1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Una venerable luz
    ante mis ojos pasmados;
    el sol sobrenatural;
    la casa, un mundo extraño.
    Un gran gozo me envolvió,
    cuando logré divisarlo.
    ¡Hijo mío! -me ha dicho,
    con su sonrisa, mostrando.
    No me arrodillé ante él
    para poder saludarlo.
    Me precipité corriendo
    dándole un gran abrazo.
    -Gurú de mi corazón,
    porque me has abandonado.
    -Yo no quise interponerme,
    para ver lugar sagrado,
    donde encontré a Babaji;
    mas yo nunca te he dejado.
    -¿El mismo León de Dios,
    es el cuerpo que está usando,
    el propio que sepulté?
    -Sí, yo estoy encarnado
    en cuerpo de carne y hueso,
    por ahora lo he tomado,
    aunque yo lo veo etéreo,
    para ti somatizado.
    De los átomos del cosmos,
    nuevo cuerpo me he creado,
    copia exacta del onírico
    que en el sepulcro has dejado.
    Y en un planeta astral,
    de hecho he resucitado,
    donde todos habitantes
    mucho más capacitados,
    que aquí los de la Tierra,
    en los planes elevados,
    donde tus seres queridos
    y tú vendrás a mi lado.
    -Gurú inmortal dime más.
    -Afloja un poco tu abrazo.
    -Percibía su fragancia,
    lo mismo que en el pasado.
    ¡Aún revivo el gozo
    de su divino contacto!.

    (Romance, -a-a…)

    P:D:
    Babaji: Avatar de Dios en la tierra.
    León de Dios: Sri Yukteswar, maestro de Yogananda.
    Basado en el capítulo 43, La resurrección de Sri Yukteswar, del libro, Autobiografía de un Yogui, de Sri Paramahansa Yogananda.
  2. Un golpe en el corazón;
    el cuerpo inmovilizado
    como si echara raíces
    y mi aliento exhalado
    por una fuerte atracción.
    Alma y mente cortaron
    sus físicas ligaduras
    y fluyeron de inmediato
    a través del organismo:
    indomable resplandor
    emergía en cada poro.
    Tan vivo nunca he estado
    en mi cuerpo medio muerto,
    por lucidez abrumado.
    Sentido de identidad
    no se hallaba confinado
    únicamente en mi cuerpo;
    sino que estaba abarcado
    en todo lo circundante.
    La gente con sus traslados
    en los caminos distantes
    estaba toda a mi lado,
    en mi remota consciencia.
    Como tan transparente halo,
    las raíces de las plantas,
    las miraba de un vistazo;
    he inclusive percibía
    la savia en su traslado.
    Secretos de vecindad
    me quedaban revelados.
    Mi ordinaria visión
    se había transformado
    en esférica mirada:
    todo al tiempo divisado.
    Por mi cogote veía
    caminando los humanos
    más allá de la calzada,
    y advertí en el prado
    una vaca inmaculada
    viniendo con lento paso.
    El santuario, con los ojos
    corporales divisados,
    al volver,lo veo fácil.
    Los objetos abarcados
    en campo de mi visión
    vibraban como con halo.
    Mi cuerpo y el del maestro,
    todo seguía agitado,
    fundiéndose en mar de luz
    como azúcar en un vaso,
    con plasmación de la forma
    del mutable revelado
    por ley de la causa efecto
    del todo por Dios creado.
    En las riveras del alma,
    un mar de inmenso gustazo.
    Y comprendí que el Espíritu
    es Deleite ilimitado.
    Su cuerpo de luz tejido
    sin el final encontrado.
    Un sentimiento de gloria
    creciente de mí brotado
    envolviendo continentes,
    hasta soles abarcados.
    La infinitud de mi ser:
    cosmos de luz saturado.
    Los contornos de las masas
    en los extremos lejanos,
    levemente se esfumaban
    con esplendor acentuado.
    Las figuras de planetas
    por luces densas formados.
    De Fuente Eterna venían,
    la dispersión de los rayos,
    resplandecientes galaxias,
    por las auras transformados.
    Llamas en constelaciones,
    creadores fogonazos,
    los he visto condensarse,
    para luego como un paño
    disolverse tales ascuas.
    Rediseño acompasado
    de sextillones de mundos
    en un fuego transformados
    y rápido en firmamento.
    Reconocí soberano
    núcleo del empíreo
    talmente grandioso estado
    de intuitiva percepción
    dentro del alma instalado.
    Desde mi núcleo íntimo,
    un esplendor irradiado,
    yendo hacia lo universal.
    El universalizado
    néctar corría por mí
    con un mercurial agrado.
    Escuché la voz de Dios,
    creativo Om resonando:
    temblor del astral motor.
    De pronto quedo parado
    porque el aliento volvió.
    Con dolor del desengaño
    he perdido inmensidad
    y tan confinado me hallo
    en mi jaula corporal
    para el Alma sin agrado.
    En estrecho microcosmos
    ya me encuentro encarcelado.

