1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
    (Guaroj)


    -Registrado en Derechos de Autor-

    La monótona paz de la costumbre,
    apacible la vida, sin sorpresas,
    dormitando en el lecho del paisaje
    sembrada por los genes de la herencia.
    El trabajo, el amor y la familia,
    sol radiante de eterna Primavera
    y el tic-tac de papel del almanaque
    colgado en las paredes de la época.
    La monótona paz de la costumbre
    sembrada por los genes de la herencia.

    La casa colonial de los abuelos
    reposando entre el mar y la montaña,
    orlada por un reino de gaviotas
    que pulsa el corazón de la nostalgia.
    Viva imagen presente del Pasado,
    techo rojo y paredes siempre blancas
    con jardines de lilas y de rosas,
    que conmueven el alma hasta las lágrimas.
    La casa colonial de los abuelos
    que pulsa el corazón de la nostalgia.

    Gladiadora________________[​IMG]

    Archivos adjuntos:

  2. -Cuando un AUTOR sabe que está siendo víctima de PLAGIO, tiene el DEBER MORAL, ineludible, de hacer la DENUNCIA PÚBLICA CORRESPONDIENTE contra el PLAGIARIO, con NOMBRES Y APELLIDOS-.

    El Plagio es un GRAVE DELITO penado por LA LEY.

    Victoria Teresa Mata
    Gladiadora__________________

    Archivos adjuntos:

    • WRITER.jpg
      WRITER.jpg
      Tamaño de archivo:
      6,7 KB
      Descargas:
      24
    A Khar Asbeel y MIGUEL URBANO BOLIVAR les gusta esto.
  3. [​IMG]

    (Cuartetos endecasílabos)


    -Registrado en Derechos de Autor-

    Los perros ladran, Sancho, paso a paso,
    señal que cabalgamos noche y día,
    nos faltan muchos monstruos todavía
    que parecen molinos. Por si acaso,


    la burra rebuznara, no hagas caso,
    ella siempre patea a sangre fría.
    ¡Échale mucha hierba!... que la tía,
    no ha aprendido ni JOTA en el Parnaso...


    Gladiadora______________
    New York City, Septiembre 4/2019.

    [​IMG]
  4. [​IMG]
    (Soneto Clásico)

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Fulanita de Tal, te desafío
    a escribir, por lo menos, un Soneto,
    sin miedo al resultado de ese reto.
    Que no caiga tu pluma en el vacío

    de los ripios comunes, si en el río
    de tinta que contiene el Alfabeto
    se oculta a simple vista el gran secreto
    recorriendo con un escalofrío

    el alma del Poeta, lo apasiona
    hasta tocar el Cielo con la mano,
    todas las herramientas proporciona,

    sensibilizando al ser humano,
    el espíritu eleva y emociona,
    en nombre del Idioma Castellano...

    Gladiadora______________
    -*Ladran, Sancho, señal que cabalgamos*-
    [​IMG]



    Archivos adjuntos:


  5. Dedicado a todos los plagiaros, como Delsio Evar Gamboa, que durante años estuvo plagiando casi toda mi poesía, impunemente, sin yo sospecharlo siquiera. Descubierto y desenmascarado públicamente en Junio 7-2012...

    (Soneto Clásico)

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Hoy quiero dedicar este soneto
    a la plaga de torpes delincuentes
    comunes, sin cerebro, incompetentes
    que practican la falta de Respeto

    de robar a sus anchas desde el ghetto
    que ya se han inventado en las corrientes
    turbias del Internet, tan impacientes,
    que pensar no es lo suyo. El incompleto,

    no es más que un envidioso y un ladrón,
    que, haciendo realidad ese presagio,
    es un plagiario más del gran montón

    que roba poesía por contagio
    del Copia y Pega, gracias al ratón
    que, en sólo un santiamén, comete PLAGIO

    Gladiadora_______________

    El poeta que descubre que está siendo plagiado, tiene la OBLIGACIÓN MORAL, inexcusable, de hacer la denuncia pública del plagiario.
    A Drümz, malco y Maramin les gusta esto.
  6. [​IMG]

    (Soneto Clásico)

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Tan sólo carne y hueso accidental,
    pasando fugazmente por La Vida
    con los días contados, decidida
    a vivir plenamente hasta el final,

    ejerzo mi derecho natural
    de simple ser humano. Convencida,
    me asumo tal cual soy, a la medida
    del efímero barro temporal.

    Peco de no ser santa ni inocente,
    ni mejor, ni peor, ni memorable,
    soy una iconoclasta irreverente,

    de mis propios defectos, responsable.
    Líbreme Dios de ser tan prepotente,
    que algún día me crea indispensable.

    Gladiadora___________________
    [​IMG]
  7. [​IMG]

    (Endecasílabos encadenados)

    A pesar de haber sido Napoleón
    de tan baja estatura, a sangre y fuego,
    se agregó varios metros con el EGO
    que le inflaba el Orgullo, elevación

    que tuvo su virtual Coronación,
    porque, más que Gran Corso, mujeriego,
    creyéndose inspirar el amor ciego,
    lo coronó de cuernos la Pasión.

    Sabiendo a Josefina seductora,
    jugando siempre al gato y al ratón,
    al irse a Waterloo, con intención,
    le obsequió la mejor computadora

    para enviar correo a toda hora,
    o en Messenger* tener alguna acción,
    queriendo retener su corazón
    por miedo a la distancia y la demora

    del regreso, las causas del apuro
    por abrir el correo emocionado.
    Si Josefina había contestado,
    le ablandaba enseguida el disco duro.

