1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. `


    La ves...

    ...en ese pasillo,
    entre la sección de productos de limpieza
    y la de comida para mascotas.
    No estás seguro,
    quizás ella tampoco;
    y hasta te cuesta recordar su nombre.
    Su lugar en tu cerebro,
    un aula vacía: -el sol de mediodía
    mordiendo las ventanas,
    y como patética excusa: unos apuntes
    olvidados en una supuesta carpeta
    en un supuesto rincón de un pupitre.


    Lo siguiente: una falsa improvisación
    en forma de invitación para echar
    un partido de tenis
    (su chándal te dio la pista)
    Luego, unas cervezas pospartido
    y un beso en la prórroga
    bajo el marcador siempre
    amañado, en aquellos días, de la luna-


    Se acerca a ti y entabláis conversación.
    Dos vidas en 10 minutos.
    Su historia: dos niños con su mismo color de ojos
    y su misma nariz,
    una excedencia, algún roto incosible
    y un par de arrugas delatoras.
    La tuya: cuatro verdades a medias,
    varias sonrisas al techo
    más una docena de silencios
    bajo llave y con colmillos.

    Tu memoria empieza a funcionar
    a destajo, ese gesto,
    y comprendes por qué aquella excusa
    en aquel aula. Pero da igual,
    no es la primera vez que te ocurre
    (seguro que tampoco la suya)
    Y es que a veces la vida, cabrona
    como ella sola, en pleno centro comercial,
    te lleva a la sección de hipotéticas existencias
    u otras dimensiones.

    Y entonces, en esos momentos,
    solo te salva una de esas oxigenantes
    risas de entreacto,
    uno de esos silencios
    establecidos con la mirada
    (y que siempre son de mutuo acuerdo),
    o una llamada,
    (siempre más que oportuna)
    en el insensible móvil

    japonés de última generación...

    _______
    A Alarido y Troto les gusta esto.


  2. `

    Mi razón en realidad es muy normalita;
    caga, mea, folla, hace el amor,
    ríe, sonríe, llora, duerme, sueña,
    come, grita, corre (últimamente solo
    en la cinta de correr) y ve la tele.
    A veces se pone tonta
    y hasta escribe poesía.

    Mi razón, a menudo, juega a los acertijos
    conmigo y se hace la graciosa;
    o se torna agresiva,
    y enseña los dientes a otras razones
    de dudosa razón.

    Mi razón a veces tartamudea,
    y ambos dudamos si lleva la razón.
    Entonces tiembla, y yo la calmo.
    Le digo que no se preocupe,
    que ella me enseñó que la duda
    es la verdadera cuna de la razón.

    Mi razón otras veces sufre lapsus
    de memoria y tiene fiebre.
    Se dice agnóstica y de izquierdas
    pero le gusta la buena vida, sus excesos;
    se reboza en cierto clasismo moral
    y juro que alguna noche hasta la he visto rezar.

    Sí, mi razón cree en su propio dios
    aunque nunca niega unas cervezas
    y alguna sustancia o evento
    condenatorio con el diablo.

    Mi razón también a veces suda,
    se revuelve contra sí misma,
    se masturba y/o se autolesiona.
    Pero la muy cabrona en el fondo
    sabe lo que se hace.

    Y es que cuando se siente impotente
    o indefensa, la tía, coge y amenaza
    con largarse.
    Y yo me callo, no me queda otra,
    pues todo el mundo sabe
    que hasta cuando no se la puede comprender
    la razón siempre quiere
    (y suele) llevar la razón.

    La última vez que discutimos
    la amenacé con echarla de casa.
    Se hizo la ofendida, y me advirtió
    que nunca iba a encontrar
    otra razón tan guapa, racional
    y transigente como ella,

    ...que ella no es como los coches,
    que los puedes mandar al desguace
    y comprarte otro.
    Quizás tenga razón,
    y la tenga que soportar
    hasta el jodido día que me abrochen
    una camisa de fuerza
    o se me coman los gusanos...

    _______
  3. `


    "...La existencia es un arma de destrucción masiva
    en manos de un dios cinéfilo y terrorista"


    -me dijo la vieja bruja-
    sin quitar la vista a su adorado grial de litro
    en tetrabrik: "¡Sangre de Cristo!" -según ella-
    ...Y reía, y reía, luciendo un par de dientes
    náufragos, como si escupiera el apocalipsis
    en versión tragicómica/serie B,

    "...el arco iris viene con el pack, o no"

    4 Phantoms (u ovnis) a reacción cruzan hoy el espejo
    propulsados por el suave combustible
    molecular del amanecer.
    Entre sus ángulos muertos
    y emocionantes curvas de luz
    descubrimos cierta verdad deslumbrante...

    16 Phantoms ejecutan ahora acrobacias
    ante algún agujero negro del cristal
    (terriblemente hambriento
    a estas horas del día)

    Te acercas a mí. Tú también puedes verlos.
    Son las 3. Afuera, la pegadiza sintonía
    inaugura el informativo:

    - Joven hindú es ejecutada por sus violadores camino
    de la comisaría. -Células de rana verde africana usadas
    en nano-biorobots inteligentes para aplicaciones futuras
    múltiples. -Koalas en las cunetas australianas piden agua
    a los conductores huyendo de una cadena de incendios
    nunca vista. -18 adolescentes muertos a tiros en USA por
    otro adolescente, neonazi, con acné, subfusil de asalto y
    gafas grandes (demasiado grandes y antiestéticas para
    la ahuevada morfología de su cabeza) -20 o 300 árabes
    aplastados en una manifestación anti-USA... Vieja y loca
    vaca persigue tres kilómetros al camión que lleva a su
    cría hacia el matadero (...Pero 4,15 segundos después
    tu vida olerá mejor gracias a este perfume elaborado
    con la mágica esencia de algún crepúsculo cazado a
    traición en las idílicas y excitantes costas mediterráneas)


    ¡Qué horror!
    ¡Qué horror! (repites)
    Tus ojos yacen, justo en este momento,
    ausentes -como clavados en el infinito-

    ¡Dediquemos dos sublimes
    e hipergigantes lágrimas por las violadas,
    los tiroteados, los aplastados, las vacas heroicas
    y sus crías. los koalas y por el asesino adolescente
    de las gafas grandes y cabeza de huevo!

    ¡Y escribamos un bello e inolvidable poema a su memoria!

    ¡Y follemos salvajemente en nombre de la paz
    y la solidaridad mundiales!

