1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Recolectando letras...
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. A Gustavo Cervantes, Azalea y Alonso Vicent les gusta esto.
  2. El camino se torna pedregoso.
    Diabólicas cabalgan las sombras
    bajo el almidonado tul que cubre
    el valle donde el áspid se desliza.
    "Lobo con piel de oveja" —finalmente—
    incrustas tus colmillos.
    ...​
  3. Libélula y Ligia Calderón


    En tu elegante vuelo bella garza
    quisiera de tus alas ser la sombra,
    ese verso invisible que te nombra,
    cálamo que a tu pluma rauda engarza.
    Y en trazos armoniosos se desliza
    como la brisa
    en libertad,
    esa beldad
    que es ambrosía
    en tu poesía
    que como lluvia riega generosa
    y amanece el capullo siendo rosa.

    Libélula​
    Encienden sus farolas los cocuyos
    cuando tu lira tensas y es Orfeo
    quien acompasa tu sutil gorjeo
    si el verbo encaña en esos campos tuyos.
    ¡Ay de mí!, que las musas me abandonan,
    solo me donan
    del pan las migas
    y las fatigas
    de los ocasos
    que con sus trazos
    irisan del azul sus atavíos
    —a hurtadillas— en estos campos míos.
    Lígia


    febrero 15, 2016​
    A BEN., Azalea y Gustavo Cervantes les gusta esto.

  4. http://www.mundopoesia.com/foros/temas/por-ti-soneto-alejandrino.723983/
    Por ti...



    Por ti, mujer, mi voz y la palabra escrita,
    y todo cuanto pienso o digo con la boca,
    que Amor todo de ti cantar me lo suscita
    y cuanto hermoso veo a ti también me evoca.

    Por ti mi corazón por dentro me palpita,
    y de ansiedad de ti está mi mente loca,
    y con tanta pasión te busca y necesita
    que de ti hasta el aire que llega me provoca.

    Por ti la sangre corre por dentro de mis venas
    su acostumbrada ronda, por ti se me arrebata,
    y tú, mi bien amado, me arrobas y enajenas.

    Por ti la cruel ausencia con penas me maltrata,
    y es tanto que sin calma, sin sosiego, te quiero
    que en ti vivo la vida y en ti también me muero.

    Autor: Salvador (Lesmo)
    A Salvador (Lesmo)

    Admira el mármol mío tu voz que queda escrita
    cuando armónico el verso burbujea en tu boca.
    En tus frescos verdones mi duende resucita(1)
    y enciende tu obertura la luz que el alma evoca.

    Es mágico el instante si el corazón palpita
    al tiempo que desata esta pasión tan loca.
    Para emular tu obra mi pluma necesita
    de la emoción tan tuya que a mi verbo provoca.

    Tu cálamo dispensa como sangre, las venas,
    un soneto elegante que el hálito arrebata,
    con él tú mis penares también los enajenas.

    Cuando las musas huyen su exilio me maltrata
    por eso de tu mano encadenarlas quiero
    a la harpada letrilla que sin el arte muero.

    enero 21, 2021

    (1) rima de esta servidora​
  5. [​IMG]

    Brindo por los sueños
    por la aurora
    por la tarde que vendrá posma
    y la noche que desterrará
    las tardes y las auroras
    por Matías
    que está tendido en la arena
    allende los mares mugen
    ausentes de mi presencia.

    Brindo por vosotros
    que alegráis
    el arte con vuestras letras.

    Brindo porque desterréis
    las penas, "la mala leche"
    y los pájaros negros
    que son un fastidio
    para la armonía.

    Brindo por un nuevo año
    con amaneceres
    sin ruido ni sombras
    sin animal ponzoñoso
    en los umbrales de vuestras puertas.

    Brindo por un mundo nuevo...​

  6. Esta manía de quererte
    musa sombría
    duele tu indiferencia.
    Fugaz asomas.
    Rebelde paso llevas
    paloma mensajera.
    Balbucea la noche almidonada
    tu nombre y reza tu plegaria.


    imagen tomada de la red
    upload_2020-12-10_3-54-14.jpeg
    A Gustavo Cervantes y Manuel Bast les gusta esto.
  7. Lejano un lebrel narra
    con su ladrido
    los pormenores del instante
    mientras el viento peina la arboleda.
    Llovizna.
    Cose la madrugada sobre el césped
    sus lágrimas.
    Los negros ojos de esta noche mía
    me miran
    tras el cristal
    frívolo de diciembre.

    A Gustavo Cervantes y Manuel Bast les gusta esto.
  8. [​IMG]


    Convoco al verbo en esta noche triste
    y rememoro el árbol que sembraste
    —cuando cayera el roble de tu parque—
    donde el céfiro afina sus violines.
    Tantos noviembres llenos de misterio.
    Tantos deslices del silencio roto
    por la efímera hoja del otoño
    que danza solitaria con su ingenio
    y trae a mi memoria desvaríos
    de aquellas noches frente a la ventana
    con tu candil vestido de palabras.
    De mi ceguera fuiste lazarillo.
    Con tus alforjas llenas de poemas
    hacías florecer hasta las sombras.
    La luz la proveían tres señoras,
    cada cual, en tu vida, una gema
    Siete renuevos del rosal ponían
    en tu pecho el tictac de los relojes,
    alas a tu paleta de colores
    y un brillo singular a tu pupila.

    Heredia, Costa Rica
    Noviembre 30, 2020​
  9. M

    Cántaro negro, tu pupila lleva
    el luto de las penas,
    la sombra de las sombras penitentes
    y un dejo de rocío por doquier.
    Los oxidados trenes, cargados de silencios,
    dormidos
    sobre los rieles de cristal;
    un laberinto sin salida
    y en los relojes detenido
    el ángel de las horas.
    Bosquejos​
    A Gustavo Cervantes y MASTER LY 22 les gusta esto.

  10. Madre! Amapola de los campos míos.
    Terrenal ángel de cantoras manos
    Tienen alas tus pies y tu presencia
    luz para mis negruras.
    Duerme mi niño en tu regazo, virgen,
    mis sueños anclan las auroras tuyas
    a mi sacro universo de cristal
    aunque tus sienes peinen las nevadas
    de los inviernos idos.
    ¡Oh venerable ondina de mis piélagos
    gracias por ser mi madre!

    agosto 15, 2017​
    A Gustavo Cervantes y Maygemay les gusta esto.
  11. [​IMG]

    I
    Calleja fugitiva
    te miro sin saber a dónde vas.
    El pájaro del sueño
    te sigue.
    Pierde su paso.
    Sus pies descalzos llevan
    equivocados
    caminos.

    II
    De par en par la puerta.
    ¡Pase, señor,
    señorita!, ¿quisiera…
    pasar el señorito?
    Tristones ojos
    por las rendijas
    asoman.
    ¡Llueve! Mi sombra desolada,
    león herido,
    tartamudea
    sobre las sábanas.

    bosquejos on line

    [​IMG]
    A Maygemay y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  12. MU1




    Nada.
    Nada tengo. Ni el verso ni el papel
    ni la pluma ni el beso suyo.
    Ni el frío olvido de sus manos
    ni el bosque sosegado en su mirada.

    bosquejos para poesía
    A Maygemay, Gustavo Cervantes y lesmo les gusta esto.
  13. M3

    Los mares buscan tus navíos,
    yo, el mar que te seduce
    y el aire que respiras.
    ¡Oh fugitivo!
    Te pienso.
    Lejana voz, no tocas mis oídos.
    Caricia ausente, beso en fuga.
    Impronunciables:
    tu nombre, el eje de tu sombra
    y la senda que llevan tus zapatos.

    bosquejos online
    julio 13, 2020​
    A Maygemay, Gustavo Cervantes y lesmo les gusta esto.
  14. [​IMG]

    Siempre que te recuerdo mi noche se llena de pájaros, el cielo de astillas doradas. Mis labios, ¡ay mis labios claman por uno solo de tus besos! Mis manos florecen y el viento parece llamarte. A su llamado nadie responde.
    El viejo reloj, como si tuviese miedo, casi en silencio, detona su primera campanada. Se yergue mi sombra y las aves suspenden su vuelo. Cesa la primavera. Solamente queda el invierno.

    julio 13, 2020
    A Maygemay, Gustavo Cervantes, lesmo y 2 otros les gusta esto.
  15. M2

    [​IMG]
    Iris. Sereno lienzo. Verde espera.
    Echó a rodar el viento sus palomas
    mensajeras de julio.
    Líneas blancas en níveo papel
    atisban el domingo de cristal
    al pie de mi almohada.
    La hojarasca y la lluvia convulsionan.
    Escupen los relojes al unísono
    un ronco campaneo.
    Es hora de la siega. Se avecina
    el amo de los sueños.​

    bosquejos online
  16. M

    ¿Matías, siguen los verdones
    jugueteando en tu pupila?
    Las mías
    han perdido el color de los olivos.
    ¡Matías!
    Busco la ruta de tus trenes
    por los senderos abrileños
    sin que tus pasos
    pueda encontrar en mis intentos.
    Dime cariño, ¿dónde te refugias?
    Dime si guardas del frío tu sombra.
    Dime si aún la noche habita en tus cabellos
    y si pasea en tu memoria el ósculo
    que fue en otrora presa de mi boca.

    bosquejos​