1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]


MALCO
MANUEL LÓPEZ COSTA
©Todos los Derechos Reservados

Queda prohibida la reproducción total o parcial
de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.

http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138



Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
    Renombrarte

    Renombraré
    tu nombre,
    en la acallada
    oquedad del silencio,
    en la resedad
    inevitable de la lejanía,
    en las perdidas voces
    de los ecos,
    en la imagen elíptica
    de los sueños.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la redondez
    plena de la luna,
    en la inmensidad absoluta
    del desencuentro,
    en la incógnita
    verdad del origen,
    en la aquietada
    linea del horizonte.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el espacio latente
    del tiempo por llegar,
    en el filo cortante
    de la duda,
    en las
    oscuras grietas
    de los olvidos,
    en los
    enredados hilos
    de la espera.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la vaguedad oculta
    de la incertidumbre,
    en los escasos momentos
    de la certeza,
    en las diáfanas
    tardes del encuentro,
    en las ensombrecidas noches
    de la desdicha.
    en la áspera piel
    de la desesperanza,
    en la inoportuna palabra
    del adiós.

    Renombraré
    tu nombre
    sin nombrarte
    en la metálica voz
    de mis adentros,
    en la sospecha cierta
    del temor inacabado.

    Renombraré
    tu nombre,
    sin pensar que te nombro
    en los latidos lejanos
    del misterio de tu ausencia,
    en el caudal incontenible
    de tu recuerdo,
    en los bordes inalcanzables
    de tu cuerpo,
    en tu silueta
    tatuada por la afiebrada
    inquietud de los insomnios.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la respiración cansada
    del anhelo,
    en la indetenible tempestad
    de la soledad,
    en el plenilunio del final
    de la nada,
    en el comienzo eterno
    del todo.

    Renombaré
    tu nombre,
    palabra a palabra
    hasta la fatiga de mi voz,
    en la perdida búsqueda
    de tu huella,
    en la temblorosa incógnita
    de tu existencia,
    en la pálida esperanza
    del encuentro,
    en el
    inmenso vacío
    que nos separa,
    en la dilatada anchura
    que nos envuelve,
    en la linea frágil
    que me sostiene.

    Renombraré
    tu nombre,
    desde las tinieblas
    del desasosiego,
    entre los cardos y las espinas
    de tu silencio,
    en los calcinados rastros
    que conducen a la nada.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la inquietante sombra
    de los lamentos,
    en el oscuro umbral
    de la desdicha,
    en la adormecida
    quietud del ocaso,
    en la inalcanzable frase
    de tu retorno,
    en la penitencia permanente
    de la lejanía,
    en el desencuentro febril
    de tu recuerdo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la certeza de tu existencia,
    en lo impalpable
    de tu presencia,
    en la inmensidad del firmamento,
    en las desechas convergencias
    del pensamiento,
    en el
    relieve de fuego
    sobre
    la roca perenne del tiempo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el mas allá
    de mi
    existencia.








    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/







    A Acnamalas le gusta esto.
  2. [​IMG]
    Renombrarte

    Renombraré
    tu nombre,
    en la acallada
    oquedad del silencio,
    en la resedad
    inevitable de la lejanía,
    en las perdidas voces
    de los ecos,
    en la imagen elíptica
    de los sueños.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la redondez
    plena de la luna,
    en la inmensidad absoluta
    del desencuentro,
    en la incógnita
    verdad del origen,
    en la aquietada
    linea del horizonte.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el espacio latente
    del tiempo por llegar,
    en el filo cortante
    de la duda,
    en las
    oscuras grietas
    de los olvidos,
    en los
    enredados hilos
    de la espera.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la vaguedad oculta
    de la incertidumbre,
    en los escasos momentos
    de la certeza,
    en las diáfanas
    tardes del encuentro,
    en las ensombrecidas noches
    de la desdicha.
    en la áspera piel
    de la desesperanza,
    en la inoportuna palabra
    del adiós.

