1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]


    Mi gato quiere ser aviador,
    Yo le digo a mi felino: Soñar, soñar, no hay nada mejor.


    Mi gato quiere volar por los aires,
    se cansó de escalar por los tejados,
    y ahora quiere atrapar ratones por los cielos
    y sentir el vértigo de la gravedad.


    Mi gato dice que lo logrará,
    yo desde mi casa, lo aliento en sus sueños.
    Ser aviador es un oficio delicado,
    y debe tener concentración.


    Mi gato al fin se hizo aviador.
    Verlo feliz por los aires volando,
    me enorgullece el corazón.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados

  2. [​IMG]

    Duérmete mi niño,
    duérmete ternura,
    duerme pedacito,
    de estrella y de luna,
    en brazos del hada,
    de las suaves plumas.

    Cierra los ojitos,
    disipa las brumas,
    duerme solazado,
    mi terrón de azúcar.

    En algodón tierno,
    duerme mi hermosura;
    con mis dulces cantos,
    visitas alturas:
    llegas hasta el cielo,
    con dragones luchas,
    con hadas convives,
    encuentras fortunas.

    ¡Qué bello mi niño!
    Se durmió entre espumas,
    de bellos colores.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    Nota: con rima asonante en los pares y libre en los impares.
  3. [​IMG]

    Adiós Michina.
    Mi gata tierna preferida, adorada.
    Te fuiste al cielo
    ¡Y cuánto lamentamos tu partida!

    Adiós gata fiel,

    Adiós compañera inseparable,
    Adiós de la familia la engreída.

    Siempre te recordaremos alma noble,
    Cuando llegaste a la casa,
    eras una gatita pequeña abandonada,
    te recogimos, te llevamos al médico
    y ya estabas sana.

    Jugabas por toda la sala,
    te gustaba las galletas,
    y en el súper mercado te compramos tu plato.

    Papá Gilmer te hizo un ratón
    para que te hicieras cazadora
    y pronto lo lograste.
    ¡Eliminabas de la casa todo roedor!

    Adiós gata juguetona,
    ¡Hoy si por ti derramamos lágrimas, perdona!
    Te llevaremos siempre en el corazón.
    Tú que a todos nos recibías con un "miau"
    Extrañaremos para siempre tu presencia,



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright
  4. [​IMG]

    No se acaba el amor
    cuando el amado se aleja de nuestros trigales.
    No muere el sentimiento, si el jilguero se va.


    El amor siempre eleva sus fuentes hacia el mar,
    hacia las montañas más altas.
    ¡No, no se acaba el amor como una finita magia!

    El amor es barca larga muy difícil de olvidar.
    ¡Se engañan, se engañan aquellos que creen
    que con la lejanía, las brasas del amor van a apagar!



    Olvidará el mar a sus aguas,
    olvidará la noche a su luna
    ¡Pero olvidarte yo, jamás!

    El amor clavado en el pecho
    deja sus huellas sangrantes
    en el infinito mar,
    y de allí, es muy difícil de sacar.


    No se acaban tus vinos en mis bodegas,
    no se acaban tus pétalos en mi rosal.
    El tiempo, el tiempo solo es el velo
    que puede apagar tus llamas
    de mi rosedal.



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  5. [​IMG]

    Dino el pequeño conejo, quiere ir al jardín.
    A pesar de ser muy pequeño,
    quiere aprender a leer y escribir.

    Se ha escapado de su cuna,
    ha tomado su muñeco preferido
    y con su libro en la mano, le dice a su mamá:

    Mamita yo quiero
    ir al colegio
    para aprender los colores, los números y demás.

    Mamita
    yo iré contento.
    Si me llevas al jardín,
    prometo que no lloraré.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright
    *Este poema enseña a no tener miedo ni llorar al ir al jardín e ir contentos
  6. [​IMG]
    Cuando te beso,
    la pasión brota en sus excesos,
    la piel se me electriza,
    ¡El corazón baila descontrolado!
    Todo mi mundo es solo placer y sonrisa.
    ¡El fuego, el fuego en tus besos se atiza!


