1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. `
    Es tu sombra útil tu mejor amigo.
    Es dios en su consulta
    aconsejándote dentro de un microchip.
    Son cien mil sabios incrustados
    en un rincón de tu cabeza.
    Son, están
    las 24 horas a tu más entera disposición.

    Un trillón de bytes guiarán tu camino
    al éxito. La felicidad en oferta.
    Es la Historia la ciencia de milenios
    al servicio de tu causa.
    Conectado a tu red neuronal.
    Vinculado inexorablemente
    al mar revuelto de tus emociones.
    Es el regalo ideal
    incomparable
    imprescindible de tu primera comunión.

    Maquiavelo a tu vera: frente a la nueva horda
    estreñida y cornuda de la oficina.
    Freud a sueldo, medicina milagrosa
    contra tu terremoto psico-sexual.
    Hemingway para tus mañanas de resaca.
    Gates, Kennedy, Lorca,
    Buda, Superman, Einstein,
    Séneca, la Wikipedia y Mary Poppins:
    Todos...
    todos juntos en primera línea contra las fuerzas
    parásitas y potencialmente mortales
    de tu retadora
    e ingobernable vida.

    Escucha. Obedece. Actúa
    de acuerdo con sus mandatos.
    No hay duda. No hay error posible.
    EFECTIVIDAD GARANTIZADA.
    Mil millones de probabilidades
    estadísticas, analizadas al segundo
    y sabrás, siempre, al instante,
    elegir la mejor opción.

    No más remordimientos.
    No más lamentos.
    No más cagadas.
    No más si hubiera...

    ¡Nunca más!

    Porque tú, amigo:
    Tú eres la rosa azul sobre el guano,
    el puto vértice de la pirámide,
    la guinda que sobrevivió al apocalipsis del bizcocho

    ...Tú eres el futuro.

    --------------

    -Ana, según mi z-xw-t7,
    si ahora mismo te besara
    yo sería feliz
    y tu universo estallaría en un millón
    de nuevos
    y relucientes planetas.

    -Cariño, besa a tu madre.
    que con este planeta mío me sobra.
    ...y, según mi z-xw-t8,
    en 999.999 hipótesis de un millón,

    tú no cabes en él...

    (por cierto, Freud me da repelús
    ...y ya ni te cuento la Mary Poppins esa)

    -Joder, Ana, ¡creo que necesito urgentemente
    una puta aspirina!

    ___________
  2. `

    Reconozco
    que con los años mis puños
    y mi capacidad de juicio se han vuelto lentos.
    A veces me siento en el bar hindú
    del zoco del centro
    a comer un kebab ...
    Alguna avispa osada y hostil
    se acerca a intentar robar
    un trozo de carne.
    Por supuesto no se lo permito.
    Un firme manotazo es suficiente para alejarla
    de sus cleptómanas intenciones.
    Arrojo pequeños trozos de pan esponjoso
    y aceitoso a los gorriones.
    Observo cómo esos pajaritos imponen
    su jerarquía (siempre
    se intentan robar las migas unos a otros)
    Las avispas se unen al banquete.
    Hay un extraño y misterioso respeto
    entre todos ellos.
    Una familia pasa por la calle.
    Los padres, llamativamente obesos, hablan
    con sus pequeños retoños
    de 10 u 11 años
    sobre cómo deben comportarse
    en la escuela.
    En la sony del kebab, una pareja de famosos actores
    arañan unos pocos millones de dólares
    en un programa basura de la tv española
    antes de las noticias.
    Dos borrachos de corbata
    discuten en la barra sobre
    el endurecimiento
    de las últimas leyes de inmigración,
    el nuevo record de la factura de la luz
    y sobre fútbol.
    Se me ocurren unos versos,
    confieso que la cerveza que acompaña al kebab
    tiene gran parte de culpa.
    El sol comienza a claudicar por el oeste.
    Los gorriones se retiran hacia algún mejor plan.
    Dejo veinte céntimos de bote
    al camarero.
    A todo esto recuerdo
    que hace ya tiempo que no me pica una jodida avispa

    ...y que tampoco nací para ser poeta.

