1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. es.wikipedia.org/wiki/Ilitía
    Ilitía


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    [​IMG]
    Ilitía
    Para la ciudad de Ilitiáspolis (Eileithyaspolis), véase El Kab.
    En la mitología griega, Ilitía (en griego Εἰλείθυια Eileithyia) era la diosa de los nacimientos y las comadronas. En la cueva de Amnisos (Creta) se relacionó con el nacimiento anual del niño divino, y su culto está conectado con Enesidaon (el agitador de la tierra), que era el aspecto ctónico del dios Poseidón. Es posible que su culto esté relacionado con el culto a Eleusis.

    Índice
    Origen y genealogía[editar]
    Posiblemente de origen minoico, aparece documentada en las tablillas micénicas en lineal B (E-re-u-ti-ja). Hesíodo la describió como hija de Zeus y Hera,1 con lo que estuvieron de acuerdo Apolodoro y Diodoro Sículo.2 Sin embargo, Pausanias citaba otra fuente antigua, hoy perdida: «El licio Olén, un antiguo poeta, que compuso para los delios, entre otros himnos, uno dedicado a Ilitía, la describía como “la hábil giradora”, identificándola claramente con el destino, y la hacía más antigua que Crono3

    Píndaro, un mitógrafo meticulosamente exacto, tampoco hacía mención alguna de Zeus: «Diosa de los nacimientos, Ilitía, criada del trono de la profundas Moiras, hija de la omnipotente Hera, oye mi canción.»4

    Características[editar]
    Para los griegos clásicos, «está estrechamente relacionada con Artemisa y Hera», afirma Burkert, «pero no desarrolla carácter propio alguno.»5 En el himno órfico a Prothyraia, la relación de una diosa de los nacimientos como un epíteto de la virginal Artemisa, haciendo a la mortífera cazadora también «la que viene en ayuda de las mujeres en el parto»,6 sería inexplicable en términos puramente olímpicos:

    Cuando atormentada por los dolores del parto, dolorida y angustiada
    te invocamos el sexo, para el seguro descanso del alma;
    pues sólo tú Ilitía puedes aliviar el dolor,
    que intentamos aliviar, pero en vano.
    Artemisa Ilitía, venerable poder,
    que trajiste alivio en la espantosa hora del parto.7

    Así Claudio Eliano se refería en el siglo III a. C. a «Diana Lucina».8

    En la Ilíada, Homero representa a Ilitía sola, o a veces multiplicada como Ειλειθυιαι Eileithyiai: «La aguda pena del dolor baja sobre la mujer de parto, la amargura que las duras ilitías traen, las hijas de Hera, que ejercen el poder de los amargos dolores de parto.»9

    Los pintores de vasijas que ilustraban el nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus mostraban a veces a dos Ilitías ayudando, con sus manos alzadas en un gesto de epifanía.

    Mitos[editar]
    [​IMG]
    Nacimiento de Atenea armada de la cabeza de Zeus, con Ilitía a la derecha. Detalle del lado A de una pieza de cerámica ática: un ánfora de figuras negras del tercer cuarto del siglo VI a. C.
    Según el tercer himno homérico a Apolo Delio, Hera retuvo a Ilitía, que venía desde la Hiperbórea en el lejano norte, para evitar que Leto pudiese alumbrar a Artemisa y Apolo, pues el padre de ambos era Zeus.10 Los demás dioses presentes en el nacimiento en Delos enviaron a Iris para que la trajese. En cuanto Ilitía puso pie en la isla, nacieron los dioses.

    Adoración[editar]
    [​IMG]
    El parto, figurilla de terracota de Chipre, principios del siglo V a. C., Museo del Louvre.
    La cueva de Ilitía cerca de Amniso, en la bahía de Cnosos, que se menciona en la Odisea11 en relación con su culto, era considerada su lugar de nacimiento. Tenía estalactitas alusivas al doble papel de la diosa,12 de traer el parto y retrasarlo, y se han hallado ofrendas votivas a ellas. En ella fue adorada probablemente antes de que Zeus llegase al Egeo y con toda seguridad en época minoica-micénica.13 La diosa es mencionada como E-re-u-ti-ja en un fragmento en lineal B de Cnosos.

    En la época clásica tenía altares a ella consagrados en varias ciudades de Creta(donde fue especialmente adorada), como Lato y Eleuterna, y se cree que se le consagraban cuevas (como la de Inatos), quizá en alusión al canal de los nacimientos. En el continente griego, Pausanias vio en el siglo II d. C.,14 en Olimpia, un arcaico altar con un sótano interior consagrado al salvador-serpiente de la ciudad (Sosipolis) y a Ilitía, en el que una sacerdotisa virgen cuidaba de una serpiente a la que alimentaba con agua y pasteles de cebada y miel. El altar conmemoraba la aparición de una anciana con un bebé en brazos, en un momento crucial en el que los habitantes de Elis estaban amenazados por los arcadios. El niño, al ser dejado en el suelo entre las fuerzas contendientes, se transformó en una serpiente, echando a volar y haciendo huir a los arcadios antes de desaparecer en la colina. Había antiguos iconos de Ilitía en Atenas, y uno de ellos fue traído de Creta, según contaba Pausanias, quien también mencionaba altares a ella consagrados en Tenea y Argos, siendo el de Egio extremadamente importante.

    Junto con Artemisa y Perséfone, a menudo se mostraba a Ilitía portando antorchas para sacar a los niños de la oscuridad hasta la luz. De hecho, su equivalente en la mitología romana respecto a la ayuda en el parto es Lucina (‘de la luz’). En los altares griegos, pequeñas figuritas votivas de terracota (kourotrophos) representaban a una inmortal niñera que cuidaba de los infantes divinos, personaje que puede estar relacionado con Ilitía.

    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo: Teogonía, 921.
    2. Volver arriba↑ Diodoro Sículo: Biblioteca histórica, V, 72, 5.
    3. Volver arriba↑ Pausanias: Descripción de Grecia, VIII, 21, 3.
    4. Volver arriba↑ Píndaro: Nemeas, VII.
    5. Volver arriba↑ Burkert, 1985, pág. 1.761.
    6. Volver arriba↑ Graves, 1955, 15.a.1.
    7. Volver arriba↑ Himnos órficos.
    8. Volver arriba↑ Claudio Eliano: Sobre los animales, VII, 15.
    9. Volver arriba↑ Ilíada, XI, 270.
    10. Volver arriba↑ Himno homérico (III) a Apolo (Εις Απόλλωνα).
    11. Volver arriba↑ Odisea, XIX, 198.
    12. Volver arriba↑ Kerényi, 1976, fig. 6.
    13. Volver arriba↑ Burkert, 1985, pág. 171.
    14. Volver arriba↑ Descripción de Grecia, VI, 20, 1 - 3.
      • VI: texto español, en parte resultado de traducción automática.
      • VI, 19, 1 - VI, 21, 3: texto francés.
      • VI, 20: texto francés.
      • VI, 20, 1 - 3: texto inglés, con índice electrónico, en el Proyecto Perseus; trad. de 1918 de W.H.S. Jones con las características indicadas antes.
    Bibliografía[editar]
    • KERÉNYI, K.: Dioniso: Imagen arquetípica de la vida indestructible (Dionysos: Urbild des unzerstörbaren Lebens); ed. de 1976.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 28 sep 2018 a las 23:49.
  2. es.wikipedia.org/wiki/Perséfone

    Perséfone


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para el cuadro de Rossetti, véase Perséfone (Rossetti).
    [​IMG]
    Estatua que representa a Isis-Perséfone con un sistro, hallada en el templo de los dioses egipcios de Gortina y conservada en el Museo Arqueológico de Heraclión. 180-190 d. C.
    En la mitología griega, Perséfone (en griego antiguo, Περσεφόνη Persephónē) es hija de Zeus y de Deméter. La joven doncella, también llamada Kore, es raptada por Hades que la obliga a casarse con él, y se convierte en la reina del Inframundo además de una diosa. La forma romana del nombre Proserpinaprocede de la forma dialectal de este nombre en las ciudades eólicas y dóricasde la Magna Grecia. El personaje de Perséfone fue reinterpretado de muchas formas que no coinciden con la figura de la diosa en la Grecia antigua, por ejemplo, en el Renacimiento.

    Índice
    Etimología[editar]
    La diosa es conocida con dos nombres distintos, no relacionados etimológicamente: Perséfone y Core (o Kore, griego antiguo Κόρη). La forma Kore es simplemente el nombre común κόρηpara designar a una doncella o mujer joven, lo que evidentemente guarda relación con el significado del nombre de su madre Deméter.1

    En la literatura épica el primer nombre tiene la forma jónica Persephonē (Griego antiguo Περσεφόνη) y (especialmente en Homero) Persephoneia (Περσεφονεία,2 Persephoneia). En otros dialectos el nombre tiene distintas formas que no son simples variantes dialectales: Persephassa (Περσεφάσσα), Persephatta (Περσεφάττα), además de Periphona (Πηριφόνα) y Phersephassa (Φερσέφασσα). Toda esta variedad de formas sugiere un origen pregriego del nombre.3 En el Crátilo Platón la llama Ferepafa (Pherepapha, Φερέπαφα), y lo explica con una etimología ad hoc «porque es sabia y toca lo que se mueve».

    Persephatta (Περσεφάττα) se interpreta como «la que aventa el grano», relacionándola con el sánscrito parsa, «haz de grano» y un segundo elemento que tendría en indoeuropeo la forma *-gʷʰn-t-ih} de la raíz *gʷʰen "golpear".4

    Otra etimología propone explicarlo como 'φέρειν φόνον', pherein phonon, «(la que) trae la muerte».5

    En una tablilla de griego micénico en Lineal B de Pilos datada entre 1400-1200 a. C., (PY Tn 316) John Chadwick encuentra el nombre (como pe-re-*82 o pe-re-swa) de una diosa *Preswa que podría ser identificada con la oceánide Persa, hija deOcéano, y sugiere una posible conexión con el primer elemento del nombre "Perséfone".678

    Visión general[editar]
    La figura de Perséfone es actualmente muy conocida. Su historia tiene un gran poder emocional: una doncella inocente, el dolor de una madre por el rapto y el regreso de su hija. También es citada con frecuencia como un paradigma de los mitos que explican procesos naturales, con el descenso y el regreso de la diosa provocando el cambio de estación.

    Pero los griegos también conocían otra faceta de Perséfone. Ella era además la terrible Reina de los inframundos, cuyo nombre no era seguro pronunciar en voz alta y a la que se referían como «La Doncella». En la Odisea, cuando Odiseo viaja al Inframundo, alude a ella como «Reina de Hierro». Su mito central, aun con toda su familiaridad emotiva, era también el contexto tácito de los extraños ritos iniciáticos secretos de regeneración de los misterios eleusinos, que prometían la inmortalidad a sobrecogidos participantes: una inmortalidad en el mundo subterráneo de Perséfone, en un banquete con los héroes bajo su pavorosa mirada.9

    El mito del rapto[editar]
    [​IMG]
    Óleo en lienzo, obra de Niccolò dell'Abbate: Rapto de Proserpina (Ratto di Proserpina). Museo del Louvre.
    [​IMG]
    Grabado de 1690, obra de Johann Ulrich Krauß (1655-1719): Las compañeras de Perséfone son transformadas en sirenas.
    Y él [Zeus] fue a la cama de la abundante Démeter, quien concibió a Perséfone, la de blancos brazos, robada por Hades del lado de su madre.

    Hesíodo, Teogonía, 912
    La mayoría de las fuentes clásicas consideran a Perséfone como hija de Zeus y Deméter, pero la Biblioteca mitológica de Apolodoro recoge una versión alternativa que indica que era hija de Zeus y Estige.10

    Sin embargo, Deméter no tenía una posición estable en el Olimpo. Solía vivir muy lejos de los demás dioses, siendo una diosa de la naturaleza anterior a plantar semillas y cultivar plantas. En la tradición olímpica fue cortejada por los dioses Hermes, Ares, Apolo y Hefesto, pero ella rechazó todos sus regalos y alejó a su hija de la compañía de los dioses. Así, llevaba una vida pacífica hasta que su hija Perséfone se convirtió en la reina del inframundo, lo que, según los mitógrafos olímpicos, no sucedió hasta que Hades la raptó y la llevó allí con él. Perséfone estaba cogiendo flores inocentemente con algunas ninfas (y Atenea y Artemisa, según el himno homérico, o Leucipe, o algunas Oceánides) en un campo en Enna cuando Hades apareció, emergiendo de una grieta del suelo. Las ninfas fueron castigadas siendo transformadas en las Sirenas por no haber intervenido. La vida quedó paralizada mientras la desolada Deméter buscaba por todas partes a su hija perdida. Hécate había oído sus gritos y sugirió a Démeter hablar con Helios, el sol, que todo lo ve, para que le contase lo que había pasado.

    Finalmente, Zeus no pudo aguantar más la agonía de la tierra y obligó a Hades a devolver a Perséfone, enviando a Hermes para rescatarla. La única condición que se puso para liberar a Perséfone fue que no probase bocado en todo el trayecto, pero Hades la engañó para que comiese seis, o cuatro según las fuentes, semillas de granada, que la obligaban a volver cada año un mes por cada semilla. En algunas versiones, Ascálafo contaba a los demás dioses que Perséfone se había comido voluntariamente las semillas de granada. Cuando Deméter y su hija estaban juntas, la tierra florecía de vegetación. Pero durante seis meses al año, cuando Perséfone volvía a los infiernos, la tierra se convertía de nuevo en un erial estéril. Fue durante su viaje para rescatar a Perséfone del inframundo cuando Deméter reveló los misterios eleusinos. En una versión alternativa, Hécate rescató a Perséfone. En la versión más antigua la temible diosa Perséfone era la propia Reina del Inframundo.11

    En algunas versiones Deméter prohíbe a la tierra dar frutos, en otras está tan ocupada buscando a Perséfone que no se ocupa de ella, y en algunas la profundidad de su desesperación hace que nada crezca.

