1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño

  1. [​IMG]


    Eclipse de sol viene con su capa negra,
    la luna tapa el sol
    y las gentes viven en oscuridad plena,
    cuidado el peso baja un kilo,
    el viento azota y bajan las temperaturas,
    los animales y plantas se perturban,

    Los vientos ululan,
    las gentes curiosas lo miran con lentes especiales,
    el mundo se altera,
    no hay que verlo de frente con los ojos
    porque causa ceguera.

    Los fenómenos espaciales
    siempre causan curiosidad y en algunos miedo.
    Hay que recibirlo informados
    para estar tranquilos
    y en paz serena.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  2. [​IMG]

    Entrecruzada entre rayas del dolor,
    beso el cáliz amargo de mi pasión.
    Amé con toda el alma
    y vacía como copa volteada y sin agua me he quedado hoy.

    No hay que hacer un drama
    ¡Aquí la única que pierde soy yo!
    Tú feliz te irás a otros mares
    con otro sol.

    Yo me quedaré recogiendo despojos,
    despojos y migajas de un mal amor.
    Mientras los cabellos del llanto me cubrirán por completo
    y destrozada
    me dormiré en las botellas de mi noche negra.
    Afuera hace frío,
    en mi alma llueve sin parar...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  3. [​IMG]


    Sostén mi luna en tus manos,
    no dejes que se apague su luz;
    yo dentro de ella busco un cielo,
    un cielo donde pueda habitar mi verso sin tu cruz.


    Mis versos hechos de esferas mágicas, liberadoras,
    tu cruz que me clavó en lo más alto del madero.


    Sostén mi luna que aún no te he olvidado,
    sostenla todavía un poco más, por un tiempo por favor.
    Deja que me redima de tus besos,
    de tu voz, de tu risa, de tus embelesos;
    no me dejes caer aún.
    No te he puesto el clavo del olvido todavía.
    Aún falta un poco,
    para borrar las nubes grises de tu desamor
    e ir resuelta
    en busca de una nueva luz de redención.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  4. [​IMG]

    La noche coagulada de pena,
    deja caer su sangre roja de dolor;
    se avecina con sus gatos negros de soledad,
    ¡Hay silencio de tumbas muertas, en sus fauces!
    Y yo, esperando que llueva un milagro en sus cuchillos despiertos.


    ¿Qué haré con esta noche de sombras alucinantes
    perdida en su exposición de nostalgias?
    Vago de aquí para allá,
    sin encontrar la salida.


    Su agonía de pájaros muertos
    toca mis palacios,
    emergen criaturas extrañas
    en sus ojos negros;
    soy bosque plagado de silencio y miedo
    ante su avance fiero.


    Continua mi noche,
    le sigue el paso la inquietud del vacío yerto,
    y la sombra endiablada de un futuro aciago,
    tiembla la pared de mi alma
    en vibrantes terremotos.
    No soy la misma de antes,
    he cambiado,
    ahora hasta sus espejismos me aterran.
    Es que he visto entre sus cortinas fisgonas
    la cara de la muerte haciéndome muecas burlonas
    y me he abrazado con los brazos y las uñas
    a mi infancia juguetona
    para no sufrir su estocada cruel y violenta.


    En un rincón de la casa en cuclillas
    me resguardo,
    allí rezo las letanías de los ángeles perdidos, desahuciados,
    esperando la arremetida traicionera de su guadañas.
    Me doy soplos de aliento susurrando esta canción:


    Somos polvo,
    solo polvo en esta vida,
    pero polvo vivo con brazos, piernas y sentimientos,
    no estamos muertos,
    hasta que estemos muertos.


    ¡Qué siga la función de la vida, maestro!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. y Lorelizh Beye les gusta esto.
  5. [​IMG]


    Yo soy feliz disfrutando de los colores del cielo,

    contemplando las aves en su vuelo,

    compartiendo con mi hermosa familia.


    Soy feliz,

    con las plumas de mi poesía,

    con las pequeñas cosas que me regala la vida.