    Renombraré
    tu nombre
    sin nombrarte
    en la metálica voz
    de mis adentros,
    en la sospecha cierta
    del temor inacabado.

    Renombraré
    tu nombre,
    sin pensar que te nombro
    en los latidos lejanos
    del misterio de tu ausencia,
    en el caudal incontenible
    de tu recuerdo,
    en los bordes inalcanzables
    de tu cuerpo,
    en tu silueta
    tatuada por la afiebrada
    inquietud de los insomnios.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la respiración cansada
    del anhelo,
    en la indetenible tempestad
    de la soledad,
    en el plenilunio del final
    de la nada,
    en el comienzo eterno
    del todo.

    Renombaré
    tu nombre,
    palabra a palabra
    hasta la fatiga de mi voz,
    en la perdida búsqueda
    de tu huella,
    en la temblorosa incógnita
    de tu existencia,
    en la pálida esperanza
    del encuentro,
    en el
    inmenso vacío
    que nos separa,
    en la dilatada anchura
    que nos envuelve,
    en la linea frágil
    que me sostiene.

    Renombraré
    tu nombre,
    desde las tinieblas
    del desasosiego,
    entre los cardos y las espinas
    de tu silencio,
    en los calcinados rastros
    que conducen a la nada.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la inquietante sombra
    de los lamentos,
    en el oscuro umbral
    de la desdicha,
    en la adormecida
    quietud del ocaso,
    en la inalcanzable frase
    de tu retorno,
    en la penitencia permanente
    de la lejanía,
    en el desencuentro febril
    de tu recuerdo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la certeza de tu existencia,
    en lo impalpable
    de tu presencia,
    en la inmensidad del firmamento,
    en las desechas convergencias
    del pensamiento,
    en el
    relieve de fuego
    sobre
    la roca perenne del tiempo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el mas allá
    de mi
    existencia.








    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/







    A MASTER LY 22 le gusta esto.
  3. [​IMG][​IMG]

    Raigambres


    Vuelvo a la tarde otoñal
    a su camino arbolado
    las sepias hojas han borrado
    los rastros de mi andar,
    y con las huellas partieron
    mis más caras ilusiones
    y un vendaval de pasiones
    desatadas como el viento
    son también hojas caídas
    convertidas en lamentos
    raigambre de hondas heridas
    que como brasas encendidas
    me laceran por dentro.

    Y de las grietas abismales
    telarañas del recuerdo
    como sombras fantasmales
    en el tiempo me devuelvo,
    y en este mismo lugar
    en sus caminos arbolados
    por senderos transitados
    vuelvo a acariciar
    la tersura de su rostro
    y en el fino cristal
    de sus labios purpurinos
    bebo sorbo a sorbo
    de su aromado vino,
    y poco a poco absorbo
    el perfume de su aliento
    y embriagado le recorro
    el laberinto de su cuerpo.


    Y las hojas otoñales
    el viento lasagita
    y mi corazón palpita
    púes tan solo era un sueño,
    y al despertar con la brisa
    en tu rostro sereno
    se dibuja una sonrisa,
    y mi alma resucita
    al sentir que tus manos
    suavemente me acarician.
    Vuelan lejos mis temores
    y me iluminan los clarores
    de tus ojos esmeraldinos
    que como frescos manantiales
    de causes cristalinos,
    como aguas que caen de cielo
    y en los senderos rubiales
    de las hojas otoñales
    en el calor de tu regazo
    dulcemente me consuelo.
  4. Dionne Warwick
    [​IMG]
    Datos generales
    Nacimiento 12 de diciembre de 1940(77 años)
    Nacionalidad Estadounidense
    Cónyuge William Elliott
    Hijos Damon Elliott
    Ocupación Cantante, actriz
    Información artística
    Género(s) R&B, Soul, Urban, Soft rock, Adult contemporary, Quiet storm, Pop
    Instrumento(s) Voz
    Período de actividad 1962 - presente
    Discográfica(s) Scepter (1962–1971)
    Warner Bros (1972–1977)
    Arista (1978–1995)
    Capitol (1996–1999)
    Virgin (2000-2003)
    Concord (2005-2007)
    Warner Music (2007–Presente)
    Rhino/Wea (2008–Presente)
    Web
    Sitio web http://www.dionnewarwick.info
    Ficha Dionne Warwick en IMDb
    [editar datos en Wikidata]
    Marie Dionne Warrick, de nombre artístico Dionne Warwick (n. East Orange, Nueva Jersey, 12 de diciembre de 1940), es una cantante estadounidense de soul y pop. Hermana de Dee Dee Warwick, sobrina de Cissy Houston y prima de Whitney Houston.