    El número de semillas comido por Perséfone cambia también de unas versiones a otras, a menudo en relación con la duración del invierno en la zona de procedencia de la historia.

    Este mito puede ser interpretado también como una alegoría de los rituales matrimoniales de los antiguos griegos, que sentían que el matrimonio era una especie de rapto de la novia de su familia por parte del novio, y este mito puede haber explicado los orígenes del ritual del matrimonio. La más popular explicación etiológica de las estaciones puede haber sido una interpretación posterior.

    Otros mitos sobre Perséfone[editar]
    Perséfone, como reina del Hades, sólo mostró clemencia una vez. Debido a que la música de Orfeo era tan arrebatadoramente triste, permitió que éste se llevase a su esposa, Eurídice, de vuelta al mundo de los vivos con la condición de que ella caminase tras él y él nunca intentase mirarla a la cara hasta que estuviesen en la superficie. Orfeo accedió pero falló, al mirar atrás, casi al final del recorrido, para asegurarse de que su esposa le seguía, perdió a Eurídice para siempre.

    Perséfone también figura en la historia de Adonis, el consorte sirio de Afrodita. Cuando Adonis nació, Afrodita lo tomó bajo su protección y fue hechizada por su belleza sobrenatural. Afrodita se lo dio a Perséfone para que lo cuidara, pero ésta también quedó asombrada por su belleza y rehusó devolvérselo. La discusión entre las dos diosas fue resuelta por Zeus o Calíope, quien decidió que Adonis pasase cuatro meses con Afrodita, cuatro con Perséfone y los cuatro restantes del año solo.

    También departió con Psique cuando esta bajó al inframundo a buscar un cofrecito que Afrodita la había mandado a buscar.

    Cuando Hades persiguió a una ninfa llamada Mente, Perséfone la convirtió en una planta de menta.

    Perséfone era el objeto del cariño de Pirítoo. Su amigo Teseo y él prometieron casarse con sendas hijas de Zeus. Teseo escogió a Helena, la secuestró con la ayuda de Pirítoo y decidió retenerla hasta que tuviese la edad de casarse. Dejaron a Helena con la madre de Teseo, Etra, y viajaron al inframundo, reino de la elegida de Pirítoo, Perséfone, y del marido de ésta, Hades, quien fingió ofrecerles hospitalidad y preparó un banquete. Tan pronto como la pareja se sentó, las serpientes se enroscaron en torno a sus pies, atrapándolos. Teseo fue finalmente rescatado por Heracles.

    El matrimonio formado por Perséfone y Hades fue estéril. En cambio Perséfone fue seducida por su propio padre en forma de serpiente y tuvo un hijo: Zagreo, que fue asesinado por los Titanes a instancias de Hera. No obstante, algunos autores asocian a Zagreo como hijo de Hades[cita requerida]. Por otra parte, un himno órfico hace a Perséfone madre de Melínoe, tras haber cohabitado con Zeus,12 y la Suda indica que Macaria era hija de Hades, aunque sin mencionar quien era su madre.13

    Era frecuente referirse a Perséfone y su madre Deméter como aspectos de la misma diosa, y eran llamadas «las Deméters» o simplemente «las diosas». La historia del rapto de Perséfone era parte de los ritos de iniciación en los misterios eleusinos.

    Investigaciones modernas sobre Perséfone[editar]
    ¿Perséfone anterior a Grecia?[editar]
    Muchos investigadores modernos han argumentado que el culto a Perséfone fue una continuación de la adoración que ya se le profesaba en el Neolítico o en la civilización minoica. Entre los clasicistas, esta tesis ha sido defendida por Günter Zuntz14 y cautamente incluida por Walter Burkert en su definitivo libro La religión griega.

    Por otra parte, el mitólogo Károly Kerényi ha relacionado a Perséfone con Ariadna, y ha sugerido su identificación con la anónima «señora del laberinto» de Cnosos.15

    Por otra parte, la hipótesis de un culto universal a la Madre Tierra ha estado bajo creciente crítica en los últimos años. Para saber más sobre esta controversia, vea el artículo Diosa Madre.

    Vida, muerte y resurrección[editar]
    Inspirados por James Frazer, Jane Ellen Harrison y los mitólogos modernos, algunos investigadores han etiquetado a Perséfone como una deidad de vida, muerte y resurrección.

    Consortes y descendencia[editar]
    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Liddell, H. G. y R. Scott, A Greek-English Lexicon s.v.
    2. Volver arriba↑ Homer (1899). Odyssey. Clarendon Press. p. 230. Consultado el 31 de marzo de 2014.
    3. Volver arriba↑ Nilsson, Martin P. (1967), Die Geschichte der Griechische Religion, vol. I, C.F. Beck Verlag, p. 474.
    4. Volver arriba↑ Beekes, R. S. P., Etymological Dictionary of Greek, Brill, 2009, p. 1179.
    5. Volver arriba↑ Smith, «Perse'phone.»
    6. Volver arriba↑ Raymoure, K.A. «pe-re-*82». Minoan Linear A & Mycenaean Linear B. Deaditerranean. «PY 316 Tn (44)». DĀMOS: Database of Mycenaean at Oslo. Universidad de Oslo.
    7. Volver arriba↑ Chadwick, John (1976). The Mycenaean World. Cambridge, UK: Cambridge University Press. p. 95. ISBN 0-521-29037-6. En Google Books.
    8. Volver arriba↑ Comentarios sobre la diosa pe-re-*82 de la tablilla de Pilos Tn 316, reconstruida provisionalmente como *Preswa
      ”It is tempting to see... the classical Perse... daughter of Oceanus...; whether it may be further identified with the first element of Persephone is only speculative.” John Chadwick. Documents in Mycenean Greek. Segunda edición.
    9. Volver arriba↑ Kerényi (1960).
    10. Volver arriba↑ Apolodoro, Biblioteca mitológica I,3,1.
    11. Volver arriba↑ Burkert (1985); Kerényi (1960).
    12. Volver arriba↑ Himnos órficos, LXX.
    13. Volver arriba↑ Suda, voz Μακαρία.
    14. Volver arriba↑ Zuntz (1973).
    15. Volver arriba↑ Karl Kerényi, Dionisios, raíz de la vida indestructible, p.83, Barcelona: Herder (2011), ISBN 978-84-254-2842-5.
    Bibliografía[editar]
    • Burkert, W. (1985). La religión griega.
    • Farnell, L. R. (1906). Las religiones de los estados griegos 3. (Capítulos sobre: Deméter y Core-Perséfone; monumentos religiosos de Deméter-Core; tipos ideales de Deméter-Core.)
    • Kerényi, K. (1960). Eleusis: Archetypal Image of Mother and Daughter.
    • Zuntz, G. (1973). Perséfone: Tres ensayos sobre la religión y el pensamiento de la Magna Grecia.
    Enlaces externos[editar]
    • Claudiano: El rapto de Proserpina o Sobre el rapto de Proserpina (De raptu Proserpinae).
      • Texto francés en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011).
      • Texto inglés en el sitio Theoi; traducción de 1922 de Maurice Platnauer.
      • Texto inglés en el sitio LacusCurtius (en cada pasaje hay enlace con el texto latino): 1; 2; 3.
        • Texto latino en LacusCurtius (en cada pasaje hay enlace con el texto inglés): 1; 2; 3.
        • Texto latino, con índice electrónico, en el Proyecto Perseus. Empleando el rótulo activo "load", que se halla en la parte superior derecha, se obtiene ayuda en inglés con el vocabulario latino del texto.
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 22 oct 2018 a las 05:09.
  3. /es.wikipedia.org/wiki/Hades

    Hades


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Hades (desambiguación).
    No debe confundirse con el dios de la guerra de la mitología griega Ares.
    [​IMG]
    Hades, dios del Inframundo, junto al can Cerbero, Museo Arqueológico de Creta, Grecia
    En la mitología griega, Hades (en griego antiguo ᾍδης Hadēs, originalmente Ἅιδης Haidēs o Ἀΐδης Aïdēsdórico Ἀΐδας Aidas—, ‘el invisible’)1 alude tanto al antiguo inframundo griego como al dios de éste. La palabra hacía referencia en Homero solo al dios y el genitivo ᾍιδού Haidou era una elisión para designar ubicación: ‘la casa/dominio de Hades’. Finalmente también el nominativo llegó a designar la morada de los muertos.

    Hades es el mayor hijo varón de Cronos y Rea. Según el mito, él y sus hermanos Zeus y Poseidón derrotaron a los Titanes y reclamaron el gobierno del cosmos, adjudicándose el inframundo, el cielo y el mar, respectivamente; la tierra sólida, desde mucho antes provincia de Gea, estaba disponible para los tres al mismo tiempo.

    Hades también era llamado Plouton (en griego antiguo Πλούτων, genitivo Πλούτωνος, ‘el rico’), nombre que los romanos latinizaron como Plutón. Los antiguos romanos asociaron a Hades/Plutón con sus propias deidades ctónicas, Dis Pater y Orco; el dios etrusco equivalente era Aita.

    El término «hades» en la teología cristiana (y en el Nuevo Testamento) es paralelo al hebreo sheol (שאול, ‘tumba’ o ‘pozo de suciedad’), y alude a la morada de los muertos. El concepto cristiano de infierno se parece más al Tártaro griego, una parte profunda y sombría del Hades usada como mazmorra de tormento y sufrimiento.

    Índice
    El reino de Hades[editar]
    Artículo principal: Inframundo griego
    En los antiguos mitos griegos, el reino de Hades es la neblinosa y sombría2 morada de los muertos (también llamada Érebo), a la que iban todos los mortales. La filosofía griega posterior introdujo la idea de que los mortales eran juzgados tras su muerte y se los recompensaba o maldecía. Muy pocos mortales podían abandonar este reino una vez que habían entrado, con la excepción de los héroes Heracles y Teseo. Incluso Odiseo en su nekyia3 llama a los espíritus de los difuntos, en lugar de descender hasta ellos.

    Había varias secciones en el Érebo, incluyendo el Elíseo, los Campos de Asfódelos y el Tártaro. Los mitógrafos griegos no son totalmente consistentes sobre la geografía del más allá. Un mito completamente opuesto sobre la otra vida concierne al Jardín de las Hespérides, con frecuencia identificado con las Islas de la Bendición, donde podían morar los héroes bendecidos.

    En la mitología romana, la entrada al Inframundo localizada en el Averno, un cráter cercano a Cumas, fue la ruta usada por Eneas para descender al reino de los muertos.4 Por sinécdoque, «Averno» puede usarse como referencia a todo el inframundo. Los Inferi Dii eran los dioses romanos del inframundo.

    [​IMG]
    Busto de Hades. Copia romana en mármol de un original griego del siglo V a. C.; el manto oscuro es un añadido moderno (Museo Nacional Romano).
    Para los helenos, los fallecidos entraban al inframundo cruzando el río Aqueronte, porteados por Caronte, quien cobraba por el pasaje un óbolo, una pequeña moneda que ponían en la boca del difunto sus piadosos familiares. Los pobres y aquellos que no tenían ni amigos ni familia se reunían durante cien años en la orilla cercana.4 Los griegos ofrecían libaciones propiciatorias para evitar que los difuntos volviesen al mundo superior a «perseguir» a quienes no les habían dado un funeral adecuado.

    El otro lado del río era guardado por Cerbero, el perro de tres cabezas derrotado y domesticado para sí mismo por Heracles (Hércules para los romanos). Más allá de Cerbero, las sombras de los difuntos entraban en la tierra de los muertos para ser juzgadas.

    Los cinco ríos del reino de Hades y su significado simbólico eran el Aqueronte (el río de la pena o la congoja), el Cocito (de las lamentaciones), el Flegetonte (del fuego), Lete (del olvido) y Estigia (del odio), el río sobre el que incluso los dioses juraban y en el que Aquiles fue sumergido para hacerlo invencible. El Estigia formaba la frontera entre los mundos superior e inferior. (Véase también Erídano.)

    La primera región del Hades comprendía los Campos de Asfódelos, descritos en la Odisea,3 donde las almas de los héroes vagaban abatidas entre espíritus menores, que gorjeaban a su alrededor como murciélagos. Solo libaciones de sangre que les eran ofrecidas en el mundo de los vivos podían despertarlos durante un tiempo a las sensaciones de humanidad.

    Más allá quedaba el Érebo, que podía tomarse como un eufemismo para el Hades, cuyo nombre era temido. Había en él dos lagos: el de Lete, a donde las almas comunes acudían para borrar todos sus recuerdos, y el de Mnemósine (‘memoria’), de donde los iniciados en los Misterios preferían beber. En el antepatio del palacio de Hades y Perséfone se sentaban los tres jueces del Inframundo: Minos, Radamantis y Éaco. Allí, en el trivio consagrado a Hécate, donde los tres caminos se encontraban, las almas eran juzgadas; volvían a los Campos de Asfódelos si no eran virtuosas ni malvadas y eran enviadas al camino del tenebroso Tártaro si eran impías o malas, o al Elíseo (Islas de los Bienaventurados) con los héroes «intachables».

    En los Oráculos sibilinos, un curioso batiburrillo de elementos grecorromanos y judeocristianos, vuelve a aparecer el Hades como morada de los muertos, y por etimología popular, incluso procede del nombre de Adán (el primer hombre), afirmándose como motivo que fue el primero en entrar en él.5

    El dios mayor del inframundo[editar]
    [​IMG]
    La diosa Perséfone, esposa de Hades.
    En la mitología griega, Hades (el ‘invisible’), el dios del inframundo, era uno de los hijos de los Titanes Cronos y Rea. Tenía tres hermanas, Deméter, Hestia y Hera, así como dos hermanos, Zeus (el menor de todos) y Poseidón. Juntos constituían los seis dioses olímpicos originales.

