1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    Edith

    Nuestro amor yace embotellado amado,
    ¿No hay peor desdicha que amar con candados?
    Estos vidrios ciegos
    jamás matarán el amor
    que afirmamos en nuestros versos.

    Luis

    Nuestro encierro es infinito,
    pero nuestro amor bonito,
    no reconoce las trabas
    ni con las mareas bravas.

    Edith

    En una botella,
    ¡En una botella amado
    no puede permanecer el amor encerrado!

    Luis

    Ninguna fuerza podrá
    opacar el amor puro.
    Hasta el mismo cielo lo sabrá
    No habrá encierros ni conjuro.

    Nuestro amor es libre,
    libre como el viento.
    Eterno, leal e infalible,
    cruzará todos los mares.

    Edith

    Sí amado
    rompamos estos vidrios
    que nuestro amor atan.

    Luis

    En nuestra isla desierta,
    seremos seres amantes;
    nuestras almas anhelantes,
    ¡Unidos alma y materia!

    Edith

    Fusión de cuerpos y almas
    en una sola llama enamorada,
    no habrá muros ni tiempos,
    ni botellas enclaustradas.

    Luis

    Se dispararán las penas,
    se acabarán los encierros.
    Con sangre de nuestras venas
    escribiremos nuestra historia de amor.

    Edith

    Historia que de esta botella,
    saldrá volando al confín de las estrellas
    y dirá con sus estelas:
    amor te yo amo con toda el alma.

    Luis

    De aquí hasta el infinito de las estrellas hasta la luna, sabrá el mundo entero:
    Amor como tú ninguna.

    Edith

    El amor de esas botellas
    ha sido liberado;
    cantemos eternamente
    las notas de nuestro canto enamorado.

    Luis

    Libres como el mar bravío,
    sin botellas ni grilletes,
    en coro los dos cantemos:
    ¡Nuestro amor es eterno!

    Autores:

    Edith Colqui Rojas-Perú
    Luis Riera - Ecuador
    Derechos reservados de ambos autores

    *Gracias poeta amigo Luis Riera por permitirme compartir letras con usted.
  2. upload_2018-10-21_22-46-0.jpeg

    Tu eres ese jardín de blancas margaritas
    que me llena de inmensa paz.
    Tus ojos,
    son palomas de ternura
    que me miran con amor inefable,
    y en sus ventanas cristalinas
    invitan su armonía serena.



    Tú tienes el encanto
    de las olas del mar
    y la tranquilidad de un cielo celeste.
    Yo quiero habitar entre tus aguas, entre tus cielos
    absorta, enamorada, cada día mas.


    Tú, mi cielo en calma
    en el que puedo mis ansiedades apagar.
    Tú mi sol radiante que ilumina mi vida,
    con tus ojos faros y su sonrisa de trigal.



    ¡Ah, vida mía cuando me miras!
    Mi alma se estaciona en un planeta lejano,
    y hasta siento que ya no soy humano,
    y que empiezo a levitar...


    Tu mi paz, mi serenidad, mi sosiego
    que calma mi tempestad.
    Eres río agotable de benignidad,
    ¡No me canso de suspirar por tu galanura!
    Y esos versos inspirados de tu literatura,
    ¡Cuánta ternura y paz me regalan en su cristal!


    En tus brazos robles
    me hago niña;
    ovillo pequeño de amor
    siempre pegada a ti.


    No me faltes prenda mía,
    sin ti, que agreste la vida sería.
    Penas y solo penas sentiría.


    Tú eres mi aureola pacificada,
    mi sueño en vuelo;
    mi alegría siempre efervescente...



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  3. [​IMG]
    Madre tierra ya no aguanta,
    mueren sus manos en árboles quemados y talados.
    La contaminación con sus elementos químicos y radiocactivos,
    la depredan ¡Hasta la garganta!

    Madre tierra
    quiere proteger a su animales
    a sus plantas.
    A su lobo gris y a su oso panda,
    y a su tigre de Bengala.
    Pero poco a poco se extinguen.

    Madre tierra está cansada,
    sus hijos los hombres
    se han empecinado en arrebatarle sus hijos verdes,

    su ríos cristalinos;
    sus peces, algas y demas especies marinas,
    por el vil metal o la ambición desmedida.

    Madre tierra es attacada ferozmente
    por pesticidas, desechos industriales y domésticos.
    Le hicieron un hueco irreperable en su estómago:
    es la capa de ozono dañada que cada día se deteriora y cuyo daño es irreversible.

