1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el segundo número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]


    Aquella niña correteaba y brincaba radiante por el rosal cuando de pronto, una mariposa se posaba en su manita.
    - ¡Tú eres nueva en el jardín! - exclamaba la mariposa.
    - Yo quiero ser como tú para volar libre de flor en flor y vivir eternamente. - Decía con su dulce voz.
    - Jajaja - reía la mariposa ingenua a la inocencia de la niña...
    Desgraciadamente nosotras no vivimos eternamente, como mucho dos semanas...
    Y mientras le decía estas palabras, unas gotas diamantinas resbalaban por sus mofletes rosados (...)


    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A MARIANNE, MARISOL PÉREZ y LunahSwarovsky les gusta esto.
  2. [​IMG]



    Se desnudan las copas otoñales
    y una sábana blanquecina humea
    los afligidos campos de rosales
    con el triste silencio que golpea.


    Llueve y el agua sobre los cristales
    en su sonora copla, se pasea
    llenando de añoranza ventanales
    y las callejas de la vieja aldea.


    Y siento cada gota sobre el pecho
    como una fuente alegre al alba pura
    bajo el acento de una voz divina,


    sin odios ni rencores en mi lecho
    presto por deambular en la llanura
    más allá de la noche diamantina.


    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A MARISOL PÉREZ y Annya les gusta esto.
  3. [​IMG]

    El reloj de la estación se paró de repente y el tiempo me llevó a pensarte.

    Luis


    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A lesmo y lomafresquita les gusta esto.
  4. [​IMG]


    Yo me acuerdo de tu marcha
    aquella tarde serena
    de vientos y luces suaves
    cual tonos de tu paleta
    llenando de vida el lienzo
    en trazos de vehemencia.

    Yo me acuerdo de tu marcha
    mientras ando por callejas,
    por fontanas verdinosas
    en las viejas plazoletas
    con su dulce melodía
    resbalando por la piedra
    escoltada por fragancias
    enmascaradas de letras
    y porque la sombra quiso,
    hoy viven las horas muertas.

    ¡No hay perdón para la muerte
    ni a la vida desatenta,
    no hay perdón para los cielos
    aunque el corazón quisiera!

    Hoy el dolor sigue su
    paso triste por la tierra
    y las flores se entristecen
    de una terrible manera
    y me acuerdo de tu marcha
    a pesar de que me duela...
    cuando en la sombría noche
    a verme vienen estrellas
    extendiendo sus fulgores
    tan calladas y tan bellas
    cual derramasen sus lágrimas
    acercándome tu ausencia.

    ¿Qué haré yo por estos campos
    dejando mi sementera
    si no puedo recibir
    la irrigación de tus letras?
    ¿Qué haré yo cuando me llore
    afligida la tristeza?

    Mi alma camina abrazada
    por el manto de la pena
    y ando sin calor de nadie
    con la penumbra en mis cejas
    recordando tu partida
    en la triste tarde aquella.

    Mis láminas siguen blancas
    aguardando algunas letras
    alejadas del gemido,
    mas la luna no platea
    el cristal de mi ventana
    y cuando las voces llegan
    calladas al paritorio
    por nacer, nacen ya muertas.

    Han pasado ya seis meses
    desde que te despidieras...
    ¿Recuerdas aquella carta
    que hizo temblar a la tierra
    y que sumió corazones
    a los pies de las tinieblas?

    Las hojas ya no son verdes
    y el río canta en la niebla
    el peregrinar del tiempo
    que en el horizonte humea
    a las copas de los árboles
    que en silencio se clarean.

    ¡No hay perdón para la muerte
    ni a la vida desatenta,
    no hay perdón para los cielos
    aunque el corazón quisiera!

    A ti, que diste enseñanzas
    más allá de las fronteras,
    que dejaste tu recuerdo
    como el mar en las arenas...
    Regresarás a tu lienzo
    con tu pincel y paleta
    en angelicales trazos,
    como la azada a la tierra
    vuelve a golpear el campo,
    y escribirás en tu mesa
    inmaculadas estrofas
    cantando a la primavera
    y endulzarás mi amargura
    como la miel de la abeja,
    volviendo de nuevo la
    claridad sobre mis cejas,
    que has de enseñarme más cosas
    mi compañero y poeta,
    al menos en mi recuerdo.

    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.

    A MARISOL PÉREZ y José Ayarza les gusta esto.
  5. [​IMG]



    Si crees que mi espalda camina ya cansada,
    una cosa te puedo prometer con certeza,
    que no ha de ser palabra dicha con ligereza
    sino muestra de vida arduamente trabajada.

    Dueña te propusiste del alma enamorada,
    viviste maltratando mi modesta nobleza
    con sutil y no menos envidiable destreza
    juzgando lo que no podía ver tu mirada.

    A ti, que prejuzgaste para ocultar tu vida,
    a ti, que fuiste templo de mi amor ciego y puro...
    que no podrá tu falsa dicha hacerme condena

    cuando un hilo no puede evitar una caída.
    Créeme si te digo, que no sería duro
    si yo te viera, sólo diría...me das pena.

    Luis


    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio
    A lomafresquita, lesmo y pepesori les gusta esto.
  6. [​IMG]
    Así te quiero


    Deja que te acaricie lentamente,
    horizontal y suave, así te quiero.
    Permíteme que sea el misionero
    de estremecer tu piel intensamente

    como si recorriera una corriente
    tu alma, llegando a ser el prisionero
    de tus manos posadas con esmero
    sobre mi espalda apasionadamente.

    Asi te quiero, frágil y sedosa,
    manantial de pasión, esencia rosa,
    de sedoso oro y corazón lozano.

    Cristal luciente, gema, amor de ensueño
    y tú, después, tendiéndome la mano
    en cuerpo y alma y no fracción de sueño.

    Luis


    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A lesmo y Fulgencio Cibertraker les gusta esto.
  7. [​IMG]

    Basta un minuto para...

    Basta un minuto para
    ser aquel niño cándido
    de pupilas brillantes,
    aquel joven ilusionado,
    enamorado de la vida
    con los bolsillos llenos de holas.

    Basta un minuto para
    recordar el ayer y
    sentir la lluvia del tiempo
    caída sobre el cabello.

    Para volver a ser ese adulto
    de pensamiento madurado
    con los bolsillos llenos de adioses.

    Escasamente unos segundos
    para mirarte en el espejo,
    unos segundos...
    separan el ayer de la realidad.

    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A ecos del silencio, pepesori y lesmo les gusta esto.
  8. [​IMG]


    Los ocasos van siendo más tempranos,
    la ciudad y los campos van quedando
    sin soles...y en el árbol solitario
    un gorrión canta al cielo sonrosado.


    La hora del verso ya se ha levantado,
    la sombra le acompaña de la mano,
    ya los días son más cortos...y más largos
    y más fríos, los labios silenciados.


    Y el otoño de apoco abrió su manto,
    ya se caen las hojas del pasado,
    los pájaros se marchan a otros campos


    y el verano reside en su letargo.
    Lloran y lloran horas al ocaso,
    el bosque está en silencio y olvidado.


    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A Carorenėe, catia-love y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  9. [​IMG]
    A una mariposa

    Mariposa, fiel compañera
    cuando en los campos
    asoma la primavera
    y la atención despiertas,
    sin ser mía,
    sin ser de nadie.

    Libre llegas y libre te quiero,
    como el agua del río
    que fugitivo
    siempre llega
    y alegra y pasa
    como si nada
    de piedra en piedra,
    sin ser mío,
    sin ser de nadie.

    En mis sueños te quiero,
    grácil, viva de colores,
    volando libre
    como el aire libre
    bajo el azul del cielo
    y mi sueño decores,
    sin ser mía,
    sin ser de nadie.

    Sedosa te quiero
    mariposa,
    cual flor del jardín
    sobre la tierra madre.
    Eterna,
    como las estrellas,
    luciente cual lucero...
    sin ser mía
    sin ser de nadie.

    Libre te quiero
    te quiero libre,
    libre como el aire
    sin ser mía,
    sin ser de nadie.

    Luis
    Derechos reservados


    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A martagclara, lesmo y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  10. [​IMG]

    Recordándote eres el tiempo mismo

    Aquí estoy
    mirando al azul del cielo,
    el mismo viejo azul
    por quien no pasa el tiempo.
    Soy el alma perdida
    que desgasta día tras día
    el gris de las aceras,
    echando de menos aquellos instantes
    cuando nuestros labios se hablaban
    entre el gentío
    sin importarles nada ni nadie.

    El amarillo está llamando al tiempo
    y el otoño está esperando...
    ¿para qué esperar?
    si todo llega y pasa y queda
    en un tiempo que mañana
    será pasado.

    Recordándote,
    eres el tiempo mismo,
    como desearía que estuvieras aquí,
    tu agarrando mi mano,
    yo abrigándome con la tuya
    escuchando hablar las calles al tiempo
    bajo la vaga luz de las farolas.

    Fuimos dos almas perdidas
    caminando en un mismo tiempo
    compartiendo las aceras
    para que al final del camino...
    ¿qué hemos encontrado?
    El tiempo nos rebasó
    más despacio o más deprisa
    y no nos dimos cuenta,
    hasta que el presente ya era pasado.

    Y ahora,
    aquel pasado vuelve
    a castigar mi memoria
    acompañado de la verdad...
    que duele más que la mentira
    por muy lejana que se encuentre.

    Luis





    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A lesmo, Carorenėe y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  11. [​IMG]

    Instante: Sólo cuando lo veo...

    ¿Qué tiene el mar que deja
    sin palabras
    y que se va adueñando
    del silencio
    y en silencio
    se formulan vocablos?
    Sólo cuando lo veo
    mar me siento...
    mar nostálgico,
    cuna de sol y luna...
    siempre mar.
    El misterio radica
    cuando no estoy con él...
    Incluso mi nostalgia
    sabe a sal.

    Luis


    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
  12. [​IMG]

    Adiós mujer,
    me despido con la muerte.

    Quién sabe como vendrá
    y en que hora
    y en que lugar.

    Quién sabe
    si hemos de volver a vernos,
    si los ojos serán capaces
    de reconocerse,
    si tus labios y los míos
    se rozarán de nuevo...

    ¿Dónde, cuándo ocurrirá?

    Me dejaste en el desierto de la
    nada inmensa,
    en esta agónica ciudad
    llevándotelo todo,
    dejándome vacío,
    nada era mío salvo el pensamiento.

    Adiós mujer...
    ¿estás ahí?

    Quién sabe, quién sabe...
    no muy lejos
    unas escaleras llevan al cielo.

    Luis
    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.

  13. [​IMG]


    Son horas de quietud,
    bajo la luz quemada
    pasean los recuerdos
    acompañados por un vaso de whisky
    escuchando cadencias románticas de un piano
    que sobrevuelan las mesas de un bar
    a punto de cerrar,
    recordándome que un día hablaron de nosotros
    y que hoy susurran
    por algo que ya no existe.

    La noche está llena de siluetas con voz,
    ecos de besos entre luces y sombras
    hablándose de amor.

    Hay noches en las que el recuerdo
    te deja más vacío a pesar
    de que aquellas palabras
    que un día fueron besos,
    aún se conserven calientes en mis labios.

    Hay noches en que la verdad,
    duele más que la quimera
    y siento como un buitre negro
    me lleva a recordar,
    aquel noviembre ya primitivo
    por la calle donde nos conocimos
    para despedir lo que no debió nacer.

    Son horas de quietud,
    luces y sombras,
    olas que van y vienen en el mar del silencio
    y hoy, es una de esas noches
    en las que te estoy esperando...
    como el amarillo al otoño.

    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.

    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    A Carorenėe y MARISOL PÉREZ les gusta esto.

  14. [​IMG]

    Quiso el destino unir nuestros caminos
    una tarde de otoño cristalina
    y a mi existencia fuiste algo bonito
    a pesar de que no te conocía.


    Me diste el esplendor de tu mirada
    y yo te di una rosa sin espinas,
    me diste la pureza de tu alma
    y yo te concedí mis manos limpias...


    y navegamos juntos sin saeta
    noche y día por mares de la vida
    haciendo de nosotros misma pena
    a pesar de que no te conocía.


    El invierno era cada vez más frío,
    había delegado en ti mi dicha
    pero tú, la pusiste en el olvido
    cual un aquel que fuera en aquel día.


    A tus palabras fui sumando cosas
    que poco a poco fueron siendo herida,
    y donde había luz, había sombras
    maldiciendo el instante de aquel día.


    Fuiste brisa anhelada de mi sueño
    absorbiendo de mi alma el agua limpia
    para después de tanto, tanto tiempo,
    empezar a dudar si me querías.


    Quizás ya lo intuyera y sin embargo
    te recordaba como el primer día,
    más allá que pasara año tras año,
    más allá de la rosa sin espinas.


    Y siento que mi sueño se me muere
    sin saber si te quiero todavía,
    tan solo se que fue bonito y breve
    a pesar de que no te conocía.



    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.

    A lesmo y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  15. [​IMG]

    Un ángel me guarda
    (Endecha)

    El sol se ha ocultado
    en la tarde de acero.
    Tras la cortina gris
    se ha desnudado el viento,
    triste tarde de estío
    que parece de enero
    dejando en mi ventana
    lágrimas del recuerdo.

    El cielo estaba limpio
    en la tarde cayendo,
    con su brisa y sus árboles
    y el campo soñoliento,
    con aromas que sueñan
    en calma y en silencio
    por las finas acacias.

    ¿Hacia dónde se fueron
    los soles y cantares
    dejando viento negro?

    Salgo a buscar mi dicha
    por sendas de esperanza,
    el cielo se ha cerrado
    por las nubes que pasan
    con sus notas vibrantes
    que van llegando a mi alma,
    donde todo es zozobra
    y el amor es nostalgia.

    ¿Dónde fue la alegría
    que abrigaba mi cama?

    Da igual que la busque en
    las calles o en las plazas,
    en el grisáceo cielo
    o entre las sombras blancas...
    pues siento que arriba hay,
    un ángel que me guarda.

    Todo cuanto está afuera,
    lo llevaba muy dentro.
    La flor tenía nombre
    y el aroma su vuelo.
    El día era romántico
    con sus colores nuevos.
    El tiempo era la brisa
    y el silencio mi verso
    sin llantos en ventanas
    ni lugar al lamento.

    Y bajo negra acacia,
    ya me siento y espero,
    hoy la luna se calla
    al ritmo del eterno.
    ¡Ay, su ausencia ya es larga!

    Da igual que la busque en
    las calles o en las plazas,
    en el grisáceo cielo
    o entre las sombras blancas...
    pues siento que arriba hay,
    un ángel que me guarda.

    Luis

    Copyright ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.