    Al hacerse adulto, Zeus logró obligar a su padre a que regurgitase a sus hermanos. Tras ser liberados, los jóvenes dioses, junto a los aliados que lograron reunir, desafiaron el poder de los dioses mayores en la Titanomaquia, una guerra divina. Zeus, Poseidón y Hades recibieron armas de los tres Cíclopes como ayuda para la guerra: Zeus los truenos, Poseidón el tridente y Hades un casco de invisibilidad. La guerra duró diez años y terminó con la victoria de los dioses jóvenes. Después de esta victoria, según un pasaje famoso de la Ilíada,6 Hades y sus dos hermanos menores, Poseidón y Zeus, echaron a suertes7 los reinos a gobernar. Zeus se quedó con el cielo, Poseidón con los mares y Hades recibió el inframundo,8 el reino invisible al que los muertos van tras dejar el mundo, así como todas las cosas bajo tierra. Fue así como los tres hermanos se convirtieron en los dioses supremos de la cultura griega.

    Hades obtuvo su consorte definitiva y reina, Perséfone, raptándola, teniendo el concepto del rapto varias interpretaciones simbólicas, en una historia que conectaba los antiguos misterios eleusinos con el panteón olímpico en un mito fundacional del reino de los muertos. Helios le dijo a la llorosa Deméter sobre Hades «que no es un indigno yerno el soberano de tantos, que es de tu misma semilla y sabes bien dónde vive y qué lote le tocó cuando se hizo el reparto entre los tres hermanos...»2

    A pesar de las connotaciones modernas de la muerte como maldad, Hades tenía en realidad un carácter más altruista en la mitología. A menudo se lo retrataba más como pasivo que como malvado: su papel era a menudo mantener un relativo equilibrio.

    Hades reinaba sobre los muertos, con la ayuda de otros sobre los que tenía completa autoridad. Prohibió estrictamente a sus súbditos abandonar sus dominios y se enfurecía bastante cuando alguien lo intentaba, o si alguien trataba de robar almas de su reino. Era igualmente terrible para quien intentaba engañar a la muerte o cruzarla, como descubrieron desgraciadamente Sísifo y Pirítoo.

    Aparte de Heracles, las únicas personas vivas que se aventuraron en el Inframundo fueron todas héroes: Odiseo, Eneas(acompañado por la Sibila), Orfeo, Teseo y, en un romance posterior, Psique. Ninguno de ellos estuvo especialmente satisfecho con lo que presenciaron en el reino de los muertos. En particular, el héroe griego Aquiles, a quien Odiseo conjuró con una libación de sangre, que dijo: «No me hables con dulzura de la muerte, glorioso Odiseo. Preferiría servir como mercenario a otro antes que ser el señor de los muertos que han perecido.»9

    Culto[editar]
    Hades, dios de los muertos, era un personaje temible para aquellos que aún vivían. Sin prisa por encontrarse con él, eran reticentes a prestar juramentos en su nombre. Para muchos, simplemente decir la palabra «Hades» ya era espantoso, por lo que se buscaron eufemismos que usar. Dado que los minerales preciosos venían de las profundidades de la tierra (es decir, del «inframundo» gobernado por Hades), se consideraba que tenía también el control de estos, y se referían a él como Πλουτων Plouton (relacionado con ‘riqueza’), de donde procede su nombre romano, Plutón. Sófocles explicaba el hábito de referirse a Hades como ‘el rico’ con estas palabras: «el sombrío Hades se enriquece con nuestros suspiros y lágrimas». Además, se lo llamaba Clímeno (Κλυμενος, ‘célebre’), Polidegmon (Ρολυδεγμων, ‘que recibe a muchos’) y quizá Eubuleo(Ευβουλεος, ‘buen consejero’ o ‘bienintencionado’),10 todos ellos eufemismos que evolucionaron a epítetos.

    Aunque era un olímpico, pasaba la mayor parte del tiempo en su oscuro reino. Formidable en la batalla, demostró su ferocidad en la famosa Titanomaquia, la batalla de los olímpicos contra los titanes, que entronizó a Zeus. Temido y odiado, Hades personificaba la inexorable finalidad de la muerte: «¿Por qué odiamos a Hades más que a cualquier dios, si no es por ser tan adamantino e inflexible?», se preguntaba retóricamente Agamenón.11 No era sin embargo un dios malvado, pues aunque severo, cruel y despiadado, era justo. Hades gobernaba el Inframundo y por ello era con mucha frecuencia asociado con la muerte y temido por los hombres, aunque la personificación real de esta era Tánatos.

    Cuando los griegos apaciguaban a Hades, golpeaban sus manos contra el suelo para asegurarse de que pudiera oírles.12 La sangre de todos los sacrificios ctónicos, incluyendo los dedicados a Hades, goteaba a un pozo o grieta en el suelo. La persona que ofrecía los sacrificios tenía que apartar su cara.13

    Sus pertenencias identificativas incluían un famoso casco, que le dieron los Cíclopes y que hacía invisible a cualquiera que lo llevase. Se sabía que a veces Hades prestaba su casco de invisibilidad tanto a dioses como a hombres (como a Perseo). Su carro oscuro, tirado por cuatro caballos negros como el carbón, siempre resultaba impresionante y pavoroso. Sus otros atributos ordinarios eran el narciso y el ciprés, la Llave del Hades y Cerbero, el perro de múltiples cabezas. Se sentaba en un trono de ébano.

    El filósofo Heráclito, unificando opuestos, declaró que Hades y Dioniso, la misma esencia de la vida indestructible (zoë), eran el mismo dios.14 Entre otras evidencias, Kerényi señala que la afligida diosa Deméter rehusaba beber vino, que es el don de Dioniso, tras el rapto de Perséfone, debido a esta asociación, y sugiere que Hades puede de hecho haber sido un «seudónimo» para el Dioniso del inframundo.15 Incluso sugiere que esta identidad dual puede haber sido familiar a quienes entraban en contacto con los Misterios.16 Uno de los epítetos de Dioniso era Ctonio, ‘subterráneo’.17

    Representaciones artísticas[editar]
    Hades es rara vez representado en el arte clásico, salvo en las representaciones del rapto de Perséfone.18

    Perséfone[editar]
    [​IMG]
    Fuente de Proserpina en Poznan (Polonia), esculpida por Augustin Schöps.
    La consorte de Hades era Perséfone, representada por los griegos como la hermosa hija de Deméter.19

    Perséfone no se sometió a Hades voluntariamente, sino que fue raptada por éste mientras recolectaba flores en los campos de Nisa, en la Provincia de Caltanissetta, en Sicilia. En protesta por este acto, Deméter lanzó una maldición sobre la tierra que produjo una gran hambruna, y aunque los dioses fueron uno por uno a pedirle que la levantase para que la humanidad dejase de sufrir, ella aseguraba que la tierra permanecería estéril hasta que volviese a ver a su hija. Por fin intervino Zeus, quien a través de Hermes pidió a Hades que devolviese a Perséfone. Este accedió, «pero antes de partir tomó un grano de granada, que es dulce como la miel y que Hades le ofreció porque sabía que así tendría que regresar.»2

    Deméter preguntó a Perséfone a su regreso a la luz y el aire: «¿No habrás probado bocado mientras estabas abajo? Porque si aún no lo has hecho podrás vivir con nosotros, pero si algo comiste, tendrás que volver allí, pasarás los inviernos en la tierra profunda y al llegar el calor y la tierra esté verde con nosotros vendrás a reunirte de nuevo.»2

    Esto la ató a Hades y al Inframundo, para gran consternación de Deméter. No está claro si Perséfone fue cómplice del ardid. Zeus propuso un compromiso, al que accedieron todas las partes: Perséfone pasaría un tercio del año con su marido.20 Es durante esta época cuando el inviernocae sobre la tierra, «una expresión de tristeza y luto».21

    El matrimonio entre Hades y Perséfone se consideró estéril aunque la Suda hace a Hades padre de Macaria, sin especificar quién era la madre. Algunas tradiciones, también le otorgan la paternidad de Melínoe, diosa de los fantasmas; sin embargo, otras tradiciones se la otorgan a su hermano Zeus22. Una de las versiones referentes al mito de Zagreo, dispensan la paternidad de este a Hades[cita requerida]

    Teseo y Pirítoo[editar]
    Hades encarceló a Teseo y Pirítoo, quienes habían prometido secuestrar y desposar a las hijas de Zeus. Teseo eligió a Helena, la secuestró y decidió retenerla hasta que tuviese edad de casarse. Pirítoo eligió a Perséfone. Dejaron a Helena con la madre de Teseo, Etra, y viajaron al Inframundo. Hades conocía su plan de raptar a su esposa, así que fingió ofrecerles hospitalidad y preparó un banquete. Tan pronto como la pareja se sentó, se enroscaron serpientes en torno a sus pies, atrapándolos. Teseo fue finalmente rescatado por Heracles, pero Pirítoo quedó preso como castigo por osar pretender a la esposa de un dios.

    Heracles[editar]
    [​IMG]
    Hades, etiquetado como Plouton, ‘el rico’, porta una cornucopia en un ánfora ática de figuras rojas, c.470 a. C.
    El último trabajo de Heracles fue capturar a Cerbero. Primero viajó a Eleusis para ser iniciado en los misterios eleusinos. Hizo esto para absolverse de la culpa por haber matado a los centauros. Encontró la entrada al inframundo y, tras diversas vicisitudes, pidió permiso a Hades para llevarse a Cerbero. Este accedió, si lograba dominar a la bestia sin ayuda de las armas. Consiguió hacerlo, se lo llevó y, tras mostrarlo a Euristeo, lo devolvió al inframundo.23

    En otro episodio mítico en el que Heracles dirigió una expedición contra Pilos, este llegó a herir a Hades, que ayudaba en aquella ocasión a los pilios.24

    Orfeo y Eurídice[editar]
    Hades solo mostró clemencia una vez: cuando Orfeo, un gran intérprete musical, viajó al Inframundo para recuperar a su esposa, Eurídice, que había sido mordida por una serpiente y murió en el acto. Incapaz de aceptar su muerte, Orfeo fue a pedir a Hades una segunda oportunidad. Emocionado por la habilidad musical de Orfeo, Hades permitió que este se llevase a su esposa de vuelta al mundo de los vivos con la condición de que nunca intentase mirar atrás para comprobar si ella lo seguía hasta llegar a la superficie. Orfeo accedió y partió con Eurídice de vuelta al mundo de los vivos, pero pronto le asaltaron las dudas, temiendo que Hades lo hubiese engañado dándole el alma equivocada, o que su esposa no pudiera seguirlo o lo hubiese abandonado. Al salir del mundo de los muertos Orfeo no se pudo contener y se dio la vuelta, para descubrir que su esposa sí lo había seguido, pero que ella todavía no había salido del Hades, por lo que la promesa se rompió y Eurídice volvió al mundo de los muertos. Orfeo muere poco después por las Ménades.

    Mente y Leuce[editar]
    Según Ovidio, Hades persiguió a la ninfa Mente, asociada con el río Cocito, y la habría poseído de no ser porque Perséfone la transformó en una planta llamada menta. De forma similar, la ninfa Leuce, a quien también había violado, fue metamorfoseada por Hades en un álamo blanco tras su muerte. Otra versión cuenta que fue transformada por Perséfone en este árbol mientras estaba junto a la laguna de la Memoria.

    Caronte[editar]
    En la antigua Grecia y en la antigua Roma era costumbre poner un óbolo dentro o sobre la boca de los difuntos, ya que estos tenían que pagar a Caronte, el barquero del Hades.25