    __________
    A Oncina le gusta esto.
  3. `

    Ahí yacían, ...sobre la acera,
    coprotagonistas del improvisado plató:
    el pequeño charco de sangre,
    el horror, la sospecha y el silencio
    -ese silencio que aturde-
    junto al malherido níquel de unas llaves
    y cuatro (o cinco) monedas a juego.
    Y por encima de todo, el escalofrío
    que deroga los estómagos.

    Olía la calle como a sueños sin usar,
    a primavera, a pólvora de feria,
    a día de circo.

    Las sensuales maniquíes, azul y olas paradisiacas
    clonados en pantallas 4K,
    milagros para estrenar tras los cristales
    también intervenían en la escena
    (dentro de sus limitadas posibilidades)

    La policía repartía órdenes
    (y oxazepam los psicólogos)
    Rebajas y cláxones aguardaban mudos
    el desenlace de lo ya finiquitado.

    Abrazos, lágrimas, miradas cruzadas
    como abrazos.
    Hasta el humo de los coches
    olía ahora casi a humanidad.

    Todo era uno: la tibia tristeza
    que aprieta e iguala a los distintos,
    el asombro, el pulso de los transeúntes,
    el rictus nervioso en sus rostros.

    Y también el perro pekinés con jersey de lana,
    el culo perfecto de la rubia del cuarto,
    la graciosa barriga del portero,
    la tienda de apuestas, inauditamente vacía,
    (incluso las entumecidas funcionarias
    de aquella sede pública
    a la vuelta del Centro comercial)

    La incipiente y desapercibida lluvia,
    la boca del metro masticando el tráfico de preguntas,
    el éter gran angular de los edificios centenarios,
    el sol amargo y feliz de la cerveza,
    las palomas municipales y el sabio gato negro
    sin nombre, los arco iris de neón,
    y la nube de teléfonos móviles...

    Todos juntos, todo, todo era uno
    por aquellos largos minutos

    ante ese cuerpo roto al que le faltaba un zapato,
    ...de aquel hombre del calcetín rojo,

    frente al supremo espectáculo, al arte transgresor

    y único de la muerte en vivo
    y en abierto.

    _________
    A elena morado le gusta esto.
  4. `

    En la peli de la noche los soldados de Alejandro Magno mueren por trigésima vez.
    Abres otra cerveza y enciendes un cigarrillo
    -es la penúltima y cándida forma de rebelarte contra la correcta
    y adecuada imposición de tu mundo-

    Adecuado. Correcto. Son palabras que ya chirrían en tu mente.
    Terminología sagrada que te ha acompañado durante toda la vida.
    Lo bueno es levantarte a la hora en que hasta dios duerme (pero te ayuda)
    Lo bueno es asegurar el futuro.
    Lo bueno es no tocar demasiado los huevos al prójimo
    -para que cuando te mueras dejes un montón de futuro a tus herederos
    y todos digan lo gran tipo que eras-

    Y no solo eso. Porque la virtud también tiene sus clases:
    Un notable es peor que un sobresaliente
    (porque si no sobresales solo serás un triste voyeur en el harén de los mejores)
    Un notable es más que un bien
    (porque un bien solo significa asomar la nariz del redil de los mediocres)
    Un bien es más que un suficiente
    (porque ser suficiente solo sirve para salir del paso)
    Un insuficiente es ser definitivamente inadecuado e inútil para el juego.

    Y toda la vida queriendo hacer las cosas bien,
    incluso mejor todavía... y sin saber cómo ni por qué.
    ¡Y que el amor es lo más importante del mundo!
    Y tú siempre quisiste amar
    y además te ponen como un tigre las chicas de piernas largas,
    pero a las chicas de piernas largas solo les ponían como tigresas los chicos que solo amaban las piernas largas.

    Lo segundo más importante del mundo es una casa en una parcela de 1000 m2.
    ¿Alguien sabe cuántas toneladas de felicidad caben en una parcela de 1000 m2?
    Pero la felicidad necesita vallas altas con concertinas y espléndidos eucaliptus que te separen
    y te protejan de la vista y los ruidos
    no previstos de toda la molesta infelicidad del universo.

    Porque la infelicidad es una enfermedad contagiosa
    y el mundo corre el riesgo de convertirse en una gigantesca ciudad de putos zombies infelices.
    Y quizás los gruesos y frondosos eucaliptus de una parcela de 1000 m2 los repelan.
    Y también la visión de una piernas largas (a ser posible con medias de Prada)
    les produzca a los jodidos zombies un inesperado y letal cañonazo de felicidad negada
    que les arranque para siempre sus feas e infelices cabezas.