    Castro. 23 de enero del 2018.
    (Romance, -a-a…).

    Basado en la Experiencia de Consciencia Cósmica de
    Sri Paramahansa Yogananda, de su libro,
    Autobiografía de un Yogui.
  3. La Divina Providencia,
    cambia individualidad
    por la cósmica consciencia;
    su eterna Voluntad,
    de ir, la Naturaleza,
    hacia la Divinidad.
    Esta Celestial Belleza
    en que todas almas son,
    con toditas sus purezas,
    global manifestación
    de la Divinidad única,
    rostros de su creación.
    Y el cuerpo es su túnica,
    con la vida y la mente;
    que de la roca neptúnica
    ha prorrumpido inconsciente,
    sin saber que son disfraces
    los que tienen de presente.
    Aunque parecen falaces
    estos pequeños versículos
    no son para que abraces
    las más antiguas creencias
    ni para que reemplaces
    de tu credo sus esencias
    por físicos antifaces.
    Son para que las consciencias
    lo material sobrepasen
    servidas por Providencias
    A catia-love le gusta esto.
  4. El intelecto cumple un papel
    en la valoración de la belleza,
    pero no es su juez ni timonel.
    La bella supra racional grandeza
    alza al artista a superior nivel.

    La razón analiza toda parte,
    lo externo, el principio aparente,
    ilumina, franquea el baluarte
    de la mente inferior incompetente,
    pero no capta la verdad del arte.

    La inteligencia no ve ni siquiera
    el tino ni realidad interna
    del inicio y proceso cualesquiera
    sin favor de la ayuda más superna,
    tal verdad religiosa consiguiera.

    La mente es incapaz de dar un plan
    o regla que crease la beldad;
    ni su poder de perspicacia dan
    al arte necesaria majestad,
    solo el embotamiento no es tan.

    Es vital despertar en la nuestra alma
    la intuitiva recóndita visión
    y con el interior en plena calma
    recurrir, paso a paso, a la intuición
    que el mental con la gnosis nos empalma.

    En los primeros tiempos, el aprecio
    de la belleza fue más intuitivo,
    innato, natural acción, no recio
    sometimiento al especulativo
    talento pensativo del más necio.

    Una depuración preliminar
    del oscuro sentido de lo bello
    no consigues al experimentar.
    La exaltación del alma es el sello
    que nos permite el arte contemplar.

    A través de lo bello nos buscamos
    el Absoluto, tal la religión;
    al principio, las formas abrazamos;
    después, ideas con satisfacción;
    hacia la trama más perfecta vamos.

    Cuando podamos experimentar
    el toque de lo bello universal,
    lo grande y pequeño embelesar;
    el juicio de lo hermoso será tal
    que la imagen de Dios hará brotar.




