que conducía un carro por el cielo cada día hasta el Océano que circundaba la tierra y regresaba por éste hacia el este por la noche. Homero describe el carro de Helios como tirado por toros solares;4 más tarde Píndaro lo escribió que por «corceles que arrojaban fuego».5 Posteriormente, los caballos recibieron fogosos nombres: Flegonte (‘ardiente’), Aetón (‘resplandeciente’), Pirois (‘ígneo’) y Éoo (‘amanecer’).

    A medida que pasó el tiempo, Helios fue cada vez más identificado con el dios de la luz, Apolo. Su equivalente en la mitología romana era el Sol, y específicamente Sol Invictus.

    Índice
    Mitología griega[editar]
    [​IMG]
    Helios como personificación del mediodía.
    [​IMG]
    Estatuilla de Helios, (Museo de Antalya).
    La historia más conocida sobre Helios es la de su hijo Faetón, que intentó conducir el carro de su padre por el cielo pero perdió el control e incendió la Tierra.

    A veces se aludía a Helios con el epíteto homérico Panoptes (‘el que ve todo’). En la historia narrada en la mansión de Alcínoo en la Odisea,6 Afrodita, la esposa de Hefesto, se acostaba en secreto con Ares, pero Helios, el señor del sol que todo lo ve, los espió y se lo dijo a Hefesto, quien para castigarlos atrapó a los dos amantes en unas redes tan finas que resultaban invisibles.

    En la Odisea, Odiseo y su tripulación superviviente desembarcan en una isla, Trinacia, consagrada al dios sol, al que Circellama Hiperión en vez de Helios. Allí se guardaba el sagrado ganado rojo del sol:

    Llegarás más tarde a la isla de Trinacia, donde pacen las muchas vacas y pingües ovejas de Helios. Siete son las vacadas, otras tantas las hermosas greyes de ovejas, y cada una está formada por cincuenta cabezas. Dicho ganado no se reproduce ni muere y son sus pastoras dos deidades, dos ninfas de hermosas trenzas: Faetusa y Lampetia; las cuales concibió de Helios Hiperión la divina Neera. La venerada madre, después que las dio a luz y las hubo criado, llevólas a la isla de Trinacia, allá muy lejos, para que guardaran las ovejas de su padre y las vacas de retorcidos cuernos.7

    Aunque Odiseo advirtió a sus hombres para que no lo hicieran, éstos mataron y comieron impíamente algunas cabezas del ganado. Las guardianas de la isla, hijas de Helios, se lo dijeron a su padre. Helios, sin embargo, apeló a Zeus, quien destruyó el barco y mató a todos los hombres salvo a Odiseo.

    En una vasija griega pintada, Helios aparece cruzando el mar en la copa del trípode délfico, lo que parece ser una referencia solar. En los Deipnosofistas, Ateneo contaba que, al ponerse el sol, Helios subía a una gran copa dorada en la que pasaba desde las Hespérides en el extremo occidental hasta la tierra de los etíopes, con quienes permanecía las horas de oscuridad. Cuando Heracles viajó a Eritea para cobrarse el ganado de Gerión, cruzó el desierto libio y quedó tan frustrado por el calor que disparó una flecha a Helios, el sol. Helios le rogó que parase y Heracles pidió a cambio la copa dorada que Helios usaba para cruzar el mar cada noche, de oeste a este. Heracles usó esta copa dorada para llegar a Eritea.8

    Con la oceánide Perseis, Helios fue el padre de Perses, Eetes, Circe y Pasífae. También fue padre de las Helíades.

    Helios y Apolo[editar]
    Helios es identificado a veces con Apolo: «Nombres diferentes pueden aludir al mismo ser» observa Walter Burkert, «o bien pueden ser conscientemente igualados, como en el caso de Apolo y Helios.»9 En la obra de Homero, Apolo es identificado claramente como un dios diferente, relacionado con las plagas, con un arco plateado (no dorado) y sin características solares.

    La primera referencia segura a Apolo identificado con Helios aparece en los fragmentos conservados de la obra de Eurípides Faetón, en un discurso cerca del final,10 cuando Clímene, la madre de Faetón, lamenta que Helios haya destruido a su hijo, el Helios al que los hombres llaman justamente Apolo (entendiéndose aquí que el nombre significa Apolón, ‘destructor’).

    Para la época helenística Apolo había pasado a estar estrechamente relacionado con el sol en los cultos. Su epíteto Febo (‘brillante’), tomado prestado de Helios, sería más tarde aplicado también por los poetas latinos al dios Sol.

    [​IMG]
    Moneda del emperador romano Constantino Irepresentando a Sol Invictus/Apolo con la leyenda SOLI INVICTO COMITI, c. 315.
    La identificación se hizo común en textos filosóficos y aparece en las obras de Parménides, Empédocles, Plutarco y Crates de Tebas entre otros, así como en algunos textos órficos. Eratóstenes escribe sobre Orfeo en sus Catasterismos:

    Pero habiendo bajado al Hades por su esposa y viendo las cosas que allí había, no continuó adorando a Dioniso, por lo que se había hecho famoso, sino que pensó que Helios era el más grande de los dioses, Helios al que también se llamaba Apolo. Despertándose cada noche hacia el amanecer y subiendo a la montaña llamada Pangeo esperaba a que el sol subiera para ser el primero en verlo. Por eso Dioniso, estando enfadado con él, envió a las Basárides, como cuenta el autor de tragedias Esquilo, quienes le despedazaron y esparcieron sus miembros.11

    Dioniso y Asclepio son a veces identificados también con este Apolo Helios.[cita requerida]

    Los poetas latinos clásicos también usaron Febo como sobrenombre para el dios-sol, de donde proceden las referencias comunes en la poesía europea posterior a Febo y su carro como metáfora para el sol. Pero en las apariciones concretas en los mitos, Apolo y Helios están separados. El dios-sol, hijo de Hiperión, con su carro solar, aunque llamado a menudo Febo, nunca es llamado Apolo salvo en identificaciones expresas no tradicionales. Los poetas romanos se referían a veces al dios sol como Titán.[cita requerida]

    A pesar de estas identificaciones, Apolo nunca fue descrito en realidad por los poetas griegos conduciendo el carro del sol, si bien era una práctica habitual entre los poetas latinos.

    Identificación de Abadón/Apolión[editar]
    Apolión aparece en el Nuevo Testamento12 liderando la plaga de langostas que será lanzada sobre los enemigos de Dios al Final de los Tiempos:

    7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro, sus caras eran como caras humanas,

    8 tenían cabello como cabello de mujer y sus dientes eran como de leones; 9 tenían corazas como corazas de hierro y el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; 10 tenían colas como de escorpiones, y también aguijones, y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses.

    11 Sobre ellos tienen como rey al Ángel del Abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.12

    El nombre significa en griego ‘Destructor’ (Απολλυων, de απολλυειν, ‘destruir’). También recuerda al término hebreo sin relación Abadón (literalmente ‘lugar de destrucción’, pero aquí personalizado) y al nombre del dios griego Apolo, también un ‘destructor’ en su aspecto de controlar las plagas, si bien la atrocidad compuesta que es Apolión es de inspiración claramente babilónica y persa, no helénica. Apolión parece equipararse en el Apocalipsis con la Bestia. El término «Apolión» era relacionado a menudo por los primeros cristianos con el Diablo, y extravagantemente descrito, usándose aún como nombre alternativo para éste.

    El simbolismo de Apocalipsis 9:11 deja abierta a interpretación la identificación exacta de Abadón/Apolión. Algunos investigadores bíblicos creen que es el anticristo13 o Satán.141516

    Culto de Helios[editar]
    L. R. Farnell asumió «que el culto solar había sido una vez prevalente y poderoso entre los pueblos de la cultura prehelénica, pero que muy pocas de las comunidades del periodo histórico posterior lo conservaron como un factor potente de la religión estatal.»17 Nuestras fuentes literarias, principalmente áticas, tienden a darnos un inevitable sesgo ateniense cuando se examina la antigua religión griega, y «no podía esperarse que ningún ateniense adorase a Helios o Selene,» observa J. Burnet, «pero podríamos pensar que eran dioses, dado que Helios era el gran dios de Rodas y Selene era adorada en Elis y otras partes».18 James A. Notopoulos considera que la distinción de Burnet es artificial: «Creer en la existencia de los dioses implica su reconocimiento en los cultos, como muestra Leyes 87 D, E.».19 En La paz, Aristófanes contrasta la adoración de Helios y Selene con la de los más esencialmente griegos dioses olímpicos, como deidades representativas de los persas aqueménidas.20 Todas las evidencias demuestran que Helios y Selene fueron dioses menores para los griegos.21

    «La isla de Rodas es casi el único lugar donde Helios goza de un culto importante», afirma Burkert,22 describiendo un espectacular rito en el que una cuadriga era despeñada por un precipicio al mar, destacando sus matices del drama de Faetón. Allí se celebraban torneos gimnásticos anuales en su honor. El Coloso de Rodasestaba dedicado a él. Helios tenía también un culto importante en la acrópolis de Corinto en el continente griego.23

    La tensión entre la veneración religiosa tradicional dominante de Helios, que se había enriquecido con los valores éticos y el simbolismo poético en Píndaro, Esquilo y Sófocles,24 y el examen jónico protocientífico de Helios el Sol, un fenómeno que los estudios griegos calificaban de meteora, chocaron en el juicio de Anaxágorascirca 450 a. C.,25 un anticipo del culturalmente traumático juicio de Sócrates por irreligiosidad, en el 399.

    En La República de Platón Helios, el Sol, es la descendencia simbólica de la idea del Bien.26

    Helios Megisto[editar]
    En la Antigüedad Tardía un culto de Helios Megisto (‘Gran Helios’) añadió a la imagen de Helios varios elementos sincréticos, que han sido analizados con detalle por Wilhelm Fauth mediante una serie de textos griegos tardíos, en concreto:27 un Himno a Helios órfico; la llamada Liturgia Mitraica, donde Helios gobierna los elementos; hechizos y encantamientos invocando a Helios entre los papiros mágicos griegos; un Himno a Helios de Proclo; la Oración a Helios de Juliano, el último puesto del paganismo oficial; y un episodio de las Dionisíacas de Nono.

    [​IMG]
    Apolo solar con el halo de Helios en un mosaico romano de suelo, El Djem, Túnez, finales del siglo II.
    dueño y creador del maikra

    Genealogía[editar]
    Abuelos, padres, tíos y hermanas[editar]
    Según Hesíodo en su Teogonía éstos son sus familiares:28

    Urano Gea
    Tea Hiperión Otros Titanes
    Selene Helios Eos
    Consortes y descendencia[editar]
    Algunos mitos dicen que él es el padre de Circe y Eetes con Hécate. Además fue esposo de Rodo, hija de Poseidón y Anfitrite, con la que tuvo siete hijos y una hija. Se dice que vivían en la Isla de Rodas donde seis de sus siete hijos construyeron el Coloso de Rodas en su honor.

    Epítetos[editar]
    Notas y referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ Término como Helio:
    2. Volver arriba↑ Término como Helios:
    3. Volver arriba↑ Hesíodo: Teogonía, 371.
    4. Volver arriba↑ Ilíada, XVI, 779.
    5. Volver arriba↑ Píndaro: Olímpicas, VII, 71.
    6. Volver arriba↑ Odisea, VIII, 300 y ss.
    7. Volver arriba↑ Odisea, XII, 127 - 137.
    8. Volver arriba↑ Señalado en Kerényi (1951) p. 191 nota 595.
    9. Volver arriba↑ Burkert (1985) p. 120.
    10. Volver arriba↑ Eurípides: Faetón (Φαέθων), fr. 781 N².
    11. Volver arriba↑ Eratóstenes: Catasterismos (Καταστερισμοί).
    12. Saltar a:a b Apocalipsis 9:7-11.
    13. Volver arriba↑ Comentario de Matthew Henry sobre Apocalipsis 9 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). (inglés)
    14. Volver arriba↑ Comentario de Jamieson, Fausset & Brown (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). (inglés)
    15. Volver arriba↑ Halley (2000) p. 936.
    16. Volver arriba↑ MacDonald (1995) p. 2366.
    17. Volver arriba↑ Farnell, L. R. (1896–1909). The cults of the Greek states. Oxford: Clarendon Press. vol. v pp. 419 y sig. OCLC 1516188.
    18. Volver arriba↑ Burnet, J. (1924). Plato's Euthyphro, Apology of Socrates and Crito. Oxford: Clarendon Press. p. 111. OCLC 1684263.
    19. Volver arriba↑ Notopoulos, J. A. (febrero de 1942). «Socrates and the Sun». The Classical Journal 37 (2): nota, p. 264.
    20. Volver arriba↑ Aristófanes: La paz, 406 - 413.
    21. Volver arriba↑ Notopoulos (1942) p. 265.
    22. Volver arriba↑ Burkert (1985) p. 174.
    23. Volver arriba↑ Pausanias II,1,6.
    24. Volver arriba↑ Notopoulos (1942) señala Esquilo, Agamenón 508, Las coéforas 993, Las suplicantes 213; y Sófocles, Edipo Rey 660, 1425 y sig.
    25. Volver arriba↑ Anaxágoras describía el sol como una piedra al rojo.
    26. Volver arriba↑ Platón: La República, 516 b.
      • Texto inglés, con índice electrónico, en el Proyecto Perseus. En la parte superior derecha se encuentran los rótulos activos "focus" (para cambiar al texto griego) y "load" (para el texto bilingüe).
    27. Volver arriba↑ Fauth, W. (1995). Helios megistos: zur synkretistischen Theologie der Spätantike. Leiden, Nueva York: E. J. Brill. ISBN 978-90-04-10194-4.
    28. Volver arriba↑ Referencia a la genealogía de Helio (Abuelos, padres, tíos y hermanas)
    Bibliografía[editar]
    • Burkert, W. (1985). Greek religion. Cambridge: Harvard University Press. ISBN 9780674362802.
    • Kerényi, K. (1983). Apollo: the wind, the spirit, and the God: four studies. Dallas: Spring Publications. ISBN 9780882142166.
      — (1951). «The Sun, the Moon and their Family». The gods of the Greeks. Londres, Nueva York: Thames and Hudson. pp. 190-194 et passim. OCLC 387233.
    • Schauenburg, K. (1955). Helios: archäologisch-mythologische Studien über den antiken Sonnengott. Berlín: Mann. OCLC 17488408.
    Enlaces externos[editar]
    • Sófocles: A Helios, fragmento de una obra perdida cuyo título original se desconoce.
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 15 oct 2018 a las 23:33.
  4. es.wikipedia.org/wiki/Metis_(mitología)

    Metis (mitología)


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Metis.
    [​IMG]
    Nacimiento de Atenea (Metis aparece alegóricamente bajo el asiento de Zeus). Trípode de figuras negras, c.570–560 a. C., Museo del Louvre (CA 616).
    En la mitología griega, Metis (en griego antiguo Μῆτις Mễtis, literalmente ‘consejo’, ‘truco’) era la titánide que personificaba la prudencia o, en el mal sentido, la perfidia. Era también una oceánide, hija de Océano y de Tetis.1

    Fue ella quien, a instancias de Zeus, dio al padre de éste, Crono, el emético que le hizo vomitar a los hijos que previamente había devorado.2 Fue la primera amante y esposa de Zeus, de quien al principio se esforzó en apartarse metamorfoseándose de diversas formas. Metis profetizó a Zeus que daría a luz una hija y después un hijo que estaría destinado a gobernar el mundo, si bien Hesíodo afirma que fueron Urano y Gea quienes le hicieron esta revelación. Por esto Zeus la devoró cuando estaba embarazada de Atenea, y más tarde él mismo dio a luz a su hija, quien brotó de su cabeza con la ayuda de Hefesto.3

    Platón menciona a Poro como hijo de Metis.4

    Índice
    Otros personajes del mismo nombre[editar]
    • Una figura masculina, la personificación mística del poder de la generación entre los órficos, similar a Fanes y Ericapeo.5


    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo: Teogonía, 358.
    2. Volver arriba↑ Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica, I, 2, 1.Teogonía, 471.
    3. Volver arriba↑ Biblioteca, I, 3, 6.Teogonía, 886.
    4. Volver arriba↑ Platón: El Banquete, XXIII, 203 B.
      «Cuando nació Venus celebraron los dioses un gran festín y entre ellos se encontraba Poros, hijo de Metis.»
    5. Volver arriba↑ Fragmentos órficos, VI, 19; VIII, 2.
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 10 nov 2018 a las 18:14.
  5. http://www.wikiwand.com/es/Pléyone


    Pléyone
    ArcadiaCileneMitología griega
    De Wikipedia, la enciclopedia libre

    Pléyone o Pleíone (en griego, Πληϊόνη) es en la mitología griega una oceánide, hija de Océano y de la titánide Tetis. De su unión con el titán Atlas nacieron en Cilene (Arcadia) las Pléyades,[1] las Híades y un hijo llamado Hiante.

    Pléyone y las Pléyades fueron perseguidas por el cazador Orión durante cinco o siete años, hasta que fueron transformadas en palomas y posteriormente catasterizadas en estrellas de la constelación de Tauropor Zeus.[2][3]

    Las Híades, por otra parte, fueron también transformadas en estrellas de la constelación de Tauro, como sus hermanas, pero en esta ocasión circulan dos versiones diferentes acerca de los motivos de este catasterismo: pudo ser un premio por haber cuidado al infante Dioniso y haberlo entregado a Ino[4][5] o también pudo ser por haber sido consumidas por el llanto después de la muerte de su hermano Hiante por obra de un jabalí, un león o una serpiente.[6][7][8]

    Referencias
    1. Apolodoro, Biblioteca mitológica III,10,1.
    2. Higino, Astronomía poética II,21.
    3. Escolio a Arato 254.
    4. Apolodoro, Biblioteca mitológica III,4,3.
    5. Higino, Astronomía poética II,21.
    6. Higino, Fábulas 192 y 248.
    7. Escolio a la Ilíada XVIII,486.
    8. Ovidio, Fastos V, 166.
  6. wow para la wiki

    es.wikipedia.org/wiki/Oceánide

    Oceánide


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    [​IMG]
    Las oceánides, de Gustave Doré(1860).
    En las mitologías griega y romana las oceánides (en griego Ωκεανιδες) eran unas ninfas hijas de Océano y Tetis. Cada una de ellas estaba asociada a una fuente, estanque, río o lago. Eran hermanas de los oceánidas (o Potamoi), dioses de los ríos.

    En su Teogonía, Hesíodo dice claramente que las oceánides son 3000, sin embargo nombra sólo a las 41 más antiguas:

    Tuvo también una sagrada estirpe de hijas que por la tierra se encargan de la crianza de los hombres, en compañía del soberano Apolo y de los Rios y han recibido de Zeus este destino: Peito, Admete, Yanta, Electra, Doris, Primno, la divina Urania, Hipo, Clímene, Rodea, Calírroe, Zeuxo, Clitia, Idía, Pisítoa, Plexaura, la encantadora Galaxaura, Dione, Melóbosis, Toa, la bella Polidora, Cerceis de graciosa figura, Pluto ojos de buey, Perseis, Janira (oceánide)

    , Acasta, Pléyone, Jante, la deliciosa Petrea, Menesto, Europa, Metis, Eurínome, Telesto de azafranado pelo, Criseida, Asia, la deseable Calipso, Eudora, Tique, Ánfiro, Ocírroe y Estigia, la que es más importante de todas.1
    Índice
    Lista de oceánides[editar]
    Estas son las hijas de Océano y Tetis que nos han llegado por la literatura:23456

    1. Acaste
    2. Admete
    3. Amaltea
    4. Amfiro
    5. Anfítrite – usualmente considerada como nereida y no como oceánide
    6. Anquíroe
    7. Antracia - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    8. Argía
    9. Asia – ninfa de la región de Asia, hermana de Europa
    10. Asterodia7
    11. Astérope - madre de Acragas, epónimo de varias ciudades antiguas conocidas como Acragas, posiblemente incluyendo Acragas, Sicilia8
    12. Beroe
    13. Bolbe
    14. Cleodora
    15. Calírroe
    16. Calipso
    17. Camarina9
    18. Cafeira10
    19. Cerceis
    20. Ceto
    21. Criseida
    22. Clío - no confundir con la musa Clío
    23. Clímene - mujer de Jápeto
    24. Clitie o Clitia
    25. Crócale - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa1112
    26. Daira - madre de Eleusis con Hermes13
    27. Dione
    28. Dodone
    29. Doris – mujer del dios marino Nereo, madre de las cincuenta nereidas.
    30. Electra - mujer de Taumante, madre de Iris, Arce y las Harpías; no confundir con otros personajes del mismo nombre, ver Electra (desambiguación)
    31. Éfira
    32. Estigia – oceánide del río Estigia que fluía nueve veces alrededor del Hades
    33. Estilbo
    34. Etra
    35. Eudora
    36. Europa
    37. Eurínome
    38. Evagoreide
    39. Feno
    40. Fíale - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa
    41. Filira - madre de Quirón por Cronos
    42. Frixa - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    43. Galaxaura
    44. Glauca - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    45. Hagnó - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    46. Hesíone - mujer de Prometeo
    47. Hipo
    48. Híale - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa
    49. Idía - mujer de Eetes, madre de Medea
    50. Itome - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    51. Leucipe
    52. Lisitea
    53. Melia
    54. Melibea
    55. Mélite
    56. Melóbosis
    57. Menesto
    58. Menipe
    59. Mérope
    60. Metis – diosa de la sabiduría, primera esposa de Zeus
    61. Mirtoesa - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    62. Mopsopia - se cree que Ática se llamaba previamente Mopsopia por esta oceánide14
    63. Neda - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    64. Nemesis
    65. Néfele - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa; no confundir con Néfele, diosa de las nubes
    66. Ocírroe
    67. Oínoe - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    68. Ozómene - en una única fuente,15
    69. Pasífae
    70. Pasítoe
    71. Peito
    72. Peribea
    73. Perseis o Creta - madre de Circe, Eetes y Pasífae con Helios
    74. Petrea
    75. Pléyone – madre de las Pléyades con Atlas
    76. Plexaure
    77. Pluto – madre de Tántalo con Zeus
    78. Polidora
    79. Pólife - en una rara versión, madre de Atenea con Poseidón1617
    80. Polixo
    81. Pronoia
    82. Primno
    83. Psécade - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa
    84. Ránide - una de las sesenta oceánides más jóvenes, servidoras de Artemisa
    85. Rodea o Rodia
    86. Ródope
    87. Telesto
    88. Tisoa - una de las ninfas que cuidaron del joven Zeus
    89. Toa
    90. Tique
    91. Urania - no confundir con la musa Urania
    92. Janira
    93. Yante o Iante – ninfa de las violetas
    94. Yaque
    95. Zeuxo
    Otras: el texto de Higino (Fábulas) está corrupto en algunas partes, haciendo incierto el nombre de algunas oceánides: *Yea; *Liris, *Clitemneste, *Tesquineno.6

    Referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 346 y sig.
    2. Volver arriba↑ Hesíodo; Teogonía, 346
    3. Volver arriba↑ Himno homérico a Deméter, 415
    4. Volver arriba↑ Pausanias: Descripción de Grecia, 8.31.4; 8.38.2; 8.47.3
    5. Volver arriba↑ Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica, I, 2, 2.
    6. Saltar a:a b Higino: Fábulas (Fabulae).
    7. Volver arriba↑ Escolio sobre Apolonio Rodio, Argonáutica, 3. 242
    8. Volver arriba↑ Esteban de Bizancio, s. v. Acragantes
    9. Volver arriba↑ Píndaro, Odas Olímpicas, V
    10. Volver arriba↑ Diodoro Sículo, Biblioteca de Historia, V.55
    11. Volver arriba↑ Calímaco, Himno III a Artemisa, 12
    12. Volver arriba↑ Ovidio, Las metamorfosis 3.155
    13. Volver arriba↑ Pausanias, Descripción de Grecia, 1. 38. 7
    14. Volver arriba↑ Suda s. v. Euforión
    15. Volver arriba↑ Higino, Fábulas 14
    16. Volver arriba↑ Suda s. v. Atenea Hipia
    17. Volver arriba↑ Theoi Project - Polyphe
    Véase también[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categoría:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 8 ago 2018 a las 00:18.
  7. Categorías a elegir: bardos, poetas, rapsodas, si encuentro a los itinerantes mejor
    después decido



    OJO: Es un documento en pdf, de la Universidad de Salamanca, distingue dos tipos de musas.
    http://campus.usal.es/~licesio/L_M_V/Hesiodo_Teogonia.pdf


    es.wikipedia.org/wiki/Leto

    Leto


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    [​IMG]
    Johann Georg Platzer (1704 – 1761): Latona convierte en ranas a los campesinos licios (Latona verwandelt die lykischen Bauern in Frösche, ca. 1730).
    En la mitología griega, Leto (en griego antiguo Λητώ Lêtố, en dórico Lato, ‘el olvido ’) es una hija de los titanes Ceo y Febe1 y, en el panteón olímpico, madre con Zeus de los mellizos Apolo y Artemisa.2 En la mitología romana su equivalente, como madre de Apolo y Diana, es Latona. Con su hermana Asteria, fue venerada como diosa de la noche y alternativamente de la luz del día.

    Índice
    Adoración[editar]
    En Creta, en la ciudad de Dreros, el arqueólogo griego Spyridon Marinatos excavó en 1935 un templo de hogar34 del siglo VIII a. C. en el que halló tres estatuillas de culto de la tríada apolínea: Apolo, Artemisa y Leto.56 La estatuilla de Leto fue realizada en el estilo orientalizante temprano de finales del siglo VIII a. C.7 (o bien hacia el 650 a. C.),3 usando la técnica del sphyrelaton: martillando láminas de bronce sobre un núcleo de madera que les daba forma.346 Tiene 407 o 45 cm,4 y posee un cuerpo y vestido de estilo geométrico que anticipa ya el estilo dedálico.7 Walter Burkert señala en Greek religion que en Festos aparece relacionada con un rito de iniciación.

    Leto era la diosa principal de la Licia anatolia. Su santuario, el Letoon cerca de Janto, unía la confederación licia de ciudades-estado. La gente de Cos también reclamaba a Leto como suya.

    Una medida de una diosa Leto tan primordial puede reconocerse en su padre titán, cuyo nombre, «Ceo», lo vincula con la esfera del cielo de polo a polo; y su madre, cuyo nombre, «Febe», es precisamente el epíteto «pura» y «purificadora» de la luna llena.

    Nacimiento de Artemisa y Apolo[editar]
    Zeus había intentado violar a la hermana de Leto, Asteria, que se había escapado transformándose en codorniz, arrojándose al mar y convirtiéndose en la isla flotante Ortigia.8

    Hera persiguió a Leto y logró que nadie la acogiera salvo la isla Ortigia, que estaba desierta. Trató Hera de impedir el nacimiento prohibiendo a su hija Ilitía, diosa de los partos, que la atendiera. Cuando ya tenía Leto un retraso de 9 días, conmovieron sus dolores a los dioses, que hicieron que naciera primero Artemisa para ayudar a su madre en el alumbramiento de Apolo.

    La isla Ortigia quedó fijada al fondo con 4 columnas, y cambió su nombre por el de Delos, que significa brillante (por Apolo, dios de la luz). Pitón, hijo de Gea, persiguió a Leto para matarla, puesto que su destino era que moriría a causa del parto, pero no lo consiguió y cuatro días después de nacer, Apolo mató a la serpiente con sus flechas.

    Perseguidos por Hera, Leto, Artemisa y Apolo llegaron a un estanque, y cuando iba la madre a dar de beber a sus hijos, unos campesinos, instigados por Hera, removieron el agua y la enturbiaron con el barro. Zeus los castigó convirtiéndolos en ranas.

    Apolo y Artemisa fueron grandes protectores de su madre, y mataron al gigante Ticio por intentar violarla.

    También la defendieron de las burlas de Níobe, esposa de Anfión, con el que había tenido 7 hijos varones y 7 mujeres, y se burlaba de Leto por su escasa descendencia. Níobe fue castigada a ver morir por las flechas de Apolo y Artemisa a todos sus hijos salvo Cloris.

    Véase también[editar]
    Notas y referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 404; Apolodoro i.9; Diodoro Sículo v.67.1; prefacio de las Fábulas de Higino. Solo se nombra a Ceo en el Himno homérico a Apolo iii.61, el Canto de las procesiones en Delos de Píndaro, el fragmento 44a de Safo de Lesbos, el Himno a Delos de Calímaco 150, el Himno órfico 35, Ovidio en Las metamorfosis vi.186 y las Fábulasde Higino 140.
    2. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 918, Trabajos y días 770; Homero, Ilíada i.9 y xxi.495, Odisea vi.100 y xi.318; Himno homérico a Artemisa 27; Píndaro, Oda nemea 6 y 8, Canto de las procesiones en Delos; Esquilo, Euménides 323; Himno órfico 35; Himno a Artemisa e Himno a Delos de Calímaco; Apolodoro i.21 y iii.46; Pausanias viii.9.1 y viii.53.1; Higino, Fábulas 9 y 140.
    3. Saltar a:a b c «Dreros (Site)». Perseus Digital Library (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2009.
    4. Saltar a:a b c González Serrano, Pilar (2000). Historia Universal del Arte. Volumen 2: Grecia y Roma. Madrid: Espasa Calpe. p. 33. ISBN 8423961567.
    5. Volver arriba↑ Johnston, Alan (1996). Grecia emergente. Volumen I. Barcelona: Folio. p. 42. ISBN 8441302464.
    6. Saltar a:a b Troso, Cristina (2004). «Heraklion» y «Dreros», en Maggi, Stefano; Troso, Cristina (2006). Guías de arte y viajes: Los tesoros de Grecia. Madrid: Libsa. pp. 565, 579. ISBN 8466213368.
    7. Saltar a:a b c Boardman, John (2006). «Sources and Models» en Palagia, Olga, ed. (2006). Greek sculpture. Function, Materials, and Techniques in the Archaic and Classical Periods. Cambridge University Press. pp. 2-3. ISBN 0521772672.
    8. Volver arriba↑ «Ortigia» significa «isla de las codornices».
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 3 ago 2018 a las 23:10.
  8. es.wikipedia.org/wiki/Asclepio

    Asclepio


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para el género de plantas apocináceas, véase Asclepias.
    Para la culebra de Esculapio, véase Zamenis longissimus.
    [​IMG]
    Asclepio, Museo del Louvre

    En la mitología griega, Asclepio o Asclepios (en griego Ἀσκληπιός), Esculapio para los romanos, fue el dios de la medicina y la curación, venerado en Grecia en varios santuarios. El más importante era el de Epidauro en el Peloponeso donde se desarrolló una verdadera escuela de medicina. Se dice que la familia de Hipócratesdescendía de este dios. Sus atributos se representan con serpientes enrolladas en un bastón, piñas, coronas de laurel, una cabra o un perro. El más común es el de la serpiente, animal que, según los antiguos, vivía tanto sobre la tierra como en su interior. Asclepio tenía el don de la curación y conocía muy bien la vegetación y en particular las plantas medicinales. Según nota de Bernard Simonay en su novela "El Templo de Horus", este dios surge como recuerdo y veneración al sabio egipcio Imhotep, que vivió 2.000 años antes.1

    Su padre era Apolo y su madre Coronis o, en otras versiones, Arsínoe. Desde que era un niño fue educado por el centauro Quirón, que también educó a Aquiles, quien le enseñó todo lo referente a las artes curativas, especialmente lo relativo a plantas medicinales.

    Asclepio alcanzó tal habilidad que podía devolver la vida a los muertos. Zeus, temeroso de que el más allá quedase despoblado, lo mató con un rayo. Asclepio fue llevado a los cielos, convertido en deidad.

    Los miembros de la familia de Asclepio también ejercían funciones médicas, así, su mujer, Epíone, calmaba el dolor, su hija Higea era el símbolo de la prevención, su hija Panacea era el símbolo del tratamiento, su hijo Telesforo era el símbolo de la convalecencia y sus hijos Macaón y Podalirio eran dioses protectores de los cirujanos y los médicos.

    Índice
    Mitología[editar]
    Nacimiento[editar]
    [​IMG]
    Relieve votivo por la curación de una pierna, con la inscripción: "Tiqué[dedicó esto] a Asclepio y a Higía en señal de agradecimiento". Mármol, c. 100200. Hallado en 1828 en un santuario en las isla de Milos.
    Según la mitología griega, Asclepio era hijo de Apolo y de la mortal Coronis o Corónide. Antes de convertirse en dios fue un héroe de Tesalia (la región más grande de la antigua Grecia, limítrofe con la antigua Macedonia, Epiro y el mar Egeo al este). Existen varias versiones sobre el lugar y las circunstancias de su nacimiento. La más conocida es la que ha llegado a través de las narraciones del poeta griego Píndaro (siglo VI a. C.), donde narra los amores de Apolo con Corónide, hija del rey de Tesalia llamado Flegias. La unión de los amantes tuvo lugar en las orillas de la laguna Beobea, cerca de Laqueria, en Grecia. Apolo bajo la forma de un cisne dejó embarazada a Corónide y regresó a Delfos, dejándola bajo la vigilancia de un cuervo blanco o corneja. En este tiempo Corónide tuvo relaciones con el mortal Isquis, hijo de Élato (gobernador de la región del monte Cilene y conquistador de la Fócida, antigua región del centro de Grecia). La corneja voló hasta Apolo y le advirtió de los amoríos de Corónide. Apolo maldijo al animal condenándolo a llevar en adelante el color negro en lugar del blanco y mató a Corónide y antes de que la pira funeraria la incinerase, sacó de su vientre la criatura, que sería el futuro dios Asclepio. En otra versión se dice que fue Artemisa, la hermana de Apolo, quien ejecutó esta muerte.2

    Otra versión de los hechos cuenta que el rey Flegias de Tesalia viajó al Peloponeso en compañía de su hija, para comprobar las riquezas que se guardaban en aquella región y planear su robo. Durante el viaje, Apolo sedujo a Corónide, que dio a luz en secreto al pie de una montaña llamada Mirtio, en tierras de Epidauro. Corónide dejó abandonado al niño que fue alimentado por una de las cabras del rebaño del pastor Arestanas y cuidado por su perro. Cuando Arestanas se enteró quedó admirado al ver la aureola que rodeaba al niño y pensando que era cosa de dioses no se atrevió a tocarlo y dejó que el destino se ocupara de su suerte.

    En otra versión, la madre de Asclepio no era Corónide sino Arsínoe, hija de Leucipo.3

    Educación[editar]
    [​IMG]
    Escultura del siglo II a. C. perteneciente a Asclepio, el dios de la medicina, hallada en la colonia griega de Emporion, Gerona.4
    Apolo confió el pequeño al centauro Quirón en el monte Pelión (lugar donde vivían los centauros y que envuelve el gran golfo de Volos, al sureste de Tesalia). El centauro lo instruyó en las artes de la medicina y de la caza. Intervinieron en su educación Apolo y Atenea. Esta última le entregó dos redomas llenas de sangre de la Gorgona. En una la sangre estaba envenenada y en la otra tenía propiedades para resucitar a los muertos. El joven Asclepio se mostró siempre muy habilidoso y dispuesto y llegó a dominar el arte de la resurrección. Devolvió la vida a un gran número de personas importantes entre las que se encuentra Hipólito hijo de Teseo (el héroe del Ática cuyas principales hazañas tuvieron lugar en el Peloponeso). Practicó la medicina con gran éxito por lo que le levantaron santuarios en diversos puntos de Grecia.

    Muerte[editar]
    El poder de resucitar a los muertos fue el motivo que indujo al dios Zeus para terminar con la vida de Asclepio. El dios Zeus no estaba muy conforme con la resurrección de los mortales pues temía que se complicase el orden del mundo. Cuando Asclepio resucitó a Hipólito en Trecén(Grecia), Zeus se enfadó muchísimo y mató a Asclepio con un rayo. Hipólito era hijo de Teseo y de una amazona. Teseo se casó después con Fedra, que odiaba a Hipólito y que incitó a su marido a que le diese muerte, dejando así el campo libre a sus futuros hijos que podrían heredar el reino. Pero Asclepio lo resucitó y Artemisa se lo llevó (a Hipólito) al santuario de Aricia en Italia. Apolo por su parte se irritó por la muerte de su hijo y en venganza mató a los cíclopes que habían fabricado el rayo asesino. Asclepio ascendió a los cielos y se convirtió en la constelación de Serpentario u Ofiuco.

    Familia[editar]
    En la Ilíada ya se citan dos hijos de Asclepio: Podalirio y Macaón, ambos médicos, pretendientes de Helena y que participan en la Guerra de Troya. En leyendas posteriores se habla de su esposa Epione y de sus hijas Yaso (la curación, con santuario en Oropo), Higía (la salud, sin historia propia, sólo en el séquito de su padre), Panacea (la curación universal gracias a las plantas), Egle (brillo sanador) y Aceso (sanar).

    Medicina de Asclepio[editar]
    [​IMG]
    Santuario y sanatorio de Pritaneión, dedicado a Asclepio
    [​IMG]
    Vara de Asclepio, con la característica serpiente
    En la Grecia clásica convivían la medicina religiosa y la secular. La medicina en los templos de Asclepio venía de una larga tradición mítica. Como ejemplo de deidades sanadoras podemos citar a Melampo, que curó a las mujeres locas de Argos. Para ello utilizó eléboro negro (con propiedades de narcosis, diuresis y catarsis). Anfiarao, sucesor de Melampo fue venerado como un héroe sanador y poseía un oráculo en el que se practicaba la incubatio. Trofonio ejercía sus poderes sanadores en cuevas mediante serpientes y Orfeo utilizaba la música y la poesía para influir en el alma.

    Casi todos los dioses, semidioses y héroes tenían algún poder o influencia sobre la salud. De este modo, Hera, diosa del hogar, era la patrona de las parturientas. Atenea, diosa de la sabiduría, era la patrona de la vista. Quirón era el patrón de la salud y fue maestro de Apuleyo, Melampo, Aquiles y Asclepio. De todas ellas la principal deidad sanadora fue Apolo.

    Los templos de la salud aparecen alrededor del s.VI a. C. El culto a Asclepio tuvo una rápida extensión llegando incluso hasta Egipto, donde fue identificado con Imhotep y Serapis (dioses de la medicina egipcia). Los santuarios más importantes fueron el de Epidauro, el de Tricca (para algunos autores el Asclepion más antiguo conocido), Lebén y Cos. En el año 295 a. C. aparece en Roma el primer templo dedicado a Esculapio (nombre romano de Asclepio). La fama de estos templos fue tal que durante el cristianismo, al principio, fue compartido el culto a Cristo con el culto a Asclepio.

    Cada templo era un conglomerado de edificios e instalaciones cuyo tamaño y opulencia dependía de la su riqueza e importancia. La estructura predominante era:

    • un templo principal, donde se encontraba la estatua del dios;
    • un tholos, donde se encontraba un estanque o manantial;
    • el abaton, sala en la que dormían los enfermos para que se produjese la curación.
    Además podían tener teatro, estadio, gimnasio y posadas.

    A los templos podían acudir tanto ricos como pobres. Fueron como una especie de santuarios o balnearios medicinales.

    En la península Ibérica se han encontrado restos de antiguos templos de Asclepio en Ampurias (siglo IV a.C.), en la Almoina(siglo II a.C.).

    Santuarios de Asclepio[editar]
    Artículo principal: Asclepeion
    Epidauro[editar]
    Artículo principal: Asclepeion de Epidauro
    [​IMG]
    Estatua de Asclepio, Glypotek, Copenague
    Las ruinas arqueológicas del Santuario de Asclepio en Epidauro se encuentran en un pequeño valle, cerca de las ruinas del teatro del siglo II a. C. Este santuario llegó a ser el centro terapéutico más grande de la antigüedad y se desarrolló una verdadera escuela de medicina donde practicaban los asclepíadas o sucesores de Asclepio. El más famoso de estos médicos fue Hipócrates de quien se decía ser descendiente directo del dios.

    Se desconoce el origen del culto en este lugar. Las instalaciones más antiguas del recinto datan del siglo VI a. C. Se sabe que en el siglo V a. C. la fama del santuario sobrepasa los límites de la región de Epidauro, sobre todo después de la peste que azotó Atenas y cuando por este motivo se fundó en el 419 a. C. el Asclepeion al pie de la colina de la Acrópolis. El auge del culto está entre los años 370 y 250 a. C. En estos años Epidauro resulta ser un lugar de peregrinación que se llena de edificios suntuosos. En el curso del siglo II después de Cristo hay una gran expansión arquitectónica gracias a la generosidad del senador romano Antonino. Este desarrollo continuó vigente hasta el 426 en que el emperador Teodosio II lo mandó clausurar junto con los demás santuarios paganos.

    El conjunto de edificios del santuario comprendía salas de ejercicios físicos y estancias especiales para los enfermos. Estos pasaban primero por ritos solemnes de purificación y después eran conducidos a un edificio especial llamado enkoimeterion (o pórtico de incubación) donde se le aparecía el dios durante el sueño y le indicaba el tratamiento a seguir. Se daban muchas curaciones pero sobre todo en los enfermos psicosomáticos los resultados eran impresionantes y favorables. El tratamiento no era gratuito pero las donaciones eran asequibles.

    Desde el siglo V a. C. tenía lugar en Epidauro una fiesta llamada Asclepieia que se celebraba cada cuatro años y que consistía en representaciones teatrales, juegos atléticos y música. En este santuario (lo mismo que en el de Delos) estaba prohibido nacer y morir.

    A finales del siglo XIX comenzaron los trabajos de excavación del yacimiento de este santuario. Continuaron en el año 1948al frente de J. Papadimitriou y finalmente se retomó la búsqueda en 1974.

    Trica[editar]
    Algunos autores consideran al de Trica como el más antiguo de todos los santuarios.

    Lebén[editar]
    Manantial de aguas termales donde se construyó el más afamado de los santuarios de Asclepios en Creta.

    Cos[editar]
    Artículo principal: Asclepeion de Cos
    Era uno de los santuarios más importantes.

    Otros santuarios[editar]
    Otros santuarios se hallan en Atenas, Delfos (culto durante el siglo V a. C.), Pérgamo, Esmirna, Cirene y Mesene.

    En la provincia catalana de Gerona encontramos un importante templo dedicado a Asclepio en la Neápolis (ciudad nueva, segundo asentamiento griego) de Ampurias (Emporion, Εμποριον, Emporiae que significa Mercado-Comercio). La importancia de éste templo recae en la situación geográfica de Ampurias (Municipio de La Escala,Costa Brava Norte), bajo el Cabo de Creus, donde la escarpada costa y los vientos a menudo mantenían a los marineros largo tiempo en la mar, agotados. Así pues, los colonos griegos de Iberia hacían su primera parada en esta ciudad para guarecerse en el santuario.

    Prácticas[editar]
    [​IMG]
    Antiguo relieve votivo griego. Representa a Asclepio sentado sobre un ónfalos, entre su esposa Epione y un hombre vestido con un himatión. Se conserva en el Nuevo Museo de la Acrópolis de Atenas. C. 400 a. C.
    En honor de Asclepio, se utiliza a menudo un determinado tipo de serpiente no venenosa en los rituales de curación y estas serpientes -las Serpientes Esculapias - se arrastraban libremente por el suelo de los dormitorios, donde los enfermos y heridos dormían. Estas serpientes se introducían en la fundación de cada nuevo templo de Asclepio en todo el mundo clásico. Desde aproximadamente el 300 aC en adelante, el culto de Esculapio se hizo muy popular y los peregrinos acudían en masa a sus templos de curación (Asclepieia) para ser curados de sus males. La purificación ritual sería seguida por ofrendas o sacrificios al dios (de acuerdo con los medios), y el suplicante entonces pasar la noche en la parte más sagrada del santuario - el Abaton (o adyton). Se informaban de todos los sueños o visiones a un sacerdote quien prescribía el tratamiento adecuado por un proceso de interpretación.5 En algunos templos de curación también se utilizan perros sagrados para lamer las heridas de los enfermos peticionarios.6

    El originario Juramento Hipocrático se iniciaba con la invocación: "Juro por Apolo Médico y Esculapio y por Higía y por Panacea y por todos los dioses ..."6

    Algunos movimientos religiosos posteriores reclamaron su relación con Asclepio. En el siglo segundo AC el polémico hacedor de milagros, Alejandro de Abonuteicos afirmó que su dios Glycon, una serpiente con una "cabeza de lino"7 era una encarnación de Asclepio. Luciano de Samosata, el retórico y satírico en lengua griega, produjo la obra Alejandro, el Falso Profeta para denunciar lo que el consideraba a un estafador para que lo conocieran las generaciones futuras. Describe a Alejandro como de carácter "integrado por la mentira, el engaño, perjurio, y la malicia, [era] superficial, audaz, atrevido, diligente en la ejecución de sus planes, verosímil, convincente, enmascarando como bueno y que vestía con un aspecto absolutamente opuesto a su propósito ".7 Justino Mártir, un defensor filosófico del cristianismo, que escribió alrededor del año 160 DC, afirmó que el mito de Asclepio presagiaba, más que servía, como fuente para las reivindicaciones de los poderes curativos de Jesús.8

    El género botánico Asclepias (comúnmente conocida como asclepia o algodoncillo) lleva su nombre, e incluye la planta medicinal Asclepias tuberosa o "raíz pleurésica".

    Esculapio[editar]
    [​IMG]
    John William Waterhouse: Un niño enfermo traído al templo de Esculapio (A Sick Child brought into the Temple of Aesculapius, 1877).
    Antes de adoptar al dios griego Asclepio (al que llamaron Esculapio) los romanos veneraban desde el 435 a. C. a Apolo como protector de la salud. Su templo estaba situado al sur del Campo de Marte, fuera del pomerium (trazado del límite sagrado de la ciudad de Roma). En el año 431 a. C. hubo también una epidemia de peste por lo que se consultaron los libros de la Sibilaque el rey Lucio Tarquinio el Soberbio había dejado en el Capitolio. Las profecías aconsejaron edificar un templo a Apolo Medicus Purificador en el Campo de Marte, terreno situado entre la ciudad y el río. El templo tenía que ser elevado fuera de las murallas de la ciudad porque el dios Apolo era extranjero y así lo dictaban las leyes. Este santuario de Apolo Medicus fue muy famoso y se hacen de él continuas menciones en la historia de Roma. Se guardaban en el templo numerosas obras de arte traídas de Grecia. En la actualidad sólo queda el basamento de 4 metros de altura, debajo de la iglesia moderna de Santa María in Campitelli.

    Para los romanos, Asclepio se transformó en el dios Esculapio. Fue importado en el siglo III a. C. desde Epidauro, a raíz de otra epidemia de peste que hubo en el año 293 a. C. En el año 281 a. C. se levantó su santuario en la isla Tiberina. Esta isla, situada en el río Tíber, desde la antigüedad estuvo asociada con el arte de la curación. En la época actual se conserva en ella un famoso hospital del siglo XVI.

    Los templos edificados por los romanos para venerar a Esculapio tenían unas dependencias muy importantes que eran los gimnasios y los baños.

    Véase también[editar]
    Referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ Manuel B. Cossío, José Pijoán, Jean Roger Rivière. Summa Artis, historia general del arte (en español). Publicado por Espasa-Calpe, 1931; pág 69. Procedente de la Universidad de Míchigan. Digitalizado el 25 Ene 2007
    2. Volver arriba↑ Pausanias II,26,6.
    3. Volver arriba↑ Pausanias II,26,7.
    4. Volver arriba↑ Álvarez Rey, L.; Aróstegui Sánchez, J.; García Sebastián, M.; Gatell Arimont, C.; Palafox Gamir, J.; Risques Corbella, M. (2013). Historia de España. España: Vicens Vives. Las raíces históricas de España. ISBN 9788431692582.
    5. Volver arriba↑ Sigerist. Chapter 3, Religious medicine: Asclepius and his cult, p. 63ff.
    6. Saltar a:a b Farnell, Chapter 10, "The Cult of Asklepios" (pp.234-279)
    7. Saltar a:a b Lucian, Alexander the False Prophet (trans A.M. Harmon) (Cambridge: Loeb Classical Library, 1936), Lucian, vol IV. Accessible online at http://www.tertullian.org/rpearse/lucian/lucian_alexander.htm
    8. Volver arriba↑ CCEL.org Dialogue of Justin and Trypho (the Jew) (69-70)
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    • Higino: Astronomía poética (Astronomica).
      • 14: Serpentario.
      • 15: Saeta.
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 5 nov 2018 a las 02:41.
  9. es.wikipedia.org/wiki/Coronis

    Coronis


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para el asteroide, véase (158) Coronis.
    [​IMG]
    Domenico Zampieri: Apolo flecha a Coronis (Apollo trafigge Coronide, 1616 - 1618). Villa Aldobrandini.
    En la mitología griega, Coronis o Corónide es una muchacha de Larisa amante del dios Apolo; se trata de la madre de Asclepio. Es la hija de Flegias, rey de los lapitas.

    Coronis es infiel a Apolo con un joven tesalio. Según las obras de Hesíodo, Píndaro, Calímaco, Pausanias y el Pseudo-Apolodoro, el joven se llama Isquis, hijo de Élato; Antonino Liberal lo llama Alcioneo.

    El dios Apolo es avisado del asunto por un cuervo, animal de plumaje blanco hasta entonces, pero castigado por su indiscreción por Apolo, quien lo vuelve totalmente negro y portador de malos agüeros. Esta metamorfosis es narrada tanto por Calímaco como por Hesíodo.

    Asclepio es el fruto del amor entre Apolo y la joven, que muere estando embarazada atravesada por una flecha del celoso dios, extrayendo a Asclepio de su vientre y entregándolo al centauro Quirón para su crianza.12

    Según una versión alternativa, fue la diosa Artemisa quien la mató y posteriormente el dios Hermes sacó a su hijo de entre las llamas de su pira funeraria.3

    Referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ El cuervo en Las metamorfosis, de Ovidio: Libro II, 533 - 541. Texto español en Wikisource.
    2. Volver arriba↑ Higino: Fábulas (Fabulae).
    3. Volver arriba↑ Pausanias, Descripción de Grecia II,26,6.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 28 abr 2017 a las 18:14.
  10. /es.wikipedia.org/wiki/Dioniso

    Dioniso


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para el género de plantas de la familia de las primuláceas, véase Dionysia.
    «Baco» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Baco (desambiguación).
    [​IMG]
    Dioniso, Museo del Louvre
    [​IMG]
    Las ménades, compañeras de Dioniso
    [​IMG]
    Dioniso, escultura en mármol, siglo II a. C. Museo del Louvre
    En la mitología griega, Dioniso (en griego: Διόνυσος, transl.: Dionysos) es uno de los considerados dioses olímpicos, es el dios de la vendimia y el vino. Hijo de Zeus y Sémele. nieto de Harmonía y bisnieto de Afrodita, si bien otras versiones afirmaban que era hijo de Zeus y Perséfone.