    Y has de vigilar tu espalda y tu nuca,
    y poner alarmas, y perros de raza peligrosa a pares en el jardín, y línea directa con la policía y con el ejército,
    por si una noche de luna llena se cuela en la casa y te muerde
    la inhumana infelicidad (esa que ya no tiene cura ni antídoto)

    ...y súbitamente empieces a lagrimear
    la trigesima primera vez que rebanen el pescuezo a un soldado macedonio
    (que seguro tenía una pobre madre macedonia esperándole en alguna pequeña aldea de la antigua Grecia)
    Y te quieras morir sin haberte terminado la cerveza.
    Y te quieras evaporar entre las dalias,
    añorando aquellas piernas largas y juguetonas
    sobre tu sofá, y antes de haber consumido el cigarro...

    O, cuando de repente, salte una luz roja e intermitente entre los callejones de tu feliz cerebro

    ...mientras, afuera de la casa, los eucaliptus comienzan a aullar
    un terrible olor a gasolina y a leña.

    ______________
    A Rosario Martín le gusta esto.
  5. `

    ¡Qué mono que es!, (¡y qué feucho también!)

    ¿Has visto cómo se espulga con sus hermanos?
    ¿cómo se acurruca entre las palmeras?
    ¡Qué tierno!

    Malpeinado.
    Con esos brazos exageradamente largos...
    y las plantas de los pies tan sucias y callosas.

    ...Y con esa cara hecha para la típica caricatura fácil
    (o como logotipo de dibujo animado
    en los envases de galletas para niños)
    ¡Y esa nariz aplastada!...
    (pareciera un hombre de otro tiempo,
    castigado por algún dios infantil,
    chistoso y retorcido)

    ¿Y qué me dices de esos ojos:
    arrimados y redondos como monedas?
    de inteligencia estúpida y ridícula.
    Seguro que ni en tres mil años sería capaz
    de apreciar, mínimamente, la sublime
    y lasciva coartada
    tras una boba poesía de amor.

    Se diría que es un lapsus de la naturaleza.
    ...Un jodido equívoco de la evolución.
    ¡Hay que ver!
    (¡con lo gracioso que era de pequeño!)

    ¡Si hasta la esposa de tu primo parece más lista!...

    ¡Y encima, el muy cabrón, se atreve
    a enfrentarse él solito, y a manos desnudas,
    contra esa enorme máquina de acero
    (y fabricada en Alemania)
    para defender su puto árbol!

    ...¡Y encima osa dar a los humanos
    una lección de dignidad y de valentía!

    ¡Ya le vale!

    ¡Quién se creerá el puto mono que es!
    Valiente idiota...
    en vez de buscarse otro jodido trozo
    de selva en algún otro lugar...
    ¿No entiende que el aceite de oliva está por las nubes..?
    ¿y que a los pobres indonesios les sobra verde
    y también tienen que comer..?

    (¿a quién le puede extrañar que acabe en un zoo
    el resto de sus miserables días?)

    ___________
    A homo-adictus le gusta esto.


  6. `
    No, el tiempo no es la pastilla mágica
    contra el error original de la humanidad.
    Como no lo es la nanotecnología biogenética
    aplicada o el zen-coaching en bici
    y su santa madre la llave de la felicidad eterna.

    Pues somos el tozudo y torpe pie que justifica
    la consonante autoridad de la roca.
    El isótropo infatigable que husmea
    alquimias bajo la almohada
    versus el pijo antídoto darwiniano.

    Y es que el hombre precisa de señales ajenas
    y embaucadoras:
    Como una cinematográfica aurora lila
    al anochecer, que trasgreda al frío
    a través de los receptores más desnudos
    y desorbitados de los ojos.
    El desgarro de una guitarra eléctrica
    en modo himno rabioso capaz
    de dilatar la sangre, y calentarla
    a temperaturas incómodas para todo medio ambiente
    posible
    e imaginado.

    Pero tampoco hay que subestimar el doble filo
    de estos estimulantes emocionales.
    Porque ya sabemos que la mente humana
    es adicta a alimentar, a patentar, epístolas marcianas
    donde solo hay rave de luciérnagas,
    y pequeños armagedones gratis, que utiliza la naturaleza
    para renovar el decaído orgullo de la jungla,

    para que las asustadas y aburridas bestias se vean en la necesidad
    de engendrar más asustadas y aburridas bestias
    que perpetúen la teleserie.
    La chula arquitectura social,
    con sus pirámides de prorrogada estupidez superpuestas
    y sus áticos -skyline- (siempre como nuevos)
    que irritan la virilidad de las nubes
    y los ángeles proletarios...

    Así los alemanes y los japoneses
    son tan perfectos, pero un día otros alemanes
    y otros japoneses
    decapitaron de un tajo
    el corazón del mundo.
    Así los norteamericanos anclaron la bandera en la luna,
    pero necesitan
    todo el plomo del séptimo de caballería bajo el retrete
    y en el primer cajón de sus vestíbulos.
    Así los romanos modernizaron el planeta
    pero crucificaron el genoma base de los sueños.
    Así los comunistas en su derroche de luz encarnada
    congelaron el horizonte verde del pueblo.
    Y así Einstein fumó de la hierba de dios
    pero despertó el infierno en cuatro dimensiones,

    -y aunque también es cierto
    (hay que reconocerlo) que en cierta forma inspiró
    el "enola gay" de OMD,
    y los films donde los humanos salvamos la Tierra
    de un voraz agujero negro que amenaza
    por enésima vez
    con devolvernos a todos a nuestro legítimo y merecido sitio-

    ni siquiera pudo descubrir
    por qué a estas alturas el Gran Crupier aún admite apuestas
    y el mejor amigo del hombre
    siempre será ese peludo
    y cuadrúpedo ser,

    ...vulgar (y poco imaginativamente)
    llamado: "perro"

    __________
    A homo-adictus le gusta esto.
  7. ´

    El último cigarrillo. Sí.

    ...Porque hoy al fin vas a dejar de fumar.

    11: 57 pm
    Puede que de un 24 de octubre (¿por qué no?)
    La última calada de ese humo tóxico y mortal,
    sucio y a la vez entrañablemente
    balsámico y embriagador.
    Abrigo y testigo de tantos y tantos momentos.
    Momentos gélidos, momentos
    calientes y mágicos.
    (O momentos que sencillamente fotografiaron
    día tras día tu cotidiana existencia)

    Y hoy, ahora, es el último.
    Sí, ¡el último de verdad!
    Y hay que olvidar: matar tu yo fumador.
    Quieres convencerte que ese último
    sabor a tabaco en tu boca es asqueroso.
    En un minuto correrás a lavarte los dientes
    y enjuagar tu boca.
    Y al mirarte al espejo de repente serás otro.

    Y ese elixir bucal es el instrumento,
    el arma,
    la metáfora del cambio.
    ¡El renacimiento de un nuevo tú!
    ...Pero no, no es simplemente dejar de fumar.
    En el fondo sabes que es algo más...

    Una muerte y un nacimiento nuevos más.
    Y es que morimos y nacemos tantas veces
    a lo largo y ancho de nuestra vida...

    ¡Y otra vez más!

    Como la última (y definitiva) discusión con esa chica,
    como el último polvo (de despedida)
    ...el último beso.
    Y después lo vuestro habrá muerto para siempre.
    Ya nunca más seréis -Tú y Ella-
    (Por lo menos el -Tú y Ella- que erais)

    Ahora si acaso seréis amigos (no te engañes,
    casi nunca resulta).
    De una sola bala imaginaria habréis asesinado
    vuestro Vosotros...
    ¡aquel inexpugnable -Vosotros y el mundo-!
    Y con él vuestro antiguo deseo,
    vuestra complicidad única,
    vuestros proyectos de futuro en común
    (y hasta aquel inolvidable y surrealista
    aniversario vuestro en Roma...)

    Y ahora eres un nuevo Tú, y ella es una nueva Ella.
    Como recién nacidos. Nacidos: tú a otros posibles
    -Tú y Ella-
    Y ella a otros probables
    -Ella y Él-

    O como cuando dejas un trabajo, o cambias de casa...
    o de ciudad, ...o al jubilar ese viejo y fiel coche
    (más duro que un tanque)
    y que era más que un simple coche.
    O cuando te deshaces (a regañadientes)
    de aquella inseparable (y destrozada) chaqueta
    de tu juventud,
    que hoy te parece más que una simple chaqueta...

