1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
  2. [​IMG]
  3. [​IMG]

    Tengo un pájaro azul
    que me dicta palabras de ánimo cuando todo parece oscuro,
    que me canta despacito cuando mi alegría se me nubla,
    y que me alerta frente al enemigo o los peligros.


    Mi pájaro azul es pequeño pero valiente como fiero león,
    me acompaña en el camino de la vida,
    no deja que me ahogue en un vaso de agua.


    ¡Ay mi pájaro azul
    Es tierno y me comprende!
    Sabe de mis estados de ánimo cambiantes.,
    de mis anhelos y frustraciones
    y enjuga mis lágrimas saladas que caen
    por las decepciones amorosas.


    Es el pájaro azul de mi conciencia,
    o quizás un ángel emplumado
    que me conforta.


    No sé exactamente su naturaleza,
    pero lo cierto es que me simplifica la vida.
    Sus palabras escondidas
    me ayudan a subir la cuesta empinada.
    En sus cantos hallo la paz de mi alma
    y paso los días contenta y relajada.


    Es un tesoro tener un pájaro azul dentro del alma
    y que nadie lo pueda ver sino solo tú.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  4. [​IMG]

    Neruda socava el verso,
    planta la palabra y el sentimiento en el jardín preciso.

    ¡Ah, vate prominente!
    Tus versos calan las estaciones completas del alma;
    Son cuerpo de mujer
    que siempre dan placer ver, oír y sentir...

    Neruda,
    numen inmortal,
    tu voz de manantial fresco
    aún florece en la almas de nuestros contemporáneos,
    porque fueron hechos de carne, huesos y nervios,
    porque su sentimiento
    cimbra a los lectores de todo el mundo.
    Su belleza y pulcritud
    son alfombra erudita
    que acaricia el ser.

    El fuego del amor
    se incendia en tus versos,
    la amada es querida, deseada, idolatrada, olvidada.

    Vientos del verano se llevaron tu cuerpo,
    pero inmortal tú cantas entre pinos, aire, sol y montañas despiertas.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  5. [​IMG]
  6. [​IMG]


    Enterrada en mi desván,
    ya no sé qué escribir
    y hago bolas de papel,
    la inspiración de mi pluma fugó;
    se hizo humo negro y me dejó.


    Espero ansiosa que regrese
    en sus naves ligeras de sueños;
    pues mi tinta está seca,
    y no quiere florecer.


    ¿Alguien me sopla un verso?
    ¿Me hace cosquillas o una mueca?
    ¿Que active las ruletas de la inspiración?


    ¡Salid musas de sus madrigueras!
    Que en mi desván solitario
    No hay coplas, ni romances,
    el vacío y el tedio mis murallas invadió.


    Hoy mi musa se fue de casa,
    y no volvió.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  7. [​IMG]


    Avancen tigres peruanos,
    dribleando con la bola,
    ¡Miren como la controla!
    Se rajan nuestros paisanos
    son grandes seres humanos,
    ¡Bien, en la cancha se lucen!
    ¡Cómo el juego se conducen!
    Gallese cuida la valla
    y la emoción pronto estalla;
    nuestros tigres si producen.


    Mas goles los hinchas gritan,
    el estadio es de locura,
    y ganar Perú procura,
    que más goles se repitan,
    y a gritarlos nos invitan,
    nuestros tigres lo merecen;
    alegrías nos ofrecen:
    todos celebramos juntos,
    por los diferentes puntos,
    ¡Honor y gloria merecen!


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados©
  8. [​IMG]

  9. [​IMG]


    Eclipse de sol viene con su capa negra,
    la luna tapa el sol
    y las gentes viven en oscuridad plena,
    cuidado el peso baja un kilo,
    el viento azota y bajan las temperaturas,
    los animales y plantas se perturban,

    Los vientos ululan,
    las gentes curiosas lo miran con lentes especiales,
    el mundo se altera,
    no hay que verlo de frente con los ojos
    porque causa ceguera.

    Los fenómenos espaciales
    siempre causan curiosidad y en algunos miedo.
    Hay que recibirlo informados
    para estar tranquilos
    y en paz serena.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  10. [​IMG]

    Entrecruzada entre rayas del dolor,
    beso el cáliz amargo de mi pasión.
    Amé con toda el alma
    y vacía como copa volteada y sin agua me he quedado hoy.

    No hay que hacer un drama
    ¡Aquí la única que pierde soy yo!
    Tú feliz te irás a otros mares
    con otro sol.

    Yo me quedaré recogiendo despojos,
    despojos y migajas de un mal amor.
    Mientras los cabellos del llanto me cubrirán por completo
    y destrozada
    me dormiré en las botellas de mi noche negra.
    Afuera hace frío,
    en mi alma llueve sin parar...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  11. [​IMG]


    Sostén mi luna en tus manos,
    no dejes que se apague su luz;
    yo dentro de ella busco un cielo,
    un cielo donde pueda habitar mi verso sin tu cruz.


    Mis versos hechos de esferas mágicas, liberadoras,
    tu cruz que me clavó en lo más alto del madero.


    Sostén mi luna que aún no te he olvidado,
    sostenla todavía un poco más, por un tiempo por favor.
    Deja que me redima de tus besos,
    de tu voz, de tu risa, de tus embelesos;
    no me dejes caer aún.
    No te he puesto el clavo del olvido todavía.
    Aún falta un poco,
    para borrar las nubes grises de tu desamor
    e ir resuelta
    en busca de una nueva luz de redención.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  12. [​IMG]

    La noche coagulada de pena,
    deja caer su sangre roja de dolor;
    se avecina con sus gatos negros de soledad,
    ¡Hay silencio de tumbas muertas, en sus fauces!
    Y yo, esperando que llueva un milagro en sus cuchillos despiertos.


    ¿Qué haré con esta noche de sombras alucinantes
    perdida en su exposición de nostalgias?
    Vago de aquí para allá,
    sin encontrar la salida.


    Su agonía de pájaros muertos
    toca mis palacios,
    emergen criaturas extrañas
    en sus ojos negros;
    soy bosque plagado de silencio y miedo
    ante su avance fiero.


    Continua mi noche,
    le sigue el paso la inquietud del vacío yerto,
    y la sombra endiablada de un futuro aciago,
    tiembla la pared de mi alma
    en vibrantes terremotos.
    No soy la misma de antes,
    he cambiado,
    ahora hasta sus espejismos me aterran.
    Es que he visto entre sus cortinas fisgonas
    la cara de la muerte haciéndome muecas burlonas
    y me he abrazado con los brazos y las uñas
    a mi infancia juguetona
    para no sufrir su estocada cruel y violenta.


    En un rincón de la casa en cuclillas
    me resguardo,
    allí rezo las letanías de los ángeles perdidos, desahuciados,
    esperando la arremetida traicionera de su guadañas.
    Me doy soplos de aliento susurrando esta canción:


    Somos polvo,
    solo polvo en esta vida,
    pero polvo vivo con brazos, piernas y sentimientos,
    no estamos muertos,
    hasta que estemos muertos.


    ¡Qué siga la función de la vida, maestro!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. y Lorelizh Beye les gusta esto.
  13. [​IMG]


    Yo soy feliz disfrutando de los colores del cielo,

    contemplando las aves en su vuelo,

    compartiendo con mi hermosa familia.


    Soy feliz,

    con las plumas de mi poesía,

    con las pequeñas cosas que me regala la vida.

    Ayer vi unas palomas bañarse en un charco

    y mi corazón se alegró en esta preciosa pintura.


    Me causa alegría sembrar rosas en mi jardín

    ver jugar a los niños en su festín,

    contemplar a la gente irse contenta al trabajo;

    reírme siempre con desparpajo.


    La felicidad es una guitarra

    que toca

    si nos acercamos y le abrimos la puerta con sonrisa larga.


    Soy feliz cuando canto mis tonadas,

    cuando escucho el canto de los pájaros,

    cuando disfruto un delicioso plato,

    cuando perdono al que me hace daño;

    cuando doy la mano al hermano.


    La felicidad es una dama amarilla que brilla en las personas positivas y optimistas.

    No necesita mucho dinero, objetos, ni adornos;

    es una dama sencilla que en lo cotidiano siempre brilla.


    Quien quiera ser feliz

    siempre sonría, perdone,

    y disfrute el día a día.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados





    Yo soy feliz disfrutando de los colores del cielo,

    contemplando las aves en su vuelo,

    compartiendo con mi hermosa familia.


    Soy feliz,

    con las plumas de mi poesía,

    con las pequeñas cosas que me regala la vida.

    Ayer vi unas palomas bañarse en un charco

    y mi corazón se alegró en esta preciosa pintura.


    Me causa alegría sembrar rosas en mi jardín

    ver jugar a los niños en su festín,

    contemplar a la gente irse contenta al trabajo;

    reírme siempre con desparpajo.


    La felicidad es una guitarra

    que toca

    si nos acercamos y le abrimos la puerta con sonrisa larga.


    Soy feliz cuando canto mis tonadas,

    cuando escucho el canto de los pájaros,

    cuando disfruto un delicioso plato,

    cuando perdono al que me hace daño;

    cuando tiendo la mano al hermano.


    La felicidad es una dama amarilla que brilla en las personas positivas y optimistas.

    No necesita mucho dinero, objetos, ni adornos;

    es una dama sencilla que en lo cotidiano siempre brilla.


    Quien quiera ser feliz

    siempre sonría, perdone,

    y disfrute el día a día.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  14. [​IMG]


    Se queman las horas en su silla de tierra;
    el semáforo está en verde,
    ¡No puedes cruzar!


    Se queman los árboles con la depredación humana malsana.
    se queman las palomas de paz,
    se queman las ilusiones,
    el amor también se quema en sus árboles nuevos y antiguos...
    Se queman los delfines,
    el oso pardo y los tigres de Bengala.


    Yo solo soy un hombre
    ý no puedo detenerlo,
    Miro absorto,
    asombrado, como la tierra poco a poco se va quemando,
    ¡Y yo sin poder hacer nada!
    Esbozo algunas lágrimas por mis mejillas;
    pido al cielo
    piedad por mi casa tierra que oxidada se quema.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


  15. [​IMG]


    ¡Oh, princesa primavera!
    Llegas con tus nuevas hojas
    de esperanza y gran ternura,
    ¡Dame tus mentas y rosas!

    Rodéame con tu luz,
    embriaga de miel mi boca,
    pinta de rojo mi ser,
    que me muero de ansias locas
    de amar entre tus florestas,
    ¡Tú me suavizas las rocas!
    Entre trinos de gorriones
    y mariposas preciosas
    nos alegra tu presencia,
    cual bailarinas en bodas;
    se escucha tu canto hermoso
    como el de hadas luminosas
    que transforman lo desierto
    con su delicioso aroma;

    en tu esencia nos alegras,
    ¡Oh mi reina jactanciosa!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


    Comparación:

    se escucha tu canto hermoso

    como el de hadas luminosas