    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Mike Dixon-Kennedy, siguiendo a Károly Kérenyi (1951), The Gods of the Greeks p. 230, en Encyclopedia of Greco-Roman Mythology (1998) p. 143: «su nombre significa ‘el invisible’, un contraste directo con su hermano Zeus, que era originalmente visto como representante del brillo del día»; Vyacheslav V. Ivanov, Old Novgorodian Nevide, Russiannevidal’: Greek ἀίδηλος citando a Robert S. P. Beekes, Hades and Elysion en J. Jasanoff, et al., eds. (1998) Mír Curad: Studies in Honor of Calvert Watkins. Beekes muestra que la derivación de Thieme desde *som wid- es semánticamente insostenible. Análogamente, la palabra hebrea para la morada de los muertos, sheol, también significa literalmente ‘invisible’. El Crátilo de Platón improvisa extensamente sobre la etimología, con el personaje de Sócrates asegurando que el nombre del dios no procede de aiedes (‘invisible’) como se cree comúnmente, sino de «su conocimiento (eidenai) de todas las cosas nobles».
    2. Saltar a:a b c d Himno homérico a Deméter.
    3. Saltar a:a b Homero, Odisea xi.
    4. Saltar a:a b Virgilio, Eneida vi.
    5. Volver arriba↑ Oráculos sibilinos i.101-3.
    6. Volver arriba↑ Homero, Ilíada xv.187–93.
    7. Volver arriba↑ Walter Burkert, en The Orientalizing Revolution: Near Eastern Influence on Greek Culture in the Early Archaic Age(1992) pp. 90 y sig., compara esta única referencia con el Atrahasis mesopotámico: «la estructura básica de ambos textos es asombrosamente similar». El sorteo no era la versión habitual: Hesíodo (Teogonía 883) declara que Zeus derrocó a su padre y fue aclamado rey por los otros dioses. «Difícilmente haya en Homero otro pasaje que se acerque tanto a ser una traducción de una épica acadia», concluye Burkert (p. 91).
    8. Volver arriba↑ Poseidón dijo: «Yo obtuve por suerte habitar siempre en el espumoso y agitado mar, tocáronle a Hades las tinieblas sombrías, correspondió a Zeus el anchuroso cielo en medio del éter y las nubes; pero la tierra y el alto Olimpo son de todos.» (Ilíada xv.187.)
    9. Volver arriba↑ Homero, Odisea xi.488.
    10. Volver arriba↑ El nombre «Eubuleo» aparece más a menudo como epíteto de Dioniso o Zeus.
    11. Volver arriba↑ Homero, Ilíada ix.
    12. Volver arriba↑ Graves, R. (1960). The Greek Myths. §31.e. «Hades nunca sabe qué está sucediendo en el mundo superior, o en el Olimpo, salvo por la información fragmentaria que le llega cuando los mortales golpean sus manos sobre la tierra y lo invocan con juramentos y maldiciones».
    13. Volver arriba↑ Kerényi, K. (1951). Gods of the Greeks. p. 231.
    14. Volver arriba↑ Heráclito, encontrándose con la fiesta de la Faloforia, en la que se desfilaba con falos, comentó en un fragmento conservado: «Si no ordenasen la procesión en honor del dios y le dirigiesen la canción fálica, sería el más desvergonzado de los comportamientos. Pero Hades es el mismo que Dioniso, para quien cantan y se comportan como bacantes». (Citado en Kerényi, K. (1976). Dionysos: Archetypal Image of Indestructible Life. Princeton University Press. pp. 239 y sig.)
    15. Volver arriba↑ Kerényi (1967) p. 40.
    16. Volver arriba↑ Kerényi (1976) p. 240.
    17. Volver arriba↑ Kerényi (1976) p. 83.
    18. Volver arriba↑ Vermeule, Emily (diciembre de 1958). «Mythology in Mycenaean Art». The Classical Journal 54 (3): 97-108.
    19. Volver arriba↑ Guirand, Felix (1959). Larousse Encyclopedia of Mythology. Batchworth Press Limited. p. 190.
    20. Volver arriba↑ Guirand (1959) p. 175.
    21. Volver arriba↑ Guirand (1959) p. 176.
    22. Volver arriba↑ «Mitología Griega: el mito de Perséfone».
    23. Volver arriba↑ Apolodoro, Biblioteca mitológica II,5,12.
    24. Volver arriba↑ Homero, Ilíada V,395; Apolodoro, Biblioteca mitológicaII,7,3.
    25. Volver arriba↑ No sobre los ojos: todas las fuentes literarias especifican la boca. Calímaco, Hecale fragmento 278 en el texto de R. Pfeiffer Callimachus (Oxford University Press, 1949) vol. 2 p. 262; ahora ordenado como fragmento 99 por A. S. D. Hollis en su edición, Callimachus: Hecale (Clarendon Press, 1990) pp. 284 y sig., de la Suda, especificando la boca, también en Etymologicum Graecum («Danakes»). W. Smithtambién especifica la boca, aunque la arqueología desmiente su afirmación de que todos los cadáveres tenían una moneda (Smith, W., ed. (1867). «Charon». A Dictionary of Greek and Roman biography and mythology. Boston: Little, Brown & Co. i.689. OCLC 68763679.) Véase también Óbolo de Caronte.
    Enlaces externos[editar]
    Mapas del Hades[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 18 nov 2018 a las 17:42.
  4. es.wikipedia.org/wiki/Dioses_olímpicos

    Dioses olímpicos


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    [​IMG]
    La asamblea de dioses, principalmente los doce olímpicos, reciben a Psique (Loggia di Psiche, 1518-19, de Rafael).
    En la religión de la antigua Grecia, los dioses olímpicos son los principales dioses del panteón griego, que moraban en el monte Olimpo (el más alto de Grecia). A ellos les fueron consagrados tanto templos, como festividades cívicas, actividades artísticas y deportivas, siendo considerados los más importantes dentro del amplio conjunto de las deidades de la mitología griega. En sus orígenes, los primeros cultos se remontan aproximadamente hace 5000-6000 años, hacia el 3500 a. C.123 El culto a las deidades de la Antigua Grecia permanece vigente en el Helenismo.

    El concepto de "doce dioses" es más antiguo que cualquiera de las primeras fuentes griegas. La palabra "Dios" (gr. ΔΥΟΣ) ya era atribuida en aquel entonces a Zeus, mientras que "Theo" (gr. θεο) se refería a los restantes.4 Hubo, en diferentes épocas, catorce dioses diferentes reconocidos como olímpicos, aunque nunca más de doce a la vez. De este concepto es como se hace referencia a ellos como los doce olímpicos, también conocidos como Dodekatheon (en griego, Δωδεκάθεον< δώδεκα,5 dōdeka, "doce" + θεοί, theoi, "dioses").

    Índice
    Los doce olímpicos[editar]
    Tal y como se documenta en las fuentes, los escritos de Homero y la Teogonía de Hesíodo (siglo VII-VIII a. C.), los doce olímpicos ganaron su supremacía en la Tierra después de que Zeus, junto a sus hermanos Poseidón y Hades, y sus hijos (que completan el resto del panteón), lograran la victoria en la guerra contra los Titanes.

    Como ocurre con otros aspectos y elementos de la mitología, el número e identidad de los dioses que habitaban el Monte Olimpo (el llamado «Concilio de los dioses») es impreciso de acuerdo con la tradición. Su número era doce, siendo este un muy probable listado original:6

    La primera referencia antigua de sus ceremonias religiosas se encuentra en el Himno homérico a Hermes. El culto griego de los doce olímpicos se remonta al siglo VI a. C. en Atenas y probablemente no tiene precedentes en la época micénica. El altar de los doce olímpicos en Atenas se fecha generalmente en el arcontado de Pisístrato el joven, en 522/521 a. C.

    [​IMG]
    Fragmento de un relieve helenístico (siglo I a. C. - siglo I) representando los doce olímpicos con sus atributos en procesión; de izquierda a derecha, Hestia (cetro), Hermes (casco alado y bastón), Afrodita (velo), Ares (casco y lanza), Deméter (cetro y gavilla de trigo), Hefesto (bastón), Hera (cetro), Poseidón (tridente), Atenea (búho y casco), Zeus (rayo y bastón), Artemisa (arco y carcaj) y Apolo (cítara) (procedente del Walters Art Museum).
    Zeus, Hera, Poseidón, Ares, Hermes, Hefesto, Afrodita, Atenea, Apolo y Artemisa son siempre considerados dioses olímpicos. Hestia, Deméter, Dioniso, Hades, Perséfone, Hebe, Asclepio, Eros, Pan y Heracles, después de ser divinizado, son los dioses variables que completaban la docena. Hestia fue uno de los doce Olímpicos durante mucho tiempo, aunque terminó cediendo su lugar a Dionisio. Perséfone pasaba la tercera parte del año en el inframundo (provocando así el invierno) y se le permitía volver al Olimpo durante los restantes ocho meses para que pudiera estar con su madre, Deméter.7 Y, aunque Hades (mitología romana: Plutón) siempre fue uno de los principales dioses griegos, su morada en el mundo subterráneo de los muertos hacía su relación con los olímpicos más delicada. Por esta razón, generalmente no está incluido en esta lista. No tenía un asiento en el panteón ya que pasó casi todo su tiempo en el inframundo, en el que era el rey.

    Herodoro de Heraclea incluyó en su Dodekatheon las deidades siguientes: Zeus, Hera, Poseidón, Hermes, Atenea, Apolo, Alfeo, Crono, Rea y las Cárites.8910 Heródoto también incluye a Heracles como uno de los doce.11 Luciano también incluye a Heracles y Asclepio como miembros de los doce, sin detallar qué dos tuvieron que ceder su sitio. En Cos, Heracles y Dioniso se añaden a los doce y Ares y Hefesto son olvidados.12 Sin embargo, Píndaro, Apolodoro13 y Herodoro de Heraclea discrepan con esto. Para ellos, Heracles no es uno de los doce dioses, sino el que estableció su culto.9 Hebe, Helios, Eros, Selene y Perséfone son otros importantes dioses y diosas que a veces se incluyen en un grupo de doce. Erosse representa a menudo junto a los otros doce, especialmente junto a su madre Afrodita, pero rara vez es considerado como uno de los olímpicos.

    Genealogía[editar]
    [​IMG]
    Árbol genealógico de los dioses olímpicos. En los casos de Afrodita, Ares, Dioniso, Atenea, Hefesto y Urano para este gráfico se ha tomado como modelo la versión de la Teogonía de Hesíodo. En azul, los que siempre se consideran olímpicos, en amarillo los variables, y en negro, los demás dioses. La línea continua indica relación padre-hijo y la discontinua la pareja.14
    Platón unió los doce olímpicos con los doce meses y propuso que el último mes se dedicara a los ritos en honor de Hades y los espíritus de los muertos, lo que implica que consideraba a Hades para ser uno de los doce.15 Hades es eliminado en las agrupaciones más tarde debido a sus asociaciones ctónicas.16 En el FedroPlatón alinea a los doce con el zodiaco y excluiría a Hestia de su rango.17

    En la cultura de la antigua Grecia los "dioses del Olimpo" y los "cultos a los doce dioses" eran a menudo conceptos relativamente distintos.18 Es imposible establecer con precisión un árbol genealógico de los dioses olímpicos. Ello se debe principalmente a que la genealogía es una técnica o ciencia auxiliar de la historia y que por tanto obedece a estructuras del orden de lo humano, de modo que obviamente fracasa en el plano de lo mitológico.

    Sin embargo, diversos autores suelen hacer esbozos, más o menos complejos, con fines de organización didáctica del material presentado.19

    Listado de los Doce Olímpicos[editar]
    Olímpicos clásicos[editar]
    Los doce dioses y diosas que figuran entre los doce con más frecuencia.

    Nombre griego Nombre romano Imagen Dios/Diosa de... Generación
    Zeus Júpiter [​IMG] Rey de los dioses y gobernante del monte Olimpo; dios del cielo y el trueno. Hijo menor de los titanes Crono y Rea. Los símbolos incluyen el rayo, el águila, el roble, el cetro y la balanza. Hermano y marido de Hera, aunque tuvo muchas amantes, tanto diosas como mortales. Primera
    Hera Juno [​IMG] Reina de los dioses y diosa del matrimonio y la familia. Hija menor de Crono y Rea. Esposa y hermana de Zeus. Los símbolos incluyen el pavo real, la granada, la corona, el cuco, el león y la vaca. Siendo la diosa del matrimonio, con frecuencia trata de vengarse de los amantes de Zeus y sus hijos. Primera
    Poseidón Neptuno [​IMG] Señor de los mares, los terremotos y los caballos. Los símbolos incluyen el caballo, el toro, el delfín y el tridente. Medio hijo de Crono y Rea. Hermano de Zeus y Hades. Casado con la nereida Anfítrite, aunque, como la mayor parte de dioses masculinos griegos, tuvo muchas amantes. Primera
    Apolo Apolo o Febo [​IMG] Dios de la música y las bellas artes, de la luz, el sol, la medicina, la belleza, el conocimiento, la poesía, la profecía y el tiro con arco. Los símbolos incluyen el sol, la lira, el arco y la flecha, el cuervo, el delfín, el lobo, el cisne y el ratón. Hijo menor de Zeus y Leto.nota 1Hermano gemelo de Artemisa. Líder de las musas inspiradoras. Tuvo muchas amantes, tanto diosas como mortales, y una extensa lista de hijos. Segunda
    Atenea Minerva [​IMG] Virgen diosa de la sabiduría, la artesanía, la defensa y la guerra estratégica. Los símbolos incluyen la lechuza y el olivo. Hija de Zeus y de la oceánide Metis, surgida de la cabeza de su padre totalmente adulta y con armadura de combate completa después de que este se hubiera tragado a su madre. Segunda
    Afrodita Venus [​IMG] Diosa del amor, la belleza y el deseo. Los símbolos incluyen la paloma, el pájaro, la manzana, la abeja, el cisne, el mirto y la rosa. Su nombre proviene del griego αφρο 'afro', surgida de la espuma del mar después de que la sangre de Urano goteara sobre la tierra y el mar tras ser castrado por su hijo Crono. En otros mitos se la señala como hija de Zeus y de la oceánide Dione. Casada con Hefesto, aunque tuvo muchas relaciones adúlteras, en especial con Ares (de quien tuvo ocho hijos, entre ellos Eros). Su nombre nos dio la palabra "afrodisíaco".nota 2, y de su equivalente en romano antiguo (Venere), provienen venerar y venérea. O
    segunda
    o de la
    generación
    titánica
    Ares Marte [​IMG] Dios de la guerra, la fuerza, la virilidad masculina, y el derramamiento de sangre. Protector del olimpo y de los ejércitos. Los símbolos son la lanza y el escudo. También los son la antorcha, el jabalí, la serpiente, el perro, el buitre. Hijo de Zeus y Hera, amante preferido de Afrodita, su aliada en la guerra y sanadora. Su nombre romano Marte, nos dio la palabra marcial, martes (día de la semana) y el mes de marzo. Segunda
    Dioniso Baco [​IMG] Dios del vino, las celebraciones y el éxtasis. Dios patrón del arte del teatro. Los símbolos incluyen la vid, la hiedra, la copa, el tigre, la pantera, el leopardo, el delfín y la cabra. Hijo de Zeus y de la mortal princesa de Tebas Sémele. Casado con la princesa cretense Ariadna. El olímpico más joven, así como el único nacido de una mujer mortal. Segunda
    Hermes Mercurio [​IMG] Mensajero de los dioses; dios del comercio y la retórica. Los símbolos incluyen el caduceo (vara entrelazada con dos serpientes), las sandalias y el casco alados, la cigüeña y la tortuga (cuyo caparazón usó para inventar la lira). Hijo de Zeus y la ninfa Maia. El segundo olímpico más joven, apenas mayor que Dioniso. Se casó con Dríope, hija del rey Dríope, y su hijo Pan se convirtió en el dios de la naturaleza, el señor de los sátiros, el inventor de la flauta y el compañero de Dioniso. Segunda
    Artemisa Diana [​IMG] Diosa virgen de la caza, la virginidad, el parto, el tiro con arco y todos los animales. Los símbolos incluyen la luna, el ciervo, el perro de caza, la osa, la serpiente, el ciprés y el arco y la flecha. Hermana gemela de Apolo. Hija mayor de Zeus y Leto. Segunda
    Hefesto Vulcano [​IMG] Maestro herrero y artesano de los dioses; dios del fuego y la forja. Los símbolos incluyen el fuego, el yunque, el hacha, el burro, el martillo, las tenazas y la codorniz. Hijo de Hera, con Zeus o sin él. Después de que él naciera, sus padres le arrojaron fuera del monte Olimpo, aterrizando en la isla de Lemnos. Casado con Afrodita, aunque a diferencia de la mayoría de los maridos divinos, raramente fue licencioso. Su nombre latino, Vulcano, nos dio la palabra "volcán". Segunda
    Deméter Ceres [​IMG] Diosa de la fertilidad, la agricultura, la naturaleza y las estaciones del año. Los símbolos incluyen la amapola, el trigo, la antorcha y el cerdo. Medio hija de Crono y Rea. Su nombre latino, Ceres, nos dio la palabra "cereal". Primera
    Notas
    1. Volver arriba↑ Los romanos también asociaron Febo con Helios y el sol.2021 Sin embargo, también usaron el nombre legado por los griegos, Apolo.22
    2. Volver arriba↑ De acuerdo a una versión alternativa de su nacimiento, Afrodita nació de Urano, abuelo de Zeus, - después de que Crono lanzara sus genitales castrados al mar. Esto apoya la etimología de su nombre, "nacida de la espuma". Como tal, Afrodita pertenecería a la misma generación que Crono, padre de Zeus, y técnicamente sería la tía de Zeus. Ver el nacimiento de Afrodita.
    Olímpicos variables[editar]
    Los siguientes dioses y diosas aparecen a veces mencionados entre los doce olímpicos.

