1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]
Ideas, pensamientos, letras, cosas que pasan por la mente de Gustavo Cavicchia; cosas, que no podrían estar en otro lado. Ya que no hay otro lado, ya que no lo quieren en otro lado y porque este es su lugar en el "mundo poesía". Su mujer; lo esta mirando raro de nuevo.
........................................................ ¡Qué mirada dios! o_O.
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. 1​
    Algo me han dicho
    la tarde y la montaña.
    Ya lo he perdido.

    2
    La vasta noche
    no es ahora otra cosa
    que una fragancia.


    3​
    ¿Es o no es
    el sueño que olvidé
    antes del alba?

    4
    Callan las cuerdas.
    La música sabía
    lo que yo siento.


    5​
    Hoy no me alegran
    los almendros del huerto.
    Son tu recuerdo.

    6
    Oscuramente
    libros, láminas, llaves
    siguen mi suerte.


    7​
    Desde aquel día
    no he movido las piezas
    en el tablero.

    8
    En el desierto
    acontece la aurora.
    Alguien lo sabe.


    9​
    La ociosa espada
    sueña con sus batallas.
    Otro es mi sueño.

    10
    El hombre ha muerto.
    La barba no lo sabe.
    Crecen las uñas.


    11​
    Ésta es la mano
    que alguna vez tocaba
    tu cabellera.

    12
    Bajo el alero
    el espejo no copia
    más que la luna.


    13​
    Bajo la luna
    la sombra que se alarga
    es una sola.

    14
    ¿Es un imperio
    esa luz que se apaga
    o una luciérnaga?


    15​
    La luna nueva
    ella también la mira
    desde otro puerto.

    16
    Lejos un trino.
    El ruiseñor no sabe
    que te consuela.


    17​
    La vieja mano
    sigue trazando versos
    para el olvido.


    :cool: de https://nadiesalvoelcrepusculo.blogspot.com/2016/04/haikus-18-los-diecisiete-haikus-de.html
    A José Valverde Yuste le gusta esto.
  2. https://archive.org/details/ausencia-online-audio-converter.com

    Porqué no darse una vuelta.
  3. Otras mujeres vienen a buscarme;
    me ofrecen vino, duros girasoles,
    vientres de menta, músculos de harina,
    bocas de fiebre púrpura. Se acercan
    como resortes blancos, como flejes
    de acero perfumado. Son hermosas.
    Tienen los ojos niquelados. Visten
    géneros nuevos; hablan con voz curva
    y queman cigarrillos africanos
    fundando un ecuador de luz caliente,
    haciendo que las cosas resplandezcan
    entre vagos vapores y gomeros.
    Vienen otras mujeres. Sus corpiños
    son de pulpa agresiva. De sus piernas
    desciende un bosque medular, compacto;
    sus manos se conjugan en el aire;
    ocultan en el sexo rojos tigres,
    acróbatas de aliento estremecido.
    Y ríen ondulando entre mis huesos,
    al pie de mi garganta, en las arrugas
    que me talló un ciprés, siendo muchacho.
    Quieren que me divierta seriamente,
    que me acueste detrás de la tristeza,
    que me desnude arriba de los muertos;
    que me escape de pronto a cualquier parte
    despeñándome al lado de sus muslos,
    en torno a sus cinturas de magnolia;
    que les amarre el oro de la nuca
    con mis dientes de lobo encanecido.
    Quieren que me separe de tu sombra,
    que me vaya de ti; que te destruya
    como a un enebro en medio de la zarza.
    No pueden concebir mi disciplina;
    no entienden mi lugar. Soy el poeta,
    el hombre de pupilas forestales,
    el cavador de peces, el sombrío
    curtidor de crepúsculos, el hosco
    cantor de tu memoria. Vienen, vienen
    sobre zapatos de metal astuto,
    cautelosas de amor. Por sus collares
    corren formas eléctricas, sonidos,
    compromisos ocultos, reprimidas
    escobas de ansiedad. Vienen a verme.
    Me tocan con hirvientes abanicos,
    hacen pausas de piel, me compran nubes,
    pantalones de gin. Me ofrecen viajes
    donde la muerte no figura nunca,
    donde el espacio y la razón se ignoran,
    donde no existen hijos, donde nada
    ha sido consignado. Las escucho
    a estas mujeres breves. Y las dejo
    para quedarme cerca de tu hiedra
    que Aldebarán conserva inalterable.

    de
    Roberto Themis Speroni
    A César Guevar le gusta esto.
  4. ...

    No quisiera que lloviera
    te lo juro
    que lloviera en esta ciudad
    sin ti
    y escuchar los ruidos del agua
    al bajar
    y pensar que allí donde estás viviendo
    sin mí
    llueve sobre la misma ciudad
    Quizás tengas el cabello mojado
    el teléfono a mano
    que no usas
    para llamarme
    para decirme
    esta noche te amo
    me inundan los recuerdos de ti
    discúlpame,
    la literatura me mató
    pero te le parecías tanto.

