1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Recolectando letras...
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. M1




    Desesperada
    la luz
    echa sus hilos
    sobre un trozo de jade
    que simboliza el timbre de tus ojos.
    En silencio mi voz
    sueña tu palabra,
    tu tacto con tu nombre,
    tus pies descalzos
    sobre mi noche
    plomiza,
    sobre el ángulo roto
    de los relojes.

    bosquejos online

  2. 34

    [​IMG]

    ...
    La noche escurridiza se acicala
    y sus doseles
    mueve la brisa. En vano rima
    versos desesperados
    un pajarillo canta, oscuro canto

    En vano mira los relojes.
    Y otra vez amanece abierta la ventana.
    Otra vez yo bebiéndome el recuerdo.​
  3. 00

    ......
  4. 33

    [​IMG]

    Es duro el camino andado, más duro el que falta por andar.

    bosquejos online
    A lesmo y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  5. 32.



    La tarde de mis sueños va llegando
    sobre las cordilleras de tu cuerpo,
    en tanto que mis ojos solo siguen
    las luces del ocaso en tu cintura.
    Salvador (lesmo)
    Un día en los umbrales de mi patria

    despertaron los prístinos abriles
    fugaces como flor de un día. Hoy,
    la tarde de mis sueños va llegando.

    Entonces la alborada sucumbía
    en el sacro jardín de tus dulzores
    y al otro instante semejaba un ángel
    sobre las cordilleras de tu cuerpo.

    Aún escucho los turpiales tuyos
    al correr de los oxidados trenes
    en tanto que mis ojos solo siguen

    buscando: en tus fanales las estrellas
    y, a la muerte del fénix, encender
    las luces del ocaso en tu cintura.

    enero 25, 2020
  6. 31


    Cultivo una rosa blanca
    en junio como enero
    para el amigo sincero
    que me da su mano franca.
    Y para el cruel que me arranca

    el corazón con que vivo,
    cardo ni ortiga cultivo;
    cultivo la rosa blanca.



    upload_2020-1-25_0-16-12.jpeg

    Busco un libro que me hable de ti.
    El poema de Martí: Cultivo una rosa blanca
    El sonido del reloj
    mascullando los recuerdos.
    De unos labios la cicuta
    que calmar mi sed pudiera
    y la risa en tu pupila
    de esmeralda atardecida.
    Busco el sol de tus abriles
    en otoño convertidos,
    Busco el rastro del amigo que siempre
    me tendió su mano.
    Enero 24, 2020​
    A Azalea y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  7. 30

    Vaya mi saludo hasta el cielo, allí donde está la verdadera fiesta, donde los amigos van cuando, temporalmente, nos quedamos huérfanos de ellos, sin un hombro donde recostar una lágrima, sin ese sincero amigo que consuela nuestra niña doliente cuando las cosas se ponen peor y la soledad es más grande que nuestra casa, pero no por la ausencia de un hombre sino por la ausencia de humanidad, de alguien que sostenga tu mano y te ayude a levantarse...
    A Azalea y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  8. 29

    [​IMG]
    Champán.
    Un brindis.
    A solas.
    Un libro en blanco
    sin remitente. Anónimo diciembre
    tus huellas
    tiritan en las pieles. En voz baja
    me llamas por mi nombre,
    tus trenes
    se van. No vuelven.
    Hasta el borde las copas.
    Año tras año quedan servidas en la mesa
    las sombras de un poema.​
    A Gustavo Cervantes y ANTHUA62 les gusta esto.
  9. 28

    "Tanto olvido y tanta pena"

    Ay crepúsculo, verde mar
    y hojarascas de ayer
    palpita grave vuestra nota
    en los umbrales de un poema.
    Herida
    luciérnaga.
    Jaca en ciernes, helada sombra,
    cubre vuestro güipil el alma mía.




  10. A Gustavo Cervantes le gusta esto.


  11. Noviembre, te pareces al invierno
    cosido
    al trote de una lágrima.
    Al ronco parpadeo del silencio
    entre mis manos.
    Al eco suave del olvido
    .
    Al mudo transitar de los relojes.
    Al ave fénix en cenizas.
    Al frío de las noches solitarias.
    Al ósculo olvidado en unos labios.
    Al destello de sus ojos almendrados
    mezclados con las cumbres esmeralda.​
  12. M1

    A Gustavo Cervantes le gusta esto.




  13. ¡Libre!
    Como la gacela
    vas por los senderos
    que nos llevan
    hacia la verdadera libertad.
    Tío Toño,
    como todos te nombran
    caminas la senda del descanso
    la senda que nos da la libertad.

    Descansa en paz

    octurbre 20, 2019

    [​IMG]
  14. [​IMG]

    Hurí del campo, pálida descansas
    entre impolutos lienzos y cálidos maderos
    que tu légamo abrazan,
    donde la primavera se detiene
    y los inviernos más agudos
    tocan el alma.
    Espiga del trigal, regresa al polvo
    a donde todos hemos de llegar.
    Allí donde te espera Mary
    para volver al juego de los cromos,
    donde todo es celeste de verdad.
    Alondra que tomaste el vuelo
    qué vacía se queda mi ciudad.

    Oli, prima hermosa, descansa en paz.


    http://www.mundopoesia.com/foros/temas/jugando-a-los-cromos.574234/
    octubre 3, 2019​
  15. upload_2019-9-26_11-14-1.jpeg

    Con tu permiso, Salvador, me traigo tu Soneto al frente en mi blog, gracias...

    Anhelos otoñales

    Las lluvias de septiembre son presagio
    de otoño y de su tono amarillento,
    las hojas se deslizan en el viento
    al ritmo sibilante de un adagio.

    De todo aquel ambiente me contagio,
    cesado ya el verano y su violento
    calor y resplandor, que ahora siento
    ir ya sobreviviendo del naufragio.

    Acudo a los hermosos universos
    que son estos lugares de tus versos
    en los que está la niña sorprendida

    que observa el cielo gris tras los cristales,
    y con nuevos anhelos otoñales
    reinicio el caminar por esta vida.
    Autor: Salvador (Lesmo)

    tomo tus rimas mi amigo, y dejo mi intento al pie de tu soneto, gracias, un millónnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn...

    A Lesmo
    (otoñal)

    Con buena vibra viene tu presagio.
    Imagino el paisaje amarillento
    junto al llamado del flautín del viento
    que al otoño extasía con su adagio.

    Del glamour de tus obras me contagio
    y aunque a veces las reglas yo violento
    amo tus rimas —cómoda me siento—
    y se niega mi cálamo al naufragio.

    Nardos de oro en nuestros universos:
    la luna, el sol y tus genuinos versos;
    tanto rielar me deja sorprendida.

    Con tus cantares —gráciles cristales,
    joyeles en mis campos otoñales—
    le traes panaceas a mi vida.​


  16. 27

    Ves la alameda abandonada, Casas
    vacías, seco golpe de septiembre.
    Cigarra, verbo de antaño
    correteando en mis jardines.
    Tras las cortinas una niña mira
    el tapiz gris almidonado.
    ¡Llueve en mi casa!​
    A Gustavo Cervantes y lesmo les gusta esto.