    Basado en la obra de Sri Aurobindo : El Ciclo Humano.
    Nueve quintetos (ABABA)
    .
    Castro. 26 de octubre del 2017.
  5. Ya lo sé que no razono
    con las cosas que yo creo
    y que jamás abandono
    a los entes que no veo
    con toditos los sentidos
    y con el mental oteo.
    A los doctores instruidos
    en ciencias materialistas
    les parecen resalidos
    de tendencias animistas
    propias de nuestros ancestros
    con saberes alquimistas.
    Sin saberlo, son cabestros,
    que a los hombres adoctrinan,
    como antes con padrenuestros;
    puesto que solo dominan
    las vulgares consecuencias
    y sus causas abominan.
    De las primeras esencias
    poco saben hoy en día,
    empleando sus sapiencia
    hacen la filosofía
    que de la causalidad
    no tiene sabiduría.
    Nada importa la verdad,
    si no sufraga sus fines
    de la materialidad;
    y si no se ven afines
    a sus tangible creencia,
    te mandan a los confines.
    Empleando su docencia,
    al rival anatemiza;
    porque el mito en apariencia
    con la cultura agoniza;
    piensan que la tradición
    a la gente barbariza.
    Yo creo en la razón
    para las cosas sencillas,
    mas no tiene condición
    para ir a las orillas
    de nuestra psicología,
    ni para hacerle cosquillas.
    Si estás en agonía,
    mucho más que la razón
    interesa la abadía;
    la postrera condición
    del que recapitula
    para obtener el perdón.
    Mas para ganar la bula
    hay que superar la mente,
    que solamente calcula
    y no puede ser consciente,
    porque solo descompone,
    a la verdad transcendente.
    El hombre mental dispone
    del poder de disección,
    y con esto ya supone
    lo que los objetos son;
    en cuanto a su esencia
    no va prestando atención.
    Hay un grado de consciencia
    que supera nuestra mente,
    criticada por la ciencia,
    que nos lleva al transcendente.

    tercetillo (o tercerilla)
    (ABA BCB CDC…YZYZ)
    Castro.14 de julio del 2017.
    A Estuardolh le gusta esto.
  6. Ya lo sé que no razono
    con las cosas que yo creo
    y que jamás abandono
    a los entes que no veo
    con toditos los sentidos
    y con el mental oteo.
    A los doctores instruidos
    en ciencias materialistas
    les parecen resalidos
    de tendencias animistas
    propias de nuestros ancestros
    con saberes alquimistas.
    Sin saberlo, son cabestros,
    que a los hombres adoctrinan,
    como antes con padrenuestros;
    puesto que solo dominan
    las vulgares consecuencias
    y sus causas abominan.
    De las primeras esencias
    poco saben hoy en día,
    empleando sus sapiencia
    hacen la filosofía
    que de la causalidad
    no tiene sabiduría.
    Nada importa la verdad,
    si no sufraga sus fines
    de la materialidad;
    y si no se ven afines
    a sus tangible creencia,
    te mandan a los confines.
    Empleando su docencia,
    al rival anatemiza;
    porque el mito en apariencia
    con la cultura agoniza;
    piensan que la tradición
    a la gente barbariza.
    Yo creo en la razón
    para las cosas sencillas,
    mas no tiene condición
    para ir a las orillas
    de nuestra psicología,
    ni para hacerle cosquillas.
    Si estás en agonía,
    mucho más que la razón
    interesa la abadía;
    la postrera condición
    del que recapitula
    para obtener el perdón.
    Mas para ganar la bula
    hay que superar la mente,
    que solamente calcula
    y no puede ser consciente,
    porque solo descompone,
    a la verdad transcendente.
    El hombre mental dispone
    del poder de disección,
    y con esto ya supone
    lo que los objetos son;
    en cuanto a su esencia
    no va prestando atención.
    Hay un grado de consciencia
    que supera nuestra mente,
    criticada por la ciencia,
    que nos lleva al transcendente.
  7. LA VIDA DIVINA

    La visión superficial
    nos conduce a suponer,
    que la vida debe ser
    operación material.
    Y también el ser mental,
    la razón lo dilucida:
    actividad de la vida.
    De esta manera, igualmente,
    el alma es un agente
    por la mente promovida.