    ...
    [. 5 poemas de Cristina Peri Rossi.]

    :cool: queres saber más sobre el autor pincha acá o_O

    ;)besos

    A veces me duele el alma, no sé como describirlo, es como un dolor fantasma.
  5. :cool:

    19.08.2022
    PAPELERÍA (AGHA SHAHID ALI)


    La luna no se convirtió en el sol.
    Solo se derramó sobre el desierto
    en grandes hojas, resmas
    de plata que vos fabricaste a mano.

    Ahora la noche es tu industria artesanal
    y el día es tu bazar, veloz, enérgico.

    Todo el mundo está lleno de papel.

    Escribime.


    de https://www.zaidenwerg.com/
    EZEQUIEL ZAIDENWERG :)
    .
    A José Valverde Yuste, Luis Libra y Alizée les gusta esto.
  6. :)


    Espero y me digo que no escribo
    porque nunca vienes a leerme.
    Pero es solo una excusa.

    No escribo
    porque cuando escribo
    recuerdo todo el rato
    que no vienes a leerme,
    que no vienes.


    de https://versosoy.blogspot.com/
    domingo, 27 de noviembre de 2016
    correo del autor doscafes@hotmail.com
    A José Valverde Yuste, Alizée y Medusa les gusta esto.


  7. Tú la sal y yo la lengua para lamer las heridas.
    Tú el dolor y yo el bálsamo con que aliviarlo.
    Tú la sangre y yo el corazón para bombearla…
    Tú la ira, la rabia contenida, el desgaste, los quebraderos de cabeza.
    Yo la calma, la sonrisa regalada, las ganas de seguir, la facilidad de la palabra.
    Tú la mentira y la ironía, yo la búsqueda de la verdad y la otra mejilla.
    Tú y luego tú y más tú y de nuevo tú.
    Y yo… por suerte… lo contrario a ti!

    Publicado por poetasilente en su blogs el lunes, 6 de junio de 2011

    https://poetasilentes.blogspot.com/2011/06/tu-y-lo-lejos-yo.html

    Un poema que encontré en esos viajes que hago por los blog de Blogger :cool:

    Chau lectores.

    [​IMG]
    No Sé qUé CosA apReté
    QuE sE hiZo la NocHE.

    ...?
    eL aRpA TaRtAmUdA.
    Blog de poesía.
    A Alizée le gusta esto.
  8. La

    La palabra es un misterio. Yo nunca he sabido definir el mundo, sus límites y sus sombras, si este continente es nuevo con su fauna y con sus animales estereotipados. Pero lo que realmente pesa es la soledad. La inmensa soledad que deja la palabra una vez que vuelve al silencio de las cosas.

    [​IMG] A quienes tenemos el alma perdida en la nostalgia; la ciudad sabe tocar la soledad de nuestro corazón sensible, es la vestal que nos acompaña de la mano con su mejor vestido de flor encendida.

    Mitológico animal que nos envuelve en sus alas torvas: es el paisaje amado que otros ojos miran en nuestros propios ojos cerrados.

    Es un idioma desarticulado en la vigilia del día; materno y real en lo profundo de los sueños que
    soñamos.

    Como otra patria amada pero desconocida,
    Como otro océano habitado de peces imposibles.

    GC.

    Archivos adjuntos:

    A Alizée le gusta esto.
  9. :cool: el tiempo, es un hermoso animal de infinita paciencia que nos espera a todos. Si, a todos, dijo el tiempo, y prendió su último cigarrillo, sus ojos ya tenían el color de las nubes bien cargaditas de agua cuando subió al tren inmóvil, , voy tarde, pensó, otra vez tarde, tenia un asiento solo para él, con dedos agiles giro la pequeña pirinola que da cuerda al reloj de su muñeca que inmediatamente empezó a gritar que ya eran las cuatro de la tarde, dejo ir su mirada, que en ese momento era completamente gris, a través de la ventana sucia de huellas dactilares y el mundo comenzó a girar nuevamente, con su gentes, sus autos y sus pájaros. Y el tren rojo de la calle Belgrano siguió su camino planeado como debe de ser hacia Godoy Cruz o algo así sin que absolutamente nadie notara nada de nada. En ese preciso primer segundo por fin la lluvia tocó el suelo.

    Archivos adjuntos:

    A Alizée le gusta esto.
  10. :)

    Escribo desde niño, desde antes de ser niño, desde antes de ser y desde antes de saber escribir; yo ya era melancolía, el silencio cautivo en los albores de la siesta, esa emoción que no sabia reconocer que era, que me llamaba en la oscuridad de la pieza por las noches en la casa de mis abuelos. Yo no era mi nombre, mis cabellos rebeldes, mi torpe oído musical para cantar el himno, era esa sensación que ahora escribe, que nombra el mundo, en cada palabra, por vez primera, como ahora, como siempre.

    by gustavo cavicchia.