    Ayer vi unas palomas bañarse en un charco

    y mi corazón se alegró en esta preciosa pintura.


    Me causa alegría sembrar rosas en mi jardín

    ver jugar a los niños en su festín,

    contemplar a la gente irse contenta al trabajo;

    reírme siempre con desparpajo.


    La felicidad es una guitarra

    que toca

    si nos acercamos y le abrimos la puerta con sonrisa larga.


    Soy feliz cuando canto mis tonadas,

    cuando escucho el canto de los pájaros,

    cuando disfruto un delicioso plato,

    cuando perdono al que me hace daño;

    cuando doy la mano al hermano.


    La felicidad es una dama amarilla que brilla en las personas positivas y optimistas.

    No necesita mucho dinero, objetos, ni adornos;

    es una dama sencilla que en lo cotidiano siempre brilla.


    Quien quiera ser feliz

    siempre sonría, perdone,

    y disfrute el día a día.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados





    Yo soy feliz disfrutando de los colores del cielo,

    contemplando las aves en su vuelo,

    compartiendo con mi hermosa familia.


    Soy feliz,

    con las plumas de mi poesía,

    con las pequeñas cosas que me regala la vida.

    Ayer vi unas palomas bañarse en un charco

    y mi corazón se alegró en esta preciosa pintura.


    Me causa alegría sembrar rosas en mi jardín

    ver jugar a los niños en su festín,

    contemplar a la gente irse contenta al trabajo;

    reírme siempre con desparpajo.


    La felicidad es una guitarra

    que toca

    si nos acercamos y le abrimos la puerta con sonrisa larga.


    Soy feliz cuando canto mis tonadas,

    cuando escucho el canto de los pájaros,

    cuando disfruto un delicioso plato,

    cuando perdono al que me hace daño;

    cuando tiendo la mano al hermano.


    La felicidad es una dama amarilla que brilla en las personas positivas y optimistas.

    No necesita mucho dinero, objetos, ni adornos;

    es una dama sencilla que en lo cotidiano siempre brilla.


    Quien quiera ser feliz

    siempre sonría, perdone,

    y disfrute el día a día.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  6. [​IMG]


    Se queman las horas en su silla de tierra;
    el semáforo está en verde,
    ¡No puedes cruzar!


    Se queman los árboles con la depredación humana malsana.
    se queman las palomas de paz,
    se queman las ilusiones,
    el amor también se quema en sus árboles nuevos y antiguos...
    Se queman los delfines,
    el oso pardo y los tigres de Bengala.


    Yo solo soy un hombre
    ý no puedo detenerlo,
    Miro absorto,
    asombrado, como la tierra poco a poco se va quemando,
    ¡Y yo sin poder hacer nada!
    Esbozo algunas lágrimas por mis mejillas;
    pido al cielo
    piedad por mi casa tierra que oxidada se quema.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


  7. [​IMG]


    ¡Oh, princesa primavera!
    Llegas con tus nuevas hojas
    de esperanza y gran ternura,
    ¡Dame tus mentas y rosas!

    Rodéame con tu luz,
    embriaga de miel mi boca,
    pinta de rojo mi ser,
    que me muero de ansias locas
    de amar entre tus florestas,
    ¡Tú me suavizas las rocas!
    Entre trinos de gorriones
    y mariposas preciosas
    nos alegra tu presencia,
    cual bailarinas en bodas;
    se escucha tu canto hermoso
    como el de hadas luminosas
    que transforman lo desierto
    con su delicioso aroma;

    en tu esencia nos alegras,
    ¡Oh mi reina jactanciosa!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


    Comparación:

    se escucha tu canto hermoso

    como el de hadas luminosas
  8. [​IMG]
    A BEN. le gusta esto.
  9. [​IMG]

    Los cuchillos de la vida,

    te cortan,
    me cortan,
    y ambos sangramos de dolor...