    Incluso como algunas mañanas al despertar,
    después de un largo
    y profundo sueño,
    en los que extrañamente parece
    que eres alguien nuevo.

    Porque dejar atrás algunas cosas siempre es
    morir un poco.
    ¡Y es que son tantas y tantas muertes durante la vida!

    Y también están esas otras muertes.
    Las más dramáticas y cabronas:
    Ya nunca más -Tú y tu amigo-
    Ya nunca más -Tú y tu familiar-
    Ya nunca más -Tú y tu querida perra
    (golden retriever)-

    Y en todas esas muertes tú también mueres.
    Siempre igual: Morir y renacer.
    Renacer para luego volver a morir.

    Como el recorrido por un parque temático
    de primeras y últimas veces. De muertes y renacimientos,
    tras cada calle, a cada curva,
    en cada puesto y atracción, tras cada esquina.
    -O en aquella pelí de bucles temporales
    en que el protagonista la terminaba cagando siempre
    al final, una y otra vez,
    por más que hiciera esto o lo otro...
    (hasta el día que uno la caga de verdad
    y del todo, claro)-

    Y eso al final cansa. Eso agota lo indecible.
    Y un día te rebelas de morir y de volver a nacer
    tantas veces,
    y de volver a nacer para volver a morir.

    Pero aun así, todavía no quieres abandonar el parque.
    Porque te has convertido en un superviviente de muertes
    y renaceres. Un auténtico profesional
    de últimas y de primeras veces.

    Entonces aplastas, no sin cierta tristeza
    y cariño, la colilla en el cenicero,
    y corres a cepillarte los dientes...

    Y al volver a la cocina
    ves un antigua nota suya pegada en la nevera:
    "cariño, compra naranjas
    para el desayuno, porfa"

    La despegas, la lees, la relees,
    y te quedas mirando la palabra "cariño"
    (y esa típica erre suya tan ilegible y graciosa)
    Y sientes pena,
    y dolor,
    y odio,
    y rabia,
    ...y más pena.
    Y finalmente, en un gesto absolutamente cruel
    y estoico, la conviertes en una pequeña
    y arrugada pelota de papel
    y la arrojas al cubo de la basura.

    Ahora eres otra vez un nuevo Tú,

    un recién estrenado Tú:
    Un Tú renacido.
    Pero también un tú más muerto,
    y te sientes más pequeño,
    un tú en minúsculas
    (y sin humo)

    ...un tú de mierda.

    Y te empiezas a ver más invisible,
    más y más invisible...
    a cada hora
    a cada minuto
    a cada segundo que pasa

    (aunque al salir a la calle
    los demás te vean,

    te sigan viendo,

    ...igual que siempre)

    __________
  8. `
    Cincuenta

    y ocho meses solo más de hipoteca.
    Y el euribor bajo mínimos.
    Quiera dios que no suba. Marta,
    siete coma cinco en selectividad. Juan:
    en plena contraofensiva, y sin hacer prisioneros,
    contra el vil acné.

    ¿Híbrido o eléctrico? ¿..plata o azul?.
    Y el jardín aún sin desbrozar. Y el perro
    descubrió la artrosis. El nuevo jefe parece buen tipo
    (ojalá el tuyo le llegara a la suela)
    ¡Este año por fin! ..de cuatro estrellas, desayuno incluido.
    Playas blancas y se habla español.

    -Que sí, amor, te juro que me gusta el nuevo gres del baño-

    En dos años la higuera dará higos
    (y parece que Cataluña se va a tomar por culo...)
    Han abierto un nuevo McDonald`s en el polígono.
    La revisión a últimos de noviembre:
    Recuerda que el abuelo murió de cáncer
    de colon a los cincuenta.
    (Y tu madre dice que últimamente habla con él
    todas las noches)

    No cielo, todavía no se sabe qué es la materia oscura del universo.

    ¿De dónde coño sale ese?. (o quizás no lo vi)
    El seguro lo cubre todo.
    ¿Y ahora qué será de vosotros?
    La vida continúa. Nunca más...
    Pero siempre ... Si hubiera sabido entonces que...
    Os quiero.

    -Anda, cariño, deja anidar a las golondrinas
    en el garaje la próxima primavera,
    ¡póbrecillas! (...además, dicen que traen suerte)

    Y, jóder, ¡qué día más bello hace hoy!

    __________
    Te gusta esto.
  9. ´
    De jóvenes consumíamos pirotecnias
    en todo tipo de formatos
    a modo de insurgentes rompehielos,
    como cachorros su golosina.

    Despegábamos con nuestras pequeñas naves
    sin ABS ni airbag.. Amábamos a pelo y contraluz
    /tan insultantemente bellos/ sobre sus asientos reclinables
    o en los baños de nuestros antros favoritos.
    Y en la intimidad nos deshacíamos en versos
    propios de extraviados mosqueteros melómanos.

    Los lunes volvíamos a ser jóvenes responsables
    con hiperpotenciales proyecciones de futuro.
    Verde mies del progreso y el bienestar primermundista.
    Supervivientes de guerras atiborradas de palomitas
    y cocacola al intermedio. Gladiadores de acera
    y madrugadas deslumbrantes. Lobeznos
    enganchados a planetas eléctricos y en fila.

    Claro que entonces no sabíamos aún llorar de verdad.
    No comprendíamos la diabólica matemática
    de los intereses/riesgos medio/ largoplacistas.
    La cabrona mecánica del boomerang,
    ni el asco que nos envolvería mañana por haber caído
    en la cruel moraleja de nuestra particular fábula de Esopo.

    Éramos tan tiernos como audaces. Hijos de la Movida
    y la fotogénesis del escombro. Caraduras diplomados.
    Estirpe de suicidas con miedo a la oscuridad.

    Instauramos la felación ad líbitum
    y los telepizza como señas patrióticas.
    Los marcianitos inteligentes y los túneles de colores.
    Nosotros, los jóvenes de antes
    ..los adultos sin terminar de ahora.
    Los que escupimos al cielo
    y reivindicamos el arco iris.
    Los que grafiteamos la luna
    y al volver nos creímos poetas.

    _____________
  10. `

    Ricardo siempre supo predecir el tiempo.
    Sabe hablar chino (por lo menos para hacerse entender
    en aquel primer restaurante oriental
    que desembarcó en el pueblo)
    y le llaman desde niño "el chino", cómo no.
    Siempre supo también encajar toda clase
    de vejaciones, ostias e insultos.
    Algunas veces se atacaba
    y se convertía en un muñeco ridículo, torpe,
    ...más torpe todavía,
    que arrojaba lágrimas inútiles
    y furiosas, como de un fuego prudente e incoloro,
    que muy pocos veían
    pero casi todos reían..
    Y entonces su mami, se quejaba a las autoridades competentes
    que tampoco veían.
    Al día siguiente volvía a predecir tormentas
    (y a veces acertaba)
    Hoy recuerda todos nuestros nombres,
    su expresión transparente, su gesto alegre
    siempre, sin rencor a nada ni a nadie.
    -Ricardo, ¿qué tiempo va a hacer mañana?
    -Ay, Fermín, ¡que cachondo eres!.
    Ya nadie se ríe de él.
    Se sientan a su lado, con sus miradas idas
    (y torpes)
    Como de perro arrepentido.
    Y, a menudo,
    a menudo esos mismos tipos de antes,
    ...incluso le pagan la coca cola.

    ____________
  11. `
    Y cada día
    vuelve a cargar el revolver
    encasquillado de los épicos duelos bajo ese sol
    que nunca salió
    de las promesas que nunca se presentaron
    o cuando extravió la dirección hacia la derrota
    de los niños-héroes anónimos que siempre llegan tarde
    a la cita con uno mismo,
    de los que pierden un trozo de nombre
    a cada paso, a cada silencio,
    ...al silencio que se hizo catedral
    de una ciudad que se hizo de repente
    (y para siempre) noche.
    Y morirá frente a ese vil espejo sin memoria
    y con las zapatillas de andar por casa, solo
    junto a la alfombra que nunca arrancó, que jamás despegó.
    Le erigirán santo de un sábado sin sexo.
    Le harán un funeral sobre la otra soledad de las hojas
    sin árbol
    frente al templo de los sin espíritu
    y esparcirán sus cenizas sobre la estela gris
    del bus de las 7:30...

