1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Recolectando letras...
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. 7



    Miro una niña presa de la noche
    queriendo ser la novia del poeta.
    Casa de barro florecida,
    orquesta en sus pupilas, sagrado sueño el suyo.
    Huella de marzo, trote de la aurora en sus sienes;
    dos campanadas, luego, un eterno silencio.
    Otoño, canto mío, ventana nocturnal,
    tanto frío enredado en la hojarasca
    y unos verbos vacíos estremeciendo el alma.​
    A lesmo le gusta esto.
  2. 6

    [​IMG]
    Vino a mí tu recuerdo y como al sueño,
    quise atraparlo y al querer llamarte
    mi voz queda no pudo despertarte.
    Entonces comprendí mi vano empeño.

    Tu galopante corazón isleño
    me dijo: "Quiero en tu balcón cantarte;
    quiero también en este abril llevarte
    a mis secretos campos del ensueño."

    La trama parecía encantadora.
    Fui tu doncella de cristal —tan pura—
    tú, mi rebullo en la temprana aurora.

    Aunque en tus brazos me sentí segura
    nunca llegó la pregonada hora.
    Hoy reina en los verdones la tristura.
    Heredia, Costa Rica
    marzo 3, 2019
    P.D. Rimas tomadas de un soneto de Lesmo​
    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  3. 5

    Hoy, es un laberinto a la deriva,
    la pincelada rota del silencio;
    después, una misiva
    sin remitente y sin memorias,
    sin alas y sin tregua.
    Un puñado de lutos a la espalda
    lamiendo las heridas.
    Yo, el pasajero X,
    con rasgos alienígenas,
    reposado en un trozo de madera.



    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  4. [​IMG]
    Mágico es el instante de saberte
    perdido en los verdones de mis ojos
    como sueles hacerlo por febrero,
    marzo y diciembre
    mientras crujen ansiosos los relojes
    y picotean avecillas nuevas
    los ejes de mi sombra.
    retazo online​
  5. 4

    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  6. 3

    [​IMG]

    I
    ¡Guárdame en tus entrañas oh virginal aurora!
    que aún yace mi sombra sobre el duro madero
    y el céfiro y rocío ríen a carcajadas
    mientras las frías ondas empañan los vitrales.

    [​IMG]
    II
    Inmaculados versos cuelgan del limonero
    al galope del viento escapan sus aromas
    al trote del reloj aroma y color cambian...


  7. [​IMG]

    Una niña cerró sus ojos claros.
    Las ubres de la tarde sollozante
    parieron renacuajos.
    Los lampos tartamudos entre grises doseles
    —cascabeles o lenguas transparentes—.
    Huérfanas musas
    anónimas suicidas
    fugaces alucinan
    al trote de la noche,
    al trote de las sombras.

  8. 1.2


  9. 1.1



    ¡Ah el amor!
    ¿Será que en verdad existe?
    Luz. Barcarolas.
    Enredaderas.
    "El llanto de la mandrágora"
    Orugas bajo la piel.
    "La manzana de satán".
    Cianuro para unos labios.
    Sustantivo a flor de espera
    "Jilguerillo" en luna llena,
    relámpago
    de enero.

    Bosquejos​
  10. ¡A ti te conozco bien!​
  11. ¿Acaso te conozco?​
  12. [​IMG]

    Sombra y dolor, dolor y sombra
    inseparables.
    El autobús no se detiene
    no se detienen los relojes.
    En blanco y negro la acuarela.
    En blanco y negro la recámara
    Noche y silencio, faros rotos.
    Nadie en la esquina próxima.
    bosquejos online
  13. 1

    Como una manta negra la penumbra
    se extiende en la recámara;
    vuelve la niña con los ejes rotos
    y duele hasta la sombra​
  14. En su tercer cumpleaños a mi sobrinito, Santi, te amo
    [​IMG]

    Manjar dulce a sus albores*
    —despertar de chocolate—
    su corazoncito late,
    hoy se viste de colores.
    Tres abriles de esplendores,
    sobre la mesa las viandas
    y un ramito de lavandas;
    sobre la torta in fraganti
    hemos advertido, Santi,
    tus deditos en volandas.

    * Verso de Eva, el regreso de alfonsina.
  15. Tu recuerdo viene desde mi tierna infancia, cuando sin aviso venías a casa.

    Hoy tus ojitos caramelo
    duermen cual noche sin estrellas.
    La madrugada con su frío
    cubrió los pétalos del alma
    y en silencioso vals las flores
    rehenes fueron del rocío.

    Tu frente pálida reposa
    entre los diáfanos vitrales
    Mi sombra herida a sus andanzas
    vuele como ave lastimera
    y en decisión de valentía
    te entrega al polvo que prestó
    dócil sustancia a tu existencia...

    Bosquejos online
    Tío, descansa en paz