    ¡Y gritemos a viva voz
    en cada pasillo del Centro comercial,
    en cada calle,
    en cada centro de trabajo,
    en cada rincón del universo
    y bajo cada mueble de casa!:
    ¡Muerte al lado oscuro!
    ¡Gritamos por un mundo más justo y feliz!
    ¡...Quizás hasta resplandezcamos cual sardinas de grafeno
    junto a los tulipanes más rojos
    y ultra-amados-odiados de la Red!

    Pero, oye tú, Jesús, Buda o Atavey
    -diosa rana de los mares y la luna-:
    ¿Decidme por qué el dulce licor del diablo,
    la muerte prematura y dolorosa?
    ¿...y por qué la podredumbre de los cazadores
    o el algoritmo necio de la roca?

    Amor, abrázate a mí, ...que el espejo podría explotar
    en un solo instante
    ante tanta mierda urticante entre bastidores,
    ¿sabías que los espejos a veces
    explotan sin avisar?

    Uno de los Phantoms vuela ahora bajo.
    ¡Aprovechemos para lanzar
    nuestras últimas bengalas al cielo!

    El Phantom (u ovni) aterriza al nordeste de tus muslos.

    Sube tú primero, cariño; y acomódate,
    que el espejo es largo de cojones.
    Intenta dormir. Mañana atacaremos,
    pero esta noche recemos sobre las nubes
    por nuestra salvación
    al nuevo (y auténtico) dios del change.org.,

    de las brujas ebrias y los koalas...

    _________
  4. `

    A veces ocurre que el mundo gira alrededor
    de una postrera pizza cuatro estaciones (tamaño familiar)
    sobre una pequeña mesa de salón,
    entre un desangrado y agonizante ejército de cerveza,
    whisky y cocacola; un cenicero que amenaza
    con hacerse cordillera y un par de bolsas vacías
    -en las que antes cupo un gramo de cielo en polvo
    procedente de algún ejemplo de paraíso terrenal
    fallido-

    Un tipo ebrio junto a otros tres seres igual de ebrios
    con las pupilas como soles
    que detienen la obligada rotación del planeta,
    dejando a la luna en espera durante 48 horas.

    Donde la prehistoria es el día que su amor definitivo
    le dejó por su amor definitivo.
    Donde una pandilla de ilusos treintañeros
    siguen creyendo en el día H del mes uno
    del Año de la cabra,
    y en que otro día de estos los mares se van a abrir a su paso
    con solo mojarse los labios
    y entornar estudiadamente la mirada.

    Una banda de entrañables idiotas creyéndose
    amos del tiempo, domadores de abismos
    impermeables a lanzallamas sociales y ultimátums
    de tormentas definitivas, que vienen acompañadas
    de fondo por alguna banda sonora de canciones
    electrocardioscópicas de autores igual de idiotas.

    Creyéndose los James Dean que sabrán frenar
    a tiempo de su generación,
    más listos que el chaval agobiado e imberbe
    que trajo la pizza en su moto quinta mano;
    ... los protas de la peli,
    los legítimos Señores de algún zodiaco
    o universo paralelo, a esa franja horaria
    en que la coherencia y los vecinos dicen basta,

    y al ir al baño el espejo se empieza a reír de ellos,
    y por el grifo del lavabo se escapa
    algún monstruo aguafiestas
    con la cara de sus viejos, de ese/a ex
    (reconvertido/a en estatua de hielo) o de alguien
    con sus mismos rostros años atrás,

    disparándoles verdades carnívoras
    y misiles de realidad entre ceja y ceja,
    justo al centro de todo aquello
    que aún pudiera conservar un mínimo atisbo de lucidez
    y cordura a esas inescrutables horas
    de un glorioso fin de semana cualquiera...

    ________
  5. `

    Seguramente
    la llama surge ese día
    en que uno descubre
    al muchacho que nunca vio
    pero a quien se le heló
    algún chip vital anti-futuras
    dunas carnívoras,
    en la intemperie,
    fruto de la exclusión
    de la manada.

    O con la muchacha que solo
    pudo comprar su gajo de sol
    con la divisa
    fácil, pero en realidad no tan fácil,
    de su vagina.

    Quizás, al descubrir la/su máxima humanidad
    a segunda vista en un perro
    o en el túnel lumínico
    tras los ojos de un pájaro, un simple pez
    o un indomable felino.

    O cuando, al pillarse la conciencia
    con los cajones de la memoria
    y del fin del miedo
    -o con una canción olvidada
    hoy a 45 big bangs/por/minuto
    las contradicciones de su hígado
    y de su piel-

    Entonces uno decide
    coger por las pelotas
    un billete de ida al silencio,
    al redil, un portaaviones
    o un bolígrafo

    repleto de tinta kamikaze.

    Y ahí...
    ahí empieza todo.

    _______
  6. `

    132 poemas,
    un saco de mosqueadas y desperdiciadas endorfinas
    me aprietan la médula
    y me ha salido metaplasia en eso
    que algunos llaman alma.

    En un aburrido rincón de mi cerebro:
    una turba de sabios resbalándose
    y chocando entre ellos sobre una pista de patinaje
    de hielo bacheado.

    En su parte trasera,
    como en las aguas del Mediterráneo
    o en el campo base del Everest
    hay un vertedero de basura amontonada
    (donde ya no cabe ni una bolsa más)

    Y sin resolver: una ecuación de tres páginas
    dobladas en una antigua agenda
    para descubrir la fisiología del amor
    en todas sus caóticas vertientes.

    Paseo por la calle.
    En un cartel, un tipo atractivo
    con cierto brillo demoniaco en las pupilas
    me quiere convencer de que le vote.
    Me pongo nostálgico -en la siguiente calle-
    frente al escaparate de lencería del Corteinglés.

    El asfalto de Madrid hoy amaneció llovido.
    Una brigada de pájaros picotea en las aceras
    lágrimas y restos de realezas y cíclopes devorados,
    caídos durante la última noche.
    Paseo con mi perro. Enciendo un cigarro
    mientras maquino una infalible estrategia
    para vengarme del mundo.
    (Mi tropa de fieles y queridos fantasmas me siguen,
    bostezando, como siempre a estas horas,
    unos pasos detrás)

    Ahora suena el móvil
    -de tono un viejo tema de The Waterboys-
    Pierdo el hilo de un verso absurdo
    que se me acababa de ocurrir.

    Entro en un bar de la Plaza.
    Pido una cerveza y un bocadillo de calamares.
    La camarera rusa ¿o del sudeste de Sidney?,
    "...de los extrarradios de Marte" -concluye-,
    me sonríe.
    Bart me espera fuera, (las gentes y bares de mi país
    aún no están a su altura)

    Salgo.
    Bart mueve el rabo frenéticamente.
    Vuelve a sonar el móvil.
    Vuelve a salir el sol.
    Reseteo.
    Sonrío.
    Poema 133...

    ______
    A Alarido le gusta esto.
  7. `


    ¡Prefabrícame!

    ¡o prefabricadme dos alas negras!, plegables y de espejo -anti-sol
    y astros prepotentes- que no arañen ni asfixien a los viajeros de la línea 1
    del metro en hora punta; que no pesen demasiado o se abran
    sin avisar en la oficina, en el súper o en el sofá de polipiel cuando el amor
    que me moja éste u otro sábado navegue en rítmicas y divertidas
    condiciones de altamar y tornados varios sobre mi pelvis
    (y sobre mi torpe y agujereado espíritu su resaca)

    Desencóstrame el petróleo de mi trozo de playa excoralina y menguante
    que salpica y anega mis nativas alas: esas que me permitían caer en picado,
    morder a las sirenas y comerles una ración de aleta o la punta de la nariz
    cruda -mojadas en salsa de soja-, y disculparme después por el atrevimiento
    y mi hambre. Jurarlas que será la última vez y sellar el juramento
    de dedos cruzados con un beso con lengua y dientes,
    de esos que preparan el terreno y que, aunque se juren sobre la biblia,
    en realidad nunca son de fiar y siempre, siempre quieren más.

    Desconvénceme de los sueños que quitan el sueño, que me condenan
    a tener que proteger mi hábitat de especies extraterrestres e invasoras,
    a defenderlo de gnomos que devoran teléfonos, señales de humo,
    códigos morse y sellos con errata, ... de estatutos sin caricaturas
    de tipos grandes, viejos, solitarios y sin afeitar como osos somnolientos,
    celebrando el 15 cumpleaños de su vieja gata que se cree perro,
    que a su vez se cree tipo grande, viejo, solitario y sin afeitar
    (y con derecho a ser caricatura de estatuto)

    Desintégrame de integraciones que desintegran mis huellas adictas
    a hormigueros contra el miedo, la sumisión y las tarifas planas.
    A salidas de emergencia entre el fuego cruzado y a lluvias cabezotas
    sobre selvas y desiertos grises. Provéeme de máquinas de café
    en cuartos escondidos de hospitales blanco oscuro como la cal,
    de polillas cuánticas, de orgasmos compartidos y confluyentes
    en Titanics biplaza a las afueras, de explosiones en los adentros
    cósmicos, de payasos con hígado graso y/o de poesía sin olor
    a solvente franquicia de dentista.

    Resúrgeme,
    y álzame un castillo (o mejor un palacio) a cada golpe de ola,
    una luna en la que desaterrizar cada lunes. Invéntame una eternidad
    con sus muslos, un ventilador y la piedra filosofal de un mechero
    (y que de paso quepa en el compartimento de la fruta en la nevera),
    un PIN que despierte a los muertos, otro PIN que despierte a los vivos;
    un apocalipsis en chupito, un país que no apriete. Y también un héroe
    que no se me rompa cuando engorde, un dios que se deje ganar
    al póker o una razón que me caliente la cama. Hazme, tú, aquel, aquella;
    yo -desconocido y viejo niño de ojos marrones o azules (y perdidos)-,
    una razón.

    ¡Tan solo hazme/hacedme alguien una razón...!

    ___________




  8. Una tarde de julio.
    Despido voluntario y fulminante.
    Finiquito urgente. Depósito lleno.
    Un gramo de la buena
    en alguna granja tapadera
    del viejo edén militar.

    Juventudes y menos juventudes
    tormentosas y plenas.
    Cinco canciones rockabilly
    en el radiocassette: bucle sonoro
    durante siete horas de viaje.

    "Camarero sírvanos
    el mejor bourbon de Texas.
    Brindaremos porque ayer
    nos separó ella
    y hoy nos une esta botella ..."


    Dos amigos y una luna cómplice
    dirección Vigo. Tornado de risas,
    sueños a medio cocer
    y melancolías al dente.

    Dos sirenas en vaqueros
    haciendo auto-stop.
    4 cafés mañaneros. Playa de Samil.
    Book fotográfico entre transparencias y salitre.
    Una mansión abandonada y
    amor travieso de un solo día
    (el de verdad quedó en casa)
    Al anochecer: un ¡nos escribimos!

    Fernando, allá donde estés, tú sabes que ocurrió
    (en realidad yo ya no estoy tan seguro,
    pero qué más da)

    "... el mejor sitio para dos pillos
    que vivieron sus días con el dedo en el gatillo.
    Me conocerás por mis botas de montar,
    te conoceré por el negro Cadillac ..."


    (¿Cadillac u Opel Corsa?...
    no lo recuerdo)

    Y jóder, ¡qué puta pelota es a veces la luna!

    _________

    A Fernando

    (entrecomillado: trozos de las canciones "Bourbon"
    y "pandilleros" de Dinamita pa``'los pollos)

  9. `

    ¡Sorprendente! descubrir un día
    que los gatos (sí, esos animalitos
    que nunca sabrán utilizar internet)
    se inventaron (aun sin ellos saberlo)
    para ser mimados, alimentados,
    y queridos por sus peligrosos
    e inestables vecinos humanos.

    Y claro,
    ¿cómo entonces aceptar que uno existe
    para ser protegido y amado por quien
    (otras veces) le castra, se lo come
    o endosa una salva de perdigonazos
    por puro aburrimiento en su lomo,
    (o, si apunta bien, en plena cabeza)?

    Y es que dios, o como se llame, no olvida
    inyectar a sus cachorros predilectos
    su vacuna trivalente
    contra la clarividencia, el sentido común
    y los finales felices,
    ni procurarnos un hábitat acogedor
    en esa charca amparada por fértiles
    nubes para nuestro desarrollo evolutivo
    e idílica industria multifamiliar.

    Nos regala el sol, el baile de las hojas
    a merced del viento, el rock urbano
    y los picardías de seda
    con (como quien no quiere la cosa)
    encajes rosas y tacto "made in el Paraíso",
    -alguna balada melosa, también-

    y, alegre, nos suelta como gaviotas al temporal,
    a las deslumbrantes trolas hollywoodienses
    y a playas llenas de simpáticos cangrejos rojos
    que sonríen con sus negros
    y condescendientes ojos,
    mientras los hervimos con arroz
    y perejil a la temperatura del infierno.

    Gatos y humanos ronroneamos
    mientras dura nuestra dicha,
    hacemos saltos imposibles, y hasta caemos de pie
    (alguna vez) en plena traslación y rotación
    de nuestro resbaladizo
    y abombado hogar planetario,
    ... aunque a menudo (casi siempre)
    acabamos maldiciendo nuestro mal cálculo
    ante el aterrizaje fallido.

