1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
  2. [​IMG]
  3. [​IMG]

    Siento miedo,
    esta noche él también posará sus manos en mi cuerpo,
    destruyendo mi ser de niña inocente
    ¡Lo detesto!

    Me toca a su antojo,
    me hace hacer cosas que no quiero,
    ¡No sabe cuánto me lastima
    ver que el ser que debe cuidarme,
    mancille mi cuerpo!,
    Y yo sin poder decir nada ¡por vergüenza, por miedo!
    ¿Quién le creerá a una niña de ocho años?

    Ya no soporto esta situación
    me deja tan asustada y vacía llena de dolor y llanto
    cuando me toca,
    que estoy harta.
    Mañana se lo contaré a mi madre:
    "Mamá mi papá entra todas las noches a mi cuarto
    y me toca y hace cosas horribles"
    ¡Ayúdame por favor!
    tengo miedo
    ¡Cree mis palabras es la pura verdad, no miento!

    Llévame al médico mamá,
    me siento rara, mi barriga crece y tengo náuseas.
    Soy muy niña para ser mamá
    ¡Ayúdame no me dejes sola con este bebé!
    ¡Qué se vaya a la cárcel ese mal padre!


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    Poema basado en la realidad de mucha niñas violadas por sus propios padres, tíos, abuelos.
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.

  4. [​IMG]


    Caminaba por el pasillo del hospital muy ansiosa, preguntaba a los doctores cual era tu diagnóstico de mi esposo. El médico principal me respondió: “Tiene un cáncer grave, señora, le quedan solo tres meses de vida. Le aconsejo que mejor lo saque de aquí y lo lleve a descansar a su casa brindándoles todo el cariño y atenciones para que pase los últimos días de su vida en paz”.

    En este momento sentí como un baño helado de agua en todo el cuerpo, el hombre que amaba el compañero de toda mi vida gravemente enfermo y yo sin poder hacer nada, gruesas lágrimas cayeron de mis mejillas y temblaba de miedo. El doctor conmovido me dijo: "cálmese señora, llore aquí lo que quiera pero no delante de él porque le haría mucho más daño a su salud" así que lloré un rato y luego me fui a verlo a su cuarto. Lucía tan hermoso allí vestido con su bata blanca y la cara tan blanca también que parecía que estaba sano pero estaba un poco delgado y mirándolo con ternura pensaba solo en atenderlo y cuidarlo sus últimos momentos pero no quería decirle que tenía cáncer, no iba decírselo, pero sus continuas preguntas sobre su estado de salud me obligaron a ello y al recibir la noticia se quedó sorprendido y lloró amargamente Conmigo y en ese momento fuimos más que nunca una sola gota de amor y entrega , luego del trauma del primer momento decidimos ambos enfrentar la enfermedad y me pidió llevarlo a casa, quería estar sus últimos días con nuestros hijos que aunque ya adultos e independientes con familias propias sabía que iban a venir a verlo pues él les había dado mucho amor cuando eran niños y ellos eran muy agradecidos y cariñosos con él.



    En casa vinieron sus hijos y algunos familiares que vinieron una vez y nunca más se les vio; los que estuvimos siempre con él fuimos yo y sus hijos quienes le atendíamos turnándonos con mucho cariño.



    Juan ya había asumido su enfermedad y aunque ya la había aceptado a veces entraba en etapas de crisis nerviosa y en llamaba desesperadamente diciéndome:



    - ¡Sara, Sara ven rápido por favor, ven a mi lado, no quiero morirme solo!

    Yo estaba ocupada cocinando pero iba rápidamente, pues le daba pánico a veces, estar solo en su cuarto, me decía que no quería morir solo, que el dolor era insoportable que le inyecte la morfina en el suero para descansar. Yo solo atinaba a abrazarlo y rezar pidiendo a Dios que disminuya sus dolores y si era su voluntad lo sanara y si no, que acelerara su deceso para que deje de sufrir tanto.



    Los primeros días no sentía mucho dolor pero al avanzar la enfermedad estaba muy incómodo. Mis hijos y yo sufrimos mucho pero estábamos confiados que Dios iba a aminorar su sufrimiento y una mañana de febrero me dijo que traiga la cura del pueblo, que ya sentía que se moría. Se lo traje efectivamente y luego de recibir lo oleos santos descansó en paz. Lloramos mucho en casa pero estábamos seguros que ya descansaba en el cielo de mortificaciones propias de su enfermedad y cumplimos su deseo de enterrarlo en cementerio cercano a la casa para que siempre fuéramos a visitarlo.



    Yo nunca lo olvidé y no me casé de nuevo, aunque hubo muchas oportunidades. Le prometí antes de que él muera que no me volvería a casar con nadie. Él no me obligó, yo voluntariamente le dije su último día que no había amado a nadie como a él y que me dedicaría a mis hijos y a pintar que era la pasión que siempre había querido ejecutar y que ahora lo podía hacer con holgura

    .Me acompañaron siempre: mi amiga Diana, mi amiga de toda la vida y mis dos gatos y dos perros que criaba con amor. (Fuera de mis hijos que siempre venían a mi casa a visitarme)



    Siempre voy a visitarlo y converso en su tumba, le digo allí:

    "Juan, lo mejor de mi vida fuiste tú, espérame amor, algún día estaré a tu lado" Luego, me seco las lágrimas y vuelvo a mis quehaceres habituales.

    Definitivamente fue el amor de mi vida, mi gran amor que nunca pude olvidar.



    Auitora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  5. [​IMG]


    Me gusta todo ordenado
    en mi casa y mi cuarto
    nada tirado a un lado;
    el desorden me da infarto,
    ¡Paz en orden he soñado!

    Yo no soporto el desorden,
    y si alguien tira un zapato,
    aunque sea el señor gato,
    perjudican todo el orden,
    ¡Me impaciento de inmediato!


    Mi casa es pura armonía,
    todo tiene su lugar,
    sin orden parecería
    un chiquero, un muladar,
    ¡Así feliz no viviría!

    El orden regala paz,
    brinda equilibrio a la mente,
    quita el estrés eficaz;
    con su armónico disfraz
    todo sabe diferente.

    ¡Por Dios San José y María
    recojan estos papeles!
    que si no me volvería
    loca de cabeza y pieles,
    ¡Llamen a la policía!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  6. [​IMG]


    Nacer en ti madre mía,
    es sentir
    que tengo casa,
    que tengo abrigo,
    una bóveda que me cuida y alimenta;
    un pañuelo que seca y limpia mis lágrimas eternas.

    En ti madre,
    me siento seguro,
    siento que el mundo no puede hacerme daño.

    Tus latidos me acompañan,
    tus suspiros me besan,
    y tus desvelos me dicen que en verdad me quieres,
    ¡Madre primavera de entrega sincera!

    No me dejes madre mía,
    sin ti viajo solo en este mundo oscuro perdido,
    soy una frágil fruto desvalido,
    ¿Quién si no tú me dará los aliños de su cariño?
    Alma, que de madrigueras de amor ha salido.

    No hagas caso de las voces de los halcones madre mía,
    ellos quieren desgarrar mis carnes,
    quebrar mi vida en sus criminales vasos;
    ¡Sálvame de sus tenazas!

    Sangre de tu sangre soy,
    madre mía,
    pepa inocente de tu fruto.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  7. [​IMG]

    En patios de Sevilla el fino bardo,
    Machado, entre geranios amarillos
    sueña con los caminos en castillos,
    revuelve su valiosa pluma nardo;

    Él se inpira en algún ruiseñor pardo,
    y en paisajes floridos y sencillos;
    son poemas forjados sus martillos,
    ¡Hay garbo celestial en su albo dardo!

    Pluma diestra sensible que ama España,
    amigo de la rosa y limoneros;
    ¡Entre días azules te levantas!

    Tus versares son río, alta montaña,
    pífanos melodiosos y viajeros,
    ¡La belleza y ternura siempre plantas!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    Metronimia:
    Pluma diestra sensible que ama España,
    amigo de la rosa y limoneros;


    FORMA: Soneto.
    RIMA: Consonante.
    - Combinación libre: Los 8 primeros pueden ser cuartetos o serventesios y los 6 últimos como es costumbre, es decir, dos o tres rimas y siempre, nunca una con su pareja a más de 4 versos y nunca 3 rimas seguidas.

    - No se admiten asonancias entre las rimas.

    RITMO: Acentos en 5,7,9 solo un máximo de 3.
    METRO: 11 sílabas.
    EXTENSIÓN: 14 versos.

    FIGURA RETÓRICA: Metonimia.
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  8. [​IMG]
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.

  9. [​IMG]
    El mundo moderno es absorbido por el dragón del consumismo,
    las personas compran y compran sin parar ni pensar.


    La tiendas comerciales
    les ofrecen ofertas persuasivas
    y como ratones caen en la trampa redonditos.


    La televisión les crea necesidades artificiales,
    la moda es motivo de compras habituales.


    Aún no necesiten productos, se compra y compra, mecánicamente.
    Muchos objetos llenan la casa y algunos
    terminan en algún cuarto arrumados.


    Hay un instinto impulsivo de poseer objetos
    que a veces se vuelve irracional y alarmante.

    ¡Quizás quieren los hombres llenar su inmenso vacío existencial
    con objetos materiales?
    El ser no está en el tener.


    El consumismo en sus plumajes no sacia,
    pues siempre se quiere tener más y nos vamos envolviendo en su larga espiral.


    Conozco muchas personas rodeadas de muchos bienes y cosas
    pero muy solos y vacíos.


    Comprar por comprar,
    nos hace seres impulsivos y codiciosos.
    Con dinero compra cosas
    pero no felicidad.


    En un mundo donde abundan los pobres,
    es un escándalo e inhumano que haya personas despilfarrando en cosas banales.


    Nadie es mejor ser humano
    si lleva tal ropa de marca, carro de lujo o vive en zona adinerada de alto costo.

    ¡Hombre, no te alienes con lo que no te llena!
    No sigas la corriente del mundo que te estresa y desvela.
    Compra solo lo que uses y necesites de verdad.
    Y si te sobra el dinero
    compártelo y esta actitud te hará sentir mejor;
    serás mejor ser humano.


    Promovamos un consumismo responsable.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  10. [​IMG]


    Maldito licor y drogas

    que destruyen las ilusiones de la gente

    en su clavos y agujas inclementes;

    matan el cuerpo matan el alma,

    y a algunos los dejan alterados dementes.



    Sepultan el decoro y dignidad

    en los hombres.

    Sus tentáculos traidores te pueden matar.



    El licor es el colmo del despilfarro,

    que quita un pan de la boca de los hijos y esposa,

    genera violencia insana;

    destruyendo la vida familiar.



    La droga es el gigante pecado

    que denigra y desdibuja la figura humana;

    por ella se roba, viola y asesina.

    Son aves de arpiña asesina

    los que lo comercian.



    Ambos vicios a la larga

    te llevan a la tumba fría.

    Piensa hombre:

    ¿A dónde tus pies caminan

    a la muerte o a la vida?





    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  11. [​IMG]



    Yo lo amaba,

    porque el sol salía,

    porque afuera llovía,

    yo le amaba porque me daba la gana.



    Yo lo amaba, loco, cuerdo,

    vestido o desnudo,

    en camisa o en pijama,

    yo, solamente lo amaba.



    La vida seguía su curso

    la noche caía,

    el día venía

    y yo lo seguía amando.



    Con él viajaba al cielo

    pero también el más candente infierno.



    Lo amaba como a nadie,

    lo amaba irracionalmente

    con la única razón del amor;

    suspendida en el hilo delgado de la ilusión.



    Él me supo regalar estrellas

    yo le di mi flor más bella.

    En mi polen suspendido de amor

    solo él reinaba.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Gustavo Cervantes y Rodrigo del Río les gusta esto.
  12. [​IMG]

    *Apple is your kiss in my mouth
    *bread your lips
    *caramel passion your skin,
    *Divine Elixir, it's you!

    (A, B, C, D)


    Manzana es tu beso en mi boca,
    Pan de ternura tus labios,
    caramelos de pasión tu piel,
    divino elixir, eres tú.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  13. [​IMG]

    Baila enero en las mariposas de mis años,
    su risa se siente en mis altares blancos,
    sus cálidos vientos me besan
    y yo solo atino a decir:
    ¡Gracias Dios por regalarme un año más de vida!
    ¡Gracias vida por tus dádivas!


    Baila poesía en sus prados de acacia y romero,
    el tiempo juega con mis cabellos,
    mis ojos se llenan de estrellas de júbilo;
    mi corazón está hecho un colorido festín.


    Se abren los abanicos de la gratitud y la alegría,
    nuevo sol de esperanza en mis ojos despierta.


    No se apaga la llama del entusiasmo en mis balcones,
    ni los problemas, ni la enfermedad menguan mis ganas de vivir.


    Floreros de gratitud,
    rosas de amor,
    solo le debo a la señora vida.


    Tengo en mí,
    mil sueños explotando efervescentes, rugientes;
    en el corazón no me cabe tanta emoción.


    Vivo la vida a plenitud
    aunque se aleje la señorita juventud,
    sé ser feliz con lo que me toca.
    Tengo paz conmigo misma
    y paz con los demás,
    ¿Para qué necesito más?


    La felicidad se ha estacionado en mi puerta
    yo le doy la mano y la beso todos los días;
    luego de tanta brega hoy florece en mi hogar.


    Dios me regala un año más de vida
    un año para vivirlo a plenitud y con responsabilidad.


    Amar y ser amada
    Es la canción que hoy me toca cantar.


    Felicítenme amigos, cumpliendo años
    hoy saboreo algunos frutos de la felicidad.


    Hay mucho camino por recorrer,
    nuevas metas que cumplir;
    con la ayuda de Dios sé que las voy a lograr.

    ¡Basta de serios discursos!
    Hoy me toca
    celebrar con familiares amigos y demás,
    bailar hasta la madrugada sin parar


    Gracias Dios por darme más de lo que merece
    esta pobre y sencilla flor .



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  14. [​IMG]

    ¡Cuánta gente muere en los hospitales!
    Cuánta gente sufre por falta del vil dinero,
    por instalaciones deficientes,
    por falta de medicinas,
    o por abandono de los gobiernos.


    De pena se muere mi alma
    al ver tanta gente abandonada
    en los pasillos de los hospitales
    sin que nadie se conmueva de sus males.

    ¡Ay tanta indiferencia descarnada!
    Nadie se preocupa por el enfermo abandonado,
    ¡No son rentables los problemas de los pobres!


    ¡Ver tanto sufrimiento
    de enfermos abandonados,
    lacera mi alma y mi mente!


    Ayudemos a tanta gente
    que no tiene
    quien sus males vele.


    Enfermeras, doctores,
    más paciencia con estas almas dolientes.
    ¡Son nuestros hermanos caídos!


    Un día puedes ser tú el enfermo
    Dios ve las acciones buenas.
    Todo en la vida da vueltas.
    El bien que hacemos en esta tierra
    regresa a nosotros con creces.


    Cuando veas a un enfermo en un hospital
    recuerda ayudarlo, atenderlo, escucharlo.
    No tapes tus oídos con tapias inertes.


    Sé un alfarero del bien
    que de esta tierra pronto nos vamos todos.
    A sabios, ricos, cuerdos y locos
    nos espera la hermana muerte.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados












  15. [​IMG]