    Así nos hace entrever,
    la siguiente conclusión:
    el rayo, operación,
    de las nubes debe ser;
    ya que su acaecer,
    de sus vapores proviene,
    y el que así lo mantiene,
    poco pudo investigar
    para no fundamentar,
    que la chispa las contiene.

    Lo que parece el efecto,
    es su causa original;
    por lo tanto que al final
    el sentido es abyecto
    y nos lleva por defecto
    a confundir la verdad.
    O sea que la entidad
    a las nubes origina
    mas tomamos por rutina
    el fin por causalidad.

    El efecto ya se haya
    habitando en la esencia
    y la causa en apariencia
    preexistente se entalla.
    Lo que emerge de la malla
    y que antes era ausente
    es anterior al presente
    terreno de su acción,
    siendo paso y condición,
    de la Natura, siguiente.


    La materia no sería
    una entidad animada
    si no estuviese alojada,
    la vida en su anatomía.
    La vida no empezaría
    a percibir y pensar
    y después a razonar
    sin el principio mental
    en la vida y material
    que sirven para operar.

    Y la espiritualidad,
    de la mente al emerger,
    es el signo del poder
    de su nacionalidad.
    Siendo, entonces, la verdad
    del físico, vida y mente,
    en el proceso emergente
    del viviente material,
    donde el ser espiritual
    se nos concibe presente.

    Hasta dónde llegará
    este proceso emergente,
    hasta qué punto, el agente,
    los medios transformará;
    es cuestión de que ojalá;
    mas dejar establecido
    que el Espírito salido
    de la mente es superior,
    floreciendo ejecutor
    de todo lo que es nacido.

    En la última faceta
    del proceso evolutivo,
    es el Espíritu activo,
    en su formación concreta.
    No solo verá el asceta
    emergiendo al exterior
    su original primor
    de la nuestra involución
    siendo por evolución
    el supremo creador

    El Espíritu aparece
    en la postrimera fase,
    porque su divina clase,
    la involución establece.
    Y la evolución fenece
    cuando resurge real
    el Ser más original
    del supremo nacimiento,
    el primigenio elemento,
    que se presenta al final.

    (Nueve décimas)
    Castro. 11 de mayo del 2017.

    Basado en la obra de Sri Aurobindo: The Life Divine, p. 852, SABCI.
  8. Qué triste debe de ser,
    pensar que todo se muere,
    y lo total que se quiere
    tiende a desaparecer;
    y en nada más creer
    que en este cuerpo precario,
    como único escenario
    de nuestra totalidad,
    abandonando seidad
    a toque de campanario.

    Dicen que todo trabajo
    es un esfuerzo en vano
    y que todo ser humano
    se extermina de cuajo.
    Permanecemos tan bajo
    sin perspectivas del cielo,
    por creernos el camelo
    de los sabios de la ciencia,
    que solo tienen consciencia
    de las virtudes del suelo.

    No es que sea creyente
    de la Biblia a rajatabla;
    ni de Moisés con su Tabla,
    sea mi texto frecuente.
    Mas mi corazón disiente
    contra de lo establecido,
    por solo ser admitido
    la simple fisonomía
    en la ilustrada abadía
    del terrenal desmedido.

    ¿Cómo pueden fallecer
    nuestros más nobles valores?
    igual que nuestros errores
    que deben de fenecer.
    La vida es aprender
    de las faltas cometidas,
    hasta que tú te decidas
    a colocarle final,
    y mientras lo hagas mal,
    derrocharás muchas vidas.

    Dicen los grandes maestros
    de la espiritualidad,
    que la nuestra actualidad
    viene de actos ancestros;
    y ni con los padrenuestros
    podemos su uso cambiar,
    sin lograr abandonar
    nuestra conducta perversa,
    mientras sea adversa
    a la forma de amar.

    Éstos grandes avatares
    en tanto que aparecen,
    a los hombres abastecen
    de sus Verdades sin pares;
    pero los nuestros andares
    aun no los pueden seguir
    y prefieren recurrir
    a sentidos engañosos
    que solo nos dan los gozos
    que nos llevan a morir.