    Bésame amado,
    quiero sentir
    tu fuego ardiente en mis valles.
    ¡Incendiarme con tus besos!


    ¡Besos, besos quiero más besos

    de tu tierna boca caramelo!
    Quiero besos
    de todos los colores y sabores:
    Besos tiernos,
    besos apasionados,
    besos colorados,
    besos blancos,
    besos llenos de amor...


    Por un beso de tus labios,
    me subo a la ventana del cielo,
    corro hasta la China descalza;
    nado hasta el atlántico sin descanso.


    Tus besos amado,

    son la gloria,
    el paraíso de los dioses,
    algonones de paz que calman mis ansias.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright ©
  7. [​IMG]

    Basta de guerras infundadas,
    basta de lanzar misiles, bombas y proyectiles.
    Tenemos que guardar la compostura
    Sean responsables gobernantes de las naciones
    No propicien los odios, ni venganzas.


    Ya la tierra sufre mucho,
    con contaminaciones y violencia en las calles,
    ¿Quieren destruir sus últimos detalles?


    Basta de guerras,
    y de invertir harto dinero en ellas.
    Mejor la paz en bandadas
    mejor compartir con los países que pasan hambre.
    Mejor incentivar la hermandad entre los pueblos.


    No a la cultura de la venganza.
    No al uso de las armas
    para solucionar conflictos.
    Utilicemos las banderas del diálogo,
    de la conciliación y la concordia.


    Somos todos, hermanos de la casa tierra.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright

  8. upload_2018-4-16_0-45-30.jpeg

    Halcones negros insensibles,
    se llevan mariposas inocentes
    con engaños, tramas y puentes.


    No les importan sus lágrimas.
    Su edad, su familia.
    Y sobre todo
    mancillar su cuerpo blanco.

    Solo les importa el brillo del oro.

    Mariposas lloran
    encerradas
    lamentando su cruel destino.
    No quisieron para su vida ¡Esto!


    Sus alitas ilusiones se mueren.
    Su vida es un infierno:
    satisfacer hombres
    sin tener deseo.


    Enclaustradas lloran
    su triste drama.
    No entienden
    Por qué para otros la vida es rosa
    y para ellas trabajar y trabajar sin ver el sol.


    Halcones negros las explotan y maltratan
    ¿Quién oirá sus voces desahuciadas?
    ¿A quién le importan sus voces de mujer martirizada?


    Pagarás por tus manos manchadas halcón negro.
    ¡Pagarás!
    Una voz blanca habla sobre tus vergonzosos actos.
    Un ser luminoso te dará tu castigo
    y yacerás en los barrotes del infortunio mordiendo polvo.
    Mis niñas inocentes,
    mis pequeñas rosas,
    esperad.
    La espada de la justicia
    tarde o temprano llega.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  9. [​IMG]
    Penas de amor
    La más grande herida que el cielo inventó.
    Penas con cara de dolor.
    Que laceran el corazón,
    y lo deja sin alma,
    exhalando sus gotas de amor y tristeza.
    Allá en lo oscuro, del yo.

    Ay, las penas de amor.
    ¿Alguien ha sentido su inmenso dolor?

    Penas de amor,
    llenas de agua en llanto,
    que no se quiere consolar.

    Éstas penas largas de amor,
    no hallan cura, en ningún doctor.
    Si no es en los brazos de amor que la causó.

    Son penas de lágrimas plomas,
    de promesas incumplidas.
    De mentiras dibujadas.
    De un amor que partió.
    O de un amor, que con otro se quedó.

    Penas de amor.
    Salgan del bolsillo de mi corazón.
    No quiero sentirlas
    Por un amor,
    que mis lágrimas
    nunca mereció.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados y registrados
  10. [​IMG]

    Mi primer beso
    me supo rosa y a paraíso de dioses.
    Fue una alondra delicada;
    una paloma blanca llena de ternura.