    Pero aun así nos revolvemos,
    heridos, envueltos en barro.
    Con la fuerza del orgullo mordemos el aire
    y a quien se nos ponga delante.
    Nos incorporamos como aves Fénix,
    cual lava rebelde entre la roca del destino,
    como ludópatas
    cuya apuesta excede su liquidez,

    unos, recompensados
    con sus siete (aunque cortas) vidas,
    otros, con una guay y eterna,
    mas condicionada a que a su primo...
    (ese drogadicto, bisexual y jodeplanes
    de diablo) nunca ¡ni agua!

    _________
    A TARDE GRIS y Líricodetrito les gusta esto.
  10. ´

    Y media vida preguntándote
    un sentido, qué ecuación,
    qué algoritmo te salvará
    de la debacle, del oscuro vacío,
    de esa indeterminada noche que acecha.

    Media vida removiendo el puzzle
    latente, travieso de la existencia.
    ¿Dónde la certeza, la felicidad?
    ¿Quizás entre muelles de prozac,
    o en barras de bar como playas salvajes,
    eternamente vírgenes
    y esclarecedoras de la sabiduría?, ¿acaso
    butrones contra las blindadas cerraduras
    del alma, citas trending topic
    sobre una pantalla, banderas por vena,
    consejos paternales entre naftalina...?

    ¿o, simplemente, lecturas en infusión
    acerca de desiertos urbanos adictos al escalofrío?,
    ¿sprays anti-sueños?, ¿mansedumbres
    a media jornada?, ¿amaneceres místicos
    en la falda del Everest u ocasos+chill out
    &MDA en el Café del Mar de Ibiza...?
    (¿o quizás, en las infalibles velas
    de la abuelita al Santo?)

    ¿Puede que tu primer bien inmueble,
    o tu último verso?
    ¿puede que ese bebé,
    apretando mágicamente con su blanda manita
    tu dedo índice?
    ¿Será el señor de barbas blancas
    la luz cegadora/reveladora
    y el "Blowing in the Wind" o el silencio el PIN?,
    ¿tal vez tus 5 euros mensuales contra la nada
    que engorda antiestéticamente las barriguitas
    a granel del tercer mundo?
    ¿o en su defecto, el lamido de un cachorro
    en tu cara?. Incluso el trueno nocturno
    que te devuelve la respiración
    ante la campeona mundial de las pesadillas;

    ¿o a lo mejor, a lo mejor será su aliento,
    su hambrienta lengua, llamando
    distraídamente
    a los arcenes de tu braguita?,
    ¿... o su culo, joven y duro,
    frotando a traición, con suave ritmo arácnido,
    tu sorprendido y colgante alien radioactivo
    (esto último, a ser posible, disfrazado de amor
    biplaza, al galope de corceles blancos

    y envuelto en aroma a pino y mousse de sirena
    con perdices "made in el país de las Hadas"
    o en la bucólica y remasterizada
    estepa de, por ejemplo,"Doctor Zhivago"...)?

    El atardecer se despide con una sinfonía
    de brochazos, a modo de inconexas
    respuestas, en cien tonos rojos;
    mientras, el viejo Sigmund se parte de risa
    tumbado sobre su ancho y mullido sillón,
    entre nubes de nieve tropical,
    desde su iridiscente buhardilla

    en el más allá.

    ________
  11. `

    Juegan dos gatos sobre la alfombra,
    evidentemente, ajenos
    a la ausencia de su otro hermano
    (Blanquito, el más cariñoso, nació con la noche acariciando a pisotones
    su pequeña vida)

    El sol intruso, pero poderoso, de octubre
    amenaza con explotar la puerta entreabierta,

    la ventana -con netflix- sobre el mueble de cristal
    me cuenta las novedades destacadas de mi mundo en HI-FI
    & on line.

    Factores combinados del momento me traen a la memoria a aquella chica
    (...a aquella atractiva y dulce chica amante de los gatos),

    porque para ser sinceros hubo más de una chica amante de los gatos.

    Y es que en el mundo han existido tantas chicas (amantes de los gatos)
    y tantos Luises como para, poniéndolos tumbados y cogidos
    entre ellos de los tobillos, hacer un puente hasta la luna;
    tantas chicas (amantes de los gatos) y tantos Luises como pepitas de oro
    en cualquier río virgen
    antes de la Conquista del Oeste,
    y más que bisontes abatidos en dicha época por mera diversión
    por los colonos de bajo coeficiente sensible e intelectual
    (la inmensa mayoría...)

    Y no es por nada, pero que se jodan los colonos.

    Ellos no están ahora aquí, en este instante,
    disfrutando de una cerveza fría como las noches boreales de Noruega,
    viendo a dos gatitos supervivientes
    peleándose de broma sobre mi alfombra,
    y frente a una tele cojonuda,
    al alcance del 29% de habitantes de este planeta.

    Tampoco follaron con ninguna chica amante de los gatos
    entre burbujas y profiteroles, mientras sonaban los Queen
    en la minicadena de aquel chalecito sin sombras
    ni crudas aritméticas en futuro de la sierra,
    y por supuesto ni de coña imaginaron que poco más de un siglo después
    los furtivos matarifes de bisontes americanos se enfrentarían
    a multas de miles de dólares
    y a penas de cárcel (aunque en realidad eso casi solo ocurre
    en USA, pues la mayor parte del mundo
    no ha cambiado demasiado)

    Lo dicho: el sol sigue empujando la puerta,
    los gatos se cansaron de la alfombra,
    hace mil años que no sé nada de aquella chica,
    y
    (por dar un final medio lírico a este extraño poema)
    una masa nunca vista de nubes negras
    asoma hoy, como el mimísimo infierno,

    por el maldito horizonte.

    __________
    A Alarido le gusta esto.
  12. `


    Mi superhéroe se está haciendo viejo
    aunque no lo reconozca.
    Con el tiempo se ha ido acostumbrando a la caída libre,
    tiene lagunas de memoria
    y le falla el rayo láser de los ojos a corta distancia.
    Ha cogido cariño al barro,
    al sueño reparador y a dejar las heroicidades
    bien dobladitas bajo los jerséis.
    Sus gustos generales, eso sí, han cambiado poco:
    le siguen tirando el punk-rock, las primaveras madrileñas
    y los inviernos junto al mar;
    contemplar la dinamita de la juventud y los ocasos rosas
    desde las cornisas de los tejados,
    mientras comparte con las discretas gárgolas
    unas cervezas, una charla trivial y un par de cigarrillos
    bajos en nicotina.