    El trabajo musical más elogiado de Dionne Warwick es el que realizó con los compositores Hal David y Burt Bacharach.

    Se inició en la música como cantante gospel con su familia. Su debut en solitario de la mano de Burt Bacharach en 1962 ("Don't Make Me Over") apareció por una errata de imprenta bajo el apellido Warwick, no Warrick; un error que propició el nombre artístico de Dionne para toda su carrera. Este sencillo tuvo un cierto éxito, situación que no volvería a repetirse hasta 1964con "Anyone Who Had a Heart" y "Walk on By", este último un éxito en el Reino Unido. Les sucederían otros hasta 1971 en la que abandonó el sello Scepter por una fuerte disputa mantenida con Bacharach.

    Entre sus interpretaciones más recordadas, se pueden citar otras como "Alfie", la famosísima "I Say A Little Prayer For You", "Promises, Promises", "This Girl's In Love With You", "Endless Love" (canción que grabó con Barry White y que también ha interpretado con Tom Jones), "I Always Get Caught in The Rain", "Who Can I Turn To", "I'll Never Fall in Love Again"...


















    A Anamer y MASTER LY 22 les gusta esto.
  5. Dionne Warwick
    [​IMG]
    Datos generales
    Nacimiento 12 de diciembre de 1940(77 años)
    Nacionalidad Estadounidense
    Cónyuge William Elliott
    Hijos Damon Elliott
    Ocupación Cantante, actriz
    Información artística
    Género(s) R&B, Soul, Urban, Soft rock, Adult contemporary, Quiet storm, Pop
    Instrumento(s) Voz
    Período de actividad 1962 - presente
    Discográfica(s) Scepter (1962–1971)
    Warner Bros (1972–1977)
    Arista (1978–1995)
    Capitol (1996–1999)
    Virgin (2000-2003)
    Concord (2005-2007)
    Warner Music (2007–Presente)
    Rhino/Wea (2008–Presente)
    Web
    Sitio web http://www.dionnewarwick.info
    Ficha Dionne Warwick en IMDb
    [editar datos en Wikidata]
    Marie Dionne Warrick, de nombre artístico Dionne Warwick (n. East Orange, Nueva Jersey, 12 de diciembre de 1940), es una cantante estadounidense de soul y pop. Hermana de Dee Dee Warwick, sobrina de Cissy Houston y prima de Whitney Houston.

    El trabajo musical más elogiado de Dionne Warwick es el que realizó con los compositores Hal David y Burt Bacharach.

    Se inició en la música como cantante gospel con su familia. Su debut en solitario de la mano de Burt Bacharach en 1962 ("Don't Make Me Over") apareció por una errata de imprenta bajo el apellido Warwick, no Warrick; un error que propició el nombre artístico de Dionne para toda su carrera. Este sencillo tuvo un cierto éxito, situación que no volvería a repetirse hasta 1964con "Anyone Who Had a Heart" y "Walk on By", este último un éxito en el Reino Unido. Les sucederían otros hasta 1971 en la que abandonó el sello Scepter por una fuerte disputa mantenida con Bacharach.

    Entre sus interpretaciones más recordadas, se pueden citar otras como "Alfie", la famosísima "I Say A Little Prayer For You", "Promises, Promises", "This Girl's In Love With You", "Endless Love" (canción que grabó con Barry White y que también ha interpretado con Tom Jones), "I Always Get Caught in The Rain", "Who Can I Turn To", "I'll Never Fall in Love Again"...


















    A Anamer le gusta esto.
  6. [​IMG]


    El cura

    Erasè una vez un cura
    de cierta iglesia monseñor
    al que habìa que tener paciencia
    cuando daba su sermòn.


    Una forma singular
    de entender las escrituras
    creaba en los feligreses dudas,

    extrañeza y confusiòn,
    y cuando el sacristán afligido
    llamaba su atenciòn
    tenìa la respuesta precisa
    y no admitìa correcciòn.


    Cuando en las bodas de Canaan
    Jesùs volvìo el agua,vino
    el cura en cuestiòn y dijo
    que aquello no fue un milagro
    que era un truco muy usado
    en esos antiguos tiempos
    y explicarè al momento
    porque aquello no era vino
    y escuchandosé un rumor en pleno,
    decía el cura muy sereno,
    como allanando el terreno,
    que era que en las tinajas
    tenìan era el agua,
    donde siempre lavaban
    los trajes del nazareno.


    Un domingo en la mañana
    terminando la homilìa
    el cura en cuestión querìa
    llamar a la reflexiòn,
    en la iglesia no cabìa
    ni un alma en un rincòn
    y con voz grave y elocuente
    se dirigiò a los creyentes,
    y haciéndose una cruz en la frente
    oid antes que os marchéis
    arrepentíos ahora
    de todos vuestros pecados
    recordad que el resucitado,

    vino a este mundo a padecer
    y nos fueran perdonados
    los horribles pecados
    y nuestros malos haberes
    y su sangre derramò,
    apartemos de nuestras almas
    la maldad y los placeres.

    Y no debeìs de olvidar
    la corona de espinas
    que de su frente sangre tinta
    le hizo derramar,
    ni tampoco el agrio vinagre
    que le dieron a tomar,
    ni con làtigo los azotes
    que su carne rasgò
    ni las piedras ni los petardos
    que con la cruz a cuestas
    le lanzaban enardecidos
    ignorantes descreídos

    que con su maldad apestan.

    Y como si aquello fuera poco
    en sus duros corazones
    pasaban bajo los aviones
    enviándoles sus disparos,
    a dios gracias no le dieron
    un disparo de ese tipo
    y eso que iban bajito
    pero no eran muy certeros,
    intervino el sacristan
    advirtiéndole el error
    y como en otras ocasiones
    corregir el entuerto hecho
    padre, pero si no habian aviones
    y sin atender razones
    en voz alta le contesta
    con un fervor muy devoto

    !Ah no,y Poncio Piloto!











    A Anamer le gusta esto.






  7. [​IMG]


    El cura

    Erasè una vez un cura
    de cierta iglesia monseñor
    al que habìa que tener paciencia
    cuando daba su sermòn.

    Una forma singular
    de entender las escrituras
    creaba en los feligreses dudas,

    extrañeza y confusiòn,
    y cuando el sacristán afligido
    llamaba su atenciòn
    tenìa la respuesta precisa
    y no admitìa correcciòn.

    Cuando en las bodas de Canaan
    Jesùs volvìo el agua,vino
    el cura en cuestiòn y dijo
    que aquello no fue un milagro
    que era un truco muy usado
    en esos antiguos tiempos
    y explicarè al momento
    porque aquello no era vino
    y escuchandosé un rumor en pleno,
    decía el cura muy sereno,
    como allanando el terreno,
    que era que en las tinajas
    tenìan era el agua,
    donde siempre lavaban

    los trajes del nazareno.

    Un domingo en la mañana
    terminando la homilìa
    el cura en cuestión querìa
    llamar a la reflexiòn,
    en la iglesia no cabìa
    ni un alma en un rincòn
    y con voz grave y elocuente
    se dirigiò a los creyentes,
    y haciéndose una cruz en la frente
    oid antes que os marchéis
    arrepentíos ahora
    de todos vuestros pecados
    recordad que el resucitado,

    vino a este mundo a padecer
    y nos fueran perdonados
    los horribles pecados
    y nuestros malos haberes
    y su sangre derramò,
    apartemos de nuestras almas
    la maldad y los placeres.

    Y no debeìs de olvidar
    la corona de espinas
    que de su frente sangre tinta
    le hizo derramar,
    ni tampoco el agrio vinagre
    que le dieron a tomar,
    ni con làtigo los azotes
    que su carne rasgò
    ni las piedras ni los petardos
    que con la cruz a cuestas
    le lanzaban enardecidos
    ignorantes descreídos

    que con su maldad apestan.

    Y como si aquello fuera poco
    en sus duros corazones
    pasaban bajo los aviones
    enviándoles sus disparos,
    a dios gracias no le dieron

    un disparo de ese tipo
    y eso que iban bajito
    pero no eran muy certeros,
    intervino el sacristan
    advirtiéndole el error
    y como en otras ocasiones
    corregir el entuerto hecho
    padre, pero si no habian aviones
    y sin atender razones
    en voz alta le contesta
    con un fervor muy devoto
    !Ah no,y Poncio Piloto!











  8. [​IMG]

    Habitarás

    Habitarás,
    en cada punto cardinal
    de mis pasos
    en el norte de mis pensamientos
    en el sur de mis tropiezos
    en el oriente de mi despertar
    en el ocaso de mi existencia.

    Habitarás,
    en el polvo de mis recuerdos
    en los cansados caminos de la búsqueda
    en las señales ciertas de tu presencia
    en los surcos imborrables del envejecido tiempo.

    Habitarás,
    en mis manos
    colmadas de tus pétalos
    en los naranjos en flor
    de tu sonrisa
    en el palpitante estallido
    de mi pecho
    ante tu mirada
    en la rabia absoluta
    de la despedida
    en la
    pesadumbre del desencuentro.

    Habitarás,
    secularmente en el firmamento
    de mis ilusiones
    en la prueba final
    de la desdicha
    en la concreta razón
    de nuestra suma
    en la densidad medular
    de los afectos.

    Habitarás,
    liviana,
    ligera,
    en las palabras aéreas
    que viajan al infinito
    cuando te nombro
    en las profundidades abismales
    de mis sentidos,
    en las gélidas tempestades,
    de los enojos.

    Habitarás,
    en la crepuscular espera
    de mi enlunecido insomnio
    en el amanecer de tu recuerdo
    en la linea frágil que me sostiene.

    Habitarás,
    en las coloridas libélulas
    de la ternura,
    en las inquietas mariposas
    de las caricias,
    en las cálidas grietas
    de mi alma,
    donde escondo,
    lo mejor de ti,
    en el azul oceánico
    de tus ojos,
    mar interior de mis emociones.

    Habitarás,
    en la espesa niebla
    de mis angustias,
    cuando te alejas,
    en el bordado manto
    de tu cercanía,
    en el esplendor rutilante
    de tu cuerpo,
    aurora de mi horizonte.

    Habitarás,
    en los murmullos
    de distantes voces,
    mensajeras evanescentes
    de mi pensamiento,
    en las cumbres solitarias
    de mis óseas palabras.

    Habitarás,
    cuerpo a cuerpo
    en mi piel,
    en las dispersas
    partículas del ayer,
    en cada segundo
    de mis huesos,
    en el rojo encendido
    de mi sangre.

    Habitarás,
    erguida
    sobre mis deseos,
    en la espera
    febril
    del encuentro,
    en el eclipse vital
    de la entrega,
    en la simiente
    que habitara en tu vientre.

    Habitarás,
    sumisa,
    en los vientos que traen
    los recuerdos,
    en el refugio imaginario
    de la soledad,
    en los duendes
    fabricantes de la fantasía.

    Habitarás,
    por siempre
    y
    para siempre
    mis espacios,
    habitaras
    en mi,
    porque
    NO TE OLVIDO!




    MALCO











    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.









  9. [​IMG]

    Habitarás

    Habitarás,
    en cada punto cardinal
    de mis pasos
    en el norte de mis pensamientos
    en el sur de mis tropiezos
    en el oriente de mi despertar
    en el ocaso de mi existencia.

    Habitarás,
    en el polvo de mis recuerdos
    en los cansados caminos de la búsqueda
    en las señales ciertas de tu presencia
    en los surcos imborrables del envejecido tiempo.

    Habitarás,
    en mis manos
    colmadas de tus pétalos
    en los naranjos en flor
    de tu sonrisa
    en el palpitante estallido
    de mi pecho
    ante tu mirada
    en la rabia absoluta
    de la despedida
    en la
    pesadumbre del desencuentro.

    Habitarás,
    secularmente en el firmamento
    de mis ilusiones
    en la prueba final
    de la desdicha
    en la concreta razón
    de nuestra suma
    en la densidad medular
    de los afectos.

    Habitarás,
    liviana,
    ligera,
    en las palabras aéreas
    que viajan al infinito
    cuando te nombro
    en las profundidades abismales
    de mis sentidos,
    en las gélidas tempestades,
    de los enojos.

    Habitarás,
    en la crepuscular espera
    de mi enlunecido insomnio
    en el amanecer de tu recuerdo
    en la linea frágil que me sostiene.

    Habitarás,
    en las coloridas libélulas
    de la ternura,
    en las inquietas mariposas
    de las caricias,
    en las cálidas grietas
    de mi alma,
    donde escondo,
    lo mejor de ti,
    en el azul oceánico
    de tus ojos,
    mar interior de mis emociones.

    Habitarás,
    en la espesa niebla
    de mis angustias,
    cuando te alejas,
    en el bordado manto
    de tu cercanía,
    en el esplendor rutilante
    de tu cuerpo,
    aurora de mi horizonte.

    Habitarás,
    en los murmullos
    de distantes voces,
    mensajeras evanescentes
    de mi pensamiento,
    en las cumbres solitarias
    de mis óseas palabras.

    Habitarás,
    cuerpo a cuerpo
    en mi piel,
    en las dispersas
    partículas del ayer,
    en cada segundo
    de mis huesos,
    en el rojo encendido
    de mi sangre.

    Habitarás,
    erguida
    sobre mis deseos,
    en la espera
    febril
    del encuentro,
    en el eclipse vital
    de la entrega,
    en la simiente
    que habitara en tu vientre.

    Habitarás,
    sumisa,
    en los vientos que traen
    los recuerdos,
    en el refugio imaginario
    de la soledad,
    en los duendes
    fabricantes de la fantasía.

    Habitarás,
    por siempre
    y
    para siempre
    mis espacios,
    habitaras
    en mi,
    porque
    NO TE OLVIDO!




    MALCO











    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.









    A Anamer le gusta esto.
  10. [​IMG]

    El puerto

    En las lívidas
    madrugadas de niebla
    de cortante frío
    en insomnes distancias del tiempo
    afilados cuchillos calan los huesos.

    En el desafío
    del íntimo encuentro,
    en la redondez de la búsqueda
    errante,
    en la espesura de la bruma,
    en las calladas noches
    de detenidos instantes,
    en deshilachados recuerdos,
    desandando miedos,
    ocultando soledades,
    me refugio en el puerto
    solitario,
    silencioso,
    rasgando pieles de curtidas nostalgias
    me abrazo a las sombras alargadas
    del origen,
    granítico sostén de las creencias,
    impenetrable muralla de los afectos.
    El mar,
    arcón del Sol y la Luna,
    escondido en la oscuridad,
    comparte,
    el desasosiego en el sereno rumor,
    permanente canto ondulante,
    ebrio juglar de odas marineras.

    Inquieto,
    atado al espigón
    prisionero,
    un viejo y cansado barco,
    cruje melancólico
    en apagado lamento
    cuando el leve oleaje
    viene a deshacerse a sus pies.

    Me gusta ir al puerto
    en las frías madrugadas,
    y trepado en la fantasía colorida
    de marineras aventuras,
    en alejados lugares
    cruzar tempestades,
    vencer míticos monstruos marinos,
    y aclamado por imaginarios
    seres invisibles,
    regresar con relucientes tesoros
    que se esfuman
    al tocarlos.

    Me gusta ir al puerto,
    en las humosas madrugadas
    en insomnes momentos,
    a contemplar el cortejo seductor
    de los luceros
    con la Luna,
    que coqueta les hace desplantes
    y,
    maliciosa
    sonríe
    iluminando
    sus argentas mejillas
    y
    con guiños relucientes se aleja.

    Me gusta
    ir al puerto
    y
    en íntima elevación
    volar ligero con el cierzo
    y
    en atrevidas piruetas
    descender livianamente
    en la quietud
    de mis sentidos
    y
    sorprender una estrella
    que se desprende
    y
    en fugaz huida
    cae al mar,
    y
    al amanecer,
    la encuentro
    dormida
    sobre la arena
    fría,
    apagada,
    indefensa.

    Me gusta
    ir al puerto
    de madrugada,
    y
    sentado al pie
    de un farol,
    escuchar de los duendes
    fabulosas historias
    de desconocidos
    reinos,
    y
    al amanecer
    verlos partir
    convertidos en blancas gaviotas.

    Me gusta

    ir al puerto,
    a soñar,
    íntima silueta impalpable
    de la existencia,
    silencioso
    aquietante
    del
    alma.



    MALCO

    30-11-14

    Archivos adjuntos:

  11. [​IMG]

    El puerto

    En las lívidas
    madrugadas de niebla
    de cortante frío
    en insomnes distancias del tiempo
    afilados cuchillos calan los huesos.

    En el desafío
    del íntimo encuentro,
    en la redondez de la búsqueda
    errante,
    en la espesura de la bruma,
    en las calladas noches
    de detenidos instantes,
    en deshilachados recuerdos,
    desandando miedos,
    ocultando soledades,
    me refugio en el puerto
    solitario,
    silencioso,
    rasgando pieles de curtidas nostalgias
    me abrazo a las sombras alargadas
    del origen,
    granítico sostén de las creencias,
    impenetrable muralla de los afectos.
    El mar,
    arcón del Sol y la Luna,
    escondido en la oscuridad,
    comparte,
    el desasosiego en el sereno rumor,
    permanente canto ondulante,
    ebrio juglar de odas marineras.

    Inquieto,
    atado al espigón
    prisionero,
    un viejo y cansado barco,
    cruje melancólico
    en apagado lamento
    cuando el leve oleaje
    viene a deshacerse a sus pies.

    Me gusta ir al puerto
    en las frías madrugadas,
    y trepado en la fantasía colorida
    de marineras aventuras,
    en alejados lugares
    cruzar tempestades,
    vencer míticos monstruos marinos,
    y aclamado por imaginarios
    seres invisibles,
    regresar con relucientes tesoros
    que se esfuman
    al tocarlos.

    Me gusta ir al puerto,
    en las humosas madrugadas
    en insomnes momentos,
    a contemplar el cortejo seductor
    de los luceros
    con la Luna,
    que coqueta les hace desplantes
    y,
    maliciosa
    sonríe
    iluminando
    sus argentas mejillas
    y
    con guiños relucientes se aleja.

    Me gusta
    ir al puerto
    y
    en íntima elevación
    volar ligero con el cierzo
    y
    en atrevidas piruetas
    descender livianamente
    en la quietud
    de mis sentidos
    y
    sorprender una estrella
    que se desprende
    y
    en fugaz huida
    cae al mar,
    y
    al amanecer,
    la encuentro
    dormida
    sobre la arena
    fría,
    apagada,
    indefensa.

    Me gusta
    ir al puerto
    de madrugada,
    y
    sentado al pie
    de un farol,
    escuchar de los duendes
    fabulosas historias
    de desconocidos
    reinos,
    y
    al amanecer
    verlos partir
    convertidos en blancas gaviotas.

    Me gusta

    ir al puerto,
    a soñar,
    íntima silueta impalpable
    de la existencia,
    silencioso
    aquietante
    del
    alma.



    MALCO

    30-11-14
    A Anamer le gusta esto.
  12. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















  13. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















    A Anamer le gusta esto.
  14. [​IMG]

    Esa mañana

    Esa mañana
    te vi pasar
    levitando en la liviandad del aire
    humo de fragante incienso
    inalcanzable piélago en la lejanía.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    en el colibrí detenido en el borde
    de tu sonrisa
    reincidente mensajera en la dispersa
    soledad del olvido.

    Esa mañana,
    te vi pasar
    con el apuro del temible trueno
    tras la iluminada centella
    que huye.

    Esa mañana
    te vi pasar
    cual intranquila espuma
    que desaparece en la orilla
    escondida en el blando vientre
    de la arena.

    Esa mañana
    te vi pasar
    ligera,transparente
    seguida de incontables luciérnagas
    apagadas tras el pedernal
    de tu luz.

    Esa mañana
    te vi pasar
    en las pisadas de miel
    de tus pies de abeja
    en la huella frágil
    de tus destellos.

    Esa mañana
    te vi pasar
    rendida de cansancio
    a la insistencia cándida
    de mis pedimentos,
    al estremecimiento rotundo
    de mis ígneas palabras
    hilos de fuego en el cendal ropaje
    de tu indiferencia.

    Esa mañana
    vi desplomarse
    tu fortaleza
    y en estallido de luceros
    caer
    a
    mis pies.





















  15. [​IMG]

    Mi mujer tiene otro

    No quiero ni acordarme,
    de ese infausto momento,
    cuando tuve que enterarme,
    con vergüenza y cruel tormento,
    como pudo abochornarme,
    mi corazón no lo entendía,
    como mi amada mujer,
    algo así tan cruel me haría.

    Mi mujer que era una santa,
    de noble corazón tierno,
    pudiera a estas alturas,
    venir a ponerme cuernos.

    Ya tenía preparada,
    otra luna de miel,
    era un viaje por Europa,
    lujosito y con cartel,
    suspendido quedó ese viaje,
    solo París dejé,
    pa dejarla para siempre,
    en la famosa "TORRE INFIEL".

    Veinte años de casado,
    que botaba por la borda,
    a mi ya no me importaba,
    ya la estaba viendo gorda.

    Al enterarme del asunto,
    me hice el desentendido,
    la trate con galanura,
    con cariño desmedido,
    pa que tomara confianza,
    y risueño y complacido,
    con mucha paciencia,
    la llene de cumplidos.

    Con malicia y con astucia,
    me compre un peluca,
    y parecía una bejuca,
    un disfraz de pordiosero,
    otro fue de gentleman,
    y el tercero no lo crean,
    ese fue de Superman.

    Decidido a descubrir,
    a la ingrata en su traición,
    con maña e intuición,
    la seguí a todas partes,
    puse a prueba, mis artes,
    cuando salía de casa,
    a ver si la encontraba,
    con las manos en la masa.

    Y al usar mis artimañas,
    nada raro ha ocurrido,
    por ahí un piropito,
    por ahí algún silbido,
    pero algún enamorado,
    eso si ,no ha aparecido.

    Siete días,
    con sus lunas,
    duro la cacería,
    no hubo pruebas,
    no hubo nada,
    como yo la acusaría.

    Pero llegado el momento,
    de mucha alegría,
    recuperé el aliento,
    quién lo diría.

    Y lo digo,y es cierto,
    ME VINO EL ALMA AL CUERPO,
    ERA UN MALENTENDIDO,
    EN VERDAD TENÍA OTRO,
    PERO ERA OTRO VESTIDO.
    MALCO







    Te gusta esto.