    :)

    Saluditos.​
    A Alizée le gusta esto.
  11. [​IMG]
    Trabaja y calla. No pidas.
    No llames.
    No cejes.
    No llores.
    No mendigues jamás lo que mereces.
    No escribas a quienes no quieren conocerte.
    Escribe solo.
    Olvídate de ser alguien.
    Estás solo y solo has de llevar a cabo tu trabajo.
    Eres nadie.
    Eres un náufrago.
    Arroja, si lo deseas, tus mensajes al mar, y olvídate de esperar una respuesta.
    No hay respuestas.
    Entrégate día y noche, en cuerpo y alma, al amor, a la vida, a la poesía, y lo demás que venga si ha de venir, o que no venga.
    Olvídate del mundo.
    Olvídate del siglo.
    Aleja de ti las pantallas.
    No publiques hasta que alguien no venga a pedirte tu libro.
    Y si no viene, nada, prepárate a morir, a ser inédito, a ser leído solo después de muerto, o nunca.
    La fama no te sirve para escribir mejor.
    A menudo sucede lo contrario.
    Lee, escribe, vive, sé feliz, haz feliz, canta. Y calla.
    Recuerda las palabras de Platón:
    Lo mejor para la sed es el silencio.

    JVP. https://www.zendalibros.com/cinco-poemas-de-juan-vicente-piqueras/
    A Alizée y Riolita les gusta esto.
  12. A gustos colores.

    Si hace algunos años me hubiesen preguntado, cosa que no paso nunca (ya que no soy ningún experto), que opinaba de la rima y de la métrica, sin dudarlo mi respuesta se relacionaría más con un discurso afín con la libertad del verso, y la completa asonancia de los mismos, y por supuesto, con la innecesaria torpedad de contar el número de silabas. El tema es vasto, y no es el propósito de esta entrada el hablar de gramática y su correcto uso en la poesía moderna, pero me es necesario decir, que desde hace algún tiempo comencé a sentirme interesado en porqué algunos poemas me trasmitían de cierta manera su mensaje, poemas de Borges, como Ajedrez por ejemplo; Arte Poético (otro poema de Borges) me eran tan mágicos y seductores. Con el tiempo fui aprendiendo que el número ideal de silabas poéticas en los versos era de once, y qué ese número de silabas, dependiendo de la acentuación de la palabras, darían una musicalidad, o mejor dicho; podrían de manifiesto la relación directa entre la música y poesía, pues, un lenguaje en su natural forma es una manera de cantar la realidad, lo que quiero decir, es que cualquier ser humano hace poesía al hablar (no al escribir, ya que no es lo mismo), de forma espontanea. Bien, para no extenderme más, quiero contarles que la forma poética que estaba detrás de esta magia que yo sentía, llego de Italia hace varios siglos para ser adaptada al castellano, y a otros idiomas latinos también; fue incluida al alemán como al ingles. Esta estructura poética es el soneto. Esto del soneto me llevo a muchos lugares, espero algún día poder contaros estas cosas, y de esas travesías, en esta ocasión, quiero traeros un soneto, justamente y que me agrado mucho por su forma y contendido; el mismo es de "José Hierro" y su soneto se llama "Alegría".

    ¿Qué opinas del poema?
    ¿Te gusta la rima en tus poemas?


    Un cordial saludo de mi parte. Espero disfrutes del video
    .




    Llegué por el dolor a la alegría.
    Supe por el dolor que el alma existe.
    Por el dolor, allá en mi reino triste,
    un misterioso sol amanecía.

    Era la alegría la mañana fría
    y el viento loco y cálido que embiste.
    (Alma que verdes primaveras viste
    maravillosamente se rompía.)

    Así la siento más. Al cielo apunto
    y me responde cuando le pregunto
    con dolor tras dolor para mi herida.

    Y mientras se ilumina mi cabeza
    ruego por el que he sido en la tristeza
    a las divinidades de la vida.

    ...
    A pedroguevara le gusta esto.
  13. [​IMG]

    El viejo Golem, ya tiene su batería nueva! espero se le ocurran nuevas historias y poemas.​



  14. :cool:
    Te gusta esto.
  15. I.

    Su extraño corazón de hojas.

    Nadie quiso habitar ese lugar,
    sino el mar
    o la noche amanecida

    de los locos:

    un minotauro desbocado por las sombras,
    un ave de luz vencida de improperios.


    El hombre tenía en su corazón un pueblo
    de fantasmas,
    una ventana donde nadie jamás prendió una lámpara,
    calles y esquinas de un asfalto húmedo,

    abandonado

    y no lo sabía.

    :cool: