1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]


MALCO
MANUEL LÓPEZ COSTA
©Todos los Derechos Reservados

Queda prohibida la reproducción total o parcial
de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.

http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138



Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño




































  1. Fotos inéditas de FRIDA KALHO /DIEGO RIVERA/ MIGUEL COVARRIUBIAS
    Tomadad por Nickolas Muray, quien habría sido amante de la pintora mexicana Frida Kahlo a lo largo de una década. La mayoría de las imágenes, tomadas entre 1925 y 1946, nunca han sido publicadas.



    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]

    [​IMG]
    A lesmo le gusta esto.






  2. [​IMG]
    Facundo profundo

    La palabra no es el hecho. Si digo “manzana” no es la maravilla innombrable que enamora el verano. Si digo “árbol”, apenas me acerco a lo que saben las aves; el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.Sé que la palabra no es el hecho, pero sí se que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras.Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad,fuera de la felicidad son todos pretextos, y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta porque algo esconde. Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí. Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa. De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer o al hombre que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Me he transformado en un hombre libre,como debe ser, es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que duela. Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la poesía. Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la línea que será un círculo que abarcará el planeta.Esta es la revolución fundamental, el revolucionarse instantaneamente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar cada rincón. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costó 57 años llegar hasta aquí ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, Por qué te preocupas tanto? No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerde que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no lo culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalo y te liberarás de esas cadenas. Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo” ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente.

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
  3. [​IMG]
    Facundo profundo

    La palabra no es el hecho. Si digo “manzana” no es la maravilla innombrable que enamora el verano. Si digo “árbol”, apenas me acerco a lo que saben las aves; el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.Sé que la palabra no es el hecho, pero sí se que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras.Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad,fuera de la felicidad son todos pretextos, y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta porque algo esconde. Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí. Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa. De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer o al hombre que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Me he transformado en un hombre libre,como debe ser, es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que duela. Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la poesía. Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la línea que será un círculo que abarcará el planeta.Esta es la revolución fundamental, el revolucionarse instantaneamente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar cada rincón. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costó 57 años llegar hasta aquí ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, Por qué te preocupas tanto? No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerde que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no lo culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalo y te liberarás de esas cadenas. Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo” ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente.

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
  4. [​IMG]

    Habitarás

    Habitarás,
    en cada punto cardinal
    de mis pasos
    en el norte de mis pensamientos
    en el sur de mis tropiezos
    en el oriente de mi despertar
    en el ocaso de mi existencia.

    Habitarás,
    en el polvo de mis recuerdos
    en los cansados caminos de la búsqueda
    en las señales ciertas de tu presencia
    en los surcos imborrables del envejecido tiempo.

    Habitarás,
    en mis manos
    colmadas de tus pétalos
    en los naranjos en flor
    de tu sonrisa
    en el palpitante estallido
    de mi pecho
    ante tu mirada
    en la rabia absoluta
    de la despedida
    en la
    pesadumbre del desencuentro.

    Habitarás,
    secularmente en el firmamento
    de mis ilusiones
    en la prueba final
    de la desdicha
    en la concreta razón
    de nuestra suma
    en la densidad medular
    de los afectos.

    Habitarás,
    liviana,
    ligera,
    en las palabras aéreas
    que viajan al infinito
    cuando te nombro
    en las profundidades abismales
    de mis sentidos,
    en las gélidas tempestades,
    de los enojos.

    Habitarás,
    en la crepuscular espera
    de mi enlunecido insomnio
    en el amanecer de tu recuerdo
    en la linea frágil que me sostiene.

    Habitarás,
    en las coloridas libélulas
    de la ternura,
    en las inquietas mariposas
    de las caricias,
    en las cálidas grietas
    de mi alma,
    donde escondo,
    lo mejor de ti,
    en el azul oceánico
    de tus ojos,
    mar interior de mis emociones.

    Habitarás,
    en la espesa niebla
    de mis angustias,
    cuando te alejas,
    en el bordado manto
    de tu cercanía,
    en el esplendor rutilante
    de tu cuerpo,
    aurora de mi horizonte.

    Habitarás,
    en los murmullos
    de distantes voces,
    mensajeras evanescentes
    de mi pensamiento,
    en las cumbres solitarias
    de mis óseas palabras.

    Habitarás,
    cuerpo a cuerpo
    en mi piel,
    en las dispersas
    partículas del ayer,
    en cada segundo
    de mis huesos,
    en el rojo encendido
    de mi sangre.

    Habitarás,
    erguida
    sobre mis deseos,
    en la espera
    febril
    del encuentro,
    en el eclipse vital
    de la entrega,
    en la simiente
    que habitara en tu vientre.

    Habitarás,
    sumisa,
    en los vientos que traen
    los recuerdos,
    en el refugio imaginario
    de la soledad,
    en los duendes
    fabricantes de la fantasía.

    Habitarás,
    por siempre
    y
    para siempre
    mis espacios,
    habitaras
    en mi,
    porque
    NO TE OLVIDO!




    MALCO











    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.









  5. [​IMG]

    Habitarás

    Habitarás,
    en cada punto cardinal
    de mis pasos
    en el norte de mis pensamientos
    en el sur de mis tropiezos
    en el oriente de mi despertar
    en el ocaso de mi existencia.

    Habitarás,
    en el polvo de mis recuerdos
    en los cansados caminos de la búsqueda
    en las señales ciertas de tu presencia
    en los surcos imborrables del envejecido tiempo.

    Habitarás,
    en mis manos
    colmadas de tus pétalos
    en los naranjos en flor
    de tu sonrisa
    en el palpitante estallido
    de mi pecho
    ante tu mirada
    en la rabia absoluta
    de la despedida
    en la
    pesadumbre del desencuentro.

    Habitarás,
    secularmente en el firmamento
    de mis ilusiones
    en la prueba final
    de la desdicha
    en la concreta razón
    de nuestra suma
    en la densidad medular
    de los afectos.

    Habitarás,
    liviana,
    ligera,
    en las palabras aéreas
    que viajan al infinito
    cuando te nombro
    en las profundidades abismales
    de mis sentidos,
    en las gélidas tempestades,
    de los enojos.

    Habitarás,
    en la crepuscular espera
    de mi enlunecido insomnio
    en el amanecer de tu recuerdo
    en la linea frágil que me sostiene.

    Habitarás,
    en las coloridas libélulas
    de la ternura,
    en las inquietas mariposas
    de las caricias,
    en las cálidas grietas
    de mi alma,
    donde escondo,
    lo mejor de ti,
    en el azul oceánico
    de tus ojos,
    mar interior de mis emociones.

    Habitarás,
    en la espesa niebla
    de mis angustias,
    cuando te alejas,
    en el bordado manto
    de tu cercanía,
    en el esplendor rutilante
    de tu cuerpo,
    aurora de mi horizonte.

    Habitarás,
    en los murmullos
    de distantes voces,
    mensajeras evanescentes
    de mi pensamiento,
    en las cumbres solitarias
    de mis óseas palabras.

    Habitarás,
    cuerpo a cuerpo
    en mi piel,
    en las dispersas
    partículas del ayer,
    en cada segundo
    de mis huesos,
    en el rojo encendido
    de mi sangre.

    Habitarás,
    erguida
    sobre mis deseos,
    en la espera
    febril
    del encuentro,
    en el eclipse vital
    de la entrega,
    en la simiente
    que habitara en tu vientre.

    Habitarás,
    sumisa,
    en los vientos que traen
    los recuerdos,
    en el refugio imaginario
    de la soledad,
    en los duendes
    fabricantes de la fantasía.

    Habitarás,
    por siempre
    y
    para siempre
    mis espacios,
    habitaras
    en mi,
    porque
    NO TE OLVIDO!




    MALCO











    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.









  6. [​IMG]

    El puerto

    En las lívidas
    madrugadas de niebla
    de cortante frío
    en insomnes distancias del tiempo
    afilados cuchillos calan los huesos.

    En el desafío
    del íntimo encuentro,
    en la redondez de la búsqueda
    errante,
    en la espesura de la bruma,
    en las calladas noches
    de detenidos instantes,
    en deshilachados recuerdos,
    desandando miedos,
    ocultando soledades,
    me refugio en el puerto
    solitario,
    silencioso,
    rasgando pieles de curtidas nostalgias
    me abrazo a las sombras alargadas
    del origen,
    granítico sostén de las creencias,
    impenetrable muralla de los afectos.
    El mar,
    arcón del Sol y la Luna,
    escondido en la oscuridad,
    comparte,
    el desasosiego en el sereno rumor,
    permanente canto ondulante,
    ebrio juglar de odas marineras.

    Inquieto,
    atado al espigón
    prisionero,
    un viejo y cansado barco,
    cruje melancólico
    en apagado lamento
    cuando el leve oleaje
    viene a deshacerse a sus pies.

    Me gusta ir al puerto
    en las frías madrugadas,
    y trepado en la fantasía colorida
    de marineras aventuras,
    en alejados lugares
    cruzar tempestades,
    vencer míticos monstruos marinos,
    y aclamado por imaginarios
    seres invisibles,
    regresar con relucientes tesoros
    que se esfuman
    al tocarlos.

    Me gusta ir al puerto,
    en las humosas madrugadas
    en insomnes momentos,
    a contemplar el cortejo seductor
    de los luceros
    con la Luna,
    que coqueta les hace desplantes
    y,
    maliciosa
    sonríe
    iluminando
    sus argentas mejillas
    y
    con guiños relucientes se aleja.

    Me gusta
    ir al puerto
    y
    en íntima elevación
    volar ligero con el cierzo
    y
    en atrevidas piruetas
    descender livianamente
    en la quietud
    de mis sentidos
    y
    sorprender una estrella
    que se desprende
    y
    en fugaz huida
    cae al mar,
    y
    al amanecer,
    la encuentro
    dormida
    sobre la arena
    fría,
    apagada,
    indefensa.

    Me gusta
    ir al puerto
    de madrugada,
    y
    sentado al pie
    de un farol,
    escuchar de los duendes
    fabulosas historias
    de desconocidos
    reinos,
    y
    al amanecer
    verlos partir
    convertidos en blancas gaviotas.

    Me gusta

    ir al puerto,
    a soñar,
    íntima silueta impalpable
    de la existencia,
    silencioso
    aquietante
    del
    alma.



    MALCO

    30-11-14

    Archivos adjuntos:

  7. [​IMG]

    El puerto

    En las lívidas
    madrugadas de niebla
    de cortante frío
    en insomnes distancias del tiempo
    afilados cuchillos calan los huesos.

    En el desafío
    del íntimo encuentro,
    en la redondez de la búsqueda
    errante,
    en la espesura de la bruma,
    en las calladas noches
    de detenidos instantes,
    en deshilachados recuerdos,
    desandando miedos,
    ocultando soledades,
    me refugio en el puerto
    solitario,
    silencioso,
    rasgando pieles de curtidas nostalgias
    me abrazo a las sombras alargadas
    del origen,
    granítico sostén de las creencias,
    impenetrable muralla de los afectos.
    El mar,
    arcón del Sol y la Luna,
    escondido en la oscuridad,
    comparte,
    el desasosiego en el sereno rumor,
    permanente canto ondulante,
    ebrio juglar de odas marineras.

    Inquieto,
    atado al espigón
    prisionero,
    un viejo y cansado barco,
    cruje melancólico
    en apagado lamento
    cuando el leve oleaje
    viene a deshacerse a sus pies.

    Me gusta ir al puerto
    en las frías madrugadas,
    y trepado en la fantasía colorida
    de marineras aventuras,
    en alejados lugares
    cruzar tempestades,
    vencer míticos monstruos marinos,
    y aclamado por imaginarios
    seres invisibles,
    regresar con relucientes tesoros
    que se esfuman
    al tocarlos.

    Me gusta ir al puerto,
    en las humosas madrugadas
    en insomnes momentos,
    a contemplar el cortejo seductor
    de los luceros
    con la Luna,
    que coqueta les hace desplantes
    y,
    maliciosa
    sonríe
    iluminando
    sus argentas mejillas
    y
    con guiños relucientes se aleja.

    Me gusta
    ir al puerto
    y
    en íntima elevación
    volar ligero con el cierzo
    y
    en atrevidas piruetas
    descender livianamente
    en la quietud
    de mis sentidos
    y
    sorprender una estrella
    que se desprende
    y
    en fugaz huida
    cae al mar,
    y
    al amanecer,
    la encuentro
    dormida
    sobre la arena
    fría,
    apagada,
    indefensa.

    Me gusta
    ir al puerto
    de madrugada,
    y
    sentado al pie
    de un farol,
    escuchar de los duendes
    fabulosas historias
    de desconocidos
    reinos,
    y
    al amanecer
    verlos partir
    convertidos en blancas gaviotas.

    Me gusta

    ir al puerto,
    a soñar,
    íntima silueta impalpable
    de la existencia,
    silencioso
    aquietante
    del
    alma.



    MALCO

    30-11-14
  8. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















  9. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















  10. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















  11. [​IMG]

    Mi mujer tiene otro

    No quiero ni acordarme,
    de ese infausto momento,
    cuando tuve que enterarme,
    con vergüenza y cruel tormento,
    como pudo abochornarme,
    mi corazón no lo entendía,
    como mi amada mujer,
    algo así tan cruel me haría.

    Mi mujer que era una santa,
    de noble corazón tierno,
    pudiera a estas alturas,
    venir a ponerme cuernos.

    Ya tenía preparada,
    otra luna de miel,
    era un viaje por Europa,
    lujosito y con cartel,
    suspendido quedó ese viaje,
    solo París dejé,
    pa dejarla para siempre,
    en la famosa "TORRE INFIEL".

    Veinte años de casado,
    que botaba por la borda,
    a mi ya no me importaba,
    ya la estaba viendo gorda.

    Al enterarme del asunto,
    me hice el desentendido,
    la trate con galanura,
    con cariño desmedido,
    pa que tomara confianza,
    y risueño y complacido,
    con mucha paciencia,
    la llene de cumplidos.

    Con malicia y con astucia,
    me compre un peluca,
    y parecía una bejuca,
    un disfraz de pordiosero,
    otro fue de gentleman,
    y el tercero no lo crean,
    ese fue de Superman.

    Decidido a descubrir,
    a la ingrata en su traición,
    con maña e intuición,
    la seguí a todas partes,
    puse a prueba, mis artes,
    cuando salía de casa,
    a ver si la encontraba,
    con las manos en la masa.

    Y al usar mis artimañas,
    nada raro ha ocurrido,
    por ahí un piropito,
    por ahí algún silbido,
    pero algún enamorado,
    eso si ,no ha aparecido.

    Siete días,
    con sus lunas,
    duro la cacería,
    no hubo pruebas,
    no hubo nada,
    como yo la acusaría.

    Pero llegado el momento,
    de mucha alegría,
    recuperé el aliento,
    quién lo diría.

    Y lo digo,y es cierto,
    ME VINO EL ALMA AL CUERPO,
    ERA UN MALENTENDIDO,
    EN VERDAD TENÍA OTRO,
    PERO ERA OTRO VESTIDO.
    MALCO







  12. [​IMG]

    Mi mujer tiene otro

    No quiero ni acordarme,
    de ese infausto momento,
    cuando tuve que enterarme,
    con vergüenza y cruel tormento,
    como pudo abochornarme,
    mi corazón no lo entendía,
    como mi amada mujer,
    algo así tan cruel me haría.

    Mi mujer que era una santa,
    de noble corazón tierno,
    pudiera a estas alturas,
    venir a ponerme cuernos.

    Ya tenía preparada,
    otra luna de miel,
    era un viaje por Europa,
    lujosito y con cartel,
    suspendido quedó ese viaje,
    solo París dejé,
    pa dejarla para siempre,
    en la famosa "TORRE INFIEL".

    Veinte años de casado,
    que botaba por la borda,
    a mi ya no me importaba,
    ya la estaba viendo gorda.

    Al enterarme del asunto,
    me hice el desentendido,
    la trate con galanura,
    con cariño desmedido,
    pa que tomara confianza,
    y risueño y complacido,
    con mucha paciencia,
    la llene de cumplidos.

    Con malicia y con astucia,
    me compre un peluca,
    y parecía una bejuca,
    un disfraz de pordiosero,
    otro fue de gentleman,
    y el tercero no lo crean,
    ese fue de Superman.

    Decidido a descubrir,
    a la ingrata en su traición,
    con maña e intuición,
    la seguí a todas partes,
    puse a prueba, mis artes,
    cuando salía de casa,
    a ver si la encontraba,
    con las manos en la masa.

    Y al usar mis artimañas,
    nada raro ha ocurrido,
    por ahí un piropito,
    por ahí algún silbido,
    pero algún enamorado,
    eso si ,no ha aparecido.

    Siete días,
    con sus lunas,
    duro la cacería,
    no hubo pruebas,
    no hubo nada,
    como yo la acusaría.

    Pero llegado el momento,
    de mucha alegría,
    recuperé el aliento,
    quién lo diría.

    Y lo digo,y es cierto,
    ME VINO EL ALMA AL CUERPO,
    ERA UN MALENTENDIDO,
    EN VERDAD TENÍA OTRO,
    PERO ERA OTRO VESTIDO.
    MALCO







    Te gusta esto.
  13. [​IMG]

    La mujer que me gusta

    La mujer que me gusta,
    yo no le gusto
    le gusta otro
    y eso no me gusta.

    La mujer que me gusta,
    es la primavera
    delicada flor
    inalcanzable
    prodigio sereno
    irrepetible criatura
    volátil ensueño
    silueta espectral
    alumbrada aparición.

    La mujer que me gusta,
    es granizo en el sofoco
    agua fresca del sediento deseo
    enredadera en la piel de mi inquietud
    alboroto de mis sentidos.

    La mujer que me gusta,
    yo no le gusto
    le gusta otro
    y es mi culpa,
    mi absoluta culpa

    Pues ni sabe que me gusta.

    La mujer que me gusta,
    no sabe de mi existencia
    desconoce que conozco todo sobre ella,
    sus amaneceres,
    sus íntimos aromas,
    sus dormidos silencios
    el rastro invisible donde esconde sus secretos,
    el tibio roce de sus caricias,
    el fuego de verano de sus labios,
    el lirico canto de su voz.

    La mujer que me gusta,
    esconde sus palabras en la vaguedad del desconcierto,
    en el presentimiento de mi inexistencia,
    en la leve brisa de mi pensamiento.

    La mujer que me gusta,
    impalpable imagen de atardeceres
    menguada cercanía de mi presencia
    aguacero de luces cuando la nombro
    tiembla con desconocida causa
    en la sospecha incierta que existo.

    La mujer que me gusta,
    es libélula frágil de alas de cristal
    mensajera fatal de la desdicha
    que corroe mi silencio.

    La mujer que me gusta,
    yo no le gusto
    le gusta otro
    y cuando la veo pasar con el otro
    tiene razón de que no le guste
    y eso no me gusta.

    Y nunca podrá saber que me gusta,

    Y eso tampoco me gusta.



    Malco

    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.
  14. *
  15. [​IMG]

    Me gusta leer tus ojos

    Me gusta leer tus ojos,
    cómplices clandestinos,claros,cristalinos
    cómplices leales
    que nunca esconden tus males.
    Inquietos centinelas, dagas del alma
    alumbrados cristales
    conversadores silenciosos
    bordes,orillas
    habitantes separados
    tempestades de ira
    en el engaño.

    Me gusta leer tus ojos,
    en las cálidas noches de los olvidos
    en los arrabales de los sueños
    en la quietud sonámbula de los recuerdos
    en las crestas burbujas del mar
    en las húmedas arenas salobres.

    Me gusta leer tus ojos,
    bajo la lluvia escarchada de la melancolía
    en el temblor radical de tus íntimos deseos
    en la peregrina voz en la cima del vacío
    en la timidez inoxidable de la primera vez,
    en los susurros latentes de tu vientre.

    Me gusta leer tus ojos,
    en el silencio mineral de tus pensamientos
    cuando vuelan circulares al infortunio
    al embrujo gitano que viaja en carromatos imaginarios.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando son mariposas
    en la seda de las caricias,
    gacelas mensajeras del preludio fébril de la ausencia,
    solitarios duendes tatuados en la metáfora de tu cuerpo.

    Me gusta leer tus ojos,
    guardianes de las puertas del sol
    faros de naves pérdidas en mares de la desilusión
    eclipses en luna llena.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando tendida sobre la hierba suspiras
    cuando los luceros descienden a enredarse en tu cabellera
    en el tejido íntimo del asombro
    cuando el manantial de la fertilidad quiere poseerte.

    Me gusta leer tus ojos,
    alucinados por la cósmica mirada de una estrella
    por la risa embriagada de la Luna
    por los enormes pájaros azules
    custodios de tus ilusiones
    cuando los trigales se asoman tímidamente
    a los bordes de tus encantos.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando cansados yacen en las mullidas nubes de la bondad
    cuando justamente son justos
    en la desprendida caridad de tu alma
    en la fragancia alucinante que sahúma el misterio de las penumbras
    cuando solitarios buscan consuelo
    cuando en sus lágrimas revelan tu tristeza.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando
    estas a mi lado.

    MALCO


























  16. [​IMG]

    Me gusta leer tus ojos

    Me gusta leer tus ojos,
    cómplices clandestinos,claros,cristalinos
    cómplices leales
    que nunca esconden tus males.
    Inquietos centinelas, dagas del alma
    alumbrados cristales
    conversadores silenciosos
    bordes,orillas
    habitantes separados
    tempestades de ira
    en el engaño.

    Me gusta leer tus ojos,
    en las cálidas noches de los olvidos
    en los arrabales de los sueños
    en la quietud sonámbula de los recuerdos
    en las crestas burbujas del mar
    en las húmedas arenas salobres.

    Me gusta leer tus ojos,
    bajo la lluvia escarchada de la melancolía
    en el temblor radical de tus íntimos deseos
    en la peregrina voz en la cima del vacío
    en la timidez inoxidable de la primera vez,
    en los susurros latentes de tu vientre.

    Me gusta leer tus ojos,
    en el silencio mineral de tus pensamientos
    cuando vuelan circulares al infortunio
    al embrujo gitano que viaja en carromatos imaginarios.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando son mariposas
    en la seda de las caricias,
    gacelas mensajeras del preludio fébril de la ausencia,
    solitarios duendes tatuados en la metáfora de tu cuerpo.

    Me gusta leer tus ojos,
    guardianes de las puertas del sol
    faros de naves pérdidas en mares de la desilusión
    eclipses en luna llena.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando tendida sobre la hierba suspiras
    cuando los luceros descienden a enredarse en tu cabellera
    en el tejido íntimo del asombro
    cuando el manantial de la fertilidad quiere poseerte.

    Me gusta leer tus ojos,
    alucinados por la cósmica mirada de una estrella
    por la risa embriagada de la Luna
    por los enormes pájaros azules
    custodios de tus ilusiones
    cuando los trigales se asoman tímidamente
    a los bordes de tus encantos.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando cansados yacen en las mullidas nubes de la bondad
    cuando justamente son justos
    en la desprendida caridad de tu alma
    en la fragancia alucinante que sahúma el misterio de las penumbras
    cuando solitarios buscan consuelo
    cuando en sus lágrimas revelan tu tristeza.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando
    estas a mi lado.

    MALCO


























  17. [​IMG]

    Me gusta leer tus ojos

    Me gusta leer tus ojos,
    cómplices clandestinos,claros,cristalinos
    cómplices leales
    que nunca esconden tus males.
    Inquietos centinelas, dagas del alma
    alumbrados cristales
    conversadores silenciosos
    bordes,orillas
    habitantes separados
    tempestades de ira
    en el engaño.

    Me gusta leer tus ojos,
    en las cálidas noches de los olvidos
    en los arrabales de los sueños
    en la quietud sonámbula de los recuerdos
    en las crestas burbujas del mar
    en las húmedas arenas salobres.

    Me gusta leer tus ojos,
    bajo la lluvia escarchada de la melancolía
    en el temblor radical de tus íntimos deseos
    en la peregrina voz en la cima del vacío
    en la timidez inoxidable de la primera vez,
    en los susurros latentes de tu vientre.

    Me gusta leer tus ojos,
    en el silencio mineral de tus pensamientos
    cuando vuelan circulares al infortunio
    al embrujo gitano que viaja en carromatos imaginarios.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando son mariposas
    en la seda de las caricias,
    gacelas mensajeras del preludio fébril de la ausencia,
    solitarios duendes tatuados en la metáfora de tu cuerpo.

    Me gusta leer tus ojos,
    guardianes de las puertas del sol
    faros de naves pérdidas en mares de la desilusión
    eclipses en luna llena.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando tendida sobre la hierba suspiras
    cuando los luceros descienden a enredarse en tu cabellera
    en el tejido íntimo del asombro
    cuando el manantial de la fertilidad quiere poseerte.

    Me gusta leer tus ojos,
    alucinados por la cósmica mirada de una estrella
    por la risa embriagada de la Luna
    por los enormes pájaros azules
    custodios de tus ilusiones
    cuando los trigales se asoman tímidamente
    a los bordes de tus encantos.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando cansados yacen en las mullidas nubes de la bondad
    cuando justamente son justos
    en la desprendida caridad de tu alma
    en la fragancia alucinante que sahúma el misterio de las penumbras
    cuando solitarios buscan consuelo
    cuando en sus lágrimas revelan tu tristeza.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando
    estas a mi lado.

    MALCO


























  18. [​IMG]

    Me gusta leer tus ojos

    Me gusta leer tus ojos,
    cómplices clandestinos,claros,cristalinos
    cómplices leales
    que nunca esconden tus males.
    Inquietos centinelas, dagas del alma
    alumbrados cristales
    conversadores silenciosos
    bordes,orillas
    habitantes separados
    tempestades de ira
    en el engaño.

    Me gusta leer tus ojos,
    en las cálidas noches de los olvidos
    en los arrabales de los sueños
    en la quietud sonámbula de los recuerdos
    en las crestas burbujas del mar
    en las húmedas arenas salobres.

    Me gusta leer tus ojos,
    bajo la lluvia escarchada de la melancolía
    en el temblor radical de tus íntimos deseos
    en la peregrina voz en la cima del vacío
    en la timidez inoxidable de la primera vez,
    en los susurros latentes de tu vientre.

    Me gusta leer tus ojos,
    en el silencio mineral de tus pensamientos
    cuando vuelan circulares al infortunio
    al embrujo gitano que viaja en carromatos imaginarios.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando son mariposas
    en la seda de las caricias,
    gacelas mensajeras del preludio fébril de la ausencia,
    solitarios duendes tatuados en la metáfora de tu cuerpo.

    Me gusta leer tus ojos,
    guardianes de las puertas del sol
    faros de naves pérdidas en mares de la desilusión
    eclipses en luna llena.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando tendida sobre la hierba suspiras
    cuando los luceros descienden a enredarse en tu cabellera
    en el tejido íntimo del asombro
    cuando el manantial de la fertilidad quiere poseerte.

    Me gusta leer tus ojos,
    alucinados por la cósmica mirada de una estrella
    por la risa embriagada de la Luna
    por los enormes pájaros azules
    custodios de tus ilusiones
    cuando los trigales se asoman tímidamente
    a los bordes de tus encantos.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando cansados yacen en las mullidas nubes de la bondad
    cuando justamente son justos
    en la desprendida caridad de tu alma
    en la fragancia alucinante que sahúma el misterio de las penumbras
    cuando solitarios buscan consuelo
    cuando en sus lágrimas revelan tu tristeza.

    Me gusta leer tus ojos,
    cuando
    estas a mi lado.

    MALCO