    Hay mucho que aprender
    sobre los sabios ancestros;
    no solo con padrenuestros
    hicieron al hombre crecer.
    Mas creer o no creer
    es nuestro presente lema:
    mal comprendido el tema
    concebimos nuestros juicios
    llevando los beneficios
    los que dictan el sistema.

    Ya lo sé que en este mundo
    solo vemos lo exterior,
    considerando sopor
    nuestro interior más profundo.
    Mas pertenece a otro mundo
    esta manera de ver,
    que nos hace comprender
    y nos transporta al acierto
    del que vive más abierto
    al futuro amanecer.

    En esa bella alborada
    nuestra mente se ilumina,
    y la gnosis se avecina
    a nuestra alma consagrada.
    Porque al sentir la llamada,
    nadie se puede negar,
    si no quiere siempre herrar
    con nuestros burdos sentidos
    y los cerebros dormidos,
    por no querer despertar.

    La única lucha que quiero
    es dominarme a mí mismo
    con el yoga o el sofismo,
    o por otro derrotero;
    y repudiar el dinero
    por el corazón valioso
    dejándome muy gustoso
    placeres de hoy en día
    que solo tienen la guía
    del egoísmo forzoso.

    No sé si conseguiré
    lo que tanto he soñado,
    inconsciente o despertado,
    y de lado quedaré.
    Lo que queda viviré
    esperando la fortuna
    del que con él mismo puna
    en contra de los sentidos
    aunque gritando alaridos
    del que nace en mala cuna.



    (Once décimas)
    Castro. 11 de febrero del 2017.
    A Estuardolh y Alonso Vicent les gusta esto.
  9. FORMA
    Alquímicos argumentos
    no ven la forma tal faz,
    ni sus simples elementos;
    miran la figura interna
    por el ser mental captado;
    siendo el origen activo,
    aún no manifestado,
    rector del ente objetivo.

    MATERIA
    La materia se conforma
    del activo complemento.
    Por lo tanto que la forma
    de simple o mixta molécula
    no está en el elemento,
    ni en lo exteriorizado;
    es el origen pasivo
    de lo no manifestado.


    (Dos octavillas)


    La materia y la forma no son apreciables con los sentidos.
  10. La materia arderá con la luz del espíritu,
    prenderá el sagrado nacer en el cuerpo;
    nacerá en la noche el pasaje estelar,
    y los días serán las alegres jornadas,
    el empeño en la fuerza del logro de Dios,
    y el pensar en los rayos de un sol del espíritu.

    Unos pocos verán lo que nadie comprende:
    Dios saldrá mientras sabios discuten y duermen:
    porque el hombre no sabe del advenimiento,
    creerá al estar consumado solamente.

    La Consciencia su propia verdad desconoce,
    cazadora y errante de auroras de engaño´
    entre oscuros extremos y luces del ser
    se desplaza en mitad de la luz que se cree
    atestada, un periodo en la Realidad
    interrumpe el Pensar integral, el Poder
    general permanece en un interespacio
    impreciso inseguro del fin y comienzo
    corretea en ruta sin fin; más allá de la Sombra
    del origen, la Llama final que subsiste
    en inmensa Inconsciencia vacía, talmente
    un pensar que persiste en inmenso vacío

    Como si una máxima ininteligible
    sugiriera a la Mente un millón de sentidos,
    y prestando sentir a un mundo fortuito.

    Conjetura basada en pruebas dudosas,
    un mensaje mal visto, confuso pensar
    que perdiendo propósito en lo que expresar
    o un fragmento de verba de lo universal

    Dos enormes grafías vacías de tacto
    mientras gira la letra de un medio fugaz
    que portando enigmático cosmos, y tal,
    sin futuro ni ayer de un presente insistiendo
    en el mismo volteo de revoluciones
    dando vueltas sobre eje en su Irrealidad.