    Nombre griego Nombre romano Imagen Dios/Diosa de... Generación
    Hades Plutón [​IMG] Dios del inframundo, de los muertos y las riquezas de la tierra («Pluto» se traduce como «el rico»), nació en la primera generación olímpica, pero debido a que vive en el inframundo en vez de en el monte Olimpo, suele no ser incluido entre los doce olímpicos. Robó a Perséfone de la Tierra y la convirtió en su esposa en el inframundo, de donde la dejaba salir cada seis meses para reunirse con su madre. Primera
    Hestia Vesta [​IMG] Diosa del hogar, del correcto orden de lo doméstico y de la familia. Nació en la primera generación olímpica y formó parte de los doce olímpicos, pero los relatos sugieren que cuando Dioniso llegó al monte Olimpo ella le cedió su lugar en los doce para evitar discordias. Se dice que cuando los olímpicos se dirigían a la guerra, la que respaldaba el Olimpo era Hestia. Ella era la única que no iba a la guerra. Primera
    Asclepio Vejovis [​IMG] El dios de la medicina y la curación. Hijo de Apolo. Representa el aspecto curativo de las artes médicas, enseñadas por su padre; sus hijas son Hygieia ("higiene"), Iaso ("medicina"), Aceso ("curación"), Aglæa/Ægle ("brillo saludable") y Panacea ("remedio universal"). Tercera
    Eros Cupido [​IMG] El dios del amor sexual y la belleza. También era venerado como una deidad de la fertilidad, hijo de Afrodita y Ares. Se le representaba a menudo portando una lira o un arco y una flecha. Es a menudo acompañado por delfines, rosas y antorchas. Casado con la mortal Psique. O
    tercera
    o
    primordial
    Hebe Juventas [​IMG] Hija de Zeus y Hera. Hebe era la escanciadora (encargada de servir la bebida) de los dioses y diosas del monte Olimpo, sirviendo su néctar y ambrosía, hasta que se casó con Heracles. Segunda
    Heracles Hércules [​IMG] Un héroe divino (semidios), hijo de Zeus y Alcmena, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto (y hermanastro) de Perseo (Περσεύς). Fue el más grande de los héroes griegos, un parangón de la masculinidad y un campeón de la orden olímpica contra los monstruos ctónicos. Cuando tuvo lugar su muerte, su parte divina subió al Olimpo, convirtiéndose en un dios. Segunda
    Pan Fauno/Silvano [​IMG] El dios de las estepas, los pastores y los rebaños, de las montañas salvajes, la caza y la música rústica, así como el compañero de las ninfas. Generalmente
    tercera
    algunas veces
    segunda
    Perséfone Proserpina [​IMG] Hija de Deméter y Zeus. Diosa de la primavera. Fue secuestrada por Hades, quien la llevó al inframundo. Perséfone se convirtió en reina del inframundo. Deméter, diosa de los cultivos, maldijo la tierra y no permitió que diera frutos. Los hombres, hambrientos, se quejaron con Zeus y éste ordenó a Hades a que devolviera a su hija. Pero Perséfone había comido fruta del inframundo y no podía quedar del todo libre. Zeus y Hades llegaron a un acuerdo permitiendo a Perséfone salir del inframundo y reunirse con su madre durante seis meses al año en los que Deméter se alegraba y hacía florecer los cultivos (primavera/verano). Cuando Perséfone volvía al inframundo, Deméter se deprimía y los árboles perdían sus hojas (otoño/invierno). Segunda
    Próximos a los olímpicos[editar]
    Los siguientes dioses, diosas y semidioses no se contaron por lo general como olímpicos, a pesar de que tenían estrechos vínculos con ellos, y también se les rendía culto.

    • Anemoi – Los dioses del viento formados por Bóreas (norte), Noto (sur), Céfiro (oeste) y Euro (este).
    • Anfítrite – Reina del Mar, esposa de Poseidón.
    • Aura – Diosa de las brisas y del aire fresco.
    • Bía – Personificación de la violencia.
    • Cárites – Diosas de la belleza y asistentes de Afrodita y Hera.
    • Circe – Diosa menor de la magia, no se debe confundir con Hécate.
    • Cratos – Personificación de la fuerza y el poder. Hermano de Zelo, Deimos (por madre mortal), Bia y Niké
    • Deimos – Dios del terror, hermano de Fobos.
    • Dione – Oceánide, madre de Afrodita por Zeus, en la versión de Homero.
    • Enio – Una antigua diosa de la guerra, compañera de Ares.
    • Eolo – Rey de los vientos, guardián de los Anemoi, maestro de los vientos estacionales.
    • Eos – Personificación de la aurora.
    • Eris – Diosa de la discordia.
    • Estigia – Diosa del río Estigia, el río donde los dioses hacen juramento.
    • Fobos – Dios del miedo, el hermano de Deimos.
    • Ganimedes – Copero del palacio de los dioses en el Olimpo.
    • Harmonía – Diosa de la concordia y la armonía, lo contrario de Eris, hija de Afrodita.
    • Hécate – Diosa asociada con la magia, la brujas y los cruces de caminos.
    • Helios – Titan; personificación del sol.
    • Hipnos – Dios del sueño, padre de Morfeo e hijo de Nix.
    • Horas – Vigilantes del Olimpo.
    • Ilitía – Diosa de los partos, hija de Hera y Zeus.
    • Iris – Diosa y personificación del arco iris, también mensajera del Olimpo junto con Hermes.
    • Leto – Titánide; madre de Apolo y Artemisa.
    • Moiras – Diosas del destino y la fatalidad, más poderosas que Zeus.
    • Momo – Dios de la sátira, burlas, sátiras y poetas.
    • Morfeo – Dios de los sueños.
    • Musas – Nueve mujeres de la ciencia y las artes.
    • Némesis – Diosa griega de la retribución, el equilibrio o balance, y la venganza.
    • Niké – Diosa de la victoria.
    • Nix – Diosa de la noche.
    • Peón – Médico de los dioses.
    • Perseo – Es un semidiós hijo de Zeus, asesino de Medusa, esposo de Andrómeda, el legendario fundador de Micenas y la dinastía de las Perseidas.
    • Selene – Titánide, personificación de la Luna.
    • Tánatos – Dios de la muerte.
    • Teseo – Hijo de Poseidón, primer héroe de Atenas y asesino del Minotauro.
    • Tique – Diosa de la suerte.
    • Tritón – Mensajero de los mares, hijo de Poseidón y Anfítrite. Porta una concha de caracol retorcida.
    • Zelo – Personificación de la emulación.
    Culto en la actualidad[editar]
    En la actualidad existe la religión Helénica, oficialmente reconocida en Grecia desde el año 201723, que tras décadas de puja ante el cristianismo ortodoxo, logró, mediante vías legales, y tras un conteo aproximado de seguidores (más de 2 millones)24, obtener el reconocimiento legal, por lo que ha dejado de portar el rótulo de «religión pagana», pudiendo realizar libremente sus cultos y tradiciones. Con sede principal en Grecia, el helenismo se extiende también a Europa y América. El término helenismo se aplica tanto a los helenistas de la actualidad como a la religión y cultura de la Antigua Grecia.25 El Consejo Superior Nacional de los Helenos (YSEE, Ύπατο Συμβούλιο των Ελλήνων Εθνικών), es la primera organización que lidera el renacimiento del politeísmo griego, se refiere a esta religión como helenismo auténtico.26 Politeísmo helénico, religión helénica, dodecateísmo y olimpianismo también son términos empleados por las diferentes asociaciones griegas.2728

    El término helénico (en latín Hellenĭcus, en griego antiguo ῾Ελληνικός) tiene su origen en Hellás (Ἑλλάς), el nombre que dieron los griegos a su tierra. La palabra griega Δωδεκαθεϊσμός ('dodekatheïsmós') es un compuesto de los términos Δωδεκα ('doce') y θεϊσμός ('teismos', dioses).

    Los líderes del helenismo griego estimaron en 2005 que había cerca de 2000 miembros honoríficos de la tradición helénica en Grecia, y más de 100 000 seguidores de diversos países involucradas en el movimiento,29 pero en cuestión de años la cifra se multiplicó a pasos agigantados.

    [​IMG]
    El Concilio de los Dioses
    Teoría de la generación del mito[editar]
    Si bien en Roma existía una religión politeísta originaria y campesina, a partir del siglo V a. C. comenzó la «importación» de las deidades griegas, fundamentalmente a través de los etruscos.

    En el siglo III a. C. el poeta Quinto Ennio estableció en sus escritos una equivalencia de doce dioses, seis femeninos y seis masculinos: Júpiter (Zeus); Juno (Hera); Minerva (Atenea); Vesta (Hestia); Ceres (Deméter); Diana (Artemisa); Venus(Afrodita); Marte (Ares); Mercurio (Hermes); Neptuno (Poseidón); Vulcano (Hefesto) y Febo (Apolo).

    Aunque solo queden fragmentos recopilados de la obra de Ennio,30 su importancia continúa siendo crucial para los estudiosos de la generación mitológica, debido a la traducción al latín que Quinto Ennio hiciera de la obra de Evémero de Mesene. Esta traducción tiene relevancia no solo por el establecimiento de los doce dioses equivalentes, sino principalmente porque permitió una amplia divulgación entre los romanos de una postura teológica diferente, según la cual los dioses del Olimpo no habrían sido ni personajes míticos, ni fuerzas sobrenaturales que influían en la vida de los hombres, sino militares, grandes descubridores y hombres de estado de épocas pasadas a quienes, tras su muerte, se les recordaría de esta manera particular y fuera de lo común.

    Esta suerte de «humanización de los dioses» o historicista de la mitología se conoció como «evemerismo». Se sostiene que la versión e intención original de Evémero no es la de una crítica racionalista del mito, sino más bien una crítica motivada políticamente. Su postura fue más tarde fuertemente criticada por Calímaco y no llegó a tener gran influencia en Grecia. Sin embargo, con su traducción, Ennio logró una amplia difusión de estas ideas como una nueva posición teológica entre los romanos. Más tarde, la teoría tiene acogida entre los cristianos fundadores de la iglesia, debido a su potencia explicativa de los mitos desde un núcleo racional, mostrándolos como fábulas, alegorías y representaciones que tenían un trasfondo histórico, un asunto relevante para la imposición temprana de las religiones monoteístas.

