1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Yo
    Yo mismo
    Yomismo Denuevo
    Yomismo Denuevo y otra vez y por siempre
    Yo el nini
    sin izquierdas ni derechas ni extremismos
    yo por la calle del medio
    yo el escuálido sin colmillos, sin aletas pero con agallas
    yo el escuálido que no es enjuto, ni enfermizo, ni pálido ni cochino
    yo el majunche orgulloso y fiero de ser majunche
    yo el ingenuo, el inocente y el pendejo
    yo el poeta sin sus versos
    el buhonero sin mercancía
    el taxista sin un taxi
    el que nunca tuvo arte ni parte ni profesión ni destino…

    Yo el nini
    Acorralado entre sectas partidistas
    Arrimado
    Arrinconado
    Acuartelado
    Escondido y enconchado en espera de mejores luces…

    Yo
    Yo mismo
    Yomismo Denuevo y otra vez y por siempre
    Yo el apátrida patriota y patriotero
    el apaleado por los golpes de la vida
    el ajusticiado por los crueles segunderos de relojes retrógrados
    el sometido, el manipulado,
    el del cerebro lavado por ideologías jabonosas y obsoletas,
    el crucificado cien millones de veces por los abusos de la historia
    el que oye las promesas y escucha desencantos
    el que ve las misiones sin mirar más que divisiones e injusticias
    el aterido, el mojoneado, el engañado, el aburrido, el desgranado
    el por siempre amenazado en silencio y entre gritos
    el ya cansado de tanto “más de lo mismo”…

    Yo
    el que dice “no hay Navidad sin hallacas ni castañas”
    el que airado y abatido y asediado y embestido y devorado
    el que yace en su choza y en su rancho y en su barrio y en su hastío;
    yo el tierrudo, el marginal, el cerrero y el sifrino
    el enjuiciado tantas veces por los dimes y diretes
    el delincuente sin más culpa que su imagen y presencia

    Yo
    Yo mismo
    Yomismo Denuevo y otra vez y por siempre
    resucito y me rearmo y me repongo y me compongo
    y alzo voces a los cielos y le grito al Universo:
    ¡YO TAMBIÉN EXISTO!
  2. Cadencia matutina en tu mirar
    aliento que me anuncia un nuevo día
    haciéndome de nuevo suspirar.

    Quién más pudiera ser, de mi alegría,
    razón y fundamento necesario!
    tan sólo tu silueta esposa mía

    Bregando diariamente por salario
    aguanto todo esfuerzo por amor
    pues es tu corazón mi fiel sagrario.

    Te dejo esperanzado mi sudor
    y toda mi energía y mi vivencia
    tan sólo por tu risa y tu candor.

    Y quiera que la vida y su experiencia
    me enseñen a tratarte con esmero
    y pueda yo contar con tu paciencia.

    Y puedas tu contar con el sincero
    cariño que te anuncian mis pupilas
    mis besos, mis caricias, mis "te quiero"

    En este sentimiento que nos hilas
    con sabios procederes cotidianos,
    se guardan los amores que perfilas

    con todas las caricias de tus manos.
    Amor, amada mía y fiel amante
    que celas mis angustias entre arcanos

    yo celo tu sonrisa de diamante
    con todos los tesoros del edén
    que fluye,de tus mieles,excitante!

    Tú vida que es mi vida y parabién
    es dulce maravilla de mi anhelo.
    tus alas son mis alas y mi vuelo.
    Pasara un ángel y dijera amén!
    A aonika2 y Miguel Mercurio les gusta esto.
  3. Aún no he conocido a nadie
    que defeque flores
    ni que mee champaña
    he conocido si
    a gente que tiene el culo
    debajo de los pies
    y se lo pisa
    con ansias cotidianas.

    La soberbia
    Ese monstruo despreciable
    que se arrima a la ignorancia
    y termina por parir el fanatismo.

    La soberbia
    esa momia sin vendaje
    que se pega a la ignorancia
    dando a luz al fanatismo

    Aún no he visto a nadie
    evacuando flores perfumadas
    ni orinando exóticos cocteles
    A alguien si le escuché
    decirle a los hijos
    "Si no dejas de molestar
    te pongo a mear petróleo!"

    Si mearamos petróleo
    Seríamos todos millonarios...
    A Afuge y aonika2 les gusta esto.
  4. Qué culpa tengo yo de mis deseos
    si tengo sentimientos que son reos
    de trovas y de encantos y canciones
    Qué culpa tengo yo de mis pasiones.

    si tengo mis hormonas entre arpeos,
    qué culpa tengo yo de que sean feos
    los signos del poder de mis acciones
    creando y generando confusiones.

    Allende los silbidos del pecado
    se esconden los arpegios del perdón
    que allanan el camino de las vallas.

    Si encuentro los senderos al Dorado
    y asisto nuevamente al corazón
    daremos con el verso que te callas.
  5. Pestilencias
    hedores degradantes
    nauseabundos los tuétanos
    de un mundo sin más sudores
    que los llantos desangrados
    de una sombra incauta

    Aquelarre siniestro desintegra la vida
    en un alarde de euforia desmedida
    Los glaciares se desvanecen
    arrinconados por calores excesivos
    y las plazas se convierten en piscinas
    los transeúntes se desplazan en canoas

    He visto autos flotando en las aceras!

    Funesto ejército de gotas y mareas
    saquea las tierras cultivables
    el agua gana espacio a las ciudades
    en medio de la fiera indiferencia.

    Y entre aluviones y tormentas
    hay gente que se sube a los tejados
    por no querer morir de asfixia y mengua.
    A Miguel Mercurio y ropittella les gusta esto.
  6. Quiero escribir algo diferente
    algo que me aturde y conmociona
    Quiero llorar por los que perdieron sus ojos
    sus ojos corriendo tras camiones de basura
    Quiero gritar por los que perdieron sus voces
    sus voces volando tras un sueño fracasado
    Quiero tocar por los que perdieron sus manos
    sus manos buscando las sendas del Dorado.

    Y quiero rezar
    rezar por los desposeídos
    rezar por los desalmados
    rezar por los sometidos
    y por todos los que han sido esclavizados.

    Hoy quiero escribir algo diferente
    algo que me aturde, me impresiona y me conmueve

    Quiero escribir por los que han colgado ya la pluma
    o la han guardado en gavetas abismales.
    A ropittella le gusta esto.
  7. No hay cielo para quien ha perdido toditas sus estrellas.
    No hay Norte para quien ha extraviado inerte su destino.
    No hay senderos ni trochas ni avenidas; no hay camino
    para el alma rendida entre rencillas y querellas.

    Si al menos una luz de rendija se asomara

    Las pupilas se me pueblan de miradas:

    La mirada indiferente del planeta
    la mirada irreverente de un asceta,
    la mirada inamovible de un quebranto,
    la mirada indefinida de otro llanto;

    La mirada incomprendida del artista,
    la mirada manifiesta que se enquista,
    la mirada penetrante del torero,
    la mirada vacilante del cordero.

    La mirada inaccesible de una diva,
    la mirada impertinente que se esquiva,
    la mirada denigrante de un insulto,
    la mirada convincente de otro culto.

    La mirada intrascendente del maleante,
    la mirada inconsecuente del pedante,
    la mirada guerrillera del torpedo,
    la mirada despreciada de otro miedo.

    Las miradas lagrimosas de los niños,
    las miradas tendenciosas de los guiños,
    la mirada de crueldad del buen soldado,
    la mirada de bondad del agotado.

    Las miradas elusivas del culpable,
    las miradas discursivas del amable,
    la mirada tan punzante del que acusa,
    las miradas invitantes del que abusa.

    La mirada inexorable del agravio,
    la mirada irresponsable del resabio,
    la mirada imperturbable del autista,
    la mirada imperdonable del bromista.

    La mirada asustadiza del que miente,
    la mirada intransigente del que siente,
    la mirada arrebolada del rubor,
    la mirada retorcida del dolor.

    La mirada indestructible y egoísta,
    la mirada del político fascista,
    la mirada de dolor del pordiosero,
    la mirada del amor y del te quiero;

    La mirada irreversible del pasado,
    la mirada descontenta del que ha odiado,
    la mirada inexpugnable del vencido,
    la mirada clandestina del olvido.

    Las miradas impacientes del que espera,
    las miradas infinitas de una esfera,
    la mirada del que nunca tuvo suerte,
    la mirada irrefutable de la muerte.

    La mirada del buen Dios del Universo
    va plasmando su fragor en cada verso.

    Ningún cielo, al que ha extraviado sus estrellas;
    ningún Norte al que ha entregado sus destinos.
    No hay senderos ni avenidas ni caminos,
    no hay amores, ni las flores, solo mellas;

    Solo mellas oxidadas en la mente
    y un planeta que te mira indiferente
    A ropittella y Naturu3 les gusta esto.
  8. Es la rosa, es su espina,
    la que roza el dolor que se encamina
    hacia orbes desahuciados
    por neblinas y por nortes asustados.

    Es la brisa, su tersura,
    la que eriza el dolor que se acumula
    como roca desgastada
    desprendida de esta alma fracturada.

    Es el beso, el muy travieso,
    el que hiere este amor un tanto avieso,
    diluido como implantes
    entre engaños y desaires y despechos y desplantes.

    Es la muerte, es su ciencia,
    la que toca a las puertas de la vida sin paciencia
    en señal de bienvenida
    promoviendo con su ansiada y engañosa despedida
    la partida, la partida.

    Estampida
    de silencios y de gritos estruendosos
    atizando con sus gozos
    el hogar de sentimientos ya morosos
    desde antaño.

    Es engaño, sólo engaño
    esta bizca ilusión que retribuye
    con tristezas al amor que nunca huye..
  9. Recuerdos que se acomodan
    en momentos de cordura
    Recuerdos que se reintegran
    con un ansia de costura.

    Recuerdos que no recuerdo
    entre recuerdos de luto
    junto a recuerdos de fiesta,
    los únicos que disfruto.

    Y se siguen y persiguen
    los recuerdos de novela
    y aunque trato de olvidarlos
    mi cerebro se rebela.

    Recuerdos que me apabullan
    desgranandome el pasado
    y vienen y se regresan
    como arreandome un ganado.

    Memorias que son traviesas
    y quieren hacer su nido
    en la aurora de mi ocaso
    desde el alba hasta el olvido.
  10. Amor es:
    Todo lo que quieres que sea.

    Amor atado
    molesto, tóxico
    amoratado...

    Amor convulso
    furioso, endeble
    tal ves insulso.

    Amor doloso
    incauto imberbe
    y peligroso

    Amor sereno
    calmado, bello
    dichoso, ameno
  11. Nada es verdad
    todo es mentira
    calamidad
    sueño que expira.

    Nada es real
    todo es engaño
    filtro banal
    haciendo daño.

    Ando y desando
    entre ilusiones,
    vivo contando
    mis decepciones.

    Hay realidades
    que no percibo
    y mil verdades
    que no concibo.

    Vida ficticia
    vida aparente
    hiere y desquicia
    mi pobre mente

    Y pobremente
    vuelvo al cadalso
    como el demente
    de un mundo falso.

    Nada es verdad
    todo es mentira:
    banalidad
    que se respira.
  12. La mota de nieve que calla y calla el frío de su falda
    El caracol astuto que grita a voces el bullicio de las olas
    El verdear del brócoli temiendo su destino inexpugnable
    El brillor galáctico aunado en súper cúmulos titánicos


    La crisálida desnuda dejando su último aliento en unas alas
    Las alas dinámicas batiendo su secreto en el silencio
    La fiel orquídea que sueña los lamentos del poeta
    La monda rosa que evoca carcajadas de una fiesta


    Y la sonrisa plasmando su aguijón en mi intelecto
    Fractal caricia emana suavemente de tu cuerpo
    que; circundando,
    se apresta a obnubilarme el pensamiento
  13. Yo soy mi totalidad,
    si muestro solo mis luces
    soy un cuadro mal pintado;
    si muestro también mis sombras
    adquiero poesía,
    perspectiva,
    proyección,
    profundidad.


    Y es entonces
    y solo entonces
    es que soy toda mi verdad.
  14. Clavado a la cruz de los segundos
    escucho el tronar de los tambores
    en cielos aturdidos por clamores
    y sueños y esperanzas y temblores.
    Si buscas ajetreo cotidiano
    encuentras la cesura de la historia;
    si buscas una pausa silenciosa
    te abate el estruendo citadino
    que quiere entretejerte con su escoria


    Clavado a la cruz de los segundos
    escucho el tañer de las campanas
    en torres profanadas por palomas
    carentes de mensajes o de paz
    Si buscas el sosiego lugareño
    te hallas en medio de una jungla,
    si buscas a las fieras del ayer
    solo hallas el silencio de una tumba
    postrada ante otro amanecer.


    Yo busco gravedades planetarias,
    el fuego legendario de las novas,
    la honda oscuridad de la materia
    la hueca hostilidad de la energía.
    Y quiero balancearme con las cuerdas
    aun cuando tan sólo sean teoría.


    Tarzán cuasi-estelar y super-cósmico
    sin más león que nebulosas
    sin más bestia que galaxias
    sin más que un hoyo negro por morada,
    yo busco un baricentro que elimine
    mis dudas, mis creencias, mis demoras
    y logre perpetuarme finalmente
    verdades tan serenas como sólidas.


    Y encuentrome la nada silenciosa
    vacía, titilante, temerosa
    reacia, vulgar y melindrosa
    buscando acariciar la poca cosa
    que queda de mi fuga y mis fatigas.
    Y sólo en mis fatigas y mi fuga
    se esconde la mitad de mi apellido.
    Que Santo, ni que santo, ya no hay santos
    ni sueños, ni el consuelo del olvido
    por eso es que desmiento lo que digo
    por eso es que digo lo que siento.


    Brutal paradoja inconsecuente
    se ríe de mi vida y de mi mente
    y yo, degradado y maldecido
    en pleno plan de observador
    me quedo perplejo y aturdido
    cobarde, silente y aterido
    mirando cual fuera espectador.
  15. Reniego de la vida tal como me la muestran
    yo quiero ser inercia, cual luz sin firmamento
    cual onda sin partícula atada a un gravitón
    y quiero ser taquión
    sin masa que me frene
    y quiero ser fotón
    que alumbra el pensamiento.


    Fundirme en espirales de cuantos de energía
    y luego regodearme de reales fantasías:
    la ola no es la ola, es danza de las aguas,
    la brisa no es la brisa, es sueño de las olas,
    el cielo no es la veste que viste este planeta
    sino el abrazo fiel al cosmos infinito,
    el cielo es el silencio que besa espacio tiempos.


    Yo quiero columpiarme jocoso sobre cuerdas
    -balance indefinido paseándose entre estrellas-
    y quiero la materia brillante entre tinieblas
    y quiero la tiniebla versándose en mi verso.


    Sé bien que no es el “Yo” que miro en el espejo
    el sueño eternizado que lleno con mi aliento,
    espejo mentiroso, espejo inverosímil
    claudica de tu intento de engañar a mi intelecto
    y muéstrame completo, sincero, irreverente
    sencillo y complicado, facético y audaz
    prismático y cercano, geométrico y distante
    lunático y sereno, renuente y suspicaz.


    Como un calidoscopio me has de mostrar espejo;
    con todos los mis yoes de todos universos
    con todos los mis egos de todos pensamientos
    con todo el vasto tiempo que ciñe mis neuronas
    y forja cada célula de todas mis personas.


    Yo quiero ver la muerte que es nuevo nacimiento
    y quiero ver mi vida pletórica de cuentos
    y fábulas y cantos y música electrónica,
    protónica, neutrónica, también molecular.


    Por eso yo te pido mi viejo y fiel espejo
    ya deja de mentirme ya deja de adular
    y muestra a mi cerebro todita mi verdad.