    En realidad se ha vuelto un vago de cojones,
    pero aunque no lo creáis, aún conserva parte de sus poderes.
    El muy cabrón me sigue recordando que estamos
    para algo en el mundo,
    que aunque no lo cambiemos sustancialmente
    ni acabemos con todos los malvados
    siempre queda una línea roja que gritar,
    una Lois Lane que asistir,
    una injusticia flagrante que atender.

    Mi superhéroe y yo ya casi ni hablamos.
    Cuando discutimos le digo que él es el superhéroe,
    y yo solo soy un insignificante mortal,
    que no me cuente películas, que es un farsante,
    pues los superhéroes no existen.
    El listo me pregunta
    que dónde quedaron mi capa y mis ansias de volar,
    le explico que colgadas
    en alguna vieja habitación con vistas a las nubes
    o en algún ex-jardín (hoy recalificado y con exceso de cabida)
    Me amenaza con denunciarme a la liga de superhéroes,
    convertirme en otra gárgola
    con la que beber, charlar y echar unos cigarrillos,
    y con que el humo del tabaco y de los trenes antiguos
    me explote en los pulmones.
    Ante su regañina opto por invitarle a unas rondas,
    quizás con suerte le pueda emborrachar
    (y a ver si así se estrella de una puta vez
    y deja de molestarme)

    _________

    AMIGO LEONARD


    Sí, amigo Leonard, no te enfades,
    en realidad te utilizamos vilmente.
    Ni siquiera nos gustaba demasiado tu música
    (éramos más de Mercury y luego de Strummer)
    Pero sí, no lo niego, nos eras útil
    para resquebrajar los diques delgados
    y suicidas de las chicas en esa edad que a las chicas
    les comienzan a apretar
    los ríos de verano, como los nuestros,
    igual de insistentes y furiosos que los suyos.
    Sí, Leonard, solo eras una herramienta más,
    un destornillador que sacaba los tornillos
    sin apretar de aquellos escudos invisibles
    sobre su piel y sus muros de algodón ajustados.
    Pero no, no te compares al vómito dulcemetálico
    de esas guitarras insolentes,
    o a la arritmia que nos regalaban las salvajes baterías.
    Tu voz, vale, tu voz era especial. El tocadiscos
    la expandía como un bisturí de estrellas
    que inyectaba su droga intravenosa en nuestros cuerpos.
    Y sí, también es cierto que se mezclaba
    con el oro marchito de la coca cola seca
    y con el atlas de semen muerto,
    mas alguna lágrima de adorno
    descuidada, sobre el viejo colchón común
    de aquel piso encima de la carnicería.
    Pero, te repito, viejo Leonard,
    tampoco te las des de importante.
    Porque tú sabes que todo eso en el fondo
    era mentira, que todo es mentira.
    Entonces tú ya sabías que la juventud
    es un tigre hambriento con el corazón de peluche,
    y la poesía, la flor fugaz que destila la tormenta,
    la jodida gravedad de cierta raza de inadaptados.
    Y es que tú, tú y tu música
    os quedasteis pegados junto al humo
    de esas paredes (hoy seguro repintadas
    una docena de veces), y también en la tela
    de ese sofá y esos sillones cómplices
    que acabaron sus días en cualquier basurero
    que probablemente ya tampoco existe.
    Y después, después vinieron otras notas,
    otros pisos, otros muros, otros demonios...
    Universos que surgían, se expandían
    y chocaban entre sí;
    incontables universos, que implosionaban
    y luego se transformaban o se apagaban para siempre
    (llevándonos a nosotros con ellos)
    ¿Recuerdas cuando nos crecían pantallas
    con fondos de mar y colores imposibles
    en la mirada, hasta que se fundía
    la última bombilla de la luna de turno?
    ¡Qué puta broma debe ser la vejez, compañero!
    Y hoy, con mis botellas de metáforas
    resistiendo estoicas y en fila en la nevera,
    y en pleno aperitivo de la derrota final,
    debo reconocer que cuando un día
    alguna emisora o la tele vierten tu canción,
    tu voz, al aire,
    joder, se me congela y me arde a la vez
    algún líquido desconocido que llevo en el cuerpo.
    Pero ya te digo amigo Leonard, tampoco te lo creas,
    que no eres el único. Aunque eso sí,
    no lo dudes, viejo cabronazo,
    ...Tú, Leonard, eres uno de ellos.

    __________

    SUPERHÉROES II


    El ultratímido Hombre Invisible
    se ha unido a la acomplejada y obesa Masa,
    (Ant-Man está hasta los huevos de que le pisen)
    Los tres han llegado a un acuerdo
    con el bipolar Supermán, el fiestero de Batman,
    Wonder Woman y el pegajoso Spiderman.
    Resulta que se han hecho viejos, unos jodidos maniáticos
    y tampoco encajan en internet.
    Han asumido que el bien no tiene futuro.
    Los productores de Hollywood les ningunean
    y dan sueño a los quinceañeros de ahora.
    El hip hop y el reaguetón les produce gastroenteritis,
    ya casi no quedan rubias platino
    mínimamente interesantes que salvar ni metrópolis
    que merezca su esfuerzo.
    Los X-Men y cuatro pringados más
    les han recluido en las estanterías
    de viejos coleccionistas asexuados y marginales.
    Pero aún les queda un ápice de orgullo
    y no se van a rendir tan fácilmente.
    Han decidido dar el último golpe.
    Y es que la mediocridad humana
    avanza a pasos gigantes.
    Ya no valen músculos extraordinarios
    ni trajes hiperceñidos y antibalas,
    a nadie impresionan ya
    sus terribles rayos láser oculares,
    aterrizar aviones estropeados ni vacilones
    vuelos a 500 y pico km/h entre los rascacielos.
    Los viejos cánones huelen a podrido
    y los nuevos necesitan urgentemente
    de inteligencias artificiales.
    Mis amigos han decidido hacerse animalistas
    y ejercer la dictadura de la empatía y el sentido común.
    A partir de ahora no se van a andar con florituras
    ni tontas batallitas de cómic .
    Van a exterminar sangrientamente a todos los hijos de puta,
    también a los fantasmillas con móviles caros;
    (...y de paso a las casposas monarquías mundiales,
    a los chinos comeperros, a los neofascistas,
    a los fundamentalistas árabes, a los caciquillos tropicales,
    a las asociaciones de prensa rosa, a las de caza
    y al GOP enterito)
    Por de pronto han reducido a cenizas
    el Vaticano, la Casablanca, el Kremlin,
    la muralla china, el Parlamento británico,
    la OPEP y la plaza de toros de las Ventas.
    Van desintegrando a todo idiota que se cruzan
    por la calle (y también a sus acompañantes),
    y cada cien desintegraciones se toman
    un par de cervezas en algún bar cutre de barrio.
    Según las últimas estimaciones oficiales
    en diez u once meses el planeta Tierra
    será aceptablemente habitable.
    Me han preguntado si me unía a ellos,
    les he contestado que casi que no,
    que si me desintegran a mí tampoco
    sería tan grave, que la vida ya me ha dado
    más de lo que merecía.
    En las noticias dicen que a los superhéroes
    se les está yendo un poco la mano,
    y las cadenas ponen a todas horas
    el humanicidio junto una vergonzosa
    y nunca vista cantidad de spots publicitarios.
    Creo que me voy a comprar una tele con el doble
    de pulgadas. Estoy feliz. Hace décadas
    que no veía Madrid a las 9.00 h
    tan limpio y con tan poco tráfico.
    Los semáforos están echando flores. Por fin
    los gatos gobiernan el Consistorio municipal
    y lo celebran, con barra libre, en las antes caras
    y pijas terrazas del Pº de la Castellana...

    _________

    DE GORRIONES, TOCINO Y LA VELOCIDAD DE LA LUZ


    De entre mis múltiples observaciones existenciales

    hoy deduzco:

    que los gorriones de ciudad son más osados
    que los de campo (sobre todo
    a la hora de invadir y robar
    comida en las terrazas de los bares),

    adaptándose mejor al medio extraño
    y empatizando en mayor medida
    con especies diferentes a la suya.

    Que el lobo feroz, el oso amoroso
    y el elefante glotón
    son radicalmente exterminados,
    de común acuerdo, en ambientes rurales
    no protegidos,
    al igual que cualquier ente natural
    que interfiera de forma inmediata
    en los intereses del jefe humano.

    También, que el pan de pueblo está más rico
    y es más sano. Que ahí no existen
    miniperros con bufanda ni jerséis,
    y sus pintores y poetas son retratistas
    encarnizados y líricos hasta la extenuación
    de su entrañable hábitat
    (o que en el campo el feminismo resulta
    castrante y atenta contra el entramado
    supervivencial de la feliz familia sapiens)

    ...Pero por otro lado, el tiempo,
    visto a largo plazo, es más próvido
    cuando corre más despacio.

    Asimismo, y sumergiéndonos en latitudes
    de carácter biosociológicas,
    se diría que las apreturas demográficas,
    la polución atmosférica y el stress,
    a pesar de la apabullante y superboba
    publicidad reinante, exprimen
    más las neuronas,
    aunque a la vez complican y acortan la vida
    (pues el paraíso rural tiene más efectos
    conservantes que los ultraprocesados
    para microondas del jodido carrefur)

    Lo cual, matemáticamente hablando,
    nos llevaría a que X e Y son E.T. y el dinosaurio,
    que uno tiende al infinito
    y otro se duerme en él.

    Y finalmente, expuesto de manera más sencilla:

    que los gorriones de pueblo nunca probarán el sushi,
    y aún menos escucharán
    un concierto de los ACDC
    disfrutando de una bonita sesión de sexo oral
    sobre el hocico arrugado de una gárgola
    de casi 200 años, colocados hasta las cejas
    de monóxido de carbono y NO2

    gratis bajo la luna.

    __________

    MAGIA


    Magia, es sacudir las nubes y hacerlas nevar
    a voluntad y capricho
    sobre el alarmante recalentamiento del motor de tu mente.

    Es bailar cariñosamente con lobos arrugados y sin dientes.
    Respirar sin oxígeno y dormir con fantasmas
    que no te rozan en agosto, pero te abrigan como mullidos
    edredones o fieles amantes en cada una
    de tus bancarrotas invernales.

    Magia, es un autobús (o un tren de cercanías)
    sonriente y con legañas
    que te espera todas las mañanas, en el mismo cruce,
    a la misma hora, en la misma estación;

    o el dibujo de una nave supersónica contigo dentro,
    diseñada durante los diez minutos mágicos de desayuno
    por alguien, que quizás hoy (primer lunes de julio),
    te echa mucho de menos.

    Magia, es también descifrar mapas invisibles
    y galaxias trasnochadas con el revés de los ojos;

    es el eco celeste de la ducha, la lipotimia
    en el momento justo de algunos,

    y reconstruir alas de cera, círculos de sirenas cojas y aeropuertos internacionales
    a golpe de tormenta
    sobre una ex-playa o un ex-jardín
    (ahora solares alfombrados por millones
    de cristales rotos, magnéticos y unicolor)

    Magia son los superpoderes de una madre,
    las lágrimas del monstruo, la arquitectura de tu ser...
    y unas manos firmes que alzan cielos de ladrillo
    o cierran como hipopótamos cabezotas hemorragias.

    Es la mosca coñazo que inspira a mi amiga Rosa
    y el perro imaginario de mi amigo Marius.

    La voz de un artilugio de madera, la paciencia de un árbol,
    Madrid anocheciendo, o la luz espía
    y en diferido de una estrella sin credenciales
    ni puntas cualquiera.

    __________

    UN GILIPOLLAS FRENTE A MÍ


    A veces en el espejo
    aparece un gilipollas frente a mí

    que me dice que en mis poemas no debo abusar
    de la palabra gilipollas.

    Me aconseja que me mantenga fuerte
    e impasible ante las duras
    e injustas inclemencias de la vida
    pues todo tiene una razón de ser.

    También dice
    que los niños del coltán congoleños, los utópicos,
    los abuelos enrollados y las mascotas van al cielo,
    y entran por la puerta principal (esa que está alfombrada de flores
    y donde los ángeles te hacen la ola);

    que los médicos de cabecera son sabios incomprendidos,
    los fontaneros, artistas mal pagados
    y el tiempo lo cura todo.

    Me recomienda que ilumine mi espíritu
    de positivismo y reduzca mi dosis de humo,
    cerveza, sedentarismo y stress,
    que no toque el claxon a los conductores tortuga
    y nunca pase de 120 por hora,

    ...que me aprenda de memoria "¡Qué bello es vivir!",
    perfume mi existencia escuchando viejos temas de los 70
    o aplaudiendo salmones en Alaska,

    y de paso practique mindfulness, sexo con amor,
    y cuando no pueda dormir
    pida deseos a las estrellas fugaces.

    Me cuenta no sé qué del efecto mariposa,
    de la tolerancia ante la estupidez,
    sobre el último best seller de Paulo Coelho
    y de las bondades del trabajo.

    Que evadirse viendo fútbol, porno
    o tontear en Instagram no es tan malo,

    que soy un puto afortunado, comparándome
    con los millones de desgraciados
    que resisten en este jodido mundo,

    y que no hay mal que cien años dure.

    Yo sé que me lo dice de buena fe,
    y hasta seguramente tenga razón.
    Pero le respondo que ni por estas ni por aquellas
    me va a convencer
    de cambiar el título de este poema.

    __________

    ¡DIOS!


    Me han contado que dios ha pedido la baja
    por depresión y esporádicos
    ataques de ansiedad, inmunes
    a la valeriana, al psicoanálisis
    y a las sobredosis de diazepam.

    Otro dios 24 horas le ha sustituido.
    El cabrón es bueno
    pero cobra más que un antenista
    en Nochevieja.

    Se justifica diciendo que la omnipresencia
    es muy dura,
    que desde Adán y Eva la humanidad
    ha crecido como una plaga bíblica
    de langostas atiborradas de viagra.

    Y que además no somos el único planeta habitable
    del universo, que hasta la divinidad tiene sus límites,
    y que el causante de este desaguisado fue
    la inexperiencia, pues la Creación
    a destajo, lógicamente, produce
    indeseables efectos secundarios.

    Esta noche le he comentado que la culpa no es toda nuestra,
    que va a terminar por conseguir
    que nadie crea en él,
    pues un buen profesional ha de ser responsable
    y ejercer con el debido código ético.

    Al final casi salimos a ostias (de las sin consagrar)
    Me dice que no me queje (que él inventó el sexo,
    la muerte liberadora y la cerveza)
    y que entonces no le pida favores
    cuando la vida ahogue.
    Yo le contesto que indemnice
    por los daños y perjuicios causados,
    que Satán ya me ha hecho alguna oferta que otra.

    Su última palabra ha sido
    que por desvergonzado y rebelde,
    me condena a ser un infeliz
    y un jodido amargado;
    también, que en lo que me resta de existencia
    no voy a ser capaz de escribir un poema
    mínimamente lírico

    (de esos que enternecen a las masas,
    alcanzan la gloria, el aplauso en los foros
    de internet o el premio Loewe
    en el mundillo del arte),

    y que como siga en mis trece
    me va a asignar de nuevo ángel de la guarda
    al puto borracho de Bukowski...

    _________

    EL VIGILANTE


    En aquellos días de vigilante
    el corazón repartía sangre con la genial
    exactitud de una máquina del futuro
    prohibida por los incuestionables y viejos chefs del lugar
    y el momento.

    Noches de pladur, café y uralita, otras de neón
    y decibelios cómplices,
    en aquel reino de muertos vivientes
    sabían a pócima amarga (elixir divino de piratas
    kamikazes y contrabando) junto a intermedios
    de cerveza rubia de grifo y bourbon.
    Zonas eternas sin sol, y entre las mugres
    de soledad y graffiti, alguna buena chica sin nombre,
    guapa, enganchada y puta,
    (en la mirada, una tormenta eléctrica clavada
    hasta el tuétano de sus ojos)

    Era la lírica del amor al desamor, (o la épica de la cucaracha)
    Y los versos, insultantemente torrenciales, ajenos
    a las leyes de la intransigencia en versión acústica.

    "Cuando la vida es un himno no la estropees,
    ya lo hará ella sola", dijo el duende maligno y arrepentido
    que esta noche llora
    sobre las aguas de un mar enfermo y terminal.

    Y a ti, que sabes de qué va esto que digo,
    te pregunto:
    ¿Saboreaste la avenida vacía y vestida de silencio,
    del silencio más dulce
    que jamás escucharás?,
    ¿te enrollaste con la luna sin tren de aterrizaje
    y a cara descubierta?, ¿ordenaste a los peces
    y a los grillos que nadaran y cantasen
    para vosotros en aquel rincón privado de río
    entre el tráfico infinito de la urbe?...
    ¿O quizás, te fumaste tu presente hasta escupir los pulmones?

    Y hoy la ciudad, con su alzheimer lógico,
    el estadio recalificado y en ruinas
    (como tu factoría de sueños)
    el metro de la Plaza, que ya no huele a metro,
    esas canciones, que ya no dicen nada; la lúgubre
    y deshabitada embajada filipina del Centro
    -ahora hotel mil y una estrellas-
    y aquella discoteca en el sótano de la memoria,
    antiguo templo de aquel joven emperador de camisa
    de rayas azules y blancas, ahora en venta
    y liquidación,
    como nuestro vademécum de verdades-mentiras...

    Luego el sol siguió cayendo,
    cayendo,
    y cayendo...

    Y el vigilante que ayer contaba estrellas, hoy cuida
    sombras vía satélite y abre, mecánicamente, la puerta
    del viejo casino a cambio de generosas propinas
    a elegantes dinosaurios: crueles
    y encarnizados asesinos de grillos.

    _________

    CONFESIONES DE UN HUMILDE Y PATÉTICO POETA DE FORO

    A vosotros, mis estimados lectores:
    Os regalo mi esmerado grano de arena,
    mi muerte, mis múltiples muertes y mi vida.
    Os aplaudo vuestra compasión, vuestro placer
    al leerme, vuestra envidia, vuestro silencio
    o vuestro asco.
    Os traspaso gratis mi inspiración, y también
    os absuelvo de vuestra justa indignación
    ante mi mierda y mis chaladuras fraudulentas,
    egocéntricas y/o alucinadas, triste producto
    de mis estados anímicos
    más o menos favorables o suicidas,
    pataletas existenciales,
    del más soberano aburrimiento
    y/o alarmante abstinencia sexual.
    A vosotros, mis condescendientes, entusiastas
    o indiferentes lectores,
    os digo que sin vosotros
    yo sería un big bang al revés,
    una bomba atómica antes del desayuno,
    otro crimen más contra la humanidad.
    Yo, mis estimados lectores, os confieso:
    En realidad, soy un puto charlatán vende-crecepelo
    en pos de un patético y maloliente
    residuo de trascendencia.
    Y es que a menudo no me creo ni el primer verso
    que escribo.
    Mis musas odian a Neruda, Benedetti y cia (las pobres
    mamaron de la teta poética de los Siniestro Total);
    además son unas jodidas embaucadoras,
    semialcohólicas y maniaco depresivas
    (eso sí, aceptablemente maquilladas
    y con una labia del copón)
    Por eso, si alguna vez os emocionan mis poemas,
    si creéis que mis desbarres líricos
    o realistas son fruto del talento
    e incluso en alguna ocasión os erizan la piel
    u os transportan al séptimo cielo
    ¡coño, qué gusto tan raro tenéis!
    pero os habéis ganado
    un fin de semana de lujo
    en la cueva recién pintada que habito,
    (el rock & roll y las primeras cuarenta cervezas
    los pongo yo)

    _________
    A Aldonza Lorenzo, Alarido, Troto y 2 otros les gusta esto.



  13. No sé quién dijo:
    Lo malo no es hablar solo por la calle,
    lo realmente jodido es hacerlo en voz baja.

    Y hoy, que los leopardos leen a Murakami
    y sus canosos y obstinados puntos
    han pasado de moda (solo son ligeramente
    transigidos vistiendo Porsches,
    invitando a coca mala y/o escondiendo
    liposucciones irresolutas
    bajo los insomnes rascacielos de Benidorm)

    Aún recuerdo ofrecer aquel pañuelo de lágrimas
    a algún perdedor con buen fondo,
    casi lo único bueno que tenía
    (como casi todos los perdedores),
    mientras J. Iglesias se explayaba en en el Hi-Fi
    inteligente rumbo al viejo casino de la A-6.

    Un seat 127 levitar sobre la Castellana.
    The Jam, el carbón de los lunes floreciendo
    en el patio interior de la casa de la abuela,
    la diosa Cibeles encendida al himno triste
    de los Secretos, y las estrellas húmedas y fumadas
    desde aquella ventana amiga del Cuartel General.

    Después noches en bucle y al filo, horizonte
    móvil tras la 5ª avenida, calibre 38
    de almohada, versos e implosiones a contraluz,
    los resentidos blazers de Milano, los tigres
    arrugados del Portobello. Tú (siempre Tú),
    y el Don Juán...

    Y la bondad, alentando con discretos soplidos
    y paciencia de santo esa tímida llama azul
    que aún resiste en el lado oscuro:
    Envejecer y afearse tantas
    y tantas veces en el antro equivocado..

    Quizás por eso que ya solo rezo al sabor de las pitayas rojas
    en algún instante tropical de mis existencias
    y dimensiones múltiples;
    ladro, como perro sin colmillos, a las matemáticas
    y maúllo, cual gato en luna crónica, a las tormentas.
    A veces me dejo bailar y piso el suelo que tú me cuentas
    (ya casi solo el tuyo),

    porque de no hacerlo, fiebres ocultas
    tras el ocaso y el voto útil
    de la vida me podrían morder, me morderían
    hasta no reconocer y reconocerme.
    Y se me reblandecería la bandera de mi soldado
    sin bandera,
    y se potabilizaría el ácido de mi sangre
    hasta convertirme en la estatua extranjera
    e invisible

    que sufre de agujeros negros y grita tan bajito
    que incluso el coito de las palomas
    sobre ella asesinaría todo el rock&roll acumulado
    en aquellos días,
    cuando amé ese sol que arde,

    ...cuando intentaba despeinar,
    cual tren hermoso, idiota y desbocado,
    cualquier flor especial que parpadeara
    en aquel eléctrico jardín alrededor
    del exoplaneta "metro Nuevos Ministerios"...

    __________
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  14. `

    Suena el teléfono:
    Una simpática teleoperadora
    me recuerda que tengo una deuda impagada
    de un par de meses
    por luz, agua, aire y otros, con el banco santander,
    que asciende a la cantidad de 957 euros.

    Me invita a abonarla en 24 horas
    -y que, mientras me lo está contando,
    ya me han cargado 50 euros más de intereses
    por descubierto-

    Sin acritud
    mando a tomar por culo a la simpática teleoperadora
    y los mismos deseos para su querido gran jefe
    (mi perro ladra en señal de aprobación)

    Enciendo la tele.
    Las noticias hablan del descubrimiento
    de 1.248 nuevos planetas similares a la Tierra.

    Que en un exótico y rico país de Asia
    han azotado a una niña de 11 años
    por haberse dejado violar por el malnacido de su padre.

    Que el 69% de los chinos
    piensa que la carne de perro apaleado
    es milagrosa para la disfunción erectil
    de los individuos
    (Bart se mete bajo la mesa)

    Que en USA los maestros de escuela
    llevarán por ley fusiles
    de asalto junto al táper del desayuno.

    ...Y que una robot rubia y llamada Charlize
    ha arrancado de un mordisco el pene
    a un tipo de Okinawa.

    Cojo una cerveza de la nevera

    -al volver, en un anuncio
    dos top models en "short jeans" se bajan de un Ferrari
    y se tiran al cuello de un tipo fumado
    y sin afeitar en la cola del paro,
    que apesta a no sé que marca de desodorante.

    Se esconde el sol,
    desconecto el teléfono,
    apago la tele
    y apuro la cerveza.

    Hay días en los que inevitablemente
    uno vuelve a creer en dios,

    ... en uno verde con antenas
    (y una insignia del Boca Juniors
    cosida en el hombro de la chaqueta)

    _________
    A Troto le gusta esto.
  15. ´

    Debía ser así...

    ...Ya no había otra.

    Y es que llegar hasta el fondo de algo
    siempre exige contemplar
    la posibilidad de morir en el intento.

    Hoy la playa se viste de tonalidad oro.

    El tiempo también se viste de tonalidad oro.

    Mis abuelos,
    mis padres, mis hermanos, ella, mis animales,
    mis antiguas novias, mis colegas de juego...
    (hasta aquel buen médico de urgencias
    y el viejo conserje del edificio)
    Todos estaban conmigo en esa playa.

    Me miro
    en el espejo del baño del chiringuito (con aspecto de nube
    en descomposición),
    y no soy el yo de últimamente.

    Pienso que a lo mejor unas cervezas me ayudarán a reconocer mi cara última.

    Pero no.
    Ahora sé que ese últimamente en realidad no era todo mi yo.

    Vuelvo a la arena. Mi padre me dice:
    __ ¿Jugamos otra partida?

    El cielo cambia de color (a un violeta muy acorde con mi gusto)
    El agua y las olas se contagian del mismo color.

    Naves imposibles llenan el cielo;
    vuelan y brillan entre las gaviotas
    (la psicotrópica brisa trae una extraña aunque bonita versión
    del "Knockin' on Heaven's Door" en modo sonido envolvente)

    __ Vale, papá, juguemos...

    __ Ok, pero ahora yo elijo sueño.

    __ ...Vamos chaval, tú eliges mundo.

    __ Luego elijo yo __ dice Marisa, mientras su cara comienza a adquirir
    una textura animal y escamosa, pero aún así amable,
    (...como de digna mascota reptiliana)

    _________
    A Alarido le gusta esto.