    Y, por un Chat* domado, el Indomable
    creyó tener aliado en Internet,
    conectando el cañón con el chalet
    amando a Josefina por un cable.

    Por Messenger, aún más inseguro,
    al mover el ratón, ilusionado,
    sospechaba de algún gato encerrado
    al decir Josefina: -¡Te lo juro!-,

    chateando con ella de tú a tú,
    no pudiendo tocar.la Bona.parte,
    y Josefina, por amor al arte,
    le hablaba de su hermoso canesú*,
    hasta que se olvidó del estandarte
    y perdió la batalla en Waterloo.

    Gladiadora_____________
    [​IMG]
    A Khar Asbeel le gusta esto.
  8. [​IMG]

    (Cuartetos Endecasílabos)

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Aún está por verse que el Amor
    entre por la cocina con la olla,
    oliendo a perejil, ajo y cebolla,
    enjugando las gotas de sudor
    que le cueste el contrato como esposa,
    a la sirvienta fiel y mal vestida,
    que mate a la pasión con la comida
    y la piel maltratada y sudorosa.
    Pero en el Dulce Hogar, lo que le pasa
    siempre a la cocinera que no falle,
    es que el glotón se va para la calle
    buscando el Postre que no encuentra en Casa...

    Gladiadora__________________

    Archivos adjuntos:

    A Khar Asbeel y Maramin les gusta esto.
  9. [​IMG]
    (Soneto Clásico)
    -Registrado en Derechos de Autor-
    Como del mío cardio necesito
    decidí contratar un buen seguro,
    por si acaso me vea en un apuro
    y Luis Fonsi me cante Des.pa.ci.to
    en algún hospital. Me felicito
    por esta decisión y me aventuro
    a hacer planes, pensando en el futuro.
    Hago yoga y controlo el apetito,
    guardo el ego debajo de la cama,
    me miro en el espejo con cautela,
    paso mucho más tiempo en este foro,
    tratando de olvidar mi melodrama,
    escucho los consejos de mi abuela
    y de otro mío cardio, me enamoro.
    Gladiadora_______________
    [​IMG]

    Archivos adjuntos:

    • 0-HEART.jpg
      0-HEART.jpg
      Tamaño de archivo:
      76,2 KB
      Descargas:
      21
    A Khar Asbeel y MIGUEL URBANO BOLIVAR les gusta esto.

  10. (Romance Octosílabo con Rima asonante continua)

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Bella y pobre modistilla,
    me marchito en una fábrica
    cosiendo día tras día
    y, después de la jornada,
    las calles de Liverpool
    me esperan negras, heladas,
    silenciosas y sombrías,
    sórdidas y solitarias,
    lúgubres, tan tenebrosas
    que erizan la piel del alma
    envueltas en el misterio
    de todas las acechanzas
    posibles, que los rumores
    del vulgo cuenta y agranda
    con ese típico morbo
    que hasta por los codos habla.

    Atravieso la penumbra
    que, preñada de amenazas,
    con sus imponentes fauces
    todas las noches me traga
    caminando de regreso
    a la humildad de mi casa,
    en los oscuros suburbios
    de esta ciudad ubicada.
    El hedor a desperdicios
    se olfatea en la distancia
    y atrae a la superficie
    toda clase de alimañas
    que por el día refugia
    la humedad de las cloacas,
    en una invasión de insectos
    y de bichos que se arrastran
    pululando libremente
    con las legiones de ratas
    que se adueñan de las calles
    a estas horas desoladas
    y entre cuyos adoquines,
    corren hilillos del agua,
    siempre turbia, que destila
    la miseria de las casas
    de ambos lados; pero a mí
    más bien me parecen lágrimas
    vertidas por la pobreza
    sobre las calles. Mojadas
    también están las aceras
    sucias y deterioradas,
    las dos peligrosas pistas
    donde corren y resbalan
    las suelas de mis zapatos
    que no protegen mis plantas,
    y se me caen de viejos,
    viejos como las campanas
    de la Abadía Westminster,
    lo mismo que las sandalias
    que suelo usar en verano
    en las mismas circunstancias.
    Cuando siento que a mis pies
    pugnan por crecerles alas,
    mientras lamen las aceras
    veloces como la ráfaga
    que despeina mis cabellos
    de madeja ensortijada,
    en el velo de la niebla
    se aparecen los fantasmas
    que me desdibuja el miedo
    con siniestras pinceladas.
    Danzando como volutas,
    flotan y suben y bajan,
    en un ciclo interminable
    de esa fabulosa danza
    de las historias que pintan
    con rebuscadas palabras
    los enigmas de las noches
    célebres de Gran Bretaña.
    Después de haber caminado
    a lo largo de una cuadra,
    ya corro despavorida
    para vencer la distancia
    hasta quedar sin aliento,
    devorándola a zancadas.
    En cada esquina, la calle
    se abre como una garganta
    cada noche más oscura,
    arrancándole a mis plantas
    miles de inseguros pasos
    antes de llegar a casa
    y, por fin, sentirme a salvo
    por unas horas escasas,
    después del agotamiento
    que siempre me deja exhausta,
    refugiada en mi camastro
    hasta que la madrugada,
    implacablemente fría,
    nuevamente me presagia
    el regreso a mi deber
    y al rigor de otra jornada.
    Y así un día y otro día,
    la rutina acostumbrada,
    dura; pero ineludible,
    me conmina ilusionada
    con poder llevar el pan
    de cada día a mi casa,
    ganado con el sudor
    de mi frente atormentada,
    mal pagado por las pocas
    Libras* que una obrera gana
    por un día de trabajo
    en las deprimentes fábricas
    donde transcurre la vida
    sin vislumbrar la esperanza
    de que algún día se acaben
    los tiempos de vacas flacas.
    Por el día ignoro al miedo
    que se aloja en mis entrañas;
    pero hoy escuché un rumor
    cuando llegué en la mañana
    que se propagó enseguida
    como pólvora en la fábrica
    en donde mi juventud
    rápidamente se apaga,
    un rumor, tan preocupante
    que ya no pienso en más nada,
    que heló la sangre en mis venas
    temiendo el regreso a casa.
    Y vuelvo a la pesadilla
    nocturna automatizada
    por la maldita costumbre
    con el hambre que atenaza
    a mi estómago vacío
    y a los de los de mi casa,
    ese motor que me empuja
    a enfrentarme cara a cara,
    con el frío y con el miedo
    que hasta los huesos me calan.
    Unos pocos transeúntes
    de ida o de vuelta a casa,
    caminan ensimismados
    sin notarme cuando pasan
    ajenos a mi presencia,
    tan frágil como asustada.
    Supongo que también ellos
    en este sector trabajan
    y, como yo, cada día,
    cumplen con una jornada,
    sienten el mismo cansancio,
    sostienen las mismas cargas
    por estas calles oscuras,
    tan lóbregas y apartadas,
    en donde se embosca el crimen
    junto a la desesperanza.

    Un taciturno farol
    en la esquina apenas rasga
    el manto de la penumbra
    que cubre con su mortaja
    hasta el último rincón
    de las calles y las casas
    con la extrema palidez
    de los cirios que deparan
    para iluminar las tumbas
    que no fueron olvidadas.
    En el aire enrarecido
    por el humo de las fábricas
    y de tantas chimeneas
    que se elevan de las casas,
    se percibe el olor acre
    de químicos y sustancias
    que lo contaminan todo
    y abofetean mi cara,
    mientras camino de prisa
    sin aliento y tan cansada,
    que mis pulmones me exigen
    la próxima bocanada
    que los hará funcionar
    hasta llegar a mi casa.
    Cada puerta se me antoja
    el disfraz de alguna trampa
    perfectamente encubierta
    por las múltiples fachadas
    casi iguales, que parecen
    clones de la misma máscara,
    y veo también dos OjOs
    monstruosos en las ventanas,
    donde estoy casi segura
    que la muerte se agazapa,
    para burlarse de mí.
    La siniestra carcajada
    de su silencio, retumba
    en el fondo de mi alma,
    sintiendo que el corazón
    por la boca se me escapa
    acelero más el paso,
    y, volando alucinada
    como una pluma en el viento
    que flota sobre la nada,
    siento una mano invisible
    enorme como una garra,
    surgiendo súbitamente
    de la puerta de una casa
    que a toda velocidad
    por los cabellos me atrapa,
    con una fuerza brutal
    por un pasillo me arrastra,
    al llegar a una escalera,
    sin contemplación me baja
    hasta un sótano sombrío,
    sin decir ni una palabra,
    de ambas manos al techo
    con unas cuerdas me ata,
    y ¡¡¡Jack, El Destripador,
    sobre mí, descarga el hacha!!!…

    Y... entonces… abro los OjOs
    y me despierto en Manhattan
    un siglo y medio después,
    al amparo de mi casa,
    dentro de mi propia alcoba
    en el nido de mi cama,
    más acogedora y tibia
    que la semana pasada
    antes de irme al trabajo,
    cuando el sol de la mañana
    se cuela entre las siluetas
    que plasman en mi ventana
    el coro de rascacielos
    que custodian mi alborada...
    Sientiendo que resucito,
    surjo ilesa entre la cálida
    revoltura matinal
    de mis familiares sábanas,
    para verme en el espejo,
    gracias a Dios, sana y salva,
    a años luz de Liverpool,
    lejos de La Gran Bretaña...

    *Libra.- Libra esterlina. Moneda inglesa.

    Gladiadora______________
    [​IMG]
    A Khar Asbeel y Maramin les gusta esto.
  11. [​IMG]

    -Registrado en Derechos de Autor-

    Si un día nos asombrara,
    con su última sorpresa
    el Asombro y no regresa
    otra vez a dar la cara,
    porque al fin se jubilara,
    algo improbable y terrible,
    ya no sería posible
    una vida emocionante
    al faltar la interrogante
    de su eterno combustible.

    Dueño de las emociones
    y de la sorpresa el dueño,
    no duerme ni nunca el sueño
    pudo impedir sus acciones.
    Hace sus apariciones
    sin avisar previamente,
    nos asusta de repente,
    o nos alegra al contrario,
    el Asombro ¡extraordinario!
    y jamás indiferente.

    Cuando el Asombro agotado
    por cansancio, se jubile;
    pero el hombre no asimile
    la decisión que ha tomado,
    quedará el mundo asombrado
    y yo que, por él, me nombro,
    caminando hombro con hombro
    buscando matar el tedio,
    perdería sin remedio
    la capacidad de asombro.

    Cuando lo desconocido
    se transforma en hecho cierto,
    después de ser descubierto
    se vuelve tan conocido
    que llega a ser aburrido
    y al pasar su evolución,
    siempre la investigación
    se detiene o sigue activa;
    pero no es tan atractiva,
    ya no llama la atención.

