1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    Mil veces grité tu nombre al viento
    abrigando un hálito tuyo;
    al soñar con los arrullos
    sólo recibí silencio.

    Mil veces escribí tu nombre en la playa
    con surcos marcados, profundos;
    en el transcurrir de un segundo
    el agua en el malecón lo borraba.

    En noches de luna llena
    con la mirada al firmamento
    aguzando mi desaliento
    las nostalgias dibujé en filigrana.

    Bañado en canto de aves marinas,
    sintiendo los arpegios del mar,
    con espumas y arreboles entre olas,
    en un manantial de esperanza,
    mil veces vi tu nombre en la arena.

    A ti y a MARLEN RH les gusta esto.
  2. [​IMG]



    Una tarde vi hambriento tu boca encarnada;
    quise calmar la fuerte tentación de un beso
    y sin poder resistir a tu embriagadora mirada
    de rodillas lo pedí como un mendigo obseso.

    Con un mohín de pícara sonrisa fui negado
    dejando en claro lo absurdo de la insensatez.
    Me propuse cometer un atrevido pecado
    venciendo el ansia creciente de mi avidez.

    En mis noches tranquilas inventé una treta
    de darle forma con prisa a tu sabor dulzón
    tomaré firme tu rostro pensando en la meta
    poniendo en el medio mi incontenible acción.

    Anhelé destellos, mágicos toques de decoro
    con el éxito de un osado logré robar el beso.
    Lo sentí en mi pecho como un colosal tesoro
    y recité en tus labios el más delicado verso.

    Lo guardé con entusiasmo, celo y dedicación.
    Al evocarlo en la mañana, le di una probada
    y descubrí a deshora con enorme decepción:
    que un beso robado no tiene sabor a nada.

    No anhelaré ni pretenderé ósculos ajenos
    Lento o pronto venceré la difícil abstinencia
    Sólo guardaré en el baúl de mis desenfrenos
    los besos que sean de mi única pertenencia.




  3. [​IMG]

    A escondidas hablamos de amores;
    cabizbaja, adolorida, confieso lo que siento;
    desgrano claro, cuáles son mis temores
    no quiero más herir los sentimientos.

    Es muy difícil continuar perverso camino;
    brindemos espacio a la dura realidad.
    La esperanza escapó de mi destino;
    aceptemos el dictado de la sociedad.

    Nuestros senderos ya están separados;
    sufro en silencio, no tengo alternativa,
    debo renunciar a persistir a tu lado;
    y por amarte, de la soledad estoy cautiva.

    Es un imposible buscar otra puerta;
    el tiempo compartido es mi aliento.
    Vuelan como espigas, una herida abierta,
    nostalgias y suspiros, lanzadas al viento

    Acepto el acuerdo, es tu proposición;
    más allá en el silencio habrá otra vida.
    Para consolar a un maltrecho corazón
    y con delirio caer, a tus pies, rendida.

    Prometo con cientos de lágrimas yertas:
    esperarte ansiosa así pase un milenio.
    Quiero morir porque sólo estando muerta
    renaceré y será posible nuestro convenio.
    A ti, a Mock'bird, a liliana leoni y a 3 otros les gusta esto.
  4. [​IMG]


    Van a pasar los horas.
    Sentirás mi ausencia. Oirás el murmullo
    de las hojas con el viento. Será mi voz
    en una bella melodía para ti.
    Yo estaré contigo...

    Van a pasar los días.
    Labraré la distancia. En cada mañana
    al despertar, verás el sol en tu ventana.
    Te brindaré mi mejor sonrisa.
    Yo estaré contigo...

    Van a pasar los meses.
    Marcaré la lejanía. Te arropará
    el intenso frío de noches oscuras.
    Será mi cuerpo añorando
    la tibieza de tu piel.
    Yo estaré contigo...

    Van a pasar los años.
    Un recuerdo ausente. En los días grises
    mostraré mi congoja
    por no tener tus besos.
    Yo estaré contigo...

    Van a pasar los siglos.
    Añoranzas perdidas.
    Cuando veas caer la lluvia,
    serán mis lágrimas de alegría
    por haberte amado.
    Y un amor como el nuestro,
    nunca tiene un ocaso.
    Con cada agitar de tu pecho:
    !Yo estaré contigo!​
  5. [​IMG]

    Cómo quieres que te olvide…
    Si aún marcados en mis labios
    están las huellas de tus besos.

    Llenan mis noches de silencio
    los fulgores de tu mirada
    con vívidos deseos de alborada.

    II
    Cómo pides que me aleje…
    Si aún latente en mi cuerpo
    está la tibieza de tus manos.

    Aquella endeble y sutil pavesa
    es por ti ardiente fogata
    que enciende mis esperanzas.

    III
    Cómo anhelo que te quedes…
    Y oigas mis agitados latidos
    con fervientes deseos de amar

    Tus pupilas son el farol;
    la luz de mi oscuridad.
    Tu esencia en cada poro de mi piel.

    Eres tú mi mejor motivo…
    ¡Cómo quieres que te olvide!​
  6. [​IMG]

    Grabamos los nombres rebosantes de amor
    en el fuerte tronco de un vetusto cerezo.
    Risueños los recuerdos, giran a su alrededor,
    al ser mudo testigo de todos nuestros besos.

    Retozan saltarines los pajarillos en invierno
    mientras permanece impoluto todo su ramaje;
    muestran la evidencia de un afecto tierno,
    las perennes huellas presentes en el paraje.

    Todavía con tu ausencia alimento las visitas,
    para revivir al detalle los bellos momentos.
    Bajo su sombra persisten las encendidas citas,
    donde cada vespertina nos dábamos aliento.

    Una gélida mañana embargada de añoranza,
    acudí con presteza en busca de mi refugio;
    en súbita sorpresa, desbordé en desesperanza;
    el reseco prado perdió todo el subterfugio.

    Aun con la señal de desamor y tu renuencia
    se le asignó final a todo nuestro embeleso.
    Como una insólita y evidente coincidencia
    habían talado sin compasión al viejo cerezo.
    A ti, a liliana leoni, a victoria exposito conde y a 2 otros les gusta esto.
  7. [​IMG]

    Eres fulgor de lucero en la mañana.
    Umbral de amor entre mis sueños;
    Naciente iluso, hallas en tu ventana;
    Intenso sol, anhelando con empeño,
    Ser el dueño de tus labios de grana.

    Gaviota en alto vuelo a lontananza;
    Abanico de negrura en tus cabellos,
    Belleza de Selene llena de alabanza,
    Regida por tu mirada de ojos bellos.
    Incentivas con ahínco mi esperanza;
    Egregia estrella con sutil destello;
    Luz de sonrisa evocando añoranza,
    Ansío en las noches ser tu plebeyo.

    Venus apasionada en oscurana;
    Alientas con tu brillo noche y día.
    Lienzo de pasión que me desgrana,
    Los susurros en ausencia y lejanía.
    En mi pecho ardiente, soberana,
    No pretendo deslucir tu lozanía.
    Intrépida, en mi barca, capitana;
    La promesa en acabar mi letanía,
    Los suspiros de una campana,
    Anhelan tu presencia vida mía.
    A ti, a Jarave, a victoria exposito conde y a 2 otros les gusta esto.
  8. [​IMG]

    Una decena de gotas de rocío,
    en plena madrugada,
    abalanzadas al vacío, buscan
    el sendero inexplicable de la ausencia.

    Negadas con porfía al olvido
    una bandada de sueños inconformes
    aletean sin cansancio
    en concierto noctívago interminable.

    Diez campanadas
    resuenan al trasluz de la realidad;
    el eco, reacio a brindar aliento,
    hunde el badajo
    en la senda de las fantasías.

    El tiempo, desde la trinchera,
    espera la oportunidad
    para correr los cerrojos
    en procura de calma y consuelo.
    Unos ojos bañados de invierno
    dejan navegar la barca
    de un corazón resquebrajado.

    Danza en el horizonte
    la ilusión de lo compartido.
    Más allá, en un arco de iris de ensueño,
    en el presagio de la aurora,
    brotan diez lágrimas…
    las conté una por una.​
    A ti, a piilarica, a victoria exposito conde y a 1 otra persona les gusta esto.
  9. [​IMG]

    Profano tus silencios en vano intento.
    Desierta ausencia en poemario marchito.
    Van los mohines al fragor del viento
    y en mi pecho germina un amor ahíto

    Releo tus cartas frecuentes y ansiadas.
    Mi rostro: remanso de pasión por doquier.
    Con afán espero la fresca alborada
    bañada en insomnios y rastrojos de ayer

    Quedan retazos de tu fragancia en mi piel;
    en tu silueta, la estela de mis brazos.
    Esperanza adormecida vuela en tropel
    por los recuerdos en tu dulce regazo.

    Déjame añorar un señero reproche.
    Renacerá vivaz un rastro fortuito.
    Marcada en mi frente la primera noche
    de un amor callado con sabor finito.

    Anhelo con ansias no ser un ocaso.
    Gime abatido mi corazón obseso.
    Sufriendo silente prefiero el cadalso
    antes que olvidar cada uno de tus besos.​
  10. [​IMG]

    El eco de una voz tristona resuena el bronce menguado
    del vetusto campanario. Hacen coro los murmullos
    en letanía ayes agudos vestidos de amargo llanto
    con trajes de oscuridad y corazones sin tañidos.

    Los pasos lentos silentes dejan huellas en los pedruscos.
    Las nubes, harta preñez esconden la luz del sol.
    Cuesta arriba, a los andantes, los baña con sus destellos
    y van dejando los rastros de pies cansados exhaustos.

    Tres mujeres entrelazadas calzan caretas de aflicción.
    El séquito sin premura, con el lastre sobre los hombros,
    danza indetenible al vaivén de semicorcheas sin contexto.
    Norte, sur, este, oeste. Incolora Rosa de los Vientos

    Traspasan el umbral de hierro y ocho avezadas manos,
    con dogales desvencijados le dan rienda al silencio.
    Un aletear de pañuelos blancos, vuelo de pétalos lozanos
    con flores de otro tiempo y puños llenos de cieno

    Un epílogo de salobres efluvios.
    Un vespertino grisáceo deja bajar los retazos
    llevando de compañero, entre el amargo del cedro,
    al enjuto rostro escondido hacia el sendero de sueños.​
    A victoria exposito conde y malco les gusta esto.
  11. [​IMG]

    La canción de las mies imita la terneza
    de ágiles mariposas con alas añejas
    hacinadas en la simiente de la tristeza
    junto al pozo inagotable de lisonjas.

    Un anuario soleado de acuarelas viejas:
    son cartas mustias bañadas en cenizas
    que evocan la sutileza de una sonrisa
    en un ansiado despertar de candilejas.

    Bañado el rostro en llovizna pertinaz
    otea el horizonte en busca de consuelo
    en toquillas blancas con versos en vuelo
    girando las cuentas de un ábaco mordaz.

    El sendero sediento por huellas del ayer,
    frustrado por la ventisca y fina arena,
    verá pasar carruajes con sumisas penas
    con madrigales de un nuevo atardecer.
  12. [​IMG]


    Maleables olas surcan el mar azul;
    azul del cielo bañado en destellos,
    reflejan quietos, la luz de ojos bellos,
    bellos y tersos, símil de suave tul.
    Estampa sutil cual gota de rocío,
    lanzas al viento la danza de sirena.
    Linda sonrisa que calma una pena:
    anhelo ser dueño de todos tus estíos​
    A victoria exposito conde y malco les gusta esto.
  13. [​IMG]

    Al saber que te has ido, eres caminante del camino
    por estancias iluminadas con estrellas y luceros
    junto a las remembranzas y el rocío matutino
    con el Creador dando luz a tu firme derrotero.

    Al saber que te has ido, forjando un nuevo destino
    con tu nombre grabado con letras de epifanías.
    En un atardecer, el ocaso con rastros paladinos,
    te dará una aurora con un sosegado sol vigía.

    Al saber que te has ido, son las madrugadas frías
    con un nocturno sueño intranquilo, inquieto.
    Dejando pasar el tiempo y una taciturna melancolía
    con la esperanza de abrigar un nuevo aliento.

    Al saber que te has ido, las lágrimas están vacías
    oreándose al contacto del insumiso viento;
    implorando así al cielo por tu ánimo de alegría
    que sólo volveré a ver en mis pensamientos.

    Al notar tu ausencia, veré tu barca en travesía
    con el mar nostálgico con anclaje del olvido
    dejando los recuerdos estando allá en la lejanía.
    Eres caminante del camino, al saber que te has ido.

    A victoria exposito conde le gusta esto.
  14. [​IMG]


    Borraré de los labios dulces promesas
    susurradas en noches de inquieto frenesí;
    arderán tus cartas con tiernas pavesas
    y sentiré que he destrozado algo de mí.

    Reñirás con los retales de un corazón,
    luciendo gentil con destellos de plata;
    en el plenilunio mostrarás desazón
    al oír los ecos de mis desideratas.

    Mañana clamarás con manos vacías
    al sentir soledad en vasto desierto;
    ararás el cielo en madrugadas frías,
    enjugarás rocío en tus ojos yertos

    Inspirado en el éter de la juventud
    imitaré al viento en el travieso vuelo,
    al evocar tus dedos en mimos de tul.
    Las reminiscencias serán mi consuelo.

    Tu ser llenarás con rosas de alabanzas
    al venir gotas de lluvia en caravana;
    abrirán surcos colmados de añoranzas
    y pleno de nostalgia te sentiré lejana.
    A ti, victoria exposito conde y María Rentería les gusta esto.
  15. [​IMG]

    El vuelo izaste con el vestido azul
    agitando suave las alas hacia el alba.
    Atrás quedó la esencia de rosas
    con un séquito de canoras avecillas
    y vuelo de campanitas de cristal.

    Los rieles de tu mirar quedaron vacíos
    y ausente la sonrisa tierna y dulce.
    Dejaron de titilar los candiles
    en la obertura de una medianoche
    para darle paso a la súbita penumbra.

    Caminan con prisa los segundos
    para culminar primera vuelta al sol
    dejando evidencia de un sueño frágil
    en un manojo de crinejas agrisadas.

    La fuente de gotas acres está reseca,
    los esbozos de rocío están marchitos;
    del arcón salen a flote los pañuelos
    y con deseos de aprender a usarlos:
    ¡hoy quiero llorar por ti!

    A victoria exposito conde le gusta esto.