1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Evolución de lo mundano
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Pesa y cómo, no como un leve afligimiento del alma sino como el encorvamiento de una pena sin reflexión.
    La edad, puede o el envejecimiento prematuro de los pensamientos, el seco desenlace de una vida sin acontecimientos dignos, si, dignos, porque qué recuerdos puedes enmarcar sin horrorizarte por la ecuanimidad de los paisajes, qué momento de amplia felicidad que te haga despertar una sonrisa, el olvido que requiere a la memoria un momento de anunciación .
    Como pesa la certeza de que al final todo ha de retorcerse, el movimiento digno de la muerte al que no aprendemos a enfrentarnos, al contrario desde el uso de razón hacen al corazón un injerto religioso.
    Y como cuesta levantarse y comer con el delirio del deseo de lo apetecible, como el sexo que solo va a saciar no para querer, que es un echo que ansía el amor.
    Y qué secuela de futuro puede dejar una distancia imperceptible, en la que lo que se repite dicte su fin y en la secuencia un borrado a negro sin letras...
    La encarnación de lo que no pasa porque no hay testigos y en la que el protagonista no es más que una idea que se muere.

    Esta vez no te toca, John.
  2. Del pretil hermoso de la conjetura
    en la estancia digna de la cara oscura
    que a veces endiosa...
  3. La ciudad de muertos que es un cementerio
    de lo más querido que hace espacio al cielo....
  4. Las rimas bermejas que cuando te alejas se acercan a ti...
    Que osadía plana de aquella mañana de café virtual...
  5. De la piel que huye de la piel,
    del papel que no sirve a escribir,
    Del placer de decir; Soy feliz...
    y feliz quiero hacer...
  6. Que dulce abastecer es descuidarte,
    saber amar lo sucio de una parte...
    y aprender a vivir con el deseo
    saber que en el amor no hay nada feo...

    Un hubiera podido ser...

    que dulce abastecer es descuidarte
    y anclar entre tu pecho mi suspiro
    pensar que he de tener tu merecido....
    que amargo es detenerme en tus espacios
    chocar y adormecer entre tus labios
    me bebo el corazón de los agravios...


    Ponerle tanto amor a lo que quieres
    y odiarte por querer lo que no tienes...

    De aplastar secretos y de hundir tesoros,
    de aquel abandono de dejar de huir...
    La lluvia rastrera en cárcel de plata
    en cepillo y bata y pies de alquitrán...
    En la suerte negra que perdió el asalto
    lo que se ve en alto antes de caer...
  7. La perla de los dedos del secreto
    lucir y hacer morir colgada al cuello...
  8. Ponerle tanto amor a lo que quieres
    y odiarte por querer lo que no tienes...
  9. No duermes sin saber que te dormías,
    ni vives sin saber que te morías...
  10. En la concavidad que con la lengua otea cada espasmo,
    en el rincón del delirio la concentración del placer explota,
    y en la eternidad de las posibilidades el amor encuentra una forma de vida...
    llorando llegamos...pagando caras cada una de las lágrimas
  11. Viene el nuevo, míralo y descubre,
    mira en él para ver como te miran otros ojos...
  12. Con el matiz de la oscuridad se encogen los miedos,
    salen los salvajes y en verdes parajes, la luna es de piel.
    La nocturnidad y el paso alevoso, de perder lo hermoso por querer tener.
    Esperanzas rotas de un ruido de notas de canto a gaviotas de arrullo de mar.
    En una atalaya de un monte cercano, los besos de las mareas esculpen catedrales.
    El susurro del océano que huele a salado como a lágrimas de un roto collar de perlas.

    Vestidos de antojos

    De arrancar profundidades, de arañar sin dedos en el alma,
    para que ceda y en la piel no amarilleen los turbios asuntos de la vejez.
    Del querer sufrir y creer que la vida es sufrir, sin poder de decidir de instancias de él.
    De un oscuro propio de un brillo ilustrado y lo no heredado de triste orfandad.
    Del discernimiento y la compostura de aquella figura que tú has de vestir...
  13. decía mi abuela que el amor es como un dolor de muelas;
    que viene y va y que a veces se queda para siempre....
  14. todo comprimido que quepa la vida en solo un bolsillo...
  15. En tejado viejo, cúpula de incienso
    con oro grabado sobre plata y sueño...
    Quien va a suspirar por lo que ha vivido
    y acaso el silencio ve el sueño cumplido...