    Esa Caja de Pandora
    que se instala en todas partes
    con buenas y malas artes,
    nada en lo absoluto ignora.
    Abriéndose a cualquier hora
    también en el matrimonio,
    sorprendiendo a San Antonio,
    no siempre ese gran aliado
    con record de haber casado
    al Ángel con el Demonio.

    No obstante, jamás se agota
    el perpetuo aprendizaje
    del Universo en el viaje
    de la Vida. Gota a gota,
    la curiosidad explota
    cuantas posibilidades
    abran oportunidades
    cuando el Asombro origina
    el proyecto que domina
    un genio con cualidades.

    Pero no hay que ser un genio
    para que la inteligencia
    descubra su propia ciencia,
    gracias al común convenio
    que el cerebro y el ingenio
    hagan con el interés
    entre el antes y el después
    del triunfo como el fracaso,
    porque siempre el primer paso
    motiva a andar a los pies.

    Siempre los pies necesitan
    viajar hacia los asombros
    que están bajo los escombros
    o en cielos que no limitan
    ni dan; pero facilitan
    a quien le da la razón
    a tanta imaginación
    que constantemente emana,
    mientras el hombre se afana
    tras una interrogación.

    Cuando el Asombro no tiene
    que ver con la consecuencia
    de los pasos de la Ciencia
    y latente se mantiene
    en la Vida, que va y viene
    por el azar cotidiano
    afectando al ser humano
    acostumbrado y estable,
    puede ser desagradable
    su impacto; pero no en vano.

    Cuando el Asombro es producto
    de algún error cometido,
    no se queda en el olvido,
    la experiencia es usufructo
    de su lección, un conducto
    por donde se rectifica
    todo lo que significa
    el costo de la imprudencia
    que asume la consecuencia
    y todo lo modifica.

    Si el Asombro es verdadero,
    siempre va a ser espontáneo,
    surgiendo del subterráneo
    del subconsciente primero
    para ser tan pasajero
    como el momento requiera,
    o será la Vida entera
    por su impacto recordado,
    volviendo a ser recreado
    por la historia que genera.

    Pero la Felicidad
    si no fuera sorprendida
    por algo, tan aburrida,
    mermaría en calidad
    sin la extrema realidad
    de los hechos cuando ocurren
    y las pasiones transcurren,
    la emoción no las asalta,
    porque, si el Asombro falta,
    desanimadas se aburren.

    Antídoto natural
    contra la monotonía
    de la costumbre vacía,
    automática habitual
    y el stress emocional,
    rompe el tedio, deja en vilo,
    alborota al más tranquilo,
    interrumpe cualquier rezo
    y desaloja al bostezo
    colgando al alma de un hilo.

    Con inesperadas dosis,
    tsunamis de adrenalina
    suelen recorrer la espina
    dorsal. Su metamorfosis
    con efectos sin diagnosis
    en la condición humana,
    de la noche a la mañana
    hace llorar o reír
    al constante ir venir
    de la vida cotidiana.

    El factor de la sorpresa
    late en el estimulante
    de la nueva interrogante
    que de pronto se atraviesa
    y aligera lo que pesa.
    el Asombro me perfila
    como mi nombre de pila,
    con el que también lo nombro.
    ¿Qué haré yo sin el Asombro,
    si el Asombro se jubila?...

    Puede ser que se jubile
    sólo por aburrimiento
    el Asombro en el momento
    en que el tedio lo aniquile
    y sin ánimos vacile,
    decida volverse manso,
    soñando con el remanso
    que no acepta la sorpresa
    si no vale lo que pesa,
    y se da eterno descanso.

    En mi abarrotado archivo
    de asombros hasta este día,
    hay de los que todavía
    me asalta el recuerdo vivo,
    tan presente y emotivo,
    regresándome al momento
    que de nuevo a volver siento
    el abrumador instante
    cuando su efecto impactante
    ¡otra vez! corta mi aliento...

    Cuando asombrada, me quedo
    estática y boquiabierta
    abriendo una nueva puerta,
    que quizás abrir no puedo,
    jamás me detiene el miedo
    que no he sentido tampoco,
    mucho o demasiado poco,
    siempre el Asombro me impacta
    y aún estando estupefacta,
    la nueva sorpresa invoco.

    Como mi capacidad
    de Asombro jamás se agota,
    si el Asombro en bancarrota
    hace la barbaridad
    de jubilarse a su edad,
    otro Asombro inventaré
    bailando en un sólo pie
    sobre el suelo que me alfombro
    para asombrar al Asombro
    con el que me asombraré...

    Cuando el Asombro no sea
    un derecho natural
    y tanto el Bie como el Mal
    pierdan la misma pelea,
    ya no asombrará la idea
    carente de gracia alguna
    sin esa chispa oportuna
    que nos logre sorprender,
    y fuera común tener
    Luna de Miel en la Luna...

    Gladiadora______
    [​IMG]
    A Khar Asbeel y Maramin les gusta esto.

  12. -Registrado en Derechos de Autor-


    ¡Estoy sola en la Tierra,
    el mundo ha terminado
    y yo he quedado en pie
    sólo para contarlo!...