    El hombre indiscernible
    dobla esquinas y las titula
    en su desteñida carpeta de hombres indiscernibles.
    Acuerda desacuerdos con estricta metodología.
    Imagina salvar sirenas encalladas
    en charcas nadadas solo por él.
    Se crece en lunas portátiles, en telenovelas sin fin
    o en galaxias de barra
    y aterriza cada día a la misma hora
    sin paracaídas ni reminiscencias de ningún mundo viajado;
    (entonces vacía versos en madejas de desquiciada
    sobriedad conceptual)
    El hombre indiscernible regatea insolvencias
    e intercambia incendios de oídas,
    otras veces se muere de luz
    y disloca la articulación de su condena
    urdiendo tesoros de asfalto a punto de nieve
    bajo las aceras de la gran avenida,
    o entre olas de café y humo mágico
    que simulan verdades en códigos aún por inventar.

    Entre conclusiones inconclusas,
    entre harapos de brillos arrugados
    y un fuselaje de dudas
    se sube a un cielo paralelo
    cuando el mundo se expande sin piedad
    hasta chocar con alguna descatalogada canción
    y recaer sobre el solar de sus fallidos paisajes
    de acuarela húmeda.
    Este tipo adolece de primaveras y volcanes en actividad.
    Alimenta ciudades de palomas con lágrimas de pan duro,
    y cena sueños de cama con princesas despechadas y alitas de pollo
    en la crepuscular proa de cualquier minipalacio 24 horas
    cuando empieza a cerrar la realidad
    y a morder los neones. El hombre indiscernible
    enfunda sus dardos ya sin punta,
    se arropa en su manta fiel que le ciñe
    pero no le pregunta
    y muere,
    muere de realidad,
    vuelve a morir
    hasta despertar a un nuevo
    e indiscernible día...

    ______________
  12. `
    Nosotros...

    los que no tuvimos que elegir
    entre cargar la cruz de ningún revolucionario hippie
    o contar treinta monedas sobre la palma
    de la mano.

    Nosotros, que jamás aplastamos el paraíso
    de los adoradores
    de las estrellas
    ni fuimos vendidos como bueyes
    en un mercado de la Habana.

    ...Que tampoco encendimos hogueras
    a los pies de nadie,
    ni fornicamos en los crepúsculos
    del bosque de Woodhead con bruja alguna.

    Nosotros,
    que no tuvimos que teñir con nuestra sangre
    el infame barro francés.
    Que no arrojamos manzanas sobre el espectral gueto de Varsovia
    ni incineramos a ningún sol naciente.
    Que tampoco fuimos condecorados con las alas doradas,
    ni rociamos de lluvia homicida
    ninguna bucólica aldea
    entre los verdes arrozales del alto Vietnam.

    Nosotros que nunca inmortalizamos
    la barba de W. Whitman,
    que no defendimos hasta la muerte
    democracias en ningún palacio del pueblo
    ni vaciamos el cargador sobre el pecho
    de ningún rockero pacifista
    en ningún mítico hotel de Nueva York...

    Nosotros, que tampoco saltamos
    desde ninguna torre en llamas,
    ni fuimos macheteados en las selvas
    de cualquier infierno del quinto mundo.

    Nosotros: los del corazón impuntual
    y el puño grapado a los bolsillos,
    ...los que no viviremos 140 años
    ni estrenaremos ático en ninguna
    luna de Júpiter.

    Los que no cerraremos el último matadero
    ni amaremos a ninguna mujer perfecta
    con paraguas volador
    y batería autorrecargable.

    Nosotros, elementos sin gloria ni pena.
    polizones en los idus de la Historia.
    Espectadores de media fila,
    (o protagonistas de una aburrida película
    de cine independiente polaco)

    Los que ahora
    guardamos pedazos de Itaca
    en la nevera, y adelantamos espíritus
    sin expresión
    a golpe de semáforo.

    Nacidos de la cesárea
    de un escaparate de doble espejo
    en el alba del gran nanocíclope hermano.
    Timoneando en la constelación del todo o nada.
    Nosotros,
    latiendo entre la fe cuántica y las habas del olvido.
    Becarios de nueve a doce en la decadente
    industria de la ilusión.

