1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Contigo en la distancia mi mundo se detiene
    y nada ya atesoro sin tu alba cercanía;
    es tanto lo que añoro tu hermosa lozanía
    que no hay una substancia que el alma me serene.


    La cruel intolerancia avanza con su lene
    y cruento deterioro con tanta alevosía
    que cuando pienso; lloro, cayendo en la agonía
    y en la beligerancia, aunque muy malo suene.


    Sin ti ya no hay estrellas, ni cielos ni caricias;
    tan sólo la apatía gobierna mi semblanza.
    Por eso es que hoy prefiero montarme en el avión


    siguiéndote las huellas, armarme de pericias;
    creando sintonía, forjando nueva alianza
    y como un bucanero, ¡robarte el corazón!
  2. Yo que abrazo mis penas y el dolor que las viste,
    te regalo un acaso, te prometo un quizás,
    porque llueve en mi ocaso tu fulgor; además
    que me enciendes las venas y me quitas lo triste.


    En mis ansias resuenas como brisa que asiste
    al silencio Pegaso con su suave compás
    y en su vuelo repaso lo que no callarás
    cuando las cantilenas me retiren su alpiste.


    Me dirás: ¿no comiste ya bastantes engaños?
    Te diré: ¡solo pido la pasión que me das!,
    el amor forajido que me ofreces sin más


    y el fragor que escondiste en mis huesos huraños.
    Te diré que mi duelo se consume en tu alteza
    y no hay verde en mi suelo sin tu gracia y belleza.
  3. ¿Es pecado; Dios mío, el quererla besar?
    Con su talle de musa, con su boca de rosa
    y esa voz con que acusa su tersura fogosa,
    sacudiéndome el frío con tan sólo pensar.


    ¿Es pecado que el río se retire hacia el mar?
    Cuando miro su blusa me parece una diosa
    que mi abrazo rehúsa con malicia preciosa
    y en mi tímido hastío se me quiere espejar.


    ¿Es pecado que el agua riegue surcos en flor?
    En sus piernas bruñidas y en sus ojos lluviosos
    se detienen las vidas de dolores cargosos.


    Y en su vientre de fragua se acrisola mi amor
    cada vez que el destino nos da tregua y razón,
    allanando el camino para nuestra pasión
  4. Con el sol de cabello, con el mar en sus ojos,
    se me acerca pausada desde un sueño distante
    y me brinda; esmerada, su sonrisa radiante
    titilando en un bello palpitar de sonrojos.


    Si la beso en el cuello sanarán mis abrojos,
    si me besa; confiada , brillará mi semblante
    y su luna esmaltada me será cual diamante
    colocando su sello en mis ansias y antojos.


    Yo seré el mosquetero de un futuro lejano;
    le seré marinero y seré su gitano
    conduciendo a buen puerto un romance sin tiempo.


    Y prefiero estar muerto que vivir a destiempo
    sin su sol de cabello, sin el mar de sus ojos;
    pues sin ella me estrello contra crueles cerrojos


    y la vida me pesa y la muerte se ensaña
    sin su piel de frambuesa, sin su labio de caña.
    A Anamer le gusta esto.
  5. Las marcas que deja el tiempo
    en las caras impotentes
    son huellas de los delirios
    que quedan como presentes
    de una ruta de vivencias
    y del paso de querencias
    entregadas al olvido.

    Aún no me he ido
    y ya estoy de regreso
    y tal vez sea por eso
    que los mares invernales
    se visten de blanco y negro
    y los vientos siderales
    ya no soplan por estos lares.

    Sigo aquí todavía
    y es esa la sola razón
    de acostarme al margen de las cosas.
    La sangre de las rosas
    no perfuman ya mis risas
    y las naves nodrizas
    ya no se anclan a mis puertos.

    Sólo quedan los entuertos
    que no pude resolver.
    Sólo quedan las paredes
    de una cámara fría
    y la resuelta algarabía
    de saberme ajeno al mundo
    y de haber vivido tanto,
    tanto, tanto, tanto, tanto
    sin tener ni ser ni querer ni nada.

    Las señas que deja el tiempo
    en un rostro ya curtido
    son las huellas de un ayer
    entregándose al olvido.
    A Anamer le gusta esto.
  6. Los versos que mi alma clama
    los versos que mi alma llora
    son versos desdibujados
    en los bordes de la aurora

    Y el verso que mi alma gime
    el verso que mi alma grita
    es verso que cae del cielo
    y a la mar se precipita.

    Yo no sé si el verso es bello
    yo no sé si el verso es vano
    solo sé que los escribo
    con mi corazón en mano.

    Mi verso cabalga el viento
    disfrazándose de brisa.
    mi verso que se regala
    entre lágrima y sonrisa.

    Los versos que mi alma reza
    los versos que mi alma escribe
    son versos que al mundo vuelan
    desde costas del Caribe
  7. ¿Qué es el maltrato infantil?
    Es silencio servil.

    Es la voz silenciada de pupilas sin llanto,
    el azote escondido por el miedo al olvido,
    es la queja en trincheras, el amor fenecido
    y es también el abrojo que desnuda un quebranto.

    ¿El maltrato infantil?, ignorancia y espanto:
    el insulto que queda para siempre ceñido;
    el correazo y su marca que la piel ha curtido
    y un perdón tan tardío...casi de camposanto.

    Y es a veces también otro insulto soez
    que destruye auto estimas junto a sueños de altar
    y erosiona respetos de manera vulgar
    y le quita al infante toda su sensatez.


    ¿El maltrato infantil? es el hambre de niños
    que se sacia en lujurias sin ningún miramiento;
    es la guerra, el fusil que dispara un sarmiento
    ya sin alma en el pecho: sus pupilas sin guiños.

    Y es a veces también una muerte culposa
    que asesina las almas de los padres sentidos:
    pesadumbre y vergüenza comen los afligidos
    hasta el día del reencuentro con el alma alegrosa
    que partiera golpeada por la rabia alevosa.

    Y la lista es tan larga y la vida es tan corta
    que les digo un secreto que ya a nadie le importa;
    no habrá paz en el mundo mientras haya rocío
    en el rostro de un niño cuya vida es un lío.
    A Anamer le gusta esto.
  8. El átomo es el átomo es UN ATOMO:
    No sabe de la vida que habita este planeta.
    Carece de conciencia, de etica y de juicios,
    carece de preceptos, conceptos y abstracciones,

    El átomo no sabe de reacciones en cadena,
    ni siente simpatías hacia nada ni hacia nadie.
    El átomo sereno que construye la materia
    no aboga por los ismos que defiende tanto el hombre.

    Ni siente ni presiente las codicias desleales
    que tantas veces muestra la desidia de la gente.
    No piensa en radiaciones ni en inviernos nucleares
    ni en todo ese desastre que otra guerra dejaría.

    El átomo es el átomo, dejémosle tranquilo
    si es que un futuro cierto queremos para el mundo.

    II

    El átomo silente no piensa ni se ensaña
    no sabe de fusiones, fisiónes o estallidos.
    Tampoco dio permiso de usar su núcleo inerte
    como arma que devasta la vida y las conciencias.

    El átomo callado no tiene juicio alguno
    ni sabe de las muertes contadas por millones
    ni sabe del desastre causado a la natura
    con sendas radiaciones.

    La muerte de la vida, - y es de la vida toda-
    se esconde entre neutrones
    ignaros de las grandes masivas extinciones
    que la soberbia humana desata sin decoro.

    Dónde quedó la ética trillada hasta el cansancio?
    Jugamos con las armas de destrucción masiva
    cómo si fueran metras, trompos o perinolas?

    Humanidad infame vistiendo su desidia
    Seremos los causantes del fin de toda vida?
  9. Abrazado y apiernado
    por tus ansias de mujer
    puedo ver
    (más allá del Universo)
    el sagrado y bello verso
    que se extiende al infinito.

    Entre realidad y mito
    desdibujo tus bondades
    y las vuelvo a reconstruir
    paso a paso, sueño a sueño.

    Es así que te conmueves
    es así que me obnubilo
    y paseando por el hilo
    de tu albor que en mí se mueve
    me descubro firmamentos
    en tu cándida sonrisa.

    (Erotismo de momentos)

    Y ya no llevamos prisa
    eres mía sin ser mía
    yo soy tuyo sin ser tuyo

    Nos fundimos, nos mezclamos
    mientras nos acariciamos.
    Y un torrente de galaxias
    se nos abre de repente...

    Sorprendente!

    Nuevamente
    se eterniza nuestra vida
    con la mágica salida
    de este sol de nueva aurora.

    Y eso es todo. Por ahora!
    A Anamer le gusta esto.
  10. Sus garras de tigresa, sus ojos de coral;
    cenizas en su lengua sin nada de moral,
    colmillos de vampiro y la marca del infierno
    en cada su palabra y en cada gesto tierno.


    Mujer más voluptuosa jamás encontrarás;
    espinas de una rosa, se abraza a Satanás.
    Le hierve hasta el cabello, le bulle hasta la piel
    sus besos son destellos de sangre y no de miel.


    Caricia deliciosa, su aliento encantador
    te lanza en una fosa de llamas y fervor;
    se mueve contorneando su cuerpo apasionado
    y luego estás reptando, tu honor ha sido hurtado.


    Arcanos de lamentos sellaron su desquite;
    sus llantos y tormentos llamaron al convite…
    Se entrega vaporosa y amable y tan servil
    y hechiza…poderosa mirada de reptil.


    Tal vez si doy mi vida, ¿podría salvarle el alma?
    Tal vez no esté perdida, quizás la breve calma
    de un toque de cuidado y de un sincero amor
    devuélvanle el dorado conjuro del candor.


    Si disolviera su odio, si apago su dolor:
    ¿Devolvería las risas? ¿ Destronaría el rencor?
    ¿Podría una sonrisa llenarla de alegría;
    salvarla del averno, librarla de su orgía?
    A Anamer le gusta esto.
  11. Y el amor
    ese amor que no germina
    que se pudre bajo tierra,
    ese amor que no termina
    de alcanzar su serranía...

    Ese amor de lejanía
    que se pierde y se extravía...

    Ese amor de los "te quiero"
    que nos brillan por su ausencia
    es amor que se ha enquistado
    en un duelo de impaciencia.

    Es amor amordazado
    que no puede ni expresarse
    pues no tiene las palabras
    ni los versos de "alma mía"

    Y aunque le sobre poesía
    es amor enajenado
    que se escapa hacia el olvido
    de un momento que no existe,
    de un instante que se ha ido.
    A Anamer le gusta esto.
  12. Cómo extraño el jugo de guanábana
    y la guayaba sabrosa
    y la dulce lechosa.

    Cómo extraño el mango verde
    aderezado con sal
    y el cambur topocho
    y el jojoto tierno
    y el níspero carnal.

    Las arepas en budare
    la empanada de cazón
    la cachapa con jamón
    y la hallaca navideña.

    Cómo extraño la hogareña
    delicia del queso 'e mano
    y el sabor del chicharrón
    y el chocolate con churros
    y el color del frailejón.

    Cómo extraño mi chinchorro
    el dulzor de la cayena
    el quesillo, el ponche crema
    y la miel de la colmena.

    El cafe recién colado
    -el andino y boconés-
    el chigüire bien asado
    y el quesillo de las tres.

    El trinar de los turpiales,
    azulejos, cardenales,
    y el ruidoso guacamayo
    con sus colores irreales.

    Cómo extraño nuestras playas,
    nuestros llanos, nuestras sierras,
    nuestros médanos y selvas,
    nuestras islas y montañas.

    El arpa, cuatro y maracas
    de un joropo bien bailado,
    los tambores del cacao
    y el tambor carupanero.

    Y con sacrosanto esmero
    extraño hasta la misa,
    el retrete, el aguinaldo,
    el villancico y su encanto.

    Extraño y sigo extrañando
    esa tierra de gracia
    -como la llamara Colón-
    esa tierra bendecida
    por la mano del Creador,
    A Anamer le gusta esto.
  13. El instante eternizado
    en el soplo de un suspiro
    y en silencio yo te miro
    sin mirarte, casualmente.

    De silencios nos vestimos
    de jadeos nos trajeamos
    y sudores como perlas
    nos donamos mutuamente.

    El rocío de tus poros
    los fluidos de tu espera
    las caricias en la vera
    del deseo exasperado.

    Y un olor ajazminado
    nos envuelve de repente,
    es el gozo de la mente
    que nos llueve lado a lado.

    Es un sueño este momento
    un candor que se energiza,
    un clamor que me agoniza
    en deseos de firmamento.

    Es un sueño tu osadía
    la esperanza que me embriaga
    la sonrisa que me halaga
    la caricia que te ansía.

    Y la flor que se deshoja
    en mis manos y en mis piernas
    (senos suaves, ganas tiernas)
    es amor que se nos moja...
  14. Escritor, escribano y escribiente:
    una argucia que se inunda nuevamente
    en la mente de un demente.

    De mente ágil y productiva,
    de mente aguda, De mente viva.
    Una astucia que se hilvana paso a paso
    sin temor a lo inútil del fracaso.

    Ya todo ha sido escrito,
    no queda nada por decir,
    tan sólo repetir y repetir.

    Ya todo está escrito
    -Y qué?
    Repitamos entonces iliadas y odiseas-

    Tal vez así
    reinventemos la rueda
    redescubramos el fuego
    o cuando menos
    lograremos apreciar el agua tibia
    lograremos disfrutar del agua fresca
  15. Todo poeta tiene algo de loco
    y yo estoy cuerdo
    (almenos eso me dijo un psiquiatra)

    Y yo estoy cuerdo.
    La cuerda que recuerda
    sus nudos marineros
    es acuerdo de bomberos.

    En el mar no se apagan los fuegos
    si están bien aceitados.
    Y los soldados se mojan los pies
    en las cañadas
    aunque no están dadas
    las condiciones para una guerra.

    Entrenamiento
    este es el momento
    de aludir a la pericia
    que desquicia
    las interminables jornadas
    de aspirante, quién suspira?

    Comandante comediante
    displicente y conflictivo
    cómo pájaro sin alas
    como pez en el desierto.

    Y no es cierto
    que yo esté buscando algún sentido
    en este disparate
    que acabo de escribir.

    Ahora bien
    Subconsciente mío
    responde por favor
    Qué significa todo esto?