    Lo único vivo que contemplo
    es ese vuelo trágico
    de las sombras rapaces de los buitres
    que invaden el espacio
    con la urgencia inmediata de iniciar
    su banquete macabro.
    Los cadáveres yacen a mis pies
    grotescos y pálidos,
    como una promesa siniestra
    de esqueletos escuálidos.
    Me rodean los cuerpos exangües,
    como frías siluetas de tatuajes violáceos.
    El suelo finge inconcebible lecho
    glacial y funerario,
    que lágrimas y sangre con raudales
    de pavor incontenible amortajaron
    y el cielo, amenazante y gris,
    semeja un gran sudario.
    ¡Allá, retumba el trueno,
    centellea el relámpago!!!...
    Aquí yace un soberbio General
    de uniforme entorchado
    y ostentosas medallas,
    que dudosos honores han premiado
    y, junto a esa gala, hecha jirones,
    está el cuerpo desnudo de un Soldado
    que se amparó de las ansias de la muerte
    en el frío metálico
    de su inútil fusil
    para siempre callado.
    Acá veo a los Reyes y las Reinas
    mortalmente abrazados,
    sobre las ostentosas gemas de sus coronas rotas
    y a sus desnudos pies, todos sus Lacayos.
    Más allá, al pie de la ladera
    de la montaña que limita el campo,
    emergen de la lava de un volcán
    los despreciables restos de un Tirano
    y, sobre las protuberancias
    de su cuerpo malvado,
    envuelto en un jirón de la bandera,
    se encuentra el de un pobre Ciudadano.
    De las cumbres bajan los hedores
    de irrespirable vaho
    sobre aquellas pupilas entreabiertas,
    de brillo tristemente opaco,
    sobre aquellas piernas extendidas,
    sobre las soberbias y humilladas manos,
    lo mismo de aquél que fue infeliz
    sirviendo como Esclavo
    y oprime con un gesto póstumo
    el lamentable látigo,
    que de éste, que en vida fue implacable,
    su temible y poderoso Amo.
    Con los ojos abiertos y vidriosos,
    reposa, bocaarriba, un Mercenario
    y sobre su pecho descansa la cabeza
    de un Héroe legendario,
    dentro de la escena más terrible
    del más dantesco cuadro.
    Irónicamente unidos en la muerte
    y burlados por ella, dándose la mano,
    en una simbiosis antes imposible,
    hay un Negro y un Blanco
    y a su lado, en lastimosa pose,
    el patético cadáver de un Anciano
    que intenta proteger inútilmente a un Niño
    dormido para siempre en su regazo.
    Más allá de toda diferencia injusta
    impuesta en vida por el género humano,
    cubiertos por el cieno y los escombros,
    inertes un Gigante y un Enano,
    y, casi sumergidos en sus propias heces,
    por un común destino ajusticiados,
    en una paradoja insospechada,
    Ateos y Creyentes abrazados,
    petrificados paralelamente
    con restos de un Ladrón y un hombre Honrado.
    El rigor mortis del típico Ignorante
    permanece de bruces en el mismo ángulo
    donde yace aferrándose a sus libros,
    sus diplomas y premios, el cádaver de un Sabio.
    Mientras, bocaabajo, se encuentra el Generoso,
    a su lado, en el sentido inverso,
    sobre su tesoro miserable, el cuerpo de un Avaro
    y, entre las cenizas húmedas del suelo,
    el Mendigo frente al Millonario,
    confundidos los cuerpos en el lodo,
    las joyas, la sangre y los harapos,
    el Cobarde murió junto al Valiente,
    ¡aquí veo sus cuerpos desmembrados!,
    de sus complejos y equivocaciones
    inesperadamente despojados,
    en un final común que los iguala,
    rebajándolos hasta el nivel exacto
    donde nadie es superior a nadie,
    donde no valen ruegos, blasfemias, ni pecados,
    ni arrepentimientos a la última hora,
    ni juramentos falsos
    ridículamente repetidos,
    ni imposibles milagros,
    ni pomposos altares erigidos
    en nombre de LO ALTO,
    ni ningún artilugio inventado por el hombre
    que, supuestamente, lo pondría a salvo.
    En este alucinante Apocalipsis,
    protagonizando el último holocausto,
    el Mármol de Carrara de los ídolos
    se esparció en mil pedazos,
    el fuego ha derretido al Oro puro
    y las piedras preciosas de los báculos,
    exentos de poder para evitar
    este Juicio Final que han provocado
    el hambre de Poder y la Ignorancia
    que la miseria humana generaron...
    No ha quedado en pie ni un solo templo,
    ni choza, ni castillo, ni palacio,
    durante esta profética hecatombe
    absolutamente todos derribados.
    Al estallido del espacio sideral,
    el cosmos, de su curso desviado
    precipita un Hiroshima Universal,
    que, de polo a polo, extiende el escenario,
    en una catástrofe que abarca este planeta
    hasta su rincón más apartado
    dónde los Ejércitos y las Religiones,
    han sido de los mapas, de súbito, borrados
    y, con ellos, las Fronteras y las Guerras,
    soberbios Gobernantes y absurdos Gobernados,
    despiadados Esclavizadores
    y sumisos Esclavos,
    en este cataclismo merecido
    que ha pulso se ha ganado
    toda la raza humana, víctima de sí misma
    y de todos los monstruos que ha creado.
    La Ambición mezquina del Poder,
    las Banderas, los Himnos, las Insignias
    y todos los Símbolos, han sido aniquilados,
    ya no inspiran al Odio y la Venganza
    por ellos propagados.
    Libre de sus perversos Asesinos,
    la fauna está de fiesta, pisoteando
    montañas de cadáveres
    de absolutamente todos los estratos
    de la escala social,
    por la muerte igualados.
    Con este temblor incontenible
    de mi mortal espanto,
    camino zigzagueante y aterrada
    con vacilante paso,
    los cadáveres sucios, con mis pies
    llenos aún de vida, sin querer, hollando
    y tal parece que los pétreos ojos
    me miran con sarcasmo.
    Ni siquiera hay lugar para que el luto
    tenga razón de ser, desalojado
    de su inútil y típico propósito,
    a la doble moral acostumbrado.
    El frío irrevocable de la muerte
    impera en este caos,
    que hasta piadosamente para los demás,
    ha barrido con todos en el acto,
    mientras el sufrimiento para mí
    ha, sin piedad alguna, prolongado,
    condenándome a apenas existir,
    sólo para contarlo.
    Te busco enloquecida y no te encuentro,
    mis pupilas se queman con el fuego del llanto,
    mi garganta te grita dolorosa
    un requiebro macabro
    y, como en un lamento, me responde el eco
    de mi voz anónima, que trato
    de reconocer, mientras rasga el silencio
    al conjuro aterrador del rayo.
    Te espero inútilmente,
    me adormece el letargo
    de esta fatiga interminable,
    del más triste cansancio
    ... sólo por ahora sobrevivo
    a este drama fantástico.
    Y... caigo de rodillas
    sobre este suelo blando
    que reservó para este cuerpo mío
    un diminuto espacio.
    ¡Le suplico entonces a los buitres
    que acuden a la voz de mi reclamo!:
    -'¡Por piedad!, ¡sáquenme los ojos,
    el corazón del pecho, la carne de las manos,
    beban mi sangre ardiente,
    dejen mi cuerpo mutilado,
    que no quiero vivir inútilmente
    ni arrancar mi vida con mi propia mano!...
    ¡No soy ninguna santa, yo también soy culpable,
    no merezco tampoco ni siquiera un hálito
    del aire que aún respiro!'-...

    -'¡Que devoren las hienas y los lobos
    mi cadáver exhausto,
    ....que ya sobreviví lo suficiente
    sólo para contarlo!'-...

    Gladiadora______________
    A Khar Asbeel y Maramin les gusta esto.
  13. (Soneto)

    Atraca tu Titanic en mi puerto,
    penetra lentamente en mi Bahía,
    que, por ser tuya, deja de ser mía,
    no te mueras de sed en el desierto.
    Puedo resucitarte si estás muerto,
    yo quiero que la vida nos sonría
    haciendo realidad la fantasía,
    no dejes que me mate el desconcierto.
    Soy una irreverente iconoclasta,
    respirando la brisa que te besa,
    no quiero que reniegues de tu casta.
    Si tu estado civil no me interesa,
    para hacerte feliz, a mí me basta
    con quitarle tu Amor a la Irlandesa.
    Gladiadora_____________

    The Russian-American Female Gladiator________________
  14. (Soneto)
    Si fui yo tu sirena sordomuda,
    tu fuiste el pescador de mi caleta,
    y la playa, la cómplice discreta
    que evocaba el fantasma de Neruda.
    Surgiendo de las aguas, fui desnuda
    a caer en los brazos del Poeta
    y tu fuiste a parar a la discreta,
    pero inquietante sombra de la duda.
    Si el Romance, por fin, quedó en la nada,
    fue porque tu estatura equidistante
    me abandonó en la playa desolada.
    Nunca me arrepentí de ser tu amante,
    sintiendo que me miro en tu mirada
    te presiento en mi lecho en este instante

    Gladiadora________________
    Russian-American Female Gladiator__________
  15. [​IMG]

    -Registrado en Derechos de Autor-


    Mil veces mejor ser Vaca
    que ser nada más que un toro,
    aunque la use sin decoro
    lo mismo gorda que flaca.
    Suelta o presa de una estaca;
    pero viva y dando vida,
    soltera y desconocida,
    sola cría a su ternero
    en el llano y el potrero,
    por el deber consumida.


    Para el torero es ventaja
    que no sea Vaca el toro,
    la Vaca le da más ORO
    y los pitones encaja
    con puntería en la caja
    torácica del torero,
    y al dar la Vaca primero,
    da dos veces y a su antojo,
    porque donde pone el ojO
    clava sus cuernos de acero.


    Noble y bruta, ¡pobre Vaca!,
    sobrevive testaruda,
    condenada a ser cornuda,
    y como mártir destaca
    porque el producto le saca
    el hombre y más si es torero
    que le exprime en el potrero
    leche, queso y mantequilla
    y de ternera y vaquilla
    ya es carne de matadero.


    Desde que nace, perdida
    está la Vaca, ¡la pobre!,
    sentenciada a que le cobre
    tan alto precio la vida.
    Víctima de quién la cuida
    y aprovecha por entero,
    la horroriza el Carnicero
    desde que siendo muchacha,
    ve por vez primera el hacha
    que le eriza todo el cuero.


    Y ya le empieza a temer
    al odioso matarife
    porque al ver el primer bife*,
    ha podido comprender
    que se la puede comer
    todo el que tenga dinero,
    al no tener ningún 'pero'
    para elegir su comida
    y la compra dividida
    rebanada por entero.


    La Vaca, madre devota,
    que cuida de su ternero
    si es propiedad del torero
    que mató como un idiota
    a su marido y le agota
    la leche con la paciencia,
    teme que de la inocencia
    de su hijito se aproveche
    el dueño que, con la leche,
    también roba su existencia.


    La Vaca, tan mal parada
    cargando cuernos primero
    y por culpa del torero,
    después viuda resignada,
    ve que no puede hacer nada
    por sus hijos, ¡pobrecita!,
    como ella, su ternerita
    va por el mismo camino
    y al ternerito el destino,
    como al padre, se lo quita.


    Da igual si es Vaca de Raza,
    madre indefensa del Miura*
    que enfrentará la tortura
    de morir en una Plaza,
    embistiendo la coraza
    del capote y que en el ruedo
    importe la Vida un bledo,
    las otras vacas comunes
    sufren abusos impunes
    y también mueren de miedo.


    Si el destino del ternero
    es ser un toro de lidia*,
    no despertará la envidia
    de los demás del potrero.
    Mas, si no puede el torero
    cortarle orejas ni rabo
    porque el toro dé en el clavo
    y regrese victorioso,
    entonces tendrá reposo
    la madre del toro bravo*.


    Lo mismo en la Fiesta Brava*
    que supone la Corrida,
    que paciendo deprimida
    en el campo es una esclava
    que el destino menoscaba,
    fuera y dentro del establo,
    con aguijón y venablo*,
    o espada, porque su dueño
    es siempre un hombre pequeño
    que le vende el alma al Diablo.


    Si no le sirve al torero
    de grande, toro de ley,
    el ternero será buey
    arando de Enero a Enero,
    sumiso y de compañero
    con otro buey, triste esclavo
    que por no ser toro bravo
    enfrentando a su verdugo,
    espanta cargando el yugo
    a las moscas con el rabo.


    De todos modos, la Vaca
    ve que ni al toro ni al buey
    protege ninguna Ley,
    y entonces la cuenta saca
    de que prefiere la estaca
    donde atada languidece,
    o el potrero que le ofrece
    refugio desde chiquita
    y donde su ternerita,
    con igual destino, crece.


    Cuando piensa en la amenaza
    de ser sólo un monigote
    bufando frente al capote
    al torero darle caza
    en la arena de una Plaza
    donde disfruten su muerte,
    de ser una Vaca fuerte
    en vez de un toro asustado,
    da gracias, pues le ha tocado,
    por lo menos, mejor suerte.


    Pero, de todas maneras,
    de ternera o de vaquilla,
    la punzó la banderilla*
    en algunas primaveras.
    Desde entonces, las ojeras
    le invadieron los cachetes
    por el miedo a los banquetes
    que amenazaban su vida,
    pudiendo ser bien vendida
    en suculentos filetes.


    Nunca vá de VACAciones
    ni encuentra un toro VACAnte,
    bacana* con tanto aguante
    teniendo tantas razones
    para MUGIR maldiciones
    como toda la VACAda*,
    rogando que una cornada
    a su dueño ponga verde,
    nada gana y todo pierde,
    desde que nace explotada.


    No sólo porque la ordeña
    y le maltrata la ubre,
    ella en su dueño descubre
    al maldito que se adueña
    de sus hijos si se preña,
    si al ver que tampoco suda
    el cubo de leche cruda,
    lógicamente sospecha
    que también él se aprovecha
    de ser ella tan cornuda.

    Sin la Vaca, no sería
    una lucrativa empresa
    un negocio que progresa
    como el de la Vaquería,
    en donde también su cría,
    como su leche, se explota
    y ORO vale cada gota,
    siendo un producto industrial
    que, hasta en el pobre corral
    del campesino, se agota.

    Buscar no puede en un cerro
    ni un instante de refugio,
    la delata el artilugio
    del indiscreto cencerro
    y además, la sigue el perro
    del dueño que la vigila,
    no puede vivir tranquila
    porque en el bosque se adentra,
    el perro siempre la encuentra
    y ni la edad la jubila.

    Pero además de enfrentarse
    con tanta vicisitud,
    temerá por su salud
    porque no puede cuidarse
    para evitar enfermarse
    de la cabeza a las patas,
    si en el campo y en las matas
    ella es blanco noche y día
    de la buena puntería
    de todas las garrapatas.

    Cuando le ofrece consuelo
    algún toro diferente,
    si el dueño se lo consiente
    se deja tomar el pelo
    y ya espera otro desvelo,
    porque tendrá más muchachos*,
    que pueden ser otros machos
    dándole vuelo a la hilacha*,
    detrás de cualquier muchacha*
    que también le pondrá cachos*.

    El día que se enamora
    de algún toro irresistible,
    un Don Juan que es imposible
    que no se burle si llora,
    aguanta como una tora*,
    se prolongan sus desvelos
    tirándose de los pelos
    en silencio, por despecho,
    porque no tiene derecho
    ni siquiera a sentir celos.

    Buey o toro semental,
    o toro de lidia*, el toro
    para el hombre vale ORO,
    y el crecimiento industrial
    que explota su capital,
    de la escena no lo saca;
    pero el toro que destaca,
    o el anónimo, que vienen
    a este mundo, todos tienen
    como madre una GRAN VACA.

    La Vaca en defensa propia
    no puede sacar las uñas
    porque Dios le dio pezuñas,
    y como el amo le expropia
    la sonrisa es una copia
    de otras vacas inocentes
    y el resto de sus parientes,
    no ayuda ser Vaca mansa,
    ella tampoco descansa
    ni puede enseñar los dientes.

    Si un novillo la corteja
    menor o mayor de edad,
    no tiene la libertad
    para elegir su pareja.
    La Vaca joven o vieja
    y hasta enferma, Vaca loca*,
    no puede ni abrir la boca,
    su opinión nadie le pide
    y es el dueño el que decide
    siempre al toro que le toca.

    Burlada en el burladero*,
    de nacimiento, cornuda,
    de ella viven, sin duda,
    el dueño como el lechero,
    lo mismo que el carnicero
    y hasta el Chef que, cuando invita,
    la vende como exquisita
    cena en tantos restaurantes
    populares o elegantes,
    convertida en Vaca Frita*.

    Sin leche, no existen flan,
    cake, pudín ni panetela,
    sin aprenderlo en la escuela
    los niños ya lo sabrán
    y antojados pedirán
    dulce de leche, y no hay quien
    no quiera pedir también
    el plato de arroz con leche.
    ¿Dónde está el que no aproveche
    menú que sabe tan bien?

    La Vaca es una unidad
    sumamente productiva,
    expuesta a la colectiva
    mente de la humanidad
    con tanta necesidad,
    el mercado la razona,
    la cotiza y la persona
    que halaga su paladar,
    paga por cada manjar
    que la Vaca proporciona.

    Demandada en el mercado,
    la oferta como felpudo,
    quien su madre vender pudo
    como un objeto preciado,
    por supuesto, bien pagado
    desde la más tierna edad;
    pero al ser la propiedad
    jamás cobró su salario,
    registrando el propietario
    su marca de calidad.

    Pasando tanto trabajo
    de recurso alimenticio
    gratuito, con el suplicio
    de estar siempre por debajo,
    por su eterno perfil bajo,
    para escapar, ni una puerta
    encuentra jamás abierta
    y al fin, le arrancan el cuero
    para usarla el mundo entero,
    de alfombra, después de muerta.

    Siendo la Reina cautiva
    del imperio ganadero,
    un hierro le marca el cuero
    como su esclava exclusiva.
    Con el alma en carne viva,
    a todo el mundo alimenta
    tratada como sirvienta
    por mezquinos intereses,
    la Matriarca de las reses
    es la eterna Cenicienta.

    El día que se enteró
    que puede ser adorada
    como una vaca sagrada*,
    esa noche no durmió.
    Soñando se desveló,
    y hasta se vio, ¡la muy bruta!,
    con libertad absoluta,
    femenina y glamorosa,
    en el cuero de una Diosa
    por las calles de Calcuta.

    Podrá parecerle mona*
    a cualquier toro, un ingrato
    que quiera pasar el rato;
    pero después la abandona
    porque siempre la traiciona,
    la trata como un objeto
    aunque de ella esté sujeto,
    la ve como una cualquiera,
    la abusa desde ternera
    y no le tiene respeto.

    No tiene Luna de Miel
    al no poder ser la esposa
    ni la amante glamorosa
    en este mundo tan cruel
    donde no hay ni un toro fiel,
    todos la dejan de prisa,
    sin derecho a la sonrisa,
    aunque se vista de seda
    la Vaca, vaca se queda,
    soñando ser Mona Lisa.

    No intenta brincar la cerca
    para escapar de su encierro
    cuando no la espía el perro
    ni si un toro se le acerca.
    Porque, si la mula es terca
    y nunca lo disimula,
    la Vaca en eso la emula
    como una vieja maestra,
    la Vaca jamás demuestra
    que es más terca que una mula.

    Cada Vaca es vivo ejemplo
    de tiempos buenos y malos,
    de escasez y de regalos,
    y ante mí, siempre contemplo
    a la verdad como un Templo
    atada a tantas estacas
    en las pupilas opacas,
    resignadas, mudas, sordas,
    en tiempos de vacas gordas
    y en tiempos de vacas flacas.

    A falta de un toro casto,
    que con su Amor nunca juegue
    y los cuernos no le pegue,
    se consuela con el pasto.
    Con destino tan nefasto,
    sus OjOs tristes y tiernos
    conocen bien los infiernos
    pues, muy joven saber pudo
    que el que nace pa' cornudo
    del Cielo le caen los cuernos.

    Gladiadora_____________
    -o0o-
    *Bife.-Biftec. Carne de res. Argot popular Argentina y Uruguay.

    *Banderilla.-Palo adornado, por lo general con papel de diversos colores y armado con una lengüeta de hierro que se le clava al toro en la cerviz. (Dic. Pequeño Larousse. 2001).

    *Burladero.-Trozo de valla colocada delante de las barreras de las plazas de toros para que pueda guarecerse el lidiador burlando al toro que le persigue. (Dic. Pequeño Larousse. 2001).

    *Cachos.-Cuernos.

    *Como una tora.-Persona muy fuerte y valiente. Argot popular en algunos lugares del Caribe.

    *Fiesta Brava.-Corrida de toros.

    *Vacada.-Hato de ganado vacuno.

    *Vaca loca.-Enfermedad del ganado vacuno.

    *Vaca sagrada.-La vaca es considerada SAGRADA en La India.

    *Venablo.-Dardo o lanza corta. Aguijón.

    *Miura.-Toro de lidia, toro bravo.

    *Mona.-Bonita. Graciosa. Argot popular.

    *Bacana.-Persona educada y generosa. Argot popular Argentina y Uruguay.

    *Darle vuelo a la hilacha.-Divertirse. Argot popular México.

    *Vaca frita.-Platillo a base de carne de vaca de origen caribeño, también muy popular en U. S. A.
    A Lorelizh Beye, malco y Maramin les gusta esto.