    Nosotros, que bailamos nuestra calavera
    sobre el ebrio
    cáliz de la eternidad
    y mojamos el pantalón
    cuando la noche
    nos muerde con saña el pulso,

    que despertamos en los cuartos
    de un imperturbable reloj de arena
    con la almohada sudada,

    nos refrescamos en las analgésicas ubres
    de un dragón de dos cabezas
    a medio desempaquetar,

    y retomamos el sueño
    hasta la siguiente pregunta

    como si tal cosa..

    ___________
    A homo-adictus le gusta esto.
  13. `

    Negra como el ónice.

    Rayo invisible en la noche
    de la selva.

    Su error fatal:
    cruzar el río a nado
    en el peor momento.

    Ella gana la orilla.
    Su compañero se cruza
    con el mismo diablo

    y el mismo diablo son
    hoy tres jóvenes
    con dos remos
    y una cámara de vídeo.

    La orilla y su vida
    son una meta inalcanzable.
    No puede nadar más deprisa.

    Uno rema,
    otro remo le rompe el cráneo,
    y otro lo graba.

    Y termina el miedo
    y el dolor
    de la bella
    y salvaje criatura.

    El agua verde ahoga su último rugido.

    -10.000 visitas en youtube-

    Y yo pienso en lo que pasa
    por el limitado cerebro
    de la pantera que alcanzó la orilla
    al contemplar la escena.

    Y sé que ella no puede sentir odio.
    Pero hoy yo me descubro

    irrefrenablemente pantera...

    __________
  14. `

    Vas
    de la cama al baño,
    del baño a la cocina,
    de la cocina al armario.
    Y vas
    de tu casa al trabajo,
    del trabajo al gimnasio
    Del gimnasio al bar,
    del bar a tu piso.
    En tu piso:
    del baño a la cocina,
    de la cocina al sofá.
    Enciendes la tele,
    enciendes el ordenador,
    coges el móvil.
    Juegas con el/los niño/s
    o con la Play.
    Sacas a la calle a Bart.
    Vas a la cama.
    Follas (a veces)
    Escuchas un antiguo hits de Cohen
    o abres un libro (otras)
    Sueñas.
    Despiertas.
    Vas al baño.
    Alguna vez al aeropuerto.
    Alguna vez observas la luna.
    Visitas a tu madre.
    Vas al médico.
    Vas a la farmacia.
    Supermercado.
    Tienes una cita con alguien.
    Vuelves al piso.
    Saludas al vecino.
    Extraes las facturas del buzón.
    (Te estás meando urgentemente)
    Nervioso
    buscas las otras llaves.
    Vas al baño.
    Haces limpieza.
    Enciendes la tele
    La apagas.
    Sacas a pasear al viejo Bart
    y tiras la basura.
    Vuelves al piso.
    Hablas por un rato
    solo
    o con tu dios.
    Te derrumbas en el sofá.
    El perro se acurruca junto a ti.

    Te mira a los ojos
    de manera fija
    y extraña durante unos minutos.

    Y sabes que hay algo más
    que se te escapa...

    ___________
    A Alonso Vicent le gusta esto.
  15. ´
    Ángel ha sobrevivido
    a aquellas mieles tóxicas
    que juegan a los edenes sanguineos
    y especulan con la misma vida.

    Entonces yo nadaba sin saber nadar
    (pero la corriente empujaba a favor).

    Ángel saca a pasear a Thor.
    Thor y Bart son amigos.
    Ángel y yo también.

    Los órganos de Ángel rugen excesos.
    A veces maldice errores irremediables
    incompatibles
    con los alfombrados e innegociables
    jardines de futuro.

    A veces Ángel me hace sentir afortunado..

    Bart le quiere con locura.
    Thor, con ojos de miel y pretérito maltrato
    confía en mí.

    Recorremos ministerios de pájaro,
    arrugadas canciones y veinteañeras a lo lejos.

    Los dos libamos (ayer) hasta la extenuación
    de las savias del paraíso.

    Hoy Ángel acuna a sus viejos
    huérfanos de hijos.
    Su horizonte es el humo cervical
    y cansado
    de una estrella antigua.

    La fortuna son los dados trucados
    de un destino tramposo.

    Ahora somos cuatro amigos.
    Y algunos viernes
    nos emborrachamos de oxígeno,
    cerveza y galletas de carne
    en fuentes comunes
    hasta la hora de la cena

    ...sin alimentar razones

    ni vendettas de ningún tipo.

    ___________