    Véase también[editar]
    Referencias[editar]
    1. Volver arriba↑ «Greek Mythology: 3500 BC to AD 2014 - University of Birmingham».
    2. Volver arriba↑ «The Ages of Ancient Greece - Classical Wisdom».
    3. Volver arriba↑ «Greek Mythology 3500 BC».
    4. Volver arriba↑ Según Stoll, Heinrich Wilhelm (traducido por R. B. Paul) (1852). Handbook of the religion and mythology of the Greeks. Francis y John Rivington. p. 8. «La limitación de su número [de los olímpicos] a doce parece haber sido una idea comparativamente moderna».
    5. Volver arriba↑ Uso relativamente raro, en griego bizantino, por ejemplo por Nikephoros Kallistos Xanthopoulos, Atanasio de Alejandría o Ducas.
    6. Volver arriba↑ Cf. El pequeño gran libro de la mitología, Robinbook-MaNonTroppo, Barcelona, 2006, pág. 86.
    7. Volver arriba↑ Paez Casadiegos, Yidy, Epifania y Etiologia: Ensayos sobre Mito y Religiosidad Griega Antigua, Universidad del Norte, pp. 63-69, ISBN 9789587411263
    8. Volver arriba↑ Grupo Tempe (2003). Los dioses del Olimpo. Madrid: Alianza. p. 18.
    9. Saltar a:a b «Dodekatheon». Papyros-Larousse-Britanicca (en griego). 2007.
    10. Volver arriba↑ Wilamowitz-Moellendorff, Ulrich von (1931-1932). Der Glaube der Hellenen (Volumen 1) (en alemán). Berlin: Weidmansche Buchhandlung. p. 329.
    11. Volver arriba↑ Heródoto, Historias, 2.43–44
    12. Volver arriba↑ Berger-Doer, Gratia (1986). «Dodekatheoi». Lexicon Iconographicum Mythologiae Classicae 3. pp. 646-658.
    13. Volver arriba↑ Píndaro, Odas olímpicas, 10.49
    14. Volver arriba↑ Martin, René (2004). Diccionario de Mitología Clásica. Espasa Calpe. ISBN 8467015365.
    15. Volver arriba↑ Platón, Las leyes, 828 d-e
    16. Volver arriba↑ «Greek mythology». Encyclopedia Americana 13. 1993. p. 431.
    17. Volver arriba↑ Platón, Fedro, 246 e-f
    18. Volver arriba↑ Long, Charlotte R. (1987), The twelve gods of Greece and Rome.Volumen 107 de Études préliminaires aux religions orientales dans l'Empire romain, Maarten Jozef Vermaseren, Brill Archive, pp. 139-140, ISBN 9789004077164
    19. Volver arriba↑ Armstrong, Karen (2007), La gran transformación: el mundo en la época de Buda, Sócrates, Confucio y Jeremías: el origen de las tradiciones religiosas, Buenos Aires: Paidós, p. 166, ISBN 9788449320392
    20. Volver arriba↑ North John A., Beard Mary, Price Simon R.F. "The Religions of Imperial Rome". Classical Mythology in English Literature: A Critical Anthology. (Cambridge University Press, 1998), p.259. ISBN 0-521-31682-0.
    21. Volver arriba↑ Hacklin, Joseph. "The Mythology of Persia". Asiatic Mythology (Asian Educational Services, 1994), p.38. ISBN 81-206-0920-4.
    22. Volver arriba↑ Ver, por ejemplo, Met. de Ovidio I 441, 473, II 454, 543, 598, 612, 641, XII 585, XVIII 174, 715, 631, y otros.
    23. Volver arriba↑ «Greek paganism legally recognized as known religion in Greece».
    24. Volver arriba↑ «Hellenism recognized as religion by a census of followers».
    25. Volver arriba↑ «HELLENISMOS - ΕΛΛΗΝΙΣΜΟΣ - www.HellenicGods.org». Consultado el 20 de abril de 2015.
    26. Volver arriba↑ «The organizational and operating structure of the YSEE». Ysee.gr. Consultado el 10 de junio de 2014.
    27. Volver arriba↑ «Societas Hellenica Antiquariorum - Helliniki Hetaireia Archaiophilon». Web.archive.org. 27 de octubre de 2009. Archivado desde el original el 27 de octubre de 2009. Consultado el 10 de junio de 2014.
    28. Volver arriba↑ «Thyrsos - Hellenes Gentiles». Thyrsos.gr. Consultado el 10 de junio de 2014.
    29. Volver arriba↑ «Letter From Greece: The Gods Return to Olympus». Archaeology.org. Consultado el 10 de junio de 2014.
    30. Volver arriba↑ Vahlen, Johannes (1903), Ennianae poesis reliquiae, Leipzig: Lipsiae:In aedibus B.G. Teubneri
    Bibliografía de consulta[editar]
    1. Los dioses de los griegos. Caracas: Monte Ávila Editores. 1999. ISBN 9789800109311.
    2. Los héroes griegos. Prólogo Jaume Pórtulas. Traducción Cristina Serna. Colección Imaginatio Vera. Vilaür: Ediciones Atalanta. 2009. ISBN 978-84-936510-6-0.
    Enlaces externos[editar]
    Categoría:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 24 nov 2018 a las 22:14.
  5. es.wikipedia.org/wiki/Mnemósine


    Mnemósine


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Mnemósine (desambiguación).
    [​IMG]
    Mnemósine, por Dante Gabriel Rossetti.
    En la mitología griega, Mnemósine o Mnemosina (en griego antiguo Μνημοσύνη Mnēmosýnē, de μνήμη mnếmē, ‘memoria’), a menudo confundida con Mneme, era la personificación de la memoria. Esta Titánide era la hija de Gea y Urano, y la madre de las Musas con Zeus.

    En la Teogonía de Hesíodo, los reyes y los poetas recibían el poder de hablar con autoridad por su posesión de Mnemósine y su especial relación con las Musas. También se cuenta que Zeus se unió a Mnemósine nueve noches consecutivas y así engendró a las nueve Musas, que nacieron en un parto múltiple.

    Mnemósine también era el nombre de un río del Hades, opuesto al Lete, de acuerdo con una serie de inscripciones funerarias griegas del siglo IV a. C. escritas en hexámetros dactílicos. Las almas de los muertos bebían del Lete para así no poder recordar sus vidas anteriores cuando se reencarnaban. Los iniciados eran animados a beber del río Mnemósine cuando morían, en lugar de hacerlo del Lete. Estas inscripciones podrían estar relacionadas con una religión mistérica secreta, o con la poesía de Orfeo.1

    Similarmente, a aquellos que deseaban consultar al oráculo de Trofonio en Beocia se les hacía beber alternativamente de dos fuentes llamadas «Lete» y «Mnemósine». Un procedimiento similar se describe en el mito de Er al final de La República de Platón.

    Su equivalente romana era la diosa Moneta, aunque también se utilizaba su nombre griego.

    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Zuntz, G. (1971). Persephone: three essays on religion and thought in Magna Graecia. Londres: Oxford University Press. OCLC 63438755.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 20 jul 2018 a las 07:58.
  6. verificar si se encuentra informacion sobre TIA, en wiki nosta.
  7. es.wikipedia.org/wiki/Ceo

    Ceo


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase CEO (desambiguación).
    En la mitología griega, Ceo (en griego antiguo Κοῖος Koĩos, ‘inteligencia’, ‘inquisitividad’) era el Titán de la inteligencia. Los titanes eran los hijos gigantes de Urano (Cielo) y Gea (Tierra).

    Con su hermana Febe, titánide del brillo y la luna, Ceo fue padre de Leto y Asteria. De Zeus (hijo de Crono y Rea), Leto engendró a Artemisa y Apolo mientras que Asteria engendró junto a Perses a Hécate.

    Ceo representaba la adivinación por las estrellas, así como el eje norte del cielo alrededor del cual giraban las estrellas, que recibió el nombre de Polo por él (Πολος Polos era uno de los epítetos de Ceo).

    Junto con su esposa, que representaba el centro de la Tierra (entendida como un disco plano), despuntó como uno de los primeros dioses proféticos, siendo Ceo el portavoz de la sabiduría de su padre Urano y Febe la de su madre Gea. En este sentido sus dos hijas representaban las dos ramas de la clarividencia: Leto y su hijo Apolo presiden el poder profético de la luz y el cielo, mientras que Asteria y su hija Hécate lo hacen del de la noche, la oscuridad ctónica y los espíritus de los muertos. Asimismo Apolo dividía su tiempo entre el oráculo de Delfos, en el centro de la Tierra que presidía su abuela y, durante el invierno, en las regiones hiperbóreas, cercanas al polo que representaba su abuelo Ceo. Ambos lugares estaban custodiados por dragones, Pitón en Delfos y la constelación de Draco en el norte axial, pudiendo éstos representar a la pareja de Titanes. Según esta versión Ceo sería el dragón que Atenea lanzó al firmamento durante la citada titanomaquia.

    Con los demás titanes, Ceo fue derrocado por Zeus y los demás olímpicos, que lo encerraron en el Tártaro.

    Familia[editar]
    Árbol Genealógicoeditar][/paste:font]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 19 nov 2018 a las 04:19.
  8. /es.wikipedia.org/wiki/Tetis_(titánide)


    Tetis (titánide)


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Tetis.
    [​IMG]
    Representación de Tetis en un mosaicoconservado en el Museo de Antioquía(Turquía).
    En la mitología griega, Tetis (en griego antiguo Τηθύς Têthys, ‘niñera’, ‘abuela’ o ‘tía’), hija de Urano y Gea,1 es una titánide y diosa de las aguas, concretamente del agua dulce, al mismo tiempo hermana y esposa de Océano.2 Fue madre de los principales ríos (oceánidas) del mundo conocidos por los griegos, como el Nilo, el Alfeo, el Meandro, y de unas tres mil hijas llamadas las oceánides.3 Considerada una personificación de las aguas del mundo, también puede ser vista como equivalente a Talasa, la personificación del mar.

    Aunque estos vestigios indican un papel importante en épocas primitivas, Tetis no desempeña virtualmente papel alguno en los textos griegos conservados, ni en registros históricos de la religión y los cultos griegos. Walter Burkert4 señala la presencia de Tetis en el Libro XIV de la Ilíada, en el pasaje que los antiguos llamaban el «Engaño de Zeus», cuando Hera tiende una trampa a su marido diciéndole que quiere ir «a los confines de la fértil tierra, a ver a Océano, padre de los dioses, y a la madre Tetis».5 Burkert ve en el nombre una transformación del acadio tiamtu o tâmtu, ‘mar’, reconocible en Tiamat.6

    Algunas de las pocas representaciones de Tetis que han sido identificadas con seguridad lo son gracias a las inscripciones que la acompañan, como en el mosaico de la Antigüedad Tardía (siglo IV) del suelo de unas termas en Antioquía, actualmente expuesto en Dumbarton Oaks (Washington, D. C.)7En este mosaico, el busto de Tetis (rodeada de peces) surge de las aguas con los hombros desnudos. Contra su hombro descansa un timón dorado. De su frente brotan alas grises. Otra es conocida como Océano y Tetis.

    Durante la guerra contra los Titanes, Tetis alzó a Rea como su diosa-hija, pero no hay registros de cultos activos a Tetis en época histórica.

    Tetis ha sido confundida a veces8 con otra diosa marina del mismo nombre, la nereida esposa de Peleo y madre de Aquiles. Algunos mitos dan a entender una relación entre ambas, como abuela y nieta.

    Indicativo del poder ejercido por Tetis, un mito9 cuenta que la importante diosa olímpica, Hera, no estaba satisfecha con la ubicación de Calisto y Arcas en el cielo, como las constelaciones Osa Mayor y Osa Menor, así que pidió ayuda a su niñera, Tetis. Ésta, diosa del mar, maldijo a estas constelaciones a girar alrededor del cielo sin bajar nunca del horizonte, lo que explica que fueran circumpolares. Robert Graves interpreta el uso del término «niñera» como identificador de las diosas que una vez tuvieron una importancia clave en los periodos anteriores a la documentación histórica.10

    Índice
    Consortes y descendencia[editar]
    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 136, 337; Apolodoro, Biblioteca i.2.
    2. Volver arriba↑ Tetis y Océano aparecen como una pareja en Calímaco, Himno iv.17 y en Apolonio, Argonáuticas iii.244. En Catulo88, ni siquiera Tetis y Océano pueden limpiar la mancha del incesto de Gelio: «o Gelli, quantum non ultima Tethys / nec genitor Nympharum abluit Oceanus.» Harrison señala la ironía de la alusión de Catulo a la pareja de hermanos en este contexto. (Harrison, S. J. (1996). «Mythological Incest: Catullus 88». The Classical Quarterly 46 (2): 581-2.)
    3. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 337–70 da una extensa lista de su progenie.
    4. Volver arriba↑ Burkert (1992:92) afirma que «Tetis no es en modo alguno un personaje activo en la mitología griega».
    5. Volver arriba↑ Homero, Ilíada xiv.200.
    6. Volver arriba↑ Burkert (1992) p. 93.
    7. Volver arriba↑ Wages señala una vasija ática del siglo VI pintada por Sófilos expuesta en el Museo Británico, en la que Tetis aparece entre los invitados, que incluían a todas las deidades, a la boda de Peleo y la nereida Tetis. También se añaden a la lista otras imágenes parecidas, aunque sin identificar, del este griego hasta tan lejos como Armenia, que pueden tomarse por Tetis. (Wages, Sara M. (1986). «A Note on the Dumbarton Oaks 'Tethys Mosaic'». Dumbarton Oaks Papers 40: 119-28.)
    8. Volver arriba↑ Incluso en la antigüedad (Burkert 1992:92).
    9. Volver arriba↑ Higino, Fábulas 177: «Pues Tetis, esposa de Océano, y nodriza de Juno [Hera], prohíbe que se pongan en el océano.»
    10. Volver arriba↑ Graves, R. (1960). The Greek myths (ed. rev. edición). Harmondsworth: Penguin Books. pp. 24.9, 164.1. ISBN 9780140205084.
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 20 jul 2018 a las 08:03.
  9. Lo que va aquì, pero no sè
  10. Rea


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Rea (desambiguación).
    [​IMG]
    Rea.
    En la mitología griega, la titánide Rea (en griego antiguo Ῥεία Reia, Ῥέα Rea, Ῥείη Reiē o Ῥέη Reē, ‘flujo [menstrual o del líquido amniótico]’ o ‘facilidad [en el parto]’) era hija de Urano y Gea, hermana y esposa de Cronos, y madre con éste de Deméter, Hades, Hera, Hestia, Poseidón y Zeus. Estaba fuertemente asociada a Cibeles, tanto que en obras de arte solía ser representada en un carro tirado por dos leones y en la práctica eran consideradas la misma divinidad dentro del panteón griego. En la mitología romana, fue la Magna Mater deorum Idaea y se la identificaba con Ops. Según Hesíodo fue nodriza de Dioniso.1 En la Antología Palatina se la menciona como nodriza de fieras y leones.2

    Índice
    Historia[editar]
    Tras derrotar a Urano, su padre, Crono volvió a encarcelar a los Hecatónquiros, los Gigantes y los Cíclopes en el Tártaro, y dejó al monstruo Campe de carcelera. Él y Rea subieron al trono como reyes de los dioses. Esta época se denominó la edad dorada, pues la gente de entonces no necesitaba leyes ni reglas: todos hacían lo correcto, por lo que no eran necesarias.

    Crono fue padre de varios hijos de Rea: Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón, pero se los tragó tan pronto como nacieron, pues Gea y Urano le habían revelado que estaba destinado a ser derrocado por su propio hijo, tal como él había destronado a su padre. Sin embargo, cuando Zeus estaba a punto de nacer, Rea pidió consejo a Urano y Gea para urdir un plan que lo salvara, y así Crono tuviera el justo castigo a sus actos contra Urano y contra sus propios hijos. Rea se escondió en la isla de Creta, donde dio a luz a Zeus. Luego engañó a Crono, dándole una piedra envuelta en pañales que éste tragó en seguida sin desconfiar.

    Entonces escondió al niño en una cueva del monte Ida en Creta. De acuerdo a diversas versiones de esta historia, Zeus fue criado:

    1. Por Gea.
    2. Por una cabra llamada Amaltea, mientras una compañía de soldados llamados Curetes o Coribantes, o algunos dioses menores, bailaban, gritaban y daban palmadas para hacer ruido y que Crono no oyese los llantos del niño.
    3. Por una ninfa llamada Adamantea. Puesto que Crono gobernaba la tierra, los cielos y el mar, ella lo escondió colgándolo con una cuerda de un árbol, de forma que quedaba suspendido entre la tierra, el mar y el cielo, siendo pues invisible a su padre.
    4. Por una ninfa llamada Cinosura. En agradecimiento, Zeus la subió entre las estrellas tras su muerte.
    5. Por Melisa, quien lo alimentó con leche de cabra.
    Tras hacerse adulto, Zeus obligó a Crono a regurgitar a sus otros hijos en orden inverso al que los había tragado: primero la piedra, que se la dejó a Pitón bajo las cañadas del Parnaso como señal a los hombres mortales, y después al resto. En algunas versiones, Metis le dio a Crono un emético para obligarle a vomitar los bebés, y en otras Zeus abrió el estómago de Crono. Entonces Zeus liberó a los hermanos de Crono, los Gigantes, los Hecatónquiros y los Cíclopes, de su mazmorra en el Tártaro y mató a su guardiana, Campe. En agradecimiento, los Cíclopes le dieron el trueno, el rayo y el relámpago, que habían sido previamente escondidos por Gea. En una guerra llamada la Titanomaquia, Zeus y sus hermanos y hermanas junto con los Gigantes, Hecatónquiros y Cíclopes, derrocaron a Crono y a los otros Titanes, que fueron encerrados en el Tártaro, un lugar húmedo, lúgubre, frío y neblinoso en los más profundo de la Tierra. Zeus colocó entonces allí a los Hecatónquiros y a los Cíclopes como los nuevos guardianes de las puertas del Tártaro.

    Según Homero Rea es la madre de los dioses, si bien no una madre universal como Cibeles, la Gran Madre frigia, con quien se la identificaría más tarde. Su lugar original de culto estaba en Creta. Allí, cuenta la leyenda, salvó al recién nacido Zeus, su sexto hijo, de ser devorado por Crono, al darle en su lugar una piedra, y lo confió al cuidado de sus guardas, los Coribantes. Estos guardias se convertirían más tarde en escoltas de Zeus y sacerdotes de Rea, celebrando ceremonias en su honor. En tiempos históricos la semejanza de Rea y la Gran Madre asiática, Cibeles Frigia, era tan evidente que los griegos resolvieron el asunto considerando a esta última como su única Rea, que había abandonado su hogar original en Creta y huido a las tierras inexploradas de Asia Menor para escapar de la persecución de Crono.3 También hubo una versión opuesta,4 y es probablemente cierto que los contactos culturales con el continente trajeran a Creta el culto de la Gran Madre asiática, quien se convertiría en la Rea cretense.[cita requerida]

    Otra versión, en cambio, situaba en Arcadia el lugar donde Rea dio a luz a sus hijos. En concreto, en el monte Liceo.5

    En la mitología griega, el símbolo de Rea es la luna. Sin embargo, en la romana su símbolo se conocía como el lunar. También tenía otros: el cisne, por ser un animal delicado, y dos leones, supuestamente los que tiraban de su carruaje.

    Familia[editar]
    Árbol Genealógicoeditar][/paste:font]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 453.
    2. Volver arriba↑ Antología Palatina vi.51.1.
    3. Volver arriba↑ Estrabón X,3,12.
    4. Volver arriba↑ Virgilio, Eneida iii.
    5. Volver arriba↑ Pausanias VIII,36,3; VIII,38,2.
    Véase también[editar]
    Enlaces externos[editar]
    • Higino: Astronomía poética (Astronomica).
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 19 nov 2018 a las 03:43.
  11. es.wikipedia.org/wiki/Crío

    Crío


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    No debe confundirse con krio.
    En la mitología griega, Crío (en griego antiguo Κρεῖος1 o Κρίος) era uno de los Titanes en la lista dada por Hesíodo en su Teogonía, un hijo de Urano y Gea. El menos individualizado de ellos,2 fue derrocado en la Titanomaquia. M. L. West3 ha sugerido cómo Hesíodo rellenó el complemento de los Titanes a partir del grupo central: añadiendo tres figuras procedentes de la tradición arcaica de Delfos, Ceo, Febe (cuyo nombre asumió Apolo con el oráculo) y Temis. Entre otras posibles interpolaciones de Titanes estaba Crío, cuyo interés para Hesíodo era como padre de Perses y abuelo de Hécate, de quien Hesíodo fue, según Wey, un «entusiasta evangelista».

    Fue padre con Euribia, hija de Gea (la Tierra) y Ponto (el Mar), de Astreo, Palas y Perses. De la unión de Astreo con Eos (la Aurora) nacieron Eósforo, las otras Estrellas y los Vientos.

    Participó en la guerra entre los Titanes y los olímpicos (la Titanomaquia), aunque sin ningún papel concreto que jugar. Cuando los Titanes fueron derrotados, Crío fue desterrado junto a sus hermanos al Tártaro, la parte más profunda del inframundo.

    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Etimología incierta: tradicionalmente se consideraba una variante de κρῑός, ‘carnero’, pero la palabra κρεῖος también se conservó en griego antiguo, aunque solo en el sentido de ‘tipo de mejillón’. (Liddell, Henry George; Scott, Robert. «κρῑός». A Greek-English Lexicon..)
    2. Volver arriba↑ «Sobre los otros hermanos de Crono no se piden más averiguaciones», señala Friedrich Solmsen (1989). «The Two Near Eastern Sources of Hesiod». Hermes 117 (4): 413-422. «Le fueron útiles a Hesíodo para encabezar sus pedigríes de los dioses», añadiendo en una nota que «Sobre Ceo y Crío tenemos que admitir una ignorancia abismal.»
    3. Volver arriba↑ West, M. L. (1985). «Hesiod's Titans». The Journal of Hellenic Studies 105: 174-175.
    Enlaces externos[editar]
    Categoría:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 18 dic 2017 a las 04:20.
  12. es.wikipedia.org/wiki/Hiperión

    Hiperión


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Hiperión (desambiguación).
    [​IMG]
    Representación de los Titanes, por Gustave Doré
    En la mitología griega, Hiperión (griego antiguo: Ὑπερίων, romanización: Hiperíón, significado: el que camina en las alturas)1 es un Titán, hijo de Urano (el Cielo) y Gea (la Tierra).

    En la Ilíada de Homero, el dios sol se llamaba Helios Hyperion (‘Sol en lo más alto’), pero en la Odisea, la Teogonía de Hesíodo y el himno homérico a Deméter el sol recibe el nombre de Hyperonides (‘hijo de Hiperión’), y ciertamente Hesíodo imaginaba a Hiperión como un ser separado de Helios en otras obras. De hecho, algunos traducen «Hiperión» como ‘el que aparece antes que el Sol’. En la literatura griega posterior Hiperión siempre se distingue de Helios.

    Hiperión es considerado a menudo el dios de la observación, y su hermana Tea la diosa de la vista.

    Según Hesíodo, se casó con Tea (llamada Eurifaesa en el Himno homérico a Helios), su hermana, con la que tuvo tres hijos: Helios (el Sol), Selene (la Luna) y Eos (la Aurora):

    Tea concibió del amor de Hiperión y dio a luz
    al gran Helios y las brillantes Selene y Eos,
    que traen la luz a todos los mortales de esta tierra
    y a los inmortales dioses que gobiernan el ancho cielo.2

    Hiperión desempeña un papel virtualmente nulo en los cultos griegos y muy pequeño en la mitología, con la excepción de aparecer en la lista de los doce Titanes. Autores griegos posteriores intelectualizaron sus mitos.

    De Hiperión se nos dice que fue el primero en entender, por su diligente atención y observación, el movimiento del sol, la luna y las demás estrellas, así como de las estaciones, que están provocadas por estos cuerpos, y dar a conocer estos hechos a los demás; y por esta razón fue llamado padre de estos cuerpos, pues había engendrado, por así decirlo, la especulación sobre ellos y su naturaleza.3

    El poeta y escritor romántico Hölderlin llamó "Hiperión" al protagonista de su novela homónima, en la que narra la lucha interna de este personaje ante el dilema de si debe permanecer junto a las personas que ama o unirse a las tropas helenas para lograr la independencia griega frente a la dominación otomana, devolviendo así la belleza y el antiguo brillo que habían desaparecido de Grecia siglos atrás.

    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Gregory R. Crane (Tufts University). «Hyperion». Perseus Digital Library (en inglés). Consultado el 31 de marzo de 2012.
    2. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía 371–4.
    3. Volver arriba↑ Diodoro Sículo v.67.1.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 12 may 2018 a las 00:49.
  13. [​IMG]
    Jàpeto, astronomìa.

    es.wikipedia.org/wiki/Jápeto

    (Verificar si es versiòn compatible con la Teogonìa de Hesìodo)


    Jápeto


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Jápeto (desambiguación).
    [​IMG]
    Árbol genealógico de Jápeto.
    En la mitología griega, Jápeto (en griego antiguo Ίαπετός Iapetós), era un titán hijo de Urano y Gea. Fue padre de Atlas, Prometeo (a través de quien sería ancestro de la raza humana), Epimeteo y Menecio, a quien Zeus derrotaría en la Titanomaquia. Sus descendientes son a menudo llamados por las formas patronímicas Japétidas o Japetónidas.

    Índice
    Mito[editar]
    Según Apolodoro1 la esposa de Jápeto era una oceánide (hija de Océano y Tetis) llamada Asia, si bien otras fuentes afirman que la oceánide se llamaba Clímene, e incluso otras lo emparejan con Tetis, Asopis o Libia.

    Higino, que confunde a los Titanes y los Gigantes, hacía a Jápeto uno de estos, y lo llamaba hijo de Tártaro. Homeromenciona en la Ilíada2 que fue encarcelado con Crono en el Tártaro y Silio Itálico cuenta que estaba enterrado bajo la isla de Inarime.

    En los Trabajos y días de Hesíodo se alude a Prometeo como «hijo de Jápeto», y no se nombra a su madre. En la obra de Esquilo Prometeo encadenado (Προμηθεύς δεσμώτης), Prometeo es hijo de la diosa Temis, y aunque no se nombre a su padre, al menos Atlas sigue apareciendo como hermano suyo. Sin embargo, en sus Odas Horacio describe cómo ‘el audaz descendiente de Jápeto [Prometeo] / dio el fuego a los hombres gracias a un malvado engaño’ (audax Iapeti genus / ignem fraude mala gentibus intulit). Dado que la mayoría de los Titanes consentían el matrimonio entre hermanos, podría ser que Esquilo se valiera de una vieja tradición en la que Temis era esposa de Jápeto y que la tradición hesíodica prefiriese que tanto Temis como Mnemósine fueran consortes sólo de Zeus. Sigue siendo sin embargo bastante corriente en las costumbres aqueas que Zeus hubiera tomado como amantes a las esposas de los Titanes tras derrotar a sus maridos.

    Pausanias escribió sobre otro personaje llamado Jápeto:

    Como ya he relatado, el límite entre Megalópolis y Herea está en el nacimiento del río Búfago. El río tomó su nombre, dicen, de un héroe llamado Búfago, hijo de Jápeto y Tornax. Así lo llaman también en Laconia. También dicen que Artemisa disparó a Búfago en el monte Foloe porque intentó cometer un pecado sacrílego contra su divinidad.3

    El Búfago es un afluente del Alfeo, Tornax es una montaña entre Esparta y Selasia, y las Foloe son unas montañas entre Arcadia y Elis.

    Esteban de Bizancio cita a Atenodoro de Tarso:

    Anquíale, hija de Jápeto, fundó Anquíale (una ciudad cerca de Tarso): su hijo fue Cidno, quien dio su nombre al río de Tarso: el hijo de Cidno fue Partenio, por quien la ciudad fue llamada Partenia; más tarde el nombre se cambió a Tarso.

    Esta puede ser la misma Anquíale que aparece en las Argonáuticas:

    Y cerca apilaron un altar de pequeñas piedras, y coronaron sus frentes con hojas de roble y procedieron al sacrificio, invocando a la Madre Díndima, la Más Venerable, Moradora de Frigia, Ticia y Cileno, quien sola entre muchos de los que se llaman jueces del destino y procuradores de la Madre Idea (de los Dáctilos Ideos de Creta), a quien una vez la ninfa Anquíale, mientras sujetaba con ambas manos la tierra de Axos, descubrió en la cueva de Dicte.4

    Jápeto y Jafet[editar]
    Los creacionistas (como por ejemplo John Milton) equiparan a veces a Jápeto con Jafet, el hijo de Noé, por la similitud entre ambos nombres y porque sus mitos coinciden, si bien los investigadores de la lingüística indoeuropea disputan tal equiparación vehementemente. Según Robert Graves:

    La identificación de la Atlántida con Faros explicaría por qué Atlas es descrito a veces como hijo de Jápeto y otras veces como hijo de Poseidón, patrono de los navegantes griegos. Noé es Deucalión (quien sobrevivió al diluvio universal) y aunque en el mito griego Jápeto aparece como abuelo de Deucalión, esto podría significar, sencillamente, que era el antepasado epónimo de la tribu cananea que llevó a Grecia la leyenda mesopotámica del diluvio (más bien que la leyenda atlántica).

    Los Oráculos sibilinos5 hacen a Jápeto uno de los tres hijos de Gea y Urano, junto con Crono y Titán, recibiendo cada uno un tercio de la Tierra. Leyendas parecidas en los escritos judeo-cristianos atribuyen esta división en tercios a los tres hijos de Noé: Cam, Sem y Jafet.

    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Apolodoro i.2.3.
    2. Volver arriba↑ Homero, Ilíada viii.479.
    3. Volver arriba↑ Pausanias viii.27.15.
    4. Volver arriba↑ Apolonio, Argonáuticas i.1120.
    5. Volver arriba↑ Oráculos sibilinos iii.133.
    Bibliografía[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 8 feb 2018 a las 14:13.
    es.mitologia.wikia.com/wiki/J%C3%A1peto


    Jápeto



    [​IMG]
    Tipo
    Titanes
    Nombre en Griego
    Ίαπετός
    Nombre en Latín
    Iapetós
    Residencia
    Desconocida
    Época
    Edad Dorada
    Arma
    Muerte
    Arma Física: Desconocida
    Familia
    Hijo de Gea y Urano
    Origen
    Mitología Griega

    Jápeto es un Titán de la Mitología Griega hijo de Urano y Gea. Este fue padre de Atlas, Prometeo, Epimeto y Menecio, quien sería muerto por manos de Zeus en la Titanomaquia. A este se le atribuye ser el Titán de la mortal vida útil.

    HistoriaEditar
    La esposa de Jápeto era una oceánide (hija de Océanoy Tetis) llamada Asia o Clímene y como era costumbre en su raza, se cruzaban entre parientes con el fin de resguardar el linaje divino.

    Jápeto, o también conocido como Iapeto, y sus hermanos representaban los pilares cósmicos. Jápeto mismo fue sin duda el pilar de lo occidental, del oeste, una posición que fue más tardía y, obviamente, en manos de su hijo Atlas.

    También puede haber sido considerado como el Titán de la vida mortal. De hecho, sus hijos Prometeo y Epimeteo estuvieron representados cómo los creadores de la humanidad y otras criaturas mortales.

    Homero relata en la Ilíada que, después de que los Titanes fuesen derrotados por los Crónidas, Jápeto fue encarcelado con Crono en el Tártaro. Si bien, según Píndaro y Esquilo, los Titanes fueron puestos en libertad desde el pozo a través de la clemencia de Zeus. En cambio, Silio Itálico cuenta que Jápeto estaba enterrado bajo la isla de Inarime.interesante.

    FamiliaEditar
    Jápeto se considera hijo de Urano y Gea (según Hesíodo, Apolodoro, Diodoro Siculo), de Gea a solas (Virgilio) o de Tártaro y Gea (según Higinio, para el que Jápeto es un gigante en vez de un titán).

    La identidad de su consorte no está muy clara y entre las esposas atribuidas a Jápeto se hallan una oceánide llamada Asia (según Apolodoro), una oceánide de nombre Clímene, Tetis, Asopis o Libia.

    Sus descendientes son a menudo llamados por las formas patronímicas Japétidas o Japetónidas. Entre ellos se menciona a Atlas, Prometeo, Epimeteo y Menecio. Los cuatro serían hijos de la oceánide Clímene (según la Teogonía de Hesíodo) o de la oceánide Asia (según Apolodoro). En cambio Higinio menciona como hijos suyos sólo a Atlas, Prometeo y Epimeteo, dejando fuera a Menecio.

    Esteban de Bizancio nombra a la única hija del titán Anquíale, diosa del fuego doméstico antes de Hestia.

    Curiosidades Editar
    Japeto da nombre a una de las lunas de Saturno del grupo de las medianas heladas. Los cráteres de Japeto son nombrados a partir de la obra española El Cantar de Roldán.

    Titanes
    Crono | Jápeto | Hiperión | Crío | Ceo | Océano | Febe | Mnemósine | Rea
    Temis | Tetis | Tea | Dione | Asteria | Astrea | Astreo | Atlas
    Eos | Eósforo | Epimeteo | Helios | Leto | Menecio | Palas | Perses | Prometeo
    Titán | Ánito | Eurínome | Lelanto | Ofión | Titanis
    Categorías:
  14. /es.wikipedia.org/wiki/Océano_(mitología)

    Océano (mitología)


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Océano.
    [​IMG]
    Océano, a la derecha, con cola escamada, en la Gigantomaquia del Altar de Pérgamo.
    En la antigüedad clásica, Océano (en griego antiguo Ώκεανός Ōkeanós u Ωγενος Ōgenos, literalmente ‘océano’;1 en latín Oceanus u Ogenus) se refería al océano mundial, que los griegos y romanos pensaban que era un enorme río que circundaba el mundo. Más precisamente, era la corriente de agua marina del ecuador en la que flotaba el ecúmene (οἰκουμένη oikoumene).2

    Índice
    En los mitos[editar]
    En la mitología griega este océano mundial era personificado como un Titán, hijo de Urano y Gea. En los mosaicos helenísticos y romanos (por ejemplo en Océano y Tetis, de Zeugma, siglo III)3 se representa con frecuencia a este Titán con el torso y brazos de un hombre musculoso con barba larga y cuernos (a menudo con pinzas de cangrejo), y con la parte inferior del cuerpo de una serpiente (compárese con Tifón). En fragmentos de una vasija arcaica fechada sobre 580 a. C.,4 entre los dioses que acuden a la boda de Peleo y la ninfa marina Tetis aparece un Océano con cola de pez, llevando un pez en una mano y una serpiente en la otra, dones de recompensa y profecía. En los mosaicos romanos, como el de Bardo, puede aparecer llevando un timón y meciendo un barco.

    Algunos estudiosos creen que originalmente Océano representaba a todos los cuerpos de agua salada, incluyendo el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, las dos mayores masas acuáticas conocidas por los antiguos griegos. Sin embargo, a medida que la geografía se hizo más precisa, Océano pasó a representar las aguas más desconocidas y extrañas del Atlántico (también llamado «Mar Océano»), mientras el recién llegado de una nueva generación, Poseidón, gobernaba el Mediterráneo.

    La esposa de Océano era su hermana Tetis, y de su unión nacieron las tres mil Oceánides (o ninfas del mar) y todos los Oceánidas, los ríos del mundo, así como las fuentes y los lagos.5 De Crono, de la raza de los Titanes, nacieron los doce olímpicos, y Hera menciona dos veces en la Ilíada su pretendido viaje «a los confines de la fértil tierra para ver a Océano, padre de los dioses, y a la madre Tetis, los cuales me recibieron de manos de Rea y me criaron y educaron en su palacio».6

    En la mayoría de las versiones de la Titanomaquia o guerra entre los Titanes y los Olímpicos, Océano, junto con Prometeo y Temis, no se unió al bando de sus hermanos Titanes contra los Olímpicos, sino que se mantuvo ajeno al conflicto. En la mayoría de las versiones de este mito, Océano también rehusó unirse a Crono en la rebelión de éste contra su padre Urano.

    En la Ilíada, la rica iconografía del escudo de Aquiles que había creado Hefesto quedaba encerrada, como se creía que lo estaba el propio mundo, por Océano:

    [​IMG]
    Estatua de Océano procedente de Éfeso, siglo II (Museo Arqueológico de Estambul).
    Entonces, corriendo alrededor del borde del escudo, tres veces,
    dibujó toda la fuerza de la corriente del Océano.

    Cuando Odiseo y Néstor caminaban juntos por «la orilla del estruendoso mar, dirigían muchos ruegos al dios que abraza la tierra y la sacude» era a Océano y no a Poseidón a quien destinaban sus pensamientos.

    Invocado de pasada por los poetas y concebido como el padre de los ríos y arroyos, y por tanto progenitor de las deidades asociadas, Océano aparece una sola vez en los mitos, como un representante del mundo arcaico que Heracles constantemente amenazaba y superaba.7 Heracles obligó a Helios a prestarle su copa dorada para cruzar la gran extensión del Océano en su viaje a las Hespérides. Cuando Océano sacudió la copa, Heracles lo amenazó y tranquilizó las olas. El viaje de Heracles en la copa solar por el Océano fue un tema predilecto de los pintores de cerámica ática.

    Consortes y descendencia[editar]
    En la cosmografía[editar]
    [​IMG]
    Estatua del dios Neptuno en la Fontana de Trevi (Roma).
    Océano aparece tanto en la cosmografía helénica como en la mitología. Los cartógrafos siguieron representando la corriente ecuatorial circundante de forma similar a como había aparecido en el escudo de Aquiles.

    Aunque Heródoto era escéptico sobre la existencia física de Océano, rechazaba que el deshielo fuera la causa del desbordamiento anual del río Nilo. Según su traductor e intérprete Livio Stecchini, Heródoto dejó sin resolver la cuestión de un Nilo ecuatorial, ya que la geografía del África subsahariana le era desconocida.

    Apolonio de Rodas llama al bajo Danubio el Keras Okeanoio (‘Golfo’ o ‘Cuerno de Océano’) en sus Argonáuticas.8

    En la Ora maritima del galio latino del siglo IV Avieno se aplica Accion (‘Océano’) a los grandes lagos.9

    Tanto Homero10 como Hesíodo11 aluden al Okeanos Potamos, el ‘río océano’.

    Hecateo de Abdera escribe que el Océano de los hiperbóreos no es el ártico ni el occidental, sino el mar situado al norte del antiguo mundo griego, llamado «el más admirable de todos los mares» por Heródoto,12 el «inmenso mar» por Pomponio Mela13 y por Dionisio Periegeta,14 y cuyo nombres es Mare majus en los mapas medievales.

    Al final del Okeanos Potamos estaba la isla sagrada de Alba (Leuke, Pytho Nisi o Isla de las Serpientes), consagrada al pelasgo (y luego también griego) Apolo, que saluda al sol naciente del este. Hecateo de Abdera alude a la isla de Apolo desde la región de los hiperbóreos, en el Océano. Fue en Leuke, en una versión de su leyenda, donde el héroe Aquiles fue enterrado en un túmulo (hasta la actualidad, una de las desembocaduras del Danubio se llama Quilia).

    Véase también[editar]
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Liddell, H. G.; Scott, R. (1940). «Ὠκεανός». A Greek-English Lexicon.
    2. Volver arriba↑ Véase Livio Stecchini, Ancient Cosmology, un ensayo que especula con la posibilidad de Océano como contrapartida ecuatorial al Nilo (inglés).
    3. Volver arriba↑ V. V. A. A. (2010). Mitología clásica e iconografía cristiana. R. Areces. ISBN 978-84-8004-942-9.
    4. Volver arriba↑ Museo Británico 1971.11-1.1.
    5. Volver arriba↑ El poeta clásico tardío Nono menciona a «las Limnai[‘lagos’], hijas líquidas de Océano». (Dionisíacas vi.352.)
    6. Volver arriba↑ Homero, Ilíada xiv.200 y 244.
    7. Volver arriba↑ La Suda identifica a Océano y Tetis como padres de los dos Cercopes, a quienes también derrotó Heracles.
    8. Volver arriba↑ Apolonio de Rodas, Argonáuticas iv.282.
    9. Volver arriba↑ Ptolomeo (1883). Cl. Ptolemaei Geographia. Graece et lat. edidit Car. Müllerus. París: Fr. Didot. p. 235. OCLC 493490503.
    10. Volver arriba↑ Homero, Odisea xii.1.
    11. Volver arriba↑ Hesíodo, Teogonía v.242.959.
    12. Volver arriba↑ Heródoto iv.85.
    13. Volver arriba↑ Pomponio Mela i.19.
    14. Volver arriba↑ Dionisio Periegeta, Descripción de la tierra v.165.
    Enlaces externos[editar]
    Categorías:

    Menú de navegación
    Buscar
    Imprimir/exportar
    En otros proyectos
    Herramientas
    En otros idiomas
    Editar enlaces
    • Esta página se editó por última vez el 12 nov 2018 a las 14:24.
  15. /es.wikipedia.org/wiki/Febe_(mitología)



    Febe (mitología)


    Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
    Para otros usos de este término, véase Febe.
    [​IMG]
    Febe y Asteria representadas en un relieve del Altar de Pérgamo.
    En la mitología griega, Febe (en griego antiguo Φοίβη - Phœbē: ‘brillo’ del intelecto), la de la corona de oro, era una de las Titánides originales, hija de los titanes Urano y Gea. Febe acudió al lecho de Ceo y de él concibió a Leto y a Asteria.1 Recibió el control del oráculo de Delfos de Temis, de acuerdo con algunas pocas fuentes, y posteriormente se lo daría a Apolo.2

    También se aplicaba su nombre como epíteto a Artemisa en su papel de diosa de la luna, que se consideraba femenina.3

    Índice
    Notas[editar]
    1. Volver arriba↑ Hesíodo: Teogonía, 136 y 404 – 410; Pseudo-Apolodoro: Biblioteca, I, 1, 3; I, 2, 2.
    2. Volver arriba↑ Esquilo, Las bacantes vi.
    3. Volver arriba↑ Virgilio: Geórgicas, I, 431; Eneida: X, 215; Ovidio: Heroidas, XX, 229.
    Bibliografía[editar]
    Véase también[editar]
    Enlaces externos[editar]
    Categorías: