1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Recolectando letras...
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡Silencio!
    Que tus ojos guarden silencio
    para que las sombras sonrían
    que la guadaña
    duerme su siesta
    bajo el castaño
    y ya no tiene prisas
    ¡Silencio!
    ecos y luna
    los guijarros se bañan
    el alma
    con sorbos de rocío
    requesón queso y nata
    ¡Silencio!
    que vuelven las olas de marzo
    floridas
    con rosas de plata
    ¡Silencio!
    dormiré mi sueño profundo
    que ya no tengo miedo
    o tal vez lo tengo escondido
    bajo el inquieto péndulo de marzo
    ¡Silencio!
    todo es silencio en mis estancias
    la noche es un silencio eterno
    y verde es el tiempo Divino

    bosquejos online
    marzo 2, 2015
    Te gusta esto.


  2. Áridos fueron: La besana tierra,
    y sus trigales —faltos de fortuna—
    antes que nuestras almas fueran una
    en ese enigma que la vida encierra.
    Ahora estás febril, costado mío,
    siento tu frío,
    son tus cantares
    ecos de mares,
    de olvido herida
    queda la vida.
    El extinto farol ya no me alumbra
    y se queda descalza la penumbra.
    Vuelvo a buscarte en los recuerdos vanos
    de los henchidos cántaros de azur
    donde exclaman sus notas al albur:
    ¡Mudos sus labios son, también sus manos!
    De las hogueras quedan las cenizas.
    Mientras las tizas
    labran las sienes
    llevan los trenes
    en sus vagones
    los corazones
    tocados por las sombras del olvido
    y es parte del pasado lo vivido.

    24 de febrero, 2015
    Heredia, Costa Rica
    ©Ligia Calderón Romero​

  3. [​IMG]
    Matías, eres poesía alada

    que engarza el verso desde tus auroras

    hasta el confín de un paraíso donde

    —en lontananza—

    cantan los ruiseñores amorosos

    sus nanas

    y esperan el bullicio de tus labios

    junto al beso soñado

    y la caricia de tus manos

    perfumadas con sándalos

    romero y yerbabuena.
    ligiA
    A Bolìvar Alava Mayorga, Engel y edelabarra les gusta esto.
  4. Es lunes, pero parece cualquier día de verano con las persianas cerradas y el céfiro de alas frías tratando de derribarlas. Al lado de la cama la mesa de noche con su lámpara apagada deja ver entre sombras un vaso con agua y al lado un libro de poemas y junto all libro las láminas de desinflamantes por decenas.

    Hace frío, creo que no había sentido un febrero tan gélido en toda mi vida. De rato en rato cubro mis manos bajo la frazada que logra entibiarlas. El viento sopla ahora más fuerte y un perro ladra y otro responde, curioso lenguaje, pero se entienden.

    El pitido de la alarma y el sonido del motor del auto me avisan que mi hermano sale de casa. Media mañana, afuera todo gira normal —supongo— los autos no dejan de pasar y el tictac no se detiene.

    Una sirena alterna su llanto con el cálido lenguaje de las aves y el ronco motor de un auto que pasa. Un lapsus de silencio, miro la mancha imaginaria en busca de un buen cuento, pero la musa se niega a venir y solo alcanzo a reproducir estas gélidas horas de febrero.

    febrero 16, 2015
    A ti, edelabarra y Luis Pragmah les gusta esto.
  5. Quizá:
    Rojo púrpura, fuego, luz y luna,
    un horizonte en llamas
    con el sol naufragando
    en el verdoso mar de tu pupila
    Índigos y violetas al ocaso
    con cerillos rasgados sin demora
    cuando ríen las sombras escapadas
    del fondo de la noche.
    Por vez primera, mar, de costa a costa
    las caracolas ungen tus arenas
    con su nácar y el rizo de tus olas
    se adhiere a su cintura.

    febrero 14, 2015
    A edelabarra, luci2, therymaria y 1 persona más les gusta esto.
  6. La voz del céfiro descose el alba
    y la cellisca roza los cristales
    que transpiran sus ecos de orfandad.
    Calle vacía, oscuro bronce al viento
    que tañes notas frías de domingo,
    raíces mías.
    ¡Oh piedra anónima!, por qué me miras
    con tu pupila fría?, ¡oh musa inerte!,
    gondolera de tantos viejos muelles
    en donde se disfrazan los recuerdos
    de pájaros y lunas solitarias,
    ¿dime por qué mi sombra duele tanto?,
    ¿dime hasta cuándo?
    12 de febrero, 2015
    A edelabarra, luci2, libelula y 1 persona más les gusta esto.
  7. Eres en mi desierto luciérnaga de barro...
    yo paralelo sobre las áridas arenas


    ---------------------------------------------------


    Tictac, tictac, de fiesta los relojes,
    el aire pesa en las narices
    y un Kandinsky se borra en el poniente;
    es ave malherida
    que sangra su último fulgor.
    Lejos cae la nieve
    y sin embargo, tan cercano el frío,
    es flecha venenosa que alcanza hasta mis huesos.
    A edelabarra le gusta esto.
  8. Hoy, no vino: la musa ni el cartero
    ni la avecilla que feliz entona
    sus amores al alba.
    Hoy, sin embargo,
    volvió sobre las calles domingueñas,
    sobre el asfalto frío de la tarde
    mientras que los rosales por su alféizar
    sangraban rosas nuevas.
    —Qué chica tan hermosa —dijo el rasta,
    absorta lo miró,
    por un instante el mundo se detuvo
    y el rasta replicó:
    —Podría usted decirme ¿qué la espanta?
    Como un fantasma sin palabras
    sin Dios ni sombra
    se fue alejando
    hasta encontrar
    la ruta de regreso a casa

    retazos online
    A GEORTRIZIA le gusta esto.
  9. Hoy el viento traspasa los umbrales
    del alma,
    frío, traslúcido,
    lleva consigo la margarita
    deshojada en sus doce actos,
    estallarán las luces,
    sonrisas, cantos, vinos y resacas
    y como el Fénix:
    La nueva margarita con sus alas abiertas
    dispuestas para el vuelo
    ¿y los que sufren?...
    ¡Ay Dios!
    ¿Cuánto abandono para los que sufren!...
    A Alonso Vicent y edelabarra les gusta esto.
  10. Página en blanco, luz ausente.
    zozobran los relojes
    a la espera del tren
    que engarza a su silbato
    las buenas nuevas.
    Despacio, al parpadeo de diciembre,
    un guiño, una limosna, la taberna
    con el vino y las uvas,
    a solas
    mi sombra,
    a solas
    su sombra,
    bajo las alas verdes
    acuño esperanzas.
    A ti, edelabarra y Liliana Bilello les gusta esto.
  11. ¡no! monosílabo de gran tamaño
    que le cose sus alas al dolor
    con un pespunte
    de libélulas verdes
    y un amasijo
    de luz
    ¡no! navaja cortante
    hieres el alba
    sus párpados aún dormidos
    lloran el púrpura rocío
    salpicado de sol

    bosquejos online para poesía
    A edelabarra, Yavy y Antonio les gusta esto.
  12. ¡hoy Garrick ríe a carcajadas!
    y es su risa poema de tristeza
    musa vestida de colores
    que de la noche
    bebe sus llantos
    desde el acantilado de las sombras
    los mausoleos guardan el olor
    característico del frío invierno
    viene la primavera
    y aún los lirios
    están dormidos
    y su alma sigue con su traje verde...

    bosquejos para poesía
  13. Invierno del 2014
    Noviembre 30






    Hoy te escribo como tantas otras veces para contarte que en mi jardín están en flor las rosas y si vieras las otras plantas donde liban los gorriones y las mariposas. Pero no es este el principal motivo de mi carta. No señor, este es solo un pretexto para contarte que el crudo invierno no cesa y que se ha tatuado un trozo de nieve en mi alma. Que las golondrinas que solían anidar en mi pecho han buscado otro refugio y no las culpo; no, ellas solo buscaron salvaguardar sus nidos de las inclemencias, pues solían tener que rescatarlos cada noche mientras los llevaba, río abajo, la correntada.
    Así las cosas, me disculpo porque no he podido visitarte ni escribir una nota para felicitarte en tu cumpleaños. Nada, nada surge, nada, nada unge mis abecedarios y la condenada pluma se ha secado y de tinta no le queda ni una gota y para colmo de males mi musa no viene ni por asomo.
    Aunque, como otras tantas, no recibirás la misiva, pero igual la escribo para guardarla entre mis notas sin remitente.

    Tu amiga,



    ligiA
    A edelabarra y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  14. I

    Este es un reino donde todo al inicio era sano. Sin embargo, daremos un paseo por la actualidad.

    Arriet, es el planeta donde habito. En los comienzos, como una bocanada fresca y pura, el aire entraba en los pulmones y daba vida. El cielo era un nítido espejo que se sonreía al mirarse en las cristalinas aguas de los mares y todo era vida, nada más que vida. Los animales en su hábitat reinaban, eran verdaderos reyes en sus dominios. Ciertamente el universo era un carrusel con cada pieza en su lugar y marchaba a la perfección.

    Con el tiempo, Aicneical, amo del universo, plantó un raro espécimen llamado Adiciuserbmoh y no conformándose con eso, le arrebató una de sus costillas y le dio una compañera llamada Adiciusrejum para que juntos disfrutaran de Arriet, su paraíso.

    Todo parecía marchar bien. El sol, el mar, la luna, las estrellas, el viento, las selvas con sus animales y sus fuentes de agua pura, todo, todo un verdadero paraíso como fue el deseo de Aicneical.

    Un día en que Adiciuserbmoh y Adiciusrejum estaban aburridos de tanta monotonía comenzaron a elucubrar ideas sobre esto y aquello. Lo primero que hicieron fue analizar con detenimiento el significado del nombre de su creador, su forma de actuar, todo detalle fue puesto en observación, hasta que un día quisieron ser igual a "Aicneical" y este fue su primer proyecto juntos.

    Despacio, pero con buena letra, fueron armando sus pequeños proyectos, primero descubrieron el fuego y así fueron avanzando hasta que lograron salir de su planeta y luego fabricar enormes pájaros que colocaron fuera de Arriet y todo fue fiesta y algarabía. Pero allí no se quedó el asunto. Ellos tomaron por cuenta propia el control del universo, mientras Aicneical los mira, a veces con desconsuelo, otras con compasión...

    continuará

    PD. los nombres se los debo a nuestro amigo, escritor, Vicente (Évano)