    Madre tierra grita, pide auxilio
    pero nadie la salva.
    Con congresos no se logra mucho,
    ¡La firma de papeles no le garantiza nada!

    Potencias mundiales son las que mas la dañan,
    su alta tecnología,
    la piel le desgarran.

    Madre tierra ya no aguanta
    está echando humo tóxico por la boca,
    en su vientre lleva la vida,
    y la están matando embarazada de sus mares y sus plantas.

    Oh, madre tierra, descansa,
    te queda poca vida,
    tu sol cada vez recalienta más,
    tus especies marinas y terrestres se extinguen por la mano del hombre.
    Tus aguas son contaminadas por las industrias y se vuelven negras
    tus hermosos y alimenticios peces se contaminan y enferman.

    Ay cómo me dueles madre tierra,
    cómo quisiera cobijarte en mi cabaña,
    pero el hombre te encuentra y te daña,
    te saca los ojos verdes,
    secciona tu cuerpo y lo quema.

    Sé que algún día no muy lejano morirás
    y el hombre se lamentará
    no haberte cuidado
    ni respetado.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Lorelizh Beye le gusta esto.
  4. [​IMG]

    El pensamiento humano es sorprendente,
    siempre está elucubrando fantasías,
    sueños, mil laberintos en su vías,
    con el cerebro máquina eficiente.


    Viene y va presuroso y libremente,
    despliega sus vibrantes energías,
    es capaz de construir sus teorías
    en su laboratorio firmemente.


    Ni en los sueños descansa el pensamiento,
    con muchos raciocinios interiores,
    algunos relevantes o volubles.

    El pensamiento viaja como viento,
    encierra al intelecto y sus rigores,
    si mal lo empleas puede que te nubles.

    Autora: Edith Elvira Colqu Rojas-Perú-Derechos reservados

    Paronomasia:
    algunos relevantes o volubles.(v. 11)




    algunos relevantes o volubles.(v. 11)
  5. [​IMG]

    Voy deshojando mis rosas,
    pétalo a pétalo por ti.
    Piel a piel,
    sentimiento a sentimiento.


    Mis vestidos van acariciando tus manzanos,

    mis lluvias retozando en tus trigales,
    regodeándose en tu tálamo feliz.


    Mi amante caballero,

    cobíjame en tus brazos del frío invierno,
    no me niegues los rayos de tu calor.


    Mis rosas

    serán para ti,
    mariposas que se deleitan en tus fuentes;
    aladas bailarinas que perfumen tus tapias con su vuelo.

    Mis pétalos,
    besan suavemente tus cristales
    se hacen ovillo de amor en ti.


    Amado,

    yo deshojo mis pétalos, uno a uno por ti,
    me dono como ofrenda votiva,
    como pequeña niña
    necesitada de ti.


    No, esta rosa ya no vive,
    si tu cielo
    no llueve en mí.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
  6. [​IMG]


    FLOR DE CEREZOS

    Cerezos en flor, tus labios reventando de ternura,
    cerezos en flor tus manos blancas y suaves;
    tu piel tersa,
    entre mis campos verdes...


    Cerezo en flor,
    como princesas blancas y rosadas
    exhibiéndose risueñas en sus ramas,
    son tus ojos ilusionados.


    Cerezo en flor,
    tu inocencia
    de niña alba delicada.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
    Derechos reservados

    TU FLOR DE CEREZOS


    Me deleito en gozar en tus cerezos,
    en esos verdes campos, primavera,
    ¡Yo quiero disfrutar tus aderezos,
    libremente con tacto y mi manera!



    Soy tu flor de cerezo delicada,
    que en tus ramas se quiere enternecer,
    ansío ser tu esencia renovada;
    contigo quiero ser mejor mujer.



    Son mis pétalos frágiles tu sol,
    tu risa floreada mi alegría;
    mi bello caballero tornasol,
    del huerto mi sublime fantasía.



    ¡Qué bellas son tus flores,
    mi amado, Sakura,
    renacimiento del alma mía!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú

    Derechos reservados
    A Lorelizh Beye le gusta esto.
  7. [​IMG]


    No soy perfecta,
    si buscas perfectos
    allí están los santos, a ellos le puedes rezar.
    Yo soy una mujer como todas con virtudes y defectos,
    alma con diferentes aspectos.
    ¿Perfección pides?
    ¡Tú la tienes acaso!
    Qué error tan craso,
    pedir al manzanal un vaso.


    No soy perfecta,
    soy mujer sensible,
    alma dilecta y a veces insurrecta.


    No pidas mas de lo que puedo dar,
    si tú sabes amar,
    al otro como es debes aceptar,
    y sino camina con tus equipajes a otro lugar.
    Yo no te voy a rogar.


    Nadie es perfecto,
    cada uno vuela con diferente aspecto,
    Solo Dios es la perfección pura,
    y él a nadie con el dedo apunta.


    No soy, nunca seré perfecta
    pero soy un alma enamorada,
    que solo amor proyecta;
    una rosa humana delicada.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Acnamalas le gusta esto.
  8. [​IMG]

    Mujer escarcha,
    violácea mañana,
    aurora decantada,
    chispa de ternura,
    copos de albura.
    Manto de sueños...


    Mujer escarcha,
    insondable cosmos,
    ojos cristales de sueños,
    silencio de noche callada...


    Amor, primavera,
    universo de vida,
    polvos de entrega,
    purpúreo aliento...


    Mar inmarcesible de estrellas,
    con el alba, aleteas.


    Tus sueños despiertan sus verbos,
    agitas tus alas;
    te elevas a lo eterno...



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
  9. [​IMG]

    Girasoles de abril,
    amarilleando en el campo,
    saludando al nuevo día,
    floreciendo cerca de la cabaña cálida,
    en el campo viviente.


    Olor a alhelíes del huerto,
    pájaros volando alborotados,
    en el celeste del cielo.


    Cerca unos pinos sonrientes,
    se levantan imponentes
    y frescos.


    Qué bello se ve el prado a lo lejos
    tan sereno y callado,
    besado siempre por el cielo
    que lo engríe.


    ¡Oh campos de girasoles,
    Oh pinos enamorados,
    recordadme las añejas historias
    de mi juventud dorada!
    En este campo que fue mío,
    y que ahora es silencio,
    lleno de girasoles mudos del recuerdo...



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


  10. [​IMG]


    El otoño solitario
    en sus bancas vacías,
    recopila sus hojas desahuciadas.


    En sus vientos de tristeza infinita
    nostalgias sedientas invita.


    Muerden el piso
    las ocres hojas,
    como yo muerdo pena y soledad en esta banca vacía.


    Pasan los minutos,
    las horas interminables
    y tú no llegas.
    Mi banco corazón gime de angustia,
    ¡Desolado!


    Mis árboles cercanos dicen que no volverás,
    y mi corazón en agua de pena se torna,
    solo el llanto mojado lo adorna.


    Mi amor de otoño, ven no tardes;
    soy hoja moribunda sin tus artes.



    Autora: Edith Elvira Coqui Rojas-Perú-derechos reservados
  11. [​IMG]
  12. [​IMG]
    Tu voz entre jardines timbra en dulce sonata
    de cantos amanecidos
    con su sublime vibrar de fonemas de plata,
    ¡Enamora los sentidos!

    Hechizan mis florestas con su ternura innata,
    con locura pasión y arte.

    Obnubilada en sus cánticos,
    de violonchelos románticos,
    ¡Solo vivo para amarte!

    Amor nunca me niegues, el timbre de sus ecos
    que cautivan mis florestas,
    en sus timbales tiernos y en sus galantes flecos
    y en sus decoradas fiestas.

    tú con tu voz me das paz y rellenas mis huecos;
    me deleito en su ternura

    Tu voz de ángeles preclaros,
    me ilumine con sus faros,
    colme siempre mi figura.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    A malco le gusta esto.
  13. [​IMG]

    Hoy veo la vida de color de rosa
    porque amo y me aman en sinfonía armoniosa.
    Hoy miro las calles con magia singular
    amo a las gentes,
    a esos niños, a esa señora que va al mercado presurosa.

    Hoy todo el mundo se pinta del rosa de la ilusión.
    Los problemas son una cajita de fósforo o una pompa de jabón.
    las preocupaciones una esfera de algodón.
    Qué maravilla ver la vida de rosa
    cuando estoy en tus brazos regazos.

    Floto por los aires motivada,
    río y lloro de manera exagerada.
    La vida se me volvió rosa,
    desde que estás aquí
    aleteando por mis costas.
    Fugaron las penas en sus aviones veloces,
    la nostalgia es tenue lluvia que cesó.

    ¡Maravilla, maravilla es vivir en rosa!
    Columpiándome en la silla de la felicidad,
    enamorada junto a ti;
    hombre de gran bondad.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados - ©
  14. [​IMG]


    Era las cinco de la tarde, hora indicada en que Pepe, Rosita y sus padres habían quedado en ir al río a refrescarse del ardiente verano. Muy contentos todos alistaron sus pantalones cortos y polos para meterse al río cuando llegasen. Pepe iba con su hermana, sus padres y sus primos: Juan de cinco años, Tomas de trece y Adelina de 15 años, todos muy contentos. Al llegar al río, el padre de Pepe decidió hacer con sus manos, ayudado por sus primos, un cerco de piedras como una poza para que se juntase allí el agua y pudiesen bañarse allí tranquilos. Y al terminar de hacerla todos se metieron, Pepe su hermana los primos y hasta sus padres. Disfrutaban alegremente de chapotear en el agua.

    La corriente estaba leve y tranquila y el caudal del río estaba bajo. No había peligro, así que se bañaron en la posa a su gusto, mientras corrían las horas. De pronto se oyó un grito a lo lejos era su primo Juan de cinco años, quien gritaba, (eran las 6pm y el caudal del río había subido sin que se den cuenta) y era porque le arrastraba la corriente y por un espacio pequeño de la poza el agua lo arrastraba río abajo. De un momento a otro se lo llevaba ante la mirada atónita de todos. El padre de Pepe sin pensarlo dos veces se lanzó al río para salvar a su sobrino ya él también la corriente se lo llevaba. La hermanita de Pepe y todos asustados gritaban ¡Papa!, ¡Tío!, ¡Dios mío no!, La madre de Pepe al ver a su esposo que se lo llevaba la corriente, subió por arriba en la ladera y corría por el borde. Los primos Pepe y sus hermana mojados. La seguían llorando y lamentándose. Los pobladores preguntaban qué había pasado y decidieron ayudar corrieron para encontrar los cuerpos y salvarlos, pero la corriente era fuerte. La madre se cansó de correr y cayó al suelo junto con los niños. De pronto un poblador se les acerca y le dijo: Señora yo ya lo había cogido a su sobrino del brazo pero la corriente era tan fuerte que me lo arranchó y se fue con el río. A sus esposo si no lo vi por ningún lado.
    La madre de Pepe se desmayaba y deliraba de la impotencia; los pobladores la atendían y todos los niños lloraban. De pronto llega con los pobladores su esposo, todo magullado y asustado y le dice a su esposa quise salvarlo pero no pude la corriente furiosa se lo ha llevado lejos a mí también casi me lleva.
    Y ella le dice, ¡que pasó cómo saliste esposo mío!, él le contestó: invoqué el alma de mi hermana fallecida madre del pequeño y me dio fuerza y salí, no sé cómo, y se abrazaron llorando.
    Todos regresaron a casa llorando para dar parte a la policía, pero en media hora un poblador que había llegado a su casa les dijo que ya habían encontrado a su sobrino, pero ya estaba muerto y todo amoratado por los golpes de las piedras del río.


    Se hizo el velatorio y el entierro del pequeño con mucha pena. Todos quedaron compungidos y el padre tuvo que hacerse una cura de susto pues no podía dormir por las noches pensando en el evento luctuoso y por el susto de haber podido morir ahogado.

    Ellos nunca mas fueron al río. Los primos que estaban de visita tuvieron que volver a su tierra sin el hermano menor.


    La visita de vacaciones de sus primos había terminado en tragedia.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  15. [​IMG]


    Quiero despegar tu llanto
    del iris de tus ojos,
    Quiero empapelarlo de poemas de amor
    para que ya no sufras, mujer amada.

    En sus letras hay verbos y gerundios que te aman,
    verso no leídos que te esperan.

    Del iris de tus ojos lloroso que mojan tus mejillas,
    formaré un corazón:
    Un mundo nuevo de amor para ti.

    No temas princesa
    yo estoy aquí.
    Que no tiemblen tus manos,
    ni tu cuerpo de soledad.

    Yo, tu amado,
    vengo a borrar tus agonías.
    Tus pestañas nunca mas estarán mojadas,
    tu corazón nunca mas entonará el canto de los huérfanos.

    Y en iris seco,
    danzaremos los dos,
    en tus pupilas nuevas.
    Ya no habrá lluvia de cemento en tu tierra.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados