1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. A Rafael Nadal

    Ese gran español

    Constante en la victoria tras victoria
    luchó con tal valor quitando el cieno
    que a aquella inundación le puso freno
    y fue el manacorí de nuevo historia.

    El pueblo que lo lleva en la memoria
    lo admira por templado y por sereno
    y el vencido por él se siente bueno
    pues lleva al adversario hasta la gloria.

    Es épica su lucha y su destreza
    que aún, por su tesón, no tienen techo,
    mas lo que más asombra es la grandeza

    que adorna lo profundo de su pecho
    que a Rafael Nadal sobra nobleza
    para hacer del tributo su derecho.

    Salva González Moles
  2. "Amigo", "contigo"

    A veces, todo envuelto de tristeza,
    el día largamente se eterniza,
    el sol se ve cubierto de ceniza
    y llenos los jardines de maleza.

    No es solo lluvia fina en la cabeza,
    es algo más profundo, que enraíza,
    que encierra, no saber qué paraliza
    sentir una emoción o la belleza.

    Entonces se presenta, y de repente,
    alguna voz amable y dice "amigo",
    que inunda el alma entera en un momento;

    y vuelven los colores al ambiente,
    y luego de escuchar decir "contigo",
    el mágico igual eco de su acento.
    A Anamer, pepesori y E.Fdez.Castro les gusta esto.
  3. A papá,
    in memoriam.
    Aquella noche
    (Album de fotos)

    Qué habrá flotando por aquel ambiente
    que huele tanto a amor y a chimenea,
    qué habrá en mi corazón para que vea
    aquel lugar de forma transparente.

    Qué habrá en esas miradas de inocente
    que el mismo Cielo en ellas se recrea,
    por esos niños puede que se crea
    que Dios estaba allí pleno y presente.

    Qué habrá que todo salta de alegría,
    será la Navidad, o habrá una estrella
    que fúlgida ilumina como el día,

    qué habrá...; no he visto yo cosa más bella:
    jamás habrá canción ni melodía
    ni habrá noches, seguro, como aquella.
    A Anamer le gusta esto.
  4. "No olvides que el Dolor es
    la piedra de toque del Amor."

    Camino, 439.
    Josemaría Escrivá.

    Entre neones


    Anduve algunas veces por desiertos
    de angustias y de torpes ansiedades,
    acaso entre el color de las ciudades
    no vi los fuegos fatuos de los muertos.

    Cegado, con los ojos bien abiertos,
    y sordo del escándalo del Hades,
    no pude ver ni oír cuántas maldades
    maquinan los demonios encubiertos.

    Me fui de aquellas villas con infectas
    aceras, parecían ser perfectas
    sus calles, con alegres emociones.

    Me fui porque seguí los tibios haces
    de luz que da el dolor, los más veraces,
    y al punto se apagaron los neones.
    A Anamer y Bernardo de Valbuena les gusta esto.
  5. A Cristo N. S. crucificado estando
    o poeta no seu último momento


    Meu Deus, que estais pendente de um madeiro
    em cuja lei protesto de viver,
    em cuja santa lei hei de morrer
    animoso, constante, firme e inteiro:

    neste lance, por ser o derradeiro,
    pois vejo a minha vida anoitecer,
    é, meu Jesus, a hora de se ver
    a brandura de um pai, o manso Cordeiro.

    Mui grande é o vosso amor e o meu delito:
    porém pode ter fim todo o pecar,
    e não o vosso amor que é infinito.

    Esta razão me obriga a confiar,
    que por mais que pequei, neste conflito
    espero em vosso amor de me salvar.

    Gregório de Matos (1623-1696)


    Traducción adaptada


    Mi Dios, que estás pendiente del madero,
    en vuestra ley no quise yo vivir,
    ahora que en tu ley he de morir
    con ánimo, constante, firme, entero:

    y en este lance al ser el más postrero,
    al verme de esta vida ya partir
    es, mi Jesús, la hora de sentir
    lo blanda que es tu faz, manso Cordero.

    Qué grandes son tu Amor y mi delito:
    aquí tendrá su fin todo pecar
    y no tu buen Amor, que es infinito.

    Me obliga esta razón en Ti confiar,
    si por más que pequé, mi ser contrito,
    tan solo por tu Amor me he de salvar.
    A E.Fdez.Castro le gusta esto.


  6. Medidas desesperadas


    No vengas a buscarme, ¡pasa, pasa!,
    que amores tengo más para ser dados,
    y aún, con mis cabellos plateados,
    me queda entre sonrisas cierta guasa.

    Si vieras mi salud un tanto escasa,
    que sufre con los días más nublados,
    le pongo los remedios adecuados
    y cierro los postigos de la casa.

    Y dejo en las paredes los espejos
    que miro solamente con reojos
    no vaya a entretenerme en sus reflejos.

    Me aparto de tristezas y de enojos
    que sé de un gran artista que en bosquejos
    me pinta sobre el alma trampantojos.
    A Anamer, Pessoa y SHERIDAM les gusta esto.


  7. Entre Doñana y Sanlúcar


    El Betis se ha embadurnado,
    entre Doñana y Sanlúcar,
    y salobre ya es Atlántico
    porque lo abraza y lo acuna.

    ¡Ay niño, cuánto has penado,
    desde Cazorla en la altura,
    por las campiñas pasando
    de olivares y aceitunas!

    ¡Y qué mal augur te trajo
    la que es romana y moruna
    por no dejarte en tus brazos
    su callada arquitectura!

    Y, ¿qué no habrás tú pasado?
    ¡Cuánta penita la tuya
    si el Puente de Triana bajo
    te ocultó rayos de Luna!

    Andaluz por sangre y rango.
    ya sumida en la amargura,
    Andalucía son llantos
    porque el Betis ha pasado
    y ya no volverá nunca.
    A Oncina le gusta esto.


  8. Sanlúcar de Barrameda


    La playa de Sanlúcar a mí me sabe
    a sal de camarones y a yerba buena,
    con brisa de Doñana tierna y suave
    y estelas de caballos sobre la arena.



  9. Canzón de cuna pra Rosalía


    ¡Érguete miña amiga,

    que xa cantan os galos do día!
    ¡Érguete miña amada,

    porque o vento muxe, como unha vaca!

    Os arados van y vén
    dende Santiago a Belén.

    Dende Belén a Santiago
    un anxo ven en un barco.
    Un bardo de prata fina
    que trai a dor de Galicia.

    Galicia deitada y queda
    transida de tristes herbas.
    Herbas que cobren teu leito
    e a negra fonte dos teus cabelos
    Cabelos que van ao mar
    onde as nubens teñen seu nidio pombal!

    ¡Érguete miña amiga,
    que xa cantan os galos do día!
    ¡Érguete miña amada,
    porque o vento muxe, como unha vaca!


    Federico García Lorca


    Romaxe de Nosa Señora da Barca

    ¡Ay rauda, rauda, rauda
    da Virxen pequena
    e a súa barca!


    A Virxen era pequena
    e a súa coroa de prata.
    Marelos os como bois
    que no meu carro a levaban.

    Pompas de vidro traguían
    a choiva pol-a montana.
    Mortas e mortos de néboa
    pol-as congostroas chegaban.

    ¡Virxen, deixa a túa cariña
    nos doces ollos das vacas
    e leva sobr`o teu manto
    as froles da amortallada!

    Pol-a testa de Galicia
    xa ven salaiando a i-alba.
    A Virxen mira pra o mar
    dend`a porta da súa casa.

    ¡Ay rauda, rauda, rauda
    da Virxen pequena
    e a súa barca!


    Cantiga do neno da tenda

    Bos aires ten unha gaita
    sobre do Río da Prata
    que a toca o vendo do norde
    coa súa gris boca mollada.
    ¡Triste Ramón de Sismundi
    Aló na rúa Esmeralda,
    basoira que te basoira
    polvo d`estantes e caixas.
    Ao longo das rúas infindas
    os galegos paseiaban
    soñando un val imposíbel
    na verde riba da pampa.
    ¡Triste Ramón de Sismundi!
    Sinteu a muñeira d`ágoa
    mentres sete bois de lúa
    pacían na súa lembranza.
    Foise pra veira do río,
    veira do Río da Prata
    sauces e cabalos núos
    crevan o vidro das ágoas.
    Non atopou o xemido
    malencónico da gaita,
    non viu o inmenso gaiteiro
    coa frolida d`alas;
    triste Ramón de Sismundi,
    veira do Río da Prata,
    viu na tarde amortecida
    bermello muro de lama.

    Federico García Lorca


    Noiturno do adoescente morto

    Imos silandeiras orela do vado
    pra ver ô adoescente afogado.

    Imos silandeiras veiriña do ar,
    antes que ise río o leve pro mar.