    Mi primer beso me lo dio,
    ese muchacho de ojos cautivadores
    y sonrisa encantadora.

    ¡Ah, mi primer beso!
    Nubes de algodones y embeleso.
    Pajaritos tiernos risueños.

    Yo era una adolescente
    inocente;
    él un chico apuesto e inteligente.

    Me llevo de la mano a ese parque lleno de rosas,
    me declaró su amor acendrado
    y estampó ese tibio beso delicado en mis labios.
    Dios mío, fue el regalo esperado,
    lluvia de emociones me cubrieron,
    me sentía volar por los aires.

    ¡Era mi primer beso,
    y me lo daba
    quien yo tanto amaba!

    Mi primer beso
    se ha quedará grabado para siempre, en el cofre de mi alma,
    las agujas del tiempo, no podrán borrarlo,
    porque fue el primer beso
    de mi primer gran amor
    ¡Tan puro y tan honesto!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados-Prohibida su copia parcial o total




  11. [​IMG]



    Mi infancia pedacito de cielo,
    juegos diversos;
    sonrisas en vuelo.
    Mi infancia me huele a nardo y romero,
    a pan fresco horneado por mi madre,
    con sabor a cariño verdadero
    en esa casa de antaño.

    Amasado con ternura y amor.
    ¿Adónde volaron los aromas de mi infancia?
    ¿Dónde posó
    sus piececitos de armiño?

    Sus olores se quedaron
    impregnados en ese parque florido
    en donde jugaba risueña
    con mis hermanos y amigos...

    Infancia,
    dulce columpio de ilusiones,
    quiero volver a mis juegos con muñecas de trapo,
    a los juego divertidos
    de las escondidas,
    el "salta sogas" y "las chapadas"

    Quiero que tus manitos tiernas, albas;
    nunca se acaben.

    Pero los años de niñez no regresan ya.
    Y resignada,
    dejo pasar tu sonrisas de caramelo
    por mis espejos del ayer.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©


  12. [​IMG]


    Hoy mucha gente vive en soledad,
    almorzando guerras y en tazas de desigualdad,
    ¡Es urgente el desposorio con el verbo amar!


    Hemos construido muchas paredes, muros que nos separan:
    Cada uno vive en su isla, en su iglú.


    ¿Hasta cuándo nuestras miradas no se mirarán?
    ¡Hasta cuándo, Dios mío,
    nuestros corazones no se juntarán!


    Todos somos hermanos,
    hijos de nuestra casa tierra,
    ¡No podemos andar como perros y gatos!


    Es necesario plantar nueva humanidad
    que tenga incrustado el verbo amar,
    ¡Dejar atrás, la envidia, el rencor, la maldad!


    Planta el verbo amar, en el jardín de tu casa,
    en tu vecindario, en la humanidad...


    Es la única manera
    de sentir los abrazos
    de la plena felicidad.


    ¡A casarnos,
    a casarnos todos con el verbo amar!
    Amar a los semejantes,
    amar a la naturaleza,
    amar nuestro planeta
    y a nuestra propia raza humana!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/ copyright ©




  13. [​IMG]

    Madrecita, tu nombre a amar y amar solo invita.
    Tus ternuras son una ofrenda bendita.

    Madrecita,
    en tu regazo, yo siento calor de hogueras infinitas.

    Madrecita, soy algodón en tu regazo,
    me duermo solazada entre tus brazos;
    no hay temor, ni soledad que me lastime.

    Madrecita, eres agua pura bendita,
    árbol de frutos buenos ahíta
    en vientre de masa nueva bendita.

    Madrecita,
    eres una blanca margarita,
    que cubres con tus pétalos delicados a tus hijos.

    ¡Oh, madrecita,
    a honrarte y exaltarte
    mi corazón solo atina!

    Quiero besarte la frente, las manos...
    y coronarte con diamantes, por tu amor inmolado.

    Sol de mi alegría,
    rosa perfumada de amor,
    ¡Madre bendita!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  14. [​IMG]

    (Leonardo)

    Querida,
    tu mirada me hace sonreír,
    tus labios me hacen soñar.
    Ternura, tus besos me hacen sentir.


    Edith:

    Que mi mirada sea tu sol,
    que mis besos sean tu alimento.


    Leonardo:
    Mariposa tu alma me obliga amarte.
    No te alejes nunca de mí.
    Te quiero,
    no es una canción ni una novela lo que te digo,
    es el sentimiento que nace de mi corazón.
    Todas las mañanas alumbras mi habitación,
    me despierto, miro a la ventana y veo el reflejo de nuestro amor.
    Quiero que nuestro amor sea, como el mar que tenga principio , pero nunca un final


    Edith

    ¡Oh, amado qué bello es ser tu mariposa, tu luna, tu río, tu sol!
    Que me veas presente en todos los recodos de tu habitación.
    Llévame al olimpo dorado de luces y ensoñación,
    allí disfrutaremos de los ardores de nuestra ilusión.


    Leonardo

    Oh, paloma mía
    estar contigo es disfrutar de un mar cálido,
    amarte es vivir sin sombra.
    Amada, créeme contigo soy feliz,
    pero si me besas en los labios, es vivir el paraíso.


    Edith

    Te beso amado, yo soy tu paraíso;
    tú, mi ángel dorado.
    Caminaremos en las cuerdas blancas del amor,
    nos besaremos mucho,
    y tus besos y mis besos
    formarán enredaderas de deseos...


    Leonardo

    Querida: El deseo es el camino en la casa del amor.

    Edith:
    La casa del amor se abre siempre cuando estamos tú y yo...


    Leonardo:

    Oh, querida,
    vivir es amar;
    y yo vivo,
    cuando te digo que te amo eternamente.


    Edith

    Yo también te amo, sol de mis días,
    y en mis vestidos,
    margaritas de amor te voy regalando.
    ¿Sabes?
    El verdadero amor se demuestra diariamente,
    debe correr por la casa, por las habitaciones, por las calles a cada momento.


    Leonardo

    Bien dicho querida, el amor nace cuando nace el sol.
    Es como un niño recién nacido cada día.
    Mariposa,
    el sol ama la tierra por su calor,
    así yo te amo con devoción.


    Edith

    Querido, yo también te amo,
    con todos los rayos de mi corazón,
    ¡Mira, el mundo, la naturaleza, confabula con nuestro amor!


    Leonardo

    Nuestro amor está consumado,
    celebremos ante Dios y el mundo
    nuestra unión, amada.


    Edith

    Los velos blancos del amor nos unen,
    en mil primaveras de amor
    nos desposan...


    Autores:

    Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
    Leonardo Toyou-África
    *Derechos reservados de ambos autores
  15. [​IMG]

    No soy solo una mujer,
    no soy solo cáscara y pulpa.
    Yo soy alma en sentimiento,
    Mariposa que llora, ríe, sueña y lucha.

    Admiras mis curvas,
    mis labios, mis cabellos
    pero tengo en mi interior mucho más que eso:
    Tengo lluvia de amor entre mis manos,
    laboriosidad, entrega,
    tierra buena.


    En mí hallarás mucha paz y consuelo;
    por verte feliz me desvelo.
    Sé entregar mi vida a los seres que amo.


    No soy solo una cara bonita,
    a mí me funcionan bien los sesos;
    mis neuronas se mueven ligeras.


    No soy solo vitrina de exhibición,
    ¿No ves las bondades de mi corazón?


    No te engañes por mi fragilidad física
    pues tengo fortaleza de huracán
    cuando la noche negra asola.


    No, no soy solo una mujer:
    Soy claustro de la vida;
    en mi vientre maduro albergo,
    ¡Semillas de humanidad nueva!


    De la sociedad su mejor fermento,
    ¡Agente de cambio social!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/ copyright ©