    Los cuchillos de la vida
    nos asaltan en cualquier instante,
    ¡Debemos estar preparados a sus dentelladas!

    Coge tu bote de salvataje,
    cúbrete de la alfombra de la previsión,
    para que cuando lleguen
    los recibas en paz y sin sobresalto.

    ¡Ay los cuchillos de la vida!
    Vienen a veces tan filudos,
    que hasta el alma
    nos cortan en pedazos.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  10. Tocaré mis violines de paz aunque...
    [​IMG]

  11. [​IMG]


    Vergüenza debieran tener
    a los que explotan a nuestros niños,
    pequeñas flor de capulí.


    No tienen sangre en la cara
    los que a los niños explotan y ultrajan
    con trabajos no propios de su edad.


    Mi voz alzo en estas líneas,
    por estos tiernos pajaritos,
    que deben estar estudiando y trabajando; de su niñez disfrutando,
    y no en las calles abusados por hombres sin corazón,
    a los que les importa solo el brillo del oro, ¡qué desilusión!


    Me hierve la sangre,
    verlos trabajar hasta altas horas de la noche,
    en medio de tantos peligros de la voraz calle.


    ¡Ya basta halcón negro malsano!
    No toques su flor de inocencia,
    ¡No mancilles su cuerpo con golpes!
    ¡No quiebres su alma con insultos!
    ¿Crees que el cielo no ve?


    Ellos son albos angelitos,
    muy caro pagarás tu maldad, Dios los defenderá;
    y la justicia entre rejas te pondrá.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  12. [​IMG]

    ¿Cómo me recuperaré de los dardos de tu amor?
    ¿Cómo reviviré los pétalos de mi alba flor?
    Si pasaste como trueno, como huracán,
    dejándome clavados tus sellos en mi piel,
    y devastada, en desastre de tu cisma quedé.


    Dime, ¿cómo resucitaré los sueños que te di?
    ¿Cómo me devolverás el perfume de los besos que te ofrendé?
    ¡Cómo por Dios!
    Cómo reponerme,
    si te di todo mi amor a barcas llenas,
    y ahora vacía sin hojas me quedé.


    Para ti es fácil decir, ¡esto se acabó, olvídame ya!
    Hombre sin corazón,
    yo no puedo olvidar tan fácil,
    yo no soy una madera inconsciente,
    yo soy una azucena sensible,
    hoja sensitiva que aún con el beso del viento se estremece,
    esa chica ilusa que aún cree en los tintineos de las palabras de amor,
    paloma que no actúa con doblez y cree en el mástil del honor.


    No entiendo cómo,
    loca, ciegamente te amé,
    sin medir mis hilos de ternura infinita.


    Si te ibas a ir hombre de papel,
    ¿Por qué mis labios libaste?
    ¿Por qué de tiernas caricias me llenaste?
    ¿Por qué sellaste mi piel en tu piel?


    ¿Cómo iba adivinar que te ibas a fugar
    y dejarme rota, tan rota de mí?
    Sola, tan sola sin mí.


    No, no es fácil olvidar un amor que mi alma hechizó,
    no es fácil tirar al basurero una pasión que quemó mi piel.


    Tú te quedarás con tu sarcástica crueldad,
    yo, mis hojas sensibles llevaré a otro lugar
    y se las regalaré a alguien que si sepa amar de verdad.



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados.
    A BEN. le gusta esto.
  13. [​IMG]
    Al grito de Guernica
    un pueblo se levanta,
    llora a sus hijos muertos en la sangrienta batalla.


    El caballo relincha: "Respetan nuestra patria que por la espada se desangra"
    La señora con el niño en brazos pide suplicante: piedad, no maten a mansalva.
    El hombre caído con la flor de la esperanza, no se puede levantar;
    mueren sus ideales en el mar de la indolencia y la soledad.


    ¿La mujer en llamas
    que puede simbolizar?
    Sangre dolor y lágrimas
    es su grito general.


    La paloma de la paz está atada y llora,
    porque no puede hablar.