    Como poco ha sido leido y no comentado elo pego para ver si hay más suerte.
  11. QUISIERA PERSUADIROS

    Quisiera persuadiros que somos eternos
    que una vida solo es un corto paso
    en el largo camino hacia la libertad;
    que la muerte del cuerpo no es el ocaso,
    es la vida que huye de sus desgobiernos
    y la mente que deja su caducidad,
    mas también son enseres de mortalidad.
    Ya que únicamente el alma
    numerosas vidas empalma
    y creando al ser psíquico, al mortal ensalma,
    hasta que el egoísmo logre superar.
    Solo el cuerpo, vida y mente la palma
    para en otros comenzar.

    (Estancias en trece y nueve sílabas)​

    Epílogo

    El verdadero Yo, un desconocido para la mayoría, nunca muere.
    Al desaparecer el cuerpo el ser pasa a la dimensión emocional o vital en la que perdura según su naturaleza; después de morir en el vital pasa al plano de la mente donde persiste según su capacidad y por último también muere pasando al plano del alma donde asimila la esencia de lo aprendido para después volver a la tierra con otro cuerpo, vida y mente con el esencial bagaje de lo vivido. De todas las maneras en los planos vitales y mentales vivimos de forma pasiva. Nuestra evolución psicológica sola la podemos alcanzar en la tierra a la que estamos ligados para atraer la consciencia suplamental.


  12. La sustancia sutil que respiran los dioses
    y permea el espacio con todo elemento
    transportando la vida en el físico aliento
    y que al cielo nos une en ocultos desposes.


    El oscuro sustrato de nuestros desgloses
    que energía y materia de tal firmamento
    nos revela la luz, el divino sustento,
    a manera de brujo con mágicos poses.


    Descartado por Einstein en su relativa
    teoría que el campo de Higgs la refuta
    con predicho basón que polémica aviva.


    Y con eso del éter, en esta disputa,
    el filósofo antiguo a la ciencia derriba
    resultando que lleva Platón la batuta.



    Castro.29 de junio del 2013


    Epílogo:

    En las creencias griegas el éter era una sustancia brillante que respiraban los dioses, en contraste con el pesado aire que respiran los mortales. Un elemento más sutil y más ligero, más perfecto que los otros cuatro (la física de Aristóteles es cualitativa, cada elemento es unas ocho veces más sutil que el anterior:

    La teoría del éter como fluido infinitamente elástico e imponderable que permea a todo el universo fue descartada a inicios del siglo XX por Albert Einstein en su teoría de la relatividad, sin embargo el campo de Higgs que resultaría corroborado por el descubrimiento (predicho) del bosón de Higgs en el 2012, tiene mucha similitud con la "antigua" teoría científica del éter, quintaesencia (usada en la cosmología actual para referirse a la energía oscura).

  13. EL PASEO

    Por el paso sinuoso, una tarde muy fría,
    la bonita muchacha de blusa estampada,
    con el viejo, se cruza, de prenda enlutada,
    por la orilla siniestra, al ocaso del día.

    Y el fluvial arroyuelo dibuja en la ría,
    una larga estela lechosa azulada,
    permutando sus aguas de dulce a salada,
    el pequeño Alvedosa, de añil se teñía.

    Cuando el Sol lo sublime ganando pureza,
    y llorando retorne con fresco blanqueo,
    nuevamente admiramos su limpia belleza.

    Una vida no es más que frustrado deseo,
    que la muerte diluye el afán de grandeza,
    como río, al final, todo queda en paseo.

    ( Castro. Soneto tridecasílabo simple.)


    En mi pueblo, Redondela, Villa de los Viaductos, hay un pequeño río que desemboca en la Ría de Vigo, por la orilla izquierda hay un paseo de madera que lo acompaña hasta su disolución en el mar, desde donde contemplamos como sus aguas se mezclan con las de la ría dibujando arabescos con tonalidades del añil al blanco.


    CONSCIENCIA SIDERAL (Dedicado a Orfelunio)

    No es por creer en Dios por lo que farde,
    o por estar de divos a la espera,
    ni por ver lo tangible de manera
    distinta al realista que hace alarde.