    Dioniso era inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega. Aunque los orígenes geográficos de su culto son desconocidos, casi todas las tragedias lo presentan como «extranjero».1

    Es el dios patrón de la agricultura y el teatro. También es conocido como el ‘Libertador’ (Eleuterio), liberando a uno de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino.2 La misión divina de Dioniso era mezclar la música del aulós y dar final al cuidado y la preocupación.3 Los investigadores han discutido la relación de Dioniso con el «culto de las almas» y su capacidad para presidir la comunicación entre los vivos y los muertos.4

    El nombre Dionysos es de significado incierto. Su elemento -nysos bien puede ser de origen extraheleno, pero dio- ha sido relacionado desde antiguo con Zeus(genitivo Dios). Para los autores griegos, Nisa era una ninfa que lo crio, o la montaña donde era atendido por varias ninfas (las Nisíades), que lo alimentaron y lo hicieron inmortal por orden de Hermes.5

    El séquito de Dioniso era llamado el tíaso, y estaba formado principalmente por las ménades (sus compañeras de orgía).

    Otro mito dionisíaco aparece en el credo del orfismo, donde los antiguos Titanesmatan al pequeño dios Dioniso, hijo de Zeus y Perséfone, luego de atraerlo con brillantes juguetes hacia una trampa, después es descuartizado, cocido y devorado. Entonces, Zeus castiga y fulmina con su rayo a los Titanes (pero como el corazón de Dioniso no fue devorado, del corazón resucita el hijo de Zeus). De las cenizas de los Titanes y la tierra surgen los seres humanos, que poseen un componente titánico y otro dionísíaco, al nacer con algo de la antigua culpa de la muerte del dios Dioniso, por lo que deben purificarse al evitar el derramamiento de sangre de hombres y animales, de este modo, al final de la existencia, su alma es liberada del cuerpo (casi tumba y cárcel), para reintegrarse al mundo divino de donde procede.6

    Posteriormente fue conocido por los romanos como Baco 7 y el frenesí que inducía, bakcheia.

    Índice
    Adoración[editar]
    Dioniso es un dios de ritos religiosos mistéricos, como los de Deméter y Perséfoneen la ciudad de Eleusis, próxima a Atenas. Dioniso lleva el basjaris o piel de zorro, simbolizando la viña y la fauna. Sus propios ritos, los Misterios dionisíacos y los Misterios eleusinos, eran los más conocidos por todos. Muchos investigadores creen que Dioniso es un sincretismo de una deidad griega local de la naturaleza y un dios más poderoso de Tracia o Frigia, como Sabacio.

    Heródoto sabía que el culto a Dioniso llegó más tarde a los griegos que el resto, pues comenta:

    así es, la historia griega cuenta que tan pronto nació Dioniso, Zeus lo llevó a Nisa, en Etiopía, allende Egipto, y como con Pan, los griegos no saben qué fue de él tras su nacimiento. Resulta por tanto claro para mí que los griegos aprendieron los nombres de estos dos dioses más tarde que los nombres de todos los otros, y sitúan el nacimiento de ambos en el momento en que los conocieron.8

    Muchos griegos estaban seguros de que el culto a Dioniso había llegado a Grecia desde Anatolia, pero sus nociones sobre si Nisa estaba situada en Anatolia, en Libia («lejos al oeste junto al gran océano»), Etiopía (Heródoto) o Arabia (Diodoro Sículo) son lo suficientemente variables como para sugerir que se pretendía un lejano país mágico, quizás llamado Nysa, para explicar el ilegible nombre del dios: ‘dios de Nisa’. Apolodoro parece seguir a Ferécides, quien cuenta cómo el infante Dioniso, dios de la parra, fue criado por las ninfas de la lluvia, las Híades, en Nisa. Sin embargo, el nombre que los hititasanatolios se daban a sí mismos en su propia lengua (nesili) era Nesi. La influencia hitita en la cultura griega antigua casi nunca es apreciada.

    Las anteriores contradicciones sugieren a algunos que no se está tratando con la memoria histórica de un culto extranjero sino con un dios inherentemente extranjero. Y de hecho, el nombre de Dioniso aparece en las tablillas en idioma micénicocomo DI-WO-NI-SO-JO,9 y Károly Kerényi10 lo localiza en la Creta minoica, donde su nombre minoico es desconocido pero su característica presencia resulta reconocible. Claramente, Dioniso había estado con los griegos y sus predecesores mucho tiempo, y aun así retuvo –en parte– el recuerdo de su procedencia extranjera.

    El toro, la serpiente, la hiedra y el vino son los signos de la característica atmósfera dionisíaca, y Dioniso está estrechamente asociado con los sátiros, centauros y silenos. A menudo aparece montando un leopardo, llevando una piel de leopardo o en un carro tirado por panteras, y también puede ser reconocido por el tirso que lleva. Además de la parra y su alter ego salvaje estéril, la hiedra venenosa, ambas a él consagradas, la higuera también era un símbolo suyo. La piña que coronaba su tirso le relacionaba con Cibeles, y la granada con Deméter. En Atenas se celebraban en su honor las Dionisias y las Leneas. Los iniciados lo adoraban en los misterios dionisíacos, que eran parecidos y estaban relacionados con los misterios órficos, y pueden haber influido sobre el gnosticismo.[cita requerida] Se decía que Orfeo había inventado los misterios de Dioniso.11

    Culto tardío en Roma[editar]
    El culto a Dioniso tuvo influencia mas tarde en Roma, entre los siglos II y III a. C., introducido desde la Magna Grecia (los pueblos griegos del sur de Italia), y a través de la Etruria, influida por Grecia. Los romanos rindieron culto a su equivalente romano, Baco, su nombre deriva de bacanal. Las bacanales eran fiestas que se celebraban en secreto y con la sola participación de mujeres en la arboleda de Simila, cerca del monte Aventino el 16 y 17 de marzo. Posteriormente, se extendió la participación en los ritos a los hombres y las celebraciones tenían lugar cinco veces al mes. La notoriedad de estas fiestas, donde se suponía que se planeaban conspiraciones políticas, provocó en 186 a. C. un decreto del Senado —el llamado Senatus consultum de Bacchanalibus, inscrito en una tablilla de bronce descubierta en Calabria (1640) y actualmente en Viena— por el que las bacanales fueron prohibidas en toda Italia, bajo sospecha de que eran realizadas para tramar crímenes. Prohibidas hasta cierto punto, en ciertas ocasiones especiales debían ser aprobadas por el Senado. Pese al severo castigo infligido a quienes se sorprendía violando este decreto, las bacanales no fueron sofocadas, especialmente en el sur de Italia, durante mucho tiempo.

    Dioniso se equipara también con Liber (también Liber Pater). Liber (‘el libre’) era un dios de la fertilidad y el crecimiento, casado con Libera. Su fiesta era la Liberalia, celebrada el 17 de marzo, pero en algunos mitos también se celebraba el 5 de marzo.

    Epítetos[editar]
    • Acratoforo, epíteto con el que era designado como dador del vino sin mezclar, y bajo el que se le adoraba en Figaleya(Arcadia).1213
    • Acroreites, bajo el que era adorado en Sición.14
    • Adoneo (Adoneus, ‘gobernante’), epíteto latino que recibía como Baco.15
    • Bromio (‘atronador’ o ‘el que brama’).
    • Dendrites (Δενδρίτης Dendrítês, ‘el de los árboles’), como poderoso dios de la fertilidad.
    • Dimorfo (Δίμορφoς), por el hecho que podía mostrarse como bello o como terrible de acuerdo a las circunstancias.
    • Ditirambo (‘el de la doble puerta’) se usa a veces para referirse a él en las solemnes canciones cantadas en los festivales, y hace referencia a su prematuro nacimiento.
    • Egóbolo (‘matador de cabras’), nombre bajo el que fue adorado en Potnias (Beocia).16
    • Eleuterio (Ελευθερευς, ‘el libertador’), también aplicado a Eros.
    • Eneo, como dios de la prensa de vino.
    • Enorches (‘con bolas’17 o quizá ‘en los testículos’, en alusión a Zeus cosiendo al infante Dioniso en su muslo),18 otra forma relacionada con la fertilidad en Samos y Lesbos.
    • Esimnetes (‘gobernante’ o ‘señor’), nombre bajo el que fue adorado en Aroe y Patras (Acaya).
    • Evio, un epíteto que se usa prominentemente en la obra de Eurípides, Las bacantes.
    • Faleno (Φαλλην, ‘del falo’), garante de la fecundidad.
    • Floios (Φλοῖος, ‘corteza’), como espíritu de ésta.
    • Hierofante, sacerdote del culto.
    • Licnite (‘el del bieldo’) le hacía un dios de la fertilidad relacionado con las religiones mistéricas. El bieldo era un instrumento similar a una pala que se usaba para aventar, es decir separar la paja del grano.
    • Lieo (‘el que desata’), como un dios de la relajación y la liberación de las preocupaciones.
    • Omadio (Ὠμάδιος, ‘que come la carne cruda’), sobrenombre de Baco en Quíos.
    • Sukites (Συκίτης), protector de las higueras.
    • Yaco (Ιακχος) le relaciona con los misterios eleusinos, donde era conocido como hijo de Zeus y Deméter. El nombre puede proceder de ιακχος (iakchos), un himno cantado en honor de Dioniso.
    En el panteón griego, Dioniso absorbe junto con Zeus el papel de Sabacio, una deidad tracia/frigia a la que se sacrificaba cerámica rota (probablemente para evitar que otra se rompiese en el fuego). En el panteón romano, Sabacio pasó a ser un nombre alternativo de Baco.19

    Mitología[editar]
    Nacimiento[editar]
    [​IMG]
    Procesión dionisíaca en un sarcófago de mármol, posiblemente indicativa de que el difunto estuvo iniciado en los misterios.
    [​IMG]
    Baco de Aldaya, escultura hispanorromana del siglo II (M.A.N.)
    Dioniso tuvo un nacimiento inusual y prematuro que evoca la dificultad de encajarlo en el panteón olímpico. Su madre fue una mujer mortal, llamada Sémele, hija del rey Cadmo de Tebas, y su padre Zeus, el rey de los dioses. La esposa de Zeus, Hera, diosa celosa y vanidosa, descubrió la aventura de su marido cuando Sémele estaba encinta. Con el aspecto de una anciana (en otras versiones de una nodriza), Hera se apareció a Sémele, quien le confió que Zeus era el auténtico padre del hijo que llevaba en el vientre. Hera fingió no creerlo, y sembró las semillas de la duda en la mente de Sémele, quien, curiosa, pidió a Zeus que se revelara en toda su gloria como prueba de su divinidad. Aunque Zeus le rogó que no le pidiese eso, ella insistió y él terminó accediendo. Entonces Zeus se presentó ante ella con sus truenos, vientos y rayos, y Sémele pereció carbonizada. Zeus logró rescatar al embrionario Dioniso plantándolo en su muslo. Unos meses después, Dioniso nació en el monte Pramnos de la isla Icaria, a donde Zeus fue para liberarlo ya crecido de su muslo. En esta versión, Dioniso tuvo dos «madres» (Sémele y Zeus) antes de nacer, de donde procede el epíteto dimētōr (‘de dos madres’), relacionado con su doble nacimiento.

    En otra versión, Dioniso era el hijo de Zeus y Perséfone, la reina del Inframundo. La celosa Hera intentó de nuevo matar al niño, enviando esta vez a los Titanes a descuartizarlo tras engañarlo con juguetes. Zeus hizo huir a los Titanes con sus rayos, pero éstos ya se habían comido todo salvo el corazón, que fue salvado, según las fuentes, por Atenea, Rea o Deméter. Zeus usó el corazón para recrearlo en el vientre de Sémele, de donde de nuevo fue ‘el nacido dos veces’. Otras versiones afirman que Zeus dio a comer el corazón a Sémele para preñarla.

    El renacimiento es el principal motivo de adoración en las religiones mistéricas, pues su muerte y resurrección eran sucesos de reverencia mística. Este relato se usó en muchos cultos griegos y romanos. Variantes del mismo se encuentran en la obra de Calímaco y Nono, quien sustituyen a Dioniso por otro dios conocido como Zagreo, y también en varios poemas fragmentarios atribuidos a Orfeo.[cita requerida]

    Infancia y juventud[editar]
    [​IMG]
    Teatro de Dioniso, Atenas
    El mito cuenta que Zeus tomó al infante Dioniso y lo puso a cargo de Hermes. Una versión de la historia es que éste dio el niño al rey Atamante y su esposa Ino, tía de Dioniso. Hermes pidió a la pareja que criase al recién nacido como a una niña, para esconderlo de la ira de la diosa Hera.20 Otra versión es que Dioniso fue puesto bajo la tutela de las ninfas de la lluvia de Nisa, que lo criaron y que, por esos cuidados, fueron recompensadas por Zeus, que las puso en el firmamento como la constelación de las Híades.2122

    Cuando Dioniso creció, descubrió la cultura del vino y la forma de extraer su precioso jugo, pero Hera hizo que se volviese loco y le hizo vagar por diversas partes de la tierra. En Frigia, Cibeles, más conocida por los griegos como Rea, le curó y le enseñó sus ritos religiosos, y así emprendió Dioniso su recorrido por Asia Menor, durante el que enseñaría a la gente el cultivo de la vid. Volvió triunfante y emprendió la introducción de su culto en Grecia, pero se le opusieron algunos príncipes y regentes que temían los desórdenes que acarreaba ese culto (véanse los apartados sobre Penteo y Licurgo).

    Como hombre joven, Dioniso era excepcionalmente atractivo. Una vez, sentado junto a la orilla del mar, fue visto por unos marinos, que creyeron que era un príncipe. Intentaron secuestrarlo y llevarlo lejos para venderlo como esclavo o pedir un rescate. Probaron a atarlo con cuerdas, pero ninguna podía sujetarlo. Dioniso se convirtió en un fiero león e imita el sonido de muchas flautas, y mató a todos los que entraron en contacto con él. Los que saltaron por la borda fueron transformados en delfines. El único superviviente fue Acetes, el timonel, que, habiendo reconocido al semidios, había intentado detener a los otros marinos desde el principio.23 En una versión parecida, Dioniso deseaba navegar desde Icaria hasta la isla de Naxos, así que alquiló un barco pirata tirrenio. Pero cuando el dios estuvo a bordo, no navegaron hacia Naxos sino hacia Asia Menor, con la intención de venderlo como esclavo. Al saberlo, Dioniso transformó el mástil y los remos en serpientes, y llenó la nave de hiedra y del sonido de flautas, de forma que los marinos enloquecieron y saltaron al mar, donde fueron transformados en delfines.

    Otras historias[editar]
    Midas[editar]
    Véase también el apartado titulado "El mito" del artículo dedicado al rey Midas.

    Una vez, Dioniso halló que quien había sido su profesor y padre adoptivo, Sileno, había desaparecido. El anciano había estado bebiendo, se había marchado ebrio y se había encontrado con unos campesinos, que lo habían llevado ante el rey, Midas (alternativamente, Sileno se había metido en la rosaleda del rey).

    Midas reconoció a Sileno, lo trató hospitalariamente y lo entretuvo durante diez días y diez noches educadamente, mientras Sileno divertía al rey y a sus amigos con historias y canciones. Al undécimo día, Midas llevó a Sileno de vuelta con Dioniso. Éste ofreció a Midas que eligiera la recompensa que deseara, y el rey pidió que todo lo que tocase se transformara en oro. Dioniso accedió, aunque lamentó que no hubiese hecho una elección mejor. Midas se regocijó en su nuevo poder, que se apresuró en poner a prueba: tocó y convirtió en oro una rama de roble y una piedra. Deleitado, tan pronto como llegó a casa ordenó a los sirvientes que dispusieran un festín en la mesa. Entonces halló que su pan, su carne, su hija y su vino se convertían en oro.

    Enfadado, Midas se esforzó en desprenderse de su poder, pues odiaba el don que había codiciado. Rezó a Dioniso, rogando ser librado de su hambre. Dioniso le oyó y consintió, diciendo a Midas que se bañase en el río Pactolo. Midas así lo hizo, y cuando tocó las aguas el poder pasó a éstas, y las arenas del río se convirtieron en oro.24

    Penteo[editar]
    Artículo principal: Penteo
    [​IMG]
    Dioniso y Acné. Mosaico en Chipre
    Eurípides escribió una narración sobre la naturaleza destructiva de Dioniso en su obra Las bacantes. Dado que Eurípides escribió esta obra en la corte del rey Arquelao de Macedonia, algunos investigadores creen que el culto a Dioniso era visto como maligno en esta ciudad pero benigno en Atenas. En la obra, Dioniso vuelve a su lugar de nacimiento, Tebas, gobernado por su primo, Penteo. Dioniso quería vengarse de las mujeres de Tebas, sus tías Ágave, Ino y Autónoe y su primo, el rey Penteo, por negar su divinidad y por tanto no permitir su culto. Penteo fue vuelto loco lentamente por el convincente Dioniso, y atraído a los bosques del monte Citerónpara ver a las Ménades, las adoradoras de Dioniso que a menudo experimentaban el éxtasis dionisiaco. Cuando las mujeres vieron a Penteo, lo descuartizaron como habían hecho antes en la obra con una manada de ganado. Brutalmente, su cabeza fue cortada por Ágave.