    La mujer arrodillada
    quiere huir de la masacre,
    nadie oye su voz
    y aterrorizada mira buscando una luz.


    El mundo mira impávido tanto dolor,
    el tirano extiende la mano y nadie lo limita.
    Los ojos del cielo ven con sus focos de luz
    tanta barbarie.
    No quedará olvidada para la humanidad consternada,
    esta escena, de sus aires.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados©

    A BEN. le gusta esto.
  14. [​IMG]
    Al grito de Guernica
    un pueblo se levanta,
    llora a sus hijos muertos en la sangrienta batalla.


    El caballo relincha: "Respetan nuestra patria que por la espada se desangra"
    La señora con el niño en brazos pide suplicante: piedad, no maten a mansalva.
    El hombre caído con la flor de la esperanza, no se puede levantar;
    mueren sus ideales en el mar de la indolencia y la soledad.


    ¿La mujer en llamas
    que puede simbolizar?
    Sangre dolor y lágrimas
    es su grito general.


    La paloma de la paz está atada y llora,
    porque no puede hablar.


    La mujer arrodillada
    quiere huir de la masacre,
    nadie oye su voz
    y aterrorizada mira buscando una luz.


    El mundo mira impávido tanto dolor,
    el tirano extiende la mano y nadie lo limita.
    Los ojos del cielo ven con sus focos de luz
    tanta barbarie.
    No quedará olvidada para la humanidad consternada,
    esta escena, de sus aires.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados©

  15. [​IMG]
    A BEN. le gusta esto.
  16. [​IMG]
  17. [​IMG]

    Temprano salí apurada
    a ejecutar mis labores,
    con melena despeinada
    y mi cara en mil rubores;
    cual paloma despistada.

    Llevaba medias distintas,
    una ajustada bufanda,
    y los cabellos sin cintas,
    oliendo a fresca lavanda;
    con bota manchada en tinta.

    ¡Ay, por culpa del apuro
    hasta me olvido que existo!
    ¡Ya me envejezco seguro!,
    pues, ¿qué tanto me despisto?
    ¡Es mi descuido seguro!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados



    CAMPO SEMÁNTICO DE PRENDAS DE VESTIR (media, bufanda, bota)
    TEMA: Despiste, distracción, lapsus, descuido... Enfoque libre.
    FORMA POÉTICA: Un poema formado por 3 quintillas.

    RIMA:
    - Consonante
    - Elegid una de estas combinaciones:

    ababa ababa ababa
    ababa cdcdc efefe
    abbab cddcd effef
    aabba ccddc eeffe
    - No se admiten asonancias dentro de la misma estrofa ni contiguas.

    METRO: Octosílabos
    EXTENSIÓN: 15 versos
    FIGURA: Poner al menos 3 elementos del mismo campo semántico.

    - El campo semántico, que es el conjunto de las palabras que comparten rasgos de significados, es decir: semas: botas, zapatillas, sandalias, etc.
  18. [​IMG]


    La venas de la verdad gritan con la boca abierta por el planeta,
    sus nervaduras varicosas estallan de rabia, sus ojos blanquean,
    por un mundo que fenece por la insensibilidad humana.

    Su voz se oye latente
    en este mundo dividido,
    en este mundo solitario,
    sin corazón.

    Sus cuerdas vocales
    se abren furiosas para pronunciar las palabras: armonía, paz ,libertad.
    La voz de la verdad grita
    y nadie la quiere oír;
    es una voz amenazante
    que el sistema de cosas puede cambiar,
    por eso no se le escucha o se le quiere tapar la boca con un bozal.


    Autora : Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  19. [​IMG]

    La humildad hizo un duelo con la soberbia,
    ambas acordaron competir en combate alturado.

    La soberbia hacía gala de sus talentos y de sus habilidades
    la humildad asombrada solo lo escuchaba y callaba.
    La soberbia todas su hazañas cantaba y todas sus riquezas materiales pregonaba;
    la humildad tenía sus premios escondidos bajo una rama y de sus bienes nadie sabía nada.


    La soberbia le decía soberana:
    -Oye humildad ¿Qué haces como tonta allí parada?
    Ven exhibe tus también tus galas.
    Pero la humildad solo escuchaba y callaba.
    La soberbia montó en cólera y le dijo:
    -¿No ves que así te gano fácil?
    Hazme competencia para que pueda disfrutar mi triunfo,
    o si no, adúlame, dame aplausos como lluvia.
    Y la humildad muy sensata le dijo:
    -Sé lo que valgo no tengo hacer tanto brinco,
    mejor callar y dejar que otros exalten mis logros.
    De tanto subir a los rascacielos del triunfo
    te puedes dar una caída muy mala,
    puede llegarte la soledad, la vejez o los días aciagos,
    entonces tus riquezas y vanidad no te servirán de nada.


    La soberbia avergonzada viendo que la humildad muy bien razonaba,
    bajó la cabeza,
    ¡Había perdido la batalla la ruin, tirana!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

  20. [​IMG]


    Vivo en tus ojos
    y aunque pretendas arrastrar mi recuerdo,
    despedazarlo, triturarlo, demolerlo,
    siempre te perseguirá.
    Sentenciado estás hombre pequeño.


    El llanto que derramé por ti
    las noches sin dormir,
    como búmeran regresarán a ti.


    Siempre seré la gaviota que migra hacia ti.
    Mis ojos clavados en tus ojos siempre permanecerán
    como tatuajes vivientes.
    No te resistas, no huyas hombre pequeño,
    mi sombra te sigue,
    te seguirá juguetona hasta la eternidad.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  21. [​IMG]


    La muerte parte los sueños en tres,
    eyacula pena,
    sigue impávida su procesión parsimoniosa
    en busca de almas desiertas.


    Llora la tierra sus hijos muertos
    ríe la muerte a carcajadas su hazaña infernal.
    Avanza en su procesión implacable,
    enciende sus cirios macabros
    y reza a su Dios negro.
    Lleva en sus hombros la chatarra oxidada de la vida
    los deshechos del hombre desahuciado.


    Monta su caballo famélico
    y con su guadaña afilada
    cercena sueños de grandes y pequeños.
    No respeta capillas ni monasterios
    en todo mete su lengua de falaz serpiente.


    En épocas de guerras hace su festín
    baila alegre desvergonzada.
    Su procesión continúa por el mundo,
    ella siempre lo ronda y él ni se da cuenta.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    Pintura de la red de Zdzisław Beksínsz
  22. [​IMG]

    Maestro,
    augusto apóstol,
    emblema del bien.
    Sublime faro,
    tú eres la
    rosa sabia;
    oro es tu nombre.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

  23. [​IMG]

  24. [​IMG]
    ¡Oh madre ternura incomparable!

    Árbol lozano frondoso,

    creadora de frutos de vida.

    Es tu vientre la fábrica de la generación nueva,

    ¡Das a luz nuevos hijos al mundo!


    En tu matriz bendita,

    engendras nuevos seres humanos,

    crías buenos ciudadanos.

    En tu claustro, madre mía,

    reposaron mis huesos, mis músculos, mis articulaciones;

    allí se formaron día a día semana a semana.


    Gracias, madre bendita por donar tu cuerpo, tus cabellos, tus dientes, tu vida

    para alimentarme en tu vientre.


    Gracias por soportar los bochornos, las fatigas, los fuertes dolores al engendrarme.

    Oh, crisantemo blanco, nada es suficiente para agradecerte el don bendito de la vida y la crianza y cuidados en mi niñez infancia y juventud.

    Mil diademas de oro pusiera en tu cabeza,

    de mil poemas de amor para ti mis poemarios llenara,

    de pétalos rojos de besos te colmara, ¡oh madre amada!

    y creo que todo eso sería nada

    ante tu inmensa grandeza, madre adorada.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets y BEN. les gusta esto.