    Súa i-alma choraba, ferida e pequena
    embaixo os arumes de pino e d`herbas.

    Agoa despenada baixaba da lúa
    cobrindo de lirios a montana núa.

    O vento deixaba camelias de soma
    na lumeira murcha da súa triste boca.

    ¡Vinde mozos loiros do monte e do prado
    pra ver o adoescente afogado!

    ¡Vinde xente escura do cume e do val
    antes que ise río o leve pro mar!

    O leve pro mar de curtiñas brancas
    onde van e vên vellos bois de ágoa.

    ¡Ay, cómo cantaban os albres do Sil
    sobre a verde lúa, coma un tamboril!

    ¡Mozos, imos, vinde, aixiña, chegar
    porque xa ise río m`o leva pra o mar!

    Federico García Lorca


    Danza da lúa en Santiago

    ¡Fita aquel branco galán,
    olla seu transido corpo!

    É a lúa que baila
    na Quintana dos mortos.

    Fita seu corpo transido
    negro de somas e lobos.

    Nai: A lúa está bailando
    na Quintana dos mortos.

    ¿Quén fire potro de pedra
    na mesma porta do sono?

    ¡É a lúa! ¡É a lúa
    na Quintana dos mortos!

    ¿Quén fita meus grises vidros
    cheos de nubens seus ollos?

    ¡É a lúa! ¡É a lúa
    na Quintana dos mortos!

    Déixame morrer no leito
    soñando con froles dóuro.

    Nai: a lúa está bailando
    na Quintana dos mortos.

    ¡Ai filla, co ar do céo
    vólvome branca de pronto!

    Non é o ar, é a triste lúa
    na Quintana dos mortos.

    ¿Quén brúa co-este xemido
    dimenso boi melancónico?

    Nai: É a lúa, é a lúa
    na Quintana dos mortos.

    ¡Si, a lúa, a lúa
    coronada de toxos,
    que baila, e baila, e baila
    na Quintana dos mortos.

    Federico García Lorca

    Madrigal á cibdá de Santiago

    Chove en Santiago
    meu doce amor.
    Camelia branca do ar
    brila entebrecida ó sol.
    Chove en Santiago
    na noite escura.
    Herbas de prata e de sono
    cobren a valeira lúa.
    Olla a choiva pola rúa,
    laio de pedra e cristal.
    Olla o vento esvaído
    soma e cinza do teu mar.
    Soma e cinza do teu mar
    Santiago, lonxe do sol.
    Agoa da mañán anterga
    trema no meu corazón.

    Federico García Lorca
    A Anamer y E.Fdez.Castro les gusta esto.


  10. I
    "Dios deseado y deseante..."

    Juan Ramón Jiménez.
    Deseado y deseante
    (La partida)

    Inquietud, ansiedad enamorada,
    rebullir interior, un viejo anhelo
    que hace todo azul bajo ese cielo
    en donde tiene puesta la mirada.

    Y llega, de repente, una jornada
    que es solo de horizonte y alto vuelo
    en que el dejar atrás es el consuelo,
    libérrima esperanza en la llegada.

    Entonces, cuando casi ya es memoria
    el tramo, y reencuentro con la Historia
    –esencia portentosa de un Destino

    de siempre deseado y deseante–,
    se arranca cada palmo a lo distante
    yendo hacia Compostela de camino.



    II

    Mística quietud
    (Peregrinar)

    Con mística quietud en el repecho
    un manto misterioso de verdura
    va creciendo en constante mojadura
    con el musgo, la hiedra y el helecho.

    Peregrino, de siempre, insatisfecho
    paso a paso en canchal y piedra dura,
    con sueños de lejana arquitectura
    que lleva en los pespuntes de su pecho.

    Pero al fin en la última colina,
    en los humildes henos se reclina
    acallando la fiebre que lo abruma;

    es tiempo descansado, y agradece
    la llegada, pues tocarlas ya parece
    las Torres de Santiago entre la bruma.


    III

    Íntima
    (Compostela)

    Andar entre su calle y su plazuela
    es todo intimidad hora tras hora,
    tal vez la pulsación dulce y sonora,
    matiz de la zanfoña o la vihuela.

    Quizás en el principio de una estela
    delgada haya una gaita añoradora
    que suene en los confines de la aurora
    y haga amanecer en Compostela.

    Llegar al Obradoiro y reclinarse
    pudiera ser lo mismo que asombrarse
    y absorto estar fundido con la Historia;

    o bien el transportarse algún milenio
    entrar en la explosión de luz e ingenio
    del Pórtico llamado de La Gloria.

    A Bernardo de Valbuena y E.Fdez.Castro les gusta esto.
  11. ... perro que no me deja ni se calla
    siempre a su dueño fiel, pero importuno.
    [...]
    Umbrío por la pena, casi bruno
    Miguel Hernández.
    Displicencias


    No me busques compases de alegría
    que muero lentamente solo y uno,
    con gruñidos de un perro inoportuno
    con un timbre de voz que conocía.

    Y transito en el filo, noche y día,
    de una espada afilada donde aúno
    el calor que sentía que ahora ayuno
    con lo amable vetado, y a porfía.

    Mis desvelos lo son desconocidos,
    degradados a ser obligaciones,
    que con vara amañada son medidos.

    Lo peor son la vacuas emociones,
    la enorme displicencia en los oídos
    atronando por todos mis rincones.

    A E.Fdez.Castro y Pessoa les gusta esto.
  12. Abrojos

    Nada existe más vacuo que la caricia ausente,
    que la boca cerrada, que una mano hacia abajo,
    que el vacío es inmenso si es del alma y no siente
    y ademas es alegre con gentil desparpajo.

    La sonrisa que hiere, la que muerde y se clava
    es como de aguijones si mordaz el semblante,
    que un insulto se frota y con genio se lava
    y la risa sufrida es pesada y cargante.

    En tan solo un instante se derriban los muros,
    se agosta la florcilla que amaneció dichosa
    y se vuelven los días de mil soles oscuros.

    Cuando llega el ocaso y la vida es tediosa
    y se pierden los brazos que de otrora seguros
    son los secos abrojos y una espina de rosa.
    A Pessoa le gusta esto.
  13. Voy a desnudar mi verso

    Voy a desnudarme del verso que con caricias me oprime
    dejaré de lado los puntos las comas los signos innecesarios
    dejaré fluir el verso torrencial de los neveros de abril
    para escribir éstos que lleguen junto a tu patria
    ahora convulsa ah la patria hermana ah la poeta hermana
    y te escribiré recordando las sombras de los días sin fin
    recordando aquel pasillo del hospital donde moría
    junto a otros más muertos que yo más ausentes que yo
    mas ay que tras revivir por instantes aquellos días
    he dejado salir mis fantasmas de nuevo al corredor
    y en un poema que encuentro a la vera del abismo
    y de pronto a la vera del abismo alguien me ha tocado
    el hombro asombrado de soledad y se asombró con el roce
    y tras el roce unas palabras menos que complacientes
    me han hablado de todo pero más que de todo
    me han nombrado a ese Ser que se es fin de todo
    del principio de la luz de los mares las plantas
    que es el medio el camino el final de los los hombres
    pero no de esa masa de hombres que no tienen nombre
    porque llama uno a uno y les mira a los ojos
    como a mí me ha mirado al leer tu poema.
    A Pessoa y SHERIDAM les gusta esto.
  14. Abyecta monoseima

    Confuso estará el cielo de tormenta
    del trueno de una voz que lo equivoca
    que el fuego que ha salido de esa boca
    de brasas del infierno se alimenta.

    Sonido horripilante que atormenta,
    la náusea en las heces la provoca,
    un rito de asco y cieno con que invoca
    al mal que a todo el Hades representa.

    Vómito y bilis negra con pestoso
    efluvio del azufre y gas metano;
    palabras de una abyecta monosemia.

    Salió directamente de ese foso
    tan séptico y satánico, del ano
    que así es de infeccio
    sa la blasfemia.
    A Drv le gusta esto.
  15. A Fulgencio Cibertraker
    Soneto del dos por siete

    La cosa es nunca hacer una promesa
    y menos implicando a algún soneto,
    que tiene el bravonel poco respeto
    con bulla siempre va, que algo le pesa.

    El fuego prende, al aire la pavesa,
    se extiende entre que acaba este cuarteto;
    ya huele a chamusquina en el terceto,
    lo tiene bien callado, no interesa.

    ¡Pues ea!, que el terceto ya ha venido,
    y mira hacia otro lado, con silbido,
    y aquí tampoco dice ni un direte.

    Con tufo llega el último terceto
    y no ha soltado prenda, el muy discreto;
    a ver si da la cuenta: dos por siete.