    Supongo que la mente que en ti arde
    es camino y no cúspide en la Tierra
    y tal conocimiento de alta esfera
    se quiere establecer de tarde en tarde.


    De la vida que brota del metal
    surgió la mente en leve polvareda
    demandando la gnosis al final.


    El cuerpo es una brisa en la arboleda
    del tiempo, finalmente, solo queda,
    la sin igual Consciencia Sideral.

    (seudosoneto)

    He descubierto, por casualidad, este soneto que Orfelunio ha tenido a bien dedicarme:


    Velatorio Sideral (Dedicado a E. Fdez. Castro)

    Tema en 'Poemas Fantásticos, terror, míticos y tecnológico' comenzado por Orfelunio, 21 de Octubre de 2012. Respuestas: 0 | Visitas: 276

    Tú que me miras mal, el fuego arde
    bajo de la corteza de una Tierra;
    tres mil kilómetros hacia la esfera,
    caminos incensarios en la tarde.


    No hay dios, reclinatorio en que me farde,
    ni divos paritorios a la espera;
    el signo es gravidez de la manera
    que tiene el universo con su alarde.


    Somos vida que parte tras metal,
    y llega hecha de polvo, polvareda,
    que deja ese caballo sin final;
    un soplo como el viento a la arboleda,
    destino de unos ojos... Nada queda,
    tan sólo un velatorio sideral.



    y he quedado sorprendido, pues no recuerdo haberlo ofendido , o por lo menos nunca ha sido esa mi intención.
    Me gustaría conocer el motivo de mi ofensa hacia sus letras para poder enmendarlo. Siempre he considerado que como poeta tiene un nivel que yo quisiera poseer y como tal hice mis comentarios en sus poemas. Puede que al comentar a otro poeta haya discrepado con él por lo que le pido disculpas sin conocer mi pecado.
    El hecho de que no esté de acuerdo en algún contenido de su temática, (por mi enfermiza tendencia de salirme del empirismo en la cual la ortodoxia a coro le dará la razón), no quiero decir que no lo respete ni que yo esté en lo cierto y el no. Para eso está la poesía.
    P. D. Este poema, escrito con sus mismas palabras rimadas, aunque he permutado los cuartetos, y con título complementario, no es una réplica a su soneto, ni mucho menos una revancha, es un punto de vista distinto a su respetable manera de pensar.

    Con “…la mente que en ti arde” quiero decir, que el cerebro lo emplea al máximo y nada más.

    La realidad no es así. El hecho de que nuestros sentidos solo perciben lo material no quiere decir que solamente la materia exista. Cuanto más nos adentramos en el pensamiento de los grandes maestros de la humanidad nos damos cuenta que la consciencia es la parte fundamental del ser y que evoluciona a través de múltiples vidas de las cuales la mayoría de los mortales no somos conscientes.
    De ahí que en todas las épocas hubo santos, yoguis y avatares en general personas que han transcendido la mente y que se encuentran en un estado de consciencia superior al mental. Estos seres excepcionales son los antecesores de lo vendrá a la tierra, si no la destruimos antes, y son los precursores de las diversa religiones por parte de sus seguidores que la adaptan al terreno mental y que la mayoría de las veces fragua en lo que llamamos fanatismo. Es tan difícil comprender con la mente la verdad religiosa o psicológica
    como el hecho de enseñarle a mi perro el funcionamiento de un ordenador. Para que mi perro comprenda lo que es una computadora tiene que transcender su ser vital y descubrir la mente en sí mismo, más para eso tiene que reencarnarse como ser humano que posiblemente sea su próxima existencia en la tierra.
    Es posible que a la mayoría de los que esto han leído lo consideren obra de locos, mas a ellos les pido que antes de hacer un juicio precipitado y condicionado por el estado actual de nuestras enseñanza, se dignen en leer a los grandes maestros de la humanidad como Sri Aurobindo y que se acuerden que la mentira y la impostura le es ajena.
    El fanatismo lo mismo puede ser religioso que materialista.
    A Alonso Vicent le gusta esto.