    Licurgo[editar]
    Artículo principal: Licurgo (Tracia)
    Cuando el rey Licurgo de Tracia oyó que Dioniso estaba en su reino, envió a prisión a todas sus seguidoras. El semidios huyó y se refugió con Tetis.25 Envió después una sequía que hizo que la gente se sublevara. Entonces volvió loco a Licurgo, y éste descuartizó a su propio hijo con un hacha creyendo que era un brote de hiedra, planta consagrada a Dioniso. Un oráculoafirmó entonces que la tierra permanecería seca y baldía mientras Licurgo siguiera vivo, así que su pueblo lo mató y lo descuartizó. Con Licurgo muerto, Dioniso levantó la maldición.

    Prosimno[editar]
    Artículo principal: Prosimno
    Una historia conocida es la de su descenso al Hades o el inframundo para rescatar a su madre Sémele, a la que colocaría después en el firmamento estrellado.2126 Dioniso hizo el descenso desde un pozo del que se decía que no tenía fondo, ubicado en la costa de la Argólide, cerca del yacimiento prehistórico de Lerna. Fue guiado por el luchador Prosimno o Polimno, quien pidió como recompensa ser su amante. Al morir Prosimno antes de que pudiese acceder a su petición Dioniso, éste, en agradecimiento a la sombra de quien le había ayudado, tomó una rama de olivo, le dio forma de falo y la clavó en la tumba.27

    Esta historia se narra completa sólo en fuentes cristianas (cuya intención era desacreditar la mitología pagana). Parece haber servido como explicación de los objetos secretos que eran revelados en los cultos y misterios dionisíacos.28

    Ámpelo[editar]
    Artículo principal: Ámpelo
    Según Nono de Panópolis, se hablaba de Ámpelo, un sátiro que murió en un accidente al montar un toro enloquecido por la picadura del tábano de Ate. Las Moiras concedieron a Ámpelo una segunda vida como parra, y de ella prensó Dioniso el primer vino.29

    Mitos menos conocidos[editar]
    [​IMG]
    Dioniso y Ariadna, de Sebastiano Ricci.
    Cuando Hefesto apresó a Hera en un trono de oro mágico, Dioniso lo emborrachó y lo llevó de vuelta al Olimpo, donde finalmente accedió a liberar a Hera.

    Cuando Hestia, diosa del hogar, decidió dejar el Concejo de los Doce y atender el fuego de las casas de las familias, Zeus eligió a Dioniso para ocupar su lugar en el Olimpo como dios inmortal del vino, el jolgorio y las fiestas.

    Aristófanes inventa en su comedia Las ranas un tercer descenso de Dioniso al Hades. Dioniso, patrón del festival dramático ateniense, la Dionysia, quería devolver a la vida a uno de los grandes dramaturgos. Tras un concurso, entre Esquilo y Eurípides, elige al primero.

    Cuando Teseo abandonó a Ariadna durmiendo en Naxos, Dioniso la encontró y se casó con ella. Tuvieron un hijo llamado Enopión, que se suicidó o murió a manos de Perseo. En algunas versiones, su corona era puesta en el cielo como la constelaciónCorona.21 En otras, Dioniso descendía al Hades para recobrarla y devolverla a los dioses del Olimpo.

    Calírroe era una mujer calidonia que desdeñó a un sacerdote de Dioniso que amenazó con provocar la locura a todas las mujeres del país.30 Al sacerdote se le mandó sacrificar a Calírroe, pero él, en lugar de obedecer, se suicidó. Calírroe se arrojó a un pozo (o se cortó el cuello junto a una fuente) que más tarde recibiría su nombre.

    Consortes y descendencia[editar]
    En la mitología grecoegipcia tardía[editar]
    Según Heródoto,31 Valerio Mersalla Corvino 32 y Plutarco, en su tratado sobre Isis y Osiris, Dioniso era el mismo Osiris. También fue asociado con Serapis.3334

    En el arte[editar]
    Véase también: Categoría:Dioniso en el arte
    [​IMG]
    Mosaico hallado en Pafos. Chipre. Dioniso bebéen brazos de Hermes, recibido por nectar y ambrosía.Debajo, Zeus y otras deidades.
    Naturalmente, el dios aparecía en muchas cráteras y vasijas para vino de la Antigua Grecia. Su iconografía se hizo más compleja en el periodo helenístico, con los tipos severamente arcaizantes o neoáticos como el Dioniso Sardanápalo y los tipos mostrándolo como un joven indolente.

    En la música[editar]
    Influencia dionisíaca en el cristianismo[editar]
    El investigador moderno Barry Powell cree que las nociones cristianas de comer y beber la «carne» y la «sangre» de Jesús fueron influidas por el culto a Dioniso. En otro paralelismo, aduce Powell, Dioniso fue también peculiar entre los dioses griegos, como deidad comúnmente percibida dentro de sus seguidores.35

    El vino era importante para Dioniso, a quien se imaginaba como su creador; la creación de vino a partir de agua aparece también en las Bodas de Caná. En el siglo XIX, Bultmann y otros compararon ambos temas y concluyeron que la teofanía dionisíaca influenció en la literatura cristiana. En Élide, durante las Tías, el festival de Dioniso, los sacerdotes colocaban tres tarros en una habitación sellada y al día siguiente aparecían milagrosamente llenos de vino, 363738que contasen Plinio el Viejo y Pausanias.

    Interpretaciones modernas[editar]
    [​IMG]
    Escultura de Dioniso que celebra el 100º aniversario de Qingdao Beer (provincia de Shandong, China).
    Dioniso ha permanecido como una inspiración para artistas, filósofos y escritores de la época contemporánea. Inspirado por James Frazer, algunos investigadores han etiquetado a Dioniso como una deidad de vida, muerte y resurrección. El mitógrafo Károly Kerényi dedicó mucha energía a Dioniso en su larga carrera, y resumió sus pensamientos en Dionisos: raíz de la vida indestructible.10

    En su libro El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche contrastó a Dioniso con Apolo como símbolo del principio estéticofundamental e incontrolado de la fuerza, la música y la intoxicación frente al principio de la vista, la forma y la belleza representado por el segundo.

    El poeta y filósofo ruso Vyacheslav Ivanov elaboró la teoría del Dionisismo, que rastrea las raíces del arte literario en general y del arte de la tragedia en particular a los antiguos misterios dionisíacos. Sus opiniones fueron expuestas en los tratados La religión helenística y el dios sufridor (1904) y Dioniso y el antiguo Dionisismo (1921).

    Kessler opina que un mosaico presente en el suelo del triclinio de la Casa de Aión en Nea Pafos (Chipre) refleja un tipo de culto monoteísta de Dioniso,39 mas como deidad principal o tutelar de la ciudad, en la misma aparecen Hermes y Zeus. La adopción de deidades tutelares como patronas de la ciudad, era un hábito muy freciente en las ciudades de Grecia, como Ares lo era en Esparta, Atenea en Atenas. Algunas interpretaciones modernas son osadas, el ensayista Walter Otto describe a Dioniso como «masculino-femenino»,40 lo cual no coincide con los relatos clásicos ni con su descendencia.

    Oliver Stone en su película The Doors de 1991, plantea como Jim Morrison en la cultura popular de los años sesenta se convirtió en una especie de encarnación de Dionisos. El poema «Liberalia» del escritor costarricense Juan Alberto Corraleshace referencia a los rituales mistéricos de Dionisos.41

    Culto en la actualidad[editar]
    Dioniso perdura a modo de culto, estando presente en nombres de productoras de bebidas alcohólicas, como así también tiendas y festivales de vino y cerveza. Algunos conjuntos de música contemporánea también utilizan su nombre, como Dionysos. En la parte religiosa, está presente en el helenismo, que rinde culto a las antiguas divinidades griegas..

    Véase también[editar]
    Notas y referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ «Dionysus». Encyclopædia Britannica.
    2. Volver arriba↑ Sutton (1992), pág. 2, menciona a Dioniso como El Libertador en relación a las Dionisias.
    3. Volver arriba↑ Fox (1916), pág. 221: «La misión divina de Dioniso era mezclar la música de la flauta y traer el cese al cuidado». Fox cita entonces a Eurípides como una fuente directa para esta afirmación:
      Santa señora de los dioses, santa que bajo la tierra mueves tu ala de oro, ¿oyes esto a Penteo? ¿Oyes su impía blasfemia contra Bromio, el hijo de Sémele, el demonio que en las fiestas de hermosas coronas es el primero de los bienaventurados? Aquel que sabe danzar en comitiva y reír con la flauta y quitar los cuidados, cuando del vino llega la gala en el banquete de los dioses, y en las fiestas en que se lleva yedra la copa envuelve en sueño a los mortales.

      Eurípides, Las bacantes 370–85
    4. Volver arriba↑ Riu (1999), capítulo 4 (Happiness and the Dead), pág. 105: «Dioniso preside sobre las comunicaciones con los muertos».
    5. Volver arriba↑ Fox (1916), pág. 217: «La palabra Dionysos es divisible en dos partes, la primera originalmente Διος (es decir Ζευς), mientras la segunda es de significado desconocido, aunque quizá esté relacionada con el nombre del Monte Nisa que aparece en la historia de Licurgo:
      [...] cuando Dioniso había renacido del muslo de Zeus, Hermes le confió al cuidado de las ninfas del monte Nisa, quienes lo alimentaron con la comida de los dioses y lo hicieron inmortal.

    6. Volver arriba↑ Bernabé, Alberto & Casadesús, Francesc (2009). Orfeo y la tradición órfica. Un reencuentro. Dos volúmenes. Madrid: Akal. ISBN 978-84-460-1896-4.
    7. Volver arriba↑ En Grecia «tanto el devoto como el dios se llaman Baco.» (Burkert, Walter (1985). Greek religion. Cambridge: Harvard University Press. p. 162. ISBN 9780674362802. Señalando, para el iniciado, a Eurípides, Las bacantes 491, y para el dios, que solo es «Dioniso», Sófocles, Edipo rey 211 y Eurípides, Hipólito 560.
    8. Volver arriba↑ Heródoto, Historia ii.146.
    9. Volver arriba↑ Adams, John Paul (2005). «Dionysos» (en inglés). Northridge. Consultado el 2 de noviembre de 2008.
    10. Saltar a:a b Kerényi (1976).
    11. Volver arriba↑ Apolodoro, Biblioteca i.3.2: «Orfeo también inventó los misterios de Dioniso, y habiendo sido descuartizado por las Ménades está enterrado en Pieria
    12. Volver arriba↑ Pausanias viii.39.4.
    13. Volver arriba↑ Smith, W., ed. (1867). «Acratophorus». A Dictionary of Greek and Roman biography and mythology. Boston: Little, Brown & Co. i.14. OCLC 68763679.
    14. Volver arriba↑ Esteban de Bizancio, s. v. Ακρωρεία.
    15. Volver arriba↑ Ausonio, Epigramas xxix.6.
    16. Volver arriba↑ Pausanias ix.8.1.
    17. Volver arriba↑ Kerényi (1976), pág. 286.
    18. Volver arriba↑ Jameson (1993), pág. 53, para las sugerencias de Devereux sobre Enorkhes.
    19. Volver arriba↑ Taylor-Perry (2003), cap. «Sabazius», pág. 89.
    20. Volver arriba↑ Apolodoro: Biblioteca, iii.4.3.
    21. Saltar a:a b c Véase el artículo "Catasterismo".
    22. Volver arriba↑ Véase el artículo dedicado a las "Híades" y compárese con el apartado titulado "Historia" del artículo dedicado a la constelación del mismo nombre".
    23. Volver arriba↑
    24. Volver arriba↑ Era éste un mito etiológico que explicaba por qué las arenas del río Pactolo eran ricas en oro.
    25. Volver arriba↑ Véase el apartado titulado "Tetis y los otros dioses" del artículo dedicado a Tetis.
    26. Volver arriba↑ Higino: Astronomía II, 5.
    27. Volver arriba↑ Clemente de Alejandría: Protreptikos (Προτρεπτικὸς λόγος εἰς Ἕλληνας), II, 30, 3 – 5.
    28. Volver arriba↑ Arnobio: Contra las naciones (Adversus naciones), V, 28; Dalby (2005), pp. 108- 117.
      • En su obra Sobre hombres ilustres (De Viris Illustribus), Jerónimo de Estridón llama al libro de Arnobio Contra los gentiles (Adversus Gentes).
    29. Volver arriba↑ Nono de Panópolis: Dionisíacas (Διονυσιακά), X, 175 – 430; XI; XII, 1 – 117; Dalby (2005) pp. 55 – 62.
    30. Volver arriba↑ Véase el artículo titulado "Ménades".
    31. Volver arriba↑ Her. II 42 y II 144
    32. Volver arriba↑ Merkelbach, Reinhold; Isis regina - Zeus Sarapis.: Die griechisch-ägyptische Religion nach den Quellen dargestellt, Bibliotheca Teubneriana, Bibliotheca scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana Series, Walter de Gruyter, 2001, pp 69, 71-72
    33. Volver arriba↑ Sobre Serapis.
    34. Volver arriba↑ MERKELBACH, Reinhold: Isis regina - Zeus Sarapis: Die griechisch-ägyptische Religion nach den Quellen dargestellt, Bibliotheca Teubneriana, Bibliotheca scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana Series, Walter de Gruyter, 2001, pág. 38.
    35. Volver arriba↑ Powell(2007).
    36. Volver arriba↑ Pausanias vi.26.1; Ateneo, Deipnosofistas ii.34a.
    37. Volver arriba↑ Plinio, Naturalis Historia ii.106 y xxxi.16; citado en Cotter, Wendy (1999). Miracles in Greco-Roman antiquity: a sourcebook. Londres, Nueva York: Routledge. p. 165. ISBN 9780415118637.
    38. Volver arriba↑ Ridderbos, Herman N. (1997). The Gospel according to John: a theological commentary. Grand Rapids: W. B. Eerdmans Publishing. p. 110. ISBN 9780802804532.
    39. Volver arriba↑ Kessler, E. Dionysian Monotheism in Nea Paphos, Cyprus.
    40. Volver arriba↑ Otto, Walter F. (1995). Dionysus Myth and Cult. Indiana University Press. ISBN 0253208912.
    41. Volver arriba↑ Juan Alberto Corrales (25 de julio de 2014). «Liberalia (El regreso de Dionisos)». Consultado el 25/072014.
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 21 nov 2018 a las 14:45.
  11. Esta entrada es para Sèmele
    no la encontrè
    crear categorìa para cerbero, )Estadìa temporal)

    http://es.mitologia.wikia.com/wiki/Cerbero


    Cerbero

    EDITAR
    COMENTARIOS (11) COMPARTIR

    [​IMG]
    Tipo
    Mounstruo
    Hogar
    Inframundo
    Época
    Antigua grecia
    Muerte
    -
    Asesino
    -
    Origen
    -

    En la mitología griega, Cerbero (Griego: Κέρβερος Kerberos), también conocido como Can Cerbero o el "perro de Hades", es un monstruoso perro de policéfalo que guarda las puertas del inframundo, impidiendo que salgan los muertos. Es descendiente de los monstruos Equidna y Tifón, describiéndose normalmente con tres cabezas, una serpiente por cola, con serpientes emergiendo en varias partes de su cuerpo. Cerbero es conocido principalmente por su captura por Heracles, una de sus doce labores.

    La existencia de un perro infernal en la entrada de los infiernos parece que ya estaba presente en la mitología indoeuropea original, pues aparece en los mitos de otros pueblos indoeuropeos, como es el caso del perro ensangrentado Garm en la mitología escandinava.

    Contenido
    [mostrar]
    DescripciónEditar
    Las descripciones de Cerbero son variables, incluyendo el número de cabezas. Normalmente tenía tres, aunque no siempre. Cerbero tenía una herencia policéfala. Su padre Tifón tenía varias cabezas de serpiente, y Cerbero era el hermano de otros tres monstruos policéfalos: la hidra de Lerna; Ortro, el perro de dos cabezas que protegía el ganado de Gerión; y Quimera, que tenía tres cabezas, de león, cabra y serpiente. Y, como estos familiares, Cerbero era, con escasas excepciones iconográficas, policéfalo.

    [​IMG]
    Heracles, con la cadena en la mano izquierda y su garrote a su lado, calma al Cerbero bicéfalo, que tiene una serpiente protruyendo de cada una de sus cabezas, una melena por sus cuellos y espalda, y una cola de serpiente. Cerbero está emergiendo de un pórtico, que representa el palacio de Hades en el inframundo. Entre ellos, un árbol representa el huerto sagrado de la esposa de Hades, Perséfone. En el extremo izquierdo, Atenea permanece, con el brazo izquierdo extendido. Ánfora (c. 525–510 a.C.) de Vulci (Louvre F204)

    En la descripción más antigua de Cerbero, la Teogonía (c. VIII-VII a.C.) de Hesiodo, Cerbero tenía 50 cabezas, mientras Pindaro (c. 522-c. 443 a.C.) le dio cien cabezas. Sin embargo, los escritores posteriores le dan casi universalmente tres cabezas. Una excepción es el poeta latino Horacio, donde solo tiene una, y un centenar de cabezas de serpiente. Quizás intentando reconciliar todas estas tradiciones, el Cerbero de Apolodoro tenía tres cabezas de serpiente y las cabezas de "todo tipo de serpientes" en su espalda, mientras el poeta bizantino Juan Tzetzes (quien probablemente basó su relato en Apolodoro) da a Cerbero cincuenta cabezas, de las que tres son cabezas de perro, y el resto son "cabezas de otras bestias de todo tipo".

    En el arte, comúnmente se muestra con dos cabezas (visibles), nunca más de tres, y ocasionalmente con solo una. En una de las dos representaciones más antiguas (c. 590-580 a.C.), una copa corinta de Argos, ahora perdida, Cerbero muestra una sola cabeza normal de perro. La primera aparición del Cerbero tricéfalo ocurre en una copa laconia de mediados del siglo VI a.C.

    El Cerbero policéfalo de Horacio siguió una larga tradición en la que Cerbero era parcialmente serpiente. Esto quizás se insinuaba ya en la Teogonía de Hesiodo, done la madre de Cerbero es la medio-serpiente Equidna y su padre es el cabeza de serpiente Tifón. En el arte, Cerbero se suele mostrar como parte serpiente, como por ejemplo en la copa corinta perdida que muestra a serpientes protruyendo del cuerpo de Cerbero, mientras la copa laconia de mediados del siglo VI a.C. le da una serpiente como cola. En el registro literario, el primer indicio claro de la naturaleza serpentina de Cerbero viene del relato racionalizado de Hecateo de Mileto (fl. 500-494 a.C.), que convierte a Cerbero en una gran serpiente venenosa. Platón se refiere a la naturaleza compuesta de Cerbero, y Euforión de Calcis (siglo III a.C.) describe a Cerbero con múltiples colas de serpiente y posiblemente en conexión con su naturaleza serpentina, asocia a Cerbero con la creación del acónito. Virgilio presenta a serpientes retorciéndose por el cuello de Cerbero, y el Cerbero de Ovidio tiene una boca venenosa, cuellos "viles con serpientes" y "pelo tejido con la serpiente mortal", mientras Séneca da a Cerbero una melena formada por serpientes y una sola cola de serpiente.

    A Cerbero le dieron otras características. Según Eurípides, Cerbero no solo tenía tres cabezas, sino también tres cuerpos, y según Virgilio, tenía múltiples espaldas. Según Hesiodo, comía carne cruda, según Euforión poseía ojos que brillaban como el fuego, según Horacio, una boca con tres lenguas, y un fino oído según Séneca.


    La duodécima labor de HérculesEditar
    [​IMG]
    ilustración de hércules capturando a cerbero

    [​IMG]
    Atenea, Hermes y Hércules sacando a un Cerbero bicéfalo del inframundo, mientras Perséfone mira. Hidria (c. 550–500 a.C.) atribuida al grupo de Leagros (Louvre CA 2992).

    El último de los doce trabajos de Hércules fue capturar a Cerbero. Según Apolodoro, viajó primero a Eleusis para ser iniciado en los misterios eleusinos y aprender así cómo entrar y salir vivo del Hades, y de paso para absolverse a sí mismo de la culpa por haber matado a sus hijos. Según Diódoro, Hércules fue a Atenas, donde Museo, el hijo de Orfeo, se encargaba de los ritos de iniciación, mientras que según Apolodoro, fue a Eumolpo en Eleusis.

    Atenea y Hermes le ayudaron a traspasar la entrada a la ida y a la vuelta. En la Odisea, Homero tiene a Hermes y Atenea como sus guías. También se muestran en los vasos que enseñan la captura de Cerbero. En la mayoría de los relatos, Hércules inicia su descenso a través de una entrada en Ténaro, la entrada griega más famosa al inframundo. El lugar es mencionado por primera vez en conexión con la historia de Cerbero en el relato racionalizado de Hecateo de Mileto (fl 500-494 a.C.), y Eurípides, Séneca y Apolodoro han hecho descender a Hércules allí al inframundo. Sin embargo, Xenofonte informa que se decía que Hércules había descendido en el quersoneso aquerusiano cerca de Heraclea Póntica, en el mar Negro, un lugar más típicamente asociado con la salida de Hércules del inframundo. Heraclea, fundada c. 560 a.C., quizás tomó su nombre de sus asociaciones del lugar con la hazaña de Hércules. Gracias a la insistencia de Hermes y a su propio aspecto fiero, Caronte le llevó en su barca a través del Aqueronte.

    Teseo y PirítooEditar
    Mientras estaba en el inframundo, Hércules se encontró con los héroes Teseo y Pirítoo, siendo los dos prisioneros de Hades por intentar llevarse a su esposa Perséfone. Aparte de su misión, Hércules intentó (normalmente) rescatar a Teseo y, en algunas versiones, también a Pirítoo. Según Apolodoro, Hércules encontró a Teseo y Pirítoo cerca de las puertas de Hades, atados a las "Sillas del olvido, en la que crecieron y eran atados por serpientes enroscadas", y cuando vieron a Hércules, "estiraron sus manos como si fueran levantados de los muertos por su fuerza", siendo Hércules capaz de liberar a Teseo, pero cuando intentó levantar a Pirítoo, "la tierra tembló y le dejó". Al levantar a Teseo, parte de sus muslos se quedaron pegados a la silla, explicando los muslos esbeltos de los atenienses.

    La prueba más antigua para la implicación de Teseo y Pirítoo en la historia de Cerbero está en el relieve de una enarma de un escudo (c. 560 a.C.) de Olimpia, donde Teseo y Pirítoo (nombrados) están sentados juntos en una silla, con los brazos tendidos en súplicas, mientras Hércules se acerca, a punto de sacar su espada. La mención literaria más antigua del rescate ocurre en Eurípides, donde Hércules salva a Teseo, pero no se menciona a Pirítoo. En la obra perdida Pirítoo, ambos son rescatados, mientras que en relato racionalizado de Filócoro, Hércules fue capaz de rescatar a Teseo pero no a Pirítoo. En un lugar, Diódoro dice que Hércules trajo de vuelta a ambos héroes, por el favor de Perséfone, mientras que en otras dice que Piríto se quedó, o según "algunos escritores de mito", que ninguno volvió. Ambos son rescatados en Higino.

    CapturaEditar
    Hay varias versiones sobre cómo Hércules consiguió la captura de Cerbero. Según Apolodoro, Hércules se lo pidió a Hades y este le dijo que se lo permitiría si podía tomar a Cerbero solo si "lo domaba sin el uso de las armas que llevaba", y así, usando la piel de león como escudo, Hércules apretó a Cerbero en torno a la cabeza hasta que lo sometió.

    En algunas fuentes antiguas, la captura de Cerbero parece implicar una pelea con Hades. Homero (Iliada5.395-397) tiene a Hades herido por una flecha disparada por Hércules. Un escolio al pasaje de la Iliadaexplica que Hades ordenó que Hércules "dominara a Cerbero sin escudo ni hierro". Hércules lo hizo así, usando (como en Apolodoro) su piel de león como escudo, haciendo unas puntas de flecha de piedra para sus flechas, pero cuando Hades siguió oponiéndose, Hércules le disparó enfurecido. Siendo consistente con el no requerimiento de hierro, en una copa corintia perdida de comienzos del siglo VI a.C., se muestra a Hércules atacando a Hades con una piedra, mientras que la tradición iconográfica, del c. 560 a.C. en adelante, suele mostrarlo usando su garrote de madera contra Cerbero.

    [​IMG]
    Heracles y Cerbero. Detalle del mosaico romano de Los doce trabajos de Liria (Valencia), en el M.A.N. (Madrid).

    Eurípides hizo a Anfitrión preguntar a Hércules: "¿Lo conquistaste en batalla o lo recibiste de la diosa [es decir, Perséfone]?". A lo que Hércules respondió: "En batalla", y en el fragmento de Pirítoo dice que Hércules "superó a la bestia por la fuerza". Sin embargo, según Diódoro, Perséfone dio la bienvenida a Hércules "como un hermano" y dio a Cerbero "en cadenas" a Hércules. Aristófanes hizo a Hércules domar a Cerbero con su collar y huir, mientras Sëneca hizo que usara de nuevo su piel de león como escudo y su garrote de madera para someter a Cerbero, tras lo cual, un amedrentado Hades y Perséfone permiten a Hércules llevar fuera a un Cerbero encadenado y sumiso. Cerbero suele mostrarse encadenado, contando Ovidio que Hércules lo arrastró con cadenas de adamantio.

    [​IMG]
    Cerbero vigilando la entrada al inframundo

    Salida del inframundoEditar
    Hay varios lugares donde se dice que Hércules sacó a Cerbero del inframundo. El geógrafo Estrabón (63/64 a.C. - c. 24 d.C.) informa que "según algunos escritores míticos", Cerbero fue sacado en Ténaro, el mismo lugar donde Eurípides había situado la entrada. Séneca tuvo a Hércules entrando y saliendo en Ténaro. Apolodoro, aunque Hércules entró en Ténaro, lo hizo salir en Trecén. El geógrafo Pausanías nos cuenta que un templo en Trecén con "altares a los dioses que se dice que gobiernan bajo la tierra", donde se decía que, además de haber sido arrastrado allí Cerbero, se suponía que Sémele había sido sacada del inframundo por Dionisio.

    Otra tradición hizo que se sacara a Cerbero en Heraclea Póntica (el mismo lugar que Jenofonte asoció anteriormente con el descenso) y explicó que era la causa de que allí creciera en abundancia la planta venenosa acónito. Herodoto de Heraclea y Euforión decían que cuando Hércules sacó a Cerbero del inframundo en Heraclea, Cerbero "vomitó bilis" de la que creció el acónito. Ovidio también hace a Cerbero la causa del acónito venenoso, diciendo que en las "costas de Escitia", al dejar el inframundo, mientras Cerbero era arrastrado por Hércules de la cueva, cegado por su falta de costumbre a la luz solar, Cerbero escupió una "espuma venenosa", que hizo a las plantas de acónico que crecían allí venenosas. El Cerbero de Séneca, como el de Ovidio, también reacciona violentamente a su primera visión de la luz solar. Enfurecido, el anteriormente sumiso Cerbero se agita furiosamente, por lo que Hércules y Teseo deben arrastrarlo juntos a la luz.

    Pausanías informa que según una leyenda local, Cerbero fue sacado a través de un abismo en la tierra dedicado a Clímeno (Hades) junto al santuario de Ctonia en Hermíone, y que el Hércules de Eurípides, aunque este no dice que fue sacado allí, tiene a Cerbero guardado un tiempo en la "arboleda de Ctonia" en Hermíone. Pausanías también menciona que el monte Lafistio en Beocia, hay una estatua de Heracles Charops ("con ojos brillantes"), donde los beocios decían que Hércules trajo a Cerbero. Otros lugares que quizás también estaban asociado con Cerbero extraído del inframundo incluyen Hierápolis, Tesprotia y Emeia cerca de Micenas.

    Entrega a Euristeo y devuelto a HadesEditar
    En algunos relatos, antes de devolver a Cerbero al inframundo, Hércules desfiló a Cerbero por Grecia. Euforión hizo que Hércules llevara a Cerbero a través de Midea en la Argólide, mientras mujeres y niños miraban atemorizados, y Diódoro Sículo dice de Cerbero que Hércules "lo llevó para el asombro de todos y lo exhibió a los hombres". Séneca hizo que Juno se quejara a Hércules por "desfilar descaradamente al sabueso negro a través de las ciudades argivas" y Hércules era bienvenido por coronas de laurel, "cantando" sus alabanzas.

    Entonces, según Apolodoro, Hércules mostró a Cerbero a Euristeo, como le pidió, tras lo que lo devolvió al inframundo. Sin embargo, según Hesiquio de Alejandría, Cerbero escapó, volviendo posiblemente al inframundo por su cuenta.

    Teorías sobre su origen Editar
    La constelación de Piscis no estuvo siempre asociada con dos peces, pues el pez estelar original era Piscis Austrinus. También se creyó que eran dos personas, unidas (que en algunas historias eran transformadas en peces, lo que terminó evolucionando a simples peces). Ambas estarían unidas bajo la eclíptica, el área que se creía que representaba el inframundo. La eclíptica, el tránsito del sol, corta dicho vínculo. Uno de ellos queda prácticamente fuera (el más occidental) y el otro parece seguir unido a la eclíptica y dirigirse hacia abajo (el más oriental). Sin embargo, parte del primero sigue unida.

    El que la persona que Heracles logró liberar de su trampa en el inframundo sea Teseo indica el conocimiento de que los mitos sobre él le relacionan con la reina de las amazonas, y de que por tanto deben aparecer en la siguiente historia como compañero de Heracles. Este énfasis en la continuidad está posiblemente relacionado con el hecho de que la constelación que representa la siguiente historia también aparece parcialmente sobre Piscis.

    Cerbero, por Gustave DoréEditar
    [​IMG]
    imagen clásica de cerbero

    Bajo Piscis está la constelación Cetus, normalmente considerado un monstruo marino o una ballena. Sin embargo, es igualmente posible verlo como dos puertas cerradas con sus postes y un grupo de tres estrellas tras el centro de ambas. Dado que miran hacia la eclíptica y están muy cerca de ella, dichas puertas serían las del inframundo, que estaría bajo la eclíptica. El guardián de las puertas del Hades era tradicionalmente Cerbero, que tenía tres cabezas, una asociación que requiere el uso de las tres principales (aunque comparativamente débiles) estrellas de la constelación moderna de Fornax a modo de cola.

    Dado que Cerbero era considerado un elemento permanente del Hades, poco podía ocurrirle que le hiciese daño. Al no haber ninguna otra constelación en esta región, poca historia más podía dársele aparte de la de hacer algo no permanente, como moverle al otro lado de las puertas.

    Alternativamente, una versión anterior podría no haber incluido la historia de Teseo encarcelado, lo que podría haber sido una reelaboración posterior del papel de las constelaciones en la historia. En tal caso, la rama de Piscis que no escapa de la eclíptica podría haberse destinado a representar el consiguiente ascenso de Cerbero (pero aún atado, y teniendo por tanto que volver al final).

    [​IMG]
    Derrotas Editar
    Cerbero fue derrotado varias veces:

    • La última prueba de Heracles fue capturar a Cerbero. Existen varias versiones sobre esta captura que se detallan arriba.
    • Orfeo usó su música para calmarlo y dormirlo.
    • Hermes logró dormirlo usando agua del río Lete.
    • En la mitología romana, Eneas lo adormeció usando tortas de miel con droga.
    • En una historia romana posterior, Psique también lo durmió del mismo modo que Eneas.Hercules lo hizo con su gran fuerza.
    Curiosidades Editar
    Los nombres de sus cabezas son: (de izquierda a derecha) veltesta, tretesta y drittesta. Que a su vez traducen, en el mismo orden: cabeza izquierda, tercera cabeza y cabeza derecha.

    Da nombre al asteroide 1865.

    Referencias Posteriores Editar
    • Cerbero aparece en La divina comedia de Dante, en el Canto VI del Infierno (tercer círculo).
    • En Harry Potter y la Piedra Filosofal, aparece un perro de tres cabezas, Fluffy, que se duerme si le tocan música, y el cual Hagrid aseguró haberselo comprado a un griego en un bar.
    • En la serie de dibujos animados "Las macabras aventuras de Billy y Mandy", Calavera menciona que tiene un perro excepcional llamado Severus. No es otro que un gigantesco e indisciplinado Cerbero, el cual es llamado y entrenado por Mandy.
    • En los juegos de God Of War II y God Of War III son una difundida raza de enemigos.
    • En el videojuego "Devil May Cry 3" aparece una versión de Cerbero con poderes de hielo.
    • El rapero venezolano Canserbero toma su nombre en alusión a su múltiple personalidad, ya que se pensaba que cada cabeza de Cerbero era diferente.
    • En el videojuego Final Fantasy VIII, los personajes pueden luchar contra Cerbero y obtenerlo como Guardián de Fuerza entre los muchos que se pueden obtener.
    Categorías:
  12. No lo encontrè, verificar si es parte de la Teogonìa de Hesiodo
  13. /es.wikipedia.org/wiki/Hebe_(mitología)


    Hebe (mitología)


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Hebe.
    [​IMG]
    Hebe, diosa de juventud, de Antonio Canova.
    En la mitología griega, Hebe (en griego antiguo Ἥβη Hêbê) era la personificación de la juventud, descrita como hija de Zeus y Hera. Según la Ilíada, Hebe era la ayudante de los dioses: llenaba sus copas con néctar, ayuda a Hera a enganchar los caballos a su carro y bañaba y vestía a su hermano Ares. Según la Odisea, se casó con Heracles tras la apoteosis de éste, siendo sustituida en sus labores por el joven príncipe troyano Ganimedes. Sin embargo, tradiciones posteriores contaban que había sido madre con él de dos hijos, Alexiares y Aniceto. Era muy buena con sus hijos semidioses.

    Era una divinidad con el poder de rejuvenecer a los ancianos, como hizo en una ocasión con Yolao por un día cuando éste iba a luchar con Euristeo, o de envejecer a los niños, como hizo con los hijos de Alcmeón, para que pudiesen vengar su muerte en manos de los hermanos de su primera esposa: Arsíone.

    En el arte solía ser representada llevando un vestido sin mangas.

    Fue adorada en Atenas, donde tenía un altar en el Cinosargo, cerca del de Heracles. Con el nombre de Γανυμηδα Ganimeda (femenino de Ganimedes) o Δια Dia, fue también adorada en una arboleda sagrada en Sición y Fliunte.

    Su equivalente en la mitología romana era Juventas, siendo tradición que los muchachos le ofrecieran una moneda cuando vestían por primera vez la toga de los adultos: la toga viril. Juventas fue adorada desde época muy temprana, pues su capilla en el Capitolio existía antes de que se construyese el templo de Júpiter. Otro templo de Juventas, situado en el Circo Máximo, fue jurado por el cónsul Marco Liviotras la derrota de Asdrúbal, en el 207 a. C., y consagrado 16 años después.

    Índice
    Representaciones[editar]
    Véase también[editar]
    Fuentes[editar]
    • Estrabón, Geografía, VIII, 6, 24.
      • VIII, 6, 24: texto inglés en el Proyecto Perseus; pueden emplearse los rótulos activos "focus" (para cambiar al texto griego) y "load" (para el texto bilingüe).
    Referencias[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 18 ago 2018 a las 14:40.
  14. http://es.mitologia.wikia.com/wiki/Hécate

    Hécate

    EDITAR
    COMENTARIOS (1) COMPARTIR

    [​IMG]
    La Hecate Chiaramonti, una escultura de la Hécate triple hecha a partir de la original griega. Museo Chiaramonti, Museos Vaticanos
    Nombres
    Nombre
    Hécate
    Títulos y epítetos
    Lampadóforos
    Relaciones
    Padres
    Perses y Asteria
    Otros
    Función
    Diosa de los cruces, perros, luz, magia, brujería, conocimiento de las hierbas y plantas venenosas, fantasmas, y hechicería
    Símbolos
    Perras, Antorchas
    Culto
    Centros de cultos
    Lagina

    Hécate (Griego: Ἑκάτη, Hekátē) es una diosa de la religión y mitología griega, mostrada comúnmente sosteniendo dos antorchas o una llave y, en periodos posteriores, en forma triple. Era asociada tanto con los cruces como las entradas, perros, luz, magia, brujería, conocimiento de las hierbas y plantas venenosas, fantasmas, y hechicería. En las escrituras poscristianas de los Oráculos Caldeos (siglos II-III d.C.), se consideraba que tenía cierta regencia sobre la tierra, mar y cielo, así como una función más universal como Salvadora (Soteira), Madre de Ángeles y el Alma del Mundo Cósmico. Era una de las principales deidades adoradas en los hogares atenienses como diosa protectora y la que otorgaba prosperidad y bendiciones diarias a la familia.

    Hécate pudo haberse originado entre los carios de Anatolia, donde se encontraron variantes de su nombre como nombres dados a los niños. William Berg observa: "Dado que los niños no son llamados en referencia a espíritus, es seguro asumir que los nombres teofóricos carios con hekat- implican a alguna deidad mayor libre de los lazos con el inframundo y la brujería asociada con Hécate en la Atenas clásica". Tenía paralelismos íntimos con la diosa romana Trivia, con quien se identificó en Roma.

    Contenido
    [mostrar]
    Familia, atributos y relaciones Editar
    La versión más común la hace hija única de la pareja de titanes menores formada por Perses y Asteria. Diosa de la magia y la brujería además de ayudante de Perséfone y confidente de Zeus. Su Séquito estaba formado por las Lamias y las Empusas. Se le dio culto principalmente en Samotracia y Tesalia. Le estaba consagrado el perro. El asteroide 100 y una chasma de Venus llevan su nombre.

    RepresentacionesEditar
    [​IMG]
    Estatuilla de una Hécate de cuerpo triple. Statuette of Triple-bodied Hekate. Pluma, tinta y lavado marrón claro y gris.

    Las imágenes griegas más antiguas de Hécate la muestran con una sola cara. Farnell afirma: "La prueba de los monumentos al personaje y la importancia de Hécate es casi tan completa como la de la literatura. Pero es solo en el periodo tardío que viene a expresar su naturaleza mística y múltiple".

    Los monumentos más antiguos conocidos son pequeños y de terracota encontrados en Atenas, con una dedicación a Hécate, en el estilo de escritura del siglo VI. La diosa está sentada en un trono con una guirnalda atada alrededor de su cabeza; está completamente sin atributos ni carácter, y el principal valor histórico de esta obra, que evidentemente es de un tipo bastante general y tiene una mención especial y un nombre simplemente de la inscripción, es que prueba que la forma única es su forma más antigua y que su reconocimiento en Atenas es anterior a la invasión pérsica.

    [​IMG]
    Triple Hécate y las Cárites, Ática, siglo III a.C. (Glyptothek, Múnich)

    El escritor viajero del siglo II, Pausanías, afirmó que Hécate fue representada primero en triplicado por el escultor Alcámenes en el periodo clásico griego a finales del siglo V a.C., que se situaba ante el templo de la Niké no alada en Atenas. Las ideas antropomórficas griegas en el arte conservaban su representación con tres caras: una escultura votiva de Ática del siglo III a.C. muestra tres imágenes contra una columna; alrededor de la columna de Hécate bailan las Cárites. Algunas representaciones clásicas la muestran como una diosa triplicada sosteniendo una antorcha, una llave, serpientes, dagas y bastante variedad de objetos. Tanto las representaciones de la forma individual como tríple de Hécate, así como las descripciones ocasionales con cuatro cabezas, continuaron a través de la historia.

    En las escrituras esotéricas griegas inspiradas en Egipto conectadas con Hermes Trismegistus y en el papiro mágico de la antigüedad tardía, es descrita teniendo tres cabezas: una de perro, una de serpiente y otra de caballo. En otra representación, sus cabezas animales incluyen aquellas de una vaca y un jabalí. La triplicidad de Hécate está expresada en otra parte de una forma más helénica en el vasto friso del gran altar de Pérgamo, ahora en Berlín, donde se muestra con tres cuerpos, tomando parte en la batalla con los titanes. En la Argólida, cerca del santuario de los Dioscuros, Pausanías vio un templo de Hécate en el lado opuesto del santuario de Ilitía; Informó que la imagen era obra de Escopas, afirmando además: "Esta es de piedra, mientras las imágenes de bronces opuestas, también de Hécate, fueron hecho respectivamente por Policleto y su hermano Naucides, hijo de Motón" (Descripción de Grecia 2.22.7).

    En Argonáuticas, una epopeya alejandrina del siglo III a.C. basado en material anterior, Jasón aplaca a Hécate en un ritual prescrito por Medea, su sacerdotisa: se bañó a medianoche en una corriente de agua y, vestido con túnicas oscuras, Jasón cava un agujero redondo y corta sobre él la garganta de una oveja, sacrificándola y entonces quemándola completamente en una pira junto al foso como un holocausto. Entonces se le dice que endulce la ofrenda con una libación de miel, luego se retire del lugar sin mirar atrás, incluso si oye el sonido de pasos o perros ladrando. Todos estos elementos anuncian los ritos de una deidad ctónica.

    Un relieve de mármol del siglo IV a.C. de Cranón en Tesalia se dedicó a un dueño de un caballo de carreras. Muestra a Hécate, con un perro a su lado, colocando un laurel en la cabeza de una yegua. Suele ser atendida normalmente por un perro o perros, siendo la ofrenda más común el dejar carne en los cruces. Sus imágenes, atendida por un perro, también se encuentra en momentos donde es mostrada en su función de diosa madre con un niño, donde se le muestra junto al dios Hermes y la diosa Cíbeles en los relieves.

    MitologíaEditar
    [​IMG]
    Hécate, diosa griega de los cruces; dibujo de Stéphane Mallarmé en Les Dieux Antiques, nouvelle mythologie illustrée en París, 1880

    Hécate ha sido caracterizada como una diosa ctónica preolímpica.

    La primera obra de literatura que menciona a Hécate es la Teogonía de Hesiodo:

    [​IMG]Embarazada ésta, parió a Hécate, a la que Zeus Crónida honró sobre todos y le procuró espléndidos regalos, la suerte de participar en la tierra y el mar estéril. Ella también obtuvo en lote la dignidad que confiere el estrellado cielo y es especialmente respetada por los dioses inmortales. Todavía ahora, cuando alguno de los hombres de la tierra los propicia, celebrando magníficos sacrificios seg´un costumbre, invoca repetidamente a Hécate. Muy fácilmente obtiene gran honor aquel cuyas súplicas acepta complaciente la diosa, y le concede prosperidad puesto que está en su mano. Pues cuantos nacieron de Gea y Urano y obtuvieron honras, ella posee el lote de todos ellos. En nada la maltrató el Crónida ni tampoco le quitó nada de lo que recibió en suerte entre los primeros dioses, los Titanes; sino que sus atribuciones son las mismas que tuvo desde el principio. [​IMG]

    ~ Teogonía - Hesiodo

    Según Hesiodo, ejerció dominio sobre muchas cosas:

    [​IMG]Y no por unigénita la diosa obtuvo en lote menos dignidad, sino todavía mucha más aún, puesto que Zeus la respeta. Al que ella quiere, grandemente le asiste y ayuda; en el juicio se sienta junto a los venerables reyes, y en el ´agora hace destacar entre la gente al que ella quiere. O cuando armados de coraza marchan los varones hacia la guerra destructora de hombres, allí la diosa asiste a los que quiere decididamente concederles la victoria y encumbrarles de gloria. Es capaz de asistir a los nobles que quiere y con igual capacidad, cuando los jóvenes compiten en juegos, allí los asiste y ayuda la diosa; y el vencedor en fuerza y capacidad, fácilmente y contento se lleva un magnífico premio y proporciona gloria a sus padres. A los que trabajan en el mar intransitable y elevan sus súplicas a Hécate y al resonante Ennosigeo, fácilmente la ilustre diosa les concede pesca abundante y fácilmente se la quita cuando parece segura si así lo desea su corazón. Es capaz de aumentar el ganado en los establos junto con Hermes, y en cuanto a las manadas de bueyes, los extensos rebaños de cabras y las majadas de lanudas ovejas, si así lo desea en su corazón, multiplica los pequeños y disminuye los numerosos. Así, aunque es unigénita, de madre, goza de gran respeto entre todos los Inmortales por sus prerrogativas. El Crónida la hizo criadora de los jóvenes que después de ella vieron la luz de la Aurora que a muchos alumbra. Y así, desde siempre, es criadora de la juventud y estas son sus atribuciones[​IMG]

    ~ Teogonía - Hesiodo

    Hesiodo enfatiza que Hécate era hija única, hija de Perses y Asteria, una diosa estelar hermana de Leto(madre de Artemisa y Apolo. Abuela de los tres primos era Febe, la antigua titánide que personificaba la Luna.

    La inclusión y alabanza de Hécate por Hesiodo en la Teogonía ha sido problemática para los académicos, ya que parece tenerle sumo respeto, mientras que le testimonio de otros escritores y pruebas conservadas sugieren que esta pudo ser la excepción. Una teoría es que el pueblo original de Hesiodo tuviera un seguimiento sustancial de Hécate y que su inclusión en la Teogonía era su manera de reconocer su prestigio extendiendo su palabra entre sus lectores. Otra teoría es que Hécate era principalmente un dios casero y un culto casero humildo pudo haber sido más penetrante sin ser mencionado tanto como un culto de un templo. En Atenas, Hécate, junto con Zeus, Hermes, Hestia y Apolo, eran muy importantes en la vida diaria ya que eran los principales dioses del hogar. Sin embargo, está claro que la posición especial que Zeus da a Hécate se mantiene a través de su historia por las representaciones encontradas en las monedas mostrando a Hécate en la mano de Zeus, como destaca una investigación más reciente presentada por d'Este y Rankine.

    Hécate se originó posiblemente entre los carios de Anatolia, la región donde hay más nombres teofóricos que invocan a Hécate, como Hecateo y Hecatomno, el padre de Mausolo, y donde Hécate permaneció como Gran Diosa hasta tiempos históricos en su lugar de culto sin rival de Lagina. Aunque muchos investigadores favorecen la idea de sus orígenes anatólicos, se ha discutido que "Hécate debe haber tenido un origen griego". Los monumentos de Hécate en Frigia y Caria son numerosos pero de origen tardío.

    Si el culto de Hécate se extendió de Anatolia a Grecia, es posible que presentara un conflicto, ya que su función ya era cumplida por otras deidades prominentes del panteón griego, especialmente Artemisa y Selene. Esta línea de razonamiento yace detrás de la hipótesis ampliamente aceptada de que era una deidad extranjera que fue incorporada al panteón griego. Aparte de en la Teogonía, las fuentes griegas no ofrecen una historia consistentes de su parentesco o de sus relaciones en el panteón griego: a veces, Hécate se relaciona como una titánide, una poderosa asistenta y protectora de humanos. Su presencia continuada fue explicada asegurando que, debido a que fue el único titán que ayudó a Zeus en la Titanomaquía, no fue expulsada al Tártaro tras su derrota por los Olímpicos.

    [​IMG]
    Hecate por Richard Cosway

    Un grupo de historias conservadas sugiere cómo pudo haberse incorporado al panteón griego sin afectar la posición privilegiada de Artemisa. Aquí, Hécate es una sacerdotisa mortal a veces asociada con Ifigenia. Ella desdeña e insulta a Artemisa, quien como castigo causa el suicidio de la mortal. Había una zona sagrada a Hécate en los precintos del templo de Artemisa en Éfeso, donde los sacerdotes, megabyzi, oficiaban.

    Hécate también se asoció con los fantasmas, los espíritus infernales, los muertos y la brujería. Los santuarios de Hécate se situaban en portales tanto de hogares como de ciudades con la creencia de que protegería a los muertos inquietos y otros espíritus. De igual manera, se crearon los santuarios de Hécate en los cruces de tres caminos, donde se dejaban ofrendas de comida a la Nueva Luna para obtener protección de espíritus y otros males.

    Hécate es la principal figura femenina de los oráculos caldeos (siglo II-III d.C.), donde en el fragmento 194 se le asociaba con un strophalos (normalmente traducido como trompo o rueda, usado en la magia), "trabaja alrededor del Strophalos de Hécate". Esto parece referirse a una variante del instrumento mencionado por Miguel Psellos, que era una churinga formada por una bola dorada y decorada con símbolos y con una correa de cuero de buey enroscada.

    Las variaciones de las interpretaciones de la función o funciones de Hécate pueden trazarse hasta la Atenas del siglo V. En dos fragmentos de Esquilo, aparece como una gran diosa. En Sófocles y Eurípides, es caracterizada como señora de la brujería y las Keres.

    En un himno homérico a Deméter, Hécate es llamada la "compasiva", un eufenismo que quizás intentaba enfatizar su preocupación por la desaparición de Perséfone, cuando ella ayudó a Deméter con su búsqueda tras el secuestro cometido por Hades, sugiriendo que Deméter debería hablar con el dios del Sol, Helios. Por lo tanto, se convirtió en la compañera de Deméter en su viaje anual a y de los reinos de Hades; sirviendo como un psicopompo. Debido a esta asociación, Hécate era una de las diosas principales de los misterios eleusinos, junto con Deméter y Perséfone.

    La comprensión moderna de Hécate ha sido fuertemente influenciada por las interpretaciones helenísticas sincréticas. Muchos de los atributos que le fueron asignados en este periodo parecen tener una base más antigua. Por ejemplo, en el papiro mágico del Egipto Ptolemaico, es llamada "mujer-perro" o "perra", y su presencia está significada por el ladrido de los perros. En las imágenes tardías, también tiene dos perros fantasmales como siervos a su lado. Sin embargo, su asociación con los perros precede la conquista de Alejandro Magno y la emergencia del mundo helenístico. Cuando Filipo II asedió Bizancio, ya había sido asociada durante algún tiempo con los perros; la luz en el cielo y el ladrido de los perros que advirtieron a los ciudadanos de un ataque nocturno, salvando a la ciudad, se atribuyeron a Hécate lampadóforos (la leyenda se conserva en el Suda). En gratitud, los bizantinos erigieron una estatua en su honor.

    Como diosa virgen, permaneció sin casarse y no tenía consorte regular, aunque algunas tradiciones la nombraron la madre de Escila.

    Hécate se presentaba generalmente con forma triple, que probablemente tenía alguna conexión con la apariencia de la Luna llena, media Luna y Luna nueva. Hécate triple era la diosa de la Luna con tres formas: Selene, la Luna en el cielo; Artemisa, la cazadora en la tierra; Perséfone, la destructora en el inframundo. Aunque asociada con otras diosas lugares como Selene, gobernaba sobre los tres reinos: tierra, mar y aire. Tenía el poder de crear y contener tormentas, lo que influyó su patrocinio de pastores y marineros.

    AnimalesEditar
    [​IMG]
    Hécate triple

    Los perros estaban asociado íntimamente con Hécate en el mundo clásico. "En el arte y en la literatura, Hécate es constantemente representada con forma de perro o acompañada por un perro. Su acercamiento era anunciado por el aullido de un perro. El perro era el animal típico de sacrificio de Hécate y a veces era comido como sacramento solemne". El sacrificios de perros a Hécate se atestigua en Tracia, Samotracia, Colofón y Atenas. Se ha afirmado que su asociación con perros es "sugerente de su conexión con el nacimiento, ya que los perros eran sagrados para Ilitía, Genétilis y otras diosas del nacimiento. Aunque en tiempos posteriores, el perro de Hécate llegó a considerarse como una manifestación de las almas inquietas o demonios que la acompañaban, su dócil apariencia y su acompañamiento de Hécate, que parece totalmente amistoso en muchas obras de arte antiguo, sugieren que su significado original era positivo y probablemente surgió más por la conexión del perro con el parto que la asociación del perro con el inframundo". La asociación con perros, particularmente perras, puede explicarse por un mito de metamorfosis. La amistosa perra que acompaña a Hécate era originalmente la reina troyana Hécuba, que saltó al mar tras la caída de Troya y fue transformada por Hécate en su familiar.

    [​IMG]
    La noche de júbilo de Enitharmon, referida como La triple Hécate, 1795 William Blake

    Otra mito de metamorfosis explica por qué el turón también está asociado con Hécate. De Antonino Liberal: "En Tebas, Proito tenía una hija Galantis. Esta dama era compañera de juegos de Alcmena, hija de Electrión. Como la angustia del nacimiento de Heracles enervaba a Alcmena, las Moiras y Ilítia, como un favor a Hera, mantuvieron a Alcmena en un continuo dolor de parto. Permanecieron sentadas, cada una manteniendo los brazos cruzados. Galantis, temiendo que los dolores del parto enloquecieran a Alcmena, corrió a las Moiras e Ilítia y anunciaron que por deseo de Zeus, un chico había nacido de Alcmena y que sus prerrogativas habían sido abolidas.

    A todo esto, por supuesto la consternación superó a las moiras y separaron sus brazos. Los dolores de Alcmena cesaron inmediatamente y nació Heracles. Las moiras se ofendieron por esto y desde entonces le quitaron las partes femeninas a Galantis dado que, siendo un mortal, había engañado a los dioses. La convirtieron en una engañosa comadreja (o turón), haciéndola vivir en grietas y dándole una forma de apareamiento grotesca. Ella se monta a través de las orejas y da a luz a través de su garganta. Hécate sintió pena por esta transformación de su apariencia y la señaló como una sirviente sagrada propia".

    Eliano contó una historia diferente de una mujer transformada en turón: "He oído decir que la comadreja fue en otros tiempos mujer; que se llamaba así y era hechicera y bruja; que era muy incontinente, y que padecía un apetito sexual desbordado. También ha llegado a mis oídos lo siguiente: que la cólera de la diosa Hécate la transformó en este animal perverso. Séame propicia la diosa: dejo a otros las fábulas y cuentos."[1]

    [​IMG]
    Una diosa, probablemente Hécate o Artemisa, se muestra con un arco, un perro y antorchas gemelas.

    Ateneo (escribiendo en el siglo I o II a.C., y haciendo uso de la especulación etimológica de Apolodoro de Atenas) señala que el salmonete es sagrado para Hécate, "a causa de la semejanza de sus nombres; para el que la diosa es trimorphos, de una forma triple". La palabra griega para salmonete era trigle y luego trigla. Cita un fragmento de un verso: "Oh dama Hécate, Trioditis/Con tres formas y tres caras/Propiciada por salmonetes". En relación al concepto griego de profanación, Parker observa: "El pez que era más comúnmente prohibido era el salmonete (trigle), que encaja esmeradamente en el patrón. "Disfrutaba en cosas contaminadas" y "se comería un cadáver de un pez o un hombre". Del color de la sangre, era sagrado la diosa hematófaga Hécate. Parece una recapitulación simbólica de todas las características negativas de las criaturas de las profundidades. "En Atenas, se decía que se levantaba una estatua de Hécate Triglathena, a quien se le ofrecía el salmonete en sacrificio". Tras mencionar que este pez era sagrado a Hécate, Alan Davidson escribe: "Cicerón, Horacio, Juvenal, Marcial, Plinio, Séneca y Suetonio han debajo abundante e interesante testimonio a la fiebre del salmonete que comenzó a afectar a romanos acomodados durante los últimos años de la república y que realmente los dominó durante el imperio temprano. Los principales síntomas eran la preocupación con el tamaño, el consecuente aumento de las cantidades absurdas del precio de grandes especímenes, un hábito de mantener al salmonete en cautividad y el disfrute de la experiencia estética altamente especializada inducida por ver cambiar el color del pez muerto".

    La rana, que también era el símbolo de una diosa egipcia de nombre similar, Heket, también se volvió sagrada para Hécate en la literatura pagana moderna, quizás debido a su habilidad de pasar entre dos elementos.

    En las representaciones tricéfalas, discutidas arriba, Hécate suele tener una o más cabezas animales, incluyendo una vaca, perro, jabalí, serpiente o caballo.

    PlantasEditar
    Hécate estaba íntimamente asociada con la tradición de las plantas y la mezcla de mediciones y venenos. En particular, se creía que daba instrucciones en estas artes íntimamente relacionadas. Apolonio de Rodas, en Argonauticas, menciona que Medea fue enseñada por Hécate: "Antes tú mismo oíste de mí que una cierta joven sabe de pócimas por los consejos de Hécate Perseide".

    La diosa es descrita vistiendo una túnica en fragmentos de la obra perdida de Sófocles, Los buscadores de raíces, y un antiguo comentario en Argonauticas (3.1214) de Apolonio de Rodas la describe teniendo la cabeza rodeada de serpientes, enroscándose a través de las ramas de roble. El tejo en particular era sagrado para Hécate.

    [​IMG]Los griegos consideraban el tejo sagrado a Hécate...Sus asistentes colobaban guirnaldas de tejo alrededor de los cuellos de toros negros que mataban en su honor y se quemaban ramas de tejo en piras funerarias. El tejo se asociaba con el alfabeto y el nombre científico actual del tejo, taxus, probablemente derivaba de la palabra griega para tejo, toxos, que es inquietantemente similar a toxon, su palabra para arco y toxicon, su palabra para veneno. Se presume que las últimas fueron llamados por el árbol por su superioridad tanto para arcos como venenos.[​IMG]

    ~ '

    Se decía que Hécate favorecía las ofrendas de ajo, que estaban asociados con su culto. También es asociada en ocasiones con el ciprés, un árbol simbólico de la muerte y el inframundo, por lo que es sagrado para varias deidades ctónicas.

    Otras plantas (a veces venenosas, medicionales y/o psicoactivas) se asociaban con Hécate. Estas incluían el acónito, la belladona, el orégano de Creta (Origanum dictamnus) y la mandrágora. Se ha sugerido que el uso de perros para excavar la mandrágora es una corroboración adicional de la asociación de esta planta con Hécate; de hecho, desde al menos el comienzo del siglo I d.C., hay varios testimonios a la práctica aparentemente extendida de usar perros para excavar plantas asociadas con la magia.

    ReferenciasEditar
    1. Eliano, Claudio. «Libro XV. Cap. XI», Historia de los animales IX-XVII, pp. 228 (113). Consultado el 29 de octubre de 2017.
    Categorías:
  15. /es.wikipedia.org/wiki/Moiras


    Moiras


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    [​IMG]
    Las tres Moiras. Relieve, tumba de Alexander von der Mark, por Johann Gottfried Schadow. Old National Gallery, Berlín
    En la mitología griega, las Moiras (en griego antiguo Μοῖραι, ‘repartidoras’) eran las personificaciones del destino. Sus equivalentes en la mitología romana eran las Parcas o Fatæ, las Laimas en la mitología báltica y las Nornas en la nórdica. Vestidas con túnicas blancas y de semblante imperturbable, su número terminó fijándose en tres.

    La palabra griega moira (μοῖρα) significa indistintamente ‘destino', ‘parte', ‘lote' o ‘porción', en referencia a su función de repartir a cada mortal la parte de existencia y de obras que le corresponden en el devenir del cosmos. Controlaban el metafórico hilo de la vida de cada ser humano desde el nacimiento hasta la muerte, y aun después en el Hades.

    Índice
    Mitología[editar]
    En principio, las Moiras eran concebidas como divinidades indeterminadas y abstractas, quizá incluso como una sola diosa. En la Ilíada de Homero se habla generalmente de "la Moira", que hila la hebra de la vida para los hombres en su nacimiento1 (μοῖρα κραταιή, moera Krataia: ‘poderosa Moira’).2 En la Odisea hay una referencia a las Klôthes (Κλῶθές) o hilanderas.3 En Delfos sólo se rendía culto a dos: la moira del nacimiento y la de la muerte.4 En Atenas, la diosa Afrodita era considerada la mayor de ellas en su aspecto de Afrodita Urania, según la Descripción de Grecia de Pausanias.5

    Una vez su número se hubo establecido en tres,6 los nombres y atributos de las Moiras quedaron fijados:

    • Cloto (Κλωθώ, ‘hilandera’) hilaba la hebra de vida con una rueca y un huso. Su equivalente romana era Nona, originalmente invocada en el noveno mes de gestación.
    • Láquesis (Λάχεσις, ‘la que echa a suertes’) medía con su vara la longitud del hilo de la vida. Su equivalente romana era Décima, análoga a Nona.
    • Átropos (Ἄτροπος, ‘inexorable’ o ‘inevitable’, literalmente ‘que no gira’,7 a veces llamada Aisa) era quien cortaba el hilo de la vida. Elegía la forma en que moría cada hombre, seccionando la hebra con sus «detestables tijeras» cuando llegaba la hora. En ocasiones se la confundía con Enio, una de las Grayas.8 Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’), y es a quien va referida la expresión "la Parca" en singular.
    En la tradición griega se aparecían tres noches después del alumbramiento de un niño para determinar el curso de su vida. Originalmente podrían haber sido diosas de los partos, si bien esta función acabaría asumida por la deidad de origen minoico Ilitía; paralelamente, la posterior adquisición de su papel como señoras del destino las vincularía y a la vez diferenciaría de otras divinidades de la muerte propiamente dicha, como Tánatos y las Keres. Por ello, y en especial por el predominante papel de Átropos, las Moiras inspiraban gran temor y reverencia, aunque podían ser adoradas como otras diosas: las novias atenienses les ofrecían mechones de pelo y las mujeres juraban por ellas.

    Un texto bilingüe eteocretense9 tiene la traducción griega ομοσαι δαπερ ενορκίοισι (omosai d-haper enorkioisi, ‘pero puede jurar [estas] mismas cosas a las Guardianas de Juramentos’). En eteocretense esto se escribe —S|TUPRMĒRIĒIA, donde MĒRIĒIA puede aludir a las divinidades que los helenos conocían como las Moiras.

    Diversas versiones de las Moiras existieron en los niveles mitológicos europeos más antiguos. Es imposible no relacionarlas con otras diosas hilanderas del destino indoeuropeas, como las Nornas en la mitología nórdica o la diosa báltica Laima y sus dos hermanas.

    Zeus y las Moiras[editar]
    [​IMG]
    Las tres Moiras matando a los gigantes Agrio y Toante. Detalle de un friso del Altar de Pérgamo (Museo de Pérgamo, Berlín).
    Las Moiras también eran temidas y respetadas por los dioses. El mismo Zeus estaba sujeto a sus designios, según palabras de la sacerdotisa pitia de Delfos. Hesíodo se refería a ellas como «las Moiras, a quienes el sabio Zeus respetó con los mayores honores»,10 aunque ninguna obra clásica precisa hasta qué punto exacto los propios inmortales estaban sometidos a sus dictámenes.

    Sin embargo, en contraposición a este punto, un supuesto epíteto del rey de los dioses, Zeus Moiragetes (‘Zeus Dador de Destino’), fue plasmado en el siglo II por Pausanias a raíz de una inscripción que contemplara en Olimpia:

    Cuando se llega al punto de partida de las carreras de carros, hay un altar con la inscripción "Al Dador de Destino".11

    También se refirió a los relieves esculpidos en el templo de Zeus en Megara, citando que «sobre la cabeza de Zeus están las Horas y las Moiras, y todos pueden ver que es el único dios obedecido por éstas». Igualmente advirtió que había un santuario de las Moiras a las puertas de Tebas, contiguo al de Zeus;12 mientras que el del dios contaba con representación escultórica, el de la tríada no.

    Los griegos afirmaban variadamente que las Moiras eran hijas de seres primordiales como Nix (la Noche), Caos o Ananké (la Necesidad) —H. J. Rose escribe que Nix era la madre de las Moiras13 y de las Erinias en la tradición órfica—, pero algunos mitógrafos posteriores fueron tan diametralmente opuestos como para afirmar que las Moiras eran hijas de Zeus, bien junto con Ananké o bien junto con Temis (la Justicia) o Nix, como Hesíodo señala en un pasaje,.14

    De los testimonios de Pausanias y de esta segunda vertiente genealógica se infiere la preeminencia de Zeus respecto de las Moiras y su potestad. Ello no se correspondería con lo que nos ha llegado de los cultos y tradiciones más antiguos, en los que se nos presenta a las Moiras como divinidades primigenias o ctónicas al margen del devenir y de la voluntad del resto de dioses, insertas en el ámbito de los principios prístinos e inamovibles del universo. Es probable que dicha aproximación se deba a un intento de modificar los mitos originales para que encajaran con el más tardío sistema patriarcal olímpico.

    Esta postura tampoco era aceptable para Esquilo, Heródoto o Platón, que consideraban a Zeus conocedor y administrador del destino de los hombres en tanto soberano del orden establecido, pero no decisor último del mismo. En efecto, tanto él como el resto de inmortales podían dispensar al ser humano dichas, aflicciones, recompensas y castigos; pero a menudo éstos no harían sino responder a lo ya establecido de antemano por las Moiras. En cualquier caso, lo que cada hombre podría o no conseguir a lo largo de su existencia, el límite temporal a ésta y su finalidad predeterminada eran competencia exclusiva de esta trinidad.

    Representación[editar]
    [​IMG]
    Las tres Moiras, o El triunfo de la Muerte. Tapiz flamenco, 1520 d.C. aprox., Victoria and Albert Museum, Londres.
    Se las representaba comúnmente como a tres mujeres hieráticas, de aspecto severo y vestidas con túnicas: Cloto, portando una rueca; Láquesis, con una vara, una pluma o un globo del mundo; y Átropos, con unas tijeras o una balanza.

    En otras ocasiones se les atribuye la apariencia de tres viejas hilanderas, o de tres melancólicas damas (una doncella, una matrona y una anciana, respectivamente). Shakespeare se inspiró en este mito para crear las tres brujas que aparecen en Macbeth, cuya intervención es determinante en el destino del protagonista.

    Bibliografía[editar]
    Véase también[editar]
    Notas y referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ Homero: Ilíada, XXIV, 209.
    2. Volver arriba↑ Ilíada, XVI, 334.
    3. Volver arriba↑ Odisea, VII, 197.
    4. Volver arriba↑ Kerényi (1951), pág. 32.
    5. Volver arriba↑ Pausanias: Descripción de Grecia, X, 24, 4.
    6. Volver arriba↑ La consideración de que eran tres cobró fuerza en el siglo II: cuando Pausanias visitó el templo de Apolo en Delfos, con Apolo y Zeus acompañados cada uno por una Moira, señaló que «hay también imágenes de dos Moiras, pero en lugar de la tercera a su lado aparecen Zeus Moiragetes y Apolo Moiragetes.»
    7. Volver arriba↑ Compárese con la antigua diosa Adrastea, la ‘ineludible’.
    8. Volver arriba↑
      Viene la ciega Furia con las detestables tijeras,
      y corta la vida finamente hilada.

      John Milton: Lycidas, l. 75.
    9. Volver arriba↑ La inscripción, del Delfinion de Dreros, actualmente desaparecida, fue publicada por: Henri van Effenterre (1946). «Inscriptions archaïques crétois». Bulletin de correspondance hellénique (en francés) (París) (70): 602-603. OCLC 290806160.
    10. Volver arriba↑ Hesíodo: Teogonía, 901.
    11. Volver arriba↑ Descripción de Grecia, V, 15, 5.
    12. Volver arriba↑
      Hay un santuario de Temis con una imagen de mármol blanco; contiguo hay un santuario de las Parcas, mientras el tercero es de Zeus del Mercado. Zeus está hecho de piedra; las Moiras no tienen imágenes.

      Descripción de Grecia, IX, 25, 4.
    13. Volver arriba↑ Rose (1928), pág. 24.
    14. Volver arriba↑ Teogonía, 904.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 5 nov 2018 a las 08:56.